Page 16

para procesar. Al presente (Diciembre 31, 1942) calculamos que esto será posible en Marzo de 1943, que es la fecha fijada por el Sr. Michaelsen como nuestro límite de tiempo para entrar en la producción. Precisamente tan pronto como podamos obtener gelatina de la planta estaremos tanto más adelantados para cancelar la inversión. Podemos vender todo lo que hagamos, en Sud África donde podemos obtener 16 pesos por kilo. Si tenemos algún excedente podemos venderlo localmente a un mínimo de diez pesos por kilo. Sobre esta base, la planta entera se pagará por sí misma en un año o dieciocho meses. Desafortunadamente, esta historia de Gelatinas Argentina, S.A. debe permanecer inconclusa porque debe ser depositada en un envase metálico en una de las columnas. De este modo cuando estas líneas sean leídas, será sólo entonces sabido si la estimación de puesta en marcha de la producción de más arriba fue alcanzada." "El futuro de Gelatinas Argentinas, S.A: ' "La fábrica de gelatinas Argentinas está situada en una porción de terreno que mide 10,6 hectáreas, en el camino entre Morón y Hurlingham. Cuando la tierra fue comprada, el único vecino era la compañía de polvo para hornear "FERMOLAC", la cual tenía una planta en la parcela de terreno vecina, más próxima a Hurlingham. Desde que nuestra propiedad fue comprada, una fábrica de cerámica ha sido levantada en la tierra del otro lado con el nombre de CAPAC, del Ing. Raggio. El camino está asfaltado, y enfrente de nosotros hay una gran parcela de tierra dedicada a la horticultura para el mercado. Parándose en la parte más alta de nuestra propiedad, podemos ver de un lado la chimenea de humo de la fábrica de cubiertas "GOODYEAR" y en la otra dirección la planta textil perteneciente a "ITALAR". No hay otros signos de actividad comercial y muy pocas casas, ninguna de ellas digna del término "residencia" ya que son en su mayoría cabañas de ladrilleros o quinteros. El emplazamiento de nuestra planta, ahora en curso de construcción, ocupa menos que una fracción de la tierra que hemos adquirido. Ahora demos rienda suelta a nuestra imaginación y pensemos cómo lucirá este mismo sitio en 1993, de aquí a cincuenta años. Bien, primero de todo nuestra planta de gelatina ha triplicado su medida (...) Vendemos 100 toneladas de gelatina localmente, a partir de que la población de la Argentina ha sido duplicada desde 1943, la mayor parte del incremento debido a la afluencia de inmigrantes desde Europa, buscando paz después de la guerra en la que Alemania trató de eliminar a los judíos.(...) Resplandecientes transportadores, hechos de aleaciones metálicas desconocidas en 1942, conducen el polvo (de gelatina) a una máquina de embalaje automático. Hojas de cartón son tragadas en una punta, junto con un material de envolver transparente, parecido al celofán de 1942, para facilitar a la máquina cortar e imprimir el embalaje, el cual es despedido completo y listo para la venta en la otra punta de la máquina.(...). No vemos muchos operarios alrededor de la planta. Siendo todo automático significa que dos o tres supervisores supervisan todo. (...). La clásica fachada Colonial Español del edificio ha sido aún retenida, pero el edificio principal tiene ahora cuatro pisos, el piso superior es una laboratorio de investigación donde los productos de Gelatinas Argentinas son testeados y otros nuevos creados.(...). No vemos chimenea de humo. Fueron abolidas en 1980 cuando se descubrieron métodos para usar el humo en procesos químicos.(...). 15

Profile for Revista de Historia Bonaerense

RHB N°10 - CONURBANO BONAERENSE  

RHB N°10 - CONURBANO BONAERENSE  

Advertisement