Issuu on Google+

Galera

Intelectual y frĂ­vola


quiénes somos

editorial fashionista

Fashion *

12

There’s a brand new dance But I don’t know its name That people from bad homes Do again and again It’s big and it’s bland Full of tension and fear They do it over there But we don’t do it here Fashion! Turn to the left Fashion! Turn to the right Oh! Fashion! We are the goon squad And we’re coming to town Beep-beep Listen to me; don’t listen to me Talk to me; don’t talk to me Dance with me; don’t dance with me, no Beep-beep There’s a brand new talk But it’s not very clear That people from good homes Are talking this year It’s loud and tasteless And I’ve heard it before Shout it while you’re dancing On the whole dance floor Oh, bop, do do do do do do do do Fa-fa-fa-fa-fashion Oh, bop, do do do do do do do do Fa-fa-fa-fa-fashion La-la la la la la la-la

*

Esta canción de David Bowie pertenece a su disco Scary Monsters (and Super Creep), de 1980. Quizá recuerden los pegadizos acordes de guitarra de Robert Fripp y el videoclip, filmado en una vieja discoteca neoyorquina.

lo sublime, lo indigno o lo soso a galera@intelectualyfrivola.com

Propietario y director comercial Marco Simeone marco@intelectualyfrivola.com Director editorial Esteban Feune de Colombi esteban@intelectualyfrivola.com Director de arte Juan Moreno juan@intelectualyfrivola.com Coordinación Andra Sitt andra@intelectualyfrivola.com Colaboran Wally Diamante, Facu Garayalde, Iuri Izrastzoff (foto Casas de Buenos Aires), Dean Rodgers (foto De la Galera), Lucrecia Tomaselli (ilustración Erling Persson) y Javier Velasco (Grandes vestimentas). Muchas gracias Emiliano Mocchiutti, Tati Cotliar, Marcela Naón, Eugenia Rebolini, Julio Bocca, Lorena Aznar, Urko Suaya, Bárbara Bertani, Ever Miguez, Oscar Fernández, Paula Suárez, Martín Egozcue, Pablo Sartori, María Cher, Agustina Fernández, Alejandro Chain, Cecilia Cabral, Romina Levy Daniel, Guillermo González Taboada, Fernando Farré, Antonella Rossi, Nikita Karizma, Astrid Perkins, Felicitas Salvador, Kika Tarelli, Juancho Cane, Claudia Akian, Aníbal Ohanian, Matías Garda, Sol Larrosa y a todos lo s que nos conocen, miman y soportan. Galera se consigue en: Novecento, Hotel Faena, Tea Connection, Tienda Malba, Felix, Ruth Benzacar, Pic Nic, Milagros Deco, Isidro Miranda, Kabinett, Il Ballo del Mattone, Proa, El Postigo, Miau Miau, Roho, Nucha, Crespín, Florencio, Fundación Proa, Laura O y Farinelli.

Número 34, febrero 2012 Tirada: 10.000 ejem plares Foto de tapa: Cortesía Coty.

Prensa y relaciones públicas Grupo Mass PR info@masspr.net Impresión Akian Gráfica Editora Clay 2992 / 4773-6245 Distribución y logística Intersexion SRL inter-sexion.com.ar GaleraGalera @GaleraGalera

Galera Intelectual y Frívola es una publicación de Marco Simeone (CUIL 20-93923078-6), French 3112 (Ciudad de Buenos Aires). Las opiniones de los entrevistados y los artículos no reflejan necesariamente a opinión de quienes hacen Galera Intelectual y Frívola. Se prohíbe la reproducción parcial o total del contenido publicado en esta edición. Hecho el depósito que marca la ley 11.723.

intelectualyfrivola.com


volver

Considerada un ícono de la moda mundial, aquí la vemos a la editora Isabella Blow –quien murió en 2007– usando dos diseños de Philip Treacy, el gran sombrerero irlandés. De las caperuzas y los bombines, la mentora de Alexander McQueen decía: “Los uso para evitar que la gente me bese al saludarme”. Tal vez los sombreros eran sus máscaras…

13


ciencias sociales

Alexia Mallmann en el día de playa de vitaminwater. Alejandro Agote, Ana Bereciartua y Alico en el evento de vitaminwater.

Manuel Antelo y Raúl Peralta Ramos en el día de playa de vitaminwater.

María Gimenez de Miguens y Cecilia Sartorius de Green en el evento de vitaminwater.

La Negra Torres en Galería Holz.

14 Elian Macri, Francesca Macri, Gianfranco Macri y Alice Fernández en el evento de vitaminwater.

Freddy Green y Margarita Blaquier en la Caracola.

Viviana Del Carmen Battan, Marta Marzotto y Alessandro Boniperti en La Caracola.

Teté Coustarot en Galería Holz.

Zapatillas Red by adidas.

Cruz Pereyra Lucena, Leo Balcarce, Wally Diamante, Cynthia Cohen, Federico Boccazzi y Facu Garayalde en el espléndido día de playa de vitaminwater.

Perro Negro y Perro Verde en la galería Holz. Martina Keenan y Gato Suaya en el día de playa de vitaminwater.


Natalia Sly y Jill Mulleady en el evento de vitaminwater. Susana Giménez y Mercedes Sarrabayrouse en la casa Mercedes-Benz en José Ignacio.

Luli Kuks en el genial evento de vitaminwater.

15 Luisa de Álzaga, Arturo Grimaldi y Lupe Villar en el evento de vitaminwater. Ginette Reynal en el parador HSBC en José Ignacio.

Vicky Aguirre en la inauguración de su muestra en Las Cárcavas.

El Perro Azul en José Ignacio. Juanita Viale y Gonzalo Valenzuela, embajadores de vitaminwater, en La Caracola.

Estefanía Desperies y María Campos en la galería Holz en José Ignacio.

Perro Rojo en la playa.


visionario

E 16

s probable que pocos de ustedes conozcan a Erling Persson. De hecho, nosotros tampoco sabíamos quién era hasta que, guiados por la curiosidad, descubrimos que se trataba ni más ni menos que del fundador de H&M. La celebérrima marca nació en 1947 en la ciudad sueca de Västerås, adonde Persson, interesado por vender moda a precios muy accesibles, abrió una pequeña tienda de ropa para mujer a la que bautizó Hennes (del sueco “para ella”). Años más tarde, nuestro visionario compró una diminuta tienda de artículos para hombre llamada Mauritz Widforss. Así surgió Hennes & Mauritz, el emporio que hoy conocemos por sus iniciales. Durante las décadas del ’60, ’70 y ’80 se inauguraron las primeras boutiques H&M en Dinamarca, Noruega, Alemania e Inglaterra. En las décadas siguientes, la marca se expandió fuertemente a otros mercados, convirtiéndose en líder en Francia, España y Estados Unidos. Hace un lustro, se instaló en Asia, estableciendo puntos de venta en Dubai, Shanghai, Hong Kong y Tokio, siempre con la idea de mezclar precios bajos y buen diseño.


Nina Ricci Maria Adélaïde Nelly.

A

D E

n el sistema utópico creado por el filósofo y economista francés Charles Fourier (1772-1837), el núcleo básico de la sociedad es el falansterio o falange, cooperativa de producción y consumo por acciones que reúne a los trabajadores. Entre sus concepciones socialistas expuestas en Teorías de los cuatro movimientos y en Teoría de la unidad universal, el falansterio –viviendas con servicios colectivos en un entorno rural– ofrecería las condiciones para un cambio radical en las relaciones humanas y el marco propicio para establecer un nuevo sistema económico basado en el cooperativismo.

icen los que saben que 2012 es el año de los buenos: piénsenlo. Dicen los que saben que BASTA de la frase “la idea es…”. Dicen los que saben que una madre le dejó a su hija este mensaje en el contestador: “andá preocupándote, hablamos mañana”. Dicen los que saben que a las alpargatas de yute se les dice “chupa charcos”. Dicen los que saben que las merluzas negras nadan a 2.500 metros de profundidad. Dicen los que saben que la niñera de las hijas de Obama es uruguaya. Dicen los que saben que Feist y Peaches compartieron piso en Toronto. Dicen los que saben que repetimos: en Punta no se coge. Dicen los que saben que si las personas fueran billetes, habría muchos falsos. Dicen los que saben que quien se exhibe, depende. Dicen los que saben que mejor alquilar. Dicen los que saben que debemos cuidar la flauta porque la serenata es larga. Dicen los que saben que no a las uñas largas. Dicen los que saben que Allo Martínez cumple ¡15 años! Dicen los que saben que por favor no digan “salud” cuando alguien estornuda. Manténganse atentos a lo que dicen los que saben.

A

nte la pregunta “¿qué detestan de vuestros vecinos?”, formulada en nuestra página en Facebook, nos contestaron, entre otras cosas, lo siguiente: 1) Todoooooo; 2) Niños + pileta: el horror; 3) Cómo se visten; 4) Sus mascotas; 5) Que ponga radio 10 a todo lo que da un sábado a las 6:30 AM; 6) Que sean crotos; 7) Sus olores misteriosos…; 8) Las cumbias madrugadoras; 9) Que baldeen la vereda al mediodía; 10) Que vivan tan cerca de mí; 11) Que no saluden; 12) Los golpes al cerrar las puertas; 13) Que bajen con sus perros viejos por el ascensor; 14) ¡Oírlos coger!; 15) Que tenga una novia que esté tan fuerte; 16) Sus goteras.

demás de estar a cargo del desfile de apertura de la semana de la moda y organizar tres desayunos para presentar las campañas de Mishka, Huija y Las Oreiro, Paseo Alcorta, uno de los main sponsor de BAFWEEK, vuelve a brindar apoyo económico a todos los ganadores del Semillero UBA; se trata de una acción que busca incentivar el desarrollo de la indumentaria argentina y deleitar a los amantes de la moda experimental.

T

omado de Wikipedia: un fuego fatuo (del latín “ignis fatuus”) es un fenómeno que consiste en la inflamación de ciertas materias (fósforo, principalmente) que se elevan de las sustancias animales o vegetales en putrefacción y forman pequeñas llamas que se ven por el aire a poca distancia de la superficie. Se trata de luces pálidas que aparecen a veces de noche en cementerios o en lugares pantanosos. Se dice que los fuegos fatuos retroceden cuando uno intenta aproximarse. Existen muchas leyendas sobre ellos, lo que hace que muchos sean reacios a aceptar explicaciones científicas.

patadas de chancho

se llamaba, en realidad,

17


top cinco visitante

ESTAS SON LAS CINCO IMPERDIBLES RECOMENDACIONES DE EUGENIA REBOLINI, UNA DE LAS FASHION STYLIST MÁS DESTACADAS DE AMÉRICA LATINA.

18

01

UN MODELO: Elijo a Nicolás Ripoll. Tiene poco más de 20 años, es argentino y trabaja mucho en Europa, adonde abrió desfiles de Prada y fue cara de campaña de Bill Tornade.

02

UNOS ZAPATOS: No dudo un segundo, me quedo con los zapatos de la diseñadora tunecina Azzedine Alaïa, son los más chic de París.

03

UNA COLECCIÓN: Distinto, de entre muchas colecciones, la que diseñó la inglesa Phoebe Philo para Céline: su minimalismo va de la mano con la realidad actual.

04

UN FOTÓGRAFO: Me encantan los holandeses Inez & Vinoodh porque lograron cambiar la óptica de la fotografía de moda.

05

UNA SERIE: Me gusta mucho Mad Men porque instaló a la década del 50 en la moda, así como, en el cine, lo hizo Tom Ford con su película Simple Man.


I

ncólumes los fanáticos de la vida de Robert Mapplethorpe, que tendrá su versión cinematográfica con James Franco interpretándolo.

N

o hay como las geniales corbatas que diseña Vivienne Westwood, ¿no les parece? Como ésta que les mostramos aquí hay muuuuuchas más.

C

opada es la muestra British Design 19482012, que inaugura el 31 de marzo en el Victoria & Albert Museum y coincide con las Olimpíadas.

O

pulenta la información que uno absorbe en las sensacionales visitas guiadas que ofrece el Jardín Botánico los fines de semana.

top cinco residente

C

ómico, audaz, bizarro, así es Chopin, Chopin, Chopin, el primer disco de la banda polaca Profesjonalizm, editado por el sello Lado ABC.

19


de la galera

20

¿Cuál es vuestro estado mental más frecuente? T: Bipolar. E: Alerta. ¿Qué fue exactamente lo último que rompieron? T: Mi mano. E: Una camisa. ¿Adónde estarán en cinco minutos? T: En la cama. E: Llevando a Magda al fitting de Marc Jacobs. ¿Con qué personajes históricos harían un ménage-à-trois? T: Con Lauren Bacall y Jane Birkin. E: No haría un ménage-à-trois. ¿Cuál es su mayor extravagancia? T: Mi personalidad. E: No ser nada extravagante.

Emiliano Mocchiutti


¿Qué les causa asco? T: El olor a pata. E: Las ratas. ¿A quién no desearían parecerse? T: A Emi. E: A Tati. ¿Cómo les gustaría morir? T: Suicidándome, así por lo menos decido yo... E: En paz, durmiendo. ¿En qué proyecto están trabajando actualmente? T: Estoy a punto de crear una máquina del tiempo. E: En los 10 años de Hype y el nacimiento de Look1. Si fueran magos, ¿qué harían salir de la galera? T: Una naranja mecánica. E: Un calendario con dos semanas así me puedo tomar vacaciones.

Tatiana Cotliar

21


www.fervorxbuenosaires.com

casas de buenos aires

22

Q

uienes recuerdan las ilustraciones de los cuentos de hadas se asombrarán al comprobar que uno de esos palacios habitados por princesas infelices puede volverse un simple edificio de departamentos. Basta pensar en el bloque de tres inmuebles de Esmeralda y Córdoba, unidos por un trazo común. Lo de “simple” es relativo pues se trata de un diseño complejo, con cierto desdén por lo convencional ya que ventanas y balcones difieren entre sí. Fue construido por Bencich Hermanos, empresarios de origen croata que levantaron muchas piezas singulares en la ciudad. La que nos ocupa aquí fue diseñada en 1927 por el francés Eduardo Le Monnier, radicado en Argentina, adonde realizó numerosas obras, algunas lamentablemente ya demolidas; son siete pisos en un mismo frente y seis más, escalonados, según prescribía el código de construcción de la época, para que la luz del sol llegara a niveles inferiores. Varias cúpulas rosadas de aspecto oriental nos transportan quizá a San Petersburgo. En el 807 de la avenida, una placa indica que allí vivió Alfonsina Storni.


árbol genealógico

23

S ‘90 O L E D S O L E D O M R 9 SUPE CLAUDIA SCHIFFER: Nacida en 1970 en Alemania, la ex novia de David Copperfield fue, de muy chica, la cara de Chanel y luego de Guess.

MARÍA INÉS RIVERO: De Córdoba a Estados Unidos, protagonizó prestigiosas campañas. Hoy forma parte del grupo Angelic Beauty, de Victoria’s Secret.

EVA HERZIGOVÁ: Esta rubia checa de sonrisa perfecta condujo el fallido estreno del Costa Concordia, hundido hace poco en una isla italiana.

NAOMI CAMPBELL: Este bombón británico se convirtió en la segunda modelo negra, después de Donyale Luna, en aparecer en la tapa de Vogue London.

MILLA JOJOVICH: Comenzó a trabajar a los 11 años, fotografiada por Richard Avedon. Hoy, esta bellísima ucraniana está dedicada al cine.

LAETITIA CASTA: Hoy actriz, esta francesa de belleza anacrónica que se hizo famosa con Guess sigue siendo la cara exclusiva de L’Oréal.

KATE MOSS: Su flacura desgarbada y su baja estatura la hacían parecer una anti top model. Fue descubierta a los 14 años en el aeropuerto JKF.

HELENA CHRISTENSEN: Poco después de coronarse como Miss Dinamarca, este primor danés abandonó su país para brillar como modelo en París.

TYRA BANKS: Originaria de California, fue descubierta por la agencia Elite en 1991. El año pasado publicó sus memorias bajo el título Modelland.


trastienda de tapa

OTRA BELLEZA

24

Para este número dedicado a la moda y con la extraordinaria Kate Moss en nuestra tapa, elegimos despistarlos con “La nariz”, este inquietante cuento escrito en 1916 por Ryunosuke Akutagawa y que ya es un clásico de la literatura japonesa. No hay nadie, en todo Ike-no-wo, que no conozca la nariz de Zenchi Naigu. Medirá unos 16 centímetros y es como un colgajo que desciende hasta más abajo del mentón. Es de grosor parejo desde el comienzo al fin; en una palabra, una cosa larga, con aspecto de embutido, que le cae desde el centro de la cara. Naigu tiene más de 50 años y desde sus tiempos de novicio, y aun encontrándose al frente de los seminarios de la corte, ha vivido constantemente preocupado por su nariz. Por cierto que simula la mayor indiferencia, no ya porque su condición de sacerdote “que aspira a la salvación en la Tierra Pura del Oeste” le impida abstraerse en tales problemas sino más bien porque le disgusta que los demás piensen que a él le preocupa. Naigu teme la aparición de la palabra nariz en las conversaciones cotidianas. Existen dos razones para que a Naigu le moleste su nariz. La primera de ellas: la gran incomodidad que provoca su tamaño. Esto no le permitió nunca comer solo pues la nariz se le hundía en las comidas. Entonces Naigu hacía sentar mesa de por medio a un discípulo, a quien le ordenaba sostener la nariz con una tablilla de unos cuatro centímetros de ancho y sesenta y seis centímetros de largo mientras duraba la comida. Pero comer en esas condiciones no era tarea fácil para el uno ni para el otro. Cierta vez, un ayudante que reemplazaba a ese discípulo estornudó y, al perder el pulso, la nariz que sostenía se pre-

cipitó dentro de la sopa de arroz; la noticia se propaló hasta llegar a Kyoto. Pero no eran esas pequeñeces la verdadera causa del pesar de Naigu. Le mortificaba sentirse herido en su orgullo a causa de la nariz. La gente del pueblo opinaba que Naigu debía de sentirse feliz ya que, al no poder casarse, se beneficiaba como sacerdote; pensaban que con esa nariz ninguna mujer aceptaría unirse a él. También se decía, maliciosamente, que él había decidido su vocación justamente a raíz de esa desgracia. Pero ni el mismo Naigu pensó jamás que el tomar los hábitos le aliviara esa preocupación. Empero, la dignidad de Naigu no podía ser turbada por un hecho tan accesorio como podía ser el de tomar una mujer. De ahí que tratara, activa o pasivamente, de restaurar su orgullo mal herido. En primer lugar, pensó en encontrar algún modo de que la nariz aparentara ser más corta. Cuando se encontraba solo, frente al espejo, estudiaba su cara detenidamente desde diversos ángulos. Otras veces, no satisfecho con cambiar de posiciones, ensayaba pacientemente apoyar la cara entre las manos, o sostener con un dedo el centro del mentón. Pero lamentablemente, no hubo una sola vez en que la nariz se viera satisfactoriamente más corta de lo que era. Ocurría, además, que cuando más se empeñaba, más larga la veía cada vez. Entonces guardaba el espejo y, suspirando hondamente, volvía descorazonado a la mesa de oraciones. De allí en ade-

lante mantuvo fija su atención en la nariz de los demás. En el templo de lke-no-wo funcionaban seminarios para los sacerdotes; en el interior del templo existen numerosas habitaciones destinadas a alojamiento y las salas de baños se habilitan en forma permanente. De modo que allí el movimiento de sacerdotes era continuo. Naigu escrutaba pacientemente la cara de todos ellos con la esperanza de encontrar siquiera una persona que tuviera una nariz semejante a la suya. Nada le importaban los lujosos hábitos que vestían, sobre todo porque estaba habituado a verlos. Naigu no miraba a la gente, miraba las narices. Pero aunque las había aguileñas, no encontraba ninguna como la suya; y cada vez que comprobaba esto, su mal humor iba creciendo. Si al hablar con alguien inconscientemente se tocaba el extremo de su enorme nariz y se le veía enrojecer de vergüenza a pesar de su edad, ello denunciaba su mal humor. Recurrió entonces a los textos budistas en busca de alguna hipertrofia. Pero para desconsuelo de Naigu, nada le decía si el famoso sacerdote japonés Nichiren, o Sãriputra, uno de los diez discípulos de Buda, habían tenido narices largas. Seguramente tanto Nãgãrjuna, el conocido filósofo budista del siglo II, como Bamei, otro ilustre sacerdote, tenían una nariz normal. Cuando Naigu supo que Ryugentoku, personaje legendario del país Shu, de China, había tenido

grandes orejas, pensó cuánto lo habría consolado si, en lugar de esas orejas, se hubiese tratado de la nariz. Pero no es de extrañar que, a pesar de estos lamentos, Naigu intentara en toda forma reducir el tamaño de su nariz. Hizo cuanto le fue dado hacer, desde beber una cocción de uñas de cuervo hasta frotar la nariz con orina de ratón. Pero nada. La nariz seguía colgando lánguidamente. Hasta que un otoño, un discípulo enviado en una misión a Kyoto reveló que había aprendido de un médico su tratamiento para acortar narices. Sin embargo, Naigu, dando a entender que no le importaba tener esa nariz, se negó a poner en práctica el tratamiento de ese médico de origen chino, si bien, por otra parte, esperaba que el discípulo insistiera en ello, y a la hora de las comidas decía ante todos, intencionalmente, que no deseaba molestar al discípulo por semejante tontería. El discípulo, advirtiendo la maniobra, sintió más compasión que desagrado y, tal como Naigu lo esperaba, volvió a insistir para que ensayara el método. Naturalmente, Naigu accedió. El método era muy simple y consistía en hervir la nariz y pisotearla después. El discípulo trajo del baño un balde de agua tan caliente que no podía introducirse en ella el dedo. Como había peligro de quemarse con el vapor, el discípulo abrió un agujero en una tabla redonda y, tapando con ella el balde, hizo a Naigu intro-


ducir su nariz en el orificio. La nariz no experimentó ninguna sensación al sumergirse en el agua caliente. Pasado un momento dijo el discípulo: –Creo que ya ha hervido. Naigu sonrió amargamente; oyendo sólo estas palabras nadie hubiera imaginado que lo que se estaba hirviendo era su nariz. Le picaba intensamente. El discípulo la recogió del balde y empezó a pisotear el promontorio humeante. Acostado y con la nariz sobre una tabla, Naigu observaba cómo los pies del discípulo subían y bajaban delante de sus ojos. Mirando la cabeza calva del maestro aquél le decía de vez en cuando, apesadumbrado: –¿No te duele? ¿Sabes? El médico me dijo que pisara con fuerza. Pero, ¿no te duele? En verdad, no sentía ni el más mínimo dolor, puesto que le aliviaba la picazón en el lugar exacto. Al cabo de un momento unos granitos empezaron a formarse en la nariz. Era como si se hubiera asado un pájaro desplumado. Al ver esto, el discípulo dejó de pisar y dijo como si hablara consigo mismo: “El médico dijo que había que sacar los granos con una pinza”. Expresando en el rostro su disconformidad con el trato que le daba el discípulo, Naigu callaba. No dejaba de valorar la amabilidad de éste. Pero tampoco podía tolerar que tratase su nariz como una cosa cualquiera. Como el paciente que duda de la eficacia de un tratamiento, Naigu miraba con desconfianza cómo el discípulo arrancaba los granos de su nariz. Al término de esta operación, el discípulo le anunció con cierto alivio:

–Tendrás que hervirla de nuevo. La segunda vez comprobaron que se había acortado mucho más que antes. Acariciándola aún, Naigu se miró avergonzado en el espejo que le tendía el discípulo. La nariz, que antes le llegara a la mandíbula, se había reducido hasta quedar sólo a la altura del labio superior. Estaba, naturalmente, enrojecida a consecuencia del pisoteo. “En adelante ya nadie podrá burlarse de mi nariz”. El rostro reflejado en el espejo contemplaba satisfecho a Naigu. Pasó el resto del día con el temor de que la nariz recuperara su tamaño anterior. Mientras leía los sutras, o durante las comidas, en fin, en todo momento, se tanteaba la nariz para poder desechar sus dudas. Pero la nariz se mantenía respetuosamente en su nuevo estado. Cuando despertó al día siguiente, de nuevo se llevó la mano a la nariz, y comprobó que no había vuelto a sufrir ningún cambio. Naigu experimentó un alivio y una satisfacción sólo comparables a los que sentía cada vez que terminaba de copiar los sutras. Después de dos o tres días comprobó que algo extraño ocurría. Un conocido samurai que de visita al templo lo había entrevistado, no había hecho otra cosa que mirar su nariz y, conteniendo la risa, apenas le había hablado. Y para colmo, el ayudante que había hecho caer la nariz dentro de la sopa de arroz, al cruzarse con Naigu fuera del recinto de lectura, había bajado la cabeza, pero luego, sin poder contenerse más, se había reído abiertamente. Los practicantes que recibían de él alguna orden lo escuchaban ceremoniosamente, pero una vez que él se alejaba rompían a reír. Eso no ocurrió ni una ni dos veces. Al principio Naigu lo interpretó como una consecuencia natural del

cambio de su fisonomía. Pero esta explicación no era suficiente; aunque el motivo fuera ése, el modo de burlarse era “diferente” al de antes, cuando ostentaba su larga nariz. Si en Naigu la nariz corta resultaba más cómica que la anterior, ésa era otra cuestión; al parecer, ahí había algo más que eso. “Pero si antes no se reían tan abiertamente...”. Así cavilaba Naigu, dejando de leer el sutra e inclinando su cabeza calva. Contemplando la pintura de Samantabliadra, recordó su larga nariz de días atrás y se quedó meditando como “aquel ser repudiado y desterrado que recuerda tristemente su glorioso pasado”. Naigu no poseía, lamentablemente, la inteligencia suficiente para responder a este problema. En el hombre conviven dos sentimientos opuestos. No hay nadie, por ejemplo, que ante la desgracia del prójimo no sienta compasión. Pero si esa misma persona consigue superar esa desgracia ya no nos emociona mayormente. Exagerando, nos tienta a hacerla caer de nuevo en su anterior estado. Y sin darnos cuenta sentimos cierta hostilidad hacia ella. Lo que Naigu sintió en la actitud de todos ellos fue, aunque él no lo supiera con exactitud, precisamente ese egoísmo del observador ajeno ante la desgracia del prójimo. Día a día Naigu se volvía más irritable e irascible. Se enfadaba por cualquier insignificancia. El mismo discípulo que le había practicado la cura con la mejor voluntad, empezó a decir que Naigu recibiría el castigo de Buda. Lo que enfureció particularmente a Naigu fue que, cierto día, escuchó agudos ladridos y al asomarse para ver qué ocurría, se encontró con que el ayudante perseguía a un perro de pelos largos con una tabla de unos setenta centímetros de largo, gritando: “La nariz, te pegaré en la nariz”.

Naigu le arrebató el palo y le pegó en la cidra al ayudante. Era la misma tabla que había servido antes para sostener su nariz cuando comía. Naigu lamentó lo sucedido, y se arrepintió más que nunca de haber acortado su nariz. Una noche soplaba el viento y se escuchaba el tañido de la campana del templo. El anciano Naigu trataba de dormir, pero el frío que comenzaba a llegar se lo impedía. Daba vueltas en el lecho tratando de conciliar el sueño, cuando sintió una picazón en la nariz. Al pasarse la mano la notó algo hinchada e incluso afiebrada. –Debo haber enfermado por el tratamiento. En actitud de elevar una ofrenda, ceremoniosamente, sujetó la nariz con ambas manos. A la mañana. siguiente, al levantarse temprano como de costumbre, vio el jardín del templo cubierto por las hojas muertas de las breneas y los castaños, caídas en la noche anterior. El jardín brillaba como si fuera de oro por las hojas amarillentas. El sol empezaba a asomarse. Naigu salió a la galería que daba al jardín y aspiró profundamente. En ese momento, sintió retornar una sensación que había estado a punto de olvidar. Instintivamente se llevó las manos a la nariz. ¡Era la nariz de antes, con sus 16 centímetros! Naigu volvió a sentirse tan lleno de júbilo como cuando comprobó su reducción. –Desde ahora nadie volverá a burlarse de mí. Así murmuró para sí mismo, haciendo oscilar con delicia la larga nariz en la brisa matinal del otoño.

25


EL PRODE DE GALERA CONCURSO Nยบ 34 DEL MES DE FEBRERO 2012

Urko Suaya

prode

NOMBRE y APELLIDO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

26

LOCAL EMPATE VISITANTE

L LUZ NATURAL E LUZ ARTIFICIAL V L NIKON

E CANON

V

L MAC

E PC

V

L PRIMER PLANO E PLANO GENERAL

V

L CON PHOTOSHOP E SIN RETOQUE

V

L PRESTIGIO

E FAMA

V

L COCKTAIL

E COPA DE VINO

V

L ARRIBA

E ABAJO

V

L KATE MOSS

E GISELLE BUNDCHEN V

L BUEN DรA

E BUENAS TARDES

V


vidriera

28


29

E

sta es una de las fotografías que integra la serie Ipanema, del brasileño Oskar Metsavaht (fundador y director creativo de Osklen), que fue presentada en la última edición de ArtBasel.


el manifiesto

30

En el número anterior publicamos un poema del escritor chileno Pedro Lemebel. Esta vez, los extasiamos con Manifiesto, una pieza fuera de serie que su coterráneo, el casi centenario Nicanor Parra, publicó hace medio siglo en contra de la solemnidad en la poesía.


Señoras y señores Esta es nuestra última palabra. –Nuestra primera y última palabra– Los poetas bajaron del Olimpo. Para nuestros mayores La poesía fue un objeto de lujo Pero para nosotros Es un artículo de primera necesidad: No podemos vivir sin poesía. A diferencia de nuestros mayores –Y esto lo digo con todo respeto– Nosotros sostenemos Que el poeta no es un alquimista El poeta es un hombre como todos Un albañil que construye su muro: Un constructor de puertas y ventanas. Nosotros conversamos En el lenguaje de todos los días No creemos en signos cabalísticos. Además una cosa: El poeta está ahí Para que el árbol no crezca torcido. Este es nuestro mensaje. Nosotros denunciamos al poeta demiurgo Al poeta Barata Al poeta Ratón de Biblioteca. Todos estos señores –Y esto lo digo con mucho respeto– Deben ser procesados y juzgados Por construir castillos en el aire Por malgastar el espacio y el tiempo Redactando sonetos a la luna Por agrupar palabras al azar A la última moda de París. Para nosotros no: El pensamiento no nace en la boca Nace en el corazón del corazón. Nosotros repudiamos La poesía de gafas oscuras

La poesía de capa y espada La poesía de sombrero alón. Propiciamos en cambio La poesía a ojo desnudo La poesía a pecho descubierto La poesía a cabeza desnuda. No creemos en ninfas ni tritones. La poesía tiene que ser esto: Una muchacha rodeada de espigas O no ser absolutamente nada. Ahora bien, en el plano político Ellos, nuestros abuelos inmediatos, ¡Nuestros buenos abuelos inmediatos! Se refractaron y se dispersaron Al pasar por el prisma de cristal. Unos pocos se hicieron comunistas. Yo no sé si lo fueron realmente. Supongamos que fueron comunistas, Lo que sé es otra cosa: Que no fueron poetas populares, Fueron unos reverendos poetas burgueses. Hay que decir las cosas como son: Sólo uno que otro Supo llegar al corazón del pueblo. Cada vez que pudieron Se declararon de palabra y de hecho Contra la poesía dirigida Contra la poesía del presente Contra la poesía proletaria. Aceptemos que fueron comunistas Pero la poesía fue un desastre Surrealismo de segunda mano Decadentismo de tercera mano Tablas viejas devueltas por el mar. Poesía adjetiva Poesía nasal y gutural Poesía arbitraria Poesía copiada de los libros Poesía basada En la revolución de la palabra En circunstancias de que debe fundarse

En la revolución de las ideas. Poesía de círculo vicioso Para media docena de elegidos: “Libertad absoluta de expresión”. Hoy nos hacemos cruces preguntando Para qué escribían esas cosas ¿Para asustar al pequeño burgués? ¡Tiempo perdido miserablemente! El pequeño burgués no reacciona Sino cuando se trata del estómago. ¡Qué lo van a asustar con poesías! La situación es ésta: Mientras ellos estaban Por una poesía del crepúsculo Por una poesía de la noche Nosotros propugnamos La poesía del amanecer. Este es nuestro mensaje, Los resplandores de la poesía Deben llegar a todos por igual La poesía alcanza para todos. Nada más, compañeros Nosotros condenamos –Y esto sí que lo digo con respeto– La poesía de pequeño dios La poesía de vaca sagrada La poesía de toro furioso. Contra la poesía de las nubes Nosotros oponemos La poesía de la tierra firme –Cabeza fría, corazón caliente Somos tierrafirmistas decididos– Contra la poesía de café La poesía de la naturaleza Contra la poesía de salón La poesía de la plaza pública La poesía de protesta social. Los poetas bajaron del Olimpo.

31


lugares

32

Gracias a la Embajada de Inglaterra y con el apoyo de La Nación y Grupo Mass, el desembarco en Argentina de los principales profesores de Central St. Martins y London College of Fashion se anuncia inquietante, creativo, imperdible y único. Aquí entrevistamos en exclusiva a Nikita Karizma, una de sus egresadas más geniales. Texto: Esteban Feune de Colombi

Al margen de conceptos intangibles en términos estadísticos como la belleza de sus paisajes y de sus mujeres, el humor o la hospitalidad, la mejor publicidad para un país radica en lo que éste produce y exporta, desde deportistas hasta escritores, pasando por materias primas o software. Impulsado por la feria 100 % Design, por el British Council y por la University of the Arts London, el diseño inglés se ha convertido hace más de una década en la marca registrada de una nación y, como tal, en el vehículo ideal para transportar ideas innovadoras y espíritu emprendedor. La rutilante noticia es que llegan a Buenos Aires los mejores profesores de Central St. Martins y London College of Fashion, las escuelas de moda más reverenciadas del mundo, dependientes de la University of the Arts de la capital inglesa, y donde se recibieron, entre otros, Alexander McQueen y Stella McCartney. El puntapié inicial de esta alucinante iniciativa –que cuenta con el auspicio de Givenchy y Alto Palermo– lo dio Marcela Naón.


33

Entre el 17 y el 28 de abril se dictarán en la Asociación Argentina de Cultura Inglesa diez cursos pensados para pequeños grupos eclécticos pues las temáticas abordan el diseño desde distintas temáticas como la innovación en retail, la creatividad, el emprendedorismo, la comunicación, el merchandising o la dirección de arte. El objetivo de la imperdible movida pasa por profesionalizar el mercado y la industria de la moda en el país, aprovechando las herramientas de consultoría que usan las marcas más reconocidas del mundo. Para entrar en sintonía con el desembarco de estas centenarias instituciones en nuestra ciudad, entrevistamos a continuación a Nikita Karizma, una joven diseñadora cuyas inquietudes trascienden el mero universo fashion. Con apenas 24 años, Nikita ya colaboró diseñando una colección de bolsos y carteras para Topman. ¿Cómo fue tu experiencia estudiando en el London College of Fashion? ¡Fue increíble y siempre recordaré esos años con cariño! En todos los sentidos, se trata sin

dudas del mejor lugar para estudiar moda. El equipamiento y la biblioteca resultan perfectas para los estudiantes. Además, la institución está instalada en el corazón de la industria, con una gran variedad de conexiones, eventos y proyectos. ¿De qué manera describirías la relación con tus profesores? Era una relación sana. Los profesores del London College of Fashion son muy genuinos y realmente te inspiran para que puedas romper y sobrepasar tus propios límites como diseñadora. ¿Cuál fue tu inspiración para crear la colección Fashion vs. Abuse? Quería diseñar algo que lograse un impacto reflexivo en la sociedad. Para mí, la moda representa mucho más que prendas de ropa. Estamos constantemente rodeados de materiales que comunican, por eso quise provocar al público para que piense un poquito más allá. El abuso es un problema común, del que poco se habla.

¿Qué tratabas exactamente de comunicar? Exploré los diferentes aspectos del tema. Está claro que la mujer no tiene voz ni voto cuando es abusada. La chaqueta tipo “armadura” fue diseñada para mejorar la confianza del que la usa, ya que levanta los hombros disminuyendo la vulnerabilidad femenina. Junto con la cineasta Marta Tucci creamos una película que explora el abuso y cómo la ropa puede optimizar la confianza y ayudar a las mujeres. Las prendas fueron diseñadas con elementos de protección como hebillas, plumas de animales o pinches rebeldes hechos de cristal. También diseñé atuendos con alarmas integradas, que se conectan a un dispositivo Bluetooth para que, al ser activadas, se “linkeen” con el celular. Un concepto necesario en la sociedad de hoy. ¿Qué repercusiones tuvo el proyecto? Me siento muy afortunada de haber estudiado en London College of Fashion porque fue la mejor plataforma educativa para presentar esta colección. Me abrió las puertas a muchas oportunidades, incluyendo la posibilidad de publicar mi trabajo en revistas.


twister

KATE MOSS @ KateAMoss: “Tratar de explicar por qué te amo es como intentar describirle a 34

un ciego cómo son los colores”.

+130 +20 Sigue a

MIL SEGUIDORES

+150

TWEETS

usuarios. Entre ellos: @Terry_World @ElizabethJagger @DavidYurman

RACHEL ZOE @ rzrachelzoe: “Simplemente adoro empezar mis tan necesarias vacaciones

sabiendo que American Airlines acaba de perder mi equipaje. Sí, buenos momentos”.

+1+100

MILLÓN DE SEGUIDORES

Sigue a

+3

MIL TWEETS

usuarios. Entre ellos: @nachofigueras @MarcJacobs @VeraWangGang


NACHO FIGUERAS @ nachofigueras: “@CindyCrawford fue genial tu visita a mi country. Nos vemos en Los Ángeles”.

+6 +500

MIL SEGUIDORES

Sigue a

+450

35 TWEETS

usuarios. Entre ellos: @tyrabanks @FCBarcelona @realDonaldTrump

JUAN VILLORO @ JuanVilloro56: “Las redes sociales no fomentan el exhibicionismo: nos

permiten ser impúdicos con la inocencia de una tribu que no conoce la ropa”.

+60 +30 Sigue a

MIL SEGUIDORES

+300

TWEETS

usuarios. Entre ellos: @BillyCrystal @martin_caparros @fabriziomejia


el autógrafo es de julio bocca

36

D

os rasgos sobresalen en el autógrafo del talentoso Julio Bocca. En primer lugar, se aprecia que la firma tiene orientación ascendente, lo que indica que se trata de una persona optimista, predispuesta al éxito y a la superación y, por lo tanto, muy exigente consigo. En segundo lugar, debemos observar la presencia de la rúbrica –el dibujo que aparece por debajo– que se presenta en zigzag, algo que denota un carácter fuerte, una persona con iniciativa, dinamismo y rápida de reflejos. Ahora bien, el autógrafo también es curvo: eso habla de un temperamento extrovertido en sus relaciones sociales. Si a eso se le suman las importantes habilidades diplomáticas que sugiere la firma, Julio resulta ser una persona con una gran capacidad para convencer de sus proyectos a quienes lo rodean. Por Lorena Aznar, grafóloga.


37


38



Galera #34