Page 1


06

02


t

t


Santi

a

go Ma Nacid nsill o en a ( Bu cordi llera enos Aires Ilustracio nes p de Ch en el en Có ara B ubu rd ` estia unive oba, donde t, vive de 77 y criad ria) rsida o en s estud d e h d l ace u ió ar tiene y se nos a a tes p le pe una m ños lásti gó la arcad hojas cas a a to , Muest y ahora in dicción a nada. Desd en la ra su e t los l enta pequ s dib ápice que ujos s y a eño en di le paguen las burti mento por eso. s.blo gspot .com


Al otro lado del mundo

La reencarnaci贸n


www.burningman.com


Hortencias, 1999


50


56


62


Promesa Carioca


Susan Sontag


trasvasados con sus escritos profesionales son as hoj en ta has y as dur as más íntimo de la con espiral, libros de tap perfecta soltura al for mato a tad lan ade ón visi una de línea de escritura sueltas, dejó evidencia autora, dando lugar a una de a pid lím e ent em ant cin el más leve y una percepción fas nos per mite percibir hasta que o poc un a ntr ade nos los hechos. Cada párrafo Woolf. , y las raíces de su pulso de ón es más en el genio de esta autora nista, detalla que su intenci cio fec Per me for con dez niti con se significación talento van perfilándo anzar una simetría mediante la “alc no tal: bru ja, ple com a, ndo todos los avanza la lectura. Sincer las discordias infinitas, enseña de no que a tem ni dre cua mente enferma a hay adjetivo que no le vestigios del camino de una ro ect esp un n rca aba es ente lo consigue: toque. Sus turbacion través del mundo...”, y claram . nte encarna aquí en uno tan amplio como su me el el asedio de la demencia re ent ón icci trad con ás esbozados. “Siempre hay una de los for matos más reales, jam una ia hac os act s stro bó por sucumbir a significado de nue Al igual que Plath, Woolf aca tir sen s imo dec rio, dia el a de un trastorno persona y lo que, en sus propios demonios: enferm 8. 195 de bre iem dic de 31 1 se arrojó al río hacia ella”, escribe el bipolar, el 28 de marzo de 194 ual lect inte d ida est hon la sillos repletos de La regla tácita de Ouse, en Rodemell, con los bol e est en o sid ha nco bla ida a su marido para con la hoja en piedras. En la carta de desped y ad acid ten n Co la. tab contra la locura: caso cumplida a raja expelía sus últimos zarpazos a abr pal a, nud des y la dob hubieras sido tú. sapiencia, Sontag des “Si alguien podía salvarme, de n cció stru con de o ces la certidumbre por palabra, el pro No queda nada en mí más que o. sigl del os lect uir destrozando tu uno de los grandes inte de tu bondad. No puedo seg que dos personas vida por más tiempo. No creo n ta y so o, ib cr es o ces de lo que “Cuand pudieran haber sido más feli solo una sensibilidad” nosotros hemos sido”. Virginia Woolf, Adeline Virginia Stephen, o estas cuatro mujeres crió en una Hay algo que signa la vida de se y 2 188 en s dre Lon en nació r sus desdichas en una desde pequeña y es la capacidad de cataliza que lo por res, rito esc de familia acaricia al lector intelectuales. prosa sutil y embriagadora, que e stas arti s, rato lite de a ead se vio rod Han tenido el don ingestión de con cada vuelta de página. por idio suic de nto inte Tras un cienzudos con el a conocido de escribir los análisis más con serí que lo a rse gra inte e ros somnífe y llevado hasta el de reunión trazo de la pluma más tenue, tro (cen y bur oms Blo po gru el como ritura presupone: s y Bertrand clímax la catarsis que toda esc yne Ke M. J. o com s uale lect de inte el molde perfecto. londinense de sus penas han decantado en rio bar el en o cad ubi , Russell años con Leonard Bloomsbury) se casó a los 30 ó a publicar. enz Woolf e inmediatamente com se observa un Ya desde sus primeras novelas ica narrativa: clás rompimiento de la estructura inación de ord sub Virginia desafía el concepto de eral de la gen o ent personajes y acciones al argum “flujo de del és trav novela y establece el relato a ente, sus gam álo An conciencia” del protagonista. de un gala do ien diarios recrean dicho estilo, hac bles. idia env atez edi ingenio y sentido de la inm en os rad ont enc ia El mismo ritmo y cadenc


72


Flore

ro, Tr

aman

do ($

150)


78

Los que aman

La cantante Alanis Morissette es una de las tantas celebrities que apoyan la campa単a Comercio con justicia.


Gata Flora Numero #2  

ata Flora es una revista cultural para mujeres, una propuesta diferente que conjuga varios estilos con estudiada desfachatez. Tiene algo de...

Advertisement