Page 1


04 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

6

Requínoa

8

Testimonios

Nota con Felipe Larenas el jefe de la planta Del Monte Fresh en dicha localidad agrícola.

Esto es lo que significa ser un profesional de apoyo para los procesos formativos de Arando Esperanza, y enseñar a personas con capacidades diferentes.

16 Jessica

Emotivo discurso de una de las beneficiadas directas por el modelo de Empleo con Apoyo.

18 En las nubes

¿Cómo se siente ser autónoma? Gracias a su llegada a Jumbo, Catalina ya puede responder esa pregunta.

24 Insuficiencia renal

Ya no es un impedimento para desarrollarse en la sociedad. Fresenius Medical Care con Arando Esperanza en eso trabajan.

28

Perú Desde el año pasado que el país vecino tiene politicas públicas para la inclusión a través del Empleo con Apoyo, uniendo esfuerzos de estados y conocimiento de especialistas.

La publicación online de www.arandoesperanza.cl Edición #8 - abril/mayo 2014 Directora: Sandra Olave sandraolave@arandoesperanza.cl Edición y Diseño: Jorge Ciudad

Dirección: Avda. Paseo Bulnes #216, oficina 805, Stgo. Centro Fono: +56 2 2710 3233 contacto@arandoesperanza.cl


Editorial En el modelo de Empleo con Apoyo, uno de los ejes es la formación de oficio, que junto con la capacitación son claves para el desarrollo y crecimiento de las personas. Es por ello que los Profesionales de Apoyo en Proceso Formativo son fundamentales en los aprendizajes y desarrollo de habilidades para la inclusión y autonomía en un puesto de trabajo. Un profesional puede ser un máster, un doctor, pero si no se encanta con las personas con discapacidad, no logrará entregar todo su conocimiento. No solo basta un grado académico, sino la forma cómo entrego yo los conocimientos, en un proyecto que proporciona herramientas, métodos y técnicas necesarias e indispensables para orientación en sus aprendizajes, competencias y habilidades, de forma planificada y organizada. Los profesionales de apoyo para nosotros son el pilar fundamental en lo humano y en lo técnico, porque su función está en directa relación con la función y tarea que ellos van desempeñar. Ellos crean metodología, materiales didácticos para los

aprendizajes y valores para dar un sentido a la enseñanza. Creemos ciertamente que la capacitación sin el componente de formación no tiene destino, es lo que nuestro equipo entrega, el conocimiento y los valores humanos para el desarrollo de este conocimiento, en una simbiosis de ambos conceptos. Es por ello que este año vamos a formar a nuevos profesionales en esta dirección para prepararlos en habilidades, diagnósticos y planificación centrada en la capacitación y formación de personas con discapacidad. “Los valores deben ser vividos en todo instante en el proceso educativo, y no ser enseñados como nociones abstractas o acciones independientes. Los valores tienen que ver con el dominio de las emociones, no de la razón”.- Humberto Maturana.

Sandra Olave Vera Directora Ejecutiva


Personas con Capacidades Diferentes en la planta Del Monte de Requínoa:

“Sacan a relucir lo mejor que tienen si uno les da una oportunidad”


07 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

Requínoa es uno de los centros del negocio de la fruta en el país y una de sus principales plantas, la de Del Monte, ha vivido la experiencia este año de contar con trabajadores formados y apoyados por Arando Esperanza. Felipe Larenas, jefe de dicha instalación, confiaba en ellos y vaya que le respondieron.

Y

a sea desde el punto de vista de producción como personal, y en la responsabilidad de los jóvenes, “ha sido una experiencia realmente positiva” la inclusión de personas con capacidades diferentes al packing de Del Monte Fresh en Requínoa, señala el jefe de la planta Felipe Larenas.

El hecho que ingresaran a esas instalaciones cuatro personas formadas por Arando Esperanza para la temporada de cerezas, finalizada en febrero, y que hasta el día de hoy se mantengan trabajando en cosechas posteriores de otra frta habla de los buenos resultados percibidos. “Han podido “defender” sus puestos por la responsabilidad que han enseñado, lo que ha sido loable, considerando que tienen un grado diferente de capacidad, y han enriquecido el ambiente dentro del grupo que trabaja en el packing”, comenta Larenas. “Se muestran con bastante compromiso hacia las labores, son muchachos que trabajan permanentemente e incluso diría que lo hacen mejor que otras

personas sin ninguna limitante que llevan años con nosotros. En ese aspecto y por el empeño que le colocan a las tareas, el aporte es destacable”.

Al ver a estos chiquillos trabajando, ¿cuánto ha cambiado la percepción suya y del personal acerca de la discapacidad? “La mía no ha cambiado, porque tengo familiares directos con capacidades diferentes, entonces sé lo que pueden lograr, sé que si le ponen empeño podrán rendir casi igual o mejor inclusive que una persona con todas sus capacidades al ciento por ciento. Creo que todos, y en particular este grupo que llegó a la planta de Requínoa, sacan a relucir lo mejor que tienen si uno les da una oportunidad. Eso es muy enriquecedor para el resto porque lo toman como ejemplo a seguir. Una persona “normal” muchas veces no se da cuenta de lo que tiene hasta que lo ve reflejado en otro que es distinto que sí puede hacer las cosas mejor que uno. Eso enriquece el trabajo, y también a uno como jefe, como supervisor directo”.


08 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo


ARANDO ESPERANZA Y SUS PROFESIONALES DE APOYO EN EL PROCESO FORMATIVO El modelo de Empleo con Apoyo de la fundación cuenta con actores muy relevantes para su desarrollo, que con una mística especial para enseñarles a personas con capacidades diferentes cómo desenvolverse no solo en el trabajo, sino con la gente y en la sociedad. Se transforman en sus más exigentes maestros, pero también en sus más cercanos formadores, dispuestos a prepararlos y para sacar lo mejor de sus alumnos. Este es el testimonio de tres de ellos.


10 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

“ELLOS SON LA CARA VISIBLE DE UN PROYECTO EN EL CUAL TODOS CREEMOS” Sebastián Valdés

Profesional de Apoyo

L

a primera formación la hice en Centro Laboral Tañi, mientras que las otras, para que los muchachos trabajen en packings de fruta y cosechas, como asistentes de venta en Almacenes París, supermercados Unimarc y Jumbo. Junto con el conocimiento que uno les entrega, la tarea está en explicarles lo importante que es que se sumen a la sociedad, no solo en lo laboral. Por eso es que desde un principio uno los trata de igual a igual, compartiendo experiencias personales de cada uno, tratando así que el grupo se vaya afiatando y dándose cuenta de que ellos son las personas que abrirán las puertas a otros con sus mismas cualidades, para que se inserten sociolaboralmente. Ellos son la cara visible de un proyecto en el cual todos creemos, y le están dando un vuelco al tema de la discapacidad, que de ahora en adelante se ve como capacidad diferente. La verdad es que es una experiencia bastante gratificante, ver cómo estas personas logran esa independencia que todos queremos, ya sea personal o monetaria. Eso es muy lindo y me gustaría que más gente se sumara como profesional de apoyo en el proceso formativo, por lo gratificante que es ver cómo ellos se abren al mundo, se sienten importantes y se dan cuenta que existen quienes sí creen en ellos.


12 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo


“SIENTO QUE VOY DEJANDO UNA HUELLA” Antonieta Moya Arenas Ingeniero Agrónomo

L

a primera formación que hice fue para un grupo de ocho personas en Alifrut de Chillán, empresa dedicada básicamente a productos congelados. Luego trabajé formando a personas con capacidades diferentes en Teno, Curicó y Requínoa para la exportadora Del Monte Fresh. He conocido personas excelentes, con muchas capacidades, muchachos a los que nunca traté diferente, jamás. Para mí eran normales, como cualquiera a quien haya que enseñarle algo. Y es la mejor manera, porque siempre que la misma sociedad es la que propicia a que terminen siendo personas que no se puedan valerse por sí mismas, a que terminen siendo “discapacitadas”. Tenía una alumna, la Jill, que le faltaba una pierna pero le encantaba bailar. Gozaba con la salsa, bailaba de todo. Su historia me caló muy en lo profundo porque era madre soltera, al igual que yo, y era muy esforzaba. Cuando no tenía trabajo cocinaba queques en la villa donde vivía, para bautizos, para matrimonios, y hace poco supe que la llamaron de nuevo para volver a la planta, para trabajar en las manzanas luego de haber partido con las cerezas, así que estaba muy contenta. Me llamó con todos los chiquillos por altavoz para agradecerme y decirme “Ud. no

sabe lo importante que fue lo que nos enseñó, sin el apoyo de ustedes no estaríamos acá, sino en nuestras casas, así que siempre estaremos agradecidos”. Con todas esas palabras siento que voy dejando una huella, pero les digo que el esfuerzo es de ellos, que si siguen es porque lo han hecho bien. Mi labor siempre fue enseñarles, darles todos mis conocimientos, entregarles todo lo que yo sabía para pudieran desarrollarse como trabajadores y personas. Eso al final es lo más gratificante, lograr que sean responsables, que lleguen a una hora, que cumplan una labor y reciban su sueldo. Nunca les enseñé a ser mediocres, sino a sacarse la mugre por lograr el objetivo en determinado momento. Uno puede enseñar a muchas personas, pero a las con capacidades diferentes es el doble de gratificante, porque son seres humanos que necesitan abrir su mundo y sentirse útiles, luego de haber sido segregados toda una vida. Ahora se abren a oportunidades que antes no conocían, siente que valen, que son capaces de aportar a la cadena productiva de cualquier empresa, y a la vida en general. Ha sido una de las experiencias más lindas que he vivido en lo profesional.


14 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

“si tengo un hijo con Síndrome de Down, ya no tendré miedo” Diego Méndez

Prevencionista de Riesgos

P

artí con un grupo en San Fernando, luego de haber hecho cursos en la Asociación Chilena de Seguridad para empresarios y trabajadores. La verdad es que desde el primer minuto me enfrenté a algo muy distinto, pero conversando con los demás profesionales de apoyo y viviendo la experiencia misma, uno conoce a las personas y se da cuenta de que son tan normales como uno. Como vivencia puntual, yo siempre pido que dibujen situaciones seguras o de riesgo, acciones inseguras, condiciones inseguras, etc., y como hace un año y medio, en una escuela de Rancagua, le digo a los muchachos “OK, dibujen esto que aparece en el video, se los dejo para que así vayan viendo la ayuda”. Pero justo en ese momento uno de los chicos me responde “profe, no se preocupe, yo lo tengo todo en mi mente, así que no necesito ver nada”. Y cuando me entregó el dibujo,

¡era una réplica exacta del video que tengo!, ¡exacta! Me acerco y le digo “compadre, usted se debería dedicar a hacer cómics o algo parecido, ¡no puede ser un talento perdido!”. Voy, le muestro el dibujo al director, y siendo que ese chico había estado como 15 años allí en la escuela, ¡el señor no tenía idea de esa capacidad! En el fondo, uno como profesional de apoyo en el proceso formativo le puede sacar lo mejor a estas personas, algo que su entorno desconoce o pasa por alto. Nosotros como


sociedad, como escuela, como familia, sobreprotegemos a estas personas, y eso es lo que hace que ellos sean distintos, no su situación de discapacidad. Eso es lo que provoca que no puedan valerse por sí mismos. Nosotros les generamos la discapacidad, ¡siendo que ellos son normales! Claro, tendrán alguna enfermedad como cualquiera, pero no por eso no tienen habilidades. Si me hacen elegir entre hacer clases para un instituto profesional o universidad, o hacer formación de oficio en la fundación para perso-

nas con capacidades diferentes, me quedo lo último en un ciento por ciento. Hay un tema de compromiso, con chicos ávidos de aprender, dispuestos a saber, y ha cambiado mucho la mirada que tenía en relación a ellos. Tanto así que si en algún minuto tengo un hijo con Síndrome de Down, ya no tendré miedo, al contrario, siento que que una persona con capacidades diferentes es completamente igual a nosotros, y eso lo aprendí gracias a esta experiencia.


16 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

VER EN EL ALUMNO AL HIJO PROPIO Fundación Arando Esperanza… …tres palabras cuyo significado nos conducen a un mañana prometedor. Tres palabras que bien pudieran sintetizarse en una sola: “AMOR”. Sí, amor a uno mismo y al prójimo. Significa sentirse hermano acogido no por piedad, sino de corazón, y ante ello doy nuestro más profundo reconocimiento y gratitud. Muchos se niegan a definirnos como “discapacitados” y nos llaman sólo con capacidades diferentes. Lo que importa es la comprensión, el respeto y el trato con bondad y deferencia… la acogida honesta y la alegría de tratarnos… entender nuestra realidad ante un mundo tan competitivo y deshumanizado, tan lejano de amar al que es distinto… Hoy somos testigos de que aún existen personas que siguen ese noble ejemplo y gracias a ello hemos sido acogidos a un proceso de darnos la oportunidad para insertarnos en la vida laboral. Se nos estimuló con palabras de enseñanza y crecimiento personal, se nos hizo sentir gratificados al cancelarnos nuestro esfuerzo, se nos brindó colación y pasajes para acceder por 15 días a este curso maravilloso y se nos fortaleció en conocimientos para enfrentar la vida.

Señores, ese llamado interno de hacer útil a quien más necesita debería ser no solo imitado, sino hecho realidad por todos quienes se dicen “normales”. Hay que comprender que somos un potencial que nuestra sociedad debe saber aprovechar. Dios permita que esta oportunidad que hoy nosotros tenemos, sea repetida cuántas veces sea necesario y replicada en otras instituciones y empresas, y abran muchas puertas con generosidad a quienes damos un paso en la búsqueda de un campo laboral estable. No podemos dejar de agradecer a nuestros profesores, especialmente al querido don Rodrigo Ramírez, cuya labor pedagógica es solo de quien tiene vocación de ver en el alumno al hijo propio, por el cual se lucha por una vida mejor. Gracias por su entrega y paciencia… Cuando la enfermedad o el mal nos rodean, se siente un mañana de infierno, mas hoy al tener esta enriquecedora experiencia, se siente un mañana que es el cielo mismo. Gracias por tanta grandeza a todos y cada uno de ustedes que han hecho realidad esta hermosa vivencia y proyección laboral en nuestras existencias.

Jessica


Discurso durante la entrega de Certificados para el ingreso a Unimarc Puerto Montt


FLORECER Durante años fue a comprar al supermercado de su barrio, sin pensar que algún día la recibiría como uno de sus empleados. Catalina asume con felicidad el desafío tras la formación de Arando Esperanza y así lo explica junto con su madre a Revista Inclusión.

E

l 28 de marzo fue un día especial. Catalina, después de un mes de estar trabajando la panadería del Jumbo La Florida, recibía el primer sueldo de su vida. “Me sentí como si estuviera en el cielo, muy contenta y feliz, porque es la primera vez que trabajo y me pagan”, comenta ella, luego de haber estado 15 años en la escuela especial Jean Piaget, del mismo barrio donde se encuentra el supermercado y su casa, y en diciembre del año pasado haber empezado a formarse con los profesionales de apoyo de Arando Esperanza. “En el colegio tenía un taller de amasandería en el que trabajé como 9 años, y cuando egresé me dejaron ayudar a compañeros nuevos como oyente, pero no tenían cómo pagarnos. Ha sido un salto muy impresionante, como que se abrió el camino. Esperé y esperé hasta que llegó el momento de trabajar”. Su madre es Josefa, quien cada jornada se junta con su hija en el Florida Center para irse juntas a su casa. “Ayer estuvimos en clases de Biodanza y feliz contaba la Catita que había re-


20 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

cibido su primer sueldo”, indica mirándola a los ojos. “Todo el mundo la felicitó y una de nuestras compañeras, de su misma edad, le dijo a ella que era un ejemplo para todos. Está tan feliz, con un estado emocional que hace que vaya iluminando por donde sea que camine”.

“Nos Mostró una Luz de Esperanza” En sus años en el Jean Piaget, Catalina quedó muy bien capacitada para la confección de todo tipo de pan y tortas, cuenta Josefa, pero “cuando cumplió 26 años tenía que egresar justamente por su edad. Al año siguiente le permitieron integrarse como supervisora de los compañeros que habían recién entrado al taller, cumpliendo jornada laboral como ayudante, aunque sin remuneración”. Lamentablemente ese establecimiento cerró el 2013 y Catalina debió irse a otro, donde sin embargo ella y su familia se dieron cuenta, gracias a la guía de los profesores, de que ella podía avanzar mucho más.En ese momento es que se ponen en contacto con Arando Esperanza.

“Los encontré por esos tremendos posters de Fundación Descúbreme en el Metro, ingresé a la página web y vi el link de Arando Esperanza”, recuerda Josefa. “Entré y mandé uno de esos mails que muchísimas veces ni siquiera los responden, pero en la misma tarde me contestó la directora de manera muy afectuosa, muy cariñosa, pidiendo que la llamara y le planteara todas mis inquietudes, que estaría encantada de ayudarnos”. “Quedamos plop en realidad porque es una fundación que ayuda a personas que son discapacitadas y nos aportan mucho, con los libros, con los estudios para aprender”, dice Catalina, que empezó su formación de oficio en diciembre del año pasado. Los profesionales de apoyo “no eran pesados, ninguno”, recuerda. “(La actriz) Sabah era súper simpática y nos enseñó justo la parte en la que uno se desempeña, cómo presentarse a la gente, cómo responder si uno trabaja y el cliente es pesado, y como es actriz hacía el papel de la señora pesada (risas). Y bueno, nos mostró un cambio, nos mostró una luz de esperanza”.


22 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

Y de la formación a la colocación, ¿cómo surgió la opción de trabajar en Jumbo? Josefa: “Primero fue la formación y que-

damos a la espera de la empresa que contrataría a Catalina, si Unimarc o Jumbo, pero el equipo de la fundación le indicó que le darían prioridad a la cercanía del hogar, es decir al Jumbo. La Catita en este barrio ha transitado por años, conoce perfectamente la locomoción, puede ir y volver. De hecho, cuando estaba en el Jean Piaget, venía todos los lunes acá a comprar a este Jumbo para el taller. Antes era una cliente, y ahora es la persona que atiende a ese público. Acá siempre nos juntamos, dejó acá el auto, tomo el metro, me voy a mi trabajo en Las Condes, y siempre ella viene cantando, canturreando, feliz. No importa el sueño, no importa nada. La veo tan contenta que eso a mí me hace sentir plena”.

Confianza Lo mismo siente Catalina, luego de años de comprar materiales para el taller en el Jumbo de La Florida, y ahora estar atendiendo en la sección panadería. “Estoy muy orgullosa y contenta. Ni me imaginaba que algún día llegaría a trabajar acá. Incluso ahora que estoy trabajando, me siento como si estuviera en las nubes”, comenta con alegría. “En la casa estamos muy felices”, revela Josefa. “Su hermana, sus tíos, primos, todo el mundo la felicita, porque se dan cuenta de que la Catita era como una

El primer mes de Catalina en el trabajo no vino sin desafíos en cuanto a la relación con los clientes, como explica a Revista Inclusión: “En la primera semana, me tocó una señora que quería que le pesara rápido su pan, y me costó. Le dije que no podía ser rápida solo por el hecho de que la gente quisiera que fuera rápida, que estaba aprendiendo. Me complicó el día, pero a la semana siguiente me la encuentro de nuevo en la fila y me dijo: “péseme el pan tranquilamente, no se apure”. Eso me alegró mucho, porque cambió ella de su enojo al darse cuenta de que hay otras maneras en vez de molestarse”. Su madre, en tanto, “tenía miedo a esto de la burla, del bullying, que la molestaran, le dijeran leseras y le faltaran derechamente el respeto, pero con todas estas reuniones que tuvimos en Arando Esperanza, y los mails llenos de cariño, me di cuenta de todo el cuidado que había por las personas que ellos formaban, entonces todo eso a uno le da tranquilidad”. florcita a medio abrir y que de repente, muy súbitamente floreció. El desarrollo que ha tenido en el último año ha sido impresionante, precisamente porque estuvo en el colegio del año pasado y en la fundación, donde la impulsaron mucho, le dieron mucha seguridad en sí misma, mucha confianza”.


25 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

Fresenius Medical Care y la inclusión laboral:

“El abrir la posibilidad a la discapacidad visceral es sumamente importante” La insuficiencia renal crónica terminal es una condición que gracias al avance tecnológico en sus tratamientos ya no impide que las personas que la viven continúen desarrollándose en la sociedad. Por eso es que Fresenius Medical Care (con su división NephroCare Chile) ha trabajado con Fundación Arando Esperanza para preparar a estos individuos y reinsertarlos en el mundo laboral de forma plena sin descuidar sus necesidades.

C

on más de 10 años en Chile, la compañía Fresenius Medical Care se ha encargado de atender las necesidades vitales de personas con insuficiencia renal, no solo facilitándoles el tratamiento, medicamentos o suplementos alimenticios. También, busca la forma para que sigan desarrollándose en la sociedad. Para dicho propósito, coordina esfuerzos con diversas instituciones como Arando Esperanza, como explican Susana López y Nayadett Aroca, del área psicosocial de la empresa. “Básicamente detectamos las necesidades de los pacientes, y de todas ellas, ya sea de la obtención de suplementos alimenticios, de medicamentos, también existe la de incorporarse al mercado laboral en un horario flexible, ya que efectivamente aquello les permite una nueva inclusión a la sociedad, pues se han sentido marginados”, explica Nayadett a Revista Inclusión. “El solo hecho de la palabra terminal implica para muchos el cese de la vida, pero lo que hemos querido hacer es situar nuevamente al individuo dentro de un espacio en la sociedad, y plantearle que sí es posible reinsertarse. Por esa razón también integramos la


alternativa laboral a través de contactos y convenios con instituciones que nos permitan formar o incluir laboralmente a nuestros usuarios”.

de Nayadett, como trabajadora social, es detectar, educar, orientar, y buscar a través de la red cómo canalizar aquellas necesidades”.

La insuficiencia renal, agrega por su parte Susana, es una discapacidad que involucra todas las áreas del individuo, impacta en lo físico como en lo emocional y social. “Trabajamos directamente con ellos para bajar un poco sus angustias, ya que son personas que hace un tiempo atrás no tenían la necesidad de asistir a una terapia sustitutiva a la que hay que concurrir tres veces por semana, cuatro horas en su gran mayoría”, comenta. “Nuestra área psicosocial tiene como finalidad brindar soporte educativo, orientación y a la vez pesquisar en los pacientes las necesidades que ellos tienen, a su vez que la función

¿Y cómo se aborda la reinserción sociolaboral con estas personas que tienen una discapacidad? Susana: “Hasta el 2005, la percepción era que a partir de una insuficiencia renal crónica terminal, no se podía ejercer ninguna actividad, ni hablar de una oportunidad laboral, que uno quedaba jubilado para el resto de la vida en todos los ámbitos. De a poco sin embargo, el concepto “terminal” ha logrado asociarse al término solo de la función renal y no al del término de la vida, no al de la capacidad. Eso es relevante porque


hasta hace poco, la persona sentía que el “terminal” era multiplicado por cero, y lo vivía así en la familia, que pensaba que el pariente era una carga, pero la tecnología, la expectativa de vida y mejoras en el tratamiento han permitido que los pacientes puedan rehacerse en lo laboral y volver a integrar la sociedad”. “Esa reinserción logra validar al individuo en cuanto a ser capaz de aportar a la sociedad, su entorno y a uno mismo, puesto que en el ámbito laboral es tremendamente potente en la autoestima y la autovaloración. La familia lo reconoce como importante, lo ve distinto, lo siente distinto, la persona está más contenta, se siente mejor consigo misma y mejora su salud. El abrir la posibilidad a la discapacidad visceral es suma-

mente importante”. Para ese propósito, ustedes se han asociado a Fundación Arando Esperanza. ¿Cómo ha sido esa experiencia? Susana: “El trabajo con diversas instituciones y en particular con Arando Esperanza, ha sido tremendamente gratificante para nosotros, porque ha sido capaz de incorporar a nuestros usuarios sin inconvenientes al mercado laboral no solo en la Región Metropolitana, sino también en regiones. En ese sentido, Arando Esperanza es capaz de movilizarse a nivel país y potenciar a nuestros pacientes a través de los convenios que ellos tienen con las empresas. Ha sido enorme positivo el trabajo en conjunto con la fundación”.


Empleo con Apoyo como Política Pública en América Latina

PERÚ ES PRIMERO El 2013, el estado peruano diseñó una política pública para que personas con “discapacidad intelectual”, como allá se refieren a ellos, dieran con puestos de trabajo a través del modelo de Empleo con Apoyo. “Trabajo Contigo”, se llama el plan.

D

e la misma manera que Fundación Arando Esperanza ha venido dando la pelea en Chile para que el Empleo con Apoyo -debido a su comprobada eficacia- sea una política pública para que personas con capacidades diferentes se inserten en el mundo sociolaboral, en otros países como el vecino Perú esto ya es una realidad... El año pasado, justo cuando la directora ejecutiva Sandra Olave promovía la idea de una Asociación Chilena del Empleo con Apoyo para dicho objetivo, el gobierno peruano a través del Ministerio


29 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

del Trabajo y Promoción del Empleo, ponía en marcha el plan piloto “Trabajo Contigo, Empleo con Apoyo”, que en sus primeros tres meses beneficiaría a 100 jóvenes con Sindrome de Down y Asperger de Lima, por medio de la inversión de 320 mil nuevo soles (60,5 millones de pesos chilenos). De este modo, accedieron a puestos de digitadores, auxiliares de oficina, operarios de control de calidad, operarios de almacén y reponedores, ofrecidos por empresas privadas acogidas al programa.

ble en el tiempo, que entren a las empresas y hagan carrera y trabajen sin ningún tipo de discriminación”, señaló el presidente de Perú Ollanta Humala durante el lanzamiento de “Trabajo Contigo, Empleo con Apoyo”. “Quiero ver que dentro de poco estos chicos y chicas sean sujetos de crédito, que puedan sostener, que puedan ayudar a sus padres y madres en la economía de sus casas. Ninguno de ellos debe sentirse fuera de lo que es la sociedad, fuera de lo que es el mercado productivo”.

Esta es la primera vez que un estado latinoamericano diseña una política pública para insertar a personas con discapacidades cognitivas, validando y utilizando de forma explícita el modelo de Empleo con Apoyo. “El Estado se preocupa porque tengan posibilidades de inserción laboral a largo plazo y estas sean sostenibles en el tiempo”, señalaba la Ministra del Trabajo, Nancy Laos, quien articuló este piloto con el Ministerio de Salud, de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, y el de Desarrollo e Inclusión Social.

PERCEPCIÓN DE UNA EXPERTA EN EMPLEO CON APOYO QUE PARTICIPA DE LA INICIATIVA

Esta iniciativa del gobierno nació de un Plan de Actuación para la Inserción y Capacitación Laboral de personas con Discapacidad Mental e Intelectual, aprobado mediante Resolución Ministerial el 27 de abril de 2013. “Queremos que sea una política sosteni-

“Sinceramente estaba atenta esperando que ocurriera este momento”, señala la sicóloga y preparadora laboral Ana María Gutiérrez Melgarejo, reconocida especialista en Empleo con Apoyo y representante de su país en Fundación EMPLEA España, cuya amplia experiencia en la inclusión laboral de personas con capacidades diferentes le valió para ser miembro del equipo Técnico del plan “Trabajo Contigo, Empleo con Apoyo”. “Como ciudadana peruana, conocer y vivir momentos hacia la real inclusión e integración de las personas con discapacidad intelectual y mental, ha sido enriquecedor y positivo en muchos planos”, dice Ana María. “Si bien ya había


30 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

una experiencia buena de la sociedad civil, es primera vez que estas acciones forman parte de una política pública que ayuda a resolver el problema y valida la metodología del Empleo con Apoyo para lograrlo”. Gutiérrez indica que el Perú tenía detectado, según la Encuesta Nacional de Discapacidad ENEDIS, un 76% de personas con discapacidad en edad de trabajar que no contaba con empleo ni tampoco podía buscar uno, por lo que valora esta oportunidad de haber aportado a la iniciativa como experta en Empleo con Apoyo. “Sentí que podía contribuir al equipo con mis conocimientos de la metodología y experiencia acumulada”, comenta. “Y a nivel personal, sentí una gran satisfacción a medida que se iban insertando los jóvenes beneficiarios del programa a las empresas ordinarias, al ver la disposición de algunas empresas de colaborar, interesadas por la mejora del clima laboral y la incorporación. Eso hace que todo valga la pena”. Desde su punto de vista, Ana María agrega que el impacto del proyecto ha sido relevante y “que vamos por buen camino. Se han empezado a movilizar y generar experiencias positivas peruanas de la aplicación de la metodología del empleo con Apoyo, que van creando puentes y siendo un efecto multiplicador”, sostiene. “Además, se ha trabajado con todos

“Siempre sigo a Sandra Olave y a Fundación Arando Esperanza. Considero que son un modelo a seguir en la aplicación de la metodología del Empleo con Apoyo en Latinoamérica”. “Leí dos números anteriores que me envió Sandra de Revista Inclusión, y los compartí entre mis colegas. ¡Buen Trabajo!”. Ana María Gutiérrez, especialista en Empleo con Apoyo del Perú, y miembro del Equipo Técnico de “Trabajo Contigo, Empleo con Apoyo”

los actores implicados en el proceso de inclusión laboral de las personas con discapacidades intelectuales y mentales, con sus familias, empresarios, funcionarios públicos de OG locales, profesionales y asociaciones civiles”. Los resultados de la fase piloto de “Trabajo Contigo – Empleo con Apoyo” se darán a conocer en mayo. “Hay mucho por hacer, en diferentes frentes, siendo el estado el ente rector”, finaliza con optimismo Gutiérrez.


Empleo con Apoyo en Movimiento:

NUEVA IMAGEN CORPORATIVA ACOMPAÑA A ARANDO ESPERANZA El 2014 es un año de cambios en la Fundación y por eso es que sus segunda década de vida de vida lo parte con una renovada imagen. Asimismo, invitamos a todos a revisar las novedades de Arando Esperanza no solo en esta revista, sino también ingresando a www.arandoesperanza.cl.


33 Profesionales de Apoyo en el Proceso Formativo

Nuevo Profesional Se integra al equipo de la fundación Iván Pardo Cuenta, psicólogo de nacionalidad colombiana. ¡Bienvenido!

Conferencia La directora ejecutiva de Arando Esperanza, Sandra Olave, viajará en junio a una nueva conferencia organizada por APSE.

Alianzas En abril, tanto Fundación Arando Esperanza como AdaptaEmpleo de España, entidad que “promociona el empleo de personas con discapacidad de diversos sectores”, se comprometieron a un actuar conjunto para seguir internacionalizando sus esfuerzos en pos de la inclusión sociolaboral.

Certificación

programa Becas Franquicia Tributaria.

En una ceremonia realizada en el Hotel Diego de Almeida de Copiapó, 25 personas con capacidades diferentes fueron certificadas por SENCE y Arando Esperanza luego de culminar con éxito la formación de oficio de Selección, Manipulación y Embalado de Frutas, que accedieron gracias al financiamiento del

Los alumnos provenientes de la escuela de Educación Diferencial “María Luz Lanza Pizarro”, lograron aprender oficio de labores que se desarrollan en un packing Central frutícola como la manipulación y embalado de fruta, bajo la metodología Empleo con Apoyo.


www.arandoesperanza.cl

Revista Inclusion #8  

Octavo número de la publicación online de Fundación Arando Esperanza, con un especial con testimonios del equipo de profesionales de apoyo q...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you