{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS

COLUMNAS / BERNARDO FERNÁNDEZ__-BEF / ANTONIO MALPICA / DIEGO RABASA / ERICK ESTRADA / KAREN CHACEK TEXTOS / Diana Gutiérrez / Iván Farías / Lobsang Castañeda / Rogelio Pineda Rojas ENTREVISTAS / Francisco Hinojosa/ Arturo Santamaría Gómez LISTAS / LOS MÁS VENDIDOS / PARA VER Y OÍR / NOVEDADES DEL MES AÑO 6 NÚMERO 63 AGOSTO 14


EDITORIAL+CUERPO HUMANO Los personajes literarios tiene nombre y apellido. Piensan de alguna forma, expresan algún tipo de ideología, tienen filias, fobias, son agradables o pesados como el plomo. También poseen un cuerpo como el de todos nosotros, que usan para caminar, comer y dormir. No podría ser de otra manera. Son altos o chaparros, usan bigote o son lampiños; poseen manos fuertes o delicadas; ojos de algún color, expresivos, oscuros, indescifrables. Sin cuerpo no serían nada y los lectores no le creerían ni una palabra al autor si este no se tomara un tiempo para contar cómo es su creación. Recordemos la breve descripción que Cervantes hace de don Quijote: “Frisaba la edad de nuestro hidalgo con los cincuenta años, era de complexión recia, seco de carnes, enjuto de rostro.” O la que hace John Kennedy Toole en La conjura de los necios: “Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza que era como un globo carnoso. […]Los labios, gordos y bembones, brotaban protuberantes bajo el tupido bigote negro y se hundían en sus comisuras, en plieguecitos llenos de reproche y de restos de patatas fritas. En la sombra, bajo la visera verde de la gorra, los altaneros ojos azules y amarillos de Ignatius J. Reilly miraban a las demás personas que esperaban bajo el reloj junto a los grandes almacenes D. H. Holmes […]. O la que hace Jack London al presentar al boxeador Tom King, protagonista del cuento “Por un bistec”: “Sus labios informes, de expresión extremadamente dura, daban la impresión de una cuchillada que atravesara su rostro. Su mandíbula inferior era maciza, agresiva, brutal. Sus ojos, de perezosos movimientos y dotados de gruesos párpados, apenas tenían expresión bajo sus tupidas y aplastadas cejas. […] Parecían los ojos soñolientos de un león o de cualquier otro animal de presa. La frente hundida y angosta lindaba con un cabello que, cortado al cero, mostraba todas las protuberancias de aquella cabeza monstruosa. Una nariz rota por dos partes y aplastada a fuerza de golpes, y una oreja deforme, que había crecido hasta adquirir el doble de su tamaño y que hacía pensar en una coliflor, completaban el cuadro.” O la que hace Guy de Maupassant sobre la inolvidable “Bola de sebo”, quizá una de las mejores descripciones de un personaje literario: “De menos que mediana estatura, mantecosa, con las manos abotagadas y los dedos estrangulados en las falanges -como rosarios de salchichas gordas y enanas-, con una piel suave y lustrosa, con un pecho enorme, rebosante, de tal modo complacía su frescura, que muchos la deseaban porque les parecía su carne apetitosa. Su rostro era como manzanita colorada, como un capullo de amapola en el momento de reventar; eran sus ojos negros, magníficos, velados por grandes pestañas, y su boca provocativa, pequeña, húmeda, palpitante de besos, con unos dientecitos apretados, resplandecientes de blancura.” Desde luego que también existen personajes a los que nos les gusta su cuerpo, como ocurre con Laura Cifuentes, del cuento “El Orgasmógrafo”, de Enrique Serna: “Acostumbrada a negar el cuerpo, a verlo como un apéndice exterior a ella, su rotunda presencia en el espejo le incomodaba. Nada más lejano a su yo profundo que ese deplorable hermano siamés. Comprobó con disgusto que sus senos seguían creciendo sin perder firmeza. Tenía un cuerpo demasiado pródigo en redondeces. Carne y más carne, ¿hasta dónde iba a parar? […] Con gusto hubiera donado sus glúteos a una institución de caridad para poder caminar tranquila y evitar los toqueteos en los atestados vagones de metro.” De eso trata Lee+. Del cuerpo humano, sus virtudes, sus defectos, sus gracias y desgracias. Ojos, piernas, brazos, caras, bocas… un curso intensivo de anatomía literaria con destacados doctores de las letras. +

ENVÍA TUS COMENTARIOS_ A LEEMAS@GANDHI.COM.MX _VISITA WWW.REVISTALEEMAS.COM.MX_ WWW.MASCULTURA.COM.MX

En portada: Arnold Schwarzenegger

Directora General Yara Sánchez de la Barquera Editor y Director Creativo Manuel Muguira Casanova Editor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles Diseñador Victor Baca Vargas Promoción y Redes Sociales Alexis Jiménez Calderón Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev Contacto y Publicidad 55 5211 9266

contacto@revistaleemas.com.mx

Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


NOSOTROS

Tengo la nariz chueca. No sé desde cuándo, ni si nací con la asimetría o es algo que seguirá deformándose. Si me miran bien notarán lo siguiente: una ligera desviación del tabique nasal hacia la derecha; luego, como si el hueso etmoides pudiera, inesperadamente, tomar una dirección opuesta, éste retoma su curso hacia la izquierda. Mi nariz es una coma. Temo que así como las orejas crecen con el tiempo, mi nariz agudice su curvilínea condición y termine algún día como un paréntesis. Me ha dado por pensar, incluso, que la desproporción nasal se deba, quizás, a un tipo de bacteria, o a un virus. Cuando pregunté a mis padres sobre la forma de esta parte de mi cuerpo, ninguno pudo acortar la incertidumbre. Papá dijo que era hereditario, que él mismo tenía un montículo parecido al mío, que me fijara bien. Mamá sólo pidió que le diera menor importancia al asunto, que si podía respirar bien entonces seguramente no era nada grave. Trato pues de no acomplejarme. Huelo y respiro bien. Ella tiene una cadera enorme La “Chancla” es talla extra grande y lo usa a su favor. Sus caderas ciclópeas han servido de inspiración a su esposo, Maciosare Bartolache-Bartolache, el “Macs”, para poner un negocio de pantaletas extra large. Dice este hombre sobre ella: “Amplias y redondas caderas a punto de hacer bing bang, esta obra de arte era sostenida por unas piernas pero unas señoras patas, bien macizas y torneadas, patas tipo mesa rococó; rodillas redondas, de frívolos hoyos por atrás, invitándome a depositar ahí mis canicas”. Ambos son personajes de Pantaletas, escrita por Armando Ramírez. Esta cita ilustra cómo los glúteos colosales de la “Chancla” desempeñan con suficiencia su función: la de mantener al cuerpo en pie y la de evitar problemas de espalda. Qué decir de su cometido como atractivo sexual. La novela narra, en tono mordaz y festivo, la trayectoria moral de “Macs” de la desesperanza a la ilusión, con un estilo “chilelandio”, para usar un adjetivo del narrador. Es un libro sobre un hombre bueno y una mujer mala en un barrio defeño. Él tiene un brazo de metal precioso Tras regresar de la guerra, Frankie Machine no se imagina lo que le espera: Sophie, una esposa inválida que lo procura hasta la enfermedad para que se quede con ella por compasión; Molly, una bailarina exótica, de quien se siente enamorado; su amigo Gorrión, quien lo acompaña en las buenas y lo conduce, en las malas, a la cárcel. “Repartir era lo único que sabía hacer”, nos dice el narrador de El hombre del brazo de oro, gran novela de Nelson Algren, escritor estadou¡PANTALETAS! Armando Ramírez OCEANO

EL HOMBRE DEL BRAZO DE ORO Nelson Algren GALAXIA GUTENBERG

LOS OTROS

nidense y pareja, por algún tiempo, de Simone de Beauvoir. A pesar de que el protagonista de esta historia es un hombre acabado desde el inicio, mantiene, a base de una esperanza casi pueril, el impulso de vida. Le gusta la música —la novela ofrece una pista sonora conformada por Bing Crosby, Billie Holliday y otros— y la baraja. Ya se ha convertido en un crupier respetado y sueña con ser un baterista virtuoso. Pero también le gusta la morfina. Algunos no saben bien cómo usar a su favor las partes del cuerpo. Este podría ser un ejemplo. Ella no puede ver bien “Nací con un lunar blanco, o lo que otros llaman una mancha de nacimiento, sobre la córnea de mi ojo derecho”, nos cuenta Guadalupe, protagonista de la novela El cuerpo en que nací de Guadalupe Nettel, autora también de la novela El huésped. La narradora cuenta con franqueza —es una autobiografía— el suplicio que vivió al tratar de mejorar su visión, durante la infancia y juventud, a través de parches, terapias y un trasplante de córnea fallido. Nos queda la sensación de que, a veces, los defectos físicos, por más aparatosos que sean a la vista, siempre serán menores a los efectos psicológicos que éstos ejercen sobre quien los ostenta. Es un monólogo en el diván de un psicoanalista donde la narradora nos hace partícipes de su vida en los años setenta, influida por la ideología dominante de la época: el matrimonio abierto de sus padres, las comunas hippies, las escuelas activas y la libertad sexual. Ellas no pueden mover los pies Jóna y Lóa son unas gemelas idénticas, zurdas, inteligentes, pelirrojas y paralíticas que contratan a un muchacho, recién doctorado en Francia con una tesis sobre Benedetto Croce, como su “empleado doméstico”. El escritor Gudbergurg Bergsson sitúa su novela Las maestras paralíticas en Islandia, donde un joven cada noche tiene la misión de contar una nueva historia erótica a dos hermanas exigentes. Este libro ofrece al lector la oportunidad de leer los relatos sexuales que devolvieron la movilidad a por lo menos una de ellas: “entre los dedos pulgar y meñique del pie es en donde la gente cree que les empiezan las fuerzas a los paralíticos cuando comienzan a mejorar”. Conviene leerlo para conocer el efecto sobre nuestros propios cuerpos. Un dato curioso: según el narrador, la hora del día en la que se despierta la libido es a las tres de la tarde. + Por Diana Gutiérrez Imagen - Companion: Resting Place - KAWS EL CUERPO EN QUE NACÍ Guadalupe Nettel ANAGRAMA

EL HUÉSPED Guadalupe Nettel ANAGRAMA


EL MAPA DEL SER

El cuerpo ha figurado dentro la imaginación de los escritores como territorio de erotismo, pero también como receptáculo del alma. Ha representado la concupiscencia, la carnalidad, el deseo que carcome, la lujuria y el camino a la condenación, pero también el acercamiento a lo más sublime, una ojeada a los laberintos del espíritu, al infinito. El cuerpo ha sido estudiado, repensado, modificado, metamorfoseado. La belleza del cuerpo bien trabajado por el ejercicio fue motivo del ideal apolíneo entre los griegos. Esos cuerpos en donde cada músculo muestra la perfección humana. Por el contrario, David Cronenberg basó la primera etapa de su obra en las mutaciones y torturas a las que puede ser sometido. Pero si bien las piernas, los genitales, el pecho pueden ser erotizados o torturados, es el rostro quien más ofrece a la imaginación. El Mian Xiang, técnica milenaria proveniente de la China imperial, consistía en imaginar la suerte o el pasado de una persona con solo apreciar sus rasgos faciales, método que siguen utilizando charlatanes para sacar algunos pesos, pero también la policía de varios países para hacer perfiles psicológicos. En El hombre con cara de asesino nos acercamos por vez primera a un detective (por decirlo de alguna manera) que se sale de la norma a las que nos tienen acostumbrados los thrillers nórdicos. Es decir, a esos enormes y fríos páramos, a esas ciudades planificadas, con un altísimo nivel de vida en las que de vez en cuando alguien enloquece y decide matar a su vecino. En la historia protagonizada por Víctor Kärppä el antiguo bloque soviético ha permeado con su corrupción todo lo que toca; incluso permite la existencia de un país en medio de dos países, Carelia. El hombre con cara de asesino no es otro que el dicharachero y moralmente flexible Kornostajev, a quien en sus años en el ejército rojo le decían que su cara era la de un vulgar matarife. Ahora que los años del estalinismo se han ido, que las familias pueden vagar a sus anchas en las fronteras del Báltico, que la troika manda y que estonios, lituanos y viejos agentes de la KGB campean a sus anchas, su rostro le sirve para entrometerse en todas partes y lograr sus objetivos. Al igual que el sueco Jens Lapidus, Matti Rönkä se aleja conscientemente de la tradicional novela nórdica y del hardboiled norteamericano extrae, como decía Chandler, al muerto del jarrón veneciano y lo lanza a las calles del antes perfecto y planificado estado comunista. EL HOMBRE CON CARA DE ASESINO Matti Rönkä ALFAGUARA

OJOS AZULES Arturo Pérez-Reverte SEIX BARRAL

Ojos azules es una miniatura histórica en la mejor tradición de Stefan Zweig. Pérez-Reverte, inspirado vagamente en un mural de Diego Rivera (o cuando menos eso aseguró en alguna entrevista), recrea la huida luego de la masacre del Templo Mayor. Así, los fieros ojos azules de un soldado que escapa en la también llamada Noche Triste, se vuelven punto nodal del relato. La medianoche del 30 de junio de 1520 fue un momento importante que modificó la relación que hasta ese momento llevaban Cortés y el imperio azteca, ya que demostró que lo que los movía era la simple ambición. Para el conquistador significó una gran pérdida de hombres y de recursos; para los aztecas el principio del fin. El escritor español echa mano de una prosa que nos hace recordar que el mestizaje fue todo menos pacífico. En esa vertiginosa huída un avaricioso soldado moribundo comienza a recordar su vida y a imaginar su futuro con el oro robado. Este soldado anónimo, síntesis de todos los busca fortunas que ha habido y habrá, tiene el dilema de abandonar lo hurtado y vivir o morir siendo rico. Reverte en uno de sus mejores momentos. En el principio era el silencio. Y es que en el silencio no se podía pecar. Por eso el voto que se hace en muchos monasterios es el de mantener la lengua a raya. En Los demonios de la lengua Alberto Ruy Sánchez juega con esto, con el deseo, con el pecado, con la soberbia y, lo más interesante, juega al libro maldito, al libro secreto, como lo hacían Borges y Lovecraft. Esta edición, pese a ser de bolsillo, se une con el veterano grabador Joel Rendón, quien ha trabajado ya antes con otros creadores como el grupo de rock La Barranca, para conformar un paisaje infernal que enriquece mucho la narración. Los labios son por mucho la primera aventura sexual de los amantes. Por medio de ellos se llega al clímax o se pierde la entrada a él. Yo recibiría las peores noticias de tus lindos labios lo reafirma. Esta exitosa novela brasileña de amor (es decir, llena de erotismo y pasión, como acostumbran los cariocas), narra el triángulo amoroso entre un fotógrafo maleado por vivir en los bajos fondos; Lavinia, una mujer de esas que roban el aliento, y un pastor en misión llamado Ernani. Si bien la historia principal juega con una prosa que a veces se antoja juguetona y a veces coquetea con el folletín romántico, el autor se las ingenia para crear un mundo bastante interesante, el del Brasil rural. Al final de la novela uno sabe que de los labios de Lavinia podría escuchar todo. + Por Iván Farías Imagen - Anatomy of a Barbie - Jason Freeny

LOS DEMONIOS DE LA LENGUA Alberto Ruy Sánchez PUNTO DE LECTURA

YO RECIBIRÍA LAS PEORES NOTICIAS DE TUS LINDOS LABIOS Marçal Aquino OCEANO


NERD PLUS por Bernardo Fernández, Bef

LA GELATINA PRODIGIOSA En uno de los episodios de su cinta Todo lo que siempre quiso saber acerca del sexo pero nunca se atrevió a preguntar (1972), Woody Allen declara categórico que el cerebro es su segundo órgano favorito. Con ello establece cínicamente la dualidad planteada por Nietzsche: somos un bicho a medio camino entre el burdo simio y el superhombre. Antes de que los pocos lectores habituales de esta columna se reduzcan aún más, aclaro que no me pienso poner exquisito. Sirva lo anterior sólo para establecer los dos ejes sobre los que girarán estas líneas, el cuerpo y el cerebro. Tenemos una muy compleja relación con nuestro cuerpo; después de todo estamos atrapados dentro de él. Y pese a la insistencia de muchos entusiastas de lo paranormal, nadie ha podido demostrar la existencia de ninguna experiencia o percepción extracorpórea. Quizá por ello tenemos la extraña propensión a separar al cerebro y sus muy complejas actividades del cuerpo, como si esta prodigiosa gelatina no fuera parte del cuerpo. Imagino a los demás órganos, alojados en el tórax, viendo con recelo al cerebro, alejado en su torre de marfil por encima del cuello, dando las órdenes, coordinando las operaciones en su papel de gerente general, fumándose un puro dentro de su oficina craneal, dedicado a la contemplación mientras los demás trabajan. Imagino que lo envidiarán. Clive Barker escribió en el primer tomo de sus Libros de sangre un cuento prodigioso, “La política del cuerpo”, en el que las manos de un obrero conspiran para separarse del resto del cuerpo e iniciar una revolución. La derecha cercena contra la voluntad de su dueño a la tímida Izquierda para que huya y levante a todas las manos del mundo contra sus tiranos opresores. Inquietante como siempre, Barker me dio varias noches de pesadillas en las que una horda de manos amputadas avanzaban por Londres “como tarántulas.” El cuerpo, esta prisión de carne, nos es cotidiano y, al mismo tiempo, un territorio exótico y desconocido. Llevamos siglos intentando cartografiarlo sólo para descubrir que el espacio interior es infinito, inabarcable y misterioso. Como pocos, Francisco González-Crussi ha escrito para los legos sobre este planeta llamado cuerpo humano. Distinguido médico patólogo experto en tumores y buen divulgador científico, sus libros de ensayos tienen la doble virtud de venir repletos de información fascinante y estar escritos con la elegancia y sensibilidad poética de la que sólo es capaz un científico (y si no me creen, lean El origen de las especies de Charles Darwin).

Entre muchos otros, Apuntes de un anatomista es mi libro favorito del doctor González-Crussi. Volumen brevísimo que suscribe una serie de curiosidades médicas, entre otras la de un indio americano gigantón que era prácticamente inmune a las balas, es una lectura deslumbrante. Otro científico metido a divulgador, en un registro completamente distinto, es el español Pere Estupinyà. Bioquímico con un doctorado en genética, ha escrito S=EX2. La ciencia del sexo, abultado ensayo que compila exhaustivamente la información más actualizada que se tiene hasta el momento sobre la sexualidad humana. El doctor Estupinyà no parece dejar recoveco sin explorar (valga, ¡gulp!, la expresión). Desde el funcionamiento fisiológico de los genitales (como los mecanismos de la erección y la lubricación) hasta nuestra respuesta cerebral a la pornografía, el autor expone con claridad temas que en su pluma se vuelven fascinante información; en manos de autores más torpes, se tornarían oscuros y espinosos. Nunca pierdo oportunidad para recomendar El cuerpo transformado, de Naief Yehya. Sin duda, uno de nuestros más lúcidos ensayistas (y él mismo un magnífico narrador), Yehya explora en su libro la creciente relación entre el cuerpo humano y la tecnología a través del cyborg, personaje salido de la ciencia ficción, híbrido de robot y ente orgánico. El libro fue publicado en los albores del siglo XXI pero con los años ha cobrado inquietante vigencia. Las reflexiones que ofrece alrededor del advenimiento de un nuevo tipo de humanidad quedan resumidas en la idea de que el ser humano es el único ser que ha diseñado a su sucesor en un laboratorio. No quiero irme sin hablar de un libro que adoro. Se trata de Las sustancias de los sueños. Neuropsicofarmacología, del doctor Simón Brailowsky, autor fallecido prematuramente que escribió este maravilloso tratado sobre el cerebro y las sustancias que lo intoxican. Desde la cafeína hasta el LSD, Brailowsky explora el funcionamiento básico del sistema nervioso para luego ir sustancia por sustancia, explicando cómo afecta al segundo órgano favorito de Woody Allen. Libro objetivo y esclarecedor, cuya lectura arroja luz sobre el impacto clínico de las drogas, demoliendo mitos a la luz de la razón. Ah, el cuerpo humano, organismo fascinante y prodigioso, lleno de misterios y belleza que espero que nunca terminemos de explorar. Ahora que si me invitan a auscultar uno, nomás pido que sea el de Jenniffer Connelly. El cómic del mes: La oveja eléctrica, de Pepe Gordon y Micro. Magnífica historieta de divulgación científica para chicos y grandes. + Imagen - ARThropod Brain - Emilio García


LOS+VENDIDOS GANDHI FICCIÓN

NO FICCIÓN

LADRONA DE LIBROS Markus Zusak DEBOLSILLO Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras.

EN MEDIA HORA... LA MUERTE Francisco Martín Moreno PLANETA A partir de la revelación de un desconcertante secreto de familia comienza un viaje al pasado que llevará al lector por las calles soleadas de Madrid y Valencia a la dureza del exilio en Francia, las atrocidades de las cárceles franquistas y los campos de concentración alemanes; del Berlín con ecos de la Belle Époque al exotismo de Casablanca, en Marruecos, y luego al México en ebullición de los años cuarenta.

CIEN AÑOS DE SOLEDAD Gabriel García Márquez DIANA Mito por derecho propio, saludada por sus lectores como la obra en español más importante después de la Biblia, Cien años de soledad cuenta la saga de la familia Buendía y su maldición, que castiga el matrimonio entre parientes dándoles hijos con cola de cerdo. Como un río desbordante, a lo largo de un siglo se entretejerán sus destinos por medio de sucesos maravillosos en el fantástico pueblo de Macondo, en una narración que es la cumbre indiscutible del realismo mágico y la literatura del Boom.

A LUPITA LE GUSTABA PLANCHAR Laura Esquivel SUMA DE LETRAS A través de estas páginas, la autora de Como agua para chocolate recrea la historia de una antiheroína que permanecerá en la memoria de los lectores. Lupita es una policía poco agraciada físicamente, con problemas de alcoholismo, que ha padecido la violencia y sobrevive en un medio donde reinan las apariencias, el dinero y el poder, una sociedad marcada por siglos de injusticia, desamparo e impotencia. En su búsqueda del amor, Lupita llega al lugar equivocado en el momento equivocado y termina involucrada en el asesinato de un delegado político.

TOKIO BLUES Haruki Murakami TUSQUETS Toru Watanabe, un ejecutivo de 37 años, escucha casualmente mientras aterriza en un aeropuerto una vieja canción de Los Beatles, y la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Toru recuerda, con una mezcla de melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor -y único- amigo de la adolescencia, Kizuki. El suicidio de este les distancia durante un año hasta que se reencuentran en la universidad. Inician allí una relación íntima; sin embargo, la frágil salud mental de Naoko se resiente y la internan en un centro de reposo.

BALÓN DIVIDIDO Juan Villoro PLANETA Sin apartarse del principio conductor de Dios es redondo “el futbol es la recuperación de la infancia”, los retratos y las crónicas de Balón dividido abarcan a las figuras recientes del balompié actual Piqué, Messi, Pep Guardiola, Cristiano Ronaldo, los hermanos Boateng y, entre extraordinarias conexiones con la literatura, la historia y la psicología, como Juan Villoro nos ha acostumbrado, calienta el ambiente para los numerosos y encendidos debates que el futbol siempre concede, sobre todo en años mundialistas.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

UN CUENTO TRISTE NO TAN TRISTE Jorge Bucay OCEANO Un cuento para reflexionar sobre la muerte, el sentido de la vida, la esperanza y la comunicación profunda entre los seres humanos. Narrado desde el punto de vista de una niña cuyos padres se han separado, el relato describe el encuentro entre este personaje y su abuela, una mujer de carácter difícil que, tras su aparente frialdad, oculta un secreto que será revelado poco a poco. El resultado es tan emotivo como iluminador.

Y COLORÍN COLORADO... Odin Dupeyron DISIDENTE Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best-seller nacional con más de ciento cincuenta mil ejemplares vendidos en menos de cinco años, y ha tocado profundamente el corazón y la vida de miles de personas.

CEREBRO DE PAN David Perlmutter GRIJALBO En este libro revolucionario, el renombrado neurólogo David Perlmutter destapa un tema que ha estado enterrado en la literatura médica por demasiado tiempo: los carbohidratos están destruyendo nuestro cerebro. Y no sólo los carbohidratos malos: también los carbohidratos saludables, como los granos enteros, pueden causar demencia, ansiedad, dolores de cabeza crónicos, depresión y mucho más.


ENTREVISTA con Francisco Hinojosa

UNA ESCUELA DEL CUERPO PARA UNA CENICIENTA Mientras se abre la puerta para entrevistar a Francisco Hinojosa, alguien entrega un enorme y pesado bulto. A través del envoltorio de plástico se puede leer el título de la más reciente novela del autor nacido en 1954: Emma. Al entrar, Hinojosa saluda agitando la mano mientras termina de charlar con otro reportero. Se acaba de mudar a ese amplio departamento de ventanales de piso a techo, cuyas paredes han sido tomadas por varias decenas de libreros atiborrados de ensayos, novelas, cuentos y poesías. Sorprende saber que la mudanza ha ocurrido muy recientemente; cualquiera pensaría que el autor de La peor señora del mundo vive ahí desde hace varios años. Vestido con una camisa rayada de manga corta y pantalones de mezclilla, Hinojosa se acomoda detrás de la mesa del comedor y se prepara para responder las preguntas. Delgado, de cabello canoso y mirada concentrada, Hinojosa no tendría ningún problema en asumir la dirección del instituto escolar creado por él mismo y donde suceden buena parte de las aventuras de Emma de Brantôm, protagonista de la historia. Preguntémosle a Francisco sobre su Emma: ¿Cómo se te ocurrió la idea de la novela? Existe una industria muy próspera del sexo y la pornografía manejada por profesionales, y me formulé una pregunta: ¿dónde se preparan todos esos profesionales? Tendría que existir una escuela dedicada a ese sector para producir actores bien capacitados. Ahí nació la “Escuela de Sexo y Prostitución” de la que, de alguna manera, fui director porque armé la currícula, imaginé clases como Fetichismo, Introducción al coito, Técnicas de besado y Administración de burdeles. Luego me puse a pensar dónde tendría que estar ubicada. En México no podría estar, intenté hacerlo en un momento dado mientras iba escribiendo la novela pero no, nuestra sociedad no admitiría algo así. ¿En Estados Unidos? Tampoco, allá suelen ser muy hipócritas. El mejor lugar era Francia, evidentemente. Es una sociedad más permisiva, mucho más liberal. ¿Emma es un Harry Potter de doble sentido? Tomo algunos elementos como la escuela dividida en alas y que ella sea como una cenicienta. Ya después aparecen otros temas diferentes. En lo que respecta a la trama no hay ningún parecido con el libro de J.K. Rowling. ¿Quién es Emma de Brantôm? Es una cenicienta, una joven que va a cumplir dieciocho años y que lleva una vida muy aburrida. Vive con unos parientes ya que sus padres murieron en circunstancias no aclaradas, y un día le llega una carta con una invitación para inscribirse en una escuela de sexo y prostitución. Hasta ese momento Emma no sabía nada, tiene que aceptar forzosamente y su vida cambia radicalmente. De ser un poco pícara al principio de la historia pasa a ser una persona más bien tímida ante el mundo

que se le abre dentro de una escuela así. Como dije antes, se trata de una cenicienta: maltratada y olvidada, espera que ocurra un milagro, que llegue un hada madrina que le transforme la vida, y espera que en el futuro llegue el príncipe; en su caso no hay uno solo sino muchos príncipes y princesas. Aunque en el libro no hay una descripción sobre cómo es físicamente, sólo en un momento alguien la ve y dice que sí tiene las tetas un poco grandes, pero de ahí en fuera no me preocupé por elaborar una descripción detallada de esta joven atractiva. Debe de ser muy complicado vivir bajo la sombra de dos padres que fueron grandes estrellas porno… Emma ignoraba quiénes habían sido sus padres. Ella vivía recluida con una familia bastante hipócrita. Ella se sorprende mucho y empieza a ver las películas donde aparecen sus padres. Una vez en la escuela, donde la pornografía no es sólo es aceptada sino que es el modus vivendi de todos, Emma tiene que aprender muy rápidamente a adaptarse. La relación entre el sexo y el humor parece ser muy fértil… La manera como abordé la novela fue precisamente para provocar chispazos de humor. No siempre en las novelas que tienen que ver con sexo, pornografía o erotismo el humor resalta, no necesariamente. Creo que aquí, por la manera de plantearlo, si no florecía el humor estaba fracasando. En Emma el tema central es el sexo como referencia o mercancía, como aprendizaje sobre el cuerpo. No es una novela pornográfica o erótica, toma a la sexualidad como tema pero nada más.

¿Te gustaría preparar algunos de los manjares de la clase de “Afrodisiacos”? A mí se me antoja hacerlo. La comida es una de mis pasiones, casi siempre en lo que escribo está presente, tanto en la investigación como a la hora de cocinar y comer. En la Escuela de Sexo y Prostitución hay una clase donde se aprende cómo exacerbar la sexualidad de las personas a través de la comida. Todos los ingredientes de estos platillos que aparecen en la novela existen, no sé que resulte a la hora de mezclarlos. Por precaución no me atrevería a probarlos. Tu trayectoria es más afín al cuento. ¿Cómo resultó meterse en el cuerpo de la novela? Yo soy más twittero que bloguero. Prefiero la economía que me da un cuento que la extensión de una novela. Me enfrenté a un cuerpo más gordo con el que no tengo tanta familiaridad. Me divertí mucho escribiendo Emma, pero ya los lectores juzgarán el resultado. + Por Jorge Vázquez Ángeles


FÁBULAS DEL TÍO HOFS por Antonio Malpica

Aquiles: ¡Por fin! Todo listo para obtener mi propio IDD. ¡El primero del mundo! ¡Estoy tan emocionado! Tortuga: ¿Ahora en qué demonios anda? Lleva en esa hoja de Excel cinco días. Ya me está preocupando. Aquiles: Al fin el mundo podrá dejar atrás la frívola descalificación visual y dar a la gente el valor que se merece a través del uso de parámetros más justos, más correctos y más humanos. Muchas gracias. Tortuga: Ya está hablando como político en campaña. ¿Qué le pasa? Aquiles: El primer IDD del mundo está por salir a la luz. Y usted será testigo. Tortuga: Cinco días en una hoja de cálculo. Lo dicho. Los espíritus de las contabilidades pasadas, presentes y futuras se han apoderado de usted. Aquiles: ¡Escuche antes de que empiece a descalificar, so prejuicioso! Tortuga: Conozco ese tono. ¿Puedo hacer palomitas antes de que comience? Aquiles: No. Atienda primero. ¿Recuerda que llevo cortejando a una tal Betsabé desde hace dos semanas? Bien, pues hace seis días llegamos a la parte de: “¿Me mandas tu foto?”. Y bueno... usted sabe que, a partir de ahí, lo común es que el interés de ellas comience a decaer. Pero cuando se llega a la parte de: “¿Me mandas una de cuerpo entero?”, la plática definitivamente se hunde en el más tenebroso de los silencios. Tortuga: Me ha pasado... sí. Aquiles: Por eso se me ocurrió la invención del IDD. Tortuga: Que supongo son las siglas de... Aquiles: Índice De Doríforo. Tortuga: Claro. Fue lo primero que pensé. Aquiles: Tuve la idea porque súbitamente me acordé de la señora Sabina. ¿La recuerda? ¿Aquella que nos ayudaba con la limpieza dos veces por semana? Tortuga: ¿Cómo olvidarla? Tenía un ICC de 0.45. ¡Impresionante! Lástima que apenas duró un mes con nosotros. Aquiles: Usted tuvo la culpa. Dejaba caer demasiadas cosas al suelo. ¡Tenía que darse cuenta! En fin. El caso es que se me ocurrió el Índice De Doríforo a raíz del Índice Cintura Cadera que tan gloriosamente dignificaba la señora Sabina. Tortuga: Sé que me considera un erudito pero... ¿quién, por los griegos, es Doríforo? Aquiles: ¿Recuerda el Canon de Policleto? ¿Aquel en

EL IDD

Anatomy of a Barbie - Jason Freeny

donde el escultor dictó las proporciones del cuerpo humano perfecto? Tortuga: Ah, sí. Decía que el cuerpo ideal debe medir siete cabezas de alto. Seguro nunca se dio una vuelta por Yucatán. Aquiles: ¡Deje de hacer chistes malos ya, por Zeus! El caso es que Doríforo es la escultura que creó Policleto usando su propio canon. El IDD, entonces, es el resultado de comparar las propias medidas con las de Doríforo. Basta con meter los datos en esta hoja de Excel. Claro que, a diferencia del ICC (donde menos es más)... acá, el resultado debe tender a 1. El cuerpo perfecto tendrá un IDD de 1.0. Y, por si se lo preguntaba, ya he metido mis datos. Basta un Enter para obtener el primer IDD del mundo. Tortuga: No entiendo cuál es la gran aportación a la humanidad de la que habla. Aquiles: La gente suele perder la cabeza por un cuerpo hermoso. ¿No mandó el rey David a una muerte segura a Urías el Hitita en cuanto vio a su mujer desnuda? ¿No raptó Paris a Helena? ¿No quedó fulminado por un rayo Michael Corleone en cuanto vio pasar a Apolonia meneando las caderas? Tortuga: Me da gusto que cite a los clásicos. Aquiles: Por eso creé el IDD, versión masculina y femenina. En la versión femenina es “Indice De Diana”, por si se lo pregunta. “Diana” por la Diana Cazadora de Paseo de la Reforma. Tortuga: Buena elección, sin duda. Aquiles: A partir de ahora, en los chats del mundo, bastará con que alguien pida el IDD de su interlocutor en vez de una foto. Y se acabaron los prejuicios. Tortuga: Bien... presione ese Enter y veamos. ¡Ta ta ta taaaan! ¿Qué? ¿”0.34”? No es precisamente un Charles Atlas, ¿verdad? Aquiles: Mejor ni diga nada, “2.9”. Usted debería bajarle a la garnacha en vez de andar criticando. Tortuga: ¿Qué? ¿Metió mis datos? ¿Pues no que el suyo sería el primero del mundo? Aquiles: Con algo tenía que probar la hoja. ¡Oh...! ¡Ahí está la respuesta de Betsabé! ¡Apenas le mandé el archivo y ya calculó su IDD! ¡Asombroso! Tortuga: ¿Y cuál es el resultado? Aquiles: “0.96”. ¡Por los desvelos del joven Werther! De repente me dieron unas ganas de volver al canon de la fotografía, que no vea. +


LOS+VENDIDOS GANDHI ELECTRÓNICOS

ARTE BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. A pesar de que un tratamiento ha conseguido reducir su tumor de forma casi milagrosa, es una enferma terminal. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; sólo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Desde hace unas semanas, Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias.

14 CLAVES PARA SUPERAR EL MIEDO A HABLAR EN PÚBLICO José Iván Carreras UNIVERSUS ¿Tienes miedo o sientes pánico de hablar en público? En este libro, José Iván Carreras te mostrará los principios claves para ganar confianza y hablar ante cualquier auditorio. Además, aprenderás cómo sobrellevar los secretos ocultos que te provocan ansiedad y temor al enfrentarte con un grupo de gente. Al terminar este libro, dominarás la técnica para controlar tu miedo a hablar en público, ganarás confianza y lograrás un discurso natural y espontáneo.

ÁREA 81 Stephen King PLAZA & JANÉS Área 81 es un área de servicio abandonada y cerrada desde hace tiempo. Pete Simmons, un curioso niño de diez años, decide ir con su bici hasta esta área abandonada donde sabe que los chicos mayores van para fumar, drogarse y tener sexo con sus chicas. Y allí se encuentra una botella de vodka medio llena que decide probar. Pete acaba emborrachándose y cuando se despierta, descubre un coche aparcado allí, un coche sin matrícula y cubierto de barro. La puerta está medio abierta, pero no se ve a nadie dentro.

CIUDADES DE PAPEL John Green NUBE DE TINTA En su último año de instituto, Quentin no ha aprobado ni en popularidad ni en asuntos del corazón. Pero todo cambia cuando su vecina, la legendaria, inalcanzable y enigmática Margo Roth Spiegelman, se presenta en mitad de la noche para proponerle que le acompañe en un plan de venganza inaudito. Después de una intensa noche que reaviva el vínculo de una infancia compartida y parece sellar un nuevo destino para ambos, Margo desaparece dejando tras de sí un extraño cerco de pistas.

LA DIETA DEL METABOLISMO ACELERADO Haylie Pomroy GRIJALBO Haylie Pomroy ha ayudado a miles de pacientes a perder hasta diez kilos en cuatro semanas -todo a través del poder quemagrasa que tiene la comida-. Conocida como la gurú del metabolismo, Haylie nos recuerda que la comida no es el enemigo: la comida es, por el contrario, la rehabilitación que necesitas para revitalizar tu metabolismo lento y averiado, y convertir así tu cuerpo en una máquina quemagrasa.

KAHLO (1907-1954) Gerry Souter NUMEN Detrás de los retratos de Frida Kahlo se ocultan tanto la historia de su vida como la de su obra. Es precisamente esta combinación la que atrae al espectador. La obra de Frida es un testimonio de su vida. Pocas veces se puede aprender tanto acerca de un artista con sólo contemplar lo que él inscribe dentro del marco de sus cuadros.

LA TACOPEDIA Alejandro Escalante TRILCE Quien crea que lo sabe todo acerca del mundo del taco, se sorprenderá ante esta original, divertida y apetitosa enciclopedia, donde se desmenuzan los diecinueve tipos principales de tacos y sus primas (enchiladas, tlayudas y quesadillas); origen, características, secretos, recetas, salsas que deben acompañarlos, variantes, algunas taquerías recomendadas de todo el país, entrevistas con taqueros legendarios... Las excelentes fotografías se acompañan por una tacografía, una lotería del taco y otras botanas que hacen de éste un libro delicioso.

SOBRE LA FOTOGRAFÍA Susan Sontag EDICIONES GANDHI Sobre la fotografía, publicado por primera vez en 1973, supuso un trabajo revolucionario en la crítica fotográfica. Con él, Susan Sontag planteó cuestiones ineludibles, en el plano moral y estético, acerca de esta forma artística. Hay fotografías en todas partes; tienen la potestad de impactar idealizar o seducir, pueden provocar la nostalgia o pueden servir de recordatorio, y se erigen en prueba contra nosotros o en el medio para identificarnos.

EL LIBRO DEL CINE: GUÍA TOTAL DEL SEPTIMO ARTE Ronald Bergan SANTILLANA Incluye la historia del cine desde sus orígenes como espectáculo secundario hasta la última tecnología IGC, las cien mejores películas de todos los tiempos, el perfil de los cien principales directores del mundo, con una evaluación de sus películas. Analiza cien de las más influyentes películas, las trampas en las escenas famosas, en los argumentos y en las imágenes icónicas y recomendaciones de qué ver.

CIENTO UN PUEBLOS BELLOS EN MEXICO Guillermo García Oropeza ILUSTRA Ciento un pueblos bellos en México descubre desde milenarios asentamientos de las culturas precolombinas hasta los modernos y paradisíacos destinos de íntimas playas bañadas por las aguas turquesa caribeñas o del Mar de Cortés. Magníficamente ilustrado y revelador, este libro reúne información invaluable para admirar el arte, asomarse a las cincuenta y nueve etnias con sus fantásticas artesanías y folclor, y emprender una exquisita travesía a los pueblos coloridos de arquitectura colonial con sus mezclas de estilos.


ENTREVISTA con Arturo Santamaría Gómez

EL TERRIBLE PODER DE LA BELLEZA Arturo Santamaría Gómez vive en Mazatlán, Sinaloa, sitio al que describe como un edén y del que difícilmente se iría. “Salirme de ahí, no”, remarca. “Como dijo José Alfredo Jiménez en el ‘Corrido de Mazatlán’, ahí hasta un pobre se siente millonario”. Y no es para menos: el más famoso de los carnavales en México se realiza ahí cada año, en un rico contexto multicultural y natural. De carnaval, reinas y narco, libro escrito por Santamaría Gómez es, según sus propias palabas, “un recorrido histórico no exhaustivo para indagar cuándo surge en Sinaloa el culto a la belleza y cuándo se institucionaliza a través del carnaval”. Para ello, el autor se remonta a documentos de los siglos XVI, XVII y XVIII en los que misioneros, visitantes extranjeros o cronistas de la época, señalan la coquetería de las mujeres sinaloenses, tanto de las indígenas como de las criollas, y posteriormente de las negras y mulatas: “Me baso en testimonios de este tipo para argumentar que esta cultura de la belleza se fue creando desde mucho tiempos antes.” Y es que en Sinaloa, donde existe una disputa regional para establecer de dónde son más bellas las mujeres, cohabitaron tres raíces que fueron mezclándose durante tres siglos: la población indígena, la española de origen vasco y la negra que llegó a trabajar a las minas del Sinaloa, Durango y Chihuahua. “Cada raza aportó lo suyo”, dice Santamaría. “En el siglo XIX, después de 1832, llegaron alemanes y franceses, sobre todo a Mazatlán, luego italianos, ingleses, griegos y posteriormente chinos y japoneses. Esta mezcla de familias dio como resultado una arquitectura anatómica diferente, agraciada con mucha frecuencia.” El carnaval de Mazatlán, fiesta que institucionalizó el culto a la belleza y que propagó a través de todo el país la idea de que en Sinaloa habita la belleza, es fiel reflejo de estos fenotipos originarios, aunque en un principio sólo podían participar en él mujeres de origen criollo. “Es hasta los años sesenta, casi ochenta años después de que se funda el carnaval, que empiezan a aparecer mujeres de clase media o baja como parte del proceso de liberalización, incluso de democratización de la sociedad mexicana que se expresa en el carnaval. Bellezas de origen asiático combinadas con sangre española, indígena y mulata dejan su condición de subordinación frente al dominio de la élites que dominaban todas las instituciones.” Sin ocultar su emoción al hablar del tema, Arturo Santamaría describe a la mujer sinaloense: “Me refiero a su belleza desde una perspectiva tanto de su cuerpo como de su personalidad y sicología. En mi opinión, ellas conjugan carácter y cuerpo. Pueden ser mujeres altas o medianas o incluso bajas de estatura pero con cinturas breves, glúteos respingados o ‘alegres’, como decía un alumno, piernas muy bien formadas y delineadas, rostros muy amables. Pero todo esto se complementa con un carácter, una manera de ser francamente festiva, suelta, muy

libre, que estalla en risas, en miradas seductoras y directas. Creo que esa personalidad se complementa muy bien con una corporeidad que les da mucha autoestima, aun aquellas que físicamente no son bellas se inscriben dentro de este juicio muy generalizado dentro del estado y fuera de él, porque hasta en discursos oficiales se destaca la belleza sinaloense. Puede parecer muy machista decirlo pero cuando se contempla mucha belleza inconscientemente se aligeran los problemas de la vida o la escasez del dinero. La belleza del mar, su sensación de libertad y encontrarse con mucha belleza en las calles levanta el ánimo y hace sentir que la vida vale la pena vivirla.” Sin embargo, la belleza también tiene sus bemoles. El también catedrático de la Universidad de Sinaloa comenta que la belleza, desde tiempos inmemoriales, es al mismo tiempo un poder que manejado equivocadamente puede convertirse en una tragedia como las que escribían los griegos: “A lo largo de la historia, en todas las sociedades, los grandes conquistadores, militares, hombres de empresa y dirigentes políticos siempre han buscado a las mujeres más bellas. Recordemos el caso de Marco Antonio y Cleopatra. En el contexto actual de la violencia en México, no es nada extraño que un poder emergente como el del narcotráfico busque agregar una gema más a su poder económico. Junto a una mujer bella, por más feos que sean estos hombres poderosos, teniendo dinero y el monopolio de la violencia, se sienten más reconocidos y dominantes. Cuando la belleza se asocia con la violencia o con el crimen organizado, puede ser destructiva o trágica. Por otro lado, la belleza también se sufre. Hay reinas del carnaval que estudiaron ópera o ballet clásico, no para pasar el rato o entretener al esposo, sino como una profesión y que no tienen nada que ver con el estereotipo de una chica bonita, frívola y tonta. Sin embargo, muchas de estas mujeres padecieron serias crisis existenciales al no ser consideradas por su inteligencia o sensibilidad sino sólo por su cuerpo.” El último capítulo de De carnaval, reinas y narco aborda el caso de las reinas gay que pone de manifiesto el clima de tolerancia hacia la diversidad y lo diferente: “Hay en Sinaloa un liberalismo natural no doctrinario no aprendido en libro sino por tradición. Fue revelador saber a través de estudiantes travestis de la universidad que habían tenido amoríos con narcotraficantes. Esto deja ver una nueva faceta de la complejidad humana porque entre los que son vistos como los supermachos, los que matan y degüellan, también hay bisexuales u hombres que pueden tener amoríos con otros hombres, que llegan a tener relaciones eventuales o duraderas con transexuales. Este liberalismo natural de Sinaloa y su tolerancia hacia la diversidad ha sido aceptado hasta por los narcotraficantes.” +

Por Jorge Vázquez Ángeles


LA SERVILLETA DE CELIA DEL PALACIO Nos encontramos en un restaurante de la Ciudad de México a la escritora Celia del Palacio (D.F., 1960), autora de las novelas Leona, No me alcanzará la vida, Las mujeres de la tormenta y Hollywood era el cielo, biografía novelada de la primera diva mexicana Lupe Vélez. Esto fue lo que le preguntamos:

1. Para ti ¿cuál es el órgano del cuerpo humano más importante?

Estoy entre el cerebro o el corazón, pero diré que el cerebro. Con la edición de Lee+ dedicada a la Venganza, quedé fascinada con Beatriz Kiddo, interpretado por Uma Thurman en Kil Bil . Tener paz y tranquilidad escuchando música en una hamaca, con un atardecer maravil oso detrás de mi. La burocracia. El trabajo y la diversión no están separados Que están conmigo en los momentos de prueba, soledad o de tristeza. A mi marido y mi hermano. Que me dejen de querer. Cuando se publicó mi primera novela, lo que había esperado toda la vida. 2. ¿Cuál es tu personaje de ficción favorito?

3. ¿Cuál es tu idea de la felicidad perfecta?

4. ¿Qué es lo que más detestas?

5. ¿Cuál es tu lema?

6. ¿Qué es lo que más valoras de tus amigos?

7. ¿Quién es la persona viva a la que más admiras?

8. ¿Cuál es tu gran miedo?

9. ¿En qué momento fuiste más feliz?

Por Alexis JC


UN PECHO, UN OJO Y MUCHOS PENES A veces me resulta complicado hablar del cuerpo humano sin someterme a los designios altaneros del erotismo o pergeñar un par de metáforas anatómicas sin pasarlas por el tamiz de la sexualidad. El deseo carnal es un tirano que en ocasiones me impide examinar los temas con objetividad, sin adjudicarles una función paralela que los vuelva, según yo, más atractivos. Ese es el destino, lo sé, del sicalíptico irredento y lo asumo con la humildad del que sabe que jamás escatimará a la hora de buscar la belleza en medio de la barbarie y la aguja del placer en el pajar del dolor. Búsqueda, si se quiere, infructuosa e infinita, pero que me ha llevado por algunos parajes de la literatura que vale la pena revisitar. Mis ímpetus licenciosos se han visto azuzados por novelas en las que confluyen el amor, la obsesión y el instinto animal. He aquí algunas. Aunque propiamente hablando El pecho, de Philip Roth, no es una novela erótica, está escrita desde la angustia irreprimible del hombre que convive con la carne más de lo que quisiera, del individuo que, acuciado por una crisis existencial, comienza a identificarse con esa masa muscular, nerviosa y seductora que llamamos cuerpo. Reviviendo el mito kafkiano de la metamorfosis, Roth nos describe, con la maestría que lo caracteriza, la transformación de David Alan Kepesh en “una glándula mamaria desconectada de toda forma humana, una glándula mamaria de las que uno supone capaces de aparecer únicamente en sueños o en un cuadro de Dalí”. Con una prosa salpicada de reflexiones pesimistas sobre el amor, la cordura, la sociedad y la muerte, Kepesh va desentramando los motivos, totalmente alejados de la ficción, que lo llevaron a convertirse en una masa adiposa y ciega, con areola y pezón incluidos. Resulta improbable no entregarse a la lectura curiosa de El pecho cuando uno encuentra párrafos como el siguiente: “He deseado muchas cosas en mi vida, cosas menos extravagantes que ser amamantado o convertirme en el pecho de Claire. Si “esto” es un cuento de hadas, por qué me fue concedido aquel deseo inocente, hecho para halagar y no para convertirse en realidad, producto de la felicidad y del buen humor, más que de los anhelos, por qué me fue concedido a mí, mientras otras esperanzas y otros sueños mucho más importantes, gritados con estridencia, repetidos con desesperación, se realizan solamente poniendo un pie delante de otro.” Es innegable que las novelas libertinas de Guillaume Apollinaire ocupan un escaño de honor dentro de la literatura erótica universal, sobre todo por la forma en la que están escritas: sin cortapisas, sin apelar a didactismos trasnochados y desde un humor macabro. Su estilo poco dado a seguir los parámetros establecidos de la creación le valieron la aprobación de André Breton y los surrealistas, EL PECHO Philip Roth MONDADORI Libro electrónico

LAS ONCE MIL VERGAS Guillaume Apollinaire VALDEMAR

quienes lo consideraron siempre como un autor imprescindible y ubicado en la encrucijada de tantos y tan importantes caminos. Las once mil vergas, por ejemplo, es una muestra clara de su talento y una suerte de catálogo de perversiones en donde se dan cita la pederastia, el sadismo, la necrofilia, la zoofilia, la coprofilia. Venerado por los pornógrafos del siglo pasado, sobra decir que las aportaciones de Apollinaire a la literatura clandestina son tan emblemáticas como sus innovaciones en el terreno de la poesía visual. Georges Bataille, agudo filósofo y cáustico narrador, le ha dedicado buena parte de su obra a las mieles del erotismo. En su novela Historia del ojo, uno de los clásicos sobre el tema, la transgresión juega un papel importantísimo, en la medida en que se convierte en un método efectivo para develar el carácter lúdico y contestatario de la naturaleza humana. Con una prosa llena de guiños surrealistas, Bataille nos cuenta las andanzas de tres infantes terribles, desenfrenados y rebeldes en busca no sólo del placer sexual sino, ante todo, del estiramiento de la realidad hasta lo insólito, lo excesivo, lo inverosímil. Definida por Mario Vargas Llosa como una historia de niños traviesos, una novela gótica del siglo XX, un texto a medio camino de la prosa y la poesía y un documento clínico sobre las obsesiones, Historia del ojo es también una aguda reflexión sobre la complicidad, la violencia, el delirio y la decadencia de las costumbres. Dice el narrador: “A otros el universo les parece honesto porque tienen los ojos castrados. Esta es la razón por la que temen la obscenidad. No experimentan angustia alguna si escuchan el grito del gallo o si descubren el cielo estrellado. En general, disfrutamos de los “placeres de la carne” a condición de que sean insípidos.” Finalmente, quisiera externar mi entusiasmo por La sangre erguida, novela de Enrique Serna. Con una prosa sumamente trabajada, repleta de giros coloquiales y metáforas afortunadas, Serna nos cuenta las desventuras de tres hombres —Bulmaro Díaz, un amante mexicano que vive angustiado por la belleza de su pareja; Ferrán Miralles, un catalán acomplejado e impotente que, al despertar de su letargo, no puede sino entregarse a la autosatisfacción, el narcisismo y la venganza; y Juan Luis Kerlow, un actor porno argentino que, al enamorarse, pierde la soberanía sobre su cuerpo— atados, de una u otra manera, a la conducta de sus penes. Con aires de gran tragicomedia, la sexualidad, sin embargo, es únicamente el telón de fondo que le permite a Serna abordar temas como la crisis de la masculinidad, la soledad y el escarnio público en un mundo atestado de machos dominantes. No cabe duda de que Serna, uno de nuestros narradores más interesantes, se impuso en esta novela varios retos de forma y fondo y que, a fuerza de oficio, los superó con creces. + Por Lobsang Castañeda HISTORIA DEL OJO Georges Bataille TUSQUETS

LA SANGRE ERGUIDA Enrique Serna SEIX BARRAL


como San Jerónimo, Schopenhauer, Walter Benjamin, Borges, Proust y Picasso; Virginia Woolf, Ionesco y La maja desnuda; Nietzsche, Dickens y Frida Kahlo; Octavio Paz, Gary Kasparov y Georges Perec, por mencionar sólo unos cuantos. La cavilación, el sopor, el estado meditabundo, la jaqueca, la confusión y la duda, la derrota, el estado abismado y el abatido, y sobre todo, uno que quizá atraviesa a todos: el melancólico, ese estado que explica, en palabras de Roland Burton, que “tú eres la causa de tu propio aniquilamiento” desfilan en 62 maneras de apoyar la cabeza, que, dicen los editores, bien podría haberse llamado el “kamasutra de la melancolía.”

INSOMNIO por Diego Rabasa

SUSTANCIA Y ACCIDENTE

Para mí las espaldas se dividen en dos tipos: la mía y la del resto de la gente. Phillip Lopate, Retrato de mi cuerpo Todas las cosas del mundo, profanas o sagradas, deben ser reexaminadas una y otra vez a la luz de la experiencia personal. Charles Simic, El flautista en el pozo El célebre aforista, científico y humorista alemán Georg Lichtenberg pensaba que era indispensable tener algún defecto físico para poder aspirar a una mirada interesante sobre el mundo. El cuerpo sesga la experiencia, la encausa y la define. En 62 maneras de apoyar la cabeza, un libro pensado y construido por un sello editorial que pugna por hacer del cuerpo no una prisión para la mente y el espíritu sino un agente de liberación -me refiero a Tumbona Ediciones- tanto Lichtenberg como el ensayista mexicano Andrés Virreynas discurren acerca del sentido que tiene ese gesto humano por antonomasia de sostener el peso y la pesadez de la cabeza entre las manos. “Comparada con otros miembros y regiones de nuestra anatomía es sin duda la que más necesita de apoyos externos para su sostenimiento; sin descontar los soportes espirituales, emocionales e incluso psicotrópicos de los que debe echar mano, baste mencionar, para advertir su debilidad, los incontables malestares que nos aquejan en los músculos del cuello y en las cervicales, que van desde la torcedura leve hasta la parálisis, pasando por la siempre infernal tortícolis”, dice el etólogo duranguense (de Pedriceña, para ser más exactos) Andrés Virreynas. El circunspecto pero desopilante estudio incluye ilustraciones de Luis Blackaller que reproducen los gestos descritos en la taxonomía de Lichtenberg y en la aumentada que propone Virreynas e incluye también bocetos que muestran el revelador carácter de dicho ademán en los humores internos de grandes genios

Otro libro publicado por Tumbona Ediciones ataja de frente las posibilidades, limitaciones e implicaciones del cuerpo humano en el devenir existencial. Retrato de mi cuerpo, del ensayista norteamericano Phillip Lopate, embiste la experiencia humana a través de la mirada sin concesiones de su propia vida. “Deseo referir el modo en que el mundo se presenta ante mí porque creo que es un indicio de cómo se presenta ante lo demás. Y si mi percepción del mundo es diferente de la del lector, mis peculiaridades afianzarán su sentido de individualidad”, explica Lopate en la introducción para advertir el carácter periptérico del libro. Lopate mira el mundo a través de su cuerpo. A veces lo hace de manera evidente como en “El viajero irascible”, ensayo en el que relata la descolocación que ocasiona el contacto inesperado con el otro, la forma en la que una irrupción súbita sobre nuestro cuerpo nos obliga a mirar el mundo desde la sorpresa, lo cual implica pensar desde fuera de uno mismo, desde una zona en la que la realidad se presenta virgen ante nuestros ojos. Ensayos como el citado anteriormente o como “Retrato de mi cuerpo” hacen un llamado explícito a entender el cuerpo humano como una entidad que traduce la experiencia de estar-en-el-mundo. Lopate, no obstante, alcanza registros muy diversos. Ensayos como “El padre muerto”, “Confesiones de un callador de bocas”, “La mujer invisible” o “El fin de la soltería” entienden el cuerpo en un sentido más amplio, incluyendo sus prótesis metafísicas (la mente y el espíritu). Dibuja con precisión esta compleja dicotomía existencial descrita por el escritor norteamericano William Gaddis, que divide la experiencia vital en sustancia (rasgos inmateriales) y accidente (aspectos contingentes de la experiencia humana). En los dos últimos ensayos vemos un rasgo que aparece constantemente en el ensayo personal: la conciencia del cuerpo como un registro de nuestro inexorable tránsito hacia la muerte. En “La historia de mi padre” y “El nacimiento de Lilly” Lopate describe el cuerpo humano como entidad que repele los afanes inmortales detonados por el deseo. “Todo dolor –nos dice la ensayista mexicana Jazmina Barrera en su libro Cuerpo extraño– no es más que eso, un recordatorio de cuán física es nuestra existencia y cuán ineludible nuestra muerte”. El cuerpo con su propia lógica descifra la realidad de manera más honesta que la mente. “Me he preguntado muchas veces por qué me río cuando me pierdo y llegué a la conclusión de que se relaciona con el terror que me inspira el universo”, dice Barrera en su ensayo “El cuerpo y sus reacciones”. El cuerpo representa una frontera entre el mundo de nuestra mente (nuestro mundo) y el mundo. Ese que existe de espaldas a la mirada humana y que se encuentra cubierto por un velo oscuro y robusto y que se revela, sólo fugazmente, ante los ojos capaces de despojarse aunque sea por unos instantes del enajenado yugo de la conciencia. +


El director de esta pequeña rareza fue Richard Fleischer, quien le dio un ritmo extraño y poco usual, que no hace una película densa pero que sí marca una diferencia con lo acelerado de las peleas contra extraterrestres e insectos gigantes de las historias de ciencia ficción de esos años y de la década anterior.

CINE por Erick Estrada

DE ADENTRO HACIA AFUERA Y DE REGRESO

El mundo de un futuro cada vez más cercano vive una emergencia diplomática crucial para su propia existencia: uno de los personajes más sobresalientes de ese universo diplomático es víctima de un atentado y la única manera de salvarlo es insertando en su cuerpo a un grupo completo de médicos que sanarán la herida desde dentro. Se trata de ciencia ficción de los años sesenta y la película en cuestión es Viaje fantástico (1966), una narración alucinante y casi paranoica sobre ese grupo de médicos inyectados al torrente sanguíneo del hombre herido. Todos viajan en una especie de submarino para sanar la herida que tiene al mundo en suspenso. ¿Paranoica? En ese viaje al interior de un cuerpo humano los peligros que amenazan desde fuera a ese submarino están dentro de nosotros. El cuerpo que exploran esos humanos miniaturizados los considera como intrusos bacterianos; solamente están protegidos por esa coraza de tecnología de punta que los separa del extraordinario nuevo universo en que navegan: el cuerpo humano. Esta idea tan retorcida y rimbombante, redundante y colorida, está encerrada en una película de aventuras que tiene lo suyo; comenzó con la historia escrita por Jerome Bixby y Otto Clement aunque todo hace pensar que Bixby aportó más a este Viaje fantástico. El señor Jerome escribió otros guiones de ciencia ficción, unos cuantos de terror y claro, un par de capítulos de La dimensión desconocida, pero Viaje fantástico fue quizá su historia más famosa por la estupenda idea de llevar los viajes al espacio exterior al interior del cuerpo humano, donde anticuerpos, sangre y órganos son la amenaza más grande hacia los personajes, en lugar de extraterrestres con planes malignos de conquista.

Otro mundo, y otro cuerpo, se despliegan en una historia más aventurera. Un guerrero famoso por ser un bárbaro tiene que rescatar a una princesa en tierras de planetas lejanos que parecen la glorificación de nuestro pasado cavernícola. El mismo Fleischer tendría ahí un acercamiento distinto al cuerpo humano, pues el protagonista de Conan el destructor (1984), secuela de Conan el bárbaro (1982), era de nuevo el no sé cuántas veces ganador de Mr. Universo y no sé cuántas más de Mr. Olimpia, Arnold Schwarzenegger. Tras el éxito de la primera parte, la tarea encomendada a Fleischer fue que luciera otra vez y al máximo la musculatura de Schwarzenegger, producto que el agente del actor le vendía al mundo en esos años: un cuerpo humano masculino perfectamente esculpido, músculo a músculo, centímetro a centímetro. La historia aquí era lo de menos y Fleischer llevó al polo opuesto lo conseguido casi veinte años antes. No tenía que dibujar al cuerpo humano desde dentro sino describirlo desde fuera, hacer de la desnudez (o casi desnudez) de esos cavernícolas de lujo una bomba aspiracional justo a mediados de la década en que la humanidad desarrollaba como nunca el culto al cuerpo, cuando gimnasios, clases de aerobics, sesiones de yoga y nuevas dietas aparecían por todas partes para que el cuerpo humano luciera, decían, mejor que nunca... desde fuera. Cierto, el cuerpo humano predominante en Conan el destructor es el masculino, pero podríamos perdonar el despliegue de testosterona después de que en Viaje fantástico Fleischer regaló encuadres valiosísimos en los que Raquel Welch lucía un cuerpo femenino insuperable, más inspirador que aspiracional pero que seguro provocó que muchas chicas decidieran esculpirlo de la misma forma. En el mundo de un futuro cada vez más cercano la humanidad entera está en estado de crisis. Los ancianos mueren antes de tiempo y los jóvenes envejecen más pronto. La muerte es vista más como una necesidad que como algo inevitable y hay una razón poderosa para ello: el planeta ha dado de sí. No hay más, la frontera final, el futuro, nos ha alcanzado. En medio de esos dos acercamientos al cuerpo humano que tuvo en los sesenta y los ochenta, Fleischer realizó otro que es, sin duda, el más inquietante. En Cuando el destino nos alcance (1973) describe -casi asombrado de la situación que le tocó recrear- un mundo colapsado en el que todas las teorías de la conspiración se han cumplido. Se trata de un thriller típico de la década de los setenta en el que Charlton Heston descubre poco a poco el lodo escondido (y ni tanto) de los gobiernos de ese mundo destrozado y sobreexplotado, sólo para seguir las pistas hacia un secreto que resulta tan inquietante como metafórico: hemos devorado a la Tierra, hemos canibalizado a la madre Naturaleza y ahora no hay nada que comer. La única salida que esa historia surgida de la única novela de Harry Harrison y que transportó al cine el guionista Stanley R. Greenberg, era darle al cuerpo humano el más extravagante y cruel de los usos: alimentar a otros cuerpos humanos transformado en una pasta irreconocible pero inconfundible; sí, todo el cuerpo humano reducido a una pasta en forma de galleta irreconocible pero inconfundible. +


PARA VERYOÍR VIDEO

MÚSICA

MARI IYAGI FANTASÍA DE AMOR Lee Seong-Kang CINE VIDEO Y T.V. Namoo es un niño de 12 años que ha perdido a su padre y que vive con su madre y su abuela. Un día Namoo descubre una extraña piedra brillante en una tienda que está frente a su escuela, tras pensárselo toda la noche decide ir a comprarla... pero ya ha sido vendida. Más tarde Namoo va en compañía de su gato al faro del lugar, y cuando sigue a éste dentro del mismo, descubre la piedra brillante que de imprevisto transforma el lugar en un mundo fantástico.

JAIME LÓPEZ Palabras necias FONARTE LATINO Leyenda viva de la escena del rock nacional, Jaime López ha sido influencia para infinidad de bandas en México. Sus letras llenas de juegos de palabras, vivencias y buen humor, son parte de su herencia no sólo en el rock, también en la historia de la música popular mexicana.

DULCE HIJO Kornél Mundruczó EN PANTALLA A los 17 años, Rudi, tras pasar toda su infancia en un orfanato, sale con la esperanza de encontrar el afecto de su madre y, sobre todo, de conocer la identidad de su padre. Casi por azar, Rudi acaba en un casting. El director, fascinado por su inocencia, cree haber encontrado al protagonista de su película. Pero, inesperadamente, la vida de Rudi da un vuelco espectacular: se convierte en un asesino perseguido por la justicia. Por su parte, el director se da cuenta de que ese chico extraño y silencioso es su hijo, un monstruo que él mismo ha creado.

LA CAZA Thomas Vinterberg EN PANTALLA Tras un divorcio difícil, Lucas, un hombre de cuarenta años, ha encontrado una nueva novia, un nuevo trabajo y trata de reconstruir su relación con Marcus, su hijo adolescente. Pero algo empieza a ir mal: un detalle cualquiera, un comentario inocente y una mentira insignificante que se extiende como un virus invisible sembrando el estupor y la desconfianza en una pequeña población. La situación llega a ser tan terrible que Lucas se ve obligado a luchar por salvar su vida y su dignidad.

MANDELA: EL LARGO CAMINO HACIA LA LIBERTAD Justin Chadwick SONY PICTURES La extraordinaria vida del líder sudafricano Nelson Mandela, desde su niñez en una población rural y sus veintisiete años en prisión por activismo contra el apartheid hasta su investidura como el primer presidente elegido democráticamente de Sudáfrica. Se trata de la increíble historia de un hombre corriente con grandes valores que se enfrentó al desafío de su tiempo y triunfó, un retrato íntimo de cómo se convirtió en un icono moderno.

LUCÍA Niles Atallah EN PANTALLA La vida cotidiana de una joven costurera chilena, quien vive en una vieja casa de Santiago en compañía de su padre desempleado, transcurre el mismo tiempo que los funerales del exdictador Augusto Pinochet, en diciembre de 2006. Una ópera prima en la cual un retrato intimista y casi documental, da paso a una introspección en las dolorosas memorias de toda una generación de chilenos que luchan por recuperarse de los horrores de la dictadura militar que mantuvo el poder en Chile desde 1973 hasta 1990.

MOLOTOV Agua maldita UNIVERSAL MUSIC Después de un tiempo de ausencia de los estudios de grabación, el irreverente cuarteto regresa más fuerte que nunca, con ese estilo rasposo que tanto agrada a su legión de fans que esperaron algún tiempo para escuchar un nuevo material.

LANA DEL REY Ultraviolence UNIVERSAL MUSIC Después de un debut que arrasó en ventas y listas de popularidad, llega la segunda producción de la cantante californiana. Aunado a su indudable belleza física, el talento en su voz plasmado en los nuevos temas, son una verdadera delicia que demuestra que su éxito no es obra de la casualidad.

CUARTETO DE GUITARRAS DE LA CIUDAD DE MÉXICO Sones y danzones de buena madera RANULFO MANDUJANO Dos ritmos con tanta tradición e historia en México son interpretados por el Cuarteto de Guitarras de la Ciudad de México. Si bien el son tiene sus típicos instrumentos de cuerdas, el danzón adquiere un peculiar sonido que no le quita su característico sabor.

LA SANTA CECILIA Treinta días UNIVERSAL MUSIC Una de las agrupaciones que más sensación han causado en el medio musical; provenientes de Los Ángeles, California, La Santa Cecilia es una rica mezcla de sonidos, un folklore moderno pero que tiene en este caso, la esencia mexicana y sobre todo, un particular estilo norteño, una grata sorpresa para los oídos.


La cabeza y el fuego rigen a Aries, mi signo. Al ser el primero del zodiaco, es impetuoso cuando inicia algo, pero le cuesta trabajo terminarlo. La cabeza es también su punto débil y una cornamenta quebrada, ahogado Aries en cefaleas, simboliza las derrotas de los nacidos entre el 21 de marzo y 20 de abril. Por esto me entusiasmó encontrarme con cuatro libros que orbitaran en torno a la cabeza: parecían destinados para mí. Insisto: lo tomo con reserva. Cabezas ensangrentadas rodando por las pistas de baile de bares clandestinos en Michoacán. Cabezas arrancadas del cuello de ciudadanos norteamericanos que extremistas islámicos difunden en video como espectáculo del miedo. Sergio González Rodríguez (Acuario) en El hombre sin cabeza usa el ensayo, la crónica periodística y la autobiografía como un ariete contra la somnolencia mediática y profundiza en los impulsos que gobiernan la pena capital más recurrente en la historia de la humanidad: “Desde tiempos primitivos la decapitación lleva la finalidad de triunfar sobre el enemigo y mostrar que, al efectuarla, se asume el espíritu del vencido. […] Quien le corta la cabeza a un semejante es capaz de cualquier crimen.”

LA

CABEZA

Durante años menosprecié los horóscopos porque creía que eran una afición para ingenuos con el pensamiento mágico muy desarrollado. No tenía otro argumento en su contra. O quizá sí. Cuando era adolescente, buscando una solución a las disputas domésticas con mi padre y a los apuros económicos que provocaban, mi madre y yo visitamos a un brujo. Su consultorio se ubicaba en la calle de López, en el centro de la ciudad, y aún recuerdo el incienso, los cortinajes púrpura en sus ventanas, los candelabros brillantes en las paredes y el cráneo de cerámica sobre el escritorio que nos inquietó cuando entramos. El hermano, como se autonombraba el brujo, de camisa, corbata y traje negros, con los dedos apretados de anillos, nos pidió que escribiéramos en un papel aquello que mi madre necesitaba resolver. Sin desdoblarlo, el hermano adivinó lo escrito en la hoja y expuso los maleficios que acechaban a mi madre e impedían su felicidad, lo cual nos asustó tanto que ella y yo nos tomamos de la mano bajo la mesa. Nos propuso un rito para curarla: quemaría una escultura de cera tallada a su imagen y semejanza, que costaba miles. Esto nos espantó aún más. Nos presionó para conseguir el dinero a como diera lugar, o el mal reventaría dentro de mi madre. Por supuesto que nunca volvimos. El pensamiento mágico, sumado a la desesperación, se prestaba a abusos y eso nos decepcionó. Desde entonces, desestimé el universo místico. Hasta ahora. Creo en la astrología y el zodiaco. Me convencen las características que los doce signos especifican para cada uno de los nacidos bajo una constelación. El fuego, el aire, el agua y la tierra distinguen la pasividad o arrojo de cada persona, y esto a su vez es templado por las estrellas. Sin embargo, lo tomo con reserva. Por ejemplo, detesto los horóscopos de los diarios porque manosean los destinos con su dudosa erudición astral. Un manoseo como el que pretendía el brujo de mi adolescencia. EL HOMBRE SIN CABEZA Sergio González Rodríguez ANAGRAMA

LA CABEZA DE PANCHO VILLA Craig McDonald OCEANO

No es gratuito que Calavera y Huesos, la sociedad secreta de Yale, quiera la cabeza de Pancho Villa: se dice que el cuero cabelludo del prócer mexicano tiene tatuado un mapa que conduce a su tesoro. Son los años cincuenta, y Calavera y Huesos contrata a un hampón para robarla del sepulcro de Villa. Todo se complica cuando el mercenario muere y la cabeza llega a las manos de Hector Lassiter —escritor, amigo de Marlene Dietrich y del mismísimo Hemingway—, quien se encargará de llevarla a los Estados Unidos en una jornada violentísima. Este es el argumento de la novela La cabeza de Pancho Villa del norteamericano Craig McDonald (Cáncer). La cabeza es identidad. Dos hermanos juegan baloncesto en las canchas de su escuela. La pelota rueda hacia los arbustos y, al recogerla, hallan a un decapitado. Así comienza el cuento Un hombre sin cabeza, que además titula este volumen del escritor israelí Etgar Keret (Leo). La policía investiga el crimen, pero sin la cabeza es imposible identificar a la víctima. Uno de los niños se pregunta si debe confesar a sus padres la pista que ha ocultado. Quiere evitar que otros niños, sean judíos o de algún otro país y religión, se sientan tristes porque han perdido a su padre, el decapitado. Los treinta y cuatro relatos que conforman este Mundo Keret son un redescubrimiento subversivo de lo fantástico e indagan lo mismo en la condición humana que en el asombro cotidiano. La cabeza es admiración, es la tutela de un padre, es la careta que familiares suelen usar entre sí. En La cabeza de mi padre, novela de trece capítulos de gran depuración estilística, Kalman Barsy (Sagitario) escribe sobre una familia húngara de apellido Benedek, que emigra a Argentina en los años cuarenta. Attila, el hijo menor y el primero que aprende español, porque lee historietas de Disney traducidas en el Cono Sur, contará la vida de su hermano mayor Laci, sus largos viajes e insensibilidad para con los padres que esperan angustiados las cartas del hijo ausente. Acentuará el favoritismo paternal hacia éste y cómo el amor entre familiares, a veces, no es diáfano, en más de una ocasión, Attila pensará inclusive que es adoptado: “En vano se busca en el caleidoscopio de imágenes desvaídas por el tiempo; en vano en algún rasgo, gesto o sonrisa. Él no está. No encuentra el aire de familia que lo guie, como un hilo de Ariadna, a su cordón umbilical.” + Por Rogelio Pineda Rojas Imagen - Lego Skeleton - Jason Freeny

UN HOMBRE SIN CABEZA Etgar Keret SEXTO PISO

LA CABEZA DE MI PADRE Kalman Barsy PRE-TEXTOS


Pero, a ver, ¿somos únicamente un cuerpo? Mi cuerpo y yo (Artes de México), libro de Jorge Luján e ilustrado por Isol, explora esta idea y la lleva lejos, lejísimos, con muy pocas palabras que nos hacen considerar: ¿Qué tanto me parezco a mi cuerpo? ¿Seremos mi cuerpo y yo entes separados? Este libro es una invitación a imaginar, a ocupar tu sillón favorito con la mirada fija en el techo durante horas, a examinar esas magníficas características que todos compartimos con el universo: ser libres e ¡ilimitados!

NIÑOS A LEER por Karen Chacek

ESO QUE VES Y QUE, A VECES, NO VES

Hay preguntas que se nos ocurren cuando somos niños y que sirven para torturar a los adultos que se encuentran cerca. Hacerlo es muy divertido, porque las respuestas siempre conducen a más preguntas. El problema es que algunas de esas preguntas quizá se queden sin respuesta y nos acompañen por el resto de nuestros días. Qué le vamos a hacer; hay temas fascinantes que jamás dejarán de sorprendernos. El cuerpo humano, por ejemplo. Justo hoy paseaba por el parque y observaba cómo, al caminar, mis piernas se movían en perfecta sincronía sin que yo tuviera que pensar en ello; bastaba con enviar desde mi cerebro la señal de caminar. ¡Somos un diseño genial o qué! Durante los primeros años de vida nos miramos embobados las manos y los pies, después nos descubrimos dando pasos y usando herramientas. Al vernos al espejo, estudiamos la forma de nuestro reflejo y más de una persona reflexionamos: caray, qué silueta más extraña tiene esta nave que piloteo. ¿Acaso nunca te has preguntado cómo es que funciona eso que llamas cuerpo? Si se trata de dudas técnicas, La fábrica del cuerpo humano (Castillo), de Dan Green, dará respuesta a todas ellas de manera muy divertida. Es increíble lo que ocurre de día y noche en las diferentes partes del cuerpo; boca, pulmones, huesos, hígado, sangre, riñones, cerebro… Página tras página del libro es inevitable gritar: ¡¿en serio?! La próxima vez que un adulto te prohíba pararte de cabeza, girar como un trompo o comer alguna golosina de mal aspecto, con la única excusa de que hacerlo te caerá mal al cuerpo, respóndele con alguno de los datos recopilados en el libro y te apuesto que se quedará boquiabierto.

Pero volviendo al tema del cuerpo, ¿será que si cambiáramos de cuerpo con alguien más dejaríamos de ser quienes somos? En ¿Yo y mi gato? (FCE) a Nicolás no le queda más remedio que investigarlo, luego de haber recibido en la noche la extraña visita de una vieja narigona, que agitó frente a él su escoba, escupió unas palabras rarísimas y se marchó ipso facto, dejándolos a él y su gato sin entender ni pizca. A la mañana siguiente las cosas se veían mucho más claras: Nicolás se admiraba los bigotes en el espejo, mientras su cuerpo estaba en la cocina desayunando unas ricas croquetas del plato del gato. Lo mejor vino después, cuando al gato le tocó ir a la escuela y a Nicolás recorrer el vecindario. Es uno de esos libros en los que no te cabe duda de que quien escribió el cuento y dibujó las ilustraciones se divirtió tanto al hacerlo como tú al leer el libro. Puede que no encuentres una respuesta definitiva a tus preguntas, pero el buen rato que te pasarás leyendo este libro hilarante de Satoshi Kitamura nadie te lo quita. ¿Habrá preguntas sin respuesta? O es que, ¿serán preguntas con más de una respuesta? Quizá el problema sea que hay preguntas que intimidan. Conozco a unas cuantas personas que aseguran, sin admitir discusión alguna, que solamente los tontos no pueden responder a las preguntas agudas, pues los tontos son incapaces de ver las respuestas que están ahí, frente a ellos, a simple vista. Cuentos de Andersen (Everest), ilustrado por Anastassija Archipowa, es una recopilación de ocho relatos que incluye ese cuento fabuloso que lleva por título: “El traje nuevo del Emperador”. En la historia se narran las peripecias de un emperador bastante excéntrico, al que nada le daba más placer que usarse a sí mismo como percha para lucir sus trajes nuevos y finísimos. Usaba uno distinto para cada hora del día. Era tal su obsesión por los trajes nuevos, que cierta vez no dudó en dejarse ver de cuerpo completo con un traje de tela invisible que todos en el palacio, él incluido, aseguraban ver. Quizá los niños sean los únicos que puedan reconocer a simple vista un cuerpo en calzoncillos cuando lo ven. A ti, lector, te tocará decidir quiénes son los tontos de la historia. Por lo pronto, cuentos clásicos como éste merecen tener un lugar en toda buena biblioteca casera. +

LOS+VENDIDOS GANDHI BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA

BUSCANDO A ALASKA John Green CASTILLO

THE MAZE RUNNER 1 CORRER O MORIR James Dashner VERGARA Y RIBA EDITORAS

INFANTIL Y JUVENIL ELEANOR & PARK Rainbow Rowell ALFAGUARA

DESTROZA ESTE DIARIO Keri Smith PAIDÓS


NOVEDADES LEE+

En 1955, el pintor y escultor Julio Silva conoce a Julio Cortázar en París. Desde su primer encuentro se produce entre los dos Julios un chispazo de auténtica amistad y respeto profesional que perduró hasta el fallecimiento de Cortázar en 1984. Último combate es un homenaje a la amistad de los dos Julios y recoge la totalidad de sus colaboraciones, incluyendo por primera vez el texto íntegro de “Los discursos del Pinchajeta”, inédito en español, en la traducción del propio Cortázar y de Aurora Bernárdez. También incluye “Silvalandia”, el texto “Un Julio habla del otro” en el que Cortázar describe a Silva, la correspondencia de Julio Cortázar a Julio Silva y como colofón cierra con la entrevista de Saúl Yurkievich a Silva: “La pluma y la tijera”. + JUAN TRES DIECISÉIS Hilario Peña RANDOM HOUSE

LOS LIBROS DEL MES ELEGIDOS POR LOS EDITORES

Mary Roach nos lleva a un viaje inolvidable… a través del tubo digestivo, esa parte fundamental de nuestro cuerpo que a veces se convierte en un tabú. ¿Por qué la comida crujiente nos resulta tan atractiva? ¿Por qué es tan difícil encontrar palabras para definir sabores y olores? ¿Por qué el estómago no se digiere a sí mismo? ¿Cuánto se puede comer antes de “explotar”? ¿Puede matar el estreñimiento? ¿Mató a Elvis…? Lleno de curiosidades y anécdotas, pasearemos entre laboratorios de pruebas, trasplantes fecales, o viajaremos a un estómago en vivo para observar qué ocurre allí con la comida. De la mano de Roach viajamos por el mundo para conocer asesinos, científicos locos, exorcistas (que han llegado a administrar agua bendita rectal) o terroristas. +

HISTORIA DEL SIGLO XX Eric Hobsbawm CRÍTICA

BARROCO TROPICAL José Eduardo Agualusa ALMADÍA

La transformación del periodismo provocada por los avances digitales, con nuevas necesidades de información y ritmos más acelerados en la difusión de las noticias, no debiera afectar a la corrección lingüística y el estilo de los textos escritos, y tam­ poco a la ética de los profesionales. Desde su primera edición en 1997, El estilo del periodista se ha convertido en una obra de referencia fundamental tanto en las facultades de Periodismo como para los profesionales de la información, los traductores, los profesores de lengua y todos aquellos que se sienten interesados por el lenguaje y el uso que de él hacemos. Esta nueva edición revisada y actualizada, constituye una guía de primera mano para moverse entre noticias, crónicas o reportajes. +

LOS PILARES DE LA TIERRA 25 ANIVERSARIO Ken Follet PLAZA Y JANÉS

LEJOS DE GHANA Taiye Selasi SALAMANDRA


En las profundidades de los bosques de Maine se descubren los restos de un avión siniestrado. No hay cadáveres. Nunca se informó de la desaparición de dicho avión. Pero hombres de toda laya lo buscan desde hace mucho, mucho tiempo, pues, al parecer, los restos del aparato esconden algo crucial. Eso atrae al detective privado Charlie Parker, un hombre que conoce bien la naturaleza del Mal que intenta imponerse en el mundo. También capta la atención de otros: una mujer hermosa, de cara marcada, con afición a matar; un niño taciturno que recuerda su propia muerte; y el asesino en serie conocido como el Coleccionista, que busca nuevas víctimas para sus sacrificios. +

TENGO QUE MORIR TODAS LAS NOCHES Guillermo Osorno DEBATE

Lagos, mediados de los noventa. En el marco de una dictadura militar y en una Nigeria que ofrece poco o ningún futuro, Ifemelu y Obinze, dos adolescentes atípicos, se enamoran apasionadamente. Como gran parte de su generación, saben que antes o después tendrán que dejar el país. Obinze siempre ha soñado con vivir en Estados Unidos, pero es Ifemelu quien consigue el visado para vivir con su tía en Brooklyn y estudiar en la universidad. Mientras Obinze lucha contra la burocracia para reunirse con Ifemelu, ella se encuentra en una América donde nada es como se imaginaba, comenzando por la importancia del color de su piel. Todas sus experiencias, desgracias y aventuras conducen a una única pregunta: ¿acabará convirtiéndose en una “americanah”? +

ENTROPÍA REMIX Iván Farías NITROPRES

LOS QUE HABITAN EL ABISMO Diego Petersen Farah PLANETA

Esta es la historia de un escritor que viaja a Nevada, Estados Unidos, entre agosto de 2007 y junio de 2008. Es un relato en el que lo vivido, el instante real, se mezcla con recuerdos, imágenes, sueños y evocaciones. En el que el paisaje árido y hostil del desierto y el horizonte verde, rojo y fucsia de los casinos de la ciudad de Reno, con su trama de luces brillantes y acristaladas, conducen una y otra vez al narrador —y al lector— a ese otro paisaje más íntimo, más personal del País Vasco. Días de Nevada es una historia hecha de historias, a modo de caja china, que nos muestra cómo cada experiencia que vivimos, cada vínculo creado entre las personas más allá de las distancias temporales y espaciales, permanece indeleble. Y nos convierte en lo que somos. +

RÉQUIEM HABANERO POR FIDEL J.J. Armas Marcelo ALFAGUARA

LA HISTORIA DEL MUNDO EN 100 OBJETOS Neil MacGregor DEBATE


FRASE NAPALM LA ÚNICA MANERA DE SER UN CAMPEÓN ES A TRAVÉS DE LAS REPETICIONES FORZADAS, LA TORTURA Y EL DOLOR. TORTURAR MI CUERPO, PENSAR EN EL DOLOR COMO PLACER. EL DOLOR ME HACE CRECER. CRECER ES LO QUE QUIERO. PARA MÍ EL DOLOR ES PLACER. ARNOLD SCHWARZENEGGER


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

63_El cuerpo humano  

63_El cuerpo humano