Page 1

nĂşmero seis / julio dosmilonce .


® Jalea es una publicación de Les Sardines. Los derechos se reservan según lo señalado en Creative Commons. Los textos son de cada uno de los autores señalados, reservándose cada uno de sus derechos; Editor: David Guerrero Valenzuela. Redacción: Cula Álvarez Villegas, Natalia Oróstegui Burgos, Juan Pablo Valdés Guerrero. Website: Andrés Correa Guerrero. Fotografía e imágenes: David Guerrero Valenzuela a excepción de las señaladas: página 12 y 13, por Devit Gachúz; páginas 20 y 21 por Kanis; página 30 y 31 por Doménico Mora; página 32, fotografías proporcionadas por José Emilio Cea; 36 y 37 por Francisco Vega; y páginas 6, 7, 16, 19, 35, 41, 43 y 44 encontradas a través de Google. Contacto: revistajalea@gmail.com | twitter.com/revistajalea | facebook.com/revistajalea www.revistajalea.com

Les sardines.


08

El último de tus miedos.

Andrés Correa

30

Poema.

10

Ego y Desamor.

Sara Silva

The Son of Star. Devit Gachúz

32

¡Quiero mi felicidad ahora! Carla Castillo

34

El ego, según Claudio Carrumba. Rocknrolla Gutiérrez

35

Yo sin yo. Cerozoom

36

Piñera. Kanis

38

El juicio Justo a Justo. Cula Álvarez

40

Ventanal. Uri Lastra

Daniela Vergara

L-EGO.

Francisco Vega

Filosofía y reflexiones de cuneta. Cula Álvarez.

No soy algo.

Daniel Poblete Maldonado Reflexión.

41

Cuento.

28

Soy.

Dos breves cuentos.

Ilustración.

22

Dulce Paula

Ilustración.

Reflexión.

20

¡Bájate de mi nube!

Poema.

Entrevista.

19

ASOMA

Reflexión.

Cuento, reflexión.

16

Cronograma. Fotografías e información.

Ilustración.

14

Doménico Mora

Ilustración.

Décimas.

12

La nueva forma de gobernar.

Crítica gastronómica de Anton Ego. from cinismoilustrado.com Ilustración, cita.

42

Cuento.

Salmón (1977). Gonzalo Laureano Poema.

44

Historia del ego fálico. Juan Pablo Valdés Ilustración.

46

Jalea Recomienda.

Silva, Guerrero, Gutiérrez. Libro, Disco y Película.


Editorial. David Guerrero Valenzuela Cuando todo pareciera estar mal, cuando uno ve una sociedad lánguida, oprimida, endeudada; la gente más espera “algo” que solucione todo. Y empieza la carrera del ego, carrera donde las religiones, la política, todos pecan. Yo soy la solución a todo. Yo traigo las respuestas. Yo los sacaré de ahí, y los meteré en el cielo, por haberme rezado y rendido culto. Soy el alfa y el omega y cuánta huevá más quieras que sea. 4

¿Sabe qué es lo más gracioso? Como editor lo comento. La edición que ahora posa ante su mirada ha sido lejos la más difícil de llevar adelante. Se lo comento con una sinceridad que incluso creo que no debo poseer, al menos ahora. A la gente le cuesta hablar del ego. Pero, en cierto modo, a mi no me cuesta tanto tratar el tema. Ahora sí, lo gracioso es eso, que pareciera que cuesta hablar del ego. Se considera quizás una palabra compleja. Quizás no se entiende bien el concepto. ¿Es malo el ego? ¿Reconocerse egocéntrico? Mi breve reflexión se basa en diferenciar egocentrismo con egolatrismo. Etimológicamente son palabras distintas, que conllevan distintas razones: la primera es sentirse a uno mismo, una exaltación de la personalidad; y la segunda como un culto a si mismo. Siempre he escuchado a gente desatinar a otra gente por “egocéntricos”. Creo, en cierta medida, que todos somos egocéntricos, algunos en mayor grado (la exaltación) que otros. Pero que no tiene nada de malo quererse a uno mismo más que otra cosa. Siempre postulaba eso como una respuesta de carrete a las grandes religiones. Me ponía como predicador evangélico, y con la piscola oraba: Señores, no hueveen. No hay nada mejor que ser egocéntrico. Yo soy la raja. Pero yo no quiero que ustedes crean en mi. No crean leseras y crean en ustedes mismos”. Tanta huevá de fin del mundo, de políticos y gobiernos disfuncionales, de maneras de hacer que ahora demuestran ser las incorrectas. Esa desolación, esa incertidumbre a lo mejor se puede combatir creyéndose el cuento. Putamadres, tenemos cerebro, pulgar oponible. Putamadres, podemos hacer lo que sea. Ay que optimista ando hoy. Señora, señor, ésta es la nueva edición de Jalea, más egocéntrica que nunca! ¿Cuál será el próximo tema? La indiferencia. Toma.


5

“Descontento”, by dvl.


6


7


El último de tus miedos. Andrés Correa

8


Puedes desconfiar de quien sea menos de él. Es la base y es la gangrena; De la vida ajena el 9 consuelo y del consuelo la última de las penas. Es el altar donde yace el sacrificio y es el sacrificio en sí, porque no hay sacrificio sin dejarlo a un lado y no existe ese lado sin ponerlo a él por delante. Ponerlo en la bandera costó miles de vidas y fue la causa de regocijos, aunque el mayor de ellos siempre estuvo en sí mismo. Es el círculo y es la gran fe. Es la pregunta y la gran respuesta. Es la respuesta final. Es el sí. Es el silencio que acalla todas las voces y es la voz que se alza en la oscuridad. Jamás buscarás el norte, porque él es el norte y si alguna vez pierdes el norte, entonces sólo respira y siempre estará a tu lado. A tu siniestra; a la conquista de tu diestra. Es el gran emperador. El invencible. El poder en sí y el creador de la debilidad, porque la base de su dictadura es la creación del subyugado. La ilusión es su herramienta más fiel, y la fidelidad no responde a su naturaleza. Es mi amor por elección, y mi debilidad por convicción. Es el favorito de mis delirios y el más lejano de los tuyos.


Ego y Desamor. Sara Silva San Martín

10

I Sin querer me dañaste el ego al decir que no me extrañabas tanto y yo casi morí de espanto ya que por las penas llego a extraños lugares que luego serán albergues de quebrantos. Nunca me he enrabiado tanto como hoy así que ruego que venga mi amigo Diego para pasar con él las penas un rato. II Hombre alguno antes lo había hecho por mí todos solían dar la vida pero ahora siento como una herida aquí en el corazón y el pecho. Hablas de frialdad satisfecho queriendo verme perdida, una enamorada a la perfecta medida y por las noches en tu lecho te pavoneas de mi amor que no es estrecho además de que yo en ti no tengo cabida. III Pero atención y cuidado que la cosa puede cambiar tu suerte se va a truncar es el fin de tu reinado me aburrí de estar a tu lado busca otra con quien caminar ya no te quiero acompañar. Me dejaste el ego dañado y por más señales que hayas dado es seguro que esto no va a variar.


11


The Son of Star. Devit GachĂşz

12


13


¡Quiero mi felicidad ahora! Carla Castillo

14

Flor caminaba despacio escuchando música por la vereda, el viento movía su pelo largo de color castaño oscuro. El caballero no vidente de la calle 6 tocaba su guitarra y entonaba una alegre canción, Flor como de costumbre sacaba su monedero con forma de pescado, extendía la mano y sonreía. Unas cuadras más abajo la esperaba en el café de siempre su amiga Lulú mientras leía algún poema de Benedetti, un gustito más de aquellos que le hacían volar la imaginación. Lulú disfrutaba de los detalles que le presentaba el día a día, caminatas al atardecer, un descanso bajo la sombra de algún árbol, una rica comida, un mate frente a una puesta de sol. Flor vivía en un mundo de sueños y aventuras, la sencillez y la humildad no le eran indiferentes, jamás aspiró a tener grandes lujos y adquirir bienes materiales, como a muchas personas que conocía. Tenía un objetivo bastante claro en la vida: ser feliz, inmensamente feliz. Pero cada vez que en su corazón estaba sintiendo esa inmensa felicidad, que parecía que jamás escaparía de sus manos, algo acontecía, algo malo, y volvía a entristecer. Dentro de sus metas y objetivos estaban: ser famosa por escribir su autobiografía, viajar y conocer los lugares más bellos del mundo, ayudar a los niños en África, tener su propio negocio y que por todo esto fuese entrevistada en alguna famosa revista, destacada por ser una emprendedora y ejemplo para muchas mujeres chilenas.

Creía que si destacaba en todo lo que quería su meta estaría realizada. En ocasiones participaba de eventos solidarios, lo cual la hacía sentir “mejor consigo misma”. -Se acerca la felicidad suprema, se acerca -decía Flor. Lulú interrumpía sus pensamientos para hacerle una pregunta. -¿Estás conforme con la vida que llevas? -No lo sé- respondía Flor, hasta esa hora aun no lograba nada de lo que se había propuesto y su frustración se acrecentaba con los años. No terminar su carrera, no establecerse emocionalmente; impedían lograr su objetivo. -¡La felicidad se escapa de mis manos!, no sé qué hacer para que llegue pronto para retenerla en mí. Me estoy poniendo vieja, no tendré tiempo para hacer todo lo que quiero, la vida no me alcanzará… necesito más vidas, quizás unas tres. -¡Jajajajaja! -Lulú reía y decía- relájate mujer. – ¡no!, si no lo logro, prefiero morir ahora a no conseguir mi felicidad. Mi novio me dejó, tengo problemas con mi padre, a causa de heridas pasadas que aun me atormentan, no hablamos hace meses, estoy más gorda que nunca y creo que me quiere salir una espinilla en el mentón. Estoy vacía ¿entiendes?, a veces tengo tanta pena, me siento sola, creo que algo malo me va a suceder. -¡Escúchate! –Responde Lulú- es en verdad


15

decepcionante oírte hablar de esa manera, desde que te sentaste luego de haber dicho “hola, cómo estas” no has parado de lamentarte y de reclamar. Querida amiga nadie nos dijo que sería fácil vivir, y que todo sería alegría, te has preocupado tanto por obtener tu felicidad que dejaste de lado todo lo que realmente llenaba tu corazón: la gente que te ama, las que han necesitado de verdad palabras de aliento, de tu parte. Cuando dejes de preocuparte egoístamente de ti, de lo que quieres alcanzar y se vayan esas ansias de ser reconocida por el mundo para llenar ese vacío, lograrás tener tranquilidad en tu vida y te darás cuenta que preocupándote de los demás y tendiéndoles la mano, haciendo feliz a los demás lograrás la tuya. -Dejaré entonces que mi camino ya no sea guiado por mis deseos y ansias de reconocimiento, sino más bien por el amor por las personas que tienen dificultades –Flor apunta- tus palabras me han ayudado mucho, mi vida no es perfecta, pero mejor que ésta no creo que pueda tener; soy una persona bendecida y agradezco estar aquí luchando por crecer y aprender cada día más. Lulú y Flor salen del café, la noche se asoma y una rulosa cabellera hace desaparecer sus ojos al reír y al lado una pequeña. Flor no lo puede resistir, sus carcajadas se escuchan por toda la cuadra.


El Ego, segĂşn Claudio Carrumba (Cholomandinga) Entrevista de Rocknrolla GutiĂŠrrez

16


Claudio, ¿Qué es para ti el ego? o El ego es el yo mismo, es como una persona que está dentro tuyo y que eres tú mismo. Hay algunos que tienen el ego muy grande y viven en torno a sí mismos. En el ambiente artístico se da mucho el egocentrismo, donde el centro de todo es el ego, o sea, el yo mismo. Si bien pienso que para hacer arte debes tener un ego desarrollado hay que tener cuidado en caer en el egocentrismo ya que se pierde la objetividad en tu trabajo

“Cholomandinga” es un proyecto musical que nace en 1996 por los alrededores de Concepción. El concepto principal de esta banda es la admiración por nuestra cultura latinoamericana, de nuestras historias y personajes. Es por eso que «Cholo» significa hombre de tez negra y «Mandinga», un ser mitológico de los campos chilenos y, a su vez, un miembro de la santería afro latina. La suma de los dos conceptos recae en una mezcla de raza con magia. Esto se refleja en la música, una aleación de música negra (funk, soul, rock, etc.) con ritmos étnicos afro latinos (ska, wawancó, salsa, reggae, etc), que en definitiva se puede resumir como rock mestizo. Cada canción es una muestra de los problemas étnicos y sociales, tales como revueltas callejeras, abusos de poder y el choque de las distintas culturas con el sistema económico imperante. Pero también se pueden encontrar situaciones y personajes caricaturescos que denotan la personalidad de los pueblos de esta parte del globo, nuestros pensamientos y filosofías de vida. «Creemos en una Latinoamérica libre y justa, con riquezas culturales y ambientales, con sonidos propios, y por eso, nosotros nos encontramos viajando entre cumbres y araucarias, cruzando los ríos y las bahías, para integrar la cosmovisión de nuestros pueblos originarios que caminaron sobre esta tierra, sólo por el placer de caminar, tal como lo hicieron nuestros antepasados». Fuimos en busca de Claudio “Carrumba” para conversar del ego y esto fue lo que nos dijo:

Y bajo esa lógica, ¿Cómo se desenvuelven tantos egos en una banda como Cholomandinga? o Es complicado porque son doce egos distintos y que deben convivir en la creación de canciones. Muchas veces ocurre que hay procesos 17 creativos que quedan estancados por alguna manifestación exagerada de un ego, pero todos sabemos que debemos funcionar como colectivo y bajamos el moño. Para no estancar la creación tenemos un método que es que probemos como queda ese arreglo y se decide entre todos, ahí es fundamental la democracia creativa dentro de la banda Pero en toda democracia hay un liderazgo, ¿cómo se asume ese liderazgo sin que afecte los otros egos? o Claro, debe haber un liderazgo, en Cholos esa pega me toca a mí porque soy el que crea las letras. Aunque es libre para todos los cholos hacer letras. Incluso promuevo el que lo hagan todos ya que es el mensaje que entrega la banda, y por ende, es el mensaje de ellos también. No afecta los demás egos por eso mismo, porque se insta a que todos participen de manera creativa y además, todos critican el trabajo que alguno trae a la sala pero debe ser constructivo con el objeto de mejorar esa creación y no de destruirla. Teniendo claro ese punto no se pasan a llevar los egos ¿Cómo canalizas tu ego teniendo que moderar el ego de 11 artistas más? o Lo canalizo al escuchar una canción terminada, entonces ahí la escucho y es como ¡oh, la media canción y la hice yo! Es como engañarlo un poco porque en realidad la canción es el final de un trabajo creativo en conjunto, y así lo hacemos todos. Obviamente después que ya tocaste mil veces la canción ya no pescai, la tocai no más. También el público muchas veces te levanta el ego al gustarle tus canciones y eso es lo mejor de todo, el aplauso. El aplauso es la fiesta del ego para un artista.


18

Cholomandinga no sólo se caracteriza por su música hilarante, también por sus letras, ¿sientes el reconocimiento de tus pares como una banda consciente? o Sí, eso es gratificante para el ego cuando algún periodista especializado o colega músico te dice que tus letras son buenas. Esos reconocimientos hacen mucho más rico el pan con mantequilla. Igual hay que ver bien eso también, ya que muchas veces es de puro chupapatas para poder lograr algo contigo, generalmente movidas para tocar o para utilizarte en eventos políticos o tocatas a beneficio. Es para bajar los precios por la buena onda y porque ustedes son muy buenos y acá todos cantan sus canciones, etc. Y muchas veces sabes que eso no es verdad, ja ja ja. ¿Te has sentido utilizado por corrientes políticas? o Por supuesto, es una utilización mutua, ya que si bien uno se puede dejar utilizar, (como nos ocurrió con la Concertación, ya que nosotros encontrábamos que era muchísimo mejor que una dictadura, sistema en el cual nacimos) entonces nos dejábamos usar para las campañas, lo mismo con el Partido Comunista, donde yo simpatizo pero no milito y ahora por el Pro. Entonces tú pides tu recompensa que es invitaciones a eventos más grandes donde nos conviene estar para captar audiencias y así nos vamos usando mutuamente. No ocurre lo mismo con la Udi ni RN ya que ninguno está ni ahí con el conservadurismo chileno Claudio, ya que simpatizas con la política, ¿cómo ves la instrumentalización de las manifestaciones sociales? o La encuentro burda ya que se sabe que el Partido Comunista está detrás de esto para lograr

desestabilizar el gobierno de Piñera. A su vez la Concertación está tratando de reposicionarse. Lo bueno es que veo a los estudiantes que no están pescando esto y están luchando justamente en contra de ellos ya que saben que este problema de la educación viene desde la dictadura, pasando por todos los gobiernos de la concertación y que el Partido Comunista nunca ha hecho una propuesta real que solucione el problema. Me parece que cada vez más se está liberando el movimiento social de la instrumentalización de los partidos políticos, pero no hay que ser ciego para darse cuenta de que aún existe. ¿Harías una canción con estos temas… hidroaysen, reforma estudiantil? o A una causa específica no, pero si a la usurpación de nuestra naturaleza para la comercialización, la destrucción de comunidades indígenas y quizás por una revolución de un estudiante, pero centrado en una historia particular que se inserta en la revolución estudiantil. Canciones panfletarias no me gustan ni me nacen. Volvamos a la política, este gobierno se caracteriza por su personalismo, ¿cómo ves que terminará esta lucha de egos? o En el gobierno hay un egocentrismo fatal de Piñera, el que no le permite liderar ni siquiera a su propia coalición. Además este gobierno sufre de prepotencia típica de un gerente de una empresa, por ende tiene una forma de liderazgo empresarial, lo cual le está pasando la cuenta ya que la gente siente que pasan por sobre sus derechos y por eso ya bajó en las encuestas de manera sustantiva y tiene un sin número de movilizaciones sociales que se encuentran cercanas a la ingobernabilidad.


Yo sin yo. Cerozoom

“El origen del sufrimiento humano es precisamente la tendencia a aferrar y construir un yo donde no hay ninguno.” Francisco Varela Los días pasan, mientras incluimos como una especie de capítulos en un libro nuestras andanzas. Desde las percepciones, sentimientos, pensamientos, acciones, damos coherencia a un ser, a un punto esencial desde donde construimos la realidad. Ante la sencilla idea del yo, no hay cuestión que emerja y ponga en duda su existencia. ¿Existe alguna unidad que podríamos denominar yo? Culturalmente creemos en un límite específico, al cual determinamos y denominamos con un nombre, el individuo confía en su existencia y emplea mecanismos de protección y movilidad en su contacto con el medio. Hasta ahora, la noción del yo parece clara, demasiado clara quizás. Y es que estamos convencidos o arrojados en esa idea. Esta forma de concebir al ser humano, ignora un vacio esencial de la experiencia humana. El yo parece contenido en algo así como un frasco, un ente fijo y estático. Es un hábito consumado en la idea del sujeto individual. Sin embargo estamos ante una contradicción, pues ante el flujo de la experiencia, nada se conserva, todo se dinamiza. Somos parte de una corriente, un devenir, donde el tiempo es un medio, una forma sin forma, un camino sin ruta. Son conflictos históricos, vacios culturales, que intentan ser llenados con una identidad individual, el yo no es yo, sino carencia de sí mismo. ¿Por qué tememos morir? Porque creemos en un yo que va a desaparecer, desde nuestro ser construimos un apego a esa ilusión y del miedo a perderla emerge todo el sufrimiento. El dolor es

parte de todo, pero el sufrimiento es innecesario. Sin embargo la pérdida, la ganancia, el apego, 19 la ilusión se mezcla con la sensación del vacío. ¿Quiénes somos? ¿Donde terminan los demás y empezamos nosotros? ¿Pueden estos límites incluirse mutuamente? De ser así, ¿Dónde caben las ideas, la creatividad o los sentimientos? Preguntarse por el yo, es abrirse en interrogantes, plantearse nuevos horizontes, entregarse a una forma de percibir distinta. Considerando la intersección de lo interno con lo externo, sentimientos que no caben en uno solo, una parte por el todo. Todo se comparte en un sinfín de flujos, la experiencia no solo nos nutre, sino que nos empuja. Estamos arrojados en un mundo que no se detiene, ni siquiera pensar es detenerse. La contradicción nos vuelve esquizofrénicos. Intentamos ser uno y por otro lado, no serlo. De la ilusión del yo, se construyen modelos económicos y culturales, desde donde nace la propiedad privada y otros cuentos capitalistas. Nos enfermamos porque creemos en las enfermedades, porque sin ir más lejos, hasta nuestro idioma, vocabulario nos segmenta, limitando hasta mas no poder, todo. ¿Cómo seremos capaces de construir nuevas vías para la sociedad? Y es que abrirnos a la deriva de la experiencia, de la presencia plena, nos conduce a destruir nociones para liberarnos de esas cadenas del ego. Pues somos más de lo que creemos, hacia dentro y fuera. Ahora al terminar, recuerdo que alguna vez, en una conversación, no sé porque llegamos a esto: “ la pregunta es cuántos somos…

… por dentro.”


Pi単era. Kanis

20


21


El Juicio Justo a Justo. Cula Ă lvarez

22


él. ¿Dónde está? Pedro comenzó a reír y dijo: - ¿Tú crees que cualquiera puede verle? ¿Piensas que no tiene cosas más importantes que hacer? - Si es mi Dios, del que me hablaron en la misa cada domingo, pues entonces mis problemas son problemas para él. En estos momentos se está decidiendo mi futuro, el que es para toda la eternidad. ¿no le parece un problema importante?.

1 - Muy bien… vamos a ver. Justo Villagra… tenemos… - le dio una mirada, acomodó sus lentes y siguió con su grueso y espeluznante libro – delitos menores, adulterio, poca empatía y amor al dinero. Detalles aceptables. Bla bla bla… mmmmm… aquí estamos mal. A Justo ya le había desesperado el hecho de esperar, pero ahora sintió una molestia especial al escuchar ese “aquí estamos mal”. - ¿Qué pasa? – Dijo e hizo una mueca de total molestia. - La verdad estaba todo dentro de lo normal hasta que me encontré con datos de una increíble arrogancia y hechos concretos que lo avalan. Si hay algo que le molesta al jefe es el egoísmo. Es la base para casi todos los males. - ¿Qué hay de malo en el egoísmo y la arrogancia? Hasta lo que yo sé todos los seres humanos son egoístas. Está impreso en nuestros genes. Nos educan para eso. ¿y ahora quieren culparme a mí? - Ese tema a mí no me concierne, yo me abstengo a lo que dice el libro. - ¿Y a quién le concierne? – dijo Justo pensando en que Pedro había sido amaestrado como un perro, presa de los miles de años. Imaginó su olor como el de un perro mojado y olvidado por Dios bajo la lluvia. Sintió asco y pensó en decirlo a su verdugo, pero desistió por que habían cosas más importantes, aunque ganas no le faltaban. - No le incumbe a nadie, el libro dice y yo cumplo. - ¿Y Dios? - Dios escribe el libro. - Entonces a él le concierne, quiero hablar con

Justo era hábil, ocupaba muy bien las palabras y siempre lograba forzar a la reflexión sobre el actuar de sus oyentes. Fruto de sus largos años de abogacía, Justo lograba cuestionar hasta a los más eruditos en un vaivén de preguntas y contra 23 preguntas. Era un hombre empeñado, si algo le parecía injusto en contra de él no descansaba hasta que lograba cambiar la situación. Esta vez era Dios y ni siquiera sentía un poco de respeto, lograría sin descanso una audiencia con el mandamás. Pedro se sintió pasado a llevar en su propio juego. Tenía todas las atribuciones para mandar a aquél ser vivo a freírse en el infierno. En su decisión se encontraba la eternidad en el paraíso o la eterna violación de demonios. Los 7 cielos o los 7 infiernos, el purgatorio, la divinidad. Pedro tenía un gran poder en sus manos y lo realizaba con una seriedad quirúrgica. Sin embargo esta vez se salió completamente del esquema debido al juego de Poker de la noche anterior. Él sabía que esa mano era imposible, por su habilidad para contar cartas y por la rara actitud de Dios en esa mesa. Lo supo desde el momento que recapituló las cartas y al momento en que Dios se levantó llevándose su premio. Rápido y fugaz. Esta vez quería molestar a su jefe, así que le envió a Justo como venganza. - Segunda puerta a la derecha – Dijo Pedro sonriente y maldadoso como nunca. - Ok. Justo entró y sin sorprenderse frente a Dios lo encaró sin dar chance ni espacio. - Lo someto a un Juicio Señor. Había algo sólo por encima de Dios, y eso era someterlo a un enjuiciamiento público. Sin saberlo Justo había dado en el clavo certeramente. A Dios no le quedó más por decir que: - Está bien hijo – y agregó una palabra como para meter miedo, pero siempre con su rostro imperturbable – prepárate.


24


pero en materia de egos no es el más indicado para acusar. – Comenzaba entonces con sus delicadas y suspicaces preguntas - Quisiera preguntarme, y preguntarles a ustedes: Si al crear la vida y el universo, actos magníficos. ¿Acaso no bastaba guardar silencio sobre la autoría? ¿Era necesario construir una religión en base a su nombre? E incluso voy más allá, en dicha religión se exige solamente la adoración y el temor a Dios por sobre todos los valores y frente a otras creencias – y Justo marcó la palabra temor siniestramente utilizándola a su favor. - ¿Por qué no dar cabida a la duda sobre la existencia de otros Dioses?

2 La sala estaba repleta, y no era para menos, un evento así en el aburrido paraíso se daba cada miles y miles de años. La voz se corrió como pan caliente. La partida la daba el mismo Justo exponiendo sus puntos. Luego una pausa. Más tarde vendría Dios y finalmente se daría el veredicto popular mediante votación seleccionando la letra A; Por Justo, o la letra B; Por Dios. Comenzaba Justo y se sentía el público murmullar hasta quedar totalmente silente. - Damas y caballeros, mi nombre es Justo Villagra y les presentaré a continuación mi caso. He sido acusado de egoísmo y arrogancia por mis actos en la vida terrenal. Esta condición no me permite entrar a vuestro cielo. He sido injustamente enjuiciado por los que yo considero sin derechos sobre mí en materia de egos. Se escuchó un estruendo desde las tribunas. Todos sabían a quién apuntaban estas palabras y que significado tenían. Después de unos segundos se volvió al murmullo y finalmente al silencio. Justo continuó. - Sé muy bien que a muchos no les parecen adecuadas mis palabras, pero quisiera poder explicarme mejor. Nadie duda la autoridad de Dios sobre los seres vivos, y en eso estamos de acuerdo,

A esto Dios interrumpió desde su asiento y 25 con voz marcada. - Porque no existen. - Ven, a esto me refiero, Dios peca en sí mismo por su ego y su adoración a sí mismo, niega lo que no conoce y no deja cabida a la duda ajena. ¿No les parece eso un indicio de egoísmo y arrogancia? A mí se me acusa por estas mismas razones y ni siquiera las niego ni descalifico. Solamente expongo que no puedo ser juzgado por un individuo que gusta de los mismos placeres mundanos que yo, es más, si se me encuentra a mí culpable, pues también debería ser culpado Dios. El ambiente se hacía tenso y se cortaba casi con cuchillo en el descanso. La exposición de Justo, sin ser la mejor de su vida, había logrado convencer a muchos de los oyentes. Dios sabía de su complicada situación frente a Justo. Pensó en varias formas de evadir las acusaciones, pero nada le convencía del todo. Tieso y sudoroso caminó por el pasillo sin encontrar la salvación. En ese mismo instante se encontró con Justo saliendo de su improvisada oficina. - Está bien Justo, te ofrezco el cielo como acto de misericordia. Terminemos ahora con esta estupidez. - Yo no necesito de su misericordia, sé que tengo este asunto resuelto, lo huelo en el aire. Puedo sentir el miedo de un Dios. - ¿Qué es lo que deseas con todo esto, Justo? - Quiero salvarme y de paso desenmascarar tu imagen, quiero impartir la justicia como se debe. - Ok, Te ofrezco un trato. - Adelante, siempre es bueno escuchar. – dijo Justo casi como si se sobara las manos cual mosca tramando planes malévolos sobre las heces.


26

3 Por la puerta entró Dios y luego Justo. Al momento de exponer Dios comenzó su exposición. - Amigos y amigas, nos encontramos aquí para realizar un juicio. Pero he decidido darle un vuelco a esta sesión para darles una noticia. Después de millones de años, he decido darme un descanso. He visto al igual que ustedes en Justo una persona con la severidad necesaria para reemplazarme, pese a su humanidad Justo es el indicado para reemplazarme en este pequeño descanso. La sala se agitó y comenzó un barullo de proporciones. Nadie sabía que iba a deparar el futuro con un Dios ausente. No hubo cabida para preguntas ya que Dios salió de la sala y no permitió preguntas. Lo que nadie sabía era el pequeño trato que Dios hizo con su acusador. Frente a la disposición de un deseo, Justo le dio donde más duele y le reclamó ser Dios. Lo hicieron pasar muy bien, a pesar que siempre hubo rumores y dudas en el paraíso. Después de unos miles de años Justo fue cambiando su gabinete divino, pero nada cambió, el universo siguió su curso tal cual como lo venía haciendo, porque en el cielo se hace política, porque la religión no es más que política.


27

Escribe. Dibuja. Opina. Ilustra. Fotografía. Crea. Únete.


Ventanal. Uri Lastra

28

empecé a entumir ahí parada. Aparece, aparece, era lo único que me decía. ¡Nada! Se aclaró al otro lado de la gran ventana. Aparece, aparece. Nada. Apoyé mi nariz contra el frío vidrio medio empañado, llevé mi cabeza de un lado a otro auto acariciándome, humedecí toda mi cara. Miraba hacia afuera y no veía nada, absolutamente nada, ni siquiera veía mi reflejo. ¿No tenía reflejo? Desde hace un tiempo era evidente que una parte de mi se iba esfumando, creo que empezó por un pie, no recuerdo bien. Sí, creo que fue por un pie. Parece que fue esa mañana en que me enderecé en la cama y posé mis pies en la bajada, y ahí estaba, una mancha, algo borroso en la punta de mi dedo gordo. Después volvió a suceder, un día en que salí de la ducha y al mirarme en el espejo vi nuevamente una mancha pero ahora en mi hombro derecho. Todo esto siguió sucediendo, tanto así que dejé de impresionarme, es más, preferí dejar de mirarme al espejo para evitar cualquier situación incómoda. Aunque de vez en cuando me daba alguna miradita por ahí en alguna vitrina del centro, pero nada más que eso. Un día me miré y no quedaba de mí más que una nubecita. Pero ahora, ahora no había nada, por más que limpiaba el ventanal, mi imagen no aparecía. Era definitivo, yo ya no existía. Hubiese sido tan fácil como limpiar la primera vez esa manchita de mi pie.

Pero era tarde, ya no había un yo.

Estaba decidida, quería hacerme reaparecer. Me clavé ahí frente al vidrio, estaba dispuesta a permanecer ahí por siempre, sólo quería volver a ver mi ojos, mi nariz, mi cuerpo; quería verme. Me

Apoyé todo mi cuerpo en el vidrio, abrí mis brazos, posé mis senos, luego mi espalda, hice bailar mis manos por toda la llanura. Aparece, aparece. Nada. Me estaba resignando, nunca más me vería. Tal vez no quería verme, y ese era el problema. Odié tanto tiempo mi imagen, odiaba cada detalle, esos mismos detalles que estaba desesperada por observar nuevamente. Eran esos detalles los que formaban parte de mí, los que me daban la identidad, los que eran mi imagen, mi nombre. Manipulé mucho mi imagen y provoqué que huyera, que se fuera despavorida y me abandonara completamente. Vuelve, vuelve. Nada, no volvía. Enloquecí completamente, no podía vivir así. Comencé a ver todo mi entorno como una gran nube, nada era nítido. Comencé a dar vueltas sobre mí. Un gran rumor venía desde el ventanal, un rumor penetrante y ensordecedor. La nube que me envolvía comenzó a subir, no podía respirar y entré en pánico. Dentro de mi desesperación con mi mano tanteé un objeto pesado, no podía darme cuenta de lo que era. Como por inercia lo arrojé al vidrio frente a mí. Fue el mejor estruendo que he escuchado hasta ahora. De un momento a otro me vi rodeada de pedazos de vidrio. Había acabado con el ventanal, se habían ido los rumores, ya no importaba mi reflejo. Había hecho añicos el ventanal.


29


La nueva forma de gobernar. DomĂŠnico Mora

30


31


La Recta Provincia.

Melodrama Social.

Los Mariguaneros.

Oh Vox.

Jer贸nimo.

Santinos.


㼆㼍㼜㼍㼠㼕㼘㼘㼍㻌㼐㼑㻌㻼㼕㼍㼚㼛㻌 㻲㼑㼏㼔㼍㻦㻌㻿㽬㼎㼍㼐㼛㻘㻌㻞㻟㻌㼐㼑㻌㼖㼡㼘㼕㼛㻚㻌㻞㻝㻦㻜㻜㻌㼔㼞㼟㻚 㻸㼡㼓㼍㼞㻦㻌㻿㼍㼚㻌㻶㼍㼢㼕㼑㼞 㻾㼑㼏㼕㼚㼠㼛㻦㻌㻱㼟㼏㼛㼚㼐㼕㼠㼑㻌㻼㼡㼎

㻯㼕㼞㼞㼛㼟㼕㼟 㻲㼑㼏㼔㼍㻦㻌㻿㽬㼎㼍㼐㼛㻘㻌㻞㻟㻌㼐㼑㻌㼖㼡㼘㼕㼛㻌㼍㻌㼘㼍㼟㻌㻞㻞㻦㻜㻜㻌㼔㼞㼟㻚 㻸㼡㼓㼍㼞㻦㻌㼀㼍㼘㼏㼍 㻾㼑㼏㼕㼚㼠㼛㻦㻌㻮㼍㼞㻌㼂㼍㼚㼓㼑㼘㼕㼟

㻌 㻷㼍㼘㼡㼔㼍㼥㼍 㻲㼑㼏㼔㼍㻦㻌㻶㼡㼑㼢㼑㼟㻘㻌㻞㻤㻌㼐㼑㻌㼖㼡㼘㼕㼛㻌䈄㻌㻞㻜㻦㻜㻜㻌㼔㼞㼟㻚 㻸㼡㼓㼍㼞㻦㻌㼀㼍㼘㼏㼍 㻾㼑㼏㼕㼚㼠㼛㻦㻌㻯㼑㼚㼠㼞㼛㻌㼐㼑㻌㻱㼤㼠㼑㼚㼟㼕㽾㼚㻌㼁㼚㼕㼢㼑㼞㼟㼕㼐㼍㼐㻌㻯㼍㼠㽾㼘㼕㼏㼍㻌㼐㼑㼘㻌㻹㼍㼡㼘㼑

㻼㼞㼑㼔㼕㼟㼠㽾㼞㼕㼏㼛㼟㻌㻗㻌㻹㼍㼚㼛㼟㻌㼑㼚㻌㼑㼘㻌㻭㼕㼞㼑 㻲㼑㼏㼔㼍㻦㻌㻿㽬㼎㼍㼐㼛㻘㻌㻜㻢㻌㼐㼑㻌㼍㼓㼛㼟㼠㼛㻚㻌㻞㻞㻦㻜㻜㻌㼔㼞㼟㻚 㻸㼡㼓㼍㼞㻦㻌㼀㼍㼘㼏㼍 㻾㼑㼏㼕㼚㼠㼛㻦㻌㻮㼍㼞㻌㼂㼍㼚㼓㼑㼘㼕㼟

㻲㼕㼢㼑㻌㼠㼛㻌㻻㼚㼑㻌

㻲㼑㼏㼔㼍㻦㻌㻿㽬㼎㼍㼐㼛㻘㻌㻝㻢㻌㼐㼑㻌㼖㼡㼘㼕㼛㻌㼍㻌㼘㼍㼟㻌㻞㻟㻦㻜㻜㻌㼔㼞㼟㻚 㻸㼡㼓㼍㼞㻦㻌㼀㼍㼘㼏㼍㻚㻌 㻾㼑㼏㼕㼚㼠㼛㻦㻌㼀㼡㼍㼞㼑㼓㻌㻮㼍㼞㻚㻌

33


Bájate de mi nube. Dulce Paula

34

Aprende a saber llevar la situación sin cambiar quién eres y mucho menos no olvidar de dónde vienes. La actitud que uno lleva en la vida será primordial para enfrentar a las personas que conoces y es primordial para que no te pasen a llevar, pero también hay que saber cómo actuar, no cambiar por simples hechos. De eso se trata el ego, ser como eres, y que no se te suban los humos a la cabeza, ya que cuando ocurren estos problemas, no escucharás a nadie y dejarás de lado a todo aquel que te tiene cariño verdadero. Sólo te importará el “Yo, Yo, Yo”. Que tontos son aquellos que se alejan de lo que es real, verdadero y duradero, y en cambio persiguen las formas fugaces del mundo material, formas que son simples reflejos en el espejo del ego. Las personas con un gran ego necesitan ser el centro de atención, ansían reconocimiento y les preocupa muy poco los demás. Por el contrario, una saludable autoestima nos permite respetar nuestros propios deseos, y también los de los demás. Alejandro Jodorowsky dijo una vez: “El ego es como tu perro. El perro tiene que seguir al amo y no el amo al perro. Hay que hacer que el perro te siga. No hay que matarlo, sino que domarlo.”

Es lo que ocurre con algunos artistas y estos nuevos faranduleros, que de la noche a la mañana son populares, gente que su familia a pasado por grandes problemas económicos o que nunca han sido muy populares, y su hijo o hija entra a algún programa de TV, se hacen modelos o cantantes de forma fácil. Todos estos jóvenes que con suerte tienen 4º Medio y se han hecho populares por la televisión actual (la cual es una porquería) cambian su forma de ser y se creen superiores, y no recuerdan lo que eran antes de la fama fácil. Ellos dejaron que su ego los domine diciendo al resto “hey tú, bájate de mi nube” y creen que por ser populares pueden dominar el mundo, no comprenden que tarde o temprano toda esa popularidad desaparecerá y volverán a lo que eran. Pues lo sé, conozco gente de la “farandulilla” no diré nombres ni programas, pero son chicos que a la salida del canal a sus admiradoraes (niñas escolares) no las toman en cuenta y que ni siquiera son capaces de regalar un autógrafo, cuando no les cuesta nada, sólo por hacerse los interesantes, dejando a las pobres con la ilusión de tener algo de su objeto de devoción. La admiración es lo opuesto a la comprensión. Pero por lo menos si admiras a alguien y ese alguien quiere que lo admiren, pues que de razones para merecerlo.


Soy. Daniela Vergara

35

Soy tu punto de referencia tu alma, tu ser y tu vida reflejo de tus vivencias muro de tu accionar soy todo lo que piensas y todo lo que digas espejo de multitudes y siempre tu mejor rival soy siempre tu principio y nunca tu final.


L-EGO. Francisco Vega

36


37


Filosofía y reflexiones de cuneta. Cula Álvarez

38

Pancho

El Hijo

Pancho tomó los adornos de la mesa de centro de su casa. Jugó con ellos sin mayor interés. Sabía que muchos de ellos estaban con restricción, pero eso los hacían interesantes.

- ¿Qué le pasa compadre? - Puta… es que nació mi hijo hace unos días. - ¿En serio? – y extendió la “e” para demostrar más sorpresa de lo real - ¡Pero es una muy buena noticia! - Sí, lo es, pero hay algo que me inquieta. - ¿Qué cosa? ¿Acaso le salió rubio de ojos azules compadre? – y se echó a reir golpeando la espalda del reciente padre. - Al contrario, se parece demasiado a mí. Eso es lo que me preocupa. - Y… ¿Por qué debería preocuparte eso? No te entiendo. - Que es igual a mí. Va a ser más feo que la chucha – y se tomó la cabeza para mirar el suelo.

Cuando vio una muñeca pensó que las mujeres jugaban con eso, pero la intriga es dura como el Roble. La tomó y descubrió que al levantarla aparecía una muñeca ídem a la que tenía en su mano derecha, pero levemente más pequeña. Pensó en magia, brujería, quiso tirarla a la chimenea, pero luego fue más allá y levantó la segunda muñeca descubriendo una escena similar a la anterior. Luego de unos minutos pensó en lo que le dijo su padre hace unos días, cuando le habló del universo, de los planetas, soles, órbitas. Fue más allá aún y recordó las partículas elementales que componen la materia según el “History Channel”. De un momento a otro imaginó el universo como una gran muñeca, igual a la de sus manos, que en su interior tenía un nuevo universo, y uno más pequeño al interior, y después de muchos universos habría una muñeca infinitamente pequeña pero idéntica en proporción a la primera. Cuando esto se le vino a la mente se aventuró y dijo: “quizás no somos nada”. Cuando le contó a su papá lo que en su mente pequeñita de cinco años estaba impreso, el padre lo felicitó y le dio un beso entre sus brazos mientras pensaba: “Será un ingeniero dice el abuelo, un gran arquitecto sería perfecto…”


39


No soy algo. Daniel Poblete Maldonado

40

Cada día aprendo que no sé nada sobre la vida, sobre mí o sobre lo que realmente quiero. No creo que se deba a que no tengo gustos, amigos o creencias. Pienso que se debe simplemente que no soy “algo”. No puedo tener un sentido porque en realidad ¡no debería tenerlo!: ¿Nadie me enseñó que podía “ser lo que quisiera”? Me lo dijeron muchas veces pero nadie me explicó cómo. Pienso que realmente nadie lo sabía. Nacer humano es nacer limitado. ¿A nadie se le ocurrió enseñarme a volar, sólo porque no tenía alas? ¿Será que la humanidad vive en este planeta sólo porque con un telescopio puede mirar más allá del sol? ¿O la gente continúa muriendo porque no siente la eternidad de un momento? Porque continuamente regresamos buscando una consistencia que no existe. Porque anhelamos la congruencia que no es humana. Eso es una ilusión: es un deseo de seguridad infantil, es el rechazo al miedo de reconocer la vulnerabilidad innata de la existencia. Cambiamos todos los días, todos nos influimos unos a otros. Somos simplemente partes de un todo… somos uno y todos al mismo tiempo. Por eso me digo “no somos algo”. El día que me etiquetan me quitan la libertad de “ser”, y con eso la posibilidad de existir realmente. El día que me etiquetes me invalidas. El día que creas que soy “algo” dejaré de existir y me convertiré en parte de lo que tú eres y dejare de ser yo.

No existe un balance. No hay un punto medio. Somos y dejamos de existir todos los días con los demás. Por eso necesitamos de un nombre, por eso necesitamos una cédula de identidad, por eso necesitamos de una historia, por eso necesitamos tierra bajo nuestros pies. Simplemente porque no podemos abrazar la angustia de reconocer que “no somos algo”, no podemos tolerar el miedo a dejar de existir “como nos conocemos”. No espero tener la razón, porque si fuera así te estaría invalidando a ti (o quizás eso es algo de lo que quiero, siendo aún muy humano). Sólo sé que hoy no soy el mismo de ayer, no soy el mismo en cada sueño ni tampoco el que despertará mañana. Sólo espero que cuando logre superar la angustia que ese pensamiento me despierta volaré un poco más libre y seré un poco menos el “yo” que tu quieres que sea.


La cr铆tica gastron贸mica de Anton Ego. from cinismoilustrado.com

41


Salmón (1977). Gonzalo Laureano

42

Ser el ego Campante y disonante Chorreando llantos de risas Bailando al son-de-sonrisas. El ego Del que se siente solitario Sobreponiendo la voz en la mesa de los bares Inmiscuyéndose en la buena imagen Fingiendo la comodidad de ser un salmón. Me refriego con ego cuando siento Un mal de subdivisión absurda De quien busca ser líder de los demás Cuando con suerte sabe caminar. Hemos tenido el placer de ver Como buenas conjunciones de expresión Se han caído al suelo A causa del buen ego. Ser el ego Que destruye sociedades Como la separación de Huascar y Atahualpa Que entregó el paraíso para el festín del cristianismo. Somos ego y somos piel Somos ego y muy poco saber El ego se sumerge en el placer De sentir como un todopoderoso Que controla el cielo y la tierra La indomable vida La indomable muerte. Sudar ego es ironía Y la muerte sobre el humano avecina En cada rincón y en cada esquina Incluso Don Vito lo sabía.


43


Historia del ego fálico. Juan Pablo Valdés

44


45


46

recomienda


Beaucoup Fish. Underworld 1998

Dedico mucho tiempo a pensar en las cosas que debo hacer, cómo hacerlas, con qué me encontraré, qué debo responder, etcétera. El mantener la normalidad, en base a la complejidad que uno o el resto le puede ir asignando a las materias, a las cuestiones habituales. Qué importa ésto. Mucha gente me culpa de egocentrista por eso, porque enfoco a mi persona en cada problema, más que al colectivo o a los involucrados. No me extrañaría que alguien (que haya llegado a leer ésto) me considere algo más que egocéntrico, sino más bien ególatra, al usar este espacio para recomendar discos para ponerse a hablar de el mismo. Como sea, un soundtrack exquisito para usted que también se considera egocéntrico, siempre del buen modo, usted que se considera una persona dificil de avasallar, de mente fuerte, de actuar a veces impulsivo, por tener justamente el poder de haber tomado una decisión. Algo que se ve escaso últimamente: el tomar decisión, postura, lado. Los temas “Moaner” y “King of Snakes”, cuando estés de malas. O “Jumbo”, cuando estés más bajo. O “Push Upstairs”, cuando reflexionas y te das cuenta de que corres peligro. O “Bruce Lee”, ya sabes, cuando salgas victorioso de algo. Cuando camines a tu guarida, sintiendo el aire en tu cara, sonriendo... Underworld, la puta ley en la electrónica seria, bien hecha y sabrosona. Sí, los mismos del clásico “Born Slippy NUXX” D.G.V.

Hero Wanted. Director: Brian Smrz. Elenco: Cuba Gooding Jr., Ray Liotta, Tommy Flanagan

2008 Cuando me pidieron que recomendara una película sobre el Ego, se me vino a la mente Hero Wanted. Casi de inmediato. Cuando vi esta cinta, tuve variadas contradicciones, de hecho el material de esta obra es bastante difuso. En su idea original, la película tiene un tremendo argumento, realizado con muchas dificultades en cuanto a producción, pero a su vez logra estremecer en algunas escenas bien marcadas por el guión. Se destaca la actuación de Cuba Gooding Jr. Y fundamentalmente las historia, la de un tipo sin muchas expectativas en la vida que de un momento a otro se convierte en el héroe local, y no logra vivir con eso, puesto todo lo que buscaba era mucho más simple. Si tiene la película en sus manos véala, si la descarga no habrá perdido su tiempo. Disfrútela. R.G.O.

Madame Bovary. Flaubert 1857

Junto con “El Retrato de Dorian Grey” siempre la he creído una pieza cumbre dentro de la temática del Egocentrismo, Hedonismo, Egoísmo y muchos ismos más. Madame Bovary es un libro que nos presenta la vida y pasión de una mujer que la sociedad completa podría correlacionar con más de algún conocido. El estar situado en Francia de mediados del siglo XIX no le quita mérito a la contemporaneidad ya que además de ser un argumento atemporal peca de recurrente en ésta sociedad en la cual, tal como lo dijo Benito Baranda en una columna del The Clinic, si no consumes no participas, y si no participas no eres feliz. Emma Bobary lo tenía claro. Belleza, juventud, gracia y un esposo doctor que actuaba como el gestor de todos los caprichos materiales de la Madame eran su arsenal. Pero como es la tónica habitual en este tipo de contexto, Emma Bovary se sentía insatisfecha. Quería un romance desgarrador, pendenciero, que la dejara sufriendo por las noches y alimenta sus ideas con libros de amor, mientras deja de lado a su hija, su hombre, y su hogar. Comienza a endeudarse por las de ella y a tener relaciones paralelas, llenas de un romanticismo que raya en lo vulgar y lo patético, pero de los cuales depende cual nicotina. Amores perros, porque nadie nunca la llega a amar como su legitimo marido aunque su falta de cordura la lleva a un final al más puro estilo Flaubert. S.S.S.M.

47


pr贸ximo n煤mero:

la indiferencia.

Revista Jalea 6  

Magacín de temáticas: En esta edición, el Ego.