Issuu on Google+

18+

EDICIÓN ESPECIAL DE ANIVERSARIO

13


13

6


JoC Escudero Director General Rafael Urbina Fletcher Director de Contenido Fiorella da Ponte Coordinación de Arte y Producción Cayo Navarro Jefe de Arte José Andrés Maratuech Ejecutivo Comercial Andrea Matta Periodista Leslie Hosokawa Fotografía Daniel Ángeles Asistente de Arte Mario Saldaña Asistente de Producción Sumiko Horiuchi Asistente de Logística Margarita Corcuera Administración Vilma Ramos Contabilidad Ximena Basadre Correctora Sr. Gregorio Limpieza

Publicado por

Psje. Mártir Olaya 260, Miraflores, Lima 18, Perú. Depósito Legal: 2011-05257 (51-1) 241-6830 Impreso en QuadGraphics Peru S.A. www.revistagaleria.pe ventas@revistagaleria.pe

7


Carta del editor

H

ace un año que decidimos luchar contra la corriente. En una industria que empieza a formarse, donde cada vez hay más gente dedicándose a promover toda una movida cultural que tiene como núcleo central la expresión artística, todavía existen limitaciones que por un lado nos frenan aunque por otro nos motivan a seguir impulsando un cambio que se hace inminente. Una ciudad que está acostumbrada a funcionar por contactos, porque eres hijo de Naru o sobrino de Franu, por el color de tu tarjeta de crédito o las argollas de un determinado círculo que dirige, porque alguien decidió que ellos eran los indicados, una industria en la que convivimos pero contra la que luchamos. El nivel de pordioserismo en esta ciudad está llegando a límites insospechados. Justo antes de cerrar esta carta reventó el escándalo (que probablemente dure 7 horas, como todos los escándalos en este país) entre Gerardo Privat y Lorena Salmón. El primero se queja de que a la otra no le gusta ni él ni su colección (aprovecho estas líneas para afirmar que la gente es libre de opinar lo que le dé la gana, para algo sirve Internet y el que se pica, pierde). Si a alguien no le gustas, lo asumes –si no es verdad, que no te importe– y sigues haciendo lo tuyo. La gente siempre va a criticar, podría hasta afirmar que es uno de los objetivos principales de Internet y está bien, porque se intercambian opiniones. Inclusive tratamos de contactarnos con Lorena Salmón para citarla en nuestro artículo sobre la industria de la moda como una de las fashion bloggers, pero ella no es fashion blogger, ella tiene una web*. Es esto con lo que nos enfrentamos todos los días. Buscar generar un cambio, sin embargo son estas mismas personas las que están liderando una industria que, si se empieza a consolidar bajo los criterios de solo 3 o 4 individuos, va a ir por mal camino. Este último año, como lo vengo recalcando desde que empecé a escribir estas cartas, ha sido un año de aprendizaje, de mejoras, de cambiar procesos y de preocuparnos porque nuestro contenido sea cada vez más incisivo respecto a todo lo que nos rodea y todo con lo que convivimos (ergo, mi pequeño desahogue contra los Privatholic con el que, si bien aprendí mi lección mordiéndome la lengua, tampoco voy a quedarme sin decir lo que pienso), sin embargo, se siente un aire de cambio, se puede ver a las personas empujando las cosas hacia una nueva dirección.

En esta edición especial de aniversario hemos buscado tener más artículos: un análisis de la juerga en Lima por un lado, su repetitividad y rotación de vestiditos. Luego pasamos a revisar el proceso de adopción en el Perú: ¿a dónde voy si quiero adoptar un niño? También, como señalé hace unas líneas, presentamos un artículo sobre el funcionamiento de la industria de la moda. Con toda la prensa alrededor del LIFWeek, es claramente importante y válido que se lleven a cabo eventos como este. El tema es que este no es un trabajo que debería hacerse por 6 días para tener una semana de desfiles, sino que debería ser una organización que trabaje todo el año para realmente definir objetivos y estrategias que ayuden a consolidar la industria. Los diseñadores, con contadas excepciones como Andrea Llosa, Sitka Semsch y Sumy Kujon e inclusive Edward Venero, no salen de los vestiditos para señora, muy similares a los que vi de ellos mismos en el 2002. Muchos ilustradores también colaboraron con esta edición y quiero aprovechar estas líneas para agradecerles a ellos y a todos los que han colaborado con nosotros en algún momento. Mientras redacto esto se celebra el día del diseñador gráfico y aprovecho para compartir mi opinión de que sin ellos, nosotros seríamos nada. También a todos los redactores con los que nos hemos cruzado, quienes comparten nuestra visión y sentido del humor, ya que su opinión se vuelve inevitablemente la nuestra. A todos los fotógrafos que disfrutan de trabajar con nosotros, bien saben que cuentan con libertad para crear y hacer lo que prefieran, porque es justamente eso lo que buscamos fomentar. Nuestros anunciantes nos ayudan a sobrevivir y les agradecemos infinitamente el hecho de que confíen en nosotros y apuesten por el cambio. Nunca es fácil apostar por algo que va en contra de los formatos tradicionales y por eso estaremos infinitamente agradecidos con ellos. Eso quiere decir que sus marcas tampoco son tradicionales y, que buscan romper dichos formatos; qué mejor que nuestra plataforma para exhibirlas. Quiero acabar esta carta con una nota de celebración, porque como nuestra editorial de moda lo plantea, esto es como un renacimiento. Gracias infinitas a ustedes que nos leen. También quiero agradecer, como siempre, a todo el equipo que trabaja con nosotros. A Rafael, que además de ser socios, roommates y mejores amigos, es la persona más brillante que conozco. A Fiore, porque se saca la mierda

todos los días porque esto sea una realidad. A Cayo, porque además de ser un genio es la persona más noble del mundo y es casi como mi hermano. A Baby C, que está aquí desde que 8 compartíamos 1 escritorio y es el encargado de hacer que esta oficina no caiga en el aburrimiento eterno. A Jr. que nos sacó del valle de la muerte y así sea una persona bastante particular, no sé que sería de esta oficina sin él y su eterna compañera Margarita, quien nos adoptó como si fuéramos sus hijos. A los más chiquitos: Sumi, que su vida está a punto de cambiar y entró a la Corp en el momento ideal, con todas sus perfecciones orientales. A Baby Jane que la suda todos los días y a Leslie que, se los digo desde ya, está en camino a convertirse en una de las mejores fotógrafas de nuestro país. Al Sr. Gregorio, al Sr. Hilder y a todos los que pasaron por estas oficinas. A Ximena que nos hace no quedar como brutos y a Andrea que entró a subirle el volumen a nuestros artículos. Solo me falta agradecer al Papa y a la Academia por darme la oportunidad (porque a mi mamá le agradeceré en privado), pero me pareció importante reconocer el trabajo que hacen todas estas personas para que todos los meses podamos tener esto en nuestras manos. Galería cumple un año de mostrar talento, de joder, de enseñar, de aprender. Si todo va de acuerdo a lo planeado, estamos seguros de que serán muchos más. Feliz primer aniversario.

11 *¿?


Contenido

28

Guía para emanciparse

32

13

Homemade Fashion

44

Proyecto Perú

52

Yo vengo del corazón: la adopción en el Perú

56

Meche Correa: La original marca Perú

68

REW: Galería

74

Renacimiento >

98

Ernesto documenta

113

Sin silenciador: las altas esferas

116

ABEL-IEVER

Foto: Leslie Hosokawa

13


Colaboradores

Luis Cueto

Atenea Kun

Maruja Meiggs de Alzamora

HAIL TO THE GUARDIANS OF THE WATCHTOWERS OF THE EAST, BY THE POWERS OF GALERIA AND ANNIVERSARY ISSUE, HEAR US!!! (gracias por un gran año, princesas).

Terminé Comunicaciones en la Universidad de Lima y ahora me especializo en Periodismo. Mi plan es estudiar eternamente (después quiero empezar con Historia o Pintura) para nunca tener que trabajar. La de la foto no soy yo, pero tiene un aire a mí… Es la novia de Frankenstein.

Soy una mamá aventurera que da sus pininos en el mundo de la redacción. En esta ocasión solo me queda felicitar al equipo de Galería por un año tan exitoso. Cada uno de ustedes está generando un cambio, chicos, y deberían sentirse muy pero muy orgullosos. Yo lo estoy de ustedes. ¡Feliz aniversario, Galería!

Gonzalo Pérez Paredes

Ale Nieto Redactora

Isa Schreyer

Redactor

Nací en la segunda mitad de los ochentas, estudié Comunicaciones y dedico la mayor parte del tiempo a definir cómo tienen que comunicarse las organizaciones y las personas. Me encargaron este artículo el mismo día en que falleció mi abuelo. Él fue aero-fotógrafo y tomó las mejores fotos que he visto. Su vida se basaba en mirar hacia la Tierra y guiñar el ojo. Hoy, cada vez que miro al cielo, guiño el ojo y sonrío, no vaya a ser que se le dé por volver a agarrar la cámara.

“We are the splendid reality”. #youdontsay

Texto filosófico para el planeta: “Tratando de convertir la realidad en la imagen de mis sueños.”

Redactor

14

Redactora

Redactora

Backstage


+ Colaboradores

Vito Mirr

Lily Gatins

Sebastián Sommaruga

Nació en Lima. Estudió en Los Angeles, Sydney y Melbourne. Ha trabajado en Hong Kong, India, Lima y Australia. Le gusta Rinko Kawauchi, Thomas Ruff, Luigi Ghirri y Saul Leiter.

New York City, freelance stylist. Commes de Garçons, Phillip, Martin y Etienne: my life. Estilo y perfección es algo con lo que se nace, voy por la vida de país en país conociendo personas creativas que nutren mi existencia.

Soy poco creativo cuando se trata de mí. Yo no hablo, miro. No escribo, veo. Tampoco pondría nada de lo que estás leyendo, pero por diagramación se vería horrible una foto sin texto. Y si ves algo horrible, estaría despedido. Solo me complican la vida estos chicos de Galería.

Jano Cortés

Alice Pasquini

Nani Cárdenas

Hagamos todo lo que nos provoca en esta vida. Digo, por si acaso no haya otra. www.janophotography.com

Busco crear arte que hable de las personas y de sus relaciones, me interesa representar los sentimientos humanos y explorar los diferentes puntos de vista en los mismos. Me gusta especialmente presentar mujeres fuertes e independientes en mis obras. Trabajo habitualmente con pintura de aerosol y colores acrílicos y, en el caso de ilustración, uso tinta sobre papel y Photoshop. www.alicepasquini.com www.flickr.com/photos/alicepasquini

2 muros y medio sin interferencia de puerta o ventana pero con luz, ventilación y techo alto. Poder jugar en el espacio, estar de cabeza, cambiar. Cambiar y ser el otro, enredarse y desenredarse. [ del cuarto cuerpo ]

Fotógrafo

Portafolio

Estilismo

Portafolio

Styling y Dirección de Arte

Portafolio

www.nanicardenas.com

15


y más Colaboradores

Ñana León

Brandingfobia

Dominique Millán

¡Feliz cumpleaños, revista Galería! ¡Los quiero!

diego grinbaum es mono mono es brandingfobia. brandingfobia es otra fantasía de resistencia www.brandingfobia.com www.gastromono.com.ar

Estudié arte en la PUCP y luego en la Universidad de Barcelona, especializándome en Diseño Gráfico. Soy extrovertida y me caracterizo por siempre querer conocer, aprender y viajar. Para mí, el “trabajo” es experimentar con nuevas alternativas y materiales, tratando siempre de aprender más generando ideas nuevas. Me gusta mezclar el arte con el diseño, amo la serigrafía y a mis monstruos. Adoro a mis perros y siempre busco cuidar el medio ambiente.

Mucho

Domingo

Alejandra Vera

Laboratorio Creativo

La Calle

Domingo es una posibilidad abierta, un laboratorio creativo, un centro cultural experimental diseñado para nutrir, ejercitar y compartir creatividad. Es un lienzo en blanco, un estudio de fotos, una galería, un taller, un salón de clases, una sala de proyección. Es muchas ventanas abiertas a la vez, como navegar en Internet pero en físico.

Fotógrafa obsesionada con la historia de la moda, estudió en el Centro de la Imagen. Su acercamiento con el arte es prácticamente su vida dado a su peculiar crianza y educación en familia alternativa, hippie, antroposófica, macrobiótica, orgánica y zen entre otras cositas. Supuesta fashion blogger en sus tiempos libres, pero prefiere autodenominarse fan enamorada de Cunningham. Su trabajo personal ha sido expuesto en distintas colectivas en algunas galerías de Lima, como Vértice, Zona 30, etc. this-iswhat-it-is.blogspot.com

Ilustradora

Ilustrador Creo que soy un poco de ilustrador, pintor y artista urbano. Trato de volcar todo lo que veo, escucho y leo de manera que utilizo herramientas, colores, cosas que me ayudan a fusionar todas las imágenes, sonidos o palabras que se me crucen en el camino, a veces de una manera bastante espontánea. Empecé llenando demasiado los espacios. Miedo al vacío, le dicen. Ahora tengo un estilo distinto al de 3 años atrás. Todos los días se encuentra algo nuevo que nos hace cambiar y tomar otro camino. 16

Ilustrador

Domingo.pe

Ilustradora


GRACIAS A TODOS LOS QUE

COLABORARON

Y CONFIARON EN NOSOTROS


.

a rí

e

,

o ri

l ga

a s r

e

er

v ni

a

im

es

en

su

pr

d a d

ci

i el

F

, d

a d i

n a v o l o o s ch i s r e p No ca es d{.pe {z

.m w

w

w

VENTAS Y SERVICIO TÉCNICO: Cristóbal de peralta Norte 1000, Panamericana Sur - Surco Altura Pte. El Derby Av. República de Pánamaesquina con Av. Aramburú - Surquillo. C.C. Jockey Plaza, Puerta 3.(Sólo ventas) CITAS SERVICIO TÉCNICO: (01) 7135099 - 080077773 (Línea Gratuita).

t or p o/ S ad

3 cion x/ i u d{ cond P3+A 6”/ z a 1 M { e m L/Air CD+ ción

dio lea .6 r 1 s/Ra de a o L) t UL Mo ctrico /Aros F : L é AT UL s el ante ón n F stillo l vol rsi ó e i v e e rs la ve y p en la ejos dio via para n u e lu e sp e e a e l ent do lui nas, trol d sor d icam c in /Lu on n n to g C /Se f ú ien irba BD/ eros nroo m A E in u a uip ble S+ bl (y S Eq Do AB Ne


Querida

¿Dudas existenciales? ¿En búsqueda de consejo? ¿Tienes alguna sugerencia? ¿Quieres quejarte de algo y nadie te hace caso? ¿Te gustaría decirle algo a Galería por su primer aniversario?

Quejas

Atropello visual

Querida Galería: Quiero quejarme de la empresa Claro porque me indigna cómo tratan a los clientes. He explorado mis opciones: Indecopi, boicotearlos a través de redes sociales, pero nada parece funcionar. Hasta quejarse en Twitter es inútil. ¿Qué hago?

Querida Galería: Hallo, ¿Cómo andan? Les escribo porque tengo una queja súper puntual: ¿Qué onda con las luces prendidas en los cines cuando pasan los trailers? El cine es un espacio visual donde solo te tienes que dedicar a comer y ver la pantalla, siendo en este último punto donde precisamente siento que algunos cines se están cagando en la nota. Nos ofrecen este producto (trailer, película, corto, etc.) con interferencia de luces externas (luces en la sala y puertas innecesariamente abiertas) y karmean la experiencia del usuario que no recibe el impacto visual al 100%. No creo que sea un pedido tan extremo el de cerrar la puerta o apagar las luces cuando los trailers empiecen. Si apoyan la moción, todo bien con mandarles una carta abierta a los cines para pushear fuerte.

Jacobo Querido Jacobo: Lo primero que te recomendaríamos es que consideres cambiarte de operador si es que estás realmente descontento. Por otro lado, en cuanto a las redes sociales, en el Perú todavía no cumplen a cabalidad su objetivo. No les hacen mucho caso, acá aún estamos acostumbrados a la burocracia: el papelito, el formulario, el sello, la firma, el papel carbón, etc. Esto es solo una sugerencia, pero quizás esta carta deberías dirigirla a su jefe del área de Atención al Cliente. En todo caso, la carta abierta de esta edición está dirigida precisamente a todos los involucrados en verificar este servicio. Puedes revisar la página 139, esperamos que te guste.

20

Gracias por el exposure.

Querida Galería: Primero, quiero felicitarte por tu primer año. ¡Me encantas! A pesar de no haber leído todas, guardo la esperanza de algún día poder conseguir desde la uno. Te escribía puntualmente para comentarte algo que me llamó la atención. Yo estudio diseño de modas y la verdad no me va nada mal. Estoy súper metida en ese mundo y con muchas ganas de hacer un cambio significativo en su situación actual. Por ahí que muchos la consideran una carrera light, pero yo opino todo lo contrario. En fin, como muchos saben, esta semana comenzó el Fashion Week y repentinamente, todo el mundo es fan de la alta costura y muere por ir a los desfiles. OK, todo bien, hay más interés, pero, ¿no es un poco obvio que mucho de ese interés es casi 100% pose? Creo que te regalan una entrada al desfile si compras un cuarto de pollo o si pagas con tu tarjeta del cine. Quizás caigo pesada, pero es realmente frustrante ver que gente con real interés y muchas ganas de ver los desfiles se quede afuera porque Periquito le ganó su sitio por tener más “likes” en Facebook en la page de alguna “fashion blogger” (Dios, ¡ni me hagas empezar con ese tema!). Si esto sigue, temo que se deje de tomar en serio a la gente que, valga la redundancia, sí se lo toma en serio. ¿Crees que haya alguna manera de detener esto? ¿Crees que es un boom pasajero? ¿o todo está realmente perdido?

Pollo #defensorvisual Sandra Querido Pollo: Estamos totalmente de acuerdo contigo. No estamos seguros si esto se debe a que la gente peruana siempre llega tarde al cine (porque llegan tarde a todo), haciendo que los cines se hayan malacostumbrado a tener las luces prendidas hasta que empiece la película. Hoy en día los trailers son parte clave del proceso de post producción para el futuro estreno de la película y es claro que hay mucha gente involucrada en este trabajo. La gente debería respetar esto y de tal manera, los horarios de las películas. Si compras una entrada para ver una película a las 6:00 p.m., a esta hora se deberían apagar las luces. Si llegaron a las 6:20, NO ENTREN. ¿Para qué ver la película empezada? Qué busquen otro horario u otra película y que no perturben a los que sí les interesa el cine, con todos sus elementos. Nos sumamos a tu cruzada.

Escríbenos a queridagaleria@revistagaleria.pe 20

De moda

Querida Sandra: Gracias de antemano por las felicitaciones y la buena onda. Este mes hemos preparado un artículo sobre la industria de la moda, puedes verlo en la página 32. Quizás eso pueda ayudarte a entender la visión del tema que compartimos. Independientemente de eso, el tema que planteas es cierto y relevante. En el Perú pareciera que la moda es un show más que una industria; mucha de la gente involucrada cree que incursionar en el mundo de la moda significa simplemente que te guste la ropa, cuando claramente va mucho más allá. El boom de las fashion bloggers ha acercado notablemente la moda al público, pero parecería que también la ha hecho menos profesional. Ahora cualquiera puede escribir sobre moda, lo que confunde a la audiencia que ya no sabe en quién confiar como un referente real. A nuestro parecer son necesarias tres cosas clave: 1. Prensa especializada que realmente SEPA de moda –no chicas que tipean desde su casa-; 2. Reinventar el portafolio de diseñadores, hace años que son los mismos quienes presentan colecciones; y 3. Tomarse la moda en serio. Dejen de disforzarse en el Fashion Week como evento social y aprecien la moda por lo que realmente es: arte y negocio.


ReTuits (sic) @Azpirrina No puedo aceptar a tu vieja en Facebook porque tengo fotos de la mía tomando café con las tazas de la tuya.

@andresmq no me pelaba la nariz desde el mismo año que Valeria Mazza empezó a trabajar con saga #holacaribe

@Peru21pe Cobradora de bus arranca parte de oreja a pasajera http://goo.gl/aKSSZ

@nicocav Madurar es aceptar que los Pimpinela son hermanos.

@Daniel_Titinger Me parece pésimo que la señora Susana Villarán no haga nada con este calor que está derritiendo Lima. Pésimo

@nicolaskisic Cada vez que Björk compone una canción el PBI de Islandia sube 1%

@lazafer AlGuIeN qUe EsCrIbE aSí No PuEdE mAnDaRtE uNa InViTacIóN dE LiNkEdIn.

@mariale21 Como me encantan los blogs de anormales que se creen expertos en algo. Síguenos en @revistagaleria

21


ingrediente Favorito Mi ________

Jana Escudero El aceite de oliva El aceite de oliva de todas maneras. Primero, porque va con todo; puedes tener unos fideos simples y con un buen aceite de oliva es suficiente. Es un ingrediente que puede mejorarlo todo, ademรกs de ser muy sano.

23


La Calle Lima

24


Fotos: Alejandra Vera this-iswhat-it-is.blogspot.com

25


La Compra

Silvana Llosa Lรกmpara Hongo silvanallosalamparas.com 998 394 315

26


La Compra

PUMA Zapatillas Faas 500 Bolt Puma Store - Jockey Plaza

27


Guía para emanciparse Por luis cueto

P

robablemente en países más desarrollados esto es cosa de nada. Es como, claro, tengo 18 años, voy a ir a la universidad, voy a empezar mi vida, soy todo un adulto. Es el paso más lógico. Pero aquí, en el Perú, donde la lógica no significa nada, las universidades no tienen dormitorios y los trabajos no pagan un cuerno, la gente no se emancipa hasta los 30. Todo un tema, creo yo. ¿Por qué es un tema? Porque, realmente –y pongo la cabeza al fuego por esto–, vivir eternamente en el hogar paterno nos ha vuelto una sociedad traumada, inmadura, de juguete. Vivir con tus papás nunca te permite crecer del todo, experimentar todo lo que la vida ofrece, ser un adulto a carta cabal. Por más “chéveres” que sean tus viejos, siempre habrá algo que te estarás perdiendo (y probablemente sea todo lo malo, lo difícil, lo que te forma). Además, tus padres siempre te verán como “un chico” y, por ende, pensarán que aún pueden decidir por ti, que tienen que hacer todo por ti, que “ellos saben más” y todas esas cosas que a uno, como adulto, lo desquician. Pero, ¡obvio! Piénsalo: no es tu casa; no mueves un dedo si no es estrictamente necesario; si tus papás son generosos, no gastas un sol; ya no pides permiso, pero sabes que hay cosas que no puedes hacer; no gozas de todas las libertades que quisieras sin, al menos, un poco de remordimiento. No eres un adulto, eres un adolescente de 30 años. Estoy seguro de que por eso hay tantos infantes mentales en este país (y, en ciertos aspectos, me incluyo). No sé ustedes, pero yo me siento un poco tarado quedándome en mi casa. Desde que puedo recordar, quiero salir corriendo. Esa costumbre (y me enloquece que sea una “costumbre”) de no dejar la casa hasta “empezar una familia” no va conmigo. Me parece arcaico e inconcebible. Lamentablemente, basta con ingresar al mercado laboral peruano para entenderlo todo. Al inicio de mi carrera, me explotaron como quisieron por un sueldo del Tercer Mundo que no me hubiese dejado mudarme ni al set de Slumdog Millionaire. Sabiendo que por mis propios medios jamás podría mantener el estilo de vida que mis papás me dieron, dediqué mis primeros años de vida adulta (y todos mis ahorros) a viajar y divertirme. Hice lo que me dio la gana y no me arrepiento de nada, que les quede súper claro, pero… ya basta. Cada día, mes, año que transcurre, me siento más culpable. Cada vez que mis papás hacen algo que yo debería hacer (como sacar citas con el médico), me siento más inútil. Así que se acabó la fiesta, “jovencito”, es hora de partir. 28


Guía para emanciparse

¿Qué necesitas para independizarte? Primero, aclaremos las definiciones. Emanciparte implica que tus papás no te paguen la renta (cough, cough, ¡baby Jane!, jaja). Una “ayudita” por ahí, de vez en cuando, puede ser, pero la idea es que, al independizarte, pases a cubrir tus necesidades el 99% del tiempo. Si es así, entonces, serás verdaderamente independiente y, por lo tanto, desde ese día en adelante, estarás jodido. Tendrás que aprender a mantener un presupuesto y limitar tus caprichitos al mínimo, pero también saborearás las mieles de la autosuficiencia. Si no es así y eres de los afortunados que vivirán solos a costa de papá y mamá, bueno pues, nada… qué suerte (inserte mirada fulminante).

Paso 1: moldea tus expectativas a tu realidad

Hay gente que vive con muy poco, así que sabemos que es posible. Sin embargo, la mayoría de personas leyendo este artículo (sino todas) han tenido la suerte de no tener que pasar por situaciones similares. Todos queremos mantener el estilo de vida al cual estamos acostumbrados, nadie quiere retroceder ni privarse de nada, pero si tu ingreso mensual es de 1500 soles*, evidentemente vas a tener que ajustar. Escala tu estilo de vida a tus posibilidades económicas y no te esponjes. Escalar no es recortar. Al final, puede ser la misma chola pero más flaquita. Hazte la idea de que no vas a poder salir todos los fines de semana, pero saldrás igual. Asume que las comiditas en la calle serán menos frecuentes, pero igual te puedes dar algún gustillo. Puede parecer ridículo, pero es algo que te golpea si no lo ves venir. Asimílalo y empezarás con el pie derecho. * Este es el mínimo indispensable que yo considero necesario para mudarte y tener cierta calidad de vida. Estoy seguro de que puede lograrse con menos, pero yo no lo recomendaría.

29


Guía para emanciparse

Paso 2: encuentra un(a) compañer@

Lo más probable es que, cuando hayas concluido el paso uno, te des cuenta de las cosas que no quieres perder y para las cuales necesitarás destinar una porción considerable de tu presupuesto total. Eso limitará la cantidad de dinero que estás dispuesto a ceder para el alquiler de tu primer departamento. Es en ese momento en el que concluirás: no la hago solo, necesito un roommate. La elección del compañero de departamento o roommate es básica, pero no limitante. Hay decenas de factores a considerar parar vivir con un amigo, si quieres que siga siendo tu amigo al final de la jornada. Pero si no lo encuentras, no te detengas, también puedes vivir cordialmente con un extraño. En algunos casos, me han contado, es hasta mejor. ¿Qué tener en cuenta? Tres grandes campos: compatibilidad, consideración y detallitos. Si es tu amig@, la compatibilidad se da por sentada. Se llevan bien, se quieren mucho, todo bien. Pasa inmediatamente a lo siguiente, la consideración (o la falta de) y mi reacción ante ello. ¿Crees que va a dejar las áreas comunes limpias? ¿Te molestaría si no lo hace? ¿Crees que va a llegar borrach@ a romper toda la vajilla? ¿Te reirías si pasara? ¿Crees que va a meter extrañ@s en una noche de pasión y vas a despertar sin muebles? ¿Te sentarías en el piso a consolarl@? Hay gente súper tolerante, pero también hay gente súper conchuda. Por eso hay que preguntarse “dónde está mi límite” y evaluar si esa persona podría cruzarlo. Finalmente, los detallitos. Todo es negociable, pero hay ciertas cosas en las que uno podría no estar dispuesto a ceder y es bueno discutirlas de antemano. Por ejemplo, a mí no me gustaría que se fume tabaco en mi depa. Ergo, no podría vivir con un fumador. Ni aunque me diga que saldrá al balcón, porque, en algún momento, no lo hará. O quizá mi roommate quiere tener un perro o alojar parientes o fumar marihuana. ¡Las posibilidades son tan coloridas e infinitas como la propia gente! Es vital conocer tus dealbreakers y discutirlos. Si luego de todo esto aún consideras que quieres vivir con esta persona, ¡felicitaciones, te has hecho de un roommate!

30


Guía para emanciparse

Paso 3: encuentra un depa

¿Por qué el roommate antes que el depa? Porque el departamento tiene que agradarle a todos. Si alguien queda mínimamente insatisfecho con la elección del lugar, créanme, fermentará en su interior hasta que explote en un baño de sangre, verbal o literal, más adelante. Nadie quiere eso. Además, en este asunto de cazar departamentos, no hay tiempo que perder. Todos tienen que estar a bordo, ver el lugar juntos, analizar si les gusta y, si está dentro de su presupuesto, tomarlo de inmediato. Al día siguiente, puede que ya no esté. Parece mentira, pero no duran mucho en el mercado. ¿Cómo encontrar el depa? Hay tres formas (y yo atacaría las tres en paralelo): periódico, porque la gente aún confía en ellos para anunciar y suelen tener variedad; Internet, porque hay fotos y es más rápido; y recorrido de las calles, porque puedes tener la suerte del año. ¡Solo necesitas un celular que no se quede sin saldo y muchas ganas! ¿Qué mirarle al depa? Iluminación, tuberías y enchufes. El resto se puede arreglar, pintar, decorar. Ojo, ¡lo de los tomacorrientes va súper en serio! Sino te mudas y ves que el depa completo solo tiene, tipo, cuatro. Ténganlo en cuenta.

Paso 4: múdate

Obvio. Llévate todo lo que puedas y empieza a vivir ya. No te preocupes por las cosas que no sabes o no tienes, todo llegará. Mientras más rápido empieces, más rápido te equivocarás y aprenderás. Además, los errores son la parte más divertida. Cuando te das cuenta de que te falta todo, que no sabes lavar, comprar comida y mucho menos cocinarla. Independizarse es un trámite, no les voy a mentir. Estoy en esto, con seriedad, desde hace unos meses y todavía no consigo lo que quiero. Claro, al principio hice todo en desorden y no llegué a ningún lado (¡debí hacer esta guía antes!). Ahora, estoy haciendo las cosas bien. Lamentablemente, se me cayeron las roommates ideales y debo volver a empezar, pero me siento más encaminado. Lo importante, como con todo en la vida, es tomar la decisión y no parar hasta lograrlo. Y créanlo o no, independizarse también es bueno para tu familia. Menos peleas, los extrañas más, comprendes muchas cosas que antes no entendías e, inevitablemente, sientes una mayor gratitud hacia tus padres. ¡El 2012 es un año de cambios! Anímense a crecer, pero ahora sí, en serio. P.S.: Busco roommates.

31


32


¿En qué pensamos cuando hablamos de moda local? ¿En un sistema de medios, diseñadores y tendencias como el descrito por Barthes? ¿En una industria? Como casi todo aquello con sello madeinperu, el “boom de la moda” podrá sonar tan cosmopolita como combinar sandalias de paja hechas a mano en Lambayeque con tu nuevo vestido D&G, pero el concepto todavía tiene el brillo multicolor de una sociedad en pleno autodescubrimiento. Según Descamps, genial teórico fashion, la moda es “la variable sociológica por la cual un objeto se gasta antes de usarse”. LIF, blogs y Zara de por medio, el país parece estarse sumando al lado más industrial del “construye tu look”. La aceleración en la moda corresponde a la aceleración de los cambios, y si algo podemos afirmar de la moda en Lima es que está en pleno extreme makeover.

Texto : Alejandra Nieto I lustración : Dominique Millán 33


34


“La gente nos conoce cada vez más y están orgullosos”, afirma Ana Maria Guiulfo sobre la actual relación consumidor-diseñador. Tras años de oscurantismo dependiendo del boca en boca, el diseñador (parte creativo, parte empresario y nueva semi-celebridad del olimpo limeño) asume nuevos roles y se convierte en una figura de peso en una sociedad que ha conseguido su propia semana de la moda y que quiere ser un punto fashion en el globo. “Creo que somos figuras públicas porque cada vez hay más que decir”, opina Amaro Casanova, “se tenía la idea de un personaje extravagante con propuestas de alta costura poco comerciales; el estereotipo se está rindiendo porque el diseñador es también un empresario y representa al mercado”. ¿Seguimos buscando a las divas de antaño? Las apariciones del ala dura de la moda limeña en medios masivos e Internet son parte del afán por celebrar que hay

desfiles más seguido, pero también, como comenta Micaela Llosa, “podemos hablar de personajes, no de una moda consolidada, pero es el camino correcto. Tenemos, además, diseñadores emergentes, capaces de aprovechar la atención”. Mientras Ana María cuenta que recibe más feedback y siente al consumidor de prêtà-porter más cercano, Nichole Bolívar de A Different Fur, celebra que puede vender en Lima las prendas andróginas que antes solo producía acá para vender fuera. “Todavía es conservador, pero está poniéndose divertido. La gente está entendiendo que puede crear personajes con la ropa”. Por otro lado, Ale Posada, graduada en primer puesto de Mod’Art, recuerda cómo cuando ella estudiaba había más personas soñando en alta costura, “ahora Valentino y Balenciaga han dejado de ser los grandes referentes, estamos buscando cambio, alternativas. Mercado y diseñadores se han despabilado”. 35


Ahora todos hacen editoriales, todos tienen una sección dedicada a la moda y todos saben qué tendencias causarán furor la siguiente temporada. Y digo todos, desde periódicos y revistas, hasta programas televisivos donde antes no salías si no era participando en un concurso por una canasta familiar. Si bien los medios especializados siguen siendo escasos y todavía poco dados a la creación sin copias o a limitarse por lo que hacen otros, en el último año nadie ha querido quedarse fuera del carrusel multicolor de prendas y accesorios con etiqueta de algodón peruano. ¿El origen de tanto afán? Internet. “Las redes sociales abrieron el camino”, explica Micaela Llosa, “es por eso que los medios tradicionales quieren ser parte de lo que está pasando”. Todavía

36

faltan riesgos, sin embargo: “hay veces que he propuesto cosas y me dicen que no, porque la otra revista no lo hace así”, cuenta Susana San Román, stylist. Se olvidan, en editoriales vacíos, de que la moda es el arte de contar historias en prendas. En el 2003, antes del boom, las bloggers Andrea Vargas y Krystel Abusabal, abrieron un “directorio de moda”. Dos abogadas, nunca se alucinaron críticas, quienes crearon el primer espacio para mostrar “esto es lo que hay y aquí puedes encontrarlo”. Así lograron romper la distancia entre moda y público sin invitación al desfile. Y es esto lo que hacen, sea genial o terrible, las fashion bloggers día a día. “Creo que había cierto recelo, los blogs hacen que el público pierda el miedo al diseñador”, explica Romina Maruyama, la

blogger Monita de Seda. Psicóloga de profesión, encontró en su hobby una oportunidad de negocio y aprendió sobre la marcha. Ahora disfruta de nuevos roles, desde stylist hasta conferencista, y comenta que, así como ella, cualquier chica que realmente lo desee puede tener un blog de éxito (condescending Wonka). Romina también cree que parte de este fenómeno de bloggers y éxito se debe a haberse unido a la hora de salir a buscar entrevistas y acreditaciones ¿Cómo decir no ante la embestida? Sobre la reciente sobrepoblación de sitios, la conocida Monita afirma que hay espacio para todos, que la experiencia irá perfeccionando los esfuerzos y que, críticas aparte, el éxito lo define el lector.


37


38


Portafolio Alice Pasquini

39


40


41


Portafolio

42


Alice Pasquini

43


Texto: Atenea Kun Fotos: Archivo Checa

Proyecto PERÚ V

íctor Manuel Checa (Lima, 1986) –o simplemente Checa, como todos lo llaman– se dedica al cine después de haber estudiado un poco de periodismo, publicidad, filosofía, pintura y finalmente un año de dirección cinematográfica en Nueva York. No le gusta la palabra ‘artista’ y cree que la antipatía es saludable porque cuestiona, jode, da intranquilidad e incomoda. Dice no ser fanático de filmar al pie del guión, por lo que busca la constante exploración e improvisación en sus trabajos. Después de haber grabado varios cortos y un largometraje, pasa sus días contemplando el mar de La Herradura mientras se prepara para lanzar su primera serie, Bolognesi.

44


¿Cómo empezó tu interés por el cine? Me gustaba el cine comercial, en un principio. Mi primer acercamiento fue a través de las películas que todos hemos visto, como E.T, por ejemplo (se ríe). Pero luego mi papá me llevó a ver otro tipo de cine, y aunque en realidad no entendí mucho, me llamó bastante la atención. Me lo mostró de una manera que yo no había concebido. Luego investigué, con la idea de hacerlo yo mismo, pero empecé a trabajar en otras áreas que me parecían importantes, porque antes veía al cine como algo a lo que te dedicas recién cuando eres más viejo, con más experiencia. ¿Y cómo así empezaste a grabar tú mismo? Porque me di cuenta de que el cine es un lenguaje y la experiencia la debes ir ganando mientras trabajas ese lenguaje. Hay un cierto respeto al hecho de grabar y generalmente tienes que pagar piso para poder hacerlo. Pero no creo en generar un distanciamiento. ¿Cómo se financia un proyecto? La película es el último paso. Puedes escribir una novela pero también un cuento corto de dos páginas. Yo lo pensé así y empecé a hacer pequeñas cosas con lo que tenía a mi alcance. ¿De qué manera te han servido esos pequeños proyectos para llegar al momento actual? Para mí era importante dominar el medio, manejar la cámara; y para entenderlo no necesitas un set. A veces la gente cree que se necesita un montón de condiciones y se resigna a no trabajar. Para mí lo primordial era comenzar a grabar. Tu estética es urbana, real, callejera. Tus trabajos se sienten grabados directamente en el campo. Sí, por ejemplo, el primer proyecto que hice – cuando aún no sabía ni apretar REC­–, lo grabé acá abajo (señala la playa) en 20 minutos con una amiga. Se llamó Las palabras no suenan. Fue muy personal, cercano. Claro, tus proyectos identifican al público. Muestras a un actor casi sin maquillaje, el detalle de la tela de su saco, la pared sin retocar... Es que yo trato de trabajar con elementos personales. Ir en búsqueda de un chiquito de la selva sería algo más social. Sería como crear una ficción a partir de realidades que no manejas. Yo trabajo a partir de texturas, de sensaciones. De hecho, estudié pintura durante cuatro años, no para dedicarme a eso, sino porque me parece primordial descubrir el significado que tienen el color y la forma, ya que

45


que en el cine suelen adquirir mucho más peso que la historia. Los cineastas locales tratan de decir cosas como “el Perú sufrió durante el terrorismo”, entonces el mensaje llega súper claro pero el proceso interno que el espectador debería vivir en relación a ese tema termina siendo completamente ajeno. Muchas veces el cine peruano se nutre del tercermundismo de nuestro país para venderse al exterior y al final queda más como una moraleja que como una vivencia emocional, que es precisamente lo que yo trato de hacer. ¿Cómo surgió la idea de crear el guión de La ciudad invisible, tu proyecto de película sobre el poeta peruano Luis Hernández? Vivo hace casi como diez años en La Herradura y cuando leí su poesía me sentí bastante identificado con lo que él sentía y con aquella relación que tenía con la soledad y el mar. Entonces, me pareció un punto interesante para rendirle un homenaje a este poeta. Más que contar cómo fue su vida, la idea es solo brin46

dar información básica de su biografía y luego tratar de generar la atmósfera que refleje quién era verdaderamente este personaje. Si consideras al cine como un arte tan personal, ¿cómo hiciste para grabar en Chile la película Chañaral asistiendo en dirección a Pato Fuster? Fue súper difícil, pero a veces también te preocupas por la salud del proyecto. Quería filmar. Pato es mi amigo y yo estoy aprendiendo. Tampoco puedes tomar tan personal la película; esto no es lo que necesariamente me va a definir. Yo lo veo como parte de un camino muy largo. No me detengo mucho a pensar en la repercusión que va a tener: si la gente la va a percibir como contemplativa, si cedo frente al otro director o si al final no es lo que yo pensaba. Lo único que quiero es que se haga. Ahora estamos buscando plata para editarla.


¿En qué proyecto estás ahora? Escribí hace cinco años una especie de novela sobre una banda de música underground que quiere matar al presidente de la república. Luego, el año pasado, mataron al presidente de Libia y más allá de las diferencias abismales dije: “Ala, literalmente pasó. Mataron a un presidente”. A mí siempre me había parecido que el cine tiene esa cualidad de fantasía que permite que muchas cosas que reprimes se vuelvan reales y que sirvan como punto de reflexión para lo que nadie quiere ver; entonces, decidí retomar este proyecto ahora. ¿Cómo arranca la historia? Decidí comenzar con la muerte del presidente. Con el hecho de acabar con una figura de poder y todo lo que viene después, porque para mí lo interesante de las revoluciones es que muchas veces se inician como un sueño y luego terminan convirtiéndose en una pesadilla, ya que mantener el mismo grado de fantasía e ideal a través del tiempo es imposible. Los personajes llegan al punto de crear esta banda/ secta por razones que están ligadas al contexto social en el que viven, pero esa historia se da más en un plano simbólico que en uno realista, social o político. ¿De dónde salió el nombre Bolognesi? La banda en la novela se llamaba Tinta, Sangre y Bolognesi en Fa, pero era un nombre demasiado complejo, así que al momento de grabar lo simplifiqué a Bolognesi nomás. ¿En qué fase del proceso estás? La serie va a salir en capítulos. Ya grabé el primero que es como una introducción; me falta terminar la edición. No tengo un formato ni un número definido de episodios. Voy a seguir creando esta historia todo lo que pueda. ¿Y en cuánto tiempo grabaste este primer capítulo? Dos días, porque cada capítulo debe durar aproximadamente cinco minutos. ¿Cómo vas a presentarla?

"Muchas veces el cine peruano se nutre del tercermundismo de nuestro país para venderse al exterior y al final queda más como una moraleja que como una vivencia emocional, que es precisamente lo que yo trato de hacer".

De manera viral, a través de Internet, lo que me da libertad total. He tenido suerte, porque he gastado muy poco. Me han apoyado bastante: me prestaron cámaras y luces; los actores, el sonidista y el editor han trabajado gratis, y es gente que tiene un muy buen nivel de trabajo. Ahora solo me falta terminar de editar el primer capítulo y decidir cuándo lo lanzo.

47


ADMĂ?TELO. TE SIGUE GUSTANDO.

suscripciones@revistagaleria.pe www.plaza21.com


Cada día parece haber más carros en esta ciudad. El tráfico es imposible y hasta ha logrado modificar nuestros hábitos del día a día. A nadie se le ocurre, en su sano juicio, ir de San Isidro a La Molina en hora punta, a no ser que la situación lo amerite. Pero los carros no son el único medio de transporte. Mi Bicla es una marca peruana que busca aumentar el número de ciclistas urbanos, ofreciendo bicicletas personalizadas. Su misión es promover las bicicletas como medio de transporte alternativo sostenible, económico y, sobre todo, ecológico. Lo genial de Mi Bicla es que permite disfrutar de una bicicleta fiel a cada estilo. Tú eliges el modelo, color, diseño, etc. para tener la bicicleta que soñaste. Se especializa en modelos clásicos vintage y playeras, pero este equipo puede crear todo lo que esté en tu cabeza. Timbre, canastas, espejos, pedales… tu imaginación es el límite. Búscalas en Facebook o escríbeles a mibicla@gmail.com. Así que ya sabes, colabora con el planeta y empieza a pedalear.

La vitrina

Mi Bicla

49


La vitrina

Lía Lázaro

www.lialazaro.com info@lialazaro.com

50

Lía Lázaro nació en Perú a principios de los años ochenta. Viajó a Europa para formarse como diseñadora de interiores, decidiendo luego ampliar su educación estudiando Escaparatismo y Visual Merchandising. Todo esto la llevó a fortalecer y revalidar el planteamiento artístico de su trabajo. Tras varios años de estudio y dedicación, estudió un Master en Fashion Styling en una de las escuelas más prestigiosas de España, lo que la llevó a crecer personal y profesionalmente, presentándole la oportunidad de colaborar en importantes producciones de moda. Ha publicado editoriales en revistas como H Magazine, Vanidad, Código 06140, entre otros. En la actualidad colabora con varias empresas relacionadas al mundo de la moda y el diseño. Su estilo de trabajo es delicado, sobrio, elegante y con una extrema sencillez, pero esto no deja de lado que nos sorprenda con elementos impactantes y conceptos muy bien armados.


La vitrina

Jonathan Castro

Se dice que el arte nace de las pulsaciones primarias humanas, de esos instintos básicos o reacciones bestiales que tenemos los seres humanos. Claramente, el caso de Jonathan Castro no es distinto. Diseñador gráfico e ilustrador, Jonathan construye y crea nuevos universos con sus collages hechos a mano. Bajo el seudónimo ‘Bestia’, utiliza pedazos de revistas y libros antiguos para recrear nuevas situaciones y realidades en las fotos que interviene. Es así como vemos en sus collages, la mayoría en blanco y negro, pedazos de colores en los rostros de las personas, que muestran un contraste en el cual se deconstruye la realidad. Su primera serie “Corazón Salvaje” ya ha sido incluida en una pequeña muestra local. Gracias a esto, los collages tuvieron exposición en un par de revistas de arte de Rusia y Alemania. El año pasado diseñó el poster oficial para el concierto de Sonic Youth en Lima, que ahora es expuesto entre los mejores posters en la galería personal de la banda en Nueva York. Actualmente, trabaja en su segunda serie de collages, los cuales serán incluidos en una nueva colección de ropa alternativa en Londres. www.jonacthan.com

51


Por

Andrea Matta

Yo vengo del corazón EL PROCESO DE ADOPCIÓN EN EL PERÚ eneralmente, todos decimos que venimos del vientre de nuestra madre. Ese lugar cómodo, cálido y seguro en el cual estamos largos nueve meses. Pero no todos pueden decir lo mismo. Algunos vienen del corazón. Una vez leí en un blog que la diferencia entre las personas no adoptadas y las adoptadas es que los primeros vienen del vientre materno y los segundos del corazón de la madre. Creo que tienen razón. El segundo escenario es a veces promovido porque los padres no pueden tener hijos, no desean procrear otros hijos, o por razones filantrópicas muy fuertes que los obligan a hacer algo por los millones de niños que son abandonados. Ya no son solo Brad Pitt y Angelina Jolie los que desean adoptar, en estas últimas semanas hasta el príncipe William y su esposa Kate han considerado la adopción. Sea cual fuera la razón, la adopción significa brindar un hogar a un niño en abandono, darle seguridad, la misma que no pudo ser trasladada del vientre materno para enfrentar la, literalmente, fría realidad. No se trata simplemente de darle un hijo a una familia. La adopción es un encuentro entre el niño en su necesidad y los padres en su deseo. Según las estadísticas presentadas en la página

52

web de la Secretaría Nacional de Adopciones, en el año 2007, de las 251 adopciones otorgadas en Perú, 144 fueron hechas a personas residentes en el extranjero. El proceso de adopción en Perú, que es gratuito y no requiere de un abogado, tiene un tiempo de espera promedio de cuatro años luego de haber sido declarado “apto” el adoptante. La razón de ello es que si bien sabemos que en el país hay muchos niños sin hogar o que viven en condiciones inadecuados, la declaración de “niño o adolescente en condición o estado de abandono” corresponde al Poder Judicial, que como bien sabemos, tiene una abundante carga burocrática y jurídica. En otras palabras, se demoran la vida.

Tema tabú No muchos hablan de la adopción. ¿Conoces a muchos adoptados? Yo a muy pocos y a ninguno que lo grite a los cuatro vientos. La mayoría –no todos– lo oculta, como si fuera algo de qué avergonzarse, cuando se trata de todo lo contrario. La paternidad o maternidad se hace, no es algo con lo que se nace. Ser padre no es concebir un hijo, ser padre es criar a uno. No pain, no gain.


Yo vengo del corazón Adopción en cifras La mayoría de niños adoptados no son bebés como se cree, se encuentran entre

1 y 5 años.

¿Cómo funciona? Es la Secretaría Nacional de Adopciones (SNA), órgano descentralizado del Ministerio de la Mujer y Desarrollo Social (dependiente del Viceministerio de la Mujer), la encargada de supervisar los procesos de adopción en el país.

1 2

Etapas de la adopción en el Perú

Desde el 2007 se adoptan en un promedio de

200 niños al año.

Desde el 2007 se han adoptado un promedio de

25 niños al año con enfermedades psiquiátricas. La mayoría de niños adoptados son provenientes de

Cusco y Lima.

La mayoría de adopciones son realizadas por

parejas extranjeras.

Información y evaluación: una pareja o persona natural mayor de edad presenta la solicitud de adopción de los cónyuges a la Secretaría Nacional de Adopciones, que la evaluará durante los 15 días hábiles siguientes. La evaluación comprende los aspectos psicológicos, morales, sociales y legales de los adoptantes. Claramente, hay que revisar que ningún psicótico pretenda adoptar a un recién nacido. Integración: comienza cuando la SNA comunica que hay un niño o niña propuesto para adopción y manda su expediente a los futuros padres adoptivos. Estos deben aceptar en siete días. Luego viene el proceso de integración familiar adoptiva, para lo cual se prepara al niño para recibir a su nueva familia. Tiene una duración mínima de tres días y una máxima de siete. Luego de emitirse el informe favorable, los padres firman la resolución de adopción y el compromiso post adoptivo. Con esta resolución, recién pueden los padres adoptivos otorgarle sus apellidos a su hijo.

3

Supervisión y control post adoptivo: dura tres años en el caso de parejas nacionales y cuatro en el caso de parejas extranjeras. Tiene como fin verificar el bienestar del niño mediante visitas semestrales a la familia y concluye con la emisión del acta o informe final. Además de lo mencionado, un requisito es que la edad de los padres adoptantes se encuentre en el rango entre los 25 y 55 años, aunque hay excepciones según la edad del niño o su condición de niño con necesidades especiales.

53


Yo vengo del corazón

Yo no ser peruano… ¿ qué hago ? Un extranjero debería revisar primero si su país cuenta con los convenios internacionales vigentes. Luego existe una serie una serie de documentos por presentar, los cuales pueden ser encontrados en la página web del Ministerio de la Mujer (mimdes.gob.pe).

¿Qué pasa en cada etapa? Etapa I:

Preadoptiva o Evaluativa Asistencia a la sesión informativa Asistencia a los talleres de preparación para la adopción Los solicitantes ingresan la ficha de inscripción a mesa de partes Evaluación psicosocial Evaluación legal: entrega de carpeta con documentos para la evaluación legal Declaración de aptitud Ingreso al Registro Nacional de Adoptantes. Propuestas de Designación al Consejo de Adopciones.

Etapa II:

Adoptiva • Se comunica la designación. • Los adoptantes tienen siete días para enviar carta de aceptación. • Comunicación a albergue para preparación del niño. • Etapa de empatía: presentación del niño con su familia; dura de cuatro a siete días hábiles. • Externamiento. • Etapa de colocación familiar con fines de adopción: dura siete días naturales, prorrogables a siete días naturales más. Durante esta etapa se realizan dos visitas, una inopinada y otra concertada. • Firma de la resolución de adopción y el compromiso de seguimiento y acompañamiento post adoptivo. • Plazo de ley para que la resolución de adopción quede firme (un día). • Comunicación a la RENIEC y obtención de la nueva partida del niño, niña o adolescente adoptado.

Etapa III:

Seguimiento y Acompañamiento Post Adoptivo Se realizan visitas semestrales a las familias durante tres años. En caso de adopciones internacionales las familias o instituciones autorizadas deberán remitir informes semestrales durante un periodo de cuatro años, salvo lo dispuesto en los convenios internacionales. 54

Cómo es la nuez Paternidad 101 Papelito manda No me comeré al bebe, yo quiero criar un hijo No soy narco De lo contrario no procede


Yo vengo del corazón

“Ángeles que Aguardan" Esta opción quizás sea la más difícil de todas. Se trata de la adopción de niños y niñas mayores de 5 años, adolescentes, grupos de hermanos, niños(as) con problemas de salud y niños(as) con necesidades especiales. Estos niños no son muy populares a la hora de pensar en la adopción, de modo que se suele facilitar los trámites y la entrega de papeles. Estos son los pasos, etapas y formalidades que hay que pasar para tener la oportunidad de tener hijos. Algunos solo necesitan de una noche y dos personas para conseguir un hijo, otros necesitan un poco más de esfuerzo, pero al final el resultado es el mismo: un maravilloso cambio en la vida de los padres y, sobre todo, en la de los hijos. La adopción es solo otra manera de formar una familia. Quizás hay un poco más de burocracia de por medio, pero por favor, familia promedio que no tramite, que tire la primera piedra. Algunos dicen que la familia no se escoge, pero a veces sí se puede tener la oportunidad de escoger una personita que cambiará tu vida radicalmente.

Tres etapas del proceso de adopción del niño

1 2

El renacimiento dentro de la familia: tanto para los padres como para el niño adoptado, puede darse una etapa de negación del pasado vivido (olvidar el hecho de no haber podido tener hijos y olvidar el hecho de no tener padres).

La luna de miel: periodo de ilusión, donde se construyen los vínculos iniciales. El niño espera ser considerado importante en la familia y muestra todas sus características positivas en un afán de agradar a los padres para no sufrir un abandono nuevamente.

3

La etapa de desilusión: en la que el niño, al haber adquirido la seguridad de una familia, comienza a expresarse en su real dimensión. En este momento el niño va construyendo su propia identidad tal cual es.

55


La original Marca Perú Texto: Atenea Kun

M

eche Correa presentó hace más de 20 años lo que ahora numerosas diseñadoras exhiben como novedoso: elementos del Perú tradicional convertidos en moda. La gran personalidad y encanto que transmite en persona se ven reflejados en las piezas únicas que confecciona tras una intensa investigación. Sus prendas han desfilado por las más importantes pasarelas y han aparecido en famosas revistas, incluyendo Vogue. Actualmente se prepara para el Perú Moda mientras continúa con su labor de embajadora del vestir peruano. Inauguró su marca en 1993, pero ha sentido dentro de sí la ebullición de la creatividad y la estética desde que vino al mundo. Comenzó haciendo su propia ropa para luego estudiar Diseño de Interiores –otra de sus pasiones–, ya que lo suyo es el arte en general. Le obsesiona nuestro país y sus expresiones artísticas, sobre todo las del periodo prehispánico, el cual se ha dedicado a explorar a lo largo de más de dos décadas. En otras palabras, fue alguien que llevó la Marca Perú incorporada desde antes que esta existiese. Fue la primera en tomar una tela andina –con la que confeccionó carteras–, cuando para el común de la sociedad limeña era impensable emplear esta clase de textiles en prendas comunes. Su amplísima visión hizo que cogiera lo que todos tenían a su alcance, pero que nadie había identificado como portador de un increíble atractivo internacional. Logró lo imposible: que la gente de nuestra capital acepte elementos andinos dentro de la moda al plantear el intrínseco valor en los mismos. Les dio forma y estructura con un elegante toque personal que los hizo resaltar y mostrar su belleza. Cuenta que cuando se inició en este negocio le decían: “Estás loca. Imposible que camine lo que tú piensas”. Pues ahora sus ideas caminan y no solo por Lima y el resto del Perú, sino por casi todo Europa, Estados Unidos, Japón y demás lugares del mundo donde se exhiben orgullosas sus creaciones.

56


57


Meche Correa transgrede lo tradicional para convertirlo en algo moderno, utilitario. No mira tendencias de fuera, lo suyo es el Perú. Por supuesto que hojea revistas extranjeras, pero no deja que ello la guíe al momento de inspirarse. Trazó una brecha que luego ha sido seguida por muchos otros diseñadores al trabajar directamente con artesanos. Este intercambio de conocimientos no fue sencillo, ya que tuvo que lidiar con grupos de personas que inicialmente no entendían del todo su propuesta. Sin embargo, a través de los años, ha formado un equipo laboral en cada región con la que comercia. Cajamarca, Ayacucho, Cusco y Puno, entre otros, son algunos de los departamentos de donde obtiene inspiración, materia prima y mano de obra. Sin embargo, a pesar de haber tenido al ande como protagonista, desde el año pasado ha roto su propio esquema para empezar a nutrirse de la Amazonía peruana, al punto de que en la subasta del MALI llevada a cabo este verano presentó un bolso con elementos selváticos. De igual manera, su genialidad la ha llevado a crear una cartera que tiene como asa un marco del estilo colonial de la escuela cusqueña, la cual la llevó a ser premiada en la Primera Bienal Iberoamericana de Diseño. No contenta con eso, sobrepasó cualquier convención cuando decidió darle empleo durante un año y medio a presidiarios para que la ayudaran en la elaboración de accesorios, muchos de los cuales continúan colaborando con ella desde hace trece años, encontrándose ya una gran cantidad de ellos en libertad. El color, siempre presente en su obra, es percibido por Meche como una forma de alegrar el alma. “Mi trabajo es pura pasión e impacto”, afirma. Tilda su ropa de prêt-àporter, ya que considera que cualquiera puede vestirla, por lo que realiza trajes en varias tallas para que puedan ser usados por mujeres de todas las edades. “El único requisito es tener mucha personalidad y espíritu moderno para poder lucir piezas así: llamativas, fuertes, coloridas”. Una de sus mayores satisfacciones llegó cuando la convocaron de Vogue para incluir algunas de sus prendas en un shooting que esta publicación realizó en Cusco. Envió varias opciones y finalmente la foto elegida para la revista fue la de una modelo que llevaba puesto un vestido suyo acompañado de accesorios de artistas de la talla de Anna Sui e Issey Miyake. Su más reciente colección es una serie de pañuelos de seda con iconografía peruana, que se vislumbran desde ya como un nuevo boom. Sus prendas se venden en su propia tienda en Conquistadores y en Dédalo.

58


El Espacio Ojo de Pez

Av. San Martín 156-A, Barranco Teléfono: 248-8326 www.ojodepezperu.com Facebook.com/ojodepez

El artístico distrito de Barranco ofrece un respiro para la rutina, un hábitat de inspiración y creatividad llamado Ojo de Pez. Fundada por Úrsula Vargas (fotógrafa/diseñadora) y Pablo Bauni (músico/artista plástico), esta tienda deja huella con sus productos innovadores en el ámbito del arte y el diseño utilitario. Esta tienda/galería donde conviven armoniosamente piezas únicas manufacturadas por artistas independientes locales y nacionales tiene una oferta tan variada que va desde cuadros realizados con diversas técnicas y lámparas hechas con sombreros o cassettes reciclados, hasta cojines vintage, objetos para la cocina, fotografías y más. Cosas inéditas que probablemente no encuentren en muchos sitios de Lima, así que dense una vuelta y vean qué les gusta más. 59


Portafolio Jano CortĂŠs

60


Jano

61


62


63


64


65


www.eldragon.com.pe


La Columna por Bruno Ascenzo

FAMILIA DISFUNCIONAL C

uenta la leyenda –instaurada en la edición anterior– de una poco ortodoxa familia disfuncional que pululaba por las calles limeñas sin ninguna culpa ni remordimiento. Una rubia treintona, alias la vieja, un flacuchento antisocial apodado el viejo, y un abandonado crío, ex menor de edad, rebautizado como el bebe. Tres particulares ejemplares de humano que decidieron juntar sus caminos y escribir biografías compartidas, intercambiar compañías, humores y experiencias, para transitar por la vida de una manera, digamos, más próxima a lo que ellos imaginaban como vida. Los tres chiflados no estaban solos. El bebe, sin quererlo, se había convertido en el punto de encuentro de muchos otros chiflados más. Otros cuantos descocados que decidieron crearle no solo una familia nuclear sino todo un universo familiar ficticio. Tías, abuelas, primas y hasta choferes empezaron a lloverle al prematuro, quien no hacía más que recibir con sonrisas ingenuas a cada uno de los integrantes de su nueva congregación. Tras permanecer un año estudiando en Barcelona, la mejor amiga del viejo decidió volver a Lima. Al notar que su fiel escudero manejaba una nueva dinámica de relaciones grupales, cosa impensable un año atrás debido a la tara social de este individuo, infirió que tendría que readaptarse al nuevo grupo y querer al adoptado. De esta manera ingresó por la puerta grande la tía. Algo engreidora, como todas las tías, recibía con una sonrisa cada una de las gracias del bebe. Aplaudía sus chistes, festejaba sus pasitos de baile y se coludía con el engendro para hablar de música y de series de televisión. Junto a ella apareció la madrina. Siempre debe de haber una por si los padres faltan, pensaron. Y como la vieja ya estaba mayorcita, alguien debía sentarse en la banca de suplentes por si un pedo se llevaba a la octogenaria a mejor vida. La madrina era la perrita del grupo. Tranquilos. No se ofusquen. No estamos estigmatizando a nadie. Aquel es el apodo que la ilumina. Y no por sus comportamientos amatorios ni por su abultado prontuario sexual. No. De ser esa la vara con la que se mide, otros miembros del clan ocuparían el primer lugar. Y con ventaja. Pero aquí no estamos para acusar a nadie. Ella es la perrita por un tatuaje canino que lleva en la muñeca. Y punto. Punto final. Al notar que el bebe necesitaba coetáneos para mejorar sus habilidades finas y motoras,

PARTE II se volvió urgente la presencia de alguien con quien pudiese compartir ciertos intereses. Los viejos, cansados de tener que ocuparse de la criatura, se negaron a darle un hermanito. Suficiente con esta joyita, decían cansados. Ya no me alcanza la plata, renegaba el viejo. Yo ni siquiera sé a quién ha salido tan morenito, gritaba al cielo la rubia treintona. Era el momento de la entrada triunfal de la prima, una talentosa pelirroja que cantaba junto al cachorro diferentes armonías de diferentes musicales, subiéndole la autoestima y haciéndole creer que sí podía ser Michael Bublé. El bebe estaba creciendo rodeado de amor. Pero amor no era lo único que el bebe necesitaba. El chiquito en cuestión había resultado bastante presumido. Su familia original lo había malacostumbrado con lujos innecesarios que los padres actuales no podían costear. Tras berrinches y pataletas a los viejos no les quedó otra que adoptar al séquito que el infante reclamaba: una solícita ama de llaves, experta en pastas y hierbas; un distraído chofer, especialista en tomar las rutas más largas para llegar a los destinos más cercanos; y un cariñoso y risueño vecino gay, para que el bebe sea educado en el arte de la tolerancia, el respeto y la inclusión, para estar a tono con el gobierno de turno. Ya todos estaban reunidos. Los nuevos familiares compartían semanas enteras de convivencia. Como el bebe era el eje alrededor del cual giraban, el punto de encuentro siempre fue su casa, rebautizada como El Útero. ¿Vamos al útero? ¿Nos encontramos en el útero? ¿Dejamos los carros en el útero? Todo era el útero. Le cambiaron el significado al órgano femenino. Y como si eso no fuera suficiente, crearon un grupo virtual llamado La Familia en cuyo subtítulo se leía: disfuncionalmente felices. Todo era felicidad. Y así pasaron 365 días de risas, aprendizaje y anécdotas. 365 días en los cuales ocho eran uno solo. Hasta que llegó el día, porque siempre llega ‘el’ día en los cuentos, en el que tanta convivencia debía detenerse. O dicho de un modo más terrenal, la dinámica debía cambiar. Los individuos debían individualizarse. La familia, como todas, se tendría que separar, y el nido, o el útero, debía de quedar vacío. Y así quedó. Vacío. Pintado. Lleno de colores. Siguiendo la ley de la vida. Hoy nos toca estar un poco más alejados. Y dentro de poco, por viajes y obligaciones, un poco más alejados aún. Cada quien tiene que

construir su vida. Y está bien. Es lo que toca. Si prolongamos la locura, la instauraremos como medio de vida. Y nadie quiere eso. Toca crecer individualmente y mirar hacia los costados cuando sea necesario apoyarse en hombros conocidos. Ahí van a estar. Los ojos que tanto hemos mirado seguirán mirándose con ese amor incondicional que solo conocen los que tienen amigos de verdad. Familia de verdad. Los que te han visto reír y llorar. Gritar de miedo y quebrarte emocionado. Los que conocen tus ridículos. Los que saben, sin preguntar, cuándo has dado un paso importante. Los que valoran los esfuerzos porque entienden cuáles son. Los que celebran los triunfos porque los soñaron a tu lado. Los que te acompañan en las derrotas. Los que viven tus penas como suyas. Gracias por obligarme a comprar un coladero de pasta y por extenderme la mano cuando no podía solo. Gracias por enseñarme a maridar vinos con quesos y por regalarnos, por pura generosidad, una de esas canciones que solo tú puedes cantar. Gracias por darme una sala al ras del piso, por armar mi casa, por prestarme tu buen gusto, por leerme como nadie, y por dejarte leer. Gracias por las miradas cómplices, por los ladridos, por tatuarle carcajadas a la vida. Gracias por ser mi mejor amigo varón y por las vueltas sin rumbo en la Costa Verde. Gracias por irte, por anunciar que te ibas… y por volver engrandecido. Gracias por gritarme en la cara que encontraremos el amor en un lugar sin esperanza, por hacerme conocer NY a tu lado y demostrarme que no hubiera existido una mejor primera vez que con el alma gemela que pocos encuentran en esta vida. Gracias, vieja, por dejarme ser tu viejo, por crear el amistá, por ser miamistá, y por ser, siempre, incondicional. Somos ocho locos. Dieciséis ojos con un mismo idioma silencioso. Ocho desadaptados que nunca estuvieron más adaptados que cuando se conocieron. Ocho antisociales que juntos se convirtieron en el mundo entero. Que crearon por entero su mundo. Y que lo vivieron a fondo. Día a día. Ante miradas extranjeras incapaces de entender que dentro de tanta patología, el núcleo era puro amor. Cariño de verdad. Ese que no se tiene que proclamar, porque se siente. Porque se vive. Esa es mi familia disfuncional. Mi familia. La Familia. La disfuncionalmente feliz. La que no cambiaría por ninguna. Y que se joda el mundo. Que se joda. 67


REW

Galería 01-12 Texto: RUF Intervenciones: Brandingfobia Normalmente esta sección está dedicada a mostrar algún elemento, objeto, programa o realidad del pasado. Esta vez, sin embargo, tratándose de nuestra edición de aniversario, nos damos la licencia de rebobinar y hacer un recuento por nuestro propio pasado, para revisar lo que ha significado todo este primer año de vida para Galería.

C

omo bien explicó nuestro editor en la primera carta que se publicó en nuestra edición número 1, Galería nació con el objetivo de presentar talento, de mostrar a todas esas personas y caras que, si bien podríamos conocer como no, merecían un claro espacio para lucir el trabajo que hacen y el esfuerzo que cada uno de ellos invierte en su rubro por generar un cambio en la industria artística y creativa de nuestro país. La propuesta fue muy bien recibida y eso nos deja con el humor y las energías que necesitamos para seguir empujando este proyecto. No queríamos ser un estandarte social más. Queríamos ser diferentes, demostrar que cuando uno cree en algo y sabe cómo quiere hacerlo, no tiene por qué no darse. De ese modo nace Galería, hablando de todo un poco con la particular personalidad que hoy nos caracteriza. Ahora, vamos a ser honestos, no todo fue perfecto ni adornado con flores y colores. La preocupación por que nuestra primera edición tuviese una infalible impresión nos distrajo y se nos pasó revisar el lomo

68


69


del pliego de la carátula, de modo que salimos sin texto en el lomo. Además, luego de revisar infinitas veces la redacción y ortografía, salió publicada la palabra “eletrónica” en nuestra primera lista a Felipe Salmón, tema que, personalmente, me dejó en shock.

ría imposible dejar sin mención a nuestros hoy populares especímenes, como la putiseñora, el borracho belicoso, el magnate Jr. o la amiga gordita, los cuales deben su éxito al obvio reconocimiento que todos indefectiblemente sentimos hacia alguno de ellos.

Nuestra sección “ÉSPEC – ESPAN” causó cierta confusión al inicio; la gente no entendía bien a qué nos referíamos (¿no era obvio que eran “espectacular” y “espantoso”?) e incluso cuando escuchábamos pronunciados los nombres se acentuaban de la manera incorrecta (¿espéc – espán?… qué demonios). Me imagino que hoy en día las cosas están mucho más claras. Nuestras guías, siempre bien recibidas por el público e incluso copiadas por algunos amiguitos del rubro, fueron uno de nuestros sellos característicos para demostrar que realmente queríamos ser una publicación que ayude y entretenga, esperando ser una pequeña colección para nuestros lectores. Y, por supuesto, se-

Al comienzo nos podían ver saliendo de nuestra chiquita oficina en San Isidro tratando de buscar gente vestida de modo interesante en la ciudad para poder preparar nuestra sección “La Calle”. Fue después que nos dimos cuenta lo conveniente que sería dejarlo en manos de gente dedicada al tema, como nuestra querida Milagros Plaza, quien entre algunos otros fashion-lovers nos ayudó a reformular dicha sección.

70

Quisimos obviamente publicar algunas ediciones especiales, contando cada una con un tema central que sirva de núcleo para lo que se despliegue en su respectivo contenido. Ya sea explorar el tema de


71


72


la felicidad, la cultura latinoamericana, la Navidad o el amor, siempre buscamos darle un giro a estos para que a sus manos llegara la versión Galería de cada uno. Cómo olvidar también nuestro evento de lanzamiento, un éxito rotundo que marcó un genial primer paso. Desde un show de danza en donde ejemplificábamos el talento de diferentes profesionales y artistas del medio, hasta las míticas e inolvidables palabras de nuestra primera portada, Kareen Spano (¿te acuerdas?), la gente tuvo una clara idea de quiénes éramos y por qué estábamos apareciendo. Uno de los mejores beneficios de movernos en un medio como este ha sido conocer a muchas de las personas con las que hemos trabajado, ya sean colaboradores, entrevistados o gente que ayudó a hacer posible cada edición. Pasando por Silvana Llosa, genial diseñadora de lámparas quien de ser uno de nuestros perfiles se convirtió en nuestra vecina de oficina e íntima amiga Corp, hasta Jonathan Maicelo, campeón peruano de box protagonista de una de nuestras más divertidas sesiones de fotos. Solo queda decir que no ha sido un camino fácil, pero sí lleno de recompensas. Y aunque este artículo haya tenido como objetivo hacer un recuento hacia atrás, confíen en nosotros cuando les decimos que aún existen muchas cosas que queremos hacer más adelante.

73


Fotos: Vito Mirr (M)// Leslie Hosokawa (H) Dirección de Arte y Styling: Sebastián Sommaruga & Lily Gatins Producción: Fiorella da Ponte // Mario Saldaña Asistente de producción: Nicole Remy Peinado: Coco & Erika Castro Maquillaje: Adriana Lafora & Mónica Peres Backstage: Isa Schreyer

74


(M)

75


76

(M)


(M)

77


78

(H)


(H)

79


Página 68: Diego: pantalón y cuello Viktor & Rolf. Daniela: blusa y falda Ani Alvarez Calderón, guantes Intimoda, zapatos Donna Cattiva y tocado de Jessica Butrich Lily: saco y falda Comme des Garçons, zapatos Balenciaga, tocado de Jessica Butrich Leslie: vestido Jessica Butrich Couture, zapatos Fascino, Hábito monja Las Mochas Martin: skinny jeans 77 kids, camisa Cheeky, botas Jacadi Paris Milan: pantalón Barbados de Ripley, camisa David Puerta, botas Cacharel Pollo: pantalón y camisa Chemtrails Luciano: pantalón Barbados de Ripley, botas Alexander McQueen Página 67: Daniela: blusa Ani Alvarez Calderon, guantes Intimoda, tocado de Jessica Butrich Página 74: Lily: vestido Malika, body Intimoda, guantes, pañuelo y mantilla Las Mochas, zapatos Balenciaga Mica: vestido Malika, body Intimoda, guantes Intimoda, zapatos Balenciaga, tocado Las Mochas Página 75: Denisse: vestido Elfer Castro, cinturón metálico Meche Correa Página 76: Jeremy: camisa Sisley, pantalón Zara, botas Alexander McQueen Bruno: pantalón Mis Íntimos Amigos, chaleco Meche Correa, botas Cacharel, correa American Apparel

80

(M)


(H)

81


(H)

83


84

(H)


(H)

85


86

(H)


(M)

87


Página 77: Mica: vestido Malika, zapatos Balenciaga, encaje Las Mochas Página 81: Jeremy: camisa y pantalón Chemtrails, zapatos Elfer Castro. Lily: falda y blusa Malika, zapatos Balenciaga, guantes Intimoda, tocado Las Mochas Página 82/83: Denisse: body y kaftan Intimoda Lily: falda de plumas Ani Alvarez Calderón, cuello Meche Correa Daniela: falda y cuello Meche Correa Martin: skinny jeans 77 kids, camisa Cheeky, botas Jacadi Paris Milan: pantalón Barbados de Ripley, camisa David Puerta, botas Cacharel Pollo: pantalón negro Chemtrails Luciano: pantalón Barbados de Ripley, botas Alexander McQueen

88

(H)


(H)

89


Modelos: Bruno Vega Jeremy Castillo Diego Castro Micaela Gรกlvez Lily Gatins Denise de la Torre Luciano Mazzetti Pollo Salas Milan Kelez Daniela Barandiarรกn Martin Gatins

90

(M)


(H)

91


92

(M)


93


94

(M)


(H)

95


recomienda celebrar Sunday Girl

Great DJ

Imposible no bailar con esta canción, es como para ponerse de buen humor cualquier día de la semana. Recomiendo escuchar las versiones en vivo y con el volumen súper alto. - Leslie

Porque me recuerda a épocas celebrables, y porque Ale Suárez dice que con ella celebra. Ritmos celebratorios y voces celebrantes. Let’s celebrate. - Fiore

Salsa Portorriqueña

Laid

Es lo que más me motiva, acompañado de buenos tragos y gente que comparta el gusto por este género. El Gran Combo me anima en todo momento y con la mayoría de sus temas. Me remonta a épocas en las que tomaba en la casa de mi padrino, el cachetón Luis Max, y a la tía Che, pasando bocaditos. - José Andrés

Apenas ponen esta canción en cualquier lugar, las ganas de bailar son irremediables y las de celebrar también. No hay mejor manera de hacerlo que bailar esta canción saltando con tus amigos, como si la música no fuera a acabar. - Andrea

Hi Friend!

Only The Horses

Uno de mis DJs favoritos y un maestro de la electrónica. Me hace saltar y me cae súper bien. Si bien todos tenemos mil formas de celebrar, no puedo negar que muchos de los festejos más inolvidables que he tenido han sido en medio de este tipo de beats y junto con mis mejores amigos. Feliz aniversario, Galería. - RUF

Quería robarme este espacito esta vez para agradecer y felicitar, con esta canción nueva y festiva de una de mis bandas favoritas y mi mejor amigo Calvin Harris, a mis queridos corpsies. No puedo esperar a ponerles esta canción en la fiesta de aniversario y saltar todos como locos. Te quiero, Galería. - Dani

Electric Love

Groove Is In The Heart

Celebremos un año. Celebremos que estamos bien. Particularmente celebremos con Little White Doves y Today, me ponen contento. See you next tuesday. - JoC

Solo escucharla te hace sentir mejor, pero si ya quieres bailarla, es porque no te puedes sentir mejor. - vanYoCa

Vos Sabés

Young Blood

¡Qué rico es celebrar la vida! Cuando mi hermano me contó que Macarena, su hija, iba a nacer, lloré, lo abracé y solo pensé en regalarle esta canción, que seguro me acompañará cuando me toque ser padre. Así que si quieres celebrar la llegada de alguien o solo agradecer el hecho de estar aquí, ¡escuchatesta! - Gonzalo

Un buen día, estos neozelandeses se preguntaron “¿a qué suena ser joven?” y se respondieron con Young Blood. Antes que la juventud me abandone, una rodilla a la vez, quiero celebrarla. Súbanle todo el volumen a esta sensación de libertad, de pelos al viento, risas con amigos y puestas de sol. We’re all young and naive still! - Luiscue

Kickstarts

72 Aniversario

Time 2 PAR-TEY. - Mario

Es el disco que no puede faltar en las celebraciones de Año Nuevo en casa. Me encanta. - Sumiko

Blondie

El Gran Combo

Deadmau5 + MC Flipside

Dirty Vegas

Los Fabulosos Cadillacs

Example

96

The Ting Tings

James

Scissor Sisters

Deee-Lite

The Naked & Famous

La Sonora Matancera


Gato Alexander Caballero

Combi Rodrigo Ruiz

Visuals For Consideration Pollo Salas

Mondrián Jimena Muñoz

Diente de León Elsie Ralston

Oliver Alexander Caballero

Pelicanos Maga Bejarano

Sin título Erika Santa Gadea

Mano Rodrigo Ruiz

Envía tus fotos a random@revistagaleria.pe

97


B

erenice Abbot, una importante fotógrafa estadounidense, una vez dijo: “Una fotografía no es una pintura, un poema, una sinfonía, una danza. No es un cuadro bonito. Es o debe ser un documento significativo, una declaración penetrante”. Creo que esta frase resume el trabajo del fotógrafo Ernesto Benavides. Claro, directo y, sobre todo, muy peruano. Con una exposición de 12 fotos sobre la situación que se vive actualmente en Cajamarca, Ernesto Benavides acaba de obtener el segundo lugar en el concurso Pictures of the Year International (POYi), programa del Instituto de Periodismo Reynolds. El POYi es el concurso de fotoperiodismo más antiguo y prestigioso del mundo. “El carácter del proyecto de Conga tiene un aspecto más fotodocumental que periodístico. Trato de contar una historia”, explica Ernesto. Son varias las historias que Ernesto Benavides cuenta a través de su lente. Historias como “Rezagos de la fiebre del guano”, “En el valle de la coca” y “Los gallos del Perú”, lo han llevado a ganar varios premios, como el de Excelencia de Periodismo, otorgado por la Sociedad Interamericana de Prensa en el 2010.

Ernesto documenta Texto: Andrea Matta Fotos: Ernesto Benavides 98

Foto retrato: Leslie Hosokawa

“Como independiente trabajo en AFP, en prensa extranjera, algo fijo y lo que más me acerca al fotoperiodismo”. De ese modo comienza Ernesto a contar su alucinante experiencia con la fotografía, la cual lo llevó a conocer lugares de ese otro Perú que muchos no conocen. “Con algunos clientes, como la consultora Enviromental Resource Management, he podido conocer sitios increíbles. Me han llevado a lugares en la selva que no podría conocer de otra manera. Una cosa es ir a Madre de Dios a un resort y otra muy diferente es llegar ahí en un camino de trocha, con guías indígenas con machete”.


Ganaste el segundo puesto en el POYi con “Conga: Una protesta alrededor del agua”. ¿Cómo comenzó tu pasión por la foto? Comencé en prensa. En Epensa fue donde tuve mi primer acercamiento con la fotografía. Los cursos de fotografía que llevé en la universidad fueron los que me metieron el bichito. Estuve seis meses practicando en prensa, lo que fue una experiencia alucinante, aunque un ritmo bastante fuerte. Acabando la universidad fue que salió el proyecto de La Primera, que era genial, pero no funcionó. Luego trabajé en la campaña presidencial de Lourdes Flores; en ese momento ya me estaba relacionando con las agencias. Justo después vino el terremoto de Pisco en donde colaboré con algunas de ellas, y se dio la oportunidad de trabajar específicamente en una. Gracias a esto pude ir a Conga y tener eventos periodísticos. Con el reportaje del guano ganaste dos premios… Sí, el de Excelencia Periodística, otorgado por la Sociedad Interamericana de Prensa, y el All Routes Photography Program de la National Geographic, revista que siempre tuve en mi casa, en la cual veía fotos toda mi vida. Los temas medioambientales, como el de Conga, parecen ser una constante en tu trabajo. Yo llegué a Cajamarca un día antes de la protesta. No sabíamos a dónde ir. Cuando haces una historia de este tipo, necesitas fotos que de alguna manera te narren la historia de cómo llegó la gente ahí. Para mí, el escenario era como un western: un paisaje altoandino donde la gente iba bajando a pie y a caballo, era una cosa épica. Comienzo con fotos que me van introduciendo a la situación, para luego estallar con la foto de la protesta, donde queman una fábrica de plásticos. Llegaron ronderos con machetes y chacchando coca. Era una escena demasiado fuerte.

99


Como fotógrafo, ¿qué fue lo más difícil en una situación como la de Conga? Fue una de las situaciones más difíciles en las que he estado. La protesta parecía pacífica, pero de pronto llegaron otras personas que comenzaron a robar y malograron toda la protesta. Le tiraban piedras a todos los fotógrafos; no había una onda de querer que los entiendan. Era tenso porque veías que gente estaba molesta y no transaba. Sentía que no nos iban a dejar salir. ¿Cuál fue el primer proyecto en donde te enfrentaste a ese Perú lejano, del cual a veces nos olvidamos los limeños? Desde que empecé. Lima es una gran burbuja con miles de burbujitas adentro. El primer reportaje que me llevó a conocer con profundidad otras realidades fue el de los gallos. Cada foto que uno hace te permite conocer una realidad diferente. Alejarte cada vez más de tu cotidianeidad hace que te interese más el proyecto. ¿Por qué te llamó la atención el tema del guano? Es un tema bien peruano. Creo que hay solo dos países que producen el guano de la isla, y desde el colegio todos hemos escuchado la historia del guano. Es un tema que narra la convivencia entre el hombre y la naturaleza, presentando una realidad totalmente ajena en un mundo diferente. ¿Cuál es la técnica que utilizas? En verdad, depende del tema. La calidad del negativo en blanco y negro no se supera todavía, es mucho mejor que la digital, pero por una cuestión de practicidad y economía es mejor utilizar este último formato. Claro que existen trabajos a los que les puedes dar un poco más de sensibilidad usando el rollo. ¿Tienes alguna influencia? Siempre he sido poco académico en ese sentido. He visto mucha fotografía y es la manera en que uno puede aprender; sin embargo, creo que a veces se entorpece el trabajo viendo muchas fotos, porque puede empujarte a querer seguir tendencias.

100


En los trabajos que has tenido en donde se involucra el contacto humano, ¿qué es lo que más has aprendido? Aprendí a no juzgar. Es muy fácil juzgar cuando no conoces una realidad. Hace algunos años hice un trabajo en el VRAE y llegué con una idea de hacer un reportaje sobre patrullas militares en la zona y no pude porque no me dejaron entrar. Entonces empecé a retratar lo que hay en medio del conflicto: la gente que vive en el VRAE. Habían zonas en donde no se podía entrar y llegamos a una comunidad donde había niños jugando entre miles de hojas de coca. Me di cuenta que esa es su realidad. Uno dice “la gente debería sembrar cultivos alternativos”, pero no tiene ni idea que es casi imposible sacar esos cultivos por las carreteras que tienen. Situaciones como esa te enseñan a no juzgar y a respetar su modo de vida, porque de alguna manera ellos nos la enseñan y nos invitan a conocerla.

---o---

En este momento se está presentando BORDE, el último trabajo del colectivo Supay Fotos, al que pertenece Ernesto, como parte de la Bienal de Fotografía de Lima. El tema es Iquitos y trata sobre la relación entre el hombre y la naturaleza. Para ellos una isla en medio de la Amazonía era la máxima expresión del hombre relacionado con la naturaleza; BORDE es precisamente esta línea imaginaria donde confluyen el hombre y la naturaleza. “Lo que más me ha ayudado en mi trabajo es la retroalimentación con mis colegas de Supay”, cuenta Ernesto. “Donde trato de desarrollar mi estilo personal es en este colectivo, con quienes trabajo desde hace muchos años. Construimos esta página con la intención de no dejar de tener un espacio en donde publicar nuestras historias personales”. Si bien Susan Sontag, conocida novelista y ensayista estadounidense, dice que “la fotografía, es antes que nada, una manera de mirar y no la mirada misma”, puedo concluir que el trabajo fotográfico de Ernesto Benavides nos enseña a mirar un poco más allá de lo que nuestros ojos pueden ver.

101


Portafolio

102

Foto: Edi Hirose con Marisa Fuentes Prado


XXX

Portafolio Nani Cรกrdenas

[ de l cua rto cuerpo ]

103


104

Foto: Cesar Guerrero Erazo con Mona Herbe


105


106

Foto: José Andrés Maratuech con Alfonso Casabonne & Micaela Gálvez


107


108

Foto: Luis Chiang Chang-Way con Rolando Rocha


109


ÉSPEC

Tarjeta de crédito

No hay nada más espectacular que poder comprar así no tengas plata. Es una sensación placentera el saber que aunque aún no llegas a fin de mes, existe este pequeño cuadrado de plástico que te salvará la vida. No solamente satisface tus necesidades básicas, sino también te provee ese pequeño gusto que tu sueldo no puede ofrecer. Las tarjetas de crédito son ese pequeño placer culposo que sabemos que nos llevarán a la quiebra pero que tanto atesoramos, porque de varias nos han salvado. Sabemos que eventualmente algún día tendremos que pagarla, si es que no queremos ser enemigos de Infocorp o perseguidos por la justicia, pero esa sensación no existe al momento de la compra. Solo pasamos la tarjeta y nuestro problema se acabó. El efectivo es cosa del pasado. Ahora bien, la tarjeta de crédito no solo sirve para salvarte cuando la plata se te acabó o para darte ese pequeño gusto, tienes la oportunidad de descomponer ese monto y pagarlo en cuotas a lo largo de varios meses, siempre y cuando cumplas con un mínimo indispensable. Es casi mandatorio también mencionar los viajes; sin tarjeta de crédito uno es prácticamente nadie en otro país. Puedes reservar el hotel, comprar por Internet y aventarla en cualquier establecimiento, porque sabes que todo puedes comprar sin necesidad de una transacción tan directa. Como a veces el dinero no alcanza, es en ese famoso momento “para todo lo demás”, en donde sabemos quién nos puede salvar. ÉSPEC.

110


ESPAN

Tarjeta de crédito

No hay peor pesadilla que despertar con una resaca del averno, revisar tus bolsillos y encontrar un solo de vouchers arrugados con exorbitantes cuentas de tragos, botellas, puchos que, “oh sorpresa”… tú pagaste. Es en ese momento que te preguntas, ¿cómo pude pagarlo si no tengo un sol en mi billetera? Es ahí cuando entre los vouchers arrugados se asoma, avergonzada, la temida tarjeta de crédito. Ese terrible error cuando, creyendo que puedes tener otra vida que no es la tuya, te paseas de local en local pasando la tarjeta de crédito como si fuera tu fotocheck. Lo peor es cuando llega fin de mes y no te atreviste a hacer la matemática antes, dándote cuenta de que no tienes cómo pagarla, siendo la única solución desconectar tu teléfono, mudarte o rogar que no te manden los hombrecitos amarillos a perseguirte por donde vayas. Es una sensación adrenalínica y casi frenética la que se experimenta cuando estás a punto de comprarte algo que sabes que es muy caro para ti. Sin embargo, es inevitable pensar que lo puedes pagar en cuotas, que ese precio se va a ver dividido en diez y puedes dormir tranquilo. Pues eso no va a pasar. No te vas a ganar la Tinka, ni te va a caer una herencia millonaria o te casarás con un heredero/a de una fortuna mediterránea. Aterriza en tu realidad y si aún así quieres gastar más, nuestro consejo es que trabajes más. El plástico aguanta todo, tú no. ESPAN.

111


112


Sin Silenciador

113

Las altas esferas Por Maruja Meiggs de Alzamora Es evidente que las cosas han cambiado. Desde la Independencia del Perú en 1821 hasta el 2012, a puertas de un supuesto fin del mundo, la sociedades han evolucionado acorde a sus realidades y en las determinadas velocidades que sus gobiernos y estabilidades económicas se lo han permitido. Dentro de estas sociedades, indiscutiblemente desde épocas ancestrales, siempre ha existido un grupo en la punta de la pirámide. Muchas veces se ha encontrado muy ligado al gobierno, otras simplemente tiene un bagaje social o económico que lo amarra a su particular posición hasta que solo una hecatombe mundial lo saque de ahí. Y ahora, a lo que me compete. ¿Cómo es este grupo en el Perú? ¿Quiénes son estos supuestos habitantes de la punta de la pirámide y por qué existe tanta controversia a su alrededor? Les prometí a mis chicos Galería que trataría de explicar el tema como mejor pudiese, siendo tan objetiva como honesta, así que primero pasaré por analizar de quiénes estamos hablando. Las clases altas han sido parte de sociedades de todo el mundo, como bien dije. En nuestro país existen desde las culturas preincaicas, pasando

por el Tahuantinsuyo, el Virreinato y la República hasta los actuales gobiernos chicha. En todos ha habido grupos cuya condición de “nobleza” los ha situado en posiciones privilegiadas por encima del resto. Hoy en día las clases sociales son un sancochado y el concepto de nobleza es, por suerte, una terminología arcaica que, con tanta complicación presente, es estúpido seguir asumiendo como válido. No estoy hablando, obviamente, de la monarquía inglesa, española o monegasca, ya que esas tiene casi milenios de vigencia y siguen operativas al día del hoy. Me bastó con mi primera visita al palacio de Buckingham para quedarme más muda que un mimo. Regresando, entonces, al Perú, ¿quién pertenece a dicha clase social y cómo son hoy en día? De la pepa a la fruta, como siempre digo; todo en orden. ¿Quién manda? ¿El dinero? ¿El apellido? ¿Los contactos? ¿Ninguna de las anteriores? En estos tiempos actuales he llegado a la conclusión de que la mirada hacia el tema varía generacionalmente. Cholito, yo he vivido el gobierno de Velasco, qué te puedo decir. Cuando yo era chica escuchaba a mi abuela gritar entre brandy y brandy cosas de la Guerra del Pacífico, era normal también 113


Sin Silenciador oírla decir que tenía una cena con el presidente Leguía, quien había muerto casi 30 años atrás. Así que estoy bien curtida en lo que a esta gente se refiere. En esas épocas el Perú estaba partido en diferentes latifundios que le pertenecían a un grupo de familias, lo que hacía que estas tuviesen un brazo (un pie y cabeza también) metido en el poder, a diferencia de todo el sector campesino menos afortunado. Así que he podido compartir con el tiempo toda esa larga fase de evolución, en la que pasamos por quedarnos con media hectárea en Lambayeque, como a tener que viajar a Estados Unidos para poder asegurarte algún producto de calidad si es que tenías hijos en el nefasto primer gobierno de García Pérez. Esta reflexión hace que también deba definir dónde estoy yo parada. Es muy fácil ser el narrador en tercera persona y señalar con el dedo a quien pase por debajo. Honestamente, supongo que puedo admitir ser parte indirecta de una “alta esfera”, por más huachafo que suene. Sin vergüenza, queridos. La cuna es cuna, de oro o paja, y son igual de dignas. Por un lado, mi familia Meiggs viene de los americanos que llegaron a Latinoamérica a trabajar en los ferrocarriles, allá a mediados del siglo XIX, Henry Meiggs y compañía. Al final estafaron a medio Perú y gran parte de la familia se vio súbitamente en la quiebra, qué desventura. Mis abuelos paternos rehicieron su vida en Chile y llegaron acá algunos años después de la guerra. Mi crianza fue bastante privilegiada, mentir sería ridículo. No me faltó nada y me costó mucho, precisamente por esto, entender y conocer qué significaba la necesidad. He tenido la suerte de viajar mucho, quise trabajar y aventurarme por el mundo antes de echar raíces, así que créanme que he visto desde precarias realidades con niños comiendo insectos en la India,

114

114

hasta yates apostados en mesas de Monte Carlo, impactándome todas tremendamente. Es por eso que me da mucha risa, y disculpen si alguna susceptibilidad se siente magullada, cuando soy testigo de ciertas conversaciones que se llevan a cabo en Lima. Me he tenido que bancar en la playa a mujeres hablando por horas (seguidas, hasta que el ansiolítico se mezcla con el champagne y les logra patear el hipotálamo) de cómo organizar por sexta vez su cumpleaños número 50. Los bocaditos, los invitados, la música, la fecha. No malinterpreten mis palabras, por favor. No soy una activista hippie de cutículas amarillas y pantalones de lino desgastados. Disfruto la trivialidad y me relaja de sobremanera, pero no puede ser el único disco en tu repertorio, querida. ¿Qué van a aprender tus hijos? Con razón que el mayor solo te

“Es una competencia silenciosa por asegurar sus posiciones en dicho grupo, por reafirmarle a todos los participantes que ellos están ahí porque se lo merecen y cuentan con todos los requisitos para seguir haciéndolo”.


Sin Silenciador habla del carro que ya escogió para que le regales cuando cumpla 18 el próximo año. Preocúpate más por que se cuide y no salga encinta esa noviecita salamera que se maneja en vez dedicar tu semana a escoger si servir almohadillas de ricotta o tabletas ahumadas de pimiento morrón. Las prioridades son la columna vertebral del éxito, amigos. Si no vigilamos que se mantengan en orden, crecemos chuecos y con una visión torcida de la vida. Es irónico pensar que dentro del grupo social con más ventajas en cuestiones de acceso a la educación, vemos un gran conjunto de mentalidades y metas banales o inmediatistas, que sin duda alguna son un desaprovechamiento de sus capacidades y posición. Como madre, trato de pensar siempre en cómo mis actitudes se van a ver reflejadas en mis hijas. Las matriculé en un muy buen colegio, donde pudiesen contar una educación de primera para que de ahí pudiesen hacer lo que se propongan. A eso nunca le puse una duda. Sin embargo, durante la época escolar de las chicas, todos los problemas que detecté no partían de los lineamientos académicos, sino emocionales o familiares. No sé qué cosas tendrían en la cabeza esas otras chiquillas, pero cuando mis hijas me soltaban los comentarios de algunas amiguitas, yo solo pensaba en amarrar a la madre a una piedra en el Rímac y dejar que la corriente hiciera lo suyo. “Nicole dice que su mamá la va a llevar a un crucero de Disney porque se sacó 20 en el final de Historia. ¿Por qué no nos das esos premios cuando nos sacamos buenas notas?” ¿QUÉ COSA? Porque yo no soborno, corazón. Tú tienes que entender que aprender y esforzarte es tu responsabilidad, la mía es criarte bien. Al final siempre captaron ese punto de vista y, no necesariamente porque sean mis hijas, han crecido como dos chicas excepcionales.

Otro punto que se desprende de esto, y que no puedo evitar tocar, es el bagaje “aristocrático” de este mencionado grupo. La batalla de apellidos, de quién es quién, de qué familias que se han mantenido más tiempo sin mezclar su status con el de otras que consideraran más bajo, dentro de sus estándares particulares. Frases como: “No, ella es hija del segundo matrimonio, así que no quieren darle nada de la herencia”, no son inusuales y, lo que es peor, les parecen coherentes. A Dios gracias mi esposo tuvo siempre una mentalidad parecida a la mía –el segundo, al menos; el primero sí era un poco un cretino–, así que puedo afirmar tranquila que hemos decidido juntos los valores con los que hemos formado a nuestra familia. Y por supuesto, cómo no mencionar al invitado de honor: el dinero. Benjamin Franklin decía: “de aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero”. Es un poco irónico, claro, que sea actualmente su cara la que adorna los billetes de 100 dólares; sin embargo, su frase no deja de ser certera. Uno de los factores que define a una clase social alta es indefectiblemente el dinero, la plata. La casa grande, las membresías en clubes, las tarjetas de crédito de platino para arriba, las joyas, las pieles, los viajes, etc. Elementos que, separados de una actitud, son inocuos y completamente positivos; es cuando se tiñen de superioridad que se convierten en armas letales. No hay que sentirse culpables por tener plata, sino por no hacer nada productivo con ella. Y por productivo no estamos hablando de una tercera camioneta, María Emilia (mentira, cholita, todo es con amor).

115 tema de “quiero tener más”, sino “quiero que el otro vea que tengo más”. No es una necesaria adicción al lujo y a las comodidades (en tal caso que me tiren la primera y la segunda piedra, porque no he pisado la clase económica en un avión desde comienzos de los años 90), es una competencia silenciosa por asegurar sus posiciones en dicho grupo, por reafirmarle a todos los participantes que ellos están ahí porque se lo merecen y cuentan con todos los requisitos para seguir haciéndolo. Además, estas situaciones están presentes en realidades tanto de gente mayor como joven, solo cambian los escenarios y el tono de conversación. Todo este análisis solo me lleva a concluir lo importante que es tener visión y mundo. Entender la situación que te tocó vivir, sin culpas ni festejos, y ver cómo empujas tu vida a partir de ese punto. Tener mucho no nos lleva a nada, queridos. Es hacer mucho lo que al final construye nuestro carácter.

En mi humilde opinión, el lastre principal que este segmento social alberga, al menos actualmente, es el afán por la pretensión. No es un

115


116


RUF Domingo Texto:

Fotos & Diagramaci贸n:

117


L

o primero que quiero preguntarle a Abel Bentín cuando nos encontramos para hacer esta entrevista, sin irme por ninguna rama, es por qué hace las piezas que hace. Su estilo es bastante característico, pero yo quiero saber por qué es así. El mundo artístico actual se ve constantemente invadido por comentarios vacíos y respuestas del público como “me encanta”, al igual que por innumerables notas de prensa que abusan del intelectualismo al cerrarse en explicaciones que giran en torno a la yuxtaposición de las ideas o al vanguardista enfoque que se le está dando a alguna problemática social y cómo este se ve reflejado en el dinamismo del artista y bla bla bla. Es por eso que quiero evitar irme por la tangente pretenciosa y erudita que caracteriza a algunos de mis colegas redactores para conocer, simple y llanamente, las razones por las cuales Abel Bentín escoge mostrar su arte mediante piezas que funden dos conceptos tan relacionados y, sin embargo, tan diferentes. Los elementos que Abel usa no son extraños a nosotros, ni tampoco difíciles de descifrar: lo bonito y lo feo, el bien y el mal, lo dulce y lo perverso, lo agradable y lo grotesco, etc. Mi pregunta busca sencillamente conocer por qué. “En realidad”, me explica, “todo parte de cómo soy yo como persona. Por un lado, soy alguien fácil de llevar, buena onda, bromista, y creo que eso es bien obvio cuando alguien me conoce. Pero, por otro lado, he tenido siempre una obsesión fuertísima con la muerte, tanto así que por momentos yo sufría con solo pensarlo. Puedo jurar que a mis 17 años estaba convencido de que me iba a morir. Fue posteriormente, tras analizarme, que pude darme cuenta de que toda esta ansiedad se debía a que, en verdad, siempre supe que no creía en nada. El tema religioso nunca ha sido muy fuerte en mi vida ni en mi familia, de modo que siempre terminaba encontrándome con esa incertidumbre de que después de la muerte no había nada”. Me va quedando claro, entonces, por dónde va la cosa. “Es por eso que esta fascinación que tengo con la muerte, al mezclarse con el niño que llevo dentro y siempre he sido, ha generado este producto”, concluye su explicación anterior. Entiendo que son precisamente estas razones las que han llevado al público a confrontar la obra de Abel sin saber exactamente qué sentir. Por un lado les parece lindo, pero no lo dejan de notar como algo medio creepy. “Ese desconcierto en el público es lo que ha afianzado aún más el concepto que trabajo. Cada vez lo siento más mío y me sale de modo natural. Disfruto al generar esa sensación”.

118


Fuera del concepto de las piezas, existe una estética muy particular que caracteriza el arte de Abel y, como todo artista, esto proviene de algún lado. Su penúltima muestra Candyvore compartía un núcleo artístico similar, pero predominaba el concepto del dulce, capítulo que Abel me comenta que quería cerrar en esta nueva exposición: I Don’t Believe. “La noción y uso del dulce era recurrente en mi trabajo anterior, y yo sentía que esa etapa tenía que concluir”, me dice al respecto. “En este caso quería finalizarla al presentar esa pieza del helado gigante con brazos y garras. Lo había trabajado anteriormente en versión pequeña, pero ahora por fin pude hacerlo como quería en un primer momento. Siento que por fin acabó la onda del dulce”. I Don’t Believe aterriza con un concepto diferente. Durante el año y medio que Abel estuvo gestando la muestra en su cabeza, antes de entrar al trabajo manual, se dedicó a revisar a detalle la estética gráfica de Disney, así como de las caricaturas de Warner de los años 40. Esta inspiración, sumada a que este artista es un claro fan de la onda retro –todo el despliegue visual de elementos clásicos de los años 50 y 60–, hacen que esta nueva exposición aparezca como si todas esas aficiones y gustos se hubiesen metido en una licuadora para darle forma a lo que finalmente buscaba presentar. “Definitivamente, muchos de los componentes que un artista usa ya están en su cabeza”, explica. “Puedes haberlos visto en un momento y el trabajo creativo recae en buscar las conexiones entre ellos para reflejarlos en tu propia realidad actual”. En conjunto con esta última muestra que exhibió en la galería Lucía de la Puente, Abel presentó una paralela en el Laboratorio Creativo DOMINGO llamada Sketch, en donde se presentaba el otro lado su proceso creativo. Ya no era solo la instalación o el resultado final, ahora veíamos también los bocetos, moldes, esquemas y referencias que finalmente llevaron a crear la exposición tal y como la vimos el día de su inauguración. La idea, llevada a cabo por él y por el equipo de Domingo, mostraba de modo interactivo los pasos que él como artista sigue para conseguir lo que quiere, no solo en los términos físicos de cada pieza, sino de su método generador de ideas. La gente podía participar interviniendo bocetos, esculturas, seguir un recorrido que les permitiese conocer de cerca lo que hay detrás de sus bizarros, aunque siempre elaborados, personajes y diseños.

119


Todo esto genera en mí una idea, aunque es mas bien una duda que le planteo. Qué es más difícil: ¿armar el proyecto mismo, las piezas en sí y el trabajo que estas suponen, o encontrar el concepto y la idea detrás de cada una? Mi planteamiento lo hace pensar un rato, aunque rápidamente me responde: “Bueno, la muestra estuvo un año gestándose en mi cabeza. Un año largo y bastante tortuoso”, añade riéndose. “Por primera vez he tenido que pedir ayuda con la producción de piezas, ya que tuve al final seis meses para llevar todo a cabo. No me podía dar abasto solo, así que luego de haber modelado las que ya tenía claras, he trabajado con maestros de pintura, lijado, etc., para que me ayudaran, básicamente, a llegar a tiempo. Podría haberlo hecho solo, pero me hubiese demorado mucho más”. Obviamente, nadie interfiere en el diseño, cada matriz es hecha por Abel ya que solo él puede forjar la personalidad de sus piezas como justamente lo hace. Sobre todo en esta última exposición, en donde ha presentado muchas piezas inspiradas en animales, ha tenido que cuidar meticulosamente que cada personaje cuente con el sello particular Bentín. Era muy importante que estén presentes elementos como el estilo de ojos de caricatura o ese look juguetón de Disney apocalíptico que caracteriza tan bien a su obra, de manera que estos nuevos personajes representen una clara evolución de su arte. Todos los artistas tienen sus propios métodos y formas de buscar inspiración, aunque en el caso de Abel, me cuenta que los meses antes de trabajar en una muestra trata de no estar buscando mucho en Internet porque no quiere encontrarse con cosas que quizá tiene pensado hacer y que otros puedan ya haberlo hecho; supongo que resulta siendo una frustración gratuita e innecesaria. “Uno tiene que buscar plantear su propia reinvención de las cosas. Darle tu versión al mundo de algo que probablemente ya conozca. Ya nadie es un creativo puro o 100% original. Lo original recae en cómo mezclas lo que el mundo está ofreciendo”, cierra con fundada convicción.

120


“Ser consciente de por qué te gusta lo que te gusta te hace buscar nuevas fuentes de información. Es importante no contentarse con lo que ya sabes y buscar más”, acota. Siente que la época que le ha tocado vivir como artista tiene una dirección que no está tan clara; su generación está parada en un terreno movedizo. Existen demasiadas posturas sobre lo que está ocurriendo en este momento; nadie sabe lo que está bien o no. “Es por eso que no me gusta llamarme artista”, dice Abel dejando claro que es algo que se ha planteado varias veces. “Prefiero ser considerado un creativo. Así me evito cualquier suposición futura”. Me cuenta que una amiga suya le comentó una vez que, conversando con un curador, este le dijo que si una muestra artística responde a todas tus preguntas, no estaba bien planteada. A lo que se debe apuntar es a generar esas preguntas, dejando al público con sus propios cuestionamientos. “En Lima dedicarse al arte no es fácil; si bien existe un nicho de negocio para ser un artista político o un ilustrador comercial, es complicado abrirse paso como un artista que quiere mostrar una propuesta diferente. No quiero que me metan en el mismo saco que otro”. Me imagino que no es fácil entender de porrazo el punto de partida de Abel, que es finalmente lo que define tanto a él como a su obra. “Siento que soy un Frank Sinatra que le gusta ir a Tacora; la gente no tiene una idea totalmente clara de mí. Sin embargo, cuando se dan cuenta de lo apasionado que soy por mi trabajo, entienden un poco más mi nota”. A lo que apunta Abel Bentín es sentir que su trabajo puede ser para todos. Así sea o no del estilo particular de cada miembro del público, quiere que la gente sienta que valió la pena asistir a la muestra; que se dé cuenta que hay mucho trabajo detrás y la ayude a generar sus propias ideas. “Si eso se consigue, estoy contento”, agrega, efectivamente contento. Actualmente no tiene definido exactamente cuál va a ser su siguiente jugada. Sus planes a corto plazo son dedicarse a concursar y masticar sus nuevos proyectos; para no meterse tan rápido en algo tan extenuante como una nueva muestra personal. Repasando mentalmente su obra, concluimos que I Don’t Believe puede asumirse también como una especie de alegoría a la frivolidad presente en el mundo del arte. Abel tantea entre líneas mucha crítica al consumo, al materialismo artístico. “La gente puede percibir que soy un cínico, ya que estoy apuntando a criticar un mundo dentro del que finalmente estoy metido”. Quizás sea precisamente por eso que lo puede hacer tan claramente. Es ese cinismo transformado en personajes y colores lo que evidentemente lo convierte en el artista que ya es, aunque quizás ni siquiera él entiende.

121


“Uno tiene que buscar plantear su propia reinvención de las cosas. Darle tu versión al mundo de algo que probablemente ya conozca. Ya nadie es un creativo puro o 100% original. Lo original recae en cómo mezclas lo que el mundo está ofreciendo”.

122


123


La crítica

Por Maruja Meiggs de Alzamora

Restaurante:

Central

Chef: Virgilio Martínez

Galería se aventura con una sección dedicada a la crítica gastronómica, un review culnario, como le dicen. La idea de esta no es presentar a alguien que necesariamente cuente con una reconocida carrera en el periodismo gastronómico, sino compartir la experiencia, como consumidor común y silvestre, de conocer o revisitar algún restaurante de nuestra ciudad. Empiezo diciendo que tampoco soy una consumidora expresamente común (y mucho menos silvestre). Soy amante de la buena cocina, el buen vino e incluso cualquier postrecito pecador. Aunque lejos de chef, pasé un par de años a fines de los 70 en Le Cordon Bleu, en el mismo corazón de París. No pretendía ser cocinera profesional, pero me prometí a mí misma que nunca mandaría a preparar ningún pavo navideño. Eso implicó seguirlo haciendo con más ingredientes y recetas, claro, pero eso es otra historia. Digamos que algo de visión culinaria puedo desenvainar. En este caso, para estrenar la sección, elegimos el restaurante Central. Con casi tres años encima, no es nada nuevo escuchar genialidades de dicho local, al cual admito, aún no había tenido la oportunidad de ir. Como es de esperarse en un lugar como Central, la 124

atención es excelente. De principio a fin hacen posible que uno se sienta cómodo y que sepa que será atendido sin falla. Las mesas, divinas; la distancia entre cada una es perfecta para no escuchar el chismecito del día que te impide disfrutar el pan. Ahora que lo menciono, estupendo el pan. No solo te traen diversos tipos, cada uno más delicioso que el otro, sino que complementarlo con la mantequilla negra que lo acompaña es simplemente un poema. No sé de dónde me sacaste esa idea, Virgilio querido, pero hizo que me diera un soplo. Me acompañó mi sobrino Francisco, talentoso joven chef y alpinista al que quiero con locura, así que conté con un asesor que me diese todos los tips de preparación o me ayudara a plantear teorías de cómo habían preparado cada plato. Podría describir plato por plato, pero solo resaltaré que todos fueron sobresalientes. Las texturas y sabores llegaban al cielo, la combinación de ingredientes estaba definitivamente bien meditada. Ni qué decir de la cocción: infalible. La presentación, si bien era linda, elegante, sobria y moderna, inevitablemente quebraba el molde de algunas ideas que surgieron en mi cabeza tras ver el menú. Los ingredientes que componían los platos sonaban

poderosos e imponentes en la carta, sin embargo, la versión bite size de muchos de ellos me hacían sentir en la mesa de niños. El sabor es una obra maestra; pero definitivamente recomiendo pedir entradas si no quieren quedarse con algo de hambre. Los postres son compactos –también– pero maravillosos. El chocolate, los helados, la masa de su cheescake, el uso pulcro de las frutas, todo era parte del perfecto servicio. Me gustaría evitar el uso del trillado y poco creativo término “minimalista”, pero cae preciso para definir la comida de Central. Finalmente nos despiden con un despliegue de dulces que parecen preparados en las oficinas de la JAXA (algo así como la NASA japonesa), cosa que me transportó por unos segundos a mi viaje al Japón en el 2005, cuando me invitaron a almorzar a sus oficinas. Igual estuvo increíble: trozos de chocolate, marshmallows de chicha morada, todo de bandera. La llegada de la cuenta fue el punto de quiebre, claro. Quiera uno o no, tiene que estar preparado para hacer ese día un desembolso ciertamente fuerte. Dicen que lo barato sale caro. Quizás cholo, pero lo caro sale caro también. Bon appétit! Maruja.


El plato Tartar de salmón La Plazita Lima

Dirección: San Fernando 380, Miraflores (esquina con Vasco Núñez de Balboa) Teléfono: 981-112267 www.laplazitalima.com

Hay pocos pescados que son realmente ricos cuando se comen crudos. Este tartar viene servido entre una cama de palta y un pequeño techo de arúgula, todo acompañado por una reducción de balsámico que sin duda le da ese toque final. La Plazita Lima es un restaurante nuevo que desde ya nos asegura varias sorpresas en su menú. A visitarlo todos. 125


126


Texto: Gonzalo Pérez Paredes Ilustraciones: Mucho

Soy un tipo friolento. Quienes me conocen incluso me han visto ir a la playa con medias y zapatillas. Sí, a tal punto. Y es que no me imagino el invierno de Lima sin los pies cubiertos y mostrando mis piernas cada mes más mofletudas. Además, tengo una extraña obsesión por capturar descuentos de gimnasio y solo ir dos días al azar durante la primera semana. Condiciones físicas que me delatan. Creo que por más esfuerzos que haga, no estoy hecho para la juerga. Ya pasaron las 12 y soy el primero en la fila de un local pequeño, donde la cerveza se vende en jarras y te “jalan” desde la calle para estar ahí. Una vez adentro, el reggaetón hace que la madera tiemble casi tanto como la mujer que, sudando, en vez de menearse de espaldas a un chico, tiembla. Presenciar este espectáculo cuesta diez soles; la diversión no debería tener precio. El calor es insoportable y el aforo del lugar es el reflejo más preciso de la sobrepoblación en Lima: 3.126 habitantes por kilómetro cuadrado. Lima es una ciudad que jamás terminará de conocerse a sí misma. Inmensa, atemporal e infinita, desde siempre ha sido marcada por el movimiento. Las consecuencias de una migración improvisada nos hacen pensar en culturas que se chocan pero no se mezclan y en un trabajo de identidad pendiente. Ritmos que se fusionan, espacios que nos reúnen y carreteras que nos alejan. El camino hasta la playa ha hecho que dejemos varios soles como peaje. Son las tres de la mañana y este lugar sigue vacío. Nunca he pagado tanto por una cerveza. De pronto, en menos de 20 minutos, el exceso en la mezcla de perfumes hace que se activen los sentidos. Aquí el reggaetón se baila de pie, mirándose a los ojos, reservándose el derecho a intimar en público. La enfermiza costumbre de conocer a todos en el local hace que la juerga se limite a lo más polite.

Como todo en Lima, la diversión nocturna empieza tarde. Particularmente no me entusiasma, ya que me agarra cansado y con ganas de dormir. Por sus distancias y sus diferencias, más que una ciudad con conos, Lima es una ciudad con polos. A mí me queda claro que no siempre los polos opuestos se atraen, a menos que lo único que quieran sea pasar el rato. Y eso.

la vida y el cielo en un reality En inglés a las discotecas se les llama “clubs”. La idea, aún en castellano, es simple: lugares donde uno paga para hacerse socio y acceder a una diversión exclusiva. En estos sitios –discotecas/clubs–, los socios e invitados se conocen y se frecuentan semanalmente. ¿Qué tanto de distinto puede haber de un viernes a otro? Como en las tribus nómades, el ingreso de alguien nuevo tendría que decidirse por mayoría, y este debería preocuparse por reunir características similares a las de los otros miembros del grupo. Bueno, y estas características no se resumen necesariamente a tener dos brazos, dos piernas, dos ojos, dos orejas, una boca y una nariz. No nos engañemos, los clubs son siempre círculos cerrados donde mientras menos “diferente” seas, tendrás mayores posibilidades de socializar, de ser aceptado en un grupo en el que, particularmente, prefiero sentirme un desadaptado. La monotonía es insípida y hasta debería medicarse. Si bien no es una enfermedad, atenta contra las mejores intenciones de divertirse, y eso de por sí ya me parece grave. La práctica más humillante en un estado de juerga es “el derecho de admisión”. ¿Qué dios tan irresponsable e injusto le da la facultad al

127


hombre de decidir quién entra al cielo y quién no? La vida no es un reality, no hay necesidad de elegir, no hay manera de decidir quién es más hábil al pararse en la puerta de una discoteca. Uno debería poder salir a divertirse sin tener que sentir el temor a ser descalificado. Estas discotecas/clubs –que siempre son lo mismo y se encuentran en diferentes distritos– no terminan siendo otra cosa más que el encuentro físico de las relaciones que se construyen y distribuyen en Facebook. Como el volumen de la música es insoportablemente alto, solo queda gritar: “Oye, hueona, ¿viste que X está con Y? / ¡¿Qué hablas?! No, hueona, ¡yo vi una foto donde sale chapando con Z!”. X, Y y Z están ahí y tienen 127 amigos en común, de los cuales el 97% va al mismo club. Es increíble cómo la juerga y el registro de esta ha ido cambiando. Hace no más de 15 años, había que ir preparado con papel y lapicero por si a uno le tocaba anotar el nombre y el teléfono de alguien; hoy, incluso antes de enten-

128

der cómo se llama una persona, probablemente los amigos en común ya los sugirieron como amigos en Facebook. La dinámica es distinta y las maneras de relacionarse también.

los celulares con camara ya no son un mito Una noche de juerga es la ocasión perfecta para generar los contenidos que mantendrán unidos a los grupos de amigos durante la semana. “Arrochar” es un verbo que está de moda, pero cuya acción está mal visto ejecutar. Al “arrochar”, lo que una persona hace es pasar vergüenza para disfrute del público y que luego este lo difunda por Internet. Puedes emborracharte, decirle algo indebido a alguien, bailar “el pirulino” y, así, estar arrochando. Era el verano del 2005 y comenzó a sonar “Praise you” de Fatboy Slim en una discoteca-rock que existía en la playa San Bartolo. El video de esta canción tiene una ridícula


129


130


coreografía hecha en la puerta de un centro comercial, que yo casi había memorizado de tanto verla en la tele. En un arranque de ¿emoción?, arrimé un par de mesas y me entregué a la música y a los pasos que creía conocer. Doy gracias al tiempo de que en ese año los celulares con cámara eran casi un mito: no hay registros de esa noche (de lo que fue quizá mi mayor “arroche”) y, cada vez que se toca el tema, hago un esfuerzo sobrehumano para que no lleguen al momento en que me tiré al piso. Así es, la música puede ser esa chispa capaz de encender las ganas casi inconscientes de “arrochar”. Las sociedades conservadoras condenan la diversión por consenso. El escándalo, lo vergonzoso y lo prohibido es negro; lo permitido es blanco, como el Espíritu Santo, como la paz. Aquí no se da pie a la escala de grises ni a los colores en general. Siendo así, aprovecho para pedir disculpas a todas las personas que se sintieron afectadas moral o visualmente al verme tropezar conmigo mismo mientras intentaba hacer esos pasos; prometo que no volverá a ocurrir.

barbie y los siete pecados La preparación de uno para interactuar socialmente, como pasa con todo producto, parte de una etapa previa: definir la identidad para, partiendo de ahí, buscar construir una imagen. Cuando se trata de uno mismo, suele partirse de lo inverso, dejándose de lado el plano interno de la persona, su autoestima, su espiritualidad y sus verdaderos deseos; dando paso a que los gimnasios y las peluquerías sean negocios rentables, y la del nutricionista y la del cirujano estético, profesiones con éxito. De niñas, muchas sueñan con ser Barbies y trabajan y se esfuerzan por conseguirlo. De niños, muchos sueñan con ser G.I. Joes, aunque trabajan y se esfuerzan por parecerse a Ken. Las mujeres maduran antes que los hombres y tienen más claros sus objetivos, dicen. Les creo. En la misma juerga, el mercado nos define: preferir un estilo de maquillaje, una camiseta de manga cero, fruncir o abultar los labios para la foto no son elecciones casuales. El sudar y

131


recogerse el pelo tratando de mirar provocativamente a la pareja de baile, chicas, no es original: se ve en todos los videos de reggaetón. Lo mismo pasa con tomar como si fuera pisco ese jarabe de botella verde que aparece en las películas. A fin de cuentas, el verano terminará y las canciones del verano se convertirán en las canciones del verano pasado. En los años 90, una de las emisoras de radio preferidas a la hora de hacer “previos” invertía sus esfuerzos publicitarios en posicionarse como la radio que no ponía música salsa. Han pasado 15 años y esa emisora sigue siendo escuchada con los mismos fines, solo que ahora transmite salsa, cumbia y reggaetón. Los gustos y el mercado evolucionan constantemente, y las empresas que están en el rubro del entretenimiento tienen que estar atentas para adaptarse. Siendo conscientes de esto, ya no debe sorprendernos que las discotecas de Larcomar cambien de nombre cada ocho años ni que en las discotecas-rock de Barranco cada vez se le dé más cabida a la cumbia. Hay una extraña aceptación musical que, idealmente, debería poder hablarnos de integración. Ritmos que, al mezclarse, van más allá del espacio físico que comparten. Todos gritan y se agitan por un momento. Termina la canción y cada quien vuelve a su rincón a seguir jugando a los siete pecados con su grupo de amigos.

media hora de ping pong Sería poco humilde pensar que en un país donde los niveles de creatividad son altos, pero los de innovación bajísimos, se creó la juerga. Es más, la diversión en Lima casi siempre peca de predecible y se restringe a lo conocido y a lo aceptado, ya que una inexplicable necesidad hace que, como sociedad, prejuzguemos y rechacemos todo aquello capaz de desafiarnos.

132

El principal elemento de la juerga, parece que nos hemos olvidado, es la diversión. La “hora loca” ya no es tan loca y si programamos el cronómetro, caeremos en cuenta de que dura media hora o menos. Bien utilizada, esta “media hora loca” debería ser capaz de hacer que sus participantes terminen aplaudiendo y queriendo regresar a sus casas para no malograr el recuerdo de lo vivido. No estoy pidiendo que se creen espacios ni que se busquen escenarios nuevos para juerguear –vamos, nadie quisiera tomarse una cerveza mientras anda en una montaña rusa–, solo estoy exigiendo innovación. En un bar de Berlín (Alemania, no la calle miraflorina), donde el entretenimiento principal de pronto se transformó en jugar al ping-pong haciendo el trencito, comprendí que la diversión nocturna debería darle mayor importancia a lo inesperado, a ese factor casi absurdo que puede caer de sorpresa en cualquier momento. El temor al ridículo y a vivir nuevas experiencias hace que las relaciones se mantengan acartonadas y que lo que uno siente sea similar a lo que siente el grupo. Así, se le quita mérito a la individualidad y la “experiencia del usuario” pasa a medirse mezquinamente en grados de alcohol. Lima, una ciudad de ocho millones y medio de habitantes destinados a hacer lo mismo todos los fines de semana.


133


¿Quién Gana?

PARIS

ROMA

Texto & traducción: Carolina Arróspide

Paris est une destination incontournable pour tout voyageur. Ce n’est pas pour rien que c’est la ville la plus touristique au monde. Mais qu’est-ce qui attire autant de gens provenant de toutes les cultures possibles vers Paris? Certains l’appellent la ville des lumières ; d’autres, la ville de l’amour, pour d’autres c’est la capitale de la mode, de la culture et de la gastronomie. Paris représente tout celà et beaucoup plus. Il n’y a rien de plus glamour que de se faire une après-midi shopping aux Champs Elysées et dépenser en une journée toute sa fortune pour finir sur la terrasse d’un café parisien typique, en regardant les passants avec sa petite tasse de café à 10€ à la main. Pour les amoureux, les Bateaux Mouches ainsi que les promenades au bord des quais de la Seine sont absolument à faire. Si on est passionnés par la culture, nous sommes servis quant aux musées, spectacles de théâtre et d’opéra, cinéma, concerts et de peintres ambulants. Si c’est l’histoire qui nous meut, on n’a qu’à faire un tour en ville et prendre le temps de lire les inscriptions sur les monuments, les descriptions des noms des rues et ne pas hésiter à entrer dans toutes les églises, cathédrales, jardins, et tout bâtiment historique qu’on peut croiser. Si on est bohèmes, on aimera les cafés philosophiques et la vie nocturne parisienne. Si l’on cherche à faire du tourisme gastronomique, on trouvera aussi notre bonheur à Paris. Cette ville magique attire le monde entier, et elle est tellement captivante que tous ceux qui la visitent oublient facilement tout point négatif qu’il peut y avoir pour se laisser emporter par son charme.

Texto & traducción: Amalia Pavanel

Esiste una ragione per la cuale Roma è conosciuta come la Città Eterna. Sono passati mille di anni e continua ad essere, chissà assieme alla Grecia, la culla della civilizzazione moderna. Esistono molti elementi che coronano questa città come uno degli imperdibili destini turistici dell’Europa. Quando entriamo, automaticamente ci si sente parte della sua storia, il suo cibo, la sua architettura e la sua arte, convertendo a tutta la città in una fonte interminabile di piacere. Qualsiasi persona che abbia passeggiato per le strade di Roma può cofirmare questo. Poter vedere gli antichi monumenti e conoscere la Fontana di Trevi fa si che qualsiasi cosa letta nei libri di storia o vista in cartoline appaia come una vecchia storia. Roma offre uno scenario che ti ruba ogni respiro che dai. Puoi cominciare il tuo viaggio con una visita al Vaticano e alla Basilica di San Pietro, la scalinata della Piazza di Spagna, camminare per la piazza Navona o il Colosseo. Visitare la Città Eterna sarà sempre un’esperienza indimenticabile, sia per tutto quello che possiamo conoscere in lei, sia perché ci introduce in una immortale storia d’amore con il resto d’Italia.

Para ver las versiones traducidas y votar visítanos en facebook.com/revistagaleria 134

Resultado ¿Quién Gana? edición 12 - Electrónica: 81% vs. Pachanga: 19% (pormor)


Cosas para ver

Lima Más Arriba Exposición de foto aérea de Evelyn Merino Reyna Fecha: del 12 de abril al 20 de junio Lugar: Parque de la Exposición www.limamasarriba.com

Esta exposición de la fotógrafa Evelyn Merino Reyna cuenta con 50 fotos de gran formato tomadas desde el aire en una avioneta ultraligera. Imágenes de huacas, playas, mar, zonas urbanas y construcciones prehispánicas que muestran el movimiento social en todo Lima Metropolitana y el Callao, podrán apreciarse en esta muestra que luego se trasladará a otros parques y plazas de la ciudad. Los textos y leyendas que acompañan a las fotos son del historiador Henry Mitrani. Sobre sus imágenes, la fotógrafa explica que la muestra retrata todos los aspectos del comportamiento social de Lima al igual que su geografía. Esto permite redescubrir nuestra ciudad desde una perspectiva diferente y particular. Desde el cielo, es importante detenerse a observar y analizar el pasado para construir en el futuro una ciudad ordenada y con visión para seguir expandiéndose. Siendo Lima una ciudad tan impactante como diversa, una exposición de este calibre es de visita obligada para todos.

Cuestiones de Familia Individual de Muss Hernández Fecha: del 3 al 31 de mayo Lugar: Vértice Galería de Arte (Calle Ernesto Plascencia 350, San Isidro) Teléfono: 421-3856

Esta es la décima muestra individual de Muss Hernández; en ella, la artista reflexiona sobre todo aquello que heredamos a nivel emocional. Del mismo modo que sucede con las características físicas que determinan nuestro aspecto, también recibimos una herencia psicológica y afectiva. Trata sobre el perdón, el olvido y sobre lo que le sucede al cuerpo con las emociones. Esta muestra es el producto de dos años de trabajo, aunque el concepto nació hace cuatro. En este proyecto la artista ha volcado sus propias experiencias, sin embargo cabe resaltar que no se trata de una narración autobiográfica, es más bien un compendio de acontecimientos y vivencias comunes a muchas personas. La muestra está compuesta por distintas manifestaciones, como pintura, escultura, fotografía y video.

Drácula Lugar: Teatro La Plaza Dirección: Jorge Castro Elenco: Miguel Iza, Wendy Vásquez, Roberto Moll, César Ritter, Pietro Sibille, Lizet Chávez, Eduardo Camino, Gonzalo Molina, Kareen Spano, Lita Baluarte, Anaí Mujica. Funciones: Jueves a martes a las 8:00 p.m., domingos a las 7:00 p.m. Venta: Teleticket El gótico libro de Bram Stoker cobra vida y se traslada a las tablas peruanas. Jonathan Harker, joven abogado a punto de casarse con Mina Murray, decide posponer su planes de matrimonio para cumplir una diligencia laboral: viajar a Transilvania y cerrar un contrato con un tal Conde Drácula, excéntrico millonario que planea adquirir una propiedad en Londres. Una vez alojado en el fantasmal castillo del conde, es testigo de una serie de sucesos inexplicables y aterradores. Drácula es –obviamente– un vampiro y ha llegado a causar caos y conflicto en toda la ciudad al igual que en su vida personal. Lo interesante de trabajar con historias tan clásicas es que el reto siempre está en cómo reconstruirlas, en el planteamiento que cada director quiere darle. La producción busca ser tétrica y directa, como debería, así que recomendamos comprar su entrada y atreverse a verla.

135


Espécimen #91

La camionetera

E

n una ciudad como Lima, es imposible no cruzarse eventualmente con la camionetera. Este espécimen es una mujer que oscila entre los 30 y 50 años, y su elemento característico es una gran camioneta dentro de la que ella se ve pequeña e insignificante. Es muy probable que no haga nada por la vida y que su marido (o divorcio) haya pagado por la camioneta, ya que al parecer tiene tiempo para pasearse por la ciudad durante todo el día. Lo gracioso es que, a pesar de no hacer nada, hace todo, lo que la coloca siempre en un estado de apuro para dirigirse a cualquier lado. Se le suele ver manejando con lentes de sol –no importa si es invierno o verano–, se pasa los semáforos, los peatones le son invisibles y suele llorar si es que la para un policía. Obviamente, sus habilidades al volante son una desgracia, al igual que su responsabilidad. Cuando conduce está por lo general hablando por celular, revisando su mail en el teléfono o prendiéndose un cigarro, en caso fume. Ha chocado varias veces, pero el gran tamaño de su camioneta ha impedido mayores accidentes (para ella); además, el seguro paga todo. Le mete el carro a todo el mundo sin darse cuenta y siempre se estaciona mal, ocupando dos espacios al hacerlo. Maneja en tacos, lo que hace que sus habilidades disminuyan aún más y jamás se disculpa por las horrores que comete al volante, ella solo avanza como si nada hubiese pasado.

136 136

Ilustración: Ñaña León

Frases recurrentes: “Se ha prendido una lucecita que no sé qué es” (en el celular) “¿Ocupada? No, no, solo estoy manejando” “¿Quién es este imbécil que me hace luces?” Cosas que le gritan los otros conductores: “¡¿Para eso te compras camioneta?!” “¡Mujer tenías que ser!” “¿Quién es la tarada de la Jeep?” Lugares hacia donde suele manejar: Al colegio a recoger a los chicos, a la peluquería, al supermercado, al centro comercial, a la casa de sus amigas, a su casa, La Baguette. Colores usuales de su camioneta: Plateado, negro, azul marino, guinda, blanco.


Espécimen #92

El impotente del carrazo Frases recurrentes: “Habla, tío, ¿unos piques?” “¿Cómo es, jefe?” “¡Avanza, mierda! Cosas que le encantan: Que una mujer le pregunte sobre su carro, romper un récord de velocidad, quemar llanta y la carretera vacía. Su peor pesadilla: Que le quiten el brevete. Por segunda vez. Colores usuales de su carro: Rojo, azul eléctrico, negro, amarillo.

E

ste sujeto es el clásico huevonazo que maneja por la Vía Expresa a 200 kilómetros por hora. Está frustrado con su vida y siempre se compra carros de motor gigante y look deportivo, como Porsche, Subaru Impreza o Mitsubishi Lancer; todo depende de sus ingresos y ganas de aparentar. Es fanático de los carros con alerón y no le importa pasarse los semáforos. Es el rey de la coima y cada vez que recurre a un valet parking entrega las llaves junto con la frase “no lo rayes”. Es muy probable que exista alguna deficiencia en su vida que lo ha llevado a acomplejarse de tal modo que su única salida es comprarse un carro que finalmente rinda más que él. Como su auto se convierte básicamente en su hijo, le presta atención y cuidado como a pocas otras cosas en su vida. Le conversa, lo limpia y le compra accesorios que traten de acentuar lo atrevido y retador que es su vehículo. Este personaje es fácilmente visto en las calles limeñas, es ese que te toca bocina cuando estás parado en luz roja esperando el cambio. Si bien suele manejar con la ventana abierta y el brazo afuera, la sube instantáneamente cuando ve que se acerca algún mendigo a pedirle dinero. Obviamente, maneja con la música a todo volumen y tiene un colgador de lentes de sol en la pantalla superior del parabrisas.

137 Ilustración: Ñaña León

137


Porque Sí

138


Carta Abierta Estimadas personas involucradas en el servicio de atención al cliente: Dirigimos esta carta a modo genérico porque sin duda existen muchos individuos involucrados en este proceso y creemos que cada uno juega un rol fundamental e igual de importante de destacar. Para efectos prácticos, lo que queremos decirles es que, por favor, entiendan la importancia de su trabajo. No es un saludo a la bandera o solo una firma en su mail, son ustedes quienes tienen la responsabilidad de hacer que el servicio brindado a los clientes llegue de la mejor manera posible con el fin de asegurar que queden satisfechos. Bien saben que existe competencia en todo rubro y es el servicio al cliente lo que puede determinar su fiel estadía o eterno adiós. Punto uno: la atención telefónica. Si van a implementar sistemas automáticos de respuesta, en donde tienes que marcar 1, 4, 5, 3, 7, 9, y # (en ese orden) para poder hablar con un humano, empezamos mal. A nadie le pone de buen humor ser paseado por una respuesta robótica, sobre todo cuando tienes que tragar y digerir toda la explicación de lo que sucederá cuando presiones cada botón del menú. Así que, de ser posible, es recomendable tener en la primera tirada del menú la opción de hablar con un “representante”. Créannos, el groso de sus clientes se lo agradecerán. Punto dos: mantener la compostura. Hay todo tipo de clientes, desde los más amables hasta el más malcriado del siglo. Pero, quieran o no, es parte de su trabajo saber lidiar con cada uno. Al cliente nadie le exige mantener el buen trato y la ternura. Es trabajo de ustedes el saber cómo enfrentar a cada tipo de persona y explicarle, con lógica y coherencia, cómo solucionar sus problemas. No hagan gestos, caras, muecas o suspiritos indignados. Habrá veces donde el cliente los mandará a rodar y pedirá hablar con algún superior, en caso haya alguno. Bueno, dejen que así sea. La mayoría de veces los jefes pueden sacarles el problema de encima y asumir correctamente la situación si es que el error partió del cliente. En caso el error sea suyo, cómanse la culpa y propóngase mejorar. Punto tres: soluciones prácticas. No se lean el manual, usen la cabeza. Si llamo a un servicio de comida por delivery y hago alguna anotación particular, que se siga. Nada más. Nada menos. “No quiero tomate”. NO. ME. PONGAS. TOMATE. No es una pregunta capciosa. En caso se equivoquen –errare humanum est–, soluciónenlo de modo que se subsane dicho error. No se vayan de boca, pero tampoco propongan soluciones burocráticas que al final nos hagan perder el tiempo a ambos. Al final, es una cuestión de criterio y atención. Un cliente fiel es un cliente feliz, y un cliente feliz es rentabilidad asegurada. A veces hay que soportar ciertas cosas, sí; pero tengamos en mente que evitar un problema suele ser más fácil que solucionarlo. Atentamente,

139


140


Un año. Qué podemos decirles. Sería virtualmente imposible estar parados aquí, estar redactando este texto y estar planificando ediciones posteriores si no fuese por todas las personas que nos acompañaron todo este tiempo, algunos desde el inicio, otros desde un punto medio del camino. Lo importante es que cualquiera que se haya subido al coche con nosotros ha tenido las ganas y la disposición de apoyar nuestra cruzada. Primero y sin duda, a cada una de nuestras familias por confiar en nosotros y saber que lo que estábamos haciendo estaba bien y tenía un norte. Segundo, a nuestros amigos, quienes afirmaron desde el segundo uno que esto sería un éxito y que si alguien podía hacerlo, éramos nosotros. A la máxima ejecutiva y a los hombres de negocios que depositaron su confianza en nosotros, nuestras gracias no bastan. Fueron ustedes quienes finalmente validaron este proyecto y jugaron el rol de parteras al ayudarnos a traer a este monstruito al mundo. A nuestros lectores y anunciantes, porque son nuestra gasolina y motor, quienes nos dan seguridad de que estamos haciendo un buen producto. A Anto, Juanfran, Migue y La Bebé, porque siempre serán Corp y porque vivieron este año tan intenso junto con nosotros. A la Valqui, Mirji, Cami y Tali porque vieron nacer el proyecto y su corazón siempre fue parte de este. A Pollo por sus eternos cameos y autopromoción como modelo fetiche. A Kareen Spano por las inolvidables palabras de lanzamiento y a Luciano por seguirse prestando hasta el día a hoy a ser parte de nuestros inventos. A todos los que nos acompañaron en Old Corp: Peti, Meli, Deborah y Elvira, la perrita loca. A Ofisil por ser la mejor vecina del mundo y tener lámparas tan pajas. A Paloma ‘Miss Cupcakes’ Casanave, por mandarnos magia hecha bizcocho más veces de las que podemos contar, poniendo de buen humor a todo el equipo. A Denise de la Torre por ser nuestra amiga mil oficios, solo le falta vender la revista. A Da y Gabo, nuestros hermanos creativos y Domingueros favoritos. A nuestros colaboradores estrella: Luiscue, Lazafer, Gonzalo, Denisse, la Cholis, Zoe, Sebastián, Jacques, Vito, las PlusCollective, Mica, Maruja, Dominique, Ñaña, Isa, Giacomo, Jessica y Lily Gatins. A Anahí, Cotty, Diego y Felipe por ser parte clave de nuestro evento de lanzamiento.

Plaza21, el equipo de PATRIA, Meche Correa y Pablo Saldarriaga. A Bruno Ascenzo por sus columnas y apoyo constante y a Gachi Rivero por su amor ciego e incondicional en todos sus programas. A la tía Delia por mandarnos sorpresas culinarias y delich a la Corp. A Sandra y Giselle por haberse preocupado por nuestros temas imprentescos y solucionado nuestras crisis en el camino. A Perro por darnos los poderes y a Judi Dench por los primeros pasos informáticos. A Britney, la Dra. Ana María Polo y Almendra Gomelsky por ser las celebridades inspiración de la Corp. * clash clash clash * Respecto a esta edición de aniversario: gracias a María Paola por prestarse a ser parte de las altas esferas (eres la mejor), a Katherine Drago por su apoyo constante y oportuno, a Ivette por facilitarnos el trámite del panteón y a la Cri por siempre ayudarnos con sus datos inéditos. Al ingeniero Diez Canseco, Natalia García MB y Ale Elías por su gran ayuda en la universidad, ¡sin su apoyo la mitad de la editorial no hubiese sido posible! A Hilder por transportarnos siempre, por su buena onda y por estar siempre dispuesto a ayudarnos.

Algunos agradecimientos de la Corp: Fiore: Luego de un año de trabajo, quiero hacer un agradecimiento especial a todo mi equipo, por ser gente tan increíble y fuera de este planeta. Sigamos coleccionando aniversarios. RUF: Gracias a mis papás y familia en general, ya que todos son fans de la revista o por lo menos siempre tienen la buena onda de decírmelo. A mis corps por ser mis hermanitos de hábitat y respetar (casi siempre) mi silencioso rincón de la oficina. A # porque sabe cómo es todo y entiende mi cerebro, y a todos mis amigos por siempre hacerme acordar que, a pesar de todo, estoy en el camino correcto. Dani: Gracias a mamá, papá, Darío y Gabo, por dejarme hacer lo que me hace feliz, así ya no pase mucho tiempo en casa. A todos los corpsies, nuevos y antiguos, por dejarme ser parte de un proyecto increíble. A Bea, Jona, Carlos, Silvia, Fiore, Enrique, Brenda, Italo, José Carlos, Jose L., Jose E. y Benji por ser los mejores. A Gab por ser la primera de mis amigas en suscribirse (¡desde el número 1!), a los koalas y a los osos en la playa. A Foster The People, Graffiti6 y Discovery por ser el soundtrack. A los que estén leyendo mis agradecimientos a pesar de no conocerme, a Britney Jean Spears y, sobretodo, a la abuela Dora, que me enseñó a nunca perder el sentido del humor. Margarita: Gracias a mi mami que con sus besitos de buena suerte me ayuda a lograr mis objetivos. A todos mis compañeros por el apoyo que siempre están dispuestos a darme a pesar de tener diferentes responsabilidades. Cayo: Gracias a Frito por presentarme a esta gente maravillosa, a Migue por empujarme a saltar y a la niña loca porque sí.

A nuestros perfiles y entrevistados en esta y otras ediciones del pasado que nos quisieron y entendieron desde el principio (sin hacer problema como algunos otros mortis): Mateo Liébana, las gemelas Koechlin, Germán Jungbluth, Ricardo Morán, Piccini, Jely, Jessica Butrich, Abel Bentín, Maicelo, Giuliana Rengifo, Mateo Cabrera, Pepe Velásquez, los chicos

141


El Directorio Ani Alvarez Calderón Lord Cochrane 151 San Isidro 221 5159 anialvarezcalderon.com Atelier La Mocha Francisco de Paula Ugarriza 735 San Antonio Miraflores 445 2083 / 222 1731 Atómika Conquistadores 695 Piso 2 San Isidro 4410580 Cut Club Jorge Chávez 220 Miraflores cutclub@cutclub.com.pe

Malika Conquistadores 895 San Isidro 442 6388 Meche Correa Conquistadores 325 San Isidro meche@mechecorrea.pe Puma Boulevard Jockey Plaza puma.com Ripley ripley.com.pe Silvana Llosa La Paz 1662 Miraflores silvanallosalamparas.com

David Puerta 5080 Paseo de la República 5080 Boulevard Marsano Miraflores 994 172 237 Elfer Castro 5080 Paseo de la República 5080 Boulevard Marsano Miraflores 994 172 237 Intimoda Víctor Maúrtua 130 San Isidro 221 8376 Jessica Butrich Sirana Miguel Dasso 120 San Isidro 222 1731

Si consideras que tienes, o conoces a alguien que tenga, un trabajo que debería de estar publicado, ya sean textos, fotos, historias, pinturas, diseños o exposiciones caseras de macramé, nos gustaría revisarlos. Si tienes talento (pero de verdad) para algo en particular, háznoslo saber.

info@revistagaleria.pe 142


La Cita

“Si todo el año fuese fiesta, divertirse sería más aburrido que trabajar” William Shakespeare

143


Felices y orgullosos de ser parte de este increĂ­ble proyecto desde su nacimiento. ÂĄFeliz 1er aniversario,

!


o ser que vengan acompañadas de una propuesta, porque criticar sin proponer es para escasos). Que a nuestro alrede-dor y no hay razón para no sacarlo a la luz. Buscamos además criticar, descubrir y n temas cotidianos, comunes y circuns-tanciales a todas las personas que vivimos en esta ciudad. H aciendo lo que le dé la gana. Es por eso que decidimos aparecer para presentarles una alternativa dis írnos de los demás porque aprendimos prime-ro a reírnos de nosotros mismos. Prometemos recono pinar de los casos contrarios. Por lo tanto, Galería es una revista que rendirá tributo a la meritocracia en el mundo de las publicaciones con nosotros. Aunque existen múltiples formas de ser impío dentro solo nos deja ver como terrible, procaz e innombrable a la infidelidad física; entiéndase: tú en pelota os calamidades? ¿Viene en jarras de chela heladita? ¿En unas buenas risas con amigos? ¿En una bor como le da la gana? Hoy en día caminamos, manejamos, corremos, comemos, dormimos, trabajamo n parar a pensar ni sentir que en cada día deberíamos tener pequeñas o grandes cuotas de felicidad. z que vas, algo cambia en tu vida. Ningún lugar del Perú tiene la magia que tiene Cusco. Lugar a don nvirtiéndolo automáticamente en la urbe más cosmopolita del mundo. Cusco tiene videntes, leyenda distinta y única con cada persona que lo visita. Otras ciudades pueden decir que es muy alto y da so minos incaicos, poderes del más allá y, por supuesto, Machu Picchu. Es innegable que el Cusco, al i gar. Si bien visitar alguna otra ciudad también te puede hacer feliz, la Ciudad Imperial hace que volun na de ellas fue nominada al Oscar. Sí, Osquitar. Eso antes parecía un sueño inalcanzable, como el Mu olazo para un país donde la mayoría de los recursos para hacer una película provienen de concursos ula no es tan caro como uno creería. www.revistagaleria.pe Es decir, es caro, pero si la idea es bu fresco sobre las películas peruanas que han dejado algún recuerdo en el público. Dejo en claro que calle, y quizá el recuerdo se deba a una imagen, un texto o un afiche. Si queremos hablar de la exis oria Estefan y su Miami Sound Machine. Es un puente bastante extenso y algo extremista, pero los qu signa todo un rigor a lo habitual. La sociedad global latinoamericana, contando con integrantes desde pesar de su dura realidad, te puede hacer pensar que la vida es un carnaval. Siendo una región carga ada por la disconformidad y la pasión.Pero ya estamos a finales de año, el verano empieza y todo en m star presentables en poca ropa, sino una estrategia social digna de mediadores de problemas internac más cercana a las discotecas veraniegas, 25.05.2012 y si es posible que sea una mezcla de las dos más felices-, viene la cosa seria: el verse correctamente puesto para el verano venidero. La magia d n regalo inesperado; por otro, ese juego que realiza nuestra mente en el que analizamos la cercanía mocionantes una vez que se acerca el momento clave de recibir el regalo. Dependiendo de cuánto no almente queremos, de modo que esto nos alegrará tremendamente. Sin embargo, es importante re ces ni siquiera tenemos tan claro si en realidad queremos alguna cosa específica, y es entonces cua n tu vida, dejándote tan pasmado. Es en ESE momento particular en el que puedes sentirte feliz de n mente recordarás más que si tú lo hubieses elegido. Entrar al mundo de Jessica es como ingresar al e galletas de jengibre. Su estilo se respira en todos lados: su casa guarda una dulzura de estilo vintag celestes, los muebles victorianos y una sorprendente colección de libros acompañados por lámparas y racción central, una fiesta para la pupila que genera sensaciones y sería el terror de todo diabético. lor de la comunidad lo fue para los habitantes de la casa. Pensemos en nuestra ciudad-hogar y en uestros espacios públicos, que se privaticen, que cueste entrar a ellos. Tumbemos los muros, las reja acios públicos. Tengamos eso claro para que cuando finalmente gastemos plata en maquillar a nuest rnos en el suelo, en el círculo más grande y no nos daremos nunca más la espalda. Llegó un punto en s así que nace Galería, donde si bien ahora somos nosotros quienes nos exponemos a las críticas, no n orque criticar sin proponer es para escasos). Queremos ser una plataforma constante de talento. Cree or y no hay razón para no sacarlo a la luz. Buscamos además criticar, descubrir y, con mucho humor y munes y circuns-tanciales a todas las personas que vivimos en esta ciudad. Hoy existe la posibilidad ana. Es por eso que decidimos aparecer para presentarles una alternativa distinta a las propuestas q orque aprendimos prime-ro a reírnos de nosotros mismos. Prometemos reconocer, presentar y prom ntrarios. Por lo tanto, Galería es una revista que rendirá tributo a la meritocracia y no a la aristocraci ublicaciones con nosotros. Aunque existen múltiples formas de ser impío dentro de una relación, la mo terrible, procaz e innombrable a la infidelidad física; entiéndase: tú en pelotas y cruzando perni


eremos ser una plataforma constante de talento. Creemos firmemente que hay mucha gente con tale y, con mucho humor y un punto de vista muy particular, cuestionar normas y patrones preestable-cid Hoy existe la posibilidad de tener una vida con opciones abiertas de realización, donde uno puede viv stinta a las propuestas que actualmente existen en el país. Además, creemos que podemos y sabemo ocer, presentar y promover todo trabajo, producto o sujeto que se lo merezca, y, por igual, prometemo a y no a la aristocracia, de forma elegante, inteligente y entretenida. Gracias por empezar esta avent o de una relación, la hipocresía natural que poseemos nos hace convenientemente ciegos a todas ella as y cruzando perniles con una persona que no deberías. ¿Es esa emoción rara que nos sucede ent rrachera criminal con un one night stand included? ¿O simplemente no tiene formato alguno y viene os y vuelta a empezar, sin darnos mucha cuenta si realmente estamos contentos con nuestro día a dí Esto parecería ser inalcanzable simplemente por no quererlo ver. Debemos empezar diciendo que un nde vayas a comer, es delicioso. Sus calles y bares siempre están llenos de viajeros de todos los paíse as, historias y cuando uno lo conoce empieza a crear las propias; se genera una relación especialme oroche, pero Cusco las noquea con sus catedrales monumentales, ruinas ancestrales, baños caliente igual que sus noches, esconde miles de secretos y energías particulares que no se encuentran en ot ntariamente busques serlo. En los últimos dos años se estrenaron más de diez películas nacionales undial. Pero, bueno, pasó. La película casi gana, aunque fue superada por otra impecable. Igual fue u o dinero enviado del extranjero. Conversando con algunos directores, me cuentan que hacer una pe uena se puede lograr con esfuerzo y austeridad. A continuación, presento una lista para ir poniéndolo está basada en una selección totalmente arbitraria y subjetiva de una encuesta a viva voz realizada e stencia de una cultura pop latina, en cuestión de términos, estaríamos hablando del Che Guevara o d ue somos de acá podemos deducir la figura. La naturaleza de su gente -aunque suene un tanto fieroe amigables a atrevidos, por su modo singular de llevar una existencia aventurera, que contagia energ ada de dictadores, revoluciones y demás, este tipo de coyuntura hace que una actitud entusiasta impu mí sigue igual de errado y poco prometedor para el bikini soñado. El verano no solo nos trae el reto d cionales. Todo empieza armando un grupo de amigos con quienes alquilar una casa en la playa de mod s, mejor aun. Solucionado el tema de la casa –o de qué amigo tiene casa para que le podamos caer d del regalo sorpresa recae en varios aspectos de la situación: por un lado, la obvia sensación de obten a del regalo a obtener con uno que realmente deseemos. Estos dos sentimientos pueden ser igual d os conozca la persona (o qué tan bien haya hecho sus averiguaciones), el regalo será similar a lo qu ecalcar que existe una mística particular en no tener la más remota idea de qué nos pueden regalar. ando llega repentinamente este regalo sorpresa que no tenías idea que existía / necesitabas / encajab no haber esperado nada y darte con el asombro de recibir algo inédito que, al final de la historia, seg l mundo de Hansel y Gretel y comprender por qué entraron a la casa de paredes de caramelo y puert ge que parece darle un homenaje póstumo a la década de los veinte y cincuenta. Los azulejos blanc y objetos que emanan diseño y arte en el ambiente. Su cocina es . El valor de la coherencia fue tan importante para Rosita, como nuestra comunidad. No dejemos que por nada del mundo ultraje de nuestros e as y a todo aquel que piensa que se puede apropiar tra ciudad, lo hagamos con el orgullo de saber que venimos a se n el que me dije: más inteligente que criticar, es hacerlo uno mism nos importan (a no ser que vengan acompañadas de una propuest emos firmemente que hay mucha gente con talento a nuestro alred y un punto de vista muy particular, cuestionar normas y patrones preestable-cidos en temas cotidiano d de tener una vida con opciones abiertas de realización, donde uno puede vivir haciendo lo que le dé que actualmente existen en el país. Además, creemos que podemos y sabemos reírnos de los demá mover todo trabajo, producto o sujeto que se lo merezca, y, por igual, prometemos opinar de los caso ia, de forma elegante, inteligente y entretenida. Gracias por empezar esta aventura en el mundo de la hipocresía natural que poseemos nos hace convenientemente ciegos a todas ellas y solo nos deja v iles con una persona que no deberías. ¿Es esa emoción rara que nos sucede entre dos calamidade


M

M

X

I

I


Galeria 13