Page 23

entrarlas más jóvenes a monta y se favorecen las peores novillas, que tuvieron menos peso, al premiarlas con la puesta a toro más tarde. Si por el contrario se toma sólo el parámetro de la edad, las novillas de razas pequeñas o tamaño pequeño, que normalmente tienen pubertad más temprana, van a ser favorecidas. Debido a las anteriores consideraciones y acorde con la filosofía del Índice que permite compensar la

inferioridad en una característica, con la superioridad en otra, la Corporación Tecnoagropecuaria Magangué desarrolló el Índice de Novilla Preñada (INP), donde a las novillas de mejor gdp, es decir superiores en producción de carne a los 24 meses, se les permite una pubertad más tardía, o sea cierta inferioridad en reproducción, pero la novilla de baja gdp, debe compensar esta inferioridad con una pubertad más temprana, de lo contrario se descarta. El índice se calcula así:

Cada empresa ganadera debe obtener un INP promedio para comparación entre sus novillas, y determinar un INP mínimo para descarte, a partir del cual se puede calcular para los diferentes pesos, cuanto es lo máximo que se le permite a la novilla estar en el apareamiento sin preñarse, antes de ser descartada. Conviene trabajar con el peso a 24 meses, ya que en este período han transcurrido dos veranos y dos inviernos, lo que homogeniza las condiciones de comparación, respecto al peso a 18 meses, donde se han presentado dos veranos y un invierno o viceversa y por tanto las comparaciones entre animales nacidos en diferentes épocas no son equitativas. Una novilla con un peso a los 24 meses de 315 kilos, que se preña a los 900 días, tendrá un INP de 35 (315/900 x 100) y será equivalente a una novilla que pesó 280 kilos a los 24 meses y se preñó a los 800 días (280/800 x100). Si se determina en una empresa un INP mínimo para descarte de 30, una novilla que pesó 220 Kg a los 24 meses, debe preñarse por tarde a los 733 días (220/30 x 100), es decir, en el mes que entró a monta. Por el contrario, si otra novilla pesó 325 kilos a la monta, se le permite preñarse hasta los 1083 días (325/30 x 100), es decir 36 meses, edad que puede con-

GBC  Edición 17

siderarse como límite, en la mayoría de las empresas, con buenas condiciones para preñarse la novilla, de lo contrario se descartaría, con el fin de estimular la pubertad temprana, que está relacionada a tamaño mediano y buena fertilidad. Igual que para la vaca, Asodoble desarrolló un índice integral o fenotípico, denominado el índice de novilla preñada fenotípico (INPF), que agrupa todas las características de importancia económica en la novilla y que está compuesto por el INP y el índice de novilla externo (INE), que incluye las mismas características y con mismos puntajes que dicho índice en las vacas. El INPF se computa así: INPF = 2/3 INP + 1/3 INE

Indice de Toro (IT) Asodoble promueve la producción de toros locales, seleccionados en las mismas condiciones en que va a vivir su descendencia, porque esto optimiza el progreso genético, al reducir la presencia de interacciones genético ambiental. No se descarta sin embargo, que estos toretes puedan ser hijos de toros superiores por inseminación artificial, siempre y cuando se conserve suficiente sangre adaptada. Los toretes se deben preseleccionar para reproducción del 10 al 15% de las mejores vacas por IV, o mejor aún por CMPP y de ahí someterlos a una prueba de comportamiento, que consiste en ponerlos a ganar peso en igualdad de condiciones después del destete y pesarlos a los 6 a 10 meses, para así determinar su superioridad para producir carne, al compararlos con sus compañeros de grupo, criados en igualdad de condiciones. Cuando se levantan los toretes en igualdad de condiciones, el peso a los 24 meses equivale a una prueba de comportamiento. Al concluir la prueba o a los 24 meses, a los toretes se les debe hacer un chequeo andrológico para descartar los que no sean adecuados para la reproducción, aunque sean SANTACRUZ Editores

21

17 Revista Genetica Bovina  

17 Revista Genetica Bovina