{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

AÑO 8 NÚMERO 83 ABRIL 2016

EL


ria

0 2

6 1

of es t

lL

T de E

R ibr C

ER

A Me F tr e o

po lit an o

os as r ib nci l e re d a nfe t en co r v o y s y les n n ó one ria s o i c H ih bi taci dito fica e d Ex sen es e grá o d re dad nes a P e io iv t v No osic ni p x o E o O ix c p m ENT é e i t MI M l e SA e d d s PEN é o v EL a d r a t ND t a o CIÓ Es r ib ICA l l DIF URA e d MO CT o t Y LE gía c a IÓN LA lo R p im PC DE cno UJE l E RCE ÉS te A M PE TRAV ra y DE L A ctu OS Le RECH de

o y a o m i e n d u j de

0 3 4

Av. San Pablo 180, Col. Reynosa Tamaulipas, Azcapotzalco, Ciudad de México


EL LIBRERO DE...

J. M. SERVÍN

03

El escritor mexicano J. M. Servín (1962) vive en un departamento amplio, de techos altos, en la zona centro de la ciudad junto con Bibiana Camacho, también escritora, y sus dos perros: Kato y Doctor Gonzo. En su estudio, además de libros, hay fotografías, carteles y muñecos que el autor de Por amor al dólar, Cuartos para gente sola, Al final del vacío, entre otros, ha comprado en tianguis o recogido de la basura. Esto nos dijo acerca de su librero. +

¿Cuántos libros tienes? No lo sé. No son muchos, creo que no llegan ni a dos mil, porque depuramos la biblioteca y solamente tenemos volúmenes, ejemplares de libros que consideramos entrañables para nosotros. En esta habitación tenemos crónica, nota roja, crónica policiaca, ficción policiaca y estudios sobre urbanismo y criminalidad. En otro cuarto hay pura literatura. ¿Cuál es el más nuevo? El catálogo de la exposición Witkin & Witkin, un fotógrafo/un pintor, que compré el día que fui a ver una exposición de Enrique Metinides en el Foto Museo Cuatro Caminos. ¿Cuál es el libro más viejo? Es un tratado sobre la cocaína, Estudios sobre la coca. Me lo regaló mi suegro, no sé por qué. Es una edición de 1901. Cuando criminólogos, médicos y gobiernos no estaban histerizados por el uso de las sustancias como la cocaína, sino que buscaban regularlas y entender sus verdaderos efectos en las minorías poblacionales que las usaban como entretenimiento o asuntos médicos; se decía, por ejemplo, que la cocaína curaba la histeria. ¿Cuál es tu favorito? Está El talón de hierro, de Jack London, lo tengo en una vitrina, me lo regaló Daniel Espartaco; y mi ejemplar del Viaje al fin de la noche, de Céline. ¿Qué libro no has leído aún? El Quijote, ni siquiera lo tengo. No me dan ganas de leerlo. Sé que soy un mal escritor por eso, por no leer el Quijote.

¿Cuál es la joya de la corona del librero? 
 Un libro de Nelson Algren, su primera novela El hombre del brazo de oro. Lo conseguí en un tianguis de fierros en Estados Unidos el mismo día en que me corrieron de la gasolinera donde trabajaba. Nelson Algren trabajó en una gasolinera. Encuentro el libro, y aparte venía con un billete de dos dólares dentro. Eso para mí tiene un significado muy especial: por el escritor, que es mi máximo; por el libro, que es una primera edición, de 1949 o 1950, y que trajera dos dólares dentro para mí eso es invaluable. ¿Qué libro has regalado? He regalado muchos y los he regalado porque son de escritores que para mí no tienen ninguna trascendencia. Soy el típico malora: regalo libros que no me gustaron. Cuando quiero a la gente y sé que va a apreciar la lectura, regalo los mismos: de Jack London, de José Revueltas o de lo que yo considero arte, fotografía policiaca, cosas de ésas. ¿Qué libro te falta? Me faltan todos, quizá las obras completas de Jack London. ¿Cuál autor se repite más veces en el librero? Sin duda Jack London, lo tengo por todos lados, es un autor al que recurro siempre; también James Ellroy, tengo todo lo que ha escrito. Y Jorge Ibargüengoitia. ¿Cuál libro no has regresado? (es decir, que no es tuyo). Rara vez pido un libro prestado y soy de los que sí los regresan. Si un libro me interesa, o voy a la biblioteca o lo compro. Creo que he leído más libros en bibliotecas que los que he leído en mi casa. +


EDITORIAL

CONTENIDO

Este número es muy especial para nosotros porque marca el inicio de una nueva etapa para la revista. Tras celebrar el séptimo aniversario con la edición pasada, el número 83 se presenta con una portada distinta a las demás. Por primera vez en mucho tiempo no aparece el rostro de un personaje famoso sino una reinterpretación vintage del anuncio de una peluquería o barber shop pues el tema del mes es el cabello.

EL LIBRERO DE… J. M. Servín

03

SUGERENCIAS PARA DESHACER UN NUDO Niños a ¡leer!/ Karen Chacek

08

EL CABELLO

Tomamos la decisión de hacerlo así porque hubiera sido difícil, y quizá injusto, encontrar a una persona cuyo cabello fuera tan célebre como para ser el sinónimo de una melena andante y rebelde. En cambio, se nos ocurrió que podíamos mostrar a una serie de autores, hombres y mujeres, como si fueran los modelos que aparecen en los pósters de las peluquerías o estéticas para que alguien, uno nunca sabe, visitara a su estilista para pedirle un corte a la Chimamanda o la Woolf, a la Wilde, a la Paz. Sin embargo, aquí no terminan las novedades.

DAVID TOSCANA Entrevista

10

ALBERTO SALCEDO RAMOS Entrevista

12

CABEZA DE HUEVO DURO Fábulas del Tío Hoffs/ Antonio Malpica

14

EL RINCÓN GOURMET

16

LARGO Y SEBOSO Jóvenes/ Raquel Castro

18

En cuanto al contenido, nos da mucho gusto anunciarles que F. G. Haghenbeck se integra a las filas de nuestros columnistas. Además de exitoso novelista de relatos policiacos, Paco Haghenbeck también se desvela dibujando y escribiendo guiones, algunos para la famosa DC Comics, y a partir de ahora llenará una página entera de Lee+ con sus Mono-grafías, en este caso dedicada a los dos peinados clásicos de la novela negra: el Bob y el Gibson. ¡No se lo pierdan!

FRASE NAPALM Frank Zappa

20

CONTRA LA ALOPECIA. CUATRO LIBROS DE CAPILAR IMPORTANCIA Leonardo Iván Martínez

22

El resto de la plantilla se mantiene sin cambios: Karen Chacek (Niños a ¡leer!), Raquel Castro (Jóvenes), Bef (Nerd Plus) y Antonio Malpica (Fábulas del tío Hoffs).

¡DE PELOS! Nerd Plus/ Bernardo Fernández-Bef

24

¡SI TU ABUELA NO LO RECONOCE COMO COMIDA, NO TE LO COMAS! DeMente/ Yara Sánchez de la Barquera Vidal

26

PELUQUERÍA LEE+

28

Secciones como El rincón gourmet y El Perfil, así como las dos entrevistas que se publican en cada edición, también estrenan nueva imagen.

BOB/GIBSON Mono-grafías/ F. G. Haghenbeck

29

Como se dice popularmente, en este número nos soltamos el pelo, y aunque no nos vistamos de reinas ni cosa parecida, esperamos que todos ustedes disfruten como lo hemos hecho nosotros a la hora de planear y diseñar cada una de estas páginas.

EROTISMO, PORNO EN SEPIA Eduardo Huchín Sosa

32

EL PERFIL Umberto Eco

36

Para darle una nueva imagen a Lee+, el diseñador argentino Ariel Valsagna se incorpora con sus propuestas orgánicas, de vieja escuela, que apuestan más por el trazo libre y natural a lápiz y tinta, como la ilustración de Frank Zappa, quien patrocina la siempre quemante Frase Napalm. ¡Bienvenido! A Dan Conejo, quien durante un año nos apoyó en esta importante tarea, le damos las gracias por todo su empeño.

Para quienes no lo hayan notado, desde el número anterior comenzamos a publicar cuentos inéditos de autores contemporáneos con el afán de darle un espacio a tan importante género, y mostrar el trabajo de escritores que no siempre aparecen en las mesas de novedades. Este mes le toca a Maira Colín, quien acaba de publicar su primera novela Salida de emergencia (La Cifra Editorial).

Esta revista utiliza tipografías Gandhi Sans y Gandhi Serif, diseñadas para una mejor lectura. Puedes descargar ambas fuentes en:

www.tipografiagandhi.com

ENVÍA TUS COMENTARIOS_ A elcliente@gandhi.com.mx _VISITA WWW.REVISTALEEMAS.MX_ WWW.MASCULTURA.MX

Directora general Yara Sánchez de la Barquera Vidal yara@revistaleemas.mx

Editor y coordinador editorial Jorge Vázquez Ángeles jorge@revistaleemas.mx

Directora de arte Valeria Moheno Lobato valeria@revistaleemas.mx

Directora de marketing Beatriz Vidal De Alba beatriz@revistaleemas.mx

Difusión y promoción Alexis Jiménez Calderón alexis@revistaleemas.mx

Ilustraciones Ariel Valsagna Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev Anúnciate con nosotros (55) 5335 1327 contacto@revistaleemas.mx

Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez de la Barquera Vidal, Información: (55) 5413 0397, Ventas Publicidad: (55) 5335 1327, Correo electrónico: leemas.gandhi@gmail.com, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


LOS+VENDIDOS

06

NO FICCIÓN

FICCIÓN LA CHICA DEL TREN Paula Hawkins PLANETA Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas y la misma parada en la señal roja. Son sólo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente.

Y COLORÍN COLORADO... Odin Dupeyron DISIDENTE

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best-seller nacional con más de ciento cincuenta mil ejemplares vendidos en menos de cinco años.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER

PEDRO PÁRAMO Juan Rulfo RM La obra de Juan Rulfo (1917-1986) es sin duda la creación literaria mexicana que ha recibido mayor reconocimiento dentro y fuera del país. La novela Pedro Páramo tuvo una larga gestación. Rulfo la menciona por primera vez en una carta de 1947, y puede trabajar en ella hasta terminarla entre 1953 y 1954, gracias a una beca del Centro Mexicano de Escritores.

NÚMERO CERO Umberto Eco LUMEN Número Cero nos descubre la cara oscura del periodismo y la manera en que nuestra realidad está en manos de quienes construyen las noticias los perdedores y los autodidactas siempre saben mucho más que los ganadores. Si quieres ganar, tienes que concentrarte en un solo objetivo, y más te vale no perder el tiempo en saber más: el placer de la erudición está reservado a los perdedores.

Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

CÓMO GANAR AMIGOS E INFLUIR SOBRE LAS PERSONAS Dale Carnegie DEBOLSILLO El único propósito de este libro es ayudar al lector a que descubra, desarrolle y aproveche esos poderes latentes que no emplea. Algunos puntos importantes del contenido son: Técnicas fundamentales para tratar con el prójimo. Si quiere recoger miel, no dé puntapiés a la colmena. El gran secreto para tratar con la gente.

LAS BATALLAS EN EL DESIERTO José Emilio Pacheco ERA

MÉXICO ENGAÑADO Francisco Martín Moreno PLANETA

Historia de un amor imposible, Las batallas en el desierto es una magistral novela breve que involucra otros aspectos como la corrupción social y política, el inicio del México moderno y la desaparición del país tradicional, y el rescate de las memorias individuales y colectivas de una ciudad a la que José Emilio Pacheco amó profundamente y recreó sin nostalgia.

En las escuelas mexicanas se incuba la mediocridad. Los actuales libros de texto gratuitos de historia deliberadamente engañan, manipulan y ocultan la realidad de lo acontecido en nuestro país, condenando a México al estancamiento. ¿Cómo avanzar si insistimos en inculcarle a las nuevas generaciones de mexicanos escandalosas mentiras redactadas en beneficio del gobierno en turno?

EL PSICOANALISTA John Katzenbach B DE BOLSILLO Feliz cincuenta y tres cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte. Pertenezco a algún momento de su pasado. Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida, y ahora estoy decidido a arruinar la suya. Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, sencillamente.

SÓLO ASÍ: POR UNA AGENDA CIUDADANA INDEPENDIENTE Jorge Castañeda DEBATE La mancuerna de corrupción y violaciones a los derechos humanos, unida al pecado mayor de la impunidad, ha desacreditado al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto. Como resultado presenciamos un rechazo y desprecio de la sociedad mexicana por la clase política.

JÓVENES LA SELECCIÓN Kiera Cass ROCA EDITORIAL

LUNA DE PLUTÓN Dross TEMAS DE HOY

UNO SIEMPRE CAMBIA AL AMOR DE SU VIDA Amalia Andrade PLANETA

ELEANOR & PARK Rainbow Rowell ALFAGUARA

MEMORIAS DE UN AMIGO IMAGINARIO Matthew Dicks NUBE DE TINTA


07

ELECTRÓNICOS

ARTE

ECONOMÍA LIBERAL PARA NO ECONOMISTAS Y NO LIBERALES Xavier Sala i Martín PLAZA & JANÉS

MANDALAS. NATURALEZA Y ANIMALES LAROUSSE

Convencido de las bondades de la economía liberal de mercado, Sala i Martín expone su pensamiento con el carácter divulgativo que caracteriza sus colaboraciones en los medios de comunicación. Un libro serio y a la vez entretenido y asequible. Un libro de economía para no economistas.

Más de sesenta ilustraciones de vegetales y animales para colorear a tu gusto. Rotuladores, pinturas, pasteles. Sorpréndete con diferentes técnicas y deja volar la imaginación y la creatividad. Con el paso de las páginas, tu Art Book para colorear ¡se transforma en un original libro de arte!

EL JARDÍN SECRETO Johanna Basford MTM

PREDICCIONES 2016 Mía Astral PLANETA En este libro encuentras la energía que tendrás disponible para este año. Recuerda que es energía disponible, tú escoges cómo dirigirla.

VÉNDELE A LA MENTE, NO A LA GENTE Jürgen Klaric YOPUBLICO

Por fin tenemos aquí la esperadísima reimpresión del jardín secreto, un éxito de ventas internacional que entusiasma a grandes y pequeños con sus fantásticas y minuciosas ilustraciones. Un imprescindible para los amantes de la naturaleza y la creatividad.

KAHLO Gerry Souter NUMEN

La neurociencia está invadiendo de manera positiva muchos sectores del mercado, trasformando con descubrimientos y tecnología clínica la forma de entender, mejorar, rentabilizar e innovar cómo operamos y hacemos nuestro trabajo.

Detrás de los retratos de Frida Kahlo se ocultan tanto la historia de su vida como la de su obra. Es precisamente esta combinación la que atrae al espectador. La obra de Frida es un testimonio de su vida. Pocas veces se puede aprender tanto acerca de un artista con sólo contemplar lo que inscribe dentro del marco de sus cuadros.

LA HABITACIÓN Emma Donoghue ALFAGUARA

LAS MEDIDAS DE UNA CASA Xavier Fonseca PAX MÉXICO

Para Jack, un niño de cinco años, la Habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende. Por la noche, Mamá lo pone a dormir en el Armario, por si viene el Viejo Nick... Para su madre, la Habitación es el cubículo donde lleva siete años encerrada. Con gran tesón e ingenio, ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable.

Todas las medidas para el diseño de una casa. Desde el tamaño de los muebles hasta la altura de los accesorios ¿Cuánto debe medir una escalera o un área de circulación? Esta obra imprescindible da al profesionista y al usuario, de manera clara y sencilla, todos los datos de la antropometría, análisis de mobiliario, diseño urbano, control ambiental, incluyendo el uso de energía solar, circulaciones y otros.

YO ANTES DE TI Jojo Moyes SUMA

EL OCÉANO PERDIDO Johanna Basford URANO

Louisa Clark sabe muchas cosas. Sabe cuántos pasos hay entre la parada del autobús y su casa. Sabe que le gusta trabajar en el café Buttered Bun y sabe que quizá no quiera a su novio Patrick. Lo que Lou no sabe es que está a punto de perder su trabajo o que son sus pequeñas rutinas las que la mantienen en su sano juicio.

De la creadora de los best-sellers mundiales El jardín secreto y El bosque encantado, llega El océano perdido, un nuevo libro para colorear que nos conduce por un viaje mágico entre olas. Con El océano perdido, Johanna Basford invita a lectores de todas las edades a descubrir un fascinante mundo subacuático oculto en las profundidades marinas.

NIÑOS EL PRINCIPITO Antoine de Saint-Exupéry EMECÉ

MI LIBRO MÁGICO Carmen Espinosa Elenes NORI

HARRY POTTER Y LA CÁMARA SECRETA J. K. Rowling SALAMANDRA

MOMO Michael Ende PUNTO DE LECTURA

EL LIBRO SALVAJE Juan Villoro FCE


El cabello es más que una mera extensión del cuerpo, es una seña de identidad y también una herramienta para comunicarnos con el mundo y con nosotros mismos: los nudos, bucles y lacios en el cabello —y en la vida cotidiana— rara vez son fruto de la casualidad. Para muestra unos ejemplos: Las tres peinadoras (Ale Barba, SM) cuenta la historia de un trío de artistas del cabello que tenían un pequeño salón en medio de dos reinos, el Reino Rojo y el Reino Azul. Conocidas por enchinar, alaciar y hacer peinados de uno, dos y hasta tres pisos, se habían ganado la reputación de que nadie igualaba sus creaciones. Y justo eso último las puso en el peor de los aprietos un día en que el Rey Rojo y el Rey Azul solicitaron casi al mismo tiempo sus servicios, para ostentar el mejor peinado durante el banquete de celebración al que ambos acudirían. Si su deseo no era cumplido, advirtieron ambos monarcas, darían la orden de cerrar el salón y decapitar a las peinadoras. Vaya lío en el que se hallaban las tres artistas; resolverlo parecía imposible. O casi. A problemas caprichosos, soluciones caprichosas. Touché!, Ale Barba. Refunfuña (Stéphane Servant/Anne Montel, CIDCLI) es gris, gruñón y peludo como tú, como yo y como cualquiera que de forma repentina se pone de tan mal humor que hasta los cabellos se le alebrestan. El mal humor siempre sabe por dónde entrar a los hogares, la pregunta es: ¿por qué nadie nunca le dice nada? Peor aún, ya que se acomodó a sus anchas en el sillón, de frente a la tele, en la mesa del comedor o en tu cama, ¿cómo diablos lo sacas de ahí? El relato es divertidísimo y las fabulosas ilustraciones duplican la producción de carcajadas. Sin duda es uno de los mejores usos que le han dado al cabello en un libro ilustrado. Qué maravilla cuando alguien consigue representar lo invisible. ¿Y si la ciudad y el bosque fueran como dos historias que suceden a la par y en una de ellas se extraviara una niña de cabellos color oro y en la otra una familia de osos saliera a dar un paseo por el parque mientras su desayuno se enfría, y la niña de los cabellos color oro se refugiara

del mal tiempo en casa de Los tres osos (Anthony Browne, fce) en busca de calor y comida, mientras que los osos divagan, dialogan y resuelven asuntos mundanos, acaso en el momento de entrecruzarse sus caminos encontraríamos diferencias significativas entre las personas y los osos, o es que en el juego nada es como nos han dicho que es y todo se vale? El cabello de Casandra es algo más que una masa de pelo oscuro y rizos revueltos imposible de ordenar: ¿cómo le haces para peinar la historia de tu vida? El cabello de Casandra nos cuenta que ella es la niña nueva de la escuela; que ahora vive en la ciudad pero creció en la playa. Que en la ciudad los juegos son distintos y eso se le nota a los niños en el cabello. Que a veces los recuerdos suenan a vivencias inverosímiles, que si eres la niña nueva del salón y aseguras que Las sirenas no tienen el pelo lacio (Jennifer Boni, Castillo), nadie te lo creerá del todo a menos que lo vean con sus propios ojos. ¿Qué hacen una niña, su hermano mayor y sus papás, sentados en una sala de sillones abultados y lámparas de luz potente que no se parece nada a la sala de su casa? ¿Quiénes son esas personas que contestan el teléfono y atraviesan el cuarto?, ¿por qué visten esos uniformes lisos? Espera, ¿quién es el Monstruo peludo (Magdalena Helguera/Luis San Vicente, Tres abejas) que lleva puesta una sábana como de fantasma; por qué se acerca a la niña, le mira la garganta con sus cuatro ojos grandes y ni su papá, su mamá o su hermano mayor dicen algo para impedirlo? El cabello también hace de las suyas cuando se ausenta de la cabeza de algún personaje. Si bien algunos sombreros se contentan con posarse sobre una cabellera esponjosa y tibia para dormir la siesta todo el día, otros más intrépidos se pasean por los aires deseosos de aventuras, como aquel valiente y elegante sombrero de copa que un día divisó a lo lejos la cabeza calva de Benito Bodoglio y le cayó encima sin aviso. Del puro susto, El sombrero (Tomi Ungerer, Santillana) hizo a Benito gritar: “¡No disparen, me rindo!”. Qué se iba a imaginar ese viejo soldado con una pata de palo, que un sombrero tan distinguido llegaría de súbito a su cabeza para cambiarle la vida con sus hazañas. +


La nueva entrega de la creadora de Cómo entrenar a tu dragón

Una historia de fantasía, una ventana a la vida

de Cressida Cowell

de Danny Wallace

Hipo, quien se empeña en ser

un gran héroe vikingo,

¿Qué harías si todo se detuviera de un momento

lucha para salvar al entrañable Chimuelo. Su capacidad para comprender distintas lenguas le será de gran ayuda.

a otro a tu alrededor y supieras que el objetivo perverso son los niños como tú? ¿Hamish tiene la respuesta?

literaturaSMmexico

EdicionesSMmx

edicionessmmexico

Para lectores de 8 años en adelante.

NOVEDADES

EdicionesSMmx


10

Entrevista

Por Jorge Vázquez Ángeles

I

magina que un cataclismo liquida a buena parte de la humanidad. No hay electricidad, ni internet. Los hombres que quedaron tienen que luchar por su supervivencia. Un buen día, uno de tantos grupos dispersos encuentra un libro con los bordes quemados, le faltan algunas hojas pero su mensaje está intacto: es un evangelio, una Evangelia, en el que se cuenta la vida de Emanuel, la hija de Dios que bajó a la tierra para salvar a la humanidad. A pesar del estado del documento, el nombre del evangelista es legible: un tal David Toscana. Al autor, que ha venido desde Lisboa para presentar esta evangelia, le parece muy divertido pensar que en unos dos mil años una secta le rece a Emanuel. “Ésa sería la mejor crítica literaria”, dice. Evangelia es como se titula la nueva novela de David Toscana (Nuevo León, 1961). La premisa es sencilla: ¿qué pasa si en lugar de un hombre, una mujer hubiera ocupado el lugar del hijo de Dios? La idea de escribir esta historia le vino a Toscana hace unos veinte años cuando a la mujer barbuda de su novela Santa María del Circo la crucifican: “Me llamaba mucha la atención que simplemente sacando a un hombre y metiendo a una mujer la historia cambiaba por completo en su espíritu. Traté de hacer que Emanuel siguiera los mismos pasos que Jesús pero sus problemas eran otros, sus discípulos tenían que ser mujeres y debía enfrentarse al machismo de la época. Al final la novela es herética y sagrada a la vez”. Como texto sagrado, la Biblia es inamovible. Sin embargo, una lectura atenta y curiosa es suficiente para encontrarle algunos huecos e inconsistencias a la trama. Esas rendijas son aprovechadas por Toscana para crear su propia historia: “Hay muchos huecos porque es un libro sagrado y te dicen ‘esto pasó así y si no lo crees te vas al infierno’. En cambio, el novelista necesita otro tipo de herramientas para contar una historia: seducción, verosimilitud, coherencia y poner mucha atención al detalle, algo que no suele ocurrir en la Biblia, como cuando Moisés abre las aguas del Mar Rojo. Si un novelista contara eso, la gente diría que, además

de fantástico, querría saber qué significa pasar por ahí, cómo está el agua, cómo es el suelo que van pisando, ¿aún hay peces aleteando en el suelo? Hay tantas cosas que podría contar alguien que de verdad vivió eso que el texto sagrado se vuelve, si no inverosímil, al menos vacío en la narración de tan grandes eventos”. David Toscana fue un católico muy creyente. Ya no lo es, pero conserva su interés en el mundo de la religión y la cultura alrededor de la Biblia, libro que le parece genial como literatura y que muchas veces recomienda a pesar de que la gente crea que la está evangelizando. Sus libros favoritos son los evangelios de Mateo y de Lucas aunque los cuatro, en conjunto, completan la misma historia. En Evangelia, Toscana nos muestra a Jehová como un dios limitado, a pesar de la fama que lo precede, que incluso acepta que no es omnisciente pues no sabe dónde está el Arca de la alianza, ni si había justos en Sodoma y Gomorra, y que se sorprende cuando el arcángel Gabriel le dice que María engendró a una niña y no a un niño: “Jehová es un dios muy primitivo. Aunque se dice que es omnisciente nunca sabe más de lo que sabe la gente de abajo. Tiene un montón de supersticiones; habla, por ejemplo, de enfermedades pero nunca les da una cura. Sólo sabe abrir la tierra para que se trague a la gente y mandar rayos para quemar. ”A Moisés le da los diez mandamientos pero no le da diez ideas, como el número atómico del antimonio o que la Tierra gira alrededor del Sol. Que dejara una dosis de sabiduría para decir que este Dios era

alguien que se anticipó miles de años a lo que sabía su gente. Por eso parece más bien un dios primitivo, berrinchudo, que tiene muchos artificios para vengarse por detalles mínimos. Por ejemplo, de las diez plagas que manda a Egipto, el faraón, en la tercera dice ‘ya, mejor váyanse’, y Jehová le endurece el corazón porque quiere que sea más espectacular, y así hasta llegar a la magna hazaña de matar a todos los primogénitos. Entonces sí, Jehová tiene este carácter de un tipo más bien bárbaro”. Así como en los cielos Jehová trata de encontrar la mejor manera de que su

hijo, Jesús, que no pudo bajar a la tierra, lo haga mediante otros recursos —o en otro continente—, Emanuel no la pasa mejor. Su hermano Jacobo, hijo de María y José, se autonombrará Jesús, el Mesías, haciéndole competencia desleal: “Tomo a este Jacobo, personaje que aparece poco en los evangelios pero a quien se considera el casi primer cristiano,


La Santísima Tétrada de este nuevo evangelio.

y lo convierto en Jesús porque las profecías están mezcladas: en un evangelio dice que se debe llamar Emanuel y en otro dice que Jesús. Jacobo decide llamarse Jesús por esta otra profecía, y que poco a poco, a pesar de que tiene mucho ego, se va dando cuenta de que él no es el verdadero, el otro está arriba y quiere bajar, volverse un espíritu encarnado. Entonces todo se complica y se vuelve en lugar de una santísima trinidad en una tétrada”. Evangelia también pone de manifiesto que muchos de los conflictos teológicos que continúan vigentes tuvieron su origen en una mala traducción de la Biblia: “Cuando la profecía decía que una joven daría a luz, en griego se tradujo ‘una virgen dará a luz’, y a partir de ahí viene toda esta cosa del nacimiento de una virgen. Por eso ningún judío justificaba esta historia, pero para todos los que la leyeron en griego era necesario que Cristo naciera de una virgen. No sé por qué hubo necesidad de que esta virginidad fuera permanente —después del parto siguió

siendo la virgen— y co nv i r t i e ro n en dogma algo que no aparece en la Biblia ni con error de traducción. +

EVANGELIA David Toscana ALFAGUARA

C

EXTRACTO

uando Melchor, Gaspar y Baltazar llegaron a Belén de Judea, ya estaban cansados y enflaquecidos. Llevaban varios meses deambulando por tierras inéditas, tratando de descifrar adónde los quería llevar la estrella que se les había aparecido por orden de un dios ajeno para marcar el nacimiento del rey de los judíos, y en ese tiempo se habían gastado buena parte del oro que llevaban como obsequio junto con la mitad del incienso y la mirra. La estrella se mostraba cuando estaba a punto de oscurecer. Recorría la bóveda celeste como cualquier astro sin que los magos alcanzaran a entender qué derrotero o que destino les indicaba, y por andarla persiguiendo, en vez de marchar por las rutas naturales de las caravanas, se descaminaron en más de una ocasión y estuvieron a punto de morir de sed en medio de esa aridez que sólo podría ser la tierra de promesa de un dios que a sus hijos les daba una piedra cuando le pedían pan. Ahora deseaban que ese futuro rey y, sobre todo, el padre de ese futuro rey, midiera las buenas intenciones de su nobleza y no por su peso. +


12

Entrevista con Alberto Salcedo Ramos

José Marenco®

ESCRIBIR SOBRE GENTE “C

reo que el periodismo se empobrece cuando busca las verdades del mismo modo en que los turistas buscan la información de ciertos lugares que frecuentan”, responde Alberto Salcedo Ramos (Barranquilla, Colombia, 1963) cuando le pregunto sobre el tiempo que suele pasar con los personajes que retrata en sus textos. ¿Cómo se acerca a boxeadores, árbitros de futbol que también saben usar los puños, futbolistas incapacitados, o travestis que juegan “el juego del hombre”, protagonistas de algunas de las crónicas de Los ángeles de Lupe Pintor? A la manera de un viejo cantero constructor de puentes, Salcedo Ramos sabe que la confianza es la llave del alma de un hombre. “Cuando uno se acerca a un personaje, la primera vez no estás conociéndolo: uno trata de establecer confianza. Esa cara que el personaje muestra a quien acaba de conocer, y que por lo general es un rostro calculado, no está abierto a nuestro escrutinio, es el rostro de alguien que no sabe a qué vas y te muestra lo que él quiere que tú veas, no necesariamente lo que tú quieres o necesitas ver”. Una vez establecido el contacto, Salcedo Ramos les cuenta de manera muy clara lo que quiere hacer y el tiempo que habrá de invertir. La mayoría de las veces las personas aceptan, comienza el seguimiento y un proceso en el que el periodista se convierte en un fantasma: “Creo que uno termina desarrollando la habilidad de quedarse ahí, la habilidad de estar con la gente. Mark Kramer dice que la mejor aspiración que puede tener un reportero es la de convertirse en parte del paisaje. La primera vez que llegas eres un intruso, el advenedizo, el visitante, el que no se sabe lo que quiere, el que no se sabe de dónde viene y a qué viene. La segunda vez sigues siéndolo todavía pero hay un momento en que no te ven como el forastero, sino como alguien que es parte del paisaje. Para mí no hay nada mejor en la vida de un reportero que ese momento en que el personaje ya no se siente concediendo una entrevista sino monologando, como si estuviera a solas, como si uno no estuviera ahí, como si el personaje estuviera simplemente pensando en voz alta. Me gusta quedarme, estar allí tanto tiempo como sea necesario para ver al personaje más allá de su discurso, más allá de sus palabras”.

EN ACCIÓN

Una característica de las crónicas de Alberto Salcedo Ramos es que los personajes están siempre en movimiento, en su hábitat natural. “Creo en un periodismo en el cual, además de hacer preguntas, uno pueda estar allí, ver a la personas en su hábitat, tratar de saber cómo son más allá de lo que dicen. Robert Louis Stevenson decía que contar historias es escribir sobre gente en acción. Siempre procuro ver en acción a la gente de la que escribo, verla en su cotidianidad, en su vida diaria, saber cómo interactúan con los demás, cómo son cuando están en su sitio de trabajo, cómo son cuando están en la intimidad de su casa. Creo en un periodismo en el cual el motor que dispara la chispa inicial sea la curiosidad y lo que la sigue alimentando de ahí en adelante sea la paciencia”. Dice Leila Guerriero en la contraportada de Los ángeles de Lupe Pintor que Alberto Salcedo Ramos es un sabueso inagotable, refiriéndose a su capacidad para encontrar historias donde los demás sólo ven paisaje. Y su método es una combinación de azar, buena vista y oídos:

Así le pasó cuando descubrió a “Chivolito”, Salomón Noriega Cuesta, protagonista de “El bufón de los velorios”. “Chivolito” se gana la vida contando chistes en los velorios en la ciudad de Barranquilla: “Hacía un programa de televisión, ‘Vida de barrio’, y recorría con una cámara de televisión diferentes barrios, de Colombia para mostrar cómo era la vida en ese lugar específico. En una ocasión que viajé a Barranquilla encontré a ese personaje. Iba a mostrar cómo vive la gente en un barrio y donde por casualidad ese personaje vive, me pareció un descubrimiento deslumbrante conocer un tipo que tenga esa relación tan curiosa con la muerte, que consiste en que él llega a contar chistes en un velorio donde todo mundo está triste y al final todo mundo termina riéndose a carcajadas de lo que él cuenta. Es como si le estuviera reglando al velorio una banda sonora nueva a partir del humor”.

“Porque estoy habitado por un bárbaro que disfruta profundamente ver cómo un hombre le muele la osamenta a otro a punta de puñetazos. Y lo digo con toda la frente en alto”.

“Suelo descubrir las historias, a veces, de manera muy casual, a veces todo se reduce a una casualidad, estoy en un sitio por donde pasa la historia, o estoy en un sitio donde alguien está hablando de la historia. Me dejo encontrar por las casualidades, simplemente dejo que fluya. Creo que después de cierta edad uno suele reconocer de manera más fácil cuáles son esos temas afines a nuestra naturaleza de narradores, de contadores de historias. Stephen Vizinczey, un escritor húngaro, dice ‘Todo aquello en lo que no puedo dejar de pensar es mi tema’ y yo creo mucho en eso, siempre tengo esa máxima a la vista porque creo que hay unas historias, unos temas que le producen a uno ganas de dejar un testimonio”.

Desde el título del libro se adivina el gusto de Alberto Salcedo Ramos por el boxeo. Además de la crónica sobre Lupe Pintor, célebre boxeador mexicano, recordado por un accidentado combate que terminó con la muerte de Johnny Owen, el libro también cuenta las historias de Rocky Valdez, Víctor Regino y Amancio Castro. Recomienda la lectura del libro De boxeo, de Joyce Carol Oates: “Un libro de una gran belleza estética y al mismo tiempo muy profundo por las reflexiones que plantea sobre el oficio. El boxeo es un deporte que muestra mucho de lo que somos como seres humanos, más que los otros. Me gusta que en el boxeo la derrota es intransferible, cuando pierdes en boxeo pierdes tú solo. No hay nada más triste que el camerino de un boxeador que acaba de ser derrotado”.


Dice que su gusto por el boxeo tiene una razón: “Porque estoy habitado por un bárbaro que disfruta profundamente ver cómo un hombre le muele la osamenta a otro a punta de puñetazos. Y lo digo con toda la frente en alto”. Se tiene la creencia de que la crónica se escribe con un cronómetro en la mano porque hay que cumplir con el cierre. Esa presión no le gusta a Alberto, quien ha sido columnista de periódicos como El Mundo, de España, de El Colombiano y de una revista del periódico El Tiempo. “En la crónica procuro, a estas alturas, trabajar a mi aire porque me enferma un poco tener que contar las historias contra el reloj. No me gusta la idea de convertirme en un narrador que oye el tic tac de un reloj que lo acosa. Prefiero escuchar la voz de mi conciencia, la voz del personaje y que no haya afanes”. Como ejemplo de cuánto tiempo le puede tomar escribir una historia, Alberto menciona “Un país de mutilados”, crónica que escribió para mostrar cómo viven las personas que han sido víctimas de las minas antipersonas en Colombia:

Al final, Alberto Salcedo Ramos comparte tu opinión sobre las personas que escriben crónicas: “La crónica existe porque hay un compromiso individual de quien la cuenta. Uno no sale de la universidad, cuando estudia periodismo, y encuentra afuera a un scout o un reclutador de talentos que diga ‘señor Salcedo bienvenido al mundo de la crónica pase por favor, acompáñenos’. Uno se gana el derecho a contar historias con base en una férrea terquedad personal. Los que hacemos crónicas estamos poseídos por el síndrome de los músicos de la orquesta del Titanic. El barco se está hundiendo, pero nosotros seguimos tocando el violín. Si no tenemos esa insensatez no será posible que hagamos crónicas”. + Por Jorge Vázquez Ángeles

“Me tomó casi año y medio escribirla”. A la hora de empezar a contar la historia de estos personajes, Alberto se toma un tiempo para reflexionar qué es lo que quiere contar. “Adolfo Bioy Casares decía que uno de los retos de quienes cuentan historias es aprender a contárselas a sí mismo. Uno no puede contarle a los demás lo que no se ha contado. Antes de sentarse a escribir debe haber un momento de reflexión sobre lo que vas a contar. Me gusta mucho dedicarle tiempo a ese momento. Me gusta mucho pensar en lo que voy a contar y cómo lo haré. Obviamente en el trabajo de escritura muchas cosas aparecen por sorpresa, algunas las bloqueas porque sabes que se pueden salir de control y que no te van a convenir, y otras las dejas fluir. Creo que uno no sabe todo lo que va a escribir, que hay un territorio de desgobierno, de descontrol, donde aparecen algunas furias que te toman por sorpresa, pero sí creo en la posibilidad de planear lo que vamos a contar”.

LOS ÁNGELES DE LUPE PINTOR Alberto Salcedo Ramos ALMADÍA


14

CABEZA DE HUEVO DURO Aquiles: ¿Sigue ahí? ¿Pues qué pretende? Tortuga: Arreglar mi futuro de una vez por todas. Aquiles: ¿Jugando con el Paintbrush en la laptop? ¿Eso significa que deja las letras? Me da gusto que al fin... Tortuga: Todo lo contrario. Eso significa que al fin tomaré mi carrera en las letras verdaderamente en serio. Y, para serle franco, ya era hora. Aquiles: Esto pinta a uno de esos coloquios suyos de tirarse de los pelos. ¿Qué hago entonces con nuestras entradas para el teatro? Tortuga: Bah. Estaremos listos a tiempo. Siéntese. ¿Qué opina? Aquiles: ¿Es una broma? Tortuga: Por supuesto que no. Me ha llevado toda la tarde, así que, si no quiere perder la función de teatro, opine. Aquiles: ¿Y esa composición fotográfica tan mal hechota qué tiene que ver con su carrera en las letras? Tortuga: Opine y luego le explico. Aquiles: ¿Que qué opino? Que es lo más ridículo que lo he visto hacer. Claro, si no tomamos en cuenta aquella vez que llevó serenata mientras brincaba en un tumbling. Tortuga: Bah. También era su capítulo favorito de Don Gato y su pandilla. Aquiles: ¿Por qué le injertó esa peluca a su foto del pasaporte? Un verdadero horror. Tortuga: ¿O sea que no me va bien? Lástima. El modelito se lo robé a Roger Daltrey. Aquiles: De veras no lo entiendo. Como broma está muy ramplona. Tortuga: Frans Eemil Sillanpää. Aquiles: What? Tortuga: No sé si lo pronuncié bien pero igual no importa; de este lado del Atlántico seguro nadie sabe pronunciarlo bien. Aquiles: ... Tortuga: Es el nombre del único premio nobel de literatura verdaderamente calvo de la historia. Aquiles: ... Tortuga: Ayer la portera me lo hizo ver. Comentaba con ella que nunca he obtenido un premio importante por mi obra. Y ella lo dijo con una claridad imponente: “es

por su peinado”. ¿Mi peinado, le dije? ¿Pero de qué habla? ¿Cómo quiere que me peine si...? “Ahí está”, resolvió ella. “No lo premian porque no luciría bien en la tele, en los diarios... ¿Usted se imagina diciendo un discurso con esa cabeza de huevo duro que tiene? Pues ahí está”. Aquiles: ... Tortuga: Entonces me lo pregunté. ¿Tendrá el mundo algo en contra de nosotros? Y revisé la lista de los premios nobel. ¡Antes que nuestro amigo finlandés en 1939, nadie! ¡Después, tampoco! ¿No dice usted nada? Aquiles: ¿Que si no digo nada? ¿Que si no digo nada? ¡Ahora sí perdió la chaveta! ¡Y debe ser precisamente por los años que el sol ha pegado en directo sobre su pelada y lisa cabezota! Tortuga: Sabía que no lo comprendería. Pero no me importa. Me basta con que me diga cuál modelito me va mejor para mandar hacer la peluca idónea. Aquí algo un poco más radical. Se lo robé a Jimi Hendrix. Aquiles: ¿Y no se le ocurrió considerar la posibilidad de que no haya ganado ningún premio importante simplemente porque no ha escrito nada importante? Tortuga: Aquí otro también un poco radical. Se lo robé a Willie Nelson. Aunque... pensándolo bien, nadie querría verme diciendo un discurso en trenzas. Aquiles: Además, está usted equivocado. Hubo otros calvos. Déjeme mostrarle la página de los nobel. Ahí está. Churchill, ni más ni menos. Kertész. Aleixandre. Seferis... Tortuga: Nah. Todos tienen sus reminiscencias capilares. Sólo nuestro amigo finlandés entra en la categoría “pelón como bola de billar”. ¿Qué tal este modelito? Se lo robé a Elvis. Aquiles: Siquiera deje de robar peinados a héroes de la música. ¿Quiere un consejo? Consígase una peluca “a la Georges Perec”. ¡Ése sí sería un discurso! Tortuga: ¡Oiga! ¡Qué buena idea! Lamentablemente, me llevará un tiempo injertarlo a mi foto para ver el resultado. Tendrá que ir al teatro solo. Aquiles: A estas alturas no iría con usted ni a comprar tortillas. Tortuga: Una pena. ¿Qué obra era? No me diga que La cantante calva, jajaja. Aquiles: Si de veras ha de saberlo, una reposición de Hair. Ah. Y no quiero encontrar cabellos en el piso cuando vuelva, ¿eh? Fígaro del demonio… +


SALVAR MI VIDA HA SIDO LA AVENTURA

MÁS EXTRAORDINARIA QUE HE VIVIDO


SHE’S SO UNUSUAL. 30TH ANNIVERSARY Cyndi Lauper LP Con su música, Cyndi Lauper nos convenció de que las chicas sólo quieren divertirse. Este vinil conmemora el treinta aniversario de su disco debut, She’s so Unusual, lanzado en 1983, con el que se convirtió en ícono de la cultura pop mundial. El disco, además, la convirtió en la primera cantante estadounidense en colocar cuatro de sus canciones en el top ten.

THE CHARLIE CHAPLIN ARCHIVES TASCHEN Elaborado a partir de los archivos personales de Charlie Chaplin, este enorme libro compila datos sobre la producción de todas sus películas. Novecientas imágenes entre fotogramas, guiones gráficos, fotografías de rodaje, así como entrevistas con Chaplin y sus colaboradores más cercanos, que revelan el proceso que tenía lugar tras el genio de Chaplin. El idioma original del libro es inglés, pero esta edición incluye un cuadernillo con la traducción al español, francés y alemán.

THE COMPLETE WRECK (A SERIES OF UNFORTUNATE EVENTS, BOOKS 1-13) Lemony Snicket HARPER COLLINS Daniel Handler es el nombre que se oculta detrás del nombre de Lemony Snicket. En 1999 publicó el primer libro de la serie conocida en México como Una serie de eventos desafortunados. Los hermanos Violet, Klaus y Sunny Baudelaire, pierden a sus padres en un incendio, y son llevados a vivir con un pariente lejano, el conde Olaf. La fortuna de los hermanos y la maldad del conde se combinan para seguir paso a paso las aventuras de estos personajes inolvidables.

SIMPSONS WORLD. THE ULTIMATE EPISODE GUIDE Matt Groening HARPER COLLINS Se dice que cualquier charla, por más intrascendente que sea, siempre termina en una referencia a Los Simpsons. Este libro reúne los episodios desde la primera hasta la temporada número veinte de la familia estadounidense más famosa de la televisión. Inicia con el piloto de la serie, “Simpsons Roasting on an Open Fire”, un especial de navidad, hasta “Coming to Homerica”, último capítulo de la temporada número veinte.

20TH CENTURY MASTERPIECES CD La música del siglo xx merece una introducción como ésta: una antología que reúne en dieciséis discos compactos las piezas más destacadas del repertorio musical de dicha centuria. Obras de Gershwin, Bernstein, Adams, Barber y Copland ordenadas de forma cronológica. Incluye un pequeño cuaderno que explica los complejidades y las diferencias de la música producida en la época más importante y más compleja de la humanidad.

WINGS OF DESIRE Wim Wenders DVD En 1987, Wim Wenders estrenó esta película cuyo título en alemán es Der Himmel über Berlin. Dos ángeles, Damiel y Cassiel, sobrevuelan Berlín en una especie de examen de la conducta humana. Sin embargo, desde las alturas, Daniel quisiera convertirse en ser humano para saber qué es lo que sienten esas criaturas tan complejas que habitan una ciudad dividida por un muro. Y su deseo se vuelve realidad. Esta edición de The Criterion Collection, como las otras, fue aprobada por el director.

Productos disponibles en: Librería Mauricio Achar, Miguel Ángel de Quevedo 121 Productos de importación sujetos a disponibilidad


PARA VER Y OÍR

VIDEO ÉL ME LLAMÓ MALALA Davis Guggenheim TWENTIETH CENTURY FOX

Él me nombró Malala narra la historia de Malala Yousafzai, la adolescente que sufrió un atentado a manos de los Talibanes por promover la educación para las niñas en Pakistán. En 2014 se convirtió en la ganadora más joven del Premio Nobel de la Paz.

TAN NEGRO COMO EL CARBÓN Yinan Diao MUNDO EN DVD

PARAÍSO: FE Ulrich Seidl MUNDO EN DVD

PARAÍSO: ESPERANZA Ulrich Seidl MUNDO EN DVD

DIARIO DE FRANCIA Raymond Depardon MUNDO EN DVD

En 1999, el policía Zhang Zili abandona su trabajo tras la traumática muerte de dos de sus compañeros durante la investigación de un asesinato no resuelto. Cinco años después el asesino vuelve a la carga.

Filme que explora lo que significa cargar con una cruz. Anna María es una mujer que en sus vacaciones realiza labor humanitaria en Austria con la finalidad de alcanzar la redención, llevando a cuestas una enorme imagen de la Virgen María.

Melanie, una niña de trece años de edad con sobrepeso se enamora del director del campamento, un médico cuarenta años mayor que ella, durante sus vacaciones de verano en un campamento de dieta en la campiña austriaca.

Viajando por su cuenta, el fotógrafo y cineasta Raymond Depardon logra capturar a lo largo de seis años extraordinarias escenas francesas con su cámara. Revelador documental, portarretrato único de Francia y sus paisajes.

VARIOS Il vino all’opera WELTMUSIC

Un encuentro entre un buen vino y lo mejor de la ópera será siempre agradable. En este volumen está lo más representativo del Bel Canto a lo largo de su historia.

MÚSICA

DAVID BOWIE The Best of WARNER MUSIC

Una de las más recientes compilaciones del “Camaleón”. Excelente material para quien quiera iniciarse en la trayectoria de uno de los artistas más grandes de la historia.

ANUNCIOS CLASIFICADOS

ROGER WATERS The Wall SONY MUSIC

The Wall, además de obra conceptual, es atemporal. Roger Waters nos da muestra del poder escénico y musical que su creación tiene hasta la fecha.

Importante periódico de circulación nacional (New York Inquirer) solicita personal para los siguientes puestos: redactores, editor de deportes, corrector de estilo y comercialización. Presentarse con solicitud de empleo debidamente llenada y currículum vitae. Entrevistas a realizarse durante la segunda quincena de abril en Bucareli 77B, colonia Centro.

Indispensable agendar cita en el teléfono 22 34 12 03

Inmejorable oportunidad. Mansión en las afueras de Nueva York. Verdadera ganga. Ideal para familias grandes. Informes con Walter Fielding, Jr. 65 12 90

Grabado en su reciente gira, el cantautor español se basa en su disco Sirope para realizar una serie de shows registrados en CD y en DVD para alegría de sus fans.

JA R D I N E R O

¿En su jardín sólo crecen malas hierbas? ¿Se mueren sus rosales y alcatraces? ¿Ni siquiera los fuertes helechos sobreviven? Asesoría para toda clase de jardines, horizontales o verticales. Atención personalizada de Chauncey Gardiner. 67 32 11

ESPECTÁCULO DE TÍTERES

guardaespaldas busca trabajo

Frank Farmer. Ex agente del Servicio Secreto de los Estados Unidos. Amplia experiencia, alto desempeño. Permiso para portar armas. Duerma tranquilo. Olvídese de la delincuencia. Teléfono 54 73 01

DJ MAESTRO Little Girl Blue Remixed UNIVERSAL MUSIC

La voz de Nina Simone, gracias a los arreglos de DJ Maestro, suena más fresca y cool, tanto para los más exigentes aficionados al género como a las nuevas generaciones.

Hasta los personajes ficticios necesitan trabajar o vender algo. ¿Los reconoces? Responde correctamente a la trivia mensual que aparece en mascultra.mx y gánate un paquete de libros.

PERIÓDICO SOLICITA PERSONAL

casa en v enta

ALEJANDRO SANZ Sirope vivo UNIVERSAL MUSIC

Tras su triunfal gira en Nueva York, el titiritero Craig Schwartz estará en México. No se pierda este espectáculo que pasó de la calles de Manhattan a los foros y teatros más importantes del mundo. Presentaciones en el Auditorio de la ciudad los días 14, 15 y 16 de abril. Precios populares.

u r g e dinero

Vendo Ford Mustang GT-390. Auto de colección. Único dueño. Tenencias pagadas y verificación 2016. Mayores informes al teléfono 21 32 45. Para ver el coche indispensable agendar cita. Frank Bullitt

profesora para clases particulares Jean Brodie, profesora en plenitud de su carrera, ofrece clases particulares a señoritas que deseen conocer más sobre Historia del Arte, y para mejorar sus niveles en lengua inglesa. Estudios en Pedagogía avalados por la sep. Cartas de recomendación vigentes.


Charles Richard-Hamelin Québec, Canadá Pianista

RAQUEL

Ganador de la Medalla de Plata del Concurso Chopin 2015 Q

Leticia Moreno España Violinista

Sala Nezahualcóyotl • Abril Miércoles 13 • 20:30 horas

Obras para violín y piano de Debussy, Granados, Falla y Ravel Q

Sala Carlos Chávez • Abril Jueves 21 • 20:00 horas www.musica.unam.mx

Estaba enamorada de mi mejor amigo y el muy animal no me hacía caso. No sólo eso: cada semana se enamoraba de otra fulana, pensando que era el amor de su vida, para luego verle quién sabe qué defectos y pasar a la siguiente. A veces me imagino que era como Romeo antes de Julieta, y me pregunto qué habría pasado si en vez de Mercutio hubiera tenido una Mercutia de mejor amiga; o si Mercutio hubiera estado enamorado en silencio de él… Claro, el veneno y el puñal de la versión que conocemos son muy dramáticos, pero la vida de Mercutia o Mercutio-gay no habría sido más divertida, ¿eh? En fin. Que yo era la Mercutia de ese pedazo de baboso que no se fijaba en mí y me tenía que soplar sus metáforas del amortz: que si Griselda tenía dientes de perla; que si Perla tenía ojos de azabache; que si Azabache tenía croquetas en su plato… (perdón, es que Azabache no suena a nombre de chava, ¿no?). Y una vez mi Romeo Región IV me dijo: es que Julieta (supongamos que dijo Julieta) tiene el cabello tan largo y seboso… A mí me dio asco y desespero: si para gustarle tenía que untarme manteca en la cabeza, ya podía irme olvidando de él, guácala. Pero, además, sonaba medio creepy. Pues sí, se le ve grasosito pero ¿de veras eso te gusta?, le pregunté. Y ¡me dio un zape!: Dije sedoso, no seboso. Bah. Ya decía yo que tenía que ser otra de sus metáforas taaaan originales (sí, es sarcasmo). Lo chistoso es que, desde entonces (y miren que han pasado años y años desde entonces) cada vez que veo pelis japonesas de horror me acuerdo del güey éste: como que al cine oriental le fascina lo de los cabellos largos y medio asquerositos como elemento terrorífico, ¿no? Yo pensaba que es porque se ven inquietantes esas melenas; pero hace no tanto tiempo leí la novela en la que se basa la película de El aro (ya tiene sus añitos; pero si no la han visto, no se la pierdan) y la descripción de los cabellos largos y sebosos… eww. Logró inquietarme bastante. El libro debería llamarse El aro (en japonés se llama Ringu, que significa, más bien, algo como “el círculo”), pero lo encontré como The ring: una cinta de video que será tu pesadilla. El autor es Koji Suzuki (Random House).

CASTRO

Y es que algo tiene el cabello, eso ni dudarlo. Perderlo, por ejemplo, puede ser una cosa terrible. De hecho, es una de las consecuencias del cáncer que más duro pegan. A lo mejor por eso me llamó la atención Yo, él y Raquel, una novela de Jesse Andrews (Nube de tinta) en la que dos amigos toman como misión hacer llevadero el cáncer de una compañera de escuela que alguna vez fue muy amiga de uno de ellos. Ya habrán adivinado ustedes que la chica con cáncer es la Raquel del título; y ya habrán adivinado también (así de obvia soy) que en algún momento la tienen que rapar por la quimioterapia. Pero lo que seguramente no adivinarían nunca es el tono ameno y desenfadado con el que Andrews aborda el tema, equilibrando lo emotivo y difícil con un sentido del humor jocosón. Por cierto, hay una película. Yo no la he visto, pero me eché el tráiler hace ratito y me gustó. Seguiremos reportando. Entretanto, y ya que seguimos en el tema del cabello, les recomiendo “El rubio Eckbert”, un cuento extraordinario. Su autor fue Ludwig Tieck, quien murió en 1853 y fue considerado uno de los principales representantes del romanticismo. No se me espanten: ya sé que esa entrada parece apunte de escuela; pero a lo que voy es que la historia logra parecer muy antiguo y muy actual al mismo tiempo. Como si fuera un cuento de hadas clásico pero combinado con elementos de literatura actual de horror o misterio. Lo encuentran en un libro de la editorial José J. de Olañeta, acompañado de otro cuento también muy, muy bueno y que da título al volumen: El Runenberg. Ahora que si lo de ustedes no es la cabellera color trigo, otro libro de cuentos que les puede interesar es La banda de los enanos calvos (Laberinto), de Agustín Monsreal. Este autor sí es contemporáneo y hasta paisano nuestro y nos obsequia una colección de historias muy divertidas, con un humor negro tremendamente disfrutable. Así que hay para todos los gustos. Hasta los que tienen el fetiche del pelo seboso. +


RedesCubRe el mundo máGiCo de J. K. Rowling Con lAs nuevAs ediCiones de

en el mes del niño, ComPARTe lA mAGiA...

www.salamandra.info Lee+_HP.indd 1

15/3/16 14:01


Como su cabello, Frank Zappa (1940-1993) fue libre de hacer con su música todo lo que se le antojó. Inclasificable, el genio de Baltimore cultivó todo los géneros musicales interpretando cuanto instrumento se le puso en las manos. Quizá la etiqueta rock ‘n’ roll no alcance para definir su música, pero sin lugar a dudas se trata de uno de esos músicos irrepetibles, que han influenciado a cientos de bandas e intérpretes en todo el mundo. Poseedor de un gran sentido de humor y de una gran capacidad para la crítica mordaz y la sátira hacia casi cualquier tema, Frank Zappa no podía quedarse callado cuando alguien criticaba su despeinada cabellera.


22

“S

i usted no usa un shampoo exclusivo para hombres, usted no es un hombre de verdad”. Así iniciaba hace unos años un comercial que, repitiendo el mito bíblico de Sansón, equiparaba el brillo, la flexibilidad y la firmeza del cabello con la fuerza y virilidad. Es en verdad un ejercicio interesante, incluso lúdico, rastrear los orígenes de esta “verdad” extendida en los medios de comunicación. Acercarse a este tema tan relevante para el concepto de belleza en nuestros días no es tarea fácil, sobre todo sin caer en la anécdota aséptica. La mercadotecnia capilar es en la actualidad más invasiva que la guillotina de los jacobinos franceses. Pero, ¿dónde radica la importancia de seguir teniendo con qué justificar la visita al peluquero? Siempre me ha parecido un tema interesante saber y descubrir, con curiosidad infantil, ¿qué lee la gente mientras espera su turno con el peluquero? A veces me he sorprendido a mí mismo leyendo “revistas para mujeres” o notas policiales que sopesan el sanguinolento retrato del difunto con trémulos retratos de desnudos femeninos. Historia descabella de la peluca, de Luigi Amara, es un libro que encontraría buen cobijo en la mesa de centro de cualquier peluquería, estética unisex o biblioteca. Este libro dota al ensayo —ese género tan múltiple pero también tan propenso a la alopecia de la prosa monográfica—, de un tono lúdico y desenfadado, sin que por esto deje de tener la profundidad crítica de un lector avezado, un escritor con una prosa finamente estilizada y sobre todo un buen observador de su entorno; sin despreciar ni discriminar ninguno de los medios. La peluca de la madre de Norman Bates, la coqueta cinta en la frente de Andre Agassi que sujetaba su disfraz y la transformación de la emperatriz Mesalina son algunas de las joyas de este catálogo histórico en el que la mutación comienza por la cabeza. Historia descabellada de la peluca fue finalista del Premio Anagrama de Ensayo en 2014. HISTORIA DESCABELLADA DE LA PELUCA Luigi Amara ANAGRAMA

M u y d i s tinto, por ejemplo es La cabellera andante, de Margo Glantz. Un libro ensamblado a lo largo de muchos años en folletines y distintos suplementos periodísticos nacionales y extranjeros, y que ahora la editorial Alfaguara nos entrega en un tomo de páginas tan numerosas y crecidas como la astrosa melena de Chewbacca. Este relicario de textos, como le llama su autora, concebidos a lo largo de décadas para un fin periodístico que atinadamente Huberto Batis y otros periodistas culturales convocaron en su momento, es (fuera del contexto periodístico monotemático y por entregas) una cariñosa y erudita conversación de sobremesa que se extiende sutilmente a lo largo de doscientas páginas. El erotismo, lo íntimo, lo falsamente púdico que hay en distintas etapas de la literatura, se trenzan en la narrativa de Margo Glantz; las múltiples referencias librescas, del cine y de la cultura que hace la autora dotan a La cabellera andante de una sabiduría que a veces me devuelve con nostalgia a mis cavilaciones de fin de semestre en la universidad, cuando las lecturas no deben tener ningún desperdicio. Vemos entonces que hay quienes prefieren usar pelucas y quienes recogen los mechones en relicarios de fetiche por la excrecencia capilar; pero también hay quienes prefieren trenzar sus cabellos. Chimamanda Ngozi Adichie es la autora de la novela Americanah. Ante la dictadura militar en Nigeria, Ifemelu y Obinze, los pro-

LA CABELLERA ANDANTE Margo Glantz ALFAGUARA

tagonistas, deciden dejar el país. Ifemelu logra la visa para viajar a los Estados Unidos y estudiar en Princeton, y Obinze a Inglaterra, pero sin las mismas oportunidades que tuvo su novia. La separación de la pareja es inminente. Después de años, Ifemelu decide regresar a Nigeria. El país ya es otro, y ella también ha cambiado; entre otras cosas su forma de arreglarse el cabello y su forma de pensar. Las trenzas y la cabellera de la protagonista se convierten a lo largo de la novela en un signo inequívoco de la ruptura cultural con el país en donde nació. El desarraigo propio de quien crece en un sitio que culturalmente y racialmente no lo acepta y volver a lo que fue su patria pero en el que ya no se siente a gusto, es uno de los dilemas y conflictos que la modernidad le impone a muchos migrantes. Superviviente, de Chuck Palahniuk, por su parte, es una cuenta regresiva antes de que un avión comercial se quede sin combustible y se desplome en el desierto australiano. El protagonista aprovecha los pocos minutos que le quedan para contarle a la caja negra su historia. Ahí nos enteramos que cuando él era adolescente, su hermano mayor asumía el rol de peluquero y le contaba las cosas que le asombraban del mundo exterior. Ambos habían nacido en el campamento de una secta y mientras el hermano mayor tenía algunas licencias para cruzar la puerta, el protagonista se conformaba con escuchar las historias que el improvisado figaro le narraba. Como en todas las novelas de Palahniuk, la irreverencia y el desenfado son los tonos dominantes. ¿Cuántas veces hemos escuchado historias a nuestros peluqueros en turno? Alguna vez me tocó una estilista que me aseguró ser luchadora enmascarada y que fue amiga cercana de los dos luchadores enanos que murieron envenenados por prostitutas en un hotel cerca de Garibaldi. Es entonces cuando recuerdo la “Plegaria para prevenir la alopecia” del capítulo 24 de Superviviente. Que no se me caiga nunca el cabello, Señor. Te lo pido. Para que nunca deje de escuchar las historias que los peluqueros me cuentan. + Por Leonardo Iván Martínez

AMERICANAH Chimamanda Ngozi Adichie RANDOM HOUSE

SURVIVOR Chuck Palahniuk W. W. NORTON & CO. Libro electrónico


24 BERNARDO

Cuenta la leyenda (y qué mal que empiece cualquier texto con esta frase, sobadísima y lugarcomunera) que la fuerza sobrehumana de Sansón provenía de su abundante cabellera. A pesar de no ser religioso, siempre me fascinó esa ¿metáfora? ¿alegoría? La misma leyenda cuenta que el héroe no resistió lo encantos de la preciosa Dalila, quien tras seducirlo cometió la canallada de rapar al fortachón, éste quedó reducido a un hijo de vecino más, sus superpoderes diluidos por el filo de una vulgar tijera de peluquero. El destino fatal de Sansón estuvo precedido de desgracias y vejaciones que incluyeron sacarle los ojos y ponerlo a jalar un molino cual vil burro, ¡y todo por cortarse la mata! Me sigue conmoviendo el final de la historia, cuando Sansón es llevado al templo mayor de sus enemigos, ya con el cabello un poco crecido, en donde con su último soplo de fuerza derriba las dos columnas del edificio al tiempo que grita “¡Muera Sansón con todos los filisteos!”. El templo se colapsa, matando a todos los presentes. La difusa enseñanza de este pasaje bíblico se me escapa, si es que existe, pero al menos me dejó muy clara la importancia cultural que el cabello ha tenido desde... bueno, desde tiempos bíblicos. Yo no soy religioso pero sí fui punk. O todo lo punk que se podía ser en los colegios de los hermanos maristas a finales de los años ochenta. Haber crecido en un hogar progre/comunistoide/hippie/de izquierda provocó un fenómeno muy curioso en mi educación musical: en casa no se escuchaba rock por ser música imperialista. Ello incluía a Los Beatles. Por eso, en la adolescencia, mi hermano Alfredo (hoy frontman de la banda Mamá Pulpa) y yo llegamos directo a los Sex Pistols sin haber escuchado jamás a ninguno de sus antecesores. Como no podía raparme un mohawk, so pena de ser corrido de la escuela y de mi casa, lo más transgresor que hice a los diecisiete años fue pelarme el cabello como Jason Todd, el Robin de Batman de aquellos años, con un par de estrafalarios rulos que causaron el escándalo de mis papás. Lo tuve que emparejar hasta pocos años después, ya en la universidad, cuando me rapé la cabeza. Desde entonces uso el cabello cortito y soy punk de la secreta. De modo que tengo un amor especial por Johnny Rotten y compañía. Lo que más me deslumbraba de aquellos punkies originales eran sus peinados, los mohawks y el cabello trozado en púas. En su autobiografía, La ira es energía, John Lydon (que es el nombre de civil de Juanito Podrido) dedica largos pasajes al asunto de la vestimenta (adjudica claramente la creación de la moda punk a Vivienne Westwood y su mánager, Norman McLaren) y los peinados.

FERNÁNDEZ

En el libro, en sí mismo un fascinante testimonio de un protagonista de la cultura pop que ha transitado por la música como un transgresor los últimos cuarenta años, Lydon/Rotten se detiene en varios momentos a hablar del cabello, y de la manera en que los peinados punk se transformaban en una auténtica declaración política frente al uniforme en que se había convertido el cabello largo entre los aficionados al rock progresivo. “Requiere de mucho valor vestirse diferente; supongo que así es la sociedad. Siempre intenta homogeneizar todo. Darle un uniforme y una etiqueta para de ese modo contenerlo. Esa contención no me interesa, yo quiero tenerlo todo”, declara mi querido Johnny. Acaso los peinados estrafalarios de los punks se inserten en una tradición inglesa de cabello extravagante. Siempre pienso en las pelucas de los jueces ingleses y me pregunto cómo se puede llevar una audiencia judicial sin morirse de risa. En todo caso, otro inglés por el que tengo debilidad, Neil Gaiman, autor que ya ha sido mencionado abundantemente en este espacio, dedicó uno de sus libros al cabello. En Cabello loco, Gaiman vuelve a colaborar con su viejo amigo Dave McKean, uno de los mejores ilustradores del mundo. ¿Me oyeron? ¡Del mundo! La carrera de Gaiman tiene dos vertientes: la literatura fantástica, en cómic y narrativa, y los libros infantiles. Ya he comentado por acá algunos de sus libros, pero ahora viene muy a cuento uno de ellos que pasé por alto, Cabello loco. En la tradición anglosajona del nonsense y las coplas infantiles, Gaiman parte del encuentro de una niña con un sujeto de extravagante peinado para componer una serie de versitos ingeniosos alrededor del cabello y los peinados, que hacen las delicias de los lectores tempranos, en su musicalidad e ingenio. Gaiman literalmente desenreda prodigios del cabello al tiempo que McKean hilvana imágenes maravillosas que complementan el texto, en una de esas simbiosis entre autor e ilustrador tan inglesas (recuérdense duplas como Lewis Carroll/John Tenniell o Roald Dahl/Quentin Blake). Una delicia. Hablando de cabello, es imposible cerrar esta columna sin recordar Planeta Champú, aquella novela de los años noventa de Douglas Coupland (quien acuñó el término Generación X al escribir la novela homónima) o el disco Shampoohorn, de la banda Z, formada por Dweezil y Ahmet Zappa, hijos del gran Frank. El cómic del mes: la serie de historietas infantiles de Bolita de pelo, cómics mudos para niños chiquitos. Una maravilla. +


DE

MENTE

Acercamos la cultura del diseño y la creatividad bajo el nuevo prisma de la evolución del maker Más de 10 títulos disponibles

ggili.com.mx

¡SI TU ABUELA NO LO RECONOCE COMO COMIDA, NO TE LO COMAS!

M

e llena de gozo sentarme a comer en un restaurante vegano, orgánico, teniendo en mente que invierto en mi salud y la de mis futuros hijos, y en el campo mexicano, generando trabajo en mi país, apoyando un cultivo sano y sustentable que ayuda al ecosistema. Tal vez hemos crecido escuchando estos conceptos cada vez menos exóticos, pero podría ser que ya no les des tanta importancia o no comprendamos el impacto que tienen en nuestra salud, la economía y la ecología. Un par de amigos y yo tenemos la costumbre de avisarnos qué opciones sanas van surgiendo para sustituir la comida y costumbres tóxicas que aprendimos en una sociedad dominada por intereses económicos basada en la rapidez de una vida efímera e incoherente. —Yars, tira todas tus bolsas de atún porque están llenas de soya transgénica y tienen un conservador que da taquicardia. —Mánix, tira tu desodorante y pasta de dientes, tiene plata y ambos tienen químicos neurotóxicos. —Güerita, tira todo lo que tenga glutamato monosódico y un conservador que se llama TBHQ. Así ha crecido nuestra amistad, cuidándonos. Lejos de sentirme angustiada, me siento liberada por contar con opciones y la información necesaria para tener el control de mi salud, de mi cuerpo y de mi destino. Me enoja que colorantes, saborizantes y conservadores, medicinas, productos de higiene y envases plásticos se van prohibiendo alrededor del mundo y en México no. No sabemos qué comemos, qué productos son transgénicos, porque no hemos exigido que los etiqueten como tales. Creemos que porque nuestro país tiene grandes p ro b l e m a s alimentarios no significaría cambio alguno. Mi pasión por investigar lo que realmente nos estamos comiendo comenzó hace diez años cuando me la vivía con migrañas, gastritis, alergias y un malestar continuo. Un día, leyendo la página de Greenpeace, comencé a comprender que lo que me meto en el estómago era un problema, una pesadilla contra la que millones de agricultores habían estado luchando y la prensa no informaba del problema. A los veintiséis años, cuando retiré los químicos de mi comida, todos mis achaques desaparecieron. La comida debería ser natural, como nosotros; nuestro cuerpo tiene una energía especial, capaz de regenerarse mediante la respiración, el sueño y la comida. La comida es un reflejo de nuestra cultura, economía y creencias, que en nuestros tiempos se ha convertido en un arma de doble filo, pues existen múltiples empresas en el mundo que la han secuestrado de su esencia por puros intereses económicos. Nunca pensé que lo que percibimos como una inocente manzana (con químicos y sin nutrientes) significara mala salud y la esclavitud de granjeros, que sus tierras han sido secuestradas por una empresa llamada Monsanto, que por años ha controlado alrededor de 90% del mercado mundial de semillas transgénicas. En

México, esta transnacional es la principal beneficiaria de los primeros permisos de siembra experimental de maíz transgénico, jugando con nuestra salud, contaminando el agua y otras siembras con químicos sumamente nocivos. A fin de obtener ganancias, hacen lo que sea: violan la ley, sobornan funcionarios, matan al medio ambiente, y de paso animales y a nosotros. Monsanto ha acumulado un sucio expediente de hechos, irregularidades y sanciones. Son padres de la aberración de insecticida llamada DDT y los PCB, químicos causantes de cáncer, daños en el sistema nervioso e inmunitario, que provocan desórdenes reproductivos e incluso obesidad. Su siguiente creación diabólica es el herbicida Roundup, prohibido ya en Francia y otros países, donde determinaron que causa autismo, alergias, Parkinson, enfermedades gastrointestinales, depresión y cáncer, entre otros males. Medios alternativos han confirmado que podrían ser los causantes de la microcefalia que presentan muchísimos niños en lugares como Brasil, y no el virus del Zika, pues grandes cantidades de Roundup fueron rociadas en esas zonas. En donde estén encontrarán u n a manera de aniquilar la salud de todo ser vivo. Son tan poderosos que lo manipulan todo. La información ahora más que nunca nos hará libres. Más allá de alarmar a los lectores, quiero transmitirles que tenemos un gran poder: nuestro dinero manda, y donde compremos estará la demanda. Podemos apostar por comida orgánica de empresas mexicanas como Aires del Campo y la cooperativa Pascual. Tuve la oportunidad de entrevistar al británico Dale Pinnock, el chef medicinal, que con sus nueve libros —dos traducidos al español por editorial Planeta—, con recetas sencillas y un pensamiento de que la comida libre de químicos es nuestra mejor aliada, ha ayudado a miles de personas explicando qué alimentos combaten qué enfermedades y para mantenernos como un reloj hermoso y perfecto. Nadie lo patrocina, excepto el sentido común. En breve podrán ver la entrevista que le hice en mascultura.mx: “No entiendo por qué un health coach o un nutriólogo pueden atreverse a cambiar datos reales de la comida, hechos analizados de cómo afectan los alimentos al cuerpo, para sugerir que tomes un atajo y compres sus productos, sus pastillas, sus malteadas hechas a base de polvos de dudosa procedencia. Acaban sustituyendo todo el gozo y el propósito de comer”. ¿Los documentales Súper engórdame y Food Inc. no nos asustaron? Tal vez el cambio venga con amor; porque me amo como bien y trato de tener un estilo de vida diferente al común; porque me amo me quito los pretextos, los mitos de que lo sano sabe mal o es muy caro. Espero que esta información siembre algo positivo y comencemos a preguntarnos por qué es tan barata la comida mala y es tan caro enfermarnos. +

Por Yara Sánchez de la Barquera


ENRIQUE V de Sir William Walton

con la Orquesta Sinfónica Nacional, el Coro del Teatro de Bellas Artes y el coro infantil Schola Cantorum de México

¿Aburridos de los típicos cortes de pelo que se encuentran en los pósters colgados en las paredes de estéticas y peluquerías? Lee+ ofrece un nuevo servicio: “Cortes estilo…” inspirados en las cabelleras más célebres y famosas de escritores nacionales y extranjeros. Elija el que mejor le agrade, dependiendo de la forma de su cabeza y de su presupuesto.

“Pero yo le pedía a una de mis hermanas que me rizara esos cabellos lacios que tanto disgusto me causaban, y al menos durante tres días al año podía jactarme de tener cabellos rizados”. Restos del carnaval

Programa Alexander Nevsky op. 78 de Sergei Prokofiev

“El general García Trujillo cultivaba su físico y la indumentaria —bigotito a la mexicana, cabello engominado, uniforme cortado y planchado como para ir a una parada y los infaltables espejuelos Ray Ban en el bolsillo— con la misma coquetería que su primo Ramfis, de quien era íntimo”. La fiesta del chivo

Enrique V * de William Walton “Una larga cabellera gris caía en mechones revueltos sobre sus hombros. Sus ropas, de corte anticuado, estaban manchadas y en jirones. De sus muñecas y de sus tobillos colgaban unas pesadas cadenas y unos grilletes herrumbrosos”. El fantasma de Canterville

Carlos Miguel Prieto Director artístico Mario Iván Martínez Narrador Belem Rodríguez Mezzosoprano Francisco Méndez Supertitulaje

Viernes 6 de mayo, 20:00 horas Domingo 8 de mayo, 12:15 horas Palacio de Bellas Artes Boletos en taquilla y en Ticketmaster

*Música de la película de Laurence Olivier, Ganador del Oscar en 1944

Del verdecido júbilo del cielo luces recobras que la luna pierde porque la luz de sí misma recuerde relámpagos y otoños en tu pelo. Sonetos


F. G . H A G H E N B E C K Ahora que la novela gráfica y los cómics han tomado un gran impulso en nuestro país, Lee+ presenta una nueva sección: Mono-grafías, de F. G. Haghenbeck, quien además de escribir novelas de género negro, dibujar e ilustrar, es un gran conocedor de ambos géneros. Cada mes, Paco nos contará una historia inédita, inspirada en el tema del mes.


El cabello es parte esencial del cuidado personal. Cualquier guía sobre higiene estaría incompleta de no incluir un capítulo sobre cuidados capilares. Para quienes consideren que los remedios caseros de la abuela son los mejores, queremos recomendarles un par de libros antiguos, verdaderas joyas para el coleccionista que nos dicen cómo cuidarlo, peinarlo y conservarlo intacto sobre nuestras cabezas.

En Secretos de belleza química de tocador, de Luis Palacios Pelletier, se habla de la temida calvicie: Nada asusta a nuestra juventud tanto como el temor de la calvicie prematura. Lo vemos reflejado en las cartas angustiosas, apremiantes, que recibimos en nuestro consultorio, de hombres y mujeres que ven acercarse a pasos agigantados la pérdida de sus cabellos, que tanto contribuyen a sostener el equilibrio estético de una personalidad sana y juvenil. Con la calvicie, ¡ay!, se nos va la flor de la juventud.

¡Cuántos hombres darían la mitad de su fortuna por ver de nuevo brotar sus cabellos! En su desorientación van buscando la imposible panacea, enriqueciendo a los creadores de nuevas maravillas contra la calvicie, viendo con desesperación que los resultados son nulos. Un trabajo intelectual excesivo, las pasiones sexuales, los grandes disgustos, el alcoholismo, la vida intensa de las grandes ciudades, pero, especialmente, la vida licenciosa, contribuyen a la alopecia prematura.

SECRETOS DE BELLEZA QUÍMICA DE TOCADOR Luis Palacios Pelletier MAXTOR

EL HOMBRE FINO Mariano de Rementería y Fica MAXTOR

Sobre el cabello y como peinarlo dice el libro El hombre fino. Manual completo de urbanidad, cortesía y buen tono, traducido del francés al castellano por don Mariano de Rementeria y Fica, editado en Madrid en 1837*: De los cabellos Es preciso, dice el arte de peinarse á sí mismo, para estar bien peinado: 1.° Que los cabellos esten perfectamente segun la figura de la cabeza; 2.° que se conserven constantemente en un estado de aseo por medio del cepillo y del peine; 3.° que de tiempo en tiempo se le aplique una sustancia suntuosa y benéfica; 4.° que su rizadura se haga por medio de algunos algodones; 5 que los cabellos, cuando se va uno á acostar se dispongan convenientemente bajo el gorro de dormir; 6.° que la dirección de los que caen sobre las sienes sea orizontal; 7.° que se quite y se ponga el sombrero con precaucion; 8.° que cada vez que se descubra la cabeza se asegure uno de si el peinado se ha descompuesto. Los cabellos un adorno versino en tanto bien limpios aquella flexique favorece nes. Para conbellos en este esprocurar peinarlos por la mañana y por

no son dadero, que estan y tengas bilidad viva las undulacioservar los catado se ha de y cepillarlos la noche.

*Se ha respetado la ortografía tal y como aparece en este libro.


gandhi1.pdf

1

3/17/16

2:50 PM

El PRI

Bolivia

E

C

M

Y

CM

MY

CY

CMY

K

Cataluña

El Derecho en Occidente

http://libros.colmex.mx

n 2015, el cantante Morrissey, personaje imprescindible para la educación sentimental de miles de personas alrededor del planeta, recibió el Bad Sex in Fiction Award, el galardón que cada año distingue a las peores escenas de sexo aparecidas en lengua inglesa. Una rápida revisión a de List of the Lost, la novela con la que se hizo acreedor a semejante reconocimiento, es suficiente para convencer a cualquiera de que, a diferencia de otros galardones, en esta ocasión se hizo justicia: “Los senos de Eliza —se lee en alguna parte del libro— giraron por la aullante boca de Ezra y el doloroso frenesí de su saludo protuberante extenuaba su emoción, mientras golpeaba cada músculo del cuerpo de Eliza, excepto por la zona central”. Nadie está muy seguro de si esto pretendía ser erótico, pero la constante sospecha de que hay algo sexual detrás de palabras como extenuante, doloroso y protuberante nos hace pensar que ésa era la intención. Sin embargo, los tropiezos de Morrissey no parecen ser un hecho aislado sino acaso la temible constante en el terreno literario. Desde hace más de una década, la lista de nominados al Bad Sex in Fiction Award no deja de sorprender: Aleksandar Hemon, Joshua Cohen, Erica Jong, George Pelecanos, Haruki Murakami, Michael Cunningham. No son en absoluto malos narradores y, en algunos casos, se trata de autores que han demostrado su capacidad para hablar de conflictos morales o persecuciones en coche, pero que han fracasado al momento de poner algo de ambiente y vivacidad a los encuentros sexuales. No se trata, como pudiera pensarse, de un asunto exclusivo de autores no eróticos. En Emmanuelle, de Emmanuelle Arsan, un clásico del género cuya saga fílmica transitó sin aspavientos de la jungla al espacio sideral, encontramos descripciones como la siguiente: “El hombre la había tomado por las

caderas, por detrás. Introdujo una pierna entre las de Emmanuelle y penetró en ella con una acometida rectilínea, irresistible...”. ¿Qué es lo que en realidad sucede con una escena de este tipo? No es, quizás, que la narradora no haya sabido nombrar a cada parte del cuerpo, como que cada una de esas partes aparezca acompañada más o menos de los mismos adjetivos y ejecutando acciones muy parecidas. Si uno busca en los vastos archivos de literatura erótica, los penes sólo pueden ser descritos como “rígidos” del mismo modo que los compromisos sólo pueden ser “firmes” en los discursos gubernamentales. Las espaldas se arquean todo el tiempo, los pechos se bambolean cada diez páginas. Incluso la inercia se mantiene al nivel de las historias: alguien termina viendo cómo dos desconocidos se aparean, hay un momento incómodo en un tren, echada en la hierba una chica habla de sus sentimientos: “—¡Me estás matando! —gritó la mujer.” (El semental negro, de Narcissa Brown). “—¡Me haces daño! —exclamó ella.” (Deliciosamente libertinas, de Georges Bernard). Para ser la cosa que, según Sigmund Freud, está moviendo al mundo, el coito parece algo bastante aburrido y artificial si sólo tenemos en cuenta la cantidad de malas escenas sexuales que pueblan los libros. Chesterton decía que era urgente escribir un ensayo acerca de las “buenas historias echadas a perder por los grandes escritores” y es una verdad universalmente aceptada en que en ese ilustre repertorio el sexo tendría que ocupar un lugar sobresaliente, lo cual entraña una inquietante paradoja. Consideremos, en primer lugar, que hay situaciones que exigen un enorme esfuerzo imaginativo para el escritor: el comerciante que amanece convertido en un insecto o la invasión napoleónica en Rusia son buenos ejemplos porque no se trata de hechos que sucedan todo el tiempo. Sin embargo, ¿por qué


es tan difícil que alguien describa, al menos de manera efectiva, un encuentro sexual? Uno esperaría que el sexo, a diferencia de digamos atrapar una ballena blanca, resulte familiar para un buen número de escritores, pero los magros resultados en las descripciones eróticas me hacen pensar que esa aparente obsesión por considerar a la cópula como un asunto excepcional es parte del problema. Como en aquella lamentable escena en la película Watchmen, tenemos la superstición de que todo acto sexual se redime si pones “Hallelujah” de Leonard Cohen en los altavoces. Pero hay algo más feo todavía: una extendida creencia de que la literatura consiste en echar mano de esa clase de trucos para lograr cierta poesía o, al menos, cierto filtro sepia en la imagen para que nada parezca en realidad tan chabacano. Mario Vargas Llosa ha llamado “erotismo” a esas estratagemas, cuya mayor virtud es “sublimar el placer físico rodeándolo de rituales y refinamientos que llegan a convertirlo en obra de arte” y por tanto “no es abusivo decir que el erotismo representa un momento elevado de la civilización y es uno de sus ingredientes determinantes”. Todo eso suena muy bien en un artículo de opinión hasta el momento en que recuerdas que Vargas Llosa imaginó una escena de Elogio de la madrastra de este modo: “Con los ojos entrecerrados, las manos detrás de la cabeza, adelantando los pechos, [Lucrecia] cabalgó sobre ese potro de amor que se mecía con ella”. No existe obra maestra —ni siquiera La guerra del fin del mundo— que te exima de haber usado la expresión “potro de amor” alguna vez en la vida. La bonita película pornográfica Two Hearts, dirigida por Gloria Leonard y estelarizada por Racquel Darrian, presenta a un sujeto que tiene tatuado el sentido de la vida en su pene. La trama gira en torno al modo de volver legible tan trascenden-

tal mensaje, a fin de satisfacer las inquietudes existenciales de media humanidad. Un grupo de chicas decide poner a tono al protagonista con el propósito de obtener dicha revelación por caminos poco ortodoxos (o muy ortodoxos, según se vea). Éste no es lugar para contar si las damas en cuestión logran o no su cometido, pero baste decir que la tentativa consume dos horas de video. Aunque parezca una premisa ridícula, Two Hearts ilustra a la perfección el principal problema de la literatura erótica: está obsesionada con buscar una epifanía cada vez que alguien se aparea. Cuando en la novela de Matthieu Delcourt, Castigos voluptuosos, la joven Angelita, siguiendo la pista de unos ruidos extraños en el cuarto de al lado, descubre a su hermano Jacques y a la desvergonzada Josette en pleno acto, necesita demostrar una capacidad de conmoción semejante a la que experimentó San Agustín cuando vio por primera vez a San Ambrosio leer en silencio. Es decir, a partir de una idea bastante difundida de lo que debe ser la literatura erótica, el narrador se esfuerza en cada línea por dejar en claro que ese momento estaba definiendo la vida de la protagonista. El cuerpo se humedecía, los pensamientos se agolpaban, el tiempo corría más lento. En fin, que todo se transfiguraba y era sagrado. A mi parecer, uno de los principales problemas de todas esas escenas es que nadie tiene muy claro cuál debería ser el efecto en el lector. ¿Excitarlo? ¿Obligarlo a reconstruir cada uno de los movimientos corporales en su imaginación? ¿Llevarlo de la mano hacia las motivaciones psicológicas de los personajes? ¿Hacerlo sentir complacido por identificar tal o cual referencia mitológica? Es posible que el sexo de la vida real concentre simultáneamente más de una reacción, incluido el fastidio, pero algo ha fallado en una buena parte de la literatura erótica que no ha sabido trasmitir esa complejidad. A

cada rato da la impresión de ser demasiado grave, de dirigir todos sus recursos a simplificar el mundo. “El deseo sexual del hombre —se asegura en las Memorias de un librero pornógrafo, de Armand Coppens— es, con mucho, superior al acto en sí. La mayoría de los hombres están decepcionados en relación con sus expectativas, y pienso que esta frustración explica la constante popularidad de la literatura erótica.” Y sin embargo, las expectativas humanas respecto a todos los demás aspectos de la vida no son menos difíciles de llevar a cabo y eso no explica en absoluto la necesidad de literatura, sea ésta de corte erótico, marítimo, autobiográfico o cualquier otro. De hecho, la insatisfacción con la realidad en nada aclara por qué nos interesan las vidas de seres más miserables que nosotros, de pescadores que llevan ochenta y cuatro días sin coger un pez a animales que instauran un régimen totalitario en una granja. “El mundo nace cuando dos se besan”, dice el poeta. Y así sucede en la medida en que aceptemos que ese mundo que nace es notablemente más complejo de lo que los escritores eróticos han querido retratar. El sexo importa, eso es verdad, a pesar de que no hemos sabido describir el modo en que llega a ser tan importante. El problema que tengo con la literatura erótica es que constriñe al mundo en unas cuantas convenciones, adjetivos como húmedo o verbos como empalmarse, y en historias en las que a menudo un hombre de mediana edad le enseña a una adolescente placeres que buscan ser insospechados pero son más bien fantasías tópicas que se extienden por una veintena de páginas. Rodeado de ese halo de querer ser arte, transgresión y ejemplo de sutileza, el erotismo termina por ser tremendamente serio, por no decir que con frecuencia predecible. Con el porno, en cambio, el resultado es más efectivo: al menos, en su mediocridad, sólo pretende ser sucio. + Por Eduardo Huchín Sosa


M

e ha tocado el último turno. El peor de todos. El sol quema como una fogata que desprende diminutos pedazos de carbón. Me siento mareada, como si tuviera moho en los sesos. Me gradué de la prepa con un promedio mediocre y con todas las medallas de segundo lugar en las competencias de natación del estado. Siempre ha habido esos primeros lugares que me robaron mis medallas del triunfo. No sólo en la natación sino en la vida. Intenté ingresar a la universidad pero no presenté un buen examen. Mis padres fueron muy claros: estudias o trabajas. Y así fue como terminé de salvavidas en la Chac-Mul, la alberca más grande del Mayan Palace. En mis primeros días aquí uno podía tirarse cómodamente en este lugar y no ser vigilado por nadie. Pero hace un par de años, un gringo se convulsionó dentro de la alberca. Nada ha sido igual desde entonces. Los códigos de seguridad se han vuelto ridículos y la piscina se ha convertido en una guardería para adultos retardados.

En esta sección aparecerán relatos de autores contemporáneos. Cada mes una ficción para arrebatarle un espacio a la vida cotidiana.

CUENTOS INÉDITOS

REPULSIVA FELICIDAD Maira Colín

A punto de aventarme al agua, distingo cómo uno de los huéspedes que está junto a ella le quita los tapones de la nariz como quien retira una tira de mocos de un niño que no sabe cómo limpiarse la nariz. La adolescente se calma y comienza a reír. Me quedo como una idiota sin saber qué hacer, así que pongo las manos sobre mi cintura y miro a lo lejos como si tuviera que cuidar de la bahía. Regreso a mi asiento con la certeza de que Tony se burla de mí porque sabe, al igual que yo, que aquí nunca ha pasado ni pasará nada.

Hoy la alberca está a la mitad de su capacidad; del lado izquierdo, rumbo a las cascadas, hay un sujeto que usa un traje de baño rojo que marca el bulto de la entrepierna. Lleva persiguiendo a una chica desde hace media hora. La sigue a lo lejos. Frente a él desfilan unos amigos que han ido a celebrar una despedida de soltero. Los elude con un movimiento sutil, tierno. La chica del bikini negro se aleja; la persigue con la mirada. Ella fluye con la corriente; saca medio cuerpo del agua, recarga los codos en la orilla de la alberca, apoya la cabeza en la mano derecha y contempla las flores amarillas que crecen en las paredes del hotel. Él se mueve con destreza. Al fin logra estar cerca de ella. Un rubor le sube por los cachetes. A punto de hablarle hace un movimiento en falso y se hunde de nuevo en el agua. Deja que la leve inercia de los otros lo aleje de quien podría convertirse en la mujer de su vida. La chica del bikini negro se sacude el pelo y, de un salto, sale de la alberca. Otro perdedor a la lista.

Entre el grupo de abuelas aparece un viejo con el torso de Iggy Pop. Así lo bautizo: Iggy. Los octogenarios lo rodean y lo saludan. Pienso que no es pellejo lo que les cuelga de entre las piernas y las axilas, es un traje especial que sirve para mantenerlos con la temperatura correcta. A Iggy se le nota en las aletas de la nariz que el olor del cloro está lastimando su sistema respiratorio. Pero es macho de más de setenta años, así que no dice nada.

Ha bajado la tarde y el sol es menos intenso. A pesar de los gritos de los borrachos puedo escuchar con claridad el ir y venir del agua estancada. El aire puro y la brisa lejana del mar. La flacucha adolescente se tira a la alberca. Una tos se apodera de ella. Pasa todo el tiempo: gente que traga agua de la alberca o que pasa saliva por otro lado. Niñas que quieren llamar la atención del chavo que les gusta o señoras gordas que ya han olvidado qué significa moverse más allá de la cocina. Pero esto es diferente: la niña manotea y se hunde sin control. Casi puedo ver que su piel se torna azulada. Me paro sobre la plataforma de mi torre; dejo mi silbato sobre el asiento. No hay tiempo que perder, es momento de salvar una vida.

Paso sentada cuatro horas al día. No puedo platicar. No puedo ver mi cel. No puedo escuchar música. No puedo distraerme. Sólo tengo permitido ver lo que pasa en esta concentración de agua que no rebasa el metro cincuenta.

Llega un grupo de ancianas que —sin ningún empacho— muestran el deterioro que los años han hecho sobre sus cuerpos. Armadas siempre con un arsenal de novelas rosas y litros de protector solar, vienen aquí con esa mueca socarrona producto de sus desesperantes costumbres: conducir por debajo del límite de velocidad, arrimados al volante. O el despertar antes de las seis de la mañana a esperar que la vida normal comience. O llamar al municipio para reportar la más mínima de las irregularidades. Todo el tiempo del mundo dispuesto para ésos que ya van de salida de este mundo.

cara llena de cicatrices y una calentura sin límites. Su cuerpo es ridículo: el torso bien definido, las caderas a medio hacer y las piernas flacuchas. En su campo de vista sólo hay senos y nalgas. Una adolescente pasa frente a él. El pecho liso y pálido, los hombros estrechos y cubiertos de un pelo chino que le cae desde la nuca. El recuerdo de estas vacaciones lo lleva cocido en la espalda con esa quemadura roja que se extiende por debajo de su traje de baño. Usa frenos. Ni ella escapa a las miradas de Tony.

Pasan las horas. Al fin está a punto de acabar nuestro turno. Siento que mis nalgas están a punto de fundirse con el asiento. El anuncio del cierre de la alberca. Del silbato de Tony salen pequeñas gotas de baba. Bajo las escaleras con desgano. Entre Tony y yo debemos acordonar la alberca con una cinta que parece un largo caramelo blanco de rayas rojas. Entro a la bodega para tomar las unifilas. Espero que Tony me ayude pero después de un rato no aparece. Salgo. Lo veo de espaldas en la orilla de la piscina. —¿Qué haces? —le pregunto. No me contesta. Escucho el sonido de un chorro de agua golpear con la superficie de la alberca. Me pongo frente a él y desde ahí puedo ver que está orinando. Tras él aparece un viejo panzón que tiene una risa estruendosa y que luce su figura sin ninguna pena. Toma a una de las viejas y la besa en la boca mientras le pone la mano en el culo. No sé hasta cuándo seré capaz de besar de lengua a un chico sin recordar al viejo con la panza hasta el piso.

—¡Qué asco! —le grito mientras termina de orinarse en la alberca.

Pongo la mirada en otro sitio. Los tonos que se reflejan en la superficie son un eclipse de colores: si ves por mucho tiempo esa refracción, lo único que queda en tus ojos es un exceso de luz.

Camino a toda prisa a la salida.

Volteo al frente. Me encuentro con los ojos de Tony, el otro salvavidas que comparte turno conmigo. Tiene la

—Es mi último día aquí, así que me vale madres si tienes algo que decirle al supervisor —me contesta mientras deja caer las últimas gotas.

Papá ya debe estar esperándome, pienso y me repito que pronto comenzarán los cursos de preparación para el examen del siguiente ciclo escolar en la universidad.

Maira Colín (DF, 1978). Escritora. Ha ganado premios nacionales de cuento y el Premio Nacional de Ensayo Político José Revueltas 2015. Ha publicado un par de libros de literatura infantil y de cuento, y colaborado en más de media docena de antologías. Fue becaria del Fondo para la Cultura y las Artes en el género de novela. Actualmente estudia el doctorado en Letras Modernas. Salida de emergencia (La Cifra Editorial) es su primera novela.


Umberto Eco “Tenía ganas de envenenar a un monje”, escribió Umberto Eco en “Apostillas a El nombre de la rosa”, texto que apareció en las subsecuentes ediciones de la novela con la que el filósofo y semiólogo dio el salto a las listas de los libros más vendidos en todo el mundo y luego a las salas de cine con Sean Connery en el rol principal. Y ya se sabe que el libro que transmuta de celulosa en celuloide hace que más personas se acerquen al libro o que los primeros lectores juzguen las semejanzas o diferencias con la película. ¿Por qué razón este catedrático de la Universidad de Bolonia, que ya se había ganado un lugar en el campo de la semiótica mediante varios libros, especialmente con Apocalípticos e integrados, se tomó el tiempo de escribir El nombre de la rosa? En las mismas “Apostillas…” Eco responde de forma contundente: “Escribí una novela porque tuve ganas. Creo que es una razón suficiente para ponerse a contar”. Sin embargo, al paso de los años, a Eco su primera novela le gustaba menos. El 16 de julio de 2011 Lucía Magi lo transcribió en una nota de El País. Ante un abarrotado auditorio en el

Salón del Libro de Turín, el escritor nacido en Alessandria, Piamonte el 5 de enero de 1932 se puso los guantes y golpeó el universo medieval de Guillermo de Baskerville y Adso de Melk: “Odio El nombre de la rosa. Escribí seis novelas, ésta es la primera y, como es normal, la peor. Además ocurre con ella algo muy molesto: cada vez que saco una nueva, suben las ventas de aquella primera”. Todo primogénito está destinado a rebelarse ante los destinos trazados por su padre. Como pocos autores, Umberto Eco buscó que los lectores se divirtieran, como el mismo lo escribió: “Quería que el lector se divirtiera. Al menos tanto como me estaba divirtiendo yo. Éste es un punto muy importante, que parece contrastar con las ideas más elaboradas que creemos tener acerca de la novela. Divertir no significa di-vertir, alejar de los problemas”. Umberto Eco, el joven novelista, escribió, además de El nombre de la rosa (1980), El péndulo de Foucault (1988), La isla del día de antes (1994), Baudolino (2000), La misteriosa llama de la Reina Loana (2004), El cementerio de Praga (2010) y Número Cero (2015), además de su obra ensayística producida entre 1956 y 2013. El 19 de febrero de este año, Umberto Eco murió en Milán. Su funeral fue laico y multitudinario.


NOVEDADES LEE+ THE IT PROFILE: E-COMMERCE El comercio electrónico se ha convertido en la gran tendencia de nuestros días. Tan sólo en México generó en el último año cerca de 162 mil millones de pesos, con un crecimiento firme de 34% con los grandes retailers y librerías, como Gandhi, a la cabeza.

Cuando Eugenio Casasola, reporter de El imparcial, transita un momento de quietud en su carrera y su vida personal, un fantasma del pasado reaparece para robarle la tranquilidad: el asesino conocido como “el Chalequero” —quien se pudre en una celda del castillo de San Juan de Ulúa por asesinar prostitutas veinte años atrás— misteriosamente parece estar de regreso. Aunque Eugenio sospecha que quizá la tormenta que se cierne sobre la Ciudad de México sea la encarnación de un mal aún peor. (RANDOM HOUSE) +

Gastón se esfuerza al máximo en sus lecciones para ser un cachorro delicado. Bebe a sorbitos, ¡nunca babea! Camina con gracia, ¡nunca a la carrera! Gastón encaja perfectamente con sus hermanas french poodle, pero durante un encuentro fortuito con una familia de bulldogs en el parque, descubren que se ha cometido un gran error. Gastón ya no sabe adónde pertenece. ¿Podrá el cachorro seguir a su nariz —y a su corazón— para encontrar su lugar? (LEETRA) +

Lo maravilloso de este fenómeno es que está democratizando la competencia de las ventas por internet, permitiendo que negocios de cualquier tamaño suban a la red su oferta y fortalezcan sus negocios con inversiones inteligentes y ahorro en tiendas físicas y gastos corrientes. La tecnología aquí se despliega poniendo al frente distintas ofertas de plataformas, nubes y pagos móviles que hacen de esta tendencia algo completamente asequible. Tan es así que cada día más emprendedores incursionan en el comercio electrónico dándole un nuevo giro a la revolución digital. También se ha vuelto el escenario ideal para innovar. Gandhi lleva la delantera en este segmento con su tienda electrónica, precursora en la industria editorial. Alberto Achar, director de marketing de la empresa, le ha puesto el toque impulsor que cada día acerca más a esta liberaría a los quince mil pedidos diarios. Achar estará en la feria de comercio electrónico eShow, próxima a realizarse los días 19 y 20 de abril en el WTC de la Ciudad de México, para compartir con los asistentes su experiencia al frente de la estrategia de Gandhi y los objetivos que el equipo se ha impuesto y por los cuales trabajan arduamente.

Publicada en 1870, El eterno marido es una de las novelas menos conocidas y más técnicamente logradas de Fiodor Dostoievski. Freud llegó a considerarlo un texto precursor del psicoanálisis, y destaca por su estructura clara, lineal; no sin cierto humor y también originalidad, presenta la contraposición entre dos caracteres Trusotskii, el eterno marido, casado en diversas ocasiones, y Velcháninov, en el rol de eterno amante, que siempre dificulta o interfiere en los sucesivos matrimonios de su amigo. (EDICIONES GANDHI) +

En el Logos College, al oeste de Texas, jóvenes enormes, enfundados en trajes con hombreras gigantes y cascos brillantes, juegan al futbol americano con pasión intensa. En una temporada sorprendentemente victoriosa, el perplejo y distraído jugador Gary Harkness está obsesionado con la guerra nuclear. Asustado y fascinado a la vez, escucha cómo sus compañeros de equipo discuten las tácticas futbolísticas en los mismos términos en que los generales hablan del conflicto global. (SEIX BARRAL) +

¡Entérate de más! ¿Alguna vez has soñado con montar tu propio negocio y trabajar desde casa? ¿O tal vez hacerle frente a las grandes tiendas con tu producto? El comercio electrónico lo permite; Design and Launch an E-Commerce Business in a Week te muestra cómo sacar provecho de las herramientas que tienes a la mano para crear una tienda de la mejor calidad. Otros libros que pueden ayudarte en el camino del e-commerce son Building E-Commerce Solutions with WooCommerce, que explica en formato tutorial cómo generar un kiosco electrónico con los módulos ya programados, disponibles en WordPress; y Social eCommerce pone sobre la mesa la vital importancia de las redes sociales en la construcción de un negocio digital y las múltiples maneras que existen de implementar una estrategia social media que monetice todos los esfuerzos convirtiéndolos en ventas directas. + Libros electrónicos Stephan Spender O`REILLY MEDIA

Ésta es la historia de un hombre que se enamoró de una mujer con forma de chelo. Y la robó. Abandonado por su musa, Oliver Orme ha dejado de pintar. Quizá ya no sea un pintor, pero siempre será un ladrón. No roba por dinero, sino por el placer casi erótico de quitarle algo a otro. Posesiones como la irresistible Polly, la mujer de su gran amigo Marcus. Cuando este robo sale a la luz, con consecuencias irreparables para Marcus, Polly, Orme y su mujer Gloria, el culpable se refugia temporalmente en el hogar de su infancia. (ALFAGUARA) +

Un hombre recibe la noticia de la muerte de su padre. Lo esperan un velorio de dos días con sus noches, la familia, el reencuentro con sus ex mujeres: el pasado que vuelve, el presente que abruma. También las temibles cuentas pendientes con un padre distante e inaccesible. El hombre, que ha dejado de beber, otra vez derrapa en el alcohol, la cocaína y el sexo ciego. Pero también escribe: golpea ferozmente una máquina de escribir para aplastar a pura palabra el descomunal malestar que lo consume. (MALAPASO) +

Jason R. Rich ENTREPRENEUR PRESS


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

83_ElCabello_2016  

Este número es muy especial para nosotros porque marca el inicio de una nueva etapa para la revista. Tras celebrar el séptimo aniversario co...

83_ElCabello_2016  

Este número es muy especial para nosotros porque marca el inicio de una nueva etapa para la revista. Tras celebrar el séptimo aniversario co...