Page 1

EDICIÓN ESPECIAL “PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA” Pag. 6

COLEGIO CONCEPCIÓN DE SAN CARLOS: “ CUANDO LA GRATUIDAD SE CONVIERTE EN EXCELENCIA”

Pag. 33


STAFF

DIRECTOR: SERGIO ROMERO SAN MARTÍN PERIODISTA: EDGAR BRIZUELA ZULETA DISEÑO: NICOLE UTRERAS VARGAS www.huellacreative.cl COORDINADORA: CARLA FUENTES SEGURA FOTOGRAFÍA: ESTUDIO 55 SECRETARIA: FRANCISCA ROMERO SEPÚLVEDA ÁREA DE VENTAS: PAOLA LAGOS GARRIDO ADMINISTRACIÓN DE REDES SOCIALES: FORUM COMUNICACIONES


Estimados lectores: Hoy queremos compartir con Uds., una edición especial de Revista Forum, que incorpora en sus páginas el proyecto “Jóvenes, Ciudadanía y Democracia”. Este proyecto, financiado por la Secretaria General de Gobierno, a través, del Fondo de Medios de Comunicación Social 2016, nos ha permitido realizar un interesante trabajo editorial para recopilar de manera transversal, la opinión de connotadas autoridades, profesionales, líderes sociales y de opinión, respecto del rol que tienen los jóvenes en el pasado, presente y futuro del país. Asimismo, recogemos las estrategias de dos destacadas instituciones de educación , que han sido capaces de desarrollar atractivas estrategias para incentivar a los jóvenes y potenciar al máximo sus capacidades. Bienvenidos a Revista Forum

OFICINA: AV. LIBERTAD 683 CHILLÁN. F: 042-2322204 / 9-6151234 IMPRIME: IMPRESORA LA DISCUSIÓN S.A. EL CONTENIDO DE LAS OPINIONES, PUBLIREPORTAJES Y ESPACIOS PUBLICITARIOS SON DE EXCLUSIVA RESPONSABILIDAD DE QUIENES LAS EMITEN, SIN REPRESENTAR NECESARIAMENTE EL PENSAMIENTO DE REVISTA FORUM.


INACAP

Formando los profesionales de la futura región del Ñuble

S

in duda, el rol de los jóvenes en la sociedad es de suma importancia y esto conlleva el desarrollo de políticas públicas y privadas que permitan poder canalizar su potencial y motivarlos a ser actores relevantes de todos los procesos de la sociedad. Con más de 5000 alumnos provenientes de las 21 comunas de la provincia de Ñuble, la sede INACAP- Chillán, se ha convertido en el epicentro de la formación de profesionales y técnicos que le están cambiando el rostro al quehacer productivo de la zona. Hernán Arancibia De la Cerda, es su vicerrector y sostiene que esto obedece a una política institucional que ha sido capaz de responder a las necesidades del mercado e ir actualizando de manera permanente sus estándares educacionales.

4 | FORUM


¿Cuál es la fórmula para motivar a tantos jóvenes a estudiar una carrera? Pienso que la forma de motivarlos es trabajando intensamente en honrar nuestra misión y nuestro modelo educativo que tiene una trayectoria probada de 50 años. Éste nos invita a trabajar de la mano con el sector productivo para tomar conocimiento de las necesidades del mundo laboral de hoy. Nos vinculamos y ofrecemos una oferta académica pertinente y plenamente vigente con el momento actual. Eso motiva a los jóvenes en el sentido de unirse a un proyecto que les dará las herramientas necesarias para insertarse al mundo laboral, desarrollar sus habilidades y así tener un crecimiento personal y familiar. La movilidad social de parte de nuestros alumnos es una realidad en Inacap. En definitiva, en Inacap es posible iniciar un camino de realización personal que los acerque mañana a la felicidad.

¿Cómo es la vinculación de Inacap con las empresas e instituciones de la zona? La vinculación con el medio es parte de una función esencial para Inacap. Ésta se lleva a cabo en distintas dimensiones. No solamente la ejercemos con el sector productivo, sino también con los establecimientos de educación media y con nuestro exalumnos. Para cada instancia desarrollamos planes y formas de abordarlo que apunten a generar un aporte bidireccional. Esto es clave y necesario para que efectivamente se genere la vinculación que queremos. Por esto buscamos participar activamente y aportar desde nuestra mirada académica. Una prueba de esto, es lo que realizamos en la provincia en el contexto de la campaña Nuevo Aire, instancia en la que nos hacemos parte mediante distintas áreas académicas y en donde en conjunto con organismos gubernamentales trabajamos por generar conciencia y generar innovaciones que nos permitan disminuir los graves problemas de calidad de aire que enfrenta el sur de Chile durante el invierno y en particular nuestra ciudad de Chillán.

Sabemos que hoy poseen una sede de más de 13 mil metros cuadros y tecnología de punta para el proceso de aprendizaje. Que ocurre con el fomento del desarrollo de competencias blandas de sus alumnos, es prioridad para Inacap? Efectivamente el desarrollo de las habilidades blandas es una demanda y una necesidad del mundo laboral que cada vez toma más fuerza. Y esto, también ha estado presente desde los inicios en Inacap. Nuestra misión habla de “formar personas en valores y competencias” lo que recoge la transcendencia de ambos frentes. Por un lado, sabemos que nuestros alumnos son fuertes en las competencias técnicas. La metodología del aprender haciendo y la calidad de los talleres con los que cuenta nuestra sede lo permiten. Al mismo tiempo, todas las carreras buscan generar un sello de nuestros alumnos. Para eso, las mallas de los distintos programas contemplan asignaturas de liderazgo, emprendimiento, autogestión, etc. De esta forma, buscamos generar el desarrollo de las habilidades necesarias para el trabajo en equipo y el establecimiento de buenas relaciones interpersonales sin las cuales no es posible triunfar hoy en el mundo laboral.

¿Cómo está aportando Inacap al desarrollo de la provincia de Ñuble y AL próximo paso de convertirse en una nueva región? Inacap esta aportando al desarrollo de la provincia de Ñuble desde hace ya 17 años. Hoy tenemos 10 áreas académicas y 40 programas de estudios para abarcar los distintos sectores del desarrollo provincial. Respecto al desarrollo de la nueva región, buscamos estar en sintonía con las nuevas demandas y necesidades de profesionales que generará. Queremos que nuestros jóvenes se formen en la provincia y al mismo tiempo se empleen en ella para que puedan aportar activamente al desarrollo de nuestra región. En ese sentido, ya estamos ajustando nuestra oferta académica 2017 abriendo carreras que tendrán demanda y necesidades dado que apuntan a las necesidades inminentes. En ese sentido, pensamos que los ejes de desarrollo debieran ser el sector Agropecuario, el sector Turismo y un desarrollo importante relacionado con la Salud.

¿Cuál es su meta para el 2017? Nuestra meta como sede es consolidar la oferta académica para permitir el desarrollo de los profesionales que necesita Chillán. Al mismo tiempo queremos desarrollar proyectos de innovación que le den valor a nuestra zona en las áreas que vemos como estratégicas de cara al desarrollo de la nueva región. Queremos estar presente en las iniciativas que hagan de Chillán un referente a nivel nacional para así aportar desde la academia y la formación de personas. Nuestra responsabilidad como institución es innegable y debemos trabajar intensamente para aportar al desarrollo de Chile desde nuestra sede de Chillán.

5 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

¿Que sucede con la población juvenil que se ha desafectado de la participación activa en la política contingente? Es una realidad que los jóvenes no tienen interés en vida pública, aquella de las elecciones y la presencia en partidos políticos o solo han mutado las intereses de ese segmento de la población nacional y sus medios de hacerse visibles e influir?

Ese segmento ha sido históricamente importante en todas las etapas de nuestra vida republicana y fueron ellos los que dieron pasos trascendentales para la recuperación de la Democracia.


Participación Cívica de la Juventud

E

n este segundo gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet la preocupación principal ha sido mejorar la democracia a través de un eje fundamental: “Participación Ciudadana”. No hay democracia sino hasta cuando la ciudadanía se hace parte del diseño, ejecución y evaluación de las políticas públicas, y es precisamente para esto que se está trabajando. Creemos que la participación ciudadana no es efectiva sino hasta cuando se entregan a los ciudadanos las herramientas necesarias para que se empoderen y sepan cómo ejercer su derecho en la toma de decisiones. Es por esto que el gobierno tras un esfuerzo político trasversal rompió con las barreras del pasado y dio un tremendo paso para mejorar la democracia en nuestro país. Se sacó adelante un Proceso Constituyente para cambiar la antigua Constitución de Chile creada en dictadura y dar paso a una que represente verdaderamente a todos los chilenos y chilenas. Nunca en la historia de Chile habíamos sido convocados a discutir entre todos una nueva constitución. El deseo de la Presidenta Bachelet es que la opinión de los ciudadanos sea escuchada y que todos nos sintamos reconocidos en la elaboración del texto constitucional. Este Proceso Constituyente convocó a más 230 mil personas a nivel nacional en las distintas etapas de participación que tuvo. Cada participante compartió y debatió cuáles son los valores y principios; derechos, deberes y responsabilidades; e instituciones del Estado de Chile que a su juicio; deben formar parte de una nueva Constitución Política elaborada en democracia. Sin lugar a dudas este será un hito que marcará un antes y un después en la democracia de nuestro país. Pero la participación ciudadana en el gobierno de la Presidenta Bachelet no se limita solo a este proceso.

Otra gran iniciativa y que por primera vez se instaura en Chile gracias a la gestión de Jefa de Estado son las “Cuentas Públicas Participativas”, donde por instructivo presidencial cada Ministerio y servicio del Estado a partir del 2015 informa a la ciudadanía sobre la gestión realizada, recoge las preguntas y planteamientos de los participantes y da respuesta a éstas. Además la Presidenta Bachelet creó en enero de este año el Consejo Nacional de Participación Ciudadana y Fortalecimiento de la Sociedad Civil como un organismo asesor para analizar la Ley 20.500 sobre participación ciudadana para hacer una propuesta de modificación. Este Consejo está conformado por personas vinculadas a una amplia variedad de organizaciones de la sociedad civil que recorren las 15 regiones del país para recoger las reflexiones, opiniones y aportes de dirigentes sociales.

ENRIQUE INOSTROZA Seremi de Gobierno Región del Bío Bío

Sin lugar a dudas, la Jefa de Estado ha actuado pensando en y para la ciudadanía poniendo como foco en su agenda de gobierno la participación ciudadana. Todos los chilenos y chilenas merecen sentirse representados y que su opinión valga en la toma de decisiones de un gobierno. Este es un proceso de cooperación mediante el cual el Estado y la ciudadanía identifican y deliberan conjuntamente acerca de problemas públicos y sus soluciones, con metodologías y herramientas que fomentan la creación de espacios de reflexión y diálogo colectivo, encaminados a la incorporación activa de la ciudadanía en el diseño y elaboración de las decisiones públicas. Es por esto que sin duda la democracia empieza con la participación ciudadana.

7 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

ALEJANDRO GUILLIER, SENADOR DE LA REPÚBLICA

8 | FORUM

El desafío es saltar a una política ciudadana

El Senador advierte que la sociedad ha cambiado y los jóvenes responden a otros esquema mental. No se han alejado de la política sino que la han redefinido según sus intereses.


C

uando se habla de la desafección total de los jóvenes de la realidad nacional y la vida republicana, yo creo que hay un diagnostico que está muy equivocado. Los jóvenes según lo que yo veo de manera permanente, están participando en política como nunca antes. Lo que ocurre en la actualidad es que no están participando en los canales tradicionales como en el pasado. Lo que se está produciendo en la actualidad es que la juventud se va por el lado de la sociedad civil y los movimientos sociales, por el lado de la protesta social y las Organizaciones No Gubernamentales, ONGs. Esta sociedad civil y las ONGs y no el mundo institucional, es el mundo de los jóvenes en la actualidad y eso es algo que tenemos que entender. ¿Y porque razón ocurre esto hoy, porqué los jóvenes actúan así?, Hay que entender que el mundo institucional responde a las características de un estado nación que es jerárquico, burocrático, autoritario y los jóvenes son todo lo contrario: son interactivos, horizontales, plurales. Los jóvenes tienen en realidad una gran diversidad de demandas y yo creo que hay un grado de politización enorme en los jóvenes, pero estamos en presencia de una nueva política. La política, que practican los jóvenes no es la política del siglo XX, aquella marcada por el Estado y los Partidos Políticos. No. El mundo de los jóvenes ha cambiado y como dije es ahora la política de una ciudadanía empoderada, de los movimientos sociales. Dada esta nueva configuración social, nos podemos preguntar entonces ¿Cual es el desafío?: El objetivo de la política parece ser la de saltar desde una Política tradicional y de partidos hacia una política más ciudadana. Los jóvenes de la actualidad y los dirigentes juveniles necesitan hacer rápido la transición a diferencia de lo que ocurre con las estructuras tradicionales más lentas. Aparentemente es difícil que mi generación la haga.

Nosotros y aunque nos duela, debemos reconocer que todavía estamos en el siglo XX, pero el siglo XXI necesita sin lugar a dudas un cambio cultural que los jóvenes traen consigo. Yo creo que en la política del siglo XX en Chile no hay una crisis, no hay un desplome, no hay un tren que se descarriló. Lo que está sucediendo es que tenemos, a partir de esta nueva forma de ver la política de parte de los jóvenes, una tremenda esperanza de la sociedad civil, que cambió y que quiere otro trato con su clase dirigente y que quiere otra forma de hacer política y pone de relieve un perfil político más ciudadano.

“El siglo XXI necesita sin lugar a dudas un cambio cultural que los jóvenes traen consigo”.

Entonces, es hora que los viejos nos hagamos cargo de nuestros errores. Es un hecho claro que fuimos nosotros los que sacamos la educación cívica de los liceos; fuimos nosotros los que sacamos la participación ciudadana de los colegios, lo que fue un error. Además, nosotros dijimos que la calidad de la educación debía estar marcada por el énfasis en las matemáticas, lenguaje y comunicación, pero olvidamos otros temas tan importantes como la educación cívica. Son errores de políticas mal hechas.

Y tenemos que hoy en día necesitamos volver al sentido de la educación primaria de manera que el aula, el colegio, sea conviertan efectivamente en el embrión de la sociedad que queremos para el futuro. Es evidente que si queremos un tipo de ciudadano activo y altamente participativo, crítico y creativo la escuela tiene un rol fundamental para lograr eso. Por ello, un primer desafío que tenemos que promover es que en la Reforma Educacional no es clave solo el financiamiento, los recursos y el dinero sino que se deben redefinir las relaciones entre profesor y alumno. Igualmente debemos reconocer que, por otro lado, los jóvenes no se interesaban en la política porque no tenían ninguna chance de hacer nada porque en el país hemos tenido un Duopolio. Este Duopolio, y eso es algo que tenemos que asumir, más allá de las ventajas que le dio al país en materia de gobernabilidad, se agotó muy rápido. Estimo que ya en la década pasada teníamos que haber avanzado para crear un sistema que permitiera una mayor competencia en nuestra vida política nacional. Hoy por ejemplo, al abrir tres listas de concejales en la Nueva Mayoría solo uno de alcalde nos permite unificar las fuerzas detrás del alcalde. Al permitir una mayor variación en las listas de concejales, hemos tenido una verdadera revolución de participación donde se han podido integrar muchas mujeres y muchos jóvenes que antes no tenían espacios. ¿Quien iba a querer ir a meterse en un partido donde no los pescaban? Hoy día los jóvenes van a recuperar protagonismo y espero que esa juventud desplegada en las calles se traduzca en concejales elegidos que puedan comenzar a producir cambios en la sociedad. Si hay algo evidente es que en el país necesitamos para avanzar la visión de los jóvenes.

9 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

JOSÉ ANTONIO KAST Abogado, Diputado Independiente Distrito 24, La Reina y Peñalolen

Los jóvenes tienen un rol fundamental que cumplir en ese futuro

10 | FORUM


E

n la última elección presidencial, en la segunda vuelta del año 2013, votaron poco más de 5.6 millones de personas. De ese número, sólo 700 mil jóvenes menores de 30 años, fueron a elegir a quien debía gobernar el país por cuatro años. En teoría, el voto de los jóvenes si bien era importante, no fue trascendental para esa elección. Pero podría haber sido. Por cada joven que fue a votar, alrededor de 4 se quedaron en la casa. Más de 2.5 millones de jóvenes menores no fueron a votar y dejaron que otros tomaran las decisiones por ellos. Más allá de los números, el verdadero desafío es que los políticos entendamos y los jóvenes entiendan, la importancia que ellos tienen para el país y cómo, en conjunto, debemos hacer para que sus voces sean escuchadas y representadas en el Congreso, en el Gobierno y en cada una de las instituciones del país.

“Verdadero desafío es que los políticos entendamos y los jóvenes entiendan, la importancia que ellos tienen para el país”

Primero, los políticos tenemos que hacer un mea culpa. Desde hace mucho tiempo que la política se volvió clientelista, apelando al “voto seguro” en clubes de adulto mayor y en asambleas donde solo van los más interesados en política. Con eso, muchos grupos igualmente importantes quedaron marginados y se fueron marginando de la política. Debemos asumir nuestra responsabilidad de apelar a las demandas de toda la ciudadanía, pero nos concentramos en aquella mirada de corto plazo que nos podía beneficiar. Segundo, los jóvenes no han sabido canalizar adecuadamente sus demandas. Desde el 2006, y especialmente el 2011, los jóvenes de Chile alzaron la voz y se tomaron las calles. Tantos los “pingüinos” como los universitarios pusieron sobre la mesa la necesidad de hacer modificaciones en educación y en otros temas relevantes. Pero la protesta no basta, también es necesario hacer propuestas y participar activamente de las elecciones y de las instancias de debate que existen. Por lo tanto los jóvenes también están en deuda. ¿Por qué no soñar con un país diferente? ¿Por qué no aspirar a que los políticos dejen la calculadora de lado y apelen a toda la ciudadanía, motivándolos a participar y escuchando sus propuestas y demandas? ¿Por qué no creer que en las próximas elecciones cientos de miles de jóvenes van a canalizar sus intereses y aspiraciones en candidatos y candidatas a lo largo de todo Chile e influir decididamente en el rumbo que debe tomar el país? Yo creo en los jóvenes de Chile. Creo en su capacidad para influir en las buenas políticas públicas que necesitamos y en que juntos, jóvenes y más viejos, reconstruyamos el país luego de estos últimos años desastrosos. Chile tiene muchos desafíos hacia el futuro y los jóvenes tienen un rol fundamental que cumplir en ese futuro. No dejemos que los mismos de siempre nos digan qué hacer y cómo hacerlo. De Uds., Jóvenes de Chile, depende.

Desde hace mucho tiempo que la política se volvió clientelista, apelando al “voto seguro” en clubes de adulto mayor y en asambleas donde solo van los más interesados en política. 11 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

SERGIO MICCO Abogado de la UdeC. Magíster en Ciencias Políticas de la UC. Doctor en Filosofía. Profesor del Instituto de Asuntos Públicos de la Universidad de Chile.

La palabra maldita: “ La política ”

12 | FORUM


D

e cada cien jóvenes chilenos, 75 no van a votar y sólo 2 milita. Normalmente se dice que los jóvenes participan en otras cosas y es cierto que lo hacen más que sus padres; pero tampoco es para salir a celebrar. Por ejemplo, el 2011 sólo un 26% de ellos declaró haber participado en el movimiento estudiantil. En reciente estudio MIDE de la PUC sólo un 15 por ciento dice participar en campañas cívicas o solidarias a través de redes sociales, movimientos sociales, elecciones, organizaciones escolares o voluntariado. ¿Por qué esto es malo? Porque en general las repúblicas democráticas requieren de ciudadanos activos que sean activos amantes de la patria libre. Justamente porque a diferencia de la tiranía y de la oligarquía, la democracia no puede vivir del terror y del dinero para mantener el régimen político en forma estable. La fortaleza de una República depende que los ciudadanos se informen, debatan, formen su opinión en forma ilustrada y crítica, vayan a votar, fiscalicen a sus autoridades, ingresen a organizaciones cívicas, se presenten de candidatos para servir al bien común, denuncien al funcionario corrupto, o cuando viene el candidato dictador, se levanten belicosos del mismo modo que lo harían si una nación extranjera ataca la patria libera como decían los romanos. Sin esta clase de ciudadanía la república es débil y la democracia triste. Peor aún si son los jóvenes los que no participan. Su derecho y su deber es recordar críticamente a sus padres que los ideales que ellos dicen profesar no los realizan en la práctica y que la vida no se agota en el pasado ni en el presente, vive para el futuro. ¿Por qué, entonces, los jóvenes no se sienten parte ni toman parte de la cosa pública? Desempolvemos a J.J. Rousseau en busca de explicación. En el Contrato Social escribe que “Las buenas leyes traen otras mejores; las malas acarrean peores. Desde que al tratarse de los nego-

cios del Estado, hay quien diga: ¿qué me importa? El Estado está perdido”. El republicano afirma que si el Estado está bien organizado y el bienestar común mejor garantizado, prevalecerán los negocios públicos sobre los privados. Por el contrario, ¿iremos a una asamblea a participar si prevemos que en ella no prevalecerá la voluntad general? Si la sociedad nos enseña con crudeza que los cuidados domésticos sólo dependen de uno mismo, ¿participaremos políticamente? Si la cultura dominante nos dice que la patria no es nada y el individuo todo, ¿me sacrificaré por ella? Si la felicidad es asunto sólo privado, ¿me dedicaré a la cosa pública? Si el Estado está dominado por abusadores que sólo piensan en su gloria personal o conquistas imperiales, ¿deberé concurrir a su llamado? - “No, no, no, no y no”, contesta Rousseau.

El tercero es socioeconómico. Si el Estado no tiene los medios y recursos para que los jóvenes populares accedan a una educación de calidad, a un trabajo decente y a espacios públicos seguros y abiertos, no es raro que a la pregunta de por qué votar no encuentren respuesta.

Si queremos que nuestros jóvenes sean ciudadanos activos debemos afrontar tres desafíos. El primero es cultural. El Estado a través de la educación cívica, la sociedad a través de los medios de comunicación social y cuerpos intermedios como iglesias, grupos de pares y partidos políticos deben dedicar enormes esfuerzos socializadores. Los ciudadanos no surgen por generación espontánea. Ahora bien, la mejor forma de entusiasmar a un joven es con testimonios de los políticos coherentes entre lo que se piensa, dice y hace. Los jóvenes no reconocen más que esa autoridad. Enhorabuena. El segundo es político-institucional. Aunque sólo un una minoría de los jóvenes esté de acuerdo con ello, es bueno recordar que el voto obligatorio con sanciones efectivas al infractor obliga a tomar posición. ¿Puede haber derechos sin deberes? ¿No es evidente que mi derecho a la educación pasas por nuestro deber de pagar impuestos? Aunque a más de la mitad de los jóvenes no les interese el sistema electoral, con sistemas proporcionales la gente vota más. Y con reformas políticas que hagan más representativo y eficaz nuestros gobiernos locales, regionales y Congreso Nacional mejoraríamos en calidad democrática.

La fortaleza de una República depende que los ciudadanos se informen, debatan, formen su opinión en forma ilustrada y crítica, vayan a votar, fiscalicen a sus autoridades.

13 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

PAULINA PINCHART Experta en Marketing Político Universidad del Bío Bío

14 | FORUM

“Gran parte de los jóvenes carecen de formación cívica y de cultura política”


“El desprestigio que hoy tienen muchas instituciones, actividades y actores y muy especialmente las actividades políticas también forman parte de de la explicación de la baja participación de los jóvenes en política”.

S

on muchas las hipótesis que se pueden plantear sobre la baja participación en política que hoy tienen los jóvenes. Y muy especialmente en tiempos de elecciones. Esta preocupación es más que razonable si se reconoce que Chile cuenta con un régimen democrático y por ello la participación política es fundamental. ¿Significa eso que los jóvenes no están interesados en el tema? Para responder la pregunta es conveniente recordar algunas ideas fundamentales. La primera de ellas es que no se puede analizar la participación política de los jóvenes partiendo de la premisa que ésta se puede reducir a la mera participación electoral que ellos tengan, ya que la participación electoral es sólo una de las formas de manifestación de la participación política en regímenes democráticos como el chileno. La otra idea a tener en cuenta es que el comportamiento político de los jóvenes tiene diferentes manifestaciones ya que la participación política, como lo señala Anduiza, es cualquier acción de los ciudadanos dirigida a influir en el proceso político y en sus resultados. Y esto puede tener una gama de acciones que van desde manifestaciones simples y muy cotidianas hasta manifestaciones violentas con carácter ilegal. Como tercer punto, se debe reconocer que no todos los ciudadanos participan en política con la misma intensidad ni con la misma frecuencia ni en los mismos grupos. Además se debe tener presente que la participación política se explica por una multiplicidad de factores, donde

sobresalen los socioeconómicos y los aspectos políticos de cada ciudadano. Claramente de una familia involucrada en política y con mayores conocimientos cívicos, se puede esperar que formen jóvenes mucho más activos en política que si se da el caso opuesto. Atendiendo a lo anteriormente dicho y recordando nuestra historia reciente se debe reconocer que los jóvenes de hoy han vivido un contexto político muy diferente al de los jóvenes de la década del 80 donde todos aprendieron que sus manifestaciones políticas, muchas veces clandestinas y el posterior plebiscito fueron fundamentales para cambiar la historia del país. Esto parte de un hecho fundamental que en ciencias políticas se denomina “clivaje”. Esto se puede explicar fácilmente señalando que la población se dividía entre aquellos que deseaban la continuación del gobierno de Pinochet y los que anhelaban la vuelta a la democracia. Por lo tanto, toda acción de participación ciudadana de los jóvenes de entonces representaba una gran oportunidad o pérdida para que una de las dos alternativas contrapuestas triunfara. O dicho de otro modo, la no participación política tenía un gran costo, que básicamente era que la opción contraria a la que se tenía, triunfara. Eso movilizó a la ciudadanía de aquellos años y en especial a los jóvenes. wEse costo que se percibió claramente en décadas pasadas y que hoy no está presente en nuestra realidad política es otro elemento que ayuda a explicar la actual apatía y poco involucramiento de los jóvenes en política.

Otro elemento adicional que influyó en el rol que están asumiendo actualmente los jóvenes en política es que gran parte de ellos carecen de formación cívica y de cultura política. Cabe recordar que recién este año se ha tomado la decisión de reincorporar la educación cívica a la formación escolar. Por otra parte la formación política ya no es tan incentivada ni valorada dentro de la sociedad como lo fue en tiempos pretéritos. El desprestigio que hoy tienen muchas instituciones, actividades y actores y muy especialmente las actividades políticas también forman parte de de la explicación de la baja participación de los jóvenes en política. Sin embargo, resulta atractivo quedarse en el análisis de desarrollo de diferentes hipótesis que explicarían el desinterés actual de los jóvenes en política, pero resulta un reto aún mayor comprender como cambiar esta realidad. Para ello se debe reconocer que los jóvenes tienen sus propias motivaciones, sus propias redes y sus medios de comunicación favoritos. Además, cada vez más la participación política de los jóvenes se aleja de la participación electoral tradicional y toma otras formas de participación como pueden ser desde manifestaciones públicas muy relajadas hasta manifestaciones públicas con alto componente de violencia Esto lleva a recordar algo básico de marketing político y que señala que solo va a existir intercambio político entre los jóvenes ciudadanos y la clase política cuando ambas partes tengan algo valioso que ofrecer a la otra y esto pueda darse dentro de un proceso de comunicación claro y bidireccional. Sin duda, para los políticos y sus partidos el voto de los jóvenes en una democracia representativa como la nuestra es algo muy valioso, pero debo reconocer que no tengo tan claro que las actuales proposiciones políticas de los partidos a los jóvenes les sean de interés y los muevan a participar como actores políticos de nuestra sociedad. Por lo tanto, antes de indicar a los jóvenes como apáticos en lo relativo a política es conveniente preguntarse que se le está ofreciendo hoy a los jóvenes de nuestro país.

15 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

16 | FORUM

Magister en Gerencia y Gestión Pública Director del Diplomado en Gerencia Pública de la Universidad del Bío-Bío

POLÍTICA: ¿ LE PARECE SIMPLE ?

(

(

ALVARO ACUÑA


Nuestros jóvenes que sacrifican sus vacaciones para ir a sectores desconocidos a construir casas para los más pobres ¿están haciendo política?

E

n una charla donde habían aproximadamente cien personas, solicite que anotaran la primera palabra que se les viniera a la mente cuando yo les dijera un concepto, cuando dije “Política” la palabra que más se repitió en audiencia fue “Corrupción”. Y claro, era esperable después de tantos eventos que hemos conocido en el último año, en donde la desconfianza de todo y con todo, ha sido el principal resultado de estos lamentables hechos. Entonces, bajo este escenario surge la pregunta ¿Cómo invitar a los jóvenes a participar de la política? Claro, porque en esta lógica estaríamos invitándolos a ser corruptos. Después de estos tres primeros párrafos desesperanzadores, tengo buenas noticias: Estas conclusiones prácticamente obvias, no lo son para nuestra juventud, porque aunque la mayoría dice no importarles la política, los mismos la practican día a día de diferentes formas. La política es una herramienta que tiene la sociedad para organizarse y procurar el bien común y la justicia, entonces cabe preguntarnos si Nuestros jóvenes voluntarios que noche a noche recorren las calles de la ciudad para dar café, comida y compañía a las personas en situación de calle ¿están haciendo política? Nuestros jóvenes que sacrifican sus vacaciones para ir a sectores desconocidos a construir casas para los más pobres ¿están haciendo política? Nuestros jóvenes que comparten con sus pares sin prejuicios ni predisposiciones ¿están haciendo política? La respuesta sin duda es un fuerte sí. Que tire la primera piedra el que no crea que estos actos, cotidianos si, pequeños tal vez, pero de un alto impacto en la comunidad, no son de justicia y bien común. Gana la familia que recibe un techo, gana el mendigo que recibe comida y ganamos todos cuando no nos diferenciamos por clases sociales y somos capaces de relacionarnos, ganamos todos cuando ayudamos al prójimo. ¿Le parece simple? Pues lo es, la política es del día a día. Los pequeños actos construyen grandes cambios. No nos confundamos, los corruptos no son políticos, son delincuentes. Entonces no nos quejemos tanto de la sociedad en la que vivimos y seamos como los jóvenes y como algún día uno de los mejores políticos del mundo, Alberto Hurtado, nos dijo: “Dicen que los tiempos son malos, sean ustedes mejores y los tiempos serán mejores, porque nosotros somos el tiempo”

17 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

RICARDO NEUMANN Director de Cultura Fundación para el Progreso

Soy joven ... vote por mí: 18 | FORUM


E

n los últimos años nos hemos acostumbrado a ver en los medios de comunicación una serie de rostros políticos que ocupan su corta edad como único escudo argumentativo de posicionamiento. Nombres sobran, y basta ver en las encuestas quiénes son los políticos mejor evaluados por una ciudadanía que se engolosinó con la lolería, más allá de las ideas de fondo que estos tengan. Aprovechando que estamos en época de campaña, le propongo un ejercicio simple. Analice la publicidad de los candidatos jóvenes de su comuna. Le apuesto que más del 90% tiene en su slogan la palabra renovación, juventud, fuerza joven, un nuevo cambio para (agregue aquí el nombre de su comuna)... Vamos más a fondo. Ya no solo analice la publicidad. Acérquese un ratito a alguno de estos candidatos y pregúntele sobre sus ideas. Nuevamente le apuesto que su estructuración discursiva descansará casi exclusivamente en su condición juvenil y en como –a partir de su edad y solamente su edad- le viene a cambiar el rostro a la vieja política. Debido a lo anterior, no se extrañe que estén de moda las tan manoseadas dicotomías semánticas de “vieja política/nueva política”, “vieja concertación/nueva mayoría”, “vieja derecha/nueva derecha”. Ejemplos sobran, pero todos tienen un denominador común: lo viejo es malo y lo nuevo -o lo joven- viene dotado de un aura inmaculada que debemos respetar sin siquiera escuchar ideas de fondo. Con todo respeto a mis coetáneos, lo único añejo aquí es tratar de hacer política con slogans, y basar el discurso en condiciones accidentales como la edad. Ser joven no es sinónimo de renovación. Lamentablemente la ciudadanía se acostumbró a la consigna fácil, a la cara bonita, y hace tiempo que no se preocupa de evaluar a sus políticos en función de sus ideas (ideas de verdad…no esas que se leen en un panfleto Chacón). El resultado de esta dinámica de vitrina no puede ser más nefasto: ciudadanos desencántadose una política que le prometió igualdad, gratuidad, (agregue aquí el concepto políticamente correcto que quiera); y en lo único que terminó es en la frustración de expectativas de una ciudadanía que al poco andar se dio cuenta que los políticos nunca tendrán la capacidad de cambiarles su vida de manera radical. Irónicamente, en los últimos años, ciertas lógicas de una política añeja se han hegemonizando en la opinión pública de mano de una nueva generación de políticos jóvenes. Paladines de la “renovación”que, abusando de su condición etaria, pretenden hacernos volver a creer que nuestros destinos dependen del burócrata de turno, vendiendo esa idea como la última chupada del mate traída desde algún país nórdico. La verdadera renovación de la política está en el cambio de mentalidad basado en el reconocimiento de la persona como único ser capaz de ser dueño de su propio destino. La gente lo sabe y cada día menos se ve engañada por el político que consigue el voto a cambio de la promesa irrisoria de convertir al papi Estado en la fuente de solución de todos sus problemas. La ciudadanía se empoderó y es importante que las nuevas generaciones de políticos lo tengan claro si verdaderamente quieren renovar el discurso público de un país que lo necesita con urgencia.

“Lamentablemente la ciudadanía se acostumbró a la consigna fácil, a la cara bonita, y hace tiempo que no se preocupa de evaluar a sus políticos en función de sus ideas” 19 | FORUM


Si bien el diagnóstico inicial que criticaba el acceso a las universidades y otorgaba un sueño de educación que respondía a donde apretaba el zapato fue acertado, numerosos dirigentes comenzaron a sacarse algunas máscaras y a demostrar intereses distantes de las preocupaciones ciudadanas. En ese momento es cuando el movimiento comenzó a perder fuerza y convocatoria, a reducir espacios de participación y a silenciar a quienes pensaban distinto. Recordemos en esto la expulsión de los presidentes gremialistas de la Federación de Talca y Universidad Católica de Chile. En dicha radicalidad, el Confech(Confederación de Estudiantes de Chile) comenzó a extremar sus posturas, encontrándose ajeno a la representación del espectro político y validando agrupaciones de extrema izquierda. Sus propuestas incluían nacionalización del cobre, nueva constitución, demandas indígenas y

20 | FORUM

otros asuntos propios de una agenda política partidista. Dichas cuestiones paralizaron la discusión interna de las universidades, las cuales terminaron replicando discusiones que no afectan directamente a los estudiantes comunes. Lo grave de esta politización de las demandas y pérdida de participación, es la pérdida de oportunidades. Pudiendo existir un movimiento estudiantil que representara a quienes hoy verdaderamente se encuentran en situaciones económicas y sociales complicadas, como es el caso de los Institutos Profesionales y Centros de Formación Técnica, se terminó convirtiendo en un grupo de interés que demandaba privilegios para una elite del país. Ante estos hechos existe responsabilidad. Es fundamental que el Movimiento admita su real representación política y su pérdida de influencia en el debate público. En este diagnóstico deben admitirse una serie de errores cometidos: sobrerepresentar a agrupaciones distantes a las demandas ciudadanas, cerrar el diálogo con quienes pensaban distinto, mezclar discusiones estudiantiles con agendas ideológicas externas y en muchos casos legitimar la violencia. Los jóvenes mostraron su poder de participación, pero dicho poder debe canalizarse en espacios representativos y abiertos verdaderamente universitarios. Es necesario evidenciar el desgaste del Confech, su pérdida de legitimidad y la importancia de instalar una discusión educacional distante de las consignas. Ello revivirá la participación de los jóvenes interesados por su país y permitirá que más personas pongan sus talentos para responder a las principales problemáticas que aquejan a tantos.

“Lo grave de esta politización de las demandas y pérdida de participación, es la pérdida de oportunidades”

E

n el 2011 vimos que una ola de jóvenes vociferantes rompía con los estigmas de ser una generación desinteresada. Y en dicho interés demostraron la posibilidad de realizar cambios sociales y cuestionar la manera en cómo se hacía política educacional. Podemos tener diferencias con los contenidos del movimiento estudiantil-profundas diferenciaspero es indiscutible la relevancia que adquirió una fuerza joven que mostró un genuino desvelo por los temas públicos. No obstante, con el pasar del tiempo, sabemos que esa energía fue perdiéndose, y lo hizo en la medida en que los discursos se distanciaron de la realidad social para comenzar a construir una realidad paralela, una realidad demagógica y desvinculada de la verdadera política.


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

JESÚS WULF Socióloga Coordinadora Nacional Movamos Chile

Muerte al Confech, vida a los jóvenes


VIRGINIA ALVAYAY NEYRA “PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

Profesora de Castellano y Filosofía. Magister en Gerencia y Políticas Públicas UAI.

JÓVENES Y PARTICIPACIÓN POLÍTICA

22 | FORUM


S

“En los jóvenes hay preocupación por los temas sociales y políticos del país, pero ese interés no significa que quieran participar de las estructuras tradicionales (formales) como lo son los partidos políticos o ir a sufragar en las elecciones populares”

in duda hoy en Chile hay una desafección generalizada con la Política. Al revisar las últimas encuestas podemos señalar que no solo existe un desinterés por la política, sino que hay una marcada crítica al sistema político en general. En el caso de los jóvenes se tiende a pensar que el desinterés es aún mayor, sin embargo al parecer la desconfianza atraviesa los distintos segmentos generacionales. Los datos emanados de la séptima encuesta del Injuv señalan que solo un 8% de los jóvenes encuestados tiene interés en participar en algún partido político, existiendo una pequeña diferencia entre los jóvenes entre 25 y 29 años que alcanzan un 10,1% y en el segmento socioeconómico ABC1 que también alcanza un 10,8%. Sin embargo la participación de los jóvenes en política hay que entenderla de un modo multidimensional, porque en cifras que contrastan con la anterior la misma encuesta arroja que el 49,9% de los jóvenes sí participa de organizaciones que defienden alguna causa social. Esto significa que en los jóvenes hay preocupación por los temas sociales y políticos del país, pero ese interés no significa que quieran participar de las estructuras tradicionales (formales) como lo son los partidos políticos o ir a sufragar en las elecciones populares. Un ejemplo de lo anterior y que respalda con hechos lo registrado en la encuesta, respecto de la participación de los jóvenes en las causas sociales, podemos resaltar que desde hace 10 años más menos en Chile han sido los movimientos de jóvenes, los que han liderado las protestas que cuestionan el sistema educacional, la necesidad de mejorar la calidad de la educación y poner fin al lucro en la educación. Reconociendo que es este sistema educacional, el que contribuye a reproducir los niveles de desigualdad en el país.

Por lo tanto son los movimientos sociales de jóvenes, los que se han constituido en actores relevantes al impulsar con otros actores, una de las reformas más estructurales de los últimos años, como es la reforma al sistema educacional. Son ellos los que relevaron el tema, los que han participado de reuniones, de debates de ideas, de protestas y propuestas de cómo avanzar en un país más igualitario, demostrando de paso que las formas de participación han cambiado. Ante este escenario de acción en la calle y desafección en las urnas, es imperativo preguntarse ¿cómo se fortalece y se legitima el sistema democrático chileno invitando a los jóvenes que hoy están en la calle, a que acudan a las urnas a votar en las elecciones populares? Gran desafío para los candidatos y candidatas de cada una de coaliciones ¿cómo seducir a estos jóvenes para que participen en las elecciones? Un camino a seguir quizás para las próximas elecciones es que los candidatos y candidatas se vinculen con los valores y necesidades más apreciados por los jóvenes el día de hoy, como son transparencia y probidad, acceso a trabajo y sueldos dignos. Candidatos y candidatas que les hablen sobre oportunidades reales para los más jóvenes en, educación, deportes, cultura, emprendimiento y empleabilidad. Temas que tienen que ver con promover una sociedad más justa e igualitaria para todas y todos y en especial para los jóvenes más vulnerables. Por otra parte, también se debe ocupar las plataformas sociales y los medios de comunicación que los jóvenes utilizan como son twitter, Facebook radios locales para difundir las ideas visibilizando a los jóvenes en sus propuestas. Chile los necesita y el sistema democrático también

23 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

RODOLFO FORTUNATTI Investigador docente de la Fundación Henry Dunant. Doctor en ciencias políticas y sociología.

GENERACIÓN GLOBAL EN ASCENSO 24 | FORUM


¿Son apáticos los jóvenes? ¿Están desinteresados de las decisiones políticas que los afectan? ¿Carecen de motivación para cambiarlas?

N

o existe una respuesta única a estas preguntas. Más bien existen dos respuestas diametralmente opuestas cuya factura depende del prisma a través del cual se mira el problema, y de la posición de poder de quien proporciona la respuesta.

Cuando se responde a través del cristal de las actuales instituciones representativas, y desde la posición de las elites, entonces lo que se observa es la baja participación electoral de los jóvenes y su desinterés en postular a cargos de representación. Lo confirman las cifras: sólo el 27 por ciento de los menores de 35 años está inscrito en el padrón electoral; entre el 10 y el 15 por ciento es candidato a cargos de elección popular; y no por nada apenas 60 jóvenes son hoy candidatos a alcalde. Pero esto es síntoma de un sistema bloqueado. Un orden que filtra y purga la demanda juvenil hasta trocarla en anodina, generando consigo la consabida indiferencia de los jóvenes hacia la política convencional. Cuando, por el contrario, se responde a las preguntas desde la sociedad no representada por las instituciones formales; cuando las cosas se miran desde la subpolítica, una forma de democracia directa no colectiva que a menudo emplea las redes sociales y es practicada fuera de los cauces institucionales, entonces lo que se ve es un movimiento moral-cultural de larga longitud de onda que es protagonizado por los jóvenes. Se lo puede percibir en los dos grandes hitos que han marcado los años 2010, como son las luchas de reconocimiento por el fin del lucro en educación y por la supresión de las AFPs, ambas manifestaciones eminentemente juveniles pero que expresan aspiraciones intergeneracionales y pluriclasistas. Las sostenidas y multitudinarias protestas del 2011 fueron convocadas por jóvenes liderazgos estudiantiles, pero movilizaron a hogares convencidos del derecho a la educación y de la garantía de su gratuidad. Y no son sólo ancianos los que marchan en 2016 contra el actual régimen de pensiones, sino familias de clases medias en su rica genealogía. En menos de dos años saltaron de la calle al Congreso Camila Vallejo, Giorgio Jackson, Gabriel Boric y Karol Cariola. Por primera vez Izquierda Autónoma consigue un diputado, al tiempo que nace Revolución Democrática. La renovación de las dirigencias no ocurre sólo en la izquierda, sino en todo el arco político, y no sólo en el campo extraparlamentario, sino en los partidos institucionalizados. En la derecha surgen Amplitud, Evopoli y Fuerza Pública. En la UDI y RN toman la conducción cuadros más jóvenes. Y mujeres como Carolina Goic, Yasna Provoste y Ximena Rincón, encabezan la regeneración democratacristiana. Una cosa es clara: los jóvenes, especialmente hombres y de centro-izquierda, según Adimark son los más interesados en participar en el proceso constituyente y en las próximas elecciones. Son la generación global en ascenso.

“Las sostenidas y multitudinarias protestas del 2011 fueron convocadas por jóvenes liderazgos estudiantiles, pero movilizaron a hogares convencidos del derecho a la educación y de la garantía de su gratuidad.”

25 | FORUM


RICHARD GUZMÁN Director Regional INJUV

Participación Cívica de la Juventud

26 | FORUM


D

esde hace ya varios años hemos escuchado sobre el “desinterés y alejamiento” que están teniendo los jóvenes en cuanto a la participación ciudadana, situación que se argumenta de acuerdo a la notoria disminución de participación juvenil en los procesos eleccionarios. De hecho, según la encuesta joven de INJUV, solo un 23% de los habitantes entre 18 y 29 años concurrieron a sufragar en las municipales 2012, lo que nos sitúa como el tramo etario que menos participa. Ahora bien, por otro lado, es necesario mencionar que en las ultimas décadas la disminución en procesos eleccionarios, ha ido acompañada de un aumento en otras formas de participación menos

estructuradas o permanentes como las protestas, marchas o la participación en organizaciones funcionales, las que buscan una influencia más directa en los procesos políticos y sociales. Estas formas no convencionales de participación política superarían algunas de las limitaciones del voto, permitiendo a los ciudadanos definir sus propios temas de interés, los métodos para influenciar a los políticos y los tiempos de la influencia (Dalton, 2006). En base a esto, podemos inferir que la merma de los jóvenes en el nivel de participación en las votaciones, no implica necesariamente que exista desinterés de lo que ocurra en la administración política y social. Más aún,

si consideramos la valoración que hacen los jóvenes respecto de la importancia de la gobernabilidad democrática, donde el 91% de los jóvenes considera importante o muy importante que el país sea gobernado democráticamente (Encuesta INJUV 2012). Resulta entonces importante preguntarse, si a la gran mayoría le interesa lo que ocurre en su entorno y reconoce a la democracia como el sistema óptimo de administración y representación, ¿Por qué la mayoría de los jóvenes no vota? Es justo aquí donde surgen varias posibles respuestas, una de ellas dice relación con que en dictadura se eliminó la educación cívica en los colegios, lo que sin duda ha generado que cada vez las nuevas

“La merma de los jóvenes en el nivel de participación en las votaciones, no implica necesariamente que exista desinterés de lo que ocurra en la administración política y social. ”

generaciones sientan menos apego a la importancia de sufragar, ya que para evaluar objetivamente a una institución y/o autoridad, es necesario antes conocer cuáles son sus atribuciones y funciones. Por estos motivos, aplaudo con orgullo que nuestro Gobierno haya vuelto a instaurar la educación cívica obligatoria en los colegios, pero, además, como instituto hemos comprendido que tenemos un rol importante en cuanto a potenciar la educación cívica y a la vez fomentar la participación de los jóvenes, para lo cual, como Dirección Regional estamos en proceso de elaboración de un proyecto al Fondo Nacional de Desarrollo Regional, con el objetivo de conseguir recursos para potenciar el programa llamado “Escuelas de

Ciudadanía”, que consiste en acudir a estudiantes de Enseñanza Media de establecimientos públicos, con los cuales desarrollamos un trabajo colaborativo para que ellos planteen ideas e iniciativas en las que se podrían invertir recursos de parte de nuestra institución. Esta iniciativa, pionera y de gran acogida en los colegios, ha permitido que surjan varias ideas y propuestas innovadoras, principalmente, debido a que cada alumno líder con su propuesta debe debatir y esforzarse para convencer a sus compañeros y compañeras, ya que la iniciativa seleccionada para ejecutar será elegida a través del sufragio que emitirán todos los estudiantes del respectivo establecimiento. Es decir, por un lado, potenciamos a jóvenes líderes y, por

otra parte, generamos que los jóvenes experimenten directamente la relevancia que tiene el sufragio y la participación cívica. Por otra parte, como INJUV en la Región del Biobío seguiremos incrementando la realización de talleres de capacitación en formación cívica, tratando de llegar al máximo de jóvenes de cada una de las 54 comunas de nuestra Región, tarea que no resulta sencilla, pero con la cual estamos comprometidos, puesto que consideramos indispensable llegar a cada uno de los rincones con nuestra oferta pública, debido a que todos los jóvenes de la Región son sujeto de derecho de estos instrumentos que incentivan la participación y el empoderamiento ciudadano.

27 | FORUM


“PROYECTO FONDO DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN 2016, PROYECTO JÓVENES, CIUDADANÍA Y DEMOCRACIA”

GIOVANNI CARRASCO AZZINI Aministrador Público, Licenciado en Ciencias Políticas y Gubernamentales Universidad de Chile

La apatía juvenil y el rechazo a la Política 28 | FORUM


L

a historia política de nuestro país siempre ha tenido a los jóvenes como protagonistas. Más que pensar en una apatía hacia la política en general, probablemente lo que se observaN es una apatía que con los años ha derivado en un rechazo hacia los partidos y formas tradicionales de participación política.

“Probablemente lo que se observa es una apatía que con los años ha derivado en un rechazo hacia los partidos y formas tradicionales de participación política”.

Ahora bien, del mismo modo en que en los ‘90 y principios de la década de 2000 se señalaba a la apatía juvenil como un fenómeno generalizado, la verdad es que las encuestas realizadas por el INE en aquellos años muestran que los jóvenes simplemente buscaron otros espacios de participación e identificación al desvincularse absolutamente la política “tradicional” con las demandas que ellos mantenían como grupo etáreo. Es así como comienzan a interesarse más en la participación en colectivos sociales u organizaciones culturales vinculados a otros fenómenos; quizá el caso más comúnmente citado es el surgimiento del fenómeno de las “barras bravas” en el fútbol profesional como nueva forma de identificación e integración. Es desde esa búsqueda de espacios de participación e integración cuando comienzan a formarse también los espacios de participación política “alternativa”, que con el paso de los años irían madurando hasta convertirse en movimientos como la Izquierda Autónoma o Revolución Democrática, por nombrar a los 2 más conocidos.

¿Como se puede revertir la falta de participación política? Creo que los acontecimientos que se han desencadenado desde las protestas estudiantiles de 2005 y 2006, y que alcanzaron su auge el 2011, muestran que existe una disociación muy importante entre los postulados de la actual elite política y una gran parte de los jóvenes. Un ejemplo actual y bastante evidente es el hecho de que se cite como cartas presidenciales a Ricardo Lagos o Sebastián Piñera. Más allá de sus tendencias políticas o su edad, es evidente que esto es un síntoma de la falta de renovación en los liderazgos. ¿Es posible, por ejemplo, pedirle a los jóvenes que se interesen en la participación política formal si es que los candidatos que ofrecen los partidos tradicionales son los mismos que dieron un portazo a sus demandas en 2005 y 2011? Entonces, cuando existe un abismo de esa magnitud entre lo que los jóvenes demandan y lo que ofrece el sistema político, las posibilidades de revertir la falta de participación son muy pocas. En ese sentido es muy importante que se abran espacios para que los movimientos políticos emergentes puedan ser parte del debate público. Por ejemplo, los programas políticos de la televisión abierta o de buena parte de las radios tienen un panel representativo de esa “antigua política” de la Concertación vs. la Alianza, muchas veces con panelistas de aquella elite que los jóvenes están rechazando. Los jóvenes con interés en la política son minimizados frente a la, a mi juicio, sobrerepresentación con la que cuentan los partidos tradicionales en los medios; partidos que dicho sea de paso tampoco hacen los esfuerzos necesarios para generar una renovación en sus liderazgos: el único partido “tradicional” que podría decir que cuenta con dos líderes jóvenes y reconocibles es el Partido Comunista con Camila Vallejo y Karol Cariola; en el resto de los partidos los jóvenes siguen siendo una comparsa.

29 | FORUM


¿Qué fenómenos o causas llevan a que existe una baja participación de jóvenes en la política nacional? Como mencionaba arriba, una de las razones más importantes corresponde a la distancia existente entre las demandas e intereses de los jóvenes y lo que ofrece el sistema político actualmente. Pareciera ser que los partidos tradicionales, aun cuando manifiestan querer aumentar la participación juvenil, hacen de todo justamente para desalentarla: sus juventudes políticas tienen cada vez menos fuerza en las federaciones estudiantiles frente a los colectivos “alternativos” organizados por los mismos jóvenes; no integran a los jóvenes dentro del debate partidario; y tienen como caras visibles a los mismos líderes de hace 25 años. Un joven que se interesa por su comunidad y entorno es potencialmente un joven interesado en el debate público, y por ende, en la política; sin embargo la falta de representatividad de los partidos hace que estos jóvenes encaucen su interés mediante otras formas como las mencionadas al comienzo de la entrevista. En ese sentido, me parece importante ser claro en identificar a los jóvenes como una generación que también está interesada en el devenir del país. Quizás una de las primeras formas de desalentar la participación es justamente señalar que los jóvenes no están interesados en la política; al contrario, es el sistema político el que no está interesado en integrar a los jóvenes si es que no es bajo sus propias reglas y formas que, evidentemente, no están dando el ancho en la actualidad. Si los jóvenes no participan en la política nacional tradicional parecen estar participando en otras actividades relacionadas no tradicionales. Que buscarían los jóvenes de la política, están decepcionados de esta actividad central de la vida cívica?

30 | FORUM

Si, me parece que están decepcionados, pero probablemente no de la política como actividad, sino del sistema político que integran actualmente los partidos tradicionales. Sin embargo, hay una cantidad enorme de jóvenes participando activamente en muchas iniciativas artísticas, comunitarias, religiosas y también políticas: el interés de los jóvenes de ser parte de la sociedad no ha cambiado. En ese sentido es evidente que, como mencioné antes, este interés se ha ido canalizando mediante otras formas de participación. Me parece que todas estas actividades son sumamente valiosas, y que han ido permitiendo que los jóvenes sigan teniendo protagonismo en los procesos sociales.

¿Es la política algo abstracto para los jóvenes que en general quieren resultados concretos y de corto plazo probablemente? En parte sí y en parte no. Muchos autores señalan que las nuevas generaciones están más orientadas hacia la satisfacción inmediata de sus demandas y necesidades, sin embargo, creo que respecto a la política en general se entiende que los procesos políticos no tienen frutos de la noche a la mañana. Aun así, sí me parece que en cuanto a algunas demandas de los movimientos sociales integrados por jóvenes, la ausencia de resultados puede generar frustración y un desgaste inevitable. Esta es probablemente la apuesta de la elite política para algunas demandas “incómodas” como las relacionadas con educación: dilatar la puesta en marcha de los cambios demandados para así generar desencanto en los jóvenes. Siempre va a ser importante, no sólo para los jóvenes sino para los movimientos sociales en general, observar que sus demandas van avanzando y logrando objetivos intermedios; esto es algo que podría ser abordado de mejor forma por las nuevas fuerzas políticas que han surgido de las manifestaciones juveniles, para así fortalecer su liderazgo.


ยก DISFRUTA > Forum Radio ! Los sonidos del mundo en tus oidos http://www.forumradio.cl/radio.html

33 | FORUM


COLEGIO CONCEPCION DE SAN CARLOS Cuando la gratuidad, se convierte en excelencia

D

espués de un intenso año 2016, la comunidad del Colegio Concepción de San Carlos, se prepara para un nuevo desafío.

Revista Forum, conversó con Rodolfo Mora de la Hoz (Profesor de Castellano, egresado de la Universidad de Chile y Magíster en Currículum y Evaluación), su actual Rector para entender su modelo educativo y el creciente interés de padres y apoderados por integrar a sus hijos a un sistema basado en la calidad educativa, la formación valórica y convivencia escolar. Han pasado 28 años desde su creación y el establecimiento que forma parte de la Corporación Educacional Colegio Concepción Ñuble, está próximo a asumir el gran desafío de transformarse en el primer colegio particular de San Carlos que se convierte a la gratuidad. Para su rector esto tiene un especial significado ya que a su entender, cuando se hablaba que existía la libertad del apoderado para llevar a sus hijos a cualquier colegio, no era posible, porque dependía exclusivamente del dinero que la familia podía aportar para educarlos. Así y luego de crearse como un colegio particular pagado en 1988, cuyos docentes conformaban la lista de los innumerables profesores masones y no masones que fueron despedidos en la década del ochenta, la decisión tomada por los sostenedores de pasar a ser un Colegio Subvencionado de financiamiento compartido, luego postular a la Ley SEP y destinar los fondos para ofrecer una nueva alternativa a los alumnos con vulnerabilidad económica, está dando sus frutos.una nueva alternativa a los alumnos con vulnerabilidad económica, está dando sus frutos.

32 | FORUM


Desde el año 2014 la Corporación Colegio Concepción Ñuble ha mantenido un estrecho contacto con la Universidad Jyväskylä de Finlandia, estableciendo un convenio para capacitar a los docentes de los cuatro colegios que administra en la provincia de Ñuble, conun marcado apoyo pedagógico en las asignaturas de lenguaje y comunicación, matemáticas e inglés, tomando en cuenta la proyección que tienen sus los alumnos en la educación superior.

Este proceso, agrega Rodolfo Mora, “nos permitió darnos cuenta que teníamos muchas cosas en común, pero existía un factor clave a desarrollar: la sistematización. Comenzamos con apoyo pedagógico en horarios alternativos y luego implementamos uno de los cambios que sin duda alguna, ha permitido alcanzar el nivel que tiene hoy nuestro colegio: la integración de los cursos, permitiendo que los alumnos fueran capaces desarrollar sus propias capacidades apoyados en un sistema de co-educación, que consiste en un enfoque de enseñanza en la que dos o más profesores comparten responsabilidades docentes dentro de un aula, convirtiéndose en “maestroscompañeros” que están comprometidos conjuntamente con sus estudiantes, con un objetivo en común “Lograr el aprendizaje de todos y para todos”.

El próximo desafío Después de 4 intentos, la Corporación que preside Alejandro Chandia Vejar, tomó la decisión de construir, en la entrada norte de San Carlos, el nuevo edificio del colegio que viene a dejar atrás un inmueble que dadas sus características, se fue adaptando con el paso de los años a las necesidades educativas y que hoy llegó a su máxima capacidad, haciendo necesaria la renovación del edificio. Esto responde a las políticas de la Corporación de invertir los dineros que el Estado provee en educación de calidad y establecimientos cuyo diseño garantice buena educación, buena iluminación, seguridad y otros estándares que conformen el colegio como un todo. Las nuevas instalaciones, que se levantan en una superficie de 4,5 hectáreas, contemplan 8 mil metros cuadrados construidos para acoger a 1.700 alumnos y al resto de comunidad educativa. En su primera etapa, estarán disponibles seis salas de pre-básica, 40 salas clases, sala de especialidades, laboratorio, casino y un cilindro para oficinas de 5 pisos de altura.

En 2013 el colegio contaba con una matrícula de 297 estudiantes. En 2016 la matricula llegó a 502 alumnos (su máxima capacidad). Del total, 300 son alumnos prioritarios (no pagan). 100 son alumnos becados y 100 pagan por su educación. El colegio cuenta con una dotación de 43 profesores , 4 administrativos y 21 asistentes de la educación. “Todo ello gracias a la subvención que entrega la Ley Sep y las becas otorgadas por la Corporación.” El colegio cuenta con 10 profesionales para su Programa de Integración Escolar (PIE) compuesto por Educadoras Diferenciales, Fonoaudióloga, Psicóloga y Trabajadora Social.

A noviembre de este año, el edificio registra más de un 50% de avance, a la espera de estar operativo para el año escolar 2017.

¿A su entender cuál ha sido el resultado de todo este trabajo? “El resultado lo vemos en cada alumno. Los principios laicos se ven reflejados en estudiantes identificados con su colegio, respetuosos y tolerantes con sus compañeros y compañeras, en una relación afectiva y de respeto mutuo. Al mismo tiempo cabe destacar el sentido ético del trabajo bien hecho de parte de los docentes y asistentes de la educación. Es logro de un gran trabajo en equipo.” Rodolfo Mora de la Hoz Rector Colegio Concepción San Carlos

“Desde que asumí, mi desafío ha sido cambiar el estigma de un colegio caro, donde estaba la gente con más recursos y de estudiantes que no eran recibidos por otros colegios, por uno donde puedan convivir los que quieren estudiar y mejorar sus expectativas de vida y así posicionar a San Carlos como un referente educativo, basado en los principios de una educación laica, valórica y de calidad.”


Sus alumnos, sus mejores referentes

H

oy el Colegio Concepción de San Carlos, ha logrado destacar no sólo por sus resultados académicos a nivel regional, por su participación en diferentes torneos, olimpiadas deportivas y de conocimientos, sino que además por el logro alcanzado por sus alumnos egresados, que se han convertido en un referente para sus compañeros que ven que el sueño de estudiar en las más prestigiosas universidades del mundo es posible, cuando la base educativa es sólida y las ganas de crecer no tienen límites. Un claro ejemplo de ello es ANDRÉS IRRIBARRA, alumno egresado en 2015 y que hoy se encuentra estudiando becado en la Universidad de Princeton, Estados Unidos.

Andrés Irribarra, ex Alumno

¿Qué ha significado para ti estudiar en el Cocosan? Para mi sorpresa, estudiar en COCOSAN, significó más de lo que esperé de un colegio. Estudié en varios establecimientos antes, y en ninguno de ellos encontré una comunidad tan cercana y tan humana como la del Concepción de San Carlos. Haber estudiado ahí significó encontrar a amigos en los cuales me apoyo hasta el día de hoy a la distancia, profesores que demostraron cariño al enseñar en todo momento, y un equipo directivo que estuvo dispuesto a jugársela ciento por ciento por mí. Toda esa entrega no se encuentra en cualquier parte.

¿Te ha servido lo que aprendiste para enfrentar tus estudios en el extranjero? Definitivamente sí. Uno de los miedos que tenía era llegar muy atrasado en contenidos, pero curiosamente llegué muy bien nivelado para la carrera que estudio, que es ingeniería química. Estando acá descubrí que la formación del colegio me permite seguir el ritmo de las asignaturas sin mayor problema que el que pone la presión en cualquier universidad exigente.

¿Qué significa para ti estudiar en una de las mejores universidades del mundo? Significa un orgullo y una fuente de motivación para aportar a mi familia. El ambiente es muy demandante y todos esperan mucho de ti, estás rodeado de compañeros geniales en todas las áreas, y eso inspira muchísimo. Cuando pienso en el peso que tiene una universidad como Princeton, se me hace imposible ignorar la grandeza de las personas que me ayudaron en todo el proceso. En general, estar en una de las mejores universidades del mundo me hace sentir como el portador de los frutos del trabajo de mis profesores, de mi familia, y también del esfuerzo propio. Es traer un pedacito de Chile a otra tierra.

34 | FORUM

¿Cuál es el mejor recuerdo de tu colegio? Mis mejores recuerdos del colegio están en el taller de debate. Nada como pasar las tardes de los lunes en compañía del equipo de debae y de la profesora Verónica Jeldres. Usualmente disfrutando de un café en invierno, debatíamos, conversábamos, y también reíamos. Ni hablar cuando salíamos a debatir a otros colegios. Recuerdo que pasé mi primer cumpleaños fuera de casa estando con el equipo de debate en Talcahuano, y fue uno de los días más alegres que he tenido. También recuerdo con cariño nuestra participación en un torneo en Talca. Definitivamente, mis mejores recuerdos están ahí.

¿Cuál crees que es la formula? ¿qué consejo le darías a tus compañeros. La fórmula es tener una motivación a largo plazo, algo que te motive a seguir intentando constantemente aunque la recompensa no sea inmediata. En mi caso, esa motivación era mi familia. Siempre tuve muy en alto todos los esfuerzos que hicieron por darme lo mejor que estaba a su alcance, y devolverles la mano para mí era una forma de demostrarles aprecio también. La fórmula para el colegio, según yo, es ser disciplinado y aprovechar al máximo el tiempo en clases. Mientras más se aprovecha el tiempo en aula, más tiempo libre fuera del colegio, y mejor se aprende.

¿Cuál es tu sueño? Es difícil mencionar sólo uno. Últimamente, me he dado cuenta que las opciones en mi carrera son extremadamente amplias (industria, academia, investigación, farmacia, etc), y tanta libertad de elección a veces abruma. Mi sueño es encontrar un área que verdaderamente me apasione dentro de la carrera y poder, ojalá, ser un aporte en ese campo. Los sueños, al igual que las opciones, siguen abiertos.


Distancias 5

K

10 21 42

0 5 Domingo

Marzo 2017

18

Media Dic Maraton

Corriendo 14 Bajo Las Feb Estrellas

www.maratonchillan.cl HOTEL

2017

Mini 04

Maraton Mar Infantil

2017


Edicion especial  

Forum Edición Especial

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you