{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Año 04 • Núm.37 • Junio 2012

LA MÚSICA DE LOS LIBROS

H PATTI SMIT

ENTREVISTAS CON PATTI SMITH Y ANA GERHARD

es terior n a ros núme a g r a Desc

PRECIO AL PÚBLICO 15 PESOS

NOTAS DE PASO COMPARTE Y RECICLA


EDITORIAL

JUNIO 2012 LOS REYES VIEJOS

Los Rolling Stones: 40 años en el camino, 1961-2001

El 17 de octubre de 1961, Mick Jagger y Keith Richards se encontraron en la estación Dartford y tomaron un tren que cambiaría la historia del rock. Los antiguos amigos se identificaron como fundamentalistas del blues y concibieron un grupo que empezaría a tocar en pubs malolientes unos meses más tarde y grabaría su primer sencillo en 1962. Para los mitógrafos, el andén donde Jagger y Richards redescubrieron su pasión equivale al Ponte Vecchio donde Dante vio a Beatriz. […] Durante cuatro décadas, los Stones han sido el blanco favorito de sus testigos letrados. Truman Capote consideró que Jagger era tan sexy como un sapo orinando, y Lester Bangs, el Rimbaud de la crítica del rock, calificó a los Stones como una corporación machista, ávida de dinero, incapaz de retirarse y dotada de nervios de rayos láser. […] Voraces vejestorios, los Stones mejoran con cada segundo adicional. Jagger hace alarde de su condición atlética, se mueve en escena como si desayunara un reforzado cereal geriátrico y demuestra que puede tener la edad del genocida Milosevic y dominar a la juventud con mejores armas. Pero la condición física es sólo una parte de su personalidad pública. Su sentido de la empresa tiene miras amplias. De acuerdo con Martin Amis, estamos ante “el menos sedentario de los millonarios”, un potentado cuya extraña manera de hacer negocios exige mover los hombros hasta casi descoyuntarse el cuello. […] En la era de las cremas hidratantes y los cirujanos plásticos, Keith Richards logró que su cutis alcanzara una textura de jerarca embalsamado en Asia Menor; Ron Wood conserva la sonrisa del adolescente que se acaba de orinar en la jarra de kool-aid, pero adquirió unas facciones cortadas con navaja de botón (esos tajos no se logran con los tenues implementos de una navaja suiza), y Charlie Watts pasó de su sombrío aspecto de burócrata a su altivo aspecto de plutócrata. […] Quizá en un tiempo por venir serán mejor recordados por su indeleble iconografía que por sus grabaciones de blusistas acaudalados. Extracto tomado de SAFARI ACCIDENTAL, de Juan Villoro, editorial JOAQUÍN MORTIZ. + Latinstock/Corbis

37_MÚSICA


CONTENIDO

DIRECTORIO

NERD PLUS

LAS FÁBULAS DEL TÍO HOFS

PRÓXIMA ESTACIÓN: ESPERANZA

EN LOS ZAPATOS DEL OTRO

Por Bernardo Fernández, Bef

P.5

LA MÚSICA QUE LLEGÓ PARA QUEDARSE P.6 Por Javier Moro

Por Emilien Poulin

LA MÚSICA ESTÁ EN TODAS PARTES Por María José Evia

P.8 P.10

Por Yara Vidal

Por Jorge Vázquez Ángeles

Por Staff Leemás

+ NOTAS DE PASO

P.16

P.25

Coeditor y Coordinador Editorial Jorge Vázquez Ángeles Diseñador Victor Baca Vargas

¡NIÑOS A LEER! Por Karen Chacek

victor@revistaleemas.com.mx

P.26

INSOMNIO P.28

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev

PUBLICIDAD

(55) 5211 9266

FOTOGRAFÍA

contacto@revistaleemas.com.mx

Por Staff Leemás

P.14

Director Creativo y Dirección de Arte Manuel Muguira Casanova

jorge@revistaleemas.com.mx

LA VIDA DEL JAZZ EN LOS 60

FRASE NAPALM BOB DYLAN

Por Erick Estrada

Por Diego Rabasa

ENTREVISTA A ANA GERHARD Las aves

LAS OBERTURAS

MÚSICA PARA PENSAR

P.12

yara@revistaleemas.com.mx

manu@revistaleemas.com.mx

¡MENOS REVERENCIA Y MÁS JUEGO!

ENTREVISTA A PATTI SMITH El hada punk

P.21

CINE

ESTE MES FAVOR DE NO BOSTEZAR

Por Antonio Malpica

Directora General Yara Vidal

P.30

www.revistaleemas.com.mx

www.mascultura.com.mx SÍGUENOS EN TWITTER @revistaleemas

Circulación certificada por Moctezuma & Asociados. Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Información: 52 11 92 66, Administración: Héctor Valdéz, Ventas Publicidad: 52 11 92 66, Correo electrónico: contacto@revistaleemas.com.mx, Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V., Dirección: Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Reproducciones Fotomecanicas S.A. de C.V. en Democracias 116. Colonia San Miguel Amantla. Azcapotzalco. C.P. 02700, México D. F. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


PRÓXIMA ESTACIÓN:

ESPERANZA A Rebeca En 1999 el mundo estaba a punto de acabarse y yo era joven aún. Tenía poco tiempo de haberme independizado, un poco más tarde de lo que hubiera querido pero no lo suficiente como para avergonzarme. Acababa de entrar a una agencia de publicidad. La multinacional más grande del ramo. Entré recomendado por mi amigo Rogelio Garza, escritor y periodista que también trabajaba en publicidad. “Piensa esto”, me decía como consuelo, “Fernando del Paso trabajó ahí.” Y Gabriel García Márquez, me enteré después. Venía del mundo editorial. Había diseñado revistas varios años. Todos me preguntaban de qué agencia venía. “Ninguna, es la primera.” Mi jefe directo decía ser escritor. Le caí bien porque yo había publicado ya un libro de cuentos en una editorial independiente. Pronto descubrí dos cosas: que muchos creativos odian su trabajo. “Yo soy cineasta, nomás estoy aquí para juntar dinero”, “en realidad soy pintor, ando aquí de paso”, y así. Lo otro que descubrí es que a pesar de ser muy bien pagado el del publicista es un oficio infernal. Se trata de pensar en buenas ideas para vender algo (que es la parte divertida), luego presentarla al cliente, que casi siempre habrá de rechazarlas (la parte frustrante) para después producirlas en un mínimo de tiempo (la parte estresante). Me habían educado como rojo. En mi casa se leían los libros de Rius y se escuchaban los discos de Óscar Chávez. Nuestra ideología familiar siempre fue zurda. Moderada pero de izquierda. El consumismo, la razón de ser de la publicidad, era —aún es— un antivalor para mí. Alguna vez, abrumado, le pregunté a mi jefe si pensaba que podía darse un nuevo Borges en ese ambiente. “Sí”, contestó, “soy yo.” Llegaba a la oficina temprano y me la pasaba en juntas interminables. Comía con mi equipo, que lo completaban una mujer brillante, un sujeto que le decía al jefe sí a todo —y se dedicaba a barbear a los clientes—, y el tipo más imbécil que he conocido nunca. Por alguna razón los publicistas consideran como una virtud pasarse horas y horas en la oficina aunque sea jugando Fifa 2000 en el Playstation (es cierto). Siempre fui mal visto por irme temprano y ser abstemio. Pronto me sentí abatido por el ambiente de frivolidad que reinaba en la agencia. Había gente interesante pero todos ellos parecían personajes de Papillón, planeando fugarse de ahí para “hacer otra cosa” aunque ninguno de ellos realmente lo intentaba. Y entonces sucedió. Manu Chao vino a tocar al Zócalo de la ciudad de México. Yo había visto a Mano Negra dos veces mientras estudiaba diseño. La segunda de ellas en el legendario concierto que dieron en el desaparecido Toreo de Cuatro Caminos (cuando el público prendió fuego a las butacas). Ahora Manu venía solo. Apenas unos meses atrás había publicado Clandestino, maravilloso disco de música a la vez nostálgica y furiosa que grabó en sus andares por toda Latinoamérica. Tocaría temprano, tenía que escaparme de la oficina. Lo hice. Allá fui con varios amigos. Entre más me acercaba al centro más lejana me parecía la agencia, las juntas en los corporativos y el ambiente publicitario. Llegamos hasta el lugar, que estaba abarrotado. Manu salió puntual al escenario y rasgó el primer acorde; todos nos fundimos en un remolino. Cuando me arrastró el slam me hundí en él pensando yo no sé si mi lugar está aquí pero sé que no está en la agencia. Manu tocó dos horas. No recuerdo con qué canción abrió ni cuál fue la última ni cuál era la banda qué traía ni lo que dijo entre canción y canción. Lo único que conservo de esa noche era la sensación de compartir con todos aquellos que dábamos vueltas y entrechocábamos una fugaz libertad mientras Manu repetía “Próxima estación, Esperanza...” Salí golpeado y sudoroso. Me había liberado de un pesado fardo en el ritual colectivo. Me uní a mis amigos, sonriente, como en trance. Al día siguiente alguno de mis compañeros me preguntó que cómo era posible que me hubiera ido a meter ahí. Mi jefe quiso regañarme por haberme ido temprano. En ese momento renuncié. Nunca en la vida volví a trabajar en publicidad. Doce años y varios libros publicados después, aún me queda pendiente escribir algo: Gracias, Manu. +

El cantautor francés de origen español y adoptado por todo el mundo, Manu Chao.

5 NERD PLUS POR BEF

Bernardo Fernández, Bef. Novelista gráfico y no gráfico. Trabajó tan poco en el medio que no se considera ex publicista.


6 ESTE MES POR JAVIER MORO

LA MÚSICA QUE LLEGÓ PARA QUEDARSE

Hornby hace un recuento de las 31 canciones que él considera las más importantes y queridas de su vida. Y habla de canciones porque, como bien dice, no es un crítico de música, sólo es un “fan clavado”. Alguien que disfruta la música tanto como el fútbol, y que se ha gastado sus buenas libras comprando discos, cedés, elepés y casetes a lo largo de su vida. Dinero que le ha permitido, además, grabar varias cintas en donde recopila lo mejor que escuchó a lo largo de un año. Por el libro transitan grupos como Soulwax, Teenage fanclub; o señores de la música como Springsteen, Patti Smith, Santana, Bob Dylan, hasta gente como Nelly Furtado (sí, la misma), en una mescolanza que nos habla muy bien de lo mucho que uno puede escuchar y cambiar a lo largo de su vida. 31 CANCIONES Nick Hornby ANAGRAMA

Algo que también le pasa a Juan Villoro. En su libro Tiempo transcurrido nos regala unos textos mitad crónicas, mitad ficción, que retratan dieciocho años de la vida de este país, entre 1968 y 1985, año del temblor. En las crónicas reunidas en su libro, podemos observar las transformaciones sociales y culturales que sufrió nuestro país entre el final trágico de los sesentas, con Tlatelolco y Avándaro, que marcarían un antes y un después en la historia política y cultural de México. Hay que recordar que después del Festival de Avándaro el rock fue satanizado por las autoridades; era imposible que las bandas más importantes vinieran a tocar a nuestro país y conseguir sus discos era prácticamente una odisea. México era una isla detrás del muro del Nopal, como bien lo llamó el pintor José Luis Cuevas. Villoro logra atrapar esos momentos, cuando el país empieza a cambiar, a abrirse, y el rock deja de verse como una

EL CANTANTE DE MUERTOS Antonio Ramos Revillas ALMADÍA

IDOS DE LA MENTE L. H. Crosthwaite TUSQUETS

música satánica, para revoltosos y greñudos, y se vuelve parte del paisaje sonoro contemporáneo. The Police, The Doors, The Grateful Dead, son sólo algunos de los grupos que conforman la banda sonora de este libro. Los recuerdos también forman parte de la construcción de la identidad. Memorias, música y algunos secretos son los que conforman al joven Pablo Rodas, personaje principal de El Cantante de muertos, de Antonio Ramos, novela en la que la historia de una familia que se dedica a cantar en los velorios, se va desgranando lentamente para revelarnos el secreto de esta curiosa actividad. Ramos nos sorprende con un tono nostálgico, en el que el norte deja de ser un territorio desconocido para transformarse en una imagen poética, un espacio abierto en donde el silencio es roto por las notas de las canciones. Ramos nos recuerda que la música puede ser una despedida, pero también un lugar de encuentro, un lugar en el que todos, vivos y muertos, nos encontramos. El cantante de muertos viene a descubrirnos una realidad paralela, poco conocida, en donde la música ocupa un lugar esencial. Algo que también realiza otro libro donde la música que ha conformado parte de la identidad de esa región del país se hace presente. Me refiero al libro de Luis Humberto Crosthwaite, Idos de la mente. Ramón y Cornelio, sus protagonistas, nos cuentan sus correrías como músicos. Pero ellos no son cualquier músico: son los más grandes, los más famosos, los rockstars del norteño, esos que llegaron para cambiar la fisonomía de esta música, cimentando el éxito del género a nivel nacional. La novela de Crosthwaite es un viaje diferente, casi podemos decir que un viaje en ácido, donde la voz y la letra de Cornelio son acompañados por el acordeón mágico de Ramón para revelarnos, en tres minutos, el lenguaje de Dios. Crosthwaite mezcla las leyendas urbanas del rock mundial para darle forma a este par de músicos que son parte de nuestra identidad como país, sus canciones han estado ahí desde hace muchos años, monumentos intachables de lo que el norte ofrece al país en el campo creativo, y que poco a poco ha sido descubierto por este centro tan ciego a veces. Crosthwaite lo sabe. Ramón y Cornelio son ídolos que arrastran multitudes, son compañeros que nos demuestran que la música es un lenguaje que rompe barreras, que transforma. +

En la ilustración, Bruce Springsteen.

La música es parte de la atmósfera, del universo que nos confor- TIEMPO TRANSCURRIDO Juan Villoro ma, como las caricaturas y el cine de vampiros. Está ahí siempre FCE a un lado, flotando cerca de nosotros, lúcida y contagiosa. Aunque hay momentos en los que simplemente en cuestiones musicales te transformas en un radical. Sobre todo cuando te das cuenta que odias los viejos discos de tus padres: por sentimentales, ñoños, aburridos, y empiezas a comprarte tus primeras cintas y a organizar tus gustos musicales, entre los que seguramente destacan gritos infernales y guitarrazos, justo como nos cuenta Nick Horby en 31 canciones, donde confiesa que rolas lo han acompañado a lo largo de su vida, permitiéndonos ver su transformación de joven punk radical a adulto que ahora disfruta con canciones de la Motown o de Rod Stewart.


8 ESTE MES POR EMILIEN POULIN

FAVOR DE NO BOSTEZAR No me negará que al observar a un director de orquesta lo primero que usted piensa es: “¿Para qué diablos sirve el director de orquesta? No sólo se trata de un señor que se para en un pódium y mueve un palito llamado batuta. Su figura es indispensable al momento de interpretarse una pieza: de él depende la manera en que habrá de sonar determinada obra, más rápida o más lenta, o pedir que la sección de cuerdas toque más bajo o más alto. Preguntas incómodas como la anterior tienen respuesta en el libro titulado La música clásica: 101 preguntas fundamentales. Podríamos considerar este libro como el primer paso para su incorporación a la legión de seguidores de la música de concierto, tan importante como el Catecismo o el manual de Carreño. En él encontrará las razones por las que no se puede comer ni beber dentro de una sala de conciertos, si el papa Gregorio tuvo algo que ver con el canto gregoriano, o por qué una persona debe considerarse afortunado si descubre un violín Stradivarius en el desván de su casa.

LA MÚSICA CLÁSICA... Annette Kreutziger-Herr ALIANZA EDITORIAL

Una vez conocida la teoría, déjeme presentarle, estimado lector, a los compositores. No piense en ellos como seres que se la pasan frente al piano anotando signos incompresibles en hojas pautadas a la luz de las velas. En Por qué Beethoven tiró el estofado descubriremos un poco más sobre Johann Sebastian Bach, Brahms o Ludwig van Beethoven. Le interesará saber que el autor de la Novena sinfonía, por ejemplo, se paseaba por las calles de Bonn prácticamente como un desarrapado: la ropa sin planchar, el sombrero ladeado y una espesa barba que le llegaba hasta los ojos. Su casa era todavía peor: papeles por todos lados, un piano en terrible estado, salpicado de tinta, con las cuerdas rotas. Se ha pensado que el carácter de Beethoven era más bien hosco, pero de acuerdo con este libro no era así: se trataba de una persona animosa que reía estentóreamente. Lo cierto es que nunca soportó las distinciones sociales, y evitó, siempre que pudo, relacionarse con la realeza. A pesar de la sordera que hacia los últimos años de su vida se volvió total, Beethoven dirigió el estreno de su Novena sinfonía, en 1824. Al terminar la obra, comenzó a recoger las partituras del atril hasta que

POR QUÉ BEETHOVEN TIRÓ EL ESTOFADO Steven Isserlis ANTONIO MACHADO

AL SERVICIO DE... Eusebio Ruvalcaba LECTORUM

COFFEE WITH MOZART Julian Rushton DBP

uno de los cantantes se le acercó y tiró de la manga de su saco para que se volviera hacia la multitud que, de pie, ovacionaba una de las máximas obras musicales creadas por un hombre. El escritor Eusebio Ruvalcaba, hijo de un connotado violinista mexicano, ha escrito veintinueve cuentos sobre compositores, directores o músicos bajo el título de Al servicio de la música. Aquí nos enteramos de cómo Niccolo Paganini, uno de los más grandes virtuosos del violín, después de revisar su Capriccio XXV, literalmente lo arrojó a la chimenea (obviamente encendida) donde se quemó para siempre. Es sorprendente enterarse que Robert Schumann conversaba con Bach en la mesa de su casa, a pesar de que el primero había nacido en 1810 y el otro llevaba más de sesenta años muerto. No deja de ser hermoso y eminentemente románico el último deseo de Chopin, antes de morir víctima de la tuberculosis: que su corazón fuera llevado a Varsovia, donde aún reposa. La figura de Wolfang Amadeus Mozart sigue cautivando a todo el mundo. Por ello su presencia en los tres libros anteriores es significativa, pero lo es más en el libro titulado Coffee with Mozart, que forma parte de una colección cuya característica es la de entrevistar a personajes ya fallecidos. La entrevista consta de quince temas que el genio de Salzburgo va contestando como si estuviera frente a las cámaras de televisión. A lo largo de la charla señala que fue un niño prodigio que viajó por toda Europa, tocando en las más famosas cortes, y que desde muy joven comenzó a componer conciertos, sinfonías y óperas. Y dice Mozart, muy jovial: “Escribo la música que necesites. Soy como una vaca lechera”. También revela que antes de casarse con Constance Weber tuvo una larga relación con su hermana Aloysia, pero que eso no le ha causado ningún problema familiar (a excepción de su siempre posesivo padre, Leopold). A lo largo del libro Mozart habla sobre religión, política, sus óperas más famosas, su relación con la nobleza, sus hábitos al momento de trabajar, y se da tiempo para hablar de su famosa cabellera. El libro está escrito en un inglés bastante accesible, por lo que además de aprender mucho sobre la vida mozartiana, querido lector, podrá practicar su nivel de inglés. Espero que estas recomendaciones lo animen a darse una vuelta por la sección de “Música clásica” de su tienda favorita. Si de todas formas decide no hacerlo y continua bostezando hasta cuando escucha el violín de un mariachi, contará con algunos datos que utilizados con maestría, lo convertirán en el centro de atención durante una cena de negocios, una boda o un bautizo. +

En la ilustración, Wolfgang Amadeus Mozart.

Si usted es de esas personas que cuando escucha los nombres de Mozart, Bach o Beethoven bosteza, o que se ha pasado la vida esquivando invitaciones para asistir a un concierto sinfónico porque es muy probable que no entienda nada y se duerma a pierna suelta en las butacas de la sala Nezahualcóyotl, a continuación le mostraremos cuatro libros que podrían animarlo a acercarse a la “música clásica”.


10 ESTE MES POR MARÍA JOSÉ EVIA

LA MÚSICA ESTÁ EN TODAS PARTES La realidad es que está la gente como yo, los que de vez en cuando fantaseamos con ser adorados por masas o, mejor, por un pequeño pero devoto grupo de fanáticos que arman sitios web en nuestro honor, y están los verdaderos músicos. Los que no sólo crean notas, sino que basan su vida entera en estar al servicio de su don. Esta gente entiende el proceso musical de una forma que nosotros no alcanzamos a comprender del todo.

EL PERSEGUIDOR Julio Cortázar LIBROS DEL ZORRO ROJO

El Perseguidor, uno de los cuentos más celebrados de Julio Cortázar, nos presenta a una de esas criaturas. Johnny Carter es un saxofonista que cambiará la historia del jazz. Su biógrafo Bruno (nuestro narrador) no puede evitar caer bajo su embrujo aun cuando Carter está en la más profunda pobreza, atormentado por las adicciones y perdiendo el saxofón en estaciones de metro. No puede articular tan bien como un crítico lo que significa su música, pero Carter es un genio. Cuando él y Bruno hablan sobre jazz, están hablando de cosas enteramente diferentes. Este homenaje de Cortázar al legendario Charlie Parker nos invita a recorrer París desde la mente de un virtuoso que sabe que es el único que comprende su obra, a pesar de que mueva a otros a escribir biografías y le procure groupies que a su vez le proporcionan techo y drogas. Johnny Carter y su instrumento están solos en otro plano.

NOVECENTO aclamada internacionalmente, como Jelly Roll Morton, que lo reta a Alessandro Baricco un duelo de pianos. Ser pianista es su identidad y su razón de ser. No ANAGRAMA necesita la tierra firme y no necesita un título. “Hay oficios para los que resulta indispensable ser un diestro, y éste afortunadamente era uno de ellos”, dice Lukas Duncan, el protagonista de El Trompetista, cuando explica su caída azarosa en el mundo del periodismo. Le perdonamos la frase porque estaba todavía en el inicio de su búsqueda personal para encontrar lo que significa ser un trompetista, alguien que puede crear su propio ritmo y hacer que otros muevan los pies a su compás. El libro de F.J Koloffon está construido alrededor de canciones, de la misma forma en la que todos vivimos inevitablemente con música de fondo. A veces los personajes citan letras de bandas tan disímiles como Chikita Violenta y Brigh Eyes; otras, una estrofa de The Killers sirve para abrir un capítulo. Estas y EL VIOLÍN DE otras melodías las podemos escuchar mientras seguimos la evolución AUSCHWITZ de Lukas en el cedé incluido en la edición. M.Ángels Anglada ALFAGUARA Nuestro personaje nace en La Cuna, un mundo ficticio lleno de seres serios que no comprenden su naturaleza imaginativa y sensible, obligándolo a seguir el camino de El Destino para encontrar un lugar que lo acoja. La historia de El Trompetista se ve cargada de este tipo de símbolos, y su universo es por momentos confuso. La narración encuentra sus mejores momentos cuando Lukas comienza a comprender su lugar y que no será a través de acordes, sino de palabras, que cumplirá su cometido.

El violín de Auschwitz cuenta, en cambio, la historia de un hombre que sabe exactamente para qué es bueno: Daniel construye violines como nadie. En medio de la pesadilla nazi este don le permite salvar su vida EL TROMPETISTA y la de al menos una persona más. Y no sólo eso: el violín sobrevive F.J. Koloffon para continuar produciendo sonidos tan especiales que siguen inSONIDOS URBANOS fluenciando la vida de nuevos músicos. La creación del instrumento, Lo mismo le pasa a Danny Boodman T.D. Lemon Novecento, protagodescrita con gran detalle por M. Ángels Anglada, lo convierte en un nista del monólogo Novecento, la leyenda del pianista en el océano, personaje más en una novela que defiende la dignidad, el virtuosismo de Alessandro Baricco. Aquí es la voz de un compañero, el trompetisy la amistad de quienes vivieron en campos de concentración. ta Tim Tooney, la que nos guía en el camino de un pianista que nació y vivió en un barco, tocando como nadie antes y nadie después. La Lo bueno de amar la música es que está en todas partes: nos acompahistoria de Novecento es efectivamente material de leyenda, desde ña cuando queremos sentirnos menos solos, ameniza fiestas y provee sus orígenes hasta su conmovedor final. El lector quiere conocer tode citas para usar como actualizaciones de Facebook. Pero hay tamdos los detalles de su vida, escucharlo tocar, preguntarle por qué no bién otra música, otros ritmos; hay pianistas que tocan solo en mar quiere dejar el barco, y Tim nos lleva en esta dirección. Novecento abierto y saxofonistas que nunca dejan de serlo cuando pierden el no es un buen músico que ama el jazz, como Tooney, ni una estrella saxofón. Y hay libros para conocerlos mejor. +

En la ilustración, el saxofonista Charlie Parker.

En la adolescencia es común soñar con ser una estrella de rock, pop, cumbia o el género preferido, pero apostaría el dinero que no tengo a que más del 50% de nosotros conservamos este sueño ya bien adentrados en la adultez. La idea de hacer música para ganarse la vida es tentadora por muchas razones; una de ellas, que la música es tal vez el arte más disfrutado universalmente. No todos podemos ser conocedores de danza, arquitectura o literatura, y la ciencia ha registrado a locos que no disfrutan el cine, pero todos tenemos una canción que cantamos a voz de cuello o una melodía que nos hace llorar.


12 RESEÑA

ENTREVISTA A PATTI SMITH POR YARA VIDAL

ÉRAMOS UNOS NIÑOS Una promesa es un pacto con alguien que se enfrenta al horror del mundo, y es mejor encararlo siempre estando acompañado. Éramos unos niños, de la poeta y cantante Patti Smith, es la promesa y los recuerdos de una vida dedicada al arte, al lado de su amigo de vida, Robert Mapplethorpe, porque, por pequeña que sea, toda historia tiene algo memorable por contar. En el libro, Patti nos narra la historia de dos jóvenes, niños aún, que quieren dedicarse al arte. Hambre, pobreza y angustias los acongojan en la inmensa Nueva York, una ciudad de rascacielos que acechaban desde las alturas. ¿Existe el destino o es la pura casualidad por la que nos tropezamos con ciertas personas a lo largo de nuestra vida? De cualquier forma, el encuentro entre Patti y Robert fue una jugada de ajedrez que los marcaría para siempre, ya que, después de un par de coincidencias fortuitas, ellos supieron que había algo incomprensible que los unía. Éramos unos niños es la deuda de Patti con Robert, a quien le había prometido, antes de morir, contar algún día su historia. En aquella década de los sesenta la vida era un juego y el mundo el gran parque de diversiones. No importó la penuria, ese siempre fue el aderezo de su arte y convirtieron a Nueva York en su lienzo y partitura. Fue la ciudad que los vio nacer y la misma que los acogió en sus hostiles entrañas, mientras que el Hotel Chelsea fue su resistencia frente a la voraz urbe. Robert, el niño bueno que quería parecer malo y Patti, la niña rebelde que quería parecer buena. Eran la fórmula química perfecta, hasta que algo entre ellos dos se rompió. Él siempre se mostró tímido y poco comunicativo y ella difícilmente podía acceder a su misterioso mundo interior. Sus secretos más íntimos los tenía bien guardados y el día de su inminente separación ella los descubrió. Los dos crecían juntos, pero inevitablemente tenía rumbos separados. Patti se percató de que Robert atravesaba una lucha consigo mismo por entender su identidad sexual. Su arte, más que una evolución de su talento, era de su personalidad. Una búsqueda de quién era, un niño que formulaba preguntas pero no obtenía respuestas. Se separaron y siguieron juntos. Los caminos que se bifurcan, tarde o temprano vuelven a confluir. Esa es la bandera que iza el libro de Patti. A pesar de la distancia, siempre estuvo al lado de Robert, hasta sus últimos días. Éramos unos niños es el mundo de la bohemia de los sesenta y setenta. No sólo leemos sexo, drogas y rocanrol. Esto sólo es el principio de una vida inmortalizada en el recuerdo y en el arte, en los poemas de Patti y los dibujos de Robert. Andy Warhol, Jimi Hendrix, Janis Joplin, The Rolling Stones, The Doors y John Lennon son sólo algunos de los que caminan por estas páginas. Patti Smith se inclinaba por los artistas que buscaban transformar su época y ella alcanzó a convertirse en uno de ellos. Sin embargo, nuestro mundo sigue necesitado de arte transformador. El libro es la palabra y la historia de dos niños contra el mundo y, en algún momento, todos fuimos niños. No hay que olvidar que los niños también pueden cambiar el mundo. +

EL HADA PUNK Amante de su tiempo y de artistas como Verlaine, Rimbaud, Yeats, Diego Rivera y Frida Kahlo, Patti Smith (1945, Ohio, EUA) demuestra en sus palabras una humildad y admiración por el todo, con la convicción de que la belleza está presente en todos nosotros. Patti Smith es una artista fascinante y políticamente activa. Vivió la revolución artística de los setenta en Nueva York, llevando en alto valores bohemios en tiempos inciertos, revaluando el concepto de que el rocanrol también es una hermandad liderada por mujeres. A sus 65 años de edad, Patti lo ha experimentado todo —excepto las drogas duras—. En su más reciente libro Éramos unos niños, ganador del premio National Book Award, relata sus primeros años como una tímida amante del arte, ávida de ser artista. Durante “el verano del amor” conoció en la calle al artista Robert Mapplethorpe, quien la invitó a través del amor, la inocencia y la disciplina a encontrar lo más valioso: su propia voz. Para ella todo momento es único, en medio del caos, de la noche, del día. Su obra celebra la dignidad del diferente, del disidente, del auténtico, y sí, Patti, la noche pertenece a los amantes, a nosotros mismos. En la Casa azul de Frida Kahlo, Lee+ tuvo la oportunidad de hacerle las siguientes preguntas. En el libro Éramos unos niños, cuentas que tu primera lectura pública fue en la iglesia Riverside, en Nueva York, en 1970. A esa lectura asistieron celebridades como Susan Sontag y Andy Warhol. ¿Por qué te convertiste en poeta? Creo que ser poeta es un llamado de nuestro creador, sea Dios o la naturaleza, y pensar por qué deben existir los poetas es como preguntarse por qué necesitamos comida o agua. La poesía es algo que expresa los sentimientos más profundos de la condición humana, no necesitas nada para escribir tu poesía, para compartirla. Junto con la música, es el arte más libre y profundo y siempre necesaria para la condición humana. Ser artista en cualquier tiempo es lo más importante, es el impulso creativo, la bendición del fuego que no se puede negar, que te fuerza a crear arte, sin importar que seas pobre o rico, desconocido o en la cárcel es lo mismo, el arte debe venir de lo más alto de tu corazón. En el Hotel Chelsea te volviste hija de los beats y madrina del punk, ¿cómo entiendes esto? Creo que Lenny (Kaye) y yo formamos parte de un movimiento como un río, que pudo haber empezado con Rafael,

ÉRAMOS UNOS NIÑOS Patti Smith LUMEN

Mozart, Rimbaud. El punk es un estado mental, es un sentido de libertad, es abrazar lo nuevo, sin límites. Sólo me tocó ser parte de un continuo fluir. Las nuevas generaciones lo definirán y redefinirán, no pertenece a nadie, es de la gente, ya que es una reacción ante la corporativización de nuestra voz cultural. Los chavos que tocan en la calle o en sus garajes son la esencia del movimiento punk, que seguirá moviéndose como el río. Te formaste con figuras fundamentales de la literatura como William Burroughs y Allen Ginsberg, ¿qué poesía te sigue inspirando? Amo la poesía en general, de Rimbaud a Lorca, Mikofsky, releo a los mismos poetas, me siguen inspirando los mismos poetas que leía de joven, también me inspira un joven en la calle que se me acerque a darme un poema y la gente que sigue trabajando y escribiendo, expresándose. En Éramos unos niños relatas cómo llegó Diego Rivera a tu vida… En 1963, cuando tenía 16 años, mi madre me regaló un libro llamado La fabulosa vida de Diego Rivera de Bernard Wolf; este libro fue una gran influencia, su vida, la revolución artística, la gente fuerte en su vida. Me enamoré de Frida Kahlo, pero era muy complicado en esta época encontrar más información sobre ella. Este libro me inspiró la idea de la relación entre musa y creador, y el intercambio de roles, me llamó la atención que siempre permanecieron juntos sin importar los tiempos difíciles. Con esta idea fui a Nueva York buscando una relación así y la encontré con Robert Mapplethorpe, fuimos la musa uno del otro, como artistas jóvenes nos sacrificamos mucho, fuimos amantes jóvenes, hasta que el interés sexual de Robert se vio persuadido por una vida homosexual. Luchamos para guardar nuestra amistad y nuestras colaboraciones, que logramos mantener hasta su muerte. Tu último disco Batanga salió este 5 de junio, día del cumpleaños de García Lorca. En él trabajas con tus hijos, ¿cómo fue esta experiencia? Mis hijos son destacados músicos como su padre. Mi hijo toca la guitarra en el disco e interpreta un hermoso solo en la canción María, dedicada a María Shneider, la actriz francesa a quien conocí en los setenta. No puedo decir lo que significa para mí cantar con ellos, les cambié los pañales, los crié, los amamanté. Es una manera de comunicarnos con su padre, quien murió cuando ellos eran muy chicos, es una cosa muy hermosa. +

Patti y Robert en sus años mozos.

POR ROLANDO R. VÁZQUEZ


14 ENTREVISTA A ANA GERHARD

Ilustración del libro Las aves, introducción a la música de concierto.

Ve la entrevista en línea:

POR JORGE VÁZQUEZ ÁNGELES Las aves, introducción a la música de concierto busca acercar a los niños —y también a los no tan niños—, a la “música clásica” a través de veinte temas seleccionados por la autora del libro, la pianista mexicana Ana Gerhard. Se trata de composiciones de Vivaldi, Tchaikovski, Mozart o Schubert, entre otros —incluidas en un cedé que acompaña al libro—, en los que se escucha la imitación que instrumentos orquestales hacen del canto de las aves. ¿Los compositores se inspiran en el canto de los pájaros para escribir su música? Existe la teoría de que quizá el hombre, queriendo imitar el canto de las aves, comenzó a hacer música pero eso no se puede comprobar. Lo cierto es que muchos compositores se inspiraron en el canto de los pájaros para hacer música. Me gustó mucho la idea de tomar algunas piezas que evocan a los pájaros para llamarles la atención a los niños, decirles en qué fijarse al momento de escuchar la música. Existen muchos libros de introducción a la música enfocados en las biografías de compositores que a los niños no les dicen mucho. En cambio, si les llamas la atención para que se fijen en el canto de los pájaros, después les puedes hablar directamente de la música, de los instrumentos, del ritmo. ¿Cómo fue el proceso para elegir los temas? Fue algo difícil porque hay mucha música sobre pájaros. Tuvo mucho que ver, por una parte, la cuestión de derechos de autor; desde el principio quería que fueran piezas accesibles para niños que abarcaran un gran periodo de la historia de la música. Por eso hay piezas desde el Renacimiento hasta contemporáneas, pasando por el barroco, romántico, impresionista, y que aparecieran diferentes instrumentos como la flauta, el violín, el clavecín, el piano, el chelo y la voz. También que hubieran diferentes géneros: hay conciertos para instrumento y orquesta, sinfonías, ópera y ballet. De los veinte temas que vienen en el libro, ¿cuáles son tus preferidos? Hay muchos que me encantan. Aunque algunos son muy conocidos no dejan de ser bonitos, como las Cuatro estaciones y Pedro y el lobo, donde aparece un pajarito. Me gusta mucho la obra renacentista de Clément Janequin; creo que puede llamar la atención de los niños tanto por pertenecer a una época bastante remota pero al mismo tiempo por la imitación que los cantantes hacen de los pájaros. Cecilia Varela ilustró el libro. ¿Cómo fue el trabajo con ella? En este caso no tuve el gusto de conocerla, ella vive en Argentina. La editorial le mandaba mis textos y ella los iba ilustrando sin que hubiera un contacto cercano entre nosotras. Se me antoja mucho conocerla y felicitarla por su trabajo que enriqueció mucho el libro. ¿Te gustan los pájaros? Me encantan. Tengo un canario en casa que me alegra todos los días, cuando toco el piano enseguida me contesta. +

LAS AVES Ana Gerhard OCEANO TRAVESÍA


16

FRASE NAPALM

EN PRIMER LUGAR ME CONSIDERO POETA. DESPUÉS MÚSICO. VIVO COMO POETA Y MORIRÉ COMO POETA. TARÁNTULA Bob Dylan GLOBAL RHYTHM

BOB DYLAN REVISITED Enrique Sánchez Abuli NORMA

BOB DYLAN. LETRAS 1962-2001 Bob Dylan OCEANO

POR BOB DYLAN


DISEÑO

La historia del rock también puede contarse a través de la memorabilia, esa vasta colección de pósters, boletos, portadas, volantes, que se guardan como tesoros; aunque no brillen, son parte de nosotros.

MEMORABILIA DEL ROCK THE ART OF CLASSIC ROCK Paul Grushkin COLLINS DESIGN


19 ARTE DISCO_LIBRO

¿Qué pasaría si tus discos favoritos fueran libros? El diseñador británico Christophe Gowans se hizo la misma pregunta y dibujó varias portadas de los discos más famosos de los últimos años. Para conocer más de su trabajo visiten: rockpot.co.uk y ceegworld.com.

Lee+

ABBEY ROAD The Beatles APPLE

LEGEND Bob Marley ISLAND

LONDON CALLING The Clash COLUMBIA

THE MAN-MACHINE Kraftwerk EMI

NEVERMIND Nirvana DGC

OK COMPUTER Radiohead PARLOPHONE

PET SOUNDS The Beach Boys CAPITOL RECORDS

THE DARK SIDE OF THE MOON Pink Floyd EMI

OUT OF TIME R.E.M WARNER BROTHERS

TRANSFORMER Lou Reed BMG

HOW TO DISMANTLE... U2 ISLAND

VIOLATOR Depeche Mode MUTE RECORDS


+DEL TEMA LIBROS Nota de paso

Algunos títulos relacionados con el tema de este número. MÚSICA

LA CONSPIRACIÓN MOZART Scott Mariani LA FACTORÍA DE IDEAS

¿Lo envenenó un compositor rival? ¿Fue asesinado por romper el código de silencio de los francmasones? ¿Está su muerte conectada de alguna manera con el extraño y brutal asesinato del pianista Oliver Llewellyn ocurrido hace unos meses? Desde los majestuosos capiteles de Oxford, pasando por los laberínticos canales de Venecia, la imponente arquitectura vienesa o las montañas nevadas de Eslovenia, Ben y su antiguo amor, Leigh, deben olvidar el pasado para desvelar la verdad oculta.

EL MALOGRADO Thomas Bernhard ALFAGUARA

A raíz del suicidio de su mejor amigo, un hombre viaja hasta su antiguo hogar en Austria. Allí rememora la pasión que ambos compartían por el piano, y la turbia amistad que los unió, trastocada al conocer al virtuoso Glenn Gould.

PAUL McCARTNEY. LA BIOGRAFÍA Peter Ames Carlin VICEVERSA

Más que una estrella de rock, más que una celebridad, Paul McCartney es un hito cultural. Cogió una de las dos mitades del legendario dúo de compositores Lennon-McCartney, contribuyó a transformar la música popular, avanzando desde el simplista pop de “Love me do” al sintonismo vanguardista de “A day in the life” y a los himnos intergeneracionales como “Hey Jude” y “Let it be”.

EL RETORNO DEL PROFESOR DE BAILE Henning Mankell TUSQUETS

En diciembre de 1945, un avión británico aterriza en Bückeburg (Alemania) y de él desciende un misterioso hombre; se dirige a la prisión de Hamelin, donde están encarcelados doce criminales de guerra alemanes, con una siniestra misión. Cincuenta y cuatro años después, en Suecia, Herbert Molin, un policía ya jubilado que vive apaciblemente en el pueblecito de Harjedalen, es brutalmente asesinado.

BITCHES BREW Enrico Merlin GLOBAL RHYTHM

El 19 de agosto de 1969, mientras se limpiaban los prados de Woodstock, Miles Davis llevó al estudio una «orquesta» sin precedentes: trece solistas con guitarras y teclados eléctricos, cuatro percusionistas, un clarinete bajo y un saxo soprano. Con unas breves indicaciones sobre papel y tras una sola tarde de ensayos, en tres mañanas se grabó un disco cuyo alcance histórico fue enseguida evidente. La historia de un disco es aquí historia de la música.

AHÍ VIENE LA PLAGA José Agustín DeBOLSILLO

Guión de una ópera de rock cinematográfica, documental y de ficción, que ofrece una divertida, irreverente y explosiva probadita de atmósferas esenciales que vivieron los chavos mexicanos en los años 50, 60 y 70. Personajes que gobernaron la noche antes y después del 68, y aquellos que buscaron cambiar el mundo. Aparecen los rebeldes sin causa, las clases del chachachá, los cafés cantantes, la revolución cubana, los “jipis”, los movimientos feministas y homosexuales, los punks, los halcones, la música disco, Avándaro y los guerreros jodidos de los hoyos fonqui.

TOKIO BLUES Haruki Murakami TUSQUETS

Mientras su avión aterriza en un aeropuerto europeo, Toru Watanabe, de treinta y siete años, escucha casualmente una vieja canción de Los Beatles: de pronto, la música le hace retroceder a su juventud, al turbulento Tokio de finales de los sesenta. Recuerda entonces, con melancolía y desasosiego, a la inestable y misteriosa Naoko, la novia de su mejor -y único- amigo de la adolescencia, Kizuki, y cómo el suicidio de éste les distanció durante un año, hasta que se reencontraron en la universidad.

EL AFINADOR DE PIANOS Daniel Mason SALAMANDRA

En plena época victoriana, un experto y apacible afinador de pianos llamado Edgar Drake, es requerido por el ejército colonial británico para viajar a Birmania con el fin de reparar un ejemplar que se halla en posesión del erudito comandante médico Anthony Carroll.

ME LLAMAN LA TEQUILERA Alma Velasco SUMA DE LETRAS

Esta novela retrata a una mujer extraordinaria: Lucha Reyes, la cantante que revolucionó para siempre la música mexicana, brindándole el sello característico que ha cautivado a generaciones dentro y fuera del país. Combinando la emotividad de la ficción y la documentación precisa de la crónica, con testimonios y datos reales, Alma Velasco narra la trayectoria de este personaje que creó el género de la música de mariachi tal y como la conocemos actualmente.

EL ÚLTIMO TANGO DE SALVADOR ALLENDE Roberto Ampuero PLAZA & JANÉS

Nadie responde en la casa de los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y todo indica que el golpe de estado está en marcha. Salvador allende se dirige a palacio. Y Rufino, asistente personal del presidente, viejo compañero de un taller anarquista, gran amante del tango —afición que comparte con el mandatario—, escribe en un cuaderno escolar la historia de la tragedia que se avecina.


21 LAS FÁBULAS DEL TÍO HOFS POR ANTONIO MALPICA Toño Malpica. Rollero, chorero y cuentero por vocación, ingeniero por equivocación, escribe para niños de 9 a 99, toca horrible el oboe pero en el piano dicen que se defiende. No tiene problema con la llegada del fin del mundo, siempre y cuando no lo agarre a media ducha. Y le va a los pumas.

EN LOS ZAPATOS DEL OTRO

DIARIO DE GREG Un Renacuajo Jeff Kinney OCEANO TRAVESÍA

LA PIEDRA LUNAR Wilkie Collins ALBA EDITORIAL

LA NARANJA MECÁNICA Anthony Burgess BOOKET

Aquiles: ¿Y eso? Tortuga: Es el ipod de mi sobrino, el que comió ayer con nosotros. Aquiles: ¿El que estuvo todo el tiempo guatsapeando? ¡Vaya pulgares, amigo mío! Tortuga: Bueno, tampoco hay que exagerar. Fueron sólo tres veces. Las conté. Aquiles: Cada una de hora y media. Y dos de ellas, mientras acababa con nuestro vino. ¿Y para qué quiere el aparato? Tortuga: Estoy aprovechando que lo olvidó para ponerme, como reza el dicho, “en los zapatos del otro.” Aquiles: ¿En serio? ¿Piensa entrar en esos Converse que parecen tanques? Tortuga: Es un decir. Recordará usted que, a la hora del cognac y el puro, le di a leer a Wilkie Collins y dijo, refunfuñando, que le caía pesado. Que mejor volvía al Diario de Greg. Aquiles: Bueno, también hay que tomar en cuenta que comió como náufrago en buffet. Así cualquiera se queda dormido con un libro en la cara. Tortuga: Nada, nada. Usted mismo dijo el otro día que la música es a la lectura lo que la piña al pastor. Aquiles: ¡El aderezo a la ensalada! ¡Lo que dije fue que...! Tortuga: Aguarde. Tengo la teoría de que no fue Wilkie Collins lo que tumbó a mi sobrino, sino lo que estaba escuchando. Así que voy a hacer el experimento. Leeré La piedra lunar mientras escucho esto. ¿Le importaría? Aquiles: Para nada. Ahora que lo dice, se me ha antojado ADEREZAR La dama de blanco con la Haffner de Mozart. Aquiles: ¡Hey, qué tiene! ¿Por qué tiembla de esa forma? Tortuga: ¡Dios mío! ¿Qué horas son? ¡Y ni siquiera llegué al robo de la piedra! Aquiles: ¡Página tres! Interesante. ¡No sólo no durmió sino que parecería que se tomó siete expresos al hilo! ¿Me permite escuchar? Tortuga: Adelante. Aquiles: ¿No dice otra cosa esta canción? Tortuga: No. Y así está todo el aparato. ¡Como cien mil archivos! Veo lucecitas. Aquiles: Me pregunto si Barbra Streisand cobrará algún tipo de regalía por esto. Tortuga: Y yo me pregunto cómo se llamará la pieza. Aquiles: ... Tortuga: ... Aquiles: Es una broma, ¿verdad? Tortuga: ¡No! ¡Es un axioma! ¡Todo el mundo sabe que La naranja mecánica hay que leerla con el buen Ludwig van de fondo! ¡Que a Nietzsche se le sazona con Wagner! ¡Que nada como Primavera en los Apalaches para leer a Whitman! ¡Que…! Aquiles: ¡…El Diario de Greg se lee sin problemas con… Duck Sauce en el trasfondo! Tortuga: ¿Usted cree? Aquiles: Aunque la combinación es bárbara, a su sobrino no lo tumbaron ni Barbra ni Collins, sino el tinto y la arrachera. Tortuga: ¿Pero... vio lo flaco que está? Los pantalones los trae por aquí. Se le ve... bueno, usted vio lo que se le ve. Aquiles: Cosas de la moda, supongo. Tortuga: Supongo. Como... como… ¿cuál es el nombre de la canción? Aquiles: Es una broma, ¿verdad? +


LOS + VENDIDOS

Nota de paso

FICCIÓN

LA TEJEDORA DE SOMBRAS Jorge Volpi PLANETA

Cuando se encuentran en Nueva York en 1925, Henry Murray un ambicioso médico de Harvard casado con una rica heredera de Boston, y Christiana Morgan una tormentosa estudiante de arte, esposa de un veterano de guerra. Atraídos por una fuerza que los sobrepasa, viajan a Suiza para ser analizados por Jung, quien sumerge a Christiana en profundos estados de trance. Las visiones de la joven, fielmente dibujadas en sus cuadernos, se convertirán en el punto de partida de un experimento en busca del amor absoluto.

CLARABOYA José Saramago ALFAGUARA

A sus 30 años, José Saramago concluyó esta novela y la entregó a un amigo con relaciones en el mundo editorial. Durante decenios no sólo no recibió respuesta de la editorial, sino que tampoco pudo recuperar el original enviado. Cuarenta años después recibió noticias de que en una mudanza la editorial, ahora muy interesada en publicarlo, había hallado el manuscrito. El autor consideró que habían pasado demasiados años, pero dejó manos libres a sus herederos por si querían que viera la luz tras su fallecimiento.

TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA Mario Vargas Llosa ALFAGUARA

Ricardo ve cumplido, a una edad muy temprana, el sueño que en su Lima natal alimentó desde que tenía uso de razón: vivir en París. Pero el reencuentro con un amor de adolescencia lo cambiará todo. La joven, inconformista, aventurera, pragmática e inquieta, lo arrastrará fuera del pequeño mundo de sus ambiciones. Creando una admirable tensión entre lo cómico y lo trágico, Mario Vargas Llosa juega con la realidad y la ficción para liberar una historia en la que el amor se nos muestra indefinible. Pasión y distancia, azar y destino, dolor y disfrute.

LA SILLA DEL ÁGUILA Carlos Fuentes ALFAGUARA

Es el año 2020, Estados Unidos ha suspendido el uso del satélite del que dependen todas las comunicaciones en México; no funciona ni la televisión, ni el teléfono, ni la radio, ni el e-mail. Los Estados Unidos están enojados en esta novela porque México ha rechazado su ocupación militar de Colombia en el año 2020, y se niega a darle petróleo a Estados Unidos en las cantidades que exige. Una novela satírica, un espejo despiadado del muy imperfecto animal que es la democracia mexicana, mezcla tan extraña de nuevas libertades y viejos vicios.

JUEGO DE TRONOS George R.R. Martin PLAZA & JANÉS

Juego de tronos es el primer volumen de Canción de hielo y fuego, monumental saga de fantasía épica de George R. R. Martin. En el legendario mundo de los siete reinos, donde el verano puede durar décadas y el invierno toda una vida, la tierra del norte, Invernalia, está resguardada por un colosal muro de hielo que detiene a fuerzas oscuras. Lord Stark y su familia se encuentran en un conflicto que desatará todas las pasiones, todo ello para ganar la más mortal de las batallas: el trono de hierro, una poderosa trampa que atrapará a los personajes.

NO FICCIÓN EL PAÍS DE UNO Denise Dresser AGUILAR

Denise Dresser entrega un diagnóstico audaz y demoledor de la situación política y social que impera en nuestro país. Una denuncia a los Salinas y sus pactos siniestros; a los Romero Deschamps que exhiben su riqueza con cinismo; a los Montiel que pasean su impunidad por el mundo; a la maestra y su ejercicio cuestionable del poder; a los Fox con su presunción de ineptitud; a los políticos que encubren a pederastas, a los legisladores que mienten sin escrúpulos.

DIOS NUNCA PARPADEA Regina Brett DIANA

Todo puede cambiar en un abrir y cerrar de ojos, pero no te preocupes, Dios nunca parpadea. 50 relatos inspiradores, conmovedores y sabios que te ayudarán a jerarquizar tus prioridades, vivir con optimismo, enfrentar con fortaleza los problemas y descubrir la alegría de la vida. Cada capítulo invita a la reflexión con palabras llenas de sabiduría, verdades universales, consejos para valorar los momentos felices: - la vida no es justa, pero aun así es buena - perdona - puedes enojarte con Dios, él lo resiste - no te tomes en serio, los demás no lo hacen.

Y COLORÍN COLORADO

ESTE CUENTO AÚN NO SE HA ACABADO

Odin Dupeyron DISIDENTE

Y colorín colorado este cuento aún no se ha acabado se editó por primera vez en el año 2001 y desde esa primera edición ha sido leído y releído, regalado, prestado y recomendado por lectores de todas las edades, de todos los géneros, de distintas religiones, preferencias y países. Se ha convertido en best seller nacional. Y sigue siendo la misma extraordinaria historia que nos habla de la vida, de los miedos escondidos que nos paralizan y del deseo de ser libres.

EL ÁLAMO Paco Ignacio Taibo II PLANETA

La batalla de El álamo representó para México una victoria sin trascendencia en la guerra contra los colonos rebeldes que buscaban la independencia de Texas. Para EUA se trata de la piedra angular que daría un nuevo sentido a su concepto de nación y al imperio en el que se convertiría. ¿Qué ocurrió realmente?, ¿por qué una batalla sin mayor importancia concentra el corazón negro del imperio norteamericano? Paco Ignacio Taibo II reconstruye minuciosamente los hechos y nos cuenta cómo se mintió, se engañó, se fabricaron heroicidades y se omitieron flaquezas en pos de la leyenda.

LOS CUATRO ACUERDOS

UN LIBRO DE SABIDURÍA TOLTECA

Miguel Ruiz URANO

Un libro de sabiduría tolteca, una guía práctica para la libertad personal. El conocimiento tolteca surge de la misma unidad esencial de la verdad de la que parten todas las tradiciones esotéricas sagradas del mundo. Los antropólogos han definido a los toltecas como una nación o una raza, pero de hecho, eran científicos y artistas que formaron una sociedad para estudiar y conservar el conocimiento espiritual y las prácticas de sus antepasados.


23 PARA NO OLVIDAR

LINDA McCARTNEY

Antes de convertirse en esposa de Paul McCartney y cambiar su nombre, Linda Eastman (1941-1998) fotografió a la crema y nata de la música de los sesenta. Eric Clapton, The Beatles, Frank Zappa y Jimi Hendrix fueron algunas figuras destacadas que posaron para su cámara. Life in photographs, libro editado por Taschen, muestra las mejores fotografías de la también activista en pro de los animales y el vegetarianismo.

A LIFE IN PHOTOGRAPHS Linda McCartney TASCHEN

Fotografías incluídas en el libro A life in photographs.

UNA VIDA EN FOTOS


+PARA VER Nota de paso

DVD

MADRE TIERRA Eustaquio del Río ART HOUSE MOVIES

En la actualidad, nuestra civilización ha tomado un cause descontrolado, donde las riendas del juego las tienen la economía, la política y una sociedad manipulada. En un sistema que está llevando al mundo a un precipicio, no sólo miles de especies están en riesgo, también los ecosistemas y el mismo ser humano. ¿Será un camino sin salida? ¿Existe un plan maestro como solución?

HISTORIAS CRUZADAS Tate Taylor AM ENTRETENIMIENTO

Mississippi, años 60. Skeeter (Emma Stone) es una joven sureña que regresa de la universidad decidida a convertirse en escritora. Su llegada altera la vida de la ciudad e incluso la de sus amigos porque se ha propuesto entrevistar a las mujeres negras que se han pasado la vida al servicio de las grandes familias sufriendo todas las formas de discriminación racial.

EL INSPECTOR BELLAMY Claude Chabrol CINEMAS NUEVA ERA

Como todos los años, el comisario Paul Bellamy pasa unos días en Nimes, casa de la familia de su mujer. Ella sólo piensa en hacer algún crucero por países lejanos, pero Paul odia viajar. En esta ocasión, tiene un doble pretexto para no hacerlo: por una parte, su hermanastro, un alcohólico, se presenta sin previo aviso; por otra, llega a la casa pidiendo socorro un hombre al que persiguen. Paul les dedica todo su tiempo y energía.

DIVA Jean–Jacques Beinex CINE, VIDEO Y T.V.

Un joven mensajero parisino hace una copia ilegal de un concierto en vivo de su cantante de ópera favorita. Cuando la cinta es, accidentalmente, sustituida por una cinta de vigilancia que incrimina a unos famosos gánsteres, dos asesinos psicópatas son enviados a la caza del mensajero.

Y ESCUCHAR CD IRAIDA NORIEGA Caracolito FONARTE LATINO

Iraida Noriega interpreta clásicos de la música mexicana, cada uno de ellos con arreglos diferentes y únicos, que convierten cada tema en una experiencia personal.

CHAVELA VARGAS La luna grande, homenaje a Federico García Lorca DISCOS CORASON

Costarricense de nacimiento, mexicana porque así lo siente y lo lleva en el alma, Chavela Vargas hace homenaje a un grande de las letras españolas, Federico García Lorca, atemporal en su poesía.

REBEL CATS Diversión TOACHE LÓPEZ

El rockabilly es uno de esos géneros que se mantiene un poco escondido, pero que tiene miles de fans no sólo en México sino en todo el mundo; los Rebel Cats son el trío que mejor representa este divertido ritmo que resiste el paso del tiempo.

O.S.T. My week with Marilyn SONY MUSIC

Música de la película My week with Marilyn, basada en dos libros de Colin Clark, en la cual se cuentan los pormenores de una semana en la vida de la inolvidable Marilyn Monroe mientras filmaba El príncipe y la corista, al lado de Laurence Olivier.

CABALLO DE DOS PIERNAS Samira Makhmalbaf CINE, VIDEO Y T.V.

Un hombre de la ciudad llega a un pueblo muy pobre y ofrece trabajo a un joven campesino. Antes de conseguir el puesto, el joven deberá competir con otros chicos para saber quién llevará a un niño al que una mina le voló las piernas. El joven campesino gana. Por un dólar diario lleva su carga al colegio, echando carreras con los burros en la calle; baña al niño, juega con él, se ocupa de él, pero el pequeño minusválido quiere que su padre le compre un caballo de verdad. No quiere a otro niño.

PEDRO INFANTE 55 aniversario WARNER MUSIC

El máximo ídolo de la canción popular mexicana nunca será olvidado por su fiel público, que trasciende generaciones. Pedro Infante sigue vivo y en el gusto del pueblo que tanto lo adoró a 55 años de fallecido.


25 CINE POR ERICK ESTRADA

Director editorial de cinegarage.com, portal dedicado al cine, y colaborador en la estación de radio Reactor.

Ilustración de Ennio Morricone.

LAS OBERTURAS

PSICOSIS Alfred Hitchcock UNITED ARTIST

APOCALYPSE NOW Francis Ford Coppola PARAMOUNT

EL BUENO, EL MALO Y EL FEO Sergio Leone MGM

Es ya una especie de mito. Varias investigaciones pueden comprobar, de un momento a otro, que El cantante de Jazz no fue la primera película con sonido sincrónico y entonces, la que sea que quede en su lugar, le arrebatará al musical ese puesto. Si todo va como hasta ahora, las primeras palabras de un película sonora -“Aún no escuchan nada”- podrían transformarse drásticamente y privar a la música de ese privilegio, el de cobijar como se debe a la primer película con voz propia —en el sentido estricto— de la historia universal. Y sin embargo, tampoco debemos rasgarnos las vestiduras: cada quien tiene su primera vez musical, aquella ocasión en que una canción inaugural nos ponía en tono para lo que íbamos a ver y, especialmente, hacía inolvidable la experiencia. La música tiene cualidades especiales; con ella, y a través de ella, somos capaces de recordar situaciones, personas, olores, sabores, colores, momentos y, por supuesto, podemos traer de vuelta la extraordinaria sensación de la sangre corriendo a tope al abrir una película. La mía, de manera indiscutible, es la obertura a La guerra de las galaxias. Escuchar a todo volumen (en mi infancia la onda en los cines era subir el volumen de la película, no como ahora que parece que no queremos despertar a nadie) la música del entonces desconocido (para mí) John Williams, y ver después a una nave gigantesca que se parecía más a la parte de atrás de mi tele que a un avión supersónico, fue traumático en todos los sentidos. Hoy, incluso después de escuchar las famosísimas fanfarrias de la 20th Century Fox, imagino que sigue el tema de John Williams y el logo de Star Wars llenando la pantalla, no importa qué película vaya a ver. Claro, cuando uno crece y asalta el video club se enfrenta a otras poderosas oberturas como la de Psicosis, del maestro Bernard Herrmann, que comunica toda la tensión y sobre todo, la histeria y el ritmo en que nos van a meter conforme los pobres personajes que se enfrentan a Norman Bates caigan uno a uno como moscas. Y los violines, ¡esos violines de la escena de la ducha! Apocalipsis ahora empieza paradójicamente con The End, el mejor uso que se ha dado a la música de The Doors, dejándola envolver en un delirio alcohólico depresivo que se clausura con el famoso “Saigón… Saigón otra vez”, en boca del infortunado Capitán Benjamin. L. Willard: ahí, al comienzo de la historia, se da cuenta que no tiene escapatoria. Inolvidable y definitoria de todo lo que viene es la primera secuencia de Naranja mecánica, con el Réquiem para el funeral de la Reina María II, de Henry Purcell, pero potenciado por la interpretación de Wendy Carlos mientras la pantalla permanece naranja casi roja. Es un tatuaje en el alma. Lust for Life, de Iggy Pop con música de David Bowie, nunca fue la misma cuando nosotros dejamos de ser los mismos después de la secuencia inicial de Trainspotting, una de las mejores presentaciones de una película y de sus personajes. El cine de terror tiene lo suyo, aunque un poco fresa. Ahí está El ansia, con Bela Lugosi’s Dead de Bauhaus sonando mientras otro Bowie -ahora actor- y Catherine Deneuve salen a almorzar a mitad de la noche: son vampiros y están hambrientos. Del otro lado está Tiburón que abre también con música de John Williams, y que se mete hasta el tuétano de tal manera que hoy es imposible no referenciarla incluso en documentales naturalistas de segunda categoría. Y sin embargo, nadie negará que lo clásico sea siempre lo mejor a pesar de que vaya salpicado con psicodelia. Si de entrar en el espíritu de una combinación de música e imágenes se trata, que le arrebaten a Ennio Morricone la secuencia de créditos que abre la épica El bueno, el malo y el feo. Mi favorita entre las favoritas. Sin música el cine sería un arte distinto, quizá para mal. “Aún no escuchan nada”. +


26 ¡NIÑOS A LEER!

POR KAREN CHACEK

Ilustración del libro, Harta de la rosa de editorial SM.

Karen Chacek. Guionista y escritora. Nació en D.F. un sábado de junio. Se acompañó en la infancia de cómics, series de TV y libros de fábulas.

Cuando me di una vuelta por la librería y busqué algún libro infantil que tratara el tema de la música, lo que encontré a simple vista fueron biografías noveladas de compositores clásicos o libros técnicos ilustrados que, sospecho, me hubieran aburrido terrible de niña, salvo en el caso hipotético de que durante mi infancia algún familiar o vecino aficionado a la ópera se hubiera dado a la tarea de cada domingo en la noche disfrazarse con esmero y recrear algún pasaje operístico entretenido, para enviarnos a los niños del edificio a dormir sonrientes y agradecidos por la existencia de los melodramas musicales, aun cuando al día siguiente nos aguardara un lunes de escuela.

¡MENOS REVERENCIA Y MÁS JUEGO! ¡BRAVO, ROSINA! María José Thomas EKARÉ

Entonces me encontré con ¡Bravo, Rosina!, la entretenida historia de una niña que descubre entre los objetos de su abuelo una máquina sorprendente de la que brota música. Al escucharla, Rosina queda cautivada por el mundo de la ópera, tanto así que se anima a probar suerte como intérprete y resulta bastante buena. Lo que más me gusta del libro es su final atípico. Porque en estos tiempos modernos en los que se ha puesto tan de moda la aparición de niños prodigio que se toman sus talentos muy en serio, y que de adultos se convierten en celebridades, festejo que Rosina, la niña de la historia, aun teniendo una gran condición para cantar, haya decidido dedicarse a otra cosa de grande. Fue justo cuando pensaba en cuánto tienen en común la música y el juego que hallé El blues de los gatos, que además de recreativo es una buena opción para acercar a los más pequeños a la poesía. Se compone de un delicioso juego de palabras que produce textos musicales. Cito la contraportada para darles una probadita: Los gatos de nuestra historia / van buscando por doquier /un lugar en Barcelona / para dormir y comer.

EL BLUES DE LOS GATOS Alberto Blanco ALFAGUARA

Y ya entrados en el tópico de los juegos, pienso en números y en que estos pueden ser una manera divertida de saltar al otro tema: La moda. Sonará extravagante, pero la moda es un fenómeno que el Diccionario Ilustrado de Matemáticas explica muy bien: se le llama Moda al número que aparece más a menudo en un conjunto de números. Por ejemplo, en {6, 3, 9, 6, 6, 5, 9, 3} la Moda es 6. En una interpretación libre, como esta que hago ahora mismo, el 6 representa a esa persona o grupo de individuos que vive acorde al uso o costumbre que está en boga, el cual es fácil de identificar en aspectos visibles como la ropa, los comportamientos y las creencias. Entendido esto y retomando el ejemplo de los números de más arriba, digamos que si alguien es un 9 o un 3, se rige conforme a la moda, pero sumándole o restándole algún elemento a lo sugerido por la tendencia. Pero ¿qué pasa cuando alguien es un 5? Pasa que hay libros como Harta del rosa, que llegan para recordarle a ese 5 que en este mundo inundado de modas existen otros 5 aparte de él. Y quiero dejar en claro que ser un 5 no significa llevarle la contra al resto, sino abogar por alternativas distintas. Como hacen los protagonistas de este libro, desprovisto de sexismo coloreado y con cabida para cualquier número: quienquiera puede jugar con dinosaurios y muñecas, pintar flores, trepar a un árbol o vestir de negro y calaveras… Yo confieso que disfruté muchísimo el momento en el que la niña de la historia levanta la voz y dice: “(…) soy una niña hecha y derecha, aunque no me guste el rosa. No me importa… ¡No es obligatorio!” +

HARTA DEL ROSA Ilya Green, Nathalie Hense SM


28 INSOMNIO POR DIEGO RABASA

MÚSICA PARA PENSAR

Empecemos con las preguntas que se hace el filósofo francés Vladimir Jankélévitch en su libro clásico La música y lo inefable: “¿Qué es la música? […] ¿Es un divertimento fútil?, ¿o acaso se trata de un lenguaje cifrado, como el jeroglífico de un misterio?”. El también musicólogo galo de padres rusos responde de manera árida y compleja la pregunta a través de 224 páginas de referencias filosóficas clásicas que no sacarán al lector no avezado del cuestionamiento. Baste para efectos de este espacio entender que la pregunta es honda porque se sitúa en la frontera de lo racional y lo fenomenológico. No es necesario –alabados sean los dioses– responder esta pregunta para poder experimentar la música, así como no es imprescindible responder cuál es el sentido de la vida para poder conferirle uno a nuestra existencia: a fin de cuentas muchos argumentarán que la música no pasa por el intelecto, como dice Pascal Quignard: “Ahí donde el pensamiento tiene miedo, la música piensa”. Que la música existe en un páramo diferente al de la razón no parece haber duda. Y si la hubiera quizá convendría visitar Musicofilia de Oliver Sacks. En esta obra del famoso antropólogo de la mente, abundan los casos de genios musicales que no son capaces de hacer una simple suma, o de cerebros con patologías que no les permiten recordar ninguna de las figuras o rostros de su entorno pero que son capaces de tocar enteros, de memoria, conciertos para piano. La experiencia musical parece alojarse en una zona de la mente – que no del cerebro– que nos conecta con los impulsos más esenciales del ser humano. Volvamos a Jankélévitch: “Esta operación irracional e incluso inconfesable se cumple al margen de la verdad: por ello está más cerca de la magia que de la ciencia demostrativa […] Por ello, se dirige no a la parte racional y rectora del espíritu, sino al existente psicosomático en su conjunto”. Pero así como para la mayoría de los mortales la música es un lenguaje natural al que nos sentimos irremediablemente atraídos cual marineros que escuchan el canto de las sirenas, también es cierto que muchos músicos han encontrado una dimensión expresiva distinta en la literatura. Están los célebres casos de Bob Dylan, que incluso ha sido candidato al Nobel en varias ocasiones, o de Leonard Cohen que en el 2011 fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras por poemas como éste: Los grandes pasan / pasan sin tocarse / pasan sin mirarse / cada uno sumido en el gozo / cada uno en su fuego / No tienen necesidad / el uno del otro / tienen la más profunda de las necesidades / Los grandes pasan. O ejemplos más recientes como el de Patti Smith, ganadora del National Book Award en Estados Unidos por su libro Just Kids, en la que con conmovedora honestidad y deslumbrante maestría, el ícono del punk rememora los años sesenta y setenta en Nueva York de la mano del célebre fotógrafo Robert Mapplethorpe. Incluso en géneros ensayísticos hay ejemplos importantes como el de David Byrne y sus Diarios de bicicleta, que reúne un conjunto de crónicas realizadas por el Talkin’ head mayor a través de diversas ciudades del mundo (Berlín, Estambul, Buenos Aires, Manila, Londres, Nueva York y otras) a bordo de su bicicleta. Con una mirada a ras de suelo, escucha los sonidos de la calle, hace un recuento de la música local que lo influenció en cada viaje, y se da el tiempo para hacer anotaciones brillantes acerca del carácter proyectivo de la psique de los individuos, que es la arquitectura de una ciudad. Por último no quisiera dejar fuera el abundante género de las biografías de rock stars. Tentado a hablar de Tom Waits (Tom Waits. Conversaciones, entrevistas y opiniones) mi memoria rescata con mayor vitalidad al paroxístico Rotten: No Irish, No Blacks, No Dogs, de John Lydon, mejor conocido como Johnny Rotten. Bajo el lema “No tengo tiempo para mentiras o para fantasear, y tampoco tú deberías tenerlo… Disfruta o muere”, Lydon rememora, setenta años después de los Sex Pistols, su vida bajo el mantra de no-hay-futuro. Es una bitácora oral del punk, de uno de los más emocionantes movimientos musicales y sociales que sacudieron el mundo. Uno que recuerda que el carácter revolucionario es lo único que nos permite conservar cierto cáliz de esperanza ante los desfiguros del presente. +

Tom Waits jamming.

Diego Rabasa. Editor, columnista y por si fuera poco, americanista.

LA MÚSICA Y LO INEFABLE Vladimir Jankélévitch ALPHA DECAY

MUSICOFILIA Oliver Sacks ANAGRAMA


30 FOTOGRAFÍA

WILLIAM CLAXTON

El jazz sólo pueden ejecutarlo los más virtuosos. Se trata, en el campo de la música popular, de la más elevada expresión musical. En Jazz life aparecen fotografías de Charlie Parker, Duke Ellington, Muddy Waters, Dave Brubeck, Billie Holiday, Ella Fitzgerald, entre otros miembros del célebre panteón jazzero.

JAZZ LIFE William Claxton TASCHEN

Fotografías incluídas en el libro Jazz Life.

LA VIDA DEL JAZZ EN LOS 60


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

37_Música  

El 17 de octubre de 1961, Mick Jagger y Keith Richards se encontraron en la estación Dartford y tomaron un tren que cambiaría la historia de...

37_Música  

El 17 de octubre de 1961, Mick Jagger y Keith Richards se encontraron en la estación Dartford y tomaron un tren que cambiaría la historia de...