{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

AÑO 8 NÚMERO 84 MAYO 2016

artículos

Fotografías , esos sistem as extraños de navegación Microeditor iales: salir a busc ar lectores

entrevistas

Juan Gabrie l Vásquez Dale Pinnoc k Rodrigo Re y Rosa

el perfil

Rompiendo límites: Zaha Hadid

el librero

Carmen Be atriz López-Port illo Annie Leibo vitz, retratista d e iconos


EL LIBRERO DE...

CARMEN BEATRIZ LÓPEZ-PORTILLO ROMANO

03

La rectora de la Universidad del Claustro de Sor Juana nos recibe en una casa de estilo porfiriano en la que vive desde hace seis años. Carmen Beatriz López-Portillo Romano nos da a escoger uno de tantos libreros situados en diferentes espacios de la casa. Al final elegimos su estudio personal, rodeado de pinturas realizadas por ella misma, fotografías de su familia y decenas de recuerdos personales. +

¿Cuántos libros tienes? Debo de tener entre seis mil y siete mil, distribuidos en diferentes espacios, más algunos que ya no son míos, se los regalé a mis hijos. Están divididos por tema: tengo una área de libros de arte, me gusta mucho la pintura; en mi estudio hay algo de literatura, mucho de filosofía, psicología, teoría del arte, algunos libros de arte que me gustan especialmente, de pintores que amo, como Armando Morales, libro que tardé muchos años en conseguir. ¿Cuál es el más nuevo? Me lo acaba de reglar mi hermana, se llama The Tides of Mind: Uncovering the Spectrum of Consiousness, de David Gelernter, que trata de la manera como la conciencia transita de estados de alerta a estados de ensueño, un libro de ciencia de la mente. ¿Cuál es el libro más viejo? Debe ser un libro que mi papá me regaló cuando era niña, David Copperfield. A él se lo regaló su abuelo. Se lo regalé a mi hija cuando nació mi nieta, entonces ya no lo tengo conmigo, pero en todo caso es el primero con el que tomé conciencia de que estaba recibiendo un libro. ¿Cuál es tu favorito? Son muchísimos. El libro favorito es el que estoy leyendo en este momento. Hay libros que marcaron mi vida, como La montaña mágica; Memorias de Adriano; Uno, ninguno y cien mil, de Pirandello, que trata de la percepción del otro respecto de la propia personalidad; La conciencia de Zeno; Diálogos, de Platón; los libros de mi padre; La parcela, de mi abuelo. Muchos libros cambiaron mi vida. ¿Qué libro no has leído aún? Todos, muchísimos. Guerra y paz, de Tolstoi.

¿Cuál es la joya de la corona del librero? 
 Tengo varios libros dedicados, como La escritura o la vida, de Jorge Semprún; me lo dedicó durante una visita a la Universidad del Claustro. Hay otro muy especial que yo hice para regalarle a mi padre, llamado Memoria y voluntad, una recopilación de su obra, con fotografías y textos. A ese libro le tengo un enorme cariño, le di mucho tiempo de mi vida para hacerlo. ¿Qué libro has regalado? He regalado muchas publicaciones del Claustro, libros sobre Sor Juana, Saudades, de Sandra Lorenzano; cosas de mi padre, como Don Q o Quetzalcóatl. ¿Qué libro te falta? Uf. El próximo que voy a leer. ¿Qué autor se repite más veces en el librero? Cuando era adolescente vi una película sobre George Sand, me fascinó este personaje, me volví adicta de ella. A todas las librerías que iba buscaba sus obras y tengo dos estantes completos con sus obras. Tuve oportunidad de visitar su casa en Nohant-Vic, Francia. Creo que leí todos sus libros por esta obsesión adolescente. También Octavio Paz, tengo sus obras completas y lo he leído mucho. ¿Cuál libro no has regresado? (es decir, que no es tuyo). Creo que varios. A bote pronto recuerdo una edición de Diálogos, de Platón, editado por Aguilar, era de mi papá. Me lo prestó, y como tenía algunas anotaciones suyas, me lo quedé, hice mutis y nunca se lo devolví. +


EDITORIAL

CONTENIDO

Todos somos arquitectos de nuestro propio destino, dice un trillado tópico. Debido a la gran cantidad de teléfonos celulares con cámaras sofisticadas que existen en el mundo, podríamos cambiar el dicho anterior y decir que todos somos fotógrafos de nuestras propias vidas. La fotografía, técnica y arte combinadas, se ha convertido en un acto cotidiano, como comer o darse una ducha.

EL LIBRERO DE… Carmen Beatriz López-Portillo Romano

03

yara@revistaleemas.mx

¿ALGUIEN OYÓ UN CLIC? Niños a ¡leer!/ Karen Chacek

08

Editor y coordinador editorial Jorge Vázquez Ángeles

JUAN GABRIEL VÁSQUEZ Entrevista

10

jorge@revistaleemas.mx

DALE PINNOCK Entrevista

12

Directora de arte Valeria Moheno Lobato

EL DEDO EN LA NARIZ Fábulas del Tío Hoffs/ Antonio Malpica

14

El debate sobre si la fotografía se ha convertido en una actividad banal debido a su sobreexposición, qué ironía, prosigue, involucrando no sólo a los artistas de la lente, sino a filósofos y pensadores. ¿Cuál es el futuro de la fotografía? Es probable que su destino sea parecido al de la pintura: no va a desaparecer, y surgirán nuevos artistas que hallarán la manera de darle un nuevo impulso y significado. De cualquier forma, sin la fotografía no sólo perderíamos la oportunidad de inmortalizar nuestros recuerdos sino de volver más potentes nuestras ideas, de dotarlas de cierta universalidad. Una revista como ésta se volvería muy aburrida si no contara con la fuerza de las fotografías que mes a mes se publican en portada —y en los interiores—, y que en esta ocasión muestra a la fotógrafa estadounidense Annie Leibovitz, célebre por sus fotografías, algunas de ellas convertidas por su fuerza y significado en iconos del siglo xx. Además, ilustra la Frase Napalm.

EL RINCÓN GOURMET

16

Directora de marketing Beatriz Vidal De Alba

LA GUERRA DEL ÁLBUM Jóvenes/ Raquel Castro

18

beatriz@revistaleemas.mx

FOTOGRAFÍAS, ESOS EXTRAÑOS SISTEMAS DE NAVEGACIÓN Brenda Ríos

22

Difusión y promoción Alexis Jiménez Calderón

FRASE NAPALM Annie Leibovitz

24

DE CÓMO QUERÍA HABLAR SOBRE PHILIPPE HALSMAN... Nerd Plus/ Bernardo Fernández-Bef

26

Nos da mucho gusto decirles que a partir de este número el escritor mexicano Jorge F. Hernández se integra al equipo de Lee+. Mes a mes publicará la sección “Calle de León”, en la que abordará diversos temas sobre la literatura y sus entresijos. Además, encontrarán un breve homenaje a Zaha Hadid, la arquitecta de origen iraquí fallecida recientemente; un texto sobre el fotógrafo holandés Anton Corbijn y un cuento del escritor mexicano Edgar Omar Avilés.

SER LA MEJOR HISTORIA, CON EL MEJOR REFLEJO DeMente/ Yara Sánchez de la Barquera Vidal

28

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

SOMBRA DE ESQUIVIAS Calle de León/ Jorge F. Hernández

32

Anúnciate con nosotros (55) 5335 1327

MICROEDITORIALES: SALIR A BUSCAR LECTORES Antonio Ramos Revillas

34

BORROSO Mono-grafías/ F. G. Haghenbeck

36

RODRIGO REY ROSA Entrevista

38

LAS LÍNEAS DE LA CARRETERA Cuento/ Édgar Omar Avilés

40

EL PERFIL Zaha Hadid

46

FOTOGRAFÍA

Nunca antes en la historia la fotografía, o la posibilidad de la fotografía, había estado al alcance de prácticamente todos. Las nuevas generaciones pueden registrar sus actos por entero, contar con una bitácora que paso a paso consigne su vida. Estamos ante la posibilidad de que Funes el Memorioso cuente con un respaldo gráfico de todos sus recuerdos.

Cada vez que se tomen una fotografía recuerden lo que dijo Abraham Lincoln: “No hay malas fotografías, es sólo como se ven nuestras caras algunas veces”.

En portada: Annie Leibovitz Fotografía de Getty Images©

Esta revista utiliza tipografías Gandhi Sans y Gandhi Serif, diseñadas para una mejor lectura. Puedes descargar ambas fuentes en:

www.tipografiagandhi.com

ENVÍA TUS COMENTARIOS A: elcliente@gandhi.com.mx VISITA: WWW.REVISTALEEMAS.MX

WWW.MASCULTURA.MX

Directora general Yara Sánchez de la Barquera Vidal

valeria@revistaleemas.mx

alexis@revistaleemas.mx

Ilustraciones Ariel Valsagna valsagna_disegno@yahoo.com.mx

contacto@revistaleemas.mx

Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez de la Barquera Vidal, Información: (55) 5413 0397, Ventas Publicidad: (55) 5335 1327, Correo electrónico: leemas.gandhi@gmail.com, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


CONCIERTO ÚNICO 7 de junio, 2016

20:00 horas

Sala Nezahualcóyotl

´ Director huésped: Srba Dinic


LOS+VENDIDOS

06

NO FICCIÓN

FICCIÓN CINCO ESQUINAS Mario Vargas Llosa ALFAGUARA La idea de esta novela comenzó con una imagen de dos amigas que de pronto una noche, de una manera impensada para ambas, viven una situación erótica. Luego se fue convirtiendo en una historia policial, casi en un thriller, y el thriller se fue transformando en una especie de mural de la sociedad peruana en los últimos meses o semanas de la dictadura de Fujimori y Montesinos.

LA CHICA DEL TREN Paula Hawkins PLANETA Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas y la misma parada en la señal roja. Son sólo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente.

EL ELEFANTE DESAPARECE Haruki Murakami TUSQUETS Un pirómano que confiesa su delito. Una pareja de recién casados que aprovecha la oscuridad de la noche para atracar un McDonald´s. Un enano diabólico y danzarín. Un abogado sin trabajo al que su esposa ha ordenado encontrar a su gato extraviado. Un hombre al que obsesiona la extraña desaparición de un elefante que se encontraba en un zoológico.

YO ANTES DE TI Jojo Moyes SUMA DE LETRAS Lou Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio. Will Traynor sabe que un accidente de moto se llevó sus ganas de vivir.

EL CAZADOR DE HISTORIAS Eduardo Galeano SIGLO XXI

En esta obra, que terminó un año antes de morir, Eduardo Galeano sale a cazar en esa jungla para mostrarnos con crudeza, con humor, con ternura el mundo en que vivimos, desnudando ciertas realidades que, pese a estar al alcance de la mano, no todos llegan a ver.

MÉXICO ENGAÑADO Francisco Martín Moreno PLANETA En las escuelas mexicanas se incuba la mediocridad. Los actuales libros de texto gratuitos de historia deliberadamente engañan, manipulan y ocultan la realidad de lo acontecido en nuestro país, condenando a México al estancamiento. ¿Cómo avanzar si insistimos en inculcarle a las nuevas generaciones de mexicanos escandalosas mentiras redactadas en beneficio del gobierno en turno?

CÓMO GANAR AMIGOS E INFLUIR SOBRE LAS PERSONAS Dale Carnegie DEBOLSILLO El único propósito de este libro es ayudar al lector a que descubra, desarrolle y aproveche esos poderes latentes que no emplea. Algunos puntos importantes del contenido son: Técnicas fundamentales para tratar con el prójimo. Si quiere recoger miel, no dé puntapiés a la colmena. El gran secreto para tratar con la gente.

SIN MIEDO. LECCIONES DE REBELDES Y PODEROSOS Jorge Ramos GRIJALBO En un estilo vivaz y reflexivo que engancha al lector, este libro representa la culminación de la brillante trayectoria de Jorge Ramos, un periodista mexicano trasplantado a Estados Unidos, quien se ve a sí mismo, y aquí lo demuestra, como un rebelde irredento. Lo mejor del periodismo y de la vida —escribe Jorge Ramos—, ocurre cuando tomamos partido.

EL PSICOANALISTA John Katzenbach B DE BOLSILLO

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER

Feliz cincuenta y tres cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida, y ahora estoy decidido a arruinar la suya. Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, sencillamente.

Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

JÓVENES UNO SIEMPRE CAMBIA AL AMOR DE SU VIDA Amalia Andrade PLANETA

LUNA DE PLUTÓN Dross TEMAS DE HOY

FESTIVAL DE LA BLASFEMIA Dross TEMAS DE HOY

LA SELECCIÓN Kiera Cass ROCA EDITORIAL

ELEANOR & PARK Rainbow Rowell ALFAGUARA


07

ELECTRÓNICOS

ARTE EL OCÉANO PERDIDO Johanna Basford URANO

Véndele a la mente, no a la gente Jürgen Klaric Yopublico La neurociencia está invadiendo de manera positiva muchos sectores del mercado, trasformando con descubrimientos y tecnología clínica la forma de entender, mejorar, rentabilizar e innovar cómo operamos y realizamos nuestro trabajo.

Cinco esquinas Mario Vargas Llosa Alfaguara La idea de esta novela comenzó con una imagen de dos señoras amigas que de pronto una noche, de una manera impensada para ambas, viven una situación erótica. Luego se fue convirtiendo en una historia policial, casi en un thriller, y el thriller se fue transformando en una especie de mural de la sociedad peruana en los últimos meses o semanas de la dictadura de Fujimori y Montesinos.

La revolución de los 22 días Marco Borges Grijalbo

De la creadora de los best-sellers mundiales El jardín secreto y El bosque encantado, llega El océano perdido, un nuevo libro para colorear que nos conduce por un viaje mágico entre olas. Con El océano perdido, Johanna Basford invita a lectores de todas las edades a descubrir un fascinante mundo subacuático oculto en las profundidades marinas.

EL JARDÍN SECRETO Johanna Basford MTM Por fin tenemos aquí la esperadísima reimpresión de El jardín secreto, un éxito de ventas internacional que entusiasma a grandes y pequeños con sus fantásticas y minuciosas ilustraciones. Un imprescindible para los amantes de la naturaleza y la creatividad.

COLOREAR PARA RELAJARSE PARRAGON

En este libro encontrarás estrategias motivacionales y consejos para mantenerte en esta dieta, así como deliciosas recetas y un detallado plan de alimentación de 22 días —el tiempo que el cuerpo necesita para formar un hábito— que incluye el menú del desayuno, comida y cena de cada uno de ellos.

LA CHICA DEL TREN Paula Hawkins PLANETA Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas y la misma parada en la señal roja. Son sólo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente.

YO ANTES DE TI Jojo Moyes SUMA Lou Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio.

Colorea tu senda hacia la serenidad y la paz interior con este fantástico libro de dibujos relajantes. Pintar motiva la conciencia plena y reduce el estrés; es una actividad que relaja y, al mismo tiempo, estimula la creatividad. Olvida las preocupaciones del día a día y alcanza un estado mental zen simplemente pintando.

EL BOSQUE ENCANTADO Johanna Basford MTM Johanna Basford vuelve a maravillarnos con su nuevo libro para colorear, un fabuloso bosque encantado que esconde en su espesura animales y objetos mágicos, y especiales símbolos que nos deparan fantásticas sorpresas. Una nueva explosión de belleza de la mano de la autora del best-seller internacional El jardín secreto.

MANDALAS. NATURALEZA Y ANIMALES LAROUSSE Más de sesenta ilustraciones de vegetales y animales para colorear a tu gusto. Rotuladores, pinturas, pasteles. Sorpréndete con diferentes técnicas y deja volar la imaginación y la creatividad. Con el paso de las páginas, tu Art Book para colorear ¡se transforma en un original libro de arte!

NIÑOS EL PRINCIPITO Antoine de Saint-Exupéry EMECÉ

WIGETTA Y EL ANTÍDOTO SECRETO Vegetta777/Willy Rex TEMAS DE HOY

DESTROZA ESTE DIARIO Keri Smith PAIDÓS

EL DÍA QUE LOS CRAYONES RENUNCIARON Drew Daywalt/Oliver Jeffers FCE

MI LIBRO MÁGICO Carmen Espinosa Elenes NORI


08

¿Alguien oyó un clic? Accionar la cámara del teléfono para luego compartir retratos con familiares y extraños es más que una moda pasajera. La fascinación que sentimos por los retratos viene de mucho tiempo atrás. El primer retrato fotográfico de la historia de la humanidad se lo adjudicaron a Robert Cornelius en 1839, y es un autorretrato (sí, ¡una selfie!). Pero antes, mucho antes de eso, los pintores reproducían las cualidades más entrañables y caprichosas de los seres humanos pintando representaciones de sí mismos y de otras personas. Una forma de arte que se mantiene vigente porque hay ciertas sutilezas en los gestos de los organismos vivos que ni siquiera el mejor lente del mundo es capaz de capturar. Feliz, de Mies van Hout (FCE), es un magnífico ejemplo de esto.

de ser un cirujano del collage, un especialista del bisturí gráfico, quien, para nuestro deleite, posee un nutrido y estrafalario sentido del humor. Los Animales domésticos,

Una mano desconocida que desliza por debajo de la puerta una tarjeta postal con una foto impresa, el hallazgo de un buzón metálico a mitad de la calle para depositar en él cartas de papel, la existencia de una oficina postal, de palomas mensajeras, de estampillas postales… Suena a un mundo inventado por alguien con una imaginación notable. Piensa en lo emocionante que sería recibir una carta escrita a mano que te fue enviada desde algún rincón del mundo y, en lugar de haber viajado a través de señales electromagnéticas, cruzó tierra, mar y cielo para llegar a ti. Quizá después de leer Ernesto, de Jochen Stuhrmann (Castillo), ensueñes con que algún día ese mundo inventado se haga realidad. Stuhrmann no se conformó con dar vida al libro empleando sólo palabras; creó ilustraciones fabulosas.

Desde tiempos remotos, la reproducción de imágenes se ha empleado como medio para verificar sucesos; un sinnúmero de fotografías han servido —y sirven en la actualidad— para demostrar la veracidad de algo que se pregona. Sin embargo, hay historias insólitas que ni con fotografías convencen a nadie. Si no me creen, lean el relato de Tocino sobre las vacaciones inolvidables que pasó en compañía de sus padres y su abuelo —quien entre tanta cosa olvidada, olvidó que ya estaba muerto—. La madre de Tocino es fotógrafa y tiene pruebas impresas de que Los muertos andan en bici, de Christel Guczka (Ediciones El Naranjo). Esta chulada de libro da comprobación a unas cuantas teorías: primero, que los prejuicios son una invención adulta. Segundo, que guardarle demasiado respeto a ciertos temas es innecesario: la risa le devuelve su naturalidad a los sucesos cotidianos. Tercero, el niño que nos cuenta la historia no es ningún excéntrico, sino un niño con mente propia que intenta comprender el mundo a partir de la información que tiene a su alcance. Y hablando de darle buen uso a la información y a las fotografías, hay un autor que se ha ganado a pulso su fama

de diseñador, de una mosca pulcra y perfeccionista, de unos ratones que bailan swing, de un sapo cortés que nada tiene de príncipe, de un mosquito desfachatado y de la pareja de mariposones nocturnos más feliz del mundo.

de Jean Lecointre (EKARÉ), conforman la agrupación clandestina más exótica y delirante que he topado en mucho tiempo. Podría contarles del matrimonio Archibaldo, de su gusto por las fiestas o de su moderno Chalet que parece sacado de un dibujo futurista de los años cincuenta. Pero en vez de eso, puedo hablarles de un perro con modales inmejorables, de un gato con guardarropa

Y para cerrar con broche de oro, tres preguntas: ¿puede una imagen resumir la historia de una vida? ¿Puede una fotografía silenciosa murmurar “Si lo concibes es posible”? ¿Puede tu juego favorito de la infancia convertirse después en tu profesión de adulto? En la primera página del libro Yo, Jane, de Patrick McDonnell (Oceano Travesía), encontrarás las respuestas. Jane Goodall ha inspirado películas, documentales y artículos con sus estudios sobre los chimpancés. Hace exactamente treinta años publicó sus hallazgos y cambió la historia: hizo al mundo repensar qué es lo que distingue a los animales de los humanos. Este libro nos da pistas para adivinar qué es un llamado interior y de paso preguntarnos por qué rara vez hacemos caso cuando las señales que apuntan el camino a seguir son tan claras. El de Jane podría ser un caso mucho más común de lo que pensamos, quizá suceda que de niños (y no tan niños) nos dejamos convencer por quienes opinan que hay sueños imposibles. Nunca es tarde para seguir nuestra vocación, ¿o sí? +


10

E

Entrevista con Juan Gabriel Vásquez

ESCRIBO LOS LIBROS QUE ME GUSTARÍA LEER

n una época en la que se debate si la gente lee o no, el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez ha publicado su nueva novela, La forma de las ruinas, libro de quinientas sesenta páginas. El volumen, compacto como un ladrillo, narra una historia que difícilmente puede resumirse en una sinopsis, pues al mismo tiempo es una novela autobiográfica, policiaca e histórica, que hace de las teorías de la conspiración el eje de su trama, a partir de las muertes de dos personajes fundamentales en la historia de Colombia: Jorge Eliécer Gaitán y Rafael Uribe Uribe. Le digo a Juan Gabriel que parece que a la hora de escribir se toma su tiempo, va paso a paso, sin prisas: “Escribo los libros que me gustaría leer y me gustan estos libros que se toman el tiempo de pensar, de poner a la conciencia en el centro de esa novela policial que hay en el corazón de mi novela, o esa novela autobiográfica que aparece por momentos”. Para dar forma a un trabajo como éste, Juan Gabriel Vásquez habla de cómo entiende la escritura de una novela: “Me gustan los libros que se toman el derecho de incluir digresiones, de apartarse de la trama principal para contarnos una historia igual de apasionante pero que probablemente no tenga una relación directa con la trama principal y, creo, además, que se me ha vuelto un poco una obsesión esta manera de entender la novela, porque es la manera como nace el Quijote, libro revolucionario por esa desfachatez con la que mezclaba géneros, una novela de aventuras con una novela picaresca metida ahí dentro, pero también historias de amor, y por algunos parlamentos de los personajes que son casi ensayos, ensayos a la Montaigne. Me gustan estas novelas que son como circos de muchas pistas”. Para el ganador del premio Alfaguara de Novela 2011, la novela es la posibilidad de entender más a fondo la vida misma: “La novela no es una reproducción de la realidad, posee una capacidad única, la de ir a lugares a donde ni la historia ni el periodismo pueden llegar.” En La forma de las ruinas el personaje que cuenta la historia se llama igual que el autor: Juan Gabriel Vásquez. Sobre su transformación en personaje literario afirma que aunque no es el mismo se le parece demasiado: “He tenido que inventar muy poco para construir el personaje de este narrador que lleva mi nombre, que ha escrito los libros que yo he escrito, y sobre todo, al que le han ocurrido dos cosas muy importantes que me han ocurrido a mí: en 2005 conocí a un médico, hijo de un profesor de ciencias forenses muy importante en mi país, que después de enterarse de mi interés en los grandes crímenes del siglo xx en Colombia me invitó un día a su casa y me contó que tenía en su propiedad, y me los mostró y me los puso en mis manos, restos humanos de las dos grandes víctimas del siglo xx en Colombia: Jorge Eliécer Gaitán y Rafael Uribe Uribe. Ese momento en que tuve en mis manos una vértebra de Gaitán y una parte del cráneo de Uribe Uribe coincidió en el tiempo con

el nacimiento de mis hijas. Y de alguna manera esos dos incidentes se mezclaron en mi cabeza y empecé a preguntarme cómo van a heredar mis hijas que acaban de nacer, que acaban de llegar a este país, cómo van a heredar su pasado violento, los crímenes, los traumas nacionales, y de ahí nace mi decisión de contar desde mi biografía, desde mi punto de vista como Juan Gabriel Vásquez, padre estas niñas, amigo de este médico que tiene en sus manos estos restos. Todo eso fue tan potente que me pareció evidente que inventar un narrador ficticio para que contara esta historia iba a disminuir su fuerza. De alguna manera era faltarle el respeto al azar maravilloso que me entregó esta historia y fue así que decidí contarla desde mi nombre, desde mi biografía y desde mis traumas, porque la novela es un exorcismo de mis conflictos, no sólo con la historia colombiana sino conflictos personales, íntimos, que están en la novela de manera muy franca y autobiográfica”. Alrededor de esos conflictos personales flota la palabra obsesión, quizá el combustible del verdadero novelista: “Creo que un novelista es una persona perseguida por obsesiones, por demonios, como dice Vargas Llosa, y escribir muchas veces es la única manera que tiene de liberarse de esas obsesiones, de darles una forma de entender lo que son y cómo tratarlas. La obsesión es lo que nos impide que cerremos los ojos cuando eso es lo que dicta la lógica y las emociones, que nos apartemos de esos hechos dolorosos y violentos. Esta novela es probablemente la novela más obsesiva de las que he escrito”. Esa obsesión del autor permea tanto la trama de la novela que los personajes también son afectados por ella, como el caso de Carlos Carvallo, que en este relato funciona como la bujía, el personaje que va dejando el rastro a seguir: “Carlos Carvallo es un hombre obsesivo, convencido de que hay una teoría de la conspiración que explica los grandes crímenes de la historia colombiana. Al final de la novela entendemos que está tratando de explicar su propia vida traumática y un hecho difícil que lo toca directamente por su pasado familiar. Pero para llegar a eso, el lector tendrá que haber atravesado también toda sus obsesiones y habérselas tragado y haberlas compartido con él”. Mientras escribía la novela, Juan Gabriel hizo un descubrimiento que a su vez hace Carlos Carvallo durante sus investigaciones para fundamentar la teoría de la conspiración que nutre su vida: “Fue una coincidencia aparentemente banal pero que para mí es muy significativa: tanto en el crimen de Uribe Uribe como el de Eliécer Gaitán, todos los testigos hablan de un hombre vestido de manera muy elegante que observa la escena, alguien que no pertenece a ella, que no se involucra pero que sí la observa desde la distancia. Luego encontré en las memorias de García Márquez, él dice sin cortarse ni un pelo, y esto forma parte del tejido de la novela, que él estaba presente en el asesinato

de Gaitán y que vio que un hombre de modales de duque británico lograba que la multitud enardecida por la muerte de Gaitán asesinara al asesino. García Márquez dice que le quedó la convicción de que ese hombre elegante había logrado que mataran al falso asesino para proteger a los verdaderos. Y esta idea de ese hombre misterioso que atraviesa treinta y cuatro años de historia para estar presente en dos crímenes que son aparentemente distintos y que luego tiene más puntos en común de lo que uno cree, comenzó a obsesionarme a mí y se le convirtió en una gran obsesión a Carlos Carvallo, el personaje que encuentra ahí mucho más que una coincidencia, encuentra toda una visión de lo que es la violencia colombiana y de lo que son nuestros grandes momentos traumáticos”. La conspiración que mató a John F. Kennedy también se menciona en el libro La forma de las ruinas, porque un médico forense colombiano concluyó muchos años antes que al presidente estadounidense no lo mató un asesino solitario: “Aparece en la novela no sólo por el interés que yo siempre he tenido alrededor de este asesinato y de las sombras que aún lo rodean sino porque en la vida real, el padre de quien inspiró al doctor Benavides, fue un médico forense que en los años sesenta estudió balística en Estados Unidos y él, mediante sus propios conocimientos, llegó mucho antes que nadie a la conclusión de que a Kennedy no hubiera podido matarlo un solo tirador. Hablamos de principios de los años sesenta, quizá un año después de la muerte de Kennedy. Utilicé sus documentos en la novela como parte de la creación de la intriga, sus papeles y anotaciones que llegaban a la conclusión de la conspiración contra Kennedy. Fue fascinante descubrir que este hombre había llegado a una conclusión que después se da por sentada entre nosotros sobre el crimen de Kennedy”. Además de los vínculos históricos entre los países latinoamericanos, llama la atención la relación con los muertos y sus restos, que son tratados como reliquias religiosas: “Es una relación que he detectado especialmente en Colombia, México y Argentina, uno de los rasgos más fascinantes que he descubierto y que también forman parte de la novela. El día que yo tuve en mis manos una vértebra de Jorge Eliécer Gaitán y una parte del cráneo de Rafael Uribe Uribe, empecé a pensar en la relación que los argentinos han tenido con los restos de Evita Perón, en la relación que los mexicanos tuvieron durante muchos años con la mano de Obregón, con los grandes hombres, nuestros grandes líderes, los grandes personajes de nuestro mundo político. Creo que es un poco malsana pero muy fascinante. El personaje de Francisco Benavides, el doctor que tiene entre sus posesiones estos restos humanos, sugiere la idea de estos objetos como reliquias, de un pasado con el que tenemos una relación casi religiosa y creo que es así. Si alrededor de Kennedy se hubiera formado


una religión después de su muerte, hoy estaríamos persiguiendo los trozos del vestido de Jackie manchado con su sangre”. No sólo los huesos de sus grandes hombres unen la historia de Latinoamérica, también sus magnicidios: “Creo que compartimos ese mismo rasgo de nuestra historia reciente y por reciente me refiero al último siglo: todos nuestros países tienen un armario lleno de esqueletos, todos tenemos un hecho traumático en nuestro pasado sobre el que intuimos que no nos han dicho la verdad completa, sólo tenemos versiones mentirosas, encontradas, falseadas o distorsionadas, y todos compartimos esa sensación de vacío ante las mentiras de la historia, ante los secretos de nuestra historia que nos obliga a escribir novelas, a contar historias para hacer películas, o inventar teorías de la conspiración. Esa ha sido mi experiencia en los últimos diez años, mientras escribía este libro y me iba enterando de lo mucho que compartimos los países latinoamericanos en ese sentido. Hay un vínculo especial entre Colombia y México. Si en Colombia están Rafael Uribe Uribe y Jorge Eliécer Gaitán, en México están Álvaro Obregón y Luis Donaldo Colosio, secretos, misterios de nuestra historia reciente que nos siguen atormentando porque no hemos sabido iluminarlos, llegar al fondo de ellos, y creo que por eso se siguen transformando en historias, como las teorías de la conspiración que todos inventamos, novelas o películas que fabricamos para tratar de llegar a buenos términos con esos misterios, con esos lugares oscuros de la historia”. A Juan Gabriel Vásquez le gusta caminar por el centro de Bogotá para cruzar por esos mismos lugares donde han ocurrido tragedias o hechos históricos: “Creo que hay gente más sensible que otra a los fantasmas de la historia, a la presencia de los hechos pasados en nuestros escenarios presentes, pero desde luego ésta es, nuevamente la palabrita, una de las obsesiones que me han marcado desde hace mucho tiempo, la presencia de

los hechos clave de nuestra historia en los espacios que todos cruzamos todos los días. Ésta es la razón de que mis novelas ocurran en buena parte en las mismas calles del centro bogotano. Hay un barrio llamado La Candelaria, donde ocurrieron los hechos que a mi más me han marcado en toda la historia colombiana, desde su vida independiente y cuando estudiaba derecho en una universidad que queda en el corazón de este barrio. Me ocurría con frecuencia que ya hastiado de las clases de derecho, sabiendo que lo mío era la literatura, me iba a dar una vuelta y fui desarrollando una rutina, una caminata que me llevaba del lugar donde José Asunción Silva, el gran poeta, se pegó un tiro en el corazón; al lugar donde casi matan a Bolívar; al lugar donde mataron a Rafael Uribe Uribe, al lugar donde en 1948 mataron a Jorge Eliécer Gaitán, y a veces iba al lugar donde un caricaturista importante que me gusta mucho, Ricardo Rendón, se suicidó de un tiro en la cabeza en 1931. Este tour macabro de nuestras distintas formas de violencia se convirtió en un fetiche, pero que ya emperezaba a ser parte de mi sensibilidad, la sensibilidad a los fantasmas de la historia, la presencia de estos muertos en esos rincones de cemento y de ladrillo que existen todavía en Bogotá, y donde alguna gente, algunos locos, entre ellos, yo podemos percibir todavía el peso de los hechos históricos”. + Por Jorge Vázquez Ángeles

LA FORMA DE LAS RUINAS Juan Gabriel Vásquez ALFAGUARA


12

Entrevista con Dale Pinnock, “el chef medicinal”

SI EL ALIMENTO CORRIÓ, NADÓ O CRECIÓ, CÓMETELO

E

n la actualidad, el debate sobre la comida es tan intenso como cuando se habla de vaivenes económicos, crisis financieras o migraciones masivas. No pasa un día sin que aparezcan noticias sobre los riesgos que implica ingerir en exceso ciertos alimentos, ya sea por su origen o procesamiento, o acerca de las alteraciones genéticas que se efectúan en semillas y animales que bajo el pretexto de la suficiencia alimentaria abren puertas que conducen a lugares desconocidos y, probablemente, riesgosos para la salud. Desde hace muchos años, la presencia de chefs en los medios de comunicación ha dejado de ser inusual para convertirse en algo bastante común. Sin embargo, para marcar diferencias y distancias entre lo que cada uno de ellos ofrece, las perspectivas son variadas, lo mismo que los enfoques: algunos anuncian sartenes, aceites o condimentos; otros, las recetas de siempre buscando más la promoción personal. El caso de Dale Pinnock es significativo: se le conoce como “el chef medicinal”, convirtiéndose en un fenómeno de la televisión británica. A través de sus recetas, este chef originario de Maulden, Bedfordshire, intenta concientizar a la gente acerca de uno de los valores de la comida que hasta hace pocos años comenzó a tenerse en cuenta: su poder curativo. Sí, la comida nutre, pero en opinión de Dale Pinnock, su función para el organismo dista mucho de ser un simple combustible: los micronutrientes y fitonutrientes quizá no sean tan nutritivos pero ayudan al cuerpo a curarse o en la prevención de enfermedades. Dale Pinnock no ha dejado de mirar la jacaranda que lo cubre del sol. Dice que le parece un árbol maravilloso. Sus ojos azules recuerdan el cielo por el que la Ciudad de México fue llamada “la región más transparente”, y que debido a la contingencia ambiental, Dale no podrá disfrutar. Autor de nueve libros, dos de ellos disponibles en México, Chef medicinal. Recetas para una vida sana y El chef medicinal 2. Recetas saludables para cada día, nos cuenta sobre su primer acercamiento con la comida: “La pasión por la comida ha estado presente durante toda mi vida. Literalmente, desde que tenía cuatro años. Tan pronto como mi hermana y yo nos pudimos mantener en pie, mi mamá nos tenía en la cocina, le ayudábamos a hacer huevos con jamón y después le ayudábamos a preparar cualquier cosa, desde platos fuertes hasta pasteles. He cocinado toda mi vida. Obviamente, a partir de ello, se desarrolló un hábito entusiasta por la comida. Siempre he disfrutado la comida”. Además de su temprano gusto por la preparación de alimentos, que Dale Pinnock padeciera de acné siendo un niño a las puertas de la adolescencia, marcó su búsqueda por comida más sana y, sobre todo, curativa: “Esta visión viene de algunos problemas

míos. Malos hábitos que tenía a los diez años. Literalmente, me llené de acné. Y fui a ver a distintos doctores, probé ungüentos y demás, y nada me ayudó. No hubo nada que hiciera la diferencia. Cuando tenía quince años, estando en casa de un amigo, su mamá me prestó un libro de nutrición y me dijo ‘a menos que cambies lo que ocurre adentro, no cambiarás el exterior’. Leí el libro de principio a fin y me quedé pasmado, era algo que podía hacer y cambié mi dieta. A partir de ese momento, he leído cerca de mil libros. De ahí, comencé la carrera en Nutrición, luego la de Medicina Herbolaria, y culminé con una maestría en Medicina Nutricional. Así que conozco bien sobre cuestiones químicas, medicina y nutrición, lo que en conjunto crea una sinergia muy interesante con la cocina”. En los comienzos de su vida profesional, Dale Pinnock trabajó c o m o practicante en algunos hospitales británicos. No disfrutó del contacto directo con los pacientes debido a que se trataba de un empleo de cortos alcances cuando lo que él deseaba era llegar a más personas, incidir en sus vidas. Los medios masivos de comunicación, lo supo de inmediato, eran el camino que debía tomar para alcanzar sus metas: “ H o y escribo p a r a

periódicos de alcance nacional, hago mucha televisión, programas pregrabados y en vivo, radio nacional, etcétera. Trabajo en todas las plataformas posibles, pero bajo la premisa de que lo que hago sea accesible para todos. Una de las cosas que los británicos detestan es que alguien pontifique, que los aleccione; de modo que intento inspirar y no


aleccionar, tratando de mostrarle a la gente cuáles son las mejores cosas que pueden consumir, pero siempre bajo ese enfoque”. Los cambios en los hábitos alimentarios en el mundo son causados por las poderosas campañas mercadotécnicas de la industria que produce la comida. ¿Eso afecta el trabajo de un chef como Dale Pinnock?: “Por ahora no”, responde. “Sin embargo, no podemos dejar de lado que la gente sabe que todo lo que ingresa a su organismo le afecta de algún modo. No podemos ignorar que hay cosas que te enferman. La salud afecta a todo mundo: no es ambigua. Sí, tal vez la popularidad de la industria se vea disminuida y, allá en mi país esto sea una locura. Pero hay que estar tranquilos y contentos por hacer lo correcto”. Sus dos libros publicados en México podrían parecer iguales pero no lo son: “El primer libro aporta más referencias que recetas. Sí, hay recetas, pero la intención es que la gente pueda verlas bajo otras condiciones, como tips nutricionales, y que comprenda cómo la comida puede transformarse con base en esas condiciones. Hay algo de eso en el segundo libro, pero se aboca más en ciertas áreas o aspectos de la vida cotidiana con los que la gente lucha para elegir más sanamente: qué desayunar, qué clase de lunch comer en el trabajo, qué comer con la familia y los amigos… situaciones que nos tientan cotidianamente, incluso sabiendo que no son las opciones más sanas. Así que intento dar soluciones a eso”. Hace algunos años en México se decía que era indispensable comer una fruta tres veces al día; hoy se recomienda sólo una debido a la incidencia de casos de diabetes. Esta clase de informaciones causan incertidumbre y dudas entre la gente, que ya no sabe a quién creerle. Para Dale Pinnock las cosas son claras: comer constantemente cosas naturales es lo mejor para el organismo. “Es bastante sencillo. Y sí, ése es uno de los problemas con la nutrición en estos días: la contradicción y la dicotomía sobre cualquier tema. Y no hay forma de evitarlo: ésa es la naturaleza de su estudio. Más allá de todo eso, hay que abandonar los procesos ‘chatarra’ y comer comida real. Le digo a la gente, que si el alimento corrió, nadó o creció, cómetelo. Líbrate de todo lo demás”. El contacto que el chef medicinal establece con sus seguidores es constante y variado. En su página de internet, día con día, recibe preguntas en torno a alimentos que pueden sanar o prevenir enfermedades. Hace unos días, alguien le preguntó que si su nutriólogo le había mentido porque sus argumentos contradecían lo dicho por el chef: “El asunto es la estandarización. Muchos profesionales, en vez de mostrar la evidencia, dan su opinión. Por ello, creo que se deben de unificar las materias en la carrera de Nutrición: es decir, no importa dónde estudies, debes tener la misma evidencia y no depender de las opiniones o la agenda de alguien más. Y ése es el principal problema con la universidad, la cual se sustenta en la evidencia”. El problema, como puede verse, depende de las agendas de médicos y nutriólogos, que podrían estar al servicio de los intereses de gobiernos o empresas cuyos objetivos no necesariamente tienen que ver con el bienestar de las personas: “Por eso yo no pertenezco a ningún grupo profesional. En el Reino Unido existen muchísimas asociaciones de nutriólogos con sus agendas propias y metas específicas. Yo aspiro a ser neutral. No quiero que lo que digo esté regido por una agenda determinada.

Quiero decir: ésta es la evidencia. A partir de la investigación es posible decir una cosa, emplearlo de este modo… Es todo. Si aspiras a ser neutral y honesto generas mayor beneficio. Es muy fácil esconderse tras una asociación oficial, tras un grupo, sin ahondar más. Durante muchos años, la Asociación Dietética Británica recibía fondos de British Sugar. Y por años, se negaron a mencionar los daños que genera el azúcar. ¿No crees que el dinero tuvo injerencia? Por eso intento mantenerme al margen. Siendo neutral no caes en el error. Sólo dices lo que muestra la evidencia. Si ésta cambia, explicas el modo en el que cambió. Explicas las razones de los nuevos hallazgos. No mientes, no te revistes de algo que no eres”. Viajar a México le permite a Dale Pinnock no sólo difundir sus recetas medicinales, sino entrar en contacto con un país que ofrece una cocina única y vigorosa. “Es una de las cosas que más disfruto de mi trabajo. Te puede parecer extraño pero en mis viajes lo primero que me cruza la mente es ¿qué comeré?, ¿dónde comeré?”. Dale se ríe, pensado seguramente en qué probará más tarde. “Es algo nuevo. Quiero probar todo lo que no hay en Inglaterra. Quiero probar el mole, el mole negro, descubrir nuevos sabores. Cuando pruebo cosas nuevas en distintas regiones, lo primero que pienso es cómo se prepara de manera tradicional y cómo lo podría hacer más sano. Con esto se inicia una nueva cadena de creatividad. Es fantástico. Es realmente un privilegio. Y por supuesto, ya espero hacerlo. Me quedan un par de días, y serán dos días de comida”.+

SIRIA Poder regional, legitimidad y política exterior 1996-2015

Marta Tawil Kuri De la estabilidad interna a la guerra:cómo entender los enigmas del poder en Siria y su liderazgo regional.

C

M

Por Yara Sánchez de la Barquera Vidal

Y

CM

CHEF MEDICINAL RECETAS PARA UNA VIDA SANA Dale Pinnock PLANETA

MY

CY

CMY

K

Historias de cadenas, rebeldías y supervivencia de las mujeres de la Nueva España.

EL CHEF MEDICINAL 2. RECETAS SALUDABLES PARA CADA DÍA Dale Pinnock PLANETA

Un diálogo académico sobre Lorenzo y su obra… a la manera crítica de Meyer.

http://libros.colmex.mx


14

EL dedo en la nariz

Tortuga: Usted tiene la culpa, para qué se pelea con su editor. Aquiles: Ya deje de sermonearme y ayúdeme a pensar de dónde saco ciento cincuenta mil pesos. Tortuga: Uno no se pelea con su editor. O con su peluquero. Aquiles: Aquella ex novia suya, la dueña de la tortería. ¿No querrá apoyar la causa? Tortuga: Una vez me peleé con un mesero de La Colonial, por cierto. ¿Quiere que le describa lo que vi flotando entre los hielos de mi cuarta cuba? Aquiles: Tal vez si iniciamos una campaña en crowdfunding. ¡Es mi carrera de lo

que estamos hablando! Tortuga: Hay gente con la que uno, simplemente, no se pelea. Pero aun si eso ocurre, siempre puede recurrir a la inmolación pública con gasolina y un fósforo. Ahora que veo la contraportada de nuevo, jugar al bonzo me parece una salida honrosa. Aquiles: ¡Ya recuerdo! ¡Usted estaba ahorrando para un safari fotográfico al Congo! Si no fuera uno de los seres más mezquinos del universo, me daría sus ahorros para que yo recuperara mi vida. Tortuga: En primer lugar, era turismo fotográfico. Y no al Congo sino a la mansión de Hugh Hefner. En segundo lugar, para mi fortuna, descubrí a tiempo que se trataba de una estafa parecida a la del príncipe nigeriano. Y en tercer lugar, ahorré exactamente trescientos doce pesos. Se los regalo si le sirven. Aquiles: Ahora entiendo por qué su cochinito no pesa un gramo. Y yo que creía que estaba lleno de billetes. ¡Usted y su miserable falta de previsión! Tortuga: Típico que entra en crisis y todo el mundo tiene la culpa excepto usted. Pero se le olvida que yo estaba aquí cuando fue inmortalizado para la contraportada de su libro. Aquiles: ¿Y qué con ello? ¿Habría podido impedirlo? Tortuga: ¡Si lo intenté! ¡Le dije que dejara su actitud de prima donna y simplemente se dejara fotografiar! Aquiles: Usted porque es un simplón y un rupestre. Yo nada más hice la observación al señor de la editorial que cuando menos debía esmerarse del mismo modo que hizo Brassaï con Picasso. ¿Qué hay de malo en ello? Tortuga: ¡Si a leguas se notaba que el tipo vende fotos en salones de fiestas infantiles los domingos y usted pidiéndole poesía en claroscuro! Aquiles: No hice más que mostrarle a Picasso en su estudio, inmortalizado por Brassaï. Y la luz. Y la sombra. Y nada más. Tortuga: ¿Nada más? Y luego le sacó su librote ése de la National Portrait Gallery. ¡Estuvo por más de dos horas posando en todos lados como si fuera a salir en la portada de Life! ¡Y sólo se trataba de una maldita foto para la contratapa de un tercer lugar en el concurso de poesía experimental de la delegación! Aquiles: Así como lo dice sí suena terrible. Pero no puede culparme. Se trataba de ganarme un lugar en la historia gráfica literaria del país. Tortuga: Y se lo ganó. Con el dedo en la nariz. Aquiles: Cualquiera aprovecha unos minutos para hurgar ahí dentro. Tortuga: ¡No con un fotógrafo enfrente al que estuvo torturando por dos horas! Aunque, en realidad, el verdadero problema no fue ese, sino llamar pedazo de tarado a su editor en su muro de Facebook. ¡A quién se le ocurre! ¡Es como insultar al tipo que le está deteniendo la escalera! Aquiles: Mil ejemplares me parecían muy pocos. Después de todo... fue un tercer lugar. Y se inscribieron casi treinta trabajos. Tortuga: ¡Ajá! ¡Y ahí tiene al loco discutiendo por un tiraje mayor! Claro, ahora no halla el modo de juntar ciento cincuenta pesos por ejemplar para retirarlos todos del mercado. ¡Ojalá hubieran tirado los ocho mil que pidió! Aquiles: El horror. La gente me recordará sacándome los mocos de la misma manera que a Einstein sólo lo recuerdan mostrando la lengua. Tortuga: Tampoco exagere. Hay muchas otras buenas fotos de Einstein. Aquiles: ¿Ah, sí? Mencione una… ¿lo ve? Estoy acabado. Tortuga: ¡Hey! ¡Espere! ¿Vio que tiene un Whatsapp de su editor en el celular? ¡Tal vez esté dispuesto a hacerle un descuento! Aquiles: “El ejemplar que le mandé es un dummy. Pero aún puede disculparse conmigo públicamente y evitar que mande a imprimir los mil del contrato”. ¡Es un milagro! ¡Vamos! ¡Acompáñeme! Tortuga: Me sorprende su calidad humana. Qué bien que quiera disculparse. Aquiles: ¿Disculparme? ¿Está loco? ¡Voy a prenderle fuego a la imprenta para impedir la masacre! Y traiga su cámara, por cierto. Voy a tomarle unas bonitas gráficas a la hoguera para enviárselas luego a un completo tarado por Whatsapp. +


El rincón gourmet THE COMPLETE ALBUM COLLECTION VOL. ONE Bob Dylan CD Como los tiempos están cambiando, ahora es posible tener a la mano toda la discografía de Robert Allen Zimmerman, mejor conocido Bob Dylan. Los cuarenta y siete CD contenidos caja se dividen así: treinta y cinco álbumes de estudio; vivo y una recopilación titulada Side Tracks. Trece horas de blues y rock de una leyenda viva.

como en esta seis en música folk,

BOND BY DESIGN. THE ART OF THE JAMES BOND FILMS DK Las películas de James Bond nos permiten mirar la estética de los diferentes años en que fueron filmadas. Moda, arquitectura, tecnología, aspectos de la vida desde 1962 hasta 2015.

BULGING BOX OF BOOKS Nick Arnold SCHOLASTIC Nick Arnold se convenció de que tratar a la ciencia como algo serio alejaba a los niños, quienes la consideraban solemne y seriamente aburrida. La actitud de los niños cambiaba cuando se les mostraba el lado horrible de la ciencia. Como parte de la exitosa serie llamada Horrible Science, Bulging Box of Books reúne veinte libros sobre animales enojados, enfermedades mortales, digestiones repugnantes, monstruos microscópicos, entre otros. Libros para leer durante la comida o para irse a dormir apaciblemente.

CROSBY, STILL & NASH LP El 29 de mayo de 1969 se publicó el disco de un grupo que en realidad no tenía nombre. El trío conformado por David Crosby, Stephen Stills y Graham Nash decidió que para no condenar al grupo a una probable separación éste no tendría nombre, sólo el apellido de los integrantes. De hecho, posteriormente y de vez en cuando, Neil Young se integraría. Este disco contiene dos temas muy conocidos y exitosos: “Marrakesh Express” y “Suite: Judy Blue Eyes”.

BERLIN ALEXANDERPLATZ Rainer Werder Fassbinder DVD Alfred Döblin escribió en 1929 la novela Berlin Alexanderplatz, considerada como la primera novela moderna de las letras alemanas. La transición hacia el cine sucedió primero en 1931, el propio Döblin escribió el guión, hasta que en 1980 Rainer Werner Fassbinder la convirtió en serie para la televisión: quince horas sobre la vida del ex convicto Franz Biberkopf.

Productos disponibles en: Librería Mauricio Achar, Miguel Ángel de Quevedo 121 Productos de importación sujetos a disponibilidad


PARA VER Y OÍR

VIDEO

MÚSICA

NUNCA TE VAYAS SIN DECIR TE QUIERO Jeroen Krabbé Cine, Video y T.V.

JUBILEO Derek Jarman Cine, Video y T.V.

LA FIESTA DE DESPEDIDA Tal Granit y Sharon Maymon Cine, Video y T.V.

STAR WARS EL DESPETAR DE LA FUERZA J. J. Abrams Walt Disney

LOS SABORES DEL PALACIO Christian Vincent Zatmeni

Chaja es estudiante de filosofía y se mantiene por sí misma trabajando y estudiando; tiene una difícil relación con sus padres, ambos supervivientes de campos de concentración.

Coincidiendo con el jubileo de la Reina Isabel II, Derek Jarman rueda esta película en la que la Reina Isabel I invoca con ayuda del ocultista John Dee a un espíritu llamado Ariel.

En un hospital geriátrico de Jerusalén, un grupo de ancianos construye un mecanismo para practicar la eutanasia con el fin de ayudar a un amigo en estado terminal.

Treinta años después de la derrota de Darth Vader y el Imperio, Rey, un eliminador del planeta Jakku, encuentra un androide BB-8 que conoce el paradero del tiempo perdido a Luke Skywalker.

Hortense Laborie, mujer sencilla y amante de la cocina tradicional francesa, es elegida para encargarse de las comidas privadas en el palacio del Eliseo. Su vida da un giro completo.

Steven Wilson 4½ Odisea Producciones

Cerebro y genio de agrupaciones como Porcupine Tree y Blackfield sigue su prolífica carrera de solista. Su nueva producción es un disco conceptual que va más allá de ser una simple obra musical.

León LArregui Voluma UNIVERSAL MUSIC

En su segunda aventura como solista, el vocalista de Zoé mantiene el estilo que lo ha llevado a cosechar una legión de fieles fans que lo siguen a todos lados.

ANUNCIOS CLASIFICADOS ESTUDIO

O.S.T. El libro de la selva UNIVERSAL MUSIC

Gran soundtrack para una de las películas más esperadas del año. Clásico animado que cobra vida por medio de las canciones y música incidental de esta nueva versión.

Blow-Up Studio. Fotografía de pasarelas, shootings y de productos. Atención personalizada de Thomas, el fotógrafo de las estrellas. Broadwick St. 345-6A

Comuníquese al 22 34 12 03

¿Sospecha que su esposa le engaña? ¿Necesita pruebas de que su socio le roba? Fotografías reveladoras y controvertidas. Usted señala y yo disparo el obturador. Sid Hudgens 54 33 21

Jóvenes desaparecidos Se recompensará a la persona que proporcione informes sobre el paradero de nuestros hijos, Ron y Russell Thompson, y Amy y Nick Szalinski. Los cuatro se extraviaron el 23 de junio. Fueron vistos por última vez cerca de sus casas en Fresno, California.

T h e FOTÓGRAFO busca trabajo

L. B. Jefferies. Fotógrafo de viajes y lugares exóticos. Trabajos publicados en exitosas revistas (Times, Vanity Fair, Squire, Lee+). Disponibilidad para viajar alrededor del mundo. Se reciben propuestas en P.O. BOX 032456 Tel. 10 43 07

Más de treinta títulos memorables para recuperar aquellas memorias de antaño, con variedad de artistas que van desde el bolero, la música ranchera, el rock and roll y la balada.

Yanni Sensuous Chill SONY MUSIC

El consagrado músico griego nos entrega una obra en la que la tranquilidad es el principal elemento. La música de Yanni nos lleva a un paseo por paisajes indescriptibles.

Hasta los personajes ficticios necesitan trabajar o vender algo. ¿Los reconoces? Responde correctamente a la trivia mensual que aparece en mascultra.mx y gánate un paquete de libros.

FOTOGRÁFICO

FOTOS REVELADORAS

VARIOS Serie del recuerdo, 2 en 1 SONY MUSIC

C H O F E R Papeles en regla, licencia internacional de manejo vigente. Cartas de recomendaciones actuales. Conocimientos básicos de mecánica. Discreto, trabajador y eficiente, ése es mi lema. Hoke Colburn 65 34 12

Pr a n ci n g

Po n y

Un gran lugar para una gran ciudad. Gran variedad de cervezas artesanales y vinos de las mejores ciudades del mundo. Ambiente medieval, bailes típicos. ¡Coma sin cubiertos! Reservaciones 54 32 21. Calle Dinamarca no. 13. Valet parking


RAQUEL

novedades ¿Qué hay en una taza de té? ¡El mundo entero!

Mi taza de té,

un libro para filosofar de Dror Burstein y Meir Appelfeld.

¿Cómo se sienten los niños que crecen abandonados y sin amor?

Cielo azul, un libro para comprender de Andrea Petrlik.

Ser diferente a los demás tal vez no se vea bien, pero se siente bien. , un libro para reflexionar de Kelly DiPuchio y Christian Robinson.

Los niños solo quieren ser amados y felices.

Amor, un libro para valorar de Andrea Petrlik. A veces los monstruos también tienen miedo.

CASTRO

Mi abuela tenía montones de fotos viejas, en total desorden, que salían de cualquier cajón cuando uno buscaba otra cosa, hasta que una de mis tías se dio a la tarea de juntarlas en un álbum. Se puso a verlas con mi abuela, pidiéndole que le contara lo que reconociera. Al final quedó un álbum muy mono, que todo mundo llamaba “el álbum de la abuela” y que daba gusto ver, porque mi tía puso etiquetitas con los nombres de la gente que aparecía en las imágenes a veces borrosas y maltratadas, a veces tan claras como si fueran de Instagram con filtro. Luego murió mi abuela. Y empezó la Guerra del Álbum. Mi tía lo reclamaba, supongo que por haber sido ella quien lo armó. Pero otro de mis tíos, el que vivía con mi abuela al momento de su muerte, lo expropió. Y yo, que entonces tenía unos diecisiete años y que, para colmo, era hija de la más pequeña de los hermanos, que para doble colmo había muerto años antes que la abuela… pues sencillamente no tenía vela en ese entierro (nunca mejor dicho). Así que veía todo desde afuera. Algún día debería escribir esta historia, pensaba, y me preguntaba por qué nos fascina tanto ver fotos antiguas, incluso si sale gente a la que no nos tocó conocer. Supongo que es una especie de nostalgia colectiva. A lo mejor también es el alivio de saber que el pasado no se va del todo y que lo nuevo, por amenazante que parezca, siempre puede tener lazos con lo que ya conocemos… como pasa en The Arrival, de Shaun Tan (Arthur A. Levine Books). En este libro sin palabras vemos la historia de un hombre que deja su país para establecerse en otro, donde debe construir una nueva vida para él y su familia. Muchas de las imágenes son como fotografías tomadas en un universo alterno, porque combinan el lenguaje fotográfico que conocemos con elementos fantásticos. Desde la portada, que imita la textura de un álbum viejo y maltratado, con una fotografía sepia, ajada, del hombre recién llegado al nuevo país, nos vamos metiendo en el mundo de imágenes a la vez familiar y extraño, como el pasado. Y es que este tipo de fotografías es bien distinto del que tenemos ahora, donde prácticamente todo mundo tiene cámara en el celular y puede guardar todo, pero al mismo tiempo no guarda nada, porque ¿cuántas de esas fotos imprimimos o catalogamos? Las fotos del celular a veces mienten, como pasa un poquito en Zac y Mia, de A. J. Betts (Sa- lamandra), donde Mia pone y pone fotos en su feis p e r o nadie se entera de lo que está viviendo e n

Buenas noches, monstruo,

un libro para soñar de Shira Geffen y Natalie Waksman.

realidad, excepto Zac, que está internado en el cuarto de hospital junto al de ella… (No, no es Bajo la misma estrella 2. Vale mucho la pena leer esta otra historia sobre adolescentes hospitalizados.) A lo mejor tendríamos que darnos el chance de tomar fotos de las de antes, aunque sea sólo de vez en cuando, para sentir la emoción de no saber de inmediato cómo quedó la imagen. Algo así, por cierto, pasa en Para la niña detrás del árbol, de Adolfo Córdova (Pearson). En esta historia, el protagonista, Julián, es un morrito de quinto de primaria que está enamorado por primera vez, pero ¡de una niña de sexto! (Anden, hagan memoria: recuerden qué grande se sentía la diferencia de edades en esos tiempos). Y lo malo es que Ana, la chica que le gusta, parece más interesada en tomar fotos con una cámara viejita que en él (¿será?). Al leer esta novela tuve una sensación muy curiosa: como si estuviera viendo fotos de cuando yo estaba en la primaria y me empezaban a interesar los niños. Quizá los libros y las fotos se parecen más de lo que pensamos. Ya para terminar: si lo que les gusta a ustedes es el misterio y los crímenes por resolver, échenle un ojo al cuento “Las babas del diablo”, de Julio Cortázar. Lo encuentran en su libro Las armas secretas (Alfaguara o Cátedra) y trata, precisamente, de un fotógrafo aficionado que quizá tomó la foto de un crimen… No se los voy a contar, obvio, pero está muy bueno. Échenle el ojo. Volviendo a la Guerra del Álbum… Parece que mi tío se lo prestó a un productor de tele para un programa especial sobre mi abuela y que mi tía le exigió al productor que le diera a ella el álbum. Al final el álbum se perdió. O eso es lo que cuenta la historia oficial; capaz que alguien se lo quedó en secreto, como si fuera el oro de los nazis. Mientras, yo agarré la costumbre de comprar fotos viejas y ponerlas en un álbum, inventando parientes e historias. Espero que nadie me lo quiera pelear luego. +

¿Y tú, para qué usarías la pluma violeta?

, un libro para imaginar de Hanoch Piven. Lee leetraed

www.leetra.com

@leetra_ed

La guerra del álbum


BIBLIOTECA KATZENBACH

LA IMAGEN MUSICAL EN LOS OJOS DE

Foto por Jesse Willems

N ED UEVA ICI ÓN

A

nton Corbijn (20 de mayo de 1955, Strijen, Holanda) es un fotógrafo y director de videos musicales altamente reconocido, sobre todo por su trabajo al lado de grupos de rock. A lo largo de su carrera ha construido un gran caleidoscopio nostálgico, pues retrata desde sus primeros años rostros, cuerpos y sombras que se han convertido en un elemento significativo de su obra. El blanco y el negro son la textura de su obra fotográfica y los fragmentos del tiempo y del espacio son la forma libre que ha vuelto conceptual su trabajo al reconstruir una parte en la esencia de la música.

nte

endie unto p

ro t s e a del m spenso del su TZENBACH A OHN K

Un as

J

DISPONIBLE EN .

.

.

Corbijn cumple sesenta y un años de vida este 2016 y sus diferentes lenguajes artísticos y simbólicos reúnen la expresión de su labor en la fotografía, el video y el cine. Su reconocimiento en la música es internacional gracias a su propia naturaleza. Inicia su carrera en prestigiosas revistas de moda y música de principios de los setenta. En la icónica revista musical inglesa NME adquiere notioriedad, pues sus retratos de David Bowie y Joy Division ocupan un lugar en las portadas. La producción de videoclips (desde 1983) detona emociones simbólicas con gran agrado para los seguidores de muchas bandas contemporáneas. Algunas de ellas como Depeche Mode (“Personal Jesus”1989), U2 (“One”) y Nirvana (“Heart-Shaped Box”1993) han formado una complicidad estéticamente valiosa desde hace años. Pero debemos mencionar algunas otras, ya que cuenta con más de ochenta videos (“Anctify Yourself”, Simple Minds-1985) (Front By Front”, Front 242-1992) (“Reflektor”, Arcade Fire-2013). Su creatividad lo ha hecho acreedor a realizar diseños de portadas de álbumes donde ha creado su propio lenguaje, así como a ampliar su trabajo a la creación de escenarios e instalaciones de las giras de Depeche Mode. El DVD The work of director: Anton Corbijn, editado en el 2005, enlaza casi todos sus trabajos. Destaca Somo Yoyo Stuff, (1994) retrato en formato corto de Captain Beefheart con intervención especial de David Lynch. Como director de cine marca su debut con la película Control (2007), basada en Ian Curtis, vocalista de Joy Division quien cumple este 18 de mayo treinta y seis años de fallecido. El guión es escrito por Matt Greenhalgh y se basa en el libro Touching From a Distance, escrito por la esposa de Curtis, Deborah. La película se estrenó en la Ciudad de México en el 2008 en el festival ficco, con un sinfín de

seguidores que esperaban formados para ver renacer a la banda originaria de Manchester. En 2010 dirigió la película El Americano, con George Clooney como protagonista. Cuatro años después, Corbijn reaparece con A Most Wanted Man (2014), adaptación cinematográfica de la novela de John Le Carré, aclamada por la crítica. Ese mismo año visita Guanajuato en la giff para dar una conferencia y presentar adelantos de Life, su nueva obra cinematográfica basada en la vida del mítico actor James Dean y el fotógrafo Dennis Stok. Stock tiene un papel dominante cuando toma la foto de Dean caminando bajo la lluvia por Times Square, con las manos en los bolsillos de su abrigo y un cigarrillo en la boca. Un retrato íntimo y caótico de la mitad de un siglo, publicado para la revista Life. Después de cuarenta años de carrera fotográfica, en el 2015 Corbijn tuvo una amplia retrospectiva de su obra artística en el museo de fotografía C/O Berlín, donde hubo más de seiscientas fotografías y material documental y de archivo, y que concluyó el pasado 31 de enero de 2016. Las fotografías de Corbijn se han trasformado en fragmentos de la historia musical, bandas o músicos iconos del rock, el punk, el pop o el jazz. Hasta estrellas cinematográficas. Están detrás de su lente: Public Image Ltd, Echo and the Bunnymen, The Slits, Nick Cave, Siouxsie Sioux, Kraftwerk, Morrissey, Rolling Stones, The Clash, Miles Davis, James Brown, David Sylvian, Johnny Cash, Leonard Cohen, Tom Waits y Brian Eno han tenido una evolución hiperrealista y trascedente con una línea clásica de composición que solo él concibe con sus ojos. Podemos acercarnos a su trabajo sencillamente, ya que es un viajero experimentado que ejercita al fondo el arte de contradecir lo evidente. Corbjin nos enseña un poco de su mirada en cualquier punto donde se localice. Cuenta con más de diecinueve libros de fotografía publicados: Famousz (1989), Allegro (1991), Star Trak (1996), 33 Still Lives (1999), Anton Corbijn: U2 & I: The Photographs 1982-2004. Propone una antología generacional, la identidad de su arte es una fuerte referencia para los fotógrafos actuales y de las siguientes generaciones y nos brinda un poco de su mirada, que localiza retratos en paisajes confidencialmente sublimes. +

Por Ulises Vásquez


22

FOTOGRAFÍAS, ESOS EXTRAÑOS SISTEMAS DE NAVEGACIÓN

G

racias a Instagram cualquiera se cree Cartier-Bresson, o cualquier otro gran fotógrafo que venga a la mente. Sin saber nada del proceso, los usuarios son artistas del instante. Si no somos asiduos a museos donde exhiban fotografías, es decir, a ser consumidores de arte o estudiosos del tema, no podemos —pese a ello— dejar de notar el embeleso ocasionado por su ejecución cotidiana. La fotografía fascina tanto. Como si no tuviera importancia, como si fuera lo más natural subir a las redes fotos de lo que comen, lo que ven, lo que visten; comprobar que están ahí, aquí, donde sea que estén. Los sitios de interacción virtuales son la prueba máxima de que la fotografía es un medio de “expresión” y de “triunfo”, de revelación de la vida. Existe una relación estrecha entre bienestar y felicidad y la necesidad de darlo a conocer. No se trata de ningún modo de ser verídicos. La verdad es una ficción que se vuelve contra sí misma: creemos tanto en lo que vemos y en lo que otros quieren mostrar que olvidamos cómo se construye desde el inicio esa imagen de bonanza aparente. Susan Sontag, escritora estadounidense del siglo xx, escribe en su ensayo Sobre la fotografía que las fotografías ofrecen pruebas. Las imágenes están puestas ahí para hacernos volver, reconstruir el pasado, sustituir lo que ya no está. Ya como arte o como medio de observación periodística —testimonio, las fotografías suplantan la mirada—. Vemos con los ojos de alguien más y tenemos que confiar en que eso es verdad. Lo que alcanzamos a percibir. La reconstrucción de la belleza, de eso tratará por mucho tiempo la historia del arte, y de la fotografía. Es mucho después que el interés se posará en lo grotesco, lo real, lo humano, lo vulnerable. Pero, a diferencia del arte, en la vida cotidiana la gente sencilla buscará otra cosa: hacer constar el instante de la satisfacción, hacer saber a conocidos y extraños lo bien que estamos, lo bien que nos va, lo bello que es el segmento de vida retratada. Tenemos una obsesión por ver. Quizá el sentido con mayor autoestima, antes que tocar, oír, oler, probar, sea el que puede “comprobar”. La fotografía es elemento de prueba judicial, el documento legal. Aun si la imagen se altera, la realidad podría ser otra cosa. SOBRE LA FOTOGRAFÍA Susan Sontag EDICIONES GANDHI

Sontag refiere a ese mundo que también limita. La fotografía sustituye el recuerdo. Confiamos tanto en ella que olvidamos la memoria propia. John Berger toma el ensayo de Sontag como piedra

fundacional para sus inquietudes, y a su vez, escribe sobre el tema. Compila veinticinco ensayos en Para entender la fotografía, donde se centra no sólo en la parte teórica o incluso técnica, sino en analizar algunos temas como la vida cotidiana, los usos políticos del fotomontaje y la visión popular de la fotografía. Su texto sobre Cartier-Bresson no es un ensayo, más bien es una entrevista con él: “Nada se pierde, todo lo que uno ha visto se queda para siempre con él…”, luego dice que la fotografía es un impulso espontáneo, resultado de estar “perpetuamente” mirando. Es un libro de una belleza única: su preocupación es dialogar con los objetos aparentemente inertes como las fotografías, inventar historias, contar el proceso de la captura

PARA ENTENDER LA FOTOGRAFÍA John Berger GUSTAVO GILI

LA MALETA MEXICANA Guillermo Chao PLANETA

de esas fotos únicas. Sobre estos seres obsesionados con la búsqueda y el cuidado de la verdad histórica, Guillermo Chao escribe una novela: un sobreidealizado Renato Leduc en París, quien se ve involucrado en una trama donde se perderían las fotografías de Robert Capa sobre la Guerra Civil española. La maleta mexicana hace el recuento del mundo intelectual de los años treinta-cuarenta. Los surrealistas, Remedios Varo, Leonora Carrington, todos aparecen ahí en una historia de migraciones urgentes, y una maleta que viaja con permiso diplomático a través del tiempo. Setenta años después, tres cajas de cartón con las fotografías de Capa serían encontradas en un departamento en la Ciudad de México. Pese a su romanticismo, la novela tiene información muy valiosa. Lo que sabemos de la historia está marcado por lo que se documenta en los archivos múltiples de los medios disponibles. La fotografía no existe sólo para la reconstrucción de hechos, de datos duros, de recordar ciudades, calles, rostros; sirve también para —a partir de una sola imagen— reconstruir la historia personal. Eso hace Héctor Aguilar Camín en Adiós a los padres, en un íntimo análisis sobre la desintegración familiar. Todo surge por una sola foto: sus padres juntos cuando eran jóvenes. Lo que vendría de esa unión amorosa lo marcaría en su vida adulta. La novela es un intento de construir lo que pasó en esa fotografía. Llenar el hueco de esa información sentimental e intelectual. Una foto como sinécdoque de la vida que tendrían sus padres y que en ese momento fijo de la imagen ellos no alcanzan a sospechar. Es el hijo quien regala a los padres su propia historia. Su deber hacia él mismo es rendirse cuentas. Todo comienza en un origen, parece decir, y para él, ese origen es la fotografía de sus padres sonrientes. Luego, todo se vendría abajo, pero eso no tiene la menor importancia. Susan Sontag dice que la fotografía es un acto de memoria. Sólo por eso conviene verlas; ver, que es leer de otra manera. Leer esa memoria que nos juega el truco de la memoria propia. Las infinitas fotografías personales que inundan la vida diaria demuestran que no quieren olvidar el salmón a la parrilla, el café, la fiesta, el vestido, los zapatos. En esos ridículos gestos repetidos podríamos hallar la memoria que se nos fue. + Por Brenda Ríos

ADIÓS A LOS PADRES Héctor Aguilar Camín LITERATURA RANDOM HOUSE


¿A quién no le gustaría ser fotografiado por Annie Leibovitz? Convertida en una de las fotógrafas más famosas del mundo, Anna Lou, como se llama en realidad, descubrió su pasión por la fotografía el día que pisó por primera vez un cuarto oscuro, hecho ocurrido en Filipinas, sitio al que fue enviado su padre durante la Guerra de Vietnam. Si la fotografía es la creación de iconos, Annie Leibovitz es responsable de crear decenas, que han aparecido en revistas como Rolling Stone, Vogue o Vanity Fair. Dentro de la ingente cantidad de fotografías que conforman su álbum, vale la pena mencionar la que le tomó a John Lennon, antes de morir: desnudo, abrazado de Yoko Ono. Annie Leibovitz es reconocida por sus retratos grupales, en los que posan actrices, actores o figuras reconocidas. Se le considera la fotógrafa mejor pagada del mundo.

Cuando d igo que qu iero fotog alguien lo rafiar a que quiero decir en r es que me ealidad gustaria fotografia conocerlo. do a cada He persona q ue conozc o.


26 BERNARDO

FERNÁNDEZ

DE CÓMO QUERÍA HABLAR SOBRE PHILIPPE HALSMAN Y SE ME ACABÓ EL ESPACIO A Ricardo Espinosa, REO, que en clase nos habló de Diane Arbus y de Stanislaw Lem Soy un fotógrafo frustrado. Y siempre estuve rodeado de ellos. Mi abuelo fue cronista deportivo, de manera que varios de sus mejores amigos fueron fotógrafos. En los setenta, mis padres se dedicaron profesionalmente a la fotografía. Teníamos un laboratorio de revelado en uno de los baños de la casa. Durante la carrera —estudié Diseño Gráfico —dos de mis mejores amigos descubrieron la foto y la convirtieron en su camino profesional. Pero yo soy incapaz de tomar una buena foto. Eso me ha convertido en un villamelón de la fotografía. Afortunadamente no me ha impedido disfrutarla. Como dijo aquel tragón, yo no sé cómo se hacen las campechanas pero sé cuando están buenas. Por lo que contaba al principio, crecí en una casa donde había montones de libros sobre fotografía, sobre todo de fotoperiodismo. Quizá por eso tengo debilidad por la serie de novelas policiacas de Bernardo Esquinca protagonizada por el periodista Casasola (desde ahí empieza el homenaje). En La octava plaga aparece el personaje El Griego, evidente referencia a Enrique Metinides, decano de la nota roja devenido en célebre artista de la lente. La serie continúa con Toda la sangre, y la recientemente aparecida Carne de ataúd, esta última, precuela. Las obsesiones de Esquinca me recuerdan a John Connolly, mezclando la novela policiaca con lo sobrenatural. El propio Enrique Metinides, por su lado, ha compilado una selección de sus macabras imágenes. En 101 tragedias de Enrique Metinides, el fotógrafo selecciona otras tantas imágenes de entre las miles que capturó su lente para los tabloides de la Ciudad de México. Metinides tiene la capacidad de encontrar lo que el fotógrafo Henri Cartier-Bresson llamaba “el momento decisivo”, aquel instante fugaz donde se concentra toda la fuerza de la imagen y que en el caso de Metinides, en no pocas ocasiones ofrece cierta poética de lo macabro (que sin duda no es para todas las sensibilidades).

En esa misma vena, Diane Arbus construyó una obra igual de inquietante, si bien menos brutal. Fotógrafa de modas, decidió dejar tan lucrativa carrera para dedicarse a retratar todo tipo de personajes marginales: drogadictos, prostitutas, gente pequeña o enorme y demás fauna posaron frente a la cámara de Diane, sustituyendo a las modelos espirifláuticas del mundo de la alta costura. El resultado es una serie de imágenes perturbadoras que han reverberado por todos lados, desde algún capítulo de Los Simpson hasta la novela Lo imperdonable, de Norma Lazo. Hablando de novelas, es justo a partir de una serie de imágenes similares a las de Witkin y Arbus que el cineasta Ransom Riggs construyó su libro juvenil El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares. Primera parte de una trilogía, cuenta la historia de Jacob, el protagonista, embarcado en un viaje hacia una isla galesa donde habrá de rastrear sus orígenes familiares, sólo para encontrarse con la sorpresa de que su abuelo fue uno de los niños peculiares del título, grupo de huérfanos con ¿superpoderes? acogidos bajo la protección de Miss Peregrine. Un grupo de mutantes no muy diferente de la Escuela para niños superdotados del Profesor Charles Xavier, sólo que sin uniformes de X-Men. La novela está ilustrada con fotografías antiguas bastante extrañas. Riggs dice que todas fueron encontradas en bazares de segunda mano y que con un par de excepciones, las imágenes no fueron retocadas. De ser así, la colección de este hombre es al menos tan perturbadora como la obra de Arbus, Weegee y Witkin combinadas, por decir lo menos. Otro libro lleno de imágenes de freaks, aunque más mundanos, es Commando, la autobiografía de Johnny Ramone, guitarrista de los Ramones, para muchos la más grande banda punk de todos los tiempos y sin duda una de las más influyentes en el rock estadounidense.

Metinides forma parte de toda una estirpe de fotoperiodistas policiacos de los cuales mi favorito absoluto es Weegee. Personaje sensacional que parecía salido de una novela de Jim Thompson, se cuenta que Weegee vivía en su auto —en cuya cajuela revelaba los rollos—, y que llegaba a la escena del crimen antes que la policía. Ignoro si Metinides conocería el trabajo de Weegee cuando empezó como fotoperiodista, pero ciertamente hay algo siniestro y poético en las imágenes de ambos que los hermana profundamente.

Haciendo a un lado la traducción baturra del libro y el tono facho del propio Johnny (¡su político favorito era Ronald Reagan!), el volumen ofrece un testimonio maravilloso sobre el origen del movimiento punk en los años setenta, el desarrollo del mercado alternativo de la música y la consagración de su banda, que siempre estuvieron a punto de alcanzar pero los eludió toda la vida. Todo profusamente ilustrado con cientos de fotos del propio Johnny y sus compinches, Joey (mi favorito), Dee Dee y Tommy, quienes no salen muy bien librados de estas memorias.

Como hermanado con ellos está Joel-Peter Witkin, el más siniestro de los fotógrafos contemporáneos. Sus imágenes, que suelen retratar cadáveres, cuerpos deformes, personas mutiladas o con malformaciones y que en muchas ocasiones recrean cuadros clásicos, brincan hacia los ojos del observador para morder sus pupilas.

Y como ya fue mucha fotografía y esta columna hace parecer que el tema de marras fueron los freaks, el cómic del mes es Las Migajas, de Frederik Peeters e Ibn Al Rabin, donde un grupo de peculiares personajes intenta, literalmente, poner el diminuto país de Liechtenstein en el mapa... con la ayuda de un alquimista. +

Witkin ha realizado gran parte de su obra en nuestro país pues aquí, al igual que en Francia, se le ha permitido manipular cadáveres para sus sesiones fotográficas, aunque no todas sus imágenes son de muertos. Hace poco me enteré de que la hermosa Regina Orozco posó alguna vez para él. Ésa debe ser una imagen espectacular.


DE

MENTE

SER LA MEJOR HISTORIA, CON EL MEJOR REFLEJO

P

rovenimos de una fuente de amor y bienestar; cuando nos desconectamos de ésta, le damos poder al ego, a lo material, a lo conocido y, en ocasiones, al miedo. Cuando confiamos y no nos resistimos es cuando recobramos el poder de esa fuente inagotable, es cuando podemos manifestar nuestros deseos, propiciamos nuestro bienestar, accediendo al GPS espiritual que nos guía hacia lo mejor en todo momento. Cuando fluimos, dejamos de juzgar y de preguntar cuándo, cómo y dónde se manifestarán esos deseos.

Contamos con lo necesario para aprender, la vida nos nutre de maestros. Si no tienes una mascota, adoptar es algo hermoso, es enriquecer tu vida con la más profunda compasión. Nos vienen a entrenar y a sacar nuestra mejor versión. Ojalá seamos tan afortunados para que en algún momento reflejemos lo mejor de ellos. +

Por Yara Sánchez de la Barquera Vidal

Algo que me gusta mucho de todas las enseñanzas espirituales es que todo se concentra en palabras, ideas, conceptos, y en gran media en historias. ¿Qué historia recuerdas de tu vida? ¿Y cuál quieres creer para crear? Por ejemplo, hablaba con un maestro budista, un Rimpoché llamado Tulku Dawa, un gran amigo proveniente de Bhutan, quien me decía después de una ceremonia (puya) que todos los perros son puro amor. Que ellos se relatan la versión más amable e inocente de la vida. Observábamos a mi perrita, un Viejo Pastor inglés llamado “Roxy” o “Punky”, según sea la ocasión le cambio el nombre porque soy géminis y no me decido, que al parecer fue maltratada desde cachorra. Cuando me encontró en la calle hace cinco años, yo no sabía su historia, pero me percaté que sufrió mucho porque a sus siete meses nunca había recibido un baño, no me dejaba abrazarla y cuando alzaba la mano temblaba fácilmente. Dice Tulku, “ellos, aunque recuerdan, viven en su presente, ellos te dan lo mejor, te dan amor, son muy agradecidos, no juzgan, son alegres, juguetones, sólo quieren compartir contigo. Esperan lo mejor de ti, no conciben que venga lo contrario, aunque obvio tienen miedo, pero fácilmente sin su ego programado se les puede reprogramar.” Efectivamente, ella ha sido mi maestra porque a pesar del extremo maltrato que sufrió, gracias al cariño de varias personas y en especial de mi mamá, quien la fue rehabilitando, vi cómo ella volvió a confiar y se volvió la perrita más linda, alegre, amorosa que he conocido. Es famosa en los parques a los que vamos y es muy querida por varios. Roxy hace jugar a los perritos que ya no juegan, hace sonreír a los niños que por primera vez conocen un perro o quienes tenían miedo de tocar a uno. Rehabilitó a una persona que no podía ni acercarse a ningún animal, hizo que otras adoptaran a otras mascotas. Mejoró mi relación con mi mamá y, mejor aún, rehabilitó mi corazón, ayudándome a confiar de nuevo en la gente, olvidando y perdonando a la que alguna vez me lastimó. Ella me mantiene en el presente pensando que me merezco lo mejor, que no juzgue, que desee y dé lo mejor. Sobre todo a gozar porque sólo tenemos este momento. Y más allá de pura buena onda también es muy clara cuando algo le incomoda o no le gusta, se da la vuelta sin pensarlo. Es bueno tener eso consciente, irse de donde no quieres estar.

Roxy en un paseo

Cuando la veo pienso en dar lo mejor y ser agradecida. No siempre lo consigo pero lo intento. Cuando le damos de comer, te espera a que te sientes cerca para comer contigo, si no te ve comiendo ella no empieza. Cuando termina te avisa y te lame. Y mejor aun, en la oficina a todos nos da terapia, nos saluda y relaja, uno a uno, todos los días entra con su hermosa energía. Punky también significa mucho en mi vida porque la pedí al Universo desde que era niña, veía el perro de Daniel el Travieso y del príncipe Erick de La Sirenita. Esto me me lleva a un tema “De mente”. Si quería desde niña a ese perro, ¿por qué llegó hasta que cumplí treinta años? Mi teoría es que como era algo grande, algo muy especial, de alguna manera lo bloqueaba, era como demasiado bueno para ser verdad y no creía que me lo merecía. Según Esther y Jerry Hicks, en su libro Pide y se te dará (Urano), hay que aprender a manifestar los deseos y encontrar los bloqueos. Retomando la idea inicial, todo está disponible para nosotros si estamos “en la zona” donde todo es perfecto, pero nuestra alma y mente guardan bloqueos, quizá por algún maltrato, que nos inserta mentiras de lo que creemos poder tener o no. Espero que cuando me encuentre con más deseos bien manifestados, puedan estos decirme, “ya crees merecer lo mejor, Punky sacó tu mejor versión”. Hace unos años entrevisté a Gotham Chopra, hijo del escritor, Deepak Chopra, porque escribió con su padre un libro sobre las enseñanzas que nos dan las mascotas: Paseos de sabiduría. Tres generaciones, dos perros y la búsqueda de la felicidad (Diana). Gotham relata cómo es que su perrita Cleo ha logrado convertirse en la verdadera gurú del hogar, les ha enseñado a él y a su familia un nuevo sentido de la espiritualidad y a quien menos se lo imaginaba: su propio padre. A través de largas caminatas con Cleo, su hijo Krishu y su padre Deepak, las enseñanzas de la perrita toman forma. El libro relata de manera amena y divertida diferentes momentos compartidos entre ellos; la esperada hora del juego, y cómo el lanzar la pelota constituye un acto espiritual que muchos deberían intentar: “La conducta lúdica en todos los animales, especialmente los perros, es una señal de bienestar. No hay miedo, enojo o tristeza en un estado de juego”. La sabiduría compartida en este libro demuestra que los humanos seguimos aprendiendo de nuestra naturaleza y que tenemos mucho que crecer si ponemos un poco más de atención a esos guardianes de nuestro bienestar.

xy

Ro

ú

r Gu

Para ver en video entrevista con Gotham Chopra


30

Fotos y Fotógrafos La fotografía no sólo registra la historia (con h mayúscula y minúscula): posee una historia propia, con grandes protagonistas y episodios. Para tener un panorama más amplio de una de las actividades humanas más revolucionarias, presentamos dos libros para introducirse en el mundo de las lentes y los obturadores.

Detrás de la lente está el ojo de un fotógrafo que ha consagrado su vida al acto de captar imágenes y luego reproducirlas. Este libro es un recorrido por la vida de treinta y ocho fotógrafos, desde Ansel Adams hasta Madame Yevonde, pasando por Álvarez Bravo, Capa, Hannah Höch y Robert Mapplethorpe. LIVES OF THE GREAT PHOTOGRAPHERS Juliet Hacking THAMES AND HUDSON

Este inmenso libro es un recorrido alfabético a lo largo del trabajo de más de quinientos sesenta fotógrafos de todo el mundo. Incluye un glosario de términos técnicos y de movimientos, grupos y géneros. EL ABC DE LA FOTOGRAFÍA PHAIDON

Hannah Hôch. n Gotha (Alemania). 1889. f Berlín (Alemania). 1978. La bella muchacha. 1921. Fotomontaje.


32 J O R G E F.

HERNÁNDEZ

Calle de León es el nombre de la nueva columna del escritor mexicano Jorge F. Hernández (1962), quien a partir de este número se integra al equipo de colaboradores de Lee+. “Sombra de Esquivias”, texto inaugural, trata de una de las grandes pasiones de Jorge: el Quijote y Miguel de Cervantes Saavedra. ¡Bienvenido a bordo!

Sombra de Esquivias L

a escena es inventada. Miguel de Cervantes Saavedra viaja de Esquivias a Madrid acompañado de dos o tres caballeros de negro, a lomos de un mulo gordo y cansado. El príncipe de los ingenios, delirio de las musas, viaja adormilado y sabedor de que llegará a la Villa y Corte para morir y ser enterrado vistiendo el hábito de la Tercera Orden de los Franciscanos. Bajo el gastado chambergo y la capa envuelta, el poeta que narraba como nadie se ve abotagado, las piernas hinchadas como troncos inertes y los ojos —si no es que todo el cuerpo— adormilado. Quien imaginó la escena escribe que en un cruce de caminos el grupo se cruza con un joven bachiller que también va para Madrid, cargado de libros y quién sabe qué ilusiones; al trote, reconoce a Cervantes y se desvive en elogios. Le dice que lo admira, que ha leído las dos partes de su Quijote y se vuelve testigo fantasmal de la última entrada del mal llamado Manco de Lepanto a Madrid, donde nadie le espera con palmas por las calles del ahora Barrio de las Letras, silencio sin chismes en los mentideros y desdén en Palacio para las muchas peticiones que había firmado el escritor con letra garigoleada y tinta de sangre. Lamentablemente falsa, mas no inverosímil, la escena de Cervantes cabalgando su otoño en plena primavera explica una más de las mejores lecciones que dejaría escritas para la posteridad. A diferencia de los autores que viven embelesados con amañar premios y grandes ventas para simulacro de su valía, el inmenso escritor de veras se preocupa más por escribir y engañar con palabras la trama de sus cuentos; a contrapelo de tanto plagiario impune que campea por los corredores como si nada, intentando fingir una dignidad inexistente, el autor de veras se deja ver a lomos de un caballo sin ambages ni vergüenzas, sabedor de que alguien lo ha leído. Incluso, escribe hasta el último día de su vida unas líneas en pergamino sobre alguna de las recias almohadas de su camastro, sabiendo que al expirar lo han de llevar en

andas, quizá con cuatro anchas velas, en la madrugada de San Jorge a un viejo convento de monjas trinitarias donde a los políticos de un tiempo impredecible se les ocurrirá meter artilugios de encantamiento para buscarle los huesos. Aunque nadie recordaba La Galatea o citaba El viaje al Parnaso, Miguel de Cervantes supo de oídas y de viva voz que muy poco

tiempo después de haber salido de imprenta su más grande libro aparecieron en un desfile en Toledo dos lectores —maravillados lectores, como todos— que no tuvieron mejor ocurrencia que disfrazarse de Sancho Panza y Caballero de la Triste Figura en un desfile que lleva ya cuatro siglos representándose cada vez que alguien mienta, recuerda, evoca o contagia las locas andanzas de una pareja de cuerdos enloquecidos, locos descordados que son espejo de quien los lea. De vez en cuando se recrea en silencio ese ánimo que conocíamos en la infancia de creernos astronautas o sentirnos mosqueteros no sólo por los párrafos que alguien nos leyó antes de dor-

mir, sino por la inmensa caja de cartón donde venía envuelta una nueva lavadora automática que —en el instante en que le dibujamos velocímetros y relojes— se convertía en Apolo XV o en cuanto los palos de las escobas se volvían lanzas imaginarias contra las sabanas que volaban en la azotea como fantasmas en el torreón de un castillo. Honra a la literatura la prosa que al leerse en silencio o en voz baja a dueto revela que el autor puso las palabras en tinta no tanto por sugerencia de sus agentes literarios o el gerente de mercadotecnia de una editorial famosa, tanto como honra a la imaginación del mundo todo lector que se acerca a las librerías como si fueran farmacias, que comprar libros por la portada y el título (incluso más allá de lo que revele la contraportada que llaman cuarta de forros). Hablo del lector que lee porque quiere, no por tarea obligatoria o presunción pública; la mujer que habiendo apartado dinero para un capricho incierto decide comprar un poemario porque alguien ha dicho que alivia la soledad o el joven que empieza a leer un cuento en la fila de pago y sale de la librería sin poder soltar las páginas donde alguien narra una aventura insólita, y el hombre que lleva años viajando por el mundo sin salir de la habitación donde acostumbra levantarse en vuelo, todos los días, dos horas por la tarde-noche. De eso está hecha la escena increíble aunque inverificable donde un escritor viaja envuelto en sombras de Esquivias a Madrid. No más que un hombre que escribe, viajando sin palio ni faros por un camino tan desierto que a ratos parece la Luna y no más que un lector anónimo que —más allá del nervioso elogio y las ansias de un abrazo— sin trotes ni galopes frena su propia montura al paso que lleva la sombra de Cervantes. Avanza sin prisa, como quien sigue una línea con la yema del dedo índice, leyendo mientras toda conversación con el propio autor parece anotación al margen… De lejos, quizá al atardecer, no se distingue cuál de los dos es el caballero enloquecido por los libros y cuál, el sabio escudero que alimenta toda aventura. +


2PADavila-anuncio-gandhi-2.pdf

1

26/04/16

11:39 p.m.


Microeditoriales: salir a H ace unas semanas nos visitó en la librería —ubicada en el viejo centro comercial-popular de Monterrey—, una pareja ya entrada en años. Llegaron alrededor de las ocho de la noche, justo al filo de nuestro horario de cierre. Los recibí por ofrecer el servicio y porque, de todos los negocios, en aquellos donde se venden libros uno no puede cerrarle la puerta a los lectores por cosas tan vulgares como llegar temprano a casa. “Es que nos dijeron que tenían libros de editoriales independientes y ésos son los proyectos que se deben apoyar”, dijo la mujer mientras su acompañante, un hombre alrededor de sesenta años, alto, delgado y canoso, comenzó a merodear en el librero de poesía con títulos de editoriales como Bonobos, Andraval, Alias, EBL y Quimera, por mencionar algunas.

chas de ellas porque asociamos este adjetivo no sólo con términos de renovación, sino también de “hecho al vapor”, aunque esos conceptos han ido desapareciendo con el tiempo. Y hablo de la periferia —sin el sentido peroyorativo— por mencionar un mercado con sus reglas bien definidas de producción, distribución, mercadotecnia, promoción y vinculación de los libros con los lectores.

En México tenemos muchas empresas editoriales que operan desde sus distintas periferias. Algunas han podido leer mejor esa amplia familia y los nichos que se conforman en la República de los Lectores, como Al-

Cada editorial emergente aprende a serlo a su manera y como en ninguna otra en sus colecciones se ve reflejado su editor, quien deja su sombra y gusto por temas y estilos literarios. El editor de estas casas emergentes es aquel que aprende a mirar los libros no sólo por sus ganancias, sino también por su capital cutural, y que aprende a editar con sobrado arrojo para calcular proyectos de riesgo: publicar a tal autor que no se conoce, idear un libro que sorprenda aunque esto es, asumo, una asignatura de todo editor que apuesta por libros raros. No conozco a editor independiente que esté lo suficientemente decepcionado de un libro porque no vendió; acaso porque tal vez no logró hacerlo como quería.

La mujer me preguntó por libros de teatro, y cuando le indiqué que teníamos una mesa con ese material soltó un grito de júbilo y revisó sin prisa algunos libros de El Milagro, Jus y Arlequín. La pareja anduvo a sus anchas entre los libreros y las mesas de novedades; a veces tomaban libros, leían la contraportada, después los volvían a acomodar en su sitio. Hicieron un par de preguntas sobre autores y al final, aunque no compraron, quedaron en regresar. Cuento esta historia porque me parece que queda al dedo cuando hablamos de editoriales independientes: generan muchas simpatías, sorprenden a los lectores con sus catálogos y la meticulosa selección de sus autores, pero al final del día la mayoría de sus libros se quedan en los estantes porque una amplia porción de nuestros lectores contemporáneos sigue bajo el influjo del mercado editorial que apuesta por dos cosas: novelas fáciles de vender —porque refritean temas y estilos ya probados— y autores de larga tradición. ¿Es factible fundar más editoriales “independientes” en nuestro país, que puedan permanecer más de cinco o seis años ante el embate de las transnacionales? La respuesta es sí, siempre y cuando aprendan a constituirse desde la periferia y aprendan a mirarse como una empresa. Hablo de empresas porque es importante visualizarlas como eso: el término independiente es lesivo para mu-

caravanas de lectores, escuelas de escritores, centros culturales y librerías como El Ermitaño en la Ciudad de México, la famosa Caravana Gonzo de Producciones El Salario del Miedo o los encuentros de ilustradores que la Editorial Resistencia ha llevado a cabo desde hace años. La distribución alternativa también es sintomática de las editoriales emergentes. Tumbona Ediciones, por ejemplo, hace tianguis del libro y open house a los que invitan a artistas, músicos, y ofrecen descuentos en sus libros. Si las grandes cadenas editoriales son dueñas de las amplias superficies en las librerías, las editoriales emergentes buscarán medios de ofrecer sus libros sin intermediarios.

madía y Sexto Piso, que en más de una década han construido una personalidad para sus mercados. Para una empresa editorial emergente leer el nicho al que va dirigida es fundamental. No se trata de compararse con otra editorial, no se trata de copiar lo que hace otra, sino de volverse visible desde el proyecto propio. Otra cosa que tienen en común las editoriales emergentes, como prefiero llamarlas, es que además de los libros ofertan para el público lector una serie de productos culturales como talleres, ciclos de lectura,

En 27 Editores, la editorial emergente, la empresa editorial que mantengo en Monterrey junto con Orfa Alarcón, hemos tenido que sortear también esos escollos. Al leer el mercado nos dimos cuenta de que no había un sello enfocado sólo en publicar novela breve y apostamos por ello. Para hablar del tema de la distribución tuvimos que plantear un sistema sin tantos intermediarios y que nos ayudara a construir un grupo de clientes fieles. Como oferta alternativa al proyecto editorial gestionamos una librería especializada en sellos independientes. En la librería, de la que hablé al principio, sólo hay textos de editoriales como El Naranjo, Jus, Almadía, Andraval, Nitro Press, La Cifra, por mencionar algunas. Para imprimir hemos buscado alianzas con otras editoriales, o bien, con instituciones culturales o universidades.


buscar lectores Ésa es otra característica de las editoriales emergentes mexicanas: funcionan con arrojo, sí, pero también con el cobijo de instituciones y universidades que son las que por lo general imprimen o compran ejemplares por adelantado.

jo continuo. Cada empresa tiene que hacerse de un nombre, capturar a buenos autores que confíen en ellos, resolver los problemas de distribución, vincular con habilidad los espacios en la prensa y en los medios electrónicos, cosa nada sencilla.

Las grandes preguntas al hablar de estas editoriales tienen que ver con su capacidad para sobrevivir e innovar; es importante que el editor y el equipo de este tipo de empresas aprendan, al menos en sus etapas iniciales, a no delegar funciones y entre todos editar, vender, montar stands, buscar nuevos mercados, gestionar eventos, buscar clientes.

Se habla mucho de la conformación del catálogo como el mayor activo de una editorial, pero en los tiempos de la web 2.0 el mayor reto para nuestras empresas editoriales es la visibilidad, el construir tradición, el tener un sello de identidad que las relance al mercado.

En 27 Editores y Terraza 27 siempre aceptamos ideas locas, pero con una posibilidad de negocio real. Exploramos el mercado e invertimos en él. Actualmente tenemos un ciclo de lectura de jóvenes menores de veintiocho años, vamos a ferias en escuelas primarias, buscamos extendernos a todas las ferias del libro del noreste del país o gestionamos otras, como el Día de las editoriales independientes —miniferia de libro y encuentro de escritores— que llevamos a cabo en Monterrey y en Reynosa. Sabemos que nuestro mercado no es nacional, pero en esta primera etapa queremos ser lo más visibles que podamos en nuestra ciudad de origen: Monterrey. Hay editoriales emergentes en el norte, como Alja en Matamoros, Casa Editorial Abismos —que se volvió chilanga—, Nortestación; las regiomontanas Atrasalante, Posdata, An.alfa.beta y Vaso Roto con su catálogo de poesía que envidiaría cualquier editorial trasnacional; en otras partes del país: la toluqueña editorial de poesía Bonobos; Quimera, enfocada en la literatura queer; Andraval en Sinaloa; las tapatías Arlequín, Pollo Blanco, Paraíso Perdido y La Zonámbula; la exquisita editorial Magenta y Textofilia. Ficticia con su apuesta por el cuento, la atrevida editorial La Cifra; la exquisita La caja de cerillos más Literal; Sur+ en Oaxaca; o Elephas, Auieo Ediciones. Taller Ditoria y La Diéresis, que funcionan en la Ciudad de México como editoriales artesanales. Hace meses, en charla con un editor de una de las editoriales grandes, me comentaba que era una lástima que el mercado no permitiera que muchos de estos proyectos crecieran. Sí, es una lástima que la mayoría de la gente no quiera salirse de la comodidad del libro del mercado, pero cada vez hay más autores que comparten sus mejores trabajos en estas nuevas editoriales emergentes. Como un corazón, estas empresas sirven para oxigenar el estado monolítico-institucional-mercadotécnico del libro en México, que por lo general publica a los mismos autores, que los lleva a las mismas ferias, que a veces incluso pide a los autores el mismo tipo de libro. Eso raramente ocurrirá en el otro mercado. En su diversidad está su mayor éxito, pero como dije al principio, el largo viaje de la periferia del mundo editorial no lleva al centro del mercado, sino a un flu-

¿Cuántas editoriales mexicanas jóvenes o de mercados alternos hay en México? Hace un par de años llegué a contabilizar más de cien y aún me sorprende que haya más. El número decrece y aumenta siempre, muchas editoriales apenas si sobreviven más de un año o dos, tal vez tres, y llegarán a publicar cinco o siete libros. El mayor reto es que aprendan a mirarse con objetividad. Cuando trabajé en una editorial mexicana emergente lo que más provocaba presión era que siempre querían compararnos con los grandes grupos —y sus tipos de libros— y nunca íbamos a estar a ese nivel. Generar y vender libros, proponer autores, es la base de cambio en la industria editorial de nuestro país. La función que las emergentes tienen es valiosísima: abren el juego, provocan, insertan en la discusión de lo literario referentes que no están en el inmenso juego del mercado. Avivan la vida literaria. Recuperan textos. Para que eso siga ocurriendo deben tener mejor selección de títulos, innovar, quitarse ese aire independiente para volverse empresarios en toda la palabra: empresarios para los otros mercados del libro. Acaso deberían ser más incisivas en la forma como se relacionan con los lectores de siempre, los que compran en supermercados o en las librerías tradicionales que, por lo general, ante la baja demanda de los libros de estas editoriales, no siempre los reciben; pero es un problema de distribución que con los años ha tendido a eliminarse gradualmente. Vuelvo a la historia de la pareja que visitó la librería pasadas las ocho de la noche y no compró ni un libro. Al menos ahora esos ejemplares que vieron les son visibles. Saben dónde encontrarlos. Se empieza a construir una tradición. No hay que olvidar que Joaquín Mortiz empezó siendo muy pequeña, que Siglo XXI también, por mencionar algunas. Sin romper sus esquemas literarios, sus conceptos del libro, afuera hay lectores. Vaya que los hay, pero como siempre, hay que salir a buscarlos. +

Por Antonio Ramos Revillas


F. G . H A G H E N B E C K En la segunda entrega de Mono-grafías, F. G. Haghenbeck nos cuenta de las fotos que más le atraen: aquellas que huelen a misterio o que retratan seres cuya existencia no se ha podido comprobar. A todos nos gustaría ver una selfie del Chupacabras, Nessie, Pie Grande o el Yeti.


UN VIAJE A LO EXÓTICO Tres novelas exóticas (Alfaguara, 2016), del escritor guatemalteco Rodrigo Rey Rosa, son tres historias para viajar y atesorar, tal y como lo dice su autor: “Las novelas guatemaltecas ambientadas en la selva del Petén, en África del Norte o en el sur de la India pueden no tener el encanto de lo extraño, pero deben llamarse, en rigor, exóticas”. Lo exótico en Rodrigo Rey Rosa se puede mostrar como una especie de suspenso que nos obliga a mantenernos en la lectura y querer conocer a detalle cada lugar que nos narra. En este libro se reúnen las novelas cortas “Lo que soñó Sebastián”, “La orilla africana” y “El tren a Travancore”, escritas entre 1994 y 2002. Háblanos sobre Tres novelas exóticas. Rodrigo Rey Rosa (RRR): Son novelas que escribí hace tiempo, en los noventa, y la última en el 2000. El sello Alfaguara quería que uniera toda mi obra, y casi toda mi obra está situada en Guatemala, así que decidí reunir estas tres. Para mí estas novelas son un tipo de descanso de mi temática más frecuente; una de ellas está situada en Marruecos, otra en la India y la tercera en la selva del Petén. Me parece que merecen el título de exóticas. En la primera novela, atestiguamos el sueño de Sebastián, ¿qué tanto crees en los sueños? RRR: Creo que mucho porque existen, les pongo mucha atención y desde que empecé a escribir uno de mis ejercicios era escribir lo que soñaba. Tengo una colección de cuentos muy breves y mucho de ellos son sueños que me llamaron más la atención y algunos otros los convertí en poemas. Yo siempre hice mucho caso a esa teoría de Borges que decía que “los sueños son la creación estética del hombre”, y hasta la fecha me fijo mucho en ellos. Ya que hablas de Jorge Luis Borges, ¿por qué es uno de los autores que más admiras? RRR: Creo que me convertí en lector y en escritor al mismo tiempo que leí a Borges, fue mi razón de ser y más porque fue una lectura de adolescencia; generalmente los primeros autores que te impresionan así son los que más te marcan, además que Borges tiene eso, una vocación de enseñar y darte a leer más libros, para mí una especie de mapa literario porque tratas de leer los libros que él menciona. Todavía es una gran de mis referencias. En la selección de tus personajes, el nombre particular de cada uno, ¿de dónde provienen? RRR: Prácticamente vienen junto con la creación e imaginación del personaje, cada uno ya trae su nombre; algunos personajes secundarios los pongo más deliberadamente, pero por lo general no tengo un momento de elección de cada uno, diría que salen ya con el personaje. +

Por Alexis Jiménez Calderón

Foto por Cherie Nutting

TRES NOVELAS EXÓTICAS Rodrigo Rey Rosa ALFAGUARA


Si no conoces el Eneagrama, esta es una buena puerta de entrada. Si ya sabes qué es el Eneagrama, aquí están las respuestas que siempre te has planteado. Por la Dra. Fátima Fernández Christlieb

De venta en


L

a carretera de la sierra serpenteaba entre tortuosos acantilados. La noche se metía hasta los pulmones, generando un aliento entrecortado de angustia. Natalia apretaba su bolsa en cada curva. Yo no quería confesárselo, pero me sabía perdido. Había cuidado de seguir todas las indicaciones del mapa, pero en algún punto había tomado mal el camino. Mientras más buscaba cómo volver a la ruta, más me iba adentrando en esa carretera de pesadilla. —¿Estás seguro de que vamos bien para Xontepec?— me preguntó en un balbuceo. —No —le confesé, tras escuchar el rugido de un trueno. Una delgada lluvia empezó a anegar el parabrisas. Intenté prender la radio para amortiguar los nervios, pero no había señal. A cada momento temíamos desbarrancarnos en alguno de los quiebres de esa carretera que casi se desmoronaba. Luego de discutir, decidimos que cuando encontráramos una población, la que fuera, nos quedaríamos en ella a pasar la noche. Pero con los kilómetros sólo se sucedían curvas cada vez más abruptas, la lluvia arreciaba y la luz de los faros resultaba insuficiente. Mientras ascendíamos por una curva de pesadilla, iluminamos un cuerpo. Un par de coyotes o quizás un caballo pequeño. Tuvimos que estar a pocos metros para descubrir que era un hombre tirado en medio de la carretera. Prendí la luz interna. Bajé el cristal. Había forma de sortearlo y seguir adelante, pero decidimos ofrecerle ayuda cuando vimos que se movía. Le pedí a Natalia que sacara el paraguas de la guantera mientras yo sacaba la pistola que escondía bajo el tapete trasero. Era un hombre maduro, tal vez de unos cuarenta y cinco años. Estaba vestido con un gabán. Sangraba de la nuca y de una mano. Tenía esa mirada que sólo los locos y los perros tienen. —¿Podemos ayudarle, amigo? —Me caí… del caballo —respondió con voz entrecortada. Luego de que vimos que no estaba herido de gravedad, lo ayudamos a incorporarse. A falta de alcohol, Natalia sacó la botella de tequila que pensábamos beber en Xontepec. Se disponía a curarle la nuca, pero el hombre le pidió que primero curara su mano. Nos explicó que el caballo se la había pisoteado. Natalia se abrió camino entre los dedos retorcidos para limpiarle las heridas y moretones de la palma, después le limpió la nuca y desgarró su chal para usarlo como vendaje. Lamenté la pérdida de la costosa prenda, pero me sentí muy orgulloso de tener una mujer como ella. Al final, el hombre nos pidió un sorbo del tequila. Se le iluminó la cara con una sonrisa. Entre trago y trago acunaba la botella como si fuera un bebé.

En esta sección aparecerán relatos de autores contemporáneos. Cada mes una ficción para arrebatarle un espacio a la vida cotidiana.

CUENTOS INÉDITOS

las lineas de la carretera Édgar Omar Avilés

—Ustedes están… aquí —dijo, señalando con el dedo índice de su izquierda una línea sangrante que empezaba en la base del pulgar derecho. Entre frase y frase daba más tragos a la botella de tequila. La lluvia le pegaba el pelo en la cara. —Ustedes tienen que llegar… hasta acá —dijo, señalando bajo su dedo meñique derecho. Su voz tenía un acento musical, como si su lengua nativa fuera el náhuatl o el purépecha—. Hay varias formas de llegar —y empezó a señalar caminos entre los laberintos de las líneas de su palma. Aquel loco estaba cada vez más borracho. Le dije a Natalia que nos retiráramos, que no tenía sentido perder más tiempo con él. Que podía resultar peligroso. Asintió, pero antes de retirarnos le preguntó: —¿Qué pasa si nos caemos por…? —le fue imposible encontrar la palabra exacta—. Las líneas de su mano se cortan en las heridas o en los bordes de la palma… Natalia se ha emborrachado con el aliento de este tipo, pensé muy sorprendido. El hombre empezó a reír. —Mire, señito, creo que por el pisotón del caballo… ustedes se han perdido... La carretera se… descontroló… —el hombre reía entre sorbos de tequilla. Luego se puso muy serio. Le pedí a Natalia, casi como una orden, que se subiera al automóvil. El paraguas no había servido de mucho, estábamos empapados. Encendí el coche. Natalia se quedó mirando al hombre y bajó de nuevo el cristal. —¿No gusta que lo llevemos a su pueblo? —le dijo. El hombre la miró con ternura. —Mi pueblo es éste… Ésta es mi casa —luego alzó la botella de tequila, le brindó un sorbo y sonrió. Yo sonreí por condescendencia y volteé a ver a Natalia para ver si ya podíamos arrancar. Apenas lo había hecho, cuando el hombre nos gritó. Me detuve. Se nos acercó con pasos tropezados. —Ustedes van a desbarrancarse… No hay modo de que no sea así… Pero ella es una buena mujer… Y no sería justo… —el hombre otra vez se quitó el vendaje y luego empezó a torcer la palma derecha, buscando juntar la base del pulgar con la del dedo meñique. Al no conseguirlo, dejó la botella a sus pies y con la izquierda se ayudó haciéndose presión. Un trueno rompió la noche. La sangre de las heridas nuevamente abiertas escurría por su muñeca hasta gotear entre la lluvia. —Váyanse. ¡Ahora!... No aguantaré mucho… Sólo tienen unos minutos —Natalia descolgó el escapulario que pendía del espejo del parabrisas y lo puso en el cuello de aquel hombre. Luego me pidió que arrancara.

—¿Sabe si estamos lejos de Xontepec? —le pregunté. Tomó una bocanada de aliento, su mirada se volvió aún más extraña, extendió la palma de la mano lastimada. Se empezó a quitar el vendaje. Natalia le rogó que no lo hiciera, pero él la ignoró. Su mano latía dolorosamente. Su palma tenía líneas y recovecos que nunca había visto. La gente del campo usa tanto sus manos que generan muchas más líneas que la gente de la ciudad, pensé de pronto.

Tras ponernos en marcha llegamos a Xontepec en pocos minutos, a través de una carretera casi recta.

Édgar Omar Avilés (Morelia, Michoacán, 1980) es autor de los libros de cuentos No respiramos: inflamos fantasmas; Cabalgata en duermevela; Luna Cinema; Embrujadero; La noche es luz de un sol negro. También de la novela Guiichi; del libro de ensayo La VALÍStica de la realidad y del libro infantil Rasabadú. Antologador de Antes de que las letras se conviertan en arañas y de Bella y brutal urbe. Ha sido reconocido con los premios nacionales: Bellas Artes de cuento San Luís Potosí, Cuento joven Comala, Cuento de ciencia ficción y fantasía, Cuento Magdalena Mondragón, Binacional de cuento México-Québec, Cuento breve de la revista Punto de Partida. Becario de Jóvenes Creadores del fonca 2009-2010 y 2011-2012. Licenciado en Comunicación Social y maestro en Filosofía de la cultura.


CAMBIO CLIMÁTICO: MALAS POLÍTICAS

L

a codiciada figurilla del Óscar por fin, tras años de expectativas, llegó al actor Leonardo DiCaprio; durante algunos minutos tuvo todos, o casi todos, los ojos del mundo, por lo menos del mundo occidental; quizá irrepetible oportunidad que aprovechó para enfatizar un tema que ya todos conocemos, salvo algunos escépticos que se rehúsan a ver la cada vez más crítica situación ambiental por la que nuestro planeta atraviesa. Sin profundizar en la seriedad del cambio climático, Leo, para los amigos, bajó del estrado con el premio que había perseguido durante mucho tiempo. Algo del breve discurso del actor podríamos tener en cuenta, esas pocas líneas cuando habla de “apoyar a líderes alrededor del mundo que no hablen por las corporaciones que contaminan nuestro planeta”. Sin ahondar en la discusión sobre el apoyo a líderes —¿quiénes podrían figurar?— esta declaración nos lleva por un camino sinuoso y hasta espinoso como el que la niña que dio origen al cuento de la caperucita tiene que cruzar: los caminos torcidos de la política. En Por qué la austeridad mata, David Stuckler y Sanjay Basu concluyen que en muchas ocasiones es una decisión política la que incide directamente en la salud de la sociedad; ¿no creen que sucede de igual forma con nuestro medio ambiente? Sí, la sobrepoblación y el aumento de vehículos particulares agravan la deplorable situación climática, pero son las políticas ambientales, el descuido del transporte público y la complacencia para con industrias y fábricas que vierten toneladas de desperdicios y contaminantes al suelo, al aire y al agua los que encabezan la lista de factores que dañan el medio ambiente. Estos casos pasan a no ser debidamente regulados, a veces hasta invisibilizados, por meros intereses de quienes tergiversan los datos. Como Thomas Sowell dice en su libro Economía, verdades y mentiras: “Las falacias abundan en normativas económicas que afectan todos los ámbitos, desde la vivienda hasta el comercio internacional”. Y es que estas decisiones disfrazadas de palabras bonitas atraviesan desde nuestra mesa y la ropa que usamos, has-

ta la forma en la que nos relacionamos con el entorno, los espacios y nosotros mismos: la ropa, los alimentos, el transporte, la construcción de carreteras, ciudades, aeropuertos en detrimento de las comunidades y el ecosistema que ahí se encuentran. Nuestra cultura y forma de vida se ha construido en torno a ideas que no siempre se tienen en cuenta las repercusiones sociales, ni mucho menos ambientales. Hace algunos años tuve la fortuna de ver, durante algún invierno, al Popocatépetl e Iztaccíhuatl cubiertos de nieve. Hoy en día es menos frecuente, salvo los días que desciende la temperatura, acompañada de fuertes vientos en días que se supone debería hacer calor. En el documental Chasing ice se registra cómo el cambio climático afecta nuestro cada vez más desgasto planeta. Catástrofes naturales que se repiten con mayor frecuencia, que se vuelven usuales no pueden sernos indiferentes; éstas deben ser entendidas más bien como llamados de emergencia. +

¿Quién decide lo que comemos? Desconocemos el origen de la mayoría de los alimentos que ingerimos hasta que llegan a nuestra mesa; químicos, conservadores procesos que no imaginamos forman una parte considerable de lo que consumimos diariamente. Hoy en día, proyectos como El Buen Campo tienen como propósito acortar las distancias entre productor y consumidor y fomentando el crecimiento y sustento de pequeños productores, así como el consumo de alimentos más naturales. Son algunas políticas las que provocan el descuido del campo mexicano, recuperarlo y cuidarlo, para una mejor alimentación es tarea de todos. http://www.elbuencampo.com/

Por Rolando Ramiro Vázquez Mendoza

POR QUÉ LA AUSTERIDAD MATA David Stuckler / Sanjay Basu TAURUS

ECONOMÍA, VERDADES Y MENTIRAS Thomas Sowell OCEANO

Los recursos naturales renovables demoran más tiempo en restaurarse que el que tardamos en desgastarlos, en consumirlos. Poco a poco el planeta va perdiendo la capacidad de recuperarse, debido al uso desmedido de sus recursos. Es probable que una manera de hacerle frente al rápido deterioro del planeta sea el reúso de materiales que desechamos y que podemos reciclar para darles una segunda utilidad. Recicramm, iniciativa que busca crear estrategias en favor del medio ambiente, impulsa una campaña de recolección de papel para su conservación y reúso. Reciclarpara ayudar a los bosques: un árbol te lo va a agradecer. http://recicromm.com/


Jed Rasula, Dadá, el cambio radical del siglo xx En este libro se exploran las verdades y los mitos en torno al origen y la evolución del dadaísmo. Jed Rasula, el autor del libro, nos sumerge en una detallada y autorizada biografía general de los personajes que crearon, retomaron o destruyeron el movimiento. Además, quedan expuestas, de manera clara y concisa, las transformaciones sufridas no sólo en el arte, sino en toda la sociedad, gracias al Dadá. Sin ellos, dice el autor, “la vida moderna tal como la conocemos difícilmente podría calificarse de moderna.”

Tristan Tzara, Siete Manifiestos Dadá En este libro encontrarás la renovación espiritual y formal propuesta por Tristán Tzara en sus siete manifiestos. Su carácter subversivo y rebelde sigue vigente. Dice Tzara: “dadá es la dictadura de la mente, o dadá es la dictadura del lenguaje, o bien, dadá es la muerte de la mente, lo que dará gusto a muchos de mis amigos.”

Hugo Ball, Flametti o el dandismo de los pobres Con esta novela, publicada en 1918, Hugo Ball, uno de los fundadores del dadaísmo, nos narra la historia del movimiento: la pobreza y la osadía de sus personajes, la euforia del tiempo, la presencia brutal de la guerra, y la distancia que, paulatinamente, se fue gestando al interior. Es un testimonio de primera mano del ambiente del Zúrich de 1916.

Pierre Cabanne, Conversando con Marcel Duchamp Estas conversaciones con Marcel Duchamp son claras y directas: abordan los mitos en torno a su figura y al “anti-arte”, un documento producido por Pierre Cabanne en 1966, dos años antes de la muerte del artista. El mundo del arte, las ventajas y desventajas que ofrece, así como el carácter lúdico de los propios trabajos de Duchamp, son explicados sin cortapisas. En este libro se vislumbran las ideas que el artista forjó, finalmente, en torno a su vida y obra.

Dietmar Elger, Dadaism Los libros de arte de Taschen son una garantía: nos introducen de una forma muy atractiva a los autores, épocas o movimientos que revisan. En este libro se intenta cubrir todo el espectro artístico del dadá. Desde Zúrich hasta Nueva York, nos muestra las esculturas de Jean Arp, los frottages y collages de Ernst, hasta los ready-mades de Duchamp, pasando por los trabajos fotográficos de Man Ray. Obras que, aún ahora, siguen retando nuestras concepciones acerca del arte.

Robin Martakies, Kurt Schwitters, Free Spirit Un excelente libro sobre la vida de uno de los artistas dadá más importantes: Kurt Schwitters. Nacido en Alemania, Schwitters tuvo que huir del horror nazi y se exilió en Noruega, de donde salió, finalmente, para residir en Inglaterra. Este libro es un fascinante estudio artístico sobre la obra de Schwitters. Además, es una emotiva biografía que cuenta con abundante material fotográfico.

PARA COMPRENDER EL (INCOMPRENSIBLE)

En este 2016, se cumplen 100 años de la irrupción de una de las vanguardias que definiría el rumbo del arte (y de la sociedad) hasta nuestro siglo: el dadaísmo. “Monstruo” de mil cabezas, extendido rápidamente por Europa y América, este movimiento surge como una reacción a los horrores de la Primera Guerra Mundial, motivada por el colonialismo, el nacionalismo y por la lógica capitalista. Dadá (palabra esquiva que bien podría significar “sí, sí” en rumano o “caballito de madera” en francés) se manifiesta como “anti-arte” —contra las estéticas tradicionales—, “anti-bélico” y “anti-burgués”. Los regímenes fascistas lo consideraron “decadente”, y persiguieron sus obras pictóricas, fílmicas, escultóricas, musicales, literarias, etc. Sigue diariamente lo mejor de la cultura y el entretenimiento en www.mascultura.mx


28.05 - 27.11 / 2016 MUSEO UNIVERSITARIO ARTE CONTEMPORÁNEO muac.unam.mx

#TampocoPodrásDejarDeVerlo

Elige ser

Becas

y financiamientos* *Sujeto a Comité de Becas y a Entidades Financieras. Aplican restricciones.

Inscripciones Abiertas 5487 1370 al 79 admision@uic.edu.mx Calidad y prestigio académico

A TU ALCANCE

Posgrados

Tu lugar está aquí  Doctorado en Administración  Doctorado en Educación  Doctorado en Psicoanálisis  Maestría en Administración  Maestría en Comercio Exterior  Maestría en Dirección Estratégica y Gestión de la Innovación  Maestría en Educación  Maestría en Filosofía y Crítica de la Cultura  Maestría en Finanzas  Maestría en Guionismo  Maestría en Intervención Educativa  Maestría en Psicoterapia Psicoanalítica  Maestría en Ortodoncia  Especialidad en Endodoncia  Especialidad en Periodoncia  Especialidad en Prostodoncia  Especialidad en Publicidad en Medios Interactivos

Av. Insurgentes Sur 4303, Col. Santa Úrsula Xitla, Tlalpan, 14420, México, D. F.

uic.edu.mx


NOVEDADES LEE+ LA INTELIGENCIA DETRÁS DE LOS NEGOCIOS Toda la información que se genera dentro una compañía, tiene un valor incalculable. Muchas empresas saben que es justo ahí en donde está el secreto del éxito, pero no saben bien cómo sacarle jugo.

Un hombre que se obsesiona con la insólita y misteriosa desaparición del elefante de un zoo, un abogado en paro que recibe el encargo de su mujer de encontrar a su gato, una pareja de recién casados que deciden atracar un MacDonald’s en plena noche, una curiosa digresión sobre los canguros, un enano diabólico que baila, un joven empeñado en burlarse de su futuro cuñado, un pirómano confeso... Los protagonistas de todos los relatos que componen este volumen esperan algo. Un accidente, un hecho azaroso. (TUSQUETS) +

“¿Por qué ahora? ¿Después de tanto tiempo? ¿Y por qué recordar todo el horror? Me he pasado la vida tratando de olvidarlo”. Beto, Moco, Carlos y Manu compartieron la amistad y el despertar de la sexualidad en un colegio de jesuitas de Lima. Pero también algo más: durante su adolescencia lucharon por ocultar su debilidad ante los compañeros, marcar su territorio y huir de sus respectivas realidades familiares. Un coctel que les llevó a decidir que sólo ejerciendo el poder sobre los demás con una furia irracional podrían conseguir dejar una huella definitiva de su existencia. (ALFAGUARA) +

Con frecuencia las mujeres están sometidas al escrutinio público de manera implacable. Se juzga su manera de vestir, de o de relacionarse con el mundo Con su característico estilo gráfico y acompañado de unas frases inspiradoras, la exitosa ilustradora Carol Rossetti ha roto tabúes y ha enviado un mensaje que ha calado en mujeres de todo el mundo: son fuertes, merecedoras de respeto y especiales tal y como son, independientemente de opiniones y juicios ajenos. Un libro único y esclarecedor que toda mujer querrá leer y conservar. (LUMEN) +

Ricardo Piglia hace una reconstrucción ficcionada y caleidoscópica de un atraco que tuvo lugar en 1965 en la provincia de Buenos Aires. Una banda criminal, conformada por policías y políticos corruptos, prepara el asalto a un furgón que contiene un botín millonario. Tras el golpe, abandonan a sus cómplices y huyen al norte con el dinero. Pero la ley, los medios de comunicación y los traicionados los perseguirán hasta el asedio último y sangriento en un edificio de Montevideo. (EDICIONES GANDHI) +

El Business Intelligence ha puesto en boga la capacidad de analizar toda esa información para tomar decisiones de negocio más estratégicas e inteligentes, como la entrada a nuevos mercados, promociones u ofertas de productos, control financiero, optimización de costos, entre muchas cosas más. Dicho de otra manera, el Business Intelligence (BI) es la aplicación ejecutiva del análisis del Big Data. Ahora bien, tanto el Big Data como el Business Intelligence son herramientas enriquecedoras de cualquier estrategia de negocio, aunque también plantean ciertos retos como contar con el personal calificado en la plantilla, tener la apertura de tomar verdaderas decisiones con base en la información analizada, y permitir que los datos dentro de la empresa fluyan libremente. Otro de los grandes retos a vencer tiene que ver con las redes sociales, y es que cómo transformar las interacciones de la empresa con la de sus clientes y socios de negocio, de manera tal que se generen redes con información valiosa. Esto sin duda presenta un desafío para las soluciones de BI por el análisis de información no estructurada que requiere. El Business Intelligence es una herramienta de nueva generación, disponible para todos los directores que tienen la necesidad de analizar el pasado, usar herramientas estadísticas de predicción y con ello estar un paso adelante de sus competidores. Para entender más del Business Intelligence y aprovechar sus ventajas dentro de tu empresa, te recomendamos leer: Business Intelligence, Técnicas, herramientas y aplicaciones, de María Pérez Márques, en donde podrás profundizar en el descubrimiento e interpretación de la información contenida en grandes conjuntos de datos que la autora expone totalmente resueltos por medio de ejemplos. Creative Intelligence, Harnessing the power to create, connect and inspire, de Bruce Nussbaum, que te ayudará a explorar lo desconocido con herramientas efectivas que este reconocido autor pone sobre la mesa después de probarlas durante años. Business Intelligence, de Elizabeth Vitt, con el que sabrás cómo distintas organizaciones han podido tomar mejores decisiones y de forma más rápida, beneficiando de esta manera a un sinfín de clientes, socios y colaboradores. + CREATIVE INTELLIGENCE Bruce Nussbaum HARPER BUSINESS

Mientras Brito y Albano, dos asesinos a sueldo, arman una emboscada para su presa, un joven piloto tiene un romance con la bella hija del traficante para el cual trabaja. Dos trayectorias paralelas que se acabarán cruzando para dar origen a una compleja y arrebatadora novela negra en la que todos los personajes son buscados por la ley. Una estructura narrativa compleja, hecha de espirales vertiginosas, en la línea de Hemingway y James M. Cain.(OCEANO) +

Nadie puede imaginar hasta qué punto los tiempos convulsos son capaces de convertirnos en quienes ni siquiera imaginamos que podríamos llegar a ser. Hombres desnudos es una novela sobre el presente que estamos viviendo, donde hombres treintañeros pierden su trabajo y pueden acabar haciendo estriptis en un club, y donde cada vez más mujeres priman su carrera profesional sobre cualquier compromiso sentimental o familiar. (PLANETA) +

BUSINESS INTELLIGENCE María Pérez Márques ALFAOMEGA


ROMPER LOS LÍMITES DE LA ARQUITECTURA

La muerte de Zaha Hadid sorprendió al mundo entero porque los arquitectos suelen morir de viejos, como los elefantes. A los sesenta y cinco años de edad, la arquitecta de origen iraquí era apenas una jovencita. Además de la longevidad de sus practicantes, otra característica del medio es el machismo rampante. Grabadas en letras de oro están los nombres de cientos de arquitectos y de unas cuantas mujeres. Quizá por eso la irrupción de Zaha Hadid en un mundo así generó diversas incomodidades. Sus dibujos fueron vistos como complejos ejercicios geométricos imposibles de realizar. Sin convicción y fortaleza, sus obras nunca se habrían materializado, quedando sólo como una nota a pie de página en los libros de historia. Romper los límites de la arquitectura era la divisa de su pensamiento y lo fue consiguiendo poco a poco, siempre con el viento en contra. Llegó a decir varias veces que el Museo Guggenheim de Bilbao, diseñado por un hombre, Frank Gehry, le abrió la puertas para construir sus obras. En la audacia de sus diseños —quizá no exista otra manera de llamar a esas superficies imposibles y caprichosas—, se esconden las obsesiones de un personaje que nació y vivió para inventar ese mundo, una mujer que durante veinticuatro horas soñaba con sus proyectos, solucionándolos una y otra vez. La primera mujer en obtener el Premio Pritzker y que representó como pocos al arquitecto sobrado de genio y globalizado, nació en Bagdad, vivió bajo la ciudadanía inglesa, construyó en Europa, Asia y América, y falleció en Miami, víctima de un paro cardiaco.

el perfil de 1950-2016


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

84_Fotografía_2016  

84_Fotografía_2016