Issuu on Google+


Contenido Editorial

4

Asamblea General de la ACI

6

La lectura como expresión de la militancia en la economía solidaria

8

El cooperativismo de Trabajo Asociado, Pasado, Presente y futuro

10

Acciones de Representación

12

Semejanzas y diferencias entre la relación de trabajo subordinada y la relación de trabajo asociado 14 COOPERATIVA RIACHÓN LTDA. 1965 – 2005

15

Trasocaldas

17

Una entrevista al Superintendente de la Economía Solidaria

18

Gestión Social e inversión en educación formal del cooperativismo antioqueño

20

Por la buena salud de las madres y los niños

24

Rostros cooperantes

25

De paso por... III Encuentro de Microcrédito

26

Eventos 2005

28

Líneas de Acción para el Sector Cooperativo Antioqueño 30

3


Editorial

John Jairo Gómez Bernal Presidente Consejo de Dirección CONFECOOP ANTIOQUIA

“El verdadero problema no es mantener las instituciones cooperativas como han sido o como son ahora, sino aplicar apropiadamente los principios esenciales del cooperativismo a las circunstancias contemporáneas. El desafío no solo es material, sino intelectual. La historia de los movimientos, como la de naciones y civilizaciones, es la historia de sus éxitos y fracasos en hacer frente a los retos, confrontados a través de generaciones y centurias” W.P. Watkins, 1967 líticas neoliberales, tanto así, que de seguir como vamos hasta estos últimos no tendrán como disfrutar de sus riquezas, por la problemática mundial que a nivel social están generando.

C

uando la Alianza Cooperativa Internacional en su congreso centenario celebrado en la ciudad de Manchester, Inglaterra en el año 1995; revaluó los principios y valores del movimiento cooperativo, también se reafirmó en que los mismos, son nuestra mayor ventaja competitiva para crecer, desarrollar y garantizar la supervivencia de las empresas del sector, en los diferentes escenarios económicos y políticos del mundo.

Este modelo socio-empresarial nacido como alternativa entre las dos grandes vertientes económicas de esa época, el capitalismo y el socialismo, nos enfoca a un movimiento empresarial, cuyas bases son unos principios y valores que se centran en el respeto por la condición humana y en la creación de una sociedad más justa y equitativa, propósitos que deben sustentarse en nuestras organizaciones, en una educación y formación cooperativa permanente, coherente y sólida. Por otra parte vale la pena observar el gran problema de la propiedad y tenencia de los medios de producción, lo cual se resuelve bajo el principio de la propiedad colectiva, con aportes económicos equitativos de los asociados, bajo términos muy claros de independencia y autonomía; aportando en la solución del delicado transe de la toma

Dicha reafirmación tiene hoy más validez dada la situación actual de la economía mundial, en donde el crecimiento avasallante del capitalismo, ha estimulado , debido a su eficacia, una alta concentración de la riqueza y por ende unos indicadores de inequidad y exclusión social y económica, que ya no solo preocupa a los analistas y pensadores sociales, sino que también no deja ya “dormir” a los responsables de dirigir las naciones del primer mundo, y en los últimos años, incluso, a los mismos dirigentes e impulsadores de las po-

4


Convocamos a los dirigentes del sector a que enfrentemos juntos el desafío que nos entrega un mundo en cambio, cada vez más colmado de incertidumbre y sosiego. Nosotros, estamos llamados a demostrar con contundencia la capacidad y alcance de nuestro sector y por ello no podemos permitir que bajo el modelo cooperativo, se aprovechen “.terceros” de los beneficios y posibilidades que tenemos. No podemos prestarnos para que en nuestro nombre se persigan intereses que en lugar de propiciar un alto estándar de vida, promuevan la inequidad, la exclusión social y económica, pues de esta manera estaríamos negando nuestra doctrina, nuestra ideología y nuestra naturaleza. Razones vitales para encaminar acciones que incidan en las propuestas de los gobernantes y legisladores, siempre procurando que se enmarquen en los principios y valores que han movilizado por más de 100 años nuestros ideales de cooperación y solidaridad.

de decisiones mediante la aplicación de la democracia del voto representado en las personas y no en los capitales (una persona un voto). Todo lo anterior debe garantizar el predominio del interés del colectivo sobre el interés particular, enfocado a preservar una identidad propia representada en la racionalidad económica que nos diferencia claramente de los demás sectores de la economía. Una racionalidad que debemos posicionar, respetar y defender, dado que es la piedra angular de nuestra naturaleza. Este posicionamiento de nuestra identidad soportada con firmeza en la filosofía cooperativa, debe ir a la par de la lógica empresarial que deben asumir nuestras organizaciones para poder competir con las empresas de otras racionalidades económicas, y con mayor énfasis en un mundo globalizado como el actual, donde el mercado sigue siendo el rey y lo que importa es ganar pese a las condiciones de la comunidad. Este panorama nos debe llevar a tomar conciencia de nuestro compromiso, que como cooperativistas debemos afrontar desde la doctrina, aplicando los principios y valores (personales y empresariales) del movimiento cooperativo, como una verdadera alternativa generadora de riqueza colectiva y equitativamente distribuida, que nos conduzca a un modelo de desarrollo acorde con las aspiraciones y necesidades de la gran mayoría de la población mundial, con mayor razón en nuestro país.

Por eso, resulta válido retomar las palabras de Ian MacPersons, cuando expresaba en un documento de la ACI en 1989, que “El desafío está dentro de nosotros mismos: a fin de cuentas, se trata de si tenemos la visión, la confianza y la disciplina para entrar más agresivamente en el desafío del mundo, o esperar hasta que este nos abrume”. Nunca debemos olvidarlo, menos en los retos que nos demanda la perspectiva actual de nuestro movimiento cooperativo en el mundo

5


Asamblea General de la ACI

Asistentes de Colombia a la ACI Américas 2004

E

n 1885 fue fundada en Londres la Alianza Cooperativa Internacional (A.C.I), buscando la integración de las federaciones y uniones cooperativas de las diferentes naciones. Desde un comienzo su propósito principal ha sido el de impulsar un sistema de producción y distribución sin fines lucrativos y el desarrollo de las comunidades; se fundamentó en los principios de ayuda mutua voluntaria y el propio esfuerzo.

El tema central de la Asamblea General de la ACI que tiene lugar del 18 al 24 de septiembre de 2005 es “Valores Cooperativos: Una ventaja competitiva en una economía global” , este evento contará con la asistencia de 1.300 líderes cooperativistas, dirigentes de las más prestigiosas empresas de economía solidaria, provenientes de Europa, Asía, África, América, incluyendo Estados Unidos y Canadá. Son representantes de más de cien países, además se realizará el encuentro de la juventud, en el cual podrán participar jovenes entre los 18 y 35 años que hagan parte del Movimiento Cooperativo.

La A.C.I., desde su fundación, celebra congresos cada tres o cuatro años, interrumpiéndose sólo en los períodos de guerra mundial. En los congresos se realizan contactos, se intercambian experiencias, se acuerdan fórmulas de política global cooperativa y se establecen opiniones para responder al medio no cooperativo; así mismo; se logran importantes desarrollos teóricos. Así mismo, celebra ordinariamente sus asambleas cada dos años, en donde se debaten los informes de gestión de sus órganos directivos y se definen políticas para el período siguiente.

Este evento abre las puertas de Colombia ante el mundo, pues la reunión más importante de la A.C.I., será llevada a cabo en nuestro país Informes e inscripciones CONFECOOP ANTIOQUIA 514 3737 e-mail confecoop_ant@epm.net.co

Este año la Asamblea General de la A.C.I., será realizada en Cartagena de Indias, allí representantes del movimiento cooperativo mundial se dan cita en para analizar, debatir y concluir temas que son fundamentales para que el Sector Cooperativo a nivel mundial siga latente.

6


La lectura como expresión de la militancia en la economía solidaria Para atender la cordial invitación que se me ha hecho para hacer parte de los colaboradores del primer número de esta aventura intelectual, quiero desarrollar en esta nota un interrogante que de manera recurrente se me presenta, sobre todo en mi trabajo educativo: ¿POR QUÉ Y PARA QUÉ LEER, CUANDO SE HACE PARTE DE UNA ORGANIZACIÓN DE ECONOMÍA SOLIDARIA?

DOS * Gonzalo Pérez Valencia El acto de cooperativizarse, o de mutualizarse, en fin, de ingresar a una organización solidaria para aplicar la autogestión y la cooperación en la solución de problemáticas que afectan nuestra calidad de vida y el derecho a la felicidad, es un acto que involucra cuatro “escenarios” personales: CONCIENCIA, AFECTO, VOLUNTAD Y CONOCIMIENTO. Sin un pleno desarrollo de ellos, el ejercicio de vivir el ACUERDO SOLIDARIO, lo más probable es que termine en un frustración, o en el mejor de los casos, en una vivencia falsa del trabajo en común.

UNO

E

n el mundo de la Economía Solidaria (léase Cooperativismo, Mutualismo, Fondos de Empleados, otras modalidades de Cooperación y Autogestión), las publicaciones periódicas son escasas. La excepción han sido los boletines internos de algunas organizaciones, los cuales vienen descendiendo en número y en la calidad de su contenido, pues han dejado de ser vehículos de movilización ideológica, de formación de conciencia, y se han transformado en medios de publicidad comercial, que no es mala, pero que si tiende a convertir al asociado en un simple cliente.

El surgimiento histórico de lo que se ha denominado “la regla de oro”, esto es, del principio de la educación, como parte de la plataforma doctrinaria de la Economía Solidaria (principio hoy tan maltratado por el intervencionismo del Estado, al orientar su aplicación hacia el cubrimiento de las falencias gubernamentales en materia educativa), tuvo su causa eficiente en la percepción que tuvieron los pioneros del movimiento de que esa nueva de forma de organización económica, se tendría que identificar, gestionar y desarrollar, desde una diferente manera de conciencia de mundo, economía, vida y sociedad, la cual se tendría que construir a través del ACTO EDUCATIVO, el cual como es obvio, precisa del ejercicio de la LECTURA, es decir, de la actividad intelectual de leer y analizar textos diversos, en los cuales se expone el pensamiento que le otorga un significado vital a esa experiencia de autogestionar la vida individual y colectiva, inicialmente en su parte económica, pero en última instancia, en las demás dimensiones de la sociedad: la política, la cultural y la social.

La puesta en marcha por parte de Confecoop-Antioquia, de un proyecto de publicación permanente –una revista-, a más de la significación institucional y política que ello implica, es un hecho que, en mi caso personal, y creo que para muchas de las personas que se encuentran involucradas en lo solidario y cooperativo, convoca preguntas e inquietudes, sobre todo, si se mira críticamente la historia del movimiento solidario en cuanto al desempeño de este importante componente cultural que sirve para promover las ideas que fundamentan y le dan significado a la existencia de este fenómeno de organización social y económica.

8


TRES Se lee, cuando se hace parte de una organización solidaria, para penetrar en la dinámica de construir y desarrollar la conciencia y el conocimiento necesarios y apropiados para hacer del Acuerdo Solidario y Cooperativo, un evento existencial y social de transformación, personal y colectiva, de aquellas problemáticas que insultan y agreden la razón humana, y para levantar la propuesta de un proyecto ético de vida y sociedad radicalmente diferente al actual. Consecuentemente, esa conciencia y conocimiento de lo qué es y significa la experiencia de la Economía Solidaria, encauzarán la voluntad y el afecto de cada uno de nosotros, en función del trabajo autogestionario, convirtiendo a las organizaciones solidarias en factores eficientes de un proceso de configuración de tejido social comunitario. En este sentido, leer debe ser comprendido como un imperativo categórico y estratégico de quienes hacemos parte de la Economía Solidaria, pues desde la lectura formativa, y sólo desde ella (pienso yo de manera atrevida), será posible hacer de este movimiento una real alternativa de desarrollo político, social, cultural y económico de nuestro país, pues a través de ella podremos adquirir las competencias y habilidades que nos harán merecedores de la ciudadanía solidaria. Bienvenida sea, entonces, esta publicación de Confecoop-Antioquia, a la cual espero se le brinde un real apoyo, no sólo adquiriéndola, sino convirtiéndola en un instrumento de formación y capacitación, es decir, provocando su lectura; pero, claro está, esto depende de todos: de quienes la dirigen, de aquellos que elaboran sus contenidos y de las mujeres y hombres que la leen *Licenciado en Ciencias Sociales, y Especialista en Cooperativismo y Economía Solidaria


El cooperativismo de Trabajo Asociado, Pasado, Presente y futuro John Jairo Gómez Bernal Presidente Consejo de Dirección de CONFECOOP ANTIOQUIA

A

unque la aparición de estas empresas se remonta a los mismos inicios formales del cooperativismo, es importante tener presente que este modelo empresarial se puede tener como una de las formas mas puras del modelo cooperativo. Y la entendemos como pura, por que su base fundamental en la cual se afirma su naturaleza, es la autogestión en toda la extensión de su palabra, ya que en este modelo de cooperativismo especializado, la autodeterminación, el autogobierno y la autonomía, atraviesan de manera transversal todo la organización cooperativa de trabajo asociado. Por lo que la administración y el control de la empresa está a cargo de sus propios asociados, y no puede ser delega a terceras personas En las cooperativas de trabajo asociado el aporte fundamental a la empresa es el trabajo personal de sus asociados, aún por encima de los aportes económicos. Lo que se compagina con el vínculo de afinidad que tiene el grupo de personas al momento de decidir agruparse bajo este modelo, y que no es otra que la necesidad de utilizar su fuerza de trabajo de manera colectiva buscando el beneficio común.

En el mundo hay países donde el modelo se ha desarrollado acorde a las necesidades de una propiedad colectiva sobre los frutos del trabajo y su repartición equitativa entre el colectivo, generando riqueza social entre las comunidades que fomentan su implementación como alternativas validas de desarrollo humano sostenible, bajo nuevos paradigmas de desarrollo. Casos como el de España, convalidan estas apreciaciones. En Colombia, el Cooperativismo de Trabajo Asociado no es nuevo, es un modelo que tiene mas de 30 años y que inició con algunas empresas de producción de bienes que vieron en el modelo, la oportunidad de asegurar su permanencia en el tiempo, y en otros espacios, como solución a problemas sociales, como lo es Recuperar. Con la entrada en vigencia de la ley 79 de 1988, y de los decretos reglamentarios de la misma, específicos para el trabajo asociado (el 468 de 1990 y 1333 de 1989), se le devolvió el estatus de legalidad a este modelo, luego de que en años anteriores fueran declarados ilegales. La aparición de cooperativas de trabajo asociado para la prestación de servicios, se dio desde hace 20 años, de una manera incipiente. Este modelo empresarial para la prestación de servicios presentó un auge importante, luego de la puesta en vigencia de la ley 100 de 1993 puesto que los prestadores de servicios de salud vieron la posibilidad de agruparse bajo esta figura empresarial, para ofrecer sus servicios profesionales. Ya a finales de los noventa y hasta la fecha, su crecimiento se aceleró de manera importante, lo que ha generado diferentes y discordantes análisis sobre el modelo. Sobre todo, porque el crecimiento se da en la prestación de servicios. La realidad actual nos muestra un sector dinámico, pero muy influenciado por la prestación de servicios a terce-

10


ros que por la forma en que se prestan los mismos, se da pie para que se confundan con las empresas de Empleo Temporal en Colombia. Lo cual debemos dejar muy claro para que nuestras empresas no desaparezcan, o peor aun, sean manipuladas por personas y entidades, públicas y privadas, en beneficio de un tercero y en detrimento de la calidad de vida de nuestros asociados. No es del caso poner sobre la mesa esta discusión en el plano de la semántica y de la interpretación de las leyes actuales. Lo que hemos, estamos y seguiremos defendiendo lo hacemos desde el plano de la naturaleza del modelo, desde sus raíces fundamentales que nos llevan a tener como piedra angular a la autogestión. Es por esto, que no se permite el envío de trabajadores en misión;(trabajadores bajo ordenes de un tercero) porque se rompe el equilibrio de sus bases y raíces ideológicas y doctrinarias. Por eso la frase de Séneca toma vigencia para este caso: “Lo que no prohíben las leyes, lo puede prohibir la honestidad”. Y se podría completar agregándole, la ética y la moral. No es gratuito que se presenten varias iniciativas desde el sector, desde el legislativo y desde el ejecutivo, para que se regule de manera singular este modelo a través de una ley. No es gratuito que las organizaciones sindicales, empiecen a “sospechar “de la figura, ni es gratuito que el estado quiera meterle mano a nuestras organizaciones. El futuro seguirá siendo próspero en la medida que nosotros, como responsables de representar al sector debidamente organizado, tengamos los mecanismos y la autoridad moral para defender nuestras empresas de todos los interesados, incluso el mismo estado, en aprovechar el modelo para evadir responsabilidades sociales y prestacionales. Esta situación actual nos ha llevado a que en los últimos cuatro años estemos en el centro de la polémica nacional, y ahora con el tratado de libre comercio, en lo internacional. Debemos estár preparados para la defensa del modelo, de lo

contrario un fracaso del cooperativismo de trabajo asociado, en la situación actual de nuestro país, tendría repercusiones que hoy no tenemos capacidad de valorar, por que lo que está en juego es la oportunidad de miles de colombianos de poder ofrecer de manera digna y equitativa, la única riqueza que tenemos: nuestro trabajo personal. Por ultimo, y ante el fracaso en el parlamento de los proyectos de ley sobre esta materia, le queremos pedir al estado que ejerza sus funciones constitucionales de promoción, desarrollo y control de este tipo de emprendimientos colectivos, respetando su doctrina, su ideología y su naturaleza


Acciones de Representación Tomado del Informe de Gestión CONFECOOP ANTIOQUIA 2004

T

endientes siempre a alcanzar la política institucional y por ende el objetivo para el cual fue creada la Asociación, durante el año 2004 se realizó una intensa labor de defensa, vocería e interlocución que conduce al fortalecimiento y consolidación del Sector Cooperativo. CONFECOOP ANTIOQUIA participó de varias actividades que reflejan la presencia del Sector en múltiples escenarios en el ámbito regional, nacional e internacional. Varios de los espacios de diálogo, fueron realizados conjuntamente con la Confederación de Cooperativas de Colombia, las Asociaciones Regionales y demás organismos de integración, con los cuales acudimos a los diferentes espacios gubernamentales, en el propósito de favorecer al sector y frenar aquellas medidas que entorpecen su desarrollo,. Entre estas acciones destacamos las siguientes:

Comite de Educación de CONFECOOP ANTIOQUIA • Decreto 2588 de 2004: que regula la exclusión de activos y pasivos de establecimientos de crédito vigilados por la Superbancaria. • Decreto 2880 de 2004: Reglamentario de la aplicación de excedentes cooperativos en educación formal para el año 2005. Con la Confederación de Cooperativas de Colombia se ha dejado muy claro que no compartimos el alcance de este decreto por ser violatorio del principio de autonomía consagrado en la ley, por lo que se ha interpuesto una acción de nulidad en su contra. • Decreto 2996 de 2004: por el cual se estableció para las cooperativas y precooperativas de trabajo asociado la obligatoriedad de efectuar los aportes al sistema integral de seguridad social: salud, pensiones, riesgos profesionales y contribuciones especiales al SENA, ICBF y Cajas de Compensación familiar. Adicionalmente y de manera sorpresiva, la mencionada norma derogó el decreto 2879 de 2004, mediante el cual se adoptaban medidas para controlar la evasión y elusión de aportes parafiscales y señalaba los procedimientos que

Asuntos legales • Circular 03 de 2004 de la Supertransportes: que regulariza la prestación del servicio público de transporte en las organizaciones de la economía solidaria. • Proyecto de ley 144 de Economía Solidaria: por medio del cual se pretendía desarrollar el marco regulatorio del Sector Solidario, el cual, ante la imposibilidad de alcanzar su trámite en la legislatura anterior se decidió su archivo y posteriormente fue nuevamente radicado. • Concepto del Ministerio de Educación Nacional, acerca de si la normativa de educación formal incluye la educación superior: frente a esta gestión el gobierno conceptúa que “la educación formal cobija los niveles de preescolar, básica, media y superior (técnica profesional, tecnológica y universitaria). Las especializaciones, maestrías, doctorados y postdoctorados autorizadas por esta entidad son programas de educación formal”.

12


deberían observar las cooperativas y precooperativas de trabajo asociado y las empresas asociativas de trabajo que sin contar con la autorización legal para ello suministren trabajadores en misión en beneficio de usuarios o terceros. Ante esta medida se ha hecho un llamado al Gobierno Nacional para que se revise dicha norma y, a su vez, se pueda abordar libremente la discusión del proyecto de ley sobre cooperativas de trabajo asociado. • Decreto 3169 de 2004: mediante el cual se autoriza a las Cajas de Compensación Familiar a ejercer actividad financiera modificando parcialmente el decreto 975 de 2004 que unificó el marco jurídico del subsidio familiar para la adquisición de vivienda. Frente a esta normatividad CONFECOOP fijó una posición, desde el origen mismo del proyecto, en el sentido de considerarlo nocivo para las cooperativas en la medida en que las ubicaría en una abierta y desigual competencia con las cajas de Compensación. • Derogatoria del Acuerdo 010 de 2004 de FINDETER: de esta manera se modificó el reglamento de crédito para acceder a la línea de redescuento de FINDETER, entre los que se encontraba la presencia de una auditoría externa específica para el control del manejo y uso de esta línea de crédito.

• Decreto 4400 de 2004: desde el momento de la expedición de este Decreto se iniciaron un conjunto de gestiones, con el propósito de defender la aplicación de la normatividad cooperativa como base de la determinación del cálculo del beneficio neto o excedente. El pasado 9 de marzo de 2005 se emitió el Decreto 640 con el cual se modificó el 4400, tomado como base de la normatividad cooperativa.

Otros escenarios y Acciones de Representación En seguimiento de dinámicas de representación, CONFECOOP ANTIOQUIA, mantuvo y extendió su presencia en diferentes escenarios de la vida económica, social y política, regional, nacional. Entre ellos destacamos: • Consejo Departamental de Productividad y Competitividad. • Consejo Municipal de Política Social Medellín. • Comisión de políticas Salariales y Laborales del Ministerio de Protección Social. • Comité Intergremial de Antioquia. • Consejos Municipal y Departamental de Planeación. • Suma Solidaria • Consejo pedagógico


Semejanzas y diferencias entre la relación de trabajo subordinada y la relación de trabajo asociado *Sixto Iván Orozco Fuentes nte jueces laborales se debaten con fre cuencia reclamaciones de derechos consa grados en la Legislación Laboral ( Código Sustantivo de Trabajo ) con base en demandas instauradas por asociados – trabajadores contra la cooperativa de trabajo asociado a la que pertenecieron, esto no pareciera ilógico sí, por disposición expresa de derecho cooperativo, no se hubiese excluido de la regulación del Código Sustantivo de Trabajo las relaciones de trabajo generadas en el trabajo asociado cooperativo.

Como empresa, y para prestar los servicios que contrate con terceros debe tener debidamente regulados los actos de trabajo con sus asociados mediante un régimen de trabajo, de previsión y seguridad social y de compensaciones, el o los cuales, se adoptarán como lo indica la legislación respectiva.

A

Concretamente el Régimen de Trabajo Asociado debe contener como mínimo: “Las condiciones o requisitos particulares para la vinculación al trabajo asociado; las jornadas de trabajo, horarios, turnos y demás modalidades como se desarrolla el trabajo asociado; los días de descanso general convenidos y los que correspondan a cada trabajador asociado por haber laborado durante un período determinado; los permisos y demás formas de ausencias temporales al trabajo autorizadas y el trámite para justificarlas; los derechos y deberes particulares relativos al desempeño del trabajo, las causales y clases de sanciones por actos de indisciplina relacionados con el trabajo, así como el procedimiento para su imposición y los órganos de administración y los funcionarios que están facultados para sancionar, las causales de exclusión como asociado relacionadas con las actividades de trabajo respetando el procedimiento previsto en el estatuto para la adopción de éstas determinaciones y todas aquellas otras estipulaciones que consideren convenientes y necesarias para regular la actividad de trabajo asociado de la cooperativa” Decreto 468 de 1990, Art. 10º.

En sus demandas los abogados de los trabajadores – asociados pretenden demostrar la presencia de los tres elementos de la relación de trabajo que contempla el C.S. de T. en su artículo 23 y fundan en ello sus reclamaciones prestacionales e indemnizatorias. Son sumamente conocidos los elementos de la relación de trabajo subordinado, por ello me abstendré de analizarlos a profundidad, con excepción del elemento SUBORDINACIÓN que lo amerita. Se presenta la Subordinación igualmente en el Trabajo Asociado Cooperativo, sólo que quien tiene el poder subordinante no es el empleador si no la empresa - asociativa “cooperativa de trabajo asociado” que se constituyó mediante un Acuerdo Cooperativo, en el cual todos los asociados – trabajadores optaron por ésta figura jurídica que creó la Ley 79 de 1988 y reglamentó el decreto 468 de 1990.

Lo anterior nos informa de una realidad distinta a la que se da entre un trabajador subordinado y su empleador y si se aplica el principio constitucional de la “Primacía de la realidad sobre las formalidades” nunca se puede desconocer la voluntad de quienes optaron por crear una cooperativa y someterse a sus propias determinaciones en materia de trabajo y disciplina.

La subordinación que quieren y se auto decretan los asociados-trabajadores en una cooperativa de trabajo asociado es una subordinación jurídica de trabajo asociado cooperativo y ésta naturaleza la hace diferente aunque tenga rasgos comunes de la relación de trabajo subordinado.

Obliga el derecho cooperativo, como rama especial del derecho privado, a que en la solución de las controversias que surjan entre los trabajadores asociados y su cooperativa se apliquen por los jueces las fuentes de derecho generales y particulares que les son propias

No está por demás recordar que una cooperativa de trabajo asociado es una empresa – asociativa que vincula el trabajo personal de sus asociados y sus aportes económicos para la producción de bienes, ejecución de obras o la prestación de servicios en forma autogestionaria (Art. 1º. Decreto 468 de 1990).

*Profesor Universitario, especialista en derecho laboral y cooperativo. Miembro del Comité Jurídico de Confecoop

14


Nuestros Protagonistas

COOPERATIVA RIACHÓN LTDA. 1965 – 2005 Comité de Educación de la Cooperativa Riachón

E

n el Municipio de Amalfi se habló de cooperativismo en el año 1.965. Durante los meses de agosto, septiembre y octubre de dicho año, se dictó un curso para veinte personas, el presbítero Francisco Gómez dictó la parte social y el señor Raúl Quinchia, funcionario de UCONAL, se encargó de orientar el manejo financiero de una cooperativa de ahorro y crédito. La tarea de organizar el grupo inicial fue secundado por la Iglesia en cabeza de los sacerdotes Alberto Yepes, Francisco Gómez y Jesús Muñoz. Estos desplegaron la campaña de motivación empleando los actos litúrgicos como medio de difusión y siguiendo el claro ejemplo de otros clérigos que a lo ancho del país desplegaban idéntica tarea. Al terminar el curso de preparación y motivación, se conformó la Junta Provisional cuya tarea sería impulsar la constitución de la Cooperativa, la cual estuvo conformada por. Tulio Giraldo Yepes, Ofelia Campuzano, Jaime Pérez Arango, Carmen Julia Hincapié, María Juana

Carona, Diego Orozco Londoño, y Ángel Salazar. Está junta afrontó la cerrada oposición de la comunidad que no deseaba el ahorro y el crédito y que se mostraban partidarios de una cooperativa cafetera, de consumo o de mercadeo y por ello eran remisos al ahorro; venciendo estas dificultades con el empeño de UCONAL, quien insistía en la cooperativa de ahorro y crédito, comenzaron a afiliarse los primeros socios que con desconfianza fueron haciendo sus ahorros. La junta presionó para hacer la constitución de la entidad y sus luchas se vieron compensadas con la Resolución Nro 00573 del 25 de noviembre de 1.965, mediante la cual la Superintendencia Nacional de Cooperativas le concedió la Personería Jurídica. Las escrituras públicas se protocolizaron en la Notaria Única del Municipio de Amalfi bajo el No. 243 del 30 de noviembre de 1.965. La Cooperativa Riachón, esta autorizada para ejercer la actividad financiera mediante resolución No 1192


los directivos de cada periodo y el aporte invaluable de la Gerente y los empleados. • LA CREACIÓN DE LA AGENCIA EN EL MUNICIPIO DE ANORÍ (1995) El 23 de noviembre de 1995, luego de un buen proceso de sensibilización, educación y promoción de los grandes beneficios que ofrece el cooperativismo, se abren las puertas de la agencia de la Riachón en el Municipio de Anorí. Hoy es considerada por sus pobladores como la entidad que ha llevado progreso a su comunidad.

Asamblea 2004 Cooperativa Riachón de octubre 03 de 2001 por parte de la Superintendencia de la Economía Solidaria y desde el 25 de febrero de 2002, está inscrita al Fondo de Garantías de Entidades Cooperativas FOGACOOP El primer Consejo de Administración fue integrado por: Ofelia Campuzano, Tulio Giraldo, Miguel Rendón, Carmen Julia Hincapié, Jaime Pérez Arango, María Álvarez, Darío Montoya, Oliva Martínez y Tobías Londoño Gómez; la Junta de Vigilancia por: Diego Orozco y Ángel Salazar. Su primer gerente fue el profesor Tulio Giraldo Yepes quién la Administró durante tres años y lo hizo ad-honorem, posteriormente fue consejero y educador de los asociados. El balance económico con el cual inició labores la Cooperativa fue de $ 3.495 en aportes sociales, entregados por 22 asociados, los cuales a su vez pagaron $110 en cuotas de administración. Durante su existencia la Cooperativa ha realizado 45 Asambleas ordinarias y 3 extraordinarias, las cuales en su inicio eran generales, luego por el alto número de asociados pasó a ser de delegados, conformada por 40 delegados principales y 10 suplentes elegidos para periodos de 2 años. La Gerencia de la Cooperativa ha sido ejercida por: Sr. Tulio Giraldo Yepes, Sra. Ofelia Campuzano, Sra. Celina Salazar de Alzate, Sr. Luis Alfonso Alzate y Sra. Dora Luz Marín Zuleta, actual gerente. Para la ejecución de todos los proyectos que han generado desarrollo tanto, para la entidad como para nuestra región, se ha contado siempre con el trabajo desinteresado de

16

• APERTURA DEL PUNTO DE ATENCIÓN EN LA CIUDAD DE MEDELLÍN (2002) Por petición de los asociados (amalfitanos y anoriseños) residentes en la ciudad de Medellín, el 01 de julio de 2002 se abre un punto de atención en esta ciudad, la cual permitiera a los asociados residentes allí, poder utilizar los servicios de la entidad de forma más oportuna. • APERTURA DE LA AGENCIA EN EL MUNICIPIO DE GUADALUPE (2005) Con el apoyo de asociados que ya conocían los servicios de la Riachón, la colaboración de las fuerzas vivas del municipio y el interés y gestión realizada por la Cooperativa Riachón, en abril de 2005 la Superintendecia de la Economía solidaria aprobó la apertura de esta nueva agencia. • PROYECCIÓN SOCIAL: En el año 2003 se conformó el Grupo de Lideres Cooperativos, jóvenes representantes de cada una de las veredas e instituciones del municipio, reciben capacitaciones y realizan actividades educativas y recreativas en cada una de sus comunidades. - SEMILLERO COOPERATIVO: Formación solidaria y Cooperativa a 60 niños deportistas, hijos de asociados de la entidad, quienes combinan sus actividades deportivas y recreativas con programas lúdicos que retoman los valores y principios del cooperativismo. - A través de convenios con entidades en salud y educación, se subsidian programas para asociados y su grupo familiar. - Existe vinculación permanente con las actividades deportivas recreativas y culturales organizadas en los municipios donde funcionan las agencias de la Cooperativa Riachón. La Cooperativa Riachón seguirá siempre impulsando el desarrollo de su región a través de la prestación oportuna los servicios de ahorro y crédito, buscando así un mejor bienestar para las familias asociadas y comunidad en General


Nuestros Protagonistas

Trasocaldas Xiomara Arévalo Alvarez Gerente Trasocaldas

perativa Belén Ahorro y Crédito. La asamblea de constitución fue realizada con catorce asociadas que aportaron un capital social de setenta mil pesos, el modelo fue dándose a conocer en el Municipio y al poco tiempo fue aceptado por quienes lo conocieron obteniendo un crecimiento a corto plazo. En la actualidad contamos con 760 trabajadores asociados quienes brindan los servicios en nuestras unidades de producción: silvicultura (manejo de vivero, siembra y aprovechamiento de bosques) y maquila. Estos trabajos son llevados a cabo en los diferentes Municipios donde laboramos actualmente: Caldas, Yarumal, Yolombó, Barbosa, Hispania, San Antonio de Prado y Manizales

D

esde 1999, el grupo de empresarios Amigos de Caldas, venía desarrollando la idea de conformar una empresa que pudiera generar empleo en el Municipio de Caldas; éstos, preocupados por el creciente desempleo en la localidad, decidieron apoyar a la constitución de una empresa de economía solidaria, independiente y con visión empresarial, con unidades propias de producción que le permitieran conquistar mercados elevando el nivel de vida de sus asociados y de sus familias, dando cumplimiento así a todos los valores y principios cooperativos. De esta manera surgió la Precooperativa de Trabajo Asociado de Caldas -Trasocaldas, constituída el 12 de julio del año 2000 respaldada por nuestra empresa promotora: Coo-

17

Con fundamento en nuestros valores y la eficiencia de la labor que desarrollamos, mejoramos la calidad de vida de los asociados y sus familias. El trabajo social que se hace hacia el interior, ha traído como resultado el aumento del grado de escolaridad de los asociados, la oportunidad de tener unas viviendas mas dignas y espacios de esparcimiento deportivos y culturales a través de fondos que han sido creados en las Asambleas. Obviamente, el trabajo social ha sido posible gracias a nuestro crecimiento; anualmente nuestras ventas ascienden a cinco mil millones de pesos y nuestro patrimonio es hoy de cuatrocientos treinta y ocho millones de pesos. Nuestra visión está enfocada en conquistar nuevos mercados siguiendo con las directrices del plan de desarrollo de Trasocaldas, que nos llevará a ser una empresa especializada en la actividad de silvicultura que se caracteriza por ofrecer un servicio de excelente calidad


Una entrevista al Superintendente de la Economía Solidaria Por: Jaqueline Muñoz Agudelo

Entrevista al Superintendente de la Economía Solidaria, Doctor Enrique Valderrama Jaramillo 1.- Cuáles son Superintendencia de la el actual período?

las prioridades de Economía Solidaria

la en

Conforme al compromiso asumido, la gestión está dirigida a blindar al sector solidario de riesgos y amenazas y garantizar que el ejercicio empresarial de la solidaridad se fundamente en los principios de autonomía, autogobierno y autocontrol para asegurar su participación en el desarrollo económico y social del país. Nuestro fin último es generar confianza entre y hacia el sector.

Enrique Valderrama Jaramillo Superintendente de la economía solidaria

En este sentido, estamos supervisando al sector con base en la regulación prudencial expedida por la entidad aplicando un modelo de supervisión especializada que atiende analiza las particularidades jurídicas, contables y financieras de las entidades bajo nuestro control (cooperativas, fondos de empleados y asociaciones mutuales).

DEL... SUPERINTENDENTE Enrique Valderrama Jaramillo, economista de la Universidad Nacional de Colombia, Master en Administración de Empresas con énfasis en Mercadeo y especialista en Alta Gerencia, asumió como Superintendente de la Economía Solidaria el 30 de octubre de 2003.

Por el alto número de organizaciones que reportan (5143 a mayo de 2005) y el escaso personal, hemos dado énfasis a la inspección extra-situ, es decir, al análisis desde nuestra sede de la información financiera de las entidades con herramientas técnicas de supervisión que nos permiten detectar alertas tempranas cuando hay evidencia de posibles riesgos en el manejo de las empresas.

Cuenta con amplia experiencia en cargos directivos, tanto del sector público como privado. En la Supersolidaria se desempeñó como Superintendente Delegado para la Supervisión de los Organismos con Actividad Financiera y a lo largo de su carrera profesional ha estado vinculado como Gerente General de Empresas Varias de Medellín, Auditor de Empresas Públicas de Medellín, Gerente Regional de Servinco Ltda. de Medellín y Director de Caja Abierta de Compensación Familiar.

Tenemos como foco especial de supervisión a las cooperativas con actividad financiera ya que manejan gran cantidad de recursos de sus asociados, a las cooperativas de trabajo asociado porque hemos detectado que algunas están desnaturalizando su figura jurídica.

Igualmente se desempeñó como Secretario del Concejo de Medellín, Secretario General y diputado de la Asamblea Departamental de Antioquia y Jefe de la División Fondo Fomento de la Secretaría de Agricultura de Antioquia.

Igualmente estamos atentos al trámite de los proyectos de ley relacionados con el sector que cursan en

18


el Congreso, entre ellos el que regula al sector y el de las cooperativas de trabajo asociado.

El punto de enlace para la supervisión del sector por parte de las diferentes entidades de control se ubica en las normas que lo regulan, entre ellas el Plan Único de Cuentas y las circulares básicas jurídica y contable-financiera expedidas por nuestra entidad.

En la Superintendencia, dando cumplimiento a la Ley 872 de 2003 y además porque nos interesa como entidad la adopción de un sistema de gestión de calidad, estamos avanzados en el proceso previo a la certificación ISO NTC-9001:2000 que proyectamos alcanzar este año.

3. En que consiste el acuerdo con la Universidad Cooperativa de Colombia, respecto de un control previo de controles y registros en la Superintendencia de la Economía Solidaria?

Otras metas de nuestra Plan Operativo Anual incluyen el incremento en el recaudo de los ingresos por contribución en un 10%, la implementación del Plan Estratégico de Informática Institucional y la renovación y adquisición de tecnología para modernizar los procesos de supervisión.

Es un convenio que nos permite ofrecer, a través de consultorios solidarios, atención extendida al sector en Bogotá y otras ciudades del país con el apoyo de estudiantes de último semestre de derecho, contaduría, economía y administración de empresas de la Universidad Cooperativa de Colombia. Las organizaciones solidarias, sus asociados y al público en general pueden utilizar estos centros para hacer consultas generales sobre aspectos jurídicos, contables, administrativos y financieros y recibir asesoría sobre el cumplimiento de requisitos para el trámite de constitución de entidades y de reformas estatutarias. Los consultores, con la ayuda de una lista de chequeo, verificarán que los interesados en constituir entidades y reformar estatutos tengan todos los documentos requeridos por la norma para realizar estos trámites de tal manera que alleguen a la Superintendencia toda la información necesaria para adelantar estos procedimientos.

2. Qué mecanismo de relación ha establecido la Superintendencia de Economía Solidaria con otras Superintendencias para lograr una vigilancia integral del Sector Solidario? Es importante señalar que, por mandato de ley, la Superintendencia de la Economía Solidaria ejerce supervisión sobre las entidades del sector que no se encuentren sometidas a la supervisión especializada de otro organismo del Estado, de conformidad con el artículo 34 de la Ley 454 de 1998. Es decir, la Supersolidaria tiene una competencia residual y excluyente. Es así como las entidades solidarias de salud, vigilancia, transporte y servicios públicos están bajo supervisión del Ministerio de Salud y las superintendencias de Vigilancia y Seguridad Privada, de Puertos y Transporte y Servicios Públicos, respectivamente. En el caso de las superintendencias, éstas ejercen la vigilancia, inspección y control tanto sobre la naturaleza jurídica como sobre la actividad que ejercen las cooperativas.

Actualmente están operando consultorios solidarios en las ciudades de Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Barrancabermeja, Popayán, Pasto, Pereira, Santa Marta y Espinal – Tolima. En cada una de estas ciudades se cuenta con un docente coordinador para garantizar la eficacia del servicio prestado que tendrá seguimiento directo de la Superintendencia. Próximamente el convenio se extenderá a otras ciudades del país en las cuales la UCC tiene sede. En Medellín el consultorio opera en la Cra. 42 No. 49-95. Teléfonos 215 94 14 - 215 94 40. Horario de 8 – 12 m. y 3 – 7 p.m

19


Gestión Social e inversión en educación formal del cooperativismo antioqueño Hernando Zabala Salazar. Director Ejecutivo de CONFECOOP ANTIOQUIA sólo pueden ser comprendidas como expresiones empresariales, sino, fundamentalmente, como vehículos de ordenamiento de la sociedad mediante la organización de la economía, estimulándose en el trabajo y la cooperación. Todos los esfuerzos de la organización cooperativa están orientados hacia la formación de satisfactores a las necesidades de los seres humanos, a través de una economía de servicios que propende por una real redistribución de la riqueza. La preocupación por la generación de desarrollo y bienestar, es el componente central de la existencia de estas organizaciones empresariales. Tal como ha sido expresado desde muchas vertientes de pensamiento, nuestro movimiento engloba las más altas virtudes de humanismo, desde las cuales se forjan la equidad y la democracia. La presencia cooperativa es múltiple en los diferentes escenarios mundiales, nacionales y locales. La fuerza de la cooperación convoca millones de personas en Colombia y reúne centenares de esfuerzos institucionales y comunitarios; se manifiesta en diversas expresiones empresariales, en miles de emprendimientos ciudadanos y en las más disímiles latitudes. Esa fuerza se articula cotidianamente a los propósitos de desarrollo local en pro del bienestar colectivo. El movimiento cooperativo y sus múltiples manifestaciones empresariales, a través de la historia, se ha puesto a disposición de los intereses nacionales y de las aspiraciones locales por vencer las pobrezas, a través de experiencias concretas en distintos frentes de la actividad económica, social y cultural.

C

omo un elemento inherente a su doctrina y razón de ser, las organizaciones cooperativas, a través del tiempo, han alcanzado objetivos y desarrollado actividades estrechamente relacionadas con la posibilidad de construir procesos productivos basados en la autogestión y la democracia participativa, generando bienestar y seguridad para los grupos sociales y las comunidades que los constituyen. Existen las cooperativas para dar solución a necesidades materiales y espirituales de los grupos aglutinados a su alrededor. Es por ello que las cooperativas no

Nuestra formación histórica, nuestros valores humanistas y nuestros principios universalizados convocan a todos los cooperativistas a realizar acciones permanentes por hacer posible el ideal del desarrollo humano, acercando a todos las oportunidades para lograr mejores condiciones de vida. Toda cooperativa es principalmente una institución de beneficio

20


social: para sus asociados, sus familias y sus comunidades. Toda cooperativa es el resultado de un esfuerzo comunitario que se revierte a sí mismo.

LA INVERSIÓN EN EDUCACIÓN FORMAL EN 2004

El cooperativismo de Antioquia ha incursionado en los sectores relacionados con la producción y la comercialización agropecuaria, e igualmente en la distribución de artículos de consumo a los hogares y en la prestación de servicios diversos a la comunidad, no como simples emprendimientos u oportunidades de negocio sino como necesidades de organización de la población para dar sostenibilidad a sus ingresos y elevar su calidad de vida. Sus resultados económicos y sus éxitos empresariales, son el fruto de los esfuerzos comunitarios, a los cuales nuevamente se dirigen sus beneficios.

Al finalizar el período 2003 el excedente de las cooperativas y mutuales de Antioquia alcanzó una suma cercana a los 57 mil millones de pesos, en 471 entidades que reportaron resultados económicos positivos. La inversión prevista en educación formal, para el periodo 2004, en seguimiento de normas legales, se previó en 5.700 millones de pesos. Recientemente la Superintendencia de Economía Solidaria reportó que 189 organizaciones (que presentaron información al 28 de febrero) invirtieron $4.673.818.879, correspondiendo al 82% del total previsto para el 2004. El total de beneficiarios de estos recursos fue de 146.291 personas.

A lo largo de la historia del cooperativismo de Antioquia, sus organizaciones han manifestado una constante preocupación por producir satisfactores a las necesidades de sus afiliados. Todas las expresiones empresariales del cooperativismo que hoy hacen presencia en este territorio, de manera directa o mediante la organización de la actividad productiva de sus miembros, contribuyen especialmente al mejoramiento de la calidad de vida. Así mismo lo hacen mediante la aplicación de sus excedentes anuales, estableciendo fondos sociales y reservas patrimoniales para generar capital institucional.

A continuación se dará cuenta de dicha información, teniendo en cuenta tipo de instituciones receptoras de recursos, destinos, niveles educativos y estratos financiados, clase de beneficiarios y distribución subregional.

Como se puede apreciar, cerca del 85% de los beneficiarios se ubican en establecimientos públicos o en programas directamente orientados por las Secretarías de Educación. De su lado, los recursos destinados, en un 57,7% se dirigieron hacia este tipo de instituciones. El promedio general de beneficio por persona fue de los $31.948.

Las cifras son completamente avasalladoras. En un reciente estudio realizado entre un grupo de 60 cooperativas de Antioquia, se pudo constatar que sus erogaciones educativas y de gestión social alcanzaron durante el año 2003 una inversión de $11.761.399.007. De este valor el 44,9% se destinó a actividades educativas, el 32,1% a financiación de acciones de solidaridad y el resto a otras inversiones, entre las cuales una importante proporción se dirigió a nuevas actividades educativas. La proyección de estas cifras al conjunto de organizaciones del Departamento, para el mismo período anual, arrojó un resultado superior a 60 mil millones de pesos; el índice de participación de dichas inversiones sobre los activos fue del 3,86%.

Los destinos superiores se ubicaron en matrículas y materiales, alcanzando un poco más del 90% de beneficiarios. La gran mayoría de los recursos (cerca del 87%) se dirigieron a subsidiar matrículas y pensiones; en el primer caso, con un promedio de beneficio de $58.000 y, en el segundo, de $226,524.

La obligación nacida en las leyes de ajuste al estatuto tributario de 2002 y 2003, referida a invertir una proporción de los excedentes en educación formal, se suma a la actividad de gestión social que históricamente mantiene el sistema cooperativo y de economía solidaria. En el 2003, en una muestra de 60 entidades, el 19,5% de los recursos de los fondos de educación se destinaron a auxilios educativos, sumando 1.032 millones de pesos, siendo que en este período no existía tal obligación; el cálculo de inversión para el universo de cooperativas en ese mismo período llegó a cerca de 1.800 millones de pesos.

21


La mayoría de los beneficiados se ubican en los niveles de primaria, secundaria y universidad. Los dos primeros fueron el 76,5%; el último, el 21,46%.

rán erogaciones por $10.550 millones en educación formal, bajo las modalidades previstas en el Decreto 2880 de 2004. No solamente en CONFECOOP ANTIOQUIA sino el conjunto de Asociaciones que confluimos en la Confederación de Cooperativas de Colombia, no compartimos el alcance de este decreto. Por tal razón se ha solicitado una revisión de la norma por parte del Consejo del Estado, a fin de que declare nulos los términos de este decreto. La demanda se basa en el hecho que este Decreto viola los artículos 84 y 189 (numeral 11) de la constitución Política, el 10 de la Ley 788 de 2002 y el 8 de la Ley 863 del 2003. Esto significa que la potestad reglamentaria otorgada por la Constitución al Presidente de la Republica, en el artículo 189, es una facultad administrativa y no legislativa, subordinada a las leyes. El Decreto 2880 excede o restringe el contenido de las leyes 788/02 y 863/ 03, modificándolas, al condicionar las inversiones de que tratan esas leyes.

Se aprecia como el 82,8 de los beneficiarios de programas de educación formal son sectores comunitarios, diferentes a los estamentos propios de las organizaciones aportantes. Se observa, igualmente, como un promedio alto de recursos benefició directamente al estamento trabajador.

Sin embargo, el Decreto se encuentra en vigencia y hasta tanto no haya un pronunciamiento del Consejo de Estado en su contra, tiene fuerza vinculante y es de obligatorio cumplimiento, en virtud de la presunción de legalidad que lo ampara. Por tal razón, el cooperativismo antioqueño dio cumplimiento a lo dispuesto en la Ley. La totalidad de recursos de las entidades obligadas, que se invirtieron en el 2004, sumaron $4.673.818.879, siendo el 20% de todos los recursos del país, atendiendo 146.291 beneficiarios.

Este cuadro indica como el propósito último de la obligación de inversión en educación formal, se cumple de una manera maravillosa. En más de un 99% se dirigieron hacia los estratos socioeconómicos 1, 2 y 3. En cuanto a recursos, igualmente, el más alto porcentaje se ubica en los tres estratos mencionados, esto es, el 86,6%.

Con el fin de que cada una de las organizaciones cooperativas, obligadas a la inversión, puedan tomar una decisión coherente con el espíritu de la Cooperación, CONFECOOP ANTIOQUIA ha definido algunos derroteros básicos sobre dicho particular, tomando en cuenta las alternativas previstas en el Decreto 2880 y detalladas en disposiciones posteriores del ICETEX y el Ministerio de Educación Nacional.

De la información reportada hasta febrero 28 de 2005, se deduce que 69 municipios del departamento han sido beneficiados de los recursos, correspondiendo a más del 55% del territorio.

El sector cooperativo antioqueño considera de trascendental importancia destinar sus recursos a programas de generación de procesos de desarrollo local, coadyuvando al cumplimiento de los planes territoriales de desarrollo.

Como resultado de la mayor concentración poblacional y de organizaciones en el Valle de Aburrá, los mayores porcentajes de beneficiarios y recursos se acumulan en esta subregión. En cuanto a número de beneficiarios le siguen el Oriente y el Norte; situación que se manifiesta en la distribución de recursos, acompañados del Suroeste.

De acuerdo con las previsiones de CONFECOOP ANTIOQUIA, los Proyectos a convenir con cada uno de los entes territoriales, pueden ser de dos tipos. El primero, siguiendo la experiencia lograda en el 2004 con los Proyectos “Escuela Nueva” y “La Escuela busca al niño”, significa la formación de un fondo común al cual aportarán las organizaciones interesadas. Los recursos se aplicarán a los rubros convenidos con las respectivas secretarías que den cuenta de programas generales de cobertura que se indiquen en el respectivo plan de desarrollo.

INVERSIÓN EN EDUCACIÓN FORMAL EN 2005 515 organizaciones cooperativas han presentado resultados económicos (excedentes) de corte del 2004, por un valor superior a 52 mil millones de pesos. Para el 2005 realiza-

22


En el segundo caso, cada organización interesada en invertir de manera especifica, elaborará un proyecto de inversión el cual se someterá a consideración de la Secretaría de Educación o del Comité de Seguimiento que pueda crearse para el efecto. Para este segundo evento, CONFECOOP ANTIOQUIA estimulará proyectos que tengan en cuenta las siguientes líneas de inversión básicas:

a) Formación y actualización del talento humano. b) Proyectos pedagógicos productivos. c) Infraestructura (priorizando construcción, remodelación, ampliación de unidades sanitarias). d) Dotación, prioridad funcionamiento de restaurantes escolares. e) Servicio de transporte. Con las acciones de gestión social que se adelantan actualmente, el cooperativismo antioqueño continúa recorriendo la senda trazada por sus fundadores y cumple la misión histórica que se le ha asignado. La Asociación Antioqueña de Cooperativas –CONFECOOP ANTIOQUIA- mantiene el punto de vista expuesto en muchas oportunidades respecto de que el Estado Colombiano debería propiciar el estímulo y fomento permanente a esta modalidad empresarial, haciendo caso de la directiva constitucional de que deben generarse posibilidades de toda índole para todos los ciudadanos. En este sentido debe reconocerse, en toda su dimensión, los beneficios del sistema cooperativo y no arrollarlo con obligaciones tributarias que desconocen su naturaleza y misión


Por la buena salud de las madres y los niños 2. Vigilancia epidemiológica de la mortalidad materna y perinatal

R

ecientemente SaludCoop EPS hizo el lanzamiento oficial de la Política para la reducción de la Mortalidad Materna y Perinatal, con la participación de representantes del Ministerio de la Protección Social y los Entes Departamentales, Distritales y Municipales de Salud de varias Ciudades del país.

Esta línea de acción busca analizar las características de los casos de mortalidad que inevitablemente se presenten con el fin de identificar aspectos que puedan ser mejorables en los procesos de atención y tomar los correctivos si es necesario.

Esta política está apoyada en una campaña de divulgación impresa, que llega hasta los más apartados rincones del país donde presta sus servicios una IPS de SaludCoop. Los afiches que acompañan este artículo, resumen los temas que trataremos continuamente con nuestra población afiliada.

3. Salud de la mujer en la etapa reproductiva

Teniendo en cuenta que SaludCoop está presente en todo el territorio nacional y que cuenta con el mayor número de Usuarios afiliados al Régimen Contributivo, se pretende mediante la adopción de ésta Política, y en concordancia con el Ministerio de la Protección Social, reducir la mortalidad materna en Colombia, a través de cuatro Líneas de Acción y en cada una de ellas diferentes estrategias que nos permitirán lograr la meta, las cuales se resumen a continuación:

Esta línea aborda la salud desde la planificación familiar, reforzando la consejería en los métodos de planificación, para que cada pareja decida responsablemente cuál es el mejor momento para tener los hijos. Establece la atención preferencial a las gestantes y Recién Nacidos como población que debe gozar de mayor prioridad para la atención y fomenta el acompañamiento de las mujeres durante el trabajo de parto.

4.Accesibilidad de las gestantes y de los Recién Nacidos a la atención en la red de servicios de salud

1. Vigilancia de la salud materna y perinatal : Creación de equipos conformados por profesionales de diferentes disciplinas los cuales analizarán la información relacionada con la atención del embarazo, parto, postparto y del Recién Nacido, con el fin de identificar problemas de salud e intervenirlos oportunamente. Este grupo tendrá también la responsabilidad de capacitar al personal en las prácticas clínicas que se han demostrado que son beneficiosas para la salud materna y perinatal.

Mediante ésta línea se busca garantizar la atención en una red de prestadores que cumpla los requisitos para la mejor atención y con la oportunidad que se requiera. Estamos seguros que con las estrategias planteadas en cada una de estas líneas de acción, SaludCoop EPS hará un gran aporte a la reducción de la mortalidad materna y perinatal en el País.

24


Rostros cooperantes Marta Ines Gómez Guardia Comunicado Cotrafa

E

l pasado 18 de mayo Cotrafa realizó un Home naje a la vida y obra del Doctor Luis Alfonso Marulanda Tobón Gerente general de esta Entidad Con las siguientes palabras se hizo un reconocimiento a este hombre que ha trabajado incondicionalmente buscando encaminar la Cooperativa hacia el progreso y el bienestar. Hoy se le hace un merecido reconocimiento a un preclaro hombre y ciudadano que llegó a confundir su existencia natural con el destino de una entidad como COTRAFA FINANCIERA, de tal forma que se llegan a confundir como lo existencial tal que son una sola esencia y una sola sustancia. Unidad que para su felicidad que se complementa con uno de sus grandes amores: su siempre bien amada esposa doña Myriam y el retoño de ambos, Paola. Las abatares de la vida lo llevaron por los senderos del cooperativismo Bellanita y lo anclaron para la vida misma. Aquí esencia de la fortuna que le ratifica el espíritu de los trabajadores y se encarna en la sangre obrera del trabajador de Fabricato y se refrenda día a día por la masa trabajadora de Antioquia que se ve en él la confianza para direccionar el principio solidario del cooperativismo. Es sobre las anteriores bases de valores inmaculados como don Luis Alfonso construyó y construye parte de la patria deseada: la del esfuerzo común, la que desde el grito de independencia y el grito comunero buscan para Colombia, donde solo se pueda encontrar en definitiva el sendero de lo justo para todos nuestros sectores sociales; donde en definitiva se extingan palabras odiosas y discriminatorias como desigualdad, ricos, pobres analfabetos, corruptos y solo se hable de solidaridad, educación, oportunidad, paz, igualdad, orden y esperanza. Por que se trata de una persona dispuesta, líder y visionaria que ha sabido entregar a su entidad durante sus 37 años de labores, sus mejores ideas, su alegría y gran capacidad de trabajo. El espíritu de compromiso desinteresado e incondicional, caracterizan a un maravillosos y gran líder, a quien hoy con orgullo reconocemos su labor, a don Luis Alfonso Marulanda, quien desde el primer día in-

Luis Alfonso Marulanda Tobón Gerente general COTRAFA

gresó a la Cooperativa, hace muchos años ya, cuando sus conocimientos estaría al servicio de ella para hacerla crecer, su único propósito fue trabajar por una gran obra al servicio de sus asociados, sus familias y la comunidad. Sus esfuerzos en Cotrafa son un ejemplo de cómo formular y luego escenificar el reto del cambio creativo. Es destacable el hecho que seguramente muchas veces, se haya retirado a estar muy solitario, por decirlo así, a pensar lo impensable, para rediseñar la Cooperativa, por que algunos en su momento no compartieron su sentido de urgencia, en cuanto a los retos que Cotrafa debía enfrentar en épocas difíciles y de grandes crisis, las cuales para don Luis Alfonso, sin menospreciarlas, si lo fortalecieron y las convirtieron en inmensas oportunidades que aprovechó en beneficio de la institución, acompañado de su gran fe, la que siempre ha sido su aliada y con la cual ha sabido contagiar a muchos para formar equipo que jalone grandes proyectos, es así, que como un buen capitán y de manera certera supo reclutar los colaboradores claves para su éxito, y con gran positivismo se preocupó por difundir la meta de llegar muy lejos con Cotrafa, invitó y desafió, con argumentos, y debatiendo hizo cambios atrevidos, exhortando a sus trabajadores de primera línea y demás colaboradores, a idear nuevos procesos que dinamizarán y reorientarán el camino de la entidad, adaptándola cada día más a la vanguardia de los cambios que le exigía el entorno, con una actitud incansable, totalmente preactiva frente a una entidad que siempre ha llevado muy adentro, ya que él sabía que para tener éxito, los retadores deben tener la posición adecuada: capacidad de acción, de forma permanente estuvo a la altura del reto para asegurar a sus compañeros de equipo su apoyo permanente en la tarea que emprenderían. La creatividad nace de la experiencia, y don Luis Alfonso es a experiencia y el conocimiento en Cotrafa, el sabía que como gerente tenía la responsabilidad de crear

25


existen muchos retos por enfrentar, cuando el pasado lleno de experiencias, fallas, aciertos, desaciertos, éxitos, problemas y dudas, se constituyen en una ventaja competitiva por el amplio conocimiento adquirido de la Organización, ese es don Luis Alfonso, él que hoy aún vibra en los destinos de La Cooperativa, y es apenas cuestión de justicia, destacar como a través de su historia entregó su vida por esta magna obra como es Cotrafa, donde su presencia seguirá viva entre todos los que la conforman.

un reto coherente con la realidad que vivía y de ir mucho más allá, porque la claridad y la precisión de ese reto inspirarían y acelerarían el proceso creativo, camino que indicaría el camino de la Cooperativa. El líder de creatividad reta con su propia humanidad y eso es lo que encierra don Luis Alfonso, quien con bondad supo conquistar el corazón de los demás, los trabajadores de la cooperativa, sus asociados y amigos del sector. Es acaso posible que una organización Cooperativa tenga historia y trayectoria empresarial?, claro que si, y detrás de ella se encuentra seguramente un gran hombre quien con sus experiencias acumuladas por más de treinta años de vida laboral, le permite incorporarla en la planeación y orientación de su futuro, porque todavía

Don Luis Alfonso, es por todo esto que hoy su Organización, sus amigos, sus allegados, el sector Cooperativo hacen un reconocimiento a su larga e intensa labor que ha aportado al desarrollo sector cooperativo tanto en la ciudad como en el país

De paso por... III Encuentro de Microcrédito ser humano encuentre semejanzas con los demás y construya asociatividad junto a otros. El individuo aislado, por naturaleza, es un ser excluido, ya sea por efecto de su formación o por efecto de las prácticas sociales que le ordenan esa exclusión. La cooperación, o el hacer vida conjuntamente con otros, o el actuar mancomunadamente, o el construir porvenires colectivamente, es la mejor manera de eliminar la exclusión. La cooperación es, por excelencia, la negación de la exclusión, porque implica el compartir, el dar y el recibir, el hacer parte de algo, la trascendencia del yo hacia el nosotros. La inclusión social, auque en el discurso postmodenista aparece como mensaje de solidaridad o como acción responsable del buen gobierno, no es un tema ajeno al movimiento cooperativo. La inclusión es la razón de ser del cooperativismo. La acción cooperativa se produce para eliminar la exclusión y producir la inclusión.

Hernando Zabala Salazar Director Ejecutivo CONFECOOP ANTIOQUIA

E

l título que los organizadores hemos dado a este III Encuentro de microcrédito (“inclusión y solida ridad”), manifiesta claramente varios de los elementos de la identidad cooperativa.

COOPERACIÓN ES INCLUSIÓN

En esta palabras de clausura, quiero referirieme expresamente a uno de los vocablos allí presente: LA INCLUSIÓN

Pero el método para hacer posible la inclusión que ha adoptado el cooperativismo en todas sus formas, en todas sus experiencias y en todas las latitudes, es el método del acercamiento de unos y otros, para formar el nosotros a través de EMPRENDIMIENTOS ECONÓMICOS. La asociatividad para el cooperativismo no es simple deseo de hacer colectivos; se construye, principalmente, para derrotar la exclusión mediante el acercamiento a una mejor calidad de vida de las personas, los grupos y las comunidades, generando satisfactores a las necesidades humanas, eliminando fragilidades y barreras. Todo ello a través de la acción económica. La Cooperativa es el resultado del

La inclusión es, en ultima instancia, el objeto de la acción cooperativista. Partimos de considerar que el individuo aislado está sometido a muchísimos factores destabilizadores, pero sobre todo a la imposibilidad de superar las fragilidades, las carencias y las pobrezas de toda índole. El axioma aristotélico de que el hombre es un ser social por excelencia sólo se hace realidad en la medida en que ese

26


encuentro de semejantes y semejanzas, del encuentro de los excluidos, para alcanzar la inclusión; pero esta última sólo se hace cierta, factible, real y también constructora de provenires, a través del empeño en una acción económica.

instancia de la individualidad y avanza hacia la instancia de la mancomunidad. La cooperación cooperativista y su expresión organizacional -la cooperativa- mediante el método de forjamiento de emprendimientos económicos mancomunados debe producir – necesariamente- desarrollo humano: esto es desarrollo del individuo y de sus entornos inmediatos.

La inclusión cooperativista implica pues realizar emprendimientos que puedan contribuir a la estabilización de los ingresos o a la formación de nuevos ingresos o al rendimiento de los ingresos o al uso racional de los ingresos. Cualquiera de las formas que adopte ese emprendimiento tendrá que ver con el ingreso de los sujetos de la cooperación, como elemento inmediato y efectivo para sobrevivir y alcanzar calidad de vida.

Más allá de esta primera fase del emprendimiento cooperativo se encuentra el proyecto de contribuir al desarrollo local. Es simplemente natural que si el individuo puede resolver sus necesidades más elementales, puede acceder a unos nuevos niveles de ingreso, consecuencialmente ello se reflejará en su entorno comunitario y territorial inmediato. Por eso la cooperación, al producir inclusión, utilizando fórmulas como las del microcrédito y las microfinanzas, finalmente, produce desarrollo comunitario y desarrollo local.

Los teóricos de la cooperación –y recientemente el Maestro Francisco de Paula Jaramillo lo ha recordado en su novela “Guanentá”- nos han advertido que el cooperativismo no es un modelo económico que pretenda el enriquecimiento de los individuos o de los grupos. El modelo cooperativo –sabiamente nos enseñan- es un modelo y una alternativa para vivir “rico”.

Para todos es claro que esa acción primaria de los emprendimientos en cada cooperativa se hará más efectiva con el proceso ulterior de la acción emprededora entre las mismas coooperativas y de estas con otras formas de organización nacidas del esfuerzo comunitario. La participación efectiva en procesos de desarrollo local se realiza mediantes esfuerzos de inter cooperación.

La posibilidad de adelantar una existencia como seres autónomos o unidos a un núcleo familiar, social o comunitario, como seres satisfechos, sin pretensiones de riqueza y voluptuosidad, es el mensaje de la cooperación cooperativista y es el propósito de toda cooperativa. Esa posibilidad de una existencia agradable y feliz, esa alternativa de vivir “rico”, se produce a través de miles y millones de pequeños emprendimientos económicos, que no sólo se representan en la acción de una cooperativa de ahorro y crédito sino en todas las múltiples facetas que puede adquirir la figura asociativa de la Cooperativa. Toda cooperativa contiene en su interior cientos de emprendimientos de pequeña cuantía. Emprendimientos que, a su vez, se manifiestan en cientos de esfuerzos de microcrédito y de microfinanzas.

Para hacer sostenible el desarrollo humano, las cooperativas y sus diferentes expresiones de integración e intercooperación, avanzan hacia la participación en el desarrollo local. Esto quiere de cir, que LA INCLUSIÓN, implica sostenibilidad de los esfuerzos de desarrollo humano y de desarrollo local. Romper el circulo vicioso de la exclusión, exige cientos, miles y millones de esfuerzos de cooperación económica de quienes se incluyen así mismos.

El microcrédito –y también las microfinanzas-, entonces, son prácticas corrientes y cotidianas en cualquier forma empresarial que asuma una cooperativa.

Estas cortas anotaciones acerca de una de las palabras centrales que convocaron este encuentro, pretenden concitar la reflexión acerca del verdadero papel que tenemos entre manos y aseverar que el futuro de la cooperación dependerá de la comprensión cabal, que todos adquiramos, del significado y las dimensiones de los vocablos INCLUSION Y SOLIDARIDAD. Les invitamos a mantener presentes estos vocablos en sus reflexiones y acciones cotidianas.

El tema del microcrédito no es, pues, un asunto coyuntural para nosotros, no es simplemente el sumarnos a la iniciativa internacional de promover el microcrédito. El microcrédito y la microfinanza son de la esencia de la cooperación cooperativista. La inclusión social a través de la práctica de emprendimientos de cooperación, a través del forjamiento de miles de procesos de mcirocrédito y microfinanzas, hace también posible la formación de mecanismos de acceso a la propiedad, hace posible la formación de una democracia económica y permite, mediante la acción mancomunada de todos los cooperadores, contribuir a la formación del sueño de la equidad social.

En nombre de los organizadores del evento, CONFECOOP ANTIOQUIA y FOMENTAMOS. En nombre de todos aquellos que hoy en día se ven incluidos por la acción cooperadora, por el emprendimiento cooperativista y solidario. En nombre de todos aquellos que ven menos dificil el camino hacia el porvenir como consecuencia de su inclusión asociativa. Mil y mil gracias a los ponentes por la extensión de sus pensamientos y experiencias y a todos Ustedes por su presencia, por su participación, por su compromiso, por su decisión de ser INCLUIDOS

Es claro, pues, que en materia de microcrédito, la acción cooperativista va más allá de la sola respuesta a la necesidad del individuo de superar pobrezas parciales. Mediante la generación de una cultura de la cooperación el individuo supera la

27


Eventos 2005 DESAYUNOS COOPERATIVOS Durante el primer semestre del año 2005 CONFECOOP ANTIOQUIA ha realizado tres Desayunos Cooperativos, los cuales buscan actualizar y capacitar al Sector Solidario y a la comunidad en general sobre los diversos temas coyunturales que se presentan día a día en el Sector de la Economía Solidaria; estos temas hacen que los diferentes públicos se muestren inquietos frente a las diferentes posiciones y decisiones del Gobierno, es por esto que CONFECOOP ANTIOQUIA brinda este espacio para resolver dudas e inquietudes que se generan frente a estos temas. ENCUENTRO SOLIDARIO DEL NORDESTE ANTIOQUEÑO “Actualidad y perspectivas del Sector Solidario para el Desarrollo de la Región” El 11 de mayo en el Municipio de Amalfi, CONFECOOP ANTIOQUIA y la Cooperativa Riachón de Amalfi realizaron el Encuentro Solidario del Nordeste Antioqueño. A este evento asistieron 55 personas de diferentes Municipios de la zona, entre ellos: Yalí, Anorí, Amalfi, El Bagre, Cisneros y Guadalupe. Los asistentes participaron de las diferentes conferencias y del taller práctico que tenía como fin fundamental aplicar los conceptos vistos durante esta jornada Este encuentro tuvo como objetivo fundamental aportar al desarrollo de la región y buscar espacios donde las diferentes agrupaciones solidarias puedan compartir, actualizar, conocer y opinar sobre el desarrollo del medio que los rodea. III ENCUENTRO DE MICROCRÉDITO El 19 de mayo de 2005 CONFECOOP ANTIOQUIA y la Corporación FOMENTAMOS, realizaron su tradicional Encuentro del Microcrédito “El Microcrédito: Inclusión y Solidaridad”,

28

En este encuentro se presentaron posiciones contundentes frente a los diferentes temas presentados, las cuales se pudieron conocer por medio de las preguntas, comentarios que se hicieron a los diferentes conferencistas por medio de la sección de preguntas abiertas manejadas durante el evento después de cada ponencia. Con este evento se quería mostrar la importancia del Microcrédito en el desarrollo del la ciudad y del país y apoyar el año del Microcrédito designado por la ONU A este encuentro asistieron representantes de cooperativas, entidades, universidades y ONG’s de Medellín y otras regiones cercanas DGRV Pensando en las necesidades diarias del Sector y el nivel de exigencia del medio; CONFECOOP ANTIOQUIA y La Confederación Alemana de Cooperativas –DGRV- en su programa Red Internacional de Capacitación, realizaron el Seminario Taller “ La Gobernabilidad en las Cooperativas”. Estos temas fueron expuestos por el Dr. Hugo Hernández Grajales ACTUALIZACIÓN LABORAL 2005 El 23 de junio, en el Club Medellín, CONFECOOP ANTIOQUIA realizó la Jornada de Actualización Laboral 2005, esta tuvo como objetivo concienciar a los asistentes sobre las modificaciones legales y jurisprudenciales que se han presentado en el campo laboral y de la seguridad social. El expositor de esta jornada fue el Doctor GERMÁN PLAZAS, abogado de la Pontificia Universidad Javeriana.


MES DE LA COOPERACIÓN · Foro Regional 2005 Como acto central de la celebración del Mes de la Cooperación, CONFECOOP ANTIOQUIA realizó en el salón Antioquia del Hotel Intercontinental Medellín, el Foro Regional 2005 “Valores Cooperativos en Ambientes de Transformación Económica” en este evento académico se contó con las ponencias de representantes argentinos del Cooperativismo, quienes compartieron con el público sus experiencias durante la época de crisis en su país. La conferencia “Estrategias Asociativas durante la Crisis Financiera en Argentina” fue dictada por el Doctor Segundo Luis Camuratti, Presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos y el tema “La Solidaridad como Valor Estratégico en la Cooperativa” fue abordado por la Doctora Analía Giavón, Directora del Instituto de la Cooperación de Argentina.

HOMENAJE A LOS CREADORES DE PENSAMIENTO EN COOPERACIÓN “FRANCISCO LUIS JIMENEZ ARCILA” Como acto de clausura del mes de la cooperación, el jueves 21 de julio fue realizado la segunda entrega del Homenaje a los Creadores de Pensamiento en Cooperación, el cual se ha nombrado a partir de 2005 Homenaje “Francisco Luis Jiménez Arcila” como reconocimiento a nuestro gran pensador. Los postulados debían cumplir con algunos requisitos, definidos por el consejo de dirección de Confecoop Antioquia, con los cuales procedió la comisión evaluadora designada: Los postulados por las organizaciones cooperativas e instituciones suniversitarias fueron: • El Dr. Henando Zabala Salazar, postulado por Coofinep en las categorías pedagogía e Investigación. • El Grupo de Investigadores en Economía solidaria FUNLAM postulado por la Facultad de Administración de Empresas de FUNLAM en la categoría Investigación. • El Dr. Gustavo Arbeláez Ramírez postulado por Coimpresores, por sus méritos como promotor de cooperativas de impresores en Colombia. • El Dr. Mario Arango Jaramillo, postulado por la Universidad Cooperativa de Colombia en la categoría Investigación y pedagogía. • El Dr. Sixto Ivan Orozco Fuentes postulado por Cooprudea. El jurado asignado para la elección de los postulados esta conformado por: John Jairo Gómez Bernal - Presidente de Confecoop Antioquia, Diomer Agudelo Vélez - Coordinador del Comité de Educación de Confecoop Antioquia, Teresa Jiménez V. - Miembro del Comité de Educación de Confecoop Antioquia, Elvia Correa Gil - Miembro del comité de Educación de Confecoop Antioquia

Después de una evaluación minuciosa de los postulados, la comisión decide de manera unánime hacer entrega del reconocimiento a: • Grupo de Investigadores de Economía Solidaria de la Ganadores homenaje a los creadores Funlam Funlam; como exalta- de pensamiento en cooperacion ción a su trabajo y de- «Francisco Luis Jiménez Arcila» dicación en la Categoría Investigación Institucional El Grupo de Investigadores de Economía Solidaria de la Fundación Universitaria Luis Amigó, fue conformado desde finales de la década de los 90 y desde entonces ha aportado varias investigaciones y publicado varios textos, entre los que destacamos: - Descripción y análisis coyuntural de variables financieras y Socioeconómicas del sector de la economía solidaria en Antioquia 2001 – 2002. Publicado en medio magnético en el año 2005. - Racionalidad de Practicas de Economía solidaria en Medellín en las últimas tres décadas del siglo XX. Publicado en el año 2004 - En el año 2002 publicó: Fundamentos para la construcción de la Economía Solidaria: lo Incluyente en el contexto de la globalización. - Caracterización Historia de Algunas Prácticas Asociativas de Economía Solidaria en Medellín de 1930 a 1972, publicado en el año 2000. - Descripción y análisis de variables de la Economía solidaria en Antioquia. Visión de coyuntura. Publicado en el año 2000 En la Categoría Investigación personal, el reconocimiento es para: El Dr. Mario Arango Jaramillo El Dr. Arango Jaramillo, es Abogado y periodista; actualmente se desempeña como profesor de Economía Solidaria y Derecho Cooperativo de la facultad de Derecho y de la Escuela Nacional de Postgrados de la Universidad Cooperativa de Colombia, seccional Medellín, así como catedrático en la Fundación Universitaria Luis Amigó. Entre muchas de sus publicaciones, de carácter económico, histórico y periodístico, destacamos los siguientes: En 1997 escribió “La Economía solidaria, una alternativa Económica y social”. Con una Segunda edición en 2000. En el 2003, “La Economía informal una transformación democrática”. “Las Famiempresas y microempresas una alternativa solidaria”. Y su más reciente publicación aún en proceso de edición: “Manual de Economía Solidaria y cooperativismo”. La comisión evaluadora del Homenaje a Creadores de Pensamiento en Cooperación Francisco Luís Jiménez, resalta la labor investigativa, pedagógica y promotora de los demás postulados. Recomienda el consejo de dirección de Confecoop Antioquia, crear la categoría de Realizadores de cooperación, con el fin de exaltar la entrega de aquellas personas que desde la acción cotidiana han contribuido al desarrollo del sector.

29


De paso por... Foro Regional 2005 Líneas de Acción para el Sector Cooperativo Antioqueño Hemos defendido en múltiples oportunidades el punto de vista de que la Cooperación, en su expresión de modelo socioeconómico, se ha venido constituyendo en una alternativa capaz de producir verdadero desarrollo. El desarrollo, entendido desde la perspectiva humana, expresa cambios y transformaciones de todo tipo: en las personas, en la cultura de las colectividades, en la forma de producir, en las maneras de decidir y, como consecuencia, en el devenir de los pueblos. El desarrollo, desde esta perspectiva, es ganar espacios y resolver problemáticas que se han centrado en el predominio de las pobrezas. Y el cooperativismo es una fuerza capaz de expulsar las pobrezas de la vida humana. Al comenzar el último decenio del siglo XX, en un evento como el que hoy nos convoca, la por entonces muy joven Asociación Antioqueña de Cooperativas, reunía a todos sus dirigentes y les proponía una apuesta por el desarrollo de nuestro movimiento en la región, pensando en que esta brega no se limitara a la constitución de más y mejores cooperativas sino, fundamentalmente, a contribuir a generar riqueza y bienestar, a eliminar las causas de las pobrezas. El Plan Estratégico del Cooperativismo Antioqueño, definido en el año 1993, se propuso como misión principal la de convertir al cooperativismo en una alternativa social y económica regional, capaz de satisfacer y elevar el nivel de vida de los asociados y sus familias, incorporándose como factor de desarrollo en las comunidades. En esta definición se condensó el sueño cooperativista de finales del siglo, el cual continúa siendo el propósito fundamental del actuar nuestro. En aquellos años, establecíamos un conjunto de objetivos que quiero recordar en esta oportunidad y permitirme un primer acercamiento a su cumplimiento. Sosteníamos que la primera tarea a emprender era la de vigorizar el funcionamiento y eficacia de las cooperativas, para lograr un desarrollo más armonioso del conjunto, implicando en cada unidad económica una cultura de planeación permanente, un esfuerzo de fortalecimiento económico, una mejora en los niveles de participación de los asociados, innovación tecnológica y profesionalización del talento humano. Si analizamos cada uno de estos elementos, necesariamente llegaremos a la conclusión que son todos absolutamente validos en cualquier época, a fin de introducir eficiencia y lograr eficacia en el quehacer cooperativo. Muchísimas cooperativas los han introyectado profundamente en su vida institucional, sobre todo haciendo caso de las transformaciones económicas y administrativas de estos años; sin embargo, aún son muchas las que manifiestan francos retrasos

30

en este campo: en especial, la gran mayoría de las cooperativas nacientes presentan fragilidades inmensas respecto de estos necesarios instrumentos de gestión. Hacia el futuro, si no logramos que una amplia mayoría de nuestras organizaciones acepten la cultura de la planeación, de la participación, la innovación y la profesionalización, no habrá armonía en el conjunto y el sueño de construir un sector vigoroso manifestará mayores retrasos en el tiempo. Un segundo gran objetivo identificado fue el de fortalecer y crear organismos cooperativos para la prestación de servicios de gran cobertura, tales como: el mercadeo y consumo, la producción y la seguridad social. La cooperación como modelo económico alternativo debe construir su propio aparato productivo y generar sus propios mecanismos de mercado interno de bienes y servicios. Los modelos exitosos experimentados en todo el mundo así lo han demostrado, logrando configurar un espectro de organismos de cobertura, a través de las fórmulas de integración o intercooperación, y permitiendo la mayor especialización de las demás unidades económicas. Lamentablemente, este fue un propósito que no alcanzamos en estos años: lo dejamos fuera de nuestras preocupaciones centrales y se convirtió en esfuerzo de unidades económicas aisladas. La preocupación por la formación de un sistema financiero cooperativo, constituyó el tercer objetivo de los años noventa, ideado a partir de la presencia de un amplio número de cooperativas con actividad financiera, buscando cobertura geográfica, financiamiento de otras líneas de actividad y ampliación de base social. Nuestro cooperativismo con actividad financiera creció enormemente durante los noventa, amplió su base asociada y aprovechó la coyuntura para extenderse geográficamente. Pero también vivió su propia crisis. Grandes lecciones se aprendieron durante este acaecer. Para bien, a pesar de las caídas y de la lamentable pérdida de maravillosas experiencias organizativas y comunitarias de cooperación, salimos adelante como movimiento; se fortalecieron la gran mayoría de las cooperativas y hoy mostramos orgullosos al mundo entero la fuerza del cooperativismo antioqueño. Pero –recuerdentenemos una deuda con el pueblo antioqueño y con el movimiento cooperativo: la lucha por la supervivencia no nos permitió crear el sistema financiero cooperativo de Antioquia. La educación se estableció como el cuarto propósito, definido como el establecimiento de un sólido sistema de educación y asistencia técnica que sirviera de apoyo a los procesos de fomento y desarrollo propios, apoyados en la investigación y en el aumento de medios escritos (libros, revistas, periódicos), los cuales habrían de facilitar la comprensión del fenómeno cooperativo. A este conjunto de acciones se agregó la de generar procesos de comunicación permanentes, oportunos y periódicos que, junto a la educación, garantizara la generación de cultura de cooperación.


La educación, en sus diferentes niveles, que van desde la simple información hasta la creación de conocimiento científico, es nuestra regla de oro, es la manifestación más clara de nuestra aspiración de conquista –como diría el Maestro Paul Lambert-. En la educación se concentra la esencia de la cooperación; ella hace posible la formación de conciencia de cooperación y de transformación social. En la educación se manifiesta nuestra independencia, nuestra autonomía. Sin embargo, en estos años, hemos dejado que otros asuman el papel protagónico frente a la educación cooperativa: en concreto, el Estado, malinterpretando este principio, ha pretendido apoderarse de la orientación educativa y también de los recursos. Este fenómeno de los últimos años es resultado de una clara falta de integración en este campo y de haber dejado la regla de oro a merced de las libres fuerzas del mercado. Un quinto objetivo fue el de incorporar el proyecto cooperativo como alternativa al desarrollo municipal, basados en un esfuerzo de comprensión del fenómeno descentralizador y de formulación de proyectos de intervención en el orden local. Dentro de este propósito general se veía como fundamental la ampliación de cobertura y presencia en la subregión central (Área Metroplitana), acercando los beneficios del cooperativismo a las comunidades barriales. Tal vez nos adelantamos en el tiempo. El Estado colombiano, durante estos años, no se ha preparado para la intervención del cooperativismo. Nuevamente el Estado, malinterpretando la fuerza de la cooperación, la ha visto como un instrumento para hacer viables sus fórmulas de privatización, modernización y descentralización. Para el Estado colombiano, el cooperativismo es un simple esquema empresarial que se puede utilizar y que se deja utilizar. En toda Latinoamérica, los cooperativistas soñamos con asumir el poder local y las tendencias macroeconómicas exigen del cooperativismo asumir ese poder local, en lo económico, en lo social y –claro está- en lo político. En la medida en que no seamos fuerza organizada, integrada, orientada hacia una misma cima, seguiremos siendo simples instrumentos en un juego estratégico que tampoco sabe adónde se dirige. Finalmente, optábamos por redefinir el modelo de desarrollo cooperativo que hasta entonces habíamos experimentado, buscando intervenir áreas de la actividad económica que pudieran dar cuenta de la misión cooperativa de elevar las condiciones de vida de sus gentes, implicando formación de nuevas unidades económicas, redes de intercooperación, consolidación del sistema financiero cooperativo regional e investigación. ¡Qué poco hemos avanzado en estas dimensiones! Pero, ello no sólo nos puede inducir a darnos golpes de pecho, a echarnos

culpas y a mutilar nuestras ilusiones. Por el contrario, debe inducirnos a reemprender el camino, a observar más detenidamente lo que hay más allá. A los cooperativistas de Antioquia no nos puede pasar lo que le ocurrió al oído, la mano y la nariz, en el famoso cuento de Gibran Khalil. “Dijo el Ojo un día: - Veo más allá de estos valles una montaña velada por la niebla azul. ¿Verdad que es hermosa? El Oído se puso a escuchar, y después de haber escuchado atentamente durante un tiempo, dijo: - Pero, ¿dónde está esa montaña? ¡Yo no la oigo! Entonces habló la Mano, y dijo: - En vano trato de palparla o tocarla; no encuentro montaña alguna. La Nariz dijo: - No hay ninguna montaña. No puedo olerla. Entonces el Ojo se volvió hacia otro lado, y todos comenzaron a discutir la extraña alucinación del Ojo. Y decían: - A este Ojo debe pasarle algo”. Todo buen cooperativista es como el Ojo: Ve más allá que los demás; no sólo oye, no solo palpa, no solo huele, también sueña, también imagina, también espera. Es una historia larga, enorme, fructífera y maravillosa la de la Cooperación antioqueña. Es una historia de alegrías en unos casos, de sinsabores en otros; de logros y de decepciones. Pero, sobre todo, es una historia que hemos vivido, de la que hemos participado, de la que -a pesar de todo- nos sentimos orgullosos. Muchas veces me he detenido a pensar en esta historia reciente –de doce o quince años atrás- y he llegado a la conclusión que si no hubiéramos tenido este esfuerzo integrador que hoy llamamos CONFECOOP ANTIOQUIA y que si no hubiéramos perfilado el futuro en los términos que lo hicimos en 1993, hoy en día los cooperativistas antioqueños sólo seríamos oído, mano y nariz, sólo estaríamos interesados en el escuchar, palpar y oler lo inmediato, a la manera de Tomás el discípulo de Jesús; esto es, no seríamos más que un puñado de pragmáticos esmerados en el ahora y alejados del mañana.


Afortunadamente, a los cooperativistas nos caracteriza una doble naturaleza: somos –principalmente- constructores de ilusiones colectivas, pero nos proponemos hacerlas realidad utilizando instrumentos del pragmatismo. Esa naturaleza ha permitido a todo cooperativista, de todas las latitudes, superar las barreras. Esa naturaleza es la que ha permitido al cooperativismo de Argentina renovar sus esperanzas. Esa condición de utopistas y pragmáticos es la que requerimos los antioqueños para seguir transitando por los caminos del siglo XXI. He realizado este largo recuento acerca de lo que quisimos, lo que hicimos y de lo que desistimos en los últimos doce años, en razón a que hoy se nos hace urgente identificar los nuevos rumbos y orientarnos en los caminos del porvenir. La filosofía hegeliana asevera que todo parece pasar y nada permanecer; que la Historia se caracteriza por su variabilidad. Sin embargo –sostiene también-, la mayor característica de la variabilidad es la renovación. Haciendo eco de nuestra historia pasada, de estos cortos años que han transcurrido, es nuestra obligación renovar nuestras esperanzas, acercarnos al porvenir y volver a recrear en nuestras mentes y propósitos la ilusión de recorrer una montaña velada de nubes azules que se encuentra en lontananza, en la cual viven los hombres libres de pobrezas. La variabilidad de la vida se debe a su renovación permanente. Pero esta renovación debe producirse con nuevos bríos. Como dice Hegel, “no como un simple retorno”, sino como “una purificación y renovación de sí mismo”. Los antiguos propósitos deben retomarse y purificarse con base en las nuevas realidades. Estas, las quiero resumir en dos aspectos principales: Primera realidad, la enormidad de las pobrezas. Haciendo eco de recientes declaraciones del Gobernador Aníbal Gaviria, Antioquia acumula uno de los conglomerados sociales con mayores deficiencias en su calidad de vida. Tres millones cien mil antioqueños apenas sobreviven con unos cortos ingresos mensuales y se encuentran carentes de los satisfactores más elementales para cubrir sus necesidades. Regiones enteras de nuestro departamento presentan altos indicadores deficitarios en materia de salubridad, educación, nutrición y movilización. La situación de Antioquia es la consecuencia inmediata de los fenómenos de reordenamiento económico de los últimos lustros, los cuales se manifiestan en Colombia en una tasa general de

pobreza del 64%, indicando esto que la gran mayoría de la población vive con menos de dos dólares al día. Los analistas económicos – que se encuentran de acuerdo con la enormidad del problema- proponen darle solución, mediante seis grandes estrategias: 1) Crecer la economía a través de la inversión; 2) Reducir los impuestos a los empresarios para fomentar la inversión; 3) Incentivar la creación de nuevas empresas y reordenar el sistema de crédito para permitir el acceso de las primeras; 4) Redistribuir el ingreso; 5) Educación de calidad y cobertura; 6) Solucionar las necesidades básicas de la población. Como se puede ver, las estrategias propuestas se centran en unas mejores condiciones para la intervención en la economía por parte del gran capital. En consecuencia, siguiendo el esquema de Adam Smith, se podría producir una mejor distribución del ingreso y abordar las necesidades elementales de la mayoría de la población. Por su parte, la educación se restringe al esfuerzo estatal. En conclusión, la magnificencia del gran capital y del Estado reducirían las pobrezas, sin que para nada se tenga en cuenta a la gente. Segunda realidad, la fuerza de la cooperación antioqueña.

Nuestro cooperativismo sigue en construcción. La última estadística nos informa acerca de la presencia de 522 cooperativas con cerca de 750 mil asociados, dos billones de activos y 700 mil millones de patrimonio; con unos ingresos de 2.55 billones y excedentes superiores a 52 mil millones. Representa hoy en día el 12,5% de la población antioqueña y está presente en el 64% de los municipios. Nuestro cooperativismo interviene muchas áreas de la actividad económica, pero se concentra en el sector servicios, a través de emprendimientos financieros, comercializadores, de transporte, salud, servicios a la comunidad y personales. Con muy pocas experiencias exitosas está interviniendo en el sector primario de la economía, mediante la comercialización y agregación de valor en productos lácteos, café, madera y frutos exóticos. En el sector transformador el cooperativismo antioqueño actúa principalmente como accesorio de la gran empresa, a través de diferentes expresiones de contratación de los servicios de trabajo asociado. Como se ve, siguiendo la tendencia generalizada de predominio del sector servicios sobre el total de la economía, el cooperativismo nuestro se ha ubicado principalmente en las actividades que constituyen dicho sector y que han sido parte de su tradición. Estas dos realidades deben confrontarse. Innegablemente.


Debe considerarse primeramente que el cooperativismo se construye en respuesta a la formación de satisfactores para la vida. Esto es, el cooperativismo se forja principalmente para producir accesos a los diferentes satisfactores para cubrir las necesidades vitales: para la formación de nuevos ingresos personales o su sostenimiento, para acercar a la población el alimento y los productos básicos de la canasta familiar, otorgar salud, educar, movilizar. La razón de ser de las cooperativas no es hacer negocios de inversión sino elevar las condiciones de vida de la gente. Por eso, la mejor estrategia para superar las pobrezas –que no aparece en las variantes macroeconómicas aceptadas por el Estado y el gran capital- es el fomento de la cooperativización de la economía en todas sus facetas. La inversión productiva, renovadora de la economía, se debe realizar principalmente en los territorios en los cuales se genera la riqueza. Esa función de inversión productiva local sólo la puede hacer eficiente y eficazmente el cooperativismo, sobre todo en países de grandes extensiones rurales como el nuestro. Sólo la inversión en el aparato productivo local, propulsa los nuevos emprendimientos y permite la mejor distribución el ingreso. Si la riqueza es producida por la comunidad organizada en múltiples emprendimientos cooperativizados e integrados entre sí, sus valores agregados retornan a la misma comunidad local y la ilusión de la redistribución del ingreso deja de serlo para convertirse en un propósito de la economía en su conjunto. El ordenamiento de la economía desde el territorio es lo que permite renovar las vocaciones y potencialidades productivas de la población, generando riqueza que no sale de su entorno y que al

distribuirse entre sus mismos creadores, produce bienestar y permite avanzar en la lucha contra las pobrezas. Sin cooperación no es posible hacer efectiva la estrategia de “solucionar las necesidades básicas de la población”. En esta perspectiva, permítanme hacer una nueva propuesta de estrategias para contribuir a superar las pobrezas en las cuales se encuentran inmersos los antioqueños: 1ª Profundizar la cooperación en la población. 2ª. Profundizar la cooperación en la economía. 3ª. Profundizar la cooperación entre las comunidades locales Las cooperativas son expresión de las expectativas y esperanzas del pueblo. Por tanto, deben estar plenas de pueblo, de gente. Hoy representamos el 12,5% de la población del departamento; sin embargo ese porcentaje está principalmente en el Valle de Aburrá y en las subregiones de Norte y Oriente. La primera estrategia significa renovar una de los propósitos centrales que dispusimos para los años noventa, considerando unas nuevas condiciones y apalancándonos en tres nuevas situaciones: la mejor organización del cooperativismo con actividad financiera, la tendencia de organización productiva a través del trabajo asociado y la formación creciente de asociaciones de autoempleo en todos los municipios. Hoy en día están dadas las condiciones para que en Antioquia aumentemos el indicador de población cooperativizada. Esto implica una mejor disposición del cooperativismo presente en el Valle de Aburrá y un plan de intervención en aquellas subregiones y poblaciones de muy baja presencia. Podemos resumir la primera estrategia en una frase: incluir la


gente en el modo de vida cooperativo. La cooperación es, por excelencia, la negación de la exclusión, porque implica compartir, dar y recibir, el hacer parte de algo, la trascendencia del yo hacia el nosotros. La inclusión es la razón de ser del movimiento cooperativo mundial.

en Antioquia, es el programa que se ha propuesto el cooperativismo en todas partes: organizar la población en emprendimientos económicos que consulten sus vocaciones productivas y sus potencialidades sociales, respetando su idiosincrasia, para producir riqueza que sea reinvertida en su propio entorno.

De su lado, profundizar la cooperación en la economía es una posibilidad que nos ha brindado –contradictoriamente- la apuesta neoliberal.

Pero, para avanzar en esas tres grandes líneas de acción de inmediatas, con una visión de desarrollo que se ajuste al acuerdo territorial del 2020, los cooperativistas debemos producir a nuestro interior un cambio profundo en el esquema de integración. Cambio que debe tomar en cuenta agrupamientos sectoriales, agrupamientos sub regionales, establecimiento de instrumentos comunes en materia de financiamiento, tecnología, mercados y educación.

La descentralización, la modernización y la privatización como estrategias fundamentales de los gobiernos últimos en Colombia, son una oportunidad para acceder a áreas de actividad –sobre todo de servicios sociales y comunitarios- que debieron haber estado en manos de las organizaciones cooperativas desde hace décadas. La opción del emprendimiento individual o colectivo como fórmula de resistencia a la concentración de inversiones, tiene en el cooperativismo su mejor oportunidad: Al respecto, el querido y malogrado cooperativista argentino León Schujman, explicaba que “la cooperativa es la figura jurídica que mejor se adapta al objeto y fines de los micro emprendimientos”. A su vez, la renovación de las empresas de capital ha dejado una ventana abierta al cooperativismo, al incluir en sus planes al trabajo asociado. Aunque hoy en día esta figura maravillosa del cooperativismo se utiliza descaradamente para maximizar el capital, es necesario advertir a quienes lo hacen con tales propósitos, que están jugando con fuego y que fácilmente pueden despertar las fuerzas del trabajo para hacer suyos los medios de producción; no nos olvidemos de la declaración constitucional de que “toda persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas”, exactamente la más grande aspiración del movimiento cooperativo.

Al respecto, quiero confirmarles que todos contamos con una firme integración regional: nuestra Asociación Antioqueña de Cooperativas. A ella le trasladamos la tarea de llevarnos de la mano por el recorrido sinuoso que nos espera. Amigas y Amigos: Me he extendido en presentar estas ideas inconexas, con el convencimiento personal de que así puedo contribuir a establecer unas bases iniciales para iniciar un nuevo proceso de planeamiento de nuestro movimiento, el cual tiene como misión mostrar las cumbres que debemos alcanzar. No echen en el olvido las posibilidades y oportunidades del presente.

La tercera estrategia que propongo es la de profundizar la cooperación entre las comunidades locales.

Es verdad que no somos el cooperativismo más organizado del mundo, pero somos una fuerza cooperativa firme y experimentada. La falta de mejor organización no nos debe desanimar; por lo contrario, debe inducirnos a renovar los esfuerzos.

Sobre la base del axioma de que el desarrollo es la expresión de la capacidad de una comunidad para construir socialmente su territorio, el Plan Estratégico para Antioquia –PLANEA- convoca a:

Les advierto: Si Ustedes aceptan los retos que este iluso cooperativista pone en frente, entonces también deben asumir el reto del trabajo redoblado en los próximos años.

1) Promover la asociatividad entre individuos y comunidades con territorios homogéneos, entendidos como zonas geoambientalmente diferenciadas y culturalmente construidas.

Con Gibran Khalil debo recordarles que:

2) Definir vocaciones económicas compartidas en torno a productos competitivos.

“..la vida es en verdad oscuridad, excepto donde hay anhelo. Y todo anhelo es ciego, excepto cuando hay saber. Y todo saber es vano, excepto cuando hay trabajo. Y todo trabajo es inútil, excepto cuando hay amor.”

3) Recuperar identidades culturales construidas en torno a condiciones geoambientales específicas.

Los invito a renovar el anhelo y la esperanza, afincados en el saber, el trabajo y el amor.

Ni más ni menos, este programa mínimo del desarrollo local

Muchas gracias HERNANDO ZABALA SALAZAR Medellín, Julio 12 de 2005



Revista Integrando Edicion 1