{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

TEMA DEL MES

VENGANZA PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS

COLUMNAS / BERNARDO FERNÁNDEZ__-BEF / ANTONIO MALPICA / DIEGO RABASA / ERICK ESTRADA / KAREN CHACEK TEXTOS / RODOLFO JM / IVÁN FARÍAS / JAVIER MORO HERNÁNDEZ / SIDHARTA OCHOA ENTREVISTAS / FRANCISCO MARTÍN MORENO / MARINA AZAHUA LISTAS / LOS MÁS VENDIDOS / PARA VER Y OÍR / NOVEDADES DEL MES AÑO 6 NÚMERO 62 JULIO 14


EDITORIAL_+VENGANZA

En portada: Uma Thurman como Beatrix Kiddo, Kill Bill (2003)

El amor y el odio son dos sentimientos que todos, alguna vez, hemos experimentado en carne propia. Dos sentimientos que se sufren, se padecen o se disfrutan como una buena cena frente a las pirámides de Egipto. El odio se puede subdividir en categorías y representarse bajo la forma de una escalera retorcida, donde cada peldaño corresponde a un tipo. En esta hipotética escalera, la venganza sería un amplio e iluminado descanso, provisto de un cómodo sillón para tomarse un respiro después de recibir oprobios, groserías y uno que otro zape; una lámpara, una mesita con plumas y hojas: el sitio ideal para planificar el desquite. Porque la venganza exige un plan de acción, una ruta crítica. Se trata de un arte mayor. La buena venganza es como pintar la Capilla Sixtina o componer la Novena Sinfonía, requiere de un trabajo serio y constante en el que no se puede improvisar ni dejar nada en manos de la diosa fortuna. El vengador tiene algo de chef, de monje y de relojero: concentración, paciencia y destreza.

Directora General Yara Sánchez de la Barquera

En este nuevo número de Lee+ no pretendemos homenajear a la venganza sino destacar su papel de leitmotiv literario. Al pertenecer a uno de los ámbitos de la condición humana, autores clásicos, indispensables y uno que otro colado han urdido sus tramas con los hilos del desagravio, del talión, del ojo por ojo. Porque es un gran tema: ya los griegos le reservaban el palco de honor en el argumento de sus tragedias. Dioses vengativos que descargan su furia contra los hombres, guerreros con sed de sangre por la muerte del amigo, hábiles mujeres que escancian veneno en la copa del rey maligno. Cuando los dioses se fueron y en su lugar quedaron las pasiones, los hombres demostraron su alta capacidad vengativa. Ya sea por el asesinato del ser querido, por la ambición de un tesoro, de un cargo público, por infidelidades… cualquier ultraje que destruya y envenene el corazón es suficiente para echar a andar la maquinaria de la venganza.

Diseñador Victor Baca Vargas

¿Recuerdan aquella película del polémico Lars von Trier, Dogville, en la que Nicole Kidman interpreta a una fugitiva que busca refugio en el pueblo del mismo nombre y cuyos habitantes, poco a poco, pasan de la solidaridad al abuso físico y sicológico? Como simples espectadores, conforme contemplamos la escalada de violencia que se cierne sobre la pobre Grace, deseamos con fervor que se castigue a toda la comunidad, y cuando eso pasa nos frotamos las manos y salimos satisfechos de la sala: hemos disfrutado de la venganza. Siguiendo la ruta cinematográfica, no podemos dejar de lado a Charles Bronson, icono del cine, el más recordado de los vengadores contemporáneos. De día es un pulcro arquitecto; de noche, vistiendo un grueso impermeable como de marinero y una gorra de estambre, provisto de una pistola y de un calcetín lleno de monedas, sale a las calles a cobrar venganza contra una pandilla que abusó de su hija. Quentin Tarantino ha hecho de la venganza uno de sus motivos favoritos, como en la saga de Kill Bill, que acaba de cumplir 10 años, protagonizada por Uma Thurman, quien aparece en la portada, que vestida y armada como Bruce Lee busca terminar con la vida de aquellos que quisieron asesinarla y le robaron a su hijo. En cualquiera de los ejemplos anteriores no deja de sorprendernos cómo nos involucramos con las tramas, la identificación que sentimos ante un escenario que difícilmente viviremos. Esa empatía nace por las veces que quisimos cobrarnos una afrenta y no lo pudimos hacer. La venganza, aunque imaginaria, aceita nuestros recuerdos y vivencias. Vamos a cobrar venganza de la mano de figuras como Gabriel García Márquez, Alessandro Baricco, Bejamin Black, Rafael Ramírez Heredia, Sergio González Rodríguez, Jorge Ibargüengoitia, Élmer Mendoza, Gonzalo Martré, William Shakespeare, Herman Melville, Stephen King, Joe Hill, Ernst Junger,Emily Brontë, Jeffrey Archer y Eduardo Sacheri, entre otros. Este gran platillo se sirve, desde luego, bien frío. +

ENVÍA TUS COMENTARIOS_ A LEEMAS@GANDHI.COM.MX _VISITA WWW.REVISTALEEMAS.COM.MX_ WWW.MASCULTURA.COM.MX

Editor y Director Creativo Manuel Muguira Casanova Editor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

CONTACTO y PUBLICIDAD 55 5211 9266

contacto@revistaleemas.com.mx

Circulación certificada por Moctezuma & Asociados. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


Venganzas sobrenaturales Para los griegos antiguos la venganza era más que un derecho, era algo obligatorio. Una manera de reparar el equilibrio roto por una agresión. Es el modelo más básico de la justicia, como demuestra la “ley del talión”: “Ojo por ojo y diente por diente”. Y aunque la moral cristiana y la corrección de nuestros tiempos insistan en que la venganza es algo negativo, que siempre será mejor poner la otra mejilla que rebajarse al nivel del ofensor. Lo cierto es que el deseo de venganza es algo que nos concierne a todos. ¿Quién no conoce de primera mano la injusticia, quién no disfruta ver fracasar al sobrado, caer al villano, al que nos humilló y nos lastimó? Las historias de venganza nos apasionan. No importa si es en el cine, en la televisión, el teatro, o en un libro. Son historias universales, de las que pasan sin problemas la prueba de tiempo. Quizá el mejor ejemplo de ello sea Hamlet, la puesta en escena escrita por William Shakespeare hace más de cuatrocientos años. ¿Cómo es que nos sigue fascinando? En Hamlet encontramos intrigas palaciegas, traiciones, e incluso fantasmas, todo ello en un reino al borde de la guerra. El príncipe danés observa cómo el mundo a su alrededor empieza a desmoronarse. Su madre, en un hecho inexplicable para él, contrae matrimonio con el hermano de su padre recién fallecido; pero lo que desata la locura del joven Hamlet es la aparición del fantasma del rey, su padre, denunciando a su asesino y exigiendo venganza. A partir de ese momento la fatalidad resultará inevitable para todos los personajes, comenzando con el vengador. En Moby Dick, Herman Melville nos permite ver otro rostro de la venganza, el de la obsesión. Un joven atormentado de nombre Ismael se embarca como tripulación del “Pequod”, nave capitaneada por Ahab, un viejo marino obsesionado en cazar a un ser casi mítico: la gran ballena blanca, Moby Dick, el demonio marino que le arrancó la pierna durante su primer encuentro. El deseo de venganza del capitán Ahab es desmesurado, como la criatura perseguida, como el mismo libro (considerado por muchos la gran novela americana, tratado de cetología, enciclopedia marítima y relato existencialista). El capitán Ahab es el odio concentrado, la justicia que busca es insensata, y no le importa tener que ir hasta el rincón más alejado del mundo con tal de verla cumplida. Tal vez por eso no cualquiera se convierte en vengador, no se trata únicamente de sentirse agraviado y desear el desquite; quien elige el camino de la venganza debe estar dispuesto a ver arder todo a su paso y a quemarse en el mismo fuego, debe saber que se trata de un camino sin vuelta atrás. HAMLET William Shakespeare ALIANZA

MOBY DICK Herman Melville EDICIONES GANDHI

Algo así era lo que estaba pensando Stephen King cuando escribió Carrie, la novela que su esposa rescató de un bote de basura y con la que se volvió un escritor best seller. Stephen era profesor de literatura en una escuela secundaria, y conocía de primera mano eso que hoy en día llaman bullying pero que siempre ha existido: la crueldad a la que pueden llegar los adolescentes para martirizar a quienes son distintos. Carrie es la historia de una joven traumatizada por su propia madre, una mujer religiosa hasta el fanatismo, obsesionada con el sexo y la culpa. El día en que Carrie tiene su primera menstruación, en las duchas de la escuela, ignorante de lo que le sucede, sufre también un ataque de pánico. A partir de ese momento Carrie se vuelve blanco de las burlas de sus compañeras de clase, pero además, como si no fuera suficiente con lo que le pasa, descubre que cuando se altera puede mover cosas sin tocarlas. Lo que dispara el gatillo de la fatalidad es la invitación al baile de fin de curso que le hace uno de los alumnos más populares de la escuela. Invitación que terminará en humillación pública. Lo que sucede entonces es más que una simple venganza. Años de abuso se convierten en furia ciega. Si Hamlet es un loco, y el capitán Ahab un obseso, Carrie es la ira de los oprimidos. El vengador debe tener determinación, pero sobre todo motivos. En El traje del muerto, Joe Hill, a quien luego de su primer libro de relatos muchos señalaron como el heredero de Stephen King (sin saber que, efectivamente, se trata del hijo menor del rey del terror), nos cuenta la historia de Jude Coyne, un rockero retirado que colecciona toda clase de parafernalia relacionada con lo oculto. Un día, en un arranque de extravagancia, el émulo de Ozzy Osbourne decide comprar el fantasma que una mujer ofrece a través de eBay. Lo que recibe a cambio, empacado en una caja con forma de corazón, es justo el traje de un difunto; lo que no imagina es que a partir de ese momento un fantasma comenzará a manifestarse de verdad, amenazante, en su propia casa, y mucho menos que se trata de alguien que lo conoce y ha jurado vengarse de él. La primera novela de Joe Hill es un coctel de cuidado, mezcla lo fantástico y lo sórdido con precisión. Una historia de venganza, es cierto, pero a diferencia de los otros libros mencionados también una historia de redención. La venganza es una experiencia impredecible y de consecuencias más graves que el amor. Y si bien lo más probable es que muy pocos de nosotros, simples lectores mortales, lleguemos a conocer de primera mano pasión tan avasalladora, no está de más tener en cuenta lo que dicen los que sí saben: que la venganza es un plato que se sirve frío y se disfruta lentamente. + Por Rodolfo JM CARRIE Stephen King DEBOLSILLO

EL TRAJE DEL MUERTO Joe Hill PUNTO DE LECTURA


VENGANZAS

DE FAMILIA

La venganza, dice el dicho, es un plato que se sirve frío. Sin embargo, muchas veces es imposible de realizar, el odio obnubila el juicio y acaba por volvernos animales salvajes deseosos de terminar con el que nos hizo alguna afrenta. La venganza ha sido tema constante en la historia de la humanidad: en los clásicos griegos Aquiles fue a engrosar los ejércitos que buscaban a Helena pero cuando se metieron con Patroclo se cargó a todos los troyanos que encontró a su paso. Dumas contó en cientos de páginas cómo Edmundo Dantés esperó pacientemente hasta hacerles pagar a los que lo encerraron en esa fétida cárcel. La venganza es uno de los grandes temas del western y del policiaco. La gesta del indio Gerónimo buscando hacerles sentir en carne propia a los que asesinaron a su familia ha sido contada más de una vez. En la novela negra, la lista es grande y va desde Raymond Chandler hasta Patricia Highsmith pasando por Mario Puzo. Incluso la mafia siciliana ha creado un término para la venganza que se hace sin el arrebato de las emociones: la vendetta. Una vendetta es lo que se quiere hacer en el caso de Santiago Nasar en el libro clásico del recientemente fallecido Gabriel García Márquez, Crónica de una muerte anunciada. A los ojos de los hermanos Vicario, habitantes de un pequeño pueblo tropical, la afrenta de Nasar contra su hermana sólo puede ser lavada con sangre. Márquez, queriendo desmarcarse de sus contribuciones más famosas a la literatura, decide echar mano de un suceso real y retomar en la narrativa su otro oficio, el periodístico. Así, se crea un desafío narrativo. Dijo en alguna ocasión: “Si la gente ya sabe el final de la obra, qué caso tiene seguir leyendo”. Ahí estaba el desafío: narrar una historia que pese a que el lector sabía la conclusión no pudiera soltar el libro. Márquez hace un puntual recorrido por los prejuicios y moralidades de los habitantes de un pueblo que sabemos está en Colombia pero que podría estar en cualquier sitio de América. Incluso en Estados Unidos. Tal vez un desafío era también lo que buscaba el laureado (y leído) narrador italiano Alessandro Baricco, que se alejó de los temas que él maneja (los históricos y nubilosos) para sumergirse en una novela violenta, que recuerda en mucho la estética de Sergio Leone y del cine negro norteamericano. Sin sangre, bien podría ser el punto de partida de la película Bastardos sin gloria, en donde una niña judía corre presurosa cuando un comando nazi mata a su familia en la Francia ocupada. La vida de Manuel Roca y sus dos hijos está a punto de cambiar conforme un Mercedes Benz se aproxima a su granja. CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA Gabriel García Márquez DIANA

SIN SANGRE Alessandro Baricco ANAGRAMA

Pero Baricco, como es su costumbre, escoge para esta historia un final que justifica su título y que nos hace cuestionarnos sobre nuestros impulsos. Rareza dentro de su producción. Vale la pena acercarse a ella. Pero la novela negra es la que ha tratado más el tema de la revancha; sin embargo, los prejuicios sobre ella siguen estando presentes. Tal vez por eso John Banville ha tenido que desdoblarse en otro para así poder satisfacer su deseo de narrar viejas historias de balazos y mujeres fatales. Benjamin Black, la mitad siniestra del irlandés, ha hecho del relato hardboiled su especialidad. “Discípulo” de Hammet y Chandler ha tomado de ellos la velocidad en la narración, la dureza de las frases y los personajes bien delineados. No por nada los herederos del gruñón Raymond Chandler le han pedido que escriba una novela donde Philip Marlowe se vuelva a poner la gabardina. El resultado ha sido La rubia de ojos negros. Pero ya antes Banville/Black habían hablado del ajuste de cuentas en Venganza, una novela en la que, como se indica desde el título, habrá sangre. Black se posesiona de la personalidad de Banville y en verdad lo hace escribir diferente. Con apenas unos pocos párrafos nos hace entrar a un mundo donde el rencor pasado de generación en generación se transpira. Los Delahaye y los Clancy, a manera de las familias encontradas en Yojimbo, comparten un espacio vital, e incluso negocios, pero la bomba entre ellos está a punto de explotar. Una cosa que siempre le admiré a Ramírez Heredia fue que nunca se quedó en un lugar de confort. Su literatura buscaba nuevos giros, nuevos escenarios. Ha sido reeditada recientemente La esquina de los ojos rojos, una novela mosaico, donde varias voces se dan cabida para narrar lo que sucede en el barrio. Y mucho de lo que sucede en el barrio es muerte, venganza y fraternidad malsana. “Los escritores tienen el deber de sumergirse en el fango”, decía y aquí lo lleva acabo. Heredia cuenta la ejecución de un pequeño dealer junto a su novia, y la búsqueda de venganza, más que de justicia, de la mamá de la chica. La venganza se ejecuta en frío porque en la premura del momento el fuego nos puede quemar. Por eso cuando los sicarios sicilianos encontraban a su víctima, siempre decían: “Nada personal, simplemente negocios.” + Por Iván Farías VENGANZA Benjamin Black ALFAGUARA

LA ESQUINA DE LOS OJOS ROJOS Rafael Ramírez Heredia ALFAGUARA


, GANSA VEN NERD PLUS Bernardo Fernández, Bef “Lo que más me sorprende de Asia”, me cuenta Joanna, una amiga polaca que lleva casi diez años viviendo en la ciudad china de Chengdú, cuna de los osos panda, “es la fascinación que tienen por la venganza. Son implacables, no olvidan nada y pueden recorrer caminos muy retorcidos para llevar a cabo meticulosas revanchas. El concepto católico de perdón —tan cercano para mexicanos y polacos —no existe aquí”. Evidencia de lo anterior son las películas de Chanwook Park, director coreano que ha filmado la trilogía de cintas Sympathy For Mr. Vengeance (2002), Oldboy (2003) y Lady Vengeance (2005). De ellas la segunda es mi favorita, la historia de un hombre que es secuestrado y encerrado durante quince años sólo para ser liberado y, efectivamente, ser objeto de una venganza tan cruel como elaborada. Pero no quiero invadir los terrenos cinematográficos de Erick Estrada. Es sólo que las cintas sobre venganzas, sangrientas o sutiles, crueles o más crueles, se amontonan en la memoria: Kill Bill 1 y 2, Memento, The Crow, Death Wish (sí, la de Charles Bronson), Sudden Impact, Cape Fear (en sus dos versiones) y tantas otras. Brincando al terreno de los libros, es probable que no haya venganza literaria más famosa entre el gran público lector que El conde de Montecristo. Quizá como ninguna otra novela, Edmundo Dantés cumple el tan francés dicho que dice que “la venganza es un plato que se come frío.” Cuando estudiaba la carrera, un profesor de finanzas y administración nos hizo leer una novela de Jeffrey Archer. “Guácala, ¿Best-sellers yo?”, pensé indignado, que en aquellos años era lector de William Burroughs y Charles Bukowski. Se trataba de Ni un centavo más, ni un centavo menos, la curiosa historia de cuatro jóvenes inversionistas que se ven estafados por un empresario de nulos escrúpulos. Los afectados elaboran un complejo plan para recuperar el dinero que les birló Harvey Metcalfe, el antipático antagonista. A los pocos capítulos estaba enganchado con el libro y lo devoré en tiempo récord. Descubrí que por algo Archer es el gran novelista popular inglés y que, de hecho, escribe bastante bien. (Pero no anden divulgando que dije esto, don Jeffrey es algo así como un placer culpable para mí. Si lo revelan iré hasta sus casas y quemaré sus libros). Mas en mis terrenos, no existe en los cómics personaje más obsesionado con la venganza que Batman. La historia, de sobra conocida por todos, es la del hijo huérfano de dos millonarios que mueren durante un asalto en un callejón oscuro de Ciudad Gótica. Esa noche, Thomas Wayne llevó a su esposa e hijos a ver La marca del Zorro en el cine. A la salida, para cortar camino decide lle-

varlos a través del llamado Callejón del Crimen, donde son asaltados por un ladrón de poca monta al que, nervioso, se le van un par de tiros que fulminan a los Wayne. El pequeño Bruce atestigua todo y queda marcado de por vida. Desde luego, al crecer, tomará la decisión más lógica: vestirse de murciélago para combatir el crimen desde las azoteas. En sus múltiples encarnaciones en los cómics, el cine, la televisión o los videojuegos, Batman ha seducido al público con su elenco de extravagantes personajes y sus ambientes oscuros. Desde la serie televisiva de los sesenta, quizá la versión más infantil del personaje en los medios, hasta el videojuego de Batman: Arkham City, pasando por miles de cómics y novelas gráficas así como decenas de adaptaciones al cine, Batman es actualmente el personaje más importante de su editorial, DC Comics, filial del emporio mediático Warner Brothers. Siempre obsesionado con vengar la muerte de sus padres en cada criminal que se cruce por su camino, Batman es un Quijote oscuro condenado al destino de Sísifo. Quizá el único otro superhéroe que rivaliza en popularidad con Batman sea El Hombre Araña (perdón si me niego a llamarlo Spider-Man) de Marvel, filial de Disney. Como quizá la historia de su origen no sea tan conocida como la del Caballero Oscuro, vale la pena recordarla aquí: El joven nerd Peter Parker es mordido accidentalmente por una araña radioactiva (o modificada genéticamente, según la versión) y adquiere poderes arácnidos. Inicialmente decide lanzarse al mundo del espectáculo, haciéndose luchador enmascarado. Una noche, saliendo del estudio de televisión deja pasar de largo a un asaltante al que persigue un policía, sólo para descubrir horrorizado que su tío y tutor, Ben Parker, es asesinado pocas horas después por este mismo sujeto. Peter toma la decisión más lógica: vestirse de araña para combatir el crimen desde las azoteas (y así vengar al tío). Mmm, comienzo a ver un patrón aquí... Eso sin hablar de otros superhéroes como el justiciero Frank Castle alias The Punisher, o Los Vengadores, que en el nombre llevan la fama. Ah, la venganza. Dulce y fría. Lo que me recuerda un chiste: primer acto, sale un ganso que llama insistentemente a una gansa... El cómic del mes: Desde luego V de Venganza, de Alan Moore y David Lloyd. Lean la novela gráfica, olvídense de la película (aunque sea de los hermanos Wachowski). +


LOS+VENDIDOS GANDHI FICCIÓN

NO FICCIÓN EN MEDIA HORA... LA MUERTE Francisco Martín Moreno PLANETA A partir de la revelación de un desconcertante secreto de familia comienza un viaje al pasado que llevará al lector por las calles soleadas de Madrid y Valencia a la dureza del exilio en Francia, las atrocidades de las cárceles franquistas y los campos de concentración alemanes; del Berlín con ecos de la Belle Époque al exotismo de Casablanca, en Marruecos, y luego al México en ebullición de los años cuarenta.

CIEN AÑOS DE SOLEDAD Gabriel García Márquez DIANA Mito por derecho propio, saludada por sus lectores como la obra en español más importante después de la Biblia, Cien años de soledad cuenta la saga de la familia Buendía y su maldición, que castiga el matrimonio entre parientes dándoles hijos con cola de cerdo. Como un río desbordante, a lo largo de un siglo se entretejerán sus destinos por medio de sucesos maravillosos en el fantástico pueblo de Macondo, en una narración que es la cumbre indiscutible del realismo mágico y la literatura del Boom.

LADRONA DE LIBROS Markus Zusak DEBOLSILLO Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras.

A LUPITA LE GUSTABA PLANCHAR Laura Esquivel SUMA DE LETRAS A través de estas páginas, la autora de Como agua para chocolate recrea la historia de una antiheroína que permanecerá en la memoria de los lectores. Lupita es una policía poco agraciada físicamente, con problemas de alcoholismo, que ha padecido la violencia y sobrevive en un medio donde reinan las apariencias, el dinero y el poder, una sociedad marcada por siglos de injusticia, desamparo e impotencia. En su búsqueda del amor, Lupita llega al lugar equivocado en el momento equivocado y termina involucrada en el asesinato de un delegado político.

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA Gabriel García Márquez DIANA El amor en los tiempos del cólera narra la vida de tres personajes entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en la ciudad costera de Cartagena, cerca de la comarca del río Magdalena. El libro está dividido en seis extensos capítulos que relatan una novela de la nueva narrativa hispanoamericana, el círculo amoroso existente entre los tres personajes principales: el doctor Juvenal Urbino, Fermina Daza y Florentino Ariza.

BALÓN DIVIDIDO Juan Villoro PLANETA Sin apartarse del principio conductor de Dios es redondo “el futbol es la recuperación de la infancia”, los retratos y las crónicas de Balón dividido abarcan a las figuras recientes del balompié actual Piqué, Messi, Pep Guardiola, Cristiano Ronaldo, los hermanos Boateng y, entre extraordinarias conexiones con la literatura, la historia y la psicología, como Juan Villoro nos ha acostumbrado, calienta el ambiente para los numerosos y encendidos debates que el futbol siempre concede, sobre todo en años mundialistas.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

UN CUENTO TRISTE NO TAN TRISTE Jorge Bucay OCEANO Un cuento para reflexionar sobre la muerte, el sentido de la vida, la esperanza y la comunicación profunda entre los seres humanos. Narrado desde el punto de vista de una niña cuyos padres se han separado, el relato describe el encuentro entre este personaje y su abuela, una mujer de carácter difícil que, tras su aparente frialdad, oculta un secreto que será revelado poco a poco. El resultado es tan emotivo como iluminador.

Y COLORÍN COLORADO... Odin Dupeyron DISIDENTE Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best-seller nacional con más de ciento cincuenta mil ejemplares vendidos en menos de 5 años, y ha tocado profundamente el corazón y la vida de miles de personas.

EL LABERINTO DE LA SOLEDAD; POSTDATA; VUELTA... Octavio Paz FCE El laberinto de la soledad y Postdata, junto con las precisiones de Paz a Claude Fell en Vuelta a El laberinto de la soledad (1975), son un homenaje a la imaginación y al aliento crítico del poeta mexicano. Somos, por primera vez en nuestra historia, contemporáneos de todos los hombres, escribió Octavio Paz en El laberinto de la soledad. Medio siglo después la voz de Octavio Paz, clásico contemporáneo, ha ganado un público universal y mexicano.


ENTREVISTA con Francisco Martín Moreno

UNA NOVELA ESCRITA CON DISCIPLINA,

DISCIPLINA Y DISCIPLINA

Ha hecho de la historia de México el eje de su obra literaria y forma parte del selecto club de escritores mexicanos que más venden, aunque a él no le gusta hablar de ello. La piratería es la mejor muestra del éxito de los libros de Francisco Martín Moreno: “Hago muchos corajes cuando voy al centro y veo todos mis libros en las banquetas”, dice, después de comentar que la parte que más disfruta de su trabajo es cuando, de pie, corrige el manuscrito final. “Me gusta ir tirando al suelo hoja por hoja. Es un acto liberador.” En media hora… la muerte, su más reciente novela, narra la historia de su familia. A través de su tío Claus, el autor de México mutilado descubrió que sus orígenes eran muy distintos a los que él conocía, lo mismo que el destino de buena parte de su familia, que perdió la vida en las cárceles de la dictadura franquista y en los temibles campos de exterminio nazis durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué se siente descubrir una nueva identidad, una nueva sangre? “Es estremecedor”, responde. “En un principio te produce mucha confusión, se te mueven muchos principios, muchos valores, adquieres otra dimensión de la realidad. Una cosa es descubrir que tu abuelo fue marinero o que tu bisabuelo se escapó con una mujer y ya nadie lo volvió a ver, a enterarte que a toda tu familia o la asesinaron en un campo de exterminio como Auschwitz o la mataron a palos en una cárcel de la dictadura franquista”. A pesar del desconocimiento de este drama familiar, la genética es inocultable: “Esta novela me llevó a entender mejor mi personalidad. Mi padre nace en Madrid en 1916, mi madre en Berlín en 1923. Mi padre es un refugiado de la Guerra Civil Española y mi madre de la Segunda Guerra Mundial, fundamentalmente de la persecución nazi en Alemania. Soy un rebelde natural. No admito que, como en el ejército, me digan ‘esto es una orden y usted la cumple, no la cuestione’, no puedo, es superior a mis fuerzas, o como cuando me explican la teoría del verbo encarnado, que es un dogma de fe. No acepto dogmas ni órdenes, ni aceptó nada que limite ni que vaya a coartar mi libertad. Es como si llevara en los genes esta repulsión a la tiranía, a la intolerancia o la dictadura, es una herencia genética.” A diferencia de otros libros como México Negro, México ante Dios, México sediento, En media hora… la muerte significó un desgaste físico para el autor. “En este libro tuve unos problemas espantosos de gastritis que nunca había padecido, problemas digestivos, insomnio durante mucho tiempo y pesadillas. Además me pasó algo que nunca me había ocurrido: ataques de pánico, la sensación más cercana a la muerte. Un día que estaba redactando me vi las bolsas de los pantalones empapadas, y dije: pero cómo se pueden empapar en mi casa las bolsas de los pantalones. Seguí escribiendo, obviamente con los brazos pegados al tórax, y sentía cómo las gotas de sudor bajaban de la axila, llegaban al codo y bajaban como un gotero a las dos bolsas de los pantalones. Intenté empezar a escribir el libro varias veces y no podía por la náusea, el malestar, y ya no digas escribir sino leer los libros del holocausto después de saber que a mi familia la habían asesinado allá. Me costó mucho trabajo pero como decía mi abuelo ‘Si quieres tener éxito en la vida apréndete tres palabras: Disciplina, disciplina y disciplina.’

EN MEDIA HORA… LA MUERTE Francisco Martín Moreno PLANETA

Algo ocurrió en Europa entre los años que van de 1936 a 1945. ¿Cómo explicar la aparición de personajes como Francisco Franco, Adolfo Hitler, Benito Mussolini o Joseph Stalin? “Afortunadamente…”, dice Martín Moreno, “…hubo gigantes que se les opusieron al mismo tiempo, como Churchill y Roosevelt. La novela no sólo es la historia de mi familia sino del ascenso de Franco y de Hitler al poder. En el caso de Franco, imagínate un personaje que le pide a otra potencia que destruya a bombazos su propio país con tal de quedarse en el poder, y convence a Hitler y a Mussolini de que bombardeen Madrid, Barcelona, Valencia, Guernica, y lo hacen, la despedazan con los ataques de la Luftwaffe y la Fuerza Aérea Italiana. Qué clase de salvaje tienes que ser para pedir a un tercero que destruya tu país, las academias, lo hospitales, las universidades, las iglesias. Nunca me imaginé un mayor nivel de traición a tu patria.” Además de la historia de sus padres, las vicisitudes del tío Luis son fiel reflejo de las condiciones en que muchos refugiados españoles tuvieron que sobrevivir durante esos años largos y difíciles: “Mi tío Luis era un periodista muy distinguido en la República, había hecho un gran papel y tenía una gran influencia periodística. Cuando los franquistas están por tomar Madrid, mi tío tiene que salir con lo que trae puesto, rumbo al exilio, a donde fuera. Cuando lo van a capturar en Alicante decide tirarse al agua y se hace el muerto. Nada muy despacio hasta salir de la dársena y escapa hacia la frontera con Francia, con el temor de ser comido por los perros de los campesinos o de ser asesinado por un francotirador. Cuando cruza la frontera cree que pasó lo peor y lo meten a un campo de concentración llamado Argelès-sur-Mer, donde la gente amanecía muerta por el frío. Para sobrevivir mi tío se enterraba durante las noches, siempre con el temor de que pudiera amanecer con la nariz congelada. Él tomaba siempre el café ardiendo. Un día le pregunté que cómo aguantaba y su respuesta me dejó helado: como en el campo le daban una asquerosa sopa de nabos, se la servían ardiendo y, como necesitaba comer más, se la tomaba ardiendo, quemándose la boca, el esófago y el estómago y se volvía a formar. Salió del campo cuando Hitler invade Polonia el 1 de septiembre de 1939. Los franceses liberan a los exiliados españoles para que les ayuden en la defensa. Mi tío se va del lado de los republicanos, de la Francia libre, hasta que lo traicionan en Toulouse y lo llevan a Auschwitz por la presión de Franco, quien siguió persiguiendo a los republicanos por toda Europa.” ¿Qué sigue después de escribir una novela tan personal? “Fue un desahogo, una catarsis. Como decía el poeta ‘vida nada te debo, vida estamos en paz’, estoy más tranquilo con la vida después de que pude darle a mis muertos la oportunidad de hablar y de protestar, porque cuando los metieron a empujones en una cámara de gas no les preguntaron, no protestaron, y cuando a los otros los mataron a palos en la cárceles del franquismo tampoco pudieron protestar. Darles voz a ellos fue muy gratificante, reconciliador. Cumplí con la palabra empeñada a mi tío Claus. Seguiré escribiendo novelas históricas mexicanas pero inclinándome más hacia el aspecto internacional, para no ver sólo al México de nuestros días sino para verlo en el contexto del concierto de las naciones.” + Por Jorge Vázquez Ángeles


¡POR EL CONDE DE MONTECRISTO!

EL CONDE DE MONTECRISTO Alexandre Dumas DEBOLSILLO

Fábulas del tío Hofs POR ANTONIO MALPICA Tortuga: ¿Qué horas son? Aquiles: Las 11:49. Todavía. Tortuga: Esto me va a matar... Aquiles: O yo voy a terminar matándolo. ¡Deje de comerse las uñas! ¡Deje de mesarse los cabellos! ¡Deje de ir de la puerta a la ventana y de regreso! ¡Va a abrir una maldita zanja en el piso! Tortuga: Usted porque nunca ha pasado por algo así. Aquiles: Le hubiera puesto fin hace mucho tiempo, de veras. No hay cumpleaños que pueda celebrar sin pasar por este horror final. Tortuga: Para usted es fácil decirlo... ¿Qué horas son? Aquiles: ¡Malditas represalias! ¡Hable con su primo! ¡Tal vez aún esté a tiempo de detener esta infernal maquinaria! Tortuga: Primero muerto. Además... yo no tengo la culpa de que el muy agruras carezca por completo de sentido del humor. Aquiles: Dígame una cosa. ¿Cuándo exactamente empezó este circo? Tortuga: Cuando el Gordo cumplió dieciocho. Sus papás le hicieron una fiesta con globos, piñata y payaso. Ah, y música de Parchís. “Adiós a la infancia”, pusieron con letrotas azulitas en el pastel de tres pisos. Ni modo que lo dejara yo pasar así como así, oiga. ¿Qué horas son? Aquiles: Y entonces, ahí frente a todos, usted le regaló el disfraz de Quico. Que sus padres, ya borrachos, le obligaron a ponerse. ¿Cierto? Tortuga: ¡Por el conde de Montecristo... no llega! ¡Me va a dar un infarto! Aquiles: Y así empezó esta horrible costumbre de enviarse regalos espantosos en sus respectivos cumpleaños. Tortuga: No siempre fue horrible. Lo que pasa es que la cadena de las venganzas es como la fórmula del interés compuesto. Empezó con el traje de Quico; luego, él me la devolvió con un pastel cubierto de betún... para bolear zapatos. Y así. ¡No sé cómo llegamos a esto! Todavía recuerdo con horror el caballo de troya lleno de avispas del año pasado. Y yo que creí que era un Sebastián original. Maldito Gordo. Terminé como San Sebastián, todo asaetado. Por cierto... ¿Qué horas son? Aquiles: Bueno... usted le envió una bola de demolición con moño.

Dos meses para sacarla de su jardín, si mal no recuerdo. Y dos meses y un día para encontrar al perro. ¡Hey! ¡11:55! ¡Tal vez lo consiga! Tortuga: Esto es completamente inédito. No se parece a nada en la historia de la humanidad... ¡a nada! Voy a necesitar pastillas de nitroglicerina antes de que den las doce. Aquiles: De hecho, ahora que lo pienso... sí se parece a Nada. La novela de Janne Teller. Estoy comenzando a preguntarme qué tan buena idea es que siga yo aquí, a su lado. Tortuga: ¡Por amor de Dios, no me vaya a salir con que...! ¡Auxilio! ¡Que me da! Aquiles: ¿El teléfono? Esto es nuevo. Déjeme a mí... ¿Bueno? Sí. Aquí está, Gordo, como si no supieras. Ajá... ¿debajo de la mesa? OK. Yo le paso tu recado. Tortuga: ¡Maldita sea! ¡Estuvimos tan cerca! Aquiles: Bueno... ya sabe quién le desea feliz cumpleaños. Todo el tiempo estuvo aquí, bajo la mesa. Se está sofisticando el primo con sus entregas, ¿eh? Bien... pues todo suyo. ¡Felicidades! Tortuga: Dios mío... no pesa. A lo mejor es ántrax. ¡No sea cobarde! ¡Quédese aquí! Aquiles: Es que... voy a buscar el número de la Cruz Roja. Tortuga: ¡065! ¡Como si no lo supiera! ¡065! ¡06...! ¡Oh ironía de los dioses! ¡Morir el mismo día que nací! ¡Como el mismísimo bardo de Avon! ¡Aaaaahhh...! Aquiles: ¡Lo abrió! ¡Eso no es de caballeros! ¡Aún no salía de la habitación! Hey... ¿está llorando? Tortuga: Y... sí. Un poco. Aquiles: ¿Por qué? Tortuga: El Gordo, al final, resultó un sentimental. Mire. Un trajecito de Quico. Aquiles: Conmovedor. Me hace recuperar la fe en la humanidad. Voy por la cámara mientras usted se lo pone. Tortuga: Muchísimas gracias. ¿Bastará con subir la foto a mi blog o también la pongo en twitter? +


LOS+VENDIDOS GANDHI ELECTRÓNICOS

ARTE ÉTICA GENERAL DE LAS PROFESIONES Augusto Hortal Alonso DESCLÉE Tras una primera caracterización y contextualización del cambiante y complejo fenómeno profesional, esta colección de textos universitarios trata de dilucidar los principios fundamentales que ofrecen los criterios básicos para articular una ética de las actuaciones profesionales.

BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. A pesar de que un tratamiento ha conseguido reducir su tumor de forma casi milagrosa, es una enferma terminal. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; sólo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Desde hace unas semanas, Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias.

LA DIETA DEL METABOLISMO ACELERADO Haylie Pomroy GRIJALBO Haylie Pomroy ha ayudado a miles de pacientes a perder hasta diez kilos en cuatro semanas -todo a través del poder quemagrasa que tiene la comida-. Conocida como la gurú del metabolismo, Haylie nos recuerda que la comida no es el enemigo: la comida es, por el contrario, la rehabilitación que necesitas para revitalizar tu metabolismo lento y averiado, y convertir así tu cuerpo en una máquina quemagrasa.

CONTABILIDAD ADMINISTRATIVA Ray Garrison MCGRAW HILL Contabilidad administrativa resalta las tres funciones que deben desempeñar los administradores en sus organizaciones: operaciones de planeación, actividades de control y toma de decisiones; y analiza qué información contable es necesaria en estas funciones, y cómo recabarla e interpretarla. Con el fin de lograr esto, la obra se estructura en torno a tres cualidades: relevancia, balance y claridad. Adaptado a Latinoamérica por un autor reconocido en el medio. Ejemplos de empresas de servicios. Apéndice sobre el análisis de ganancias.

APRENDA DE LA MAFIA Louis Ferrante CONECTA La mafia es conocida por sus métodos crueles e inmorales, pero sus miembros más relevantes siempre han sido unos hombres de negocios extremadamente hábiles. Louis Ferrante, un antiguo mafioso, revela sus increíblemente efectivas técnicas de gestión y muestra cómo aplicarlas en cualquier tipo de empresa legal. Aprenda de la mafia nos ofrece una serie de consejos imprescindibles y prácticos, acompañados del relato de situaciones reales que pueden parecer casi tan escandalosas como los métodos que se aplican cada día en Wall Street.

MÉXICO EN TUS SENTIDOS Willy Sousa LUNWERG EDITORES El proyecto México en tus sentidos ofrece, a través de 700 fotografías, el trabajo de Willy Sousa a lo largo de ocho años de contacto directo con el país. Con esta obra, el autor rinde un homenaje sincero y lleno de esperanza a las personas, a sus tradiciones milenarias vivas, al paisaje y a la arquitectura de un país sorprendente por su estética colorista y diversa.

LIBRO OFICIAL COPA MUNDIAL DE LA FIFA BRASIL 2014 FIFA ALTEA Información especial y única que no te puedes perder para disfrutar la fiesta mundial del fútbol. Estadísticas especiales, imágenes impactantes, jugadores clave, las fechas de todos los partidos. Todo esto y mucho más encontrarás en este impactante libro.

EXPEDIENTE OFICIAL COPA MUNDIAL DE LA FIFA BRASIL 2014 FIFA ALTEA En este expediente encontrarás las sedes de la Copa Mundial FIFA 2014, los grupos a los que pertenecen los equipos participantes, trivias con imágenes, rol de juegos, etc.

LOS 1,000 MEJORES FUTBOLISTAS DE TODOS LOS TIEMPOS NGV NGV El fútbol es sin lugar a dudas el deporte con más aficionados en todo el mundo, capaz de movilizar cantidades ingentes de personas. De ningún otro tema se habla tanto como de los partidos, los jugadores, los entrenadores o los árbitros. Notas relevantes: este fantástico libro reúne a todos los héroes del fútbol, las estrellas del balón. Messi, Ronaldo, Pelé... Cada época tiene sus leyendas del fútbol, y aquí aparecen recogidos los 1000 jugadores más famosos, con su historia y logros explicados con detalles e ilustrados con fascinantes fotografías.

KAHLO (1907-1954) Gerry Souter NUMEN Detrás de los retratos de Frida Kahlo se ocultan tanto la historia de su vida como la de su obra. Es precisamente esta combinación la que atrae al espectador. La obra de Frida es un testimonio de su vida. Pocas veces se puede aprender tanto acerca de un artista con sólo contemplar lo que él inscribe dentro del marco de sus cuadros.


ENTREVISTA con Marina Azahua

EL LADO V

RETRATO INVOLUNTARIO Marina Azahua TUSQUETS

DE LA FOTOGRAFÍA Mirar un álbum de fotografías es una de las acciones más comunes en la vida de cualquier persona. La fotografía conserva y registra el paso de nuestra vida en el mundo y nos permite recordar hechos y situaciones que de otra manera quedarían en el olvido. Aunque no se alcance a comprender del todo el proceso químico o tecnológico mediante el cual una imagen aparece sobre el papel o en la pantalla de una cámara, actualmente cualquiera de nosotros podría elaborar un registro puntual de las actividades que llevamos a cabo todos los días de la vida. Apretar un obturador, sin embargo, también puede ser una forma de violencia, como nos cuenta Marina Azahua en Retrato involuntario. El acto fotográfico como forma de violencia. Como ella misma nos dice, el libro nació a partir de su tesis de maestría, en la que estudió el caso del genocidio en Camboya y las imágenes de la prisión de Tuol Sleng: “Las imágenes de Tuol Sleng son de prisioneros políticos que fueron fotografiados antes de ser ejecutados. Pasé dos años estudiando el caso y me di cuenta de que el fenómeno del retrato involuntario ocurría en otras latitudes y decidí escribir un libro al respecto.” Entre mediados del siglo XIX e inicios del XX, prácticamente todos los días ocurría un linchamiento en Estados Unidos. El evento se convertía en una celebración a la que asistían hombres, mujeres y niños. Sobre si este fenómeno implica una cierta venganza contra una minoría, Marina Azahua comenta: “No sé si podría llegar al punto de decir que los linchamientos fueran una venganza, tal vez eran una forma de violencia preventiva. Quizá en algunos casos sí existía venganza porque algunas de las personas que fueron linchadas habían abusado sexualmente de mujeres blancas. En ese caso sí era una venganza de parte de la sociedad, que decidía destruir el cuerpo del perpetrador sin un juicio de por medio, puesto que supuestamente había destruido la dignidad de la sociedad.” No deja de ser pavoroso que esos linchamientos fueran fotografiados y posteriormente distribuidos como postales, idénticas a las que se envían a través del correo cuando uno va de viaje, como una forma de apoderarse del cuerpo de ajusticiado. A la manera de una línea que une dos sucesos en apariencia inconexos, Marina Azahua establece una similitud entre estas postales y las fotografías que soldados estadounidenses tomaron a prisioneros de guerra en la cárcel iraquí de Abu Ghraib: “La línea que los une está sustentada en el hecho de que la fotografía fungía como un trofeo de guerra para quien la producía. En los linchamientos las fotos eran producidas y transformadas en postales para que la gente las consumiera y las diseminara, y en Abu Ghraib fueron utilizadas por los soldados como una reafirmación de que habían podido dominar a esos cuerpos ajenos.”

Volviendo al caso de la prisión de Tuol Sleng, Retrato involuntario ejemplifica cómo la burocracia es una forma de violencia a partir de los sucedido en la Kampuchea Democrática de Pol Pot: “Quien mejor reflejó está condición fue, desde luego, Franz Kafka en sus novelas. La burocracia es una forma de violencia y la burocratización de la violencia es, en apariencia, una violencia muy pasiva pero insidiosa porque es constante, se basa en la repetición y en la nulificación de la persona. Lo interesante de la fotografía de prisiones en general y el caso específico de Tuol Sleng es que la fotografía se vuelve una definidora de la verdad porque define a quien retrata, ya sea como un criminal, traidor al régimen, o como una persona asesinable. Lo más sorprendente de esas imágenes es que toman a la gente en un contexto y la reinsertan en otro, la persona pierde todo control sobre su ser, sobre su imagen, la burocracia digiere a quien retrata. Los retratados de la cárcel de Tuol Sleng dejaban de ser personas y se volvían culpables.” Susan Sontag escribió un libro trascendental para la fotografía, On photography, publicado en 1977. En él, la escritora estadounidense apunta que la fotografía era una forma de violencia y una imposición de poder. Para Marina Azahua es irónico que la gran teórica de la fotografía tuviera de pareja sentimental a una fotógrafa: “Me gusta mucho esta historia porque a los críticos de la fotografía nos encanta decir que es una herramienta del poder, un acto de violencia. Sin embargo resulta interesante saber que ella fue pareja sentimental de Annie Leibovitz, quien al final de la vida de Sontag decide fotografiarla durante el proceso de su enfermedad y en su lecho de muerte. Me gusta porque revela que es más importante, siempre, la intención con la cual se produce una imagen que el contenido de la misma. La imagen del cuerpo muerto de Sontag es muy impactante, pero el sentimiento que hay detrás era de un profundo amor de Leibovitz hacia ella para retenerla, para guardar un último recuerdo. No es un acto de violencia. En mi opinión esa serie de retratos derivan del amor.” Retrato involuntario es un libro sobre fotografía que paradójicamente no contiene una sola imagen. “Tomé esa decisión…”, contesta la autora “…por dos cosas: porque al ser imágenes que fungen como forma de violencia, de haberlas presentado el libro hubiera sido una extensión de esa violencia, y porque me interesa el papel del lector. Me gusta pensar que quien lea el libro tomará sus propias decisiones. Lo que hago es describir las imágenes por medio de recursos literarios y narrativos, pero prefiero que el lector decida si quiere verlas o no. Es interesante pensar que habrá fotografías que sí van a buscar y otras que mejor no.” + Por Jorge Vázquez Ángeles


Enter the dragon (1973) es la más famosa de las películas de kung fu, estrenada después de la muerte de Bruce Lee. En la cinta, Lee es un agente encubierto que debe participar en un torneo de artes marciales para comprobar los delitos de Mr. Han, un elusivo delincuente. Sin embargo, antes de marcharse al torneo, Lee descubre una terrible verdad, que le hará involucrarse aun más en la operación. La venganza, ese ingrediente con que se suele sazonar a las películas, está presente en el argumento de este clásico de Bruce Lee.


VENGANZAS NACIONALES ¿Somos rencorosos y vengativos por naturaleza? ¿Tenemos que tomar venganza de todas las supuestas afrentas que hemos recibido? Tal parece que sí: la venganza es un triunfo del pensamiento racional sobre nuestras pulsiones más viscerales. No se condena la venganza sino los actos impulsivos. Todo el mundo la conoce, todo el mundo cree entender sus implicaciones: hay que esperar, ser pacientes para cobrarnos la afrenta de la que fuimos sujetos. “La venganza por más triunfal que sea está lejos de ser gratificante”, le dice el viejo librero a Dano en la novela de Sergio González Rodríguez El artista adolescente que confundía el mundo con un cómic. Protagonista de la novela, Dano es un joven aficionado a leer y escribir cómics, que viaja regularmente a algunos países de Asia para traer mercancía. Hijo de una inmigrante china asesinada por el jefe de la mafia del barrio, sobre su cabeza pende la espada de Damocles. Dano tiene que sobrevivir y después llevar a cabo su venganza como una forma de alcanzar la madurez. Porque en la obra de González Rodríguez la venganza es un rito de iniciación a través del cual el joven artista se transformará en alguien más, alguien que el lector sólo podrá imaginar a partir de los datos, las pistas que el autor nos irá dando a lo largo de la historia donde el pasado, la herencia y la violencia se confabulan para reconstruir a Dano. La máxima de ser paciente para poder ejecutar la venganza de la mejor manera es algo que no entienden las protagonistas de Las muertas, novela de Jorge Ibargüengoitia. Serafina Baladro, junto con varios secuaces, intenta asesinar a su ex amante, el panadero Simón Corona, a quién busca en su pueblo natal para dispararle dentro de su negocio. Ese frustrado intento de venganza (Simón sólo queda herido) le permite a Ibargüengoitia contarnos una historia llena de crueldad y humillación, la de Serafina y Árcangela, dueñas de prostíbulos en el estado de Plan de Abajo. La novela está basada en la historia de “Las Poquianchis”, famosas madrotas que asesinaron y enterraron clandestinamente a varias de las prostitutas que trabajaban para ellas. Las Muertas hace un recuento del caso sin retratar los aspectos más crueles, más tortuosos de la historia verdadera, pues Ibargüengoitia no se regodea con la violencia sino con el absurdo de la vida mexicana, para lo cual retoma personajes, declaraciones, características de las madrotas que conmueven a pesar de su hilaridad, para trazar un mapa del absurdo mexicano. México es un país surrealista, parece decirnos el escritor guanajuatense, pero lo es justamente porque nuestra realidad es esquizofrénica, pues nada es como aparece en las actas, en las leyes, en las declaraciones de los políticos. Cualquier cosa es posible en estas tierras. EL ARTISTA ADOLESCENTE... Sergio González Rodríguez MONDADORI

LAS MUERTAS Jorge Ibargüengoitia EDICIONES GANDHI

Algo que también nos muestra Élmer Mendoza en Nombre de perro, novela que forma parte de la saga del policía Edgar “El Zurdo” Mendieta, quien ahora tendrá que resolver el caso de un asesino de dentistas que anda suelto, y ayudar a Samantha Valdés, jefa del Cártel del Pacífico, a descubrir al asesino de su pareja sentimental. Todo mientras “El Zurdo” conoce a su hijo adolescente que vive en Estados Unidos y del que no tenía noticias, y reinicia la relación con la madre del chico. Novela en donde el ambiente violento de la Culiacán de la guerra del narco es el lugar propicio para que la venganza campee a sus anchas, en Nombre de perro nos enteramos que para vengarse siempre habrá motivos, tantos que a veces el golpe llega del lado más inesperado y que alguien que odie de verdad puede alcanzar su objetivo, así sea la mismísima jefa de un poderoso cártel. Lo mismo pasa en la novela Los símbolos transparentes, de Gonzalo Martré, en donde el deseo de venganza y el odio consume a tres padres cuyos hijos fueron asesinados el 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco. Novela coral que retrata como pocas la corrupción del sistema político mexicano personificado por La Marrana, poderoso político, quien pretende honrar al presidente del país (conocido como El Chango) con una pantagruélica comida donde los padres buscarán, cada uno por separado, asesinar al presidente. La novela tiene un desarrollo elíptico en el tiempo y su momento cumbre justo la tarde del 2 de octubre, cuando quedó demostrado que el poder político mexicano fue incapaz del mínimo diálogo con una sociedad a la que consideraba más cercana al vasallaje que a la ciudadanía. La novela de Martré destaca por su estructura, por la diversidad de voces y ambientes que logran retratar al México de los sesentas, previo al movimiento estudiantil, un México controlado férreamente por el partido en el gobierno en el que sus miembros se enriquecen a la sombra del poder gracias a los compadrazgos y a los amiguismos que los mantiene impunes. Algo que al final de cuentas siempre va a generar odios inquebrantables, deseos de venganza en contra de estos personajes crueles que se sirven del poder en beneficio propio. Porque la venganza siempre estará ahí, al acecho, buscando su momento. + Por Javier Moro Hernández NOMBRE DE PERRO Élmer Mendoza TUSQUETS

LOS SÍMBOLOS TRANSPARENTES Gonzalo Martré ALFAGUARA


LA MALDITA RUEDA DE FORTUNA insomnio POR diego rabasa

La Venganza es hija de la Herida. Es necesario sentirse verdaderamente lastimado para tomarse el tiempo de perpetuar una venganza que, lo sabe todo el mundo, requiere una engorrosa preparación. Hay de dos tipos de venganzas: la que es fruto de una gran afrenta (por ejemplo la de Medea que al verse traicionada por Jasón decide que éste debe presenciar la muerte de sus hijos), y aquella producto de una suma acumulada de ultrajes que rompen por fin la paciencia del agraviado (el genio del cómic Alan Moore es experto en este último tipo; V de Venganza y Watchmen son de alguna forma historias de venganzas y reivindicaciones sociales producto de una sociedad decadente que parece caminar al abismo sin remedio alguno). La historia de la literatura nos permite asegurar que la venganza es un rasgo esencial en los seres humanos. En la Ilíada, Menelao quiere vengarse de Paris por haber robado a su esposa. En el drama que lleva su mismo nombre, Salomé quiere la cabeza de Jokanaán porque éste la ha rechazado. Hamlet quiere vengar la muerte de su padre. El conde de Montecristo escapa de prisión para vengar la injusticia que se ha cometido contra él. El capitán Ahab quiere vengarse de Moby Dick por haberle arrancado una pierna. En La letra escarlata, Chillingworth busca vengarse del reverendo Dimmensdale por el adulterio que éste y su esposa cometieron. Y podríamos agotar la página citando ejemplos que demuestran la aseveración con la que comienza este párrafo. “El desprecio es néctar para el odio”, dice el escritor francés Jules Barbey d’Aurevilly en su oscuro y estremecedor libro Las diabólicas. Aunque son muchos los motivos que pueden desencadenar una vendetta, las decepciones amorosas son quizá la fuente más abundante de éstas, como en la leyenda de “el corazón devorado”, historia que aparece por primera vez en la literatura europea del siglo XII, y que relata la vida de un marido que tras asesinar al amante de su mujer prepara un estofado con su corazón y se lo sirve camuflado en un suculento guiso a la esposa que muere de manera fulminante tras enterarse de los ingredientes. En el libro homónimo de Isabel de Riquer vemos cómo esa misma leyenda fue contada una y otra vez por escritores como Dante, Boccaccio, el marqués de Sade o Léon Bloy, demostrando el carácter mítico tanto de la infidelidad como de la venganza en las historias de amor.

LAS DIABÓLICAS Jules Barbey d’Aurevilly SEXTO PISO

Sin embargo hay otro tipo de venganza que me parece aún más siniestra. Una imputable al extraño mecanismo de la naturaleza humana. Una lógica tácita que aparece una y otra vez en la literatura de todas las latitudes del mundo. Me refiero a aquella que entiende la felicidad humana como un estado transitorio que presagia una catástrofe. Jules Barbey d’Aurevilly fue un maestro en relatar este tipo de historias en las que no es un ser humano el artífice de la desgracia ajena sino el cruel destino, la vida misma la que pareciera sugerir que en el seno de toda dicha consumada, se esconde una oscura tristeza que aguarda el momento apropiado para emerger de las tinieblas y exigir una severa compensación a aquellos que osen mirar de frente y sin reparos a la felicidad aunque sea por unos momentos. El relato “La cortina carmesí” (primero de Las diabólicas) da cuenta de este perverso equilibrio existencial. Siendo apenas un mozalbete de diecisiete años, el vizconde de Brassard es asignado a un regimiento militar en un pequeño pueblo en medio de la nada. Dos hombres mayores revestidos del más insoportable aburrimiento son sus anfitriones. Los días se desdoblaban en un idéntico ritual de hastío hasta que una tarde la inesperada imagen de una hermosa mujer, Alberta, hija los anfitriones del vizconde, se presenta en el hogar para cambiar el destino de Brassard para siempre. Alberta conjura en silencio un embrujo con “un despotismo tan insensatamente apasionado” que habría de despertar en el vizconde un deseo tan abrasador que le arranca la cordura de la mente. Ambos se ocultan del mundo y se entregan en silencio a la poderosa pasión que los consume. Un súbito acontecimiento se precipita sobre ellos dejando tras de sí la sombra de la desgracia. Una sombra de la que Brassard no podrá desprenderse jamás y que configura en su interior una cicatriz que resuma cada vez que el recuerdo amoroso brota en su interior y que da cuenta de que la dicha y la desdicha encuentran en la herida una manifestación que une sus destinos de manera ineludible. +


monta que se le cruce en sus paseos por Nueva York. Podemos decir que Bronson es tan rudo que ese plato que otros comen frío (la venganza), él se lo echa cuando viene humeante de caliente. Tarantino ama al cine de venganza, pero nosotros amamos la venganza de La Novia en Kill Bill vol. I (2003) y Kill Bill vol. II (2004). ¿Qué se puede decir de ambas que no se haya discutido ya en tantas mesas de tantas cantinas como hay en este país? Recogen todo tipo de influencias, son vertiginosas, divertidísimas y sangrientas a más no poder.

DE BRONSON A PORTMAN CINE POR ERICK ESTRADA Como todos los elementos de la tragedia y del drama, la venganza tiene un lugar especial en las historias que los hombres han contado desde siempre. El cine no es la excepción: la venganza es, en sí, un subgénero dentro del amplio abanico de historias, uno que se ha mezclado con otros tantos, que ha tenido sus altas y sus bajas pero que, elemental como la venganza, sustancial y profundamente humana (no vamos a negarlo aquí), es identificable como pocos. Recuperar lo perdido. Practicar la ley del ojo por ojo. Destruir para construir. Curar la ira o descargarla en el primer minuto que se pueda. Todo eso contiene el tanque de combustible de la venganza que más allá de restablecer situaciones o de llevar todo a cero para comenzar de nuevo, ayuda al hombre a ejercitar una de esas pulsiones negativas que tanto espantan a los afectos a la corrección política, y que de entrada se niega a poner la otra mejilla tras la primera bofetada. En su lugar, es la mejilla ajena la que debe ser castigada con un golpe y hay varias películas que han demostrado que si bien no se gana nada al hacerlo... se siente tremendamente bien. Death Wish (1974), de Michael Winner, es probablemente una de las películas más emblemáticas del subgénero. La razón es muy sencilla. El encargado de vengar la muerte de su esposa y la violación de su hija es el icónico Charles Bronson, el único que puede enfrentarse a Chuck Norris que, por su parte, tiene sus propias venganzas cinematográficas (la que más recuerdo es la ochentera Octagón... la vi en una matinée). Para dar más sustento a Death Wish recordemos que en el peor ejercicio de justicia hecho jamás, Bronson no persigue a los criminales que atacaron a su familia, sino que descarga su ira y frustración ante cualquier hampón de baja

Algo más en serio se lo tomó Park Chan-Wook y lo hizo casi al mismo tiempo, también en varias partes aunque no precisamente secuenciales. La trilogía de la venganza compuesta por Señor Venganza (2002), Oldboy (2003) y Señora Venganza (2005) tiene sus altas y sus bajas, pero dejó claro que si, al contrario de lo que hizo Bronson, el plato se va a comer frío, que sea tan frío como un pulpo y que sea tan violento como se pueda. Si de verdad hay alguien que no haya visto la famosa trilogía de la venganza no solamente se está perdiendo de una experiencia emocionante, sino que al hacerlo, seguro aprenderá cómo contar bien estos procesos tan violentos. Cuando en marzo de 1993 Brandon Lee murió tras un accidente en el rodaje de El cuervo (1994), se habló de la posibilidad de que se tratara de una venganza vieja (muy vieja) renacida de los supuestos vínculos de su padre, Bruce Lee, con la mafia cantonesa. La macabra coincidencia es que El cuervo cuenta la historia de un hombre al que asesinan junto a su prometida y que lograr volver de ultratumba para vengarse, y que Brandon estaba a punto de casarse cuando ocurrió el accidente. Todo quedó en eso, en rumores, cuando la investigación dejó claro que se trataba de un accidente de trabajo, aunque ello no ha hecho sino elevar el estatus de la película como una de las mejores con el tema de venganza convirtiéndola además en objeto de culto. Grandes directores, grandes venganzas. Ahí está por ejemplo la versión de Martin Scorsese a Cabo de miedo (1991): el villano sale de la cárcel y elabora una barroca y retorcida trama a través de la cual su ego quedará curado dañando en todo lo posible al abogado que lo encarceló. Enfrente está otro saldo de deudas que toma al lado oscuro como narrador: Munich (2005), de Steven Spielberg, es un gran drama de venganza pero también una profunda reflexión (ahora sí) sobre sus supuestos beneficios y utilidad. Para hacerlo es quizá una de las pocas que liberan a la venganza de su carácter personal y la convierten en algo más social, político y por lo tanto cruel y mucho más violento. En el remate encontramos las dos venganzas favoritas, una cruda, hiriente, seca y polvorienta dentro de la historia de Mad Max (1979). La otra elegante pero no menos violenta, enamorada y dolorosa, igual de inspirada y poderosa como pocas en El profesional (rebautizada en México como El perfecto asesino) que, saliendo de la ruta conocida, hace que un asesino profesional (que no perfecto) vengue la muerte de la familia de otra persona, una muy joven pero muy ruda Natalie Portman. Cualquiera de nosotros lo haría. +


PARA VER&OÍR VIDEO

MÚSICA ELLA Spike Jonze AM ENTRETENIMIENTO En un futuro cercano, Theodore, un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial, diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo.

NEBRASKA Alexander Payne AM ENTRETENIMIENTO A Woody Grant, un anciano con síntomas de demencia, le comunican por correo que ha ganado un premio. Cree que se ha hecho rico y obliga a su receloso hijo David a emprender un viaje para ir a cobrarlo. Poco a poco, la relación entre ambos, rota durante años por el alcoholismo de Woody, tomará un cariz distinto para sorpresa de la madre y del triunfador hermano de David.

JAZMÍN AZUL Woody Allen CINE VIDEO Y T.V. Jasmine, una mujer rica y glamourosa de la alta sociedad neoyorquina, se encuentra de repente sin dinero y sin casa. Decide entonces mudarse a San Francisco a vivir con su hermana Ginger, una mujer de clase trabajadora que vive con su novio en un pequeño apartamento. Jasmine, que atraviesa el momento más crítico de su vida, se dedica a tomar antidepresivos y a recordar su antigua vida en Manhattan.

GLORIA Sebastián Lelio EN PANTALLA Gloria tiene 58 años y está sola en la vida. Para compensar el vacío, llena sus días de actividades y por las noches busca el amor en el mundo de las fiestas para solteros adultos, donde sólo consigue perderse en una serie de aventuras sin sentido. Esta frágil felicidad en la que vive se altera cuando conoce a Rodolfo, un hombre de 65 años, recientemente separado, que se obsesiona con ella. Gloria comienza un romance, pero éste se complica por la enfermiza dependencia de Rodolfo hacia sus hijos y su ex mujer.

EL MAYORDOMO DE LA CASA BLANCA Lee Daniels EN PANTALLA Cuenta la historia de un mayordomo que sirvió a 8 presidentes de Estados Unidos por más de tres décadas. La película muestra los cambios dramáticos que ocurrieron en la sociedad de nortemaericana durante ese tiempo, desde el movimiento por los derechos civiles a Vietnam, y como estos cambios afectaron la vida del mayordomo y su familia.

SABINA Y SERRAT El símbolo y el cuate SONY MUSIC Un auténtico dúo dinámico conforman el andaluz y el catalán, quienes no han parado de conquistar todos los sitios en donde se presentan. Ahora, además de las canciones de esta gira, llega el documental con toda la aventura de este implacable par de la canción.

COLDPLAY Ghost Stories WARNER MUSIC La banda inglesa que aún lleva el estandarte del Brit Pop reaparece después de un lapso de descanso y entrega un disco con su ya característico sonido, sencillo pero efectivo, que continúa cosechando éxito alrededor del mundo.

MICHAEL JACKSON X-Scape SONY MUSIC El llamado “Rey del pop”, aun después de fallecido, sigue siendo noticia. Con esta nueva producción conoceremos una serie de temas inéditos, algunos escritos entre 1983 y 1999, que producidos por el rapero Timbaland cobran nueva vida.

PACO DE LUCÍA Canción andaluza UNIVERSAL MUSIC Paco de Lucía dejó este mundo de manera inesperada; antes de irse, trabajaba en lo que sería su nueva producción que ahora sale al mercado. Tradición, legado, virtuosismo y sentimientos vertidos en una guitarra que deja un recuerdo imborrable del genio de Algeciras.

SANTANA Corazón SONY MUSIC Atrás quedaron los años del guitarrista que se presentó en Woodstock. Hoy en día Santana se da el lujo de grabar con toda clase de personajes, ajenos o distantes al rock. Eso sí, bajo el inconfundible sonido de la guitarra del músico de Autlán, Jalisco.


LUGARES DONDE La venganza es un acto paradójico ya que, a pesar de su naturaleza pasional, requiere de un cálculo medido y pensado para ser realizada; otras veces el azar se encarga de ella sin que la pasión busque correspondencia. El pago simbólico de restitución se resuelve en el acto vengativo, pues no hay acción humana que quede impune; eso lo han dejado claro los griegos y Shakespeare también. ¿Quién no se ha regocijado en un acto de naturaleza vengativa? La venganza llegó a mi existencia por pura casualidad. Don Destino puso a mi enemiga derrotada en una fiesta de primera comunión; hacía calor, vestíamos con trajes de primavera y flores en un jardín con sombrillas. Mi enemiga yacía en bandeja de plata y nuestras familias observaban. Lo gocé, secretamente lo gocé. Su derrota era la confirmación de una victoria inmediata, tras una batalla que se libró a lo largo de nuestras adolescencias. El cuerpo de mi enemiga no era el mismo que el de los años de juventud. Dos hijos habían pasado por su cuerpo, su cabello rubio estaba quebrado, su cintura había desparecido y su pecho estaba caído. La soberbia desaparecida. Esa vez gané, pero acaso yo también he sido el enemigo derrotado de otros tantos. La venganza, como placer, como justicia divina, linda entre la ética del azar y el regocijo perverso. Ésta era contemplada por la ley del Talión: Ojo por ojo, diente por diente. Lo hecho, es decir lo igual, debía ser retribuido por el agresor: a tal dolor causado idéntica paga. También el Código del Hamburabi contemplaba que si el agresor rompía el hueso de un hombre, su hueso también sería roto; que si un hombre dañaba al hijo de otro, tendría que infligírsele el mismo dolor en la misma forma y proporción. La ley Talmúdica hizo de la venganza un asunto económico mientras que las democracias occidentales hicieron de la justicia un asunto abstracto y de la venganza un asunto indigno. Ilustrémonos con algunos casos de la literatura, venganzas que se llevan a cabo en la escuela, en una finca, en los juzgados y en la cárcel: En Venganza tardía, del alemán Ernst Junger, la escuela es el mapa de la represión con que se forma a un hombre. Ahí el protagonista de la novela -un niño que pasea por las mañanas cerca del río en compañía de un abuelo casi poeta - narra los oscuros episodios de la disciplina cotidiana dentro de la escuela, llena de profesores autoritarios que causan en el crío las peores pesadillas y terrores. El niño se escapa en ensoñaciones y delirios que llevan a los padres a preocuparse seriamente por la salud de su hijo. Junger nos insinúa que detrás de cada niño hay un monstruo gestándose y que ese monstruo responde a los actos de barbarie que se requieren para ser civilizado. Escrita con melancolía y apego a la contemplación, como se VENGANZA TARDÍA Ernst Junger TUSQUETS

CUMBRES BORRASCOSAS Emily Brontë DEBOLSILLO

VENGARSE puede notar en la mayoría de los novelistas alemanes de esa generación, Venganza tardía es una meditación sobre los métodos pedagógicos y el talento; el protagonista parece un filósofo de la preguerra que ensueña y sufre a manos del autoritarismo escolar. Un libro doloroso. Miss Emily Brontë narró con maestría narrativa un odio añejo en su única obra publicada: Cumbres Borrascosas, historia sobre el desprecio y la amargura, donde el hermano adoptivo de la familia Earnshaw y dueño de Cumbres Borrascosas -el señor Heathcliff- lleva a cabo acciones que le carcomen el alma haciendo cosas terribles contra la descendencia de esa familia que lo adoptó y humilló durante años. Aquí, la venganza es un plato que se come rancio, pues la vida de Heathcliff gira en torno a al sufrimiento propio y de los otros, y su sadismo parece no causarle placer alguno sino justo lo contrario: una réplica al infinito del mal inicial. Ya podemos imaginar un final decimonónico con trajes de época y soledades compartidas, sin tanta angustia como la literatura contemporánea. Por otra parte, las víctimas de algún agravio pueden convertirse en siniestros victimarios para resarcir el daño hecho en una tierra sin justicia terrenal. Eduardo Sacheri logra en El Secreto de sus ojos, darle un giro a la época de la dictadura argentina y sus escenarios de corrupción e impotencia; las víctimas ya no serán pasivas cuando les arrebatan lo que más aman. Esta novela trata de la obsesión que lleva al detective Benjamín Espósito - convertido en escritor de novelas durante su retiro- a descubrir un secreto inimaginable del caso que lo marcó durante la época de la Guerra Sucia en la Argentina. El asesino confeso de una joven mujer sale aparentemente impune tras ser exonerado por la policía argentina. Un relato bien construido, donde nadie sale librado, ni siquiera quien atestigua los hechos. Por último en El impostor, de Jeffrey Archer, se cuenta la historia del infortunado Danny Cartwright, sentenciado injustamente por un crimen que no cometió en vísperas de que su primer hijo nazca. El autor lleva este best seller por capítulos dignos de Hollywood, con una narrativa ligera y digerible. Al personaje le ocupará mucho tiempo poder vengarse de aquellos que le arrebataron la identidad. Estos libros hablan de esa dulce miel que es la venganza y de sus consecuencias inesperadas. Mientras alguna venganza llegue, Don Destino, aléjanos de la tentación del Talión. + Por Sidharta Ochoa EL SECRETO DE SUS OJOS Eduardo Sacheri ALFAGUARA

EL IMPOSTOR Jeffrey Archer GRIJALBO


Lecciones coloridas sobre el bien, el mal y la venganza

IVÁN Y LA BRUJA Isabelle Chatellard (ilustradora) SM

NIÑOS A LEER POR KAREN CHACEK ¡Ah, esa impetuosa ambición humana de castigar al culpable! La venganza es un tema que ha fascinado a todas las civilizaciones del mundo y no es un asunto exclusivo de los adultos, ni de los personajes de las historias para adultos. La venganza puede asumir la forma de un álbum ilustrado, un juguete didáctico, un videojuego, o un cuento popular cantado. Tal es el caso de Iván y la bruja, una fábula que relata cómo una malvada bruja deseaba engañar a Iván, un niño que pasaba sus días pescando en el río, para capturarlo, cocinarlo y compartir el festín con sus roñosos amigos. Alenka, la hija de la bruja, tenía el horno preparado y la pala de panadero lista para meter al niño dentro. Lo que se cocinó en aquella estufa se sirvió después caliente y acompañado de papas horneadas. Los detalles tendrán que leerlos en el libro, o escucharlos con el acompañamiento de la balalaica y el acordeón en el disco que viene integrado a la guarda del libro. Claro que no todas las venganzas se acompañan de seres malvados y finales dramáticos, algunas son tan chispeantes como el fuego: No me gusta el campo, ¡es feo, verde y muy aburrido! —le dijo Leonardo a sus papás. A ellos les encantaba hacer “vida de campo” los fines de semana. Leonardo no lograba entender qué había de divertido en ver el fuego en la chimenea, escuchar el silencio, caminar un sendero. Ésos, los senderos, no le parecían otra cosa que calles sin tiendas, con hierba, piedras que te tuercen los tobillos y ortigas que se pegan a los calcetines y te pican. A Leonardo no le pudo suceder mejor cosa que extraviarse en un sendero del campo, topar con un borrego, una vaca, una gallina y que los tres le preguntaran: ¿Qué eres? y ¿para qué sirves? La primera era fácil de contestar: Soy Leonardo, soy un niño. Pero la segunda pregunta, esa lo hizo pensar en sinnúmero de cosas: un abrelatas, una licuadora, un balón, una almohada. ¿Para qué sirve un niño? (FCE), de Colas Gutman, no es más que la dulce venganza del campo contra cualquier infante de ciudad que crea saberlo casi todo. Hacía mucho que no me reía tanto al leer por tercera ocasión el mismo libro.

LOS+VENDIDOS GANDHI BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA

BUSCANDO A ALASKA John Green CASTILLO

Pero, bueno, coincidirán conmigo en que, algunas veces, no hay venganza más gozosa que la que se arremete contra el espejo. ¿Se puede convertir en lindo lo horrible? El libro rojo de los hechizos (Editorial Sudamericana), de Pablo Bernasconi, resuelve los problemas de todos y tiene la respuesta. Aunque, quizá no la respuesta que esperas, pero sí una muy singular y divertida. Los libros creados para ser leídos únicamente por brujos tienen modos caprichosos de proteger su contenido y mantener a salvo de un mal uso las fórmulas de sus hechizos. Eso lo descubrió Chancery, el azul y espantoso ayudante del brujo Leitmeritz, un día que se quedó a solas con el libro rojo. La historia es divertidísima y podría entrar en el rubro de la sutil venganza de los buenos libros sobre todos aquellos lectores desconfiados, que dudan en comprar un ejemplar por creer que los libros son para leerse una sola vez. Y es que, al final del día, sea que ensoñemos o no con emprender algún tipo de venganza, con lo que nos quedaremos es con los libros de grandes historias, muchos de ellos, además, con magníficas ilustraciones. Los buenos libros pueden tener un sinfín de lecturas distintas. Así también, lo que hoy entendemos por venganza puede que mañana sea una cosa muy diferente. Algunos creen que la frontera entre el bien y el mal es confusa y que el mal a veces puede tomar la apariencia del bien y viceversa. ¿Serán el bien, el mal —y la venganza— invenciones del ser humano? Tal vez sólo haya que aceptar el hecho de que nada ni nadie es perfecto. ¿Habrá una única respuesta para las grandes preguntas de la vida? Probablemente no. Aún así, libros como El bien y el mal (Oceano Travesía), de Oscar Brenifier, pueden acompañarnos y hacer más divertido nuestro navegar por ese inmenso mar de dudas que todas las mañanas nos levanta de la cama con sus murmullos y que, a lo largo del día, con sus sacudidas continuas, nos mantiene alertas y despiertos para descubrir las curiosas maravillas que nos reserva el mundo. +

INFANTIL Y JUVENIL

ELEANOR & PARK Rainbow Rowell ALFAGUARA

THE MAZE RUNNER 1 CORRER O MORIR James Dashner VERGARA Y RIBA EDITORAS

DESTROZA ESTE DIARIO Keri Smith PAIDÓS


NOVEDADES LEE+

Camarada onírico o encarnación del subconsciente, destinatario de postales que hablan de la extrañeza del mundo, el amigo al que la autora dirige estos poemas sirve de ancla incierta pero entrañable en el ir y venir de una voz; la de quien recorre el mundo en derivas vitales y literarias, a través de las rutas de la imaginación y los países ajenos. Paisajes que mutan ante la mirada de quien intenta registrarlos, manifestaciones políticas que interrumpen en el trazo urbano, ruinas que se derrumban sobre el fervor de los turistas. La poesía como vía de descubrimiento, principio de incertidumbre que conlleva sorpresa y dicha. La poeta nos ofrece una pista de todo esto al decir. “Estoy aprendiendo:/ es el mundo,/ el mapa del mundo”. + EL FRACTALISTA Benoit Mandelbrot TUSQUETS

LOS LIBROS DEL MES ELEGIDOS POR LOS EDITORES

¿Cómo funciona la mente de un escritor? La parte inventada busca respuesta a esa pregunta adentrándose en la mente de un escritor que trata de escribir su propia historia. O de reescribirla a su manera. La historia de alguien que conoció cierto éxito hace unos años, en el siglo y milenio pasado; pero que ahora siente que ya no hay lugar para él, ni en el mundillo literario ni en el gran mundo. Y que -entre las partículas aceleradas de letras de Francis Scott Fitzgerald, música de Pink Floyd, un antiguo juguete a cuerda y el paisaje de las playas de la infancia- cree que ha llegado el momento de contar su versión del asunto. La parte inventada habla de las posibilidades de la ficción, o más bien de la imposibilidad de la realidad siempre acechada por esa parte inventada. +

PROHIBIDO ENTRAR SIN PANTALONES Juan Bonilla SEIX BARRAL

LAS VACAS LOCAS Rius PLANETA

La cámara sangrienta, publicada originalmente en 1979, es una colección de diez relatos explícitamente basados en cuentos de hadas, en especial, de Charles Perrault, pero también de Jeanne Marie Leprince de Beaumont, del folclore europeo y la radionovela, con claras influencias de la narrativa del Marqués de Sade. Su autora, Angela Carter, afirmó que se sentía impedida a escribir “cuentos góticos, cuentos crueles, narrativas fabulosas que tratan directamente del imaginario del inconsciente”. Pero Carter no se limitó a versionar cuentos de hadas desde una nueva perspectiva, sino que los recreó por completo “al extraer el contenido latente de los cuentos tradicionales y usarlo como punto de partida de nuevas historias […]; y el contenido latente es violentamente sexual”. +

A LA INTEMPERIE Aline Pettersson ALFAGUARA

JUGANDO CON FUEGO Niall Leonard MONTENA


La improbable heroína tiene su origen en el barrio de Soweto, el tristemente célebre gueto de Johannesburgo. Corren los años setenta, en pleno auge del apartheid, cuando Nombeko Mayeki, condenada a una vida de infortunio y con altas probabilidades de que ésta acabe a una edad temprana ante la indiferencia de sus semejantes, encuentra un resquicio para escapar de su aciago futuro. Dotada de un intelecto fuera de serie, e impulsada por la fuerza de un destino que ejecuta las piruetas más extrañas, el azar propulsa a Nombeko lejos de su entorno de miseria y la encarrila en un asombroso viaje en el que se topará con personajes de toda índole, desde un falso especialista en física nuclear y un par de agentes del Mossad con sed de venganza. + EL ÁGUILA Y EL GUSANO Hugo Hiriart RANDOM HOUSE

¿Qué tienen en común el escarabajo de Volkswagen, la casa Farnsworth de Mies van der Rohe, los carteles de Cassandre, el grabado “Tauromaquia 20” de Goya y la catedral de Notre Dame? La comprensión profunda de los sistemas de proporción que refleja su diseño. Algunas ideas excelentes fracasan en su ejecución porque el diseñador no comprende adecuadamente los principios visuales de la composición geométrica. Este libro pretende explicar dichos principios de manera visual a través de un esclarecedor repaso de los sistemas de proporción clásicos (como la sección áurea y la secuencia Fibonacci, los rectángulos raíz, las ratios, la interrelación de las formas o las líneas reguladoras). +

LA VERDAD DE LA SEÑORITA HARRIET Jane Harris LUMEN

VIDA Y DESTINO Vasili Grossman GALAXIA GUTENBERG

Visitar un museo de arte, antiguo o moderno, puede ser una experiencia conmovedora y estimulante o, por el contrario, ser mortalmente aburrida. Ello dependerá de la calidad de las obras expuestas pero, sobre todo, del conocimiento que uno atesore sobre arte, una disciplina enigmática, asombrosa y desconcertante que plantea al espectador la dificultad de entender y descifrar aquello que contempla. 50 cosas que hay que saber sobre arte es una perfecta introducción al conocimiento sobre movimientos, simbología y artistas más destacados de la historia del arte. Un libro indicado para aquellos incapaces de discernir entre un Degas o un Monet o entre Dalí y Duchamp, y que te sumerge de lleno en la historia de la disciplina. +

EL NAZI Y EL PSIQUIATRA Jack El-Hai PLANETA

ARQUITECTURA EN MÉXICO 1900-2010 Fernanda Canales ARQUINE


FRASE NAPALM+ La venganza nunca corre en línea recta. Es un bosque donde es fåAcil desorientarse, perderse, olvidar por dónde entraste. Hattori HanzO (Maestro de Beatrix Kiddo)


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

62_Venganza  

62_Venganza