Page 1

´

Mayo


A modo de presentación

¿POR QUE´ HORMIGAS?

Porque trabajamos juntos y desde las raíces. Bajo tus pies. Moviendo rocas, resistiendo al clima, esquivando las pisadas de algunos distraídos. Somos hormigas, porque la grandeza no la representa el tamaño o las posesiones, ni la cantidad de hojas en un papel, sino la idea de unir, comunicar, divertir y transmitir nuestra pasión. Sin fronteras. ¿Por qué hormigas? Porque eso somos. Invisibles ante la magnificidad del entorno. Pequeñas entre los zapatos de cuero empresarial, gigantes entre los pies descalzos. Porque vivimos en el barro, en el pasto y debajo de la acera. Porque somos naturales y somos de la tierra. Somos sociedad y contracultura. Somos uno. Pequeños gigantes. Por todo ello luchamos, porque nos dijeron que estábamos locos, porque nos dicen que es imposible.

´ ¿QUIENES SOMOS?

•Director: Hernán Ferraro

Una frase:

roclaman les que p a in m ri c era y “Ha até porque m a ‘l s te n a tan camp era cosa , como si fu s á m o n í s da a mía’, justo de to y n ú m o c o d pride sentid de propieda o h c re e d y e justicia bre dueño d m o h l a e c a guno, vada, que h inguno, nin n ro e P r. permala muje o de los su h c a m s á m sar ni el tía de confe n le a v la e al fin chos tien do’, porque ie m r o p té ‘la ma la mujer a la e d o d ie m l ejo y al cabo e re es el esp b m o h l e d ujer sin violencia ombre a la m h l e d o d ie del m miedo”. ano Eduardo Gale

•Diseños visuales y Fotografía: Nay Insua •Ilustraciones: Silvio Rodriguez •Redacción y Edición: Julián Berenguel •Escritores: Juan Manuel Lazzarino Nicolás Viancheto Tomas Martinz


¿POR QUE´ ONLINE?

Son tiempos difíciles para la autogestión, la contemplación económica que existe para imprimir los distintos números, repartirlos y venderlos se nos escapa de las manos y esa reciprocidad, creemos no suma, más bien nos limita. Somos tierra y somos naturaleza, somos árboles, por ende, por mas mínimo que sea, mientras vos estás leyendo esto, un árbol sigue de pie. El sentido online o digital, por otra parte derriba fronteras, no tiene límites. No tiene un costo, no tiene un compromiso económico para con los lectores. Si existiese un compromiso sería leal y auténtico. Apoyar la causa. Escuchar nuestras voces y leernos.

REVISTA HORMIGAS -Siempre visibles, Invisibles-

ras n; Mil palab e g a im a n U >


Ilustración: MARINA FAGES | www.marinafages.com.ar

:::REVISTA HORMIGAS:::

Número 1 - Marzo 2013 - “Los Caminantes”

-SUMARIO-

•Pág. 2 A modo de presentación ¿Por qué Hormigas? Pág. 3 ¿Por qué Online? Pág. 5 “Los caminantes” >Editorial •Pág. 6. “Comercio invisible: Trata de mujeres” >Tomas Martinz

•Pág. 8 “La música como alternativa en tiempos de conformismo” Entrevista a Joaquín Guillen

•Pág. 19 Desaparecidos en democracia “¿Donde esta julio Lopez?”

•Pág. 14 “La politica como construcción” >Nicolas Viancheto

•Pág. 20 Perspectiva Literaria >Julián Berenguel >Cristian Fernandez

•Pág. 16 Reflexiones de Lorenzo Mayo “Palestina, un déjà vu de la historia” >Juan Manuel Lazzarino

•Pág. 23 ¡Caminemos juntos!


>>>> EDITORIALMENTE

CULPABLES

“Los Caminantes” I

nmersos en un tiempo sin nombre y físicamente gigantesco, caminamos día a día esforzándonos por nutrir nuestro tesoro más preciado y custodiado: nuestro hormiguero del conocimiento. Este mismo muchas veces se encuentra en peligro, indefenso ante las construcciones sociales, esa águila que, egoísta por propios intereses, espera el momento justo para atacar. Y por un león, líder y gobernante, demasiado tosco y soberbio para reconocer los errores que a su paso engendra. Así caminamos, así sobrevivimos las hormigas, desde abajo, desde las raíces colectivas buscamos por medio de la autogestión un cambio. Portavoz de una luz esperanzadora que en lo posible esperamos ilumine otros hormigueros, tal vez dormidos, tal vez cansados. Somos caminantes en vísperas de demagogia, de voces sin rostro y de pensamientos sin nombre que catastróficamente nos invaden a todas horas. Los medios de desinformación son esa roca que nos cuesta mover, pero a los que, sin rendirnos, encontramos una alternativa: una voz propia que represente todo aquello por lo que luchamos. Peleamos sin intereses económicos y por eso que se ha olvidado: la pasión, reivindicando nuestra tierra, nuestras raíces y el trabajo colectivo. Fuertes e inamovibles: nuestras convicciones no las arrastra el viento, nuestros sueños no se los lleva la lluvia y nuestra pasión no se desvanece por la desesperanza. Nuestra existencia es minúscula pero gigantesca, trabajando bajo tus pies, escuchando las voces que no hablan. Somos caminantes, somos sangre, librepensadores, somos Marita Verón, Mariano Ferreyra y Julio López, somos hormigas. Ni la dependencia ideológica, ni la dependencia económica. La libertad de pensamiento en todo su esplendor. Ni la soberbia del león, ni el egoísmo del águila. La pasión y la humildad de las hormigas. Siempre visibles. Invisibles. Caminemos juntos, Bienvenidos...

5


>>>>

SOCIALMENTE CULPABLES

Comercio Invisible TRATA DE MUJERES Cientos de mujeres son víctimas de la trata de blancas tanto en Argentina como en América Latina, esclavas de un sistema sexual, de una cotidianeidad que deshumaniza y destruye, viviendo y muriendo cada día como si fuera el último. Hoy la trata de mujeres es cómplice de policías, comisarías, jueces y gobernantes. Un comercio que está ahí, a la vuelta de tu casa, pero que es invisible para los de arriba.

6


Martes al mediodía salió para ir a lo de una amiga. Antes de salir le dijo a su vieja que en dos horas volvía. Rara vez no avisaba cuando se retrasaba un poco de la hora acordada. Ilusos los padres consultaron con la policía al preocuparse por su hija. Teloneros de fondo de toda la red de tratas que existen en el país. Al no recibir ayuda, recurrieron a la justicia, nuevamente ilusos.

¿Volvió la dictadura? ¿Los desaparecidos? ¿O nunca se fue? En realidad, vive junto a nosotros pero se disfraza de democracia, de humildad y de igualdad. Robando, secuestrando, violando, sigue respirando las vidas de muchos chic@s, a costa de algunos billetes. ¿O pensabas que el tráfico de personas era a causa de los famosos narcos imposibles de encarcelar? Nunca más dijeron, nunca más nos creímos. Nunca más cumplieron.

Justicia para todas las Maritas Veron de este mundo inmundo Letras: Tomas Martinz Ilustración: Silvio Rodriguez


>>>>ENTREVISTA A JOAQUIN GUILLEN

LA MUSICA COMO ALTERNATIVA EN TIEMPOS DE CONFORMISMO

En un mundo donde la industria cultural convierte -entre otras cosas- a la música en mercancía y donde los únicos valores que se transmiten en las canciones están escritos por una pluma conformista que esquiva el progreso y elude el compromiso social, Joaquín Guillen es una de las excepciones. Es cantante y compositor de Shaila, una banda de hardcore punk formada hace 18 años por un grupo de amigos que todavía resiste y se hace fuerte con el tiempo.

8


LA MÚSICA COMO ALTERNATIVA EN TIEMPOS DE CONFORMISMO

J

oaquín es una hormiga, como nosotros, y también un caminante que busca un cambio desde su lugar, usando los recitales como medio solidario para ayudar a distintas agrupaciones, aprovechando su música como enlace para acercarnos una visión del mundo muy rica y particular. Un educador postmoderno que esquiva las limitaciones impuestas por la cultura aceptada. Detrás de sus letras hay un bagaje tan amplio y fructífero que tres minutos de una canción no son suficientes para disfrutar de sus palabras. Empecemos por el principio, la entrevista la realizamos un sábado caluroso, antes de uno de sus shows por la zona sur. Tras haber pactado la charla, Joaquín nos hace pasar al fondo del lugar mientras nos invita a acomodarnos en una mesa junto con sus amigos, integrantes de Shaila. Estábamos tranquilos como en el living de casa. El grabador estaba encendido y la predisposición también. • Las letras de las canciones de Shaila, más que canciones del tipo “verso y estribillo” te diría que son como pequeños ensayos o reflexiones, una visión del mundo. ¿Es así? - Creo que todos los que hacen canciones tienen algo atrás, digamos, un bagaje que lo vuelcan tratando de mostrar su mundo o cómo ven el mundo. Después puede ser más interesante, más debatible uno u otro pero me parece que es algo, en líneas generales, que siempre pasa ya sea por una cuestión mas personalista o una cuestión mas intrincada, pero creo que es el común denominador y dentro de cada uno en base, por lo menos en mi experiencia, creo que va cambiando y se va manifestando de diferentes formas a lo largo del tiempo. Hay cosas que te inquietan en algún momento y hay cosas que después ya no, e incluso cosas que por ahí veías desde un lugar más sistémico, más grande, que después uno trata de concentrarlo en fenómenos específicos que puedan terminar de explicarse para uno mismo, ¿no? Creo que se trata de una búsqueda, porque, insisto: si no la tenés es como que no tiene mucho sentido lo demás, eso va cambiando en cada uno, es la vida misma lo que pasa y todos los días te vas encontrando con nuevos desafíos, nuevas problemáticas y no somos las mismas personas, o por lo menos en mi caso no soy la misma persona, que era por ejemplo hace un mes atrás.

• Ahora, las herramientas con las cuales te expresás en las canciones, ¿cómo las construiste? ¿A base de lectura o de estudio? ¿Un poco de las dos cosas? El citar a Rousseau o referenciar a Nietzsche demuestra que no sos un improvisado. - Sí, pero eso es un color, me parece que en definitiva lo importante es ver qué pasa con eso, para qué lo usás, sino es una herramienta más como para arreglar un caño, como una llave inglesa, o sea, una herramienta en sí misma no significa nada. Pero basicamente sí, lectura, estudio, inquietudes, básicamente lo último: inquietudes. Si tengo que mirar para atrás, tiene que ver con el por qué de determinadas problemáticas y ver quién te puede adentrar en determinadas cuestiones y bueno, siempre hay alguien que escribió sobre algo (por suerte). También es importante no quedarse en la primera lectura como todos los órdenes de la vida. Pero, en cuanto a eso, es un color que tiene que ver en cuanto a la especificidad, con la singularidad de quien lo hace, digo, si vos ahora analizás a la otra persona también vas a encontrar cosas. Pero bueno, uno se siente más identificado con la mención o con algún comentario o bajada de línea que tenga que ver con una cierta línea de pensamiento más amplia, ¿no? • Yo leí por ahí que estudiaste Ciencias Políticas. ¿Cómo terminaste ahí? Es decir, cuando uno termina la secundaria tiene un abanico de posibilidades para elegir, ¿por qué esa? - Sí, porque me gustaba cuales eran los temas que trataban, yo venía de un secundario donde terminé estudiando a la noche, como que no me gustaba estudiar, siempre leí en casa pero no me gustó estudiar. Lo último que pensé cuando la elegí fue el campo laboral, acerca de qué podría trabajar con ello, o sea, me gustaba cuales eran los temas, me gustaba cómo los daban en la universidad que estudié, en la UBA, y me mandé.

“Tuve una experiencia mala en el colegio, tal vez fue mala suerte, no fue constructivo para mí, me parece que no me dieron herramientas válidas como para poder defenderme”

• ¿Tres libros? Que te hayan marcado, interesado o que te gusten.

-Está complicado elegir pero sin dudas: “Los cuadernos de la calle” de Gramsci por cómo lo escribió; “Las venas abiertas de America latina” de Galeano; y bueno puede ser “La tierra de los condenados”, hay muchos libros muy buenos que hablan sobre el proceso de descolonización en África, algo que está muy poco estudiado, creo que lo pasó allá tiene mucho contacto con Latinoamérica, no esta Latinoamérica de por ejemplo Sao Paulo sino la profunda, la del descubrimiento, pero bueno elijo esos tres.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------• ¿Tres pensadores o escritores que te gusten o inspiren?

-Gramsci obvio; Rosa Luxemburgo, aunque no haya citado algún libro de ella me gusta mucho y… no sé es difícil la selección… - Por tus canciones, ¿Marx o Bakunin entrarían, no? -Sí obvio, hay un montón de gente interesante que plantean un montón de cosas muy copadas y elegir tres... -Es una falta de respeto… -Totalmente (Rie)


• Una de las cosas que representa a la banda es la autogestión, seguido a esto, una de las frases que me gustan de Shaila es “hoy perdí porque no intenté ganar” ¿Eso tiene que ver con que el cambio empieza en uno? - Sí, o sea, fundamentalmente esa canción fue porque me parecía muy loco todo lo que pasaba, creo que era en el 2003, cuando bombardeaban Irak y el mundo entero veía aquello por televisión y sin duda , mientras eso pasaba estábamos todos perdiendo. Cuánta responsabilidad teníamos cada uno de nosotros para haber llegado al punto donde todos estábamos viendo por televisión cómo bombardeaban a la gente. Viene por ese lado, porque hay un montón de cosas que uno dice “¿y bueno uno qué puede hacer?”. Yo creo que desde el lugar que le toca a cada uno construís para -en mi caso personal- no vivir en un mundo así. Obviamente yo no tengo la potestad ni la potencia como para poder cambiarlo todo, pero bueno, por algo se empieza.

• Ahora, ¿por qué la música? ¿Por qué canciones como forma de expresión? - No sé, es raro, no es la misma sensación para mí una hoja en blanco sin música atrás, sin una línea melódica sobre la cual escribir, que la hoja en blanco sola, es como que hay cierto placer por los condicionantes que genera la línea melódica y obviamente es como que cuando terminás el laburo hay una confluencia de sensaciones, ¿viste? Porque tanto lo que es mediado como editado, como lo otro, es decir lo que tiene que ver con la expresión artística pura que es un “lalalá”, una melodía, una armonía, una base de guitarra, todo lo que sea expresión, y por ende algo que no está mediado, es que como la combinación de ambas cosas a la hora del proceso creativo es fantástica. - Sí, quedan cosas muy buenas, aparte como que dejás algo marcado en el tiempo… - Sí, pero bueno, tal vez si uno escribiera un cuento, un libro también queda, pero en este caso no es solo el registro sino también el proceso de construcción, que es muy lindo por lo menos para mí, la canción tiene como un vuelo y una sal que es muy única te diría. - Yo creo que usar la música como canal de expresión es una forma también de ser portavoz de una idea de un pensamiento… - Sí obvio, pero no es solo eso, la reproducción es algo sistemático, digamos, en realidad si uno lo piensa en frío es muy aburrido el hecho de tener que repetir, porque una cosa es cuando lo escribiste o lo compusiste, es fantástico, súper divertido porque es parte de un proceso creativo, pero ahora digo, a la hora de mostrarlo y en una banda, ponele el género que quieras, pero que se presenta cotidianamente durante meses, años, es un embole. Acá y ahí funciona lo que para mí es lo más importante, digamos, el colectivo que le da sentido, porque una cosa es el rato creativo que, insisto, es algo fantástico pero dura prácticamente nada, y el hecho de sostenerlo en el tiempo, necesitás un grupo de gente, de artistas como el que tenemos acá que es clave para poder sostenerlo, para que eventualmente pueda llegarle a otro y que eventualmente no se agote en una habitación, el grabador y una hoja.

• ¿Podríamos decir que es un trabajo de hormigas? - Tal cual, las hormigas tienen una coordinación casi como una legión romana te diría, requiere una disciplina y por lo pronto ponerse de acuerdo, ya sea desde las bases o porque alguien que desde arriba lo marca, cosa que no se ve lamentablemente en la actualidad, no hay una coherencia entre relatos y correlatos fácticos o capacidad de asociación espontánea desde abajo, que permita soñar con una transformación en grande, justamente de eso que te relataba recién sobre lo que estábamos viendo por la tele. •Los recis de Shaila se caracterizan por ser regularmente una puerta a la solidaridad, a la ayuda recurrente donde mediante recitales a beneficio de determinado lugar que necesita determinadas cosas se le propone a la gente que viene a verlos distintos tipos de colaboración. Ya sea un alimento no perecedero, un juguete o ropa… - Sí, no siempre, cuando se puede sí, totalmente. Si fuera por nosotros lo haríamos siempre, lo que pasa es que requiere que haya un grupo organizado del otro lado que pueda hacer frente a una convocatoria de este tipo, que pueda venir acá a recolectar las cosas y después trabajen seriamente. • Pero eso también depende de un compromiso que reflejan ustedes, porque hay bandas a las que parece no importarles. - Sí, lo bueno es que me parece que lo que hacemos nosotros es mínimo, es una convocatoria nada más que deberían hacer todos. Te ponés de acuerdo con alguien, ves cómo labura, si hace algo copado, digo ¿qué te cuesta? Lo poco que cuesta tender una mano, ¿viste? Pero bueno, volvemos a lo mismo, hay que seguir.

Letras: Hernan Ferraro sua Fotografías: Nay In


• ¿Y qué te inspira a vos para seguir por este camino de mezclar la expresión con el ayudar y buscar un cambio? - Y, la gratificación cotidiana, lo más lindo que hay son los pequeños triunfos diarios, hoy justo hace un rato de que vinieran ustedes estábamos charlando con los chicos de la banda, que somos amigos y tocamos juntos desde hace muchos años, y decíamos que son todas cosas muy lindas que uno no las podría catalogar o por ahí sí, pero a la hora de rememorar y decir “che, ¿te acordás de tal cosa?” y es muy loco estar en un lugar donde la estás pasando tan bien y a la vez poder darle una mano a alguien. Yo creo que es eso, la gratificación cotidiana. - Es un buen motor. - Sí, totalmente, como que te recuerda que vas por buen camino. • Te propongo hacer una pequeña analogía sobre tu ideología política, yo te nombro distintos personajes y vos me decís cuántos pasos a la derecha o a la izquierda estás de ellos, ¿te parece? No hay límite de pasos… - Dale, si lo podemos contar... - Cristina Kirchner. - Al día de hoy te diría 30 a la izquierda. - Mauricio Macri. - (Ríe) Multiplicalo por mil, kilómetros a la izquierda. - Altamira. - No, nadie puede estar a la izquierda de Altamira, no está permitido (ríe). Digo, son todos políticos, es muy difícil, para nosotros es muy simple desde el músico o del artista, siempre vamos a estar marcando cosas. Hay personajes que no tengo duda como Macri o Altamira están en las antípodas, qué sé yo, Altamira para mí es un tipo que tiene cosas que me gustan mucho, pero quizás le preguntás qué piensa de la integración latinoamericana y te contestaría “que son bloques capitalistas competitivos y no puede haber integración” y es como que te das cuenta mas allá de que vos puedas estar de acuerdo con un montón de cuestiones sociales e incluso políticas, muchas, hay un punto donde “La Realpolitik” también hace juego a la hora de hacer política, es muy diferente, como músico te digo que a la hora de pensar en la política, ésta tiene muchas cuestiones que no son tan claras y que son etapas necesarias para la construcción de poder político o incluso de transformaciones pequeñas o reformistas que muchos las criticarían pero que son necesarias. Por otro lado también como abogado del diablo te podría decir que este gobierno que propone una alianza de clases, que cree en la conciliación de las clases en un proyecto nacional y popular, la ley que aprobaron con el macrismo sobre las ART, digo, ahí es como que… - Hace mucho ruido… - Exactamente. Por eso te digo, es un terreno muy complejo, si te digo a cuántos pasos estoy de uno o de otro es muy difícil, esa postura uno la hace en función de medir las políticas que ejercen, quién las apoya, a qué están destinadas, bajo qué intereses, entonces en base a políticas concretas sí, ahí cuando tengas una cantidad de medidas tomadas, vemos. Porque en cuanto al enunciado me suena raro el hecho de tener que catalogarlos, porque hay mucha disonancia, o sea, ¿qué hicieron? - Sí, a veces, con la etiqueta de una ideología, en este caso de los que nombramos, somos concientes de que no van de la mano con las acciones....

- Claro, lo que pasa es que hay un mundo que es deseable y hay un mundo que “es”. Digo, uno preferiría la paz mundial, creo que tengo un par de ideas sobre qué cosas ayudarían a eso, pero bueno, no suceden porque hay intereses muy fuertes detrás para que no sucedan, para que algunos puedan sostener su lugar de privilegio, pero eso también mueve el mundo. Por eso las etiquetas no me parecen creíbles para nada, porque ahí la coyuntura opera, entonces digo, si vos aplicás una política que funcionó en “x” lugar del mundo, en determinado momento, y la llevás a otro lugar, probablemente no funcione porque los pueblos tienen experiencias propias y procesos de crecimiento como las personas, entonces es muy complejo. Uno que se reivindica de izquierda es como muy vacío, es como una etiqueta más, hay cosas que me gustan y otras que no, hay cosas que hago, hay cosas que no. Hay cosas que apoyo y otras que no, pero creo que eso no se demuestra en discursos, sino en una obra, en acciones. •Justo me diste el entre, si hablamos de América Latina, ¿pensás que todavía sigue dormida o se esta desperezando? - Hay un montón de iniciativas, nuevas formas de organización con esto que se llama la nueva izquierda. Con estos gobiernos que hay en Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador que han generado nuevas formas de organización, nuevos foros. En cuanto al Mercosur y el ALCA, creo que ya son foros superados y pareciera que nunca hubieran existido. La situación creo que en algún punto es esperanzadora, pero la realidad sigue siendo que es uno de los sectores con mayor desigualdad del mundo, la inseguridad, el acceso a la información, a la participación política genuina, obviamente es un proceso de cambio, habrá que ver cómo se desarrolla. En primera instancia me parece un símbolo bueno, eso sí, obviamente y más si lo comparás con Europa, con Estados Unidos, cómo se están distorsionando las economías allá, con políticos incapaces de contener a las protestas legítimas, pero bueno, más allá de la contextualización para la región me parece que es un momento muy bueno, habrá que ver cómo de a poco toda esta situación, este rótulo de la nueva izquierda se puede traducir en políticas de mayor igualdad. •Con respecto a la educación, en la canción “La ignorancia es bendición” hay dos frases que valen la pena remarcar, una es “la escuela como aparato de dominación social” y “nadie en la escuela me enseñó que el trabajo es plusvalor” - Sí, (ríe) nadie me lo enseñó. • ¿Qué pensás de la escuela? ¿Creés que la ignorancia es bendición? - No, obviamente el título es provocativo, la canción se refiere a “si esto es educación, entonces la ignorancia es bendición”, yo tuve una experiencia mala en el colegio, tal vez fue mala suerte, no fue constructivo para mí, me parece que no me dieron herramientas válidas como para poder defenderme y un montón de cosas que digo en la canción son verdad. Hay cosas que uno tendría que aprender de chico, por ejemplo la naturaleza del trabajo, y yo no las aprendí en el colegio.


• Cambiarían mucho las cosas si se enseñara la naturaleza del trabajo, ¿no? - Sí, seguramente, por eso hacía esa mención, pero bueno, también es un cambio gradual y paulatino. Yo creo que muchas cosas están cambiando, no de forma tan radical como lo plantea la canción, por eso te digo, en “La ignorancia es bendición” se plantea no sólo lo que yo veo, sino que también está mi experiencia personal, como yo lo viví, por eso digo. Decir que la escuela es un aparato de dominación social es algo tan válido como extremo, porque es mucho más que eso, pero digo, la adecuación de respetar a los mayores, el terminar el colegio para entrar en un buen trabajo, mantener cierta pauta de conducta para que seas un ciudadano adecuado para esta sociedad, en ese sentido es un aparato de dominación social, ahora la discusión, o la duda, sería: si uno no termina adecuándose, ¿qué pasa? Digo, ¿cuál es la diferencia entre un revolucionario y un lumpen en ese sentido? Tiene que haber algún otro canal que pueda educar, porque es válido, hay que educarse. Pero bueno, es mi opinión y una canción. No pretendo que sea un tratado sobre educación. • Con respecto al significado de la palabra “cultura”, para vos, ¿tiene que ver con la idea de costumbres y creencias de una sociedad o más bien como una construcción social ideada para limitar? - Limitadora totalmente, yo creo que hay como un discurso dominante que va variando y siempre termina favoreciendo a la clase justamente dominante, por eso a mí me gusta mucho más el proceso contracultural, digo, la contracultura es algo válido y necesario, esta cuestión de que haya un relato alternativo que sea capaz de acercarte y discutir con el otro, tal vez no discutir en el espacio de poder pero sí poder sentarte y debatir. Ahora también la idea de un país sin cultura es bastante discutible, por lo general yo la veo como un canal donde hay varios relatos que se entrecruzan y que por lo general tendería a pensar que son competitivos, pero la realidad es que muchas veces se terminan acoplando a ese detrimento ignoto dejando ningún espacio libre, bueno, esos que no tienen ningún espacio son los rescatables, no por una cuestión de que el discurso sea válido en sí mismo, sino por una cuestión sistémica de que haya mas interés de oír a todas las voces, justamente la contracultura es eso. • Acabás de ahorrarme la pregunta sobre contracultura, y ahora, ¿la religión? - Me parece una mierda, ¿qué querés que te diga? (ríe) Creo que una cosa es la espiritualidad y otra un sistema de creencias rígido que no permite discusión, ¿no? Que no permite ser interpelado y que poco, muy poco tiene que ver con la espiritualidad, digamos, está más relacionado a ciertas pautas y conductas que uno tiene que cumplir para ser “parte de”. Sin embargo, creo que también hay muchas personas que están en las iglesias que son muy buenas y que hacen cosas muy copadas, mi pensamiento es que podrían hacerlas igual, digo, si no hubiera iglesia podrían hacerlas igual. -Sin una bandera de fanatismo… -Claro, igual eso no quita que la iglesia signifique lo que significa, aparte el relato mismo me parece súper increíble, la verdad algo de no creer.

• Ahora me gustaría darte tres ejes para que armes una pequeña reflexión que tiene un poco que ver con esto… “El Génesis”, “Eva” y “el rol de la mujer”. - (Ríe) Bueno, los dos primeros, ya partimos desde el relato este de donde sale la mujer, yo creo que estátodo ligado, o sea, el Génesis: cómo este muchacho creó el mundo en seis días y después crea al hombre y de la costilla de éste a la mujer, digo, el rol que se le dio a la mujer históricamente es nefasto. Yo creo que la historia de Eva, la manzana de la tentación, la caída del Edén, el pecado original, el rol que tiene la mujer hoy en día y que históricamente ha tenido y en muchos casos lamentablemente el tener que pelear contra el estigma y la opresión ocupa un lugar que no está copado para la mujer también, todo tiene que ver con eso. No quiero decir que la religión es la culpable, sino que tiene un relato que valida lo que ha venido pasando. “Si, bueno, miramos para el costado, ¿a quién le echamos la culpa?” Hay un momento que ya los muchachos no le podían echar la culpa más a nadie, pero muchos años, muchos siglos fue a la mujer y me parece que está ligado a esos tres ejes en torno a “El Génesis”, el relato, porque volvamos al punto anterior, es EL RELATO de cómo se construyó todo, no es el documento de Tucídides de la guerra del Peloponeso, de un historiador, entonces todo tiene como una justificación de lo mismo porque el maltrato que sufren las mujeres ahora, hace 500 años era mucho peor y los otros dos seguían estables ahí y es como remar el doble. - Un estigma milenario y sagrado digamos… - Tal cual.

La charla duró un rato envidiable, más de lo que esperábamos, Joaquín contesta muy tranquilo, se toma su tiempo, piensa y reflexiona cada palabra. Pero bueno, el tiempo nos corría y el show de Shaila –arriba del escenario- estaba por empezar.


• Ahora, como hay muchos temas que me hubiera gustado tocar, pero por un tema de tiempo no podemos porque vamos a estar hasta la noche, te propongo un “ping pong de preguntas y respuestas”, podés contestarme con una palabra o si hay algo que merezca un desarrollo también es válido. -Dale •Gendarmería -Insurrección no de la buena. •Liberalismo -Barbarie. -Dios -Mentira. -Estado -También, mentira. -Palestina -Libertad. -Democracia -Perfectible. -Mariano Ferreyra - Con una palabra es muy difícil, obviamente un mártir. No tuve la suerte de conocerlo pero sí tuve la suerte de conocer a la gente que lo conoció, y la vida de él fue tanto o mucho más grosa que como se lo recuerda ahora tras su muerte. -Libertad -Aire

-Diversidad sexual -Si también aire obviamente, es algo muy importante, por lo menos en mi vida lo es. No puedo imaginarme sin poder expresar algo tan básico para cualquier ser humano. Así que por eso, aire mismo. -Anarquía -Todo, absolutamente todo. -Revolución - También, yo lo asocio al cambio y a lo traumático de los cambios pero sí, revolucionarse a uno mismo. No sólo tiene que ver con la toma de un gobierno, sino revolucionarse constantemente a sí mismo, como decía este “muchacho” Trotsky: “la revolución permanente que tienen que hacer los pueblos”, yo creo que eso tiene que hacerlo uno todo el tiempo consigo mismo, estar interpelándose constantemente de forma radical -Palabras muy desvaloradas ¿no? -Totalmente, bastardeadas. Primero porque ese bastardeo ha sido funcional a un relato que tiende a ponerlos en el lugar de extremista sin analizar los conceptos, todo el bagaje teórico conceptual de autores que desarrollaron esos temas durante siglos, pero bueno no es de extrañarse cuando se chocan con los intereses de alguien.

Un poeta revolucionario, un escritor, esposo, politólogo o músico. Tal vez un artista, un luchador o un caminante. -La última: ¿Quién es Joaquín Guillen? -Un pibe tranquilo de barrio que se va haciendo con el camino, generalmente cuando uno tiene que describirse a sí mismo uno puede ser muchas cosas en la vida, puede ponerse muchas pieles, pero el disfrutar los momentos y tratar de hacerlos valer, eso, un pibe nada más.

www.shaila.com.ar El peso de las palabras puede ser crucial y revolucionario siempre y cuando enraícen una causa, una lucha que pueda congelar el tiempo y ser apreciada por oídos y ojos predispuestos a ver y escuchar. Cantarle a una Palestina libre, a la naturaleza del trabajo y su plusvalor, a la educación como aparato de dominación social, a la religión como un monopolio divino, a una América Latina libre de la opresión liberal, a la filosofía contemporánea, al cambio participativo, a los idiotas y los farsantes, es cantarle también a la libertad, a la mujer, a la verdad y al amor. En tiempos de conformismo donde lamentablemente la música muchas veces predica equilibrio y status quo de diferentes formas, Joaquín Guillen escribe al cambio y lo hace porque así lo siente. Entiende y aprovecha la música como canal de expresión y medio para construir, desde su lugar, una alternativa a la realidad.


>>>>

POLÍTICAMENTE INCORRECTOS

tura arica >>C ontt M berto

ran del g

Al

-LA POLÍTICA COMO CONSTRUCCIÓNSon tiempos donde la palabra “política” está muy enraizada con diferentes antinomias: construcción y destrucción, hacer y deshacer. Libertinaje y libertad. Lo cierto es que se ha desestructurado de tal forma que se ha perdido la noción de lo que en realidad significa. Desde nuestro lugar, la política es construcción. Hoy inauguramos, además de este proyecto llamado Hormigas, la sección “políticamente incorrecto”, donde se explayarán distintas opiniones y reflexiones que socavan más allá de la realidad informacional con un tono bastante peculiar.

14


I

naugurando esta nueva revista no puedo empezar sin presentarme, y darles la bienvenida a este espacio de sesgo político, aunque no me voy a limitar estrictamente a aburrirlos dentro de esta clasificación que parece cerrada, con palabras difíciles o conceptos partidarios que a uno puede causarle cierto rechazo. La política involucra más de lo que yo creía hace unos años, cuando ni siquiera me importaba todo esto, ya que nunca había creado un lazo, ni siquiera había algo que me animara a hacerlo. Tengo 21 y estudio Ciencia Política en la UNLA, para hacer de lo que es un hobby una profesión; que me gustaría desempeñar ya que involucra gran parte de lo que me afecta a mí y a la sociedad. Todas las afirmaciones que pueda hacer van a estar cargadas de mi marcada ideología; yo no aspiro a la objetividad de la opinión porque no creo que eso siquiera exista, pero sí creo que desde la opinión uno tiene la responsabilidad de tener fundamentos sólidos que la respalden. Eso es imprescindible, el fundamento es la regla básica para poder tener una discusión seria o defender sus ideas, una discusión no-seria se empieza diciendo arbitrariedades, sin ningún tipo de pruebas o respaldo para que siquiera pueda ser tomado en cuenta. Estudies medicina, estudies turismo o no estudies nada (simplemente trabajes, o no), creo que uno tiene la obligación moral para consigo y la sociedad, de saber cómo informarse y poder discutir partiendo de una base que tienda a la fundamentación y la complejidad, es decir, tener una conciencia ciudadana responsable. Y de esto va a tratar esta sección de política, porque tampoco pretendo que salgan hechos unos politólogos, sino que salgan con una idea positiva de algo que años estuvo bastardeado (en democracia o en dictadura), que no es una obligación como si uno tuviera que hacer un trámite y fumarse una cola de 6 cuadras. La política jamás te puede ser ajena, aunque uno no lo quiera saber o lo rechace, nos rodea desde que vamos a pagar la luz, desde que salimos y vemos gente cartoneando, hasta una luz parpadeando a más no poder en una plaza pública. Insisto, afecta hasta en el más mínimo detalle de nuestras vidas, y creo que es bueno tener una dimensión de la importancia que ésta tiene, y de cómo la calidad de nuestras vidas podría mejorar.

Si partiéramos de estas bases antes descritas. Si la aceptamos y nos interesamos un poco podemos descubrir que hasta en cierto punto, puede ser interesante y divertido, que puede apasionar como gritar un gol desaforado un domingo a la tarde; que puede llevar incluso a creer en ideas y respaldarlas con el peso de la conciencia, así que tratemos de derribar prejuicios negativos como que la política es el curro de un dirigente corrupto, o la libertad de que seamos la basura del zapato de un poderoso empresario. El poder real siempre va a residir en la sociedad en su conjunto, siempre y cuando sepamos cómo ejercerla más allá del tipo de organización de ésta y el sistema electoral que podamos tener... se ejerce día a día con un nivel de responsabilidad de conciencia ciudadana. Con esto no tendría porque haber shows de la tele orientados en cómo un “vivo” con poder, hace lo que quiere a su antojo, y uno tener que recurrir a la presión mediática para hacer valer sus derechos (un claro ejemplo sería CQC, programa que me gusta pero que no deberíamos llevarnos una interpretación errónea de ello). Creo que esta fuerza permanece un poco dormida, podemos comprender en su totalidad cómo nuestra sociedad se auto-regula y bajo qué mecanismos, y de encontrar defectos, poder superarlos con una conciencia crítica. Esa es la utopía a las que deben aspirar nuestras convicciones, y el concepto de utopía me gusta definirlo como dicen las geniales palabras de Eduardo Galeano: “La utopía está en el horizonte. Camino dos pasos, ella se aleja dos pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. ¿Entonces para qué sirve la utopía? Para eso, sirve para caminar”. Los invito a caminar conmigo, a dar nuestros primeros pasos en algo que quizás siempre nos fue ajeno; ya no subestimemos el poder de cambio que éste puede tener para mejorar nuestras vidas y la de quienes nos rodean. Espero servir de lazoentre ustedes y la política, a la cual creo que siempre estuvieron ligados, pero ya llegó el tiempo de admitirla y dejarla entrar en nuestro pliego de importancia. Mantengamos nuestras aspiraciones y caminemos.

Letras: Nicolas Viancheto


>>>> REFLEXIONES DE LORENZO MAYO

16

“Palestina, un déjà vu de la historia” Tras caminar unas cuantas cuadras, ambos mirábamos el muro con un poco más de distancia; ya no hablamos ni comentamos nada. Mientras observaba, quise decir algo que mitigue su angustia; intenté unas palabras pero el viento árido me quemaba la cara y me obligó a cerrar los ojos y callé. Mi primer déjà vu vino cuando la imagen del muro se hizo nítida. ¿No era ese el mismo muro que habían construido los rusos? El segundo me llegó tras caminar unos dos kilómetros, en plena aldea de Abu Dis, en la puerta del check point. El alambre de púas, las rejas y los militares exigiendo los “papeles” me trasladaron sin escala a Auschwitz. Dos soldados israelíes le pedían la documentación a un hombre que conducía una Ford familiar beige. Sus hijos, estimo, no me sacaban los ojos de encima. —Del otro lado del muro también es Palestina, también viven palestinos. Salím (56) ya no recuerda cómo era pasar sin que nadie le preguntara a dónde va o le rompiera en pedazos las hogazas de pan que lleva. — Mi hermana está del otro lado, a dos calles del muro. Antes tardaba alrededor de quince minutos en ir hasta su casa y ahora, cuando me dejan pasar, tardo una hora y media. Salím tiene que trasladarse unas diez calles hasta el check point y volver esas diez calles al cruzar. La muralla se extiende por toda la frontera de Cisjordania a lo largo de cuatrocientos kilómetros. Aún restan construir otros trescientos kilómetros más. Jerusalén está dividida en dos: oriente y occidente. El lado occidental es palestino y el lado oriental es israelí. —Casi no hay judíos del lado oriental. Tienen miedo. Todos tenemos miedo. Ellos les tienen miedo a Hamas y nosotros a su Gobierno y sus aliados. Lo que pasa es que Hamas está recluido en Gaza, pero los soldados israelíes y el Gobierno están por todos lados. Nosotros no tenemos ni soldados, ni Gobierno.

Es curioso porque debe ser el territorio con más presencia de símbolos religiosos del mundo: la Mezquita de Omar y la explanada de las mezquitas asoma detrás del Muro de los Lamentos, cerca de la Iglesia del Santo Sepulcro. Aunque todo allí hablaba de fe, olía mucho más a política que a incienso. Él con su inglés y yo con el mío, vamos construyendo una charla. No se ríe, sólo habla en voz baja hasta que la emotividad de su relato lo exaspera y da un grito que alcanza una palabra y se agota en un silencio reflexivo. Amanece y el calor no es el que me tiene acostumbrado. Salím bebe un café que ni el italiano más atrevido podría tomar: amargo, negro, espeso, casi seco. — Existe un bloqueo sobre el territorio palestino. — ¿Como en Cuba? — No conozco el bloqueo de Cuba, pero éste es tan terrible que hasta el Banco Mundial y la ONU cuestionaron las medidas del Gobierno israelí. Salím enciende el auto y dejamos atrás Jerusalén. Vamos rumbo a Jalazón, uno de los sesenta centros de refugiados para palestinos. Como en cada viaje en el que oficio de copiloto, hablo con quien conduce sin desviar la vista de la ventanilla. Aunque el paisaje no varía, no puedo apartar los ojos de la muralla; es un bloque de hormigón tras otro siempre coronados por alambres de púa. Leer lo que grita el muro me arrancó una cínica sonrisa. “Control+Alt+Delete”, dice el más original. Los demás son pintadas políticas y ruegos sociales. Casi no hay espacio para el amor adolescente en ese muro. La existencia del mismo se justifica, según las autoridades judías, por dos simples razones: para requisar a quienes se acercan a territorio israelí y para proteger las pocas colonias israelitas que se encuentran en territorio palestino.


— ¿Y cómo se protegen los palestinos que viven en territorio israelí? — No se protegen. Israel tiene siete millones de habitantes, el veinte por ciento son árabes. Ellos no tienen casi derechos de ningún tipo; no tienen ni derecho a la nacionalidad. Son casi cien aldeas palestinas que no son reconocidas por el Gobierno judío y que no cuentan con servicios de ningún tipo. — ¿De qué viven? —No lo sé. Pero si le puedo decir cómo viven: allá están divididos por el culto que profesan y las aldeas más alejadas del centro de la ciudad son constantemente amenazadas con avisos de demolición. Salím habla de eso como un modus operandi. Lo invade un silencio amargo y aprieta el volante como para exprimirlo. Él fue uno de los que tuvo que abandonar su casa. —El territorio abandonado es expropiado y se le otorga a una familia para que construya sobre él. Así pasaron de los kibutz a las ciudades palestinas. Al llegar a Jalazón tuve mi tercer déjà vu: creí que entraba en la Alemania de posguerra. Casas en ruinas, muros a medio caer, mujeres y chicos con rostros demacrados. Jalazón está al norte de Ramadal, a quince kilómetros de Jerusalén. Allí viven más de trece mil personas. Más de la mitad de los jóvenes están desempleados y sin educación; pasan sus tardes fumando shisa y hablando con algunos ancianos que relatan historias de la antigua Palestina. Un amigo de Salím nos recibió en su casa. Es un mono ambiente en el que vive junto a su esposa y la menor de sus hijas. No entendí lo que hablaban, imagino que le estaría contando el fin de mi presencia. Luego de unas palabras de Salím, su amigo comenzó a elevar el tono de voz, pero ahora me miraba a mí. —Dice que él le dijo a sus hijas, y se lo repite a sus nietos, que un día van a volver a sus hogares y serán de nuevo felices. Retrocedió unos pasos y de un modular sacó un pergamino. El título de propiedad estaba a nombre de su padre, ya muerto. Mientras su amigo lloraba y

Salím lo consolaba, salí hacia la puerta a tomar un segundo aire. Bajé las escaleras con los ojos llorosos y me senté sobre el capot del auto. Tras encender el cigarrillo llegó Salím. Le ofrecí uno, pero no aceptó. Sonreía con penuria; sentí que podía entender que estaba pensando. —Aquí no hay nada. Ni comercios, ni trabajo, ni bares, ni educación. Sólo existen unos centros en los que se juntan, jóvenes y viejos, a fumar shisa y jugar barajas. Mientras me decía esto, en mi cabeza resonaba el eco de una frase que había pronunciado hace minutos: “Nosotros no tenemos ni soldados, ni Gobierno”. El único territorio palestino autónomo es Gaza. Entre las aldeas israelitas y Cisjordania, hay cinco millones de palestinos refugiados. ¿Desde qué lado alguien puede plantear esto como una guerra? En el auto, de regreso a Abu Dis, tuve mi cuarto déjà vu: nuevamente aparecía la teoría de los dos demonios, como en Argentina. Bajé la mirada y recordé las palabras de María Delgado: “No hay nada más asimétrico que las dos partes enfrentadas en este conflicto, no sólo porque nunca se puede equiparar al oprimido con el opresor, ni atribuirles la misma responsabilidad. De un lado tenemos a un país del Primer Mundo, con los recursos bélicos imaginables, y del otro lado un pueblo en su inmensa mayoría desarmado, perseguido y acorralado, que se aferra con uñas y dientes a la tierra de la cual quieren expulsarlo, y la defiende lanzando piedras a los tanques.” Salím admiraba mi silencio cuando cruzamos las miradas. Sin que lo pidiera, imagino que fue una forma de darle un marco a sus emociones, comenzó a contarme la historia de ese territorio. Primero el éxodo judío, hace cinco mil años; luego la llegada de los árabes, y luego los turcos. Tras la primera guerra mundial, en 1917, el territorio cayó en manos de los ingleses bajo la forma de un protectorado. Influidos por la doctrina de Theodore Herzl, creador


del sionismo, en 1917 se firma la Declaración Blafour, que reconoce al pueblo judío un derecho sobre el territorio palestino. Tras la segunda guerra mundial, luego de conocidos los horrores del Holocausto, miles de judíos migraron hacia su primigenio territorio. Vivieron en carpas, al costado de las colinas, fundando kibutz. En el 47, la ONU, tal cual la tradición salomónica inaugurada por el homónimo rey hace miles de año en el mismo territorio, dividió Palestina de Israel; en el 48 se crea el Estado de Israel. De allí en adelante, las sucesivas guerras- hay quienes utilizan el eufemismo de llamarlos conflictos- le han quitado más del setenta por ciento del territorio a los palestinos. Cuando acababa de hablar, ya en las afueras de Jalazón, vi carpas a los costados del camino. — ¿Judíos? —No. Mi quinto déjà vu llegó como una bofetada: eso que los judíos habían padecido cuando ocuparon Palestina se lo hacían pasar a los palestinos, pero en su mismo territorio. Carpas, refugios, tiendas. — ¿No pueden vivir en las ciudades o en otras aldeas? — Las otras ciudades no tienen más casas, es imposible construir sin dinero ni permisos. Los refugios están abarrotados. En las ciudades israelíes, como Jerusalén, los palestinos no pueden comprar casa, ni tienen trabajo si no trabajan para palestinos, ni pueden asistir a escuelas que no sean palestinas. Tampoco hay hospitales que nos reciban. Mi quinto déjà vu tenía nombre: Apartheid. Mientras armaba mi valija para partir rumbo a Basora, Barack Obama aseguraba que “Israel tiene derecho a defenderse”. Mienta, yo pensaba: “Palestina también, pero no tiene cómo”. Hace más de sesenta años que están en guerra. Unos, los sin nada, con gomeras y misiles caseros; los otros, con la complicidad del comité de seguridad de la ONU-casualmente los cinco máximos productores de armas del mundo- y un armamento que sonrojaría a Rambo. —Este tipo es un cínico. — ¿Quién? —Nadie Salím, nadie.

Letras: Juan Manu

el Lazzarino

ACERCA DE LORENZO MAYO Casi desde el comienzo, el periodismo estuvo sujeto a la literatura de mil formas. Abundan históricos y brillantes ejemplos a nivel nacional e internacional. Muy lejos de intentar empatar o contribuir a esta amalgama en la actualidad, las crónicas de Lorenzo Mayo constituyen viajes, juegos, relatos y formas de ver lo que ha sucedido. Él tiene su forma de pensar y juega con los personajes de la historia como usted podría tomar las fotos de sus familiares muertos y dialogar con ellos. La literatura le da la libertad de jugar con esto, el periodismo le marca los límites de la historia desde los datos. Las pretensiones siguen siendo las mismas: planear entre las letras y los hechos. Él es un chivo expiatorio.


Letras: Hernán Ferraro

DESAPARECIDO EN DEMOCRACIA

¿Dónde está Julio López?

19

Se me hiela la sangre al escribir sobre ÉL -sí, con mayúscula- pero no hablo del ex presidente, sino del hombre de la foto. Jorge Julio López desapareció en la última dictadura militar llamada criminalmente “Proceso de Reorganización Nacional” por estar afiliado al Partido Socialista de La Plata, por pensar diferente. Fue encontrado sano y salvo en 1979. Veintisiete años después, en el gobierno de Néstor Kirchner, allá por el 2006 -¿Hace poco, no?fue querellante en la causa y testigo clave de las atrocidades vividas en la dictadura de los ‘70, sus declaraciones involucraban a por lo menos 62 militares y policías. Debido a su testimonio, Miguel Etchecolatz se halla detenido actualmente en una cárcel común, condenado a cadena perpetua por crímenes cometidos en el marco de un genocidio. Luego de la condena de Etchecolatz, Julio desapareció sin dejar rastros, como hace 27 años. Hoy Julio no está, nadie sabe de su paradero, los medios no lo nombran y son contados los medios independientes que lo reivindican. A todos aquellos que lo ignoran, Julio desapareció en democracia. Ahora imaginemos cómo tendría que ser su vida hoy: caminando por las callecitas de La Plata, así como nunca tendría que haber dejado de caminarlas, su nombre apareciendo en los diarios -sólo en algunos. Perdón, en casi ninguno, como ahora- pero debajo de su foto no se pedirá recompensa sino que estará a disposición de la gente la descripción de un albañil honesto y laburante vendiendo su fuerza de trabajo para sobrevivir el día a día. Julio es un mártir, es esa basura en el ojo que molestaba y mucho, pero su recuerdo es mucho más que todo lo que él sabía, su recuerdo inspira e ilumina. Dijimos nunca más ¿se acuerdan? Bueno, sin Julio, no hay Nunca Más.


20

PERSPECTIVA LITERARIA

Los libros amplían visiones del mundo, esas que no se agotan en simples fanatismos o utopías. La cabeza vuela, explota y se desarma. Los días soleados pueden ser lluviosos y los días más apocalípticos pueden ser dignos de la tenue calma. La premura de las palabras genera cambios de clima, de ánimos y de vidas.


::CARTA DE UN NIÑO

AFLIGIDO:: to David Gaitán Ilustración: Rober Fernandez Letras: Cristian

M

e desperté, di un par de vueltas entre las sábanas pensando en sueños que había tenido, hasta que noté qué hora era, me levanté y empecé a cambiarme. Fue ahí cuando me di vuelta y lo vi en mi cama, estaba ahí, tirado o “deyamado” (como le gustaba decir), nada más que esta vez no era un juego como lo había sido tantas otra veces, esta vez era real, no era uno de esos en donde permanecía así por unos minutos hasta que una oleada de cosquillas atacaba mi cuerpo para hacerme abrir los ojos y descubrir que no había podido engañarla, quizás porque era mayor o porque yo era parte de ella, ya no importa. Lo importante es que estaba ahí, ya sin vida sin nada que hacer, con una sonrisa en su cara como había sido siempre. Entonces recordé uno de mis sueños, lo que me incomodaba, la razón de haber girado hasta olvidar lo que trataba de recordar. Me cansé de contar corderos solo, de correr sin que me acompañes, de dormir y pensar en obligaciones y compromisos, de darte la mano para volar y en respuesta recibir bollos de papel con cálculos mal hechos, de ver mi cara pálida y aburrida, si hubiéramos vivido un poco más juntos, quizás solté tu mano demasiado antes o no fui lo suficientemente insistente. La cosa es que ahora estamos solos, somos dos distintos, no es más un ¨nosotros¨ sino un ¨yo¨ y un ¨vos¨ (por ahí para vos sólo soy un “él”, no me sorprendería). Traté de remediar la situación, de unirnos otra vez pero descubrí que mi lugar estaba ya remplazado por cosas a las que no le encuentro el sentido, lo que me dejó sin mi espacio, sin mi refugio. Me encontré perdido en vos, en una persona casi desconocida. No creas que es mi decisión, tampoco sé si es tu culpa o la mía, sólo puedo decir que en algo fallamos, trato de no pensar si dolerá o no, si será rápido o lento, ¿cuánto puede tardar uno en apagarse? Terminé de sumergirme en mi sueño para contemplarlo por unos instantes. Era tan pequeño y suave que podría haberlo levantado con un solo brazo. Miré su cara (y descubrí lo distintos que éramos), lo tapé con cuidado sin dejar pliegues ni arrugas y abandoné la habitación dejando atrás mi infancia.


::MUJER::

n:

age la im e d .ar ente >>Fu ndes.com .losa www

Mujer como del cuer po vas descolgándote en la soledad de tu s ojos que la moda ama, pero sin rastro inco loro donde el color podría maquillar los huecos de su artificio .

Vas dejándote en la noche o en una calle para buscarte desp ués cuando el día vu elve y en la luz tu cuerpo anónimo descansa para enco ntrarte y el desangre no te tiene ya que esa agua es de otro. Vas queriéndote co mo una ajena donde solamente el humo te pinta el rostro. Y así te entendés m ujer e historia y círcu lo, porque la mano disp ara piedras siempre y cuando al guien le deje una montañi ta cómoda junto a los dedos.

enguel Letras: Julián Ber

-Convocatoria

Abierta y Literaria-

A todos aquell@s que crean en las palabras y la expresión artística como medio para transformar el mundo, que les guste escribir o dibujar y que tengan ganas de compartir su arte: la sección “Perspectiva Literaria” te espera!!! Comunicate con nosotros en los medios al final de la revista y sumate!!!


>>>>

DESDE ABAJO PARA EL MUNDO

¡Caminemos juntos! Hoy comenzamos un camino que pretendemos poder caminar junto a ustedes. Revista Hormigas es un proyecto totalmente autogestionado, donde cada uno labura por amor al arte, al pensamiento y a la libertad en todo su esplendor. Esperamos poder contagiarlos, la pauta es sencilla: buscanos cada principio de mes por este mismo lugar, nuestro hogar. Aspiramos a que cada número sea mejor que el anterior, para poder sorprenderlos, divertirlos y emocionarlos. Esperamos sembrar una semilla de cambio, porque después de todo, el cambio comienza por uno, y como diría una vieja frase, “nuestras vidas comienzan a terminar el día que empezamos a callarnos las cosas que más nos importan”.

::Contacto:: •Sumate en facebook: Revista Hormigas •Escribinos: Revistahormigas@gmail.com

JUSTICIA POR

MARIANO FERREYRA

23


´

Numero 1 - Marzo 2013

1 "Los Caminantes"  

Hormigas es una Revista Argentina; digital / online y mensual de indole social, político y contracultural. La misma es Totalmente Independie...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you