Page 18

MORÓN EN EL CONURBANO BONAERENSE: PLANTEO DE UNA PROBLEMÁTICA Mariela Canali y Graciela Sáez EL CONURBANO BONAERENSE La importancia que asume la historia regional y local dentro de las nuevas líneas de estudio desarrolladas por las Ciencias Sociales, encuentran en el Gran Buenos Aires objetos de análisis muy atractivos, aún no suficientemente estudiados. Conformación y poblamiento La trama urbana de Buenos Aires se extiende a lo largo de rutas y vías férreas, proyectándose hasta un radio de aproximadamente 50 km. Esta periferia está conformada por una amplia gama de ciudades, zonas residenciales y semirrurales. La expresión Gran Buenos Aires se refiere, entonces, a la zona que geográfica e institucionalmente integran la Capital Federal y 24 partidos de la provincia: Alte. Brown, Avellaneda, Berazategui, E. Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, Gral. San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, La Matanza, Lanús, Lomas de Zamora, Malvinas Argentinas, Merlo, Moreno, Quilmes, San Fernando, San Isidro, San Miguel, Tigre, Tres de Febrero, Vicente López. En el acto formal de fundación de Buenos Aires, Juan de Garay repartió solares urbanos y también suertes de chacras y de estancias en los alrededores de la ciudad, dando así origen al poblamiento estable de zonas suburbanas. Este emplazamiento de la ciudad estuvo desde un principio condicionado por su geografía: la llanura y el río fueron factores determinantes. La sucesión de cuencas perpendiculares al Río de la Plata tramó una geometría de chacras y estancias, largas y angostas para permitir que todas tuvieran un borde con acceso al río. De este modo el asentamiento se produjo junto a los cursos de agua que recorrían la región, así la cuenca habitada de un río, arroyo o laguna, comenzó a llamarse “pago”. A estas condiciones naturales continuaron respondiendo en siglos posteriores tanto la construcción de grandes infraestructuras como la localización de las industrias. En el siglo XIX el trazado de las vías férreas respetaba con rigurosidad las cuencas: Todavía hoy sorprende verificar que estas trazas que señalan los puntos más elevados del sistema, jamás se inundan. Por otra parte el establecimiento de industrias ya en este siglo, también buscó la cercanía de los cursos de agua: frigoríficos, empresas metalúrgicas y químicas considerados grandes consumidores de agua. A mediados del siglo XVII ya se mencionaban varios de estos pagos en la campaña bonaerense. Siendo los más cercanos los de Magdalena, al sur, Matanza, al oeste y Monte Grande y Las Conchas, al norte.

17

Profile for Revista de Historia Bonaerense

RHB N°10 - CONURBANO BONAERENSE  

RHB N°10 - CONURBANO BONAERENSE  

Advertisement