Page 107

La Voz de los Docentes “58. A cada cual, por consiguiente, debe dársele lo suyo en la distribución de los bienes, siendo necesario que la partición de los bienes creados se revoque y se ajuste a las normas del bien común o de la justicia social, pues cualquier persona sensata ve cuán gravísimo trastorno acarrea consigo esta enorme diferencia actual entre unos pocos cargados de fabulosas riquezas y la incontable multitud de los necesitados” . Dicho concepto de justicia social no solo fue tomado como interpretación sintética del “quehacer justo” pues fue también sustento de diversas doctrinas políticas tanto en el denominado “Estado de bienestar” como por la democracia cristiana y la social-democracia. Es así que la justicia social debe interpretarse como componente de la citada condición de seguridad de la nación, en donde la cuestión social justa implica el buscar un contexto de justicia en términos de desarrollo y de generación y distribución de la riqueza; para garantizar una condición de “seguridad” y no sólo la justicia es entonces una interpretación o aplicación de la norma jurídica en el ámbito jurisdiccional exclusivamente.

Por último, el objetivo vital de la seguridad nacional que se expone en ambos instrumentos programáticos de alcanzar la “justicia social” debe considerarse como uno de los componentes fundamentales en donde se expresa la relación mutua inter-causal de la seguridad con el desarrollo. Es sabido que el término de justicia social tiene su génesis en los principios aristotélicos que cimentaron la doctrina social cristiana que sustentaban la justicia conmutativa y distributiva como elementos esenciales del ethos de la propia justicia. Tomando como inspiración la interpretación sintética del pensamiento aristotélico-tomista que es sustento básico de la doctrina social cristiana, la justicia social es tratada por el Papa Pio XI en su encíclica Quadragesimo Anno en la que expresa lo siguiente:

Un componente adicional que integra el programa del Presidente Salinas de Gortari es el de concebir como objetivos vitales de la seguridad nacional el mantener la integridad territorial de la nación, así como la preservación tanto de su soberanía como de su independencia. Los postulados expresados por el PND del Presidente Ernesto Zedillo respecto a la seguridad nacional se conciben en el capítulo reservado a la Soberanía Nacional, en donde dicho documento fundamental de política establece lo siguiente: • Imperio de la ley en todo el territorio nacional. • Plena integridad territorial. • Evitar separatismos y divisiones dentro de la sociedad. • Ejercicio de libertades fundamentales .

UMM Junio 2017

107

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género