{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Año 01•Núm.08•Octubre 09•$10 Pesos

PRECIOSO ENEMIGO P. 8

Sobre las

Poca privacidad

PEDRO

FrIEDEBERG P. 16

La heroína de

AMY P. 22

drogas P. 10


CARTA EDITORIAL OCTUBRE, 2009 Su apetito de drogas y alcohol era insaciable, y, aunque por temporadas dejaba la heroína, por lo regular recurría a la botella para pasar el síndrome de abstinencia. Cuando la ingresaron en un hospital en mayo de 1959, padecía ya una hepatitis alcohólica complicada con una peligrosa afección cardíaca. Tenía los brazos y piernas llenas de pinchazos. El ejército estadounidense llegó a superar este récord durante la guerra de Vietnam. Ninguna otra fuerza de combate ha recibido sustancias controladas con tanta generosidad. Corría el rumor de que a los soldados chinos, justo antes de la matanza de Tiananmen (1989) les pusieron inyecciones de anfetamina. Una sensación de anodina satisfacción flotaba en el aire, mezclada con un humo cada vez más denso; el lento dub ambiental, visceralmente familiar, del álbum Dummy de Portishead se repetía en un circuito infinito; y el hombre que había desplegado el periódico del domingo sobre una mesa al poco tiempo ya no podía leer ni las recetas de cocina. Los ojos se desenfocan cuando la golden de Acapulco empieza a hacer efecto. “Every Little thing –decía Bob Marley– is gonna be alright.” Me siento absolutamente limpio por dentro, y no hay en mí más que pura euphoria. Nunca me sentí tan bien ni pensé que esto fuera posible. La pureza, la claridad y la sensación de fuerza interior continuaron todo el día, y toda la tarde, y hasta la mañana siguiente. Estamos descubriendo que los seres humanos somos seres químicos con la misma aterrada incredulidad que los victorianos descubrieron que las personas tenían fantasías y obsesiones sexuales. Conviene recordar que la aventura de enfrentarnos a lo que somos no comenzó ni terminó con Freud y Jung. Fragmentos enlazados de distintos capítulos del libro Una historia cultural de la intoxicación (OCEANO) de Stuart Walton.

Lee+ No. 8. Tema: Vicios

EN PORTADA Billie Holiday (1915-1959), cantante americana de jazz. Fotografía fechada en 1940.

Latinstock/Corbis

Publicidad

Cuando consiguió abrirse paso en los escenarios del Harlem de 1933, siendo una adolescente regordeta que sabía cantar un poco, debió de parecerle que las tragedias de su infancia y adolescencia habían quedado atrás. En realidad, sería presa de una malévola lista de explotadores comerciales y violentos compañeros sexuales, y al final acabaría pasando un año en un reformatorio por posesión de heroína, droga en la que se había iniciado a mediados de la década de 1940.


DIRECTORIO

ÍNDICE CINE

El guión de Jim Jarmusch, Roberto Benigni y Steven Wright.

COFFEE & CIGARETTES

P.4

ESTE MES

FICCIONES DEL LECTOR LA CANCIÓN SECRETA Carlos Alberto Díaz García

Yara Vidal

PRECIOSO ENEMIGO

Alberto Ortega Gurza

SOBRE LAS DROGAS Valeria Fele

P.6

P.10

Entrevista a PEDRO FRIEDEBERG Por Brenda Barrón

Notas de paso

P.13

Coeditora y Coordinadora Editorial Yara Vidal Directora Comercial Verónica Flores Becerril

ALTO VOLTAJE Roberto Vizzuett

veronica@ambarcomunica.com.mx

P.22

PEQUEÑO GRAN UNIVERSO RECOMENDACIONES Lee+ P.28 Por Karen Cachek

RECOMENDACIONES Gandhi LOS + VENDIDOS P.25 PARA VER Y OÍR P.26

POCA PRIVACIDAD

Director Creativo y Dirección de Arte Manuel Muguira Casanova

yara@ambarcomunica.com.mx

LA HEROÍNA DE AMY

P. 8

brenda@ambarcomunica.com.mx

manu@ambarcomunica.com.mx

PARA NO OLVIDAR LA CAÍDA DEL MURO

EDICIONES GANDHI

P.21

Editora en Jefe Brenda Barrón Aguilar

P.16

Título incorporado en el Padrón Nacional de Medios Impresos de la Secretaría de Gobernación.

Frase Napalm, P. 13 • Epitafio, P. 12 • El canto del cisne, P. 15 • Bebidas de autor, P. 21 Con Nostalgia, P. 23 • El Concepto, P. 23 • La Letra, P. 30

Envía tus comentarios a leemas@gandhi.com.mx

Ventas Rafael Rodríguez Mario Parrao

(55) 5524 6580 (55) 4437 9765

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Avenida Coyoacán 1874-501. Colonia Del Valle. C. P. 03100, México D.F. Información: 5524 65 80. contacto@ambarcomunica.com.mx Presidenta: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal. Administración: Héctor Valdéz. Ventas Publicidad: Verónica Flores, Cel. 04455 32 27 74 99 Tel. 44 37 97 65. Correo electrónico: veronica@ambarcomunica.com.mx Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V. Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Tiraje: 50 mil. Lee+ es una publicación mensual producida por Editorial Ámbar Comunica, S.A. de C. V.,para Grupo 78, S.A. de C.V. y Librerías Gandhi, S.A. de C.V. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De La Barquera Vidal. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Transcontinental de México. Democracias 116. Colonia San Miguel Amantla. Azcapotzalco. C.P. 02700, México D. F. Tel.: 5354 0100. La presentación y disposición en conjunto y de cada página de Lee+ son propiedad de Grupo 78, S.A. de C.V. y Librerías Gandhi, S.A. de C.V.. Derechos reservados Editorial Ámbar Comunica S.A. de C. V. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


4

CINE

Todo empieza en una página escrita, los guiones cinematográficos también son literatura. El guión de Jim Jarmusch, Roberto Benigni y Steven Wright. EXTERIOR.CAFÉ. TARDE ROBERTO APARECE SENTADO EN UNA MESA DE UN CAFÉ SOLITARIO CON CINCO TAZAS FRENTE A ÉL, MIENTRAS FUMA, REVUELVE SU CAFÉ Y LE AÑADE AZÚCAR. SORBE UN POCO. SU MANO TIEMBLA INCONTROLABLEMENTE. DESPUÉS FUMA. LLEGA STEVEN, ROBERTO SE LEVANTA PARA SALUDARLO. ROBERTO (Ansioso) Sí, hola Steve. STEVEN Steven. ROBERTO Steve. STEVEN Steven. Hola. (ROBERTO LE SEÑALA LA SILLA) ROBERTO Siéntate. STEVEN ¿Roberto? (MIENTRAS SE SIENTA ROBERTO) ROBERTO Sí. Estoy todo revuelto ¿eh? STEVEN ¿Sí? ROBERTO Sí STEVEN Revuelto. (ROBERTO LE ECHA AZÚCAR A LA TAZA DE CAFÉ DE STEVEN) Ah, ¿qué es lo que bebes…café? ROBERTO Café. Sí. Muy bueno para mí, el café. ¿Para ti? STEVEN Yo amo el café. ROBERTO ¿Tú también lo amas? STEVEN Lo amo, lo amo. (ROBERTO LE DA PALMADAS EN LA ESPALDA) ROBERTO Steve. STEVEN Steven. ROBERTO Steven, sí. (ROBERTO ESTRECHA SU MANO) STEVEN Sí, amo el café. ROBERTO Mira…¿a qué… a qué te dedicas? STEVEN Eh…Tú sabes, yo sólo me relajo, me siento, a lo

mejor fumo un cigarro… ROBERTO ¿Sí? STEVEN Ya sabes, cigarros y café creo que van bien juntos. No sé. ¿Crees que tomas mucho café? ROBERTO No, café bueno para salud, sí. STEVEN A mí me gusta tomarlo antes de dormir. Tomar mucho antes de dormir. Así puedo soñar más rápido. Puedo soñar…cómo cuando ponen una cámara –una NB500- cuando ponen una cámara en un coche. Y así está zarandeándose. Y puedes soñar y soñar y soñar. (ROBERTO SE RÍE APROBANDO SU COMENTARIO Y LE TOCA EL HOMBRO) La gente me pregunta al siguiente día: ¿Qué es lo que soñaste? Y yo respondo: No tengo tiempo. No tengo tiempo para decírtelo. (ROBERTO NERVIOSAMENTE BEBE SU CAFÉ. STEVEN TOMA DEL SUYO Y FUMA, SU MANO TIEMBLA.) ROBERTO (Voz en Off) ¿Fumas? STEVEN Sólo cuando tomo… café. ROBERTO ¿Conoces a mi madre? STEVEN ¿Qué si conozco a tu madre? ROBERTO Sí. STEVEN No, no lo creo. ROBERTO Sí. STEVEN (fuera de campo) Café, deberían de congelarlo. ¿Sabes? ROBERTO Sí. STEVEN (fuera de campo) Y luego llenar una charola de hielos con el café. Y ponerle palitos. Y para los niños, ¿sabes? Para que puedan empezar cuando son niños. Cuando están jugando y así. Como una paleta. Una paleta de cafeína. ROBERTO (fuera de campo) Muy bien. STEVEN Mmmm. ROBERTO (fuera de campo) No entiendo nada. STEVEN Mmmm. ROBERTO (fuera de la campo) Sí. STEVEN Mmmmm. (ROBERTO Y STEVEN AGITAN SUS TAZAS UNA CONTRA LA OTRA. STEVEN VUELVE A SORBER CON MANO TEMBLOROSA SU CAFÉ.


COFFEE AND CIGARETTES ROBERTO SORBE NERVIOSAMENTE Y SE DETIENE APARENTEMENTE POR EL SABOR Y MIRA SU MANO QUE PARECE ESTAR MOJADA.) STEVEN ¿Puedes oírme? ROBERTO ¿Qué? STEVEN ¿Puedes oírme? Hace mucho ruido aquí. Tienes.. ¿tienes dificultad para oírme? Mejor deberíamos cambiar de lugar. ROBERTO Sí, sí, muchas gracias. Me gustaría cambiar. (ROBERTO Y STEVEN CAMBIAN DE LUGAR) ROBERTO Ah, aquí bien. ¿Bien? STEVEN Más o menos. Me gustaba más allá. ROBERTO Tú, tú, vas que..sí, yo también yo preferir. STEVEN ¿No te molesta? (DE NUEVO CAMBIAN DE LUGAR REGRESANDO A SUS LUGARES ORIGINALES) STEVEN Gracias. ROBERTO Steve. STEVEN Steven. ROBERTO Steven. Sí. (ROBERTO MIRA A SU ALREDEDOR INCÓMODO) ROBERTO ¿Cuándo te vas? STEVEN ¿A los Estados Unidos? ROBERTO No, aquí. STEVEN Ah, aquí, ah. (MIRA SU RELOJ) De hecho tengo que irme pronto. Tengo una cita en el dentista. Pero no quiero ir. No quiero. No me gusta el dentista. ROBERTO Ajá. STEVEN Me tengo que ir yo creo. ROBERTO Sí. STEVEN No he ido en un tiempo. ROBERTO Mmmm. Bien. ¿Tú no vas? STEVEN Debería irme. No tengo ganas de irme. ROBERTO ¿No?

COFFEE & CIGARETTES Jim Jarmusch MGM

(STEVEN SACUDE SU CABEZA) Steve. Yo estoy libre. Muy libre. STEVEN ¿Quieres ir por mí? ROBERTO Muchas gracias. STEVEN ¿Sí? ¿Irías al dentista por mí? ROBERTO Sí, yo puedo ir en tu lugar. STEVEN Genial. ROBERTO ¡Ja! (STEVEN LE DA A ROBERTO UNA TARJETA QUE SACA DEL BOLSILLO DE SU CHAQUETA) STEVEN Aquí está la dirección. ROBERTO Bien. Bien. Muy bien. STEVEN El nombre del cuate. ROBERTO Ajá, 4:30. Steven, muchas gracias. (GUARDA LA TARJETA EN EL BOLSILLO DE SU SACO) STEVEN No hay problema. ¿No te molesta? ROBERTO No. Gracias. Cita con el dentista. Muy bien. (DE NUEVO SACA LA TARJETA) Me tengo que ir. Lo siento Steve. STEVEN No, Steven. ROBERTO Steve, ajá. Me tengo que ir al dentista. Estoy retrasado. (ESTRECHA LA MANO DE STEVEN Y SE PARA DE LA SILLA) ROBERTO Gracias, discúlpame. ¿Eh? Perdón. STEVEN Tómatelo con calma. ROBERTO (CAMINA HACIA LA SALIDA) Discúlpame. Un gusto conocerte. STEVEN Gusto en conocerte. ROBERTO ¡Ja, ja! STEVEN De alguna manera. +


6

ESTE MES

LIBROS PARA TODOS Divina comedia El caos

Pelando la cebolla

Postdata Los muertos

Discurso del mĂŠtodo Los muertos

Zona sagrada

La novia robada

La mujer de Bath

El arte de la guerra

Corriente Alterna

Intermitencias de la muerte


TÍTULOS PUBLICADOS 1. Dante Alighieri: Divina comedia (prólogo de J.L.Borges) 2. León Tólstoi: La muerte de Iván Illich 3.4. Antología del cuento universal

Hacia finales del año pasado unos primeros clientes detectaron la sorpresa. Junto a los millones de libros que atesoran ya las Librerías Gandhi, aparecieron de pronto, en un discreto aunque elegante exhibidor, los primeros ejemplares que inauguraban el nuevo emprendimiento de la cadena: la edición propia, con su sello: Ediciones Gandhi, de una colección de bolsillo concertada con las editoriales más destacadas que operan en México. “Consideramos que era el momento de dar un paso hacia la edición”, señala Emilio Achar -director de la empresa- y, según nuestra tradición, lo dimos”. No, no es usual. Ni, aún menos, casual. Esos libros de cubierta negra que se exhiben día a día, incrementado su presencia en las veinte sucursales establecidas en el DF y en algunas de las principales ciudades del país, empiezan a distinguirse como una serie donde los lectores se encuentran con lo inesperado: desde títulos que no se publicaban desde hace años hasta clásicos en versiones cuidadosamente seleccionadas o autores contemporáneos de todas las disciplinas, desde la narración, el ensayo literario, la ciencia, las religiones, la psicología o el pensamiento. “Nos aventuramos en este proyecto al percatarnos de la ausencia en el mercado de una colección de estas características”, insiste Achar, fiel a la tradición que inaugurara su padre, pionero infatigable en la divulgación de la lectura.

Y, para continuar esa tradición, las ediciones publicadas por Gandhi se caracterizan por su calidad pero también por uno de los preceptos heredados del legendario fundador: el precio facilita a cualquier lector la compra de la colección y de esta manera le permite incrementar su biblioteca, ya se trate tanto de un estudiante, un maestro, un investigador o una madre preocupada por completar la formación de sus hijos adolescentes. O, sencillamente, de un lector necesitado de buenos libros para llenar placenteramente sus ratos de ocio.

Con setenta títulos ya publicados, Ediciones Gandhi propone conformar de manera paulatina –resaltan sus fundadores- una colección donde se encuentren, sin ninguna clase de prejuicios literarios, políticos o teóricos, autores y textos tan dispares como atractivos: desde Dante o Melville (ambos prologados por Jorge Luis Borges) hasta Fuentes (con su olvidada obra Zona sagrada), Saramago, Grass, Chomsky, Stevenson, Whitman, Cardenal, Rossi, Tósltoi, Descartes, Monsiváis, Roth u Octavio Paz. No faltan curiosidades como la Relación de la conquista de México de Andrés de Tapia, miembro de la expedición de Cortés, o algunas de las crónicas italianas de Stendhal. O el pequeño y esclarecedor manual sobre el sida escrito por Luc Montagnier, premio Nóbel de Medicina 2008. O los brillantes ensayos políticos del orientalista palestino Edward Said, entrañable amigo de Daniel Baremboim, ambos galardonados conjuntamente con el premio Príncipe de Asturias.

Tampoco se añoran algunas primicias, como la primera edición mexicana de Matemática, ¿estás ahí?, del divulgador científico Adrián Paenza, una obra que ya lleva vendidos en el mundo más de medio millón de ejemplares, o la también primera edición en formato bolsillo de Historia de la sexualidad, pieza clave del filósofo francés Michel Foucault. Para los interesados en las religiones se reeditan una brillante Historia del judaísmo de André Chouraqui; un volumen sobre El budismo Zen, de Dominique Dessaussoy; la Historia de los cristianos en América Latina de Jean Meyer; La Cábala y su simbolismo, el texto de consulta obligada de Gershom Scholem, y la prestigiosa versión del Corán realizada por el experto catalán Juan Vernet. “La vida de Pancho Villa narrada por su nieta, una fascinante exploración del caos del planeta o una novela de Fernando Vallejo caben en una misma biblioteca; cada libro vale para un momento determinado y lo importante es tenerlo a mano cuando se lo necesita”, resalta Jorge Lebedev, director de la colección.

En tiempos de oscuridad en la cultura, bajo el bombardeo incesante de información ocasional y a menudo perecedera e innecesaria, la recuperación de la lectura constituye un reto insustituible para la formación de las nuevas generaciones. A este desafío se enfrenta, con un proyecto innovador, la compañía que en su momento abrió el mercado a miles de nuevos consumidores. Si desde hace tiempo propuestas similares se desarrollan en otras partes del mundo, ahora también desde México se demuestra que es posible participar de una tarea que, en su modesta medida, pretende contribuir a que el conocimiento o el placer estético, bajo cualquiera de sus formas, no se vuelvan ajenos a los mexicanos. +

5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 54. 55. 56. 57. 58. 59. 60. 61. 62. 63. 64. 65. 66. 67. 68. 69. 70.

(Selección y prólogo de Julio Torri, dos volúmenes) Octavio Paz: Postdata Carlos Fuentes: Zona sagrada Luc Montagnier (Premio Nobel de Medicina 2008): El sida Noam Chomsky: Pocos prósperos, muchos descontentos Robert L.Stevenson: El club de los suicidas Charles Dickens: Grandes esperanzas Corán (traducción de Juan Vernet) Antón Chéjov: Cuentos imprescindibles Josef Rattner: Psicología y psicopatología de la vida amorosa Edward Said: La pluma y la espada OdonVallet: Las religiones en el mundo León Tólstoi: Guerra y paz Fiodor Dostoievsky: Crimen y castigo Herman Melville: Bartleby (trad. de J.L.Borges) Guy de Maupassant: El horla Heinrich von Kleist: La marquesa de O Joaquim Machado de Assis: El alienista Andrés de Tapia: Relación de la conquista de México Nicolai Gógol: Viy Stendhal: Vanina Vanini / Los Cenci Sun Tzu: El arte de la guerra René Descartes: Discurso del método Fernand Lasalle: ¿Qué es una Constitución? Jean Meyer: Historia de los cristianos en América Latina Rainer M. Rilke: Historias del buen Dios Geoffrey Chaucer: La mujer de Bath James Joyce: Los muertos Washington Irving: Rip Van Winkle Dominique Dessaussoy: El budismo Zen Ivar Ekeland: El caos Edgar A. Poe: Cuentos Joseph Conrad: La locura de Almayer Erich Fromm: La sociedad industrial contemporánea Ernesto Cardenal: Nueva antología poética Gershom Scholem: La cábala y su simbolismo Cyrille Javary: Los engranajes del I Ching Igor Caruso: La separación de los amantes Juan C. Onetti: La novia robada Walt Whitman: Diario de la guerra civil Luis G. Wall: Plantas, bacterias, hongos / Mi mujer, el cocinero y su amante Adrián Paenza: Matemática...¿estás ahí? Tzvetan Todorov: La conquista de América Octavio Paz: Corriente Alterna Roland Barthes: El grado cero de la escritura Noam Chomsky: Secretos, mentiras y democracia Michel Foucault: Historia de la sexualidad (1) Michel Foucault: Historia de la sexualidad (2) Michel Foucault: Historia de la sexualidad (3) Alejandro de Humbolt: Un viaje por América Gunther Grass: Pelando la cebolla Rosa Helia Villa: Itinerario de una pasión Fernando Vallejo: La virgen de los sicarios Fernando Benítez: Un indio zapoteco llamado Benito Juárez Doris Lessing: Diario de una buena vecina José Saramago: Intermitencias de la muerte André Chouraqui: Historia del judaísmo Lanza del Vasto: Judas Fray Bernardino de Sahagún / M.L Portilla: ¿Nuestros dioses han muerto? Raoul Vaneigem: Las herejías Javier Marías: Todas las almas Salman Rushdie: Shalimar, el payaso Philip Roth: La conjura contra América Alejandro Rossi: Manual del distraído Umberto Eco: Superhombre de las masas Augusto Roa Bastos: Hijo de hombre Carlos Monsiváis: Escenas de pudor y liviandad

DESDE $29


8

ESTE MES

PRECIOSO ENEMIGO

SIETE NOCHES Jorge Luis Borges FCE

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS Lewis Carroll CÁTEDRA

Latinstock/Corbis

APRENDIENDO DE LAS DROGAS Antonio Escohotado ANAGRAMA

El comediante John Belushi del programa Saturday Night Live fotografiado en el Rockefeller Center de Nueva York (1975). La cantante Janis Joplin fotografiada en el parque Golden Gate en San Francisco California (1968).

WALK THE LINE James Mangold 20th CENTURY FOX

Latinstock/Corbis

THE VERY BEST OF THE DOORS The Doors


Alberto Ortega Gurza • m.highway61@yahoo.com Rebeldes con causa (de muerte) Durante muchos años, el devoto ex marido mantuvo rosas rojas frescas en un florero sobre la tumba de su amada, quien tenía dificultades para dormir y, como de costumbre, estiró el brazo y alcanzó el frasco de píldoras; más temprano había estado bebiendo alcohol, y la combinación con los barbitúricos resultó letal. La tragedia dejó al mundo a una Marilyn Monroe eternamente joven, bella y glamorosa. Autor de El Curioso caso de Benjamín Button y The great Gatsby, Scott Fitzgerald —el escritor estadounidense mencionado por Bob Dylan en Ballad of a thin man- sufrió la debacle física y emocional provocada por el consumo excesivo de alcohol, que puso fin a su biografía de 44 años. En 1993 Michael Jackson inició el consumo constante de fármacos recetados que, durante años, consiguió clandestinamente utilizando 19 alias distintos. Su muerte ha sido la más controvertida en lo que va del siglo XXI. Inspirado por Blind Lemon Jefferson —bluesman de la década de los veinte—, Shannon Hoon bautizó a su banda de rock alternativo como Blind Melon, con la que sólo grabó dos discos antes de morir a los 28 años por sobredosis de cocaína en 1995; la frase de su primera composición: “Sé que no podemos permanecer aquí para siempre”, quedó inscrita en su lápida. Antes de que Los Beatles eclipsaran su fama, Elvis Presley era el único y verdadero Rey del Rock & Roll; la muerte lo laureó con el estatus de icono de la cultura popular. El abuso de comida, drogas y alcohol le ocasionó a Presley obesidad, intoxicación, deterioro mental, y dañó su vida en todos los niveles. El anticipado final de su existencia lo sorprendió a los 42 años en el baño de su casa; y de no ser por la ayuda de su esposa June Carter, el ídolo de country/rock Johnny Cash hubiera corrido con la misma suerte, como consta en Johnny & June (James Mangold, 2005), extraordinaria adaptación de su historia a la pantalla de plata. La irrefrenable pasión de Jimmy Dean por la adrenalina se convirtió en una peligrosa adicción. Vivió sólo 24 años antes de morir desnucado tras colapsar su Porsche 550 Spyder por exceso de velocidad. La actriz Melanie Griffith —actualmente internada por tercera ocasión en un centro de rehabilitación— dijo una vez a la revista australiana New Idea: “Empecé con la cocaína y el alcohol para divertirme”. Michael Hutchence, el sex symbol pop, ex pareja de Kylie Minogue y vocalista de INXS, adicto a los antidepresivos, fue encontrado desnudo, colgado y ahorcado con su propio cinturón el 22 de noviembre de 1997 a los 37 años; la autopsia reveló que su cuerpo contenía un coctel de Prozac y otros fármacos recetados. La intoxicación con los mismos medicamentos provocó la sonada muerte súbita del actor Heath Ledger —el último guasón de Batman— a los 28 años, en enero de 2008. El genio comediante del blues brother John Belushi (Saturday Night Live), dependiente de la cocaína, se extinguió a los 33 años y en plena cima de su carrera artística; el también adicto a las sustancias Jimi Hendrix murió ahogado con su propio vómito mientras dormía. Dos semanas después, Janis Joplin, la heroína del kozmic blues, fue encontrada inerte en su habitación con una aguja en el brazo. Estas trágicas pérdidas avalan el axioma de Chuck Palahniuk: “La ventaja de ser adicto es que se sabe con anticipación cuál será la causa de muerte”. Y es inevitable preguntarse qué nuevas alturas dejan de alcanzar famosos y desconocidos jóvenes, que como gorriones caen del cielo al suelo antes del anochecer. Para todos los gustos Aunque es comúnmente relacionada con cigarro, alcohol y drogas, el significado social de la palabra vicio incluye muchas otras áreas del comportamiento. Es, en un sentido amplio, la afición, compulsión, dependencia, obsesión, exceso, apetito desmedido, deseo extravagante o cualquier tipo de pasión desenfrenada por algo perjudicial. Existen vicios de todos niveles de peligrosidad. Nocivos por definición, desprestigian, roban tiempo precioso, y/o dañan la salud en diversas magnitudes. Hay los que afectan al prójimo, y aún algunos que acaban con la vida del dependiente. “La cadena de los vicios es demasiado pequeña para notarse, hasta que es demasiado fuerte para romperse,” escribió Ch. Johnson como máxima a recordar. Ansiando llenar un hueco emocional, olvidar un problema, en respuesta a la presión social, por intemperancia, simple curiosidad o buscando la felicidad en el sitio equivocado, múltiples acciones, actitudes y tendencias, pueden cobrar, en el momento menos esperado, el tono de adicciones o manías: Tabaquismo, consumo de comida chatarra, chocolates, café, trabajo, sexo, compras, fútbol, teléfono, relaciones destructivas, apuestas, cirugías, videojuegos, irresponsabilidad, agresividad, falsedad, vanidad, frivolidad, obscenidad, egoísmo, sedentarismo, protagonismo, robo, pesimismo, abuso, mentira, prepotencia, intolerancia, arrogancia, indiferencia, imprudencia, pereza, corrupción, indiscreción, y la expresión desmedida de emociones, como ira, ternura, euforia y tristeza. Jorge L. Borges no tenía mayores problemas: “Yo no bebo, no fumo, no me drogo, no escucho la radio y como poco. Mis únicos vicios son El Quijote y La Divina Comedia”. El vicioso empieza por perder la motivación y del espíritu de emprendimiento que solía poseer queda sólo el recuerdo. Con el tiempo, sus relaciones comienzan a fracturarse y las amistades van desapareciendo, hasta quedarse sólo, como un árbol invernal en el centro de la tundra, sin alguien interesado en él salvo sus homólogos adictos; pues entre ellos buscan compañía y se dispensan mutua aprobación. Confucio, filósofo de la sabia antigüedad, nos alerta: “Los vicios nos visitan como huéspedes, y se quedan como amos”. Y concluye Gandhi: “Imposible, en un momento, librarnos de vicios de toda la vida”. Querida hermana morfina Vicio y virtud son términos contrapuestos y al igual que tristeza y alegría, luz y oscuridad, principio y fin, y vida y muerte, no es posible explicar o comprender al uno sin el otro. La virtud es un hábito bueno y el vicio un mal hábito. La virtud, que es cualidad, se opone al vicio, que es perjudicial. Para Dionisio, “es mal del hombre acoger el vicio y actuar al margen de la razón”. El camino del vicio guía a destinos de desolación, disolución, destrucción, degradación, enfermedad, rechazo, abandono y decadencia. Alcanzando su apogeo, el vicio

provoca trastornos, la neutralización de potencialidades, pérdida de la disciplina e incapacidad para trabajar. Tras caer en sus arenas movedizas es imposible mantener una vida plenamente equilibrada. Bien señala Miguel de Cervantes: “La senda de la virtud es muy estrecha, y el camino del vicio, ancho y espacioso”. Los miembros de Los Rolling Stones caminaron por años sobre la línea entre la vida y la muerte. En Mayo del ’69 grabaron Sister morphine: “Dulce prima cocaína / Pon tu mano fresca sobre mi cabeza / Vamos, hermana morfina / Mejor arregla mi cama / Porque tú y yo sabemos / Que en la mañana estaré muerto”. No estaban bromeando. Dos meses después de la grabación, infestado de alcohol, heroína, cocaína, LSD y antidepresivos, el cuerpo del guitarrista Brian Jones fue encontrado en el fondo de la alberca. En este terreno, Thomas De Kempis sugiere restar: “Si cada año extirpáramos un solo vicio, llegaríamos a ser hombres perfectos”. ¡Cuidado! Seductora irresistible Baltasar Gracián apunta que: “Nunca debe abrirse la puerta al menor vicio; pues, siempre vendrán tras él, en silencio, otros muchos y mayores”. Aunque naturalmente está en lo cierto, hoy en día, en nuestro mundo de extremos, el tan sólo lograr mantener el justo medio puede considerarse un éxito cabal. Y es que el vicio jamás se presenta en forma de borracho tirado en la banqueta, obeso con cardiopatía, fumador con tumefacción, cleptómano tras las rejas ni de junky cadavérico porque nadie se acercaría. Más bien se vale de la tentación, su cómplice seductora, que con su cara hermosa ofrecerá satisfacciones de todos tipos sin “ningún costo”, porque nadie roba dinero ni empeña sus joyas para comprar su primera dosis de cocaína. Rechazar la tentación parece aparentemente simple, pero es en realidad un logro heroico que debiera repetirse constantemente a lo largo de la vida, ya que la oportunidad puede llamar a tu puerta una sola vez, pero la tentación se recarga en el timbre. Quien acoge a la tentación da cabida al vicio, que avanza con sigilo en un principio, y luego descaradamente destruye la dignidad y arrebata la libertad, hasta no dejar piedra sobre piedra, en donde solía erigirse el alcázar blasonado de su víctima. Como nacimos sin alas, no debemos tendernos sobre los abismos del vicio: Friedrich Nietzsche Enfrentando su propia batalla, Neil Young cantó: “He visto a la aguja perpetrar el daño / Y cada junky es como un sol en el ocaso”. Otros artistas discográficos han documentado los bemoles del vicio en canciones que quedarán como rastro atemporal de su lugar en el mundo moderno: The Velvet Underground: Heroin (Heroína); Dillinger: Cocaine in My Brain (Cocaína en mi cerebro); The Beatles: Got to Get You Into My Life (Necesito meterte en mi vida); Jimi Hendrix: Purple Haze (Niebla púrpura); The Flamin‘ Groovies: Slow Death (Muerte lenta) y Amy Winehouse Addicted (adicta), entre muchos otros. Un vicio puede convertir a un hombre joven en viejo de la noche a la mañana. Existen ejemplos notables de quienes han vencido el poder del vicio logrando erradicarlo definitivamente, consiguiendo recuperar salud, libertad y el control de su vida. Otras veces, demasiado tarde, los estragos físicos y mentales llegan a ser tan severos como irreversibles. “Es muy fácil dejar de fumar, ¡yo lo he hecho más de 20 veces!,” comentó irónicamente Mel Gibson; mientras, con seriedad bíblica, H. Beecher expresó que: “Nadie está exento del riesgo de sucumbir ante la tentación adecuada, presentada en el lugar preciso”, y C.S. Lewis aclara que: “Únicamente aquellos que intentan resistir la tentación, conocen cuán poderosa es”. Nadie, pues, es inmune al vicio, y la frase cool “Yo he probado de todo”deja de serlo cuando se cae atrapado en el intento. Y como todos somos candidatos a las adicciones, lo realmente cool es hacer uso de la templanza. “El sentido de la dignidad, crece junto con la habilidad de decirse no a uno mismo”, nos dejó A.J. Heschel como aforismo inmortal. Existen varias maneras de fortalecer nuestras defensas en contra de las tentaciones. Una de ellas es la fuerza de voluntad, y otras son el deporte sistemático –que genera endorfinas, que aportan sensación de capacidad, equilibrio y felicidad-, el trabajo, la compañía de amigos valiosos, los buenos libros, el ajedrez, la pintura y cualquier función física, artística o intelectual que nos mantenga activos, interesados y alejados del ocio. A mí me funciona bien; corriendo con mi perro zushia en las montañas, me siento lleno de salud y experimento la verdadera libertad. PERDIMOS YA EL SENTIDO DEL VIENTO; LA COLUMNA EXISTE, MÁS SUBSISTE SIN CIMIENTO Drew Barrymore (E.T., Los ángeles de Charlie) comenzó con cigarros y alcohol a los nueve años; marihuana a los diez y cocaína a los doce. Muchos otros famosos y talentosos (algunos solamente famosos) han librado en el pasado o libran en la actualidad crudas batallas intentando alejarse del vicio: Amy Winehouse (drogas), Robert Downey Jr. (drogas), Carmen Campuzano (drogas), Kate Moss (drogas, cigarros), Mel Gibson (alcohol, cigarros), Maradona (drogas), Cher (cirugías), Britney Spears (drogas), Pablo Montero (drogas), Ben Affleck (poker en línea, alcohol), José José (alcohol), Winona Ryder (cleptomanía), Lindsay Lohan (drogas), Whitney Huston (drogas, relaciones destructivas), John Frusciante (drogas) y Charlie Sheen (sexo “pago por evento”). Tomar café en las mañanas, navegar en Internet, beber cervezas con la parrillada, mirar el partido televisado de fútbol, entretenerse con los videojuegos, acompañar la comida con vino, consumir alcohol en el bar, comer chocolates; enojarse, trabajar, hablar por teléfono, hacerse una cirugía y apostar, son actos normales de la vida mientras que quien los realice mantenga el mando de su voluntad; pero si llegan a convertirse en una obsesión que ocasione la pérdida del poder de decisión sobre sí, dichas prácticas, entonces al mando del timón, cambian su nombre por vicios y se vuelven un peligro, una amenaza. Nuestro destino se escribe con la pluma de nuestros hábitos. La virtud es la cadena de todas las perfecciones, el centro de la felicidad y convierte al hombre en valeroso, balanceado e íntegro. El vicio encarcela, atormenta, envilece y consume. “Nada hay que amar más que a la virtud, ni nada hay que aborrecer más que el vicio”, insiste Gracián. La virtud hace al hombre digno de ser amado cuando vive y, una vez muerto, memorable. +


10

ESTE MES

Latinstock/Corbis

SOBRE LAS DROGAS

San Francisco,1966. Ken Kesey, autor y líder del movimiento psiquedélico, hablándoles a los Merry Pranksters (alegres bromistas) que escuchan atentos a su sensei.


Lee+

Valeria Fele • valefele@gmail.com De los relatos más significativos que alguien haya escrito acerca de los efectos que un intoxicante provoca en el ser humano, el de Thomas De Quincey en Confesiones de un opiófago inglés (Atalanta, 2007) es uno que no tiene parangón; no solamente por haber sido escrito en 1821, sino por la naturalidad y anti-moralidad con la que cuenta su gusto por el opio (aunque haya decidido que esos escritos no se publicaran antes de que él hubiese muerto). “Hace tanto tiempo que tomé opio por primera vez que, si hubiera sido un acontecimiento intrascendente en mi vida, habría olvidado la fecha; pero los sucesos importantes no se olvidan; y, debido a circunstancias relacionadas con ese hecho, recuerdo que tuvo que producirse hacia el otoño de 1804. […] ¡Opio! […] ¡Qué pocos ecos despertaba en mí entonces esa palabra! ¡Qué solemnes acordes toca ahora en mi corazón! ¡Qué estremecedoras vibraciones provocan unos recuerdos tristes y felices a la vez! Al evocarlos, atribuyo una importancia mística a las más nimias circunstancias relacionadas con el lugar, el momento y el hombre (si es que era un hombre) que me abrió por primera vez la puerta del Paraíso de los opiófagos.” Thomas De Quincey. La relación de De Quincey con el opio surgió como todo tipo de relación afectiva, sin buscarla. Los agudos dolores de estómago que De Quincey padeció en su temprana adultez, consecuencia de la hambruna que soportó durante su adolescencia, lo llevaron a probar el opio por primera vez por recomendación de un amigo que le prometió que le ayudaría a mitigar ese sufrimiento; y, a la larga, De Quincey asegura que le reveló el secreto de la felicidad sobre el que los filósofos habían discutido durante tanto tiempo. “Y, en el plazo de una hora… ¡Oh, cielos! ¡Qué cambio! ¡Cómo se elevó, desde sus mayores profundidades, el espíritu interior! ¡Qué apocalipsis dentro de mí! El que desaparecieran mis dolores fue algo trivial: este efecto negativo se hundió en la inmensidad de los efectos positivos que se habían abierto ante mí en el abismo de divino placer que se revelaba así repentinamente.” Las experiencias autobiográficas que cuenta De Quincey fueron tan reveladoras en su momento como lo son ahora, 182 años después; no por la revelación del estado sublime al que lo elevaban (pensar eso sería descartar la idea de que usted, lector, nunca en su vida ha pasado por un estado similar provocado por algo que haya bebido, comido, fumado, inhalado o incluso inyectado sino porque aún hoy el discurso con el que se habla de los estimulantes es sumamente paternalista. Como señala Fernando Savater en el prólogo del libro Una historia cultural de la intoxicación (Stuart Walton. OCEANO, 2007): “Hoy vale para el pueblo casi cualquier opio, menos el opio propiamente dicho.” Para que las sociedades no sucumban a otro tipo de impulso secundario no satisfecho tiene que haber, al menos, un intoxicante verdadero que sea legal. El alcohol se ha ganado esa legitimidad y legalidad, dejando en la clandestinidad al opio, la marihuana, el ácido lisérgico (LSD), la cocaína, la heroína, la metanfetamina, el éxtasis, el crack y demás sucesores; por el momento, no existe ninguna otra droga legal que se aproxime al poder intoxicante del alcohol. En Una historia cultural de la intoxicación, Stuart Walton ha realizado una investigación muy completa acerca del por qué nos gusta estar intoxicados, incluso ha abogado por nuestro derecho humanísimo a una conciencia alterada, sin dejar de mencionar los frenos que existen en torno a la despenalización de algunas sustancias desde distintas miradas; así, desde el punto de vista económico, su argumento es que “el consumo de drogas perturba el funcionamiento de la economía postindustrial, pues de lo que se trata no es de adquirir bienes materiales, sino sensaciones y estados de ánimo. […] La despenalización no sólo estimularía la economía occidental y daría al traste con los negocios de los grandes narcotraficantes (o al menos los obligaría a diversificarse), sino que también reduciría las fronteras represoras del estado policial, que tendrían que volver a aprender a preocuparse por los ciudadanos en vez de estigmatizarlos para siempre por cometer un ‘delito sin víctimas’.” En relación, el teórico estadounidense de la economía de libre mercado, Thomas Szas, ha dicho muchas veces “¡Qué decida el

mercado!” Esto, más que una contribución al debate sobre las drogas, es un argumento económico. “El individuo debe tener derecho a comprar lo que cualquier comerciante desee venderle, y cualquier perjuicio que sufra como consecuencia del uso del bien es responsabilidad suya.” El muchacho que inhala laxante para bebés, creyendo que lo que ha comprado es speed, constituye un ejemplo perfecto de una economía de libre mercado carente de reglamentación, afirma Walton. Lo cierto es que las sustancias están entre nosotros, desde la inofensiva y amable marihuana, hasta la cocaína base libre, mejor conocida como piedra o crack. Y, más cierto aún, nuestra condición manifiesta una predilección -no exclusivamente humana- a los estados alterados inducidos. En 1943, tras años de prohibición del opio en Europa, el doctor Albert Hofmann (Basilea, 1906-2008) tuvo en Suiza la primera experiencia alucinógena que un ser humano jamás haya experimentado al descubrir y probar por accidente el LSD-25, un compuesto sintético basado en la ergotamina, el alcaloide aislado del cornezuelo del centeno (un hongo); le llamó LSD-25 porque era el vigésimo quinto de la serie. Mientras Hoffman preparaba en el laboratorio otro lote de LSD (el cual se presumía no gozaba de ninguna cualidad excepcional debido a que los pocos experimentos que se llevaron a cabo con animales no habían arrojado resultados significativos), empezó a sentirse mareado y con ganas de vomitar, síntomas que asoció con un resfriado común y se retiró temprano del trabajo. Cuando llegó a su casa tenía una sensación muy rara y decidió acostarse, y entonces empezó el alucine en el que veía dibujos de colores brillantes en movimiento oscilando delante de sus ojos. Hoffman no tardó mucho tiempo en darse cuenta de que tal estado había sido provocado por aquella sustancia que había estado manipulando, pero lo que lo dejó pasmado fue saber que la sustancia sólo podría haber entrado en su sangre a través de lo poco que sus dedos pudieron haber absorbido, lo que significaba que la potencia del LSD era descomunal. Casi 20 años después, Ken Kesey, un joven escritor afincado en la comunidad de Perry Lane en Palo Alto, California, se ofreció –por 75 dólares al día- como conejillo de indias en el laboratorio del Veterans Hospital de Menlo Park. “Le pusieron en la cama de una habitación blanca y le dieron una serie de cápsulas sin decirle lo que era cada una. Una no contendría nada, sería un placebo. Otra sería Ditran, que siempre daba lugar a terribles experiencias. […]Pero una de las cápsulas…, lo primero que supo de ella fue que afuera, en un árbol del jardín, una ardilla dejó caer una bellota que, en lugar de llegar a tierra sin ruido, produjo un tremendo estruendo, y no en el exterior, sino allí mismo, en el cuarto, y sin ser exactamente un ruido sino una enorme y envolvente presencia, visual, casi táctil, un gran impacto de… azul… a su alrededor, y de repente se encontró en un universo de conciencia que jamás habría soñado habitar, y no se trataba de un sueño o un delirio, sino de parte integrante de su conciencia de vigilia. Mira hacia el techo y el techo empieza a moverse. Pánico…, pero tampoco es pánico. El techo se está moviendo no en un enloquecido torbellino, sino siguiendo sus planos de luz y sombra y superficie […] De pronto Kesey es como una pelota de ping-pong en una riada de estímulos sensoriales, de latidos del corazón, de fluir sanguíneo, de suspiros, de rechinar de dientes, de movimientos de manos sobre el percal de la sábana, […]una pelota de ping-pong en una riada de estímulos sensoriales, todos ellos comunes y corrientes, pero… que se revelan por vez primera y que tienen lugar… ahora… como si por vez primera hubiera entrado en una fase de su vida y hubiera sabido exactamente lo que les estaba sucediendo a sus sentidos en aquel preciso instante, como si con cada nuevo descubrimiento penetrara él mismo en todo aquello, fuera uno con todo ello, y el blanco desierto del techo se convierte en algo rico, personal, suyo, de una belleza indescriptible, como un orgasmo tras los globos oculares, […] ¡Una persona! El médico vuelve a entrar y, oh, maravilla, Kesey puede ver dentro del pobre pendejo de la bata blanca.

CONFESIONES DE UN OPIÓFAGO INGLÉS Thomas de Quincey ATALANTA

UNA HISTORIA CULTURAL DE LA INTOXICACIÓN Stuart Walton OCEANO

PONCHE DE ÁCIDO LISÉRGICO Tom Wolfe ANAGRAMA


¡Milagroso! Por primera vez podía ver de verdad ver en el interior de las personas… Y sí, aquella pequeña cápsula que le había resbalado dichosamente por el gaznate era LSD.” Tomado de Ponche de ácido lisérgico (Anagrama) de Tom Wolfe. Aquel primer viaje en ácido de Ken Kesey desencadenó el movimiento sicodélico de los años sesenta, con todo y pranksters incluidos, que encontraron en Kesey a un guía espiritual y con el que se enrolaron de viaje por Estados Unidos abordo de ese autobús escolar modelo International Harvester de 1939, pintado con monomaníacos mandalas de Roy Seburn, en cuyo frente superior se leía como destino la palabra Furthur (sí, furthur y no further, que en cualquier caso significa “más lejos”) y que solía conducir Neal Cassady –el también famoso por méritos propios– totalmente alucinado y alucinando. La sicodelia terminó o más bien pasó de moda, a Kensey lo encarcelaron en repetidas ocasiones por andar propagando las virtudes del LSD, hasta que, como Galileo, les dio el avión y dijo que, al final, el LSD no era para tanto. Con el tiempo, el LSD sufrió modificaciones en su composición original debido a su gran demanda, y lo que juran y perjuran los ravers, que es un ácido, seguramente ya no lo es. Como no lo son la cocaína, la heroína o el éxtasis que generalmente se pueden conseguir y que se consumen; y ése es el problema, que las sustancias alteradas provocan lo que no provocan las sustancias puras. Sólo para no dejar de mencionar otro precedente importantísimo en cuanto a los primeros registros que se tienen sobre el uso de sustancias con propiedades psicoactivas, los Escritos sobre la cocaína (Anagrama) de Sigmund Freud constituyen un referente obligado. “La primera vez tomé 0.05 gramos de cloruro de cocaína en una solución acuosa al 1%. […] Al cabo de pocos minutos de haber tomado cocaína se siente bruscamente una sensación de optimismo y ligereza. […] La acción propia de la cocaína empezó al cabo de unos minutos. La típica euforia se vio precedida por unos repetidos eructos refrescantes. […] El efecto psíquico del cloruro de cocaína en dosis de 0.05 a 0.10 gramos consiste en optimismo y una duradera euforia […] Esto hace pensar que el estado de humor inducido por la coca en tales dosificaciones no se debe tanto al estímulo directo como a la desaparición de los elementos que causan la depresión. […] Parece probable que si la coca se usa durante largos períodos, pero en cantidades moderadas, no tiene efectos nocivos para el cuerpo. […] Me parece digno de destacar que ni una primera dosis ni una serie repetida de dosis de coca producen un deseo incontenible de volver a utilizar el estimulante.” Sigmund Freud en ‹‹Über Coca›› (Sobre la cocaína), julio de 1884. La edición del texto de Freud puede confundir al lector; es necesario enfatizar que Freud hablaba de su experiencia con la cocaína administrada oralmente, la inyectada es otra historia. Las observaciones de Freud fueron desde un principio refutadas, e incluso él mismo tuvo que admitir después sus errores de juicio al no reconocer el abuso en potencia que de la cocaína podía hacerse, que también suele producirse cuando la persona que la usa tiene alguna característica en su personalidad que la lleva a ello, y tal fenómeno no puede ser atribuido a cualidades de esa u otra droga. *Hizo falta mencionar a muchos más y sus sustancias; no más por no dejar, aquí alguno otros: Carl Gustav Jung, mescalina; Arthur Conan Doyle, cocaína.; Timothy Leary, LSD; los beatniks: Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady, William S. Burroughs, peyote, mescalina, marihuana, LSD; Terence McKenna, dimetiltriptamina (DMT); Malcolm Lowry, alcohol; Robert Louis Stevenson, cocaína; Aldous Huxley, mescalina; Adolf Hitler, metanfetamina; Robert Downey Junior, marihuana, cocaína, heroína, crack, etc. +

ESCRITOS SOBRE LA COCAÍNA Sigmund Freud ANAGRAMA

+ Nota de paso

Epitafio

LAS OLAS Virginia Wolf CÁTEDRA

Escrito en su tumba en Sussex, Inglaterra.

¡Oh muerte! Invicta e inflexible en contra de ti me arrojaré. Virginia Woolf, poetisa, escritora y feminista inglesa (1882-1941)

DA UN CL ICK Y NO PARES DE L EER. Hojea Lee+ en línea y descarga las ediciones pasadas. www.gandhi.com.mx/index.cfm/LeeMas

www.myspace.com/revistaleemas • www.facebook.com/revistaleemas • www.twitter.com/revistaleemas


Lee+

PARA NO OLVIDAR

La caída del muro

20 AÑOS

Crónica por Yara Vidal con información citada de: BBC NEWS, New York Times y Der Spiegel

19:23 hrs. Jueves 9 de noviembre de 1989. Cuartel de las tropas fronterizas. Alemania del Este. El Generaloberst Klaus Dieter Baumgarten, miembro del Consejo Superior de Guerra de la República Democrática Alemana, toma el teléfono que no ha dejado de sonar en todo el día.

Latinstock/Corbis/9 de Noviembre de 1989

13

Coronel Ziegenhorn: “¿Cuántos civiles se han aproximado a su estación?” Teniente Coronel Harald Jäger: “Unos cuantos, mientras hablamos han llegado…cinco, ocho… no, espere, ¡trece!” Coronel Ziegenhorn (respira profundamente): “Ahh, desde la Perestroika de Gorbachev la gente le ha perdido el miedo a la Stasi. Únicamente infórmeles que se retiren a sus casas. No tenemos órdenes nuevas. Hasta ahora, nada ha cambiado.”

General: “Diga” Agente del Estado Mayor (al teléfono): “Tres personas acaban de cruzar la frontera y no hemos podido disparar.” General: ¿Por qué? Agente del Estado Mayor: “Encienda la radio”. Locutor de la Deutsche Welle (radio alemana):“Todas las personas que requieran cruzar la frontera lo podrán hacer. Las visas necesarias serán entregadas a todos…”

19:55 hrs.

El general se dirige al agente enviado por el Estado Mayor, su rostro muestra consternación. La antigua orden fundada el 13 de agosto de 1961 de tirar a matar a todo aquel ciudadano del Este que intentara cruzar la frontera que dividía a las dos Alemanias, ya no aplicaría nunca más.

En la televisión de Alemania Occidental se informa: “Hay descontrol político en Alemania del Este, los viejos Stalinistas que apoyaban a Erich Honecker, líder comunista del Partido Democrático Alemán, se han ido. Günter Schabowski en conferencia de prensa ha informado de una nueva legislación de viaje intrafronterizo.”

19:35 hrs. Avenida Unter den Linden (la cual une la Puerta de Brandemburgo con la Torre de Televisión Deutsche Welle y la Plaza Alexander). Un joven de 28 años –la misma edad del muro- mira atento en la televisión en el escaparate de una tienda, la conferencia de prensa de Günter Schabowski, Secretario del Partido Comunista de Berlín del Este: “Por decisión unánime, el Comité del Partido Comunista declara que a partir de este momento entra en vigencia una nueva política de viaje, permitiendo a los ciudadanos moverse libremente en todo el país. La nueva política entra en vigor INMEDIATAMENTE.”

19: 36 hrs. Frontera en Bornholmer Strasse, Berlín del Este. El Teniente Coronel Harald Jäger, máximo responsable de la seguridad en el área del muro, explota con ira: “¡Schabowski se ha vuelto loco! ¿Cómo vamos a controlar a la gente?” Harald Jäger corre con los puños cerrados al escritorio del oficial en turno, toma el teléfono y pide una línea segura con el Centro de Operaciones. El Coronel Rudi Ziegenhorn, de la VI división de la policía secreta del régimen comunista, -conocida como Stasi- le comenta que comparte su preocupación.

Desde el puente Oberbaum, sobre el río Spree. La gente comienza a aglomerarse, habían pasado casi 3 semanas desde que los rumores de la apertura de las fronteras habían hecho eco en sus corazones. En días pasados, armados de valor, la gente decidió probar la veracidad de esas palabras y acabaron en severos enfrentamientos con la Stasi.

20:00 hrs.

21:00 hrs. Bornholmer Strasse Los gritos de la gente en la calle son ensordecedores, los pequeños Trabant no pueden circular. La fila que comenzó con dos o tres personas ya sobrepasa los 2 kilómetros y la gente no deja de presionar la reja, otros más comienzan a golpear el muro con lo que pueden. El Teniente Coronel Harald Jäger teme la reacción de sus únicos quince subordinados al frente del muro, que nerviosos esperan órdenes. El Teniente sabe que en este punto es imposible detener a la horda de gente. Coronel Ziegenhorn (al teléfono): “¡Aíslen a la gente agresiva, y si es necesario déjenlos pasar, pero pongan un sello en su tarjeta de identidad para que no puedan regresar!”

23:40 hrs. El Teniente Coronel Harald Jäger observa en shock a la gente que grita, llora, canta y celebra; decide dejarlos pasar sin resistencia.

23:41 hrs. La República Democrática Alemana abre sus fronteras a Occidente. El muro de Berlín está colapsando. +

+ Nota de paso

Frase Napalm

HACEN MUCHAS GRACIAS DE NADA Les Luthiers SONY

“No te metas en el mundo de las drogas, somos muchos y hay poca.” Les Luthiers, grupo cómico musical argentino.


14

ESTE MES

¿Qué es?

Poder Cívico A.C. reconoce que nuestro país requiere reinventarse, encontrar otras formas de hacer más con lo mismo para integrarse exitosamente en un mundo globalizado. Pero lo anterior sólo se logra con creatividad. Poder Cívico se ha dado a la tarea de organizar el festival internacional de mentes brillantes en México: La Ciudad de las Ideas. El año 2009 es un año para celebrar la mente inquisitiva, la ciencia, el saber, el re-conocimiento, en suma, la re-evolución. Por ello, Poder Cívico, a través de La Ciudad de las Ideas, hará un homenaje a dos personajes esenciales de la humanidad: Darwin y Galileo. Estos personajes fueron ejemplos para desenmascarar mitos y confrontar ilusiones. De igual manera, fueron científicos decisivos para probar la divulgación del conocimiento científico y difundir una metodología que aporta al conocimiento. ¡No creas todo lo que piensas! Es momento de celebrar la rebeldía, el análisis crítico, la innovación emprendedora, a Darwin y a Galileo, es momento de brindar por la re-evolución del pensamiento.

¿Cuándo y dónde?

Publicidad

La Ciudad de las Ideas se llevará a cabo en las instalaciones del Complejo Cultural Universitario de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla en las fechas del 6, 7 y 8 de noviembre del año 2009. Su objetivo principal es fomentar la curiosidad y la creatividad para romper paradigmas y crear nuevas formas de pensamiento. • Destacar la importancia del fomento a la creatividad. • Incentivar a que los participantes de La Ciudad de las Ideas, celebren la curiosidad intelectual y el valor creativo con el fin de cristalizar ideas de vanguardia. • Comprender de qué manera encaja el trabajo propio, en una red mayor de conocimiento. • Propiciar intercambios de investigaciones y trabajo conjunto entre académicos, científicos y estudiantes de México y el mundo.

¿Quién convoca?

Poder Cívico A.C., es una organización ciudadana, sin fines de lucro, apartidista y democrática. Poder Cívico es un espacio de pensamiento y acción que promueve la transformación de México en un Estado más capaz de atender las necesidades de su ciudadanía y de insertarlo en mejores condiciones en una economía global que rebasa leyes y fronteras nacionales. Poder Cívico nace con un espíritu participativo, esencialmente comprometido a contribuir a que los mexicanos vivamos en un México libre, seguro, respetuoso, responsable y próspero.

POR QUÉ AMAMOS Helen Fisher TAURUS

Conferencistas:

Muchos serán los hombres y mujeres que de una u otra forma han incidido en el mundo con sus ideas e investigaciones y que vendrán, algunos de ellos por primera vez, a nuestro país como Cordelia Fine, Ranulfo Romo, Julian Baggini, Clotaire Rapaille, Robert Wright, Philip Zimardo, Randy Cohen, Helen Fisher, Barry Schwartz, Francis Fukuyama, Christopher Hitchens, Bjarke Ingels, Natasha Tsakos, Lena Klingvall. Todos son verdaderos especialistas en cada uno de los temas que manejan, pero podríamos citar el trabajo de dos ellos. Helen Fisher, por ejemplo, es una antropóloga que ha descrito los fundamentos bioquímicos del amor y la lujuria, además de disertar sobre los talentos naturales de las mujeres y su nuevo significado en la modernidad. Entre los libros que ha escrito se encuentran ¿Por qué amamos? y El primer sexo. Barry Schwartz es un eminente humanista que estudia el lazo entre economía y psicología, ofreciendo una asombrosa apreciación de la vida moderna. Entre sus obras se encuentra

¿Por qué más es menos?

La Ciudad de las Ideas 2009 será complementado con un programa artístico y cultural que incluye música clásica, jazz, ópera, danza contemporánea, una instalación de 100 telescopios y fiestas tema. +

POR QUÉ MÁS ES MENOS Barry Schwartz TAURUS


ADELANTO PARAÍSO ES TU MEMORIA Rafael Tovar y de Teresa ALFAGUARA

Francisco regresó al comedor para recoger las botellas casi vacías que ocupaban toda la cubierta de mármol de un trinchero Luis XVI y dos meses que hacían las veces de bar que proveía de energía y satisfacción, a través del ron, whisky, vermouths y martinis y ya al final de coñacs y bebidas espirituosas, a los cientos invitados que esa noche visitaban a la familia De la Llave. Pero su preocupación mayor era impedir que el tío Morones escondiera alguna cerrada en su abrigo, como había sucedido hacía unas semanas. Qué rabia le dio a Francisco, que llevaba tantos años sirviendo en la casa de Nicolás de la Llave, recordar cuando ese viejo amigo de su patrón lo obligó a caminar en el hall con la charola de vasos y botellas además de la hielera sobre la cabeza llena de cubitos que flotaban en agua helada. Sobre todo, cuando lo amenazó con que si se le caía una gota sobre la filipina, lo cruzaría con una bala de la pistola que traía acomodada en una funda agarrada al cinturón. Tío Morones presumía que había hecho temblar a varios, pero en realidad la pistola no había sido activada desde hacía mucho, como se podía concluir al ver toda oxidada la cartuchera. Francisco no sabía de eso, y desde entonces le pidió a Raymundo que mejor fuera él quien sirviera al señor Morones las cervezas bien frías que tomaba entre una y otra de sus crisis apenas llegaba a casa de los De la Llave. Pero esa noche Francisco estaba tan contento que rápido olvidó todo. Había hecho su reservado personal de bebidas y, después de soplar cada una de las velas de los seis candelabros de plata de veinticuatro luces cada uno, apagó el candil de baccarat del comedor. Entró en la cocina, donde todo el servicio de la casa bailaba o cantaba. Les enseñó las botellas, lo felicitaron y cada uno llevó su vaso. Uno tras otro, bajaron la escalera que comunicaba el antecomedor con el sótano. María, la cocinera, para que nadie espiará debajo de sus enaguas, bajó hasta el final en medio de la ayuda desordenada de todos. Apenas la mujer pisó tierra se oyeron los acordes de una cumbia desde un grande y anticuado radio Telefunken, desde el que Nicolás De la Llave escuchaba cada noche por onda corta, hacía más de veinte años, las noticias de la guerra, y cada quien agarró su pareja: José, el velador, a Lucha la lavandera; Armanda, la otra cocinera, a Juan el chofer; los otros, a quien cayera, y finalmente Francisco titubeó entre Lucio, su ayudante, y ¿Qué dijeron antes de morir?

El canto del cisne

EL TRIP DE LA MUERTE Timothy Leary KAIROS

“¿Por qué no? Yeah.” Dr. Timothy Leary, escritor y psicólogo norteamericano (1920-1996).

Publicidad

+ Nota de paso

María Elena –había que guardar las apariencias–, si bien era de todos sabido, aunque bajo reserva, porque José, el jardinero, quien era bastante indiscreto, les dijo que no hacía mucho lo había visto loa noche de un martes, su día de salida, échandose unos besos con un taxista afuera del zaguán. Margarito, otro de los mozos, estaba tan borracho que se quedó bailando solo. El sótano, tomadas las precauciones, se aislaba del resto de la casa. La única posibilidad de que subiera el ruido hasta el segundo piso, donde estaban todas las recámaras, se había eliminado: el aparato de la calefacción central lo habían cubierto con colchones, además de unas almohadas que amarraron debajo de la reja para evitar que se diseminara, junto con el calor, el ruidero de abajo. El sótano era un lugar espacioso aunque bastante húmedo: ocho cuartos, la bodega de vinos y una especie de sala llena de muchos muebles cojos y baúles repletos de tiempos mejores. Encima de la cómoda central estaba una televisión junto al radio y un crucifijo que la nana María había colgado cuando todavía podía ponerse de puntillas sin caer. “Para que nuestro señor Jesucristo cuide los impulsos de estos muchachos”. –¡Qué fiestecita! –dijo Lucio–. ¡Vieron qué carrazos y qué bonitas niñas…! –¿Fiestecita? ¡Fiestezotas las de antes! Esas sí que eran buenas. No como esta, llena de chamacos… – le decía Celia a José–. Esas otras sí eran elegantes. Todas las señoras de largo, enjoyadas hasta en la cabeza y los señores de etiqueta con su corbata de moñito. Hacían, al menor pretexto, por lo menos dos al año y la champaña corría en serio. Llegaban como ochocientas, mil gentes… ¿Te acuerdas José? Te hacían ponerte a ti y a los demás que servían, no la filipina blanca esa que traes, sino un saco de rayas negras y amarillas con los botones luminosos como ese foco. +


16

POCA PRIVACIDAD

Entrevista a

PEDRO FRIEDEBERG Pedro Friedeberg en su casa fotografiado por Josué Razo • josue_razo@hotmail.com

por Brenda Barrón

brenda@ambarcomunica.com.mx La cita es en su casa. Por fuera luce como una construcción típica de la colonia Roma, pero una vez dentro el hogar de Pedro Friedeberg se muestra ostentoso y rimbombante. Encontramos su obra original mezclada con objetos de culturas ajenas y por ahí, colgadas, unas esposas que desconciertan. El fotógrafo enloquece, quiere registrarlo todo, aunque eso nunca se puede. Subimos por las escaleras estrechas que llevan a la biblioteca de la segunda planta, una maravilla. Estamos en la casa de un verdadero artista. Pedro Friedeberg nació en Florencia, Italia, en 1936. Hijo de padres judío-alemanes, llegó con su madre a México a los cuatro años de edad. A finales de los años 50 estudió arquitectura en la Universidad Iberoamericana, pero un curso de cultura visual que tomó con Mathias Goeritz cambió el rumbo de su profesión. Estimulado por el escultor dejó la carrera para desarrollar sus habilidades como dibujante. Comenzó a crear imágenes con detalles sumamente minuciosos de mundos surrealistas en los que confluyen construcciones imposibles y espacios inverosímiles, pero delineados con el rigor visual y la agilidad mental de su hacedor. En 1962 diseñó su célebre Mano-silla, que ahora le resulta un tanto aburrida pero que sigue fascinando por su confección. Su obra incluye pintura, escultura, grabado y assemblage (proceso artístico en el cual se consigue la tridimensionalidad, colocando diferentes objetosno-artísticos muy próximos unos a otros). La propuesta original y diferente de Pedro Friedeberg tiene proyecciones hacia el futuro del arte contemporáneo; el suyo rebosa alegorías, reminiscencias que si bien nacieron bajo la égida del Op (una variación del Pop), hoy forma parte del catálogo kitsch “y en veinte años más —afirma contundente el creador— mis cuadros serán considerados dentro de las expresiones más refinadas”. La obra de Friedeberg es ahora revalorizada en un ambicioso proyecto editorial y museístico dirigido principalmente por Déborah Holtz, directora y editora de Trilce Ediciones, quien junto con Juan Carlos Mena, director de arte, ha editado un elegante libro-objeto de colección que incluirá más de 350 ilustraciones a color —algunas nunca antes publicadas— de pinturas, mobiliario, imágenes de su álbum personal, una fascinante selección de las cartas ilustradas que solía mandar a sus amigos, así como ensayos escritos por Luis Carlos Emerich (crítico de arte y curador), Ricardo Legorreta (arquitecto) y Fernando González Gortázar (artista), textos que ayudan a comprender y situar la obra de Friedeberg en el contexto del arte mexicano contemporáneo. Paralelamente al libro publicado por Trilce Ediciones (disponible en librerías a finales de noviembre de 2009), el Museo del Palacio de Bellas Artes inaugurará el 21 de octubre una exposición-homenaje que permanecerá hasta enero de 2010. La exhibición –la más completa que se haya hecho en torno a la obra de Friedeberg- incluirá mucha de su obra más representativa, algunas piezas provenientes de colecciones


privadas (que nunca se han mostrado al público) y otras prestadas por el Museo de Arte del condado de Los Ángeles, el Museo de Arte de Phoenix, el Museo de Arte de Nueva Orléans y el Museo de Arte de Philadelphia, entre otros recintos estadounidenses. La curaduría corre a cargo del experto en arte mexicano, James Oles. De regreso a la biblioteca, conversé largo rato con Pedro Friedeberg, y pude comprobar que la gente con verdadero talento, siempre es amable. Una de sus piezas más célebres es la Mano-silla y en mucha de su obra creada en los años sesenta también está presente. ¿Tiene para usted algún significado místico su representación? No, no quiere decir nada. Hice una silla hacia 1962 y tuvo mucho éxito, entonces me pidieron más manos y al rato empecé a hacer también mesas y relojes y una bola de cosas; pero la mano es un símbolo muy antiguo, no es que yo lo haya inventado ni nada, es más, a mí hasta me aburre un poco la mano pero hay que vivir de algo, hay que pintar una especie de marca registrada, como dice el americano: the signature, la firma. Entonces todo mundo me identifica por la babosa mano. A mí me gustan mucho más mis cuadros. El arquitecto Louis Sullivan estableció un principio asociado al diseño industrial: “La forma sigue a la función”. No, tiene que ser al revés. No me gusta el cliché del siglo XX, a mí me gusta más el arte victoriano, por ejemplo. ¿Por eso siempre se ha manifestado en contra del Funcionalismo? Sí, yo detesto también el Funcionalismo. Lo inútil, lo impráctico es lo bonito. Aunque sí están balanceadas perfectamente bien (forma y función) como en las catedrales góticas, por ejemplo, que son bellísimas por afuera pero adentro son heladas e incómodas, o sea que ahí la

forma es lo importante; o el arte barroco que es pura forma loca o, ¿cuál es la función del arte churrigueresco más que llenarse de polvo cada 10 años? ¿Se define como un esteta? Pues sí, pero es una palabra muy fea que usaba mucho Oscar Wilde, entonces adquirió una connotación muy equivocada, como decadente; pero yo no creo que sea -bueno, soy bastante decadente, pero no demasiado. Ojalá fuera más decadente. Este es un siglo muy decadente de todas maneras. ¿En qué sentido? En el sentido malo, en el sentido pobre, antes la decadencia era como el lujo asiático, ahora es como la pobreza del lumpen, del proletariado. Eso es lo que está de moda, todo mundo tiene que andar en harapos y con calaveras negras y el pelo en picos verdes como de Drácula o de Frankenstein. No le resulta en absoluto estético lo punk o lo gótico, ¿le parece ridículo? Absolutamente, como una afectación muy fea. Además ya llevan como 25 años y todavía no le paran, antes las modas duraban 10 años. Y eso lo dice alguien a quien se le da el dandismo. Sí, es que yo soy de otro siglo, del XIX, creo que o nací demasiado antes o demasiado tarde, no sé. En un tiempo me ponía yo trajes de cebra, pero de eso ya hace 50 años, ahora ya no lo haría. Pero no porque no me guste, es que ya sería un viejo ridículo; si tuviera yo todavía 18 años ó 22 pues a lo mejor me ponía otra vez el traje de tigre o de mandrágora, pero ya a mi edad… ¿La edad le exige recato? Sí, hay que ser más calmado, además la edad trae mucha flojera, desilusión. Bette Davis dijo: “Old age is no place for sissies”, ¿cómo se traduce? Maricas (dijo el fotógrafo) ¡Eso! O sea que la ancianidad, la tercera edad, no es para maricas. Hay que ser medio valiente porque se empiezan a caer los dientes, los dedos, los órganos sexuales… Voy a prender un cigarro, si me lo permite. Ah, claro que sí, yo también. Me gustaría preguntarle si su obra tiene nacionalidad y puede

OBLADÍ OBLADÁ, 1995 Acrílico sobre madera 78 x 110 cm Colección James Flynn Fotografía de Paul Haverkamp © Trilce Ediciones

PEDRO FRIEDEBERG Editores: Déborah Holtz y Juan Carlos Mena TRILCE EDICIONES (Disponible a finales de noviembre 2009)


definirse como arte mexicano. Yo hace muchísimos años quería exponer con Inés Amor, que era la hermana de Pita Amor y dirigió la Galería de Arte Mexicano, y me dijo: “Pedro, usted está perdiendo su tiempo aquí, usted está haciendo arte alemán”, y nunca le vi por qué decía que era alemán, no sé, a lo mejor soy muy meticuloso; pero también hay mexicanos muy meticulosos, como Juan O’Gorman, a quien admiro muchísimo por detallista, que para mí es no sé si mexicano, pero sí hay pintores muy mexicanos como María Izquierdo; es más, Tamayo sí podría pertenecer a otro país. Luego está eso que dicen del uso de los colores mexicanos, pero en Rusia también se ven muchos colores locos, así que no lo sé. ¿Pierde el arte cuando manifiesta una postura ideológica? No del todo, los murales de Diego Rivera son maravillosos; dibujó a Cortés con cabeza de cochino y a Santa Anna con otra cabeza de cochino y a Juárez casi como un ángel y los buenos contra los malos. Usted… Háblame de tú mejor. Gracias. ¿Eres de izquierda, Pedro? Pues en las noches soy un poco de izquierda, en las mañanas de derecha, a mediodía de en medio; me da mucha rabia de repente, pero sí, la vida de derecha es más cómoda, más chistosa; la vida frívola es mucho más agradable: beber buen vino y estar en un salón bien iluminado es mejor que vivir en una choza en Bolivia. ¿Eres creyente? No, no, yo soy ateo totalmente, menos cuando voy en avión. En tu pasado también se encuentra la arquitectura. Estudié arquitectura pero no terminé porque en esos tiempos todo tenía que ser estilo Mies van der Rohe, que no es un estilo mexicano, y precisamente Juan O’Gorman puso ese estilo de moda en los años veinte cuando hizo el estudio de Diego y Frida en San Ángel, un estilo Bauhaus en donde, ahí sí, la forma siguió a la función. ¿Hay que desacralizar al arte? ¡No!, al arte hay que sacralizarlo más aún; por ejemplo: el Paseo de la Reforma estaba lleno de casas porfirianas afrancesadas que eran padrísimas y ya no queda ni una, y en cambio tenemos cosas horrendas como el Fiesta Palace. En tu obra vemos mundos fantásticos que apelan al surrealismo, escaleras

que suben hacia abajo, geometrías imposibles, universos inverosímiles y perspectivas que engañan al ojo; la pregunta es si esto es producto de tu exquisita imaginación, o han habido sustancias que te han abierto la puerta a ese otro lado del espejo. No, la imaginación es como natural para mí. A lo mejor es en parte “plagiarismo”. Mi abuela y mis padres tenían muchos libros de arte, algunos muy antiguos, y yo me pasaba horas viendo las láminas de castillos europeos y eso me despertaba muchísimo la imaginación. El primer libro que leí -como cuarenta vecesfue “Alicia en el país de las maravillas”, y yo estaba totalmente inconsciente de que Alicia se comió un hongo y eso porque Lewis Carrol seguramente comía hongos, pero cuando uno tiene ocho años no se da cuenta. ¿Tu gusto por la literatura borgiana también ha influido? Borges me parece maravilloso, sí, pero ya se volvió un cliché, ya todo mundo imita eso como en las películas esas de Ángeles y demonios y el Códice no se qué, en mi opinión eso lo ha abaratado. Cualquier cosa que es demasiado vista, o si le gusta a demasiada gente, a mí ya no me gusta. Aunque Borges sigue siendo complejo, ¿no? ¿Sí? Henry James es mucho más complicado –y aburrido–, y Borges no es aburrido; Thomas Mann también es bastante fantástico, las conversaciones entre los personajes de la “Montaña mágica” son increíbles, como filosóficas, pero también se puede uno perder y al rato se queda dormido. ¿Cómo definirías tu obra? Mi arte es muy caprichoso, aunque se ve siempre igual cada mes cambia porque leo mucho y me influye mucho la literatura, algo muy mal visto en el siglo XX, donde el arte debe ser abstracto y no debe basarse en cuentos visuales ni nada de eso, y a mí precisamente lo que más me gusta es la pintura prerrafaelita, donde todo se basa en mitos y leyendas y en la Biblia y en la mitología griega, o el arte académico del siglo XIX, ¡padrísimo! pero que tenía que ir uno a una academia a aprender a pintar una nariz por veinte años; y yo fui por un tiempo a la Academia de San Carlos; bueno fui muy poco porque no tenía paciencia para

dibujar esas figuras de yeso, pero así fue el arte académico durante siglos, había que aprender anatomía perfectamente y yo más bien me enamoré de la perspectiva arquitectónica, que es lo que aprendí cuando estudiaba arquitectura. Me fascina la perspectiva, un invento del renacimiento, pero me parece que es un arte en sí, y muchos de mis cuadros siguen como una perspectiva de tiempos de Piero della Francesca o [Vittore] Carpaccio o [Andrea] Mantegna, pintores del temprano Renacimiento; las perspectivas que sacan en esos cuadros me parecen fabulosas, yo creo que hasta a ellos les daba flojera pintar a la Virgen, y la Úrsula y la no sé qué, y detrás salían unas ciudades increíbles, eso yo creo que sí les daba gusto pintar, y la Virgen era un pretexto, porque si salía delante un santo pues ya la Iglesia les compraba el cuadro. Es una forma de magia que también borraron en el siglo XX porque desde que Cezanne dijo que el cuadro era una cosa plana y no debía de decir mentiras y que las cosas se hacen chiquitas entre más a la distancia se dibujen, pero eso es una especie de magia que hace que el cuadro parezca un “trompe l’oeil”, en español creo que se dice“trampantojo”, como esos castillos que pintaron con una lagartija que sale de arriba de la puerta y puedes ver nubes con ángeles que se pueden tocar. Entonces, pues mi máxima influencia creo que fueron, como dije, las arquitecturas llamadas fantásticas. Eso es lo que me fascinó desde hace muchos años. O el arte visual de pirámides, yo tengo muchos libros de [Jean Jacques] Lequeu, un arquitecto del siglo XVIII que casi no construyó nada porque sus proyectos eran como la Tumba de Newton (del arquitecto francés Étienne-Louis Boullée. N.del E.): una esfera de un kilómetro y medio de alto [hundida en una base circular y cubierta de cipreses. Nunca se construyó. N. del E.]; todas eran como arquitecturas imaginarias padrísimas, una especie de arte surrealista fantástico. Muchas gracias, Pedro. No, gracias a ustedes. Eres muy divertido. ¿Tú crees?, pues muchas veces dicen que soy un... cómo se dice... un grouch. ¿Gruñón? Sí, Elmer Gruñón. +


Lee+

PROYECTO PARA LA REMODELACIÓN DE TOLUCA, 2006 Técnica mixta sobre cartulina, 81 x 202 cm Col. Particular, foto: Arturo Piera © Trilce Ediciones

Publicidad

PEDRO FRIEDEBERG EN 1966 por Kati Horna. Archivo del artista © Trilce Ediciones


Publicidad


FICCIONES DEL LECTOR

Envíanos tu texto a leemas@gandhi.com.mx Todos los escritos deberán tener una extensión de no más de 850 palabras y no menos de 700. Fuente: Arial, tamaño de fuente número 9 y espacio sencillo. Asegúrate de escribir tu nombre completo y un número telefónico al que podamos contactarte.

LA CANCIÓN SECRETA Carlos Alberto Díaz García

en el baúl de los secretos. +

+ Nota de paso

BEBIDAS DE AUTOR Serge Gainsbourg (1928-1991), el poeta, cantautor y controvertido iconoclasta francés amaba tomar pastis (Lícor de anís (40°Alc. Vol.) de origen francés. Se pronuncia pastí); de hecho, sus fans siguen poniendo sobre su tumba parisina botellas del licor y cajetillas de sus omnipresentes cigarros Gitane. El espíritu rebelde del llamado “Baudelaire del siglo XX” va bien con esta bebida, que significa aversión, es decir un “pastiche”. Por lo general él lo tomaba derecho y frío, o con un poco de vodka, a continuación las porciones: Tómese así: 1/3 pastis 2/3 vodka Sirve los ingredientes en un vaso bajo con hielos.

THE ORIGINALS Serge Gainsbourg VERVE FONTANA

Publicidad

Me encontraba encerrado en mi recámara viendo en un televisor un documental muy interesante. Una música a todo volumen interrumpió mi concentración, provocándome un sentimiento mezclado de ira y desilusión. Sabía quien era la persona que lo había creado y que la estaba disfrutando intensamente. Apagué el televisor; me recosté en la cama, y poniéndome mi antebrazo izquierdo sobre mis ojos, me dispuse a invocar con desesperación algún remanente de sueño que no hubiese aprovechado durante la noche anterior. Lo único que logré fue aguzar mi concentración en esa música que emanaba del estéreo ubicado en el recibidor de la casa. Estaba sintonizado en un afamado programa de radio, en el que anunciaban dos títulos de canciones antes de reproducirlas. No alcancé a oír el título de la primera; pero sí el de la segunda, que me hizo esbozar una sonrisa por lo que a continuación sucedería: una exclamación gloriosa sobresalió sobre aquel “antro” que se había transformado la casa. Durante unos breves comerciales radiofónicos se abrió la puerta de mi recámara, al tiempo que una voz dulce me hace reaccionar: “Buelo, me das para comprar unas papitas”. Sin descomponer mi figura meto la mano a uno de mis bolsillos sacando un manojo de monedas, escogiendo una de diez pesos, la cual me arrebató sin completar la extensión de mi brazo. A ver si llego antes de que toquen mi canción favorita. Decía desesperada mi nieta antes de cerrar la puerta. Comienza a reproducirse la primera canción. Mi instinto me hizo ponerle total atención: Un ritmo lento tropical comenzó a armonizar mis sentidos; la incursión de una voz femenina hace que mi rostro refleje un gesto reconfortante; a la quinta frase, hace que palmotee despacito la cama. De pronto, el ritmo cambia drásticamente volviéndose más aprisa; la voz de la mujer, así como la letra, toman un ritmo divinamente contrastante, al volverse muy dramática. Un ruido de monedas que se impactan contra el piso, me hizo volver en mí. Ya aparecía sentado en el borde de la cama. Sin haber recogido todas las monedas traté de dirigir mi atención nuevamente hacia aquella fascinante canción, pero ya había terminado. Y justo cuando comienza a escucharse la segunda canción, la puerta de la entrada se abre intempestivamente, entrando mi nieta desenfrenada: lanzando la bolsa de papitas sin ver a donde, desprendiéndose de sus sandalias para disponerse a bailar cómodamente su canción favorita que reproducen ene veces durante el día. Traté de preguntarle acerca de la primera canción, pero me desanimó hacerlo porque la niña estaba en total trance musical. Me dispuse a esperar a que terminara su glorioso momento, admirándola. Al sentir que la miraba no se cohibió ni mucho menos, todo lo contrario. Comenzó a imitar movimientos sensuales, que su inocente y temprana conciencia creyó que serían “inocentemente” bien vistas por las demás personas. Y a la voz de: “¡Qué movimientos son esos, niña!” logré que la conciencia inocente de mi nieta concluyera con éxito su primera clase de sexualidad que le impartió su abuelo. Terminando la canción, me dispuse de inmediato a preguntarle sobre la primera canción reproducida: ¿Hija, no te acuerdas el nombre de la primera canción?⎯No Buelo, no me acuerdo. Respondió exhausta y dejándose caer en un sillón, apachurrando la bolsa de papitas que había lanzado anteriormente. ¿Pero no sabes ni quién la toca, o la canta, ni nada? Insistí alterado, manoteando. No, no sé… A ver, ¿Cómo va? A ver, ¡Cántela! Volvió a responder con una sonrisa burlesca. Manifestando vergüenza, pregunté lo mismo más tranquilamente, tratando de convencerla de aguzar su memoria hasta el límite para provocar que desistiera de sus alentadores deseos. Manipulando su actitud, con intención malévola, expresa sus insistentes deseos con suma dulzura, doblegándome por completo; emprendiendo a exhibir mis humildes dotes de cantante. Sin embargo, ante la emoción escénica que me invadía, no podía reproducir la canción. Comencé a tararear, provocando a mi ávida espectadora una expresión desconcertante… Pero, a los seis segundos, reviví la canción en mí. Fue tanto mi fervor que me atreví a bailar: coreografiando algunos pasos que lenta y torpemente realizaba y que fue lo suficiente para lograr la invitación involuntaria de mi espectadora para pasar al imaginativo escenario a acompañarme a bailar… Detuve abruptamente el espectáculo. ¿Entonces ya te acordaste de la canción? ⎯Pregunté emocionado a aquella “pinga”. No, ¡pero está bien chida, Buelo! Contestaba sorprendida. Pero no se preocupe, que al rato la vuelven a pasar. La van a repetir cada rato, va ver. Me dio un poco de consuelo su comentario, y decidimos esperar, escuchando todo el día la radio, sintonizando todos los programas existentes… Pasó el tiempo y la canción no la volvimos a escuchar en ninguna otra parte. Nunca volvimos hablar al respecto. Nuestras memorias habían guardado esa canción


22

ALTO VOLTAJE LITERARIO

Latinstock/Corbis

Publicidad

LA HEROÍNA DE AMY


Lee+

Roberto Vizzuett • vizzuett@yahoo.com Agosto 8 de 2007. Diversos reportes sugieren que, a la una de la madrugada, Amy Winehouse sufrió una sobredosis en un hotel de la ciudad de Londres, teniendo que recibir una inyección de adrenalina seguida de un lavado de estomago. Habían pasado tan sólo ocho meses desde el lanzamiento de su segundo álbum: “Back to Black” y del gran éxito del sencillo “Rehab”, inspirado tras la recomendación de su management de someterse a rehabilitación por abuso de alcohol y drogas. Amy Winehouse, poseedora de una talentosa voz y de una facilidad para crear historias dentro sus letras, poco a poco ha ido cediendo el foco de atención a su talento por el de sus escándalos gracias a sus nada discretos excesos con el alcohol y las drogas. Hija de un taxista y una farmacéutica, fue fuertemente influenciada por sus tíos maternos, jazzistas profesionales, lo que la llevó a devorar la colección de discos de su padre, entre los que se encontraban los de Frank Sinatra, Dina Washington y Ella Fitzgerald. A los 16 años fue expulsada de la escuela teatral Sylvia Young, por asistir supuestamente a clase con un arete en la nariz. Luego ingresó a una escuela sólo para mujeres, donde aprendió a tocar el piano, y de ahí comenzó a tocar en grupos de covers y orquestas de jazz. Poco a poco se corrió la voz sobre sus talentos vocales y liricos y fue su compañero de clase y amigo cercano Tyler James (cantante pop inglés) quien le proporcionó a su disquera Island Records el demo de Amy. En 2003, con una Amy de sólo 20 años, apareció Frank, su disco debut, llamando la atención de los críticos debido a su excepcional voz, que distaba mucho de la de una principiante, y la combinación de su estilo soul/R&B y jazz con beats actuales reflejados en ligeros ritmos de hip-hop, que la llevaron a ser nominada al Premio Mercury. Pero volvamos a su voz, una mezcla entre lo nasal al estilo Edith Piaf, a veces ronca como Nina Simone, capaz de alcanzar registros agudos a su gusto, con la potencia vocal de Diamanda Galas e hipnotizante como la de Lisa Gerrard. Es fantástica. A pesar de haber ganado en 2008 cinco premios Grammy (a los cuales no pudo asistir dado que Estados Unidos le negó la visa) y diversos premios en el Reino Unido como mejor artista femenina por su segundo álbum, muchas de sus presentaciones en los últimos tres años han dejado mucho que desear, con una Amy Winehouse por momentos incapaz de recordar las letras, visiblemente alcoholizada y dopada. Desde finales de 2007 Winehouse se ha manifestado en numerables ocasiones deseosa de entrar al estudio y grabar su tercer disco, cosa que aún está por verse. Presuntamente en abril del año pasado, ella y su productor Mark Ronson se encontraban trabajando en una propuesta para el tema principal de la nueva entrega de James Bond “Quantum Of Solace”; la canción nunca fue terminada y Ronson culpó a Amy cuando afirmó: “Trabajamos en el tema, pero nunca lo terminamos. No creo que vaya pasar algo, a menos que por un milagro se grabe y alguien cante en ella. No estoy seguro de que Amy esté lista para trabajar en la música aún”. También en abril del año pasado se reportó que empezaría a trabajar en su nuevo disco con Saleem Remi, productor de Frank en las Bahamas, pero Winehouse decidió cancelar los planes poco antes de viajar. En noviembre del mismo año, Lucian Grange, Presidente

Executivo de Universal Music, declaró que Amy tenía ya demos para su siguiente producción y que lo que escuchó era sensacional. Ahora sólo resta esperar que esos demos se materialicen en un disco. Keith Richards y Lou Reed, quienes se han declarado admiradores del trabajo de Winehouse, han expresado su preocupación por el modus vivendi de la cantante de 26 años, sin dejar de mencionar a su ahora ex marido Blake Fielder-Civil, quien hace unos meses se declaró culpable de las adicciones de Amy, asegurando que era tal su adicción que en muchas ocasiones, durante sus conciertos, entre cada canción iba atrás del escenario para fumar su pipa con crack. También declaró que Amy arrastraba a todos lados su ‘kit’ para drogarse y aún cuando iban a cenar ella llevaba su pipa y la escondía bajo la mesa para tenerla a la mano. Alex Hains, ex manager de Winehouse, mencionó en diciembre del año pasado que ella gastaba alrededor de 3500 libras a la semana en drogas (unos 40-50 mil pesos, dependiendo el humor con el que amanezca la bolsa). Este año, a pesar de haber estado en rehabilitación durante febrero, sus historias no han cambiado. Blake Fielder-Civil le pidió el divorcio tras acusarla de cometer adulterio mientras el cumplía su sentencia en la cárcel por golpear al dueño de un pub y luego intentar sobornarlo para que no levantara cargos. Canceló su presentación en el Festival Coachella en Indio California; Quincy Jones terminó descartándola de su disco tributo, ya que aunque él personalmente la invitó a participar, Amy nunca entregó el tema que sería incluido en el disco; su regreso a los escenarios en el Festival de Jazz de la Isla de Santa Lucía resultó un desastre, y durante su estancia en la Isla tuvo que ser llevada al hospital en dos ocasiones. Su aparición en el festival por el 50 aniversario de Island Records, su casa disquera, fue cancelada sin explicación alguna. En seis años Amy Winehouse ha logrado tan sólo grabar 2 discos, cancelar innumerables presentaciones, mantenerse en los encabezados no gracias a su música pero sí a sus adicciones e incapacidad de terminar las escasas presentaciones que no cancela. La gran interrogante es, si logra o logran hacer que entré nuevamente al estudio de grabación, ¿el resultado estará a la par de sus álbumes anteriores o seremos testigos del desvanecimiento acelerado de una de las mejores exponentes del soul y R&B actuales? Tras el incidente de agosto 8 de 2007, su padre, Mitch Winehouse preparó un texto para ser leído, en dado caso, en el funeral de Amy. Mientras chicas de su generación se dedican a lo comercial puro y duro (Katie Perry, Lili Allen, Nelly Furtado, Jessica Simpson, Avril Lavigne, etc.), la propuesta de Amy Winehouse es una verdadera bocanada de aire fresco que vale la pena escuchar. +

I TOLD YOU I WAS TROUBLE Amy Winehouse UNIVERSAL REPUBLIC

+ Nota de paso

El texto que explica todo gran proyecto.

DETRáS del concepto Los All Star se introdujeron en el mercado en 1917, la compañía tuvo mucha competencia y problemas para comercializarlos, necesitaban a un buen vendedor. Por lo tanto contrataron a un basquetbolista -con mucha onda para la época- recién salido de la preparatoria de Indiana llamado Chuck Taylor. Como deportista y consumidor de tenis, llegó a sugerir cambios sustanciales al diseño de los All Star originales, como cubrir los tobillos e incluir su firma. Taylor vendió All Stars por todo California montado en su Cadillac, además de fundar diversas clínicas de basketball para ayudar a educar a otros jugadores del por qué debían usar All Stars.

CON NOSTALGIA A finales de la década de los años 80, la zapatería mexicana Canadá lanzó toda una línea de zapatos que se llamó Punk; entonces, Canadá era una zapatería de vanguardia en México y sus líneas de zapatos juveniles gozaban de gran demanda, como aquellos que salieron a principios de los años 90 que se llamaron –atinada y oportunamente– Perestroika.


Publicidad


LOS + VENDIDOs 1 2 3 4

FICCIÓN LA ISLA BAJO EL MAR Isabel Allende PLAZA & JANES

La historia de una esclava en el SaintDomingue de finales del siglo XVIII: Zarité a los nueve años fue vendida a Toulouse Valmorain, un poderoso terrateniente. Al ser llevada por su amo a Nueva Orleans, Zarité inició una nueva etapa en la que alcanzaría su mayor aspiración: la libertad.

ENSAYO SOBRE LA CEGUERA José Saramago SANTILLANA

Una pandemia de ceguera cubre una población, de manera fulminante. Perdidos, olvidados o en cuarentena, los ciegos deben enfrentarse a lo más básico de la humanidad: la voluntad por sobrevivir. Es una historia sobre lo mejor y lo peor de nuestra condición humana.

Los hombres que no amaban a las mujeres Stieg Larsson DESTINO

Harriet Vanger desapareció hace treinta y seis años en una isla sueca.No se logró encontrar ningún rastro de la muchacha. ¿Se escapó? ¿Qué ocurrió? El caso está cerrado y los detalles olvidados. Pero su tío Henrik Vanger vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir.

La reina en el palacio de las corrientes de aire Stieg Larsson DESTINO

1

5

El autor de La catedral del mar regresa con una emocionante novela, conformada por fidelidad histórica entrelazada con una historia de amor y odio, de sueños perdidos y las metas que dan sentido a la vida.

Secuestrados Julio Scherer García GRIJALBO MONDADORI

Después de explorar a fondo el mundo del narco en la reina del pacífico, Julio Scherer centra toda su lucidez periodística en las víctimas del delito que más ha dañado a la sociedad mexicana. Para recrear los hechos que presenta se vale de sus experiencias personales, de situaciones y testimonios que él mismo ha reporteado, así como de partes sustanciales de los expedientes.

2

El hombre en busca de sentido Viktor Frankl EDICIONES B

3

Ética para Amador Fernando Savater ARIEL

4

El doctor Frankl, psiquiatra y sobreviviente de un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: ¿Por qué no se suicida usted? De las respuestas extrae una orientacion para la psicoterapia a aplicar.

El autor advierte que el libro es subjetivo, que no es un manual de ética y que ha sido escrito para que lo lean los adolescentes y así estimular el desarrollo de librepensadores.

Los cuatro acuerdos: un libro de sabiduría tolteca Miguel Ruiz URANO

Primer acuerdo: „Sé impecable con tus palabras“. Segundo: „No te tomes nada personalmente“. Tercero: „No hagas suposiciones“. Cuarto acuerdo: „Haz siempre lo máximo que puedas“.No hay razón para sufrir. La única razón por la que sufres es porque así tú lo eliges. Si observas tu vida encontrarás muchas excusas para sufrir, pero ninguna razón válida.

La serie continúa, poco podemos decir y no arruinar datos importantes para los lectores que llegaron al final de La chica que soñaba con una cerillo y un galón de gasolina, simplemente quedarán soprendidos con esta siguiente entrega.

La mano de Fátima Ildenfonso Falcones GRIJALBO MONDADORI

NO FICCIÓN

5

Negocios de familia Francisco Cruz PLANETA

Planeta publica la biografía no autorizada de Enrique Peña Nieto y el grupo Atlacomulco, donde se relata la historia oculta de la familia que desde hace varias décadas, tiene el control total del Estado de México.


PARA VER Y OÍR DVD

EL GALLO DE ORO Dir. Roberto Gavaldón CINE, VIDEO Y T.V. Es la triste historia de Dionisio Pinzón, un humilde pregonero que por azares del destino recibe un animal a punto de morir, se trata de un gallo dorado al cual dedicará gran esmero para devolverle la salud, basada en el libro de Juan Rulfo y dirigida magistralmente por Roberto Gavaldón. A LA ORILLA DEL CIELO (AUF DER ANDEREN SEIT) Dir. Fatih Akin CINE, VIDEO Y T.V. En esta cinta, Akin aborda nuevamente personajes marginales en situaciones límite, mezclando cuestionamientos políticos y sociales con estados de ánimo meramente personales, como la soledad y la búsqueda de redención. EUFORIA (EYFORIYA) Dir. Ivan Vyrypaev CINE, VIDEO Y T.V. Desde el día en que Pavel, un pastor de cabras, ve a Vera, acompañada por su hija, paseando al otro lado de un insalvable barranco, no sabe cómo reprimir su amor. Poco le importa que ella esté casada con Valery, un granjero alcohólico y violento, porque sabe que Vera siente lo mismo por él. SONRISAS DE UNA NOCHE DE VERANO (SOMMARNATTENS LEENDE) Dir. Ingmar Bergman CINE, VIDEO Y T.V. Corren los primeros años del siglo XX y Frederik Egerman, un exitoso abogado de cincuenta años cumple tres años de casado con Anne, una ingenua mujer de 19 años que sigue siendo virgen. Todo un clásico de Bergman. EXORCISMO,THE ISLAND (OSTROV) Dir. Pavel Lungin CINE, VIDEO Y T.V. En algún lugar del norte de Rusia, perdido en una isla desolada, se encuentra un pequeño monasterio ortodoxo en el que vive un extraño personaje. A causa de su conducta bizarra, este hombre ha generado un ambiente de confusión entre la comunidad de monjes a la que pertenece.

MI DESEO EN TU PIEL (EN SOAP) Dir. Pernille Fischer Christensen CINE, VIDEO Y T.V. Charlotte está descontenta en su relación con Kristian y decide marcharse al primer apartamento que encuentra. En el piso de abajo vive Verónica, un transexual apasionado de las telenovelas y que gusta de mantenerse aislado. Verónica ha solicitado el cambio de sexo y está a la espera de que le den vía libre para operarse. Charlotte y Verónica se conocen y se enamoran.

VARIOS Rhythms del mundo 2 UNIVERSAL MUSIC Con la fórmula del volumen anterior que tanto éxito les dio en ventas, llega la secuela pero ahora con temas más clásicos del rock como The Killers y The Rolling Stones, en sus versiones con ritmos cubanos. ANDREA BOCELLI Incanto UNIVERSAL MUSIC A pesar de que su explosiva aparición hace más de 10 años arrasó en ventas, el tenor italiano no deja de vender discos y este no será la excepción ya que su voz se mantiene en el gusto de los aficionados al bel canto. IL DIVO The Promise SONY MUSIC Con varios millones de discos vendidos alrededor del mundo, los jóvenes con voces prodigiosas aparecen en su última entrega, con interpretaciones de Adagio y un Alleluya maravillosos, además de éxitos más contemporáneos como She y Power of Love. LOS AUTÉNTICOS DECADENTES Lo mejor de lo peor WARNER MUSIC El combo argentino recopila poco más de 20 años de historia con lo mejor de su ritmo fiestero digno de mover el cuerpo sin contemplaciones ni penas. SOLE GIMÉNEZ Dos Gardenias WARNER MUSIC La ex-vocalista de la agrupación española Presuntos Implicados sigue en su faceta como solista, haciendo covers a canciones románticas y a clásicos como Aguas de marzo y A Dios le pido. Su estilo es fresco y apacible, un deleite para una rica tarde. GUSTAVO CERATI Fuerza natural WARNER MUSIC El cerebro y fuerza principal de Soda Stereo nuevamente hace entrega de un disco excelso, que a los pocos días de su salida a la venta la respuesta del público ha sido más que favorecedora.

CD


La servilleta de

7. DIBUJE LA SILLA DEL FUTURO (recorte de periódico elegido por Pedro)

Pedro Friedeberg

1. VICIO

LE

SIB OSTEN

RITO

O TO FAV

2. OBJE

IDO

PREFER

A NCANT

4. ME E

E...

UE HAC

IDO Q EL SON

A EL O TOM 5. CÓM

CAFÉ SADO E HA PA

ÁS SU

L TA QUE RREALIS

Publicidad

6. LO M

Josué Razo • josue_razo@hotmail.com

3. LIBRO

Lee+


PEQUEÑO GRAN UNIVERSO Recomendaciones Lee+ COSAS QUE PASAN Texto e ilustraciónes: Isol FCE

Ella supone que si tuviera un caballo, iría a la escuela al galope, que sería bonito tener los ojos de otro color, que si su cabello fuera lacio se vería más linda, que podría ser más alta y más fuerte… ella siempre quiere algo que no tiene. Vaya enredo que justo ahora se le aparezca un genio para concederle un deseo ¡¿Qué de todo le pedirá?!

LA PEOR SEÑORA DEL MUNDO Texto: Francisco Hinojosa Ilustraciones: Rafael Barajas “El fisgón” FCE En el pueblo todos se echaban a correr al verla venir. Y hacían bien: a ella le divertía rasguñar a la gente con su uñas filosas, a unos les daba de cocos, a otros les mordía las orejas, les arrancaba los pelos, les picaba los ojos. Ella era una señora mala, terrible, espantosa, malvadísima. La peor de las peores señoras del mundo. Hasta que un buen día… Palabras clave del mes: DEPORTE • LITERATURA • MÚSICA • ARTE • BAILAR

CUENTO DE HADAS PARA CONEJOS Texto: Bef Ilustraciones: Israel Mejía ALFAGUARA INFANTIL Era de noche y el conejito no podía dormir. Llamó a su papa y le pidió que le contara una historia. No la de siempre, un cuento de hadas… Mmmh, un cuento de… de… ¡De humanos!

HANSEL Y GRETEL Texto: Hermanos Grimm SOL 90 A Hansel y Gretel los abandonaron en el bosque. Están perdidos y tienen hambre. Encuentran la casa de pan, con ventanas de azúcar, que una vieja bruja ha construido para tentar a los niños, atraparlos, engordarlos y luego comerlos. Lo que la bruja nunca imagina, es que en el juego de los engaños, el que engaña también puede ser burlado. Selección de Karen Chacek klagarto@hotmail.com


29

Lee+

FOTOREPORTAJE

ALLEN GINSBERG Y TIMOTHY LEARY 6 de diciembre, 1966. Timothy Leary –otrora ex profesor de Psicología en Harvard y uno de los máximos defensores del LSD– junto con Allen Ginsberg (Izq.) en el Village Gate Theatre presentando un film patrocinado por la Liga para el Desarrollo Espiritual.

Publicidad

Latinstock/Corbis

LA CAÍDA DE AMÉRICA Allen Ginsberg VISOR


30

TUS COMENTARIOS

Los comentarios aquí publicados se recibieron durante el mes de septiembre de 2009. Gracias por escribirnos. A quien corresponda: El motivo de este correo es para comentarles mi opinión con respecto al artículo publicado en su revista que tiene como punto central la amistad. Me gustó mucho la forma en la que el autor narra sus experiencias y la forma en que lo ejemplifica con personajes destacados hizo que me identificara mucho con su artículo. Me gustaría que continuaran con este tipo de artículos que tocan temas en los que todos pensamos pero debido a su complejidad no sabemos como comprenderlos. Es un artículo muy digerible y me arrebató un par de risas, ya que siempre había pensado que la amistad es tal vez la relación mas importante -causa o resultado de muchas circunstancias. Creo que la mayoría de las personas que compramos libros, nos gusta pensar y nos gusta también que nos hagan pensar. Considero que esta revista es un excelente complemento y tal vez la mejor forma de consentirnos con información de este tipo. Un saludo a todos los que escriben en esta revista y a su editor. Niccol Briones Al editor: Para felicitarlos por su periódico con aportación cultural, que es lo que se necesita en estos tiempos de frivolidad como dicen ustedes. Tengo varios números de las veces que he ido a Gandhi y me acabo de enterar que se publica en línea. No creo que muchas personas lo sepan, valdría la pena difundirlo porque es un buen medio y merece ser conocido. Solo un par de sugerencias: leyendo la nueva emisión me encuentro que el artículo “Males ¿necesarios?” está escrito en un estilo muy a la antigüita o churrigueresco y el de “Entre frívolos te veas” no se entiende, para mi, no tiene pies ni cabeza o tal vez está muy enredado y saturado. Vale la pena que platiquen con los colaboradores para que se adapten al estilo profundo y claro de la línea editorial. Felicidades y que sigan adelante. Nicolás Triedo Buen día a todo el personal de la editorial de la revista Lee+: No me dí cuenta cuándo pusieron la revista dentro de la bolsa de compras en donde había adquirido unos libros. Fue hasta la tarde cuando me dispuse a leer éstos libros y fue allí donde me encontré con ella. A primera vista pensé que era sólo un catálogo de libros, cd´s, revistas y accesorios de librerías Gandhi, pero para mi grata sorpresa no fue así. Tan así que desistí de leer mis nuevos libros. Me gustaron mucho la secciones de Cine, en donde aparece un fragmento -clásico- del guión de la película Psicópata Americano, me gusta mucho esta idea; Adelanto, en donde aparecen los fragmentos de los libros ganadores del premio juvenil Gran Angular 2009; Para no olvidar, en donde aparece el libro de Fantomas contra los vampiros multinacionales, un cómic escrito por Julio Cortazar; Poca privacidad, en donde entrevistan escritores, en este caso a Enrique Fernández Castelló, en donde comparte, entre otras cosas, la experiencia de cómo realizó o en qué se inspiró para escribir el libro Sombras de aquellos sueños; Ficciones del lector, donde dan oportunidad a los lectores para exponer sus escritos; La Servilleta de, Arte,... en fin. Felicito a la revista por esta idea y realización y les deseo mucho éxito. Felicito también a Gandhi por lo innovadora que ha sido, creo yo, y su forma de vender libros. Carlos Alberto Díaz García, Monterrey, Nuevo León. Sólo para decirles que no conocía a Fantomas y gracias a su artículo sobre él, en el número de septiembre aprendí (y mi familia) sobre una maravilla de personaje. Sigan publicando curiosidades así. Atentamente, André Arteaga. Puebla.

Publicidad

Envíanos tus comentarios a leemas@gandhi.com.mx con tu nombre completo y especificando tu ciudad. Los comentarios podrán ser editados o abreviados por necesidades de espacio y claridad.

+ Nota de paso

La Letra DIFFERENT CLASS Pulp ISLAND

Oh Is this the way they say the future’s meant to feel? Or just twenty thousand people standing in a field And I don’t quite understand what this feeling is But that’s okay ‘cos we’re all sorted out for E’s and Wizz And tell me when the spaceship lands ‘Cos all this has just got to mean something CHORUS In the middle of the night It feels alright but then tomorrow morning Ohh Ohh when you come down Oh ¿Esta es la manera que dicen se debe sentir el futuro? O sólo son 20 mil personas paradas en un campo Y simplemente no entiendo qué es esta sensación Pero eso está bien porque estamos despachados con Éxtasis Y avísame cuando la nave espacial aterrice Porque todo esto tiene que significar algo CORO A la mitad de la noche Se siente bien pero luego llega la mañana Oh oh oh cuando viene el bajón Fragmento de la canción Sorted for E´z and Wizz (Despachados con Éxtasis) de Pulp.


Publicidad


Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

08_Vicios  

Su apetito de drogas y alcohol era insaciable, y, aunque por temporadas dejaba la heroína, por lo regular recurría a la botella para pasar e...

08_Vicios  

Su apetito de drogas y alcohol era insaciable, y, aunque por temporadas dejaba la heroína, por lo regular recurría a la botella para pasar e...