{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

TEMA DEL MES

BRASIL

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS

COLUMNAS / BERNARDO FERNÁNDEZ__-BEF / ANTONIO MALPICA / DIEGO RABASA / ERICK ESTRADA / KAREN CHACEK TEXTOS / LOBSANG CASTAÑEDA / LEONARDO IVÁN MARTÍNEZ / PERLA HOLGUÍN PÉREZ / DALÍ CORONA ENTREVISTAS / TRINO / JUAN VILLORO LISTAS / LOS MÁS VENDIDOS / PARA VER Y OÍR / NOVEDADES DEL MES AÑO 6 NÚMERO 61 JUNIO 14


EDITORIAL_+BRAsIL

En portada: Pelé (1970)

El próximo 12 de junio, cuando el árbitro haga sonar su silbato y ruede el balón, comenzará la edición número XX de la Copa Mundial de futbol. Con la patada inicial, el ritmo de la vida cotidiana será distinto durante los días de competencia. En todo momento, a través de los medios de comunicación, saldrán a relucir datos, historias y estadísticas, veremos perfiles sobre los jugadores, pronósticos, esquemas tácticos, estrategias; las cámaras seguirán el desempeño de jugadores como Lionel Messi, Cristiano Ronaldo, Neymar o Ribéry, y si tenemos suerte y paciencia contemplaremos los sesenta y cuatro partidos, como lo hace Eduardo Galeano, quien se encierra a piedra y lodo en su casa de Montevideo. También se hablará, en los llamados reportajes “de color”, de playas, selva, mujeres, Río de Janeiro, jogo bonito, Ipanema, Pelé, Ayrton Senna, el Cristo del Corcovado o el Pan de azúcar.

Directora General Yara Sánchez de la Barquera

Sobre el césped de la Arena de Sao Paulo, el anfitrión Brasil y sus estrellas vestidas con la verdeamarela se enfrentarán a Croacia, una de esas selecciones europeas que suelen complicarle la existencia a las potencias futboleras pero que al mismo tiempo pueden sucumbir ante la indisciplina o frente a uno de esos equipos que asisten a la Copa sólo por convivir. En el caso de la selección mexicana, ya veremos qué le tiene deparado el destino. Para unirnos a esta celebración, Lee+ quiere ofrecerles un panorama sobre Brasil y el Mundial: para no quedarse con la boca cerrada cuando se habla del maracanazo o de la copa Jules Rimet, vale la pena tener a la mano una serie de libros que develan historias, misterios y anécdotas del deporte que posee más agremiados que la ONU, como 1000 camisetas de futbol o Historias insólitas de los mundiales de futbol; un breve recorrido por la selva del Amazonas, no sólo rica por su exuberancia sino también en historias, como lo demuestran Arthur Conan Doyle, Luis Sepúlveda e Isabel Allende; a nivel turístico encontrarán un viaje a través de cuatro ciudades cariocas, guiados por las plumas de escritores de la talla de Rubem Fonseca, Jorge Amado y Clarice Lispector, cuyos personajes viven o padecen lugares como São Geraldo o Río de Janeiro; por último, encontrarán un artículo sobre cuatro autores brasileños, de distintas épocas y edades: Rodrigo de Souza Leão, João Gilberto Noll, Silviano Santiago y Joaquim Maria Machado de Assis.

Editor y Director Creativo Manuel Muguira Casanova Editor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles Diseñador Victor Baca Vargas Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

CONTACTO y PUBLICIDAD 55 5211 9266

contacto@revistaleemas.com.mx

Las entrevistas de este número no se quedan atrás: el famoso Trino, sí, el autor de las “Crónicas marcianas” o “Las historias del rey Chiquito”, dibujó El mundial de Trino, libro que con mucho humor nos hace mirar al deporte de las patadas desde los ángulos más imprevistos. Atlista de hueso colorado, Trino nos cuenta cómo siendo un niño el futbol y los dibujos, dos de sus pasiones, habrían de marcar el camino de su existencia. Por otro lado, estuvimos presentes en la conferencia de prensa de uno de los autores mexicanos que destacan por su calidad literaria pero también por su afición al futbol: Juan Villoro, quien presentó Balón dividido, libro con nuevas crónicas donde aparecen Martín Palermo, Johan Cruyff, Ronaldo, Pep Guardiola, Hugo Sánchez y las siempre históricas vicisitudes de la selección mexicana. En sus textos, el seguidor de los Rayos del Necaxa no sólo habla del futbol; más bien lo utiliza para demostrarnos que por medio de un balón se puede metaforizar la vida misma. En la portada de este número aparece uno de los iconos de Brasil y del futbol mundial: Edson Arantes do Nascimento, Pelé, “El rey” indiscutible del deporte que más pasión despierta en el mundo. También encontrarán a Oscar Niemeyer, el más famoso arquitecto brasileño,uno de los autores de la ciudad de Brasilia, y una Frase Napalm de Ayrton Senna, quien el mes pasado cumplió veinte años de haber muerto mientras corría en una carrera en Ímola, Italia. Bienvenidos a esta cancha. Que empiece a rodar el balón. +

ENVÍA TUS COMENTARIOS_ A LEEMAS@GANDHI.COM.MX _VISITA WWW.REVISTALEEMAS.COM.MX_ WWW.MASCULTURA.COM.MX

Circulación certificada por Moctezuma & Asociados. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


Rivaldo

04/Brasileños sin casaca Un desfile rutilante de carne joven que vibra al ritmo de la batucada. La samba y el sambódromo. Cuerpos casi perfectos, bronceados, que flotan en la pista. Disfraces, serpentinas de colores. Mujeres voluptuosas cubiertas con telas transparentes, sudor y diamantina. Playas, trajes de baño, apellidos de origen portugués y alemán. Futbol. Canchas, líneas de cal, estrellas del balompié que son más famosas que muchos actores y actrices de Hollywood. Pelé. Romario, Ronaldo, Ronaldinho, Raí, Rivaldo y Robinho. Las erres. Los penaltis del 94 frente a Italia en Pasadena. Roberto Baggio volando su disparo. Río de Janeiro y Sao Paulo. De todo eso me acuerdo cuando escucho “Brasil”. Pero también del virrey de Ouidah y de un puñado de escritores que me gustan: Machado de Assis, Guimarães Rosa, Graciliano Ramos, Paulo Leminski, Adonias Filho, Osman Lins, Dalton Trevisan, Rubem Fonseca, Chico Buarque. Brasileños distintos, sin casaca, que trascienden los estereotipos. Brasileños que saben retratar los conflictos del hombre. Por ejemplo: el narrador de Todos los perros son azules, de Rodrigo de Souza Leão, vive recluido en una clínica para enfermos mentales y, a caballo entre el delirio, la alucinación y la extrema lucidez, va contando parte de su vida, de sus tristezas y desencantos, de los problemas que lo llevaron a descifrar el lenguaje de todos los seres de la Tierra y a crear uno nuevo, llamado Todog, que hará posible la comunicación entre las especies. Pasajero de su propia mente que divaga y forma conceptos, que recuerda e inventa, que se acompaña de Baudelaire y de Rimbaud, de Daredevil y de Clark Kent para no sentirse tan solo, nos va introduciendo poco a poco en la oscuridad de la locura, con todo lo que tiene de grotesco y ridículo, de triste y humorístico. Siempre hablando de sí mismo, el narrador de esta estupenda novela de Souza Leão nos aproxima a la música de la fantasía mientras un perro de peluche azul lo observa todo desde una esquina: “Yo me tragué un grillo cuando tenía mis quince años de edad. Fue la primera vez que logré convivir conmigo más intensamente. Salvé una casa de la maldita polilla que quería destruirla. Eran polillas gigantes. Estoy seguro de que salvé aquella casa. Estoy seguro de que por algunos segundos fui Jesucristo.” Stella Manhattan, de Silviano Santiago, es una novela sobre la inconformidad política y la guerrilla urbana, sobre las minorías sexuales y raciales, sobre los mecanismos de control desplegados en la sociedad brasileña luego del golpe de Estado de 1964. Pero también es una novela sobre el sadomasoquismo, el rock, la contracultura y la rebeldía. Eduardo, alias “Stella Manhattan”, es expulsado de su patria por homosexual para, tiempo después, convertirse en empleado del consulado TODOS LOS PERROS SON AZULES Rodrigo de Souza Leão SEXTO PISO

LAS ACADEMIAS DE SIAM J.M. Machado de Assis FCE

Robinho

Ronaldo

brasileño en Nueva York, lo cual lo inmiscuirá en una serie de peripecias que lo llevarán al límite de la cordura. Acosado por el coronel Vianna, alias “la Viuda Negra”, y por los guerrilleros que buscan su caída, Eduardo se convertirá en un títere de las circunstancias, en una marioneta de aquellos que buscan incidir, de una forma u otra, en el destino de su patria. Cabe destacar que la atmósfera impredecible y asfixiante descrita por Santiago depende muchas veces de los apetitos sexuales de sus personajes, lo cual nos demuestra, una vez más, que la intriga política no es más que otra de las aristas de la excitación erótica. A cielo abierto, de João Gilberto Noll, uno de los autores brasileños más interesantes y originales de la actualidad, es un relato difícil de clasificar sobre un personaje sin nombre y sin nacionalidad, puro cuerpo, que decide buscar a su padre en el campo de batalla para pedirle dinero y poder así comprar las medicinas requeridas por su hermano enfermo. Sin embargo, al ser obligado a participar en una guerra cuyas causas desconoce, termina desertando e instalándose en el desamor y el tedium vitae. Preocupado más por la musicalidad de las palabras que por su estructura, más por la capacidad de percepción de sus personajes que por sus cualidades reflexivas, más por lo que hacen que por lo que les pasa, Noll se considera un escritor instintivo, mucho más pasional que cerebral, capaz de llevar la sintaxis al límite de sus posibilidades, hasta rozar el error. Por eso entiende la labor literaria como una suerte de personificación de la dificultad inherente a la expresión y la escritura como un proceso de somatización que lo exime de la abstracción y reafirma su presencia física. Como era de esperarse, en más de una ocasión Noll ha reconocido la influencia de Albert Camus y el existencialismo francés en su literatura. Eso es lo que se respira al leer A cielo abierto. Vale la pena, por último, leer las Crónicas escogidas, de Joaquim Maria Machado de Assis, un insoslayable de las letras brasileñas, autor de obras emblemáticas como Memorias póstumas de Blas Cubas, Las academias de Siam o Padre contra madre. Con fino humor el carioca va diseccionando la vida cotidiana de sus coterráneos, fijándose en lo trivial hasta volverlo significativo. A medio camino de lo tradicional y lo moderno, en la sociedad brasileña de finales del siglo XIX confluyen la antropofagia y las corridas de toros, los tranvías y el espiritismo, las peleas de gallos y el anarquismo, las enfermedades estomacales y la bigamia, el vegetarianismo y los derechos de los burros, y cada uno de esos acontecimientos es retratado magistralmente por un autor que desde hace mucho tiempo goza de un sitio irrevocable en el empíreo de los genios de la pluma. + Por Lobsang Castañeda PADRE CONTRA MADRE... J.M. Machado de Assis ETERNA CADENCIA

CRÓNICAS ESCOGIDAS J.M. Machado de Assis SEXTO PISO


En el camino Diarios de motocicleta

NERD PLUS Bernardinho Fernándes do NasciMENto, Bef

06/Brasil de mis amores

La primera vez que supe de la existencia de Brasil fue siendo muy niño, acaso en el kínder, cuando nos proyectaron —en glorioso Súper 8— Los Tres Caballeros, aquella cinta de Disney que, lo supe años después, celebraba la alianza militar entre los Estados Unidos, México y el gigante del sur. Haciendo a un lado la malicia perenne de los dibujos animados, sobre todo los de don Walt, recuerdo mis pupilas infantiles enganchadas sin remedio sobre Pepe Carioca, el simpático periquito que —me quedaba claro— era más cercano a Pancho Pistolas, el bravucón gallito de pelea mexicano y muy lejano al neurótico del Pato Donald. Desde entonces Brasil me ha seducido y desconcertado con la misma intensidad, en una relación de amor-odio pasivo muy peculiar, cuya existencia se me reveló hasta el momento en que comencé a escribir estas líneas. Y debo confesar que si bien en más de una ocasión he tenido problemas para escribir mi columna, esta ocasión ha sido la de mayor dificultad. —¿Brasil? ¿Qué voy a escribir sobre Brasil? —me quejé con Jorge, mi heroico editor. —Algo se te ocurrirá —me animó. El segundo brasileño del que tuve noticia, un poco más grande, fue O Rei Pelé. Edson Arantes Do Nascimento, el hombre leyenda, el más grande, el mejor. Pelé se retiró de los clubes brasileños antes de que yo aprendiera a hablar pero tengo el recuerdo vago de su paso por el fallido equipo Cosmos, de Nueva York, cuyo mérito deportivo más importante fue que su mascota fuera Bugs Bunny. Éste es un momento tan bueno como otro para confesar que nunca he visto completo un partido de fútbol pero toda mi vida he observado a Pelé deambular por el mundo como un dios viviente. Desde jurado de concursos de belleza hasta vocero de distintas marcas, Pelé es lo más cercano que tenemos en este planeta a la divinidad (sí, sí, ya sé, Maradona, Maradona... no sé, le falta estilo). Mi relación con Brasil no termina con el villamelonismo futbolero. En cine, tengo clarísimo que la cinta más dura que he visto jamás es Pixote (Babenco, 1981), fuertísimo largometraje sobre los niños de las calle en Brasil, protagonizado por auténticos infantes marginados. Cabe destacar que el director es argentino. El actor principal, Fernando Ramos Da Silva, murió abatido por las balas de la policía pocos años después de estrenada la cinta, en circunstancias que permanecen en el misterio. Ciudad de Dios (Meirelles y Lund, 2002) es otra cinta brasileña que me impresionó profundamente. Sin el tono descarnado de Pixote y con la evidente influencia asimilada de Quentin Tarantino y Danny Boyle, quizá sea el gran film noir posmoderno de Latinoamérica.

Ciudad de Dios

En un registro muy diferente, sitúo a Walter Salles. Los veteranos recordarán su Estación Central (1998) con gran gusto, aunque creo que fue Diarios de motocicleta (2004) la que nos deslumbró a todos. Me sigue pareciendo sorprendente que haya sido justo un brasileño el que dirigió la tan esperada adaptación cinematográfica de En el camino (2012), basada en la historia homónima de Jack Kerouac, para muchos una de las grandes novelas norteamericanas del siglo XX. No puedo dejar atrás el cine sin mencionar, desde luego, Brazil (1985), quizá la más perfecta distopía cinematográfica, parte de la llamada “Trilogía de la imaginación” del gran Terry Gilliam. La palabra Brasil no se menciona nunca y la historia se desarrolla en un lugar indefinido que nada tiene de brasileño, pero qué demonios, es una de mis películas favoritas. La vi de adolescente y desde entonces la canción “Aquarela do Brasil”, de Ary Barroso, resuena en mi cabeza en las diferentes versiones que aparecen en esta maravilla de película. Y aquí entramos en un terreno curioso. Hay tan poco Brasil en el Brazil de Gilliam como en “Disco Samba”, el gran éxito musical de Two Man Sound. Una rápida investigación digital me devuelve el dato de que no eran músicos brasileños sino ¡belgas! Viví engañado toda mi vida. No comparto, sin embargo, el evidente entusiasmo de Two Man Sound por la Samba y el Bossa Nova. Lo siento, es música muy alegre, acaso demasiado tropical incluso en sus momentos más melancólicos. Sí, me emociona enormemente escuchar a “La chica de Ipanema” de António Carlos Jobim y Vinicius de Moraes, pero fuera de eso... Y miren que he intentado pegarle a Chico Buarque o João Gilberto pero no lo logro. Creo que la única banda brasileña que de verdad me prende es Sepultura, legendaria banda metalera de los hermanos Cavalera que sacudió los esqueletos de sus fans en los ya ¡ay! tan lejanos años noventa. Aquí es donde tengo que pasar la vergüenza: no, no he leído atentamente a Clarice Lispector ni a Rubem Fonseca PERO a cambio leí y disfruté como enano Brasil, delirante novela del norteamericano John Updike en la que el autor rinde un entrañable homenaje al realismo mágico latinoamericano recreando el mito de Tristán e Isolda en las playas de Copacabana, con la mirada amorosa de un anglosajón que entiende que “white man can’t jump” y mucho menos bailar samba. Pero lo intenta. Ah, Brasil brasileiro, tierra de samba y canciones, de morena graciosa de mirar tan indiscreto. Y yo que te pensaba tan lejano. El cómic del mes: Umbrella Academy, maravillosa serie de ciencia ficción escrita por una estrella de rock, Gerard Way (vocalista de My Chemical Romance), dibujada por un brasileño, Gabriel Bá y protagonizada por muchos simios. +


LOS+VENDIDOS GANDHI FICCIÓN

NO FICCIÓN CIEN AÑOS DE SOLEDAD Gabriel García Márquez DIANA Mito por derecho propio, saludada por sus lectores como la obra en español más importante después de la Biblia, Cien años de soledad cuenta la saga de la familia Buendía y su maldición, que castiga el matrimonio entre parientes dándoles hijos con cola de cerdo. Como un río desbordante, a lo largo de un siglo se entretejerán sus destinos por medio de sucesos maravillosos en el fantástico pueblo de Macondo, en una narración que es la cumbre indiscutible del realismo mágico y la literatura del Boom.

LADRONA DE LIBROS Markus Zusak DEBOLSILLO Érase una vez un pueblo donde las noches eran largas y la muerte contaba su propia historia. En el pueblo vivía una niña que quería leer, un hombre que tocaba el acordeón y un joven judío que escribía cuentos hermosos para escapar del horror de la guerra. Al cabo de un tiempo, la niña se convirtió en una ladrona que robaba libros y regalaba palabras.

EN MEDIA HORA... LA MUERTE Francisco Martín Moreno PLANETA A partir de la revelación de un desconcertante secreto de familia comienza un viaje al pasado que llevará al lector por las calles soleadas de Madrid y Valencia a la dureza del exilio en Francia, las atrocidades de las cárceles franquistas y los campos de concentración alemanes; del Berlín con ecos de la Belle Époque al exotismo de Casablanca, en Marruecos, y luego al México en ebullición de los años cuarenta.

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL CÓLERA Gabriel García Márquez DIANA

EL LABERINTO DE LA SOLEDAD; POSTDATA; VUELTA... Octavio Paz FCE El laberinto de la soledad y Postdata, junto con las precisiones de Paz a Claude Fell en Vuelta a El laberinto de la soledad (1975), son un homenaje a la imaginación y al aliento crítico del poeta mexicano. Somos, por primera vez en nuestra historia, contemporáneos de todos los hombres, escribió Octavio Paz en El laberinto de la soledad. Medio siglo después la voz de Octavio Paz, clásico contemporáneo, ha ganado un público universal y mexicano.

UN CUENTO TRISTE NO TAN TRISTE Jorge Bucay OCEANO Un cuento para reflexionar sobre la muerte, el sentido de la vida, la esperanza y la comunicación profunda entre los seres humanos. Narrado desde el punto de vista de una niña cuyos padres se han separado, el relato describe el encuentro entre este personaje y su abuela, una mujer de carácter difícil que, tras su aparente frialdad, oculta un secreto que será revelado poco a poco. El resultado es tan emotivo como iluminador.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

Y COLORÍN COLORADO Odin Dupeyron DISIDENTE

El amor en los tiempos del cólera narra la vida de tres personajes entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, en la ciudad costera de Cartagena, cerca de la comarca del río Magdalena. El libro está dividido en seis extensos capítulos que relatan una novela de la nueva narrativa hispanoamericana, el circulo amoroso existente entre los tres personajes principales: el doctor Juvenal Urbino, Fermina Daza y Florentino Ariza.

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best-seller nacional con más de ciento cincuenta mil ejemplares vendidos en menos de 5 años, y ha tocado profundamente el corazón y la vida de miles de personas.

CEROCEROCERO Roberto Saviano ANAGRAMA

PADRE RICO, PADRE POBRE Robert Kiyosaki AGUILAR

Mira la cocaína: verás polvo. Mira a través de la cocaína: verás el mundo. Escribir sobre la cocaína, en palabras del autor, es como consumirla. Cada vez quieres más noticias, más información, y las que encuentras son suculentas, ya no puedes prescindir de ellas. “Cuanto más desciendo en los círculos blanqueados de la coca, más me percato de que la gente no sabe.”

Una nueva edición revisada y actualizada del best seller de finanzas personales. Padre rico padre pobre revolucionó la forma de entender las finanzas personales. Las premisas que Robert Kiyosaki estableció en esta obra primera de una serie de más de 50 títulos han trascendido hasta hoy. Trece años después de su lanzamiento, Padre rico padre pobre sigue siendo el libro de finanzas personales más vendido.


08/¿Cómo hacer de un

páramo tu Maracaná? Gozo de un lugar privilegiado en la ciudad. Vivo en un departamento, que además de hogar es el palco de una cancha de futbol. Casi a cualquier hora puedo ver escenas de ese futbol que transpira garra, sin contratos de por medio, de ese que levanta polvo, que echa el chiflidito y avienta un albur con cada pase filtrado. Cualquiera podría ver un simple páramo pero yo me siento como Jules Rimet en su palco del Maracaná. Como toque inicial aclaro que ninguno de los equipos de esta liga viste el uniforme de La Naranja Mecánica, es de mal agüero. Prefieren portar la de Correcaminos o los Jaguares de Chiapas porque podrían perder la final de dos campeonatos al hilo y una tercera de pilón. 1000 camisetas de futbol, de Bernard Lions, da muestra del karma que suelen cargar las camisetas de futbol, y es que antes de la derrota frente a España en el mundial de Sudáfrica en 2010, La Naranja Mecánica ya se había colado a dos finales consecutivas de copas del Mundo. La primera vez sucumbió ante el combinado anfitrión en Alemania 1974, comandado por Gerd Müller, y la segunda vez ante la Argentina dirigida por César Luis Menotti. Miro la alegría de la tribuna y la cancha. Parecen dos ejércitos con sus retaguardias de estruendosas matracas y vuvuzelas. Mi pensamiento va de un lado a otro de ese microcosmos, “cancherea” como dicen los argentinos. A mi modo de ver, el futbol es una representación de la guerra, una extensión alegórica del campo de batalla. No es casual que en los vestidores del Camp Nou, Pep Guardiola, durante la liga, arengara a los jugadores del Barcelona con un video que alternaba imágenes de la película 300 con los mejores goles y jugadas del equipo blaugrana. Ya lo ha dicho Paul Auster, “el futbol es la forma que los países europeos lograron hacerse la guerra sin destruirse entre ellos.” El que se ha parado en un estadio de futbol y visto Ben Hur en Semana Santa entenderá la función que tienen los modernos coliseos: gradas para el pueblo y palcos para los patricios, pareciera que cada quien tiene un lugar y una función reservada e intransferible. Mi reflexión llega a la mitad de la cancha al mismo tiempo que a mis manos llega el libro del ex futbolista argentino Jorge Valdano titulado Los 11 poderes del líder y que corre por la banda izquierda como en los mejores tiempos de Paolo Maldini. Este libro nos dribla con el título, nos quiebra la cintura y haría pensar a más de uno que se trata de un libro más de superación personal. Nada de eso. Jorge Valdano no es Carlos 1000 CAMISETAS DE FUTBOL Bernard Lions NUMEN

LOS 11 PODERES DEL LÍDER Jorge Valdano CONECTA

Maracaná 1950

Cuauhtémoc Sánchez. Él apela a la autoridad moral sin ser moralina conservadora, motiva sin prohibir como bien le aprendió a su maestro Menotti. Valdano cita por igual a Konstantino Kavafis o a Guillermo del Bosque, al Doctor Sócrates con su democracia corinthiana, quien le regresó la cicuta a la dictadura en el futbol brasileño. Habla de la Guerra de las Malvinas y “La mano de dios”; sobre la dictadura argentina y la reconciliación de un país en donde los dos bandos no son sólo peronistas y radicales, sino “xeneizes” y “millonarios”. Es un hombre que contempla el campo de juego y la tribuna como una alegoría de la sociedad. En resumidas cuentas, Jorge Valdano demuestra que existen otras formas de pegarle al balón “de a tres dedos” y con la pierna izquierda, de hacer como decía Pier Paolo Pasolini un “futbol en prosa.” Detengo la pelota y cambio de juego, mando el balón a la otra banda. Pienso que no hay reflexión sin investigación y datos duros. En Historias insólitas de los mundiales de futbol, Luciano Wernicke nos cuenta las anécdotas de todos los mundiales: robos de copas, desmayos de entrenadores, tragedias y la ridícula pantomima de la selección chilena cuando en 1973 disputó un partido fantasma contra la selección de la Unión Soviética, que se negó a pisar una cancha en donde dos meses antes se habían realizado ejecuciones extrajudiciales durante el golpe de estado. Este libro nos resuelve muchas dudas, por ejemplo por qué la selección italiana viste de azul y no con sus respectivos colores patrios, por qué no hubo mundiales entre 1938 y 1950, a qué se le llama el “Maracanazo” o por qué el Estadio Centenario de Montevideo tiene grabados en su concreto los nombres de las enamoradas de los albañiles, cual “Ley del Monte”. Todos estos son datos que quien pretenda entender el argot futbolero mundialista no debería perderse. Son los datos de este libro los que permiten a mi reflexión seguir por el carril izquierdo, tomar la diagonal matona y dar pase a gol. La pendejísima historia del futbol es, simple y sencillamente, la historia de este deporte tal y como la contarían los hombres que miro jugar al otro lado de la acera. Sencillez y picardía son complemento para los datos y hechos reales que hacen de este libro una guía de la historia del futbol apta para todo tipo de público: frescura y humor para comprender la complejidad histórica y sociológica que hay detrás de 22 hombres peleándose por un balón. + Por Leonardo Iván Martínez HISTORIAS INSÓLITAS DE LOS MUNDIALES Luciano Wernicke PLANETA

LA PENDEJÍSIMA HISTORIA DEL FUTBOL Antonio Garci DIANA


ENTREVISTA con TRINO

10/UN DEPORTE DE SANGRE,

EL MUNDIAL DE TRINO Trino TUSQUETS

SUDOR Y LÁGRIMAS

Trino no oculta su felicidad al evocar un recuerdo de infancia en el que, cosas del destino, se habrían de cruzar dos de sus pasiones: el futbol y los dibujos. En El mundial de Trino aparece el primer cartón que a los once años le publicó la revista Pirulete y su pandilla, la versión mexicana de Barrabases que el goleador Carlos Reynoso trajera de su natal Chile. “Fue algo realmente increíble, es el punto neurálgico, el momento en que decidí hacerme caricaturista”, dice, esbozando una sonrisa de satisfacción. Además de haber obtenido este premio simbólico, para el pequeño José Trinidad Camacho la felicidad fue aún mayor al descubrir que en la página contigua a su cartón aparecía una fotografía del portero mexicano Rafael “Wama” Puente, su ídolo. “Siendo niño me imaginé que el Wama había visto mi dibujo. Yo también fui portero, por eso lo admiraba”, dice Trino, al tiempo que muestra sus dos dedos meñiques, ligeramente chuecos. “Era muy bueno, con buenos reflejos, fuerte, salía en fotonovelas, su novia era Silvia Pasquel. Ahora que mi mujer lo ve en la televisión, dice ‘qué guapo es el Wama’. Me gustaban tanto sus sudaderas que mi abuelita me hizo unas parecidas a las que él usaba, de cuellos y puños negros, en colores lila, chicle o azulito y verde pistache, short negro y medias negras.” Afianzado como guardameta, Trino también probó suerte en el ataque: “Soy buen delantero al estilo Enrique Borja, cabeceo bien, tengo buen remate a botepronto, soy buen poste, doy buenos pases y centros pero no soy un buen jugador con el balón, me lo quitan fácilmente. Para mí la portería es lo máximo porque es ser como director de cine: el portero es quien dirige a la defensa, a la delantera, les grita, los apasiona. Si el portero falla, falla todo. Sobre él recae la responsabilidad de tener una buena actuación.” Infancia es destino, dice el adagio, y en el caso de Trino no podría ser de otra manera. Todavía recuerda la primera vez que fue a un partido y cómo ese lejano día el color rojiblanco se tatuó en su corazón: “Fue un miércoles en la noche, me llevó mi papá. Vi la cancha del estadio Jalisco de noche, las luces y un balón rojo. Jugaban Atlas-Atlético Español. Fue algo impresionante, algo que me dejó marcado, ir al estadio es lo máximo. Mi hijo le va al Barcelona, tiene prohibido irle al Real Madrid o a las Chivas, pero no le quiere ir al Atlas porque dice que nunca gana.” Para los aficionados de hueso colorado la experiencia futbolística nunca estará completa si no se asiste a un Mundial, el santo grial de este deporte. Nuevamente su oficio de caricaturista le permitió no sólo ver los partidos de México en Francia 1998, sino todo el certamen: “Estuve acreditado por La Jornada y fue la experien-

cia más maravillosa de mi vida: mientras estaba en el estadio con un monitor viendo las repeticiones de las jugadas, alrededor mío todos los narradores que hablaban en francés, portugués, alemán, ruso, croata, me veían haciendo mis dibujos, como diciendo ‘qué hace este güey, este bicho extraño’; ‘es mi chamba’, pensaba.” Aunque nació en Guadalajara, Jalisco, sede del Mundial México 1970, en la época en que Pelé, Rivelino y Tostao hechizaron a la “Perla de Occidente”, Trino no es aficionado de la verdeamarela: “Los que le van a las Chivas le van a Brasil, yo le voy a Argentina porque le voy al Atlas. El Atlas siempre contrata jugadores y técnicos argentinos, y a mí me gusta más como juega la albiceleste.” A manera de homenaje, en El mundial de Trino se incluyen una serie de estampas que evocan a los populares álbumes de futbol que aparecen antes de los mundiales: “De niño yo coleccionaba los álbumes de Editorial Novaro. En cada mundial, cada estampita traía la biografía del jugador en la parte de atrás. Evidentemente yo inventé a estos personajes, pero todos sus apellidos son los de mis cuates, como “La Tortuga Bustamante”, que es el Güiri-Güiri; “La pájara” Carmona, mi mujer; “El Rasca-huele” Solórzano, que es Jis pero también Javier Solórzano.” En este nuevo libro aparecen varios cartones dedicados a los siempre polémicos árbitros, una de las profesiones más difíciles, aunque para Trino existen otras peores: “Ser diputado plurinominal es peor que ser árbitro, es lo más bajo que existe. El árbitro es el malo del cuento, pero el futbol es el único deporte que no recurre a la tecnología para saber si la mano de Maradona fue la de él o la de Dios, si el penal que marcó Codesal contra Argentina en Italia fue o no penal, si el gol de Inglaterra 1966 fue gol o no; es decir, apelamos al error humano, el árbitro se equivoca pero tiene la capacidad de expulsar, de sacar la tarjeta, de ser el villano. Últimamente nos hemos dado cuenta que el entrenador puede ser el villano, como Mourinho, que es realmente un plomo, un mamón, o como Cristiano Ronaldo, que lo que tiene de buen jugador lo tiene de mamerto. Pero su mujer es una modelo muy guapa. A ver cuánto te dura, mi querido Cristiano, mientras anuncies calzones…” ¿Por qué nos gusta tanto el futbol? Trino no se lo piensa dos veces y contesta, de botepronto: “El futbol es universal. El futbol es sangre, sudor y lágrimas.” Gol. + Por Jorge Vázquez Ángeles


Fábulas del tío Hofs POR ANTONIO MALPICA

12/EXCELENTE DECISAO Aquiles: Ah, qué bueno que llegó. Dígame. ¿Cuál escoge? ¿Flamengo o Fluminense? Tortuga: ¡Uf! ¡Qué día! ¡Toda la mañana arreglando pendientes! Creo que me merezco una caipirinha bien fría. Aquiles: En lo personal, prefiero la del Flamengo. Pero usted escoja. Tortuga: Tão bonita. Menina tão bonita. Aquiles: Claro que la del Fluminense tiene el 10 en la espalda. No sé... Tortuga: Você é tão bonita. A ver, cambiar pesos por reales... ya. Comprar sombrero carioca... ya. Presumir viaje en redes... ya. Aquiles: Además, llegaron justo a tiempo. ¿Sabía que las pedí por internet a las páginas de ambos clubs apenas la semana pasada? Tortuga: Você é tão bonita. ¿De qué habla? Aquiles: ¿Me volé o no me volé la barda con esta idea? Imagínenos bajando del avión, cada uno vestido como si jugáramos en los dos mejores equipos de Río. Imagine los retweets de nuestra foto. Tortuga: Ah... este... ¿no se lo había dicho? Decidí llevar a otra persona conmigo. Aquiles: Está bien. Tiene razón. Le dejo la del Flamengo. Igual combina más con el tipo de ropa que acostumbra. Además, usted le da más un aire a Zico. Tortuga: ¿Me escuchó? Decidí llevar a otra persona al viaje. Aquiles: ¿Sabe cuántas veces he puesto “Disco Samba” desde que se marchó a arreglar sus pendientes? Once. ¡Once! Ja. Pero ya no tengo ningún problema moviendo los hombros. Mire. Mire. Tortuga: Oiga... escúcheme. No fue una decisión fácil pero... le digo que voy a llevar a otra persona conmigo al viaje. Aquiles: Ja. Por un momento creí haber escuchado que va a llevar a otra persona con usted al viaje. Ja. Tortuga: Eso dije. Aquiles: ... Tortuga: Este... No se ofusque. Verá... Aquiles: ¿QUÉÉÉÉ? ¿Es en serio? Tortuga: Oiga... no se violente. Póngase en mi lugar. A mi editor le encanta el futbol. Al menos más que a usted.

Zico 74

Zico 82

Aquiles: Usted tampoco es precisamente el hincha más gritón de la barra. Tortuga: Pues no. Pero yo me saqué los boletos. Aquiles: ¡Gracias a MI sugerencia de que participara en ese concurso! ¡Es inaudito! Tortuga: No se ofusque... usted era la siguiente persona en la lista. Además yo no tengo la culpa de saber más de telenovelas basadas en libros de Jorge Amado que usted. Aquiles: Es inaudito... comparado con esto, una puñalada en la espalda es un pastel de chocolate cubierto de chantilly. Tortuga: Compréndame. Mi editor prometió conseguirme varias traducciones al portugués. Y hablando de eso... discúlpeme pero hay poco tiempo y yo tengo que seguir practicando... Tão bonita. Você é... Aquiles: Voy a cambiar mi estado en FB de una vez. Que se entere el cochino mundo. “Se siente como mojón de perro”. No. Mejor: “Se siente como César en su última visita al senado”. No. Mejor... Tortuga: Pondré este disco de Stan Getz para entrar en ambiente. Aquiles: Oiga... ¿que su editor no es uno que tiene en su foto de perfil un letrero que dice: Keep calm and kill a bad writer. Tortuga: El mismo, ¿por? Aquiles: ¿Ya vio su estado? Tortuga: “Dios creó a los ingenuos. Y yo me voy a Brasil con los gastos pagados.” Aquiles: Ahora va a decir que yo le hackeé la cuenta. Tortuga: ... Aquiles: No se ponga así. A lo mejor ni están relacionadas las dos frases. Tortuga: ... Aquiles: Claro que 394 likes... Tortuga: Me parece que tomaré la del Fluminense, si no le importa. Aquiles: Excelente decisão… va más con el color que de repente adquirió su cara. +


13/CIUDADES BRASILEIRAS Cuando Cristóbal Colón expuso la belleza y la riqueza encontrada en el Nuevo Mundo les estaba vendiendo a los reyes de España la idea de un territorio, de su gente y de sus bienes. Hoy la televisión hace lo mismo, nos vende una idea de lugares que desconocemos. Pensar en Brasil es, por ejemplo, imaginar hermosas brasileiras, garotas de Ipanema, caminando por sus playas paradisiacas. Si Brasil tiene escenarios exóticos también sus mujeres deben serlo. Comparar a las personas con las ciudades en las que viven o de donde vienen no es cosa extraña. El lugar en donde crecimos forja parte de nuestro carácter, para bien o para mal. Y en la literatura abundan sus representaciones. Clarice Lispector juega con lo simbólico de las ciudades y los protagonistas de sus relatos, cuestión que explora en La hora de la estrella y La ciudad sitiada. La primera de estas novelas es la historia de Macabea, una joven nordestina que viaja a Río de Janeiro para trabajar como mecanógrafa. El nordeste de Brasil se caracteriza por ser una región difícil, tanto por su clima semiárido como por las condiciones ínfimas. Así como el territorio es Macabea, una mujer sin gracia y sin recursos; y, como se caracteriza a los de esta región, es una chica sin destino, que cree que es feliz, pero a la que persigue la desgracia: “Cuando tenía dos años de edad se le habían muerto los padres de unas fiebres malignas en el sertão de Alagoas, allá donde Dios perdió la gorra”. Lispector presenta las diferencias sociales a las que se enfrenta una joven con carestías al llegar a la metrópoli. Ahí Macabea no es nadie, y el único momento que cree ser alguien es cuando sostiene un remedo de relación con Olímpico. Así, la nordestina se entrega a la falta de un destino: “quién sabe si Macabea ya había sentido que también ella iba a la deriva en la ciudad inconquistable.” En La ciudad sitiada, a diferencia de Macabea, Lucrécia Neves se entrega a São Geraldo, su ciudad. Esta novela narra la historia de la transición de São Geraldo a la modernidad y, al mismo tiempo, del crecimiento de Lucrécia. La ciudad y ella son una misma. El progreso de São Geraldo se reafirma en sus relaciones con hombres que representan el carácter económico y político de la ciudad, hasta consolidarse en su matrimonio con Mateus Correia. Lucrécia abandona São Geraldo y, como Macabea, se va a la metrópoli, en donde también ella se siente perdida, pues en São Geraldo ella era la ciudad misma: “Lucrécia Neves podía incluso ser transportada a una plaza pública. Lo único que le faltaba era el sol y la lluvia. Para que, cubierta con cal, pudiera finalmente pasar inadvertida por los habitantes [...] Porque esa era la forma en la que una estatua pertenece a una ciudad”, en la metrópoli, en cambio, era una mujer más. Lispector ilustra en esta intrincada construcción cómo Lucrécia, como Sao Geraldo, sufren las consecuencias de su transformación a la modernidad. LA HORA DE LA ESTRELLA Clarice Lispector SIRUELA

LA CIUDAD SITIADA Clarice Lispector SIRUELA

Rubem Fonseca

Clarice Lispector

Por otro lado, en la literatura brasileña existen ciudades que llevan magistralmente lo regional a lo universal. Gabriela, clavo y canela es un ejemplo de esto. Jorge Amado describe la región del cacao con la sensualidad de sus aromas y de sus mujeres, “cuando florecía el cacao e imperaba el progreso”. Dibuja las ciudades que en vías de desarrollo enfrentan sus usos y costumbres con la modernización y la introducción de lo tecnológico. A través del romance de la mulata Gabriela, excelsa cocinera, y el árabe Nacib vemos la transformación de Ilhéus, la capital del cacao, y de sus “tierras abonadas con cadáveres y sangre, y multiplicábanse fortunas, cuando el progreso se establecía, transformando la fisonomía de la ciudad”. Nuevas calles, líneas y corridas de ómnibus, cabarets, colegios, casas ostentosas, residencias modernas en la playa, progreso para todos, del que los personajes se sienten parte. En esta novela, los dramas coexisten con los cambios físicos y económicos, las pasiones de sus habitantes los llevarán a vivir infidelidades, como la de Gabriela, y asesinatos, como el de la esposa del estanciero Mendoza, porque “mucho más lentamente evolucionaban las costumbres, los hábitos de los hombres” que las ciudades. Por su parte, El cobrador, de Rubem Fonseca, rompe con la idea de que las ciudades son la representación del progreso. El cobrador es un hombre marginal, “golpeado por la vida”, un poeta que busca vengarse de aquellos que ostentan el poder, porque a él la vida no le ha dado nada o todo se lo ha quitado. Este sujeto busca vengar con asesinatos lo que los ricos, burgueses y la sociedad consumista exhiben, “detesta a esos tipos que andan en Mercedes”, no soporta ver en las noticias a los ricos presumiendo el poder que tienen, desde lo que comen hasta cómo se divierten. Así, a través del periódico caza a algunas de sus víctimas, al tiempo que se relaciona sexualmente con mujeres de todo tipo. Se trata de un sujeto marginal que, como otros en la obra de Fonseca, representa a esa parte de la sociedad carioca que queda a la sombra de la metrópolis que se yergue frente a ellos. Cuatro obras brasileñas que muestran aquello que cantaba el gran José Alfredo: “las distancias apartan las ciudades, las ciudades destruyen las costumbres”. Queda al menos la satisfacción de que la literatura acerca a las personas. + Por Perla Holguín Pérez

GABRIELA, CLAVO Y CANELA Jorge Amado ALIANZA

EL COBRADOR Rubem Fonseca CAL Y ARENA


ENTREVISTA con Juan Villoro

14/EL FUTBOL:

BALÓN DIVIDIDO Juan Villoro PLANETA

UN SISTEMA DE REPRESENTACIÓN DEL MUNDO No pisaba la cancha del Estadio Azteca o el pasto sagrado del “Coruco” Díaz. A las diez de la mañana el sol quemaba como si el árbitro estuviera a punto de hacer sonar su silbato un domingo a las doce del día. Mientras aparecía Juan Villoro, más valía reservar energías y beberse, para evitar los efectos de la resolana, un jugo de naranja. Frente a la portería de la cancha de futbol rápido aguardaba una mesa, dos sillas y un par de botellines de agua. Minutos después llegó Juan, vestido de traje negro y camisa blanca, sin corbata. Se paró a un lado de la mesa, posó para las primeras fotografías, y durante un momento, con las manos metidas en los bolsillos, me recordó a los directores técnicos que escudriñan el campo mientras observan cómo calienta el equipo que habrá de batirse no sólo contra el contrario, sino contra el calor. “Estamos bajo el rayo del sol, les agradezco especialmente el esfuerzo de acompañarme. Es un partido de esos donde el sol puede determinar el resultado, como cuando va la selección a jugar a San Pedro Sula”, dijo, consciente de la situación a nivel de cancha. Luego recordó que siendo un niño su padre lo había llevado ahí, al Deportivo Chapultepec, a ver los partidos de la Copa Davis, protagonizados por los grandes héroes mexicanos del deporte blanco, como el “Pelón” Osuna, Toño Palafox o Chente Zarazúa. SILBATAZO INICIAL Así inició la conferencia de prensa para presentar su nuevo libro, Balón dividido, expresión común en el argot futbolístico que sucede cuando un balón no tiene dueño y puede ser de cualquiera de los futbolistas que lo disputan. “Pienso que un libro de futbol es un poco eso, el balón que está entre el lector y el autor, esa tensión que se establece entre ambos y me gustaría que de ahí surgieran algunas jugadas interesantes. Me importa asociar el futbol con cosas que ocurren fuera de la cancha. No soy un cronista deportivo, no soy historiador del deporte ni un especialista, hubiera querido ser futbolista pero como mi colega Fontanarrosa descubrí que tenía dos impedimentos para lograrlo: uno era la pierna izquierda, otra la pierna derecha. No conozco el futbol tan de dentro, soy un testigo, un cronista, y trato de asociarlo con la manera en que el futbol nos permite relacionarlos con la vida en general. El futbol es un sistema de representación del mundo y a través de él podemos entrar en contacto con todo, es un espejo de nuestras sociedades y por lo tanto tiene que ver con lo bueno de la conducta humana y de la comunidad como la solidaridad, la recuperación de la infancia, pensar que el adversario tiene méritos, reconocer los triunfos del rival, el trabajo de equipo, todas estas cosas son muy importantes y son una educación positiva, donde el futbol refleja las cosas que debemos proteger en nuestras sociedades. Y por otro lado es un espejo de las lacras sociales, de la manipulación política, de la especulación económica, del dopaje, el nacionalismo, la xenofobia, el machismo, de otros problemas que el futbol refleja de manera extrema sin ser el origen de ellos sino sólo su catalizador, el lugar donde se encarnan.”

MEDIO TIEMPO En Balón dividido aparecen jugadores emblemáticos de nuestro tiempo como Ronaldo, Cristiano Ronaldo, Ronaldinho y Lionel Messi, el mejor jugador actual. Siendo unos de los pocos aficionados del Necaxa, para Villoro el futbol ocurre siempre dos veces: “Ocurre en la cancha y en la mente de los aficionados. En nuestra mente tenemos cábalas, supersticiones, formas de comportamiento que son sicológicas, esotéricas y muchas veces religiosas. El futbol es un sistema de fe, de creencias, nuestro equipo va perdiendo tres a cero y creemos que los milagros son posibles y que puede haber una voltereta al final, se van a tiros de penalti y pensamos que si cerramos los ojos y no vemos los penaltis nuestros favoritos van a anotar. Y los jugadores llevan en la mente sus preocupaciones, sus miedos, sus ilusiones; el futbol ocurre en estos dos planos. Para eso sirve la crónica, para poder descifrar algunos de sus enigmas.” SEGUNDO TIEMPO Para Villoro es importante analizar el comportamiento de jugadores y aficionados mexicanos, que hacen del sufrimiento y la esperanza su modus vivendi: “En México, desde el punto de vista sicológico, compromete más anotar un penalti que fallarlo, porque si fallas la gente te dice ‘no te preocupes’, ‘de todas maneras te queremos’, ‘te invitamos a una cervecita’, ‘la próxima vas a poder’, vuelves a ser alguien de la tribu. Si lo anotas dicen ‘a ver si me saludas a la siguiente’, ‘ya muy muy, ¿no?’, ‘qué bueno que todavía te acuerdas de los pobres’. Quien destaca se separa de nosotros, como los jugadores que van al extranjero, por eso Carlos Vela no está en el equipo, no quiere enfrentar la presión de los llamados europeos que si no rinden de inmediato son criticados porque son los apóstatas, los que se fueron de la tribu, los que nos dejaron para ganar más dinero, tienen novias muy guapas, empiezan a hablar con acento extranjero. Como le pasó a Hugo Sánchez, que en el Mundial de 1986 no fue el ídolo sino ‘el Abuelo’ Cruz, que era más parecido a nosotros.” FINAL DEL PARTIDO El calor arrecia. Podría seguir escuchando a Juan Villoro, que con mucha facilidad habla de la multipropiedad en el futbol mexicano, de Efraín Huerta y su afición por el Atlante, de Cuauhtémoc Blanco, a quien compara con el cadáver del Cid, o sobre Johan Cruyff, pero el partido sólo dura noventa minutos y no habrá tiempos extras. Difícil no preguntarle sobre lo que pasará en el Mundial de Brasil: “Asociando los pronósticos con la literatura, un pronóstico de tragedia: ocurre un segundo maracanazo, Brasil es derrotado por su archirrival: Argentina. Pronóstico de epopeya: Brasil gana por goleada todo sus partidos. Pronóstico de ciencia ficción: México llega al quinto partido.” + Por Jorge Vázquez Ángeles


Sería muy injusto decir que Oscar Niemeyer fue el más grande arquitecto de Brasil porque es, sin lugar a dudas, uno de los más grandes arquitectos de todos los tiempos. “No es el ángulo recto el que me atrae, ni la recta línea, dura, inflexible, creada por el hombre. Lo que me atrae es la curva libre”, escribió en un poema de juventud. El propio Le Corbusier le dijo alguna vez que en sus ojos llevaba las montañas de su natal Río de Janeiro.

Y así fue su arquitectura, como el célebre Palacio de la Alborada, en Brasilia, del que André Malraux, uno de sus amigos más cercanos, dijo: “Éstas son las columnas más hermosas que he visto, después de las columnas griegas.” “En arquitectura no hay Mozarts”, se dice. Los 104 años vividos por Oscar Niemeyer lo demuestran. Oscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho · 1907 - 2012.


insomnio POR diego rabasa

18/EL FUTBOL: LABORATORIO HUMANO Hoy en día quizá sea un lugar común decir que el futbol es más que un simple juego y que se parece a la vida en más de una circunstancia. Vázquez Montalbán (Una religión en busca de un Dios) y Juan Villoro (Dios es redondo), con métodos distintos pero venas similares, han sugerido que este deporte tiene similitudes importantes con la religión en la actitud que sus feligreses le profesan (y en el espacio que ocupan en la plaza pública). Importantes escritores de nuestro tiempo (el español Enrique VilaMatas, el inglés Adam Thirlwell o el argentino Martín Caparrós son sólo tres ejemplos entre muchos) han dedicado páginas y páginas al deporte. El futbol ha desatado guerras (como la relatada por Kapuscinski en La guerra del futbol), ha sido terreno de manifestaciones políticas de hondo calado (como el partido fantasma Chile versus URSS en 1973 en el que el equipo soviético se negó a jugar en el Estadio Nacional de Santiago de Chile, uno de los centros de detención más atroces de la dictadura militar), y ha sido una pasión manifiesta de vida para escritores que van desde Jean Paul Sartre hasta Thomas Pynchon. Un ejemplo inmejorable de lo importante que es para algunos autores este deporte es el español Manuel Vincent, quien en una columna reciente en El País explicó la trascendencia que tiene hoy en día el futbol en España al argumentar que “durante la dictadura bastaba con pronunciar la palabra partido y todo el mundo sabía que te referías al partido comunista. Ahora en democracia no hay más partido que el clásico entre el Real Madrid y el Barça”. El futbol, entendido como laboratorio de la realidad, encuentra argumentos tan sofisticados (quizá excesivos) como el del mismo Vincent, quien en dicho texto llega tan lejos como a comparar el simulacro futbolero con la filosofía griega (“Sobre el césped del estadio, Euclides ha posado el espíritu de la geometría […]Unos héroes apolíneos establecen un cálculo en ese espacio impulsando una esfera según una pauta de la mente hacia la victoria. Alrededor de esta aritmética pura se agita un coro convulso en las gradas donde toda irracionalidad tiene su asiento. Allí impone Dioniso su ley: es necesario sacar el macho cabrío que uno lleva dentro para sacrificarlo entre rebuznos patrióticos, aplausos, insultos, gritos y banderas independentistas, rostros pintados con los colores de la tribu”). Ahora que el mundial regresa a uno de sus santuarios predilectos, el futbol vuelve a servir como un ejemplo inmejorable para entender ciertos aspectos de la realidad. Por ejemplo: una de las características más agudas de los tiempos que corren es la creciente desigualdad económica. El famoso uno por ciento de la población que acumula riquezas inauditas mientras que más de la mitad de la población del mundo vive en estado de pobreza. Un rápido vistazo por las tablas generales de las ligas de futbol alrededor del

Martín Caparrós

Enrique Vila-Matas Adam Thirlwell

mundo nos permitirán observar que, como en la política, el dinero manda. Al igual que los mercados financieros hoy en día difícilmente tienen fronteras marcadas y los dueños el capital mundial hacen o deshacen las figuras macroeconómicas de cualquier país del mundo, son oligarcas rusos en Inglaterra o árabes en España y Francia los que han trastocado definitivamente la lógica del futbol mundial. Pero volvamos a Brasil. Lejos de producir un entusiasmo desbordado, el mundial produjo una serie de manifestaciones multitudinarias en un país que prefería destinar toneladas de dinero a la construcción de estadios e infraestructura turística que a promover mejores condiciones de vida para su población. Si bien el futbol brasileño suele ser asociado con el jogo bonito, la literatura de este país revela el talante duro, seco, áspero y adverso en el que vive la mayoría de la población de este país y que es el origen de dichas protestas. Novelistas como Luiz Ruffato, publicado por la pequeña editorial independiente mexicana Elphas, han retratado este mundo carioca en el que la violencia se respira hasta en las relaciones infantiles más inocentes. Su libro El mundo enemigo es la segunda novela de una pentalogía sobre el proletariado carioca que muestra una de las características centrales en la formación de las grandes orbes latinoamericanas: más que ciudades planificadas que se construyen tomando en cuenta las necesidades crecientes de la población, las manchas urbanas se erigen entorno a lo que el filósofo español César Rendueles ha llamado los mega slums: desarrollos improvisados, carentes de la más elemental infraestructura sanitaria, energética o de comunicación, en los que se acumulan grandes densidades demográficas que nunca ven cumplida la promesa de tener una vida digna en las ciudades. Dos escritores más retratan este Brasil bronco y salvaje: João Gilberto Noll o el escritor ermita brasileño Raduan Nassar nos permiten acercarnos a la realidad brasileña más allá de los frívolos estereotipos que suelen acompañar a dicha nación. Antes de entregarnos de lleno a la fiesta futbolera y olvidar por un momento el grave estado en el que el mundo se encuentra, podríamos acercarnos a la literatura brasileña para conocer más de lo que la superficie de dicho país nos muestra. +


LOS+VENDIDOS GANDHI ELECTRÓNICOS

ARTE CIEN AÑOS DE SOLEDAD Gabriel García Márquez LEER-E “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”. Con estas palabras empieza una novela ya legendaria en los anales de la literatura universal, una de las aventuras literarias más fascinantes de nuestro siglo. Millones de ejemplares de Cien años de soledad leídos en todas las lenguas.

LA ELEGIDA Kiera Cass ROCA EDITORIAL La situación en Palacio es cada vez más peligrosa. Los rebeldes atacan tanto por el norte como por el sur. America, las chicas que siguen en la selección y Maxon se encuentran en verdadero peligro. Mientras esta situación se vuelve cada vez más acuciante, la disyuntiva en la que se encuentra America tampoco es mucho mejor: debe escoger entre su primer amor, Aspen, y el príncipe Maxon, quien poco a poco ha ido conquistándola.

BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. A pesar de que un tratamiento ha conseguido reducir su tumor de forma casi milagrosa, es una enferma terminal. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; sólo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Desde hace unas semanas, Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias.

EN MEDIA HORA... LA MUERTE Francisco Martín Moreno PLANETA Un desconcertante secreto de familia es revelado y con ello da inicio un impactante viaje al pasado. De las calles soleadas de Madrid y Valencia a la dureza del exilio en Francia, las atrocidades de las cárceles franquistas y los campos de concentración alemanes; del Berlín con ecos de la Belle Époque al exotismo de Casablanca, en Marruecos, y luego al México en ebullición de los años cuarenta.

LAS 101 CAGADAS DEL ESPAÑOL María Irazusta Lara ESPASA No faltan en el mercado obras dedicadas a promover el buen uso del idioma. Pero ninguna como ésta. Con rigor y humor, este divertido “bestiario de desafueros lingüísticos” sale al rescate de nuestra maltratada lengua siguiendo la consigna platónica de que aprender es recordar. Una obra que, además de desvelar los errores más frecuentes, consuela al lector señalando que hasta Lope de Vega, Umbral, Torrente Ballester o el mismísimo Delibes, la cagaron.

KAHLO (1907-1954) Gerry Souter NUMEN Detrás de los retratos de Frida Kahlo se ocultan tanto la historia de su vida como la de su obra. Es precisamente esta combinación la que atrae al espectador. La obra de Frida es un testimonio de su vida. Pocas veces se puede aprender tanto acerca de un artista con sólo contemplar lo que él inscribe dentro del marco de sus cuadros.

LIBRO OFICIAL COPA MUNDIAL DE LA FIFA BRASIL 2014 FIFA ALTEA Información especial y única que no te puedes perder para disfrutar la fiesta mundial del fútbol. Estadísticas especiales, imágenes impactantes, jugadores clave, las fechas de todos los partidos. Todo esto y mucho más encontrarás en este impactante libro.

DIÁLOGO CON NAVEGANTE José Tomás Román Martín DE VECCHI La tarde del 24 de abril de 2010 José Tomás estuvo a punto de perder la vida en la Plaza de Toros de Aguascalientes. El toro Navegante le hirió gravemente. De esta experiencia nace Diálogo con Navegante, las conversaciones que el propio José Tomás mantuvo con el toro después de salvar la vida. En Diálogo con Navegante reflexionan, además, los escritores y periodistas como Mario Vargas Llosa, Carlos Loret De Mola, Luis Abril o Paco Aguado, sobre la tauromaquia y la ya legendaria figura de José Tomás.

DIBUJAR: TRUCOS, TÉCNICAS Y RECURSOS PARA LA INSPIRACIÓN VISUAL Helen Birch GUSTAVO GILI Dibujar puede ser tan sencillo como coger un lápiz y un papel. Pero existen infinidad de trucos y técnicas que pueden multiplicar exponencialmente el potencial creativo. El collage digital, las capas combinadas, los acabados contrastados, las líneas superpuestas, los juegos con la escala, el papel recortado.Helen Birch ha recopilado en este libro más de 80 técnicas de dibujo exponiéndolas a través de brillantes ilustraciones de algunos de los artistas más importantes del momento.

LA TACOPEDIA Alejandro Escalante TRILCE Quien crea que lo sabe todo acerca del mundo del taco, se sorprenderá ante esta original, divertida y apetitosa enciclopedia, donde se desmenuzan los 19 tipos principales de tacos y sus primas (enchiladas, tlayudas y quesadillas); origen, características, secretos, recetas, salsas que deben acompañarlos, variantes, algunas taquerías recomendadas de todo el país, entrevistas con taqueros legendarios.


Isabel Allende

20/POR LA SELVA

DEL AMAZONAS Amable lector, está usted cansado de no tener tema de conversación en las reuniones familiares, se siente fuera de lugar en las fiestas de los amigos de su novia porque no salió de vacaciones a Los Ángeles o Nueva York; es más, nunca ha estado en esos lugares y sus referencias se limitan a series norteamericanas donde los doctores realizan operaciones complejísimas y, en algunos casos, milagrosas. No lo piense más; tome en este momento las llaves de su casa, saque el paraguas y corra a su librería Gandhi más cercana. No hay nada mejor para impresionar a los amigos que una buena dosis de anécdotas literarias, sobre todo si estas transportan a ambientes peligrosos, llenos de aventuras. Qué importa si no conoce París, Venezuela o Chinconcuac, lo que importa es que quite la cara de aburrido y sea la envidia de sus amistades. Con estos cuatro libros podrá tener aquella conversación que tanto ha deseado; de la boca le saldrá la selva amazónica, con todos y sus complejos animales; hará sudar a sus invitados cuando les describa el calor abrumador de la América septentrional; los maravillará con sus relatos de tribus con costumbres tan extrañas, que no podrán despegarse de su asiento. Ay, amable lector, todo en su sala será verde, entre sus sillones reposará el tapir y la anaconda; monos, pumas y caimanes andarán por su cocina como si cualquier cosa y, en ocasiones, se confundirá su lengua con algunos de los dialectos que los nativos utilizan para nombrar a los millones de plantas existentes, muchas de las cuales escapan, todavía, a las fauces de todo diccionario. Inicie el mes con un clásico de clásicos, El mundo perdido, de Sir Arthur Conan Doyle, ese famoso escocés que diera vida al detective más prominente del mundo y que, por si no lo sabía, hizo uno de los perfiles criminales de Jack el destripador, quizá el más extraño, donde aseguraba que el asesino serial era mujer. Maravíllese con esta novela que descubre un mundo prehistórico en la selva amazónica, déjese acompañar por caminos llenos de peligrosos nativos come hombres y uno que otro dinosaurio. Acompañe al profesor Challenger y al reportero Ned Malone en este viaje, y hágase de las mejores historias de aventuras que jamás imaginó. EL MUNDO PERDIDO Arthur Conan Doyle ASTIBERRI

UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR Luis Sepúlveda TUSQUETS

Arthur Conan Doyle

Pero si lo que quiere son anécdotas con carga emotiva para mostrarle a los papás de su novia que no es el insensible ser que ellos piensan, intente con Un viejo que leía novelas de amor, de Luis Sepúlveda, libro pequeño que se lee perfectamente en el trayecto del metro Taxqueña a la Central de Autobuses del norte, y que cuenta la historia de Antonio José Bolívar Proaño, un anciano que se suma a la cacería de una tigrilla que ronda las cercanías de El idilio, poblado enclavado en la selva amazónica, luego de que un gringo matara a sus cinco crías, convirtiéndola en un peligro para los pobladores de la selva. Aquí, una de esas frases que bien puede repetir en la sobremesa, cuando su suegra le diga que es imposible que usted se case con su hija: “Nadie consigue atar un trueno.” Pero no se vaya todavía, espere. Qué le parecería dejar atónito a su jefe en la cena de trabajo, contándole alguna historia sobre la colonización del Congo, o sobre la amazonia. Qué tal sobre Irlanda y la insurrección de 1919. Sí, querido lector, todo eso encontrará en el ya conocido maestro de la novela latinoamericana, Mario Vargas Llosa, y su novela El sueño del celta. Un viaje por tres momentos de la historia universal, unidos por un personaje entrañable. Roger Casement, quien denunció la brutalidad de los gobiernos y las empresas en el Congo y la selva amazónica. Amigo de Joseph Conrad, a quien, dicen las malas lenguas, le dio los argumentos para su novela El corazón de las tinieblas, este personaje le hará sentir que es usted mismo, uno de los primeros colonizadores de ese mundo alejado de la mano de dios. Ah, pero ahí no termina la cosa; si usted está acostumbrado a las aventuras, si quedó impactado con esos escritores que hicieron que las novelas de fantasía regresaran a las pantallas de cine, entonces le recomiendo que se acerque a Isabel Allende. Sí, amable y perspicaz lector, la misma de La Casa de los espíritus, y quien nos entrega esta vez una trilogía titulada, Memorias del águila y el jaguar, y que en la primera parte, La ciudad de las bestias, nos ofrece la historia de Alexander, un niño que parte con su abuela, periodista de viajes, al Amazonas, en busca de una criatura misteriosa. ¿Qué lugares descubrirá Alexander, quién será su compañera de aventuras? No pierda la oportunidad y sea quien lleve la batuta en las reuniones, el que se las sabe de todas, todas, el bueno, el chido. No lo olvide, hombre que lee vale por dos. Estos cuatro libros no pueden faltar en la biblioteca de su casa; juntos representan ese viaje mágico y misterioso que ha estado esperando, ese momento de gloria al decir: sí, yo tengo el libro, y te lo presto. + Por Dalí Corona EL SUEÑO DEL CELTA Mario Vargas Llosa ALFAGUARA

LA CIUDAD DE LAS BESTIAS Isabel Allende DEBOLSILLO


CINE POR ERICK ESTRADA

22/Brasil: el mundo en un país Desde fuera Brasil se ve como un reto. Gigantesco, colorido, multirracial y con un toque de misterio selvático que hace de su geografía a veces un paisaje de otro mundo y otras algo casi celestial... esas playas. Conocerlo debe llevar un par de vidas y relacionar al cine, el suyo propio o el que ha inspirado, con la imagen que tenemos desde fuera y que con seguridad se queda corta frente a su realidad, es tan complicado como abierto a todo tipo de posibilidades. Es decir, hay tanto en esta liga Brasil-cine que nos quedaremos cortos. Un factor extra que limita las referencias al cine de Brasil es la dificultad que representa encontrar mucho de lo que su cine regaló al mundo en los años 50, películas enfocadas casi todas al entretenimiento de una población que en esos años se multiplicaba con velocidad asombrosa... o alarmante, depende cómo lo veamos. En México es difícil conseguir también (por lo menos a precios decentes) copias digitales de las películas del Cinema Novo brasileño de los años 60, ahí donde la propuesta se politizó casi al extremo y donde las enormes diferencias del país fueron señaladas en películas que se acercaban a la experimentación, pero que ejercitaban la crítica política (primordialmente las de Glauber Rocha) y colocaban el ojo del espectador en muchos de los problemas pendientes en el país en ese entonces. Heredera de ese espíritu pero con una manufactura completamente distinta, Pixote (Brasil, 1981), de Héctor Babenco, también le dio la vuelta al mundo y en el oscuro viaje que obliga a emprender a ese niño de diez años dejó claro que al término de la dictadura militar muchos problemas se habían acentuado. Depresiva, violenta, dura como roca, la historia de Pixote pelea inconscientemente con la idea romántica que se tiene de la exuberancia brasileña y consigue un retrato a pesar de todo más realista. Un puente directo puede establecerse sin dificultad desde ahí hasta Ciudad de Dios (Brasil-Francia, 2002), otra película brasileña que dio la vuelta al mundo tratando de comunicar las diferencias tan marcadas que ya se dejaban ver en las historias de Rocha: dos chicos brasileños con los mismos orígenes toman caminos completamente distintos en la vida. La violencia del Brasil del siglo XXI, una sociedad fracturada y dividida en un sistema económico poco humano, con una clase gobernante carcomida por la corrupción, se ven en Ciudad de Dios con colores y texturas propias de un paraíso, pero acompañando a imágenes más de un purgatorio. Fue multipremiada e hizo que muchos voltearan de nuevo a Brasil en busca de su cine y no solamente de sus carnavales. Hablando de carnavales y de diferencias, basta solamente comparar estas películas con algunas otras que, como decíamos en un principio, tomaban la perspectiva externa. La más ligera de ellas es sin duda Los tres caballeros (EUA, 1944), una especie de fiesta de color que sigue los pasos del Pato

Donald en un insólito viaje de cumpleaños que lo lleva a las pampas argentinas y lo trae de regreso a México para conocer a Pancho Pistolas, no sin antes detenerse en Brasil para bailar con Pepe Carioca y hacerse acompañar de mujeres con sombreros llenos de fruta. Es, sí, una fiesta delirante y colorida, pero detrás de ella Disney cumplía en un momento crucial de la Segunda Guerra Mundial una labor importantísima para los Estados Unidos: hacer de Latinoamérica un territorio amigo, unirlo al bando Aliado aunque fuera con la idea de los tres caballeros más representativos de la región: fumar la pipa de la paz antes de que se decidieran por el bando contrario en la guerra. El peso de Brasil y México era determinante. Mis “visiones” externas favoritas de Brasil son dos que, curiosamente, poco tienen que ver con el país: Brazil (Reino Unido, 1985) y Los niños de Brazil (Reino Unido-EUA, 1978), de Terry Gilliam y Franklin J. Schaffner respectivamente. Como podemos observar, el nombre de un país tan complejo es un mero pretexto para evocar dos distintas sensaciones. Gilliam usa el nombre del país que a su vez es el nombre de la canción de Ary Barroso (y que además aparece también en Los tres caballeros pero en versión de Aloysio Oliveira y doña Carmen Miranda) para dejarnos ver el lado romántico y caballeroso de su Kafka personal, Sam Lowry, atrapado en una absurda intriga futurista de samuráis gigantes y Dulcineas escurridizas. Cada vez que Sam pierde los estribos, sus nervios evocan la melodía de Barroso y las cosas, dentro de lo que cabe, se tranquilizan en ese mundo oscuro y violento. Schaffner, por su lado, arma un thriller muy cercano a la conspiración política que incluye nazis en fuga a América del Sur, una investigación que recorre varios países, pesadillas febriles en medio de la selva y... un desenlace en Paraguay. Justo cuando la película alcanza sus notas más oscuras, violentas y extravagantes, justo cuando esa investigación comienza a descubrir los nudos gordos del problema, el guión nos lleva a una pequeña aldea en donde uno de los nazis más buscados vive casi con tranquilidad, pero esa aldea está en Paraguay. ¿De dónde viene el nombre entonces? Seguramente de las posibilidades que desde afuera evoca Brasil. Un país tan grande da para mucho, casi incluso para borrar del mapa, aunque sea metafóricamente, a sus vecinos e inyectarle salvajismo y mucho de lo exótico de sus selvas y ríos a una película no menos salvaje y tampoco menos exótica. +


PARA VER&OÍR VIDEO

MÚSICA VIAJE A LA LUNA Georges Méliès CINE, VIDEO Y T.V. Tras una reunión de astrónomos se decide realizar un viaje a la luna. La expedición está constituida por seis astronautas que son lanzados en una cápsula espacial hasta nuestro satélite. Allí encontrarán a la diosa de la luna y a sus habitantes, los selenitas.

HANNAH ARENDT Margarethe Von Trotta CINE, VIDEO Y T.V. Biografía de la filósofa judío-alemana Hannah Arendt, discípula de Heidegger, que trabajó como periodista en el juicio a Adolf Eichmann, el nazi que organizó el genocidio del pueblo judío durante la II Guerra Mundial, conocido como la Solución Final.

MI VIDA COMO UN PERRO Lasse Hallström CINE, VIDEO Y T.V. Basada en la novela semi-autobiográfica de Reidar Jonsson, la cinta relata la aventura de Ingemar, un pequeño de doce años que después del abandono de su padre y la enfermedad de su madre lo llevan a un pequeño pueblo del interiror del país a vivir con sus familiares. Alabada por la crítica, Mi vida como un perro es una historia amarga y nostálgica que se convirtió, con el paso de los años, en un referente del cine sueco.

UNA FAMILIA PELIGROSA Luc Besson CINE, VIDEO Y T.V. Fred Blake, también conocido como Giovanni Manzoni, tiene que vivir con su familia en un pueblo francés oculto de la mafia, luego de testificar contra la organización criminal que lo empleaba. La misión del agente Stansfield de protegerlos será muy difícil con Fred, su esposa Maggie y sus dos hijos constantemente delatando su identidad al arreglar sus problemas cotidianos muy al estilo de la mafia a la que están acostumbrados.

TOKYO MARBLE CHOCOLATE Naoyoshi Shiotani CINE, VIDEO Y T.V. Yudai es un joven serio y generoso aunque un poco tímido, que no ha tenido demasiado éxito con el género opuesto. Chizuru es una energética y alegre muchacha, que cuando tiene novio se vuelve desafortunada y torpe. Esta es la primera navidad que Yudai y Chizuru pasean juntos como pareja. A Chizuru le encantan los animales; Yudai planea regalarle un conejo dentro de una caja. Cuando Chizuru la abre, en su interior no hay un conejo, sino otro animal.

OLIVIA GORRA Chamánika HARP ITURRIBARRIA Chamánika es una ópera basada en cuestiones prehispánicas y la más reciente producción de la soprano veracruzana Olivia Gorra, quien ha tenido una gran aceptación entre los círculos culturales del país. Se trata de un disco con un concepto poco explorado, de resultados atractivos e interesantes.

DUETO LA AZUCENA Y LA CECILIA Dueto La Azucena y La Cecilla PENTAGRAMA Un disco que más que rescatar al género de la música ranchera, lo preserva y lo hace presente. Antes de que la televisión fuera el impulsor de dicho estilo, en la radio se daba a conocer a todo el continente Americano. Este disco nos lleva a un paseo por la nostalgia musical de aquella época de oro.

MAGOS & LIMÓN Dawn SONY MUSIC Estupenda y exquisita mezcla de talentos: la voz de Magos Herrera y el virtuosismo de Javier Limón en la guitarra dan como resultado un disco lleno de clásicos creados por grandes figuras como Miles Davis, Chet Baker y Caetano Veloso entre otros, con un sabor único y de estilo único.

VARIOS The Jazz Beatles Total Collection PRODUCCIONES MEXICANAS DISCOGRÁFICAS The Beatles es considerado el grupo musical más influyente de la historia del siglo XX. El jazz no ha sido indifirente a las creaciones del Cuarteto de Liverpool y las ha vuelto suyas adaptándolas a los varidados estilos de grandes exponentes como Sarah Vaughan hasta George Benson, pasando por Elis Regina y Caetano Veloso.

SHAKIRA Shakira SONY MUSIC La nueva producción de la colombiana contiene un plus: uno de sus temas será parte de la inauguración del Mundial de futbol a celebrarse en Brasil, lo que indica que la fiesta, la alegría y el baile están garantizados en este nuevo disco de una de las cantantes más famosas no sólo de Latinoamérica sino del mundo entero.


24/GRAFITI BRASILEÑO “Se podría decir que los artistas callejeros más innovadores provienen de Latinoamérica”. Así dice la introducción de Nuevo Mundo. Latin American Street Art, libro de Maximiliano Ruiz que muestra la variedad de formas, colores, temas e interpretaciones que cada región explora por medio del grafiti. Con sus más de 200 millones de habitantes, el arte callejero de Brasil exhibe la riqueza de recursos técnicos y pictóricos gracias a la influencia del hip hop y en gran medida a las necesidades de expresión de un país que sufrió durante varios años una férrea dictadura militar. Ya sea en las calles de Sao Paulo, Viana, Serrinha, Río de Janeiro o en Pernambuco, los trabajos de artistas como Alexandre Orión, Cripta Djan, Dalata, Emol o Fefe Talavera son el testimonio de que las nuevas generaciones aún tienen mucho que decir en las calles, esas amplias galerías abiertas para todo público. +

NUEVO MUNDO Maximiliano Ruiz GESTALTEN

ONESTO

THIAGO ALVIM

Interiores del libro Nuevo Mundo/Editorial Gestalten/Brasil.

VITCHE


NIÑOS A LEER POR KAREN CHACEK

26/DiversAão verde e amarela

TRUDI Y KIKI Eva Furnari ALFAGUARA INFANTIL

Porque en Brasil se juega a escribir literatura infantil y juvenil con el mismo buen espíritu con el que se juega al futbol, he aquí un quinteto de libros con suficiente ritmo, calamidad y humor como para protagonizar un carnaval. Encontrarle el lado amable a las situaciones de la vida cotidiana parece ser algo que los brasileños llevan integrado en su ADN. Cientos de historias lo confirman, unas originadas en las grandes ciudades, otras en las pequeñas provincias. La abuelita aventurera, de la escritora Ana María Machado (Río de Janeiro, 1941), relata la historia de una simpática viejecita que vive en las montañas y tiene ganas de viajar. Para cumplir el deseo, nada más sencillo que ir a la agencia por un boleto de avión o animarse a comprar su propio autobús. Claro, ello si tuviera guardado bajo el colchón algo de dinero. Pero si lo único que tiene es muchísima imaginación… ¡todavía mejor! Así puede fabricarse un globo enorme, uno tan grande que le permita subir a bordo a todos sus amigos de la montaña. La pregunta es si en un mismo globo redondo podrán viajar juntos —y en calma— un ratón, un gato, una cabra, un buey, un caballo, una mosca y una abuelita aventurera. Y es que no por viajar en el mismo objeto volador dejarán de ser quienes son. Claro que las apariencias a veces engañan. Y nadie mejor que Trudi y Kiki (Eva Furnari) para ilustrarlo. Este libro divertidísimo es una de esas historias que te hacen salir a la calle y ver el mundo de manera diferente. Millones de personas cruzamos caminos a diario. A veces miramos con curiosidad a los otros y jugamos a adivinar a simple vista quién de todos vive una vida semejante a la nuestra o quién parece haber nacido en otro planeta. Rara vez o nunca se nos ocurre pensar que será precisamente con los que se ven más distintos a nosotros, con los que tenemos mayores coincidencias. Trudi y Kiki no se conocen, hablan un idioma diferente y viven en vecindarios muy distintos. Pero ambas tienen una mamá cariñosa y, hay que decirlo, algo distraída. Es así que, cierto día que sus caminos se cruzan, un suceso deja en claro que “de tal mamá, tal hija”.

LOS+VENDIDOS GANDHI BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA

DIVERGENTE Veronica Roth MOLINO

También hay otros casos, por supuesto, en los que a un personaje le da por jugar a ser alguien diferente y en la historia se arma un embrollo. Para muestra, Rabo de gato y su protagonista, un… ¿sapo con rabo de gato? ¿Gato con cara de sapo? Los autores del libro, Mary y Eliardo Franca, son un matrimonio con más de veinte volúmenes publicados. Dos cosas los distinguen: la brevedad de los textos y sus ilustraciones en apariencia tan sencillas. Créanme, conseguir esa combinación es toda una hazaña. La recompensa al esfuerzo es convertirse en una de esas lecturas divertidas, que los niños pequeños disfrutan visitar una, otra y otra vez. Y ese fenómeno curioso no es exclusivo de los niños pequeños; El hombre que calculaba es el ejemplo perfecto de un libro para grandes lectores que se puede visitar una, otra y otra vez. Las historias que lo componen son de lo más entretenidas. En todas ellas los números juegan un papel estelar. Si crees que sea imposible que una ecuación te haga reír al resolver un enredo matemático, echa un vistazo a este compendio de aventuras. Su protagonista, Beremiz Samir, se gana la vida haciendo todo tipo de cálculos. El autor del libro, quien firmaba con el seudónimo Malba Tahan, fue un profesor que escribió más de cien libros de cuentos, matemáticas y otros temas. Todavía hoy se le conoce como “el brasileño que hizo divertida el Álgebra”. Supongo que a Juan Felizario Contento: el rey de los negocios, de Ángela Lago, le habría venido bien leer ese libro antes de comenzar a hacer negocios. La moneda de oro que heredó de un pariente, la cambió de inmediato por un caballo, después por un burro, una cabra, un cerdo, un pájaro, una pluma, nada. ¿Nada? Tal vez a simple vista parezca que Juan Felizario Contento se quedó con las manos vacías. A mí me gusta pensar que se quedó con una moneda, un caballo, un burro, una cabra, un cerdo, un pájaro y una pluma. Como dice el dicho: “Lo bailado y lo vivido nadie te lo quita.” +

INFANTIL Y JUVENIL

INSURGENTE Veronica Roth OCEANO TRAVESÍA

BUSCANDO A ALASKA John Green CASTILLO

LEAL Veronica Roth OCEANO


NOVEDADES LEE+

Ningún acontecimiento deportivo puede superar al Campeonato del Mundo del Fútbol. Los partidos de un Mundial pueden paralizar guerras, o reparar afrentas históricas entre países. Nada parece importante a su lado. Una derrota puede hundir en la depresión a un país entero y una victoria sacar a la calle a millones de aficionados con una felicidad insuperable, como hemos visto cuando España ganó la Copa de Sudáfrica 2010. Alfredo Relaño conoce como nadie los relatos más asombrosos que marcan la trayectoria de este torneo que puede congregar en el mismo momento a medio mundo ante el televisor. En las vísperas de Brasil 2014, el autor nos regala con su habilidad y maestría las mejores historias que han generado todas las citas mundialistas. + 101 COSAS QUE APRENDÍ EN LA ESCUELA DE ARTE Kit White GUSTAVO GILI

TREBLINKA Chil Rajchman SEIX BARRAL

LOS LIBROS DEL MES ELEGIDOS POR LOS EDITORES

Al acercarnos a El jilguero, vamos enfocando una habitación de hotel en Amsterdam. Theo Decker lleva más de una semana encerrado entre esas cuatro paredes, fumando sin parar, bebiendo vodka y masticando miedo. Es un hombre joven, pero su historia es larga y ni él sabe bien por qué ha llegado hasta aquí. ¿Cómo empezó todo? Con una explosión en el Metropolitan Museum hace unos diez años y la imagen de un jilguero de plumas doradas, un cuadro espléndido del siglo XVIII que desapareció entre el polvo. Quien se lo llevó es el mismo Theo, un chiquillo entonces, que de pronto se quedó huérfano de madre y se dedicó a desgastar su vida: las drogas lo arañaron, la indiferencia del padre lo cegó y su amistad con el joven Boris lo llevó a la delincuencia. + LA INVENCIÓN DE LA REALIDAD Paula Parisot (compiladora) CAL Y ARENA

Una Nochebuena, la Muerte visita a Charles Chaplin en su casa. El gran actor y director es ya octogenario pero tiene un hijo pequeño y quiere verlo crecer. Chaplin propone entonces a la Vieja Dama un pacto: si consigue hacerla reír, le concederá otro año de vida. Empieza así un curioso duelo con la Muerte, renovado año tras año. En espera del momento fatal, Chaplin escribe una carta larga y apasionada a su hijo relatándole su verdadera historia, la que nadie ha contado, y de sus palabras surge la aventura rocambolesca de sus inicios y el retrato de una época heroica. La infancia humilde en Gran Bretaña, los comienzos en el teatro y el circo, los primeros éxitos y el viaje a Estados Unidos, donde el joven Chaplin pasa de un oficio a otro: tipógrafo, boxeador, taxidermista. +

EL TRIBUNAL DE DIOS Cullen Murphy OCEANO

CEVDET BEY E HIJOS Orhan Pamuk RANDOM HOUSE


Archy Stalling y Nat Jaffe son dos amigos que continúan viviendo a duras penas de su negocio, Brokeland records, un paraíso de vinilos de segunda. Sus esposas, Gwen y Aviva, son las comadronas asociadas de Berkeley, unas comadronas casi legendarias que han dado la bienvenida a miles de recién nacidos a la comunidad, en cuyo corazón se erige Brokeland records. Cuando el ex jugador de fútbol americano Gibson Goode anuncia su intención de construir una macrotienda Dogpile a tan sólo dos manzanas de su establecimiento, Nat y Archy temen por el futuro de su pequeño negocio. Mientras tanto Aviva y Gwen se encuentran en medio de una batalla legal por su existencia profesional que pone a prueba los límites de su amistad. + NEWTON LA HUELLA DEL FIN DEL MUNDO Raúl Vallarino SUMA

Coincidiendo con la llegada de un circo de freaks, un joven con voz de ángel, convertido en un próspero cantante de Gospel, regresa a su pueblo, Enigma, donde están a punto de linchar a un negro por matar y violar a la que fuera su novia. Los lugareños lo idolatran de un modo absurdo y le atribuyen poderes curativos que no posee. Él, atormentado por la dramatización de su farsa, no quiere que la verdad salga a la luz, pues teme que la magnitud de la decepción pueda resultar calamitosa. Como afirma Kiko Amat en el prólogo, Enigma es un pueblo lleno de retraso, burricie, violencia, racismo e, inevitablemente, fanatismo religioso, rama cristiana sureña extrema. Palurdos locos y creyentes: una eterna receta para la catástrofe. +

WASHINGTON SQUARE Henry James SEXTO PISO

EL MARQUÉS Y LA ESVÁSTICA Rosa Sala Rose / Plácid García Planas ANAGRAMA

Lima 1978. Un hombre que porta una mochila sospechosa es perseguido por las calles de uno de los barrios más populares de la ciudad y asesinado a plena luz del día. Pero nadie ha visto nada. El asesino ha elegido el momento perfecto para cometer su crimen: la ciudad se halla en ese instante desierta y concentrada ante el televisor. La pena máxima es un thriller absorbente en el que la política, el fútbol, la lucha por sobrevivir y la muerte se entrelazan con ritmo vibrante. La investigación llevará a Chacaltana a descubrir hasta dónde están dispuestas a llegar algunas personas para defender sus ideales y cómo, en realidad, en el juego de la vida lo peor no es sufrir una falta sino tener que ejecutarla. Esto puede transformarte para siempre. +

EL HOTEL DE LOS CORAZONES ROTOS Deborah Moggach LUMEN

POLÍTICA PARA BUFONES Pedro González Calero ARIEL


FRASE NAPALM+

¿Dejar de correr porque es peligroso? También puedo morir atropellado. Ayrton Senna Da Silva (SãAO Paulo/Brasil 1960-1994)


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

61_Brasil  

61_Brasil