Issuu on Google+


DIRECTORIO


dominantes o aceptados, frente a aquellos que no están dentro de las convenciones, o parezcan no estarlo, pues la vida de una persona, a cualquier edad, no puede, debe, ni tiene por qué estar en poder, siquiera de palabra, de otra persona y afectar su cotidianidad. a afrenta desde el inicio de vida que tienen los muchachos ante sus compañeros y profesores delineará su postura y apertura en el futuro. De ahí que la trascendencia de una cultura y educación abierta a las posibilidades de la condición humana. Pareciera que para muchas personas hablar de la diversidad sexual es una incitación a la práctica y no una orientación a la realidad existente en la diversidad del ser humano. Orientar a buen tiempo no dejará a alguien con la pregunta de si es el único, o la sensación de ser raro y estar mal. El Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), en coordinación con el Grupo Intergubernamental sobre Diversidad Sexual en México, creó la Guía para la acción pública contra la homofobia en mayo de 2012, en la que recomienda, especialmente, la inclusión en los libros de texto dirigidos a estudiantes y profesorado el tema de la diversidad sexual, para poder iniciar una educación sexual sin prejuicios ni discriminación y una cultura que reconozca, proteja y promueva los derechos de las personas sin importar su preferencia sexual. Aunque, de acuerdo al suplemento Letra S, del diario La Jornada, es únicamente en el Distrito Federal donde hay un programa específico contra fenómenos violentos como el bullying, incluido el que se da por homofobia. Importante el dato, cuando se considera que, por ejemplo, en el estado de Aguascalientes el 65% de las agresiones al interior de escuelas es contra niños y adolescentes afeminados u homosexuales. Ahora bien… es ¿homofobia, bullying, discriminación o simple mofa escolar? Quizá la distinción, definición o concepto de esas palabras es lo menos importante, pues la trascendencia va más allá de los términos, lo importante en todo esto es el actuar de aquellos que se sienten

La violencia incluye a estudiantes y maestros, pues las aulas no sólo tienen alumnos, como lo demuestra un caso de 2007 en Ecatepec, Estado de México, donde el profesor Agustín Estrada Negrete, ex – Director de una escuela para niños con discapacidad, asevera haber sido incluso torturado y violado por haber participado en una obra dentro de un festival contra la homofobia, vestido de mujer… aunque el trasvestismo no es necesariamente una actividad homosexual. De acuerdo a información publicada, gente de la propia Secretaría Estatal tuvo que ver en este apartado de discriminación y agresión. No es cosa de juego, son actos que marcan vidas, entonces, ¿quién puede dar esa apertura a nuestros niños si en los niveles medios y altos de las propias escuelas existe este tipo de abuso? ¿Está preparada la Secretaría de Educación Pública (SEP) para una apertura al respeto de las personas que tienen comportamientos distintos a los que se creen convencionales? ¿Es la SEP desde donde debe partir esta sensibilización en los niños y jóvenes? Creo que la SEP no tiene la apertura, mucho menos las secretarías estatales, todo se fundamenta en acciones cotidianas, en lo que aprendemos en casa. Eso responde la segunda pregunta. No se puede aislar a los niños y jóvenes, pero sí se puede fomentar, lo mejor posible, la enseñanza y apertura de respeto e igualdad entre los seres humanos desde el origen, la familia; sólo así tendremos una niñez y juventud que sea capaz de lograr un ambiente con menos violencia por identidad sexual… o apariencia de ella.


CHRIS HEMSWORTH


TIMOTEO

IS SEXY!


.



REVISTA G FEBRERO-ABRIL 2014