Page 1

ENCIÉRRENNOS/

18+

12

El trabajo de Lucía Cuba en NY


JoC Escudero Director General Rafael Urbina Fletcher Director de Contenido Fiorella da Ponte Coordinación de Arte y Producción Cayo Navarro Jefe de Arte José Andrés Maratuech Ejecutivo Comercial Andrea Matta Periodista Leslie Hosokawa Fotografía Daniel Ángeles Asistente de Arte Mario Saldaña Asistente de Producción Sumiko Horiuchi Asistente de Logística Margarita Corcuera Administración Vilma Ramos Contabilidad Ximena Basadre Correctora Sr. Gregorio Limpieza

Publicado por

Psje. Mártir Olaya 260, Miraflores, Lima 18, Perú. Depósito Legal: 2011-05257 (51-1) 241-6830 Impreso en QuadGraphics Peru S.A. www.revistagaleria.pe ventas@revistagaleria.pe

Foto carátula: Josefina Alazraki

07


Contenido

08

20

Fortuna por moneda

24

Sensaciones acrĂ­licas

30

Sky Room

40

Soul Clap

56

Sin silenciador: el dealer

68

GuĂ­a de etiqueta para smartphones

72

Fuera de bromas

80

Historia (incompleta) de la marihuana

< 60

T.O.W.Y.

08

Foto: Josefina Alazraki


Carta del editor

09

Escribo esta carta desde otra posición. No, no hablo de sentarme diferente o escribirla echado boca abajo como quinceañera. Escribo esta carta desde otra perspectiva. Hoy estoy parado en un lugar distinto y por primera vez se siente así. De un momento a otro dejé de ser yo -un chico que veía televisión, amaba el hueveo y tomaba Coca-Cola todo el día- para convertirme en director y editor de una revista, una publicación que mucha gente está leyendo y usando como referencia para muchos proyectos que se llevan a cabo en nuestro país (y algunos otros países también). Estoy orgullosísimo del producto y del cambio que generó en mí, pero no había caído en cuenta de este hasta que hace poco cometí un error. Me equivoqué como cualquier ser humano y me asusté. Es difícil entender la presión o la responsabilidad que implica tener el cargo que tengo. Quiero aprovechar esta carta para pedirle disculpas a todas las personas a las que pude ofender (sin quitarle veracidad a muchos de mis argumentos, pero como siempre suelo resaltar: no es el mensaje, sino la forma). Aprender implica mejorar y supone, muchas veces, enfrentarte partes tuyas que a veces no quieres ver. Por otro lado, este cargo también tiene sus ventajas: tengo la libertad de hablar sobre temas a los que consideramos relevante prestarle atención; va más allá del arte, esto pasa por analizar muchas de las cosas con la que convivimos diariamente en nuestra ciudad. En esta edición en particular hemos tratado algunos temas que han sido siempre muy tabú (y siguen siéndolo hasta hoy), desde las brujas y el submundo esotérico hasta la controversial realidad de la marihuana, dada la ocasión especial (4/20). A manera de conclusión, me gustaría decirles, estimados lectores, que he cambiado. Hemos cambiado. Esta es la edición número 12, de modo que la siguiente edición será para celebrar nuestro aniversario, ya que fue en mayo del año pasado que nació esta publicación que ha buscado generar un cambio que poco a poco se está consiguiendo. En las dos últimas semanas cambié, aprendí, me dijeron un par de cosas en la cara que nunca me había dado el trabajo de escuchar y hoy las tomo en cuenta. No solo para mí, sino también para la revista. A partir de nuestra próxima edición esta revista se va a sentir distinta porque llegó la hora de crecer. Somos grandes, seámoslo siempre.

Foto: Leslie Hosokawa

09


Colaboradores 01 Araceli Puyardó

06 Chanito Kent

11 4D2 Studio

02 Giancarlo Salvador

07 Teo Pinzás

12 Victoria Olano

03 Jacques Ferrand

08 Luis Cueto

13 Yerko Zlatar

04 Juan Tragant

09 FDA

14 Daniela Carvalho

05 Lucía Cuba

10 Milagros Plaza

15 Josefina Alazraki

Redactora Nací en Pamplona, España. Soy hija de padre vasco y madre polaca; creo que eso ha influido mucho en las “particularidades” que hay en mí. Soy abogada pero siempre he querido ser actriz, aunque por el momento me hace mucha ilusión escribir cuando se me da la oportunidad. Llegué a Perú hace 9 años y creo que ya soy prácticamente una local; los chilcanos tienen gran parte de la culpa. Soy fanática del vino, las conversaciones largas, las gafas de sol, hacer bromas y sobre todas las cosas, reírme de mí misma.

Ilustrador Siempre he tenido como sueño y meta hacer juguetes de vinil o accesorios con mis ilustraciones. Mientras ese momento llega, siguen todas dando vueltas por mi página en Facebook. Dense una vuelta por ahí y si hay alguna idea flotante en la cual pueda ayudar, lo haré con gusto. www.facebook.com/borogo

Fotógrafo Fotógrafo, coleccionista de antigüedades y amante de los gatos. Uno de nuestros colaboradores favoritos y siempre estaremos felices de publicar su trabajo.

Director de Arte www.juantragant.com /////////////////////////////////// ////////////////////////////////// /////////////////////////////////// /////////////////////////////////// /////////////////////////////////// ///////////////////////////////////

Diseñadora Psicóloga social, diseñadora de modas, salubrista y cantante (fotógrafa aficionada eventualmente). Duermo poco y sueño mucho (por más cliché que suene). Soy fiel creyente del “menos es más” y del “síganme los buenos”. Mi trabajo pretende dialogar con las dinámicas entre lo estético narrativo y lo social discursivo. www.luciacuba.com

10

Redactor Fusce mattis porttitor urna, molestie pellentesque ante mattis at. Donec fermentum, tortor a aliquet ultricies, dui ligula porttitor neque, eu scelerisque nisl urna vel ipsum. Nulla vel tempus lorem. Integer aliquet aliquet nibh vitae lobortis. Nullam aliquam nisl nec ante faucibus auctor. Mauris ante sapien, facilisis id blandit nec, interdum sed augue. Aenean id ultricies tortor. In eget.

Redactor Mayoritariamente nocturno. Estudié literatura en la PUCP para llenar las horas de insomnio con algo. Después se me pasó el insomnio, pero quedó la costumbre de rumiar libros. Ahora soy editor en el Fondo de la PUCP y freelanceo como mercenario de la pluma en algunas publicaciones; mentalmente, buceo todo el tiempo. Quiero escribir una novela, pero me gana la procrastinación. Pronto. Mañana. Mientras tanto, escribo poemas en el micro.

Redactor Comunicador PUCP (sí, con todas sus letras). Director de Contenidos de una linda agencia de Marketing Digital. Escritor ocasional. Missioner.

Redactor La música electrónica no es un género musical, es solo una nomenclatura para la música creada a través de un medio electrónico. Considero que es el género que evoluciona más rápido, tiene menos limitaciones y por lo tanto tiene mejores probabilidades de proponer algo nunca antes escuchado.

La Calle Dizque fashion blogger aunque en realidad estudió Diseño de Interiores. Detesta bañarse los domingos y nunca se peina. Tiene una adicción compulsiva por los zapatos y le encanta planchar (no pregunten por qué). Admite que primero hace y luego piensa y que jamás sale a la calle sin agenda, Blackberry y/o cámara. Le joden las personas que no aceptan los cambios y le tiene pánico a las cucarachas. www.styleinlimablog.com

Ilustradores 4D2 Studio es un estudio de ilustración, arte, diseño y concept art integrado por Alonso Saavedra y Rafael Lanfranco. Alonso es diseñador gráfico de la Pontificia Universidad Católica con vasta experiencia en animación y dibuja desde que tiene uso de sus manos. Rafael es abogado con una Maestría en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Boston y artista autodidacta. Iniciaron 4D2 Studio hace ya casi dos años en Starbucks del Óvalo Gutiérrez, San Isidro.

Styling y Dirección de Arte Diseñadora de moda y estilista nacida en Barcelona; por casualidades de la vida acabó creando su propia marca y viviendo en Lima dos años. Aunque ha tenido que regresar recientemente, se acuerda muy a menudo de los increíbles momentos que pasó allí, extraña mucho a sus amigos y promete venir de visita pronto. www.victoriaolano.com

Ilustrador Artista plástico, diseñador gráfico y director de arte. Le gusta cachinear discos, revistas y aparatos antiguos. Vive en Cusco hace un año donde maneja la tienda de diseño/galería de arte PUNA.

Portafolio Ilustradora, diseñadora gráfica y fabricante de tonterías varias. Publicista por necesidad, me aburre el InDesign. Vivo en Barcelona hace 4 años, tomando el sol, reciclando vidrio, pescando olas, aficionándome al vino, yéndome de festivales, madrugando, aprendiendo, trabajando y tomando fotos mientras.

Fotógrafa www.josefinaalazraki.com


01

06

11

02

07

12

03

08

13

04

09

14

05

10

15 11


Estrategia de Marca Identidad Corporativa Packaging Retail Design www.studioa.com.pe


ReTuits (sic)

@korochi «Me hackearon» es el nuevo «yo no fui».

@mildemonios Según estudio de la ISIL, jóvenes gastan 50% de su sueldo en “productos tecnológicos”. O sea, en su celular.

@mariale21 Feliz día de la mujer a Richard Dulanto.

@Veterinauta Ojalá te menten la madre el 2do domingo de mayo

@desviada Si mi cuerpo fuera un templo, habría misa todos los días.

@CamiBP Todos los ascensores deberían tener espejo, casi como por seguridad.

@SusyDiazTO Que rico he almorzado! Estoy mas llena que testiculo de cura!!

@ale_who En el infierno TODOS los días hay actualizaciones de iTunes.

Síguenos en @revistagaleria

13


Querida ¿Dudas existenciales? ¿En búsqueda de consejo? ¿Tienes alguna sugerencia? ¿Quieres quejarte de algo y nadie te hace caso? Escríbenos a queridagaleria@revistagaleria.pe

Errores virtuales

Chocolate

Insecticidio

Querida Galería: Antes que nada, quiero felicitarte por ser tan genial todos los meses. Mi pregunta es la siguiente: ¿qué opinas de los graves errores que cometen los Community Managers actualmente en redes sociales? Diariamente se ve desastre tras desastre. ¿Es tan difícil ser un CM decente en estos días? Sé que errar es humano y quizás a uno se le pueden confundir las cuentas por andar apurado (o ser algo desordenado) pero, ¿cuándo aprenderán que, por ejemplo, los chistes luego de un terremoto, no funcionan?

Querida Galería: Me está preocupando un tema recientemente. Siempre lo he tenido presente pero últimamente se ha convertido en una inquietud: creo que soy adicta al chocolate. Yo sé que todo el mundo ama el chocolate y de vez en cuando todos se ríen llamándose a sí mismos adictos, aunque creo que yo bordeo un caso clínico. No soy una persona obesa ni con gran sobrepeso, pero me he visto despertándome varias noches yendo a arrasar con una caja de bombones que mi madre escondía, además de tener yo un pequeño cajón con gollerías varias, mismo Eddie Murphy en El profesor chiflado. Hago ejercicio (a veces) y no como muchas porquerías fuera de tanto chocolate. ¿Debería preocuparme? ¿Estoy loca?

Querida Galería: En los últimos meses –me imagino que se debe al verano– ha habido una cantidad innumerable de insectos y bichos de todo tipo que han decidido invadir mi casa de la manera más impertinente posible. He estado matando sin cesar a miles de arañas, cucarachas, moscas y zancudos que se han cruzado en mi camino. Me he dado cuenta de que disfruto cuando el veneno insecticida se reparte en una colonia de bichos y todos pasan por un atontamiento que termina en su segura muerte. Últimamente me he sentido algo sádico o cruel por el placer que me causa la muerte de estos insectos invasores. ¿Debería sentirme culpable? ¿Está bien que siga deleitándome con el retorcimiento de estos?

Gabriela Querida Gabriela: Ante todo, gracias por las felicitaciones. Para responder tu pregunta: creemos que las exigencias de este mundo moderno han generado la aparición de nuevos trabajos y ocupaciones que, lamentablemente, muy poca gente se ha dado la oportunidad de explorar o estudiar a fondo, probablemente por la necesidad latente que ha surgido en manejar temas de este tipo. En el caso de los Community Managers, cuyo labor recae en controlar las redes sociales de empresas y/o marcas, se ha caído en el craso error de creer que alguien, tan solo por ser loquito Twitter o loquita Facebook, puede manejar la responsabilidad de ser la voz de dichas marcas ante el público. Los ejemplos que mencionas muestran que claramente no es así. Es probable que con el tiempo se profesionalicen más dichas labores, pero, mientras tanto, solo podemos recalcar la importancia de tener criterio y tino. Se requiere muchos ladrillos para construir un muro, pero solo una bomba para tumbarlo. Así que cuidado con las palabras que se elijan. BOOM.

Forever gordita, Pamela Querida Pamela: En este caso, más importante que analizar qué cosa haces, es por qué lo haces. Cuando te entregas desmesuradamente a cualquier elemento adictivo (alcohol, drogas, comida, sexo, etc.) puede significar muchas veces que estás tratando de llenar algún tipo de vacío; valdría la pena analizarse un rato y ver si realmente es así. OJO, no somos psicoanalistas ni pretendemos darte una opinión clínica, simplemente nos basamos en lo que nos cuentas para generar conclusiones coherentes y un consejo adecuado. Si consideras que no es tan extrema la situación y que con una buena dosis de ejercicios se ve solucionado, mantente tranquila. Pero igual, como dicen todas las madres: todo en exceso es malo. Nos imaginamos además que la tuya lo debe decir mucho más fuertemente, considerando que te estás embutiendo sus chocolates a escondidas. Bon appétit.

14

Paolo Querido Paolo: No te vamos a negar que es algo que le pasa a muchos de nosotros. Quizá encontrar un deleite en la muerte de los insectos es algo… extremo, pero el tema de tener que morir es, lamentablemente, inevitable. A menos que decidas recolectar a mano todos los insectos y arácnidos de tu casa para echarlos en el parque más cercano, tendrás que limitarte a compartir tu espacio con ellos o rociarlos con piperonilo butóxido y esperar su inminente partida. En todo caso, si tu casa está llena de bichos y la situación no parece cambiar, te recomendamos preocuparte por el estado de tu hogar, quizá tengas que llamar a un fumigador para que se encargue del problema.

14


La Lista

Diez cosas que me pasan de vueltas Joaquín de Orbegoso Joaquín es una cara que estamos empezando a ver muy seguido y nos cae cada vez mejor. Pasando por un repertorio de novelas y series como Al fondo hay sitio y Ana Cristina, le toca ahora jugar el rol de villano en la nueva producción Corazón de Fuego. Si bien actualmente le encanta actuar, su pasión es correr tabla. Al igual que a todos nosotros, existen muchas cosas que lo hacen pasarse de vueltas, de modo que el reto fue armar una lista que solo contenga diez de estas.

1 Las compras de la semana. 2 Que me tramiten. 3 Que el día sea tan corto. 4 Los parques con rejas. 5 La avenida Huaylas. 6 Que me guste el fútbol. 7 Las malaguas y –ahora también– los cangrejos ermitaños. 8 No encontrar mi súper poder. 9 La palabra sachet. 10 ¡Esta lista!

Foto: JoC Escudero

15


La Calle Barcelona

16

Fotos: Milagros Plaza styleinlimablog.com


18

Para ver las direcciones consulta El Directorio en la pรกg. 98

Pineapple Express (Ediciรณn Extendida) Amazon

Sintetizador Anรกlogo Korg Monotron Amazon

Blunt de Cosmopolitan La Casa del Fumador

Lentes Frogskin Oakley Ripley

Pastillas de menta Ice Breakers Jet Market

Case con forma de pila La Casa del Fumador

Jugo de naranja San Pellegrino Wong

Pipa de aluminio La Casa del Fumador

City Lego Ripley

18


La Compra

Barra de caramelo Push Pop Jet Market

Filtro Rizla La Casa del Fumador

Roleador Gizeh La Casa del Fumador

Chocolate Ritter Sport Jet Market

Limpiapipas Candy La Casa del Fumador

Plastilina Play-Doh Wong

Fly me to the moon, let me sing among those stars Let me see what spring is like on Jupiter and Mars In other words, hold my hand In other words, baby kiss me Fill my heart with song, let me sing for ever more You are all I long for, all I worship and adore In other words, please be true In other words, I love you Frank Sinatra – Fly Me To The Moon まごころを、君に

19


20


Fortuna por moneda Por Araceli Puyardó Ilustraciones: 4D2 Studio

“I am the master of my fate I am the captain of my soul” Invictus

A

l igual que a la mayor parte de seres humanos que habitan la Tierra, me encantaría saber qué va pasar mañana con mi vida. Quizá es porque todos tenemos algo de control freaks y queremos fiscalizar cada detalle o tal vez porque la explicación racional de las cosas que dice que “polvo fuimos y en polvo nos convertimos” se nos queda corta. La cuestión es que, como muchos otros, la idea de que exista gente que posea algún don sobrenatural para poder predecir el futuro me ha generado siempre muchísima curiosidad. No les voy a mentir, hasta hace unas cuantas semanas les hubiese dicho que era escéptica, aunque en el fondo gran parte de mí quisiera inclinarse a pensar que sí existen personas con la capacidad de ver un futuro predestinado. En todo caso, creo que me parecía más divertido creer en eso y todo lo que dicho tema conllevaría, a diferencia de tener que aceptar una simple explicación lógica, científica y racional para descartar de una vez por todas el bullshit de la media naranja, el destino y misceláneos.

pasar efectivamente sucede (peor aún cuando –misma ley del Murphy– era lo que NO querías que pase); o cuando justo aquella persona en la que tanto estabas pensando pasa frente a ti en el último lugar donde humanamente se te ocurría que podrías encontrarla. ¿Pura coincidencia?

Tenemos que aceptar que sí hay algo extraño en la recurrencia de eventos inexplicables, como cuando suena el teléfono y antes de contestar ya sabes quién está llamando; cuando alguna situación que presentiste que podría

Para empezar mi seudo-aventura periodística, busqué primero conversar con personas adictas a visitar brujas para que me pasaran algunos datos. Déjenme decirles que, aunque no lo crean, abundan, y no solo eso, ¡se lo creen! Ya

Es claro, entonces, que dudas respecto a estos temas nos surgen a casi todos. Fue precisamente hace unas semanas que me encontré hablando de este asunto con dos amigos míos. Discutíamos, cual concurso de quién tiene la mejor historia fantástica, todos los relatos que cada uno había escuchado sobre el tema y me propusieron que, como quien no quiere la cosa, podría empezar una pequeña investigación paseándome por cuanto brujo bien pagado pudiese encontrar en Lima para tratar, de una vez por todas, de decidir si creía que el destino está premeditado cual mano que mece la cuna o si es que todo es finalmente un gran conjunto de simples y aburridas coincidencias.

21


Fortuna por moneda había escuchado de toda una gama de personas, incluso presidentes, que consultan brujas de cuando en cuando para absolver sus dudas existenciales, sin embargo, nunca esperé encontrar tanta gente de mi entorno que fuese fanática de estos temas, por más diferentes que estas sean entre sí. Lo más sorprendente fue que, contra todo pronóstico, encontré más hombres que mujeres. Considerando que son ellos quienes se jactan de ser más “racionales”, imagínense mi asombro. En cuanto al tipo de sesión esotérica a la cual someterse, la verdad es que hay de todo y para todos los gustos: tarot tradicional, tarot asturiano, tarot egipcio, el péndulo, lectura del café y del té, cartas de los ángeles, las entrañas del cuy, etc. You name it, they have it! Habiendo hecho bien mi tarea, decidí dejar de lado el miedo que siempre había tenido a ser sugestionada y saqué una cita con una señora que me recomendaron como la más acertada y, además, la más seria de todas. Una vez que llegué, decidimos que armaría mi carta astral y también me leería el tarot asturiano (no sé de dónde coño vendrá lo de asturiano, pero si por ahí me soltaba que me voy a casar con el Príncipe de Asturias y que lo acompañaría eternamente a la Copa del Rey, yo encantada, señora hechicera). Más allá del sobrecogedor aroma del incienso prendido, los artefactos eléctricos tapizados con telas que parecían una fusión de hindú con shipibo y del radio inútilmente escondido que emanaba una música que parecía traída de los Himalayas para darle un tono “hipnochic” a la sesión, en un principio, según yo, todo fue por buen camino. Me dijo, en primer lugar, que era una persona muy mental pero a la vez muy impulsiva, que me recomendaba escribir para sanarme (¿estaba enferma? Primera noticia) porque era “muy buena para eso”. Luego me soltó todo un rollo relacionado a temas amorosos (por lo que he escuchado es clásico que toquen ese tema en este tipo de sesiones), al cual atendí sin chistar, tomando la información que me convenía creer. Así que salí feliz, pensando que mi futuro iba ser maravilloso una vez que pasara exactamente todo lo que la bruja me dijo.

22

No obstante, a medida que pasaban los días y le iba contando mi maravillosa sesión espiritual a cuanta amiga tenía ganas de escucharla, el eco de mi cuento me hizo darme cuenta que, en realidad, lo que me había dicho la bruja no estaba muy lejos de ser algo que se podría aplicar a cualquiera. ¿Inteligente, yo? Sí, como cualquier ser humano, ya que eso es lo que nos diferencia de los animales (con algunas excepciones donde el humano realmente actúa como un animal, claro está) ¿Escribir, yo? Soy abogada y ella lo sabía, ¿qué otra cosa podría hacer realmente bien? ¿Problemas amorosos? ¡Quién no los ha tenido! Pensándolo bien, y es aquí donde aterrizo mi muy personal opinión sobre el tema, no creo que haya nadie que pueda ver el futuro. Y si fuese así, ¡que mal pagados están los brujos! Créanme que si yo pudiese ver el futuro cobraría mucho más que 100 soles por sesión. Lo que sí creo es que se trata de gente realmente perceptiva, que logra tocar temas muy genéricos con los que cualquier ser humano se puede relacionar, pero te los plantean de modo muy astuto y personal. Y claro, tomando en cuenta que uno va al brujo cuando las explicaciones que uno tiene sobre lo que pasa y pasará con su vida no los satisfacen, obtenemos un famoso combo mortal: mordiste el anzuelo y trasladaste todas las ilustraciones generalizadas que te dijo el brujo a tu caso particular y ¡catabúm! tu futuro está hecho. Con la disculpa de aquellas personas que se ganan la vida con el maravilloso oficio de leer el futuro (si en verdad tienen poderes, por favor, no me manden la maldición de la Luna Negra), creo que más que personas con dotes supernaturales son individuos que cuentan con un alto nivel de percepción. Seamos sinceros, decirle a la gente que va a tener un hijo, conocer un extranjero maravilloso o tener un accidente, son cosas que entre los 15 y los 40 y pico, ¡nos pueden pasar a todos! Es ahí donde supongo que algunos brujos suertudos dan en el clavo y nace lo que llamamos su asertividad o buena reputación.

Más allá de considerarme agnóstica y tener serias críticas a muchas de las cosas que las monjitas me enseñaron en la escuela sobre la religión católica, existe algo que considero que el catolicismo plantea muy bien: el libre albedrío. Deberíamos acordarnos más seguido de que este existe y que está en nuestras manos. Es verdad que, tal como dice el mantra de los Alcohólicos Anónimos, hay que tener valor para aceptar las cosas que no podemos cambiar (si te dejó tu novio porque ya no está enamorado de ti o te volviste adicta al crack, por ejemplo); sin embargo, en lo que se refiere a lo demás, no necesitas gastar millones (o 100 soles) en un brujo para que después te sientes en tus laureles a esperar que llegue lo que te vaticinó con tanta convicción. Creo que es hasta algo mediocre y poco valiente de nuestra parte. Al toro por las astas. Si quieres algo o hay algún tema en tu vida que no camina bien, no tienes que ir a la bruja a buscar la respuesta. Coge la plata que te ibas a gastar en tu consulta esotérica e inviértela en algo que te haga feliz. Después será hora de preparar un plan racional y concreto para mejorar lo que esté en tus manos cambiar. Y sí, siempre habrá situaciones que cargan con cambios tan brutales que no tenemos idea de dónde quedaremos parados, o a veces sea quizá la monotonía de la falta de cambio la que nos empieza a frustrar la existencia. Pero para eso estamos nosotros mismos, todo lo que nos puede haber pasado en algún momento le ha pasado a miles de personas iguales a nosotros en diferentes partes del mundo (y en eso creo que se basan los brujos para hacer negocio). Sea lo que sea, no hay que olvidarnos que, en la medida de lo posible, está en nuestras manos ver cómo lo cambiamos o, en caso no sea susceptible al cambio, ver cómo lo manejamos. Definitivamente empiezo a convencerme de que la mamá de Forrest Gump era una mujer muy sabia: la vida es sin duda como una caja de chocolates de la cual nos puede tocar cualquier sabor.


23


SENSACIONES Acrílicas

24


Texto: Andrea Matta Fotos: Leslie Hosokawa

Pionera en el Perú en el trabajo en acrílico, Andrea Tregear combina su formación de arquitecta de interiores con su especialización en Espacios comerciales y Diseño de muebles. Ella expresa su arte tal como quiere que sean sus creaciones: claras y directas.

LA MATERIA ¿Siempre has trabajado con acrílico? Es un material que tengo totalmente desarrollado. Lo trabajo hace casi 12 años, pero empezó como un hobby. Comencé a conocerlo en investigaciones para trabajos de estudios, pero cuando lo encontré se quedó conmigo. Cuando empecé a estudiar otras cosas lo utilizaba en todo lo que trabajaba: lo incluía en diseños de moda, hacía vestidos de plástico, también en diseño de muebles, entre otros. ¿Qué te llamó la atención del acrílico? Cuando iba desarrollando mis piezas e investigando, siempre me llamó la atención lo relacionado al color y al brillo. ¿Es complicado de trabajar? No es un material fácil. Es complicado por mil motivos, empezando por el tema del pigmento. Tienes que escoger un buen color, sino le cae el sol y cambia a otro. Es también un material caro por el proceso, es difícil querer tener cosas que sean de plástico. A veces la gente piensa que al ser de este material es más barato, pero es mucho más complejo de lo que parece. ¿Cómo empezó tu experiencia acrílica? Me llamaba mucho la atención que hace diez años este material solo fuese trabajado para hacer cosas como repisas de zapatos, objetos baratos, burdos y simples. Nadie explotaba el material como yo sentía que se podía hacer. Me imaginaba infinidad de cosas para desarrollar y eso me empezó a maravillar. Quizás estoy encasillada en el acrílico, porque es lo que más he investigado y donde más técnicas he desarrollado, aunque estoy tratando de salirme un poco. ¿Es difícil? Es difícil porque cuando encuentras un nicho, estas cómoda; y cuando lo haces bien, es más difícil salirse de ahí. La gente ya te reconoce por lo que haces. Lo que estoy haciendo ahora es usar el acrílico junto con otros materiales, he hecho mesas con fierro, por ejemplo. 25


Sensaciones Acrílicas ¿Cuál es tu pasión? Soy una apasionada de la complejidad de una pieza, de lo que es un objeto en sí. Me maravilla tener cerca algo que me transmita una sensación. Me encanta observar, sigo una fuerte estética visual. Soy una artista visual. ¿Cuáles son tus referentes? En arquitectura son Le Corbusier, Khan, Siza o Meier, y en diseño Urquiola, Hayon, M. Gamper y Bouroullec. ¿Qué quieres lograr con tus piezas? Quiero que mis piezas transmitan algo, que veas mi vasija y te transmita un sentimiento. Su consolidación como diseñadora y artista ha significado que sus piezas se luzcan en vitrinas internacionales, como las de Australia e Italia. ¿Qué te inspira a crear? Me inspira todo lo que veo. Desde que estoy caminando o veo una construcción. El tema de la inspiración no es una cosa puntual, sino que ocurre en toda la cotidianeidad. Se genera de la necesidad que tienes. ¿Las creaciones dependen de tus vivencias? De todas maneras. Yo tengo un trabajo constante, pero siempre hay momentos en los que hay más trabajo que otros. Hay otros momentos en donde te vas de viaje y llegas bombardeada de información, con un ritmo distinto.

EL DISEÑO “Cuando trabajé en arquitectura de interiores estuve remodelando casas durante casi dos años y me pasaba de vueltas”, me cuenta Andrea. “Me aburría muchísimo, porque acá funciona un estilo limeño que se basa en tener lo que tiene el otro”. Que hasta ahora sigue… Sí, claro, pero ya está surgiendo una nueva corriente que se centra en tener lo que el otro NO tiene; un poco más de individualismo. Yo no hago productos para la gente, ni estoy pensando en la necesidad de la gente. Estoy pensando en lo que yo quiero hacer. ¿Cómo ves el tema del diseño en Lima? Ciertas empresas y marcas empiezan a abrir campos para los artistas y eso hace que todos nos vayamos ayudando. Es importante compartir. Lo que pasa es que a veces hay gente que es muy celosa con sus cosas.

26


27


28


Sensaciones Acrílicas ¿Hay actualmente alguna tienda en donde vendas tus creaciones? Penélope Montagni, es una tienda que tiene pocos meses funcionando. Es un proyecto con mucha proyección y esta creciendo cada vez más. La tienda tiene un gran potencial, pero sus dueños tienen paciencia. Saben que no es un mercado fácil. ¿Por qué? La dinámica en Lima, al menos en las tiendas de diseño, es la de mirar, mirar y no comprar hasta ver que el otro ya lo tiene. Existen esas casas típicas limeñas en las que mandan a hacer un mueble igual al otro. Por ejemplo, la casa de tu mamá, probablemente, tendrá la misma decoración que la tuya. Aunque eso está cambiando, ¿verdad? Tiene que ver con el crecimiento económico y la globalización. Que cada uno desee tener algo especial en su casa tiene mucho que ver con el autoestima del país y de su población. Tu casa refleja tu personalidad.

LA ARTISTA “Me gusta que el material se sienta como tal, que las cosas sean claras y directas. Que a la hora de doblarse el material, en este caso el acrílico, pueda hablar por sí solo”, explica la artista. ¿Sientes que ha evolucionado tu arte? Sí, sobre todo en un tema de seguridad. Cuando recién empecé tenía temor a la hora de ver la recepción del público. Es un constante aprender, entonces. Sí, es maravilloso. A mí me fascina el proceso de investigación y de exploración. Tengo momentos en donde me voy a investigar o, como yo le digo, pasear. De manera paralela es que empiezo a experimentar con el material. Todo te entra por los ojos y yo soy 100 por ciento visual. ¿Cuál es tu estilo? Algo que me define es que no me gusta el exceso de piezas. No me gusta decorar los objetos, lo que yo busco es que la pieza logre un objetivo y transmita una sensación, por ahí va mi rama. Un artista se va nutriendo de la manera en que él mismo vive. Cuando doblo el material con las manos no me interesa que tenga una forma en particular, sino que se desarrolle hasta donde pueda. No me gusta forzar ningún tipo de material. ¿Qué te define como artista? Lo que siempre buscaré es que la pieza se logre y que transmita una sensación. Por otro lado, siempre trabajo con una gama de colores que me caracteriza: turquesa, naranja, negro y blanco.

29


Sky Room de Jacques Ferrand

Angelique Mumenthaler y Victoria Olano Maquillaje y peinado, Luis Salcedo

30


31


32


33


34


35


36


37


38


Colecci贸n Victoria Olano 2012 Agradecimientos, Art Express 39


Everybody’s Freaky Under Nature’s Kingdom Texto: FDA 40


La era del estilo perdido llegó a su fin. Los tiempos de desbalances dimensionales en los que la buena música fue devorada por un hoyo negro de irracionalidades son ahora atravesados por un rayo solar proveniente de las lejanas constelaciones funky. El dúo Soul Clap, que estuvo en Lima para el Inti Fest 2012, musicaliza el renacimiento interplanetario que nos devolverá la armonía intergaláctica. 41


SOUL CLAP: Everybody’s Freaky Under Nature’s Kingdom

L

a música electrónica es muchas veces asociada con ruiditos que parecen tomados de un juego de Nintendo y ordenados con algún tipo de ritmo sin vida. Soul Clap desafía el status quo con una especial interpretación del house inspirado en el funk, disco y hip hop. El dúo nacido en Boston compuesto por Eli Goldstein y Charles Levine, refresca las pistas de baile con un sonido que acorta la brecha entre la música instrumental y la electrónica. Su álbum debut EFUNK imprime sabor en un género muchas veces considerado frío. Su estilo auto proclamado STD –Sexy, Tender, Deep– invade el mundo y promete cambiar la opinión del más escéptico opositor del género electrónico. Han visitado el Perú más de una vez. ¿Cómo ha cambiado la experiencia? E: El cariño que recibimos en Perú es muy cool, es de verdad genial. La primera vez que vinimos tocamos en Creamfields y fue increíble. Era un escenario enorme y sorprendentemente la gente disfrutó nuestra música. Digo sorprendentemente porque era nuestra primera vez en Perú. Aunque ahora con el Inti Fest, hemos tenido una experiencia mucho más personal con nuestros fans. Hemos conocido a muchos y creo que el público ahora sabe mucho más sobre nuestro sonido. En general, el Inti Fest es una experiencia muy especial, es un festival con los pies en la tierra, con sentido de comunidad, todas son vibras positivas y se siente una gran energía. En particular, esta última vez fue muy especial. C: El Inti Fest tiene proyectos amigables con el medio ambiente y de arte, se respira un vínculo de comunidad. El Perú es un lugar interesante, porque, por ejemplo en Asia, hay mucha publicidad, las marcas de alcohol y tabaco están en cada esquina tratando de empujar el consumo, es sobrecogedor. Entonces fue muy gratificante entender lo que hay detrás del Inti Fest, se siente muy roots. Los peruanos estamos algo obsesionados con la comida. ¿Les gustó algún plato en especial? E: ¡Perú y Japón se la llevan! C: ¡Cien por ciento! ¡La comida es espectacular! E: ¡El choclo! De otro nivel. C: Además aprendimos que el Perú es uno de los pocos países de Sudamérica en los que Monsanto no opera, entonces los productos son verdaderamente orgánicos. Nosotros tratamos de comer sano lo más que podemos, especialmente como pasamos tanto tiempo de

42

viaje, comer sano siempre es un bonus excelente. Comer cebiche y pollo… ¿Cómo se llama esa salsa amarilla? ¿Ají? C: ¡Ají! Pollo con ají, excelente. Algunos DJs veteranos dicen que las fiestas en la playa de Perú parecen Ibiza hace 15 años. ¿Ustedes encuentran algo especial en ellas? E: Nosotros no estuvimos en Ibiza 15 años atrás, pero creo que eso es algo genial de Sudamérica en general, tiene una verdadera energía joven. En los últimos dos años, especialmente en Perú, Colombia y Brasil, la gente aceptó muy bien el nuevo sonido, como Wolf & Lamb y Jamie Jones. Es muy estimulante tocar en Sudamérica ahora, con esa energía joven y apertura hacia nuestra música ¡Es genial! Y su música tiene algo de ese sabor y energía latina. E: Nosotros vivimos en Miami y estamos muy conectados con la vibra latina. C: Eli se casó en Venezuela recientemente (risas). También poner algo de castellano en la música o tocar remixes con esa vibra, canciones como “Tú estás en mi sistema”, la versión latina de “You Are In My System” de The System, en lugares como Colombia o España nos ganó el corazón de los latinos. Me gustó mucho el EFUNK, es sencillo pero inteligente. Es muy fácil de escuchar, pero sobre todo es divertido. ¿Lo ven como una historia de su música? C: Lo diseñamos para escucharlo en el auto o iPod, donde puedes tener una experiencia más personal, es muy fácil de escuchar. Algunas canciones van muy bien en la pista de baile, pero es más una experiencia personal, un viaje musical. Es la combinación de nuestras experiencias en la música, viajes y aventuras. Cada canción habla con una energía diferente, inspiradas en los diferentes géneros musicales que nos gustan. Estamos muy orgullosos del resultado. ¿Fue difícil completarlo con el horario tan variable que tienen? E: El plan original era componer el disco el año pasado. Cuando llegamos estuvimos con el proyecto DJ Kicks, luego la gira por Europa, a pesar de que avanzamos algo, nunca hizo click, no nos metimos en la onda. Pero en un momento dado nos enganchamos y vimos la luz al final del túnel, cuando estábamos cerca

de terminar nos motivamos mucho y lo terminamos rápido. Tuvimos que ponerle una fecha, marzo o abril del 2012 era nuestro objetivo. Creo que al final trabajamos mejor con plazos. C: A pesar de que el proceso creativo tiene su propia línea de tiempo, a veces la magia sucede como a veces no. Eli tiene razón, es arte, pero a la vez es trabajo. Necesitas tener algún tipo de limitación sino nunca terminas. ¿Cómo decidieron ser DJs a tiempo completo? E: La idea me daba vueltas desde que tenía 12 o 13, me gustaba el jazz y hip hop, Boogie Down Productions, A Tribe Called Quest. Escuchaba la música, no entendía bien lo que hacía un DJ exactamente. En esa época no había Internet, entonces empecé a preguntar y tratar de entender qué hacían y, mientras más entendía, más quería serlo. El scratching me encantaba, cuando llegué a secundaria trabajé para comprarme unas tornamesas, a los 14 ya experimentaba como DJ. C: Yo también era bien joven, veía películas como Juice con Tupac Shakur, y una película francesa La Haine (en castellano El odio), que trataba de unos chicos creciendo en el guetto. Hay una escena muy bizarra donde un DJ en los suburbios está en el piso 30, pone los parlantes contra la ventana y hace un scratch “Fuck the police! Fuck the Police!” y yo pensaba “¿qué está pasando acá?”. En esa época había batallas de DJs y DMCs. Poder ver a turntablistas como Q Bert o Rock Radar, y escuchar scratching en la mayoría de producciones de esa época. De hecho ya nadie hace scratching, ni siquiera en álbumes de hip hop. Pero antes eso era algo completamente nuevo, cuando empecé a ir a fiesta electrónicas vi cómo el hip hop, drum & bass y jungle iban juntos. También me crucé con el house, el funk, disco y toda esta música de mi niñez que estaba viva. Eso fue lo que terminó de convencerme. ¿Alguna vez tuvieron un trabajo normal de saco y corbata? E: ¡NOOOO! C: Yo tuve muchos trabajos cuando estaba en secundaria durante algunos veranos, pero en realidad esta siempre ha sido mi carrera. Aunque Eli y yo tuvimos como por cinco años un negocio de poner música en bodas y cumpleaños, hicimos millones de tocadas en centros comerciales, con música pop comercial y eso. Creo que por eso nuestros sets son tan eclécticos. Estuvimos trabajando fuera de la escena rave por mucho tiempo.


SOUL CLAP: Everybody’s Freaky Under Nature’s Kingdom Ustedes tocan con discos de vinilo en vivo, ¿qué encuentran especial en ellos? E: Los vinilos nos dan un sonido único, es un medio que no se usa últimamente. La ventaja para nosotros es que nos provee una fuente completamente distinta de dónde obtener música, y venimos comprando discos hace 15 años, así que tenemos una gran colección a la cual otros músicos no tienen acceso. Además, le da una fluidez especial a nuestros sets. La gente está acostumbrada a ver a los DJs con la cara metida en una laptop, el vinilo nos da la oportunidad de conectarnos con el público. Y le da importancia a cada canción, a veces parece que los DJs tocaran una sola canción toda la noche. E: Es verdad. Especialmente con los software como Traktor y la sincronización automática, a veces tocan tracks muy genéricos de principio a fin, ¡y todo parece una sola canción! En realidad se trata de altos y bajos, a veces incluso dejar que una canción termine y no mezclarlas todo el tiempo, crear momentos dramáticos. Se trata de contar una historia con tu set; para mí el vinilo es una parte esencial. Algunos sets a veces no son mezclados, sino con un fade in y fade out. C: Cuando hablamos de DJs como David Mancusso en The Loft, él llevaba a su audiencia a través de un verdadero viaje y rara vez mezclaba dos canciones. Los discos comenzaban y terminaban ¡Y eso no tenía nada de malo! Solo porque dos canciones no están mezcladas no significa que el set no sea efectivo. E: Para mí contar una historia es lo más importante de un set, pero tiene que ser largo para conseguirlo, al menos dos horas. Ahora todos están acostumbrados a tocar los hits por una hora, hora y media, y listo. Es un poco triste, pero hay mucha gente que todavía lo hace. Me gustaría pasar un mensaje a los nuevos DJs: estudien un poco de la historia, busquen y estudien sets de Larry Levan en el Paradise Garage. David Mancusso era un DJ tradicional de música disco, tienen que entender que no siempre fue una mezcla continua.

Ustedes han alcanzado el éxito como DJs, haciendo lo que aman, pero finalmente es un trabajo. ¿Alguna vez se cansan? C: ¡Nos cansamos de tanto viajar! Esa parte es un verdadero reto. Pero ver las caras de nuestros fans, escuchar nuestra música siendo tocada por otros y ver nuestra música en discos de vinilo es muy estimulante. Además, trabajamos durísimo para llegar a donde estamos. Y estamos muy agradecidos por nuestro equipo, es casi nuestra familia. Hemos podido tocar con nuestros ídolos, hace poco con Dock Martin y Marcus Wyatt, y hacer remixes de clásicos como “I’ll Be your Friend” de Robert Owens. Es muy gratificante saber que genios de la vieja escuela nos ven como los discípulos a quienes pasar la posta. Por ahora lo estamos disfrutando. Quizás los peruanos puedan encontrar una forma de viaje en el tiempo para evitarnos tanto aeropuerto y aviones, ¡los incas tenían mucha tecnología! (risas).

AURA MUSICAL

Datos determinantes sobre cualquier DJ. Primer disco de música que compraron: E: Michael Jackson – Bad C: Bob Marley Primer disco de música electrónica que compraron: E: Goldie – Timeless C: LTJ Bukem – Logical Progression Canción de funeral: SC: Funkadelic - Atmosphere

43


La Columna por Bruno Ascenzo

FAMILIA DISFUNCIONAL PARTE I

É

rase una vez, en una tierra no muy lejana -Lima, no seamos pretenciosos- un grupo de desadaptados que vivían desperdigados por el mundo. Un niño, menor de edad, que jugaba a ser grande. Una pequeña y rubia treintona con espíritu de quinceañera, y un flacuchento antisocial que ostentaba por doquier su independencia. El niño, a quien de ahora en adelante denominaremos “el bebe”, ingresó a trabajar como ayudante de producción en una obra teatral que marcó el despegue de la carrera del ahora actor de Broadway Marco Zunino. La rubia treintona -desde ahora, “la vieja”-, que trabajaba en ese mismo montaje, hizo buenas migas con el crío y se lo presentó a su mejor amigo, el flacuchento independiente, al cual, para efectos de resumen, apodaremos el “viejo”. Al viejo, el bebe le cayó mal. Bastante mal. Para decirlo claramente, al viejo le daba celos que su vieja tenga los ojos puestos en otro hombre. Otro que la hacía reír, que la llevaba a conocer sitios nuevos y con quien pasaba el tiempo que solía pasar junto a él. El viejo hizo hasta lo imposible para que la blonda ancianita desistiera de construir una amistad con el retoño. Y casi que lo logró. Casi. Como todos los años, el viejo y la vieja alquilaron la misma casa de playa en el soleado norte donde iban todos los Años Nuevos. Esta casa, bastante espaciosa, tiene capacidad para 16 personas, pero bajo los estándares ermitaños de ambo, solo estaban permitidos de invitar a un máximo de diez individuos. Once ya era demasiada gente. Para dormir cómodos y sin apretujes, decían. Y así sucedió. Armaron el grupo en cuestión, con personajes conocidos que pasaban por un estricto y privado casting que comprendía ítems de selección como “esa amiga tuya habla demasiado”, “no me gusta cómo come” o “va a hacer mucho calor y cuando suda, apesta”, compraron los pasajes y casi que estaba todo listo para recibir el inicio de los próximos 365 días metidos en el mar. Casi. Otra vez. De pronto, uno de los afortunados invitados decidió plantar a los viejos a último momento y cancelar su participación en el viaje. Dicho de un modo más terrenal y capitalista: de un día a otro faltaban quinientos dólares para completar la cuota de alquiler. ¿A quién invitar, entonces,

44

si la selección de convivientes había sido tan complicada? La vieja, con miedo, disimulando a más no poder su temblorosa voz, soltó un nombre sotto voce: “¿y si le decimos al bebe?”. De la nada el mundo calló. Silencio. El viejo puso cara de no-emotion y luego de una pausa tensa, contestó con displicencia: - ¿Al bebe? ¿Tu amiguito de Preludio? - Sí. Él seguro que va a querer ir. - No sé si el bebe me provoca. - Pero es divertido. - A mí no me da risa. - Vas a ver que es chistoso. - Es un chibolo. ¿De dónde va a sacar 500 dólares para ir a la playa? - Él tiene plata. Hay que decirle. - No me provoca. - No seas antisocial. - Soy antisocial. - Entonces paga tú los 500 dólares que faltan. - Ok. Avísale al bebe. El viejo era tan antisocial como tacaño. Había llegado el momento en el que su brazo debió torcerse y aceptar a un nuevo inquilino. Un casi desconocido, al cual, para colmo, le tenía celos y antipatías. Todo sea por ahorrarse unos centavos, pensó. “Total, la casa es lo suficientemente grande y no le tengo que hablar. Que vaya”. Acto seguido, la vieja le avisó al bebe y el bebe feliz aceptó. Todo estaba consumado. Ya en la playa, el bebe, ilustre extraño frente a todos los presentes, no parecía ser tan nocivo como el viejo había alucinado. Hablaba sin discriminación, con comentarios acertados y no pecaba de la odiosa tendencia limeña de la impertinencia y la invasión. Quería ser actor, como el viejo. Aspiraba a ser director de cine, como el viejo, y se pasó la mayor parte del tiempo intentando escribir una obra de teatro en su laptop, alejado del gentío playero, tal y como solía hacer el viejo cuando intentaba hacer volar su imaginación y aterrizarla en letras. El viejo sintió, de pronto, una ligera identificación. Y eso lo calmó. - “No me cae tan mal tu infante”, reconoció el anciano. - “Te dije que era buena onda. Solo que tú eres un necio”.

- “Vamos a ver cómo se porta en los días que vienen, sentenció el adulto mayor”, aún dudoso. Pues resulta que el bebe terminó siendo el alma de la fiesta. Congeniaba con todos los grupos y hasta hacía shows. Sí. Shows. Así como los shows que hacen los niños en Noche Buena. Había tenido vacaciones útiles en una reconocida escuela de baile y cada vez que los inquilinos playeros buscaban alguna distracción que no incluyera alcoholes ni sustancias, le soltaban “I’m riding solo” y él se ponía a bailar. Ingenuo y movedizo, bailaba con excesiva concentración para no perder ninguno de los pasitos aprendidos. Al término de la danzarina todos aplaudían chochos. Así, todos, poco a poco, lo iban queriendo un poco más. El viaje transcurrió sin complicaciones y el regreso a Lima era inminente. Los lazos de amistad estaban construidos y, mea culpas aparte, el viejo, la vieja y el bebe eran ahora una pequeña y unida familita. Once días en la playa se habían convertido en los cimientos de lo que, desde ese día en adelante y dentro de sus intrincadas y patológicas mentecillas, se denominaría la familia disfuncional. Ya en Lima, los tres eran amigos. Compartían intereses en común, tenían proyectos en conjunto y, lo más importante, manejaban el mismo sentido del humor. Todo era risas. Era momento entonces de buscar una que otra cabecita retorcida, algún patológico más que quiera unirse a este neo-grupo liberal. Unos cuantos más que, aburridos de los mismos temas, lugares y hordas de gente en busca de noche y diversión extrema, quieran unirse a esta bizarra cofradía apodada familia disfuncional. Y no llegó solo uno. No. No fue uno ni fueron dos. Fueron varios más. Particulares anacoretas que iban llegando e identificándose con el sentimiento de no pertenencia que cada uno de los miembros ya existentes llevaba consigo. Poco a poco se desechó el disfuncional y se institucionalizó La Familia. Así, con mayúsculas. Dicen que a la familia uno no la puede escoger. Lamento decepcionarlos. Algunos afortunados sí pudimos hacerlo. Pero ya se me acabó el espacio para seguir contándoles y este es solo el principio. Nos leemos en un mes.


El Espacio Saqra Av. La Paz 646, Miraflores (Pje. El Suche) Teléfono: 650 - 8884 www.saqra.pe

Saqra es un restaurante que si bien podríamos recomendar por lo deliciosos que son tanto su comida como sus postres y tragos, en este caso queremos resaltar la increíble experiencia que como local brinda. El lugar logra transmitir una energía que es respaldada por el estilo y color de sus mesas, sillas y decoración. Hasta ir al baño supone una experiencia surreal por la forma inédita en que está armado cada uno (no hay división por géneros, sino que hay dos baños, cada uno más bizarro que el otro). La locación es perfecta, está al inicio del Pasaje El Suche, en pleno corazón de Miraflores. La atención es increíble y no sales arrepentido de nada. Eso sí, saca reserva porque a veces se llena. Foto: Leslie Hosokawa

45


Portafolio

156centimetros.com


47


48


49


50


51


52

Publirreportaje


MAZDA: EL PLACER DEL MOVIMIENTO Manejar en el Perú es complicado. Analizando una visión macro, es un país de terrenos complejos y geografía complicada, lo cual se presenta como un reto para quien sea que lo enfrente. Por otro lado, centralizando esta visión, es una realidad innegable que la ciudad de Lima puede resultar caótica en lo que a su tránsito, congestión vehicular y gente irresponsable al volante se refiere. Ahora bien, si los conductores nos vamos a bancar todo esto, necesitamos hacerlo de alguna manera en la que el proceso se nos haga sencillo, agradable y cómodo. Ya que estamos a años luz de tener autopistas perfectas o conductores hábiles, el quid del asunto es el auto que usamos. Necesitamos un carro que combine lo que nos gusta con lo que necesitamos. Que la experiencia de usarlo sea tan importante como los detalles del diseño. Es ahí donde una marca como Mazda entra a jugar un rol fundamental en tu elección de auto. Ahora bien, esto no es una afirmación simple. Analizando el trasfondo de por qué la marca es la opción ideal, toca compartir cierta información que dejará claro nuestro punto. Como recuento histórico, la primera planta de Mazda en Japón sobrevivió impresionantemente el ataque nuclear de la bomba en Hiroshima en 1945, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. Esto funciona como una muy buena analogía de uno de los pilares de la marca: desafiar a la convención (“Defy Convention”). Romper el molde del auto tradicional, del diseño clásico y del cumplimiento de lo “necesario”. Mazda va más allá. Lo que ha buscado en todos estos años es demostrarle al público que tiene la oportunidad de elegir un auto que cumpla y supere sus expectativas.

Publirreportaje

53


54 Gran parte de la ideología de Mazda se basa en su visión “Zoom-Zoom”. Antes de que arqueen las cejas, pasaremos a explicarlo: para los niños es la energía de ser conductor, de entenderse con el auto al poner las manos en el volante. “Run-Run” podría ser una versión españolizada del término. Para los adultos, significa la euforia y liberación de experimentar la emoción del movimiento. Mazda busca despertar el “Zoom-Zoom” que todos, desde niños, llevamos dentro. Que ese sentimiento común que todos portamos reviva al momento de manejar uno de sus autos. Convertir una utilidad en una sensación. Mazda siempre ha diseñado vehículos en la búsqueda de placer de conducción sin límites. Su idea es presentar diseños que te inviten a conducir el auto. Esto, sumado a características de seguridad que logren impedir accidentes y a su vez el imperativo de contener elementos eco-friendly que jueguen un rol importante en proteger al planeta. Su tecnología SKYACTIV ha desarrollado motores que bridan un eficiente y económico uso de combustible mientras disminuye notablemente las emisiones generadas, teniendo como objetivo maximizar la experiencia de uso, haciéndola confiable e inolvidable. El placer de conducir se ve influenciado por cada uno de estos factores y Mazda busca perfeccionarlos todos para satisfacer a aquellos adultos que nunca han olvidado la emoción del movimiento y para asegurarle al público que siempre habrán autos nuevos y sorprendentes, tan seguros como divertidos para manejar. Como bien dice la filosofía de la marca: si no vale la pena conducirlo, no vale la pena construirlo.

54

Publirreportaje


La vitrina

Amadeo Gonzáles

¿Quién dijo que los dibujos eran cosa de chicos? Siendo ilustrador, diseñador, grabador, historietista y músico autodidacta, Amadeo Gonzáles es uno de los principales representantes del cómic y arte gráfico peruano. Junto con su hermano, Renso Gonzáles, crearon la revista Carboncito, que ha difundido y promocionado el arte gráfico durante diez años. De carácter independiente, esta publicación ha sido presentada con gran éxito en festivales en Colombia y Argentina. Ha realizado otras publicaciones como Pobre cómic, Pastel cómic y su reciente publicación Horrible y divertido, que son ilustraciones de personajes en tinta china. Su trabajo se caracteriza por la ilustración a mano alzada, vectorial, en tinta china y con serigrafía. El 2011 grabó su primer disco Mostros, marcianos y rocanrol junto con una exposición de sus trabajos en serigrafía. Este versátil artista nos presenta su nuevo espacio Los únicos, un taller donde se realizarán clases de historieta e ilustración, maratones de dibujos, producción de fanzines y se buscará despertar y mejorar las habilidades artísticas de los asistentes. Ya no hay que mirar fuera, si es que de cómics o ilustraciones se trata, Amadeo Gonzáles nos lo muestra a la vuelta de la esquina. Foto: Leslie Hosokawa

55


56

Esa maniiito yo la conozco...


57

Sin Silenciador

El dealer Por Chanito Kent

He’s got the works, gives you sweet taste Ah then you gotta split because you got no time to waste I’m waiting for my man. Lou Reed - “I’m Waiting for the Man”

S

omos seres humanos. Tenemos apetitos que buscamos saciar de múltiples formas y a través de diversos medios. Así, cuando tengo hambre voy a un restaurante o pido algo por teléfono, cuando me dan ganas de tomar una chela voy al grifo de la esquina por una bien helada y cuando quiero lanzar… bueno, cuando quiero lanzar llamo a un dealer. Sí, a un dealer. Inmediatamente luego de escuchar esta palabra, viene esa pregunta que quiere y no quiere hacerse, esa que genera incomodidades debido a su naturaleza, la pregunta del millón: ¿qué es un dealer? Ya todos sabemos a manera general de qué se trata, o mejor dicho, de quién se trata, pero para establecer un signi-

ficado de corte enciclopédico y que cualquiera pueda entender sin lugar a dudas ni malinterpretaciones, un dealer es la persona que efectúa una transacción de algún tipo de droga a cambio de una remuneración cuyo valor es pactado tanto por parte del ofertante como del demandante (ya suena hasta medio elegante). Dejando el floro de lado y dicho a la legal, un dealer es el pata que te vende tu huevada para que la pases paja. Hasta aquí todo entendido. Teniendo claro lo que es un dealer y lo que este hace, la pregunta que a continuación uno se formula es, ¿cómo saber quién es un dealer?, ¿cuál es su apariencia? Seguro piensas que son pirañas con pinta de Daddy Yankee que solo se manifiestan de noche y

que habitan en los barracones. Bueno… la verdad es que algunos sí, pero esto va a depender mucho de cada dealer. Porque, para ser sincero, no existe un indicador único para reconocerlo. La imagen que el común denominador de la población tiene acerca de este personaje es negativa debido que se trata de un sujeto que realiza una actividad clandestina e ilegal; por lo tanto, está cargada de muchos prejuicios, los cuales tampoco están adjudicados por las puras. Por lo general, los niños y adolescentes suelen temerles porque piensan que es alguien que les hará daño, mientras que la gran mayoría de adultos e individuos más conservadores los tilda de delincuentes y personas Foto: Leslie Hosokawa

57


www.eldragon.com.pe


Sin Silenciador de la peor calaña (ignorando el hecho de que tal vez sus hijos sean fumoncillos o que incluso la mueven por ahí). Sin embargo, para quienes consumen drogas y forman parte de esta subcultura, el dealer es alguien astuto, inteligente y cauteloso. No es cualquier junkie que quiere volverse millonario paqueteando a boca abierta, tampoco es alguien que te ofrece un servicio que se encuentra en las Páginas Amarillas y olvídate si crees que tiene un fanpage en Facebook para que hagas tu orden mandándole un inbox o poniéndole like en la foto de la hierba que quieres fumar. Su trabajo llega a ser tomado muy en serio y son considerados “responsables” dentro de su oficio (por más irónico que pueda parecer). Dentro de todo esto, vale recalcar que entre el comprador y el proveedor llega a existir cierta complicidad y a veces hasta amistad. Al ser personas que viven al margen de la ley, el dealer siempre mantiene un perfil bajo ante la sociedad. No se puede exponer siquiera a que alguien sospeche su faceta de “héroe” (o antihéroe en todo caso). No le vende a cualquiera, sabe a quiénes darle sus datos, a quién revelarle su identidad y diferencia claramente entre alguien que solo quiere quemarse un rato por curiosidad de un consumidor frecuente (en marketing se les llama heavy users). Si creías que cualquier hippie greñudo que estaba con los faroles reventados caminando por la calle sin rumbo era un dealer, te equivocas. Ese probablemente sea un comprador de dicho dealer. Ya está claro que un dealer puede parecerse a tu hermana (sí, no es una actividad única de hombres) o a tu viejo. Hay dealers grandes y pequeños, los que manejan más de un kilo de cocaína o planchas de ácidos y los que te ofrecen ‘chamos’ en el Boulevard los fines de semana, los que reparten marihuana en paquetes de cincuenta gramos a tu chamba (hasta hay servicio de delivery incluido)

y los que venden wiros en la universidad. Además de diferenciarlos por la cantidad y variedad de sustancias que tienen para ofrecerle al público, existen ciertos perfiles que pueden identificarse según la personalidad o forma de ser que adoptan al tratar con uno. Dentro de estos tenemos al dealer amigo. Este es el mejor dealer. No hay nada mejor que tener un dealer amigo, ya que además de venderte a precio especial, sabes que jamás te va a dar algo de mala calidad y puedes sentirte seguro. Incluso te dice para que vayas a su guarida sin preocuparse por ser allanado, te enseña su mercancía e incluso te deja degustarla mientras conversan de cualquier cosa sin presiones de tiempo y con toda la confianza del mundo. Por otro lado está el dealer paranoico, el que vive pensando que lo persiguen. Este dealer cree que la policía lo va a atrapar en cualquier momento, por lo que solamente busca efectuar el pase y desaparecer entre la multitud. Se le suele reconocer porque cambia constantemente de número de celular, evita como sea mencionar la palabra de lo que se va a vender mientras le hablan por teléfono y cuando lo encuentras, actúa de manera nerviosa y te tira el producto en la cara para luego salir corriendo. Otra característica es que siempre te pide que el arreglo sea uno a uno, pues tiene miedo de que puedas ir con alguien que va a tirarle dedo. Finalmente está el infaltable dealer “chino de la esquina”. Generalmente se encuentra parado en la calle durante los fines de semana en los lugares de juerga. Su única táctica de venta es disparar al aire alguna frase como “chicle, cigarrillo, ganja, coca” mientras los rumberos transitan y algún interesado le corresponda. Nunca se tiene la certeza de qué tan bueno es lo que te ofrece, pero suele sacar de apuros cuando uno quiere algo más que alcohol para la noche.

Lo cierto de todo esto es que esta clase de trabajo es riesgoso y por más que no le haga daño a nadie más que al consumidor, este negocio sigue siendo ilegal y es considerado un delito. Lo que da pie a una última interrogante, ¿cuál es el motivo que conlleva a una persona a optar por ser un dealer? Razones hay tantas como las drogas que se mueven en un rave. Tal vez para aquellos que no pertenecen a este universo paralelo, el porqué uno decide traficar sea un tema insustentable, teniendo como consecuencias no solo una mala reputación ante la sociedad sino también el poder ser sancionado por la ley o incluso el claramente deteriorar la salud y la vida de los que están inmersos en este ambiente. Pero para ti, sí, tú que lanzas todos los días o te metes un par de hits saliendo de la chamba, no seas tan noico y la próxima vez que le saques a tu dealer, pregúntale algo más que “¿positivo?”.

59


T.O.W.Y.*

Diseño de Vestuario: Lucía Cuba Arte & Estilismo: Juan Tragant Fotografía: Josefina Alazraki Retoque Digital: Walter Balcedo Asistente de Fotografía: Gonzalo Romero Maquillaje: Kelsey Morgan Modelo: Jeremy Wardlaw @ RequestModels

*The Others Within You – Colección presentada por Lucía Cuba como proyecto en Parsons, NYC.


61


62


63


64


65


66


67


68


GuĂ­a de etiqueta para smartphones

69


Guía de etiqueta para smartphones

L

a primera vez que vi un BlackBerry, quedé prendado. Lo deseaba. Me parecía la cosa más fabulosa del mercado (ojo, aún no había salido el iPhone y los teléfonos Android eran una fantasía de Marty McFly). Moría porque mi trabajo me diera uno, pero mis colegas, que ya lo tenían, sentenciaban: te vas a arrepentir. Han pasado ya varios años y aún no sé cómo me siento al respecto. ¿Es realmente arrepentimiento lo que siento? A veces. Pero también reconozco que me ha salvado en innumerables ocasiones. Hoy en día, sencillamente no recuerdo lo que es despertar y no “conectarme”. Estos aparatejos se han convertido en lo primero que veo cada mañana y lo último cada noche. Algunos días, mi smartphone es un enviado del cielo. Otros, bien podría ser la tobillera electrónica de Lindsay Lohan. Sin embargo, hay algo que se mantiene en los días buenos y malos: los usuarios de smartphones hemos comprado un teléfono y dejado nuestro tino social en prenda. Irónicamente, los llamados “teléfonos inteligentes” han embrutecido a la gente. O, cuando menos, la han vuelto más grosera. El precio que pagamos por esta hiperconectividad virtual es una malcriadez que haría sonrojar a nuestras madres. ¿Cuántas veces has hecho que tus amigos conversen con el revés de tu celular? ¿Cuántos ajás y mm-hmms has repartido en plena tertulia solo para poder chatear con alguien que no está ahí? ¿Has ido al baño en una cena familiar solo para poder revisar tu Facebook? Apuesto que ni siquiera has llegado hasta este párrafo sin chequear tu teléfono. No lo llaman CrackBerry por nada, cariño.

70

Paso 1: Mea culpa Está bien. No te asustes ni te azotes. El primer paso es admitir que tienes un problema. El segundo es leer esta guía y aplicarla a tu vida, obvio. ¡Empecemos por el principio! (Puedes reemplazar mi nombre por el tuyo y empezar tu propio viaje personal, si quieres). Yo, Luis Cueto, soy un adicto. Soy adicto a todo tipo de dispositivo electrónico que me pueda conectar. BlackBerry, iPhone, iPad, iPod touch, lo que sea que me dé mi “fix”. Naturalmente, como todo adicto, han dejado de importarme las buenas costumbres y lo que digan los demás. “Guarda esa huevada”, “Oye, te estoy hablando”, “Te lo voy a quitar”, “Pero estamos comiendo”, ¡lo he escuchado todo! En muy pocas ocasiones, y solo bajo amenaza, he dejado el teléfono. Si bien a mí no me molesta, entiendo que existan personas que se sienten seriamente ignoradas y ofendidas por mi actitud. Hasta el momento no han sido muchas, pero no quiero seguir engrosando la lista, así que haré yo también lo que predica esta guía y quizá, en un futuro no muy lejano, pueda reinsertarme en la sociedad (la real, no la virtual).


Guía de etiqueta para smartphones Paso 2: El telefonito es una necesidad…

Conclusión: “Be with the friends you’re with”

No digo que sea culpa de Yola Polastri, pero alguien nos metió en la cabeza la idea de que el teléfono era una necesidad. Hay que preguntarnos: ¿lo es realmente? ¿Nos vamos a morir si ignoramos el “tu-ru-rín” de nuestro iPhone? ¿Nuestra vida depende de calmar la furiosa lucecita de nuestros BlackBerries? A menos que estés atrapad@ en un laberinto oscuro con el monstruo de los cerros, dudo que sea el caso. Entonces, primero que nada, cálmate. No es de vida o muerte revisar tu smartphone cada segundo.

Al final del día, si has quedado en reunirte con alguien, ¿por qué no habrías de conversar con él? La interacción real es siempre más rica, el lenguaje corporal y el tacto no tienen correlato digital. El BBM o Whatsapp no te puede abrazar, no puede reírse contigo o modular su voz de forma divertida cuando quiere chismear. Todo bien con llevar a todos nuestros amigos en el bolsillo, pero en ese momento, tú has elegido pasar tiempo con alguien… ¡pásalo con ese alguien!

Ahora viene lo realmente difícil: discernir y priorizar. Hay casos donde, innegablemente, es necesario mirar el maldito teléfono. Algunos son socialmente aceptables y la gente te perdonará la pequeña indiscreción, siempre y cuando sea realmente pequeña. Si le vas a prestar más atención al teléfono que a tu acompañante, no habrá excusa que valga. Estos son:

Es como esa foto que encontré en Pinterest (cof, cof, auto promoción): una canastita rotulada “Be with the friends you’re with” para dejar los celulares. Me pareció una súper buena idea. No porque haya gente a la que le ofenda que vivamos pendientes del celular, sino por nosotros mismos. Hay que disfrutar un poco más el “aquí, ahora”. ¿La ponemos de moda?

• “Perdón, estoy esperando un correo súper importante de la chamba”. • “Ay, sorry, he hecho una compra por Internet/transferencia bancaria y todavía no me llega la confirmación”. • “Disculpa, es que mi <inserte miembro del núcleo familiar aquí> está <inserte una situación, viaje o desgracia> y quiero ver si hay novedades”. • “Ha venido mi <inserte personaje cercano aquí> de <inserte locación exótica aquí> y justo he quedado en encontrarme con él/ ella más tarde. Perdóname, ah”. ¿Pero qué pasa cuando sabes perfectamente que no es urgente, pero es importante? Entiéndase gileitos, booty calls y planes nocturnos de toda índole. Bueno, en ese caso, aplica la misma regla. Tus amigos más cercanos entenderán siempre y cuando seas breve. La clave es ser honesto y siempre pedir disculpas (al fin y al cabo, revisar tu teléfono es descortés). Ya sea que esperes un email de tu madre en Madagascar o te estés sexteando con tu último levante, decirlo abiertamente te pone inmediatamente del lado de los perdonados. Disclaimer: ¡no abuses! Todo tiene un límite, un momento y un lugar. Si estás en un bautizo, primera comunión o reunión bianual extraordinaria, no te pases de pendejo. Mantenlo corto (o mantenlo escondido). O mejor aún, olvídate del pinche teléfono. Si aún dudas, revisa detenidamente el lindo diagrama que Galería te ofrece en las páginas anteriores.

71


Un rato (no tan serio) con Pablo Saldarriaga Pablo Saldarriaga se define a sí mismo como un personaje mil oficios que ha logrado aterrizar en donde quería para hacer lo que quería. No es una cara nueva, pero tampoco una cara vieja. Pablo es un actor, músico y empresario que ha logrado, sin darse cuenta, mantenerse como una de las personas más auténticas de la movida local. Tiene grandes metas pero no grandes pretensiones, le encanta lo que hace y ha sabido dejarse conocer por el público sin perderse en el camino.

L

uego de estudiar Comunicaciones, Pablo buscó algo más allá de lo convencional y decidió irse a vivir a Berlín. Al comienzo fue por una frustración de saber un poco de todo pero no dedicarse particularmente a nada, aunque luego logró hacer las paces con el multitasking y decidió aprender más cosas y seguir más proyectos en vertientes de todo tipo. “Leí, además, unos cuantos textos de filosofía china donde se decía que algunas personas crecen en una misma línea, directa y hacia arriba, pero hay otras que son como los árboles, crecen con varias ramas, explayándose hacia varios lados. Así que empecé a aceptar las cosas como venían y a jugar con lo que se me presentaba”. Entendió en ese momento que finalmente él sería su misma marca, él mismo era el proyecto que estaba construyendo. Era momento de ser su mismo jefe, director y secretaria. Me cuenta que cuando encontró la oportunidad de iniciar su formación actoral había escasez de talleres y escuelas de actuación. No era algo fácil para alguien que estuviese buscando especializarse en esta área, había poca posibilidad de encontrar, pero había mucha ansiedad de la gente por buscar más. “Estábamos hambrientos de cosas nuevas”, añade. “Buscábamos proyectos distintos donde desarrollarnos, no era tan fácil caer en algo que realmente te sonara interesante”.

72


73


74


La formación inicial en actuación de Pablo se dio de un modo bastante peculiar. Primero asistió a un taller de danza y teatro de una psicóloga que estaba haciendo una tesis sobre actuación, ritmo y coreografía. Este trabajo le dio la conciencia corporal que necesitaba para hallarse en el escenario, de modo que lo siguiente que tocaba era la práctica oficial en las tablas. “Me llamaron para una temporada de nueve meses con Cattone. Yo era coprotagonista y la obra se presentaba de martes a domingo, con 700 personas diarias en el teatro. Había un súper elenco trabajando en esa obra, así que todo lo que tuve que aprender sobre trabajo escénico, lo aprendí con unos tigres del teatro”. De todas las personas con las que ha trabajado Pablo a lo largo de su carrera, alguien a quien considera como su profesora por enseñarle el teatro como arte y el trabajo de la dinámica en escena es la directora Rocío Tovar. “Yo creo que ella me dio la segunda parte de la formación actoral que yo aún no tenía… y a cambio yo tuve que soportarla seis años”, incluye mientras se ríe. “Aprendí a tener conciencia de un guión, conciencia de la producción, entender el espacio, el vestuario como parte del espectáculo. Son

elementos bastante importantes que uno entiende mientras avanza en esta línea profesional”. Actualmente tiene con ella un negocio de coaching de arte dirigido a empresas, donde hacen uso de su talento y utilizan la comunicación en un nicho completamente diferente. La misma habilidad logró fortalecer luego frente a cámaras, ya que su carrera evolucionó hacia un ámbito televisivo, donde no solo era necesaria una conciencia escénica, sino el entender que se está dentro de un esquema diferente de producción, con cámaras y sets que presentan otro tipo de reto para cualquier actor. “En Iguana estuve actuando seis años seguidos. Era esclavizador. Pero mientas más progresas y te toca entrar a grabar, ya sabes cuál es tu luz, cuál es tu cámara y cómo hacer tus movimientos. Incluso a veces te toca trabajar con actores mayores que son muy talentosos en teatro, pero al final uno igual tiene que ayudarlos para que entiendan cómo funciona el concepto de grabar en televisión, que es bastante distinto”. No pude evitar preguntarle por la etapa Torbellino, ya que finalmente esa fue una de las épocas que más atención televisiva acaparó para la gente de mi generación. “Era genial porque tuvo mucho impacto en Latinoamérica. No solo el Perú nos conocía y la gente te quería, sino que en paí-

ses como Colombia o Ecuador la novela y la banda tuvieron mucho éxito. Hicimos un concierto en Guayaquil para 12.000 personas, era una locura”. ¿Cómo sientes que ve el público peruano a los actores?, fue la siguiente pregunta que le hice. Se quedó pensativo un rato hasta que me respondió: “Creo que los ensalzan mucho, como si fueran seres especiales. Me parece que también existe una entrega muy fuerte hacia lo mediático, no hay una necesaria importancia por la interpretación de cada actor. Igual no creo que sea un fenómeno necesariamente nacional, es bastante global. Creo que además tiene que ver mucho con la evolución de los medios y la tecnología”.

Luego le pregunté por los proyectos y obras que actualmente se trabajan y presentan en Lima. Pablo se ha caracterizado por haber sido parte de propuestas diferentes e inesperadas en nuestro mercado artístico, así que quise indagar sobre qué cosas sentía que deberíamos estar haciendo, o qué tipo de trabajo le gustaría ver en escena en nuestro país. “Creo que aún somos muy conservadores. Deberíamos ser más osados, porque definitivamente hay ganas y hay inversión. El problema es que la gente está en un plan muy crítico, todos quieren ser jueces romanos. No se atreven a hacer mucho por miedo a que se los bajen. Yo he visto, por ejemplo, circos punk. Gente que hace malabares, prenden fuego, todo en una misma escena de música punk o hard rock. Esas mezclas, esas fusiones de artes y talentos, son las que brindan ese diferencial a muchas propuestas”. El año pasado trabajó en un proyecto de teatro al aire libre con Karine Aguirre llamado La chica del chicle globo y el chico que soñaba nubes de leche. Se trataba de una obra que presentaron en diversos parques públicos, desde Miraflores hasta Villa El Salvador. Contaban con música en vivo,

75


danza y arte plástico. “Era interesante replantear la forma de cómo iba la gente a ver teatro con una perspectiva de 360 grados. Tenías un parque, podías estar viendo el mar; los árboles fungían de escenografía y estaban recubiertos de tela. Era una huevada muy mágica”, me dice contento. “Creo que es muy importante para el país romper el molde con presentaciones diferentes. La gente no sabe qué esperar y eso le suma mucho a la idea”. De todas las obras en las que ha participado recuerda mucho Star Stone, un show de ópera funk que él mismo produjo y dirigió. “Fue prácticamente como hacer una maestría de gestión de proyectos”, me cuenta. “Se logró convertir en un evento hasta de culto. No solo le gustó a la gente que la vio, sino que los que trabajaron con nosotros realmente disfrutaron ser parte de todo. La gente llegaba a trabajar cuatro horas antes, te lo juro”. El nombre de dicha obra trae a colación un tema que por curiosidad me veo forzado a preguntarle: ¿qué opinas de la legalización de la marihuana?, ¿crees que funcionaría en un país como el Perú? Se queda pensativo, me mira un rato, se pone serio y me dice: “Mmm… creo que no debemos sacar de contexto los fenómenos sociales que ocurren en cada país. En Ámsterdam será de una manera, Bob Marley habrá cantado en Jamaica sobre varios temas, pero acá no es así. Respondemos a otras tradiciones y culturas. La forma como desarrolló nuestra historia es diferente, y eso es un factor importante. Somos una sociedad muy conservadora y quizá con una propuesta de legalización la gente saltaría y todo el mundo estaría dispuesto a sacarse los ojos. Es importante, además, saber que legalizar no es ‘permitir’ o ‘incentivar’. Lo que falta es una regulación al respecto. No hay leyes. Es ahí donde nace el problema”. Para concluir, me dice: “Se tendría que invertir en una campaña de educación que enseñe la necesidad del proceso de regulación de sustancias. ¿Crees que acá alguien se va a mandar a invertir en educar al público sobre ese tema? Hay problemas mucho más importantes que solucionar primero”.

76

Pablo me cuenta que tiene una hija recién nacida y que ya está acostumbrándose a asumir la tarea de papá, con todo lo que eso conlleva. “Ya tuve mi primera noche madrugadora, ya la baño, le cambio los pañales, prácticamente hasta le doy teta”, cuenta. Curioseo entonces si hay alguna parte de su vida que la gente no conozca tanto, o que a él no le guste mostrar mucho al público. “Sí, claro. Precisamente mi vida de pareja o de familia. Sobre todo con el Facebook y en todas las redes sociales ahora que te taggean en todos lados. Dentro de todo, yo soy comunicador; apenas vi cómo empezó a inflarse el boom del Hi5, FB y todo lo que vino después, me quedó claro que no era el lugar para mostrar tu intimidad. Fuera de eso, creo que lo demás sí es bastante público”. Me interesa conocer qué está en la lista de Pablo, qué proyectos tiene ahorita en su mesa. Nunca ha sido un artista convencional, lo que logra hacer de su visión algo bastante particular. “Estoy buscando trabajar dentro de la línea que me interesa. Ahorita estoy filmando una película con Gonzalo Benavente porque me pareció una súper idea con un guión bien paja. Estoy también filmando la serie Mi amor, el guachimán, me pareció un momento interesante para regresar a trabajar en televisión”. Otro de sus claros intereses es la música; está en estos momentos reclu-

tando nuevos miembros para una banda diferente, en sus palabras: “Estoy esperando encontrar un groove que me guste”. Incluso está armando propuestas para hacer musicales alternativos. Está buscando también retomar El hombre lobo, una propuesta de teatro que dejó en stand by hace un tiempo, así como dirigir algunos cortometrajes, aprovechando la nueva cámara que se ha comprado. “Me gusta mucho el travestismo”, me dice a continuación. Mi cara debe haber demostrado en ese momento algún tipo de consternación, porque automáticamente se ríe y me explica a qué se refiere. “No en el sentido de un show tipo drag queen –que también me parece una chamba increíble–, sino usarlo dentro de una misma representación teatral, como lo hicimos el año pasado en la obra La tía de Carlos. Como parte del trabajo actoral es genial construir ese tipo de personaje”. Pablo Saldarriaga es alguien que sabe cómo ajustar y desajustar las tuercas de la oferta artística. Su onda particular y la forma como ha llevado tanto su vida como su carrera, lo convierten en alguien a quien le crees cada papel que trabaja, dejando que te logre arrancar una risa de las de verdad. “He tenido suerte para llevar mi carrera. No todos pueden decir ‘ahora hago esto porque quiero’. Tienes que aprovechar la oportunidad, las ganas y tener la actitud”.


77


recomienda Some Kind Of Nature

The Freed Weed

Dos géneros distintos se unen para crear esta increíble canción sin perder cada uno su propio estilo. - Leslie

Préndelo, lánzalo, cúralo, rótalo y ponte a escuchar el sonido de viejas grabaciones caseras de folk lo-fi hechas en un 4track de antaño, con pocos o ningún instrumento, pero con mucho ingenio. - vanYoCa

Gorillaz feat. Lou Reed

Pump Up The Jam

Sebadoh

Comfortably Numb

Me Succeeds

Pink Floyd

Gracias a Da sé que esta canción realmente era buena; la versión techno era el problema. - JoC

Is there anybody in there? Relax. Nada como cerrar tus ojos y escuchar esta canción para sentirte cómodamente adormecido. Esta, la sexta canción del disco The Wall, realmente te hace sentir tal como dice la letra: you are only coming through in waves. - Andrea

Todos Vuelven

The Other Side Of My Heart Attack

Rubén Blades

Cómo no escuchar al poeta de la salsa, con sus letras sociales y su son panameño. Un tipo como ninguno. Recomiendo este disco, pero soy un fiel seguidor de toda su discografía, desde sus temas con Fania hasta sus boleros. - José Andrés

Liars

Russkie Wig-Out! Demented Surf / Electro / Exotica from Behind the Iron Curtain

Breathe

Varios Artistas

Este compilatorio ruso es perfecto para viajar a ojos cerrados imaginando las tétricas atmósferas que van surgiendo de cada canción. Altamente recomendado. - Sumiko

Échate en la cama, cierra los ojos, ponte audífonos y espera a que se te erice hasta la médula. Parte del soundtrack de 50/50. - Mario

Telepopmusik Cierra los ojos, escucha esta canción y piensa en lo que quieras. Imposible pasarla mal. - Fiore

Born To Die

Bang Bang

Todo el cargamontón que le están haciendo a la pobre Lana, además de ser infundado, hace que la música quede en segundo plano. Relájense un poco y abran los oídos a un disco bastante sólido. Como ella lo describe, se trata de “una oscura historia de amor con un final esperanzador”. Así estén en el mood o no, corren el peligro de quedar hipnotizados, sino pregúntenle a todos mis co-workers. Trrsscchhffff. - Dani

Genial grupo americano que se define a sí mismo como una banda multigénero, pasando por el jam rock, ska y hasta reggae. Sin embargo, logran hacer de todo eso una gran mezcla musical que, honestamente, siempre me encanta escuchar. Este disco, así sea de 1998, resume perfectamente cómo son. (OYE…) . - RUF

Lana del Rey

Dispatch

79


(INCOMPLETA)

DE LA MARIHU Texto: Teo Pinz谩s Ilustraci贸n: Yerko Zlatar

80


UANA

81


(INCOMPLETA) DE LA MARIHUANA

De cómo llegó María a América La relación entre el cannabis y el hombre nació 10.000 años antes de Cristo, cuando los masivos mamuts aún caminaban sobre la Tierra y el ser humano recién descubría la agricultura en el Viejo Mundo. Pródiga en usos medicinales, valiosa por su fibra, comestible y con un alto valor estupefaciente, los pueblos de Asia Central -donde comenzó su uso- se enamoraron rápidamente de esa planta de diversas facultades, curiosas hojas aserradas gladioformes y penetrante aroma floral. Desde entonces, la relación entre la marihuana y nosotros ha sido larga y tortuosa, con muchos altibajos, divorcios y reconciliaciones; sin embargo, la planta que conocemos bajo el nombre de grifa, hierba, marimba, maría, juana, ganja, mota, macoña y un largo etcétera, sigue acá bien plantada (en muchos jardines, techos y corazones) y, al parecer, no piensa irse. Sabemos por boca de los arqueólogos que en el 4.000 a. C. los chinos ya utilizaban con gran habilidad fibra de cáñamo para sus tejidos. Mil trescientos años después, en el 2.700 a. C., se menciona a la planta por primera vez en un registro escrito; precisamente, en la obra de Shen Nung, el padre de la medicina china. A estas alturas, ya era para la religión hinduista el delicatessen de Shiva, su más preciado manjar, el néctar del cielo. Más cerca en el tiempo, en el 1.500 a. C., llega a Europa para instalarse definitivamente y, de ahí, como era comprensible, llega a América a través del Atlántico. Era aproximadamente el año 1554 de nuestra era cuando el cannabis arribó a Perú traído por los españoles; es decir, lleva 458 años creciendo en nuestras fértiles tierras, tiempo suficiente para asentarse. Todo este periplo del cannabis por el mundo nos lleva a una conclusión: aficionados a sus bondades hay en todas partes. Las colonias de América fueron el ambiente ideal para el cultivo del cannabis (la variedad fumable) y el cáñamo (la variedad de uso industrial) y las plantaciones se extendieron por el continente, sobre todo en Norteamérica. Pronto, el cáñamo se convirtió en una mercancía importante: con este se fabricaban las velas y las sogas de los barcos, se producían fibras textiles para hacer ropa, se hacía papel, aceite, plástico (sí, plástico), además de usarlo como leña. También era medicina, comida, follaje, y sus semillas, los cañamones, eran un ideal alimento para las aves y las personas. Una sólida industria se creó en torno a la planta e incluso los padres de la patria de los Estados Unidos, entre ellos Thomas Jefferson y George Washington, resultaron ser consumidores y promotores de su uso. No por nada la Declaración de Independencia Americana (1776) fue firmada justamente sobre papel de cáñamo. Tampoco era casualidad que el cannabis apareciera en la Farmacopea Americana de 1870 como medicina para varias enfermedades. María vivía en paz, en la absoluta legalidad, sus días eran plácidos, pero después de ese remanso feliz, comenzaría el episodio más oscuro de su historia.

82


(INCOMPLETA) DE LA MARIHUANA

Los party poopers prohibicionistas Corría el año 1885 cuando las tropas del revolucionario mexicano Pancho Villa bautizaron el cannabis como “marihuana”, nombre popularizado por la célebre canción “La cucaracha” (“La cucaracha, la cucaracha / ya no puede caminar / porque le falta, porque no tiene / marihuana para fumar”) que él y sus tropas solían entonar cuando marchaban por las tierras de Sonora. Años después (1910), como parte de su empresa revolucionaria, Pancho Villa y los suyos se apoderaron de 800.000 acres de ricos terrenos mexicanos que eran propiedad del magnate de la prensa amarilla norteamericana, William Randolph Hearst, personaje en quien Orson Welles basó Ciudadano Kane. El millonario, en represalia, comenzó a publicar artículos en sus múltiples periódicos que sostenían una falsa verdad: negros y mexicanos se convertían en bestias y criminales bajo los efectos de la marihuana, por lo que erradicar el cannabis era necesario para disminuir la criminalidad. Se buscaba así relacionar negativamente al cannabis con poblaciones que eran discriminadas en los EE.UU. y aniquilar el comercio mexicano del mismo. Movida por el odio hacia los inmigrantes mexicanos y los negros, la población norteamericana comenzó a mirar con malos ojos a la que durante mucho tiempo había sido su planta predilecta. Pocos años después, en 1930, Estados Unidos asumía una política dura contra las drogas con la apertura del Federal Bureau of Narcotics (FBN) y la aparición de quien sería en los años siguientes el verdadero némesis de María: Harry J. Anslinger. Este sujeto, el party pooper mayor, encontró en William Randolph Hearst a su secuaz party pooper, y juntos lograron -tras una larga campaña de desprestigio- que en 1937 se discutiera la Marijuana Tax Act, ley que prohibía la posesión de cannabis y gravaba su comercio en todos los estados de EE.UU. Cuando el “party pooper mayor” testificó ante el Congreso, mintió descaradamente: “Hay en total 100.000 fumadores de marihuana en los Estados Unidos, y la mayor parte de ellos son negros, hispanos, filipinos o artistas. Su música satánica, el jazz y el swing, son el resultado de su consumo de marihuana. Esta marihuana induce a las mujeres blancas a buscar relaciones sexuales con negros, artistas y similares”. A pesar de las quejas de la American Medical Association, que decía todo lo contrario, la ley fue aprobada. Game over. Por supuesto, no se hicieron esperar la quejas de quienes creían que dicha planta no era nociva para lo sociedad, sino una planta útil en muchos sentidos. Uno de estos indignados era Henry Ford, el dueño de la fábrica de automóviles Ford, quien utilizaba el cáñamo en la fabricación y como combustible para sus carros. Él dijo: “¿Por qué agotar los bosques, que demoraron siglos en crecer, y las minas, que requirieron eras enteras para sedimentarse, si nosotros podemos tener el equivalente de los bosques y los productos minerales en la cosecha anual de los campos de hemp?”. Opiniones como la suya resaltaban que las aplicaciones y bondades reales del cáñamo iban mucho más allá de sus efectos psicoactivos, mientras que los estudios médicos explicaban su inocuidad como droga: en 12.000 años de uso sostenido no había causado ni una sola muerte, algo que el alcohol y el tabaco, dos drogas legales, no podían decir. En los años siguientes, Estados Unidos –con Anslinger como un inquisidor moderno– se convirtió en el adalid del movimiento anti legal a nivel global, logrando poco a poco imponer la paranoia y la ojeriza contra la controversial hierba. Recién Kennedy, en la década de 1960, decidió poner fin al reinado de Anslinger como el “Papa de la droga”, debido a que, según algunos, el mismo presidente la consumía. Después apareció el movimiento hippie como una reacción a las absurdas prohibiciones que el falso puritanismo -la fachada del dinero- propugnaba a diestra y siniestra, pero las políticas ya estaban hechas y EE.UU. se lanzó en su famosa guerra contra la drogas de la mano de Nixon, una cruzada perdida de medio siglo de duración que le costó al gobierno norteamericano miles de millones de dólares y al mundo entero la posibilidad de usar medicinal, recreativa o industrialmente el cannabis.

83


(INCOMPLETA) DE LA MARIHUANA

Nuevos aires para María Hoy en día, si bien prevalece a nivel mundial un régimen de prohibición contra María, es evidente que las políticas prohibicionistas se van reblandeciendo. Esta tendencia es consecuencia del ejemplo de Holanda, que decidió diseñar su propia política de drogas y no plegarse al bando norteamericano. En 1976, los holandeses adoptaron una política de tolerancia frente al consumo, la venta y el cultivo de cannabis, contradiciendo lo que decía el orden mundial en ese momento. Ellos vieron el problema del cannabis como uno perteneciente a la esfera de la salud pública (adictos) y no a la esfera de la seguridad nacional (violencia, narcotráfico); de esa forma, al legalizarlo, eliminaban el eslabón del mercado negro y el narcotráfico -el componente criminal- y, teniendo en cuenta la inocuidad de la marihuana, obtenían a cambio un manejable problema de salud pública. Ese ejemplo fue paradigmático y, si bien el cannabis sigue siendo ilegal y clandestino en la mayor parte de países del mundo, ya hay algunos lugares donde puede vivir como una planta cualquiera, sin que ella o sus usuarios sean perseguidos. Acá en Perú estamos lejos todavía de elaborar políticas de drogas coherentes. En lugar de pensar desde la ciencia, analizando los hechos y sopesando los pros y los contras, seguimos actuando desde el prejuicio y la desinformación, desde la oscuridad de la ignorancia. Es por eso que iniciativas como la de la ONG Legaliza Perú (www.facebook.com/ legalizaperu) son tan valiosas en ambientes como el nuestro, donde la falta de información sobre estos temas es alarmante y se suele caer en mitos e imprecisiones. Ellos nacieron como una respuesta al vacío legal que existe en el Código Penal, el cual establece la posesión no punible de marihuana (hasta nueve gramos), pero también condena la adquisición (la microcomercilización). Una paradoja: ¿cómo puedo tener cannabis si no puedo adquirirla o cultivarla? Cabe resaltar que la misión de Legaliza Perú es informar a los usuarios sobre sus derechos, pero también impulsar la legalización de las plantas con principios psicoactivos declaradas ilegales (cáñamo, coca, san pedro, etcétera) para uso individual y sin hacer apología. ¿La finalidad? Romper el vínculo con el narcotráfico, acabar con la criminalización del usuario y optimizar el uso de recursos por parte del Estado. Como diría Vallejo, en Perú y en materia de drogas, “hay, hermanos, muchísimo que hacer”. Por último, si hay algo realmente concluyente sobre este tema, tal vez sea el informe de la Comisión Mundial de Políticas de Drogas de junio de 2011 (ahorita nomás), que sostiene contundentemente: “La guerra mundial a las drogas ha fracasado. Cuando la Convención Única de Estupefacientes de Naciones Unidas nació hace 50 años, y cuando el Presidente Nixon lanzara la guerra a las drogas del gobierno norteamericano hace 40 años, los políticos creían que las acciones severas para el cumplimiento de la ley contra los que estaban involucrados en la producción de drogas, su distribución y su uso, conducirían a una constante disminución del mercado de drogas controladas como la heroína, la cocaína, el cannabis, y al eventual logro de un ‘mundo sin drogas’. En la práctica, la escala global de los mercados de drogas ilegales -ampliamente controlados por el crimen organizado- ha crecido de modo espectacular en este periodo”. Claro como el agua. ¿Por qué, entonces, todo sigue igual acá?

84


(INCOMPLETA) DE LA MARIHUANA

Galería de fumadores (colofón) • William Shakespeare fumaba cannabis. Su pipa, desenterrada en su casa de Stratfordupon-Avon, lo delató siglos después de su muerte como un fumón. • Carl Sagan, el más famoso cosmólogo y astrofísico de todos los tiempos, era un amante de los planos estelares, los agujeros negros, las nebulosas y la marihuana. Alguna vez declaró: “La ilegalidad del cannabis es escandalosa, un impedimento para la plena utilización de una droga que ayuda a producir la serenidad y el entendimiento, la sensibilidad y el compañerismo tan desesperadamente necesitado en este cada vez más loco y peligroso mundo”. • Arnold Schwarzenegger, siete veces Mr. Olimpia, tres veces Terminator y dos veces goberneitor de California, fumaba marihuana en su juventud (ahora, quién sabe) y dijo cuando era gobernador, con la elocuencia que siempre lo ha caracterizado: “La marihuana no es una droga, es una hoja”. • Ted Turner, el millonario fundador de la cadena de noticias CNN, fuma hierba; incluso ha fundado el Kentucky Hemp Museum, en clara apología a su planta favorita. • Bob Dylan fumaba cannabis, aunque nunca tanto como su tocayo, Bob Marley. • El poeta de la calle 6 de Agosto de Jesús María, Luchito Hernández, fumaba marihuana y tiene un poema titulado Tetrailíada cannabinol, en clara alusión a La Ilíada y al tetrahidrocannabinol (THC), la sustancia psicoactiva del cannabis. • Charlie Sheen y Charlie Harper, su personaje en la popular serie de TV Two and a Half Men, fuman marihuana. • La reina Victoria de Inglaterra consumía cannabis para sus cólicos menstruales. • Scooby Doo comía happy cookies con Shaggy, su dueño monfu. • El gran poeta simbolista francés Charles Baudelaire, autor de Los paraísos artificiales, obra consagrada a los placeres, consumía cannabis y hachís y era tan fan que hasta fundó el Club des Haschichiens con Gautier, Delacroix y otros artistas psiconautas de la época. • Lewis Carrol, el autor de Alicia en el país de las maravillas, era -obviamente- fumador de cannabis. • Cuatro talentosas actrices jóvenes de Hollywood, Drew Barrymore, Cameron Diaz, Jennifer Aniston y Kirsten Dunst… y una actriz a secas, Megan Fox, fuman cannabis y están a favor de la legalización. • Aproximadamente la mitad de los buenos músicos de los últimos 100 años usan o usaron marihuana. • Solo en los Estados Unidos hay 98.000.000 de fumadores. • En mi barrio debe haber unos 20 fumones de parque… me han contado.

85


ÉSPEC

Barra libre

Algo de místico encierra el concepto de barra libre. Automáticamente, cada vez que escuchamos estas dos palabras juntas, una sonrisa inevitable se esboza en nuestras caras. Será porque sabemos que pasaremos una noche de mucha diversión sin gastar un sol de nuestros bolsillos o, en el caso de los solteros en búsqueda de un encontrón de la suerte, muchas mujeres y hombres “desinhibidos” con altos niveles de alcohol en la sangre permitirán un buen chape sin necesidad de mucho trámite o, tocando madera, un one night stand. En ambos casos es un win-win. Por favor, no vayan a pensar que con barra libre queremos hacerles recordar a aquel asqueroso trago que nos ofrecían en la noventera discoteca El Grill, el cual sacaban de una llanta con hielos. Nos referimos a las barras libres de matrimonios, cocteles, inauguraciones, etc., las cuales -no seamos hipócritas- son atacadas repetidas veces hasta atarantar al mozo o caer privados en la salita lounge que tan organizada puso la señora del catering. Cualquiera que sea el caso, larga vida a la barra libre y que nunca desaparezca. ÉSPEC.

86


ESPAN

Los vestidos para matrimonio

No hay nada más estresante para las mujeres que ver llegar el parte de invitación de un matrimonio. Luego de deprimirse y preguntarse cuándo les tocará a ellas –si están solteras– o burlarse de los futuros esposos por su matricidio, lo segundo que pasa por sus cabezas, es el maldito vestido. No hay nada en que se gaste más plata sin merecerlo que en los vestidos para matrimonio. Es una vil mentira si alguna dice “bueno, gastaré plata y me lo pondré todo el año”. ¡JA! Con las justas te lo pondrás en una ocasión adicional, porque “oh, el horror” si alguien te lo ve más de una vez. Además, dependiendo de la cercanía con la novia y/o novio, se analiza cuánto merece hacerse un vestido, comprarse uno o, por último, pedir uno prestado. Pero donde recae la crítica más radical es: ¿por qué todos los vestidos de la temporada son iguales? Las mismas telas, los mismos modelitos y los mismos cortes, parecerían ser de la misma costurera. Alguien tiene que decirle a las chicas que existen opciones fuera del shantú brillante y las falditas de raso. Un poco más de imaginación no hace daño. ESPAN.

87


REW

Teleavisos Pantel

88

Nada más ochentero y seminoventero (aparte de Roxana Canedo, cómo olvidar a esa mujer) que los Teleavisos Pantel. Muchos se acuerdan de ellos, quizá de cuando se levantaban muy tempranito para ver los dibujos animados y los pasaban entre los comerciales de Nubeluz. Después del Himno Nacional los repetían, pero cuando estaban en su apogeo los pasaban durante Buenos días, Perú. Pantalla azul con un cuadrado amarillo, cual logo de Inca Kola, marcaba el comienzo de los Teleavisos Pantel. Una vocecita de introducción inolvidable y un sonido de timbre anunciaban el inicio de la tanda publicitaria de esos tiempos. Luego, sin movimiento alguno, nos iban apareciendo imágenes de nuevos productos, organización de eventos, tiendas, escuelas, institutos y hasta ofertas de trabajo. Una voz en off de hombre y luego una de mujer (se asemejaban bastante a locutores de los titulares de RPP) se alternaban la descripción de los productos. “Ropa Adams, el paraíso familiar del buen vestir”, “Duralex, los vasos que duran más”, (abrumadora creatividad en dicho slogan, ¿no?) y el inolvidable instituto Daniel A. Carrión, eran algunos de los ejemplos más famosos de la época. Polos Archie y hasta cobranzas a los morosos son otros ejemplos de aquellos avisos. Aunque no lo crean, los Teleavisos Pantel fueron el primer método en el Perú para ven-

der publicidad a través de la televisión. Eso es algo que poca gente sabe y a su vez un hito en la historia de la publicidad peruana, ya que nadie lo hacía. En una entrevista de la época al gerente general de Pantel, este aseguró que nadie en Latinoamérica ni en Norteamérica hacía este tipo de publicidad. El éxito fue increíble. Todos veían televisión, todos veían el canal 5 y casi no había más canales. Conclusión: era un negocio redondo. Los teleavisos tuvieron éxito y réplica en otros canales. Como todo lo que funciona en esta vida, tuvo su eventual copia. Según el blog Arkivperú, RTP sacó en los bloques de las tardes sus Tele-Económicos 7, muy semejantes al formato de los Teleavisos, anuncios con imágenes fijas. Canal 2 sacó Teletandas, donde fueron más futuristas y colocaron videos sobre los avisos de imagen fija. Sin embargo, duraron mucho menos que los originales, a pesar de haber sido relanzados a mediados de los años 90. Si quieren sentir un poco de nostalgia, les recomendamos ver los Teleavisos Pantel. Les hará recordar lo sencillo que era todo antes; hasta vender era simple, nada de modelos escotadas ni producciones millonarias. Quizás nos dejábamos sorprender con poco debido a la falta de oferta, pero por lo visto en la simpleza está la añoranza de que todo tiempo pasado, como dicen, fue mejor.


¿Quién Gana?

Electrónica

Pachanga

Hubo un tiempo en que la música electrónica era realmente disfrutada por unos cuantos. Se podría decir que había hasta una cultura raver, en la cual, fiesta o tono que sea, podíamos reconocer a las mismas personas que asistían, sabiendo que te las ibas a encontrar en todos los eventos de la temporada. Esto ocurrió hace como unos diez años, donde realmente se podía hablar de un movimiento de pocos, una especie de élite. Hoy la realidad es otra. Tiene tantos adeptos como la pachanga dice tener. Basta nomás con darse una vuelta por las colas de los raves y darse cuenta de lo populares que se han vuelto. Mucho de pose hay también, sobre todo por el uso de las drogas, pero independientemente de si hoy en día la gente va para hacer show o no, miles de almas se entregan en cada tono a darle rienda suelta a sus cuerpos al latido de la música. Eso es lo espectacular de la música electrónica: su carácter individualista y a la vez comunal. No necesitas a nadie para bailar, TODOS están bailando solos y a la vez disfrutando de la energía del resto que vibra en conjunto. “God is a DJ”, y nada lo dice mejor que ese momento de la noche cuando revienta la música.

Pachanga, a.k.a. música para gilear. No hay nada que se preste más para el coqueteo que bailar las toneritas del momento y con más razón si es verano. Es que hay algo mágico o infernal que hace que una vez que son escuchadas se queden grabadas en las cabezas de las personas para ser tarareadas a cada momento. Quizá ese efecto se deba a que desde hace diez años la música pachanguera tiene las mismas melodías pero con diferentes letras, o si es porque esos dizque ritmos caribeños (hoy en día casi no hay instrumentos, pero ritmos son) hacen que nuestros cuerpos, por más rígidos que sean, decidan mover las caderas. Por más que no sea la música que uno elija escuchar en su carro, cada vez que la ponen en una discoteca, reunión o en cualquier lugar donde vayas por el tercer whisky, corres a la pista de baile y te metes un buen meneo. No lo niegues. Acéptalo. Aunque jures y rejures que solo escuchas el último disco sueco independiente de alguna banda sin influencia del mercado y rock en español, sabemos que la última canción de Paco, Chicho, Cucho o los Paquichurros te hace vibrar y en tu cabeza están todos los pasos de las ahora famosas melodías brasileras. Se podría decir que la pachanga es ese placer culposo que todos disfrutamos.

Para votar visítanos en www.revistagaleria.pe Resultado ¿Quién Gana? edición 11 - Twitter: 54% vs. Facebook: 46%

89


SUSCRÍBETE

>

Paga 3

Recibe 12

envía tus datos a:

suscripciones@revistagaleria.pe o adquiérela vía

*Un año de suscripción (12 ediciones) por S/.60


91

Espécimen #54

El hipster peruano Un personaje que en los últimos años parecería estar surgiendo en todos lados, representado mediante muchas formas y actitudes, es el recientemente popular hipster, que incluso incursiona hoy en la fauna criolla. Dado que el hipster es la evolución/fusión del hippie con el bohemio y con el artista, su personalidad y look son una mezcla de varios estilos e ideologías. Por un lado, odia la convencionalidad, lo común, lo comercial o mainstream. No le gusta comprar ropa que se produzca en masa, prefiere comprar en tiendas de diseñadores peruanos independientes o sacar prendas viejas del armario de su abuelo para poder adjudicarse con justa fe una onda vintage. Así no tenga alguna deficiencia particular en la vista, usará lentes de marco grueso y llamativo, probablemente comprados en el Centro de Lima para reforzar la onda rebelde y contra-sistemática de su look. Le gusta mucho la música pero, por supuesto, de bandas y artistas independientes; mientras menos discos vendan, más hipster es la banda y, por ende, más acorde a sus gustos. Sus puntos de encuentro globales son los festivales de música indie. Olvídense de los dreads y el odio al jabón que caracterizaba a los hippies, los hipsters se someten a modernos peinados, en los que, de preferencia, alguna parte de la cabeza debe de estar rapada (el costado, atrás, adelante, los lados, etc.), así logran que sus cráneos, al igual que sus coloridas chompas, dejen en claro al mundo lo compleja e intensa que es su personalidad. Les encanta la fotografía y están particularmente obsesionados con la lomografía; mientras una imagen tenga más efectos y filtros que la hagan parecer una foto vieja de 1969, mayor armonía y paz sienten en su alma hipster. Disfrutan mucho hablar de arte, suelen investigar en Internet a los artistas del momento para no estar desactualizados al tener que conversar con otros miembros de su estirpe. Tienen mascotas como cuyes, ferrets o cacatúas, ya que tener perro o gato es, a su parecer, muy mainstream.

Frases recurrentes: “No, yo no voy a esos sitios”. “¿Vas a ir a Lollapalooza?”. “Me lo compré en uno de mis huecos”. Cosas que le encantan: Festivales gigantes de música independiente, chullos y/o sombreritos, Instagram, películas de Europa del este, pintarse el pelo. Cosas que no tolera: Que le digan emo, los villancicos, ternos o sastres, deportes de aventura, tiendas por departamento y Jessica Simpson. Eventuales tipos de hipster: La diseñadora: solo usa ropa que ella diseña y no es fan del maquillaje. El filósofo: estudió filosofía pero se dedica al arte, usando sus conocimientos como explicación conceptual de sus garabatos. El(la) renegado(a): su familia es millonaria, pero ha tratado de escapar de todo lo que eso supone. El misceláneo: hace cualquier cosa relacionada al arte y se llama a sí mismo “gestor cultural”. Ilustración: Giancarlo Salvador

91


92

Rolling Here Maritza Campos

Bonjour Carolina Guerra

Photo Mauricio Gilbonio

Foto Random Bethania Lapouble

Se Venden Maritza Campos

Perrita y Amiguera Carlos Castillo

Guggenheim Lía Lázaro

Todo Fácil Jules Bay

Huevos de Codorniz Claudia Vinatea

Envía tus fotos de celular a random@revistagaleria.pe


El Plato

Rollitos rellenos de arroz con pollo Bohemia Av. Santa Cruz 805, Miraflores Teléfono: 446 5240

Con más de 16 años de experiencia, Bohemia es un restaurante que ha logrado mantener la misma calidad increíble de sus platos. Una de sus nuevas propuestas es este piqueo. Son unos rollitos, que en realidad son una renovada versión del tradicional tequeño, rellenos de un delicioso arroz verde que llega como una bomba de sabor cuando lo acompañamos de la salsa huancaína y de rocoto que nos ofrece el local. Es curioso conocer el origen de este plato, que fue inventado a raíz de que Bohemia abrió su local en Mega Plaza y quiso ofrecer platos diferentes que no dejaran de sorprender al público. Ante ese intento de cambiar algunos elementos de la carta, este plato resultó teniendo tanto éxito que fue incluido en todos sus locales. Sin duda, nuestra recomendación del mes. Foto: Leslie Hosokawa

93


Cosas para ver

The Avengers Paramount Pictures / Marvel Studios Director: Joss Whedon Actores: Robert Downey Jr., Chris Hemsworth, Chris Evans, Scarlett Johansson, Mark Ruffalo, Samuel L. Jackson.

Esta es claramente la película taquillera de la temporada, pero, por suerte, eso no la exime de ser una muy buena representación del cómic y de los legendarios personajes creados por Stan Lee. Paramount y Marvel se juntan nuevamente para hacer magia con un elenco groseramente bien armado y una sarta de efectos que van a dejar pasmado a cualquiera. Utilizando a los personajes (y en casi todos los casos a los mismos actores) que se ha ido presentando en películas durante los últimos cinco años, The Avengers unifica la historia de Thor, Iron Man, Hulk, el Capitán América y otros miembros de la pandilla, quienes a pedido de la agencia internacional S.H.I.E.L.D. se juntan para rescatar al mundo de la amenaza universal que representa Loki, el hermano tronado de Thor que planea destruir al planeta y más allá. Si no son fans, igual será una película impresionante. Y si son fans, se van a morir cuando la vean.

Del Capricho Al Disparate Muestra gráfica original de Dalí inspirada en grabados de Francisco de Goya Fecha: Del 27 de marzo al 27 de mayo Lugar: Galería Centro Cultural PUCP (Av. Camino Real 1075, San Isidro) Horario: de lunes a domingo de 10 a.m. a 10 p.m. “Del Capricho al Disparate” es una colección de la obra gráfica de Salvador Dalí basada en los grabados de Francisco de Goya. Es una colección surrealista espectacular, compuesta por 80 grabados a color producidos por Dalí entre los años 1973 y 1977, y trabajadas por el curador español Federico Fernández Diez. A partir de la reproducción heliográfica de las planchas originales de “Los Caprichos” de Francisco de Goya y su posterior intervención, Dalí recrea, retoma y replantea su universo surreal, integrándolo en perfecta armonía con las escenas de los caprichos goyescos. En estas, Dalí convierte los caprichos en disparates, operación que Goya había realizado previamente al elaborar sus grabados, partiendo de la acumulación de elementos heredados de su repertorio gráfico, despojándolos de su sentido narrativo y de su linealidad. El clásico arte de Goya con el increíble toque surreal y transformador de Dalí. Para darse una vuelta de todas maneras. Además es gratis, así que no hay excusa.

Jardines Lugar: Parque de la Reserva Fechas: 11 al 15 de abril y del 18 al 22 de abril (3:00 p.m. a 5:30 p.m.) Informes: coordinacion@karinelmore.com Teléfono: 993 042 097

La reconocida coreógrafa peruana Karin Elmore regresa a Lima para presentar su nuevo proyecto de instalación vegetal Jardines, una instalación que se presenta como una experiencia sensorial en la que el público participa activamente, un paseo por un espacio paralelo, un recorrido por un jardín interior. Con la ayuda de recursos como videos, poesía, recorridos sonoros, esta propuesta se convierte en un paseo de los sentidos, en donde los elementos vivos de la naturaleza y del espacio, las formas, las texturas, los olores, el paisaje y los sonidos juegan un papel trascendental. Jardines es una instalación diferente que explora las posibilidades del bienestar y del placer en ciudades como Lima, enfermas de contaminación sonora y ambiental, afectadas por la falta de áreas verdes, entre otras carencias sociales y económicas más graves. Los huertos urbanos creados para la instalación, permanecerán posteriormente como huertos comunitarios, lo que es conveniente para todos. Simultáneamente, se dictarán talleres gratuitos de danza y huertos urbanos, impartidos por especialistas agrónomos y reconocidas profesionales de la danza contemporánea a nivel internacional.

95


Porque SĂ­

OjalĂĄ te despidan. 96

Y para colmo usas Comic Sans... morti.


Carta Abierta Estimada Alcaldesa de Lima, señora Susana Villarán:

Esta carta la escribimos en nombre de todos los que votaron por usted como los que no. En este momento no importa cuál haya sido la inclinación inicial de cada uno, lo elemental es que usted es nuestra actual alcaldesa, y nos gustaría compartir la opinión que tenemos sobre su tiempo en dicho cargo. Por un lado, algunos esperaban que sea usted la solución a muchos de los problemas que existían y existen en nuestra capital; otros creían que usted sería precisamente el problema que se presentaría, ya sea por su ideología política o por meter tanto floro de la bufandita verde. Una vez que resultó elegida, ya nada de eso era trascendente. Solo quedaba esperar a ver qué pasaría. ¿Qué es lo que hizo al iniciar su mandato? Anunciar que Lima tendrá una zona rosa. ¿AH? Sabemos que no es lo primero que hizo, ni tampoco que le parece lo más importante, pero, ¿dónde estaban sus asesores de imagen, su equipo de comunicación? ¿Dónde? Era obvio que los medios iban a darle importancia a esta noticia porque llama la atención y sus detractores serían los principales en beneficiarse de esa mala acción de comunicación. Luego de eso fueron meses de investigación a Castañeda, que nos queda claro que fueron para demostrar su aversión a la corrupción, pero era obvio que el estiramiento de ese proceso solo generaría que la gente dijera que no hace nada. Lamentablemente, nunca comunicó lo contrario, así que nadie podía defenderla. Después, surgieron algunas iniciativas en Facebook como la página “¿Susana no hace nada?”, en donde se trataba de explicar y difundir todas las otras obras que usted hace en Lima. El problema es que si no se es uno de sus seguidores en Facebook, no se obtendrá ese mensaje. ¿La idea no debería ser comunicarlo comunalmente? Por favor, no nos hagan empezar a hablar de La Herradura, porque eso es lo que todo el mundo tiene en mente y la causa de que el asunto de la revocatoria se volviera tan popular. No vamos a empezar a echarle la culpa de los temblores, ni del insoportable calor que hace en Lima. No vamos a satanizarla, ni decirle que carga con un pasado terrorista, porque está de más criticar y analizar a las situaciones cuando uno se para al extremo opuesto. Solo queremos decirle que sí, confiamos en que tiene buenas intenciones, iniciativas y que quizá estén en camino. Pero, por favor, haga algo para demostrarle a quienes votaron por usted o no, que el resultado final fue positivo para nuestra ciudad. Mejore su imagen y piense en qué necesita la ciudad de Lima como un todo. Tiene que dejar de señalar problemas que, si bien existen, no son los más urgentes. Haga algo, señora Villarán. Atentamente,


El Directorio Adidas Originals C.C. Jockey Plaza Boulevard Tda. A1-10 99 350 7005 adidas.com Adidas Performance C.C. Jockey Plaza Tda. 225 250 0528 Cut Club Jorge Chávez 220 Miraflores cutclub@cutclub.com.pe Armando Paredes Pasaje Hernando de Lavalle 112 Barranco 251 4364 contacto@armandoparedes.com Bohemia Santa Cruz 805 Miraflores 446 5240 El Dragón Nicolas de Pierola 168 Barranco Friday’s Óvalo Gutierrez 610 6900

Jet Market La Paz 1660 Miraflores La Casa del Fumador Schell 291 Miraflores 447 1781 Levi’s C.C. Jockey Plaza Tda. 129 435 3245 Mazda mazda.pe Puma puma.com Encuéntranos Facebook y Twitter Ripley ripley.com.pe Saqra La Paz 646 Lima 45 650 8884 Studio A studioa.com.pe Wong wong.com.pe

Con esta edición número 12 finaliza oficialmente un año de publicaciones dentro del cual hemos aprendido bastante, cometido algunos errores y crecido muchísimo, como personas, como revista y como empresa. Todo esto, obviamente, sería imposible de no haber contado con el apoyo de muchísima gente que ha aportado los granitos de arena necesarios para hacer que todo funcione. Agradecemos a nuestras familias y amigos porque no han dejado de ser un apoyo constante en todo este proceso, a nuestros lectores porque son quienes nos dan una razón de existir como publicación y a nuestros anunciantes por la confianza establecida a lo largo de todos estos meses. Gracias también a la tía Delia por los deliciosos almuerzos semanales, esas papitas rellenas y chocolates que llegaron como sorpresa para toda la Corp. A Pepo y al equipo de Legaliza Perú por habernos ayudado brindándonos los datos necesarios para hacer un justo y correcto análisis al momento de desarrollar tan controversial tema. A Gian Franco por mandarnos una espectacular canasta de muffins que, lamentablemente, no tuvo mucho tiempo de vida, y a Gregorio por ser el mejor y venir siempre con un humor increíble a limpiar nuestra oficina que a veces es un caos. Dani agradece a su tía Mirtha que siempre es la primera en leer la revista completa y a los koalas que se trepan en tu espalda cuando más lo necesitas.

Si consideras que tienes, o conoces a alguien que tenga, un trabajo que debería de estar publicado, ya sean textos, fotos, historias, pinturas, diseños o exposiciones caseras de macramé, nos gustaría revisarlos. Si tienes talento (pero de verdad) para algo en particular, háznoslo saber.

info@revistagaleria.pe 98


La Cita

“Ustedes ven las cosas tal como son y se preguntan ¿por qué? Yo las veo como pueden ser y me pregunto ¿por qué no?” George Bernard Shaw

99


Galeria 12  

Ver para leer