Page 1

#58 02.2014

I N T E L E C T UA L Y F R Í VO L A

ESTE MES: UN MUNDO MEJOR


Immuna Cell Complex INMUNIDAD CELULAR 18 KILATES

Inmuno Protección Celular. Redensificación. Resistencia.

STOP STRESS Activa la resistencia al stress a nivel celular provocado por las agresiones externas. Repara, cohesiona e inmuniza la matriz extracelular. El Nutrabiotic Stabilizer Ex4 estimula la actividad de las citoquinas, glicoproteínas y polisacáridos. Revitaliza. Redensifica. Reafirma. Biocompatible con la genética celular. 100% libre de fragancias. 100% libre de colorantes. • TONO RECUPERADO. • ARRUGAS REDUCIDAS. • PIEl FIRME Y PROTEGIDA.


16 I ATRODEN QUIÉNES SOMOS

ENCONTRANOS EN

Director responsable Marco Simeone Ariosa marco@intelectualyfrivola.com

Novecento, Hotel Faena, Dadá, Tienda Malba, Ruth Benzacar, Aldo’s, Ginebra, Le Pain Quotidien, Bruni, Florería Atlántico, Olivetti, Bartola, Foster Catena, Osaka, Roho, Cucina Paradiso, Malvón, Sucre, Proa, Le Blé y Farinelli.

Director editorial Esteban Feune de Colombi esteban@intelectualyfrivola.com Director de arte Juan Moreno juan@intelectualyfrivola.com Producción Rosario Bibiloni rosario@intelectualyfrivola.com Prensa y relaciones públicas Grupo Mass PR info@masspr.net Impresión Galt Printing Ayolas 494 (CABA) Distribución y logística Promail Condarco 4846 / 4572-0505

GALERA INTELECTUAL Y FRÍVOLA

GALERA #58 UN MUNDO MEJOR · febrero 2014 Tirada: 10.000 ejemplares Fotografía de tapa: Luciana Val y Franco Musso Retoque digital: Gus Gonçalves para Estudio 12 Pelo y maquillaje: Marianela Fidalgo para Jazmín Calcarami Estudio

es una publicación de Marco Simeone French 3112 (Ciudad de Buenos Aires). Las opiniones de los entrevistados y los artículos no reflejan necesariamente la opinión de quienes hacen Galera Intelectual y Frívola. Se prohíbe la reproducción parcial o total del contenido publicado en esta edición. Hecho el depósito que marca la ley 11.723.

intelectualyfrivola.com

COLABORAN Wally Diamante, Facu Garayalde, Janina Miculitzki, Matías Garda, Delfina Campos, Lucrecia Gratas, Luciana Val y Franco Musso (foto De la Galera), Alejandro Chaskielberg (fotos Decí Whisky), Javier Velasco (ilustración Grandes Vestimentas), Marina Caputo (foto Quiromancia), Diego Roa (ilustración Prendé la Mecha), Santiago Papanicolau (ilustración Visionario) y Javier Velasco (Grandes Vestimentas).

MUCHAS GRACIAS Mario Testino, Jessica Trosman, Martín Churba, Cristina Le Mehauté, Luis Ureta, Nicole Neumann, Laura Cecchinato, Valeria Mazza, Alejandra Ledesma, Martín Viñuales, Joaquín Tetamanti, Pier Squillari, Carolina Medvuidenur, Melisa Tedeschi, Gonzalo Bazgan, Gisela Casella, María Cher, Mili Allende, Josefina Hassan, Gustavo Castagnino, Paula López, Eve Grynberg, Julio Gondell, Guadalupe Requena, Federico Ares, Soledad Carranza, María Florencia Méndez, María Belén Robaina, Verónica Gómez Salazar, Natalia Antolin, Ever Miguez, Fernando Farré, Marcela Rémoli, Marcela Peduto, Tomás Donlon, María Belén Rivarola, Paula Cahen d’Anvers, Lucía Montero, Diego Romero, Ita Denegri, Rubén Troilo, Cuti Von Niederhausern, Fernando Baz, Guillermo Cicciari, Santiago Di Ció y Ximena Hernández.


18 I LA NUBE

Un mundo mejor

MARIO TESTINO

Jessica Trosman & Martín Churba Adolfo Pérez Esquivel

Muhammad Yunus • MADIBA

Luis Ureta • Caetano Veloso & Paulo Leminski

R.E.M. • Nicole Neumann

CARLOS THAYS • Yukio Mishima Martín Viñuales • Blake Mycoskie Alejandro Chaskielberg • Valeria Mazza ARQUITECTURA VERDE

Charles Darwin • MARIANO CARRERA Cascos Verdes

intelectualyfrivola.com GaleraGalera


20 I EDITORIAL REVERDECIDO

“Verdura” es un poema del brasileño Paulo Leminski que Caetano Veloso convirtió en rauda y mágica canción hace varias décadas. De repente me lembro do verde da cor verde a mais verde que existe a cor mais alegre a cor mais triste o verde que vestes o verde que vestiste o dia em que te vi o dia em que me viste De repente

vendi meus filhos a uma família americana eles têm carro eles têm grana eles têm casa a grama é bacana só assim eles podem voltar e pegar um sol em Copacabana.


VOLVER I 21

Vemos aquí a Adolfo Pérez Esquivel en Montevideo, en 1966. Por aquel entonces, el Nobel de la Paz promovió una reunión que dio origen al Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ), una organización social latinoamericana que preside y que se propone ayudar a los más débiles.


Inés Peralta Ramos y Manuel Antelo en la comida de Catena en Santas Negras, Punta del Este.

Humberto Tortonese en el mega ágape de vitaminwater en La Caracola.

Paris Hilton musicalizó el evento de vitaminwater en La Caracola.

Concepción Cochrane Blaquier junto a los peruanos de paso de Haras Luján del Milagro.

Pilar Solchaga en la fiesta de blanco de Chandon en Punta del Este.

Mauro Colagreco, Narda Lepes, Fernando Trocca, Darío Gualtieri y Germán Martitegui protagonizaron Cocinando a Diez Manos, presentado por HSBC en Santa Teresita, José Ignacio.

Juana Viale deslumbró en el tradicional festejo de Chandon en Punta del Este.

Tomi Dieguez, Lea Lopatín, Dr. Sepian, Anita Pauls, Pol Medina, Nico Pauls y Nacho Loizaga, miembros de Horizonte, participaron del evento de Axe Peace en Mar del Plata.


CIENCIAS SOCIALES I 23

Micaela y Candelaria Tinelli la rompieron en vitaminwater. Cristiano Rattazzi y Susana Giménez en la fiesta de FIAT en Tequila, Punta del Este. Dante Spinetta en el Movistar Free Music de Mar del Plata.

Garza Lobos presentó una edición limitada de remeras junto a Doná tu Basura. Lo recaudado por la venta es a beneficio de la ONG.

Flor Torrente en el evento de Axe Peace en Mar del Plata.

Mía Flores Pirán en la fabulosa comida de Catena.

Florencia Raggi viviendo la experiencia Ser en Mar del Plata.

Los hermanos Paula, Maxi y Sofía Reca en la comida de HSBC en La Huella.

Calu Rivero y Mónica Antonopulos pasaron por el local de Cher a conocer la nueva colección.

Celeste Cid en el Movistar Free Music de La Feliz.

Silvita Pereyra Iraola y Zorrito Von Quintiero tocaron en el evento de Catena.


24 I EL RELATO

Para este heteróclito número que abreva en “un mundo mejor”, les traemos El muchacho que escribía poesía, un alucinante cuento del escritor japonés Yukio Mishima publicado a mediados de los 60. Poema tras poema fluía de su pluma con pasmosa facilidad. Le llevaba poco tiempo llenar las treinta páginas de uno de los cuadernos de la Escuela de los Pares. ¿Cómo era posible, se preguntaba el muchacho, que pudiera escribir dos o tres poemas por día? Una semana que estuvo enfermo en cama, compuso: “Una semana: Antología”. Recortó un óvalo en la cubierta de su cuaderno para destacar la palabra “poemas” en la primera página. Abajo, escribió en inglés: “12th. 18th: May, 1940”. Sus poemas empezaban a llamar la atención de los estudiantes de los últimos años. “La algarabía es por mis 15 años”. Pero el muchacho confiaba en su genio. Empezó a ser atrevido cuando hablaba con los mayores. Quería dejar de decir “es posible”, tenía que decir siempre “sí”.

a la ventana y descubría que era una flor artificial. Su piel, como carne de gallina por el frío, se convertía en el gastado pétalo de una flor de terciopelo. Cuando el mundo se transformaba así era feliz. No le sorprendía que el nacimiento de un poema le trajera esta clase de felicidad. Sabía mentalmente que un poema nace de la tristeza, la maldición o la desesperanza del seno de la soledad. Pero para que este fuera su caso, necesitaba un interés más profundo en sí mismo, algún problema que lo abrumara. Aunque estaba convencido de su genio, tenía curiosamente muy poco interés en sí mismo. El mundo exterior le parecía más fascinante. Sería más preciso decir que en los momentos en que, sin motivo aparente era feliz, el mundo asumía dócilmente las formas que él deseaba.

Estaba anémico de tanto masturbarse. Pero su propia fealdad no había empezado a molestarle. La poesía era algo aparte de esas sensaciones físicas de asco. La poesía era algo aparte de todo. En las sutiles mentiras de un poema aprendía el arte de mentir sutilmente. Sólo importaba que las palabras fueran bellas. Todo el día estudiaba el diccionario.

Venía la poesía para resguardar sus momentos de felicidad, ¿o era el nacimiento de sus poemas lo que la hacía posible? No estaba seguro. Sólo sabía que era una felicidad diferente de la que sentía cuando sus padres le traían algo que había deseado por mucho tiempo o cuando lo llevaban de viaje, y que era una felicidad únicamente suya.

Cuando estaba en éxtasis, un mundo de metáforas se materializaba ante sus ojos. La oruga hacía encajes con las hojas del cerezo; un guijarro lanzado a través de robles esplendorosos volaba hacia el mar. Las garzas perforaban la ajada sábana del mar embravecido para buscar en el fondo a los ahogados. Los duraznos se maquillaban suavemente entre el zumbido de insectos dorados; el aire, como un arco de llamas tras una estatua, giraba y se retorcía en torno a una multitud que trataba de escapar. El ocaso presagiaba el mal: adquiría la oscura tintura del yodo. Los árboles de invierno levantaban hacia el cielo sus patas de madera. Y una muchacha estaba sentada junto a un horno, su cuerpo como una rosa ardiente. Él se acercaba

Al muchacho no le gustaba escrutar constante y atentamente el mundo exterior o su ser interior. Si el objeto que le llamaba la atención no se convertía de pronto en una imagen, si en un mediodía de mayo el brillo blancuzco de las hojas recién nacidas no se convertía en el oscuro fulgor de los capullos nocturnos del cerezo, se aburría al instante y dejaba de mirarlo. Rechazaba fríamente los objetos reales, pero extraños, que no podía transformar: “No hay poesía en eso”. Una mañana en que había previsto las preguntas de un examen, respondió rápidamente, puso las respuestas sobre el escritorio del profesor sin mirarlas siquiera, y salió antes que todos sus compañeros.

Cuando cruzaba los patios desiertos hacia la puerta, cayó en sus ojos el brillo de la esfera dorada del asta de la bandera. Una inefable sensación de felicidad se apoderó de él. La bandera no estaba alzada. No era día de fiesta. Pero sintió que era un día de fiesta para su espíritu, y que la esfera del asta lo celebraba. Su cerebro dio un rápido giro y se encaminó hacia la poesía. Hacia el éxtasis del momento. La plenitud de esa soledad. Su extraordinaria ligereza. Cada recodo de su cuerpo intoxicado de lucidez. La armonía entre el mundo exterior y su ser interior… Cuando no caía naturalmente en ese estado, trataba de usar cualquier cosa a mano para inducir la misma intoxicación. Escudriñaba su cuarto a través de una caja de cigarrillos hecha con una veteada caparazón de tortuga. Agitaba el frasco de cosméticos de su madre y observaba la tumultuosa danza del polvo al abandonar la clara superficie del líquido y asentarse suavemente en el fondo. Sin la menor emoción usaba palabras como “súplica”, “maldición” y “desdén”. El muchacho estaba en el Club Literario. Uno de los miembros del comité le había prestado una llave que le permitía entrar a la sede solo y a cualquier hora para sumergirse en sus diccionarios favoritos. Le gustaban las páginas sobre los poetas románticos en el Diccionario de la literatura mundial: En sus retratos no tenían enmarañadas barbas de viejo, todos eran jóvenes y bellos. Le interesaba la brevedad de las vidas de los poetas. Los poetas deben morir jóvenes. Pero incluso una muerte prematura era algo lejano para un quinceañero. Desde esta seguridad aritmética el muchacho podía contemplar la muerte prematura sin preocuparse. Le gustaba el soneto de Wilde, “La tumba de Keats”:


“Despojado de la vida cuando eran nuevos el amor y la vida / aquí yace el más joven de los mártires”. Había algo sorprendente en esos desastres reales que caían, benéficos, sobre los poetas. Creía en una armonía predeterminada. La armonía predeterminada en la biografía de un poeta. Creer en esto era como creer en su propio genio. Le causaba placer imaginar largas elegías en su honor, la fama póstuma. Pero imaginar su propio cadáver lo hacía sentirse torpe. Pensaba febrilmente: que viva como un cohete. Que con todo mi ser pinte el cielo nocturno un momento y me apague al instante. Consideraba todas las clases de vida y ninguna otra le parecía tolerable. El suicidio le repugnaba. La armonía predeterminada encontraría una manera más satisfactoria de matarlo. La poesía empezaba a emperezar su espíritu. Si hubiera sido más diligente, habría pensado con más pasión en el suicidio. En la reunión de la mañana el monitor de los estudiantes pronunció su nombre. Eso implicaba una pena más severa que ser llamado a la oficina del maestro. “Ya sabes de qué se trata”, le dijeron sus amigos para intimidarlo. Se puso pálido y le temblaban las manos. El monitor, a la espera del muchacho, escribía algo con una punta de acero en las cenizas muertas del “hibachi”. Cuando el muchacho entró, el monitor le dijo “siéntese”, cortésmente. No hubo reprimenda. Le contó que había leído sus poemas en la revista de los egresados. Después le hizo muchas preguntas sobre la poesía y sobre su vida en el hogar. Al final le dijo: –Hay dos tipos: Schilla y Goethe. Sabe quién es Schilla, ¿no es cierto? –¿Quiere decir Schiller? –Sí. No trate nunca de convertirse en un Schilla. Sea un Goethe. El muchacho salió del cuarto del monitor y se arrastró hasta el salón de clase, insatisfecho y frunciendo el ceño. No había leído ni a Goethe ni a Schiller. Pero conocía sus retratos. “No me gusta Goethe.

Es un viejo. Schiller es joven. Me gusta más”. El presidente del Club Literario, un joven llamado R que le llevaba cinco años, empezó a protegerlo. También a él le gustaba R, porque era indudable que se consideraba un genio anónimo, y porque reconocía el genio del muchacho sin tener para nada en cuenta su diferencia de edades. Los genios tenían que ser amigos. R era hijo de un Par. Se daba aires de un Villiers de l’Isle Adam, se sentía orgulloso del noble linaje de su familia y empapaba su obra con una nostalgia decadente de la tradición aristocrática de las letras. R, además, había publicado una edición privada de sus poemas y ensayos. El muchacho sintió envidia. Intercambiaban largas cartas todos los días. Les gustaba esta rutina. Casi todas las mañanas llegaba a casa del muchacho una carta de R en un sobre al estilo occidental, del color del melocotón. Por largas que fueran las cartas no pasaban de un cierto peso; lo que le encantaba al muchacho era esa voluminosa ligereza, esa sensación de que estaban llenas pero de que flotaban. Al final de la carta copiaba un poema reciente, escrito ese mismo día, o si no había tenido tiempo, un poema anterior. El contenido de las cartas era trivial. Empezaban con una crítica del poema que el otro había enviado en la última carta, a la que seguía una palabrería inacabable en la que cada cual hablaba de la música que había escuchado, los episodios diarios de su familia, las impresiones de las muchachas que le habían parecido bellas, los libros que había leído, las experiencias poéticas en las que una palabra revelaba mundos, y así sucesivamente. Ni el joven de veinte años ni el muchacho de quince se cansaban de este hábito. Pero el muchacho reconocía en las cartas de R una pálida melancolía, la sombra de un ligero malestar que sabía que no estaba nunca presente en las suyas. Un recelo ante la realidad, una ansiedad de algo a lo que pronto tendría que enfrentarse, le daban a las cartas de R un cierto espíritu de soledad y de dolor. El tranquilo muchacho percibía este espíritu como una sombra sin importancia que nunca caería sobre él.

¿Veré alguna vez la fealdad? El muchacho se planteaba problemas de esta clase; no los esperaba. La vejez, por ejemplo, que rindió a Goethe después de soportarla muchos años. No se le había ocurrido nunca pensar en algo como la vejez. Hasta la flor de la juventud, bella para unos y fea para otros, estaba todavía muy lejos. Olvidaba la fealdad que descubría en sí mismo. El muchacho estaba cautivado por la ilusión que confunde al arte con el artista, la ilusión que proyectan en el artista las muchachas ingenuas y consentidas. No le interesaba el análisis y el estudio de ese ser que era él mismo, en quien siempre soñaba. Pertenecía al mundo de la metáfora, al interminable calidoscopio en el que la desnudez de una muchacha se convertía en una flor artificial. Quien hace cosas bellas no puede ser feo. Era un pensamiento tercamente enraizado en su cerebro, pero inexplicablemente no se hacía nunca la pregunta más importante: ¿Era necesario que alguien bello hiciera cosas bellas? ¿Necesario? El muchacho se hubiera reído de la palabra. Sus poemas no nacían de la necesidad. Le venían naturalmente; aunque tratara de negarlos, los poemas mismos movían su mano y lo obligaban a escribir. La necesidad implicaba una carencia, algo que no podía concebir en sí mismo. Reducía, en primer lugar, las fuentes de su poesía a la palabra “genio”, y no podía creer que hubiera en él una carencia de la que no fuera consciente. Y aunque lo fuera, prefería llamarlo “genio” y no carencia. No que fuera incapaz de criticar sus propios poemas. Había, por ejemplo, un poema de cuatro versos que los mayores alababan con extravagancia; le parecía frívolo y le daba pena. Era un poema que decía: así como el borde transparente de este vidrio tiene un fulgor azul, así tus límpidos ojos pueden esconder un destello de amor. Los elogios de los demás le encantaban al muchacho, pero su arrogancia no le permitía ahogarse en ellos. La verdad era que ni siquiera el talento de R le impresionaba mucho. Claro que R tenía suficiente talento como para distinguirse entre los estudiantes avanzados del Club Literario, pero eso no quería decir nada. Había un rincón frígido en el corazón del muchacho. Si R no hubiera agotado su tesoro


26 I EL RELATO verbal para alabar el talento del muchacho, quizás el muchacho no hubiera hecho ningún esfuerzo para reconocer el de R.

disponibles para su uso personal, para un empleo individual y único. No se le ocurría que sólo la experiencia podía darle a las palabras color y plenitud creativa.

El cuarto estaba vacío. Con el habitual olor a polvo. R entró y abrió la ventana, palmoteó para quitarse el polvo de las manos y se sentó en un asiento desvencijado.

Se daba perfecta cuenta de que el premio a su gusto ocasional por ese tranquilo placer era la ausencia de cualquier brusca excitación adolescente. Dos veces al año, las escuelas tenían series de béisbol que llamaban los “Juegos de la Liga”. Cuando la Escuela de los Pares perdía, los estudiantes de penúltimo año que habían vitoreado a los jugadores durante el partido los rodeaban y compartían sus sollozos. Él nunca lloraba. Ni se sentía triste. “¿Para qué sentirse triste? ¿Porque perdimos un partido de béisbol?”. Le sorprendían esas caras llorosas, tan extrañas. El muchacho sabía que sentía las cosas con facilidad, pero su sensibilidad se encaminaba en una dirección diferente a la de todos los demás. Las cosas que los hacían llorar no tenían eco en su corazón. El muchacho empezó a hacer cada vez más que el amor fuera el tema de su poesía. Nunca había amado. Pero le aburría basar su poesía solamente en las transformaciones de la naturaleza, y se puso a cantar las metamorfosis que de momento a momento ocurren en el alma.

El primer encuentro entre nuestro mundo interior y el lenguaje enfrenta algo totalmente individual con algo universal. Es también la ocasión para que un individuo, refinado por lo universal, por fin se reconozca. El quinceañero estaba más que familiarizado con esta indescriptible experiencia interior. Porque la desarmonía que sentía al encontrar una nueva palabra también le hacía sentir una emoción desconocida. Lo ayudaba a mantener una calma exterior incompatible con su juventud. Cuando una cierta emoción se apoderaba de él, la desarmonía que despertaba lo llevaba a recordar los elementos de la desarmonía que había sentido antes de la palabra. Recordaba entonces la palabra y la usaba para nombrar la emoción que tenía ante sí. El muchacho se hizo práctico en disponer así de las emociones. Fue así como conoció todas las cosas: la “humillación”, la “agonía”, la “desesperanza”, la “execración”, la “alegría del amor”, la “pena del desamor”.

Cuando ya estaban instalados el muchacho empezó a hablar.

No le remordía cantar lo que no había vivido. Algo en él siempre había creído que el arte era esto exactamente. No se lamentaba de su falta de experiencia. No había oposición ni tensión entre el mundo que le quedaba por vivir y el mundo que tenía dentro de sí. No tenía que ir muy lejos para creer en la superioridad de su mundo interior; una especie de confianza irracional le permitía creer que no había en el mundo emoción que le quedara por sentir. Porque el muchacho pensaba que un espíritu tan agudo y sensible como el suyo ya había aprehendido los arquetipos de todas las emociones, aunque fuera algunas veces como puras premoniciones, que toda la experiencia se podía reconstruir con las combinaciones apropiadas de estos elementos de la emoción. Pero, ¿cuáles eran estos elementos? Él tenía su propia y arbitraria definición: “Las palabras”. No que el muchacho hubiera llegado a una maestría de las palabras que fuera genuinamente suya. Pero pensaba que la universalidad de muchas de las palabras que encontraba en el diccionario las hacía variadas en su significado y con distinto contenido y, por lo tanto,

Le hubiera sido fácil recurrir a la imaginación. Pero el muchacho dudaba en hacerlo. La imaginación necesita una clase de identificación en la que el ser se duele con el dolor de los demás. El muchacho, en su frialdad, no sentía nunca el dolor de los demás. Sin sentir el menor dolor se susurraba: “Eso es dolor, es algo que conozco”. Era una soleada tarde de mayo. Las clases se habían acabado. El muchacho caminaba hacia la sede del Club Literario para ver si había alguien allí con quien pudiera hablar camino a casa. Se encontró con R, quien le dijo:

–Anoche vi un sueño en colores. (El muchacho se imaginaba que los sueños en colores eran prerrogativa de los poetas.) –Había una colina de tierra roja. La tierra era de un rojo encendido, y el atardecer, rojo y brillante, hacía su color más resplandeciente. De la derecha vino entonces un hombre arrastrando una larga cadena. Un pavo real cuatro o cinco veces más grande que el hombre iba atado a su extremo y recogía sus plumas arrastrándose lentamente frente a mí. El pavo real era de un verde vivo. Todo su cuerpo era verde y brillaba hermosamente. Seguí mirando el pavo real a medida que era arrastrado hacia lo lejos, hasta que no pude verlo más... Fue un sueño fantástico. Mis sueños son muy vívidos cuando son en colores, casi demasiado vívidos. ¿Qué querría decir un pavo real verde para Freud? ¿Qué querría decir? R no parecía muy interesado. Estaba distinto que siempre. Estaba igual de pálido, pero su voz no tenía su usual tono tranquilo y afiebrado, ni respondía con pasión. Había aparentemente escuchado el monólogo del muchacho con indiferencia. No, no lo escuchaba.

–Estaba –esperando que nos encontráramos. Charlemos.

El afectado y alto cuello del uniforme de R estaba espolvoreado de caspa. La luz turbia hacía que refulgiera el capullo de cerezo de su emblema de oro, y alargaba su nariz, de por sí bastante grande. Era de forma elegante pero un tris más grande de lo debido, y mostraba una inconfundible expresión de ansiedad. La angustia de R parecía manifestarse en su nariz.

Entraron al edificio estilo cuartel en el que los salones de clase habían sido divididos con tabiques para alojar los diferentes clubes. El Club Literario estaba en una esquina del oscuro primer piso. Alcanzaban a oír ruidos, risas y el himno del colegio en el Club Deportivo, y el eco de un piano en el Club Musical. R. metió la llave en la cerradura de la sucia puerta de madera. Era una puerta que aún sin llave había que abrir a empujones.

Sobre el escritorio había unas viejas galeras cubiertas de polvo y reglas, lápices rojos, laca, volúmenes empastados de la revista de los egresados y manuscritos que alguien había empezado. El muchacho amaba esta confusión literaria. R revolvió las galeras como si estuviera ordenando las cosas a regañadientes, y sus dedos blancos y delgados se ensuciaron con el polvo. El muchacho hizo un gesto


de burla. Pero R chasqueó la lengua en señal de molestia, se sacudió el polvo de las manos y dijo:

Esta frase hirió el orgullo del muchacho. Su corazón se heló y planeó la venganza.

–La verdad es que hoy quería hablar contigo de algo.

–Pero si fueras un verdadero poeta, un genio, ¿no te salvaría la poesía en un momento como este?

–¿De qué? –La verdad es… –R vaciló primero pero luego escupió las palabras–. Sufro. Me ha pasado algo terrible. –¿Estás enamorado? –preguntó fríamente el muchacho. –Sí. R explicó las circunstancias. Se había enamorado de la joven esposa de otro, había sido descubierto por su padre, y le habían prohibido volver a verla. El muchacho se quedó mirando a R con los ojos desorbitados. “He aquí a alguien enamorado. Por primera vez puedo ver el amor con mis ojos”. No era un bello espectáculo. Era más bien desagradable. La habitual vitalidad de R había desaparecido; estaba cabizbajo. Parecía malhumorado. El muchacho había observado a menudo esta expresión en las caras de personas que habían perdido algo o a quienes había dejado el tren. Pero que un mayor tuviera confianza en él era un halago a su vanidad. No se sentía triste. Hizo un valeroso esfuerzo por asumir un aspecto melancólico. Pero el aire banal de una persona enamorada era difícil de soportar. Por fin halló unas palabras de consuelo. –Es terrible. Pero estoy seguro que de ello saldrá un buen poema. R respondió débilmente: –Este no es momento para la poesía. –¿Pero no es la poesía una salvación en momentos como este? La felicidad que causa la creación de un poema pasó como un rayo por la mente del muchacho. Pensó que cualquier pena o agonía podía ser eliminada mediante el poder de esa felicidad. –Las cosas no funcionan así. Tú no comprendes todavía.

–Goethe escribió el Werther –respondió R– y se salvó del suicidio. Pero sólo pudo escribirlo porque, en el fondo de su alma, sabía que nada, ni la poesía, lo podría salvar, y que lo único que quedaba era el suicidio. –Entonces, ¿por qué no se suicidó Goethe? Si escribir y el suicidio son la misma cosa, ¿por qué no se suicidó? ¿Porque era un cobarde? ¿O porque era un genio? –Porque era un genio.

R parecía haberse calmado con sus palabras, y ahora empezó a hacer un largo recuento de los atributos de la muchacha. Debía de ser una belleza extraordinaria, pero el muchacho no se la podía imaginar. –La próxima vez te muestro su retrato –dijo R. Luego, no sin vergüenza, terminó dramáticamente–: Me dijo que mi frente era realmente muy hermosa. El muchacho se fijó en la frente de R, bajo el pelo peinado hacia atrás. Era abultada y la piel relucía débilmente bajo la luz opaca que entraba por la puerta; daba la impresión de que tenía dos protuberancias, cada una tan grande como un puño. –Es un cejudo –pensó el muchacho. No le parecía nada hermoso. “Mi frente también es abultada”, se dijo. “Ser cejudo y ser bien parecido no son la misma cosa”.

–Entonces… El muchacho iba a insistir en una pregunta más, pero ni él mismo la comprendía. Se hizo vagamente a la idea de que lo que había salvado a Goethe era el egoísmo. La idea de usar esta noción para defenderse se apoderó de él. La frase de R, “Tú no comprendes todavía”, lo había herido profundamente. A sus años no había nada más fuerte que la sensación de inferioridad por la edad. Aunque no se atrevió a pronunciarla, una proposición que se burlaba de R había surgido en su mente: “No es un genio. Se enamora”. El amor de R era sin duda verdadero. Era la clase de amor que un genio nunca debe tener. R, para adornar su miseria, recurría al amor de Fujitsubo y Gengi, de Peleas y Melisande, de Tristán e Isolda, de la princesa de Cleves y el duque de Némours como ejemplos del amor ilícito. A medida que escuchaba, el muchacho se escandalizaba de que no había en la confesión de R ni un solo elemento que no conociera. Todo había sido escrito, todo había sido previsto, todo había sido ensayado. El amor escrito en los libros era más vital que éste. El amor cantado en los poemas era más bello. No podía comprender por qué R recurría a la realidad para tener sueños sublimes. No podía comprender este deseo de lo mediocre.

En ese momento el muchacho tuvo la revelación de algo. Había visto la ridícula impureza que siempre se entremete en nuestra conciencia del amor o de la vida, esa ridícula impureza sin la cual no podemos sobrevivir ni en ésta ni en aquel: es decir, la convicción de que el ser cejijuntos nos hace bellos. El muchacho pensó que también él, quizás, de un modo más intelectual, estaba abriéndose camino en la vida gracias a una convicción parecida. Algo en ese pensamiento lo hizo estremecerse. –¿En qué piensas? –preguntó R, suavemente, como de costumbre. El muchacho se mordió los labios y sonrió. El día se estaba oscureciendo. Oyó los gritos que llegaban desde donde practicaba el Club de Béisbol. Percibió un eco lúcido cuando una pelota golpeada por bate fue lanzada hacia el cielo. “Algún día, tal vez, yo también deje de escribir poesía”, pensó el muchacho por primera vez en su vida. Pero todavía le quedaba por descubrir que nunca había sido poeta.


28 I LOS AFICHES


MERCI BEAUCOUP I 29


30 I EXTERIORES: ARQUITECTURA VERDE

E

El impacto que supone la construcción –y luego el funcionamiento– de un edificio sobre el medio ambiente es mucho mayor de lo que se sospecha; un ejemplo contundente: los rascacielos yanquis generan casi el 40 % de las emisiones de dióxido de carbono de Estados Unidos. Para paliar esa grave problemática nació la arquitectura sustentable, que optimiza los recursos naturales y se adapta

al ecosistema. ¿Cómo lo hace? Acudiendo a fuentes de energía alternativas –como paneles solares o generadores eólicos–, reciclando materiales e ingeniando sistemas de calefacción y enfriamiento eficientes. En Argentina hay todavía pocos exponentes sustentables que admirar: entre los precursores se encuentran dos edificios de HSBC, en San Isidro y Barrancas de Lezama.

Cabaña de campo (Ontario, Canadá).

Algonquin Centre for Construction Excellence (Ottawa, Canadá).

Wildcat Ridge Residence (Aspen, Colorado).

La primera eco-comunidad inglesa (Hackbridge, Londres).

Edificio HSBC Parque Lezama (Buenos Aires, Argentina).


TESTINARIO. © Mario Testino


TRIPLE VIDRIERA I 33

Hasta el 9 de junio yacerán, en el segundo piso del MALBA, 122 imágenes del peruano Mario Testino, Midas de la fotografía que capturó con su lente todos los íconos y beldades de este mundo y cuya obra desembarcará por primera vez y a toda pompa en el país. Como introducción a este magnetizador evento, les acercamos el TESTINARIO, un serpenteante alfabeto dedicado a la galaxia del fotógrafo limeño. La Asociación Mario Testino (MATE) es una organización benéfica que cuenta con la mayor colección de su trabajo.

Alta Moda, su actual muestra en Perú, consiste en retratos de individuos vestidos con tradicionales trajes cusqueÑos.

“Viví en un hospital junto con prostitutas y alcohólicos. Era contrastante, porque yo era un sudamericano limpio, correcto y bastante Burgués”.

Recibió la Orden del Imperio Británico por sus aportes “a la fotografía y el bien social”.

“Trabajo Catorce horas al día”. “Cuando conocí a Diana, supe desde el primer momento que esa sesión sería diferente”, cuenta sobre sus históricos retratos de Lady Di. “Era un dandy en un país donde todos usaban la misma ropa. Por esa Época, en Sudamérica no teníamos acceso a revistas y cine”. Muchas de las imágenes de In Your Face abrevan en el legado de Richard Avedon y Helmut Newton. De pequeño le decían “Marito” y se le daba muy bien la Geometría. “Hay dos tipos de fotógrafos: los obsesionados con las cuestiones técnicas y los obsesionados con el sujeto”. “Con la cámara, miro al Interior de las personas. Si se tratara sólo de la superficie, sería muy aburrido”.

“Soy Peruano y quiero que mi trabajo también lo sea”. A los Quince años de edad, daba clases de inglés como voluntario en el Cerro San Cosme. “Amo estar Rodeado de personas”. Sobre su próximo aterrizaje en Argentina: “Estoy encantado de compartir mi obra en este país fascinante y hermoso, cuya tradición, elegancia, historia y energía me han Servido de gran inspiración”. Como la edad de Jesucristo, lleva Treinta y tres años creando belleza. MATE es la Única institución cultural dedicada a la exhibición permanente del trabajo de este prominente artista. Vendía portafolios a aspirantes a modelo por sólo 25 libras, incluyendo maquillaje y peluquería.

“Me atrae la Juventud”.

En palabras de Anna Wintour: “Nadie luce más sexy, espléndido, luminoso y subversivo que cuando es capturado por la cámara de Mario”.

Le fascina trabajar con Kate Moss porque tiene “una mente libre, abierta y curiosa”.

Con fotocopiadoras Xerox plagiaban sus obras los alumnos de una ignota escuela marroquí.

Algunos Libros que ha publicado: Any Objections?, Front Row Back Stage, Alive, Kids, Visionaire No. 46: Uncensored y Let Me In.

Ya publicó más de mil imágenes Y fue portada de Vogue Paris 56 veces.

“Mi Madre me ha ayudado mucho”. Nació en 1954, en Lima, Perú.

Fue furor su foto de Lady Gaga luciendo un bronceado color Zanahoria en la portada de la revista V.


34 I TRIPLE VIDRIERA

Carmen Kass. Los Ángeles, 2009, Allure. © Mario Testino

Tom Brady, 2012. © Mario Testino

Jennifer Lopez. Los Ángeles, 2011, V Magazine. © Mario Testino Kate Moss. Londres, 2006. Vogue Italia. © Mario Testino


36 I PRODE

VALERIA MAZZA PRODE GALERA #58 L

E

V

ARENA

NIEVE

HIJA

MADRE

PARÍS

NUEVA YORK

DÓLAR

EURO

BLANCO

NEGRO

VEGETARIANA

CARNÍVORA

AIRE ACONDICIONADO

VENTILADOR

CANDY CRUSH

BALERO

FREUD

LACAN

EN BICI

A PIE


DETRÁS DE TAPA I 37

E En 1988, cuando muy pocos artistas se comprometían con la causa ecológica, R.E.M. dio a luz Green, un disco que, ya desde el título, se proponía generar quilombo no sólo en Estados Unidos sino en el resto del mundo, que los músicos recorrieron en una gira demencial que duró casi un año. En éste, el sexto disco de estudio de la banda, Michael Stipe les dijo a sus colegas que no compondrían “canciones típicas de R.E.M.” y que sumarían nuevos instrumentos, como acordeones y cellos. La portada es obra del artista Jon McCafferty. En ella vibra el color naranja porque, según parece, hay que mirarla fijo durante unos segundos, cerrar los ojos y entonces sí, se graba en la mente una imagen reverdecida.


38 I DE LA GALERA


¿Cuál es vuestro estado mental más frecuente? J: Creativo. Proactivo. Activo. M: Tramando… amando. ¿Qué fue exactamente lo último que soñaron? J: Sueños eróticos con Martín. M: Soñé con Jessi, hace dos días. ¿Con qué diseñadores históricos compartirían un banquete pantagruélico? J: Con Carlo Mollino y con Martín. M: Con Leonardo, los Eames, Coco y Jessi. ¿Cuál es su mayor extravagancia? J: Estar horas buscando erizos de mar y corales en la playa. M: Hacer telas.

¿En qué bolsillo se meterían? J: En el de cualquier persona que recorra el mundo. M: En el Bolsón.

¿Cómo definirían la belleza? J: Un estado mental. M: Alegría en los ojos y el corazón. ¿En qué proyecto trabajan actualmente? J: En el proyecto más personal de mi vida: JT. M: La familia. ¿Qué harían ahora, en este instante, con un billete de $ 100? J: Un avioncito. M: Una obra de arte. ¿Adónde les gustaría morir? J: En mi cama. M: En casa. Si fueran magos, ¿qué harían salir de la galera? J: A mi viejo. M: Galeras... ¡y un mundo mejor!


40 I VISIONARIO: MUHAMMAD YUNUS


Durante los remotos tiempos del Raj Británico, en un caserío bangladesí vivían un joyero musulmán apellidado Yunus y sus nueve hijos. Muhammad, el tercero de ellos, pasó de timorato Boy Scout y entusiasta del teatro a lograr un Máster en Economía con apenas 21 años. En 1974, la hambruna que arrasó Bangladesh –murieron un millón de personas– lo hizo dejar sus tareas como profesor y meterse de lleno en la lucha contra la pobreza y la injusticia. Rabioso porque los indigentes no accedían a créditos bancarios, se embarcó en un curioso experimento: les prestó 27 dólares de su bolsillo a 42 mujeres bangladesíes, convencido de que devolverían el dinero y generarían ganancias. Al confirmar la hipótesis, creó el sistema de microcréditos, un brillante modelo de negocios que facilita el progreso económico de quienes tienen menos recursos. Celebrado mundialmente como el “banquero de los pobres”, Muhammad Yunus recibió en 2006 el Nobel de la Paz.


42 I QUIROMANCIA

LAS MANOS DEL BOXEADOR

MARIANO CARRERA “Más que el tamaño, lo que importa en un puño es la contextura ósea. Conozco grandes boxeadores que tienen la mano chica: por eso, al subirme al ring me fijo en la actitud y la mirada de mi contrincante”, cuenta Mariano Natalio “Adrenalina” Carrera, ex boxeador de peso mediano que entre 1989 y 2009 se coronó victorioso más de 30 veces. “En este deporte hay diferentes personalidades, como el estilista (técnicamente, el más vistoso) o el agresivo (el que más vende). En mi carrera, el peor golpe me lo dio un tipo grande, Ramón Britez. Me ligué un mazazo en el Luna Park que jamás olvidaré, fue mucho peor que ser noqueado. Otra anécdota que me viene a la cabeza la protagonizó un compañero de la selección argentina cuando estábamos en Ecuador: había perdido por knock-out y quería subir de nuevo al ring: ¡no recordaba que ya había peleado!”.


EL MANUSCRITO: CHARLES DARWIN I 43


44 I PATADAS DE CHANCHO

RECICLAR, REUSAR, REDUCIR, REPARAR.

E

xiste una herramienta que permite conocer nuestra participación en el calentamiento global: la huella de carbono, que fue introducida por Jean-Marc Jancovici en 2007 y mide la emisión de gases de efecto invernadero que genera nuestro estilo de vida. Para esto, hay que responder un popurrí de preguntas que van de lo general a lo más específico, como cuánto pagamos por año en gas, la cantidad de kilómetros que hacemos en auto y avión, el tiempo que derrochamos en internet, qué zapatos nos compramos o cuánta carne comemos por semana –¡el metano que emiten los animales que consumimos también cuenta!–.

E

lliot Chaze en Mi ángel tiene alas negras, gran novela publicada por La Bestia Equilátera: “Por mucho que vivas, no hay montones de momentos realmente deliciosos en el camino, ya que pasamos la mayor parte de la vida comiendo, durmiendo y esperando algo que nunca ocurre. Puedes calcularlo por tu cuenta, usando tu propia vida como referencia. La mayor parte de la vida consiste en esperar a vivir. Y pasas mucho tiempo preocupándote por cosas sin importancia y gente sin importancia y todo esto te queda muy claro cuando sabes con precisión el día que morirás”.

L

a pregunta “¿Cuál es el modo más sublime y discreto de esfumarse?”, formulada en nuestra página de Facebook, nos develó una admirable sabiduría popular, de la que rescatamos lo siguiente: 1) Hago como si me hubiese sonado el celular y me alejo despacio, sin llamar la atención; 2) ¡La clásica bomba de humo!; 3) Pipi room; 4) “Hay mucho olor a gas…”; 5) Fumarse; 6) Caminar mirando en alto; 7) Sonreír y partir sin dar explicaciones; 8) “Falleció mi tío, enseguida vuelvo”; 9) “Salgo un segundo, no tengo señal”; 10) Esfumándose literalmente; 11) Le pedís a un amigo que te llame a la media hora y, dependiendo de cómo contestes, te tiene que dejar en paz o decirte que se incendia tu casa; 12) “Me salió un viaje urgente y no sé cuándo vuelvo”; 13) “Voy a comprar tabaco”.

E

n 1987, una comisión internacional encabezada por la Primer Ministro de Noruega Gro Harlem Brundtland elaboró un histórico informe para la ONU. Bajo el título de Our Common Future –“nuestro futuro en común”–, planteaba que la protección del medio ambiente debía ser de interés global. Con más de 400 páginas de extensión, se destacó por introducir por primera vez el concepto de sustentabilidad: “Está en manos de la humanidad hacer que el desarrollo sea sostenible, o sea, asegurar que satisfaga las necesidades del presente sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de satisfacer las propias”.


× DICEN LOS QUE SABEN QUE PARA PRODUCIR MIL KILOS DE PAPEL HAY QUE TALAR 17 ÁRBOLES. × DICEN LOS QUE SABEN QUE EL TÉRMINO “SNOB” ORIGINALMENTE SIGNIFICA “SIN NOBLEZA”. × DICEN LOS QUE SABEN QUE, POR AÑO, LAS AEROLÍNEAS ESTADOUNIDENSES TIRAN A LA BASURA SUFICIENTE ALUMINIO COMO PARA CONSTRUIR 57 AVIONES. × DICEN LOS QUE SABEN QUE CON LA SOMBRA EN LA CINTURA ELLA SUEÑA EN LA BARANDA, VERDES CARNES, PELO VERDE, SU CUERPO DE FRÍA PLATA. × DICEN LOS QUE SABEN QUE EL EMBLEMA DE LA CRUZ ROJA ES LA BANDERA DE SUIZA CON LOS COLORES INVERTIDOS. × DICEN LOS QUE SABEN QUE EN CABO POLONIO SE COGE POCO, PERO SE APRETA MUCHO: QUÉ LINDO. × DICEN LOS QUE SABEN QUE “SOLIDARIDAD” PROVIENE DEL LATÍN “SOLIDITAS”. × DICEN LOS QUE SABEN QUE LA EXPRESIÓN “ESTAR VERDE DE ENVIDIA” SURGIÓ PORQUE SEGREGAMOS BILIS –DE COLOR VERDOSO– AL SENTIR ESA EMOCIÓN. × DICEN LOS QUE SABEN QUE REEMPLACEMOS EL PRÍNCIPE DE MAQUIAVELO POR EL PRINCIPITO DE SAINT-EXUPÉRY. × DICEN LOS QUE SABEN QUE NINGÚN HOMBRE NECESITA VACACIONES COMO AQUEL QUE ACABA DE TENERLAS. × DICEN LOS QUE SABEN QUE DALAI LAMA ES UN NOMBRE COMPUESTO DE ORIGEN MONGOL Y TIBETANO, EN EL QUE “DALAI” SIGNIFICA “OCÉANO” Y “LAMA”, MAESTRO. × DICEN LOS QUE SABEN QUE EL COLOR VERDE SE PERCIBE ANTE LA RECEPCIÓN DE UNA LUZ CUYA LONGITUD DE ONDA ESTÁ ENTRE LOS 529 Y 497 NANÓMETROS. × DICEN LOS QUE SABEN QUE EL CORAJE ES UNA FORMA MUY PARTICULAR DE TENER MIEDO.

MANTÉNGANSE ATENTOS A LO QUE DICEN LOS QUE SABEN.


46 I SANTIAMÉN


CLASIFICADOS I 47

TIEMPO AL TIEMPO: Venta de segundos, minutos y horas. Consultá en la esquina de Coronel Díaz y Las Heras. Soy el flaco vestido de Crono.

TRUECO UNA ENFERMERA COMO LAS DE ANTES

JOSEFINA ORFILA ◆

47311562

BESO FRANCÉS POR MASAJE TÁNTRICO. canjezarpado@gmail.com

w w w. j a r d i n o r g a n i c o . c o m . a r PEDINOS TU CÓDIGO DE DESCUENTO NOMBRANDO A GALERA INTELECTUAL & FRÍVOLA.


48 I TOP CINCO VISITANTE

A

UNA CANCIÓN Me quedo, sin lugar a dudas, con “Imagine”, de John Lennon. Nada supera esta canción.

Martín Viñuales En este filantrópico y altruista número, no se pierdan el delicioso quinteto de sugerencias del doctor y especialista universitario en nutrición.

B

UN RESTAURANTE EXTRANJERO Mis votos van para el londinense Pret A Manger, cuyo lema reza “nuestra comida no duerme”. Se trata de un restaurante de comida al paso en el que todo es orgánico, sustentable (el packaging es 100 % reciclable) y está nutricionalmente cuidado (como el pan, hecho sin conservantes ni aditivos).


E

UN LÍDER POSITIVO Si de un mundo mejor se trata, le preguntaron a Gandhi qué cosas destruyen al ser humano y contestó: “la política sin principios, el placer sin compromiso, la riqueza sin trabajo, la sabiduría sin carácter, los negocios sin moral, la ciencia sin humanidad y la oración sin caridad”.

C

UNA CIUDAD Elijo Viena porque es intelectualmente brillante tanto en ciencias como en arte. A principios del siglo pasado, la gente era tan libre de cabeza que trabajaba sin pensar en lo que opinaban los demás. De ahí surgieron tipos como Freud, Wagner o Klimt y el movimiento de la Secesión vienesa, que proclamaba “a cada época su arte, y al arte su libertad”. Ese espíritu se sigue respirando hoy en la capital austriaca, adonde nada es excesivo y todo parece estar en un fino equilibrio.

D

UN ALIMENTO La banana es una maravilla de la naturaleza. A pesar de sus variadas virtudes, durante años se la estigmatizó como la fruta que más engorda, quizá porque tiene un porcentaje de hidratos de carbono más alto que otras, pero olvidando, por ejemplo, su altísimo aporte de triptófano (aminoácido clave en la regulación del peso), potasio y vitaminas A y C. Como si fuera poco, la encontramos en casi todo el planeta, nunca es demasiado cara y funciona hasta como una golosina, en medio de una epidemia mundial de obesidad que parecería ser imparable y con alto impacto en la infancia.


50 I LA FRASE: CARLOS THAYS

h

“ La ANIDA más en la

NOBLEZA de un que en el

LUJO


ARAFUE I 51

h

LUIS URETA ENTREPRENEUR Y HABITANTE DE SHANGHAI Curioso y viajero serial, amante de la tecnología y la innovación, fui atraído por la energía de esta ciudad surrealista en la que abrí una oficina de mi empresa hace tres años. Se trata de un desafío para conectar con su mundo y con la cultura china: el Guanxi, Weibo, WeChat, la Great Firewall, su e-commerce. Shanghai, Perla Oriental y ventana de China, es eléctrica, impredecible, sorprendente, abrumadora e insólita… Sentimientos encontrados que me hacen vivir una etapa entretenida. Los contrastes del lujo y el desarrollo desmedido chocan con una tradición milenaria y paciente. Aquí, el tren de alta velocidad magnético que sale del aeropuerto te deposita en la ciudad en 13 minutos y los domingos hay un mercado de matrimonios adonde los padres buscan ¡la mejor pareja para sus hijos! Los “expats” –dicen que hay más de un millón– han creado un microclima cual Belle Époque y conviven con los shanghaianos, que marcan la tendencia del país. Llegan talentos e ideas y, muy pronto y demasiado rápido para mi gusto, China será la primera economía del mundo.


52 I TRASTIENDA DE TAPA

Zarpamos en busca de emprendedores, creativos, madres, artistas, campechanos, científicos, diplomáticos, gentilhombres, soldados, naturalistas, payamédicos, chamanes, bogas o cualquiera que quiera cambiar el estado actual de las cosas. Una vez cazados, les preguntamos a bocajarro: “¿Cómo colaboran con un mundo mejor?”. El efecto es un emotivo y heterodoxo entramado de perspectivas que ojalá ilumine a más de uno.


JULIETA DÍAZ

SANTIAGO SIRI

◆ ACTRIZ

◆ FUNDADOR DEL PARTIDO DE LA RED

Ayudo cuidando el agua y la energía que consumo en casa o el trabajo: no dejo correr el agua de la ducha, el baño o la cocina si no la estoy usando y pongo el aire acondicionado en 24 grados. Evito dejar prendidas luces, ventiladores y televisores cuando no estoy. Son acciones pequeñas, pero si todos prestásemos atención a este tipo de cosas, sumaría mucho.

En una sociedad en la que existe la apatía, los políticos de turno se aprovechan de los ciudadanos. En cambio, una democracia saludable es aquella en la que todos pueden participar. Hoy en día, participar implica tener que sacrificar la propia vida, dejar de lado la carrera y hasta la familia en pos de un ideal. Con el Partido de la Red, creemos que internet puede contribuir enormemente a que todos participen sin excepción y todas las semanas, en vez de hacerlo cada dos años. Para eso, construimos DemocracyOS.org, que permite debatir y votar en la era de Internet.

IGNACIO LIPRANDI ◆ AYAHUASQUERO, MÚSICO

Y GALERISTA

Sirvo ayahuasca, una medicina sagrada que los indios toman desde hace miles de años en el Amazonas de manos de sus chamanes. La medicina cura el cuerpo y fundamentalmente el alma, permitiéndonos sanar aquellas heridas emocionales que todos llevamos dentro y que impiden nuestra felicidad plena, a la vez que conecta a las personas con su espiritualidad más verdadera. Además, ese trabajo profundo sobre nuestra biografía se complementa con una clara consciencia de pertenecer a un mismo entramado del que participa todo lo creado como manifestación de lo divino, revelando de ese modo lo divino en nosotros y en la creación.

DANIEL MALNATTI ◆ ABOGADO QUE TRABAJA EN TV No soy tan iluso. Me gustaría cambiarme a mí mismo, pero me cuesta, casi que no puedo. Mientras tanto, mi principal objetivo es no contaminar la vida de mis hijos. Ésa es mi esperanza. ¿Soy un iluso?

BOY OLMI ◆ ACTOR Y DIRECTOR Estoy trabajando en la comunicación de las soluciones a los problemas sociales y ambientales junto a mi amigo Dylan Williams, el capo del streaming. En estos días edito mi próximo documental, Jane & Payne, filmado en Patagonia con Jane Goodall y Roger Payne, dos leyendas de la conservación.

GONZALO BAZTERRICA ◆ CHEF Y PROPIETARIO DE OCHO ONCE, RESTAURANT A PUERTAS CERRADAS

Consumo principalmente productos orgánicos y de comercio justo tanto en mi vida como en mi restaurante. También soy, a través de mi comida e interacción con los clientes, un gran promotor de los productos orgánicos y sustentables. Trato de darle importancia a la nutrición y los beneficios de una dieta saludable a la hora de armar los menús. Planto hierbas aromáticas, que cosecho personalmente y uso en mis platos.

PACO SAVIO ◆ UN BUSCADOR, UN LOCO, UN NIÑO,

UN CAMINANTE Y UN COMUNICADOR Reaccionar a las diferencias inmensas que existen, despertarnos, encender los sentidos, mirar todo con una mayor amplitud de mente. Ser compresivos, ayudar al entorno. Matar despiadadamente al ego propio que nunca suma y ayudar a hacer crecer el espíritu grupal. Sonreírle a la gente por la calle. Compartir, colaborar, amar, andar en bici, bailar, besar, abrazar, leer, escribir, respirar… Mirar más amaneceres y más puestas de sol. Caminar por la playa, los parques y los bosques que nos rodean. Respetar a la madre naturaleza, por sobre todas las cosas. Y comer cosas ricas que te preparan los amigos. Un buen fuego en el momento preciso siempre ayuda. Aprender de nuestros hijos, hermanos, padres y abuelos: todos tienen algo precioso para enseñarnos. Por último, no olvidarse nunca de tomar mucha agua, cada día. El resto no es tan importante.


54 I TRASTIENDA DE TAPA

JUAN CIAPESSONI

ADELA GARONA

◆ FUNDADOR DE THE ELECTRIC FACTORY

◆ ALGUIEN QUE TRATA DE HACER UNA

Como empresario, transmitir valores entre los compañeros de trabajo es esencial; así podremos tener un mundo mejor, de respeto, tolerancia y positividad. Los principales responsables de las distancias, envidias y rencores en nuestra comunidad son los líderes de equipos y referentes –incluso más que los políticos–. Por eso, busco que cada una de mis compañías tenga valores humanos que motiven la unión y el respeto por el trabajo honesto y la familia. Todos podemos aportar siendo cada vez más humanos.

Trabajo desde hace 22 años con la comunidad rural El Tacuruzal en Quitilipi, Chaco. Empecé como madrina de la escuela y poco a poco traté de colaborar facilitando las cosas para los docentes y las familias. Se pudo nombrar un maestro agrónomo para que les enseñe a los chicos acerca de las riquezas de la tierra, se abrieron salitas de jardín e incluso se construyó una capilla.

Y MIEMBRO DE THE HUMAN PROJECT

FERNANDO BAZ ◆ FUNDADOR DE JARDÍN ORGÁNICO Desde www.jardinorganico.com.ar promovemos el consumo de productos orgánicos como filosofía y estilo de vida, además de ser nuestra manera de concientizar a las personas para que contribuyan con un mundo mejor. Consumir productos ecológicos es no sólo optimizar la calidad de vida personal sino también la salud de nuestro planeta evitando que se agrave el calentamiento global: la agricultura orgánica representa una alternativa óptima contra la industrializada, que hoy genera más del 15 % del total de gases de efecto invernadero. Resulta también más sana y confiable, ya que durante los procesos de cultivo se prohíbe el uso rutinario de plaguicidas y herbicidas. Argentina presenta un marco ideal para que esta tendencia de consumo siga incrementando pues está entre los primeros productores orgánicos del mundo gracias a su clima diverso, que facilita distintos tipos de cosechas.

ALEJO ESTEBECORENA ◆ DISEÑADOR Creo que lo mejor que podemos hacer por el mundo es educarnos y transmitir nuestra experiencia. Dedico mucho tiempo de mi vida a aprender y a enseñar lo que sé. En lo profesional, está buenísimo que cada día pesen más los condicionantes relacionados con la sustentabilidad del planeta. En el plano personal, estamos pensando y haciendo una nueva casa autónoma y sustentable para una vecindad de casas flotantes en Maschwitz ¡en la que vamos a vivir!

DIFERENCIA EN SU PASO POR LA TIERRA

LILIANA CRIGNA ◆ PRESIDENTA DE COSIENDO REDES Un mundo mejor es un mundo que, sin caer en relativismos, ofrece un acceso igualitario a oportunidades. Desde mi lugar, siempre trabajé identificando necesidades y construyendo proyectos que les dieran respuesta. No existen las recetas mágicas: hace falta poner el conocimiento, la intuición y el cuerpo en busca de un objetivo. Desde Cosiendo Redes trabajamos formando personas en oficios textiles y acompañándolas en la realización de sus emprendimientos. Cada vez que un estudiante ingresa a trabajar en una empresa, monta su taller familiar, forma una cooperativa con compañeros o pone en marcha su proyecto propio, siento que de alguna manera estoy contribuyendo a un mundo mejor.

ANGIE FERRAZZINI ◆ ALMA MATER DE SABE LA TIERRA, MERCADO NATURAL, ORGÁNICO Y SUSTENTABLE

Mi aporte radica en promover el consumo responsable creando mercdos de barrio con productores sostenibles. Se generan así espacios de encuentro, de desarrollo local y de economía social y solidaria. Es importante apoyar al trabajador que respeta la tierra y darles visibilidad a otras formas de consumo, en las que la relación humana se pone más de manifiesto y se comprende la importancia de la alimentación saludable.


SERGIO MORINIGO

ANDREA METTLER

◆ CO-FUNDADOR DEL GRUPO ACLARECER

◆ PRESIDENTA Y FUNDADORA DE POTENCIALIDADES

Y ESMERALDA

Contribuiría con un mundo mejor creando algo nuevo, ideando un proyecto; por ejemplo, en Esmeralda damos cursos de prevención de las adicciones. Creo que la innovación es nuestro mayor don humano y desata una cadena de trabajo y valor incalculable. A nivel más cotidiano, Donna Karan me obsequió, después de una reunión sobre sustentabilidad en moda, un cargador solar para mis celulares. Usarlo resulta un aporte cotidiano.

MARCELA NAÓN ◆ FASHION BUSINESS CONSULTANT Sería irreverente asignarme algún crédito ya que sólo sigo mis ideales: los de un mundo instruido, donde la experiencia y el conocimiento estén por encima de las vanidades y la improvisación. Con el foco puesto ahí dirijo, como entrepreneur, un ambicioso proyecto de educación para Argentina y la región. Represento en Buenos Aires a las universidades británicas Central Saint Martin’s College of Arts and Design y London College of Fashion, posibilitando que los profesores vengan y compartan sus conocimientos con estudiantes, profesionales y referentes de nuestras industrias creativas.

ENRIQUE AVOGADRO ◆ SUBSECRETARIO DE ECONOMÍA CREATIVA DEL

GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Va a sonar algo ñoño, pero creo que mi mayor contribución a un mundo mejor es haber elegido el servicio público como vocación. Tengo el mejor laburo del mundo porque todos los días estoy expuesto a la gente más creativa de esta ciudad, ya de por sí muy creativa. Además, soy parte de un equipo alucinante de personas comprometidas que me nutren y enseñan. Queremos una Buenos Aires más creativa, conectada y solidaria, una ciudad en la que los modelos de conducta –citando a John Waters– sean quienes se atreven a emprender, crear y pensar la innovación como un camino para mejorarle la vida a los demás. ¡Hacia allá vamos!

Contribuimos a un mundo mejor creando ludotecas para niños de escasos recursos económicos. Iba a ser jueza de menores, pero me di cuenta de que así no iría a la raíz del problema sino que sólo pondría parches cuando ya era tarde. Hace diez años opté por armar una ONG llamada Potencialidades, que se dedica a dar amor y contención a chicos en riesgo. Es un canto a la vida ver las transformaciones de los niños y de todos los que trabajamos desde esta gotita en el océano por un mundo mejor. ¡Vale la pena! Y soñamos con abrir muchas ludotecas más…

JULIANA AWADA ◆ MADRE DE VALENTINA Y ANTONIA, EMPRESARIA

TEXTIL Y APASIONADA POR LA NATURALEZA

Creo profundamente que las pequeñas acciones cotidianas son las que producen los verdaderos cambios. Por más pequeños que parezcan, tengo hábitos que cumplo a rajatabla: cuidamos el agua, apagamos las luces cuando salimos de un cuarto, separamos la basura, tenemos una pequeña huerta y tratamos de llevar una vida lo más sencilla posible para no generar más consumo. Además, les inculco a mis hijas el amor por la naturaleza y el cuidado de nuestro planeta. La máxima contribución que podemos hacer es dejarle al mundo una generación consciente y responsable.

SERGIO BERGMAN ◆ RABINO Y DIPUTADO NACIONAL DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

Un mundo mejor sólo es posible si logramos lo mejor de nosotros mismos, como el pequeño mundo que somos, en lo que hacemos cada día. Mejorarnos significa hacernos más humanos, traduciendo valores en virtudes que encarnamos en nuestros actos cotidianos. Significa también celebrar los dones de la vida con gratitud y amar a nuestros semejantes y a nuestro planeta, migrando del interés individual a los principios de comunidad.


56 I TRASTIENDA DE TAPA

CATALINA LEÓN ◆ ARTISTA VISUAL Para contribuir a un mundo mejor trabajo grupalmente en Vergel, un proyecto que ayuda a que chicos hospitalizados transformen su tiempo de internación en un momento de encuentro con el arte.

CAROLA BIRGIN ◆ PERIODISTA Y SECRETARIA DE REDACCIÓN DE OHLALÁ!

SOL ACUÑA ◆ UNA DE LAS CREADORAS DE RAPSODIA,

MAMÁ DE AZUCENA Y LUCIO

Cada día, trato de cuidar lo mejor posible los recursos naturales: cierro las canillas para cuidar el agua, modero las hornallas de gas al cocinar, apago luces cuando no son necesarias, reciclo todo lo que se pueda, no tiro la basura en cualquier lado, manejo despacio para no gastar tanto combustible, no imprimo innecesariamente y educo a mis hijos para que ellos también tomen consciencia.

ELOISA BALLIVIAN

¡Sin fiaca! Involucrándome activamente y a consciencia en las comunidades de las que formo parte, como mi barrio, la escuela de mis hijos o mi trabajo. Creo que los pequeños gestos de todos los días son los que pueden hacer algo grande: desde cumplir normas de convivencia hasta tirar con responsabilidad la basura o pensar bien qué compro. La manera en que nos relacionamos repercute directamente en lo que nos rodea y crea un clima: por eso valoro, como monedas de cambio con los otros (allegados o desconocidos), la amabilidad, el respeto, la generosidad y la alegría. Y cada vez que encuentro una manera de poner un granito de arena para un mundo mejor, no la mezquino: la difundo e intento contagiarla. La contribución más importante es educar a mis hijos con valores de bien común para que el día de mañana multipliquen la tarea.

◆ ARTISTA

DIEGO GRAVINESE

◆ DISEÑADORA DE EQUIPAMIENTO Y

◆ PINTOR, AMANTE DE LOS GATOS Y DEL INFINITO Creo que absolutamente nadie piensa “voy a contribuir a empeorar el mundo”. Hasta el empresario petrolero más destructor está cuidando sus intereses y, por lo tanto, SU idea del mundo. Así que la manera que tiene cada uno de estar en el mundo es su contribución a “un mundo mejor”. El mundo sólo puede ser “mejor” o “peor” en comparación con algo; de hecho, el mundo es malo o bueno sólo en comparación con nuestros deseos personales, muchas veces egoístas. Yo trato de mantener en mi cabeza una imagen lo más nítida posible del mundo en el que me gustaría vivir y, desde esa perspectiva, actúo en el mundo en el que vivo. Por lo tanto, como creo que el mundo, en su caos, es perfecto, no trato de mejorar el mundo, trato de cambiar yo, trato de vivir con la mayor consciencia posible cada acto. Para mí, consciencia quiere decir vivir desde el ser, en amor.

La mejor contribución que puedo hacer es ser una buena madre. De más está decir algo que todos sabemos: la inmensa mayoría de los problemas del ser humano parten de haber sufrido maltratos o desamores en la tierna infancia, así que ser buena madre con todas las letras me parece lo más “concreto” que puedo hacer. Si todos y todas los que encaramos esta tarea nos comprometiésemos con eso, el mundo realmente sería un lugar mejor.

ADRIANA TEN HOEVE ESPECIALISTA EN CONSERVACIÓN DE PATRIMONIO ARQUITECTÓNICO Para mí, significa trabajar de manera ética hacia las personas y la naturaleza. En este particular momento histórico, considero un deber transmitir señales sobre la necesidad de proteger el medio ambiente para nosotros y para las generaciones futuras. Los ejes de mi trabajo profesional son la preservación de nuestro patrimonio cultural como recurso no renovable y el diseño racional utilizando técnicas y materiales sustentables. Trabajo bajo parámetros de sustentabilidad ambiental, conjugando los oficios tradicionales de artesanos locales con las nuevas tendencias en diseño, produciendo artefactos con maderas de árboles caídos naturalmente a causa de fenómenos climáticos. Creo que concientizar el consumo responsable es priorizar la búsqueda de valores éticos, ecológicos y sustentables.


58 I ÁRBOL GENEALÓGICO GREEN TIPS Con más de 150 consejos de la Agencia Europea de Medio Ambiente, esta aplicación para Android enseña cómo ser un ecologista hecho y derecho. IRECYCLE Ideal para aquellos que quieren aprender a reciclar, explica de manera gratuita qué es biodegradable y cómo clasificar materiales. GOGREEN Mide el nivel de compromiso personal con el medio ambiente, señalando fortalezas y debilidades y ofreciendo nuevas lecciones ecológicas. ZERO CARBON Calcula el nivel de carbono que generan nuestras acciones y estilo de vida, comparándolo con el de otras personas y ayudando a reducirlo. GREEN GLOBE Dedicada al trotamundos que desee mantener una filosofía sustentable, tiene la posta de los mejores destinos, hoteles y movidas eco-friendly. CAMSCANNER Esta tecnología, descargada más de 60 millones de veces, permite limitar el gasto en papel escaneando documentos con la cámara del celular. NOISEWATCH Detecta cuánta contaminación acústica hay en el entorno, reaccionando tanto al exceso de decibeles como a cualquier pieza musical insufrible.

9 APPS SUSTENTABLES

MAKING Creada por Nike para los diseñadores de indumentaria, evalúa la sustentabilidad de los materiales para definir el impacto ambiental de una prenda. CARPOOLING Exitosa y práctica iniciativa de intercambio de “aventones” que permite reducir la contaminación, llegar a destino más rápido y ahorrar en nafta.


PRENDÉ LA MECHA I 59 En 2006, mientras visitaba Argentina, el joven texano Blake Mycoskie colaboró repartiendo tamangos en los suburbios bonaerenses. Estaba en ello cuando una fetén idea se le cayó de la saviola: comercializar una versión aggiornada de nuestras alpargatas y regalar, por cada cada par vendido, otro a un niño de algún país de bajos recursos. Un lustro después, extendió esa filosofía a los anteojos, ofreciendo lentes y asistencia médica ocular a personas humildes. El emprendedor llamó a ese equitativo modelo de negocios One for One y bautizó a la empresa Shoes for Tomorrow, que luego abrevió en TOMS.

En el mismo año en que Mycoskie se iluminó al patear las calles porteñas, Mercedes-Benz inventó el Distronic Plus con freno de pre-seguridad, tecnología que activa los frenos al detectar que el auto que va delante disminuye su velocidad.


60 I DECÍ WHISKY

FAMILY UNDER STARS ◆ 2011


Alejandro Chaskielberg Estas imágenes pertenecen a una serie más amplia que Chaskielberg registró a la luz de la luna en Turkana, la provincia más pobre de Kenia. Lo hizo con el apoyo de la organización OXFAM, que trabaja en esa zona sequísima ayudando a sus habitantes, que son en su mayoría pastores nómadas. Las fotos “filantrópicas” se expusieron en Londres y su repercusión generó una ola caritativa muy considerable.


62 I DECÍ WHISKY

GARDEN WORKER ◆ 2011


CAMELMAN ◆ 2011


64 I DECÍ WHISKY

ELISABETH ETAKAPAN ◆ 2011


THE WINDOW ◆ 2011


66 I BRASIL 2014

Estos 6 autos fluorescentes recorrieron 875 kilómetros sólo en Punta del Este. Allí fueron manejados por seis 6 celebrities y asistieron a más de 25 eventos. Sin embargo, todavía les falta recorrer 2.813 kilómetros para llegar a Brasil 2014: donde haya un grito de gol, ¡habrá un KIA celeste y blanco! #ColorYourLife


ADIVINA ADIVINADOR I 67

≈ ≈ T

Tiene cuatro nombres –Henry Charles Albert David– y, oficialmente, no porta apellido. Trabajó en un orfanato en Lesotho, conoció a Nelson Mandela y, como se ve, es pelirrojo. ¿De quién estamos hablando?


68 I TOP CINCO RESIDENTE

1

2

Presentamos la nueva fragancia de la desafiante Katy Perry, reciente rompe récords en redes sociales, ya que, con ¡50 millones de “katycats”! en Twitter, superó a Lady Gaga y a Barack Obama.

En un hospital de San Pablo, los niños reciben quimioterapia en estos estuches de la Liga de la Justicia, mientras leen cómics cuyos superhéroes recuperan fuerzas con la misma “superfórmula” que ellos.


3

4

5

Científicos yanquis diseñaron un chip que, adherido al corazón, al pulmón o al diafragma, transforma la energía de sus movimientos en electricidad suficiente como para mantener un marcapasos funcionando.

El diseñador sueco Jukka Vitassara concibió la primera pipa forjada en una pieza con plástico reciclable. En su diseño abrevan lo tecnológico y lo artesanal para que “pipear” sea más exquisito que nunca.

De haber existido Axe Peace en los 60, los hippies habrían olido increíble: para la presentación de esta nueva fragancia, la marca creó un símbolo de la paz humano en Samsara Beach, Mar del Plata.


70 I EL FILÁNTROPO

EL PROYECTO EN CIFRAS • Más de 200 personas con discapacidad intelectual pasaron por nuestros programas. • En 7 años, hicimos alrededor de 500

capacitaciones.

• Ya capacitamos a más de 20.000 personas. • Realizamos 9 giras por el interior del país, llegando a Salta, Santa Cruz, Corrientes, Misiones, Santa Fe, Córdoba y diversas ciudades de la Provincia Buenos Aires.

CASCOS VERDES Gonzalo Bazgan dirige Cascos Verdes, una organización sin fines de lucro que instruye a personas con discapacidad intelectual en la carrera de Educación Ambiental y los ayuda a que se inserten laboralmente en diferentes ámbitos de la sociedad civil.

Si querés saber más:

www.facebook.com/CascosVerdes

• En 2013 instruimos a: 4.659 alumnos en 71

escuelas, 300 personas en 4 universidades, 2.476 personas en 7 eventos y 602 empleados en 24 empresas y ONGs.

¿CÓMO DEFINIRÍAN EL VERBO “AYUDAR”? Ayudar es contribuir, colaborar o cooperar con otra persona o grupo, brindando algún beneficio sin interés de por medio. Creemos que ayudar es dignificar a los demás e incluirlos socialmente, así como también trabajar para cuidar nuestro planeta.


EL JARDÍN DE UNA AMIGA: CRISTINA LE MEHAUTÉ I 71

Dice Cristina Le Mehauté, paisajista de este espacio alucinante:

“Amor, devoción, diseño con arte, respuestas, encuentro, perfume, juego, imaginación, ternura, sensibilidad, color, armonía verde y simpleza”.


72 I EL MANIFIESTO 1. Se respetará la naturaleza y no se perturbarán sus procesos esenciales. 2. No se amenazará la viabilidad genética de la tierra; la población de todas las especies, silvestres y domesticadas, se mantendrá a un nivel por lo menos suficiente para garantizar su supervivencia; asimismo, se salvaguardarán los hábitats necesarios para este fin. 3. Estos principios de conservación se aplicarán a todas las partes de la superficie terrestre, tanto en la tierra como en el mar; se concederá protección especial a aquellas de carácter singular, a los ejemplares representativos de todos los diferentes tipos de ecosistemas y a los hábitats de las especies o en peligro.

ADOPTADA Y PROCLAMADA POR LA ASAMBLEA GENERAL DE LAS NACIONES UNIDAS EL 28 DE OCTUBRE DE 1982, LA CARTA MUNDIAL DE LA NATURALEZA REPRESENTA UNO DE LOS PRIMEROS TEXTOS QUE SE PROPONEN ALERTAR SOBRE EL ABUSO CONSTANTE QUE PADECE NUESTRA TIERRA Y SOBRE LA NECESIDAD DE TOMAR MEDIDAS URGENTES DE PROTECCIÓN Y RESPETO.

4. Los ecosistemas y los organismos, así como los recursos terrestres, marinos y atmosféricos que son utilizados por el hombre, se administrarán de manera tal de lograr y mantener su productividad óptima y continua sin por ello poner en peligro la integridad de los otros ecosistemas y especies con los que coexistan. 5. Se protegerá a la naturaleza de la destrucción que causan las guerras u otros actos de hostilidad. 6. En los procesos de adopción de decisiones se reconocerá que no es posible satisfacer las necesidades de todos a menos que se asegure el funcionamiento adecuado de los sistemas naturales y se respeten los principios enunciados en la presente Carta. 7. En la planificación y realización de las actividades de desarrollo social y económico, se tendrá debidamente en cuenta el hecho de que la conservación de la naturaleza es parte integrante de esas actividades. 8. Al formular planes a largo plazo para el desarrollo económico, el crecimiento de la población y el mejoramiento de los niveles de vida se tendrá debidamente en cuenta la capacidad a largo plazo de los sistemas naturales para asegurar el asentamiento y la supervivencia de las poblaciones consideradas, reconociendo que esa capacidad se puede aumentar gracias a la ciencia y la tecnología. 9. Se planificará la asignación de partes de la superficie terrestre a fines determinados y se tendrán debidamente en cuenta las características físicas, la productividad y la diversidad biológica y la belleza natural de las zonas correspondientes. 10. No se desperdiciarán los recursos naturales; por el contrario, se utilizarán con mensura de conformidad con los principios enunciados en la presente Carta y de acuerdo con las reglas siguientes: –No –se utilizarán los recursos biológicos más allá de su capacidad natural de regeneración; –Se mantendrá o aumentará la productividad de los suelos con medidas de preservación de su fertilidad a largo plazo y de los procesos de descomposición orgánica y de prevención de la erosión y de otra forma de deterioro; –Se reaprovecharán o reciclarán tras su uso los recursos no fungibles, incluidos los hídricos; –Se explotarán con mensura los recursos no renovables y fungibles, teniendo en cuenta su abundancia, Las posibilidades racionales de transformarlos para el consumo y la compatibilidad entre su explotación y el funcionamiento de los sistemas naturales.


11. Se controlarán las actividades que puedan tener consecuencias sobre la naturaleza y se utilizarán las mejores técnicas disponibles que reduzcan al mínimo los peligros graves para la naturaleza y otros efectos perjudiciales, en particular: –Se evitarán las actividades que puedan causar daños irreversibles a la naturaleza; –Las actividades que puedan extrañar graves peligros para la naturaleza serán precedidas por un examen a fondo y quienes promuevan esas actividades deberán demostrar que los beneficios previstos son mayores que los daños que puedan causar a la naturaleza y esas actividades no se llevarán a cabo cuando no se conozcan cabalmente sus posibles efectos perjudiciales; –Las actividades que puedan perturbar la naturaleza serán precedidas de una evaluación de sus consecuencias y se realizarán con suficiente antelación estudio de los efectos que puedan tener los proyectos de desarrollo sobre la naturaleza; en caso de llevarse a cabo, tales actividades se planificarán y realizarán con vistas a reducir al mínimo sus posibles efectos perjudiciales;

17. Se asegurará la disponibilidad de los medios financieros, los programas y las estructuras administrativas necesarias para alcanzar los objetivos de la conservación de la naturaleza. 18. Se harán esfuerzos constantes para profundizar el conocimiento de la naturaleza mediante la investigación científica y por divulgar ese conocimiento sin que haya restricción alguna al respecto. 19. El estado de los procesos naturales, los ecosistemas y las especies se seguirán muy de cerca a fin de que se pueda descubrir lo antes posible cualquier deterioro o amenaza, tomar medidas oportunas y facilitar la evaluación de las políticas y técnicas de conservación. 20. Se evitarán las actividades militares perjudiciales para la naturaleza. 21. Los Estados y, en la medida de sus posibilidades, las demás autoridades públicas, las organizaciones internacionales, los particulares, las asociaciones y las empresas:

–La agricultura, la ganadería, la silvicultura y la pesca se adaptarán a las características y las posibilidades naturales de las zonas correspondientes;

– Cooperarán en la tarea de conservar la naturaleza con actividades conjuntas y otras medidas pertinentes, incluso el intercambio de información y las consultas;

–Las zonas que resulten perjudicadas como consecuencia de actividades humanas serán rehabilitadas y destinadas a fines conformes con sus posibilidades naturales y compatibles con el bienestar de las poblaciones afectadas.

– Establecerán normas relativas a los productos y a los procedimientos de fabricación que puedan tener efectos perjudiciales sobre la naturaleza, así como métodos para evaluar dichos efectos;

12. Se evitará la descarga de sustancias contaminantes en los sistemas naturales:

– Aplicarán las disposiciones jurídicas internacionales pertinentes que propendan a la conservación de la naturaleza o a la protección del medio ambiente;

–Cuando no sea factible evitar esas descargas, se utilizarán los mejores medios disponibles de depuración en la propia fuente;

– Actuarán de manera tal que las actividades realizadas dentro de los límites de su jurisdicción o bajo su control no causen daño a los sistemas naturales situados en otros Estados ni en los espacios ubicados fuera de los límites de la jurisdicción nacional;

–Se adoptarán precauciones especiales para impedir la descarga de desechos radiactivos o tóxicos. 13. Las medidas destinadas a prevenir, controlar o limitar los desastres naturales, las plagas y las enfermedades, apuntarán directamente a eliminar las causas de dichos flagelos y no deberán surtir efectos secundarios perjudiciales en la naturaleza. 14. Los principio enunciados en la presente Carta se incorporarán según corresponda en el derecho y la práctica de cada Estado y se adoptarán ambién a nivel internacional. 15. Los conocimientos relativos a la naturaleza se difundirán ampliamente por todos los medios, en especial por la enseñanza ecológica, que será parte de la educación general. 16. Toda planificación incluirá, entre sus elementos esenciales, la elaboración de estrategias de conservación de la naturaleza, el establecimiento de inventarios de los ecosistemas y la evaluación de los efectos que hayan de surtir sobre la naturaleza las políticas y actividades proyectadas; todos los elementos se pondrán en conocimiento de la población recurriendo a medios adecuados y con la antelación suficiente para que la población pueda participar efectivamente en el proceso de consultas y de adopción de decisiones al respecto.

– Salvaguardarán y conservarán la naturaleza en los espacios que estén más allá de los límites de la jurisdicción nacional. 22. Teniendo plenamente en cuenta la soberanía de los Estados sobre sus recursos naturales, cada Estado aplicará las disposiciones de la presente Carta por conducto de sus órganos competentes y en cooperación con los demás Estados. 23. Toda persona, de conformidad con la legislación nacional, tendrá la oportunidad de participar, individual o colectivamente, en el proceso de preparación de las decisiones que conciernan directamente a su medio ambiente y, cuando éste haya sido objeto de daño o deterioro, podrá ejercer los recursos necesarios para obtener una indemnización. 24. Incumbe a toda persona actuar de conformidad con lo dispuesto en la presente Carta; toda persona actuando individual o colectivamente, o en el marco de su participación en la vida política, procurará que se alcancen y se observen los objetivos y las disposiciones de la presente Carta.


74 I GRANDES VESTIMENTAS


Galera #58  

Febrero 2014, edición Un Mundo Mejor

Galera #58  

Febrero 2014, edición Un Mundo Mejor

Advertisement