Page 150

La Voz de los Docentes Síndrome del sueño insuficiente: se trata de una alteración al dormir; las personas con esta anomalía se quejan de tener sueño en el día y, por lo mismo, se les dificulta atender sus actividades escolares, laborales o familiares. Problemas visuales y auditivos: cuando el usuario no es capaz de privarse del móvil incluso en situaciones complicadas, comprueban rápidamente la batería o la cobertura, y son receptores de constantes llamadas o notificaciones. Cibermareo: hace referencia al mareo que sienten los usuarios de aparatos de realidad virtual, y que son parecidos a los que algunas personas sufren cuando viajan en un medio de transporte. Sólo que permaneciendo inmóviles. Aunado a lo anterior, el psicólogo Gabriel Bello (2017), señala que las personas con adicción al uso de los dispositivos electrónicos presentan el siguiente perfil social. • Dificultad para postergar la gratificación: han acostumbrado a su cerebro a recibir recompensa de inmediato, por eso no les gusta la escuela, porque es un proyecto a largo plazo. Ello lo quieren todo rápido, no pueden esperar. • Descuido y abandono personal: la mensajería instantánea o los videojuegos no requieren de arreglo personal, así que el baño diario y el peinado adecuado pasan a segundo término, sin mencionar a fondo que las actividades sedentarias como éstas, se encuentran íntimamente asociadas con la obesidad. • Desatención de roles importantes: tanto en el hogar como en la escuela, las obligaciones también pasaron a segundo término, se convierten al poco tiempo en irresponsables; bajan sus calificaciones, tienen proyecto de vida muy corto, y constantemente son regañados por sus padres por no haber tendido ni siquiera su cama.

150

• Inmadurez psicológica y social: la tecno-adicción posterga la madurez del sujeto en estas dos áreas tan importantes del desarrollo, la psicología y la social, lo único que hace un tecno adicto es crecer físicamente, algo lamentable porque en la adolescencia es cuando se adquieren herramientas o se desarrollan habilidades para abrirse paso en la vida, y tomar decisiones asertivas. • Intolerancia a la frustración: tantas horas expuestos al dispositivo electrónico, y a la ansiedad propia de esta actividad que los vuelve irritables en extremo, impide interrumpir para pedir un favor porque la reacción es neurótica, e incluso ya se manifiesta el enojo antes de que se les hable. • Síndrome de abstinencia: de las mismas características e intensidad que el que presenta un adicto a la marihuana o cocaína cuando se está absteniendo de su dosis. Se vuelven violentos, agresivos, avientan cosas, amenazan con hacerse algo si no regresan a su actividad, dan miedo. • Pérdida de control de impulsos: aunque hayan prometido no tocar la consola de video o conectarse al navegador, lo hacen; por esa razón se vuelven expertos en mentir, persuadir o manipular a sus padres para que no los limiten. ¿El uso del Smartphone es una moda peligrosa? Con base en los resultados de estas investigaciones, ha quedado demostrado que cuando existe un uso excesivo sí resulta ser un asunto delicado, incluso peligroso en términos de salud psicológica y física. Lo más alarmante es que esta situación apenas comienza en una generación (Milennials), que en lo sucesivo estará al frente de los sectores productivos de este país. En respuesta a ello, usuarios, instituciones gubernamentales, asociaciones mundiales al cuidado de la salud e instituciones educativas deberán reflexionar la magnitud del fenómeno y en consecuencia implementar medidas para evitar que esta problemática evolucione y sus consecuencias sean irreversibles.

UMM Junio 2017

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género