{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

s í r Pa

Año 05 • Núm. 47 • Abril 2013

ITINERARIOS PARISINOS P. 06

SIN MAQUILLAJE P. 08

AY, TAN CURSI P. 14

ENTREVISTA CON

BRUNO NEWMAN

EL BANQUETE DE LAS BANQUETAS

P. 20

FRASE NAPALM DE

CATHERINE DENEUVE P. 22

BETTINA RHEIMS

ROSE - C’EST PARIS P. 30 LOS MÁS VENDIDOS _ PARA VER Y OIR_MÁS DE LO MISMO

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS


París

“Franceses, todos los medios de defensa son legítimos. Desempedrad las calles, esparcid los adoquines aquí y allá, dejando entre uno y otro una distancia de más o menos un pie, para frenar la marcha de la infantería y de la caballería; subid el mayor número posible de adoquines al primer piso, al segundo y a los pisos superiores, por lo menos veinte o treinta adoquines por casa, y esperad tranquilamente a que los batallones estén atascados en medio de la calle antes de tirárselos. Que todos los franceses dejen puertas, pasillos y patios abiertos para poder dar refugio y ayudar a nuestros tiradores. Que los habitantes conserven su sangre fría y no se asusten. Las tropas no se atreverán jamás a entrar a las casas, sabedores de que allí encontrarían la muerte. Convendría un individuo en cada puerta, para cubrir la entrada y salida de nuestros tiradores. Franceses, nuestra salvación está en vuestras manos; ¿la abandonaremos? ¿Quién de nosotros no prefiera la muerte a la esclavitud?”. El texto anterior es una proclama de 1830 extraída del libro de Leonardo Benévolo, Historia de la arquitectura moderna. Palabras como esas propiciaron, entre otras múltiples causas, las labores urbanísticas del barón Haussmann, el artiste démolisseur, que transformaron para siempre la imagen de una de las ciudades más famosas del mundo: París. Se trata de una ciudad apasionante. La apodan “Ciudad Luz” o “Ciudad del Amor”, por aquello de los besos franceses y Pepé Le Pew; se asocia con la torre Eiffel, el río Sena o el Museo de Louvre. O con ilustres visitantes que la hicieron su refugio: Fitzgerald, Hemingway, García Márquez; o con aquellos que fueron alcanzados por la fría muerte: Wilde, Chopin, Morrison. Incluso para nuestro imaginario nacional, en la catedral de Notre Dame existe un altar dedicado a la virgen de Guadalupe y dentro de su nave gótica cometió suicidio Antonieta Rivas Mercado. La literatura francesa es igual de caudalosa que el río Sena: Víctor Hugo, Alexandre Dumas, Honoré de Balzac, Émil Zola, Antonin Artaud, Jean Paul Sartre. Como la lista es interminable, creímos razonable plantear un número sobre esta ciudad. Quizá por eso Bernardo Fernández, Bef, recuerda su acercamiento a ese par de rebeldes de la poesía francesa: Charles Baudelaire y al inefable Arthur Rimbaud, germen de los rockstars contemporáneos. Antonio Malpica, en Las fábulas del Tío Hoffs, nos narra sobre “la Chiquis”, amor imposible de Tortuga, quien para cubrir las apariencias y dotar de cierto caché a la nostálgica escena, bautiza como Colette, quien nunca quiso pasar de “un beso y la manita”. Karen Chacek, en Niños a leer, dice que París es como un disco doble: en el Volumen 1 suenan los clásicos y en el Volumen 2 su lado B, con un playlist de rincones que sólo visitan los capitalinos y algún que otro viajero intrépido. Diego Rabasa, por su parte, desafía las directrices de esta revista y habla de los autores francófonos que no nacieron ni en París ni en Francia pero que han venido a renovar las siempre saludables letras francesas. Saludamos su rebeldía. Los cuatro artículos mensuales tratan sobre “Itinerarios de alta costura en París”, “París de los extranjeros”, “París sin maquillaje”, y sobre el “París de las búsquedas”. En portada aparece una de las actrices parisinas más famosas: Catherine Deneuve, cuya fotografía original puede encontrarse en en el libro Helmut Newton Sumo, editado por Taschen. Además, la protagonista de Belle de jour nos ha hecho el favor de patrocinar la Frase Napalm. Tenemos por delante un recorrido largo, a través de rues, boulevards y arrondissements. Allez, Allez. +

ENVÍA TUS COMENTARIOS_LEEMAS@GANDHI.COM.MX_VISITA WWW.REVISTALEEMAS.COM.MX_WWW.MASCULTURA.COM.MX

DIRECTORIO Para ver la fotografía completa ve a a la página 30.

EDITORIAL NÚMERO 47

Directora General Yara Vidal yara@revistaleemas.com.mx

Director Creativo y Dirección de Arte Manuel Muguira Casanova manu@revistaleemas.com.mx

Editor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles jorge@revistaleemas.com.mx

Diseñador Victor Baca Vargas victor@revistaleemas.com.mx

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

PUBLICIDAD

(55) 5211 9266

contacto@revistaleemas.com.mx

Circulación certificada por Moctezuma & Asociados. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Administración: Héctor Valdéz, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Multigráfica Publicitaria S.A. de C.V. en Avena núm.15 Colonia Granjas Esmeralda. Iztapalapa. C.P. 09810, México D. F. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


6 PARÍS

POR GABRIELA DAMIÁN MIRAVETE

ITINERARIOS PARISINOS Fotograma de Amélie (2001), de Jean-Pierre Jeunet.

LA ELEGANCIA DEL ERIZO Muriel Barbery SEIX BARRAL

LA PALOMA Patrick Süskind SEIX BARRAL Pese a lo que vemos en algunas películas, París no es perfecta. Lo notará el visitante que, gracias a la educación sentimental del cine más comercialón, ha puesto sus expectativas en un fantasma. Le desconcertará que no todas las muchachas lleven boina, ni una baguette dentro de la canasta de la bici. Sufrirá cuando el metro le resulte demoniaco o cuando el olor de las alcantarillas sea todo menos Chanel No.5. Y si llega a pisar el interior de algún apartamento, seguramente no estarán ni el sofá rojo ni la lámpara azul de Amélie. Se desilusionará.

LA NOCHE Guy de Maupassant NÓRDICA LIBROS

Sin embargo, un viajero que ha leído París, conocido en papel los nombres de sus calles perfiladas en vocales de acentos múltiples, siempre la encontrará adorable. Porque siente su propia vida unida a la de tantos personajes, como si él mismo se hubiese tomado un café en algún lugar de la Rive Gauche antes de ir a L’Odeón, o caminado con prisa por el Boulevard de Clichy para no llegar tarde a su cita en la Place Pigalle. Posee, además, una ventaja: ahí donde el viajero por medios físicos encuentra que las puertas de las casas son murallas impenetrables, el viajero lector no tiene ninguna limitante. Al pasar las páginas, ha podido observar los secretos de los personajes como se admiran las piezas del Louvre o el Musée d’Orsay. No, París no es perfecta. Pero es hermosa e inspiradora, por dentro y por fuera. ¿Quieres visitar París, querido lector? Es verdad que hay un libro –es decir, un tour– a la medida de cada viajero. Para muestra, cuatro botones de alta costura:

EN EL CAFÉ DE LA JUVENTUD ... Patrick Mondiano ANAGRAMA

Itinerario 1: Ruta de la gracia (para el lector metiche) Afuera, en la esquina de la Rue de Grenelle y La Rue de Saints Pères las boutiques de Prada y Ferragamo ostentan lujosas prendas en sus aparadores. Pero ¿qué sucede detrás de esos balcones de herrería? Dentro del número 7, en apartamentos de 400m. con suelos de madera y techos altísimos, familias ricas y empleados montan sus propios escaparates: Paloma es una niña genio que planea suicidarse, pues viendo a los adultos no cree que valga la pena el esfuerzo de crecer. Renée, la conserje, oculta una sensibilidad exquisita: su amor desmesurado por su polvosa biblioteca, el cine y los animales no es compatible con la indiferencia posmoderna. Un nuevo vecino propicia el encuentro de almas similares, que Muriel Barbery, en La elegancia del erizo, narra con humor compasivo. Itinerario 2: Delicias de lo cotidiano (para los obsesivos) Visita París en pleno agosto, cuando la ciudad hierve en la ligereza del verano y sus calles se llenan de jóvenes y música. Porque dentro de lo liviano también ocurren revelaciones. Es el caso de Jonathan Noel, guardia de un

banco que ha hecho de su pequeño ático del viejo París un modesto y pulcro palacio. La estabilidad de su rutina se ve desafiada por una paloma que decide apostarse en su puerta. Patrick Süskind construye a partir de este incidente trivial una pequeña joya, La paloma, un libro angustiante, conmovedor y delicioso en donde los viajeros observamos cómo un personaje en apariencia ordinario se enfrenta a sus miedos más terribles. El autor nos muestra el corazón invisible de París: las historias cotidianas –y no por eso menos sorprendentes– de la gente que la habita. Bonus gastronómico: la descripción de una cena consistente en sardinas, vino, queso de cabra y pera, hace agua la boca. Itinerario 3: Escalofríos y noctámbulos (para poetas malditos nostálgicos) Quienes disfrutan más las calles empedradas tapizadas de hojas, y las horas crepusculares inquietantes, deben adoptar a Guy de Maupassant como guía. Posee una habilidad magistral para mostrarnos sus pesadillas, quizá porque desde su descanso en el cementerio de Montparnasse se las arregla para seguir hipnotizándonos. Lo hizo con El Horla, una de las historias francesas más escalofriantes, y lo hace con La Noche, donde un París radiante de luces y cafés al aire libre cede el paso a lo siniestro, una ciudad-tumba, donde hasta el Sena parece haber muerto: “…las bombillas eléctricas, semejantes a lunas pálidas y resplandecientes, a huevos lunares caídos del cielo, a perlas vivas, monstruosas, hacían palidecer bajo su claridad nacarada, misteriosa y regia, los hilos de gas, un gas sucio y vulgar, y las guirnaldas de cristales de colores…”. La edición bilingüe de Nórdica, ilustrada por Toño Benavides, nos sumerge aún más en el París espectral de fin de siècle. Itinerario 4: Tras la bohême (para los de alma beat) Patrick Modiano ha escrito inolvidables recorridos por París, pero la suya es una ciudad atemporal y propia, “un París interior”. En el café de la juventud perdida es una melancólica historia acerca de la soledad y los vínculos, de cómo atesoramos rostros y lugares que en nuestras vidas representaron su parte sólo para disolverse en la oscuridad de la memoria. El epicentro es un café de los años 60 lleno de vida e inteligencia creativa (algunos especulan que bien podría ser el Café de Flore, donde se gestó desde el surrealismo hasta la nouvelle vague entre risas y tragos de vino blanco). Destaca Louki, una muchacha que salió de los agobiantes interiores de papel tapiz descascado para fundirse en paseos frenéticos con la calle, su verdadero hogar. Tantos boletos a París… de sólo pensarlo quiero correr al librero. Que Víctor Hugo me lleve sobre las páginas de Nuestra Señora de París. Tengo antojo de visitarla en plena Edad Media. +


NERD PLUS POR BEF

PIXIES - Motorway To Roswell / Alec Eiffel.

SIEMPRE TENDREMOS PARÍS POESÍA (1869-1871) Arthur Rimbaud ALIANZA

“Tú deberías leer a Baudelaire”, me dijo mi muy joven profesor de biología cuando yo tenía diecisiete años. “¿Por qué?”, pregunté desafiante; a mí me sonó a un autor para viejitos pedantes, creador de poemas cursis. “Se pintaba el pelo de azul, tenía una novia mulata en el París del siglo XIX, era fumador de opio y hacía unas misas negras en las que le rezaban él y todos los poetas malditos a Edgar Allan Poe”. Eso bastó para capturar mi atención. El incipiente punk de colegio católico que era corrió a comprarse Las flores del mal y, ya entrados en gastos, una copia de Una temporada en el infierno, de Arthur Rimbaud. EL BESO DE LA LIEBRE Daniela Tarazona ALFAGUARA

Los textos de Baudelaire me sonaban a rabiosas canciones de los Sex Pistols o Los Ramones. Un efecto similar me producen los poemas de Arthur Rimbaud. Debe haberle pasado lo mismo a Robert Smith, cantante de The Cure que grabó tomó uno de los Pequeños poemas en prosa de don Charles para musicalizarlo como How beautiful you are (¡sin darle crédito al francés!). Por otro lado, Rimbaud tiene el dudoso honor de que David Morrell, canadiense profesor de literatura, haya bautizado al protagonista de su novela First blood en su honor. Me atrevo a ubicar al jovencísimo Arthur Rimbaud como la primera estrella de rock del mundo, cien años antes de Los Beatles aunque más cercano en espíritu a Jim Morrison y Kurt Cobain. No es coincidencia que el líder de Los Doors haya muerto (y sus restos descansen) en París. Hasta allá fui a dar, al cementerio de Père-Lachaise, en un viaje mochilero por Europa, a presentar mis respetos al Rey Lagarto y a los demás residentes del panteón. En ese viaje, París fue la primera ciudad europea que conocí. Ahí vi tocar en vivo a Mike Patton y su banda Fantômas. Años después fue a los pies de la Torre Eiffel donde le propuse matrimonio a Rebeca. Mi canción favorita de Los Pixies es “Alec Eiffel”, compuesta en honor del constructor del más famoso símbolo parisino.

LONDRES DESPUÉS DE MEDIANOCHE Augusto Cruz García-Mora OCEANO

Si en este momento tuviera que tomar un avión a París, empacaría tres libros, uno para el viaje de ida, otro para leer sentado en un café de Saint Germain y uno más para el vuelo de regreso. Si este hipotético vuelo saliera hoy, me llevaría los siguientes títulos: El beso de la liebre, de Daniela Tarazona. Ella es una de las más interesantes narradoras de mi generación. En esta novela abreva de la mitología de los superhéroes para deconstruirla y devolverle al lector una visión totalmente diferente a lo que hacen los guionistas de la Marvel y la DC sobre Hipólita Thompson, una mujer dotada con la inmortalidad. Londres después de medianoche, de Augusto Cruz García-Mora. ¡Sí, ya sé! Debería recomendar un libro que suceda en París y no en Londres. Pero en esta historia no es ninguno de los dos casos. London after midnight, dirigida por Tod Browning y estelarizada por Lon Chaney es una cinta del cine mudo perdida para siempre. Forrest Ackerman, legendario coleccionista de todo lo relacionado con la ciencia ficción está dispuesto a recuperarla y contrata al detective McKenzie para hacerlo. Las pesquisas lo habrán de llevar hasta México en busca de lo que se convierte en una obsesión para todos los que saben de la existencia de la cinta.

EL HOGAR DE MISS PEREGRINE... Ransom Riggs PLANETA

Finalmente me regresaría leyendo El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares, de Ransom Riggs. Riggs juntó una colección de imágenes fotográficas extrañas de la primera mitad del siglo XX. Con ellas construyó una novela que hila todas las fotos alrededor de la historia de Jacob Portman, un jovencito que se descubre heredero de los poderes paranormales del abuelo. Al morir el viejo, Jacob se embarcará hacia Gales junto con su padre en la búsqueda del orfanato donde su abuelo creció rodeado de otros niños superdotados, en el inició de una trilogía de aventuras que promete convertirse en un clásico instantáneo. Desde luego, durante el viaje me compraría montones de álbumes de historietas franceses en las magníficas tiendas de cómics parisinas, de autores como Moebius, Enki Bilal —que en su novela gráfica Dioses en caos cita “Las letanías de Satán”, de Baudelaire —, Brüno, Stanislas y mi favorito de todos los tiempos, Yves Chaland. ¿Nadie va a París pronto? Para encargarle unos cómics... +


8 PARÍS

POR OMAR DELGADO

Ilustración del libro Una novela francesa, de Frédéric Beigbeder, editorial Anagrama.

PARÍS SIN MAQUILLAJE LA CERCA Jean Rolin SEXTO PISO

LA CLASE François Bégaudeau QUINTETO

13´99 EUROS Frédéric Beigbeder QUINTETO

PAPÁ GORIOT Honoré de Balzac LOSADA

Aunque no hayamos cruzado el Atlántico, muchos ya conocemos París. En el imaginario colectivo han quedado impresas las imágenes de la llamada Ciudad Luz, que una y otra vez se nos muestran tanto en la literatura como en el cine y los medios electrónicos de comunicación: ahí está la Torre Eiffel con su belleza metálica; los Champs Élysées y sus tiendas de gran lujo; los salones del museo de Louvre, preñados de belleza, y la catedral de Notre Dame con sus voces que reverberan otras épocas.

través de la voz de sus alumnos (marroquíes, nativos del África negra, musulmanes, europeos del este, muy pocos franceses), se refleja la condición de la juventud parisina actual, su apatía, desconcierto y angustia por el futuro. El libro, verdadera contracara de discursos facilones de superación, es en apariencia una llamada a la desesperanza. Sin embargo, conforme concluye, se llega a ver una luz al final de la vía, la que representa que esos jóvenes, aún con toda su confusión, son capaces de generar nuevas realidades sociales.

Y, sin embargo, existe otro París. No me refiero, por supuesto, a ese París oscuro que también ha quedado mitificado y que es glamoroso hasta en su sordidez. El París sin maquillaje no lo conforman los salones en donde Toulouse-Lautrec dilapidó fortuna y vida mientras bosquejaba a sus amigas las putas, ni las catacumbas en donde se reunía la Corte de los Milagros para refinar sus fraudes, ni las hosterías mugrosas en donde los autores de la generación perdida discutían de sus obras. No, en el París del que hablamos, en las vísceras de la Ciudad Luz, no hay tiples cachondas ni cortesanas tuberculosas, ni artistas bohemios entonando canciones (y menos de David Bowie). En este París nada mitificado, y sí muy real, hay otras cosas.

El París oculto de los grandes consorcios es mostrado sin tapujos en la divertida novela de Frédéric Beigbeder, 13´99 Euros. En ella, desde una primera persona irreverente, narra sus vivencias como uno de los creativos publicitarios más reconocidos de Europa. Beigbeder construye su personaje narrador desde el cinismo causado por la desesperación, desde quien denuncia la corrupción y al mismo tiempo chapotea en ella. En 13´99 Euros se muestran los vicios y las trampas de la publicidad, las entrañas de la manipulación mediática, las triquiñuelas de los grandes corporativos —verdaderos imperios plenipotenciarios—, de la misma manera en que se da fe de las mezquindades y patologías de los empleados del medio. Esta novela, deudora de autores como Bret Easton Ellis o de Chuck Pallaniuk, no debe faltar en el estante de quien se considere crítico del sistema.

Por supuesto que muchos escritores han intentado escaparse del corsé de las imágenes del París de tarjeta postal. Tenemos, por ejemplo, entre los autores franceses contemporáneos, a Jean Rolin, quien en su novela La Cerca enlaza la narración de la vida de uno de los generales de Napoleón, el mariscal Michel Ney, con viñetas de diversos personajes de principios del siglo XXI que viven y conviven en el boulevard bautizado con el nombre del militar napoleónico. Por medio de ese recurso, por demás acertado, Rolin crea entrañables personajes tan variopintos como las putas albanesas que hacen la calle en el boulevard o al antiguo veterano de guerra ugandés, fugitivo por no querer participar en las matanzas que hicieron célebre a su nación. Las estampas naturalistas de los personajes contemporáneos encuentran perfecto eco en los capítulos en donde se narra la pasión y muerte del mariscal Ney, personaje popular y veleidoso al mismo tiempo. El pasado y el futuro, la causa y la consecuencia de la Francia actual, se unen en este relato. El otro París sin maquillaje lo conforma la ciudad que también es crisol de múltiples culturas, mismo que François Bégaudeau muestra en su novela La clase. Bégaudeau nos relata su experiencia como profesor de educación de bachillerato en una de las escuelas más conflictivas de la ciudad. Ahí, a través de su propia voz de maestro irreverente como a

Por último, aunque por supuesto, no menos importante, tenemos a Papá Goriot, maravilla de las letras de Honoré de Balzac. En ella, el autor nos hereda a sus lectores uno de los espacios que ya forman el patrimonio literario de occidente: la pensión Vauquer y sus estrafalarios habitantes; también nos presenta, como si de viejos amigos se trataran, a algunos de los personajes más emblemáticos de la literatura francesa: el cándido Eugene de Larsignac, el demoniaco Monsieur Vautrin, el abnegado papá Goriot y sus hijas. Balzac nos guía a través del traspatio, no del París físico, sino del París moral. Exhibe la podredumbre detrás de los afeites y los perfumes, las dagas escondidas entre los ramos de rosas, las pústulas cubiertas de seda y lino. Papá Goriot es, también, un profundo estudio del alma humana que, aún a más de ciento cincuenta años de distancia, permanece vigente. Y así, por medio de estas páginas, podemos encontrarnos con ese otro París, el de las cloacas, el que se aleja de la guía turística para acercarse a la comisaría. Recorrerlo quizá no sea del todo agradable, pero siempre será una experiencia que se aquilatará en su memoria. Aunque, por supuesto, no espere que lo acompañe Amélie Poulain. +


LOS +VENDIDOS FICCIÓN

NO FICCIÓN NADA Janne Teller SEIX BARRAL

Pierre Anton deja el colegio el día que descubre que la vida no tiene sentido. Se sube a un ciruelo y declama a gritos las razones por las que nada importa en la vida, tanto desmoraliza a sus compañeros que deciden apilar objetos esenciales para ellos con el fin de demostrarle que hay cosas que dan sentido a quienes somos. En su búsqueda arriesgarán parte de sí mismos y descubrirán que sólo al perder algo se aprecia su valor, pero entonces puede ser demasiado tarde.

CINCUENTA SOMBRAS DE GREY E.L. James GRIJALBO

Cuando la estudiante de Literatura Anastasia Steele recibe el encargo de entrevistar al exitoso y joven empresario Christian Grey, queda impresionada al encontrarse ante un hombre atractivo, seductor y también muy intimidante. Cuando la pareja por fin inicia una apasionada relación, Ana se sorprende por las peculiares prácticas eróticas de Grey, al tiempo que descubre los límites de sus propios y más oscuros deseos.

LOS MISERABLES Victor Hugo EDITORES MEXICANOS UNIDOS

Los miserables, publicado en 1862, es un clásico de las letras francesas y una de las novelas de crítica social más logradas de la historia de la literatura. La acción comienza cuando Jean Valjean es condenado a prisión por un pequeño hurto. Aunque posteriormente logra huir, la cárcel lo marca tanto que se convierte en un ser embrutecido y marginado por la sociedad. Sin embargo, la aparición de un buen hombre lo hará comprender que puede elegir entre el bien y el mal.

CINCUENTA SOMBRAS MÁS OSCURAS E.L. James GRIJALBO

Intimidada por las peculiares prácticas eróticas y los oscuros secretos del atractivo y atormentado empresario Christian Grey, Anastasia Steele decide romper con él y embarcarse en una nueva carrera profesional en una editorial de Seattle. Pero el deseo por Christian todavía domina cada uno de sus pensamientos, y cuando finalmente él le propone retomar su aventura, Ana no puede resistirse.

CINCUENTA SOMBRAS LIBERADAS E.L. James GRIJALBO

Desconcertada y llevada al límite por las peculiares prácticas eróticas de Christian, la joven Anastasia Steele lucha por conseguir un mayor compromiso por parte de Grey. Ahora, Ana y Christian lo tienen todo: amor, pasión, intimidad, bienestar y un mundo de infinitas posibilidades. Pero cuando parece que la fuerza de su relación puede superar cualquier obstáculo, la fatalidad, el rencor y el destino se conjuran para hacer realidad los peores temores de Ana.

REGLAS ESPIRITUALES DE LAS RELACIONES Yehuda Berg KABBALAH

Reglas espirituales de las relaciones describe cómo la Kabbalah ve las relaciones y aquello que las hace funcionar (o no), y revela que la mujer es quien tiene el poder de determinar el resultado de éstas. Los lectores aprenden el verdadero significado del término alma gemela y por qué es el hombre quien tiene que encontrar a la mujer, y no al revés.

Y COLORÍN COLORADO

ESTE CUENTO AÚN NO SE HA ACABADO

Odin Dupeyron DISIDENTE

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Un mágico cuento que nos habla de los finales y los eternos comenzares de la vida. De todas las posibilidades, de todos los principios y de todos los finales.

EL HOMBRE EN BUSCA DE SENTIDO Viktor Frankl HERDER

En esta obra, Viktor E. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero durante mucho tiempo en los desalmados campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda, ¿cómo pudo él que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

LOS CUATRO ACUERDOS:

UN LIBRO DE SABIDURÍA TOLTECA

Miguel Ruiz URANO

El conocimiento tolteca surge de la misma unidad esencial de la verdad de la que parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. Hace miles de años los toltecas eran conocidos en todo el sur de México como mujeres y hombres de conocimiento. Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.

CRÓNICA DE LA ETERNIDAD Christian Duverger TAURUS

1568. Un viejo compañero de Cortés escribe al final de su vida la Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España. Su autor, Bernal Díaz del Castillo. Con una escritura vivaz, mezcla de investigación histórica y novela policiaca, Christian Duverger conduce al lector por un apasionante recorrido que lo llevará a descubrir quién es el verdadero autor de la Historia verdadera de la Conquista de la Nueva España y cómo pudo pasar tanto tiempo tras las sombras.


LIBROS ELECTRÓNICOS

LIBROS INFANTILES Y JUVENILES

LOS BRUJOS DEL PODER José Gil Olmos DEBOLSILLO

José Gil Olmos documenta la relación de personajes relevantes de la historia con brujos, espíritus y chamanes. Pásele al mercado del oscurantismo, lo místico, lo esotérico. Hay chamanes, hechiceros, espiritistas, masones, neurolingüistas, brujos, bao baos, curanderos. Atienden a todos por igual, pero tienen un público muy especial, que ha hecho de estos encuentros un ritual para la toma de decisiones o para mantener y expandir su poder: los políticos.

GENERACIÓN DE MODELOS DE NEGOCIO Yves Pigneur DEUSTO

La invención de nuevos modelos de negocio es algo paradigmático de nuestro tiempo, aún y cuando la mayoría sean poco comprensibles y difíciles de implementar. Generación de modelos de negocio expone de un modo práctico las innovadoras técnicas y modelos que son usados a día de hoy por las principales empresas del mundo, tales como 3M, Ericsson o Deloitte y permite diseñar, entender y aplicar nuevos modelos de negocio, así como analizar y mejorar los ya existentes.

ÁREA 81 Stephen King PLAZA Y JANÉS

Área 81 es un área de servicio abandonada y cerrada desde hace tiempo. Pete Simmons, un curioso niño de 10 años, decide ir en su bici hasta esta área abandonada donde sabe que los chicos mayores van para fumar, drogarse y tener sexo con sus chicas. Y allí se encuentra una botella de vodka medio llena que decide probar. Pete acaba emborrachándose y cuando se despierta, descubre un coche aparcado allí, un coche sin matrícula y cubierto de barro. La puerta está medio abierta, pero no se ve a nadie dentro.

LA VIDA DE PI Yann Martel DESTINO

Pi Pattel es un joven que vive en Pondicherry, India, donde su padre es el propietario y encargado del zoológico de la ciudad. A los dieciséis años, su familia decide emigrar a Canadá y procurarse una vida mejor con la venta de los animales. Tras complejos trámites, los Pattel inician una travesía que se verá truncada por la tragedia: una terrible tormenta hace naufragar el barco en el que viajaban.

¡ME VALE MADRES! Prem Dayal GRIJALBO

¡Me vale madres! Mantras mexicanos para la libreración del espíritu, es un libro de sabiduría metropolitana que reúne las dos almas del autor: la del artista y la del maestro de meditación. Libro que divierte al lector y por otra parte le transmite la experiencia del desarrollo humano en la meditación, elevando el “me vale madres” y otras expresiones callejeras del mexicano al nivel de mantras.

LAS VENTAJAS DE SER INVISIBLE Stephen Chbosky ALFAGUARA JUVENIL

Charlie es un chico realmente especial: lee muchísimo, no sale con chicos ni con chicas y reflexiona sobre el mundo desde un punto de vista muy particular. Su ingenuidad, su incapacidad para relacionarse normalmente y su extrema sinceridad le crean más de un problema, especialmente ahora que su único amigo ha muerto. Conocer a Sam y Patrick, los chicos más populares y vitales del colegio, provocará un giro radical en su vida que lo sumergirá de pleno en la adolescencia.

DIARIO DE GREG 1: UN RENACUAJO Jeff Kinney OCEANO TRAVESÍA

Ser casi adolescente puede resultar muy fastidioso. Nadie lo sabe mejor que Greg Heffley, inmerso en el duro ambiente del colegio, donde los chicos bajitos que aún no han pegado el estirón tienen que compartir los pasillos con grandulones que ya se afeitan dos veces al día. En Diario de Greg, el escritor y dibujante Jeff Kinney nos presenta a su antihéroe.

HERMOSAS CRIATURAS Kami García ESPASA CALPE

El joven Ethan Wate cuenta el tiempo que le queda para poder escapar de su aburrido pueblo. Sin embargo, todo cambia cuando una nueva estudiante llega a su instituto: Lena Duchannes, literalmente, la chica de sus sueños… y de sus pesadillas. Ella también cuenta los días que le quedan, aunque sabe que no tiene escapatoria.

¡RENUNCIO! Yordi Rosado AGUILAR

Yordi Rosado ha decidido escribir un libro para los padres que tienen problemas para comunicarse con sus hijos, que quieres hablarles de sexo, drogas, redes sociales, decisiones profesionales, pero no están seguros cómo hacerlo. Con el tono que lo ha caracterizado y con una base teórica completísima, Yordi por fin presenta un libro necesario: el que dice la verdad a los padres sin dejar de lado ningún tema vital en la vida de los adolescentes.

LOS JUEGOS DEL HAMBRE 2: EN LLAMAS Suzanne Collins OCEANO TRAVESÍA

Katniss ha ganado los Juegos del hambre. Es un milagro que ella y su compañero del Distrito 12, Peeta Mellark, sigan vivos. Katniss debería sentirse aliviada, incluso contenta, ya que, al fin y al cabo, ha regresado con su familia y su amigo de toda la vida, Gale. Sin embargo, nada es como a ella le gustaría. Gale guarda las distancias y Peeta le ha dado la espalda por completo.


LAS FÁBULAS DEL TÍO HOFS POR ANTONIO MALPICA

En la ilustración, Maurice Chevalier.

¿CUÁNTOS AÑOS TENÍA COSSETE?

Aquiles: ¿Me permitiría su computadora un momento para revisar mi correo? La mía está un poco lenta. Intento bajar una película de Maurice Chevalier de los años cincuenta. Tortuga: Claro. Sólo respondo rápidamente a este loco fundamentalista. Aquiles: ¿Está chateando? Puedo volver más tarde. Tortuga: No se preocupe. Ya termino. Por cierto, ¿sabe si la palabra francesa merde lleva acento? ¿Sabe si mange está bien escrito? Aquiles: Es una discusión fuerte, ¿eh? Tortuga: Nah... es sólo que se me ocurrió sugerir a mi club que organicemos un viaje a algún sitio de importancia literaria para sentirnos inspirados. Dublín iba ganando hasta que este papanatas se puso a convencer a todos de que París sería mejor opción. Aquiles: ¿Esas son las votaciones? ¿Puedo verlas? Dublín: 12. París: 16. Maine: 1. ¿Maine? Tortuga: Un loco que idolatra a Stephen King. Aquiles: ¿Y de veras tienen dinero para ir a Francia o a Irlanda? Tortuga: Hay una agencia que nos ofrece un charter a meses sin intereses. 60, para ser exactos. Casi como pagar un coche. En todo caso, Joyce es mucho mejor opción que Sartre. Aquiles: Espero que todo esto no tenga nada que ver con cierta Cosette que brilla con luz propia en su pasado. Tortuga: No sé de qué me habla. Se lo dije a ese loco y se lo digo a usted. Los Heraldos Negros y Trilce. Aquiles: ¿Qué tiene que ver César Vallejo en esto? Tortuga: Ambos poemarios los escribió de este lado del Atlántico. Tuvo que ir a París para caer en los Poemas en prosa. No me va a decir que no ve el abismo que existe entre los primeros y los segundos. Si eso le hizo París a Vallejo, ¡qué no nos hará a nosotros, simples mortales! Aquiles: Ya perdió usted la chaveta. ¿Cuánto tiempo estuvo pensando ese argumento de pacota? ¿Y los Poemas humanos dónde los deja? También son, en buena medida, fruto de París. Lo que usted necesita es echar tierra sobre ese pasado francés que lo atormenta. ¡París no tiene la culpa! Tortuga: No sé de qué me habla. Aquiles: Era usted un muchacho. ¡Ya déjelo ir! Tortuga: ... Aquiles: ¡Oiga! ¿Me oye? Déjelo ir... Tortuga: Es que... me rompió el corazón. Aquiles: Sabía que ese spleen baudeleriano seguía vivo en su interior. Se lo dije el día que me lo contó a media botella de cognac y se lo repito ahora: debería dar gracias de que pasó y no lamentarlo. Es usted como el protagonista de El diablo en el cuerpo, de Radiguet. ¿Cuántos años tenía Cosette en aquel entonces? Tortuga: Veintidós. Aquiles: ¿Y usted? Tortuga: Catorce. Aquiles: ¿Y por qué le cuesta tanto trabajo olvidarlo, ya en serio? Tortuga: ¿A usted cuántas novias lo han tronado diciéndole “no lo quiero volver a ver en mi vida, chamaco baboso, métase para su casa”? Aquiles: Ninguna pero... ¿En verdad fue eso? Tortuga: Bueno... eso y que la encontré como Dieu la trajo al mundo en el carro de mi primo el pintor impresionista. No me hubiera importado tanto si mi primo no hubiera estado ahí aussi. En el mismo asiento. Y en las mismas condiciones. Aquiles: Ahora lo veo un poco más claro. ¡Pensar que usted la bautizó como Cosette en su corazón! ¡Cosette! ¿Cosette? ¡Cocotte! Tortuga: Sí. En realidad le decían “la Chiquis” todos en la cuadra. ¡Perfide! Conmigo nunca quiso pasar de un beso y la manita. Aquiles: Y dice que despachaba en la Farmacia París, ¿no? Tortuga: El aroma del alcohol alcanforado me sigue arrancando lágrimas desde entonces. Aquiles: Tengo la solución. Voy a detener el download de Gigi y voy a sustituirlo por Un hombre lobo americano en París. ¡Hay que reconciliarse con la ciudad luz a como dé lugar! Pero hay que hacerlo peu à peu. Peu à peu. Tortuga: Es usted un buen amigo, no cabe duda. +

LOS HERALDOS NEGROS / TRILCE César Vallejo FONTAMARA

EL DIABLO EN EL CUERPO Raymond Radiguet LOSADA

POEMAS HUMANOS César Vallejo FONTAMARA


INSOMNIO POR DIEGO RABASA

Fotograma de Persépolis (2007), Vincent Paronnaud.

ESTRICTAMENTE NO PARISINOS

EL ATENTADO Yasmina Khadra ALIANZA

EL JUEGO DE LAS GOLONDRINAS Zeina Abirached SIN SENTIDO

LA PIEDRA DE LA PACIENCIA Atiq Rahimi SIRUELA

En el año 2006 se dio un fenómeno histórico en la literatura francesa: los premios literarios más importantes (el Goncourt, el Femina y el Renaudot) fueron concedidos a escritores de “la otra Francia”, es decir a autores no parisinos. Un año más tarde, en el periódico Le Monde, una serie de escritores galos, comandados por el Nobel Le Clèzio, publicaron un manifiesto titulado “Pour une ‘littérature-monde” en français’ (Por una literatura mundial en francés). En él, los escritores celebraban que la literatura francesa no estuviera más supeditada a lo que venía del centro (París). Celebraban que el centro no fuera más el centro y que éste se hubiera desperdigado por los cuatro rincones del mundo. Era una especie de ajuste de cuentas del colonialismo: finalmente en París se admitía que la cultura francófona estaba compuesta de todas las culturas francoparlantes. Los países colonizados tenían una voz tan valiosa en términos literarios y culturales como el más francés de los franceses. Y esto no podía sino significar el ensanchamiento de dicha cultura. Aunque me parece increíble que tuviera que pasar tanto tiempo para que esta diversidad cultural tuviera el espaldarazo de la comunidad intelectual, más vale tarde que nunca. Y esto sirvió para que autores francófonos de países como Argelia, Líbano, Irak y muchas naciones más, asumieran un papel protagónico dentro del espectro literario mundial. Así que, con el puro afán de llevarle la contraria a la sugerencia de los editores de esta publicación que dedican el número a París, recomiendo a continuación tres libros de autores francófonos estrictamente no parisinos. Comenzamos con El atentado, de Yasmina Khadra. Khadra, seudónimo femenino del autor argelino Mohammed Moulessehoul, describe en este desgarrador libro la historia de un médico árabe que representa el modelo ideal de integración entre árabes y judíos. Vive en Tel-Aviv y es respetado por toda la comunidad hasta el día en que después de una exhausta jornada en el hospital en la que tuvo que atender a los heridos de un atentado de bomba, es llamado de regreso al nosocomio para identificar el cuerpo desmembrado de la persona que realizó al atentado: su esposa. A partir de ahí se convertirá en una especie de chivo expiatorio que atraerá todo el resentimiento social de los locales. Se inmiscuirá en una búsqueda que lo llevará a asomarse al abismo para tratar de encontrar una explicación de lo sucedido. Un magnífico thriller que muestra varias de las aristas más complejas del milenario conflicto árabe-israelí. El segundo libro a destacar es de la artista gráfica libanesa Zeina Abirached. En español se pueden conseguir dos de sus libros: Me acuerdo y El juego de las golondrinas. El primero es un libro homenaje a los libros con el mismo título publicados por el americano Joe Brainard y el francés Georges Perec. Es un ejercicio de la memoria que nos transporta a la infancia de una niña que crece en plena revolución libanesa. Los ruidos de los estallidos, la tensión familiar, los bloqueos en las calles, la destrucción de todo lo conocido son retratados con un trazo simple pero conmovedor (parecido al de Marjane Satrapi, la autora de Persépolis). El segundo libro es una historia que también relata el brutal cambio de vida de una familia de clase media en Beirut tras el estallido de la guerra civil. A diferencia del primero, hecho con instantes y estampas de la memoria, esta narración es lineal y cuenta la historia de toda una familia. Un libro lleno de emociones que nos acerca al sufrimiento individual que implican los conflictos armados de esta naturaleza. El tercero es el escritor Atiq Rahimi, nacido en Kabul en 1962. La piedra de la paciencia, libro que le valió el premio Goncourt en el 2008, es la historia de una mujer que vigila el cuerpo de su marido que, tras recibir un impacto de bala en la cabeza, se encuentra en estado vegetativo. La mujer aprovecha el estado de inconsciencia de su marido para expiar todas las frustraciones que emanan de su condición: le expresa la rabia que siente porque éste prefirió participar de la Guerra Santa a tener una vida a su lado, le habla de sus miedos y deseos e intenta librarse de sus demonios al ejercer la catarsis de su sufrimiento en el cuerpo inerte de su marido. La piedra de la paciencia es una figura de la mitología persa que representaba la posibilidad de liberarse de los dolores del mundo de aquel que decidiera confesarse frente a ella. Ésta absorbía todo el sufrimiento del que se confesara frente a ella y un buen día explotaba liberando a la persona de sus males. Igual que en la mitología persa, la piedra de la paciencia de la protagonista de este drama explotará liberando una energía devastadora a su paso. +


14 PARÍS

POR ALEJANDRO ARTEAGA

AY PARÍS, TAN CURSI RAYUELA Julio Cortázar PUNTO DE LECTURA

PARÍS FRANCIA Gertrude Stein MINÚSCULA

PARÍS NO SE ACABA NUNCA Enrique Vila-Matas ANAGRAMA

LAS TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA Mario Vargas Llosa ALFAGUARA

Alguna vez, hace años —hemos oído por doquier y hasta la saciedad—, París fue la capital del mundo, y como tal albergó lo más granado de la cultura, el arte y el pensamiento. Todo hombre que deseara contagiarse del talento universal que por sus calles rodaba como el polvo —según cuentan sus profetas— debía vivir sus rumbos a como diera lugar, así tuviese que empeñar su fortuna o su propia dicha. “Todos los que vienen a París aspiran a ser pintores, escritores, músicos, actores, directores de teatro, a hacer un doctorado o la revolución”, afirma Paul Escobar, un personaje de Mario Vargas Llosa. Y es verdad, la moda, la literatura, los estilos y los dogmas políticos se dictaban desde sus calles, buhardillas y palacios o desde los puentes del río que la atraviesa, el Sena, tan envuelto en historias fantásticas y en cuyas aguas tantos han querido hacerse de una genial idea o acaso de una muerte poética al estilo Paul Celan, clavadista melancólico como no hay otro.

Si “París inventó el siglo XX” como quien construye un juguete que no parará de rodar, según nos cuenta Gertrude Stein en París Francia —libro raro si los hay, en donde la norteamericana nos confía su experiencia como residente privilegiada de los años dorados de la capital francesa—, parece que siempre contaremos con su aura noble para dar con memorias minuciosas como la de Enrique Vila-Matas, quien en París no se acaba nunca narra con regocijo sus hazañas y sus poses, sus persecuciones y engaños, materia prima de la que se forma cualquier escritor —pues como se sabe para ser cualquier cosa es importante primero parecerlo—. A la ciudad que nos ocupa acudió, refugiado en el calor de sus aceras y en una pieza que le arrendaba no sin disgusto la célebre Marguerite Duras, a escribir su primera novela, aquella con la que pretendía asesinar a sus lectores, otra pretenciosa obra que inspiraba la geografía circundante: La asesina ilustrada.

A esa ciudad —que algunos, en el extremo de la exaltación o la cursilería llaman Luz— azuzados por su fama bien ganada, otros acudieron para narrarla, para hallar la figura de la primera obra o ambientar una historia que por el sólo hecho de ocurrir entre sus calles, parques y cafés adquiriría cierta plusvalía en la sanción de generaciones de lectores que alimentan y viven ese mito. Nosotros no hemos sido ajenos a esa sombra. En mi generación estudiantil —y desde los años sesenta del siglo pasado, cuentan quienes lo vivieron— era común: cualquier joven lector soñaba con embarcarse en un vuelo trasatlántico o acaso trasponer su geografía a su humilde barrio luego de la lectura del libro parisino y cortazariano por antonomasia: Rayuela, una novela de apuesta mayor hoy vilipendiada por los que no superan su séptimo capítulo y se quedan, porque así lo deciden muy pronto, con la historia de amor fallido —y romántica en la peor de las acepciones— entre Horacio Oliveira, emigrante sudamericano en busca de inspiración en el viejo continente, y aquel modelo de ingenuidad y ensoñación que muchas chicas ayer y hoy aspiran a ser y otros tantos quisieran como enamorada: Lucía la uruguaya, alias La Maga, personaje maltratado hasta la náusea por los estereotipos cinematográficos edulcorantes y a quien Julio Cortázar debe en parte la polémica de su obra cumbre. De ese tamaño. Una novela que hoy podríamos ver como la realización de un programa, mejor que político, literario, e impulsado por el enigma de una ciudad de altos vuelos, una ciudad que ofrece, como lámpara encantada, una aventura a la vuelta de cualquier esquina o en la desembocadura de alguna de sus plazas. Descubrirla mediante las páginas del enormísimo cronopio es también ayudar a construir de manera incesante una utopía que aún nos abrasa, el mayo del 68, un cambio de paradigma que seguimos sin comprender a cabalidad pero explotamos con delicia y, a veces, con el peor de los gustos.

Y si en París se traman las revoluciones latinoamericanas bajo la seducción de la pequeña burguesía decadente, también, como se sabe, se consuman o consumen los amores con impunidad como bien narra Vargas Llosa en Travesuras de la niña mala, bajo la sombra de Arlette, la chilenita peruana de origen indescifrable, una niña tan despiadada que utiliza las armas más violentas de la seducción en la capital del amor por antonomasia, aprendiendo con torpeza la lengua de los enamorados para engatusar de por vida a Ricardito Somocurcio, otro latinoamericano, uno más, escritor de clóset, en busca, también él, del sueño parisino. Y así, las historias no terminarán pronto y seguirán conmoviéndonos sin recato, pues París es, en resumen, la Arcadia donde todos los pastores se reunieron. En alguna novela del argentino Rodrigo Fresán, uno de sus dobles propone pensar hoy al socialismo real del siglo pasado como una obra de arte, una puesta en escena, un performance colectivo, bueno o malo, criminal o humanitario, pero delicioso y mayúsculo como ninguno, una ocurrencia indeleble en la historia universal que nos perseguirá adonde vayamos. Eso pienso, o eso desearía pensar de París y los libros que inspira, pues —es lógico— esa ciudad que a mis ojos se asemeja a una construcción de fantasía, un set para la realización de una obra ya preconcebida por su trazo urbano, una fachada eterna. La ciudad donde se inventan siglos y se proponen estilos sin fin, y a donde todos arribaron en peregrinación para hacerse artistas, fue y será el panorama a modo de cualquier historia, y es también, definitivamente —ya lo dijo el escritor y soldado, boxeador, periodista y pescador—, sólo una fiesta. +


18 PARÍS

POR ANTONIO CORTÉS

BÚSQUEDAS PARISINAS Póster de la película El perfume (2006), de Tom Tykwer.

EL PERFUME Patrick Süskind SEIX BARRAL

LA TUMBA DE TOMMY Alain Blottière ALIANZA

En la vida todos buscamos algo: una esposa, una familia, un propósito. El destino, le dicen algunos. El escenario donde se desarrollan estas búsquedas también es importante. No significa lo mismo buscarse el destino en una barriada que en una zona residencial. En París, esa ciudad a la que sólo Nueva York le compite en materia de sobreexposición, una serie de personajes literarios también se lanzan al encuentro con el destino.

CALLE DE LA ESTACIÓN, 120 Léo Malet ASTEROIDE

FLUYE EL SENA Fred Vargas SIRUELA

El célebre Jean-Baptiste Grenouille, personaje principal de El perfume, de Patrick Süskind, sale a las calles de París siguiendo un aroma único e inconfundible. A la manera de un detective furtivo, Jean-Baptiste recorre las calles oscuras, estrechas y pestilentes de un París que no encaja con la imagen actual de una de las ciudades más bellas del mundo. Todo lo contrario: en la novela más famosa de Süskind, ambientada en el siglo XVIII, nos encontramos con calles sucias, donde el olor del sudor se confunde con el de las papas y las cebollas. De ahí que Jean-Baptiste Grenouille posea una característica física, como la sagacidad o inteligencia de un detective. Para él, un ser humano que nació sin olor corporal alguno, su sentido le olfato se convierte en su principal arma, misma que causa la desgracia de aquellos que se cruzan en su camino. A la caza de la esencia humana, este asesino serial siembra el terror entre todas las familias francesas aunque en ello le vaya la vida. Es indudable que El perfume, además de thriller, es una novela que, palabra tras palabra, despide aromas agradables o que lastiman nuestra nariz. Ampliamente recomendable para quienes quieran darse una idea del París de la Ilustración, antes de que el barón Haussmann la trasformara a pala y pico para placer de los enamorados. Una búsqueda más moderna, pero no por ello menos complicada, es la de un director de cine que desea encontrar al actor ideal que encarne al personaje que trae en la mente. Es el caso de la novela La tumba de Tommy, de Alain Blottière. El cineasta encuentra la historia de Tommy, un joven parisino judío que se enrola en la Resistencia durante la Segunda Guerra Mundial, y que muere fusilado por los nazis, quienes se encargan de ensuciar la imagen de esos jóvenes que luchaban por su libertad. Gracias al azar, el cineasta se topa en plena calle con Gabriel, un joven muy parecido a Tommy, y de inmediato le ofrece el papel en la película. A lo largo de la novela, que puede leerse también como la bitácora de la filmación, el cineasta es testigo de la transformación del improvisado actor, quien lleva hasta sus últimas consecuencias la encarnación de Tommy. Aunque París no es el protagonista de esta novela, la ambientación moderna aparece en las locaciones de la película.

Las búsquedas policiacas son las lecturas más recomendables. Y más si esas pesquisas se realizan en los distritos parisinos. Indudablemente la Segunda Guerra Mundial ofrece un atractivo para los autores franceses, quienes han hallado una verdadera veta de oro. Es el caso de Léo Malet, considerado como uno de los fundadores de la novela policiaca europea. Anarquista consumado, Malet creó al detective Nestor Burma, uno de los más famosos policías de ficción franceses. En Calle de la Estación, 120, Burma está preso en un campo de concentración, donde un enfermo amnésico conocido como “Glóbulo”, antes de morir, le dice: “Diga a Hèlene: Calle de la Estación, 120”. Meses después, con Burma recién liberado, llega a la estación de Perrache, en Lyon, donde se encuentra con su amigo Bob Colomer. Alguien le dispara por la espalda a su viejo ayudante y antes de morirse, le dice a Burma: “Calle de la Estación, 120”. Con la Marsellesa sonando, Burma, el rudo detective que no cree en coincidencias, inicia una investigación a través de Lyon que después lo llevará a París para descubrir el enigma de esa dirección. La nieve cae en la capital francesa ocupada por los nazis, por lo que el detective deberá de irse con mucho cuidado, hecho que se refleja en una narración tensa, bien estructurada, a la que se le van tejiendo pistas y subtramas. Novela ideal para leer en noches de invierno en un hotel con vista al Sena, ese otro célebre habitante parisino. Continuadora de la tradición policiaca ambientada en París, Fred Vargas reúne en Fluye el Sena tres relatos protagonizados por el comisario Jean Baptiste Adamsberg, tocayo del asesino del perfume, Jean-Baptiste Grenouille. Impresos originalmente para Le Monde, y un par de antologías, los relatos de Vargas nos llevan debajo de los puentes parisinos, esas zonas habitadas por los clochards, y a los más rudos distritos que nos recuerdan que las bellas postales a colores son sólo objetos del idealismo. Para Adamsberg no hay nada nuevo. Detrás de su aparente normalidad, se esconde un policía con buena vista, oído y olfato: la envidia de un otorrinolaringólogo. En “Salud y libertad” una mujer es asesinada en las vías de un tren, otro sitio emblemático para cometer un crimen. “La noche de los brutos” es un homenaje a los asesinados en el Sena, lo que constituye otro homenaje a uno de los ríos más famosos del mundo. Cuatro búsquedas distintas en una misma ciudad. Cuatro destinos con olor a perfume, celuloide, pólvora y agua de río. Si quieren que busque algo en París, no duden en pedírmelo. +


20 ENTREVISTA

de l

e t e u q n a El b uetas q n a b as

BRUNO NEWMAN

YO PA’ ARRIBA VOLTEO MUY POCO

ENTREVISTA POR JORGE VÁZQUEZ ÁNGELES ¿Queda aún algo que ver en París, algo que nos asombre? Es probable que la sobreexposición de que ha sido objeto esta ciudad nos haga pensar en ella únicamente como el sitio donde se levanta la Torre Eiffel o donde se resguarda la pintura italiana más célebre del mundo, sin mencionar que en una torre de la más famosa de sus catedrales habita Cuasimodo. Ante este panorama, Bruno Newman, coleccionista mexicano que creó el MODO (Museo del Objeto), demuestra que es posible tener otra visión de las calles de París, siempre y cuando estemos dispuestos a bajar la mirada para contemplar algo tan trivial como las banquetas.

Ve la entrevista en video

EL BANQUETE DE LAS BANQUETAS Bruno Newman ARTES DE MÉXICO

“Es la ciudad más bonita del mundo”, dice, con contundencia, Bruno Newman, quien nos ha llevado a un estudio amplio y bien iluminado, tras recibirnos en una estancia adornada con maniquíes Art decó y metates de piedra y plástico, de su oficina ubicada en una antigua casona de la Roma, la colonia más afrancesada de la ciudad de México. Acomodados en una larga mesa y rodeados por libreros blancos sin más espacio para un solo tomo, Bruno Newman nos habla de su temprana relación con la ciudad Luz: “Iba yo muy predispuesto. Mi madre tenía especial predilección por Francia: la literatura, la música y el cine franceses. Desde chico me enseñó el gusto por lo francés, por el idioma y por el arte. En mi casa, otra construcción ecléctica afrancesada, de 1917, tengo dos relojes: uno marca la hora de México y otra la de París. Fue amor a primera vista. Me ocurrió lo mismo que la canción de Daniel Santos: “Sin saber que existías te deseaba y antes de conocerte te adiviné”. Los viajes continuos a París lo fueron habituando a la atmósfera de la ciudad, que no por dejar de ser novedosa perdió su capacidad para sorprender a un flâneur profesional. “Durante uno de mis semestres sabáticos —los tomo cada seis años (últimamente cada tres) —, me fui a vivir a París. Vivía en un departamento frente a la explanada de Los Inválidos, en la Rue Flaubert. Tomaba clases de francés de 8 a 9, desayunaba y luego caminaba y caminaba o me subía al metro, provisto de una cámara Advantix. No soy un fotógrafo profesional pero me gusta mucho. Como coleccionista, todo aquello que no es posible traer conmigo para coleccionarlo, sí puedo tenerlo por medio de una fotografía. A media cuadra del departamento vi una coladera grande que alguien había pintado de amarillo y que con el paso del tiempo, el agua y el sol, se había desgastado. Me pareció interesante. Parecía una pintura moderna. Saqué una foto completa y luego varias parciales donde sobresalían los tonos amarillos y oxidados. Después seguí

con mi recorrido. Por la noche, al regresar al departamento, comencé a revisar las fotografías que había tomado durante la jornada. La de la coladera me gustó mucho. Desde ese momento mi vida cambió: me he vuelto un experto banquetero. Mucha gente me pregunta si ya no me fijo en el resto de las cosas. Desde luego no he dejado de percibir todo a mi alrededor”. En esta historia a nivel de calle, Alberto Ruy Sánchez y su esposa, testigos de la cacería fotográfica de Bruno Newman en París, juegan un papel importante. De vuelta en México, la pareja lo visitó para ver una colección que desbordaba una mesa lo suficientemente larga para acomodar a doce personas. La intención de Newman era la de hacer un cartel con algunas de las fotografías. La idea derivó en El banquete de las banquetas, libro que ha ganado algunos premios en México y en España. “Estas fotos tienen el gusto de la espontaneidad, ninguna de ellas está arreglada”. Como las fotografías no eran digitales y habían sido reveladas en de manera tradicional, resultaba complicado ampliarlas sin que perdieran su calidad original, por lo que se tomó la decisión de editar un libro “doble” donde aparecieran hasta ocho fotografías manteniendo su formato original. En una ciudad como la de México donde las banquetas, generalmente, se han convertido en una cadena ininterrumpida de obstáculos mortales para el peatón, o lienzos para escribir sentencias como “Puto el que lo lea”, resulta difícil detenerse a admirarlas cuando no tienen nada que ofrecernos. A este respecto Bruno Newman nos comenta: “Hay que ver, observar, mirar, gozar. Hay que cultivar la posibilidad de admirar lo que esta a nuestro alrededor sin dar nada por hecho. Siempre hay elementos sorpresas, cosas que disfrutar y ese es el llamado de atención que hace El banquete de las banquetas. Nada más humilde que una banqueta, que todos pisamos todos los días, donde pueden encontrarse muchas cosas”. Esta intención, la de que mantengamos los ojos bien abiertos para descubrir cosas nuevas todos los días, mientras caminamos hacia el trabajo o cuando vamos a la tienda de la esquina, se enfatiza al comienzo del libro con una frase rotunda de una canción famosa, “Ando volando bajo”, de José Alfredo Jiménez: “Yo pa’ arriba volteo muy poco, tú pa’ abajo no sabes mirar”. +


DE CATHERINE DENEUVE

Portada del blu-ray de Belle de jour (1967), de Luis Buñuel.

22 FRASE NAPALM

PARÍS ES SEDUCCIÓN, ENCANTO Y EROTISMO.


24 MÚSICA

SIGUR RÓS Valtari PARLOPHONE Por María José Flores @Majolona El sexto álbum de estudio de Sigur Rós llegó en mayo del año pasado. Cuatro años tuvieron que esperar todos los seguidores de esta banda islandesa de post-rock experimental, reconocida por sus grandes temas como “Hoppípolla” y “Glósoli”. Valtari está conformado por ocho tracks etéreos llenos de magia, cuya duración oscila entre los cinco y ocho minutos. Escuchar a Sigur Rós es desfasarse del ritmo habitual; es sentarse y contemplar el derretimiento de un iceberg o apreciar alguna aurora boreal. A través de las capas de sonidos ambientales y la creación de atmósferas, Sigur Rós mantiene la esencia que lo caracteriza. Este álbum fue grabado en el estudio de la banda, Sundlaugin. La producción estuvo a cargo de Jónsi, vocalista, y su pareja Alex Kendall. El disco suena más electrónico, en palabras del líder del grupo: “Hay más elementos electrónicos que antes, pero eso no significa que sea un disco bailable”. Valtari nos introduce a los paisajes sonoros con una voz delicada, después se van añadiendo más capas de sonido, aumenta el volumen y se le brinda mayor intensidad a la pieza. El final del disco se vislumbra con tres tracks que carecen de letra; la tranquilidad inmensa de “Fjögur Píano” adormece y otorga el último respiro de Valtari. +


LOS +VENDIDOS A rte EL PODER DE LA ROPA Lucy Lara OCEANO

POSADA Y MANILLA: ARTES DEL CUENTO MEXICANO Mercurio López Casillas RM

LOS 50 ALIMENTOS MÁS SALUDABLES Delivering iBooks Barcelona PARRAGON

MÉXICO DESDE EL AIRE Antonio Attini NUMEN

ATRÉVETE A SOÑAR LA HISTORIA DE ONE DIRECTION TIMUN MAS


Póster de la película El origen (2010), de Christopher Nolan.

CINE POR ERICK ESTRADA

PARÍS,

LA CIUDAD ¿DEL AMOR?

EL ORIGEN Christopher Nolan DVD

A mí me gusta el otro París, el que ha retratado el cine alejándose de los melodramas sensibleros que se empeñan en registrar la Torre Eiffel como si fuera a derrumbarse mañana. A veces entran historias a esta ciudad que se endulzan conforme la inercia de su arranque se pierde en las calles de la ciudad. Algo así ocurre con El origen (EUA-Reino Unido, 2010), ese delirio onírico-arquitectónico-visual que Christopher Nolan le vendió tan bien al mundo y hoy queremos más por lo que la memoria nos devuelve que por lo que es en realidad; justo el fenómeno que hace de París una de las ciudades más visitadas. Ese París era artificial, tramposo, pulcro pero interesante, algo que ocurre si se visitan los atractivos turísticos de la ciudad con un poco de ojo crítico, aunque es una fórmula que se termina pronto.

Yo prefiero el otro París, el que no parece ser París, el que se escapa de este mundo y entra al de las cámaras voraces y vanguardistas que le dan a esa ciudad su importancia, en lugar de regalarnos una complaciente postal. Ahí está la extraordinaria Napoleón (Francia, 1927) de Abel Gance, en la que vemos a un París decadente y polvoso que envuelve a un personaje titánico y de mirada mortífera. Todo lo contrario al París también decadente y polvoso pero tapizado de color y covers a lo más popular de la música popular (redundante es la frase para una película redundante) que pintó Baz Luhrmann para Moulin Rouge (EUA-Australia, 2001), esa oda a los excesos del exceso, ese desplante de cut and paste disfrazado de ingenio que, aunque no nos guste, es sello de su tiempo y de su mundo. ¿La mejor entre estas? Alphaville (Francia-Italia, 1965), de Jean-Luc Godard, que convierte a la ciudad en una galaxia lejana gobernada por una computadora ultra lógica y asesina. Y hay otro París que me entusiasma. El que rompe el orgullo romántico de la ciudad. Amour (Francia-Alemania-Austria, 2012), de Michael Haneke, no solamente le prohíbe a París meterse en ella, sino que hace que sea la cinta (Amor) la que penetre París y lo haga con una historia que trastoca las reglas de lo amoroso, de lo romántico y las arrastra hacia el lado del tanatos, de la crueldad en la ternura y de la violencia tácita en el ser humano. Para apuntalar existe otro París, uno lleno de cicatrices, de amores negados y de fidelidades que destrozan almas. El enamoramiento del joven Alex hacia Lise en Mala sangre (Francia, 1986), el torbellino sombrío de Leos Carax, es más doloroso que luminoso, desencanta en lugar de esperanzar, aunque no es tan doloroso como la sensación de amor violentado de otra película que hace de París un túnel sangriento y ultraviolento. En Irreversible (Francia, 2002) de Gaspar Noé, el nombre “Alex” es usado ahora por una mujer, la víctima del machismo y la intolerancia materializada en la violación. Ahí tampoco hay paisajes y cuando el sol aparece en la pantalla no deslumbra, deja ciegos a quienes contemplamos una ciudad hasta ese momento inconcebible. ¿Más amores rotos? Está El último tango en París (Francia-Italia, 1972) y el París donde el dolor nació para Rick e Ilsa cuando la invasión nazi los obligó a abandonarlo. Ahí, en Casabanca (EUA, 1942), París está del otro lado, invisible y humillado, sádico y poco amable; y ahí se queda, lejos, frío, en la memoria otra vez. Y sin embargo, el París surrealista y antiburgués de Bella de día (Francia-Italia, 1967), de Luis Buñuel, será por mucho tiempo el favorito, con humor turbio como los deseos de los hombres que alquilan a la Deneuve, como el contenido del maletín misterioso, como los pensamientos que surgen de un ataque hacia el sistema en el que “cómodamente” vivimos, ese París también de interiores. Para el exterior ya tenemos a las comedias románticas, que son más, pero que resultan todas iguales. +

MOULIN ROUGE Baz Luhrmann DVD

EL ÚLTIMO TANGO EN PARÍS Bernardo Bertolucci DVD


Ilustración de Los embrollos de la bruja Winnie.

¡NIÑOS A LEER! POR KAREN CHACEK

PARÍS, VALENTINA EN PARÍS Anatxu Zabalbeascoa TUSQUETS

EDICIÓN ESPECIAL

París, al igual que cualquier otra gran ciudad del mundo, es como un disco doble; en el Volumen 1 suenan los clásicos y en el Volumen 2 su lado B, con un playlist de rincones que sólo visitan los capitalinos y algún que otro viajero intrépido que gusta de extraviarse. Lo maravilloso es que hay suficientes libros para acompañar ambos discos.

FÁBULAS DEL EDIFICIO DE ENFRENTE Elisa Corona TEXTOFILIA

LOS EMBROLLOS DE LA BRUJA WINNIE Laura Owen OCEANO TRAVESÍA

En Valentina en París, Valentina está de viaje con sus padres explorando la Ciudad Luz, cuando un descuido la mete en aprietos, convirtiéndola en nuestra guía accidental por el París turístico, el del visitante de primera vez. Así en un mismo día pasamos por la Torre Eiffel, el Río Sena, el Museo del Louvre –con toda esa gente amontonada alrededor de la pintura de una señora que, según Valentina, se ve muy poco feliz–, Notre Dame, el museo Pompidou… y de paso topamos con esas particularidades famosas de la ciudad: los libreros, los desfiles de moda, los pintores, el periódico Le Figaro, hasta ¡la Orangina! Las ilustraciones de Patricia Geis son bastante entretenidas. El libro incluye un mapa guía desplegable, una postal y un suvenir. Claro que, si más bien queremos darle un vistazo al París frívolo, aunque no por eso menos divertido, nada mejor que acompañar a PERRIER un cerdito muy fino; la mascota consentida de Marbella, la rica y famosa estrella de cine con mansión en Beverly Hills. ¿Un cerdito ordinario?, sin duda que no. Lo tratan como a un príncipe, lo llenan de regalos. ¿Es feliz? Casi. Le encanta la vida de Hollywood y los canapés que sirven en las fiestas. Pero es hasta su viaje a París donde, a pesar de brillar junto a Marbella en los festivales de cine, descubre que nada de eso lo hace tan feliz como… ¿una mascarilla para el cutis? Para qué contarles más, si la anécdota del libro es realmente divertida. Y tiene un muy extraño final feliz. (Además, las ilustraciones de Martin Matje son geniales). Pero ¿qué hay del otro París?, aquel donde la vida transcurre fuera de las cámaras y las calles lucen retacadas de edificios curiosos, habitados por moradores extravagantes. Más de un edificio habrá de parecerse al que nos describen en Las fábulas del edificio de enfrente; uno de esos libros entrometidos que gustan de ventilar indiscreciones. El trío de relatos que lo componen dejan al descubierto detalles íntimos sobre la misteriosa vida de algunos vecinos del edificio; el maestro de inglés, quien llegó a vivir al piso sesenta y tres, y que lo mismo carga veinte niños en cada brazo, que rompe una mesa de un puñetazo. La chica del quinto piso, la que sueña con ser supermodelo y es tan esbelta como un fideo, quien a diario se embarra de cosas en el cuerpo para quedar tan suave como un pastel. Las hormigas del edificio la han descubierto y ahora se la han llevado cargando a su hormiguero. El Doctor Vértigo, genial y maléfico, es el inquilino del piso treinta y uno. Un hombre muy extraño, aunque a las señoras del edificio les parece encantador. Y si ya nos vamos a confesiones extremas, seguro que la Ciudad Luz alberga más de una bruja chiflada, de aquellas que a diario se dan a la tarea de fabricarse enredos insólitos y salir de ellos de la manera menos esperada. Y si creen que exagero, denle un vistazo a Los embrollos de la bruja Winnie y entérense de todo lo que una bruja como ella hace con una colección de calzones acolchonados, unas burbujas, un murciélago, unas botas viejas y un gato Wilbur. De sus bocadillos especiales para jugar futbol ni hablamos. Hubieran escuchado lo que gritó la niña Doris, luego de llevarse a la boca un puñados de empañadas de costra, remojadas en moho. El moho en París no ha de saber muy distinto, ¿o sí? +


+DE LO MISMO Títulos relacionados con el tema del número.

PARÍS

LIBRO LA MÚSICA DEL HAMBRE J.M.G. Le Clézio TUSQUETS

Ethel Brun es hija de un matrimonio de exiliados, el formado por Justine y Alexandre, un hombre apuesto e inquieto que dejó muy joven la isla Mauricio y que, en el alegre París de los años veinte y treinta, se dedica a dilapidar su herencia en negocios poco recomendables. La existencia de Ethel empieza a tambalearse cuando, en las comidas que su padre ofrece a parientes y conocidos, se repite cada vez más a menudo el nombre de Hitler.

PARÍS-BREST Tanguy Viel ACANTILADO

Brest tiene fama de ser la ciudad más fea de Francia; una ciudad de la que uno sueña con huir para instalarse, por ejemplo, en París. Tal como hace Louis, quien, tras cometer un delito, escapa de Brest con cien mil francos en la maleta y vuelve, varios años después, con un manuscrito bajo el brazo: una novela familiar de ciento setenta y cinco páginas.

LOS INVÁLIDOS Claudia Marcucetti Pascoli PUNTO DE LECTURA

La historia de una escritora que decide mudarse a París para dar rienda suelta a su vocación literaria. Después de la muerte de su madre y tras la ruptura de su relación pasional con un torero, Bárbara de Banlievre se instala en un departamento enfrente de la plaza de Los Inválidos, uno de los sitios más representativos de la cultura, la bohemia y el mundo artístico en la Ciudad Luz.

LA DELICADEZA David Foenkinos SEIX BARRAL

Nathalie es una mujer afortunada. Felizmente casada con François, pasa los días rodeada de risas y libros. Un día la pena llama a su puerta: François muere inesperadamente. Nathalie languidece entonces entre las paredes de su casa y se vuelca en la oficina. Pero justo cuando ha dejado de creer en la magia de la vida, ésta vuelve a sorprenderla y revelarse en su forma más maravillosa. La delicadeza es la novela de la esperanza y la imaginación, la novela de ese París fascinante en el que el dolor y la vulgaridad se transforman en poesía.

PARÍS LA NUIT Valerie Tasso DEBOLSILLO

Convertida en una cronista -o en una voyeur-, Valérie cuenta todo lo que vio y sintió durante aquel caluroso verano parisino en el que vivió intensamente noches de pasión y deseo: orgías sadomasoquistas, escenas con prostitutas y travestis, un reencuentro sexual en un cóctel de la alta sociedad... Todo ello le obligará a replantearse su identidad sexual y le provocará una perplejidad que irá creciendo a lo largo del libro.

RAPSODIA GOURMET Muriel Barbery SEIX BARRAL

En el corazón de París, Pierre Arthens, el crítico de gastronomía más célebre del mundo, está a punto de morir. Admirado por algunos y odiado por muchos, monsieur Arthens lleva años decidiendo el destino de los chefs más prestigiosos, destruyendo y construyendo reputaciones a su antojo. Ahora, en sus últimas horas de vida, su pensamiento se posa sobre algo mucho más sencillo: busca desesperadamente un sabor único, el sabor que un día le hizo feliz.

DE PARÍS A LA PATAGONIA Maki Miró Quesda PLANETA

La noticia de la muerte de John Murphy fue devastadora. Destrozada por lo sucedido, su novia viaja a París siguiendo una pista confusa que promete revelarle la verdad. El recuerdo del crimen la persigue hasta su destino, pero con el paso del tiempo, el esplendor de la Ciudad Luz logrará opacarlo y le brindará la oportunidad de reconstruir sus sueños y alejarse del dolor desde el mundo de la moda, la alta cocina, la refinada bohemia.

OSCAR WILDE EN PARÍS Herbert Lottman TUSQUETS

Oscar Wilde visitó París en numerosas ocasiones, la primera de ellas a los veinte años, y también para su luna de miel tras su boda con Constance Lloyd. Durante sus estancias no sólo conoció a figuras de la talla de Victor Hugo, Degas, Verlaine, Mallarmé o Valéry, sino que también se paseó por salones y cafés encandilando con su brillante conversación o pronunciando sus célebres máximas. Excepcional puente entre las culturas anglófona y francófona, el historiador Herbert Lottman explora la peculiar relación que unió a Oscar Wilde con París.

NUESTRA SEÑORA DE PARÍS Victor Hugo ALIANZA

En el París del siglo XV, con sus sombrías callejuelas pobladas por desheredados de la fortuna y espíritus atormentados, la gitana Esmeralda, que predice el porvenir y atrae fatalmente a los hombres, es acusada injustamente de la muerte de su amado y condenada al patíbulo. Agradecido por el apoyo que en otro tiempo recibió de ella, Quasimodo, campanero de Nuestra Señora, de fuerza hercúlea y cuya horrible fealdad esconde un corazón sensible, la salva y le da asilo en la catedral.

EL CLUB DUMAS Arturo Pérez-Reverte ALFAGUARA

¿Puede un libro ser investigado policialmente como si de un crimen se tratara, utilizando como pistas sus páginas, papel, grabados y marcas de impresión, en un apasionante recorrido de tres siglos? Lucas Corso, mercenario de la bibliofilia, cazador de libros por cuenta ajena, debe encontrar respuesta a esa pregunta cuando recibe un doble encargo de sus clientes: autentificar un manuscrito de Los tres mosqueteros y descifrar el enigma de un extraño libro, quemado en 1667 con el hombre que lo imprimió.


+PARA VER Y OIR DVD

CD POST MORTEM Pablo Larrain EN PANTALLA

Mario Cornejo es un hombre reservado que trabaja como funcionario de la morgue en Santiago de Chile, redactando reportes de las autopsias realizadas por el forense. Justo cuando se desata el Golpe de Estado de 1973, su vecina -una bailarina de teatro, de quien está secretamente enamorado- desaparece misteriosamente. Y el Ejército, en un acto represivo, toma control de las instalaciones de la morgue. En este mundo lleno de horrores, se desarrollará una historia de muerte y decepción.

NO LE DIGAS A NADIE Lars von Trier CINE, VIDEO Y T.V.

Margot, la mujer de Alex, fue brutalmente asesinada por un psicópata. Incapaz de recuperarse de la pérdida, su marido no deja de recordarla ni por un momento. Un día, ocho años después, recibe un email. Lo abre y se encuentra con una imagen en tiempo real, la cara de una mujer entre la multitud: es la de Margot.

ARVO PART / GIDON KREMER Tabula Rasa ECM

Tabula Rasa es una de las obras de mayor relevancia e importancia en la historia de la música, compuesta por el estonio Arvo Part y ejecutada magistralmente por Gidon Kremer; es sin duda alguna un disco que no puede faltar en la colección de un melómano.

KEITH JARRET Sleeper ECM

Grabado en Tokyo, en 1979, sale a la luz este magnífico concierto de Keith Jarret acompañado por Jan Garbarek, Palle Danielsson y Jon Christensen. Sacado de los archivos de la ECM, éste es un documento auditivo de calidad garantizada.

AJAMI Scandar Copti, Yaron Shani EN PANTALLA CANANA

El barrio de Ajami, en Jaffa, es un crisol de culturas y diferentes puntos de vista entre judíos, musulmanes y cristianos. Echando la vista atrás y a través de diferentes personajes somos testigos de lo insostenible que se está convirtiendo esta situación: Nasri, un chico de 13 años que vive atemorizado; Malek, un refugiado palestino que trabaja en Israel ilegalmente; Binj, un palestino rico que sueña con un futuro brillante junto a su novia judía, y Dando, un policía judío obsesionado con encontrar a su hermano desaparecido.

LA MITAD DEL MUNDO Jaime Ruiz Ibáñez MUNDO EN DVD

Es la historia del despertar sexual de Mingo, un joven con cierto retraso mental, carismático y poeta fantasioso que pone atención a los detalles más insignificantes de la vida cotidiana. Su nueva condición de amante le traerá popularidad y también problemas: pondrá al descubierto los prejuicios y la falsa moral de un pueblo enceguecido que, para lavar sus culpas, cobrará venganza con la muerte del menos culpable.

HADEWIJCH Bruno Dumont GUSSI

Abrumada por la fe ciega y el fervor de la joven novicia Hadewijch, la madre superiora la manda fuera del convento. Hadewijch vuelve entonces a ser Céline, una joven de veinte años, hija de un diplomático. Su apasionado amor a Dios, su rabia interior y su encuentro con Yassine y Nassir la conducen por caminos peligrosos.

BENJAMIN VALLETE García Lorca: Le Rossignol Angalous HARMONIA MUNDI

La guitarra de Benjamin Vallete y la voz de Mélodie Ruvio se combinan para rendir tributo a la poesía de Federico García Lorca. Sevillanas y andaluzas, junto con otras piezas de Joaquín Rodrigo y Manuel De Falla, esta obra es una verdadera pieza de arte.

ANDREA BOCELLI Pasión UNIVERSAL MUSIC

Pasión es una colección de canciones de amor mediterráneo que incluye duetos con Jennifer Lopez, Nelly Furtado y la difunta Edith Piaf; Bocelli canta en seis idiomas (italiano, inglés, francés, español, portugués y napolitano), acompañado del pianista David Foster y el guitarrista Ramón Stagnaro.

O.S.T. Les Misérables UNIVERSAL MUSIC

Con un éxito arrollador en las salas de cine, esta nueva versión musical del clásico de Víctor Hugo se llevó algunas estatuillas en los premios Óscar; la gran producción de esta obra universal dio como resultado una banda sonora impecable.


30 FOTOGRAFÍA

B y Rose son dos hermanas. Una de ellas fue secuestrada en París y nadie sabe su paradero. Este es, a grandes rasgos, el hilo conductor de Rose, c’est Paris, libro de la fotógrafa Bettina Rheims y del artista Serge Bramly. Se trata de un recorrido por un París de “visiones surrealistas, identidades confusas, fantasmas artísticos, manipulación oculta, obsesión, fetichismo y deseo hirviente”. + EDITORIAL TASCHEN


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

47_París  

47_París