{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

AÑO 7 NÚMERO 74 JULIO 2015

LAS ESTACIONES DEL AÑO

LLEGARÁ LA PRIMAVERA RECUÉRDENLO

TODO: JOSÉ CARLOS BECERRA

ENTREVISTAS A

SERGIO RAMÍREZ CARLOS MARTÍNEZ ASSAD EL PERFIL

CHARLES Y RAY

EAMES

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS


EL LIBRERO DE...

03

Tedi López Mills

Tedi López Mills (Ciudad de México, 1959) lee mucha narrativa, lo que la hace pensar que quizá, en el fondo, ella no es poeta. Dedica las mañanas a leer poesía; en las noches, antes de dormir, narrativa. Su departamento es en sí una biblioteca: libros a la entrada, en las recámaras, en la estancia, en los estudios. La autora de Muerte en la rúa Augusta, Amigo del perro cojo, Parafrasear, Segunda persona y Contracorriente, entre otros, nos contó esto sobre su(s) librero(s). +

© Víctor Baca Vargas

¿Cuántos libros tienes? No los he contado. ¿Qué cifra te podría dar? ¿500? No soy una coleccionista de libros, voy comprando muy al azar lo que se me antoja. ¿Cuál es el más nuevo? Es el que estoy leyendo ahorita, Sumisión, de Michel Houellebecq, y también otro sobre la Segunda Guerra Mundial. Es que leo varios libros a la vez. ¿Cuál es el más viejo del librero? Ésa sí que es una pregunta difícil. Debe ser Retrato del artista adolescente, de James Joyce. Este libro ya estaba en casa de mis papás, en la época cuando yo iba en el primer año de la prepa, en los años setenta. Es difícil de usarlo sin que se le empiecen a salir las páginas. ¿Cuál es tu favorito? The Cantos, de Ezra Pound, pero es por decir algo porque tengo muchísimos libros favoritos. Cada vez que uno me gusta se convierte en mi favorito. Aunque Joyce es uno de mis autores tutelares no podría decir que el Ulises sea mi favorito, si bien me sigue asombrando por la dificultad, por cómo me derrota a cada rato. ¿Cuál no has leído aún? Finnegans Wake. Hay muchos que no he leído todavía, de ésos que son una cima de la literatura del siglo xx, pero hay muchos otros, clásicos como La Eneida, que no he leído completo, sólo fragmentos.

¿Cuál es la joya de la corona del librero? 
 Tengo una idea muy dispersa de mi propia biblioteca y como dije antes: no soy coleccionista de libros. Tengo un libro autografiado de Jorge Ibargüengoitia, Viajes en la América ignota, que leo y releo, y que con dificultad prestaría porque se lo dedicó a mis papás. ¿Cuál has regalado? Una historia del mundo en diez capítulos y medio, de Julian Barnes. Se lo regalé a mi hermano. ¿Cuál te falta? Hay un libro que leí y que me gusta mucho, está entre mis favoritos: La tumba sin sosiego de Cyril Connolly. Lo tenía pero me falta. Es un libro que me gustaría conseguir. ¿Cuál no has regresado? (es decir, que no es tuyo). No suelo pedir prestado, porque sé que es una transacción difícil; a la gente verdaderamente lectora no le fascina prestar libros. Creo que no tengo un libro no devuelto. ¿Cuál autor se repite más veces en el librero? T. S. Elliot, Julian Barnes, Julio Cortázar, Jorge Luis Borges, Adolfo Bioy Casares, Octavio Paz. Los canónicos son los que se repiten en mi biblioteca. +


EDITORIAL

LAS ESTACIONES DEL AÑO Uno de los primeros aprendizajes que se inculcan a los niños consiste en diferenciar las cuatro estaciones del año y sus características. En primavera todo florece, los campos resplandecen de verdor; durante el verano, además de las vacaciones, llegan el calor y la lluvia; el otoño no está hecho para los melancólicos, que ven en la caída de las hojas de los árboles un pretexto para no salir de la cama; y por último el invierno, que marca el fin del ciclo, la muerte de las flores y de los árboles, la hibernación de los osos, el congelamiento de los lagos y los ríos… en ciertas latitudes. En un clima como el de la Ciudad de México es muy complicado advertir el cambio de las estaciones, sobre todo porque padecemos de una especie de eterna primavera, con perdón de Cuernavaca; llueve prácticamente todo el año, el frío no suele sentirse demasiado fuerte y no cae nieve, por lo que las imágenes románticas de los inviernos que sí ocurren en el hemisferio norte sólo pueden verse en las películas, como en El día de la marmota, protagonizada por Bill Murray en el papel de Phil Connors, un malhumorado y frustrado presentador del clima que se ve envuelto en un peculiar enredo. La última vez que nevó en la ciudad fue el 11 de enero de 1967. Dependiendo de cada gusto, el público tiene su época del año favorita. Raquel Castro, por ejemplo, prefiere el otoño para ponerse a leer; Bernardo Fernández, Bef, es más partidario del invierno. Para Karen Chacek, en cambio, todos los días, todas las horas, pueden ser primaveraverano-otoño-invierno. Si le preguntan a Antonio Malpica cuál es su estación favorita responderá, en voz de sus personajes Tortuga y Aquiles, que prefiere la estación Doctor Gálvez del Metrobús. Así que a lo largo de este nuevo número, en un abrir y cerrar de páginas, transitarán las estaciones del año. Parafraseando a Mark Twain, dueño de una incomparable colección de frases y sentencias, en primavera encontraremos 136 tipos de tiempo en 24 horas.

Bill Murray como Phil Connors. Fotograma de la película El día de la marmota (1993).

CONTENIDO EL LIBRERO DE… Tedi López Mills

03

RECUÉRDENLO TODO Karen Villeda

06

INVIERNO, PRIMAVERA, VERANO Y OTOÑO Nerd Plus/ Bernardo Fernández-Bef

08

SERGIO RAMÍREZ Entrevista

10

CARLOS MARTÍNEZ ASSAD Entrevista

12

LAS ESTACIONES DEL AÑO Fábulas del Tío Hoffs/ Antonio Malpica

14

RINCÓN GOURMET

16

LA GRAMÁTICA DE LA NATURALEZA Insomnio/ Diego Rabasa

18

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

LLEGARÁ LA PRIMAVERA Perla Holguín Pérez

20

Contacto y publicidad (55) 5335 1327

OTOÑO ME GUSTÓ PARA LEER Adoleescentes/ Raquel Castro

22

CUALQUIER DÍA PUEDE SER TU ESTACIÓN FAVORITA DEL AÑO Niños a ¡leer!/ Karen Chacek

24

EL PERFIL Charles y Ray Eames

28

FRASE NAPALM Phil Connors/El día de la marmota

30

Esta revista utiliza tipografías Gandhi Sans y Gandhi Serif, diseñadas para una mejor lectura. Puedes descargar ambas fuentes en: www.tipografiagandhi.com

ENVÍA TUS COMENTARIOS_ A elcliente@gandhi.com.mx _VISITA WWW.REVISTALEEMAS.MX_ WWW.MASCULTURA.MX

Directora general Yara Sánchez de la Barquera Vidal Editor y coordinador editorial Jorge Vázquez Ángeles Director de arte Victor Baca Vargas Ilustraciones Dann Conejo Difusión y promoción Alexis Jiménez Calderón

contacto@revistaleemas.mx

Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: (55) 5335 1327, Ventas Publicidad: (55) 5335 1327, Correo electrónico: leemas.gandhi@ gmail.com, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


06

E

l tabasqueño José Carlos Becerra (19361970) se ha convertido, con el paso de los homenajes, en el símbolo de un destino fallido: la promesa joven que hubiera sido uno de los grandes poetas de México. Ejemplos de lo anterior sobran en nuestra literatura: Manuel Acuña, que se fue a los 24 años, y Ramón López Velarde, muerto a los 33 años, ambos situados en un lugar privilegiado dentro del Olimpo de la poesía mexicana. La biografía oficial señala que José Carlos Becerra nace en Villahermosa, cuando era un poblado a once horas de distancia del puerto de Frontera, y también delata que perteneció a una rara estirpe, la de esos enfants terribles que arrasan con los laureles del terruño por su talento prematuro. A los 17 años gana un modesto tercer lugar en un premio estatal con su cuento “El ahogado”. El provinciano galardón fue, sobre todo, la oportunidad de contar con un mentor:

Carlos Pellicer era parte del jurado y alentó a José Carlos a escribir sus primeros versos. Después de finalizar la secundaria, el poeta parte a la Ciudad de México para estudiar la preparatoria. Luego ingresa a la Facultad de Arquitectura. El contexto de los movimientos sociales, como la huelga ferrocarrilera de 1959, es la sustancia de poemas tempranos como “Vamos a hacer azúcar de los vidrios”: ‘Vamos a patear a todos los gordos prósperos del mundo / […] Vamos a limpiarnos un poco lo que somos / con el agua pura de la indignación. / Vamos a gritar hasta que los tímpanos de Dios / o de quien sea, revienten. / Hasta que el corazón se nos sitúe en la mano / como una piedra’. En 1964 publica Oscura palabra, poemario cuyo punto de partida es la muerte de su madre, editado

por Juan José Arreola y reimpreso posteriormente como una segunda edición aumentada. Este primer libro, desgarrador e intermitente, nos introduce a una vocación, arropada en la influencia de SaintJohn Perse y Paul Claudel y, en menor medida, José Lezama Lima, que anhela tomar un rumbo propio: ‘nada nos une ahora, sólo ese silencio, / único cordón umbilical tendido sobre la noche / como un alimento imposible, / y por allí me desatas para otro silencio, / en las afueras de estas palabras, / nada nos tiene ahora reunidos, nada nos separa ahora, / ni mi edad ni ninguna otra distancia, / y tampoco soy el niño que tú quisiste, / no pactamos ni convenimos nada, / nuestras melancolías gemelas no caminaban tomadas / de la mano, / pero desde lejos algunas veces se volvían a mirarse / y entonces sonreían, / ahora un poco de flores para mí / de las que te llevan, / también en mí hay algo tuyo a lo que deberían


llevarle / flores / ese algo es el niño que fui, / ya nada nos une a los tres, / a ti, a mí, a ese niño’. Posteriormente comienza a escribir Relación de los hechos, y sus poemas son divulgados en El Corno Emplumado y la Revista de la Universidad de México, entre otras publicaciones relevantes. En 1966 obtiene premios de poesía en Aguascalientes y en Villahermosa y en 1967 sale a la luz Relación de los hechos, que ha sido considerado su mejor libro debido a momentos líricos como los que encontramos en “Ulises regresa”: ‘el punto más pequeño y débil de mi frase es un vago movimiento del / agua después del naufragio, / cuando todo ha desaparecido de la superficie / y el propio ritmo del mar adquiere la soltura de ciertas ausencias” o “Todos sabemos de alguna manera que el terror es una pasión sagrada, / una puesta en escena de nuestra propia inocencia / y de nuestra propia revelación’; y “El azar de las perforaciones”: ‘He utilizado la palabra amor como un bisturí, / y después he contemplado esa cicatriz verdosa que queda en lo amado y en el amante’; ‘Pero la vida es la gran respiración de la muerte / el ruido de las pisadas de nuestras propias hormigas’. Ese mismo año, José Carlos Becerra figura en el volumen colectivo Poesía joven de México y es becario del Centro Mexicano de Escritores. El trasfondo de la represión del 68 dinamita su postura crítica y es uno de los primeros poetas en alzar la voz. “El espejo de piedra” no sólo es un poema indignado y de protesta sino una revisión histórica de la masacre de la Conquista: ‘Se llevaron los muertos quién sabe adónde. / Llenaron de estudiantes las cárceles de la ciudad. / Pero al jade y a las plumas y al estofado de los estítipes y a los nuevos palacios que ya no construyó Boari, y a los desayunos en Sanborn’s, / se les rompió por fin el discurso. / Y cuando intenten recoger esos fragmentos de ruido para contemplarse, / encontrarán en ellos solamente / a los muertos hablándoles’. En 1969 obtiene la beca de la Fundación Guggenheim, viaja a Nueva York y se establece en Londres, donde retoma sus inquietudes como narrador al escribir Fotografía junto a un tulipán. La ciudad y su inmensa historia estimulan su producción como creador, un botón de muestra es el poema “Como recordando a Dickens”: ‘Y es ésta la causa por la que los gatos son la continuación / de las chimeneas o sucesos imprevistos en la / ceniza, / en los cuerpos que no envían reflector o memoria que / en el lomo

de un gato o frente a la chimenea convertida / en retrato de una mujer ausente’. Es ahí donde conoce a Silvia Molina, con quien mantiene una relación. En 1970 visita Alemania, Francia y España, donde se reúne con Vicente Aleixandre. A José Carlos Becerra le entusiasma conocer Grecia. La musa que se encontró en el camino fue la Muerte. La alta velocidad y la caída de la noche fueron cómplices. El 28 de mayo de 1970 muere en un trágico accidente al perder el control de un Volkswagen de segunda mano al tomar una curva en San Vito de los Normandos. A lo largo de su obra, que se encuentra en una antología cuidadosamente construida por Octavio Paz, Alí Chumacero, José Emilio Pacheco y Homero Aridjis, se revela la encarnizada lucha de un hombre que vive un “encuentro con la realidad” por superar al poeta joven, “angustiado por las influencias”. Paz lo dice: “La poesía contra el poema: el poeta Becerra en lucha contra sí mismo”. La sensibilidad y la intención expresiva confluyen con los ecos insondables de una profunda reflexión sobre la (momentánea) vitalidad de la palabra. Conforme avanzamos en la lectura, también los poemas florecen, maduran y hay que aceptar que más de uno se marchita por inacabado. Poemas notables como “Habrá el después” se traspapelan entre una nostalgia aclimatada con referencias del tropicalismo más deslucido: ‘Habrá el después, el peso de la ballena donde la playa se ha varado en el movimiento del cetáceo; / Habrá el después, el día que abre la puerta de lo que íbamos a decir / al ver entre nosotros cómo crece la playa varada por el movimiento irreal de la ballena / y el circuito del deseo, reunión de cables rotos para ponerlos en el florero / donde la luz debe comenzar a retoñar a consecuencias de una primavera / cuyo cadáver acaricia nuestra tentación de acariciarnos / Habrá el después, el un día volveremos a encontrarnos, el te hablaré por teléfono, / comenzando por el recuerdo, por el mito de la ballena en la playa varada para que la playa recobre su movimiento y la playa su desgaste / que aumenta su quehacer deslumbrante’. El constante dualismo entre el mundo y el yo, la playa y el mar, el presente y el pasado son lo que ha conformado un futuro quebrantado. En sus mejores momentos, el péndulo del poeta tiende hacia ambos lados: los otros y él, él es el otro y los otros son él. El trabajo del poeta estaba todavía en construcción (aunque lo poéticamente correcto es catalogarlo

como “inconcluso”), más no ha sido una empresa perecedera la de este hombre que fue silenciado por su propia duración: ‘Es todo, / yo iba a decir algo, yo iba a inventar algo’. Este contrapunto es lo que continuamos celebrando de José Carlos Becerra que, a decir de nuestro Nobel de Literatura, “era un temperamento cordial, insólito en el altiplano mexicano, región de emociones soterradas y cortesías espinosas”. Después de su defunción, fue elevado a la altura de una figura digna de leyenda. Las circunstancias de una providencia fragmentaria son bastantes, la Universidad de Essex lo había designado profesor invitado pero fallece en la misma ciudad que el gran Virgilio en una caída rumbo al mar. “[el ahogado]”, uno de sus últimos poemas, es un homenaje a ese primer cuento, parece una profecía autocumplida: ‘un gancho de hierro / había que sujetarlo con un gancho / había que decirle algo con un gancho / mientras el sucio bulto flotante / caía / gota / por / gota / desde la altura donde lo desaparecido / iba a despeñar una piedra sobre nosotros’. La lectura de su obra es ese gancho. Lo supieron de buena tinta en un duelo que repercutió en poemas de otros: ‘Nos hemos quedado con lo que nos dijiste. Gracias / por tus asombros, por esa diminuta certeza de alegría / que a todos repartiste’, y hasta en una novela. La mañana debe seguir gris, de Silvia Molina, distinguida con el Premio Xavier Villaurrutia en 1977, es el retrato de la transición (diríamos frustrada relación) entre ella y el poeta: ‘todos los lugares del globo terráqueo me regresaran a mi amor o si tan sólo me hicieran olvidar ese instante que ya no quiero recordar’, narra la escritora. Si José Carlos Becerra hubiera nacido en nuestros tiempos, quién sabe si hubiera superado la incorruptible máquina del tiempo. Murió a la edad de treinta y cuatro años con seis días. Dentro del sistema cultural mexicano, estaba por cumplir la mayoría de edad literaria. Los lectores nos darán el dictamen final: ¿fue legitimado antes de su turno o es uno de nuestros ilustres bardos contempóraneos? Mientras toman su decisión, los invito a alterar una de sus composiciones: Recuérdenlo todo. La muerte es una forma de hacer poesía. + Por Karen Villeda


08

estaciones de... sí, de mi adorado Stephen King. Como indica el título, cada una de la historias se desarrolla en una de las estaciones del año pero me quiero concentrar en ésta. No porque las otras tres tengan poco impacto, sino porque ésta me resulta especialmente entrañable en el sentido más kinguiano del término (quedará claro que la palabra entraña es muy peculiar en el universo del viejo tío Steve). Antes de seguir, si viste la adaptación al cine, bórrala de tu memoria. Ya he dicho varias veces que una cosa es la obra literaria (sí, dije literaria, Mr. Bloom) de Stephen King y otra sus adaptaciones al cine. Estas últimas suelen ser pálidas copias de las originales, acostumbran conservar apenas algunos rasgos de las originales y casi nunca dejan contentos a las hordas de lectores del Rey del Horror. Con todo y que la cinta de Bryan Singer no es una mala película. Pero vuelvo a “Verano de corrupción”. Son al menos tres ya los libros de Stephen King compuestos por cuatro historias más o menos extensas. En ellos hace gala de su gusto por el género negro, con no pocos coqueteos al policiaco y hasta algo que yo llamaría, a riesgo de no decir nada, realismo mágico sucio. El invierno del dibujante es una novela gráfica de Paco Roca, quien se ha ido colocando como el más importante narrador gráfico español de su generación (y el favorito de esta columna). Ya he dedicado bastante espacio a su trabajo; no me canso de hacerlo. Sus proyectos, siempre ambiciosos, suelen lidiar con historias aparentemente sencillas pero profundamente humanas. Con un dibujo de elegante sencillez que oculta una gran complejidad gráfica, Roca es un autor al que todo aquel interesado en la narrativa gráfica contemporánea debe seguir con atención. En el libro de marras, Roca cumple lo que se ha convertido entre algunos novelistas gráficos en una tradición de oficio: hacer un álbum sobre la historia del cómic, protagonizado por los grandes maestros de nuestro propio árbol genealógico (perdonen que me gane la emoción gremial y escriba en primera persona, pero me conmueve enormemente la tradición gráfica de la que proviene mi labor). Roca elige un momento crucial de la historia de la historieta española (llamada genéricamente tebeos en la Madre Patria): en pleno franquismo, un grupo de autores/dibujantes de la legendaria editorial Bruguera deciden independizarse. Historia repetida hasta el infinito en diferentes épocas y lugares, han sido muchos los dibujantes que han emprendido el difícil camino de convertirse en editores, pocos de ellos con éxito. En El invierno..., Roca cuenta cómo varios de los dibujantes

estelares de la editorial Bruguera fundaron la revista Tío Vivo, sus peripecias como creativos/empresarios y el agridulce desenlace. La novela funciona como una metáfora sobre el oficio del dibujante, su exploración creativa, la búsqueda de la libertad y en última instancia, sobre el franquismo, opresor de todas las esferas de la vida española. Pese a lo local de algunas referencias, El invierno del dibujante logra trascender su contexto inmediato y apelar al público de cualquier país, dentro y fuera del mundillo de los cómics. Pieza profundamente humana, es una más de las obras mayores con que Roca pavimenta su camino hacia el Olimpo mayor de los cómics. ¿Hablé ya de La primavera del mal, de F. G. Haghenbeck? ¿Dije aquí cómo decidió contar la génesis del narco mexicano en una obra épica inmensa? ¿Les dije de la manera en que borra la frontera entre subgéneros como el policiaco y la literatura mayor? ¿Ya hice todo eso? Ah, entonces no dejen de leer su nueva novela, Querubines en el infierno, acerca de un heroico batallón de chicanos en la Segunda Guerra Mundial. Un autor que poco a poco se consolida como una de las voces más sólidas de la literatura mexicana. “Verano de corrupción” es una de las cuatro narraciones más bien largas que conforman el libro Las cuatro

Éste es el caso de la historia que nos ocupa. En ella, el adolescente Todd Bowden descubre que su vecino, un apacible anciano, es en realidad un oficial nazi prófugo, responsable de incontables crímenes de guerra. El chico comienza entonces a chantajear al anciano: a cambio de no delatarlo, le exige que le cuente sobre las atrocidades de la guerra y los campos de exterminio con todo detalle. Lo que sigue es un espeluznante retrato de la crueldad humana, donde víctima y verdugo intercambian roles todo el tiempo, en una espiral de degradación que no termina hasta la última línea, en la que inocencia y perversión toman turnos alternos al volante en las mentes de ambos personajes. El desenlace trágico es tan impredecible como estrujante, de manera que no daré más información. Aquí es donde tocaría hablar de El otoño del patriarca pero, chin, se habla de él en “Llegará la primavera” (p. 20). El cómic del mes: Patria, de Nina Bunjevac. Autora serbio-canadiense, su dibujo es algo así como lo que saldría de una licuadora si mezcláramos a Drew Friedman con una pizquita de Moebius. Historia sobre el exilio yugoslavo, la guerra de los Balcanes y el atroz régimen comunista de Josip Broz Tito visto desde los ojos de una niña. ¡Sí! Ya sé que no tiene nada que ver con las cuatro estaciones, ¡pero es buenísimo! +


10

ENTREVISTA con Sergio Ramírez

HISTORIAS HUMANAS EN LA TELA DE LO SAGRADO

D

ice Sergio Ramírez (Nicaragua, 1942) que la Biblia sigue siendo una fuente inagotable para los novelistas. Tan es así que en Sara reescribe una de las historias más populares y conocidas del Antiguo Testamento: Sara no puede darle un hijo a Abraham, a quien Dios, a través de sus emisarios, le ha asegurado varias veces que la esterilidad de su esposa no será obstáculo para lograr al ansiado primogénito. “La Biblia me seduce porque trata de historias humanas puestas en la tela de lo sagrado. Desde que lo escuché, lo que me llama la atención de este relato es la figura oculta de Sara, que no es tan importante como su marido Abraham y que es presentada como un modelo de sumisión y obediencia. Sin embargo, cuando uno lee la historia entrelíneas, se puede ver que esta mujer, en un estado de rebeldía, trató de forjar su espacio en la historia tomando sus propias decisiones y eso es lo que me interesaba.” En su opinión, Abraham es un personaje bastante predecible: el patriarca que escucha la voz divina y que siempre es puesto como el modelo de quien está dispuesto a hacer todo por obedecer, porque se cumpla la voluntad divina, incluso a entregar a la muerte a su propio hijo, metiéndole un cuchillo en el pescuezo. Por otro lado, Sara enfrenta las reglas de un mundo construido por y para los hombres: “Es un mundo organizado contra la mujer, no para ella. Su papel es marginal, ella debe vivir detrás de la cortina. Cuando llegan los visitantes a ver a Abraham ella tiene que meterse, no puede intervenir en las conversaciones; se habla de ella pero no con ella, cuando ella se ríe, en el momento en que una vez más llegan a decirle que va a tener un hijo y su incredulidad se vuelve risa, no la regañan por reírse sino a su marido, y éste es el esquema que ella se empeña en romper. Por eso se pregunta por qué la divinidad no le habla a ella, que le diga qué es lo que quiere. Es un reclamo”. Hay en Sara una disputa contradictoria y constante, como ocurre en todos los seres humanos. Y contradictoria también es la Biblia, como se dice en la narración del libro; como cuando Sodoma y Gomorra son destruidas por el grado de perversión y corrupción alcanzado, pero todos se hacen de la vista gorda cuando Lot se acuesta con sus propias hijas: “Son las contradicciones que obviamente están ahí para ser explotadas con ironía y con gracia, no con solemnidad. Reescribir este texto con solemnidad sería un desperdicio. Me gusta jugar para provocar rupturas constantes en la propia seriedad del lector; no quiero un lector serio que va siguiendo esta historia

con la solemnidad asociado con estas figuras bíblicas. En esta historia el humor no puede faltar porque para mí es una imprescindible forma de tomar distancia”. ¿Cómo se escribe un libro a partir de otro que parece estar resumido en versículos? Sergio Ramírez nos hace una confesión de procedimiento: “Lo que hice fue tomar todo lo que en el Génesis se refiriera a Sara y Abraham. Lo copié en Word de manera que pudiera meterme entre las líneas, versículo por versículo, viendo lo que podía decir antes de darle un orden, porque el orden narrativo del libro no es cronológico sino a partir de lo que yo fuera necesitando decir. Después armé el viaje de Sara en mula, cuando se traslada del lugar donde vive hasta Sodoma para prevenir a sus familiares de que viene la destrucción, y en ese momento ella empieza a recordar su vida, sus agravios, su vida con Abraham, cómo la entregó al faraón, su pleito con Lot. Ahí es donde comienzo a penetrar su cabeza”. El Antiguo Testamento debe ser leído desde otra perspectiva, desde el asombro, como dice Sergio Ramírez: “Se nos ha enseñado que las cosas ocurrieron porque así lo dispuso Dios, pero hay muchos motivos de asombro, como cuando dos mancebos, Rafael y Miguel, llegan a casa de Lot. Una muchedumbre se acerca a la casa y le reclama a Lot que se los entregue. Él sale y les dice que va a entregarles a sus hijas. ¿Cómo es posible que la madre y las hijas se hayan quedado calladas? Para un novelista ese detalle no puede pasar desapercibido porque su oficio es intervenir en esas historias e iluminarlas. Poder leer entrelíneas, meterse entre ellas y modificar la historia a partir del asombro es lo que hace la novela”. ¿Se corre el riesgo de ser llamado hereje por contar una versión distinta a la del Antiguo Testamento? “Es un riesgo”, responde Sergio Ramírez. “Si uno se mete con un libro como éste alguien puede decir que soy un hereje, porque estoy llamando a Dios el Mago. Sara lo nombra así porque es una divinidad que no tiene rostro, que prohíbe que lo vean. El único elemento de comparación que tiene frente a este dios invisible son los magos, como los tragafuegos o aquellos que convierten palos en culebras. Puede ser que alguien desde la ortodoxia vea al Antiguo Testamento como la palabra inviolable de Dios, y sentirse ofendido por mi libro, pero es un riesgo que los escritores tenemos que correr.” + Por Jorge Vázquez Ángeles


12

ENTREVISTA con Carlos Martínez Assad

MAÑANA SERÁ OTRO DÍA

C

uando me preguntaban por qué no escribía la historia o al menos realizaba un árbol genealógico, pensaba que sería una camisa de fuerza para la imaginación, por eso prefería la novela con todo y sus intrínsecas mentiras”. Así comienza uno de los capítulos del más reciente libro de Carlos Martínez Assad (México, 1946), La casa de las once puertas, novela sobre una de los cientos de familias libanesas que llegaron a establecerse en el país a inicios del siglo xx. Ambientado en la huasteca hidalguense, una zona que Martínez Assad conoce muy bien gracias a sus trabajos sobre la región, el libro también es una crónica de viaje, una memoria y el relato de un maestro rural. “Creo que La casa de las once puertas es, ante todo, una novela que muy conscientemente juega con la ficción y la realidad porque cuando se recurre a la historia y a la memoria familiar, se asumen algunos riesgos que yo preferí evitar yéndome al terreno de la ficción y dejando muy a propósito capítulos que son crónica familiar, donde se habla del origen de esa familia, de cómo se estableció en México y las razones por las que lo hizo. También esta novela sirve de puente entre el pasado y el presente, entre lo que fue el proceso de migración a México de parte de los libaneses, y el proceso de adaptación e integración al país.” El universo de esta casa está lleno de distintas voces, de las tías y tíos, del abuelo, de la nana, que hablan siempre en un ámbito cerrado, y que debido a la forma en que está contada la historia no permite el contacto con lo que sucede afuera. “Ahí me surgió la idea de una voz que contara lo que sucedía en el exterior, que contara lo que se estaba viviendo en el mundo frente al mundo cerrado de la casa. Como se trata de libaneses que llegaron a la huasteca, una zona alejada de las grandes ciudades, la voz más contundente resultaba la de un profesor rural bilingüe, un profesor que suma varias culturas e identidades como los habitantes de la casa. Fue un trabajo arduo y difícil, porque entrevisté a muchos profesores rurales para encontrar el tono, la voz de una persona que ya es educada, culta, que conoce un poco del mundo, y que cuenta su trayectoria porque coincide con el tiempo en que esa familia libanesa se está integrando a esa región”. De entre todos los personajes que aparecen en La casa de las once puertas, el “vendedor de nombres” proviene de una anécdota de la familia del autor. “Hay algunos nombres extraños en la familia, aunque algo muy notable es que el abuelo mexicanizó los nombres, pero hay algunos que siguen sonando extraño. La anécdota es que cuando yo le preguntaba a mi mamá por qué mi tía se llama

de tal forma, me contestaba ‘es que le compraron el nombre’ a un señor que, decía, era vendedor de nombres y que aparecía durante las ferias. Fui recreando y extendiendo la historia para darle sentido a que Eraín hubiera elegido un nombre tan extraño. Hay otros que se mencionan en la crónica pero que no quise ser tan específico para no descubrir a las personas que llevan esos nombres.” Como parte de las investigaciones que Carlos Martínez Assad ha realizado a lo largo de su carrera, las que ha llevado a cabo sobre el estado de Hidalgo le permitieron moverse en un terreno conocido, aunque éste perteneciera más al de la ficción: “Gracias a mi trabajo de investigación sobre el estado de Hidalgo tuve encuentros con maestros bilingües que sin duda me hicieron ver con mucho aprecio a quienes trascendieron en sus comunidades para irse a estudiar a una escuela normal y que luego regresaron a la comunidad a dar lo suyo. Ésos son los verdaderos héroes, quienes viajan en un día tres horas para llegar a la escuela y que cuando salen de fin de semana tienen que caminar otras ocho. Culturalmente es una región que me ha marcado mucho. En el momento que México vive actualmente me parece importante mostrar a esos profesores tan virtuosos, que están empeñados en la educación, en llevar la enseñanza a donde sea y como sea, sin importar los obstáculos que se puedan encontrar. Me atrajo este sentido de entrega, lo que podrían transmitir, lo que lograban enseñar y a las personas que querían formar. La figura de Pedro Hernández es un homenaje a estos maestros que conocí”. El cine es una de las pasiones de Carlos Martínez Assad. A la menor provocación, su memoria evoca escenas de Silvia Pinal o Dolores del Río filmadas en sitios emblemáticos como la Alameda Central o Bellas Artes, y en esta novela las películas también ocupan un lugar importante: “Un gusto muy de mi madre, a quien acompañaba cuando se estrenaba una película de Sara Montiel. En la provincia mexicana el gran evento es el cine, lo que contribuyó a que en mi casa fuera un tema cotidiano. Cuando mis padres se casaron, alguien les regaló Lo que el viento se llevó, de Margaret Mitchell, y mi abuelo, lo poco que sabía de español, lo copiaba del cine. Cuando se despedía de alguien, para hacerlo en correcto español, decía: ‘Mañana será otro día’”. Antes de irse, Carlos Martínez Assad dice: “En La casa de las once puertas trato de decir que México es más universal de lo que creemos”. + Por Jorge Vázquez Ángeles


LOS+VENDIDOS GANDHI FICCIÓN

NO FICCIÓN

NÚMERO CERO Umberto Eco LUMEN

Y COLORÍN COLORADO... Odin Dupeyron DISIDENTE

Número cero nos descubre la cara oscura del periodismo y la manera en que nuestra realidad está en manos de quienes construyen las noticias. Los perdedores y los autodidactas siempre saben mucho más que los ganadores. Si quieres ganar, tienes que concentrarte en un solo objetivo, y más te vale no perder el tiempo en saber más. El placer de la erudición está reservado a los perdedores.

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best-seller nacional con más de ciento cincuenta mil ejemplares vendidos en menos de cinco años, y ha tocado profundamente el corazón y la vida de miles de personas.

EL MURMULLO DE LAS ABEJAS Sofía Segovia LUMEN

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor E. Frankl HERDER

Linares, al norte del país, con la Revolución mexicana como telón de fondo. Un buen día, la vieja nana de la familia abandona sorpresivamente un reposo que parecía eterno para perderse en el monte. Cuando la encuentran, sostiene dos pequeños bultos, uno en cada brazo: de un lado un bebé deforme y del otro un panal de abejas. Ante la insistencia de la nana por conservar y cuidar al pequeño, la familia Morales decide adoptarlo.

Prisionero durante mucho tiempo en los desalmados campos de concentración, Viktor E. Frankl sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

HOMBRES SIN MUJERES Haruki Murakami TUSQUETS En su obra más reciente, Haruki Murakami ofrece a los lectores siete relatos en torno al aislamiento y la soledad que preceden o siguen a la relación amorosa. Sin embargo, las verdaderas protagonistas de estos relatos —llenos de guiños a Los Beatles, el jazz, Kafka, Las mil y una noches o, en el caso del título, Hemingway— son ellas, las mujeres, que, misteriosas, irrumpen en la vida de los hombres para desaparecer.

LA TEMPLANZA María Dueñas PLANETA Nada hacía suponer a Mauro Larrea que la fortuna que había levantado con tres años de tesón y arrojo se le derrumbaría con un estrepitoso revés. Ahogado por las deudas y la incertidumbre, apuesta sus últimos recursos en una temeraria jugada que abre ante él la oportunidad de resurgir. Hasta que la perturbadora Soledad Montalvo, esposa de un marchante de vinos londinense, entra en su vida envuelta en claroscuros para arrastrarle a un porvenir que jamás sospechó.

MIRREYNATO: LA OTRA DESIGUALDAD Ricardo Raphael TEMAS DE HOY Las redes sociales y los medios de comunicación dan cuenta de su ostentosa presencia en la realidad mexicana: viajan en aviones particulares con sus perros, celebran con exceso, ordenan cerrar un negocio porque no los atienden como creen merecer, maltratan e insultan con violencia a todo aquel que se atreve a increparlos o señalar justamente alguna de sus faltas; se consideran superiores y su necesidad por demostrarlo no escatima en exhibicionismo y derroche.

DE ANIMALES A DIOSES: BREVE HISTORIA DE LA HUMANIDAD Yuval Noah Harari DEBATE En De animales a dioses, Yuval Noah Harari traza una breve historia de la humanidad, desde los primeros humanos que caminaron sobre la tierra hasta los radicales y a veces devastadores avances de las tres grandes revoluciones que nuestra especie ha protagonizado: la cognitiva, la agrícola y la científica.

SUMISIÓN Michel Houellebecq ANAGRAMA

LA REFORMA DIZQUE HEDUCATIVA Rius GRIJALBO

Los partidos tradicionales se han hundido en las encuestas y Mohammed Ben Abbes, carismático líder de una nueva formación islamista moderada, derrota a la candidata del Frente Nacional. François, un profesor universitario hastiado de la docencia y de su vida sexual, ve cómo la rápida transformación que sucede a la llegada del nuevo presidente al Elíseo altera la vida cotidiana de los franceses y le depara a él un inesperado futuro.

Rius satiriza y pone en evidencia los ponzoñosos yerros y la grave corrupción que la clase política ha cometido en las políticas gubernamentales promovidas en todos los niveles de instrucción educativa. Pero no sólo eso, para que no digan que nada más critica, propone una serie de recomendaciones que echan luz sobre la forma en que los jóvenes e infantes de México deben conducirse en su paso por las aulas.


14

Aquiles: Qué bueno que volvió del mandado. Necesito su ayuda con urgencia. Tortuga: ¿Y ahora qué? Aquiles: Es que... por motivos netamente personales, estoy agarrando cualquier cosa que me avientan. Desde planchas ca... Tortuga: ...lientes hasta víboras vivas. Sí. Ya hemos pasado por este tipo de urgencias económicas suyas. ¿Pues qué hizo ahora? ¿Se resbaló en un museo? ¿Volvió a apostar? Aquiles: No exactamente. Pero algo por el estilo, sí. Resulta que... Tortuga: No, no, no, no. Prefiero no saber. Nada más dígame en qué se metió ahora para paliar sus apuros monetarios. ¿Es la botarga nueva de la farmacia de aquí enfrente? Aquiles: Nunca debí contarle de aquella vez que acepté ese trabajo. Increíble que aún le cause risa, miserable burlón. En fin. El caso es que acepté ser el negro de un escritor y necesito escribir un artículo para mañana. Tortuga: No querrá que yo se lo escriba. ¡Acabáramos! Ser el negro del negro... Aquiles: No, pero bien puede ayudarme con alguna buena idea. Tengo que escribir algo, lo que sea, sobre “Las estaciones del año”. Tortuga: ¿Las estaciones del año? Eso es fácil, ¿por qué no...? Aquiles: ¿Uso los conciertos de violín de Vivaldi o las sonatas de Valle Inclán? ¡Oiga! ¡Me estoy estrenando en este trabajo! Tengo que lucirme con mi jefe. No puedo usar lo primero que le viene a la mente a todo el mundo. Tortuga: Sí que está apurado, ¿eh? También hay un libro de Stephen King que... Aquiles: Ajá. Y una película de Alan Alda. Y una cadena de hoteles. Y... Tortuga: Veo que alguien se quedó sin imaginación y tuvo que caer en el bajo recurso de googlear ideas, ¿eh? Aquiles: ¡Necesito usar algo original! ¡Tiene que ayudarme! Tortuga: No se ponga loco. Al fin es el negro. Tampoco se trata de ganar un premio. Aquiles: Usted no entiende. Ya me gasté el dinero. Tortuga: ¿Cómo? ¿Cobró por anticipado? Aquiles: ¡Tiene que ayudarme! Algún día necesitará un riñón y... Tortuga: Espere. No sé por qué siento que esto ya lo habíamos vivido antes.

Aquiles: ¿De qué habla? Tortuga:Tuve un déjà vu exacto como una calca. Usted de rodillas frente a mí. La farmacia de enfrente solicitando empleados a causa de la época de lluvias. El tiempo que pasa usted pegado al teléfono... ¡Ajajá! Aquiles: ¿Ajajá qué? Tortuga: Enriqueta. Usted volvió con Enriqueta. Aquiles: ¡Claro que volví con ella, Sherlock! ¡Se lo iba a decir pero usted no me dejó! Tortuga: ¿Por qué insiste en pasar por esto, año con año? Es increíble. Aquiles: No me sermonee. Como si usted no tuviera sus propios vicios recurrentes. ¿Quiere que le recuerde cómo se pone cada vez que termina una temporada de Downton Abbey? Tortuga: Bueno, bueno... dos días de depresión los tiene cualquiera. Además es distinto. ¿Cuánto años llevan ustedes así? ¿Cuatro? En otoño, pleitos y pleitos. En invierno, de plano truenan. En primavera, revive el WhatsApp. “¿Qué has hecho?”, “Nada. ¿Y tú? ¿Estás viendo a otras personas?”. Y en verano, vuelven las lluvias y vuelven las llamadas y vuelve usted a gastar en paseos como si fuera un maldito Rockefeller. ¡Ni los mayas eran tan precisos con sus calendarios! Aquiles: ¿Ya se desahogó? ¡Ayúdeme, que quedé con ella para ir al teatro! Programa doble. Sueño de una noche de verano y Un cuento de invierno. Tortuga: Ajá. ¿Y yo qué obtengo? La verdad es que mis riñones están mejor que nunca. Aquiles: Pues ahora que lo dice... puedo conseguir la nueva temporada de Downton Abbey en el mercado negro. La versión en crudo y sin editar. Tortuga: No juegue con mis sentimientos. Aquiles: Tan cierto como que para enero Enriqueta y yo ya habremos tronado. Tortuga: ¿En verdad? Yo le escribo el artículo. Faltaba más. ¡Váyase al teatro! Aquiles: Pero... Tortuga: No se preocupe. Tengo la idea perfecta. ¿”Las estaciones del año”, dijo? Hablaré sobre las mejores estaciones de Metrobús del año. Doctor Gálvez en primer lugar. ¿Qué le parece? Aquiles: Original como la nieve de primavera. Ciao. No me espere despierto. +


16

EL RINCÓN GOURMET

BATMAN 75TH DC COMICS En esta caja que celebra los setenta y cinco años del hombre murciélago encontrarás The Dark Knight Returns, The Court of Owls y Hush, tres de sus mejores historias. Realizados por Frank Miller, Scott Snyder, Jeph Loeb, respectivamente, estos cómics se consideran como obras maestras del género. VELÁZQUEZ. OBRA COMPLETA TASCHEN Manet se refería a él como el “pintor de pintores”. Picasso, Bacon y Dalí le rindieron homenajes. Citado varias veces por Marcel Proust en En busca del tiempo perdido, durante mucho tiempo Diego Velázquez fue un pintor desconocido, en parte porque la mayoría de sus pinturas se encontraban dentro de los castillos y las Cortes españolas. Este libro de Taschen reúne toda la obra del creador de Las Meninas, su obra maestra.

DER RING DES NIBELUNGEN Wagner CD ¿Sientes que las estaciones del año transcurren demasiado lento y te aburres como ostra? Wagner tiene la respuesta. Su drama épico Der Ring Des Nibelungen (El anillo del Nibelungo) es la más famosa tetralogía operística. Su duración es de aproximadamente quince horas, por lo que encontrar un cedé que reúna semejante prodigio wagneriano no es sencillo. En 1950, el célebre Wilhelm Furtwängler grabó toda la saga dirigiendo la Orquesta del Teatro de la Scala, de Milán.

MISHIMA: A LIFE IN FOUR CHAPTERS Paul Schrader THE CRITERION COLLECTION Paul Schrader, el guionista de películas como Toro Salvaje o Taxi Driver, considera que su trabajo sobre la vida del escritor japonés Yukio Mishima es el mejor de su carrera. Narrada en cuatro capítulos, la intensa vida de Mishima se cuenta en inglés y en japonés, en blanco y negro o a color y por medio de flashbacks, un verdadero mosaico para comprender a un escritor que había planeado meticulosamente su muerte.

ANOTHER SELF PORTRAIT (19691971) THE BOOTLEG SERIES VOL. 1* Bob Dylan Su verdadero nombre es Robert Allen Zimmerman, y nació en Duluth, Minnesota, en 1941. Rock, blues, folk, country, gospel, poesía… las huellas de Bob Dylan están en todas partes, y su espíritu ha influido a figuras como The Beatles, U2, Roger Waters, Iggy Pop, Tom Waits… la lista es interminable, como la presencia de Bob, autor de la mejor canción de todos los tiempos: “Like a Rolling Stone”. Esta caja contiene demos, versiones alternativas o desechadas de los temas que darían forma a sus álbumes Self Portrait y New Morning. *Producto de importación

Productos disponibles en: Librería Mauricio Achar, Miguel Ángel de Quevedo 121


17

DE

CONOCER AMOROSA-MENTE

MENTE

A TU YO CUÁNTICO

De pequeños estamos abiertos al aprendizaje, no tenemos ideas preconcebidas, creemos que todo es posible. Conforme crecemos nuestra mente se llena de condicionamientos sociales que nos indican cómo deben ser las cosas, cómo comportarnos e incluso cómo pensar. Nos encerrarnos en nuestros límites en vez de experimentar nuestras infinitas posibilidades. Para conseguirlo, la primera creencia necesaria es que cambiar es posible, que es fácil y que estamos a salvo transformando, creciendo, sanando. El segundo paso consiste en deslindarnos de los estereotipos que nos atan. Una frase budista lo aclara: “En el cielo no hay distinciones entre Este y Oeste, son las personas quienes crean esas distinciones en su mente y luego piensan que son verdad”. Según lo que nos han enseñado, nuestra realidad parece sujeta a leyes mecánicas en las que no podemos influir. Descartes dijo que como la mente no estaba sujeta a las leyes del mundo físico objetivo, quedaba fuera del alcance de la investigación científica. El tiempo avanza, las mentes se han expandido y nos hemos encontrado en una nueva era donde podemos preguntar “¿qué tal si…?”. Vida cuántica ¿Existen todas las realidades de manera simultánea? ¿Todas las posibilidades existen al mismo tiempo? La física de las posibilidades es la física cuántica,

Avisos Clasificados URGENTE

nos dice qué nos parece el mundo, cómo lo vemos y cómo es en realidad, de qué están hechos los pensamientos. El hecho de plantearnos estas preguntas es lo que hace la vida más alegre. No estamos en un hoyo, estamos en el misterio. Si recreamos las mismas realidades, estamos condicionados a creer que el mundo exterior es más real que el interior. Filosofías como el budismo y prácticas como el Reiki y el Theta Healing, dicen que lo que pasa adentro crea lo que pasa afuera. Liberémonos de sentirnos seguros sólo creyendo en lo que vemos y comprobamos. Los científicos ahora estudian si la realidad es lo que ven los ojos o el cerebro. El cerebro no conoce la diferencia entre lo que ve y lo que recuerda, pues las neuronas se conectan con ambas experiencias. Por lo tanto, si creemos e instauramos nuevas creencias, como que la vida es plena y abundante, eventualmente atraeremos eso a nuestra vida. Si creemos lo contrario eso obtendremos. De la percepción sólo tenemos conciencia de una parte. El cerebro procesa más de cuatrocientos mil millones de bits y sólo tenemos conciencia de dos mil, lo que significa que la realidad se crea allí, pero el resto no la tenemos integrada. Carl Gustav Jung decía que “aquellos que no aprenden nada de los hechos desagradables de sus vidas, fuerzan a la conciencia cósmica a que los reproduzca tantas veces como sea necesario para aprender lo que en-

seña el drama de lo sucedido. Lo que niegas te somete. Lo que aceptas te transforma”. Louise L. Hay escribió hace más de cuarenta años el libro que transformó el mundo de la salud mental, y con ella la física y espiritual: Tú puedes sanar tu vida. Inició de manera amorosa una revolución de la autosanación. Porque ése es el chiste, autoconectarse para autoconocerse y liberar y vivir la experiencia que queremos vivir, no la que otros nos digan. Louise comenzó un cambio amoroso porque trajo a la mesa el amor, el amor propio lo sana todo: si yo me acepto, el mundo me acepta, si me odio, el mundo me odia. Su trabajo con las afirmaciones llevó a muchos otros sanadores en diferentes disciplinas a ofrecer una gama de posibilidades, quien quiere sanar, crecer y cambiar puede si así lo cree. Hasta que no veas tu realidad actual de otro modo, cualquier cambio que quieras hacer será superficial. Si quieres resultados contundentes, debes cambiar tu idea de por qué ocurren las cosas de determinada manera; para hacerlo debes abrirte a una nueva interpretación de lo que es real y cierto. La conciencia la expandes tú. + Por Yara Sánchez de la Barquera Vidal TÚ PUEDES SANAR TU VIDA Louise L. Hay DIANA

Pequod, barco pesquero próximo a zarpar de Nantucket, Massachussetts, solicita marineros y arponeros en general. Mayores informes, capitán Ahab.

Remato máquina para predicción del clima y caída de rayos. Garantizada. Informes:

Dr. Emmet Brown VARIOS

CERRAJERÍA

Que no lo sorprenda el invierno o una nevada. Garantizados para las condiciones más extremas. Los cerillos recomendados por Hans Christian Andersen y Jack London.

Duplicados, reparación de cerraduras y chapas antiguas. Atención personal de Leo Gursky, Brooklyn, Nueva York.

GUÍA DE TURISTAS EN LAS VEGAS

MAGNÍFICA OPORTUNIDAD ABOGADOS

No pague lujos. Protéjase de las inclemencias del tiempo con la auténtica sombrilla para el verano, ideal para la playa. Fabricada a mano por: R. Crusoe.

Defensor de oficio. Experiencia, gran capacidad de concentración y negociación. Trabajo bajo presión. Lic. Atticus Finch.

Asesoría gratuita

Por cierre invernal se solicita cuidador de hotel cinco estrellas en alta montaña. Todas las comodidades, servicios, cómodo alojamiento y comidas incluidas. Ideal para escritores. Interesados llamar al Hotel Overlook.

La ciudad que nunca duerme como nunca la habías conocido. Casinos, hoteles, todas las atracciones turísticas. Informes con Rosa del Alba Rosas Valdivia. English spoken.

AUTOS

¿La ha visto?

¡URGE! Por mudanza a otro país, remato Combi modelo 1971 amarillo con blanco, en buenas condiciones, interiores originales, único dueño, ideal para vacacionar con toda la familia. ¡Hasta el abuelo cabe! Mayores informes con

Richard Hoover

Se recompensará a la persona que dé informes para la localización de Clementine Kruczynski. Se le vio por última vez en la playa de Montauk. Vestía sudadera color naranja y lleva el cabello azul. Joel Barish


18

Comienza así El hombre sin atributos de Robert Musil: “Sobre el Atlántico avanzaba un mínimo barométrico en dirección este, frente a un máximo estacionado sobre Rusia; de momento no mostraba tendencias a esquivarlo desplazándose hacia el norte. Las isotermas y las isóteras cumplían su deber. La temperatura del aire estaba en relación con la temperatura media anual, tanto con la del mes más caluroso como con la del mes más frío y con la oscilación mensual aperiódica. La salida y puesta del sol y de la luna, las fases de la luna, de Venus, del anillo de Saturno y muchos otros fenómenos importantes se sucedían conforme a los pronósticos de los anuarios astronómicos. El vapor de agua alcanzaba su mayor tensión y la humedad atmosférica era escasa. En pocas palabras, que describen fielmente la realidad, aunque estén algo pasadas de moda: era un hermoso día de agosto del año 1913”. La naturaleza se expresa de manera imparcial. Un hermoso día soleado adquiere sus atributos sólo cuando se refleja en la vida de alguien, cuando alguien se atreve a pensarlo como tal. De la misma manera las estaciones adquieren su personalidad sólo cuando las referimos al efecto que tienen en nuestras vidas y, sobre todo, en nuestra mente y nuestras emociones. El invierno, con todas sus incomodidades y peligros mortales en sus zonas limítrofes, me parece la estación más honesta, la más necesaria para los tiempos que corren. Restringe la movilidad, ofrece poco a la vista, inocula una

poderosa conciencia de nosotros mismos, impide soslayar el estado de nuestro espíritu: actitudes poco comunes en la mujer, el hombre de ahora tan indispuesto a diferenciarse de la masa, tan presto a la enajenación constante, al exilio permanente de sí mismo. El invierno, más que una estación, puede ser una condición del espíritu. Autores como Thomas Bernhard lo demuestran con nítida contundencia. En la obra del genial escritor austriaco, la vida invernal es el devenir inevitable de una mente que atiende sin concesiones y con la mayor entereza posible la realidad circundante. En su obra maestra Trastorno, por ejemplo, el príncipe de Saurau dice: “Se puede calificar mi carácter, con razón, de frío. Pero con el mismo derecho califico al mundo de totalmente frío” (las cursivas son de Bernhard). El monólogo que abarca prácticamente la totalidad de la segunda mitad del libro, un delirio deslumbrantemente lúcido, caótico y fascinante que por momentos pareciera ser la secuela de los desvaríos de Des Esseintes, la propagación de aquellos males espirituales que se prefiguraron a finales del siglo xix arrastrados hacia el núcleo geográfico europeo de la primera década del siglo xx, denuncia una sociedad en la que la vida interior sucumbe ante una sociedad rígida, que admite poca o nula movilidad, en la que los hombres y las mujeres padecían cual cadena perpetua los estereotipos de su condición (“se ponen de pronto una ocupación, como si fuera un traje de abrigo, que llevan luego durante

toda la vida, hasta que es sólo un harapo raído; remiendan ese traje raído durante decenios, lo forran, lo ensanchan, lo estrechan, voluntariamente o por la fuerza, pero sigue siendo el mismo harapo raído. Puede verse a pueblos enteros vestidos con harapos ridículos, totalmente raídos”). El príncipe de Saurau, tipificado por sus interlocutores como un demente, es la síntesis de la cultura que lo envuelve. Bernhard traza de manera magistral la novela dejando la intervención del príncipe para la última parte después de que el narrador del libro, el hijo de un médico que acompaña a éste a través de un puñado de poblaciones rurales austriacas, ha visitado hombres y mujeres en total estado de abandono y desesperación que explican el posterior delirio en el que se encuentra el protagonista del libro. Por Trastorno desfilan un judío erudito dedicado a la especulación inmobiliaria, un campesino ebrio y violento que asesina a la mujer de un posadero, una mujer que languidece apenada porque su único heredero es un hombre embrutecido, un ingeniero misántropo que vive sólo con su hermana trabajando en una obra literaria de proporciones mayores que puede ser distorsionada sólo con que el autor tenga frente a sí un rostro desconocido que altere por completo el orden de su mundo, el hijo de un molinero que padece de una enfermedad degenerativa, un hombre que le ordena a un inmigrante turco asesinar y disecar los especímenes de un aviario. Aunque el trastorno en el libro se centra en el príncipe de Saurau es la comunidad la que está realmente enferma y este hombre padece las consecuencias de la lucha intestina que se libra al interior de su mente, producto de lo que su intelecto observa a su alrededor: “El querer cambiarlo todo es siempre en mí una necesidad constante, un placer perverso que conduce a las desavenencias más desagradables. El desastre empieza cuando uno se levanta de la cama. Por el hecho de que todo se sitúa sobre una base filosófica, de que uno adopta un papel. La oscuridad es fría cuando la cabeza no actúa”. En el centro de la narración de Bernhard, como en buena parte de su obra, se encuentra el suicidio como la única alternativa para escapar al sofoco existencial. “¿Por qué tenemos que sacrificarnos a la comedia exterior, a una actuación exterior en la superficie de la vida?”, se pregunta el Príncipe de Saurau exasperado ante una humanidad que abandona a pasos agigantados la preocupación por el espíritu. Quizá la mente fascinante del protagonista tuviera la respuesta. Es una pena que los ruidos en su mente, el ensordecedor barullo que ha incubado a partir de un mundo desfigurado, le impide, y de paso a nosotros, que buena falta nos haría, escuchar la respuesta. + *Fe de erratas: en el artículo del mes pasado, “Los síntomas de la locura”, se atribuye a John Gray la autoría de Estrictamente bipolar. El autor es Darian Leader.


LOS+VENDIDOS GANDHI ELECTRÓNICOS

ARTE

ÉTICA GENERAL DE LAS PROFESIONES Augusto Hortal DESCLÉE Dentro de esta colección de textos universitarios de ética profesional, el presente volumen se ocupa de los temas comunes a todas las carreras. Tras una primera caracterización y contextualización de este complejo y cambiante fenómeno, se trata de dilucidar los principios fundamentales que ofrecen los criterios básicos para articular una ética de las actuaciones profesionales.

LA DIETA DEL METABOLISMO ACELERADO Haylie Pomroy GRIJALBO Haylie Pomroy ha ayudado a miles de pacientes a perder hasta diez kilos en cuatro semanas –todo a través del poder quemagrasa que tiene la comida. Conocida como la gurú del metabolismo, Haylie nos recuerda que la comida no es el enemigo: la comida es, por el contrario, la rehabilitación que necesitas para revitalizar tu metabolismo lento y averiado, y convertir así tu cuerpo en una máquina quemagrasa.

QUÉMALO Haylie Pomroy GRIJALBO Éste es un libro para gente que necesita una intervención urgente para perder peso rápido. Es para aquellos que están atascados y no logran deshacerse de los kilos que les sobran para llegar a su objetivo. Si necesitas perder peso rápidamente y no tienes un año, ni seis meses, ni siquiera un mes, tu objetivo puede parecer imposible. O quizás necesitas un salto cuántico hacia ese estilo de vida saludable que tanto anhelas.

CONTABILIDAD ADMINISTRATIVA Ray Garrison MCGRAW HILL Contabilidad administrativa resalta las tres funciones que deben desempeñar los administradores en sus organizaciones: operaciones de planeación, actividades de control y toma de decisiones; y analiza qué información contable es necesaria en estas funciones, y cómo recabarla e interpretarla. Con el fin de lograr esto, la obra se estructura en torno a tres cualidades: relevancia, balance y claridad.

EL MURMULLO DE LAS ABEJAS Sofía Segovia LUMEN El murmullo de las abejas huele a lavanda, a ropa hervida con jabón blanco, a naranjas y miel: una historia impredecible de amor y de entrega por una familia, por la vida, por la tierra y por un hermano al que se ha esperado siempre, pero también, la de una traición que puede acabarlo todo.

ARTE ANTIESTRÉS. 100 JARDINES PARA COLOREAR VV.AA. PLAZA Y JANÉS Esta colección de más de cien láminas para colorear, inspiradas en el mundo de la naturaleza, forma un precioso universo artístico en el que imaginar y crear en función de la personalidad y el instinto de cada uno. Estemos donde estemos, podemos abandonarnos a la observación de plantas, flores, mariposas, pájaros. Así, al ritmo del rasgueo del lápiz, nos desprendemos de las preocupaciones, mejoramos nuestra concentración y serenamos el cuerpo y la mente.

ARTE ANTIESTRÉS. 100 NUEVAS LÁMINAS PARA COLOREAR VV.AA. PLAZA Y JANÉS Este libro despliega una sugerente gama de más de cien láminas para colorear: ilustraciones cuidadas y detalladas de inspiración actual, clásica y retro, desde motivos florales hasta estampados geométricos. Un lienzo variado en el que cualquier persona encontrará la manera de expresar su personalidad, dar rienda suelta a su imaginación, mejorar su coordinación y su concentración, además de reposar el cuerpo y la mente.

EL DIARIO DE FRIDA KAHLO: AUTORRETRATO ÍNTIMO Frida Kahlo RM Publicado por primera vez en su totalidad, El diario de Frida Kahlo refleja los últimos diez años de una vida turbulenta. Este documento, a veces apasionado, otras sorprendente e íntimo, custodiado bajo llave durante aproximadamente cuarenta años, revela nuevos rasgos de la compleja personalidad de esta destacada artista mexicana.

EL BOSQUE ENCANTADO Johanna Basford MTM EDITORES Johanna Basford vuelve a maravillarnos con su nuevo libro para colorear, un fabuloso bosque encantado que esconde en su espesura animales y objetos mágicos, y especiales símbolos que nos deparan fantásticas sorpresas. Una nueva explosión de belleza de la mano de la autora del bestseller internacional El jardín secreto.

GUÍA DE ARQUITECTURA. CIUDAD DE MÉXICO Andrea Griborio, Alejandro Hernández Gálvez, et al. ARQUINE Esta compilación reúne 141 obras arquitectónicas, construidas desde principios del siglo xx hasta la primera década del xxi, ubicadas en cinco zonas de esta urbe. En ella encontrarás historia, ubicación, rutas de transporte e información general de los proyectos arquitectónicos más destacados de quienes contribuyeron a la construcción de esta megalópolis.


20 ocurrirán esas cosas, y entonces, una por una, empiezan a pasarte todas, igual que le suceden a cualquier otro”. Con la precisión de palabras que caracteriza a Paul Auster, inicia Diario de invierno, una honesta reflexión sobre su propia vida, motivado por los primeros síntomas de la vejez. Auster recorre su infancia, sus primeras experiencias sexuales, su pasión por el béisbol, y los apartamentos en los que vivió. No es una obra de un hombre en decadencia, ni relata la de uno. No es el declive, es el autor lúcido que describe escenarios vibrantes, que observa a detalle su infancia: “el pequeño mundo de reptantes hormigas y monedas perdidas, de ramitas caídas y abolladas chapas de botellas, de tréboles y dientes de león”, mientras se encuentra recluido en el frío invierno de Minnesota o de Nueva York, esperando el avistamiento del primer petirrojo del año que le anuncie la primavera.

C

uando mi padre quiso explicarme la muerte, habló del ciclo de la vida, de cómo un organismo nace, crece, se reproduce y muere, yo lo imaginaba como las estaciones del año: la primavera, el verano, el otoño y el invierno. Al crecer descubrí que en otro lado del mundo podía ser primavera mientras en donde me encontraba yo era otoño. Y que las estaciones del año influían no sólo en nuestra manera de vestir, sino también de percibir el mundo. En México es verano y este periodo remite a las vacaciones: sol, playa, calor; pero si se vive en zonas de altas temperaturas también al infierno. El color del verano es una obra póstuma del escritor cubano Reinaldo Arenas. Una novela que se reescribió como el abanicar circular de un ventilador. Arenas, exiliado en Nueva York, enfermo terminal, acabó lo que era su proyecto de vida y que había comenzado antes de abandonar La Habana. Es una novela que critica y se mofa del régimen castrista, pero también una visión de la juventud homosexual que fue reprimida en la isla. En ella sucede el carnaval, con personajes que aluden a políticos e intelectuales bien conocidos, y como el propio carnaval la novela es heterogénea. Inicia, por ejemplo, con una breve representación teatral. Si el verano es carnaval es, como ya decía, también infierno, en el que la libertad es un término casi ficticio al que se aspira. Vanguardista, EL COLOR DEL VERANO Reinaldo Arenas TUSQUETS

desgarradora, procaz, oscura, sensible: “Todo no es más que una representación, una máscara”. Después del colorido verano, viene el otoño, el declive no sólo del color, sino de la vida. Gabriel García Márquez lleva el régimen de un dictador a su más exacerbado realismo mágico, El otoño del patriarca es la caída de una dictadura típicamente latinoamericana. El dictador tiene un doble, Patricio Aragonés, quien lo ha sustituido en actos públicos, pero quien además de haber robado bienes, en su calidad de doble, se ha convertido en el otro. Los límites poco a poco se borran, goza con sus mujeres, tiene a sus hijos, muere por él: “Así lo encontraron en las vísperas de su otoño, cuando el cadáver era en realidad el de Patricio Aragonés, y así volvimos a encontrarlo muchos años más tarde en una época de tantas incertidumbres”. El dictador es una figura convertida en mito, un hombre al que se le obedece por temor y por esto ocurren las cosas más disparatadas, como el secuestro de miles de niños para que no cuenten la historia detrás de los resultados de la lotería, o como los funcionarios condecorados por seguir órdenes y luego asesinados por las mismas razones. El invierno suele anunciar el final: “Piensas que nunca te va a pasar, imposible que te suceda a ti, que eres la única persona del mundo a quien jamás

EL OTOÑO DEL PATRIARCA Gabriel García Márquez DIANA

DIARIO DE INVIERNO Paul Auster BOOKET

En nuestro país el invierno es el que finaliza y comienza el año. Y es en esta temporada que se produce una mayor reflexión, se rinden cuentas y se obtienen los frutos o se enumeran las pérdidas. Espera a la primavera, Bandini, de John Fante, es una preciosa novela de una familia condenada al inclemente invierno, así como a la pobreza. Arturo Bandini, el hijo de Svevo y Maria, inmigrantes italianos, tiene una infancia precaria pero es un niño común que va a la escuela y vive su primer enamoramiento. Svevo, albañil, sufre porque en invierno no hay mucho trabajo, además le gusta la bebida y se distrae con mujeres, mientras que Maria es conservadora, religiosa y se ocupa del hogar, hasta que enfrenta a su marido y deja ver su propia fortaleza. El pequeño Bandini guarda esperanzas en el amor que siente por su compañera de clases, piensa que cuando pase el invierno ese amor florecerá; sin embargo, enfrentará noticias mucho más dolorosas antes de que éste acabe. Esperar la primavera es lo único que le queda a la familia Bandini, para olvidar las navidades de mierda, la insatisfacción, la falta de trabajo y el sufrimiento de los pobres: “Arturo podía olvidar que era pobre si los demás no se lo recordaban”, como sucedía durante las fiestas. La primavera es entonces la estación que representa el futuro, un futuro promisorio, que no puede ser peor que el tiempo que se está viviendo. Las estaciones son en sí mismas un ciclo completo, que inicia y concluye, y es esto lo que las novelas antes mencionadas siembran: la idea de que mañana será un día diferente. + Por Perla Holguín Pérez ESPERA A LA PRIMAVERA, BANDINI John Fante ANAGRAMA


22

RAQUEL CASTRO

Uno de los libros que más disfruté fue ¿Dónde es aquí? 25 cuentos canadienses (coordinado por Claudia Lucotti y editado por el Fondo de Cultura Económica). Me encantó porque en varias de las historias el clima es parte importante de la trama –y se trata de climas muy ajenos a mi experiencia vital: sequías con interminables tormentas de arena capaces de volver loca a la gente; veranos a la orilla de lagos inmensos, en bosques repletos de fauna que a mí sólo me toca ver en los zoológicos; inviernos inclementes de verdad, con temperaturas por debajo de los -40º…

Fue en otoño cuando me dio por leer a Benedetti. Tenía quince años (yo, no él) y me acababa de cortar mi primer novio: habíamos empezado a andar juntos a mediados del verano y apenas había cambiado la estación cuando me salió con que decía su mamá que siempre no. O bueno, no su mamá: su nueva novia. Yo apenas le estaba comenzando a agarrar el gusto a las demostraciones de afecto en público y al arte de compartir un postre (les funciona muy bien a las inapetentes, pero yo siempre he sido de muy buen comer y mi naturaleza era más de “¿no te vas a acabar eso? Yo te ayudo” que de “sí, pidamos un flancito ridículamente pequeño para comérnoslo entre los dos porque NOVIOS POBRES”) cuando, de pronto, el calorcito y la alegría del verano se me terminaron metafórica y literalmente y tuve que explorar otros sentimientos, también nuevos para mí. Recuerdo estar sentada en la explanada del Monumento a la Revolución, muriéndome de frío, aguantando las ganas de llorar mientras leía la antología Inventario 1, de Mario Benedetti. Por supuesto, los poemas de desamor le daban forma a lo que yo es-

taba sintiendo: me prestaban palabras para explicarme qué demonios era esa sensación de vacío en el pecho que me atacaba en las madrugadas; pero también los poemas de amor me brindaban consuelo al transportarme, al menos mentalmente, al verano de amor que se había terminado y que, según pensaba entonces, jamás iba a volver (ya ven cómo puede ser una de intensa). A pesar de eso, el otoño volvió a ser, con el paso del tiempo, mi estación favorita del año. A lo mejor porque me encanta leer envuelta en las cobijas mientras me tomo un cafecito, algo que no se puede hacer en primavera o en verano. En invierno sí, pero es temporada de mucha vida social (posadas, intercambios, cenas y demás) y queda menos tiempo para darle a la lectura. Debe ser por eso que en otoño leo muchísimo más que el resto del año. Y en 2014 fue todavía más, porque pasé siete semanas del otoño en un bosque canadiense. Mientras afuera oscurecía cada vez más temprano, adentro de la cabaña donde estuve tenía un sillón muy cómodo y una buena lámpara. Y a pocos pasos, una biblioteca superbién surtida: un sueño hecho realidad.

Sin embargo, hubo algunos libros que no me animé a leer estando allá, a lo mejor porque estaba sola la mayor parte del tiempo, en una cabaña en medio del bosque, en un lugar donde oscurecía antes de las cinco de la tarde. Me conozco, sé que soy fácil de impresionar. Así que tuve que esperar a estar de vuelta en el calorcito chilango para animarme a leer No entren al 1408, una colección de cuentos de terror en tributo a Stephen King (el antologador es Jorge Luis Cáceres y se encuentra bajo el sello La Cifra, en coedición con Conaculta). Con cuentos de narradores y narradoras de España y Latinoamérica, prometía buenos sustos. Y me los cumplió, ¿eh? La recomiendo ampliamente. Ahora tengo una buena cantidad de libros esperando el otoño, para que me prepare mi café, me arrebuje entre los cobertores y me ponga a leer sin parar. Pero eso no quiere decir que no vaya a leer en estos días: tan sólo la semana pasada terminé El mar infinito, de Rick Yancey (Oceano Travesía), un libro que me tuvo mordiéndome las uñas: es una novela en la que el fin de la humanidad está cerca a causa de una invasión extraterrestre pero un grupo de sobrevivientes sigue luchando e intenta no perder la esperanza. Al terminarlo me enteré de que es segunda parte de una trilogía. El primer libro es La quinta ola, pero no me hizo falta para entender y clavarme con éste (aunque, claro, ahora quiero leerlo). Ah, y curiosamente, El mar infinito comienza hablando de las estaciones del año. De un modo tan nostálgico que me recordó cuando yo, a los quince, tristeaba por el fin del verano. +


24

—¡Por fin llegó el invierno! Dentro de poco caerán los primeros copos de nieve: fríos, blancos, húmedos y suaves. Entonces el bosque se teñirá por completo —exclamó un conejo por los rincones del bosque, sin imaginar que por su culpa tres animales despeinados, de ésos que acostumbran meterse a dormir en su morada tan pronto el otoño termina, se quedarían despiertos para esperar la caída de los primeros copos de nieve. Ninguno de ellos los había visto caer nunca. Ni siquiera se habían preguntado antes cómo diablos era un copo de nieve. ¿Frío, blanco, húmedo y suave? Te doblarás de la risa cuando leas cómo cada uno de ellos imagina que es un copo de nieve.

día robarse un huevo de ganso para llevárselo de regalo a su esposa. Lo que sucede después de que tropieza con el oso mejor ni se los cuento. Es tan disparatado, increíble y gracioso que todavía me río cuando me acuerdo. Y eso que este libro pequeñito ya me lo leí como ocho veces. Las ilustraciones de Katja Gehrmann son fabulosas, están llenas de gamas caprichosas de colores (al fin que ninguna ley prohíbe pintar de rosa o verde los cielos).

Las ilustraciones de Sebastian Meschenmoser son geniales; todo en Martín y la primera nevada (FCE) parece dibujado con lápices de colores y nunca falta en las páginas un espacio en blanco para rellenar con la imaginación. Es de los cuentos más divertidos que he leído en el año. Y por si algo le faltara, el desenlace te toma por sorpresa igual que la caída de los primeros copos de nieve. ¿Qué tan grave podría ser renunciar al peine y dejarse el cabello revuelto unos días o mejor unas semanas, quizá unos meses? Las personas exageran. Digo, ni que en plena primavera fueran a llegar unos pajaritos a hacer su nido en tu cabeza; ni que te fuera a crecer de pronto un árbol en la coronilla, ¿o sí? Un problema de pelos (Silver Dolphin) tiene la sazón de las fábulas antiguas y la ligereza de los cuentos infantiles que nos gusta volver a leer muchas veces. Su autora se llama Khoa Le y nació en Vietnam. El

libro te sabe a esa curiosidad rica que despiertan las diferencias culturales. Los colores son tan intensos y el formato del libro tan grande que por momentos te da la sensación de estar leyendo el cuento en una pantalla táctil con textura de papel. La carátula es como una enorme estampilla 3D coleccionable. Ganso, el oso (Castillo) es un libro que debiera pertenecer al verano; la temporada del año en la que se producen las confusiones más increíbles. A veces llueve con la salida del sol y las ventanas sirven de entrada a mundos fantásticos; pasa que las mesas se transforman en libreros, las plantas en lámparas, en un bosque alguna cría de ganso rompe el cascarón y salta fuera del huevo sintiéndose un oso, mientras que en otra parte no muy lejos un temible oso peludo, de garras enormes, se pregunta si acaso al nacer lucía como un ganso. La culpa de todo la tienen los zorros, por supuesto. Este libro no existiría de no ser porque a un zorro se le ocurrió un

LOS+VENDIDOS GANDHI WIGETTA UN VIAJE MÁGICO Vegeta 777 / Willy Rex PLANETA

CIUDADES DE PAPEL John Green NUBE DE TINTA

DESTROZA ESTE DIARIO Keri Smith PAIDÓS

Y hablando de colores y zorros, qué mejor que celebrar el otoño con un clásico jugoso que inicia con un “Había una vez un valle… y en el valle tres granjas; y en las granjas, tres granjeros. Tres granjeros bastante feos, por cierto. Y además, antipáticos”. Uno tenía pollos. Otro patos y gansos. El tercero, pavos y manzanas. Sólo que “Y encima del valle había un bosque… y en el bosque, un árbol enorme; y en el árbol, un agujero, una madriguera, que era el hogar de don Zorro, doña Zorra y sus cuatro zorritos”. A don Zorro lo llamaban en casa: El Superzorro (Alfaguara Infantil). Los tres granjeros, en cambio, lo llamaban ¡Maldito bicho! Estaban cansados de que les robara comida con el más escandaloso de los descaros. Un día se armaron con escopetas y excavadoras para ir a cazar al zorro a la puerta de su madriguera. Quizá nunca pensaron que donde hay un arriba también hay un abajo y que esa madriguera no era la excepción a la regla. Don Zorro ideó un plan ingenioso para salvar a su familia sin tener que despedirse de los grandes festines. A la mera hora el plan cambió, se multiplicó, dio maromas. Total, que al final se produjo un revoltijo fabuloso, con el sello único del gran Roald Dahl. +

INFANTIL Y JUVENIL

EL PRINCIPITO Antoine De Saint-Exupéry EMECÉ

EL LIBRO SALVAJE Juan Villoro FCE


PARA VERYOÍR MÚSICA

VIDEO

ASCENSOR PARA EL CADALSO Louis Malle CINE, VIDEO Y T.V.

ANA TORROJA Conexión SONY MUSIC

Julien Tavernier, héroe de la guerra de Indochina, trabaja para el industrial Simon Carala, y es el amante de su esposa, Florence. Para poder vivir juntos, los amantes deciden matar al marido de modo que parezca un suicidio, pero ocurre algo que no estaba previsto.

Después de formar parte de uno de los grupos de pop en español con más éxito a nivel mundial, Ana Torroja estuvo en pausa unos cuantos años, hasta que decidió volver a darle vida a sus clásicos temas con Mecano, haciéndose acompañar de grandes artistas y amigos.

SELMA Ava Duvernai CINE, VIDEO Y T.V.

MUSE Drones WEA

Esta crónica sobre la lucha del político y activista Martin Luther King Jr. en defensa de los derechos civiles se centra en la marcha desde Selma a Montgomery, en 1965, que llevó al presidente Lyndon B. Johnson a aprobar la ley sobre el derecho al voto de los ciudadanos negros.

RELATOS SALVAJES Damián Szifrón WARNER HOME VIDEO La película consta de seis episodios que alternan la intriga, la comedia y la violencia. Sus personajes se verán empujados hacia el abismo y hacia el innegable placer de perder el control, cruzando la delgada línea que separa la civilización de la barbarie.

EL FRANCOTIRADOR Clint Easwood WARNER HOME VIDEO Autobiografía del marine SEAL Chris Kyle, un tejano que batió el récord de muertes como francotirador del ejército norteamericano. Kyle fue enviado a Irak con la misión de proteger a sus compañeros. Su puntería y precisión milimétrica salvó incontables vidas en el campo de batalla, por lo que se ganó el apodo de “Leyenda”, pero la noticia de sus hazañas llegó hasta las filas enemigas. Se puso precio a su cabeza y se convirtió en objetivo de los insurgentes.

BOYHOOD Richard Linklater PARAMOUNT HOME Drama filmado a lo largo de doce años (2002-2013) pero únicamente en treinta y nueve días de rodaje. Es la historia de Mason desde los seis años y durante una década poblada de cambios: mudanzas y controversias, relaciones que se tambalean, bodas, diferentes colegios, primeros amores, también desilusiones, momentos maravillosos, de miedo y de una constante mezcla de desgarro y sorpresa.

El poderoso trío inglés regresa con más fuerza en este nuevo disco que promete una extensa y exitosa gira alrededor del mundo. Sin duda, Muse es una de las bandas más respetadas en la escena del rock actual sobre todo porque muy pocas alcanzan a un nivel alto en ejecución, no sólo en grabación, sino en vivo.

GEO MENESES Rojo corazón GARCÍA LÓPEZ HERMELINDA Novena producción de la cantante originaria de Oaxaca, en la cual hace un recorrido histórico por el amplio repertorio popular de la canción mexicana, incluyendo temas como “La chancla”, “No volveré”, “Una pura y dos con sal” y “Rogaciano el huapanguero”, por citar sólo algunas.

EDISON QUINTANA México entre dos siglos DISCOVERY MUSIC El pianista uruguayo Edison Quintana, nos deleita con una fina selección de doce compositores mexicanos que comprenden el periodo de 1890 a 1980, entre los cuales se encuentran los clásicos Manuel M. Ponce y Silvestre Revueltas, entre otros.

DANIEL BOAVENTURA Your song SONY MUSIC Una voz y estilo que compite en la nueva oleada de los crooners, interpretando temas clásicos y propios de la época en la que Sinatra era amo y señor. Daniel Boaventura es una agradable sorpresa auditiva, digna de disfrutarse plenamente y bien acompañado.


NOVEDADES LEE+

ENTREVISTA con Ramón Valdés Las drogas forman parte esencial del universo humano y, por lo tanto, deberían ser objeto de nuestra comprensión y no de un rechazo irracional o acrítico. Este libro de Zara Snapp cumple con la bondadosa tradición del diccionario genuino: nos acerca, vía la investigación y la sencillez, a un ámbito del saber que es comúnmente juzgado, mas no conocido. Siempre han existido sustancias que alteran, en menor o mayor grado, el comportamiento de las personas. Algunas son aceptadas por la sociedad; otras son estigmatizadas y se persigue su producción, venta y consumo. (Ediciones B) +

En 1816, Lord Byron, John Polidori, Percy Bysshe Shelley y su esposa Mary Shelley coincidieron en la magnífica Villa Diodati, situada junto al Lago Leman. Las inclemencias del clima, provocadas por la catastrófica erupción volcánica de Tambora, que cubrió el cielo de nubes de ceniza y de azufre, les impidieron abandonar la villa durante tres días, que fueron como una larga y tenebrosa noche. En este ambiente cargado de misterio y nerviosismo, entre relámpagos y terribles ráfagas de viento, se gestaron dos de los grandes mitos de la novela gótica: Frankenstein y el vampiro. (Random House) +

¿Sabes algo sobre mitología maya? Si te dicen la palabra Alux, ¿piensas en el fiel compañero del luchador Tinieblas? O si lees Petén y Uxmal, ¿te vas enseguida a la colonia Narvarte? Para conocer más sobre el mundo maya tienes que leer Flor Negra (Oceano) una novela juvenil ambientada en el Mayab, en la que se recuperan antiguos mitos para construir una historia llena de misticismo y aventuras. La peligrosa odisea de una joven llamada Boox Nikté –que en maya significa “flor negra”– te hará querer ir a investigar más de esta fascinante cultura. Háblanos un poco sobre Flor Negra. El címbalo de oro. Flor Negra es una novela de literatura fantástica que trata de una aprendiz que se convierte en la hechicera más poderosa del Mayab. A diferencia de otras propuestas no está basada en mitos, leyendas griegas, europeas, literatura fantástica europea o estadounidense, más bien retoma las leyendas y seres fantásticos de la mitología maya para construir una saga.

En un bar de Cesárea, Dovale, un hombre menudo que parece hecho sólo de piel y huesos, se sube al escenario. Lo hace todas las noches, aunque en esta ocasión va a pasar algo distinto. Hace unos días el actor llamó un juez jubilado que había compartido con él su adolescencia para pedirle que asistiera al espectáculo. Hace cuarenta años que no se ven, y ahora el hombre está ahí, entre el público, al principio aburrido pero luego intrigado por lo que oye y ve. Dovale habla, chilla, se mueve como si fuera de goma y empieza a contar episodios de la vida que compartieron. (Lumen) +

Los cuentos reunidos del narrador cubano más internacional. El universo habanero de las novelas de Leonardo Padura ya es inconfundible, pero hasta ahora sus numerosos relatos nunca se habían recogido en un solo volumen. Son historias magníficas de soldados que vuelven de Angola a La Habana y recalan en Madrid, de jóvenes estudiantes seducidos por boleros y por cantantes de antiguo esplendor, relatos de amor y erotismo, de amistad y de descubrimientos, o de formación en la atmósfera caribeña de una ciudad cargada de personajes y de vidas por contar. (Tusquets) +

Tú estás dentro de este libro; tú eres el lector pero también el protagonista y, de algún modo, tú colaboras en su escritura y tú te defines con cada decisión. TÚ, un nuevo personaje literario que obtiene su retrato a medida que avanza en las tramas de esta especie de actualización adulta de los libros de Elige tu propia aventura, de los que optimiza una estrategia narrativa basada en lo lúdico que ayudaba en la forja de personalidades. La ciudad en crisis como campo de juego y también como tejido de relatos y personajes carismáticos y desesperados, improbables pero reales, que se cruzan y comparten páginas, dudas, temores y soluciones. (Blackie Books) +

Se han escrito cartas desde la antigua Roma hasta las maravillas y los horrores del email, y el autor demuestra que éstas revelan mucho de nuestras vidas. Esta obra es una curiosa historia del correo que indaga en los grandes intercambios epistolares de nuestra historia, desde Cicerón y Petrarca hasta Jane Austen o Ted Hughes, y examina los particulares consejos ofrecidos por los más vendidos manuales sobre cómo escribir cartas. El autor nos descubre un sinfín de atractivas anécdotas, incluida la curiosa evolución de los saludos de encabezado o los ingredientes perfectos para crear tinta invisible. (Taurus) +

¿De dónde surge la idea de descubrir la mitología maya? Realmente fue algo azaroso. Encontré la leyenda del rey enano adivino de Uxmal, y me puse a investigar sobre mitología maya. Hice viajes, me entrevisté con sanadores, brujos, y descubrí un mundo fascinante, un mundo que no sabemos que existe, muy vasto, que tienen que conocer los demás mexicanos. En potencia estética, imaginativa y creativa es igual de vasto que los griegos, los nórdicos, que los hindús. Valía la pena hacer una saga. De todos los personajes que leemos, ¿cuál te gustaría ser? Hay varios, uno de ellos es Ajbeh, el hechicero, que tiene mucho de mí en el sentido de que me gustaría encontrar a alguien que me pudiera guiar de esa manera y algún día convertirme en un maestro tan sabio. Todos los personajes son una parte del escritor, ya sean los buenos o los malos, y reconociendo eso y dejando de lado las vergüenzas, hay que saber que somos parte incluso de los demonios que manejamos. Hay que aceptarlo así. Cuéntanos un adelanto de lo que vamos a ver en la parte dos, El viaje al inframundo. Es un libro más complejo, aparecen todos los villanos, los brujos malos, damos unos pequeños detalles de lo que le pasó a Boox Nikté, quién la violó, qué sucedió, vamos a ver un gran personaje, el Rey adivino, y vamos a conocer a un ser fantástico que nace de un huevo, a quien llaman el último hijo del sol y el primer hijo de la luna. + Por Alexis Jiménez Calderón


28

EL DÚO DINÁMICO DEL DISEÑO

EL PERFIL DE...

Bonnie y Clyde, Brad y Angelina, Felipe y Letizia, Pedro y Vilma Picapiedra, Homero y Marge, John y Yoko. Grandes y famosas parejas. El mundo del diseño, el arte y la arquitectura también tiene la suya: Charles y Ray Eames, matrimonio estadounidense reconocido, sobre todo, por sus aportaciones al diseño de mobiliario. La Eames Lounge Chair Wood, silla de madera contrachapada, fue realizada en 1946 y sigue produciéndose ininterrumpidamente. En su momento, la revista Time la consideró como “la silla del siglo”. Pioneros en el uso de nuevos materiales como la fibra de vidrio y la resina plástica, su incansable talento los llevó a incursionar en campos como la fotografía, el cine y el diseño industrial. +

EAMES, BEAUTIFUL DETAILS Eames Demetrios AMMO BOOK (IMPORTADO)

LA CHAISE

DCW

1946-1953, 1994-al presente Producto de los experimentos que los Eames llevaron a cabo con madera contrachapada moldeable para desarrollar diversos productos, solicitados por la marina estadounidense, el modelo DCW fue su primera silla de venta masiva, alta calidad y buen precio. El objetivo original era crear una silla de una sola pieza, pero no fue posible, de momento.

1948, 1996-al presente Diseñada para la Competencia Internacional de Diseño de Mobiliario de bajo costo, auspiciada por el Museo de Arte Moderno, en 1948, esta silla está compuesta por dos capas de fibra de vidrio, base cromada y base de madera de roble. Debido al interés del público, no fue hasta 1996 que La Chaise comenzó a manufacturarse y distribuirse.

STACKING AND GANGING CHAIR

1955-1975, 1994-al presente Por la necesidad de contar con una silla ligera que pudiera apilarse y colocarse rápidamente, los Eames diseñaron este modelo, que puede agruparse en filas rectas o curvas. A partir del prototipo original, esta silla ha evolucionado con el paso del tiempo, fabricándose en fibra de vidrio que no se raya y resulta fácil de limpiar.

EAMES TANDEM SEATING

670 LOUNGE CHAIR/671 OTTOMAN

1956-al presente Símbolo de confort, esta silla “de salón”, según Charles Eames, debía tener “el cálido y acogedor aspecto de un guante de beisbol bien usado”. Producto de la combinación de tecnologías de fábrica y mano de obra compleja y artesanía, la Lounge Chair es un ícono del diseño americano moderno.

1961-al presente A petición del arquitecto Eero Saarinen, los Eames, trabajaron en el desarrollo de un asiento cómodo, flexible y resistente para la Dulles Airport Terminal, en Washington D.C. El Eames Tandem Seating probó su efectividad en el Aeropuerto Internacional O’Hare, convirtiéndose en una solución efectiva para todo tipo de estaciones de transporte público.


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

74_Las estaciones del año_2015  

Uno de los primeros aprendizajes que se inculcan a los niños consiste en diferenciar las cuatro estaciones del año y sus características. En...

74_Las estaciones del año_2015  

Uno de los primeros aprendizajes que se inculcan a los niños consiste en diferenciar las cuatro estaciones del año y sus características. En...