Page 104

La Voz de los Docentes Siguiendo el análisis de la disposición constitucional relacionada con el tema, el artículo 89 Fracción VI del texto fundamental vigente establece lo siguiente: Artículo 89. Las facultades y obligaciones del Presidente, son las siguientes: VI. Preservar la seguridad nacional, en los términos de la ley respectiva, y disponer de la totalidad de la Fuerza Armada permanente o sea del Ejército, de la Armada y de la Fuerza Aérea para la seguridad interior y defensa exterior de la Federación . Como se puede observar comparando el texto original de nuestra Carta Magna de 1917 con el vigente, el constituyente originario consideraba únicamente la posibilidad por parte del titular del Poder Ejecutivo Federal de utilizar la Fuerza Armada Permanente de mar y tierra para la seguridad interior y defensa exterior, no contemplando el término de “seguridad nacional” así como tampoco estaba considerada la Fuerza Aérea dentro de las fuerzas militares del país, la cual era inexistente.

En este sentido debe señalarse que, antes de 1940, existía un sólo ministerio para las Fuerzas Armadas, la cual era la Secretaría de Guerra y Marina y no es sino hasta 1940 que se divide dicha instancia federal en la Secretaría de la Defensa Nacional y la Secretaría de Marina Armada de México . La mayoría de las interpretaciones históricas sobre la división política y administrativa que se realizó a la Secretaría de Guerra y Marina se debió a circunstancias y motivaciones de control político y administrativo determinadas por el Presidente Lázaro Cárdenas. Por otro lado, esta disposición fundamental debe interpretarse como una obligación del Presidente de la República, es decir, ésta fracción VI del citado artículo 89 no es una facultad potestativa en la que el Presidente pueda decidir si preserva o no la seguridad nacional sino como una obligación de carácter vinculante, es decir, como una obligación irrenunciable. Ahora bien, para cumplir dicha responsabilidad ejecutiva de preservar la seguridad nacional, la Constitución le permite al Presidente disponer de la Fuerza Armada Permanente, es decir a todas las fuerzas militares en activo, a saber, del Ejército, la Fuerza Aérea y la Marina Armada de México con dicho propósito. Sin embargo, dicho dispositivo constitucional establece como requisito –“en los términos de la ley respectiva”-, que debe existir una ley reglamentaria de dicho artículo 89 fracción VI y que debe interpretarse que es la denominada Ley de Seguridad Nacional. Siguiendo el análisis, dicho artículo fundamental reconoce que los componentes de la seguridad nacional son dos, es decir, la seguridad interior y la defensa exterior de la nación. Cabe resaltar que la Constitución no establece como instancias responsables exclusivas de intervenir en materia de seguridad nacional a la fuerza armada permanente (no excluyendo de dicho propósito -por cierto- a la “Guardia Nacional”, que está integrada por los ciudadanos mexicanos considerados en calidad

104

UMM Junio 2017

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género

Revista Posgrado UMM Julio 2017  

Equidad de Género