{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade.

Page 1

Año 01•Núm.07•Septiembre 09•$10 Pesos

Males

¿Necesarios? P. 6

Entre

Frívolos te veas P. 8 La amenaza

ELEGANTE Fantomas P. 12


CARTA EDITORIAL SEPTIEMBRE, 2009 “Un perfecto mediocre, tesonero y simpático puede hacer la carrera señalada por Jules Renard (Journal). El primer premio se lo dan porque “¡Pobre, no le han dado ninguno!”. El segundo, porque acaba de recibir el otro. El tercero, porque ya tenía dos. El cuarto, porque lo exigió. El quinto, porque después de tantos premios, no darle éste llamaría la atención (se pensará que lo excluimos por razones ideológicas o prejuicios contra las minorías). El sexto, porque premiarlo se volvió costumbre. Los siguientes son una avalancha. La sociedad, las instituciones, el Estado, se premian a sí mismos al reconocer a los monstruos sagrados.”1 “Déjenme presentarles a M. Martin Decré, el guardián de La Seine Restaurant… un recinto beau monde chic hasta morir. […] No es que Martin sea un racista. […]Es simplemente un déspota altamente capacitado. […]Los cánones del haute snobisme (alto esnobismo) son perfectamente claros: están los clientes que adornan La Seine y los clientes que contaminan su elegancia. […] muy a menudo la spécialité du jour (especialidad del día) en la Pléyades de los restaurantes elegantes es el desaire que, generalmente, es más creativo que su arte culinario.” 2 “Pero, ¿dónde acontece la vida literaria sino en la página leída? De ese acontecimiento, casi no hay nada en las páginas culturales. No es noticia, no es chisme, no es imagen fotografiable. Además, toma tiempo. Es más rápido entrevistar a un escritor que leer sus libros. Hablar con él, grabarlo, fotografiarlo, es más interesante que pasarse horas, días y semanas leyéndolo.”1 Categorías de estrella a) Escribiste un best seller … eres el consentido de tu editor… y has sido demandado por los Kennedy. […] f) Papi ha sido elegido presidente. Si la categoría de estrella instantánea te excluye, contrata a un agente. Llámala “mi querida amiga.” Su nombre es Marianne (Mimi) Van Rensselaer Strong. Ella te dirá, “La gente realmente chic no sale los sábados por la noche… sólo los perdedores salen los sábados. La gente chic se va al campo… o al cine. Las noches del domingo son ahora muy chic, muy “in”.”2 “Para opinar en una cena de las últimas novedades literarias, intelectuales, artísticas, dando por supuesto y leído todo, desde los clásicos, hay que tener noticias, no lecturas.”1 1. Fragmentos del ensayo “Organizados para no leer” de Gabriel Zaid, recopilado en El secreto de la fama, Lumen. 2. Fragmentos del artículo “How not to be humiliated in snob restaurants” de Gael Greene, recopilado en New York Stories, Random House Trade Paperbacks.

Lee+ No. 7. Tema: Frívolidad

EN PORTADA

Latinstock/Corbis

Publicidad

Tom Wolfe fotografiado en los años 70 en su departamento de Nueva York.


ÍNDICE

DIRECTORIO

CINE

Editora en Jefe Brenda Barrón Aguilar

El guión basado en la novela de Bret Easton Ellis

PSICÓPATA AMERICANO

P.5

ESTE MES

FICCIONES DEL LECTOR LA VOZ QUE PASA POR MI VENTANA Luis Antonio Rincón García

Valeria Fele María Martínez

EN PORTADA ENTRE FRÍVOLOS TE VEAS Brenda Barrón

PARA NO OLVIDAR

LA AMENAZA ELEGANTE Bernardo Fernández, Bef

P.6

ENRIQUE FERNÁNDEZ CASTELLÓ Por Brenda Barrón

ARTE Alejandro Fernández del Castillo

P.12

PEQUEÑO GRAN UNIVERSO RECOMENDACIONES Lee+ P.28 Por Karen Cachek

RECOMENDACIONES Gandhi LOS + VENDIDOS P.25 PARA VER Y OÍR P.26

POCA PRIVACIDAD Entrevista a

P.20

ARQUITECTURA KITSCHIC P.22

P.8

P.16

Notas de paso Frase Napalm, P.10 • Epitafio, P.12 • Bebidas de autor, P.19 • El canto del cisne, P.15 Introduzca su Texto, P. 07 • El Concepto, P. 22 • La Letra, P.17 • El Ticket, P.30

Envía tus comentarios a leemas@gandhi.com.mx

Director Creativo y Dirección de Arte Manuel Muguira Casanova manu@ambarcomunica.com.mx

ALTO VOLTAJE PATÉ DE FUÁ

MALES ¿NECESARIOS?

P.19

brenda@ambarcomunica.com.mx

Coeditora y Coordinadora Editorial Yara Vidal yara@ambarcomunica.com.mx

Directora Comercial Verónica Flores Becerril veronica@ambarcomunica.com.mx

Ventas Rafael Rodríguez Mario Parrao

(55) 5524 6580 (55) 4437 9765

Consejo editorial Alberto Achar Jorge Lebedev Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal, Avenida Coyoacán 1874-501. Colonia Del Valle. C. P. 03100, México D.F. Información: 5524 65 80. contacto@ambarcomunica.com.mx Presidenta: Yara Beatriz Sánchez De la Barquera Vidal. Administración: Héctor Valdéz. Ventas Publicidad: Verónica Flores, Cel. 04455 32 27 74 99 Tel. 44 37 97 65. Correo electrónico: veronica@ambarcomunica.com.mx Distribución: Librerías Gandhi, S.A. de C.V. Benjamín Franklin 98, Piso 1 y 3, Escandón, Delegación Miguel Hidalgo, 11800, Mexico, D.F. Tiraje: 50 mil. Lee+ es una publicación mensual producida por Editorial Ámbar Comunica, S.A. de C. V.,para Grupo 78, S.A. de C.V. y Librerías Gandhi, S.A. de C.V. Editor responsable: Yara Beatriz Sánchez De La Barquera Vidal. Número de Reserva al Título ante el Instituto Nacional del Derecho de Autor: 04-2009-051820092500-102. Certificado de Licitud de Título No. 14505 y Certificado de Licitud de Contenido No. 12078 expedidos en la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas de la Secretaría de Gobernación. Registro Postal EN TRÁMITE. Preprensa e impresión: Transcontinental de México. Democracias 116. Colonia San Miguel Amantla. Azcapotzalco. C.P. 02700, México D. F. Tel.: 5354 0100. La presentación y disposición en conjunto y de cada página de Lee+ son propiedad de Grupo 78, S.A. de C.V. y Librerías Gandhi, S.A. de C.V.. Derechos reservados Editorial Ámbar Comunica S.A. de C. V. Queda prohibida la reproducción parcial o total, directa e indirecta, por cualquier medio o procedimiento, del contenido de la presente obra, sin contar con la autorización previa, expresa y por escrito del editor, en términos de la legislación autoral y, en su caso, de los tratados internacionales aplicables, la persona que infrinja esta disposición se hará acreedora a las sanciones correspondientes. El contenido de los artículos es responsabilidad de los autores. Hecho en México.


Publicidad


CINE

Todo empieza en una página escrita, los guiones cinematográficos también son literatura. El guión basado en la novela de Bret Easton Ellis

PSICÓPATA AMERICANO

Psicópata americano (E.U.A. 2000. Dir. Mary Harron) cuenta la historia de Patrick Bateman, un veinteañero yuppie de Manhattan con finísimos modales, gustos exquisitos, un trabajo de ensueño en la firma Pierce&Pierce, y un killer pasatiempo nocturno. Ambientada en los frívolos años ochenta, Psicopáta americano retrata los excesos, inseguridades y futilidades de la clase privilegiada neoyorkina. Aquí la transcripción de una de las escenas. INTERIOR SALÓN DE CONFERENCIAS, PIERCE & PIERCE - DÍA Bateman y Luis Carruthers están sentados alrededor de una mesa larga en el salón de juntas de Pierce & Pierce, el cual tiene una espectacular vista de Manhattan. […] BATEMAN SACA SU CARTERA Y EXTRAE UNA TARJETA. PRICE (Repentinamente, apático) ¿Qué es eso, un gramo? BATEMAN Tarjeta de presentación nueva. ¿Qué piensas? MCDERMOTT LA TOMA Y EXAMINA LA TIPOGRAFÍA DETENIDAMENTE. McDERMOTT Wow. Muy bonita. Mira. SE LA ENTREGA A VAN PATTEN. BATEMAN Las recogí de la imprenta ayer. VAN PATTEN Buena aplicación de color. BATEMAN Es color hueso. Y la tipografía es algo llamado Silian Rail. McDERMOTT (Con recelo) ¿Silian Rail? VAN PATTEN Está muy bien, Bateman. Pero eso no es nada. SACA UNA TARJETA DE SU CARTERA Y LA AZOTA SOBRE LA MESA. VAN PATTEN Miren esto. TODOS SE ACERCAN PARA VERLA. PRICE Está muy bien hecha. BATEMAN APRIETA SUS PUÑOS DEBAJO DE LA MESA, TRATANDO DE CONTROLAR SU ANSIEDAD. VAN PATTEN Color ostión con tipografía Romalia. (Hacia Bateman) ¿Qué piensas? BATEMAN (Apenas pudiendo respirar, con voz entrecortada) Bonita PRICE (Sosteniendo la tarjeta contra la luz) Dios. Esto es increíble. ¿Cómo es que un imbécil como tú tiene tan buen gusto? BATEMAN MIRA FIJAMENTE SU TARJETA Y DESPUÉS CON ENVIDIA LA DE MCDERMOTT. BATEMAN (VOZ EN OFF) No puedo creer que Price prefiera la tarjeta de McDermott. PRICE Pero esperen. Aún no han visto nada. SOSTIENE SU PROPIA TARJETA. PRICE Tipografía en relieve, blanco pálido... BATEMAN (Ahogándose de la ansiedad) Impresionante. Muy bonita. Veamos la de Paul Owen. PRICE SACA UNA TARJETA DE LA BOLSA INTERIOR DE SU SACO Y LA SOSTIENE PARA QUE LA EXAMINEN: “PAUL OWEN, PIERCE & PIERCE, FUSIONES Y ADQUISICIONES.” BATEMAN PASA SALIVA, ATÓNITO. EL SONIDO EN EL CUARTO SE DESVANECE Y SOLAMENTE ESCUCHAMOS UN SUTIL LATIDO AL TIEMPO QUE BATEMAN CONTEMPLA LA MAGNÍFICA TARJETA. BATEMAN (VOZ EN OFF) Mira la coloración blancusca. El espesor de tan buen gusto. Dios mío, hasta tiene una marca de agua... CON SU MANO TEMBLOROSA, BATEMAN SOSTIENE LA TARJETA Y LA MIRA FIJAMENTE HASTA QUE LLENA LA PANTALLA. LA DEJA CAER. EL SONIDO REGRESA A LA NORMALIDAD. CARRUTHERS ¿Te pasa algo? Patrick... estás sudando.

PSICÓPATA AMERICANO Mary Harron UNIVERSAL PICTURES




ESTE MES

Males ¿necesarios? María Martínez • aurinegra@hotmail.com

Latinstock/Corbis

El culto a la riqueza, a la belleza, a la juventud, a la moda y al éxito, la consideración del cuerpo en tanto objeto, la necesidad de un espacio que otorgue al sujeto un cierto relieve dentro del ámbito en que desarrolla su vida, la supremacía de lo efímero, entre otros, son aspectos reveladores de un conjunto de ideas, sentimientos y valores que conforman la textura de la sociedad de nuestro tiempo. La frivolidad, que desprecia a menudo lo más importante en beneficio de lo menos; lo más profundo, prefiriendo lo superficial; lo permanente, para poner en su sitio lo episódico y accidental; lo esencial, sustituyéndolo por lo intrascendente, nos envuelve, nos condiciona, nos domina. Aunque el fenómeno es actualmente extraordinario, no es en sí algo nuevo: Emerson ya había dicho que las cosas se habían subido a la montura y cabalgaban sobre la humanidad.

La actriz Angelina Jolie con su hija Zahara en brazos y su esposo Brad Pitt con su hijo Maddox, en la India.

LA ERA DEL VACÍO Gilles Lipovetsky ANAGRAMA

LA VIDA MODERNA Jordi Labanda RM REGINALD Saki NAVONA

Esta frivolidad, la superficialidad, la confusión valorativa que caracteriza a estos tiempos, invaden inexorablemente nuestras vidas. Las vidas de nuestros antepasados conocieron algo semejante aunque en diferente escala. Los caballeros de la orgullosa Gran Bretaña del novecientos, que asistían a lugares exclusivos reservados a los hombres distinguidos, donde bebían sus licores, fumaban sus habanos y platicaban sobre las novedades de la política, la bolsa y las finanzas, eran contemporáneos de millones que, desde uno al otro confín del gran imperio, producían precisamente para ellos los bienes que consumían. La información que llegaba a las masas solía proveer a éstas algún solaz, haciéndoles saber qué cosas hacían la reina o el rey y el elenco de seres que orbitaban en su trono. También les trasmitía los éxitos y los comportamientos de los artistas de moda. Adicionalmente, la Corona celebraba de ordinarios ciertos actos que se realizaban para esparcimiento de las multitudes. Estas últimas se hallaban en gran medida narcotizadas, de modo parecido a lo que hoy mismo pasa con las masas en uno y otro lugar, por un cúmulo de elementos superficiales y frívolos que operaban como un distractor respecto a los reclamos e inquietudes que se incubaban entre los desposeídos de aquellos tiempos. Estas cosas habían comenzado a ocurrir cuando los grandes empresarios capitalistas y algunos de sus asesores más conspicuos se dieron cuenta de que era posible ampliar las necesidades humanas y, consecuentemente, la demanda de los bienes necesarios para satisfacerlas, tanto como pudieran agrandarse los deseos de las personas. La necesidad genera la demanda, la demanda origina la producción, ésta genera empleo, el trabajo del empleado es retribuido mediante el salario, el salario es gastado en la compra de bienes, esta compra es estimulada por las necesidades, las necesidades crecen… El sistema económico no lo explica todo por sí mismo, pero nos ayuda a entender una gran parte de esta secuencia de sucesos. De otro tanto debe responsabilizarse a los prodigiosos avances técnicos y científicos, que ponen bienes diversos –la información entre ellos— antaño reservados a unos pocos, al alcance de millones de seres. Fueron esos avances los que precipitaron el proceso que nos ocupa, al volver masivamente


Lee+ deseables objetos que son valorados no tanto por lo que ellos intrínsecamente son, sino por lo que representan. Los seres humanos tienden a desear para ellos los bienes con cuya posesión identifican el éxito, la fama, la atracción que pueden despertar en el sexo opuesto, etcétera. La frivolidad imperante es una de las caras que conforman nuestra polifacética sociedad posmoderna, como la llamaría Lipovetsky. Cada una de esas caras se sostiene en otras y las apoya a su vez, lo que las vuelve muy difíciles de separar. Algunas son más bondadosas, o directamente mejores que otras. Por lo pronto, nuestra sociedad, frívola en gran medida, tiene la ventaja de ser más abierta y democrática de lo que, por regla general, había sido en tiempos pasados. Más gente tiene acceso a más información. Masas otrora relegadas a la ignorancia pueden acceder a bienes difícilmente cuantificables (salud, educación, entre otros) que le estuvieron vedados en otras épocas. Lo que pasa en el mundo, aun muy lejos de nuestra comarca, puede ser ahora mejor conocido, y ello enriquece a la persona, le abre los ojos y la ayuda a discernir y decidir mejor. En el orden espiritual, la igualdad de derechos de todos los seres humanos sin excepción de clase alguna constituye un axioma que nadie discute. Aunque no se haya pasado de eso, e incluso aunque nos parezca que tal proclamación tiene algo de burla cuando se la contrasta con la realidad, esta unanimidad es, en términos históricos, un hecho nuevo. No por casualidad un afrodescendiente es hoy el presidente de la primera potencia mundial. Los avances de la democracia y de la justicia en muchas partes, si bien exasperantemente lentos, no dejan de constituir un logro allí donde se producen. Los progresos de la ciencia alargan la existencia humana, y por lo demás han salvado a millones de niños que, en otros tiempos, habrían muerto en sus primeros meses de vida. Así, un primer ministro europeo de dudosos antecedentes por el manejo de sus cuantiosas inversiones empresariales, vuelto no obstante al poder a pesar de todo al cabo de algunos años, es exhibido ante la opinión pública debido a su peculiar debilidad por las jóvenes que –en consideración a su edad— habrían podido ser sus hijas o más probablemente sus nietas. Fenómenos menos promiscuos pero de similar carácter habían hecho correr ríos de tinta, sólo unos años atrás, en los Estados Unidos, cuando los escarceos eróticos del inquilino de la Casa Blanca terminaron por socavar los fundamentos de su poder, en términos de opinión. Las desventuras matrimoniales de otro presidente, y su ulterior noviazgo y matrimonio con una modelo y cantante, dieron por largo tiempo a los medios de comunicación bastante más material, o al menos más interesante, que las pesadas tareas de gobierno propias de la potencia que el aludido dirige. Una pareja conocida por sus actividades en el séptimo arte recorre el mundo en cumplimiento de una agenda virtualmente pública, por lo regular acompañada de sus hijos adoptados en diferentes partes del mundo, pese a que los adoptantes habrían podido cumplir su propósito, ciertamente loable, en su propio lugar de residencia. Otro tanto ocurre con una diva del pop, que se las ingenia para encontrar la forma de que las autoridades de un lejano país del África se salten unas cuantas restricciones legales a fin de permitirle tomar por hijo a un pequeño que fue a buscar precisamente a ese sitio y al que sin duda brindará un cariño sincero, junto con el acceso a un mundo de confort y oportunidades que, de otro modo, no habría llegado a conocer. Un jugador de fútbol de apreciables aptitudes dejó en un rincón, sin abandonarla por completo, su imagen de deportista con la que inició su fama, convirtiéndose en un prototipo metrosexual –según un término acuñado recientemente y acorde con las expectativas y gustos de nuestro tiempo—, imagen de numerosas marcas comerciales, símbolo del éxito y en cierto modo también de la belleza. En el cumplimiento simultáneo de tantos papeles es asistido eficazmente por su mediática esposa, salida de un popular conjunto musical y que hoy figura en los escaparates más importantes de la moda mundial. El deporte y la música, por cierto, nos proveen una cantidad de casos semejantes. La esposa del presidente de los Estados Unidos acaba de provocar escozores periodísticos por unas fotos de sus vacaciones en las que aparece con un pantalón corto. Se discute si la primera dama (expresión escasamente comprensible en términos republicanos) puede exhibir sus piernas o debe abstenerse de hacerlo. No importa si la discusión se saltea el hecho de que la señora no se presentó así ataviada para una sesión de fotos concertada con anterioridad. Todos estos ejemplos son aconteceres de nuestro mundo posmoderno, luces y sombras en la vida de las sociedades, lo mismo que en la secuencia inexorable de los días. +

Nota de paso

BREAKFAST AT TIFFANY’S Truman Capote RANDOM HOUSE MONDADORI

Introduzca su Texto Así traduce Google.com Breakfast at Tiffany’s (Desayuno en Tiffany’s) es una novela corta de Truman Capote (1924-1984), publicada por Random House en 1958. Ese mismo año, los lectores de la revista Esquire pudieron disfrutar la versión íntegra de la obra. En las palabras del autor Norman Mailer: “es el escritor más perfecto de mi generación, no hubiera cambiado ni dos palabras de la novela”. El personaje más famoso y consentido de Capote surge en esta novela: Holly Golightly, que tal y como dice su apellido, no se toma nada en serio. En el cine la personificó Audrey Hepburn, y se convirtió en un icono cultural. La frivolidad y la inocencia fluyen en esta historia, con un constante recordatorio de parte de Holly: “nada malo te puede ocurrir en Tiffany´s”. Introdujimos al traductor de Google.com un fragmento de la novela corta en su idioma original, aquí el resultado:

BREAKFAST AT TIFFANY’S I knew damn well I’d never be a movie star. It’s too hard; and if you’re intelligent, it’s too embarrassing. My complexes aren’t inferior enough: being a movie star and having a big fat ego are supposed to go hand-in-hand; actually, it’s essential not to have any ego at all. I don’t mean I’d mind being rich and famous. That’s very much on my schedule, and someday I’ll try to get around it; but if it happens, I’d like to have my ego tagging along. I want to still be me when I wake up one fine morning and have breakfast at Tiffany’s. You need a glass”, she said, noticing my empty hands. “Rusty! Will you bring my friend a drink?” She was still hugging the cat. “Poor slob”, she said, tickling his head, “poor slob without a name. It’s a little inconvenient, his not having a name. But I haven’t any right to give him one: he’ll have to wait until he belongs to somebody. We just sort of took up by the river one day, we don’t belong to each other: he’s an independent, and so am I. I don’t want to own anything until I know I’ve found the place where me and things belong together. I’m not quite sure where that is just yet. But I know what it’s like”. She smiled, and let the cat drop to the floor. “It’s like Tiffany’s”, she said. “Not that I give a hoot about jewelry. Diamonds, yes.

TRADUCCIÓN GOOGLE.com DESAYUNO EN TIFFANY’S Sabía muy bien que nunca sería una estrella de cine. Es muy difícil, y si eres inteligente, es demasiado embarazoso. Mis complejos no son inferiores suficiente: ser una estrella de cine y tener un ego grande y gordo se supone que deben ir mano a mano, en realidad, es esencial no tener ego en absoluto. No quiero decir me importaría ser rico y famoso. Eso es en gran parte de mi agenda, y algún día voy a tratar de conseguir alrededor de él, pero si sucede, me gustaría tener mi ego marcado a lo largo de. Quiero seguir siendo yo cuando me despierto una mañana y tomar el desayuno en Tiffany’s. Necesitas un vaso “, dijo, notando las manos vacías. “Rusty! ¿Traerá a mi amigo a tomar algo? “ Todavía estaba abrazando el gato. “Pobre vagabundo”, dijo, cosquillas en la cabeza, “pobre diablo sin nombre. Es un poco incómodo, no tiene su nombre. Pero no tienen ningún derecho a darle uno: él tendrá que esperar hasta que pertenece a alguien. Sólo tipo de tomó por el río, un día, nosotros no pertenecemos unos a otros: es una organización independiente, al igual que yo no quiero poseer nada hasta que yo sé que he encontrado el lugar donde yo y las cosas van juntas. No estoy muy segura de dónde está todavía. Pero yo sé lo que es “. Ella sonrió, y dejó caer el gato al suelo. “Es como Tiffany’s”, dijo. “No es que me importa un pito la joyería. Diamantes, sí.


EN PORTADA

Entre frivolos te veas San Francisco, California. Noviembre 27 de 1968.Katherine Cleaver, esposa de Elridge Cleaver, líder de los Panteras Negras, en compañía de su abogado Charles Garry (der.) mientras los reporteros la interrogaban acerca del porqué su esposo, quien había programado entregarse por sí solo para regresar a prisión por haber violado su libertad condicional, no lo hizo. Las autoridades de California de inmediato dictaron una orden de arresto para Cleaver. Katherine y su abogado Garry dijeron desconocer el paradero del prófugo.

Latinstock/Corbis




Lee+

Brenda Barrón • brenda@ambarcomunica.com.mx

El lunes 8 de junio de 1970, la edición de la revista New York llegaba a todos los estanquillos neoyorkinos con un artículo principal de 30 páginas titulado: “Radical Chic: That Party at Lenny´s” (Lo chic radical: esa fiesta en casa de Lenny), firmado por el periodista Tom Wolfe (Richmond, Estados Unidos, 1931). La revista, entonces dirigida por su fundador Clay Felker, estaba publicando un suceso acontecido en el Penthouse dúplex de trece habitaciones que Leonard y Felicia Bernstein poseían en Park Avenue, y en donde unas semanas antes los Bernstein –miembros de la selecta socialité neoyorkina- habían ofrecido una fiesta a la que asistieron sus más allegadas, finas, célebres y millonetas amistades. La velada, sin embargo, tenía como objetivo recaudar fondos para financiar un movimiento insurrecto que -en ese momento- a la señora Bernstein le parecía prudente y socialmente tolerable, nada menos que el de las Panteras Negras, cuyos dirigentes y adeptos no se andaban por las ramas y para ese entonces ya habían declarado que si no les cumplían por las buenas los 10 puntos de su pliego petitorio (basado en cuatro deseos fundamentales: igualdad en educación, vivienda, empleo y derechos civiles para los grupos minoritarios en Estados Unidos), entonces sería por las malas (piense el lector en los actos más subversivos que se le ocurran). Los ingenuos Bernstein nunca se imaginaron la nochecita que iban a pasar, y menos que entre sus invitados se encontraba un topo apellidado Wolfe, que habría de encontrar en el acontecimiento el mejor corte de carne de las más rancia burguesía neoyorkina para poner en el asador. Para no hacer el cuento largo, lo que ahí sucedió fue una confrontación verbal entre los representantes de las Pantera Negras que expusieron sus motivos, y algunos de los refinados asistentes que, ya envalentonados por los whiskys y viéndose en su territorio, les dio por la dialéctica y cuestionaron el por qué deberían de apoyar esa causa, ya que en su opinión no estaba tan grave la cosa. Uno de ellos (Otto Preminger, director de cine) se aventuró a interrumpir un álgido intercambio de posturas que uno de los Panteras Negras (Don Cox) sostenía con el anfitrión, y tan pronto como Cox terminó de decir: “Nosotros no amenazamos a nadie. Usamos la violencia sólo en defensa propia, somos como un pueblo colonial en un país capitalista… ¿sabes?… y lo único que podemos hacer es defendernos contra la opresión”, Preminger arremetió y le dijo con acento austríaco: “Dicessh que éshte es el paísh másh represhor del mundo. No lo creo”. Cox más bien no lo peló y siguió en lo suyo con Bernstein; sin embargo, Preminger insistió y remató preguntando: “¿Quieresh decir que este gobierno es más represhivo que el gobierno de Nigeria?” Pues qué se estaban creyendo estos centro-izquierdistas de Park Avenue; primero, eso de echarle montón al invitado no es de gente educada, y luego espérate tantito, que no era cualquier invitado, ese tipo si hubiera querido armarla de tos, lo hace, pero ahí el necesitado era él, así que le entró al juego. Y ahí estaban los Panteras Negras y sus esposas haciendo corajes, preciosos todos vestidos de negro y con unos afros maravillosos, casi que hubieran podido ser fotografiados en ese momento por Richard Avedon, que también estaba presente, y ser una portada memorable en la revista Vogue que, de hecho, no mucho tiempo después enaltecería ese look como la nueva tendencia en moda urbana por ser desenfadado, muy funky, práctico, lleno de soul y, sobre todo, disidente. A la mañana siguiente, la reportera del New York Times -que también asistió a la tan agradable tertuliapublicó la nota en la versión matutina del diario. Esto fue lo que los new yorkers leyeron ese día: “La señora de Leonard Bernstein, quien se ha distinguido por recaudar dinero para diversas causas como la de los indígenas chilenos, la Filarmónica de Nueva York, el servicio eclesiástico mundial, becas para estudiantes israelitas, niños afectados emocionalmente, la Unión de libertades civiles de Nueva York, […] tuteló ayer lo que ella misma calificó como algo sin precedentes. Ofreció una fiesta cóctel para las Panteras Negras. “No una fiesta frívola”, explicó ante los primeros treinta invitados que llegaron, “sino una oportunidad para todos nosotros de escuchar lo que les está pasando. Verdaderamente están siendo tratados muy inhumanamente”. Hasta aquí, los Bernstein y sus invitados salían bien librados, buena onda, pero al día siguiente, el mismo Times sacó un editorial de la fiesta que llevaba como cabeza “Nota falsa sobre las Panteras Negras”, y entonces la cosa se empezó a poner buena; entre otras aclaraciones, se leyó lo siguiente: “La llamada “fiesta” para las Panteras no fue en absoluto una fiesta. Fue una junta. Nada social... En contraste, la terapia de grupo sumada a la velada de recaudación de fondos en la residencia de Leonard Bernstein, como se reportó ayer en este periódico, representa una especie de elegante limosneo que degrada a los patrocinados y a los patrocinadores por igual. Podría calificarse como un divertido alivio de culpas salpicado de conciencia social, excepto por el impacto que causa en aquellos negros y blancos que trabajan seriamente por la entera igualdad y justicia social.” Luego vendría la historia sin censura escrita por Tom Wolfe (completita en New York Stories, Random House Trade Paperbacks, 2008) en la que uno aprende a reconocer el talante y las maneras que se consideran como legítimas de lo Radical Chic, término que él mismo acuñó; en español la historia se encuentra en el libro La Izquierda Exquisita & Mau-mauando al parachoques (Anagrama), pero desafortunadamente no se ha reeditado en mucho tiempo. Lo que sí reedita la editorial y con mucho éxito es La hoguera de las vanidades, primera novela de Wolfe, en la que el adulterio, la estupidez y la frivolidad neoyorquina son descritas con exquisita crueldad. Y es que la frivolidad, bien contada o asumida, es perfectamente disfrutable; el mismo Wolfe se ha convertido en uno más de sus personajes y objetos de estudio; enfundado en su distintivo traje blanco y calzando mocasines clásicos tipo borceguí en blanco y negro, no mostró ninguna timidez al decir: “En este momento débil y pálido y desgastado de la historia de la literatura americana necesitamos que un batallón de Zolas se lancen a este país salvaje, barroco y desopilante y que lo reclamen como propiedad literaria” (Citado del artículo “Cazando la bestia de mil millón de pies” publicado en 1989 en la revista Harper’s Bazar).

WINDOWS ON THE WORLD Frédéric Beigbeder ANAGRAMA

EL AMOR DURA TRES AÑOS Frédéric Beigbeder ANAGRAMA

NEW YORK STORIES RANDOM HOUSE TRADE PAPERBACKS

Nota de paso

La Portada Portada del 8 de junio de 1970 de la influyente revista New York en la que apareció el artículo Esa fiesta en casa de Lenny del periodista y escritor Tom Wolfe, quien acuñó el término Radical Chic para definir lo que ahí se vivió.


En Francia, un cínico llamado Frédéric Beigbeder (Neully-sur-Seine, 1965) -antes director creativo de la filial francesa de la agencia de publicidad Young & Rubicam, en la que, entre otras hazañas, creó en 1994 el copy publicitario de la famosa campaña protagonizada por Eva Herzigova para Wonderbra, que decía: “¡Hola chicos! Mírenme a los ojos. He dicho a los ojos.”-, también devoto de Émile Zola (quién no) y admirador de la obra de Wolfe, se ha dedicado a escribir historias -algunas veces obscenamente autobiográficas- en las que desfachatadamente sus personajes se incriminan por ser unos fashistas: “Sí, me da vergüenza ser un sucio racista, un facha fashion: un fashista. […] Pero soy un fashista innoble, tanto más imperdonable porque yo mismo sufrí esa discriminación en mi juventud… He aquí la verdad: soy un ex feo que se venga en sus semejantes.”(reflexión de Octave Parango en Socorro Perdón, Anagrama, 2008). Desde 13.99 euros, novela drástica en la que se burla sin atavíos del mundo de las agencias de publicidad (tras la publicación de esta novela lo despidieron de la agencia en la que laboraba), Beigbeder vive encantado de las mieles de ser famoso; para él, esas “otras extensiones del mundo literario que prosperan sin necesidad de leer” -que Gabriel Zaid crítica en su ensayo Organizados para no leer (recopilado en El secreto de la fama, Lumen 2009)- son, más que bien recibidas, necesarias para su ego de escritor cuarentón elevado a celebridad en lo más mainstream de la escena literaria francesa. Así lo ha asegurado en El amor dura tres años (Anagrama, 2003), en donde suscribe: “En general, nunca me ocurren cosas graves. Nadie se muere a mi alrededor. Nunca he puesto los pies en Sarajevo, por ejemplo. Mis dramas se urden en restaurantes, discotecas y apartamentos bien decorados. Lo más doloroso que me ha ocurrido en los últimos tiempos es no haber sido invitado al desfile de John Galliano.” También resulta escalofriante el mea culpa que escribe Beigbeder a las 9:36 a.m. en Windows on the world (Anagrama, 2004), un extraordinario libro en el que cuenta la última hora y cuarenta y cinco minutos que vivieron, por un lado, el agente inmobiliario Carthew Yorston y sus dos hijos, que se encontraban desayunando el 11 de septiembre de 2001 en el restaurante que da nombre al libro, situado en la torre Norte del WTC y, por otro lado, la perspectiva del acontecimiento narrada por el mismo Beigbeder desde el café La Ciel, ubicado en el piso 56 de la torre Montparnasse, el edificio más alto de París; en dicho mea culpa, el escritor se incrimina de complacerse con el narcicismo, de celos y de frustración, de sinceridad fingida, de estética sin ética, de onanismo mental, de paja intelectual (y física), entre otras no menos ingratas cualidades, lo que ejemplifica no sólo su frivolidad bien llevada, sino las carencias intelectuales de muchos otros pseudo artistas y profesionales que, en su ámbito, también gozan de esas tertulias en las que lo que menos importa es su obra; aquí el lector podrá elegir la que más le guste: encuentros con gente de la industria del cine, casi siempre cineastas en ciernes (amantes de cineastas japoneses cuyas películas son incomprensibles si no conoces los mínimos códigos referenciales de la cultura japonesa) porque los verdaderos cineastas ni siquiera asisten, primero porque no les interesa, y luego porque pues ellos sí están filmando; encuentros entre arquitectos, en los que tu apellido debe ser compuesto, haber ganado un concurso, que tu trabajo lo publique una revista de moda, estar al tanto de quién fue el último Pritzker y de quién es determinado edificio en tal latitud árabe; entre músicos indie debes dominar lo más nuevo de la ola de música nórdica, tener miles de aplicaciones en tu iphone y tu look debe ser imposibilitador (lentes de plástico de rayitas, pantalones de tubo ultrapegados, zapatos de agujeta feos, camisetas con dibujos como de niños de cinco años, y harta cera para que tu cabello luzca mugrosón, pero con estilo); o los literarios, en los que el código de etiqueta requiere saquito de pana y lentes de pasta, y en donde, como dice Zaid, lo más importante es hablarle de tú al escritor laureado sin importar que hayas leído o no su libro; pero, eso sí, quejarte de que el mexicano promedio lee medio libro al año; no olvidemos a los raztecas, ahí tu discurso debe incluir cuantas veces sea posible palabras como lumpen, proletariado, antisistema, autogestión, plusvalía, imperialismo y yanquisdemierda. También es necesario memorizar frases rojas y sacadas de contexto de Lenin, Marx o Mao, portar un yembe (tambor de origen africano que encuentras en Coyoacán) y lo más fundamental es saber que todos somos hermanos y que hay que compartirlo todo, ya sea el gallo, la chela o la vieja; y si te encuentras entre artists en alguna inauguración, debes saber que lo de hoy es ser conceptual y que una estufa expuesta en una galería no está fuera de lugar, sino que está siendo “descontextualizada”. Además, en tu agenda deben estar programadas al menos dos bienales de arte; con la de Venecia o la Art Basel Miami ya estás dentro del exclusivo círculo.

Latinstock/Corbis

Y en esa línea, escritores como Bret Easton Ellis (Los Ángeles, 7 de marzo de 1964) y David Foster Wallace (Ithaca, Nueva York, 1962-2008) se han volcado a escribir libros que retratan sin telones las costumbres de diversos estratos de la sociedad estadounidense.

Fotograma de Panther (USA, 1995. Dir. M & M Van Peebles), película que cuenta la historia de los Panteras Negras.

SOCORRO, PERDÓN Frédéric Beigbeder ANAGRAMA

EL SECRETO DE LA FAMA Gabriel Zaid LUMEN

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES Tom Wolfe ANAGRAMA

Es así que la frivolidad no sólo se manifiesta en fiestas de recaudación de fondos como la de los Bernstein; si miramos más de cerca, cualquier ambiente corre el riego de frivolizarse. Lo importante sería, en todo caso, reconocerlo y reconocer, como Beigbeder, lo frívolos que podemos llegar a ser. + Nota de paso

Frase Napalm

UN MUNDO FELIZ Aldous Huxley EDICIONES LEYENDA

“El burgués es el perfecto animal humano domesticado.” Aldous Huxley, escritor inglés (1894-1963)


Lee+

ADELANTO

ENCUENTRO CON LA GRAN CIUDAD Teresa Domínguez Pacheco Novela ganadora del premio de literatura infantil El Barco de Vapor 2009, convocado por Ediciones SM y Conaculta, de próxima publicación en la serie Naranja de El Barco de Vapor.

Publicidad

Ixtlahuamilli regresaba con su atado de leña a la espalda, esperando cruzarse con su papá, Tiamu Katamba, en el camino. Así fue. Al verlo de lejos, apresuró el paso para alcanzarlo hasta caminar a su lado. Hombre de Cobre lo saludó dándole un ligero golpe en la espalda. Caminaron callados un rato. Había problemas en el pueblo y el niño sabía que su taati estaba pensando en ellos. Hacía una semana habían llegado noticias de los pueblos vecinos sojuzgados al Imperio; habría nuevos tributos, por lo cual parecía haber sólo dos posibilidades: pagarlos aunque eso supusiera la miseria para los productores, así como el riesgo de que los cobradores no satisfechos volvieran por más, o no pagarlos, asumiendo las posibles consecuencias: una invasión, destrucción de sus casas, venta de los sobrevivientes como esclavos. Ahora, como dirigente de la comunidad, su padre se veía en la necesidad de tomar una decisión para presentarla al Consejo de Ancianos; después debería responsabilizarse de sus efectos. Caminaban por un sendero trazado y conservado por el paso de los caminantes; la brecha servía para marcar los linderos entre unas milpas y otras. Como cada año, el trabajo en esta estación era tranquilo: lo fuerte empezaría al momento de la siembra, cuando llegaran las lluvias. Él esperaba con ilusión esa época, pues para

entonces habría cumplido los siete años, es decir, iría a trabajar con su papá en el campo, quien lo dejaría ayudar en la labor de barbecho por primera vez. Se acercaban a casa. Ésta era una construcción de ladrillos de adobe encalada por fuera, con una pequeña cavidad rectangular en el frente para permitir la entrada a sus habitantes, siendo además la única abertura por donde podía filtrarse la luz. La puerta era una cortina de manta tejida por su madre, bordada con motivos de colores. El interior era oscuro y fresco. Una vez habituada la vista a la escasez de luz, podían distinguirse unos pocos enseres de uso doméstico, los habituales en las casas de la zona. En un rincón estaba el petate de sus padres, trenzado de palma, con sus mantas encima; en el otro, el de él y el de sus hermanas, bien enrollados para casi no ocupar espacio. Fuera, desde lejos, el sol se reflejaba en las paredes de cal de la casa, haciéndola parecer como un espejo iluminado. Dejó el haz de leña en su sitio mientras asentía a un gesto de su mamá, quien lo enviaba por agua. Era una mujer morena como barro cocido, ancha, acogedora; llevaba su lacio pelo negro peinado en dos gruesas trenzas que le colgaban en la espalda uniéndose en las puntas: a Ixtlahuamilli le gustaba verla cuando, en ocasiones festivas, se lo trenzaba con anchos hilos de colores. Cuando los hombres llegaron, estaba recogiendo la última ropa tendida al sol, vestida con su huipil con unos cuantos bordados como todo adorno.

Era el del trabajo diario. Sus hermanitas, con vestidos parecidos, le ayudaban en el quehacer. Tanto ellas, como Ixtlahuamilli y su taati, iban descalzos. Al niño le gustaba pasar ratos con su mamá, porque durante el trabajo ella hablaba y hablaba, enseñándole cosas nuevas. Le había explicado que el hombre era fruto del esfuerzo de los dioses, quienes no habían cejado en su empeño hasta lograr formarlo bien haciéndolo de maíz; del respeto debido a su preeminencia, así como del valor de cada ser en la naturaleza. También había aprendido de ella cosas prácticas, como lo necesario para hacer o combatir los buenos o malos agüeros, para interpretar las estrellas y hacer augurios sencillos, rechazar hechizos o sortilegios, a la par que a tejer el mimbre o manejar el barro. En cambio, su papá, con quien trabajaba en el campo desde muy pequeño, le enseñaba cosas propias de hombres: a elaborar una lanza de caña o una sonda para la caza menor, a hacer y tender trampas en las praderas con el fin de cazar conejos u otros animales menores para la comida o de exterminar las ratas voraces de grano, a tallar una punta de lanza de obsidiana o a seguir un rastro en el campo. Ixtlahuamilli decidió llevar a cabo su plan esa noche. Hacía días había decidido subir solo al valle a tratar de cazar un venado. Con atención había escuchado los comentarios de los mayores para aprender lo necesario; ahora iba a probar si podía hacerlo. Se acostó temprano con el fin de levantarse y llegar al arroyo cuando todavía estuviera oscuro. Mientras se dormía escuchaba las voces de los hombres hablando sobre la guerra. +


12

PARA NO OLVIDAR

La amenaza elegante

FANTOMAS CONTRA LOS VAMPIROS MULTINACIONALES Julio Cortázar EXCELESIOR

Interiores del libro Fantomas contra los vampiros multinacionales de Julio Cortázar, no existen reediciones. Cortesía del archivo personal de Rúben Lara. Nota de paso

Epitafio

ORSON WELLES AT WORK PHAIDON

Escrito en su tumba en Ronda, España.

“No es que yo fuera superior. Es que los demás eran inferiores.” Orson Welles, actor, director, guionista y productor estadounidense (1915-1985).


Bernardo Fernández, Bef Pocos ejemplos ha tenido la historieta popular mexicana como el de Fantomas, la amenaza elegante. Cómic publicado en los años sesenta por la extinta editorial Novaro y que durante casi veinte años diera cuenta de las aventuras de un misterioso personaje enmascarado, dedicado al robo de joyas y obras de arte entre los más exclusivos círculos del jet set europeo. Creado por Guillermo Mendizábal padre a su paso por Novaro, el personaje se basaba en el antihéroe de las novelas folletinescas de Pierre Souvestre y Marcel Allain, publicadas en Francia a principios del siglo XX. El personaje original, del que poco conservaría la versión mexicana, era bastante popular en Europa. Incluso tuvo varias encarnaciones fílmicas desde la década de 1910 hasta los sesenta y una miniserie televisiva a fines de los setenta. En la encarnación mexicana, el célebre ladrón portaba una imposible máscara blanca, ceñida a su rostro como una capa de maquillaje y vestía de rigurosa etiqueta. Manejaba un auto deportivo (¿Ferrari? ¿Lamborghini? Me parece que iba variando cada tanto tiempo) y vivía en una mansión en las afueras de París, con no pocos parecidos con la Mansión Díaz de Batman, a la que podía entrar citando ante un micrófono alguna frase célebre o aforismo de algún filósofo o literato. Con la virtuosa diferencia de que ahí donde el Hombre Murciélago tenía como mayordomo a un veterano inglés de la segunda guerra mundial, la Amenaza Elegante gozaba de los servicios de una docena de voluptuosas mujeres, cada una bautizada con el nombre de uno de los signos del zodiaco. Fantomas no discriminaba, y lo mismo tenía a sus órdenes a una rubia de proporciones texanas que a una pelirroja que provocaba taquicardias que a una negra de exuberancia tropical (ésta última se llamaba Libra y era por mucho la más inteligente de las doce). Las aventuras solían ser autoconclusivas en cada número. Una historia típica involucraría el robo de alguna pieza de arte curiosa o una joya singular. Regularmente Fantomas echaría mano de su habilidad para el disfraz y poder colarse, no pocas veces del brazo de Géminis o Piscis, en una recepción de alta sociedad en algún elegante barrio parisino, de la que salía botín en mano, dejando con un palmo de narices al inspector Gerard de la policía francesa, enemigo jurado de la Amenaza Elegante que jamás estuvo a la altura de su contrincante. A cambio, Fantomas gozaba de la alianza amistosa de un tal doctor Johannes Semo, inventor y científico que proveía al ladrón de toda clase de gadgets a cual más imaginativos, que era asistido por un torpe robot llamado C-19 que era incapaz de pronunciar bien el nombre de su creador. En muchas ocasiones, sin embargo, las aventuras tomaban un cariz exótico, por decir lo menos, y los guionistas echaban mano de elementos propios de los más imaginativos subgéneros, ya fueran correrías de espionaje internacional, aventuras en lugares exóticos o historias de ciencia ficción. Para aquellas andanzas, Fantomas abandonaba su smoking para enfundarse en pantalones y botas de montar y un suéter rojo de cuello de tortuga. ¿Qué diferenció durante veinte años los cómics de Fantomas de cualquier otra historieta popular mexicana? Sin duda, la alta calidad de su factura. El dibujo, originalmente hecho en el estudio de Rubén Lara, era más cercano a los comic books norteamericanos que a los pasquines locales. Los guiones, originalmente escritos por Guillermo Mendizábal padre tuvieron como autores a no pocos escritores que habrían de hacer carrera literaria. De entre ellos destacan Alfredo Cardona Peña, Gerardo de la Torre, Sotero Garcíarreyes y Gonzalo Martré. Este último fue el guionista oficial durante gran parte de la corrida de la revista. Él mismo un prolífico narrador, autor de la novela Los símbolos transparentes, una de las primeras piezas literarias que recogieron la experiencia del 68, fue quien dotó a Fantomas de su tono abiertamente politizado. Militante de izquierda de toda la vida, Martré logró varias veces burlar a la feroz censura oficial de tiempos del más rabioso priísmo, cuando en nuestro país gobernaba aquello que Mario Vargas Llosa llamó una dictablanda. ¿Quién había de tomar en serio una revista de monitos?

Fue Martré también quien escribió la aventura en la que aparecieron intelectuales como Julio Cortázar y Octavio Paz misma que llevaría al propio Cortázar a escribir la noveleta Fantomas contra los vampiros multinacionales. Acaso hoy las aventuras de Fantomas pasarían por ingenuas para muchos. En aquel momento rebosaban de un encanto camp seguramente emparentado con el de los héroes de las revistas de aventuras norteamericanas de los años treinta, como Doc Savage o La Sombra. En efecto, la desbordada imaginación de las historias siempre venía contrapunteada con una sutil pero firme posición política. Discretamente, Fantomas dejaba verse como un superhéroe de la izquierda ilustrada. No necesitaba ondear hoces ni martillos para dejar clara su posición, siempre del lado de los débiles. Todo lo anterior sazonado con un aire cosmopolita en el que lo mismo veíamos a Fantomas vacacionando en las playas brasileñas del brazo de Cheryl Ladd, una de las protagonistas de la serie Los Ángeles de Charlie que hablando por teléfono con Susan Sontag (a la que los ilustradores dibujaban tan guapa que cuando de adulto vi una foto de la auténtica Sontag me decepcioné un poco, todo hay que decirlo). Estas sutiles intertextualidades y metaficciones, estos juegos y guiños combinados con peripecias dignas de una aparentemente imposible combinación de James Bond con Batman hicieron de Fantomas la mejor

Publicidad

De manera discreta, Martré y los demás guionistas lograron hacer veladas referencias a políticos locales desde las páginas de Fantomas. Cuenta la leyenda urbana que la única vez en que las peripecias de Fantomas enfurecieron a los censores oficiales fue en el número llamado El vuelo de Ícaro (1984, idea original de Rubén Sánchez Monsiváis, con argumento de Sotero Garcíarreyes. N. del E.) en el que se hacía referencia a un dictador de cierto país latinoamericano (Joseph Lewis Price: JLP. N. del E.) sospechosamente parecido al ex presidente mexicano José López Portillo. Lo que provocó que la autoridad requisara de los estanquillos todos los ejemplares de la revista, convirtiendo ese número en una preciada pieza de colección entre los entusiastas del cómic.


historieta de superhéroes, en el más amplio sentido, del cómic mexicano (y que me perdonen los entusiastas de los cómics del Santo, el enmascarado de plata que hacía José G. Cruz, pero las páginas de Fantomas eran muy superiores). Desgraciadamente el personaje entró en un ocaso del que no se pudo reponer. Las aventuras fueron volviéndose repetitivas en la medida en que se sucedían guionistas y dibujantes. La frescura inicial de la historieta no se renovó y poco a poco comenzó a sentirse rancia. Para mediados de los ochenta la revista había perdido gran parte de su encanto. Finalmente fue cancelada poco tiempo antes de que Novaro cerrara. El personaje fue retomado a principios de los noventa por Editorial Vid, la que retuvo los derechos del personaje. Durante algunos años se intentó poner al personaje al día, acaso siguiendo los pasos de Frank Miller con Batman o de John Byrne con Supermán. Se trató de dar un tono más oscuro, incluso Fantomas fue a dar a la ex Yugoslavia, sumida en aquellos años en una cruenta guerra. Pero nunca logró reponerse. El título se canceló nuevamente, esta vez de manera definitiva. En otros países, donde se valora los aportes de lo popular a la cultura local, seguramente existiría algún volumen recopilatorio de las mejores aventuras de Fantomas, o por lo menos un librito que diera cuenta de la historia del personaje, con reproducciones de las portadas y los originales a blanco y negro. Desgraciadamente Fantomas nació en México y hasta ahora no ha tenido tanta suerte. Sólo me queda lanzar una idea que ha rondado por ahí desde hace años. ¿No sería linda una colección de cuentos, no cómics, con nuevas aventuras de Fantomas? ¿Una antología que incluyera a narradores mexicanos que retomaran al personaje y su mito para contar nuevas historias? Acaso alguno podría explorar a alguna de las asistentes. O al profesor Semo y C-19. Algún otro podría contar la historia de un Fantomas envejecido que decide reclutar a un sustituto. La historia podría comenzar en su mansión, a las afueras de París, en donde veríamos a Fantomas teclear en su computadora mientras que... + Bef es escritor y dibujante de cómics. Su libro Gel azul (Suma, 2009) fue primer lugar de ventas en www.gandhi.com.mx durante quince minutos.

Publicidad

Lee+ tuvo la enorme fortuna de conocer a Rubén Lara y Romero, el creador gráfico de la versión mexicana de Fantomas (inspirado en el actor estadounidense Yul Britner), a quien Alfredo Cardona Peña le encargase la personificación del personaje. Es Rubén Lara el que lo viste al estilo del siglo XVIII, le pone guantes, bastón y sombrero de copa y le cubre el rostro con tan elegante máscara. El maestro nos recibió en su casa-estudio, en donde pudimos apreciar y maravillarnos con el trazo elegante y preciso de su mano y ver impresionantes bocetos originales. Gran parte del éxito de la historieta se le debe a él, ya que fue quien además de dotarle de galanura aristocrática al personaje, se aventura a improvisar un nuevo formato en la historieta, manejando planos más arriesgados y con más movimiento. Aun conserva aquel restirador que viera nacer a Fantomas, a sus hermosas agentes, al inspector Gerard y su sobrino bruto, al profesor Semo, y al entrañable Yago, el gato fiel que fungía como la conciencia de la amenaza elegante. El espacio es poco para contar las anécdotas que el maestro Lara y su encantadora esposa nos contaron, sin embargo, la intención de este artículo no sólo es recordar una de las historietas con mayor calidad literaria y gráfica que México ha internacionalizado, sino también hacerle honor a aquellos que bajo el anonimato son los verdaderos artistas y artífices de tan excelente trabajo. El señor Rubén Lara y Romero es uno de ellos, sin dejar de mencionar a Jorge Lara y Romero, Luis Carlos Hernández Lumbrera, José Santos Reina, Agustín Martínez, Jesús Morales, Víctor Moya Cruz y Gonzalo Mayo. (N. del E.)

Interior del episodio Fantomas y la mujer del espacio, ilustrado por Rubén Lara.

PAPELES INESPERADOS Julio Cortázar ALFAGUARA

EN LA PIEL DE LOS SUPERHÉROES Philippe Guedj MANON TROPPO


ADELANTO

OLFATO Andrés Acosta Ganador del premio de literatura juvenil Gran Angular 2009, convocado por Ediciones SM y Conaculta, de próxima publicación en la colección Gran Angular.

Hoy, 22:04 PM Mi nombre es Fulvio, tengo 17 años y soy un vampiro. Mis papás no lo saben. Ellos no saben muchas cosas sobre mí. Mi papá es diplomático y mi mamá es académica. O lo que es lo mismo: mientras mi papá arregla asuntos consulares en Berlín, mi mamá está en un congreso de bioética en Helsinki y yo finjo que llevo una vida normal en la Ciudad de México. -Wie geht’s, Fulvio -saluda mi papá por Skype. No logra desprenderse del alemán fácilmente-. Te veo un poco pálido, Fulvio, ¿seguro estás comiendo bien? -Sí, papá, no te preocupes. Es tu monitor, que está mal calibrado -en cambio, su cara se ve roja y grande en la pantalla de mi laptop. Debe ser por tanta salchicha y cerveza. Si mi papá supiera lo que sucede aquí, se le acabaría de caer el pelo. -¿Mal calibrado? ¡La tecnología alemana es la mejor! -Después de la japonesa, papá. Cada semana nos conectamos sin falta para platicar quince minutos. Es todo lo que su agenda le permite. La charla generalmente acaba con alguna llamada que le hace su secretaria privada o con una discusión sobre tecnología. Antes de terminar le pido que me envíe, por valija diplomática, la edición especial del último disco de Rammstein. Él protesta diciendo que cómo pueden gustarme esos tipos asquerosos, pero, como siempre, acabará por enviármelo. Eso es más fácil que venir hasta acá a pasar un fin de semana conmigo. A veces extraño a mis papás. Pero justo en estos momentos me alegro de que no estén aquí. Ah, mi nombre es de origen latino y significa: el de cabellos rojos, por aquello de que a los romanos les daba por ponerle apodos a la gente según su apariencia. Nunca supe por qué me pusieron así, por supuesto que yo no tengo el cabello rojo. Aunque no deja de parecerme irónico porque el rojo es el color al cual yo estaba predestinado de una manera muy distinta. Ahora estoy en apuros y a la media noche debo enfrentar mi destino. Acabo de hacer un pacto que no puedo romper… + Nota de paso

ELIZABETH: LA EDAD DE ORO Shekhar Kapur UNIVERSAL PICTURES

El canto del cisne

“Todo lo que poseo por un poco más de tiempo.” Elizabeth I, Reina de Inglaterra (1533-1603).

Publicidad

¿Qué dijeron antes de morir?


16

POCA PRIVACIDAD

Entrevista a

ENRIQUE FERNÁNDEZ CASTELLÓ Por Brenda Barrón

Enrique Escalona / enriqueescalona@yahoo.com

brenda@ambarcomunica.com.mx

El recuerdo, la añoranza y la nostalgia son compañeros inseparables de la memoria, y la literatura una amante que escucha paciente y silenciosa el relato de quien, en soledad, cuenta su pesar. De esa imposibilidad de la que están construidos los recuerdos trata Sombras de aquellos sueños (SUMA, 2008), la primera novela de Enrique Fernández Castelló (Cd. de México, 1950). SOMBRAS DE AQUELLOS SUEÑOS Enrique Fernández Castelló SUMA DE LETRAS

“Las cosas no son como las vivimos, sino como las recordamos”, decía el poeta Ramón del Valle Inclán, y esa es quizá la línea que sigue la novela, en la que José Antonio Escandón -el personaje principal- idealiza tan profundamente el recuerdo de un amor de juventud que se le va la vida en ello. Lee+ conversó con el autor acerca de la novela y del nuevo oficio que, con valentía, Enrique Fernández Castelló ha decidido elegir. Lee+: Siendo abogado de formación, ¿qué te lleva en este momento de tu vida a escribir una novela? Enrique Fernández Castelló: La literatura y la escritura siempre me han interesado, y desde hace muchos años quería escribir una novela que abordara justo el tema que trato en Sombras de aquellos sueños, es decir,


Lee+

la nostalgia. Entonces, para escribir una novela necesitas mucho tiempo, no es una cuestión aislada que te permita escribir dos o tres horas al día, así que busqué el tiempo, hablé con mi socio y le dije: “Me voy a Ixtapa un par de semanas”, y esas semanas se convirtieron en cinco años, los que tardé en terminarla. Yo siento un enorme respeto por el oficio de escritor, por eso no quería hacerlo a ratitos, la decisión la tomé hace aproximadamente ocho años, fui con un amigo mío (Eduardo Casar), que es escritor y le dije: “Oye, tengo muchas ganas de escribir una novela”, le di un bosquejo de unas cuantas cuartillas y me dijo: “Enrique, esto ya es el principio de tu novela”, y de ahí me seguí. L+: Y ¿cómo enfrentas la primera página escrita? E.F.C: Con pánico, porque es un cuento de nunca acabar, corriges y corriges y siempre hay una palabra o un párrafo que no te gusta; es terrible, es un poco como aventarte a la alberca esperando que haya agua, pero consejos como el que me dio Eduardo (Casar), que me dijo “tú aviéntate y despliega todo lo que puedas de la novela, ya luego empezará la chamba de la revisión final”, me ayudaron mucho. L+: Dices que es una novela acerca de la nostalgia, no sé si estaré de acuerdo en que sea nostálgica, quizá yo la veo más melancólica. E.F.C: No, yo creo que la melancolía es distinta, porque es un estado de ánimo, o una enfermedad, como los antiguos griegos hablaban de ella; así que yo la veo más como nostálgica, como la tristeza del bien perdido, pero al mismo tiempo con una dosis muy bonita de gozo, de gusto porque, como siempre he dicho, para mí la nostalgia es un sentimiento agridulce; porque es muy bonito recordar lo que ya pasó, pero también muy triste porque sabes que no va a volver. L+: ¿Cuál sería el punto de partida que te lleva a desarrollar esta historia entre José Antonio Escandón y Laura Aguilar? E.F.C: Obviamente me inspiré en algunos pasajes de mi vida, alguien me preguntaba que si era autobiográfica, yo le dije: “Oye, te agradezco la pregunta, pero mi vida no da para una biografía”; aunque el personaje de Laura sí está construido a partir de una mujer que conocí hace muchísimos años en un despacho, y es verdad también que todo escritor se nutre de sus propias vivencias, sobre todo en la primera novela, y a mí me sirvieron parte de las vivencias de mi niñez y adolescencia, por eso utilizo tres escenarios que me son muy familiares: la ciudad de México, Acapulco y París, con un paso importante en Guadalajara, y valiéndome de esos elementos empecé a tejer una historia. L+: Al personaje de José Antonio Escandón le forjas un futuro muy prometedor en el sector público mexicano, y al hacerlo terminas de dibujar la personalidad y los principios de José Antonio, que pese a su posición de poder se siente incompleto y también avergonzado de las prácticas en las que incurre el sistema político. ¿Te has inspirado en algún personaje público real que conozcas? E.F.C: A mí la política siempre me ha intrigado, tengo la fortuna de tener amigos muy queridos dentro del sector público en puestos importantes y hay gente de veras de primerísima, gente honorable y honesta, con familias muy sólidas y con principios; son los menos, estoy de acuerdo contigo, y sobre todo primigenia la imagen que tenemos de hace muchísimos años del político que era sinónimo de bandido, de corrupto, pero eso yo creo que ha cambiado, conozco muchísimos hombres públicos honestos. En el caso de José Antonio sí quise crear un personaje que además de político fuera un hombre público muy sensible y también muy fuera de lugar, porque un político pues tiene que ver cosas terribles y tiene que tomar decisiones que muchas veces van contra de sus propios escrúpulos, entonces quise usar un poco la contradicción del hombre bueno, el hombre cándido y un poco naif que, por azares de la vida, de repente llega al umbral de la Presidencia de la República y se da cuenta que más que lo que el poder pueda alcanzar, para él, privilegian el amor, el recuerdo y la memoria. L+: ¿Te duelen tus personajes? E.F.C: Me duelen muchísimo mis personajes, me duelen muchísimo sus tragedias, sus ilusiones frustradas, sus soledades; te voy a confesar que muchas

veces casi se me nublaban los ojos al escribir su historia, pero los personajes toman vida propia, suena como una vacilada pero no es así, yo para Laura tenía muchos destinos, pero al final, el único y más real, es el que se lee en Sombras de aquellos sueños. L+: Algo que me gustaría resaltar de tu novela es el rigor con el que describes el tiempo en el que se desarrolla la historia, desde el lenguaje y los lugares que refieres hasta la contextualización precisa que haces a través de notas periodísticas que hablan de los dos Méxicos que se vivían entonces (60s-70s); por un lado las fiestas fresas a las que solía asistir José Antonio, un pequeño burgués con conciencia social, y por otro lado, las notas sobre la represión estudiantil, que si bien no atañe directamente a Laura, sí la identifica con ese sentimiento generalizado de reclamo ante una clase gobernante injusta y poco equitativa. E.F.C: Lo que trato es retratar dos mundos: el de José Antonio, el mundo -como tú lo dices muy bien- del pequeño burgués que pertenece a una clase acomodada y privilegiada, y el de Laura, una mujer de clase media y condiciones mucho menos favorecidas que las de José Antonio; entonces sí eran muy importantes para mí las referencias, los restaurantes, los hoteles, los coches, las calles mismas, el lenguaje por supuesto y también las notas periodísticas en las que hay dos tipos de insertos, aquellos que saqué de la hemeroteca y los otros en los que yo le pido prestada la pluma al periodista y juego al cronista social; y esto lo hago para tratar de que el lector no se pierda y que más o menos ubique lo que pasaba en México y en el mundo en aquella época; entonces ese es un tema, y el otro tratar de evitar el maniqueísmo a través de la construcción de personajes ni buenos ni malos, sino humanos y con características propias de su entorno. L+: ¿Hay algo que pretendas despertar en los lectores de Sombras de aquellos sueños? E.F.C: Fíjate que sí me gustaría provocar en los lectores este ejercicio de la nostalgia, que es muy bonito pero que puede ser también muy peligroso, incluso hasta te puede llevar a perder la razón porque la vida fluye hacia adelante, y si empiezas a viajar al pasado y te dedicas a pensar, por ejemplo, en tu infancia o en tu adolescencia, entrarás en el terreno de lo que estuvo, pero que nunca jamás va a volver a estar. +

Nota de paso RUBBER SOUL (remasterizado) The Beatles EMI

La Letra Pregunté a una chica a qué quería ser Me dijo, nene, qué no lo ves Quiero ser famosa, una estrella de la pantalla Pero tú puedes hacer algo mientras tanto Asked a girl what she wanted to be She said baby, can’t you see I wanna be famous, a star of the screen But you can do something in between Fragmento de la canción Drive my car (Maneja mi auto) de los Beatles.


Publicidad


Lee+

FICCIONES DEL LECTOR

Envíanos tu texto a leemas@gandhi.com.mx Todos los escritos deberán tener una extensión de no más de 850 palabras y no menos de 700. Fuente: Arial, tamaño de fuente número 9 y espacio sencillo. Asegúrate de escribir tu nombre completo y un número telefónico al que podamos contactarte.

La voz que pasa por mi ventana Luis Antonio Rincón García, Chiapas. —Acompáñame, como cuates. Ya en la puerta me dejas solo. Es que si no vas conmigo, capaz que a la mera hora le saco y nomás no toco. Y no es que sea un rajón. No. Yo no soy de los que se cagan entre las patas cuando se debe hablar de frente. Pero así, acompañado, como que es más fácil. Es aquí, a la vuelta. Está fácil llegar. Si te digo que su ventana da justo a mi casa, y pa´ peor, a la ventana de mi cuarto. Ni siquiera tenemos que cruzar la calle. De esta esquina llegamos a la otra, doblamos, y es la tercer casa, la de la puerta de madera, una que ni barniz tiene, así serán de descuidados. Toco, en cuanto abra, le pregunto quién es, le digo dos o tres cosas, vemos como responde. Hasta ahí tú me dejas solo. Yo solito voy a entrarle. Si de plano al final ves que no estoy bien, que me apendejo o algo así, entonces haces presencia, y me acompañas de regreso. La verdad, la mera verdad, no sé cómo sea. De tanto escuchar su voz, ya hasta siento que le estoy viendo la cara; con decirte que hasta en sueños la he visto. Y cómo no soñar con eso, si me ha despertado a las cuatro y a veces a las tres de la mañana, cuando calienta la garganta. Para qué te miento, nunca nos hemos cruzado, y si nos hemos visto, no la reconocería. Tendría que escucharla, y tal vez ni aunque oyera cómo habla. Tendría que escucharla cantar. Antes me gustaba, al principio era padre, se sentía chingón tener a alguien así atrás de tu casa, con una voz de esas dizque angelicales. Hasta empecé a imaginarme su cabello largo, negro, ojos claros, nariz respingadita. Un bombón, una diosa, un avión de diez turbinas tenía que ser. Ya estaba enamorándome. Imagínate, y eso que critico a los que se conocen por Internet. Ahí estaba este tu pendejo, enamorándose de una voz. Porque hay que ser pendejo para una cosa así. La verdad. Y tal vez habría seguido igual si hubiera cantado sólo de a ratitos. Lo malo es que le dio por cantar a cualquier pinche hora, y me colmó la paciencia, pa´ mí eso ya no era canto de sirenas, sino sirena de ambulancia. Pero como seguía medio enamorado, estaba dispuesto a poner paciencia por ella. En esas andaba cuando mi mamá nos sale con que estaba triste, nos dijo a mi hermana y a mí que se había enamorado del cantante de la casa de

atrás, y que si bien su voz era impresionante, su físico apenas alcazaba para la decepción. Según ella, era un adolescente, flaco, moreno, lleno de granos y con nariz de bola. Quedé conmocionado. No porque mi mamá estuviera enamorada, sino porque el dueño de la voz resultó ser un hombre. Un tipo, un cabrón. Me quería matar. Imagínate. Yo estaba enamorado de un hombre. Por suerte, mi hermana puso las cosas en su lugar, aclaró que a quien mi mamá vio no fue al cantante, sino a un vecino nuevo; lo sabía porque si algo le llamó la atención de él, fue su nariz de bola y su voz de pito. También nos dijo que quien cantaba no era una persona, sino un ave del paraíso. Claro, mi hermana no es especialista en aves. Ni bióloga. Vamos, ni la prepa terminó, y para ya no andar con conjeturas, me propuse averiguar quién chingados es que canta. Lo haría con mis propios medios, y juré no preguntarle a nadie. Coloqué una colchoneta en la azotea de mi casa, una sombrilla, y me planté ahí con mis binoculares. No vi gran cosa. Ni siquiera una cortina moviéndose, un rostro que se asomara. Nada. Sólo la voz. Cambié mi lugar de observación. Una semana entera la pasé sentado en la banqueta frente a esa casa. ¡Nunca salió nadie! Todo lo piden por teléfono, la comida, medicinas, el agua, y siempre obligan a las personas a entrar. Ni siquiera se asoman a la puerta. Mi mamá ya estaba preocupada. No era normal que su hijo se la pasara sentado husmeando casas ajenas. Así que para terminar con la vigilancia, rompí mi juramento y le pedí a un repartidor de pizzas que me describiera a los que ahí viven. El tipo me vio directo a los ojos, abrió la boca para hablar, pero la voz no le salía. Era tartamudo. Finalmente me dijo. —Si-si-si ttte cuen-cuen-cuento lo que vi, no, no, nno, nno me creerías. Tomó su moto y se fue, por cierto, en sentido contrario. Esta es la casa. Hazte tantito pa´ allá, que no vea que estamos juntos. Mira, tengo las manos sudadas. ¡Qué nervios, Dios mío! Juan respiró hondo, cerró los ojos y con los nudillos tocó la puerta. Desde adentro, una voz enojada protestó: — ¿Por qué putas no usan el timbre? Y la puerta se abrió. +

Nota de paso

Bebidas de Autor Té Long Island, receta inventada por Francis Scott Fitzgerald. Autor de El gran Gatsby (1925), un mordaz retrato de la alta sociedad norteamericana de los años veinte, donde expone sus vicios, frívolas costumbres y snoberías, sin olvidar la cursilería del amor a través de un despliegue poético un tanto autobiográfico y resentido. Ingredientes para una copa: 1/2 onza de vodka 1/2 onza de ron 1/2 onza de ginebra 1/2 onzas de tequila Jugo de medio limón Un toque de refresco de cola (para darle color) Mezcla todos los ingredientes en una coctelera. Sírvelo con un cuarto de limón en un vaso bajo.

EL ÚLTIMO MAGNATE Francis Scott Fitzgerald NAVONA

UN DIAMANTE TAN GRANDE COMO EL RITZ Francis Scott Fitzgerald CLARÍN


ALTO VOLTAJE LITERARIO

Pate de fua Paté de Fuá / www.patedefua.com / www.myspace.com/patedefua

20

Valeria Fele • valefele@gmail.com

MÚSICA MODERNA Paté de Fuá

EL TREN DE LA ALEGRÍA Paté de Fuá INTOLERANCIA, 2009

En un tiempo en el que la oferta musical resulta inabarcable, los riesgos son muchos y la demanda va en dos vertientes: los facilones que sucumben ante los éxitos del momento y se conforman con escuchar lo que se pone de moda y se programa continuamente en la radio, y aquellos (no pocos) que eligen el camino más sinuoso —pero más gratificante— y van en la búsqueda de propuestas musicales más honestas. Los que han tenido suerte ya han encontrado a Paté de Fuá, y ahora mismo se regocijan al saber que después de 17 meses de espera lanzan su segundo material discográfico con 16 canciones ( de las que 10 más bien parecen relatos cortos por la historia que cuentan) y que han titulado “El tren de la alegría”(Intolerancia, 2009). Paté de Fuá lo integran: en la dirección musical y composición, Guillermo Perata, una especie de músico prodigio que ha tocado con Wynton Marsalis y Paquito de Rivera, de quien se dice que no habla mucho, quizá prefiera expresarse en lenguaje musical, con sus instrumentos: corneta, cavaquinho, cabrófono (o sea un bombardino), banjo y guitarra; Víctor Madariaga, músico de formación soviética a cargo del bandoneón y el acordeón; Rodrigo Garibay matizando los registros posibles del clarinete; Alexis Ruiz, que se ocupa de las tres octavas del vibráfono; Jorge “Luri” Molina en el contrabajo, Rodrigo Barbosa en la batería y Yayo González en la voz, guitarra, letra y composición. Lee+ visitó a Yayo González para conocer algo más de los intereses y motivos de la banda; desafortunadamente, el registro del encuentro se perdió en una grabadora digital robada por un valet parking, así que lo que iba a ser una entrevista se convierte en un artículo -sin citas textuales, para no tergiversar, que igual tiene como fin hablar de una de las propuestas musicales más interesantes y distinguidas en el panorama musical latinoamericano. Quizá lo último que proyecta Yayo como portavoz de Paté de Fuá es modestia, y eso en un país en el que se pide acatamiento puede chocar; sin embargo, que no se malinterprete mi observación, ya que, en este caso, la falta de modestia se vale porque los Paté de Fuá no producen hits de temporada sino verdadera conceptualización musical, música de autor pues; y siendo así, es


Lee+

iradora mpre insp

te sie 1. Una fuen

mor

nción de a

r ca 2. La mejo

nto favorito 3.Instrume

o

dmirad 4.Músico a

orito y libro fav 5.Escritor á Paté de Fu 6.Dibuja a

“Qué me importa lo que diga/De mí tu psicoanalista/ Y esas locas feministas/ Que se dicen tus amigas/No me gusta lo moderno/Ni me van esas posturas/Yo sé que tu amor es tierno/Y te quiero con locura.” (De la canción Celoso y desubicado). En ese tono y con ese ritmo van las composiciones líricas; hace falta escucharlas musicalizadas para de verdad sentirlas. +

Publicidad

La servilleta de

irreprochablemente válido que al hablar de su trabajo lo haga resaltando la calidad lírica y melódica que el público podrá encontrar al escuchar cualquiera de los discos de Paté de Fuá: Música Moderna (Intolerancia, 2007) y ahora El tren de la alegría (Intolerancia, 2009). Es probable que en su destino no se hallen los estadios atiborrados, porque si de ser honestos se trata, tampoco lo que practica Paté de Fuá supone música para las masas, sino para una audiencia que si no es selecta, si selecciona, y a Paté de Fuá hay que seleccionarlos de entre la cantidad de grupos pop-rock, ya no digamos light, sino baratos y vulgares a los que se nos tiene acostumbrados; ésta es música para melómanos, para los que gustan de escuchar composiciones sonoras con identidad y que, en lugar de embotar los sentidos con guitarrazos y vocalizaciones patéticas y exageradas, logran canciones en las que letra, voz y melodía se reúnen en perfecta armonía; aquí lo último que se encuentra es convencionalismo musical. Valiéndose de estilos que van desde el dixieland, jazz, valses musette , fox-trot, tango, tarantelas, y pasos dobles, la cadencia de las composiciones de Paté de Fuá incitan lo mismo a bailar que a escucharlos en silencio para disfrutar de su exquisita musicalidad y de la cálida voz de su cantante, que va cantando y contando historias un tanto pesimistas y nostálgicas del amor no correspondido o desperdiciado. Estamos, pues, ante una pequeña orquesta integrada por músicos de formación —pero sobre todo de instinto— que se toman muy en serio su papel y, a pesar de haber escuchado más de una vez que su propuesta sonaba muy bonita pero poco comercial y por lo tanto poco rentable, han optado por la autonomía musical y desde esa trinchera han logrado vender ya 19 mil copias de su primer disco (distribuido por Intolerancia Records), sumado a la serie de presentaciones memorables como la que dieron en el pasado Festival Vive Latino o aquellas del Multiforo Alicia que registran siempre un lleno absoluto.


22

ARTE

arquitectura

kitschic

Latinstock/Corbis

HISTORIA CRÍTICA DE LA ARQUITECTURA MODERNA Keneth Frampton GUSTAVO GILI

Nota de paso

El Concepto

Publicidad

El texto que explica todo gran proyecto. El objetivo del estudio que publicaron Robert Venturi, Denise Scott Brown y Steven Izenour en Aprendiendo de Las Vegas (1972), fue documentar y analizar el crecimiento de Las Vegas para aprender del urbanismo contemporáneo. Los autores proponen que adoptando las tácticas comerciales de los edificios y sus señalizaciones en el “Strip” (corredor turístico), los arquitectos podrían enriquecer el contenido simbólico de la arquitectura posmoderna; es más fácil leer un letrero gigante que interpretar las intenciones de una forma abstracta. A varias décadas podemos darnos cuenta que la arquitectura tomó una dirección opuesta, hacia una formalidad cien por ciento abstracta.

Las Vegas “Strip”


Lee+

Alejandro Fernández del Castillo alexf_email@yahoo.com

La particular apariencia de este edificio de oficinas que costó 30 millones de dólares fue un capricho de Dave Longaberger, director de la empresa manufacturera de canastas The Longaberger Basket Company, quien insistió en que sus oficinas centrales fueran una réplica exacta de su producto de venta.

Quién no ha recibido por correo electrónico una presentación de Power Point compilando algunos de los ejemplos de arquitectura más extravagantes y ridículos de todo el planeta. Casas construidas de cabeza y edificios en forma de algún objeto gigante son generalmente el ejemplo más recurrente. ¿De dónde salen estos intentos? ¿Debemos de catalogarlos como estupideces? ¿O acaso ameritan un análisis serio?

Darwin y arquitectura Así como sucede en el reino animal, el mundo del arte es una jungla donde únicamente las especies mejor adaptadas a su entorno sobrevivirán el paso del tiempo. No importa si en su momento un pintor, un poeta o un arquitecto se volvieran famosos por realizar las obras más perfectas según los cánones establecidos en su época. Al final del día, solamente serán recordados aquéllos que hayan propiciado la evolución de estos cánones, sembrando las bases para un nuevo juego de reglas estéticas. En la mayoría de los casos, cuando un grupo de artistas propone un nuevo estilo o una nueva corriente, la mayoría de la gente se resiste al cambio aferrándose al gusto colectivo previamente establecido; pero de vez en cuando, alguna corriente logra sobrevivir y poco a poco se gana el gusto de las nuevas generaciones hasta convertirse en el depredador dominante, únicamente para ser superado nuevamente por una nueva corriente estética que inevitablemente tomará algún día su lugar. La Historia tiene muy bien documentada la constante renovación del gusto colectivo, pero pocas veces se registran los intentos fallidos, las especies extintas; aquellas propuestas que no logran convencer a nadie y desaparecen bajo la ley del más apto. Este proceso evolutivo es visiblemente más claro en la arquitectura que en cualquier otra manifestación creativa. Nadie se acordará del poema leído que no nos aportó nada, o de la escultura que acabará abandonada en la oscura y solitaria bodega de un museo, o de la obra de teatro que se diluirá en nuestra memoria en el momento que tiremos el boleto de entrada a la basura. Sin embargo, los ejercicios fallidos en la arquitectura permanecerán en pie durante décadas, convirtiéndose lentamente ante nuestra mirada en cadáveres gigantes y luego en fósiles inmensos antes de desaparecer por completo –generalmente con la ayuda de un devastador terremoto o toneladas de TNT-.

¿Arquitectura chafa o chida? La mejor manera de estudiar estas nuevas corrientes es sin duda en el presente inmediato, ya que nunca sabemos si serán un éxito o si se extinguirán el día de mañana. Por más ridículas o frívolas que puedan parecernos en su momento, su valor radica en que son inevitablemente un resultado de nuestro presente, un termómetro de los gustos y necesidades de por lo menos algunos miembros de la sociedad contemporánea. ¿Pero qué nos dicen la mayoría de estos ejemplos tan peculiares? ¿A qué parte de nuestro presente apelan? Es difícil imaginar hoy en día alguna actividad humana –la que sea- que no tenga como fin último o se encuentre en alguna medida influenciada por el

El Edificio Canasta, Ohio, Estados Unidos La Casa Torcida, Sopot, Polonia Museo de Arte Moderno, Niza, Italia consumismo, por la necesidad de ofrecer un producto que sobresalga de los demás, que me ayude a vender, que me dé mis cinco minutos de fama. La necesidad de los edificios por convertirse en monumentos analizada en el libro Aprendiendo de las Vegas, sigue tan vigente como hace más de 30 años. Por otro lado, no importa que tan vanguardista o snob sea el estereotipo del arquitecto, nunca podrá dejar de influenciarse de la cultura popular. ¿Es esto necesariamente malo? No lo creo, al contrario, son incontables las ocasiones en que grandes ideas científicas, artísticas y sociales han nacido de actividades mundanas y vernáculas. ¿Pero hasta dónde hay que dejarse llevar por ellas? Es difícil pensar que algunos ejemplos tan frívolos y singulares pudieran llegar a convertirse en una tendencia predominante en el mundo de la arquitectura, o por lo menos ser considerados como aportaciones significativas en un futuro cercano. La facilidad con que la gente común puede acercarse a ellos, a diferencia de algunos ejemplos de arquitectura de vanguardia, es al mismo tiempo un punto a favor y en contra de su futuro evolutivo. +

APRENDIENDO DE LAS VEGAS:

EL SIMBOLISMO OLVIDADO DE LA FORMA ARQUITECTÓNICA.

Robert Venturi GUSTAVO GILI


Publicidad


LOS + VENDIDOs 1 2 3 4 5

FICCIÓN La mano de Fátima Ildenfonso Falcones GRIJALBO MONDADORI El autor de La catedral del mar regresa con una emocionante novela, conformada por fidelidad histórica entrelazada con una historia de amor y odio, de sueños perdidos y las metas que dan sentido a la vida.

Los hombres que no amaban a las mujeres Stieg Larsson DESTINO Harriet Vanger desapareció hace 36 años, en una isla sueca, perteneciente a su acaudalada familia. Después de búsquedas exhaustivas, nada se pudo hallar. ¿Qué pasó con ella? Su tío Henrik Vanger, un empresario retirado vive obsesionado con resolver el misterio.

El dinero del diablo Pedro Ángel Palou PLANETA La novela se sitúa en el Vaticano, entre una serie de asesinatos que ocurren sin aparente vinculación. Todo cambia bajo la sombra de Mussolini y Hitler, por si fuera poco, la Santa Sede contempla más tiempos difíciles mientras bajo extrañas circunstancias ocurre el final de la vida de Pio XI.

El viajero del siglo (Premio Alfaguara 2009) Andrés Neuman ALFAGUARA El vocabulario y descripciones en la novela son excelentes. Nos reta a leer escenarios del siglo XIX, pero con ojos del siglo XXI. Presenta a un viajero enigmatico y enamorado, en una ciudad laberíntica en la que su destino cambiará irremediablemente gracias a un personaje insólito

Nocturna Guillermo del Toro SUMA DE LETRAS Luego del reconocimiento mundial con cintas como El laberinto del Fauno y Hellboy, Guillermo del Toro se estrena como escritor en esta novela que abre la Trilogía de la Oscuridad. En esta historia ocurre un extraño suceso que hace que sus misteriosos personajes tengan mucha sed… de sangre. Esta obsesión se propaga, ¿habrá alguien que pueda pararlo?

1

NO FICCIÓN El hombre en busca de sentido Viktor Frankl HERDER El doctor Frankl, psiquiatra y sobreviviente de un campo de concentración de la Segunda Guerra Mundial, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos: ¿Por qué no se suicida usted? De las respuestas extrae una orientacion para la psicoterapia a aplicar.

2

El delfín: historia de un soñador Sergio Bambaren DIANA

3

Negocios de familia Francisco Cruz PLANETA

4 5

El delfín es una historia sobre la lucha y coraje en contra de nuestros propios límites y miedos. La narración incita a soñar de la mano de Daniel Delfín, para buscar el mejor destino propio.

Planeta publica la biografía no autorizada de Enrique Peña Nieto y el grupo Atlacomulco, donde se relata la historia oculta de la familia que desde hace varias décadas, tiene el control total del Estado de México.

Ser, conciencia, iluminación: EL REENCUENTRO CON TU ESENCIA J. J. Benítez y otros escritores EDICIONES B La vida posmoderna supone nuevos retos que no ha vivido ninguna generación previa, y la recopilación de textos de varios autores nos acercan a entender cómo podemos regresar a lo básico, a la esencia.

Si yo fuera presidente: Enrique Peña Nieto sin máscara ni maquillaje Jenaro Villamil GRIJALBO MONDADORI En una época llena de academismo, el libro habla de las redes de corrupción y poder que existen detrás del joven político, las estructuras de poder y las estrategias de las personas que lo apoyan y rodean. Villamil expone las conexiones familiares y los planes hacia el 2012.


PARA VER Y OÍR DVD

EL COLOR DE LOS OLIVOS Dir. Carolina Rivas ENSENADA FILMS Como muchas familias palestinas, los Amers viven rodeados por el infame muro en Cisjordania, su vida cotidiana está dominada por puertas electrificadas, candados y la presencia constante de soldados.

ARIEL Dir. Aki Kaurismäki OPTIMA FILMS Premiada por la Sociedad de Críticos de Estados Unidos en 1990 como la mejor película extranjera, este filme es una exploración de la realidad finlandesa. Desempleo, corrupción y vigilancia policíaca son algunos de los elementos de esta aclamada obra de Kaurismäki.

LOS ROLLING STONES. SHINE A LIGHT Dir. Martin Scorsese DISTRIMAX Martin Scorsese muestra al mundo a los Rolling Stones como nunca antes han sido vistos. Filmado en el famoso Beacon Theatre de Nueva York en el otoño de 2006, Scorsese reunió a un legendario equipo técnico capaz de capturar la increíble energía de la banda.

LA MARCA DEL ZORRILLO Dir. Gilberto Martínez Solares OPTIMA FILMS En la California de 1840, el bizco vizconde de Texmelucan ofrece una fiesta para recibir a su hijo Tin, quien regresa de Italia donde estuvo estudiando esgrima. El joven resulta ser un cobarde que huye despavorido tras negarse a batirse en duelo con el capitán Gaspar.

LA TIERRA PROMETIDA Dir. Amos Gitai MUNDO EN DVD Una noche en el desierto de Sinai. Un grupo de hombres y mujeres se calientan alrededor de un fuego de campamento bajo la luna. Las mujeres vienen de Europa del este. Los hombres son beduinos. Al día siguiente, cruzarán la frontera en secreto, y las mujeres serán golpeadas,violadas y subastadas como mercancía.

LA PÉRDIDA Dir. Thomas De Thier MUNDO EN DVD Blanche, una joven mujer de un pueblo industrial en Bélgica, lleva una vida rutinaria y tranquila hasta que su pequeño hijo desaparece. En la negación del trágico acontecimiento, pierde el sentido de la realidad y entra en un deplorable estado mental, aunque en su interior aún hay fuerzas para luchar por reconstruir su vida y recuperar lo esencial.

NATALIA LAFOURCADE Hu hu hu SONY MUSIC Reapareciendo en la escena musical después de un período de reflexión, la joven y talentosa Natalia vuelve con nuevos bríos demostrando su gran capacidad de composición y ejecución musical.

BANDA FILARMÓNICA DEL CENTRO DE DESARROLLO DE CAPACITACIÓN Sones de tierra y nube vol. II HARP ITURRIBARRIA SUSANA Con el apoyo de distintas instituciones, la ya conocida banda integrada por jovencitos oaxaqueños hace gala de su talento que los ha llevado a presentarse por todo el mundo y el éxito en México no ha sido la excepción.

SARAH BRIGHTMAN Symphony: Live in Vienna EMI MUSIC Después de la cosecha obtenida con su anterior álbum, Sarah Brightman decide presentarlo en un formato “en vivo” dejando en claro que su voz va más allá del estudio de grabación.

PAUL POTTS Passione SONY MUSIC Otra de las nuevas voces en cuanto a resultados de reality shows se refiere; en este su segundo álbum mantiene el estilo ligero y accesible que lo llevó a la cima del mundo hace un par de años.

MICHAEL JACKSON The Motown years UNIVERSAL MUSIC Una vez desaparecido era previsible la ola de recopilaciones con lo mejor de su carrera y en Motown no podía faltar; canciones hechas éxito como “ABC” y “Ben” aparecen en esta edición triple de sus primeros años con la mítica compañía de soul.

MARIA CALLAS Los años más brillantes de una diva MEMBRAN María siempre será recordada por su técnica bel canto y sus dotes dramáticos, y qué mejor que con esta edición especial, conformada por 26 discos, en la cual se recopilan excelentes grabaciones de estudio y en vivo de los años 1947 a 1956. Además la edición de lujo viene acompañada por un libro de 124 páginas.

CD


CÓMIC NINA COMPLOT

Texto: Karen Chacek Ilustraciones: Abraham Balcázar

NINA COMPLOT ALMADÍA

Carlos Sánchez-Anaya G

Nina es como cualquier niña en muchos aspectos, pero la distingue una consciencia de la maldad, la estupidez y la injusticia que envenenan el mundo, cultivadas con especial ahínco por los adultos.

Tiene, como todos los niños, una imaginación privilegiada, pero a diferencia de otras niñas que sueñan con castillos, príncipes, unicornios, autos último modelo o tener una boda maravillosa, Nina fantasea con sucesos trágicos que conducen a la destrucción del planeta. Pero no todo es pesimismo y destrucción en la mente de Nina, en el fondo, ella sabe que aún hay esperanza en el mundo. Nina Complot es un libro para niños que se resisten a pensar igual que los demás –o a no pensar en absoluto–, es un libro para niños que creen que el mundo puede ser diferente, que aún podemos hacer algo para mejorar el lugar en que vivimos; es un libro para niños que creen que el mundo y sus reglas –impuestas por los adultos– pueden funcionar de un modo distinto, más humano, más cercano a la naturaleza y a las personas que tenemos cerca; es también un libro que nos enseña, desde una ideología sutilmente punk, a ser rebeldes, pero con inteligencia; a proponer nuevas formas de pensar y actuar. Nina ha llegado, es hora de romper las reglas. +

Publicidad

Nina Complot nació en el seno de una familia peculiar –tanto su familia editorial como sanguínea–, en la que nadie parece estar en su sano juicio. Cada uno de sus parientes parece ejemplificar algún defecto del mundo adulto, salvo su padre, quien tiene una especial habilidad para identificar, escindirse y burlarse de lo que llama estupidez adulta: todo aquello que los adultos hacen contra sí mismos, contra sus semejantes, contra el planeta. Nina pierde a su padre, pero hereda de él valiosas enseñanzas y, sobre todo, una poderosa perspicacia. Crece siendo una niña sensible a los problemas que aquejan al mundo y usando su fantasía para prever las posibles rutas que seguirá el fin del mundo. Sin quererlo, gracias a una rebeldía natural en ella, Nina se mantiene inmune a los engaños de sus enemigos, una parvada de misteriosos pájaros que tienen como objetivo aniquilar a la humanidad y, sin quererlo, termina echando por tierra sus macabros planes.


PEQUEÑO GRAN UNIVERSO Recomendaciones Lee+

CHARLIE y la

fábrica de chocolate Willy Wonka, dueño de la fábrica de chocolate más extraordinaria del mundo, ha escondido cinco billetes de oro entre miles de sus golosinas. Los niños que los encuentren podrán visitar la fábrica, en compañía de algún adulto de su familia. Llegada la hora de la cita, los afortunados son: Augustus Gloop, un niño glotón, Violet Beauregarde, amante de la goma de mascar, Veruca Salt, una niña mimada, Mike Teve, quien pasa sus días sentado frente al televisor, y Charlie, quien sólo come chocolate una vez al año y vive con sus padres y sus cuatro abuelos en la misma casa. La visita a la fábrica de chocolate les cambiará la vida a todos. Texto: Roald Dahl Ilustraciones: Faith Jacques ALFAGUARA

Palabras clave del mes:

OLIVIA y el ADELAIDE

La canguro Adelaide nació con alas. Un día se despidió de sus padres, levantó el vuelo y siguió al primer avión que encontró. Adelaide visitó la India. Luego se hizo famosa en París, donde nadie había visto nunca un canguro volador. Llevaba una vida feliz, pero algo le faltaba y lo deseaba con todas sus fuerzas... Un incendio, dos niños y el director de un zoológico le ayudaron a cumplir su deseo.

¿Dónde está mi juguete? Es mi mejor juguete ¡Lo necesito! ¡Alguien se llevó mi mejor juguete! ¡Mami, papi, mami, papi! No te preocupes –dijo el papá de Olivia—mañana vamos a comprarte el mejor juguete del mundo. --Gracias, papi. Te quiero más que a nadie. Aun así, ese otro, era el mejor juguete de Olivia…

Texto e ilustraciones: Tomi Ungerer

Texto e ilustraciones: Ian Falconer

ALFAGUARA INFANTIL

FCE

Superficialidad • Vanidad • Avaricia • Simpleza

Publicidad

juguete desaparecido

Selección de Karen Chacek klagarto@hotmail.com


Publicidad


30

TUS COMENTARIOS

Los comentarios aquí publicados se recibieron durante el mes de agosto de 2009. Gracias por escribirnos. Estimada Brenda Barrón: Leí el artículo publicado en la revista de Gandhi donde usted entrevista a Denise Dresser del libro Gritos y Susurros II (el cual ya leí) y me pareció una entrevista muy interesante y muy bien hecha, por lo cual la felicito. Considero que en las entrevistas lo importante es la pregunta, porque así se obtienen respuestas que aportan el sentido del porque se escribió este libro, y de verdad la felicito. Aprovecho también para solicitarle un favor: en este artículo habla de un discurso que circuló en Internet cuando Denise se presentó a la Cámara de diputados, en el foro ¿Qué haces para crecer? Me imagino debe estar muy interesante, y quisiera ver si usted me ayudara a conseguirlo. Reciba un saludo y quedo en espera de su información. Felicidades. Lic. Hugo Serratos Salcedo Hola, solo quiero comentarles que la revista de agosto de este año me pareció buenísima y con mucho aporte. En especial el articulo “El Arte de la Amistad” es de gran valor y les comento que me movió muchas fibras que invitan a la reflexión. Con grandes frases de célebres pensadores, escritores y artistas de la historia de la humanidad, tales como Aristóteles, Jack Kerouac, Bob Dylan, Cicerón, etc. que solo un contado puñado de personas puede entender, la gente que sabe el significado verdadero del amistad dejando a parte intereses particulares y siendo auténticos y honestos en cuanto al pensamiento y al reconocimiento de los verdaderos amigos. Espero que sigan publicando artículos de este tipo que en verdad son de mucha inspiración e invitan al lector a querer leer más información de este estilo. ¡Felicidades! Oscar Montes

Nota de paso

El Ticket ¿Cuánto cuesta ser un esteta*? *Esteta.- Persona que considera el arte como un valor esencial.

SUMO HELMUT NEWTON Helmut Newton TASCHEN

Interior Daryl Hannah

Hola! Leyendo su pequeño periódico sentí un impulso incontrolable de escribirles y felicitarlos por el trabajo de escritura tan bien pensado y profundo que publican. Me sentí obligado a enviar el artículo sobre amistad de la publicación de agosto a mis amistades, que dicho sea de paso fue un “hit” en materia de reflexión de vida, y de como la palabra “amigo” es rara vez usada en su plena exposición. Muchas gracias por regalarnos un nivel de redacción que es muy rara vez visto en los medios actuales. Lee+ es verdaderamente el epítome de la cortesía hacia el intelecto del lector. Gracias. David Lazo, D.F. ¡Buenas tardes! Primero que nada, quiero decirles que esta publicación es muy buena, me encanta leer y aquí se reúnen artículos muy buenos. Denise Daniela Rendón Pérez Hola, ¿qué tal, antes que nada déjenme mandarles una enorme felicitación por la revista que han creado, espacios como estos se necesitan mucho en nuestro país, para así establecer verdaderas corrientes culturales en beneficio de la sociedad. ¡¡¡GRACIAS POR SU FINA ATENCIÓN, FELICIDADES POR EL ANIVERSARIO DE LIBRERÍAS GANDHI!!!! Jesús Emmanuel Cisneros Chico, Puebla, Puebla.

Publicidad

Envíanos tus comentarios a leemas@gandhi.com.mx con tu nombre completo y especificando tu ciudad. Los comentarios podrán ser editados o abreviados por necesidades de espacio y claridad.

Helmut Newton y su editor Benedikt Taschen, posan con uno de los primeros ejemplares de Sumo.


Publicidad


Publicidad

Profile for Revista Lee+ de Librerías Gandhi

07_Frivolidad  

Un perfecto mediocre, tesonero y simpático puede hacer la carrera señalada por Jules Renard (Journal). El primer premio se lo dan porque “¡P...

07_Frivolidad  

Un perfecto mediocre, tesonero y simpático puede hacer la carrera señalada por Jules Renard (Journal). El primer premio se lo dan porque “¡P...