Page 41

biente al que está llegando después del parto, encontrándose entonces, en una situación de alta vulnerabilidad. Adicional a esto, debido al tipo de placentación del bovino (cotiledonada o sindesmocorial) los anticuerpos maternos no pueden pasar de la madre al feto durante el período de la gestación, lo que incrementa la carencia de defensas en el ternero al momento del nacimiento. Es por esto que el ternero debe mamar calostro de su madre lo antes posible, siendo ésta una fuente de defensa vital, que le permitirá prevenir enfermedades de tipo infeccioso como las diarreas. Es importante que el ternero consuma calostro antes de finalizar las primeras 6 horas después del parto debido a que en este momento es cuando mayor cantidad de inmunoglobulinas puede absorber su intestino; posteriormente esta capacidad de absorción va desapareciendo y a las 24 horas es nula, donde se perderá dicha capacidad debido al engrosamiento del tejido intestinal impidiendo el paso de las inmunoglobulinas, defensas maternas (Odeón y col 2001). Los anticuerpos maternos del calostro, brindaran una protección al ternero de 2 a 3 meses, posterior a este período el animal debe entrar en los esquemas de vacunación que estén establecidos en la finca. Es de gran importancia aplicarle a la madre, en los últimos meses de gestación, las vacunas necesarias que generen en ella los anticuerpos que protejan al ternero en el nacimiento. El sistema inmune al recibir los antígenos que componen las vacunas, inicia un proceso de “presentación” de estos, a los glóbulos blancos, los cuales generarán defensas específicas contra estos microorganismos en la vaca. Estas defensas, pasan al calostro (este debe ser consumido por el ternero) y se activaran en el momento que entre el virus o bacteria de campo al organismo del ternero, neutralizando su acción. El proceso de formación de anticuerpos en el organismo demora alrededor de 15 días, es por eso que la vacunación de

la madre debe hacerse como máximo 30 días antes del parto, para poder generar las defensas adecuadas, las cuales pasaran luego al calostro. Un calostro de buena calidad se produce por vacas con un estado nutricional adecuado, siendo la energía y los aminoácidos algunos de los nutrientes más importantes en el desarrollo de los anticuerpos por parte del sistema inmune (Héctor J Aricada y col. 2004). Existen tres causas por las cuales fracasa la transferencia de inmunidad en de la madre a través del calostro a la cría: este puede ser insuficiente o de mala calidad (periodos de secado inferiores a 25 días), puede existir calostro de buena calidad y suficiente, pero la cría no lo consume y consumo de calostro sin absorción intestinal, mayor a 24 horas del parto (Héctor J Aricada y col. 2004). Terneros hijos de vacas con mastitis al momento del parto, tienen menor concentración de anticuerpos en el calostro, lo que genera falla en la transferencia de inmunidad (defensas) de la madre a la cría vía calostro (Parra, Corpoica 2004), esto facilita la presentación de las diarreas. Por esto es muy importante, en el ganado de doble propósito, prevenir la mastitis durante el periodo seco, aplicando antibióticos para el secado, en las ubres de las vacas al momento de enviarlas al periodo seco.

Qué ocurre si se vacuna al ternero al momento de nacer Como expusimos anteriormente, el sistema inmune después de recibir la vacuna requiere por lo menos de 15 días para generar defensas, si se vacuna al ternero cerca al nacimiento, es probable que durante este tiempo el animal se infecte causando enfermedad o la muerte del mismo, antes de haber podido producir alguna defensa la vacuna aplicada. Otro escenario sería, si el ternero es hijo de una madre vacunada y se vacuna este en los primeros días de vida; en este caso, si el ternero mamó calostro tendría anticuerpos suminis-

GBC  Edición 17

trados por la madre, al ingresar la vacuna al organismo del ternero, ésta sería neutralizada por los anticuerpos maternales, sin generar ningún efecto de protección en la cría.

Causas infecciosas de enteritis. Las causas de diarrea neonatal pueden ser infecciosas y no infecciosas, siendo las primeras las que causan mayor mortalidad y enfermedad. Existen diferentes clases de microorganismos (virus y bacterias), presentes en nuestro país capaces de producir la diarrea neonatal, tales como: Rotavirus, Coronavirus, Salmonella, Clostridium pergringens, Escherichia coli y Cryptosporidium. En un estudio realizado por Corpoica, en el piedemonte llanero, en 39 predios de Meta y Casanare, se pudo evidenciar a través de la prueba de Elisa, la presencia de microorganismos como: E Coli, Coronavirus, Rotavirus y Cryptosporidium (Parra, Corpoica 2004). La acción de estos microorganismos puede se individual o en conjunto, facilitando la entrada de otros agentes patógenos. Rotavirus: como su nombre lo indica es un virus que causa destrucción y atrofia de las células intestinales, provocando disfunción intestinal y mala absorción, con acumulación de leche parcialmente digerida en la luz intestinal y aumento de la presión osmótica que favorece el proceso diarreico (Odeón y col, INTA). El rotavirus actúa durante los primeros días de vida de la ternera, favoreciendo la posterior acción patógena del E. coli. Escherichia coli: es una bacteria que tiene la característica de adherirse a las paredes intestinales a través de unas vellosidades denominadas “Pili” y es precisamente en estas donde se liberan las toxinas, como: a) Enterotoxinas que estimulan la excreción de agua y electrolitos al intestino delgado produciendo diarrea, b) Neurotoxinas que se absorben del intestino y pueden afectar el sistema nervioso central (síntomas nerviosos) SANTACRUZ Editores

39

17 Revista Genetica Bovina  

17 Revista Genetica Bovina

Advertisement