{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Año 05 • Núm. 50 • Julio 2013

NÚMERO CINCUENTA EL DEBIDO PROCESO POR EDUARDO HUCHÍN P. 06

ENTRE MUROS DE PALABRAS POR GABRIELA DAMIÁN MIRAVETE P. 12 ENTREVISTA CON

LAURA RESTREPO HOT SUR

P. 24

ALGUIEN VOLÓ

ENCIERRO LOS MÁS VENDIDOS _ PARA VER Y OÍR_MÁS DEL TEMA

SOBRE EL NIDO DEL CUCO ILUSTRACIÓN DE GOLPEAVISA

P. 16

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS


EDITORIAL

50 NÚMEROS TEMA _ ENCIERRO

DIRECTORIO Directora General Yara Vidal yara@revistaleemas.com.mx

Director Creativo y Dirección de Arte Manuel Muguira Casanova manu@revistaleemas.com.mx

Editor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles jorge@revistaleemas.com.mx

Con esta nueva entrega llegamos a los primeros cincuenta números de Lee+. Aunque el tema del mes, Encierro, no suena muy optimista para una celebración, quizá sea una manera eficaz de manifestar que el encierro que sufrimos quienes trabajamos en la revista siempre ha valido la pena, y que el tiempo transcurrido no sabe a condena. Para darle juego a la celebración, decidimos homenajear a una de las novelas más famosas del Boom Latinoamericano, escrita por Julio Cortázar, el gran cronopio: Rayuela, publicada en 1963, es decir, hace exactamente 50 años. Por ello se ha publicado una edición especial y en estas páginas encontrarán un mandala conmemorativo. A nadie le gusta estar encerrado. De niños, cuando nos portábamos mal, no había peor castigo que permanecer en nuestra habitación contemplando el lento avance de las horas y escuchando, afuera, las risas y los gritos de nuestros amigos que se divertían en la calle. Nada podría ser más insoportable que sufrir el más terrible de los encierros: la cárcel o el manicomio, dos de las instituciones más absurdas que inventó la modernidad. Si el cine descubrió un verdadero filón de oro en el tema de la reclusión, sin duda alguna la encontró en la literatura, donde el tema no es menor y cuenta con grandes exponentes y ejemplos poderosos. Quizá el más reconocible sea El conde de Montecristo, del genial Alexandre Dumas. Por ello encontrarán en el presente número de Lee+ diversos artículos que irán alrededor del tema del encierro: los desterrados por convicción propia o por mandato judicial, como sucede en las novelas La isla de la pasión, de Laura Restrepo, o en Los muros de agua, de José Revueltas. O las dramáticas historias de quienes han sufrido toda clase de abusos en los temibles campos de concentración o en las cárceles más peligrosas. O las historias sobre los procesos judiciales que inician con el arresto, la presentación ante el juez, el fallo del jurado, el encierro y la fuga o la liberación. También el tema de la locura aparece en este número, entendida como una condición que mantiene encerrado en sí mismo a un ser humano, por lo que se hace necesario su internamiento en una institución especializada denominada manicomio, como lo narra Cristina Rivera Garza en su obra La Castañeda. Asimismo, nuestros columnistas abordan el tema desde diversas ópticas: Bef se mete de lleno en una de sus pasiones, la novela gráfica, y nos comparte una de esas obras que con el tiempo ha vuelto emblemática: Maus, obra de Art Spiegelman, que trata sobre los campos de concentración nazis. Antonio Malpica nos narra un episodio hilarante entre Aquiles y Tortuga: uno de ellos no le habla al otro, se ha encerrado en un baño, por culpa de una mujer. Erick Estrada, en la sección de Cine, describe varias películas que suceden en espacios cerrados, bien delimitados, y de donde las cámaras no nos dejan salir. Un texto claustrofóbico muy al estilo de Alfred Hitchcock. Diego Rabasa hace un coctel y habla de cárceles y manicomios. Karen Chacek, en Niños a leer, le da la vuelta al tema para abrir más el abanico de posibilidades. No se nos había ocurrido que una enfermedad es un gran pretexto para permanecer encerrado. Qué bueno que a ella sí se le ocurrió. No nos queda más que agradecer a todos ustedes por su apoyo e interés en lo que hacemos. Celebren con nosotros este número tan especial. +

ENVÍA TUS COMENTARIOS_LEEMAS@GANDHI.COM.MX_VISITA WWW.REVISTALEEMAS.COM.MX_WWW.MASCULTURA.COM.MX

Diseñador Victor Baca Vargas victor@revistaleemas.com.mx

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

PUBLICIDAD

(55) 5211 9266

contacto@revistaleemas.com.mx

Circulación certificada por Moctezuma & Asociados. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Administración: Héctor Valdéz, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


6 ENCIERRO POR EDUARDO HUCHÍN

Norman Mailer, cortesía de editorial Taschen.

EL DEBIDO PROCESO

Las ficciones que hablan de hombres y mujeres en el encierro suelen ser efectivas por la cantidad de gente memorable que aparece en ellas: poderosos impunes, inocentes purgando condenas por delitos que no cometieron, nobles compañeros de celda, custodios sádicos, socarrones cabecillas de bandas internas. Si somos lo bastante observadores, podemos listar una decena de sujetos arquetípicos sacados solamente de Condena brutal. La cárcel es, al fin de al cabo, una pequeña sociedad que, en unos pocos kilómetros cuadrados, tiene la capacidad para reflejar lo peor de quienes están afuera. Pero caer en prisión no es un asunto sencillo. El proceso tiene una complejidad tan tortuosa como la idea de pasar unos años ahí metido. A mi parecer todo encarcelamiento puede dividirse en cuatro momentos esenciales: 1. EL ARRESTO. Nadie como Kafka para ubicarte en escenarios diurnos que serían horrorosos si no fueran tan desconcertantes: una mañana te despiertas convertido en un insecto gigante, por ejemplo, o en el caso de la novela que nos ocupa, una mañana, un par de mensajeros del juzgado te notifican que estás detenido pero no están autorizados para decirte cuáles son los cargos. Planteamiento típicamente kafkiano, El proceso relata las desventuras de Josef K., joven empleado de banco que se ve obligado a enfrentar la maquinaria absurda y bien aceitada de la justicia, una vez que ha sido avisado de un procedimiento judicial en su contra. De ser un hombre seguro de su inocencia, Josef K. va experimentando cada vez más la desesperación de una circunstancia que ha adquirido tintes de pesadilla: reglamentos incomprensibles, trámites burocráticos, funcionarios que no aparecen, aliados que son de escasa ayuda y sobre esas peculiaridades, la sensación –casi insoportable– de un proceso de justicia que se ha convertido “poco a poco en una sentencia”. No importa cuántas veces hayas escuchado la palabra “kafkiano”, El proceso te pondrá a experimentar esa combinación de humor y angustia tan típica de este genio de Praga.

EL PROCESO Franz Kafka CÁTEDRA

JUICIO FINAL John Katzenbach ZETA

2. EL JUICIO. Los espectadores suelen emocionarse cuando en la película un juez dicta sentencia: saben que el destino de un hombre depende no sólo de la inteligencia del magistrado sino de la pericia y verbosidad de los abogados. Pero las cosas no siempre terminan ahí. Al menos así lo plantea John Katzenbach en Juicio final: Matthew Cowart es un reportero en declive en busca de una buena historia. Un día recibe una carta de Robert Earl Ferguson, un convicto acusado del asesinato de una niña de 11 años. El reo le cuenta su versión de los hechos, presume su inocencia y proporciona al periodista el nombre del auténtico asesino: Blair Sullivan, un sujeto que también se encuentra en prisión. El buen olfato de Cowart le indica que ahí hay una excelente oportunidad de volver a las primeras planas e inicia una investigación. Los datos que recaba confirman la historia de Ferguson y la publicación de su reportaje orilla al sistema judicial a reabrir el caso. El resultado de sus acciones no puede ser sino alentador: la libertad para Ferguson, el Pulitzer para Cowart, la pena de muerte para Sullivan. Sin embargo, lo verdaderamente aterrador viene después: dos personas son asesinadas y la evidencia sugiere que el ahora “hombre-libre” Ferguson pudo haber sido el responsable. Convencido de que los dos criminales habrían planeado una farsa para lograr la liberación de uno de ellos, Cowart decide aliarse con la policía e iniciar la búsqueda del asesino. ¿Serán ciertas sus sospechas? 3. EL PASILLO DE LA MUERTE. Una condena a muerte es temible en lo que tiene de concluyente no menos que en lo que tiene de angustiosa. ¿Cómo afrontar los meses que van de la sentencia a la ejecución de la pena? En La canción del verdugo, Norman Mailer ha hecho el seguimiento minucioso de ese tiempo de espera. Esta obra maestra de la narrativa de “no ficción” se centra en los últimos meses de Gary Gilmore, un americano que, tras cometer un par de asesinatos a sangre fría, es condenado al fusilamiento. El relato comienza en abril de 1976, cuando sale de una penitenciaría de Illinois, y concluye en enero de 1977, en que se cumple su ejecución, en Utah. Ese lapso le da la oportunidad a Mailer para retratar a detalle al protagonista en toda su complejidad: Gary es alguien que de 35 años de vida ha pasado 18 entrando y saliendo de prisión, un tipo capaz de amar de manera pura y enfermiza a una madre soltera de nombre Nicole, pero también de matar a un par de tipos sin razones aparentes. La canción… se adentra en la cotidianidad de Gilmore y en la sociedad que lo rodea. Al aceptar la muerte y renunciar a los recursos de apelación, el asesino se vuelve una suerte de héroe para no pocos estadounidenses. Mailer no sólo rastrea, de modo ejemplar, el carácter violento y encantador del criminal, sino se ocupa de los asuntos externos, como la mentalidad cerrada de Utah, el papel de los medios o la actuación de los abogados. Una novela extraordinaria que le valió al autor un Pulitzer en 1980. 4. EL ESCAPE. De El conde de Montecristo a La redención de Shawshank, las historias de gente que se fuga de una prisión nos emocionan porque demuestran hasta dónde son capaces los seres humanos para alcanzar una libertad que creen merecer. En La Fuga, Carlos Montemayor se ocupa de Ramón Mendoza, un guerrillero de la vida real que combatió en la sierra de Chihuahua. Se trata de uno de los sobrevivientes del asalto al cuartel de Ciudad Madera (sucedido en 1965) y personaje esencial del libro Las armas del alba, que Montemayor publicara en 2003. Cuatro años más tarde, el novelista vuelve al personaje de Mendoza para contar su traslado a las Islas Marías en los setenta. Tras admitir que prefiere “estar preso en las ciudades, no en el mar”, Mendoza traza un plan de escape con ayuda de algunos internos, en especial de Cuauhtémoc Hérnández, al que Ramón apoda “Mono Blanco”. Este muchacho, acusado de matar al violador de su hermana, será una pieza importante para los propósitos del protagonista, pues decide acompañarlo en su travesía. Novela de acción, La fuga puede leerse también como una reivindicación de las causas justas de la guerrilla. Cuatro obras que demuestran que “estar preso” es una experiencia más compleja que caer en la cárcel de tus besos o en las redes de un poema. +

LA CANCIÓN DEL VERDUGO Norman Mailer ANAGRAMA

LA FUGA Carlos Montemayor FCE


NERD PLUS POR BEF

TODOS SOMOS PRISIONEROS AQUÍ Hoy vengo con mi traje de novelista gráfico.

Novela gráfica en un término llevado y traído, ahora bastante de moda. Se producen, editan y distribuyen novelas gráficas. En nuestras librerías ya hay estantes dedicados a este formato (como sucede hace décadas en Argentina y España) y algunas editoriales nacionales voltean hacia el talento local para publicarlos. Eso no sucedía hace veinte años. Hoy no quiero hablar específicamente de la escena local. Me interesa un libro que aborda el tema del encierro, narrándolo con la prodigiosa combinación de palabras e imágenes que son los cómics. Me refiero a Maus (1986), novela gráfica de Art Spiegelman, historietista norteamericano que en un tour-de-force pictosecuencial recoge el testimonio de su padre, sobreviviente de guerra, sobre su paso por Auschwitz, el horroroso campo de exterminio nazi en Polonia. El libro se publicó en dos partes, la primera mitad en 1986 y se completó con un segundo volumen en 1991. En esos años causó gran sorpresa y admiración, especialmente en los círculos ajenos a los cómics. Fue este ambicioso volumen de casi 300 páginas lo que habría de posicionar el formato de “novela gráfica” en la atención del público lector no especializado en historietas. De aquel entonces hasta ahora se ha convertido en un referente (casi) universal de lo que debe ser una novela gráfica. A saber, para que no lo engañen a la hora de comprar un producto que se autodenomine “novela gráfica”, este debe tener al menos las siguientes características: (a) Es una historieta o cómic que (b) narra una historia de mediano a largo aliento —al menos unas 48 páginas — (c) con estructura literaria de novela —es decir, con énfasis en el desarrollo de los personajes (d) contenida en un solo volumen. Puede ser impresa o digital. De otro modo, lo están estafando. Pero a mediados de los años 80 no existía claridad al respecto. No en los Estados Unidos. En Europa y Japón, los autores locales tenían muchos años publicando vistosos álbumes que recopilaban material original o publicado previamente en alguna revista antológica de cómics. En México... estábamos muy ocupados con el mundial de futbol. Maus cayó como una bomba en el panorama editorial norteamericano. Fue el primer libro dirigido al gran público lector que abordaba un tema complejo (y bastante doloroso) contado con monos. Spiegelman dibuja a los personajes judíos como ratones (de ahí el título Maus, ratón en alemán), a los alemanes como gatos, los norteamericanos como perros, los polacos como cerdos, etcétera, revirtiendo un recurso que en manos de un narrador gráfico menos solvente resultaría extremadamente burdo (si bien fue muy criticado, tachado incluso de racista, en su momento). El dibujo de Spiegelman es austero, no pocas veces crudo, totalmente alejado de los llamados funny animals antropomorfos como Bugs Bunny o el pato Donald. El texto nos lleva de la mano del autor en su relato autobiográfico desde el momento en que decide pedirle a su padre que le cuente de sus experiencias como prisionero del campo de exterminio. En el curso de la historia descubriremos la pésima relación que Art tiene con Vladek, su padre. Habremos de saber que Anja, la madre de Spiegelman, se suicidó cuando éste era un niño, que Vladek era como Odiseo, pródigo en ardides: logró sobrevivir en el encierro a base de ingenio y triquiñuelas que permitieron todo el tiempo burlar la muerte en el filo de la navaja. Que los Spiegelman tuvieron un primer hijo, mayor que Art, que murió cuando era casi un bebé. Sobre la vida en el campo, Vladek abunda en detalles fascinantes de la cotidianidad en una situación extrema. Quizá lo más escalofriante es asistir al recuerdo de cómo su mundo comenzó a fracturarse en Polonia hasta terminar preso en una sucursal del infierno. Una vez dentro, Vladek logra adaptarse en un intercambio cotidiano con sus captores y compañeros de campo del que ya habían dado cuenta numerosos testimonios de otros sobrevivientes. Quizá el más célebre de ellos sea Viktor Frankl. Una entereza que raya en el cinismo permite a Vladek Spiegelman sobrevivir dentro de Auschwitz. Una vez que los soldados liberan el campo y a sus prisioneros, saldrá corriendo hacia una libertad ilusoria: el verdadero encierro está por comenzar. Las secuelas de su paso por la shoah no lo dejarán indemne. Profundas cicatrices invisibles marcarán todo su cuerpo. Vladek Spiegelman habrá de pasar el resto de su vida preso de manías y neurosis que a los ojos de su hijo resultan grotescas. Décadas después de terminada la guerra, será incapaz de llevar una vida tranquila, obsesionado con ahorrar cada centavo posible, acumulando objetos inservibles para aquella ocasión en que pudieran resultar útiles y sintiendo una angustia persecutoria que lo acompañará hasta la tumba. Maus y el testimonio que Art Spiegelman recoge de su padre es una de las obras más importantes jamás escritas/dibujadas sobre el holocausto. Una experiencia de lectura sobrecogedora que sólo es posible a través del medio de los cómics, donde las palabras por un lado o las imágenes aisladas no lograrían el entrañable impacto que logran al fundirse en una historieta. El libro cosechó media docena de premios dentro y fuera del mundillo del cómic, el más importante de ellos el Pulitzer en una categoría especial, ya que no se premiaban cómics en aquellos años. Cosechó los galardones Eisner y Harvey, máximos honores de la historieta norteamericana así como otros tantos en Europa y se ha traducido a cerca de treinta idiomas. Maus se ha convertido al paso de los años en la carta de naturalización del cómic dentro de la literatura anglosajona. Hoy en día es considerada una obra mayor de la narrativa norteamericana que permitió consolidar una etiqueta arbitraria en una categoría narrativa: novela gráfica. +


LOS +VENDIDOS FICCIÓN

NO FICCIÓN INFERNO Dan Brown PLANETA

En el corazón de Italia, el catedrático de simbología Robert Langdon se ve arrastrado a un mundo terrorífico centrado en una de las obras maestras de la literatura: El Infierno, de Dante. Con este telón de fondo, Langdon se enfrenta a un adversario escalofriante y lidia con un acertijo ingenioso en un escenario de arte clásico, pasadizos secretos y ciencia futurista. Apoyándose en el oscuro poema épico de Dante, Langdon busca respuestas y personas de confianza antes de que el mundo cambie irrevocablemente.

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E.L. James GRIJALBO

Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos.

NADA Janne Teller SEIX BARRAL

Pierre Anton deja el colegio el día que descubre que la vida no tiene sentido. Se sube a un ciruelo y declama a gritos las razones por las que nada importa en la vida. Tanto desmoraliza a sus compañeros que deciden apilar objetos esenciales para ellos con el fin de demostrarle que hay cosas que dan sentido a quienes somos. En su búsqueda arriesgarán parte de sí mismos y descubrirán que sólo al perder algo se aprecia su valor, pero entonces puede ser demasiado tarde.

NACIÓN TV: LA NOVELA DE TELEVISA Fabrizio Mejia Madrid GRIJALBO

Nacion tv cuenta la historia de la television y del poder, sea este partidista, presidencial, religioso o económico. Medio siglo de una televisión monopolizada cuyo espíritu se mantuvo inamovible: entretener a los jodidos. Esta novela es, también, una reflexión sobre las relaciones entre padres e hijos, de tres generaciones de Azcárraga que quisieron imprimirle a su herencia un estilo personal para adueñarse de México.

LA REINA DESCALZA Ildefonso Falcones GRIJALBO

Es 1748, una mujer negra deambula por las calles de Sevilla. Atrás ha dejado un pasado en Cuba, el hijo al que nunca volverá a ver y un largo viaje en barco hasta España. Caridad ya no tiene un amo que la ordene, pero tampoco un lugar donde cobijarse cuando se cruza con Milagros, una joven gitana. De Sevilla a Madrid, del tumultuoso bullicio de la gitanería hasta los teatros señoriales de la capital, el lector disfrutará de un fresco histórico poblado por personajes que viven, aman, sufren y pelean por lo que creen justo.

Y COLORÍN COLORADO

ESTE CUENTO AÚN NO SE HA ACABADO

Odin Dupeyron DISIDENTE

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Un mágico cuento que nos habla de los finales y los eternos comenzares de la vida. De todas las posibilidades, de todos los principios y de todos los finales.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER

En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero durante mucho tiempo en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. ¿Cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

LOS CUATRO ACUERDOS:

UN LIBRO DE SABIDURÍA TOLTECA

Miguel Ruiz URANO

El conocimiento tolteca surge de la misma unidad esencial de la verdad de la que parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

CINDY LA REGIA: CÓMO SER UNA NIÑA TIPO BIEN Ricardo Cucamonga GRIJALBO

Ya seas una niña bien que busca reafirmar su educación o una parda mariposilla de barrio con intenciones de superarse, seguramente encontrarás en este libro muchas perlas de sabiduría para mejorar tu mundo y crecer como persona.

LOS 7 HÁBITOS DE LA GENTE ALTAMENTE EFECTIVA Stephen R. Covey PAIDÓS

Casi todo el mundo intuye que su comportamiento, tanto en el trabajo como en la vida privada, podría mejorar en muchos aspectos, pero pocos saben cómo conseguirlo. El método de Stefhen Covey es claro, certero y eficiente: casi un cursillo dividido en siete etapas que el lector deberá asimilar y poner en práctica por su propia cuenta, adaptándola a su personalidad y aplicándolas libremente en todos los ámbitos de su vida cotidiana.


LIBROS ELECTRÓNICOS

LIBROS INFANTILES Y JUVENILES INFERNO Dan Brown PLANETA

En el corazón de Italia, el catedrático de Simbología de Harvard Robert Langdon se ve arrastrado a un mundo terrorífico centrado en una de las obras maestras de la Literatura más imperecederas y misteriosas de la Historia: El Infierno, de Dante. Con este telón de fondo, Langdon se enfrenta a un adversario escalofriante y lidia con un acertijo ingenioso en un escenario de arte clásico, pasadizos secretos y ciencia futurista.

LA PRUEBA DEL CIELO Eben Alexander ZENITH

La lógica científica del doctor Alexander jamás había dado crédito a las experiencias cercanas a la muerte. Sin embargo, después de haber pasado por esto sabe que no son meras fantasías: Dios y el alma existen realmente, y la muerte no es el final de la existencia personal, sino una mera transición. Una historia real que nos ayudará a comprender qué nos espera más allá de la vida.

GUERRA MUNDIAL Z Max Brooks ALMUZARA

Max Brooks ha dedicado varios años a recorrer el mundo en busca de todos los testimonios que ahora reúne aquí sobre la guerra mundial zombi. Por insólito que parezca este libro, que algunos tildan de novela demasiado realista, es la parte censurada del informe que le encargó Naciones Unidas para que quedara memoria de «La Crisis», los «Años Oscuros» o la «Plaga Andante», principalmente conocida como Guerra Mundial Z. Actualmente una película protagonizada por Brad Pitt exhibiéndose en todas las salas de cine.

ÁREA 81 Stephen King PLAZA Y JANÉS

Área 81 es un área de servicio abandonada y cerrada desde hace tiempo. Pete Simmons, un curioso niño de 10 años, decide ir en su bici hasta esta área abandonada donde sabe que los chicos mayores van para fumar, drogarse y tener sexo con sus chicas. Y allí se encuentra una botella de vodka medio llena que decide probar. Pete acaba emborrachándose y cuando se despierta, descubre un coche estacionado allí, un coche sin matrícula y cubierto de barro. La puerta está medio abierta, pero no se ve a nadie dentro.

REGLAS ESPIRITUALES DE LAS RELACIONES Yehuda Berg KABBALAH PUBLISHING

Más de una década después de que el arrollador bestseller Las Reglas aconsejara a las mujeres sobre cómo encontrar al hombre ideal, ha llegado el momento de que aparezcan un nuevo conjunto de reglas que aborden una perspectiva más espiritual. Estas reglas están basadas en la sabiduría eterna de la Kabbalah y la naturaleza misma del universo. Las reglas espirituales de las relaciones describe cómo la Kabbalah ve las relaciones y aquello que las hace funcionar (o no).

BAJO LA MISMA ESTRELLA John Green NUBE DE TINTA

Hazel acaba de cumplir 16 años. Y tiene cáncer. Los médicos no pueden decirle cuánto tiempo le queda; sólo sabe que debe vivir pegada a un tanque de oxígeno y sometida a continuos tratamientos. Hazel forma parte de un grupo de apoyo donde otros chicos como ella comparten sus experiencias. ¿Qué sentido tiene hablar con otras personas de lo que nadie puede cambiar? Pero su vida da un verdadero vuelco cuando conoce a Gus Waters, un chico que, como ella, lucha por superar el cáncer.

DIVERGENTE Veronica Roth MOLINO

La difícil elección de Beatrice marca el inicio de la saga, y la trama de Divergente se centrará en pruebas de iniciación. Beatrice tendrá que ganarse su puesto en la facción y eso la llevará a competir contra sus compañeros; hará aliados y enemigos, y conocerá a alguien muy especial, una persona que jamás habría esperado encontrar. En las páginas de este primer volumen descubriremos qué significa eso de divergente y cuáles son los problemas políticos de esta sociedad tan pacífica en apariencia.

MAZE RUNNER, CORRER O MORIR James Dashner VERGARA Y RIBA EDITORAS

Al despertar dentro de un oscuro elevador en movimiento, lo único que Thomas logra recordar es su nombre. No sabe quién es. Tampoco hacia dónde va. Pero no está solo: cuando la caja llega a su destino, las puertas se abren y se ve rodeado por un grupo de jóvenes. “Bienvenido al área, novicio”. Un hecho altera de forma radical la rutina del lugar: llega una chica, la primera enviada al área. Y más sorprendente todavía es el mensaje que trae. Thomas será más importante de lo que imagina.

LOS JUEGOS DEL HAMBRE 1 Suzanne Collins OCEANO

Un pasado de guerras ha dejado los 12 distritos que dividen Panem bajo el poder tiránico del Capitolio. Sin libertad y en la pobreza, nadie puede salir de los límites de su distrito. Katniss Everdeen, de 16 años, osa desafiar las normas para conseguir comida. Sus principios se pondrán a prueba con “Los juegos del hambre”, espectáculo televisado que el Capitolio organiza para humillar a la población. Cada año, dos representantes de cada distrito serán obligados a subsistir en un medio hostil y a luchar a muerte entre ellos.

LOS JUEGOS DEL HAMBRE 2: EN LLAMAS Suzanne Collins OCEANO

Katniss ha ganado los juegos del hambre. Es un milagro que ella y su compañero del distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo. Además, corre el rumor de que existe una rebelión contra el Capitolio... Y el presidente Snow piensa que todo es culpa de Katniss.


12 ENCIERRO POR GABRIELA DAMIÁN MIRAVETE

ENTRE MUROS DE PALABRAS pero en esta novela su propia experiencia, junto con la de amigos y demás prisioneros, encuentra expresión duradera a través de su narrativa concentrada en lo pequeño, en “un día modelo” de estos cautivos, inocentes de todo crimen. Desde su publicación, el libro se convirtió en un valioso receptáculo de la memoria colectiva, pero también de esas microhistorias padecidas por seres de carne y hueso en las que puede atisbarse el engranaje indiferente de la Historia.

Alexandr Solzhenitzyn

El pabellón 11, donde el destino es un juego Es 1944 y el gran teatro del mundo no impide que se desarrolle el drama dentro del Drama. Auschwitz, ese nombre que conjura todos los horrores, es el patio de juegos del Kommandant Breitner, quien ante la fuga de tres reclusos decide armar un cruel espectáculo que servirá de ejemplo a los demás. Aislados dentro del Pabellón 11, diez personajes tendrán que decidir cuál de ellos deberá morir antes que amanezca. ¿Quién será el elegido: Jiri, un actor; Miriam, vértice de un triángulo amoroso; Paul, al servicio de la S.S, pero encerrado en castigo? Piero Degli Antoni construye un thriller eficaz en Pabellón 11. El niño nazi no sólo a través de esa especie de Big Brother bélico, sino de una simple partida de ajedrez entre el Kommandant Breitner y su hijo Félix que definirá el destino de hombres y mujeres cuya vida –de preservarse– seguirá siendo tan frágil como la paz que el mundo intenta construir más allá de las fronteras del campo.

¿Quién, en sus cabales, elegiría encerrarse por voluntad propia? Hay una porción del género humano que vive feliz entre cuatro paredes: los lectores. Los más necios son bien conocidos por su afición al encierro. Daría la impresión de que ni la fiesta más prometedora puede convencerlos de aventurarse al exterior, pues saben que habrá paisajes, reinos enteros de nieve o rutas por cálidos mares en los libros que esperan, tentadores, en la mesita de noche. Por eso son osados los lectores que eligen el doble encierro: el propio, tan cómodo y a salvo; y el construido no con acero y concreto, sino con la sólida materia del lenguaje, capaz de recluirnos en tortuosas celdas al mismo tiempo que ilumina la trayectoria íntima de personajes despojados de heroísmo: los prisioneros de guerra al que les es negada la gloria; o los criminales, que cargan toda clase de condenas en la espalda. He aquí algunos para visitar a través de las páginas: La vagonka, donde los números no pesan Llamada así por su parecido con los vagones de tren, la vagonka agrupaba las literas en los campos de trabajo rusos. Desde que ingresaban al gulag, los presos perdían su nombre, convirtiéndose en la cifra cosida a sus uniformes de talla casi siempre incorrecta. Alexandr Solzhenitzyn describe en Un día en la vida de Iván Denísovich el devenir cotidiano de los cautivos: del remiendo de los calcetines a la improvisación de favores en espera de alguna indulgencia; la pérdida de una minúscula ración de comida o la satisfacción de construir con armonía una pared de ladrillos. Solzhenitzyn escribió también un testimonio documental sobre sus años de cautiverio,

UN DÍA EN LA VIDA DE IVÁN DENÍSOVICH Alexandr Solzhenitsyn TUSQUETS

PABELLÓN 111 EL NIÑO NAZI Piero Degli Antoni SUMA

Out-With, donde los niños no saben qué es Auschwitz En el mismo escenario, pero visto a través de la ventana de una confortable casa, Bruno imagina cómo vivirá esa gente que alcanza a ver desde su habitación, y que parecen andar todo el día vestidos con pijama. John Boyne narra lo que ocurre alrededor de los campos de exterminio a través de la fresca voz de un niño de nueve años que se hace amigo de Shmuel, El niño con el pijama de rayas. Pronto el panorama se le irá aclarando, y mientras en casa enfrenta los problemas normales de un niño de su edad, fuera de ella se preocupa por alimentar a su amigo, aunque antes de llegar a su lado se termine comiendo las provisiones. ¿Por qué luce tan triste la gente de Out-With? Ese nombre que apenas entiende no es otro más que Auschwitz en la lengua cifrada de una infancia confundida. Algunos ven en éste una alegoría de la ingenua nación alemana de la época, incapacitada para nombrar y describir el horror que tenía delante. La Santé, donde ocurren los milagros Hemos dejado las tierras de los inocentes atrás. El autor escribió esta novela en trozos de papel robado, dentro de un reclusorio que se erige como santuario. Sus celdas son perfumados oratorios y los presos, santos. Jean Genet es un Rey Midas de la piedad: redime y sacraliza todo lo que toca con la imaginación y corona con las palabras, sin que valgan culpas o vilezas. En la autobiografía novelada Milagro de la rosa nos extraviamos dentro de la belleza que también encierra lo terrible: el joven ladrón entra en las casas como el rey de las silenciosas figuras de porcelana y jade que roba; mientras que el asesino, rumbo a la guillotina, se transfigura dejando un rastro de rosas a su paso. Una pieza deslumbrante de la que el mismo Genet dice: “No tiene nada de extrañar que la vida humana más mísera se escriba con palabras demasiado bellas (…)mi relato, extraído de mi vergüenza, se exalta y me deslumbra”. Dichosos los que conocemos el encierro gracias a la generosidad de quienes lo experimentaron. Que la fortuna guarde a sus lectores de vivirlos sólo a través del enclaustramiento placentero de los libros. +

EL NIÑO CON EL PIJAMA DE RAYAS John Boyne SALAMANDRA

EL MILAGRO DE LA ROSA Jean Genet ERRATA NATURAE


LAS FÁBULAS DEL TÍO HOFS POR ANTONIO MALPICA

AL FONDO A LA DERECHA Tortuga: Bueno... ¿es que no piensa salir ni a hacer sus necesidades? Aquiles: ... Tortuga: Ya pasan de las diez de la noche. ¿Cuánto lleva ahí dentro? ¿Tres horas? ¿Tres horas y media? Aquiles: ... Tortuga: ¿Qué quiere que le diga? Era imposible que supiera que estábamos cortejando a la misma dama, usted por mail y yo por skype. ¡Imposible, le digo! Aquiles: ... Tortuga: Si le sirve de consuelo, tiene un tic nervioso un poco desconcertante. Se rasca todo el tiempo debajo de la nariz como si le picara el mostacho. Se lo juro. Claro que, con un cuerpo como ese... aunque tuviera barba de candado. Aquiles: ... Tortuga: Bueno. De todos modos ya perdí mi cita con ella. ¿Lo vio? Hace como dos horas que me espera en el bar que le dije. Ya debe haberse decepcionado y largado. ¡Para que vea en lo mucho que valoro nuestra amistad! Aquiles: ... Tortuga: ¡Oiga! ¡Siquiera responda! Déjeme decirle que ese desplante suyo de “no saldré hasta que reúna las piezas de mi lastimado corazón” no sólo es cursi sino impropio de cualquiera que se denomine poeta. Aquiles: ... Tortuga: ¿Ahora se va a poner a escribir a lo Emily Dickinson? Aquiles: ... Tortuga: Le recuerdo que ahí dentro están mis cosas. Y que la cama de al lado es la mía, por si ya lo olvidó. Aquiles: ... Tortuga: ¡Tanto berrinche por una mujer que cuenta chistes de Chuck Norris y además pone en sus mensajes, “haber si nos vemos mañana”. ¡Haber! ¿Me oyo? ¡Haber de “habrase visto tamaña...”! Aquiles: ... Tortuga: Claro que con un cuerpo como ese... Aquiles: ... Tortuga: ¡Oiga! ¡A ver si nos vamos entendiendo! ¿Si de veras insiste en mantener su estúpido aislamiento porque no mejor imita a Thoreau en vez de a la Dickinson? ¡Váyase a una cabaña en el bosque! ¡Tal vez pueda producir su propio “Walden”! Digo. Ya que insiste en su ridícula desobediencia civil... Aquiles: ... Tortuga: Nada tiene de heróica esa negación absurda. ¿Por qué entonces mejor no se pone solipsista, se encierra en sí mismo y me deja pasar por mi piyama, mi libro y el cargador de mi celular? ¡Prometo ni voltear a verlo! Aquiles: ... Tortuga: ¡Vuélvase un Prisciliano y lárguese a una cueva! O haga lo que Fray Luis de León. ¿Cómo decía el buen monje? “Vivir quiero conmigo… a solas, sin testigo…” Aquiles: ... Tortuga: Le advierto que no pienso dormir en la sala sólo porque usted está “reuniendo las piezas de su lastimado corazón”. Aquiles: ... Tortuga: Además, siempre que se pone así de afectado, se sueña a sí mismo en un cuadrilátero con Hemingway. ¿Eso quiere? ¿Eh? ¿Que le den una tunda? Aquiles: ... Tortuga: ¡Está bien! ¡Se lo advertí! ¡Voy a entrar! ¡Aléjese de la puerta! ¡Una, dos y...! Aquiles: ... Tortuga: ... Aquiles: ... Tortuga: ¡Magistral! Tengo que concedérselo. ¡Magistral! ¡El viejo truco de escapar por la ventana atando sábanas! ¡Un Houdini! ¡Un Papillon! ¡Un...! ¡Magistral...! Aquiles: ... Tortuga: Bah. Espero que ella lo mate con su horrorosa ortografía. +


18 ENCIERRO POR MARÍA JOSÉ EVIA

¿A QUÉ ISLA QUIERES IR? Al principio, los habitantes de Clipperton (bautizada también como la isla de la Pasión por marinos franceses) reciben noticias y provisiones de forma más o menos periódica, pero lo interesante viene cuando la Revolución mexicana se atraviesa en la línea del tiempo, dejando en total aislamiento a los colonos. Este encierro semi voluntario acaba con las diferencias de clase y las costumbres refinadas, para dar paso a relaciones humanas más sinceras. Nacimientos, muertes y huracanes trastocan la armonía de los habitantes, quienes a pesar de todo sienten un apego especial por una isla cada vez más inhóspita. La historia de amor entre Alicia y Ramón da un hilo a la narración, siempre enmarcada por los sucesos históricos que, desde muy lejos, marcaron el destino del grupo.

Mapa de la isla en la serie Lost.

Muy diferentes son los naúfragos que acaban en la isla anónima de Prisioneros en el paraíso, aunque comparten con los habitantes de Clipperton la creencia de que las dificultades y carencias de la vida en una isla valen la pena para escapar del caos de la sociedad. La novela humorística de Arto Paasilinna comienza con el desperfecto de un avión donde viajan sobre todo voluntarios de la ONU: enfermeras suecas, leñadores finlandeses, doctores ingleses y nuestro narrador, un periodista finlandés. Todos ellos, tal vez por venir de países que consideramos como altamente civilizados, nos sorprenden cuando en las primeras páginas se pelean con uñas y dientes por la poca comida disponible. Conforme se dividen las obligaciones y se resuelve el problema de la comida, el grupo de nórdicos comienza a parecerse más a una sociedad utópica: eventualmente tienen hasta un bar. No se necesita más evidencia, ¿no es cierto? Pero como los Arnaud antes que ellos, pronto descubren que es imposible vivir por completo separados del mundo, porque la guerra y los conflictos tienen una forma especial de inmiscuirse hasta en el más alejado de los paraísos.

Las islas desiertas y el arte se llevan muy bien porque las extensiones vírgenes de tierra permiten hacer toda clase de experimentos narrativos con los individuos o micro sociedades que lleguen a sus costas. Desde Robinson Crusoe hasta los naúfragos de la serie Lost, los habitantes que encuentran la peculiar forma de encierro de las islas se cuentan entre los más famosos de la cultura popular. Lo interesante del caso es que, después de esta premisa, cualquier cosa puede pasar. El encierro en una isla puede transformarse según lo que el autor quiera decirnos acerca de nosotros mismos, para dar paso a historias sumamente variadas en tono, contenido y residentes. La isla de la Pasión, por ejemplo, es una reconstrucción de la vida de un grupo de patriotas mexicanos que toma la misión, en los últimos años del Porfiriato, de poblar la isla de Clipperton. Para el oficial Ramón Arnaud ser el gobernador de este islote de tierra significa la oportunidad de restituir su honor, perdido cuando desertó en los primeros años de su formación como militar. Para su esposa Alicia es una forma de huir de las convenciones del México de Díaz, de tener una aventura negada para las niñas de sociedad como ella. Laura Restrepo, la autora, utiliza entrevistas con los sobrevivientes de la isla, documentos históricos y su imaginación para dar vida a esta pareja poco común y al puñado de personas que las acompañaron en esta historia de casi una década, que es tan real que muchas veces parece totalmente inventada.

PRISIONEROS EN EL PARAÍSO Arto Paasilinna ANAGRAMA

LA ISLA DE LA PASIÓN Laura Restrepo PUNTO DE LECTURA

Esta lección la aprende también el protagonista de La invención de Morel, la famosa novela de Adolfo Bioy Casares. Borges, nada más y nada menos, la consideraba perfecta y los creadores de la ya mencionada serie Lost también le tienen un afecto especial por ser parte de su inspiración. Si vuelves a ver la serie, busca el momento en el que un personaje tiene la novela en las manos. Después de saber que viene con excelentes recomendaciones, no dejes de leer la historia narrada por un prófugo que decide correr el riesgo de huir hacia una isla aun sabiendo que alberga una enfermedad que mata de afuera para adentro, porque no todos los encierros son iguales. La relativa paz de su existencia se ve trastocada por la aparición del científico Morel, la hermosa Faustine y un extraño grupo de acompañantes que parecen no reparar en la existencia del prófugo, quien los espía de cerca para conocer el secreto de su isla. El lector va descubriendo la sorprendente razón para el comportamiento de los intrusos junto con el héroe fugitivo. Las islas forzosamente nos hacen pensar en cómo la libertad y el encierro no son tan diferentes como parecen. En Los muros de agua, el primer libro publicado de José Revueltas, conocemos las terribles condiciones de las Islas Marías, donde cinco personajes cumplen una condena por sus afiliaciones políticas. Basada en las experiencias de Revueltas como preso y como activista político, la novela retrata las dificultades físicas y espirituales de sobrellevar la vida en una cárcel sin rejas, rodeada de mar transparente y bajo los rayos del sol. La dura realidad de la vida en las Islas es retratada con honestidad a través de lo que sucede, pero también de lo que sienten los cinco protagonistas, que sin embargo nunca dejan de tratar de encontrar consuelo en su vida interior. Una isla adentro de otra. Así que tal vez no debemos preguntarnos qué libro nos llevaríamos a una isla desierta sino a qué isla queremos ir a parar y en compañía de quién. +

LOS MUROS DE AGUA José Revueltas ERA

LA INVENCIÓN DE MOREL Adolfo Bioy Casares DESTINO


INSOMNIO POR DIEGO RABASA

TRAS LAS REJAS DE LA MENTE

Pac Man Foucault

Podría estar encerrado en una cáscara de nuez y sentirme rey de un espacio infinito. Hamlet

La libertad, aunque sea difícil de definir y mucho más difícil de alcanzar (algunos dirían que imposible), es uno de los bienes más preciados de las sociedades modernas. La capacidad de privar a un hombre o una mujer de ésta es uno de los principios sobre el que el Estado ejerce su supuesta soberanía sobre el uso de la violencia. Dice Foucault en Vigilar y castigar: “Se saben todos los inconvenientes de la prisión, y que es peligrosa cuando no es inútil. Y, no obstante, no se ‘ve’ por qué reemplazarla. Es la detestable solución que no se puede evitar”. Foucault publicó este libro en 1975 y desde entonces los sistemas penitenciarios se han hecho quizá más peligrosos e inútiles sin que nuestros sistemas judiciales hayan encontrado la manera de sustituir estos métodos de “corrección” social. El encierro físico es uno de los estados más brutales a los que se puede ver reducida la vida, aunque no implique necesariamente tener una existencia sedentaria. Es un lugar común decir que la imaginación (y la lectura para el caso) involucran desplazamientos que no pasan por el tránsito físico del cuerpo. El mayor de los lugares comunes en este sentido son los sueños, pero no es el único. Hay otras formas de desplazarse con la mente permaneciendo en el mismo sitio, incluso encerrado. Para muestra están libros como Viaje alrededor de mi cuarto, de Xavier de Maistre, en el que el autor realiza un verdadero periplo a través de los objetos que hay en el cuarto en el que ha sido confinado por autoridades militares durante cuarenta y dos días por haberse batido en un duelo. Para muestra está también la vida de Robert Walser, uno de los más grandes escritores de la primera mitad del siglo XX que se refugia del mundo, en buena medida para poder seguir escribiendo (viajando con la mente), en un sanatorio mental. Sobre él Elias Canetti habría de escribir que “su experiencia con la ‘lucha por la existencia’ le lleva a la única esfera en que esa lucha no existe, al manicomio, el monasterio de la época moderna”. Hay, sin embargo, dos tipos de encierro que no implican el confinamiento físico pero que no por ello son menos terribles: la locura y la depresión. La locura, en su estado más acendrado, implica la total alienación de la realidad. Implica habitar un universo donde uno está solo. En su libro Todos los perros son azules, el escritor brasileño Rodrigo de Souza Leão novela los últimos años de su vida (murió en un sanatorio mental) y le da vida a un protagonista que se entiende más con su inseparable perro azul y sus amigos Rimbaud y Baudelaire que con el resto de los seres materiales. En un instante “iluminado” durante una de sus constantes diatribas existenciales, el narrador se da cuenta de que conoce las claves de un lenguaje universal que hablan todos los seres vivos del planeta y logra convencer a otros tantos alienados del mundo de unirse a su gran movimiento reivindicador del lenguaje como una forma innata del ser humano: el movimiento Todog (Godot invertido). A través de un lenguaje que no se puede aprender (y que por lo pronto es único en cada persona), De Souza Leão hace una analogía acerca de la locura: un lugar en el que nadie habla tu lengua, en el que estás confinado y encerrado a merced de tus propias palabras y tus propios pensamientos por siempre. Un gran ejemplo para abordar la otra forma de encierro mental que propongo (la depresión) es la reciente novela gráfica que publicó la editorial Impedimenta: Virginia Woolf. Como su nombre sugiere de manera poco esquiva, la obra cuenta los pasajes claves de la vida de la escritora británica: una mujer con una sensibilidad y una inteligencia superdotadas que nació en una época demasiado aprensiva para su espíritu inquebrantable. La muerte de sus seres queridos (su madre primero, su padre después, su hermano más adelante) la fue orillando a un mundo cada vez más indescifrable. Ni siquiera la empresa editorial que fundó con su marido, el escritor Leonard Woolf, o el éxito que comenzaron a tener sus libros le parecían motivos suficientes para existir. Poco a poco el contacto con el mundo se fue haciendo más y más distante hasta que un día decidió meterse a un río con las bolsas de su suéter cargadas de piedras. La libertad en sentido físico es un bien que nos puede ser arrancado justa o injustamente. La libertad mental es un espacio al que sólo podemos renunciar nosotros mismos (justificada o injustificadamente) a través de nuestra incapacidad o nuestra falta de voluntad para obviar que éste es un mundo que jamás podremos comprender a cabalidad. +


20 ARTE PUBLICIDAD DE LOS

50’S

gandhi.com.mx

LOS +VENDIDOS ARTE


22 ENCIERRO POR PAOLA VELASCO

PROHIBIDO IMAGINAR:

RIESGO DE ENCARCELAMIENTO

POR LOCURA

Hay personas incapaces de adaptarse al encierro, por mínima o cotidiana forma que tome: una habitación, la cabina del elevador, una oficina; para otras ningún sitio representa mayor placer que su agujero favorito. Como el poeta, “prefiero el vino que al diván” pero en estos tiempos de head shrinker nos es dado imaginar la respuestas de un analista a “¡Me enloquece el aislamiento!”: “Quizá debamos trabajar en tu capacidad para estar a solas, ser tu mejor compañía”, o “quizá tus padres te dejaban solo, ¿alguna vez te encerraron?” Yo vivo una paradoja: prefiero los espacios abiertos, el aire transportando la luz, pero me abruma el contacto con la gente y tiendo a recurrir, con demasiada frecuencia, al confortable enclaustramiento que me libra de la obligación de socializar. (¿Oyen su voz prescribiendo que padezco de personalidad antisocial? No lo escuchen. Las cosas nunca son tan simples, la literatura nos da ejemplo de ello). Heine –el poeta alemán acusado de dar fin al romanticismo– emparentaba la locura con la sabiduría. Buena parte de las culturas antiguas hace esta relación, mas Heine no lo veía como un contacto especial con los dioses sino como una suerte de resolución moral de quien, cansado de descubrir las vergüenzas del mundo, toma la inteligente decisión de volverse loco. Remo Augusto Erdosain, protagonista de Los siete locos, y la sociedad secreta a la que se une recorren ese camino. El genio de su autor, Roberto Arlt, ha quedado más que probado en la historia de la literatura, superando a quienes lo acusaron de “no saber escribir”. Ocurre que la suya no es una literatura fácil porque no es condescendiente, ni con los personajes ni con los lectores. El laberinto en que nos internan las disparatadas reflexiones de sus protagonistas termina por arrojarnos una lúcida crítica social. ¿Qué pasa cuando el encierro lo constituye el mundo mismo? Cuando se es preso de una sociedad asfixiante, injusta, enloquecida y cruel cuyo propósito es exterminar lo humano. Se llega a extremos delirantes y aterradores, como el de producir una violenta revolución que destruya la farsa de la burguesía, del capitalismo, de la moral imperante: de todo lo que hieda a estupidez. La locura suele ser violenta. John Katzenbach aprovecha esta cualidad para tejer un thriller homicida en La historia del loco que paralizará a más de un lector. Katzenbach compone un personaje complejo, difícil, consumido por las voces que escucha y que lo impelen a contar su historia. La claridad con que presenta a su protagonista –un hombre de mediana edad, permanentemente medicado, apenas funcional y que carga con el recuerdo de la muerte de una enfermera– es sobrecogedora. Tan inquietante como la forma en que obliga a “Pajarillo” –personaje principal– a revivir sus años en el psiquiátrico para descifrar lo que se oculta tras sus paredes. Convertido en un investigador, en un descifrador de las piezas de un mortal rompecabezas, “Pajarillo” no sólo se enfrentará a sí mismo sino a un psicópata asesino, revelando la destreza de su autor para mantener la tensión en cada página. Pero si se trata de hurgar en los rincones de un hospital psiquiátrico, Cristina Rivera Garza da cátedra con el libro La Castañeda. Narrativas dolientes desde el Manicomio

LOS SIETE LOCOS Roberto Artl LOSADA

LA HISTORIA DEL LOCO John Katzenbach ZETA

Portada del libro El hombre caja, editado por Siruela.

General. México 1910-1930. La abundante información, las fotografías y la cuidadosa bibliografía que recopila, son producto de una investigación seria que nos acerca a los modos culturales, psiquiátricos y médicos del porfiriato. El resultado es un documento imprescindible para comprender el desarrollo de la psiquiatría en nuestro país, y su camino hacia una modernización que, de varias maneras, equivalió también a la humanización de sus profesionales. Gracias a ello, la investigación de Rivera Garza adquiere un sentido mucho más profundo, pues no se limita a enfocar los aspectos generales de La Castañeda, sino que atiende las voces individuales, las dolientes: las de cientos de personas marginales pero con vida propia y única, que pasan desapercibidos a la historia magna, y para las que Rivera Garza reclama, con este libro, el lugar preponderante que les corresponde. Las culturas modernas recluyen a sus miembros incapaces de adaptarse a la exigencia social. Encerrar a quienes dan muestra de locura da tranquilidad a los individuos “sanos”, garantizándoles que nadie saltará de una caja para atacarlos en medio de un callejón oscuro. Y si esto ocurriera, ¿nos contagiaría ese hombre su locura? Kōbō Abe demuestra, en una de las narraciones más asombrosas del siglo XX, que sí. Luego de un encuentro parecido, un hombre abandona progresivamente su trabajo, su hogar y sus amigos para iniciar su vida como hombre caja, una de las existencias más envidiables para cualquiera con algo de fobia social: un encierro autoimpuesto, silencioso, que sin embargo brinda movilidad y permite dar rienda suelta al voyerismo. ¿Quién se ocuparía de una caja de refrigerador en medio de la calle? ¿Quién sospecharía que en su interior se desarrolla la vida de un ser? Con todo su potencial expandido, sin la imposición de la sociedad, el hombre caja deambula a sus anchas llevando en su refugio caja todo lo que necesita: a él mismo. Además de Heine, Poe y Goethe también se preguntaron si la locura no es una forma de razón. El hombre caja escapa a cualquier intento de conclusión psiquiátrica, una ciencia que “no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”. Por fortuna, para eso, tenemos la literatura. +

LA CASTAÑEDA Cristina Rivera Garza TUSQUETS

EL HOMBRE CAJA Kōbō Abe SIRUELA


¡NIÑOS A LEER! POR KAREN CHACEK

LA PALABRA ENCIERRO

Ilustración del libro Un día diferente para el señor Amos.

TIENE SU CORAZONCITO

Encierro, qué palabra más desdichada, de las menos populares del diccionario. Ojalá exista un grupo de autoayuda para palabras estigmatizadas. Encierro sí que lo necesita. No debe ser fácil caminar en sus letras, con todas las connotaciones negativas que la sociedad le deposita diariamente. Hablando al aire, es probable que casi ocho de diez personas asocien la palabra encierro con cárcel, atadura, restricción de la libertad. Sí, en muchos de los casos, tal ecuación habrá de resultar de lo más acertada. Pero, en otros tantos, un encierro puede suscitar justo lo opuesto a un cautiverio. ¿Cuántas de las vivencias fantásticas que nutren la infancia —y que después quedarán inmortalizadas en el Salón de la Fama de los recuerdos favoritos de una vida— suceden bajo una circunstancia de encierro? ¿Acaso hay mejor oportunidad para viajar a un mundo paralelo que el encontrarse encerrado en un dormitorio, una clase aburrida, un coche en movimiento, un avión en vuelo, un elevador atascado, un dolor de panza o una imagen impresa? Hay quienes emprenden el viaje a otros lugares escabulléndose por una grieta en el techo, otros traspasando el cristal de una ventana, algunos cerrando los ojos y otros más entrando por la puerta de un libro. Es así, ciertos sucesos extraordinarios sólo pueden producirse mientras se habita un encierro. A continuación, tres buenos libros que reivindican la palabra Encierro:

Ana, ¿verdad?

De Ana decían que era despistada, que se la pasaba en las nubes, que habitaba en la luna, y todo porque se perdía fácilmente. Lo curioso es que Ana nunca se daba cuenta de eso. A ella más bien le parecía que, en ocasiones, la vida se podía tornar muy extraña. Como la vez que salió de casa rumbo a la panadería y terminó encerrada en el país de Guadaliscorintia, en casa de un par de niños que se llamaban Consoligarinco y Altragarancarina, a los que no les entendía la mitad de lo que hablaban. ¿Boyera? ¿Aguabaja? ¿Qué carambas significa eso? Y lo peor de todo, ellos decían que Ana era el nombre más raro, chistoso y ridículo que jamás habían escuchado.

Un día diferente para el señor Amos

Cuando enfermas y no puedes salir de casa, extrañas todo eso extraordinario que habita allá afuera. Pero, ¿quién ha dicho que aquello extraordinario no puede hacerte una visita? Así le sucedió al señor Amos un día que despertó acatarrado y no pudo ir a trabajar al zoológico. Entonces, cambió de lugar con sus amigos: él se quedó guardado en casa y ellos salieron del zoológico para visitarlo. Se pasaron una tarde magnífica. Al fin que hay un montón de cosas que una persona, cualquiera, puede tener en común con un pingüino, un rinoceronte, un búho, un elefante y una tortuga, ¿o no? (Las ilustraciones del libro son una maravilla).

La señora y el niño

En la ciudad vivía una señora enorme, gigante. Una giganta. Su casa era inmensa, grande, alta, ¿terrible? Los niños que pasaban cerca veían a la mujer asomada en el balcón y aseguraban que tenía una voz grave, que se alimentaba de niños, gatos y otras muchas viandas. Ninguno imaginaba que la casa y la señora escondían dentro de sí unos secretos asombrosos. Especiales, dulces y tan inmensos como la casa y su moradora. ¿Existirá el niño valiente que se atreva a hablar con la señora y entrar a su casa a realizar el descubrimiento? (Barbara Fiore tiene fama de editar libros en gran formato con una riqueza visual extraordinaria. Este libro, sin duda, alimenta su buena reputación). +


Laura Restrepo cortesía de mail@juritzen.no

24 ENTREVISTA LAURA RESTREPO

HOT SUR

ENTREVISTA POR JORGE VÁZQUEZ ÁNGELES

La sensación de asfixia es permanente aquí adentro, el aire no circula en estos espacios cerrados, por eso tienes que pelear cada gota de oxígeno contra las demás.

Es muy probable que le hayan hecho la misma pregunta un millón de veces. Laura Restrepo levanta la mirada, recorre los libreros y responde: “No sé cuántos son”. Falta poco para las seis de la tarde. Ha sido una larga jornada de entrevistas pero la autora de Delirio no se nota cansada. Como los corredores de la maratón, siempre se reserva un poco de energía para responder a más preguntas. Oso y Alelí, sus perros, también nos acompañan. Uno de ellos debajo de la mesa donde se desarrolla la charla, y el otro muy cerca de su dueña. Por fortuna no salieron efusivamente a recibirnos como hicieron con ella el año pasado, cuando al volver de Berlín le causaron una fractura en la pierna izquierda, lo que retrasó la salida de su más reciente novela, Hot sur, que en palabras de su autora es “un libro de aventuras, casi de folletín, donde el autor no cuenta directamente la historia sino que son los propios personajes quienes lo hacen. María Paz escribe su vida en el taller de escritura que recibe en la cárcel. Su maestro, Cleve Rose, autor de novelas gráficas, a su vez cuenta su relación con ella por medio de sus notas. Después necesitaba a alguien que recopilara todos estos escritos, que armara la historia. Ahí surge Ian Rose, la columna vertebral del relato”. El tiempo del novelista debería de medirse en eras geológicas: conforme pasa el tiempo, las ideas van acomodándose entre sí, como sucede con las rocas, a veces provocando temblores o pulverizándose debajo del peso de las otras que no dejan de caer. ¿Cómo fue el “proceso geológico” en Hot sur? Esta imagen viene al caso con respecto a esta novela. El tiempo físico de escritura duró tres años, desde que me senté y hasta que terminé. Es una novela que me tomó años irla tramando, escuchando las historias que la gente me contaba. Existe el antecedente de mi novela La multitud errante, donde entro de lleno en el tema de los migrantes y los desplazados, así como en La isla de la pasión, donde un grupo de personas son desterrados a la isla desierta de Clipperton. El tema viene rodando en todas mis novelas desde hace mucho. Para mí es un tema prioritario: el gran desplazamiento latinoamericano en busca del lugar donde la vida sea posible. Diría que fueron años de capas geológicas que terminaron juntándose para darle forma a Hot sur. Alrededor de la vida de María Paz, migrante colombiana que viaja a Estados Unidos en busca del sueño americano, Laura Restrepo entreteje otras historias y nos ofrece una visión distinta sobre la migración. Al principio de la novela conocemos a Greg y a su hermano Sleepy Joe, a partir del testimonio de Wendy Mellons. Después Ian Rose, padre de Cleve, narra la historia de María Paz. Laura Restrepo nos habla sobre esta concatenación de historias:

Entrevista en video

HOT SUR Laura Restrepo PLANETA

“Yo tenía la percepción de que había llegado el momento de contar la historia de la migración hacia el norte de otra manera. Esta historia de los migrantes siempre ha sido vista como un problema porque a los del norte les quita trabajo y genera malestar, o como un asunto de víctimas (desde luego que hay mucho sufrimiento detrás de la historia de cada uno de ellos). Pensé: ¿no será tiempo de contar una historia más triunfal, de una persona que se va para allá, sufre mil dificultades y que al final sale bien librada? Mi intención era contar la historia de tres mujeres, como si se tratara de una versión de Mujercitas en Queens: Bolivia, la madre que pertenece a una vieja generación para quien el sueño americano permanece intacto, que tiene todo el propósito de ir hacia allá, al precio que sea; y de María Paz y Violeta, sus hijas, a quienes deja atrás, hasta que cinco años después logra llevarlas a Estados Unidos. María Paz es un personaje de cómic: tiene el don de atravesar los muros, como el de la frontera y el de la cárcel. Por eso tenía que encerrarla. La casé con Greg, un ex-policía blanco, gringo, con quien ella siente que ya la hizo, que ya está en América. Se casa convencida de que ya tocó el cielo con las manos, pero al marido lo asesinan por un asunto de tráfico de armas, y a ella le echan la culpa. Si ella es inocente, ¿quién lo mató? Así fueron surgiendo los personajes. ¿Cómo es la cárcel donde encierran a María Paz? La cárcel de Manninpox es ficción, pero está inspirada en las primeras prisiones construidas en el siglo XIX en Estados Unidos. Tiene forma de castillo, entre medieval y renacentista. Esa apariencia de opulencia y ostentación es claramente la señal de un imperio que consideraba la magnificencia de sus cárceles como uno de los pilares de su democracia. Manninpox es la semilla de esa obsesión de seguridad que tiene la población norteamericana y que fomenta su gobierno al cerrar sus fronteras y generar terror por todo lo que está afuera. La mayoría de los reos encarcelados en Estados Unidos son negros y latinos, aunque la población creciente es la latina. En muchas cárceles de Estados Unidos se prohíbe el uso del español, lo que utilicé para que las presas de Manninpox lleven a cabo una defensa del idioma. Para alguien que no ha logrado establecerse en ese nuevo lugar, el idioma es su único territorio.

Dice Cleve Rose en algún punto del libro que “una novela es un ritual camuflado, cuyo único gran dilema es condena o perdón”. En el caso de Hot sur, de alguna manera todos están escribiendo su propia novela. “Es una síntesis que sirve”, dice Laura Restrepo. “En una novela a quién condenas y a quién perdonas. La narración es el lenguaje del perdón, dice Walter Benjamin en voz de unos de los personajes. El hecho de que ellos escriban, que enfrenten su vida y que miren a la cara su propia historia es una manera de aceptarse, de perdonarse a sí mismos. Si en algo no somos buenos los latinoamericanos es en decirnos las verdades, menos si son propias. Somos gente llena de secretos, tapujos, capas y velos. Por ello la telenovela es el gran género en Latinoamérica, porque se basa en cosas que son obvias para todos y que sin embargo nadie se atreve a revelar hasta el final”. +

PALABRAS DE IAN ROSE, PERSONAJE DE HOT SUR: YA TENEMOS ENCIMA AL SUR, AL DESMADRADO Y TEMIBLE SUR, QUINIENTOS MILLONES DE SERES DE PIEL OSCURA QUE HABLAN ESPAÑOL Y QUE VIENEN SUBIENDO DESDE LA PATAGONIA, SE MULTIPLICAN EN COLOMBIA, ATRAVIESAN NICARAGUA, EN MÉXICO SE VUELVEN MAREJADA Y YA SON HORDA CUANDO SE CUELAN POR LOS HUECOS DE NUESTRA FRONTERA VULNERABLE.


CINE POR ERICK ESTRADA

Póster de la película La soga (1948).

EL ENCIERRO... Y EL HORROR

El encierro en el cine normalmente significa limitación, tensión, horror. Por muchos años el cine trató de escapar de sus propias limitantes y salir de esa pequeña caja oscura en la que la magia hacía que las fotos se movieran. Costó mucho trabajo darle movilidad al encuadre, desplazar la cámara y sumar información con movimientos y re-emplazamientos. Ir al lado contrario, al encierro, representa desesperación, atar a la bestia y ocultarla de la luz. Saber que un personaje vive en la oscuridad de un espacio reducido comunica algo de maldad. Encerrado vivía el Coronel Walter E. Kurtz, escapando de los horrores de la guerra de Vietnam, construyendo uno propio en una habitación de un gigantesco palacio. En Apocalipsis ahora (1979) el horror del que se habla hacia su final llega desde esas cuatro oscuras y húmedas paredes que chocan con la operística y grandilocuente guerra allá, en una jungla interminable a la que todo el planeta mira con atención. Sin ver el rostro enfurruñado de Marlon Brando -que interpreta a Kurtz- sabemos de su locura al enterarnos que vive encerrado y conocemos el peligro de Benjamin L. Willard cuando vemos que su espacio se reduce conforme se acerca al violento Minotauro que debe capturar. Hithcock jugó con estas ideas en una película aparentemente más inofensiva pero completamente tensa y hasta trasgresora. La soga (1948) encierra en un sólo departamento a dos hombres que matan por creerse superiores a su víctima y retan en un juego dramático y retorcido a uno de sus profesores a descubrir el crimen. Todo ocurre en un diminuto departamento en Nueva York (que siempre vemos a lo lejos) y filmado en un plano secuencia (falso) que nos hace creer que todo ocurre en tiempo real. Sobre su película, Hitchcock comentó: “Textualmente, cuando pienso en ella, me doy cuenta de que era completamente estúpido porque rompía con todas mis tradiciones y renegaba de mis teorías sobre la fragmentación del film y las posibilidades del montaje para contar visualmente una historia”. David Fincher hizo lo propio cuando encerró a Jodie Foster y a Kristen Stewart en La habitación del pánico (2002), un encierro irónico pues en su propia casa, una mujer y su hija quedan atrapadas en su habitación de seguridad. Lo que en un principio era un salvavidas toma la forma de un ataúd azul y de aires viciados, algo en lo que Fincher es especialista. Recordemos por ejemplo la angustiante escena en Zodiaco (2007), donde un reportero despistado sufre una experiencia parecida al saberse por un instante encerrado en un sótano con un asesino en serie. Ese claustro momentáneo no es sólo un clímax contenido de los muchos que tiene la película, sino una prueba de que el cine ama el espacio y nos tortura cuando no nos deja verlo. La idea de la tortura ante la privación del espacio aparece también en El cubo (1997), esa extraña mezcla de thriller, ciencia ficción y terror de parte del bizarro Vincenzo Natali. Siete desconocidos se encuentran de repente encerrados en una indescifrable prisión construida a base de cubos. Su desorientación les impide abandonarla y el mecanismo los exprime cada vez más, literalmente. El drama y la tensión se hacen presentes en ese extraño progreso que se traduce en más encierro, algo similar a lo que ocurrió con otra de sus películas, la terriblemente pesadillesca Splice (2009) en la que, como él mismo lo dijo una vez, el psicodrama aparece cuando en lugar de perseguir al monstruo, los protagonistas lo encierran, se encierran y se obligan a convivir con él. Ese espacio sin ventanas ni aire es lo que hace de Splice algo tan escalofriante, no el rostro casi humano de su bestia. +

CURIOSIDADES APOCALYPSE NOW

Apocalypse NOW Francis Ford Coppola DVD

•Francis Ford Coppola sufrió un ataque epiléptico durante el rodaje. •Basada en la novela de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas. •Destaca su banda sonora por temas como “The end”, de The Doors. •Se filmó en Filipinas, bajo severas condiciones climáticas. •Martin Sheen sufrió un infarto durante el rodaje. •El director no dejaba de fumar tabaco y mota. •El filme tiene una duración de 158 minutos. •Marlon Brando y Dennis Hopper no podían verse ni en pintura.


+DEL TEMA Títulos relacionados con el tema del número.

ENCIERRO

LIBRO EL INFORME PELÍCANO John Grisham DEBOLSILLO

Una joven estudiante tras el asesinato de dos jueces del tribunal supremo. No existe una sola pista, ni se saben las razones de este doble crimen. Sólo Darby Shaw, una sagaz estudiante de derecho, se da cuenta de que está muy cerca de destapar un caso de corrupción a gran escala. Amenazada y acechada por poderosos enemigos, pide ayuda a un periodista para seguir adelante en la investigación.

PURGA Sofi Oksanen ALMADÍA

En una despoblada zona rural de Estonia, en 1992, recuperada la independencia de la pequeña república báltica, Aliide Truu, una anciana que malvive sola junto al bosque, encuentra en su jardín a una joven desconocida, exhausta y desorientada. Se trata de Zara, una veinteañera rusa, víctima del tráfico de mujeres, que ha logrado escapar de sus captores y ha acudido a la casa de Aliide en busca de una ayuda que necesita desesperadamente.

CÁRCELES IMAGINARIAS Luis Leante ALFAGUARA

Cuando Victoria, la mujer con la que vivía, muere en un accidente de coche, Matías Ferré cae en una profunda depresión y abandona su trabajo de profesor de historia. Diez años después del accidente, el encuentro fortuito con un antiguo colaborador de Victoria lo pone en la pista de una investigación en la que ella trabajaba cuando murió. Se trata del atentado anarquista del Corpus en Barcelona, que en 1896 provocó varias muertes, numerosos heridos y una represión brutal y desmedida que mereció una denuncia internacional.

ATRAPADA P.C. Cast y Kristin Cast LA FACTORÍA DE IDEAS

Los amigos de Zoey vuelven a respaldarla y Stevie Rae y los iniciados rojos ya no son un secreto para Neferet. Pero aparece una nueva amenaza. La alta sacerdotisa protege a su poderoso nuevo consorte, Kalona, y nadie parece comprender el peligro que supone. Kalona es indescriptiblemente bello, y mantiene a la Casa de la Noche bajo su hechizo. La clave para acabar con su influencia yace en una vida pasada pero ¿y si eso saca a la luz secretos a los que Zoey no puede enfrentarse?

HISTORIAS DESDE LA CÁRCEL Andrés Rabadán PLAZA Y JANÉS

La primera vez que hablé con Andrés Rabadán fue en el año 2000. Desde el 2002 lo visito regularmente en la prisión de turno donde se encuentra hacinado. Diagnosticado como enfermo mental después de descarrilar tres trenes y matar a su padre con una ballesta en 1994, Rabadán fue encerrado en un psiquiátrico penitenciario en el que debía permanecer durante 20 años si los psiquiatras no consideraban antes que ya no suponía un peligro para la sociedad.

EL CONDE DE MONTECRISTO Alejandro Dumas DEBOLSILLO

El conde de Montecristo es, por encima de todo, una de las novelas de aventuras más célebres de la literatura universal. Durante su estancia en prisión, el protagonista adquiere conocimientos enciclopédicos, por lo que su venganza no será simplemente la de un hombre agraviado, sino la de un «intelectual agraviado». Cuando finalmente se fuga de la cárcel, el azar lo convierte en uno de los hombres más ricos de la tierra, despejándole el camino para realizar sus propósitos.

LAS LEYES DE LA FRONTERA Javier Cercas MONDADORI

En el verano de 1978, cuando España no ha salido aún del franquismo y no termina de entrar en la democracia y las fronteras sociales y morales parecen más porosas que nunca, un adolescente llamado Ignacio Cañas conoce por casualidad al Zarco y a Tere, dos delincuentes de su edad, y ese encuentro cambiará para siempre su vida. Treinta años más tarde, un escritor recibe el encargo de escribir un libro sobre el Zarco, convertido para entonces en un mito de la delincuencia juvenil de la transición.

LOS PERROS Lorea Canales PLAZA Y JANÉS

Jorge, un profesor de derecho en la UNAM, practicante de yoga y ecologista, da un repentino cambio a su vida cuando es encarcelado injustamente. Su única forma de sobrevivir a las precarias condiciones de la cárcel es pagar... incluso por su dignidad. Miguel, su hermano y empresario ambicioso, decide expandir su negocio de transporte, aunque eso implique involucrarse en asuntos ilícitos y poner en peligro su vida y la de su familia.

EL AMOR LOCO André Breton ALIANZA EDITORIAL

El amor loco es una de las obras fundamentales del surrealismo, movimiento que quizá haya sido la mayor propuesta, surgida de las ideas estéticas, de cambio material y espiritual del siglo XX. Como hace con la escritura automática, Breton tiende en el amor loco un puente frente a la lógica con el que trata de eliminar las diferencias entre lo oscuro y lo luminoso, superar las barreras morales y psicológicas que nos impiden acceder a nosotros mismos.

TOO MUCH TIME Evelyn Atwood PHAIDON

Too much time es un estudio documental de la fotoperiodista Jane Evelyn Atwood, sobre la experiencia de las mujeres en prisión. Desde 1980 el número de mujeres en las prisiones de Estados Unidos han aumentado diez veces. Estadísticas similares se aplican a los sistemas penitenciarios de otros nueve países a los que Atwood ha logrado entrar, entrevistando mujeres encarceladas.


+PARA VER Y OÍR DVD

CD VERANO DE GOLIAT Nicolás Pereda INTERIOR 13

Después de que la abandona su marido, Teresa pasa los días desesperada intentando entender qué sucedió. En lugar de encontrar respuestas, su misión se convierte en un viaje por las calles y casas de gente que conoce a su esposo. Mezclando ficción y documental, las visitas retratan al pueblo y sus habitantes. Una reflexión acerca del sufrimiento tras el abandono, promesas rotas, desconexión y anhelo eterno.

DAFT PUNK Random access memories SONY MUSIC

El dúeto francés nos presenta su producción 2013 que ha sido todo un éxito a nivel de ventas, gracias a su talento y alto nivel creativo en el ámbito de la música electrónica.

PINA Wim Wenders EN PANTALLA

Pina es un largometraje de danza con el ensamble de la compañía Wuppertal Pina Bausch, representando el único e inspirador arte de la gran coreógrafa alemana PINA BAUSCH, fallecida a los 68 años, en el verano del 2009. Pina es una película creada para Pina Bausch por Wim Wenders, quien lleva a las audiencias por un sensual y asombroso viaje de descubrimiento y hacia una nueva dimensión: directo al escenario con el legendario ensamble y siguiendo a los bailarines fuera del teatro.

DÍAS DE GRACIA Everardo Valerio Gout GUSSI

Todo inicia en la inauguración del Mundial de futbol, cuando un hombre es secuestrado en la ciudad de México. La vida de tres personajes se modifica radicalmente por este suceso: un policía, un rehén y una esposa, explotarán sus formas de luchar para sobrevivir contra la corrupción, la violencia y la venganza.

JUAN DE LOS MUERTOS Alejandro Brugués EN PANTALLA

Una horda de zombis ávidos de carne humana asola las calles de La Habana. Se extiende el rumor de que los responsables de la situación son grupos al servicio de Estados Unidos. El pánico se apodera de la gente; en medio de la confusión aparece una especie de héroe: Juan, que, con el eslogan “Juan de los muertos, matamos a sus seres queridos”, se ofrece a la gente para eliminar, por un módico precio, a sus familiares infectados.

DOWNTON ABBEY Julian Fellowes PARAMOUNT HOME

En la Inglaterra victoriana, el visionario Dr. Mortimer Granville se ve forzado a trabajar como asistente para el Dr. Dalrymple, médico reconocido por su controversial tratamiento a las mujeres que sufren del mal colectivo llamado “histeria”. Con la ayuda de su excéntrico amigo, Edmund, el joven doctor propiciará el invento de uno de los aparatos más escandalosos del Siglo XX, todo en el nombre de la ciencia médica.

DIEGO EL CIGALA Romance de la luna tucumana UNIVERSAL MUSIC

Una de las voces más espectaculares dentro de la música española, mezclando deliciosamente flamenco con tango, enriqueciendo un género legendario y con mucha historia.

PAT METHENY Tap John Zorn´s Book of Angels Vol. 20 WARNER MUSIC

Pat Metheny, un guitarrista con muchas millas recorridas: improvisa y crea suaves texturas que hacen viajar al escucha en cada una de sus producciones; en ésta recrea la música de otro gigante del jazz: John Zorn.

MILOS KARADAGLIC Latino gold UNIVERSAL MUSIC

Interesante y atractivo disco del joven guitarrista montenegrino, donde explora clásicos de la música latinoamericana, desde obras de Piazolla hasta Jobim pasando por Armando Manzanero y Heitor Villa-Lobos.

FOERSTER – KOLINSKI Zen meditation UNIVERSAL MUSIC

En tiempos recientes, las terapias de relajación han adquirido un auge de gran dimensión debido a los extraordinarios resultados que se obtienen en los niveles físico y espiritual. La música es parte esencial en esta terapia y he aquí un extraordinario set que ayuda en ello.


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

50_Encierro  

50_Encierro