Page 1


2


Directorio Diego Guadarrama Garza Andrés Bali Quintanar Daniel Salinas Córdova Jerónimo E. Gómez Cuadra Davo Valdés de la Campa Aarón López Flores Ilse F. Priego Espinosa

Fundadores Dirección Diseño Comité Editorial Petroconcurso Papel o Tijeras La interné Corrección de Estilo Difusión

Colaboradores: José Jaramillo, Yeni Chupacabras, Ilse F. Priego Espinosa, Yaxkin Melchy, Salvador García, Edith Esquivel Eguiguren, Alejandro Priego, Ada Carasusan, Habitantes de Moria, Abraham Peralta y Vélez, Jerónimo E. Gómez, Juan Pablo García Moreno, Érika Téllez, Davo Valdés de la Campa, Andrés Bali. Ilustraciones: Diego Guadarrama Garza, Ricardo Guadarrama Estrada, Lourdes Garza Fausto. Agradecimientos: Rosma Vasavilbaso, Daniel Salinas, Marisol Díaz, Alicia Elosúa de Salinas. Impreso en México por: Vidal Impresos S. de R.L. de C.V.

revistalapiedra.blogspot.com | revistalapiedra@gmail.com No.5, abril 2010. La Piedra es una revista cuatrimestral con sede en Cuernavaca, Morelos, México. Editada por Diego Guadarrama Garza. Éste número contó con un tiraje total de 2,000 ejemplares. Impresa en México con interiores en papel Bond de 90 g. y tapas en papel Opalina de 120 g. Si citas total o parcialmente el contenido de esta publicación, sería lindo de tu parte que citaras la fuente y nos avisaras. Contacto editorial: revistalapiedra@gmail.com, página web: www.revistalapiedra.blogspot.com, La Piedra es un foro abierto, lo que significa que los conceptos e ideas expresados en sus páginas, así como el contenido de los anuncios, es total responsabilidad tanto de los autores como de los anunciantes correspondientes y no de los editores. Namasté.

3


Editorial Desde la publicación del cuarto número, sucedieron varias reformas y transformaciones en el interior de la revista y como podrán apreciar, también en su exterior. La primera, fue la formación de un nuevo equipo de trabajo, reconociendo a antiguos amigos y colaboradores que desde los inicios de la revista han sido parte de ella y que ahora nos hemos reunido para continuar con la evolución de nuestra adorada publicación. Además del maravilloso equipo que ahora conforma la dirección pedrera, quiero presentarles orgulloso las siguientes novedades, esperando que las disfruten: Papel o Tijeras: Desde hace ya cierto tiempo, lamentábamos el hecho de no poder publicar en la revista tanto como se nos antojaría, además de que, como medio impreso, no éramos el medio más adecuado para la difusión de otro tipo de arte además de la literatura y algunas artes gráficas, por lo que surgió la idea de este suplemento online, un espacio para el que ustedes no tendrán que esperar cuatro meses ni a que juntemos dinero para la imprenta y en el que podremos dar rienda suelta a todo tipo de material audiovisual, asi como artículos de interes general, que se actualizarán cada mes. Este suplemento de la revista, es Papel o Tijeras. (lapiedraonline.blogspot.com)

5


Petroconcurso: El Petroconcurso había sido hasta ahora, el método con el que seleccionabamos para su publicación, la obra de aquellos escritores en busca de un espacio donde poder publicar sus escritos, y funcionaba bastante bien. Pero no era suficiente. Teníamos necesidad de abrirnos al resto de las artes y para lograr esto, creamos tres nuevas convocatorias, por lo que ahora son cuatro Petroconcursos hermanos los que se encargarán de llenar las páginas de la revista y que abarcan desde lo literario, periodistico, visual y una nueva categoría que es el Petroconcurso Multidisciplinario, hecha para los artistas que acepten el reto de romper los límites convencionales del arte. Las categorías incluidas son Cómic, Blog, y Varia Invención. Ésta última es una invitación abierta para todo tipo de experimentos artísticos (imprimibles) que fusionen distintas diciplinas o que rebasen las barreras formales de su género. También remodelamos nuestro logotipo y renovamos el diseño general de la revista, pero aún más importante es que para cerrar con broche de oro, me complace también anunciar, como seguramente ya saben, que a partir de ahora La Piedra es totalmente gratuita. Confiaremos en su buena voluntad y nos lanzaremos a la aventura de seguir a flote a base de donaciones por parte de ustedes, nuestros lectores, y de la venta de espacios publicitarios. Sin más, hago la invitación a pasar de página para disfrutar el resto de esta nueva piedra, que a pesar de los contratiempos, sigue y seguirá rodando.

Diego Guadarrama Garza

6


Índice 01 03 06 08 13 14 17 18 19 25 28 30 36 38 40 43 44 48 50 52

8

Directorio Editorial Índice Las plumas de La Piedra Fuego José Jaramillo El sacrificio del otro yo Yeni Chupacabras Tú Andrés Bali Toque de queda Ilse F. Priego Espinosa Emilio, la danza y la escritura Yaxkin Melchy Ritual Salvador García Recuerdito Edith Esquivel Eguiguren Grácil es la pasión Alejandro Priego · Ilse F. Priego Palíndromos Ada Carasusan Blog: Habitando Moria Un amante Abraham Peralta y Vélez Cuatro vientos Jerónimo E. Gómez Von Trier busca chambelanes Juan Pablo García Moreno Veintiuno Erika Téllez Merezco sudar la angustia Davo Valdés de la Campa Fe de ratas


Las Plumas de La Piedra Yeni Chupacabras: dícese de cierto personaje nacido en un municipio caliente de Morelos. Proveniente de una familia de barrio, se crió escuchando a Pedro Infante y The Beatles. De constitución nerviosa e histérica trata de sobrevivir a los embates de la vida. Se tituló como Abraham Peralta y Vélez: Ignora si nació en el Distrito Federal, en el océano del Golfo o entre las flores de Fortín, Veracruz. Creció dentro una ver-

Técnico en Informática y actualmente dice que estudia Letras Hispánicas. Tiene tres simples objetivos en la vida: consumir cantidades bíblicas de chocolate, leer cuanto libro pase por sus manos y convencer a sus padres, amigos y conocidos que el animé no es sólo cosa de niños.

bena familiar, donde cada uno ama en su fiesta de disfraces. Era un niño que observó en los canarios de su abuela un reflejo del hombre enjaulado; un provinciano que descubrió la poesía con los golpes de la ciudad. Ahora es un joven estudiante que vive las calles del DF, a veces una piedra, otras, una estela; y cree en el amor como una fuerza que lo hace caminar.

10

Yaxkin Melchy: 01011001 nació en la ciudad de México, hace stenciles y es coeditor de la Santa Muerte Cartonera. Ha participado en la revista independiente Trifulca y en la Red de los poetas salvajes (reddelospoetassalvajes.blogspot.com), portal de autores emergentes. El Nuevo Mundo (1ra parte 2008), Ciudades electrodomésticas (2009), Los poemas que vi por un telescopio (2009), Emilio, la danza y la escritura (2009), Diagrama del Sol (2010), y en editoriales cartoneras: Nada en Contra (2008), Las Pequeñas Galaxias (2009) y ADN Digital (2010). Mantiene el blog http://destruccionmasiva.blogspot.com


“Escribir para no morir” -Carlos Fajardo Fajardo Salvador García: escritor, periodista y el primer exiliado político de Cuernavaca. Su obra –poesía, ensayo y cuento– ha sido publicada en medios nacionales e internacionales. En 2004, vio la luz su primer poemario, Paredón Nocturno, bajo el sello de la UAEM. La palabra destrucción, su último libro, se encuentra en trabajos de imprenta. Actualmente es colaborador en La Jornada Morelos con la columna dominical Vientre de Cabra.

José Jaramillo: nace un 20 de marzo del ‘90 en Cuernavaca, lo cual no lo hace más o menos primaveral. Simpatizante de las filas de la izquierda. Apasionado, únicamente, de las tocadas, el reggae, el ska y las letras. Fiel seguidor de la llamada literatura de La onda. Comenzó a escribir, casi por accidente -como todas las cosas hermosas de su vida-, alrededor de los 15 años. Egresado del VasSiQuieres (Bachilleres) 1 en Cuernavaca, Morelos. Cursa actualmente la carrera en Lengua y Literaturas Hipánicas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. A sus 20 años, es éste su primer poema publicado en impresión.

Edith Esquivel: empezó a crear en la primaria, con pequeñas historias que la maestra pedía a los niños en las tardes, cuando se le acababan las ideas para distraer a su hiperactiva clase. Se divertía escribiendo pero como debía incluir una ilustración le regresaban los trabajos por tener pésimos dibujos, aún para los estándares de un infante. Amó la manera en que escribir la despegaba de esa chiclosa sensación del paso de las horas, otras disciplinas no se le dieron. Así, se alejó en lo posible de los lápices de colores y acuarelas. Por el bien social, evita también los cantabares, pistas de baile y motocicletas.

11


Aarón López: ha sido un importante

Jerónimo E. Gómez: Es un

colaborador de la revista aunque haya

aprendiz de escritor; esto

pasado desapercibido en varios directo-

no significa que no lo sea

rios. Ha corregido estilo, apoyado en

ya, pero considera que su

la organización de eventos y aportado

trabajo se rehace todos los

siempre su valiosa opinión. A partir de ahora la madre Piedra ha decidido reconocerlo como hijo legítimo y toma su lugar en la mesa del comité.

Érika Téllez: Poeta. 1988. D.F.

días y, por lo tanto, que él también se rehace. Tiene 18 años, desde muy chico descubrió su pasión por

Además de ahora ser encargado de

las palabras, pero el amor

todo lo relacionado con la actividad

al poema -la posibilidad

pedrera en el mundo del interné.

de reconocerlo en todas las cosas cambiantes- es reciente y lo considera su

Diego Guadarrama: es uno de los fundadores de La Piedra y su actual

más grande descubrimien-

coordinador editorial, comprometido con hacer que el proyecto con-

to. Místico, guerrerito, vive

tinúe después de todos los cambios que se presentaron tras la pu-

y creció en Cuernavaca,

blicación del cuarto número. Después de varios años trabajando bajo

Morelos. Cree en el arte

el autoproclamado titulo de “chalán gráfico” por fin está estudiando

como la única cura para la

la carrera de Diseño de la Comunicación Gráfica en la Universidad

sociedad y sueña con un

Autónoma Metropolitana, Azcapotzalco. A pesar de ser uno de los

mundo que regrese su val-

noescritores del equipo es lector de hueso colorado y escribe en tiem-

or mágico a las palabras.

pos de insomnio. Cree en la expresión artística como agente de cam-

Es uno de los editores de

bio social y está determinado a demostrarlo, aunque sea a pedradas.

esta revista.

“No será el miedo a la locura lo que nos haga bajar la bandera de la imaginación” -André Bretón 12


Ilse F. Priego Espinosa: sádica elegante y loca, feliz a

Andrés Bali: nació sin sa-

ratitos, adicta a la televisión y al internet, bebedora

berlo en una época llena

compulsiva de té verde y también de cerveza, com-

de presagios que anun-

pradora por naturaleza de tennis que duran un mes

ciaban el fin del mundo

y libros que no lee. Amante de música ochentera y

o por lo menos la llegada

setentera. Odia la escuela, pero no el aprendizaje.

de una nueva época. Era

Sarcástica por obsesión. Dicen que tiene madera de

verdad, estaba cerca, al

escritora, ella lo niega mas le encanta escribir con su

doblar de la esquina el

sangre y GRITAR en el papel blanco. Recién honrada

nuevo siglo. Corría el año

con el título nobiliario de Pedrera Oficial. En esta

91 del XX, cuando en las

dirección puedes desangrarte a gusto con ella:

calles de la antigua villa

http://venasplomotintasangre.blogspot.com

de Coyoacán caía, por ahí de mayo, el sol a plomo un día 11. Se le puede

Davo Valdés de la Campa: escritor mexicano, nacido a finales de los 80. Vegetariano,

ver, caminando por las

amante de la lectura, del buen cine. Crítico de cine, fotógrafo amateur, melómano.

calles de algún lugar, así

Ganador del Premio Santiago Olalde del primer concurso de cuento Uninter 2009,

como sonriendo, llorando

ganador del tercer Petro-Concurso organizado por la revista La Piedra, de la cual

y algunas veces con una

ahora forma parte en el Comité Editorial. Es colaborador de La Wacha, columnista en

mirada despistada.

Filmeweb, La Jornada Morelos, Muchocine y en Habitantes de Moria. Ha publicado en Castálida, La Jornada Morelos, Mutilador, Ocio Revista, El Puro Cuento, Almas Oscuras, Orla, entre otras publicaciones. Fue beneficiario del programa estimulo al desarrollo y la creación literaria, en el área de cuento, durante el 2009. Contacto: chinchampu.lapiedra@gmail.com

“Los verdaderos poemas son incendios” -Vicente Huidobro 13


José Jaramillo

Fuego

A R.M.R.R

Cuánto tiempo mis manos fueron carne de tu carne, la piel enraizada a tu cuerpo. Cuánta sangre se paralizó tajantemente a favor de los infartos de mi boca y de tu aliento. Cuántos sonidos inquietantes vencieron a las palabras e hirieron el silencio. Cuántos mundos tus ojos conocieron con los míos en febriles momentos. Cuánto éxtasis exhalaron los poros de la piel que morían sedientos. Cuánto fervor necesita el infierno para volver a arder mientras muere estando muerto. ¿Cuánta lejanía necesitamos para volver a ser fuego?

15


Yeni Chupacabras

El sacrificio del otro Yo Se veía muy hambriento, ávido de probar cada bocado con sus papilas gustativas. Yo estaba frente a él, a medio vestir; una blusa de tirantes de color blanco y el pantalón de pana café cubrían mi cuerpo. No me miraba en ningún momento, sólo comía cada vez más rápido. Nunca creí que de verdad existiera. Es cierto que algunas veces hubo pequeños indicios de que me acompañaba, como una cortina moviéndose o un susurro inexplicable. Pero yo siempre buscaba alguna explicación racional para toda acción sobrenatural. Me había despertado muy temprano porque tenía una entrevista en la facultad de humanidades. Me esperaba todo un examen psicológico en el que evaluarían si mi estado emocional era el adecuado para mi edad. No tenía muchas intenciones de ir, la verdad es que la psicología y el desarrollo humano nunca habían sido para mí. Recuerdo que en la secundaria tuve que leer un libro llamado El caballero de la armadura oxidada. Primero me gustó y todas las analogías me parecieron bellas: un caballero medieval encerrado en una armadura, que representaba no sé cuantas cosas psicológicas, y que, ayudado por Merlín, descubre que su dependencia a la misma no era necesaria. Conforme pasó el tiempo lo fui releyendo con otra conciencia y fui detestándole, se me hacía soso, aburrido, cursi e inútil. Me sentí estafada, puedo aprender más de la vida con algún cuento de Quiroga que con un libro de desarrollo personal. Sin embargo, cada ser humano aprende de su entorno de una manera

16


diferente. El caso concreto es que no quería ir a la entrevista, así que retrasaba la partida con cualquier pretexto. Pasé el cepillo por mi cabello un centenar de veces, bebí un poco de leche, prendí la tele y me dejé caer en la cama desarreglada. Entonces lo vi, estaba lánguido y con los ojos salidos. Por un momento me sentí asustada; ¿qué hacia un extraño en la mitad de la habitación? Su cara y el contorno de ella eran tan suaves y apacibles que me abstuve de gritar. Con la mano lo invité a sentarse a mi lado, lo hizo sin dejar de mirarme, con sus ojos bien abiertos. El cabello era castaño y las hebras parecían moverse al compás de su caminar. -Tengo hambre. La voz era suave, con un timbre de desesperación que me heló. Pum, pum, pum, hacía su corazón… ¡PUM! ¡PUM! ¡PUM!, gritaba el mío. Me abrí el pecho y una lucecita se iluminó en lo más profundo de sus globos oculares, comenzó la hecatombe. Empezó con mis penas, las tragaba mientras unas lágrimas rojas caían en sus mejillas. El llanto de mi madre, los niños que me arrastraron y me encerraron en un baño, los gritos de mi padre, la muerte de mi abuela, la imagen de Rubí ahogada, la ausencia de Niebla; todos esos recuerdos, puestos como en una especie de fotografía, fueron devorados. Cuando terminó, tenía el rostro color carmín debido al llanto. Se tomó

17


del pecho y comenzó a dar brincos. Lo abracé fuertemente mientras él se despedazaba en mis brazos. Gritaba, berreaba. Pasados unos minutos, me alejó de su cuerpo para vomitar todo lo que había entrado a su organismo. Me acerqué cautelosa. Lo encontré empapado en un líquido negruzco. Del baño tomé una toalla blanca y la pasé por su cuerpo pequeño y moreno, le quité el vómito y la sangre del rostro. Nos levantamos al mismo tiempo. Él me tomó de las manos. -Tengo hambre. Esta vez sonaba como un niño pequeño. Mi pecho, que aún continuaba abierto, mostraba el siguiente banquete: comía con más tranquilidad y cada vez que tomaba una de mis alegrías sonreía infantilmente. Se llevó a la boca mis gritos de júbilo: cuando tenía seis años, el olor del jabón que usaba mi abuela, las manos cálidas de mi madre, los besos de aquel joven, la compañía de aquel perro. Esta vez, de la comisura de los labios le resbalaban gotas de miel. -¿Hace cuánto que estás conmigo? -Yo he estado contigo siempre. Ahora cierra tu pecho; termina de vestirte y ve a esa entrevista. No tengas miedo de ser quien eres, todo lo malo y lo bueno ya me lo tragué yo. Ya te liberé de tu carga. Si tienes que llorar, deja que llore por ti. Si quieres morir, deja que muera por ti. Si tienes intenciones de abandonar la lucha, deja que yo la abandone por ti. Le di un beso en la mejilla. Terminé de abotonarme la camisa azul, me puse los tenis y me vi en el espejo del ropero. Y ahí estaba, frente a mí, del otro lado del espejo, sonriéndome.

18


Andrés Bali

Tú Tú, eres una persona enamorada. Tanto, que no cabes en el mundo. No lo comprendo, cada cosa que tocas, cada mirada que das ¡Explota! Todo explota, la banqueta lanza gritos de piedritas, los edificios se derrumban a tus ojos. Y cuando miras las estrellas, los planetas se alinean. Escondiéndose, temblando ante tus redes de perfección. Un espectáculo pirotécnico es caminar a tu lado. Le salen chispas al vacío en tu leve respirar. No se como sigue existiendo el mundo, no se como pasa la gente indiferente ante los escombros de tu andar. Tu eres una persona enamorada. Lo se, mis entrañas lo han visto: ya no existen mas.

19


Ilse F. Priego Espinosa

Toque de queda El farol de media noche está alumbrando la calle solitaria. Una sombra cercana me besa el hombro descubierto, no logro ver quién es. Los niños vueltos cadáver bailan al son de una música vieja, proveniente del edificio abandonado. El perro sabio ve la luna roja, mientras el gato indiferente duerme bajo el carro que te atropelló, al detenerte a leer esto.

20


Yaxkin Melchy

Emilio, la danza y la escritura

(fragmento)

Emilio, Escritor, voy a confesarte como es que secretamente yo amo las nubes y no quiero nada de ti. Estoy en el mismo escritorio del verbo ser que ayer fuiste tú y que odio porque hoy tu corazón es un pozo pero no haré nada no puedo escribir me reventaré todo me cortaré ambulancia me moriré en el cuerpo de los adultos espacio tiempo explosiones los niños abandonaron el mundo de las bocas cerradas el murmullo de las cavernas Volaron de aeropuertos instalados sobre los centros comerciales y la gente abajo siguió comprando desesperada boletos para el futuro

21


La narración que a continuación se sugiere, proviene de un pájaro abecedario que vive en las cuencas de la muerte: En el invierno empezamos a escribir, el Sol ya no era un poema ni una novela ni un ensayo, el Sol era un hocico desangrado y dentro del Sol se recibieron unos textos proféticos que señalaban los eclipses como remolinos y los cometas como barcos. No hay delirio, es brutal el amor. No hay delirio moscas vuelan en el corazón. No hay delirio hay sal en los ojos, no hay delirio escucho el coro del robot E: 01100101 01101100 00100000 01100001 01101100 01100111 01101111 01110010 01101001 01110100 01101101 01101111 00100000 01100001 01100100 01100001 01110011 01101100 11110011 01101001 01100001 01100101 01100101 01100100 11110011 01110100

22

01101110 00100000 01101001 00100000 01101110 01100011 00100000 01110011 01110010 01101001 01101110 01101001

00100000 01100101 11110011 01100011 00100000 01101111 01110110 00100000 01100011 01101101 00100000 01100101

01100101 01111000 01101110 01101111 01100011 00100000 01101001 01101100 01100101 01100101 01100100 01101101

01110011 01110000 00100000 01110010 11110011 01111001 01100100 01100001 01110010 01101110 01100101 01110000

00100000 01101100 01100100 01100001 01110011 00100000 01100001 00100000 01100001 01110011 01101100 01101100

01101100 01101111 01100101 01111010 01101101 01101100 00100000 01110100 00100000 01101001 00100000 00100000


Porque en el futuro todos pedirán perdón de rodillas a la gran CC, no hay delirio, hay muchachos que lloran y muchachas que se ahorcan hay muchachos que se cortan y muchachas que repiten y repiten hijos como pesadillas todos los días. Hemos parido y criado estas pesadillas del espacio y del tiempo. Grande es la tristeza nacida de la boca de un pozo a donde cayeron mi madre y mi padre y mi hermana. No hay delirio hay ángeles. No hay delirio hay una suerte de ficción de la muerte en la electrónica. No hay delirio hay un speak in english. No hay delirio hay un bárbaro cortando un cristal para hacer un performance. No hay delirio ni deliria sino una bandera transgénero. No hay delirio sino el himno nacional de la cocaína. No hay delirio hay días océanicos en la lavadora, un barquito dando vueltas con el estómago mareado. No hay delirio he nacido con la E de la M triste. No hay delirio un pajarito vino a posarse en mis ojos y las rosas cayeron del cielo: las arrojaba mi abuela. No hay delirio estoy agarrando a éste pequeño escarabajo adjetivo y le arranco las patas. No hay delirio si si no si si no si no si si no si no no si no no si no no no no no no no si si no no si si si no si si no no si no si no si si no si si si no no si si no si si si si no si si no si si no si no si si no no no no si no no si no no no no no no si si no no si no si no si si si no no si si no no si no no no no no no si si no no si no no no si si no no si no si no si si no si si no no no no si no no no no no no si no si no no si si no si si no si si si si no si si no si si no no II ESTOY ESCRIBIENDO PERO ES COMO PENSAR, Y YA NO SOY HOMBRE, mi madre me dijo que escribiera con minúsculas porque las casas son minúsculas, por encima de ellas se alejan las nubes y mi padre ahora está sobre su sillón mirándolas

23


Las nubes se mojan sobre el televisor y mi pequeño abecedario no sabe, no sabe, nada Taciturno es una palabra que me inventaron en la secundaria juntando letras como un imán sobre el piso Mi padre me regaña, mira en la televisión los espectáculos deportivos, mis amigos duermen, se están comiendo a unas muchachas en los sueños, o quizá sueñan con la muerte y se la comen como a una fruta negra que sale de la sangre de sus piernas Hace algunos años mi padre vio como corté mis piernas cuando el amor me dio a elección el cariño o la muerte, yo busqué a la muerte, un amigo dice que se llama Madame Calavera entonces la conocí y me dolieron los músculos y las pequeñas casas que escribí fueron creciendo sobre mis costillas Mi cruz de trenzas es una carcajada Es de día y el Sol sale a trabajar mi padre ya se ha quedado dormido y la televisión continúa prendida el Sol cumple la rutina de volar sobre nuestros sueños Yo quería morir, pero te me acercaste mi amor te pertenece estás riendo, sabes lo que es el cariño secreto, toda mujer sabe lo que es el cariño secreto Sobre los puentes mi madre está mil veces repetida y mil veces repetida se tira al río Sueñas con los navíos, me dijo, y yo estoy soñando ser su hijo que navega borracho

24


Las televisiones están encendidas como las lámparas del abismo que no conocen el día y no lo conocerán porque el odio las ha sumido en la desnudez de las condiciones humanas A la gente le da miedo tocar el arte como a las navajas En mi pecho los charros mexicanos me divierten como una suerte de cuchillos que son voces agudas Amanecimos bien borrachos y la niebla cae sobre los tréboles de otoño que entonces se llenan con venas de niños La sangre ha conquistado este pequeño siglo que no quiere crecer sino en una película de cristal que no puede crecer sino como un organismo atrofiado Nunca sabré del todo qué es la poesía, siempre queda algo en la tierra que no responde y que se pregunta siempre se le pregunta a un poema cuál es su nombre pero nadie responde y se nos queman los cielos Yo ya me había cortado el cuello antes de ser parido por la muerte por la muerte soy una cruz de verbos ayer fui hoy estaré siendo continuaré escribiendo que muerto me remontarán los jinetes de los que mañana son

25


Mis amigos duermen bajo las canciones de sus abuelos entre el montón de playeras futboleras de sus tíos y de los pantalones de su papá que se ha ido navegando al Sol y las estrellas que son las palabras borrachas, se han parado frente a mí me cantan cielito lindo sobre la lápida pero quién cierra la herida pero quién cierra la herida La cama es mi cielo dormido las figuras literarias son como colchones que sudan las figuras literarias son los contactos del sexo las figuras literarias son el deseo del sueño las figuras literarias son el mercado de la muerte Figuras Literarias:

Aviones literarios sobre mi cuerpo

26


Salvador García

Ritual Mi primer servicio fue a los once años. “Servicio”, así nos enseñó mi padre a decirle al negocio y seguramente se lo escuchó al abuelo, como tantas y tantas palabras que heredamos. Muestra de que las personas mueren, las palabras no… si lo sabré yo. En ese entonces todo era un juego. Sí, un juego, pero un juego místico con dejos de ritual que se sucedía en silencio. El idioma sólo era utilizado para lo indispensable, para pedir algún instrumento o algún líquido. Creo que por eso nunca tuve mucho qué decir. En la escuela incluso me apodaron El Mudo. Me importaba poco. No comprendían que el idioma es divino y no se debe malgastar en estupideces. Y cómo decirlo sin recordar la voz de mi madre recitando el Evangelio de San Juan antes de sentarnos a la mesa: “En el principio la Palabra existía y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Ella estaba en el principio con Dios. Todo se hizo por ella y sin ella no se hizo nada de cuanto existiese”. De esa mujer aprendí que la palabra es creadora, sagrada; cómo desperdiciarla entonces en frases mudas, de esas que no dicen nada pretendiendo decirlo todo. Por eso mismo en la casa estaba prohibido hablar durante la cena si no se tenía nada interesante que contar o, más bien, si no se tenían las palabras justas para contar cualquier cosa. Los ocho hijos, incluido yo,

27


teníamos que convertirnos en verdaderos zahoríes para hallar en el terreno yermo del lenguaje común, el manantial de fonemas exactos, precisos, tan precisos como para hacer brillar los ojos del hombre delante de nosotros que, como buen exégeta, analizaba minuciosamente (me atrevería a señalar, que degustaba) cada elocución salida de nuestras bocas y al final, una sonrisa noble nos hacía entender que estábamos cada vez más cerca de expresarnos como él quería. –Le llevé dos versos del libro de Rumi que tienes bajo el ropero, pero pareció importarle poco. Me puso seis. –¿Y qué hiciste? –Le dije: “Maestra, esto es una humillación, no para mí, sino para la poesía”. Entonces terminó reprobándome por mi “actitud retadora”. Volvió su cabeza hacia mis manos y después miró mi rostro. “Mañana no vas a la escuela. Te quedas conmigo”. Pero en ese momento, yo no percibí esas órdenes, solamente escuchaba “estás listo, estás listo, estás listo…” y con el eco de esas palabras me cobijé en el sueño. El servicio comenzó a las siete de la mañana con un proceso lento, minucioso, casi artesanal. El cuerpo era preparado lo mejor posible, siempre con un respeto absoluto y, por supuesto, en silencio. No era la primera vez que veía un cadáver, pero sí la primera que lo sentí entre mis manos y tuve que romper algunas articulaciones para que las extremidades embonaran en las ropas que tenían dispuestas los familiares. El ser humano se palpa tan débil en ese instante, tan lejano; más débil aún que durante el nacimiento, carente de todo sentido, carente de voz. El momento que me parecía más penoso se daba casi siempre en el cementerio, donde teníamos que cobrar los honorarios a los deudos, quienes entre la tristeza, el agotamiento y la desesperanza pagaban con billetes humedecidos por el llanto. Ese era el dinero que sustentaba a mi familia, lo supe en aquel primer servicio y tal vez precisamente por el develamiento, la cena me pareció demasiado

28


salada, creí que comía lágrimas derramadas por alguien más. Después todo se volvió más fácil y más rápido. Los otros hermanos fueron agregándose, poco a poco, y aunque algunos abandonaron el oficio, no faltó quien abriera su propia funeraria. Yo pretendí convertirme en sacerdote y ya era casi experto en latín y griego cuando falleció el viejo y tuve que regresar del seminario para hacerme cargo del negocio. Lo único que nunca pude superar fue la mirada de las personas cuando llegaba a realizar algún trabajo. Me observaban con pena, compadeciéndome por realizar aquella labor. Yo permanecía callado, ahogando las ganas de reclamarles esos pensamientos hacia mi persona. Hacerles comprender que lo innatural era permanecer horas y horas aprisionados en las oficinas frente a las pantallas, en los bancos haciendo cuentas que al final de la jornada quedarían borradas por el tiempo, como el sujeto mismo que se atrevió a pensar que esa labor tenía alguna importancia. Mi faena, en cambio, era necesaria e imprescindible. Ninguna persona se ha atrevido a señalar no haber pensado en su muerte, en su funeral. El jaque puede llegar en cualquier momento de la vida y hay que estar preparado para disponer las exequias. Era lo que no comprendían. Esto es un trabajo de la vida, no de la muerte. Lo más difícil ocurrió siempre en el hospital general. El papeleo y el traslado de los cuerpos, desde el sótano hasta el estacionamiento, se volvía engorroso, cansado. Aunque también el depósito de cadáveres era un lugar único. La sorpresa de las enfermeras cuando me veían entrar con comida hacia la morgue era de lo más divertido. En un trabajo de 24 horas es necesario tomar, de vez en cuando, algún descanso, incluso solamente para comer, y no había otro espacio más idóneo que aquel donde la oscuridad era la constante, donde se degustaba el silencio. El sótano del hospital siempre me gustó, pero ahora, desnudo sobre la plancha y con la cicatriz de la necropsia, no se ve igual.

29


Recuerdito Edith Esquivel Eguiguren

Algunos turistas guardan la arena de las playas que visitan, yo conservo en mis pulmones el aire hasta que encuentro un globo d贸nde ponerlo.

30


Error 404

No se encontró la página Puede que la página solicitada ya no exista, haya cambiado de nombre o no esté disponible temporalmente.

Pruebe lo siguiente: Si llegó aquí a través del índice, verifique el número de página. Ignore la presente página y continúe leyendo la siguiente. Libere su creatividad, cree una propuesta para este espacio y repórtelo al petroconcurso multidisciplinario. Para más información sobre la convocatoria visite http://petroconcurso.blogspot.com

31


Grácil es la pasión Fotografía de Alejando Priego Texto de Ilse F. Priego

32


Erecuerdos l piso parece moverse bajo mis pies. Mi estructura se cimbra y los dolorosos se vuelven presente. El amor del desamor por la vida se vuelve adicción. El maestro baila con su pupilo cadáver-andante. Las voces no callan. Todos al compás del jazz gritan. Ahógame con tus lágrimas de bailarina. Arroja este anoréxico organismo a las vías del tren. Rompe aquel espejo en el que te miré. Todos se mueven, caminan, se disuelven, vienen a mí con rosas, como sueños del ensueño. Todos me espían, nadie se queda quieto, me hostigan y hacen una fogata. Soy la marioneta que entretiene a los pensadores banales en teatros baratos. Tengo el sutil dedo sobre el gatillo. La punta del pie sobre la duela. Por fin… desaparecí.

33


34


35


36


37


Ada Carasusan

Palíndromos ¿Música?

utopía

Oí Vano color (Roznido) Odín (Zorro ) Loco navío

luz. azul, a la olla caí. maipo (tus ojos). Útero llama el islam, mal. sí le ama, -llorétus ojos, utopía mía callo a la luz azul

38

Alienaciones

Ley ¿Y él? Al ser Amar. Gen eres… Seré negra mar Es la ley

Pose Arca. Latino beso. Para reír, Ríe rara, Pose bonita (lacra)

Ada: poderoso reza para ti. Misa dar de paso. Ida sale (Vi). Sólo seré social si velas a Dios. A pedradas imita Rapáz eros (Oré dopada)


Tu lienzo(con un escarabajo):

39


40 40

¿Quiénes son Los Habitantes de Moria? Somos un grupo de personas interesadas en la cultura en general. Nuestro objetivo es hacer difusión e invitar aquellos artistas anónimos a mostrar su trabajo en la red por medio de nuestro blog. Otro punto fundamental es el de continuar y promover los Circos literarios en los cuales comentamos y analizamos, de la manera más irreverente, cuentos de autores renombrados y no tan nombrados.

ctualmente vivimos en una sociedad que clama por cambios y serias transformaciones, al mismo tiempo estamos cubiertos por un extraño halo de inmovilidad que detiene este cambio tan aclamado. Nosotros no pretendemos armar ningún tipo de movimiento revolucionario usando la fuerza o movilizaciones e incluso partidismos. Nuestra bandera es el arte en toda la extensión de la palabra y la búsqueda de la sensibilización de las personas.

A

“You say you want a revolution. Well, you know we all want to change the world. [...] But when you talk about destruction, don’t you know that you can count me out.” Revolution, The Beatles


41

http://habitantesmoria.blogspot.com/

41

La publicación de textos. Actualmente contamos con ocho colaboradores de planta: Yeni Rueda, Davo Valdés, Ana Martínez, Luis Alberto Marín, Polibio de Arcadia, Jerónimo Gómez Cuadra, Ilse Priego Espinosa y Juan Andrés Herrera. Cada uno publica por día un artículo, una opinión, cuento, poesía, varia invención, reseña, foto, video o lo que se le ocurra. La cuestión es tener lo más fresco posible el contenido y sobre todo tener un espacio para dar a conocer un poco de nuestra forma de expresar el arte. También aceptamos colaboraciones externas, ha habido contribuciones muy interesantes, como es el caso de Miguel Topo Agustín. Puedes verificarlo en nuestro blog:

Proyectos diversos. Otro de nuestros intereses es crear una comunidad artística realmente abierta y dispuesta para todos, promoviendo actividades como la lectura o montando actividades multitudinarias. El objetivo es la comunión del arte, ya que creemos que no debe existir competencia alguna entre disciplinas artísticas siendo que todas buscan provocar al espectador de una u otra forma.

¿Qué se puede encontrar en el blog Habitantes de Moria? Circo. Nuestro principal enfoque es la literatura, por lo tanto una de las actividades principales es un círculo de lectura virtual y también llevada a cabo en diferentes lugares de Cuernavaca, es por ello que tiene el nombre de Circo literario, porque vamos recorriendo diferentes espacios en los que leemos y comentamos textos. En el blog se avisa de manera periódica acerca del material a leer, el lugar, la fecha y la hora. Cabe mencionar que si vives en otra zona del país o simplemente no puedes asistir, están abiertos las 24hrs, los 365 días los comentarios para que dejes tu aporte.

¿Por qué “Los Habitantes de Moria”? Erasmo de Rotterdam en su libro Elogio a la Locura se refiera a Moria como el equivalente a la locura. La genialidad tiene hasta cierto punto un tanto de locura al igual que el sentido artístico. Otra referencia es de El señor de los Anillos, obra crucial de J.R.R. Tolkien, quien no sólo creó una historia fantástica sino también un universo entero con referencias al mundo actual. Moria son las cuevas en donde viven los enanos y habita la bestia mitológica Balrog. En nuestro caso vivimos en los recovecos de la zona centro en Cuernavaca, donde damos rienda suelta a todo lo que se refiera al arte, en específico es el territorio donde rondan los Circos de lectura, que es lo fundamental para los Morianos.


Abraham Peralta y Vélez

Un amante El encuentro y la respiración. Ah uh ah uh ah… uh… mi mano sobre tu corazón. La plática. Oye recuerdas las inmensas noches estrelladas de tu cuerpo... ¡ay!, la mar las sabanas de la nube terminaron en lluvia ¿recuerdas? El perfume de jazmín emergía del surco de tu cuerpo y con las manos comíamos mermelada de fresa y éramos plenamente felices sobre el pasto blanco de aquella cama de aquel hotel de paso recuerdas la tristeza de aquellos dos perros cuando se separaron de la estrella que ardía en tu cuerpo… ¿o acaso no recuerdas? El inmenso desierto de mi cuerpo desnudo

42


tu pies, en cambio, eran pequeñas albercas de agua. Qué no me recuerdas creí romper el espejo que servía de muro. De regreso a casa. Los faroles uno tras otro se escurre la luz del cuerpo hacia atrás llora se atora en la garganta un pájaro negro aletea un grito ya escapó el instante de la gota. De regreso a casa. Quiero dormir sobre tus piernas de olas como una balsa no quiero dormir en mi tierra

43


árida está mi carne desnuda ¿y el amor…? Tomé tu raíz con los dientes y me fui sin más, así. Mejor no llego a casa. Una cerveza mesero que muero de sed. La madrugada, el desvelo. Si fue azul. Si fue negro si fue rosa

Quise una ciudad una provincia que eras tú. Mi herida sangra y tú en ella exprimes un limón al menos estoy vivo aunque esto sea un engaño la gota que vibró las ondas que tocó mi herida. El muerto. El piso un hombre muere tirado

no creo que fue espuma suspiro. La furia. Explota la sangre del amor que no fue en tu carne. Tu corazón no era aquel que yo toqué era el mío. Antes de morir.

¡relámpago! Alumbra ¡ame! La noche. Un triste avión se va llora una nube.

44

Jerónimo E. Gómez Cuatro Vientos


45


Juan Pablo GarcĂ­a Moreno

Von Trier busca chambelanes

a 15 aĂąos del Manifiesto Dogma

46


París, 22 de marzo, 1995. El mundo artístico está reunido en la ciudad luz. ¿El motivo? Le cinéma vers son deuxième siècle, una celebración de los primeros 100 años de la existencia del cine. Numerosos eventos son organizados: presentaciones, fiestas, proyecciones, el paquete completo. No obstante, ese día hay solamente un acontecimiento al que vale la pena asistir. El joven director danés Lars von Trier, célebre por su irreverencia y rebeldía, ofrece una conferencia sobre lo que creía que sería el futuro del cine.

hubiera alcanzado en la breve historia del séptimo arte no fuera otro que el haber aprendido a engañar al espectador mediante trucos técnicos y vulgarizaciones argumentativas. Para revertir este fracaso, propusieron desaparecer la individualidad del cineasta y hacer de él parte de un ente colectivo, un ser para el que lo más importante fuese la historia misma y no el sello personal que a ésta se le buscara imprimir. Esta hidra recibió el nombre de “Dogma 95”. No obstante, este par de cineastas no se

Imaginemos la sala de prensa: decenas de periodistas de distintas nacionalidades, figuras del medio, simples curiosos. Todos a la espera del enfant terrible, la ansiedad, la expectativa. Von Trier llega, no solo, sino acompañado por su compatriota Thomas Vinterberg. No dicen una sola palabra. De la nada, los cineastas comienzan a arrojar panfletos rojos sobre los ahí congregados, la audiencia está estupefacta; el título de los papeles reza: “Manifiesto - Dogma 95”. En dicho documento, los auteurs protestaban por lo que llamaron la “sobrecosmetización del cine”, y lamentaban que el mayor logro que se

conformaron con denunciar los efectos de la individualidad en el cine contemporáneo, sino que fueron más allá y establecieron clara y precisamente los pasos que se debían seguir para alcanzar la honestidad fílmica; un proceso alquímico para destilar la pureza en celuloide. Tal proceso fue denominado “Voto de Castidad”, y estaba compuesto por un estricto conjunto de reglas que cualquier realizador aspirante al movimiento Dogma debía seguir al pie de la letra. Grosso modo, el espíritu de este decálogo de mandamientos podría ser resumido en una palabra: austeridad.

47


Los lineamientos dogmáticos establecían como requisitos indispensables el filmar las cintas con cámara en mano, luz natural y grabar el sonido directamente; de la misma manera, prohibían el uso de utilería, la alteración de la película en postproducción y mencionar el nombre del director. Sin embargo, había un punto que superaba en importancia al resto: la cámara debía seguir a la acción, no la acción a la cámara. Durante sus inicios, el movimiento generó grandes expectativas. Sus primeras cintas, la desgarradora “Festen” de Vinterberg y la anárquica “Idioterne” de von Trier, cosecharon grandes éxitos en festivales internacionales y atrajeron la atención de la crítica especializada. Decenas de cintas alrededor del mundo comenzaron a luchar por obtener el epíteto “Dogma”; surgieron movimientos regionales, como el afrobrasileño Dogma Feijoada, que adaptaban la estética dogmática a sus culturas; parecía ser el inicio de una revolución. Sin embargo, no sólo no lo fue, sino que bastaron solamente 10 años para que sus creadores declararan el movimiento oficialmente muerto. ¿Qué fue lo que pasó? ¿quién se encargó de asesinar el Dogma 95? Irónicamente, fue el movimiento mismo.

48

O, por lo menos, fue su naturaleza contradictoria. Por un lado, Dogma se trataba de la democratización del cine, debido a su austeridad y sencillez, todo mundo podía hacer películas; por el otro, era una verdadero rabinato, en donde todas las cintas, al igual que productos Kosher,


debían pasar por un proceso quasi ceremonial con tal de ser aprobadas por la autoridad suprema: los creadores del movimiento. Esta falta de flexibilidad hizo que Dogma 95 se saliera de control. No pasó mucho tiempo para que von Trier y Vinterberg (junto con Kristian Levring y Søren Kragh-Jacobsen, quienes se unieron posteriormente) se dieran cuenta de que carecían de la capacidad necesaria para fungir como jueces de las decenas de películas que su movimiento había inspirado. Fue así como el “consejo directivo” tomó la decisión de liberalizar la corriente y dejar de supervisar personalmente todas las cintas, con-

quienes, horrorizados, decidieron terminar la “revolución” en el 2005. Viendo en retrospectiva, ¿qué nos dejó realmente el movimiento Dogma? Si bien errado en su estricto método y complejas reglas, no se debe perder de vista la razón por la que surge esta corriente: la plastificación del cine. No obstante su breve duración, el Dogma 95 llegó al mundo para recordarle que, aún en medio de avances tecnológicos y épicos presupuestos, nunca se debe sacrificar fondo por forma, ya que de lo contrario, estaríamos admirando una pared de humo en vez de la pantalla de plata.

fiando en que cualquier persona sería lo suficientemente honesta como para seguir el “Voto de Castidad” por cuenta propia. Los resultados fueron desastrosos. Sí, el número de películas producidas con el sello Dogma aumentó pero, de igual manera, la liberalización del movimiento significó su vulgarización. Al dejar de haber un control de calidad, quedó libre la arena para que pseudocineastas esnóbicos llegaran al absurdo de editar videos familiares con el propósito de fabricar arte, eso sí, siguiendo fielmente el decálogo Dogmático. Esto no pasó desapercibido por los disidentes daneses

Así que el momento ha llegado, ¡que traigan el pastel y los padrinos entreguen sus regalos! Felicidades Lars, ya eres quinceañero y, la verdad, por ti yo sí me visto de cadete y bailo el Waltz.

49


Érika Téllez

Veintiuno I Día para morder la higuera azul de las Causas hoy Tragar para qués, porqués ahora tal vez nada   Los heraldos se han sacado los ojos   II Imposible deshilar las antorchas: las preguntas persisten sordas   ¿Cómo? Deletreo: El-lu-to-ro-jo-es-más-tris-te   Y no alcanza

50


III Sobre el deseo cabalga la noche y las puertas no dejan de llorar   Ofrezco mi compañía y sueño que tocan las puertas   De golpe las piernas recuerdan los años de fuego   La hendidura profana sopla toda la rabia del hastío boca de dragón   Pero la savia sólo resbala de las piernas prístinas nunca del árbol    IV Las respuestas llegarán con tu muerte antes, no.

51


Davo Valdés de la Campa

Merezco sudar la angustia Merezco sudar la angustia. Devorar el plástico de tu sexo mutante. Te juro que las llagas de tu hipocresía me llenan la paz de melancolía y sin el pezón del adiós las lágrimas de leche no florecen en los techos –paralelos como tus risasMás bien siento que ya no puedo sostener el sustantivo entre los dedos. Pausa de muerte. Tengo un hueco tan grande en los ojos que se me cae el lodo de los sueños las palabras –batalla del soly –renovación de las almassignifican nada para mí son suspiros del monitor que se clavan en mis parpados desnudos.

52


Me detengo. La justicia me debe los colores, los adjetivos, las palabras huecas, la culpa que camina como araña ¡Anhelo me devore la Gran Vagina! que sangre mis penas en el primer orgasmo el que nunca se olvida el que nunca regresa el que semánticamente duele Silencio. La noche no me basta para leer tus mentiras y tus plegarias y no encuentro el verbo –matarpara matarte por completo.

53


Fe de ratas Queremos ofrecer la disculpa más grande en la historia de esta revista a Davo Valdés de la Campa por haber sustituído su autoría del artículo sobre el libro “Bajo el Volcán” por el nombre de cierta página de internet. Que aunque intentamos disimular parchando las mil revistas, fue notada por nuestros ociosos lectores que, desafortunadamente, saben despegar etiquetas.

¡Perdón!

El error no fue malintencionado, simplemente el olvido del diseñador de quitar el texto “de relleno” de la retícula original.

54


55


56

La Piedra #5  

La Piedra es una revista cultural independiente, con sede en la ciudad de Cuernavaca. El proyecto hizo suyo el slogan "prostituyendo la rela...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you