Issuu on Google+


OUR SIGN.ITY Andrea Ibarlucea 21 años. Estudiante. Querétaro, México.


VAMPIRO editorial

Y se nos va el aire en el coro de la última canción. Las piernas empiezan a doler y el bostezo nos invade. Pero estamos bien, estamos aquí. Las luces nos llenan el estómago y te juro que somos el centro del universo. A veces, me pierdo. Es una sensación de tranquilidad que te retuerce la médula, que te provoca gritar. El sol se acerca y manejamos sin rumbo. Porque nuestra boca vomita dolores pasados y es sólo así que nos sentimos curados. Reformas y más reformas. Una aquella noche, una esta noche, una futura noche. Cortamos los pedazos que no nos sirven. Los miedos aplastados por la multitud. Las fobias encerradas en copas de cristal. La intensidad de nuestros movimientos corporales nos recuerda que somos algo vivo. Se nos van todas las ansiedades. Huyen de nuestras manos, escurren. Muchas veces tropiezan y recuerdan su origen. Nos persiguen. Y no es sino hasta el preciso momento que

olvidamos la muerte que nos alcanzan. Abajo todo el éxtasis y de vuelta a ti. Vuelven los temores, las fobias y ,sobre todas las cosas, las ansiedades. Lo hemos olvidado todo. Los coros hedonistas y los pasos estúpidos. Nos come este vacío, esta ausencia de esperanza. Y entonces volvemos a reformar. Volvemos a inventar un coro con ritmo y siete pasos sin sentido. Sí, es así la rutina. Hacernos y deshacernos, construirnos y demolernos. Todo por malgastar toda la vida que llevamos dentro, todo el amor que llevamos dentro. Porque sólo así nos sentimos humanos, sólo así saboreamos la vida. Así vamos de noche en noche, de coro en coro y de paso en paso. Viviendo un poco más y olvidando otro tanto más. Y ese placer de sentirnos inmortales, de sentirnos infinitos, nadie nos lo va a arrebatar.


WANTS YOU FEATURE es una publicación semestral impresa y digital enfocada al pensamiento contemporáneo. El objetivo principal de FEATURE es el de ser un showroom para todos los artistas visuales, diseñadores, escritores y fotógrafos que busquen la publicación de sus trabajos. Si tú cuentas con alguno de este tipo de proyectos artísticos que pueda verse impreso en una revista te invitamos a mandar tus propuestas. 1. El tema es libre y no hay límites en la creación de la propuesta. Puedes mandar las que quieras. 2. Hay un límite de 8 fotos por un mismo tema. En el caso de diseño de productos y moda se recibirán las fotografías que muestren el trabajo (resolución a 300dpi). 3. Mándanos tu propuesta a contacto@revistafeature.com. La fecha límite es el 20 de enero de 2011. 4. Dentro del mensaje incluye los siguientes datos: Nombre del autor, título de la pieza o serie, ocupación, edad y ciudad de nacimiento. 5. Espera un correo electrónico con nuestra respuesta de que recibimos tu trabajo en un lapso de 3 días. De lo contrario la propuesta no fue recibida. 6. Las propuestas serán sometidas a una selección por parte de los creadores de FEATURE con el fin de escoger aquellos trabajos que vayan ad hoc con el pensamiento de la revista y sean de calidad. Ésta es una oportunidad para ver tu trabajo en línea. Date a conocer y comparte tu talento. Si estás interesado en anunciarte en éste espacio, quieres publicar, o tienes cualquier duda escribe a contacto@revistafeature.com o síguenos:

FACEBOOK : Revista Feature TWITTER : @revistafeature www.revistafeature.com


MARIA

SPROWLS


AMOR OCEÁNICO (de Vagalume) Viviana Fernández España

Te siento con un amor oceánico Que a veces tranquilo te cubre y te empaña la vista de besos Calmado y dormido en la alegría de lo monótono

Pero a veces como el mar me araño de odio O de ganas histéricas de arrancarte el alma Y quedármela para siempre. Para siempre.

Me sale de la yema de los dedos la rabia por no poder estar más dentro de ti Quiero adentrarme en tu cuerpo y llegar hasta donde el espejo te desconoce, Atravesar la piel, los huesos, las venas Acercarme a tu vientre y confundirme contigo

No me llega con besarte la boca ni con colgarme de tu mano al caminar No dormiré en tu cama. Pero me has sonreído y mi mente late dulce. Huele a caramelo hervido que se vierte sobre manzanas

Estoy callada Las nubes de tu cuarto caminan despacio y sólo ansío dormirme y dormirte besándote

Te despertaré con mi amor oceánico: vagando como una luz sobre tus ojos O apretando tu corazón con mi deseo de quererte.


DELANTE DEL ESPEJO

(de la Niña Cereza) Viviana Fernandez Me he descubierto delante del espejo Curiosa y tierna Con la braga rasgándome la cintura Y el pelo arañándome el pecho

Me he visto con los ojos como lunas Clavados en pensamientos de cera

Tuve las manos inquietas, mariposas Por pasearse por todo mi cuerpo Y llenarme la vagina De hermosos juegos infantiles

A veces siento en el vientre Un volcán con delicados deseos de frutas silvestres Y perfumes exóticos en los huecos de mis piernas

Mi pelo suele enredarse en el otoño Y tapar un cuerpo desnudo sobre el mármol del baño Cuando juego a quererme sólo a mí


LA MADRE DE ESTHER Toda mi infancia he espiado el comportamiento de los adultos. Los suspiros de mi madre, el gesto dócil y servicial de mi padre, la risa histérica y convulsa de Teresa, la mirada lúcida y desafiante de César. De pequeña pensaba que César y Teresa eran las personas más felices del mundo, y así era, por lo menos de mi mundo. Teresa había sido compañera de facultad de mi madre y desde entonces estaban muy unidas. Se reunían a menudo para salir y de vez en cuando venían a cenar a casa. Entonces mi madre se pasaba la tarde en la peluquería y en la cocina, y a mi me despachaba a jugar a la calle sin muchos miramientos. Era el mismo movimiento frenético que la noche de navidad. El mantel blanco de puntilla perfectamente planchado, la vajilla buena, la cubertería de plata, el pasamanos resplandeciente, las velas inmaculadas, el pelo de mi madre petrificado y firme, como mi padre, que no decía nada pero veía a mi madre desasosegada e irascible con un inalterable gesto de fastidio.

César era el clásico triunfador. Tenía su gabinete de abogados, un coche de marca impronunciable, una mujer siempre de excelente humor, un profesor de padel, y muchos amigos envidiosos, como mi madre. Eso imaginaba yo por las veces que le oía decir a mi padre: Si fueras como César, pues César es bastante mas generoso con su mujer, ojalá tuviéramos una casa en la playa como César, ¿Es que no puedes ponerte corbata como César?, Fíjate, a César le gusta hacer deporte…Yo debo de ser de las pocas mujeres que no han sufrido el complejo de Edipo, sino de César. ¿Cómo iba yo a enamorarme de mi padre si a todas luces César era mucho mejor? También es por culpa de mi madre que siempre he visto a mi padre como un buen hombre. Un buen hombre tranquilo, un buen hombre sin ambición, un buen hombre del montón. Yo sospecho ahora que Teresa estaba al corriente de los esfuerzos de mi madre por dar cenas fastuosas e imagen de familia próspera y que incluso se burlaba de ella metiéndola en pequeños aprietos, preguntando si además de vino blanco tendría una botella de champán rosa en la nevera, o recomendándole tratamientos de belleza y diseñadores que bien hubieran desbaratado el presupuesto familiar. Mi madre no dejaba de sonreír pero no encontraba el momento de escaparse a mi habitación para pedirme que corriera al restaurante más próximo y pidiera Moet Chandon rosa, u otro en su defecto.

Viviana Fernandez. Taradas, Ediciones Carena, Mayo 2010. A la venta online en Amazon, La Casa del Libro, El Corte Inglés y la propia editorial. Facebook: Taradas.


MONSTRUO Citlalli EB Estudiante. 19 años. Veracruz, México.


EL REY DE LOS PAVORREALES Natalia Stengel 21 años. DF, México. Detrás de la cortina de hojas de sauces cadavéricos y cirios fantasmas está el reino de edificios de cristal, de pisos de laguna condensada y ritmo de croar de ranas. En la zona más profunda del lago, donde el agua se pierde y se vuelve negra, se multiplica el castillo de hielo seco: una estructura veneciana y transparente. Arcos frente arcos dan la esencia de infinito. En él viven el rey y la reina de coronas de flores, ambos usan antifaces blancos y pestañas doradas ficticias. Mantienen un ambiente de vainilla y por las tardes juegan con sus tres hijos: se sientan en los jardines de pasto estrafalario; la reina permite que se humedezca la punta de su vestido con estructura de cúpula menguante, lo deja crecer como globo de batallas de niños de campo y en él sienta a la princesa Magnolia —una niña de pelo diseñado por sembradíos de trigo, ojos grandes sabor canela y piel muy clara—; mientras, sus hermanos juegan con el rey, y se sumergen para cazar pulpos incoloros de consistencia prismática. Cuando el rey y la reina duermen, los desiertos se extienden y se acercan, se apoderan del espacio y matan a los que no sueñan. La arena vuela entre los edificios óseos, pero por las mañanas debe de huir. Son las reglas entre los humanos del reino de medusas y los reptiles de sangre fría. En una de esas noches de viento desértico lagartijas de organismos negros y tatuajes naranjas y verdes se bailan, cantan como cuerpos de rupturas luminosas. Sus cantos agudos de notas pesadas se mecen en los granos de sílice, se infiltran por las ventanas y brincan sobre los oídos de los monarcas, quienes finalmente, cansados, levantan los párpados y son asesinados, devorados en castigo, por serpientes que escaparon de la mercería. Y dejan a tres príncipes solos. Magnolia, la mayor, llora por sus padres, se sienta como todas las princesas de cuento junto a la ventana, se entretiene tejiendo su vestido con magnolias, usa hilo de lianas y se adorna con flores mientras come grajeas de nuez. Todos los días muestra un diseño nuevo de flores enlazadas: cápsulas de botánica en potencia, pistilos de tinta dorada detallan sus movimientos. En


uno de esos días entró por la ventana un ave perdida: un pavo real de cuello turquesa y antifaz de tinta china en plumas, una ostentosa corona de cóccix expandido en verde fosforescente e índigo indiscreto, un pájaro que escapó de un mural de mosaicos. La princesa lo alza y camina con él hasta el trono, al sentarse y expande su jardín pantanoso por toda la sala. Llama a sus hermanos y mientras acaricia a su nueva mascota proclama: “No he de salir con ningún otro hombre que no sea el Rey de los Pavo Reales. No he de besar a nadie que no sea él. No me he de casar con nadie mientras no sea él.” Al principio los dos príncipes se incorporan al drama ni afligen a la princesa ni le hablan, los domingos le componen cantos que los juglares expresan con cintas de colores. Cuando ven que los vestidos de Magnolia comienzan a marchitarse salen en busca del Rey de los Pavo Reales. Navegan por el mundo. Se pierden entre los tallarines antes que Marco Polo. Descubren pedazos del Dorado Ficticio. Se congelan entre osos polares y llegan a la Costa Azul; una playa espejo del cielo, una premonición del Art Nouveau: un pueblo con un palacio de menta y jardines de Babilonia, de guardias armados con espadas delgadas y alas añil: máscaras pintadas sobre sus facciones los convierten en bailarines. Dentro del palacio habitaba el Rey de los Pavo Reales: un humano plumífero de miradas estáticas en los extremos de su atuendo y ojos aguamarina. — ¿Quién se ha atrevido a llegar hasta aquí? —preguntó el rey levantando engreídamente su pipa de opio. —Somos los príncipes del Reino Medusa. Hemos venido para darte una imagen de nuestra hermana: la preciosa princesa que rescató a uno de tus guardias y promete que no se casará con nadie que no seas tú El rey observa la imagen, y la llena de humo, envuelve la imagen en niebla de sueño:


—Realmente es hermosa vuestra hermana, han de ir en uno de mis barcos y traerla aquí para que me case con ella. Los hermanos entusiasmados regresaron a casa, llevan las nueces y las almendras que el rey les ha reglado: llevan cofres repletos de semillas ahogadas en caramelo: prueba del amor del Rey hacia Magnolia. Dispusieron el periplo en una bañera inmensa, una clásica tina blanca con llaves de aluminio para que viaje Magnolia acompañada por su nana. Llevaba un nuevo vestido de magnolias con sabor a helados de Italia florentina. Navegaba contenta y dormía sobre las plumas que, junto con las semillas, su Rey le ha enviado. Magnolia cantaba y sonría frente a la horrible nana de piel verde: la entelequia gigantesca que muerta de envidia y aconsejada por la luna acometió contra la princesa mientras soñaba y la lanzó por la borda: se haría pasar por ella, y sería ella quien se casara. Cuando el aviario y su monarca vieron llegar a aquella mujer como bruja de cuento, graznaron y chillaron. Encerraron a la vieja en un calabozo y destruyeron la llave. El Rey, ofendido, amenazó a los príncipes por la burla juró darles una batalla con sabor botella de espacios verdes y balas de cañón que perforan nubes. Ahora el Rey estudia un mapa aroma miel, dispone piezas rojas y alfileres sobre el territorio de invernaderos y furioso nota que del mar llegan las plumas que él envió como regalo, vienen acompañadas de cantos sabor burbujas de anís. Avanza flotando, apenas rozando el piso con las puntas de los pies, llega mar y ve entre las olas a una princesa vestida de jardines. La hermosísima dama del retrato ha flotando durante días entre la espuma de azúcar de su mar dulce. Flota en el agua como cisne vanidoso, se desliza hacia ella, la abraza y la saca del agua. Celebran una boda donde ella es decorada como un excéntrico pavo real alvino, de facciones finas y textura dispuesta a ser decorada con acuarelas. Juntos forman el vitral que decora al Paris de los adorados veintes.


ONLY THE NEON LIGHTS Thanu Juarez

Fotógrafa. 19 años. Veracruz, México.

“Distant Street Lights”


“I Built Myself a Metal Bird” por Venancio Emmanuel Lopez Franco


“Love In The Time Of Anticipated Defeat”


PUENTES DESNATURALIZADOS: DEL EROTISMO EN LA LITERATURA A LA IMAGEN POSPORNOGRテ:ICA


por

Lucía Molatore

Nacemos. Vivimos. Crecemos, nos reproducimos y morimos. Nada es más natural, y nada está más desnaturalizado. Nosotros, máquinas productoras de ritualidad, hemos enmascarado, codificado y fabricado signos, símbolos, significados, significantes y relaciones para transformar a la naturaleza en una naturalidad, muchas veces, absolutamente antinatural. Nuestras sobreescrituras del mundo se oponen a la crudeza instintiva. La sexualidad es natural; el erotismo no. El erotismo se aleja de la pura sexualidad animal y la inviste con un halo secreto donde “el instinto se enfrenta a un complicado y sutil sistema de prohibiciones, reglas y estímulos” Así, en los juegos sexuales se establecen separaciones en dos sentidos: de profundidad, cuando se abisma la distancia entre lo animal y lo humano; de dilatación al apartarnos del otro a través de puentes complejísimos. El erotismo opera entonces como salvoconducto desde la superficialidad humana, desde la piel, en los recorridos, más o menos turbulentos, que nos llevan al encuentro con el otro. A la intersección entre dos. Estas divergencias, esta toma de distancia, desde su verticalidad y su horizontalidad, es el espacio de donde mana la imaginería erótica, donde operan las reglas del juego, donde se producen las ceremonias. La fuerza de la ritualidad, dice Baudrillard, proviene de la pasión por la regla;

arbitraria y convencional. El erotismo es el juego donde el sexo ha sido separado de su verdad, ha sido seducido, transfigurado, y ahora es lo que está en juego. Las reglas son redes de obligaciones simbólicas, redes de seducción. La imaginación erótica se traslada de los espacios naturalmente salvajes a la imitación fantástica de cortejos y ritos de apareamiento produciendo la ceremonia artificial. “La imitación no pretende simplificar sino complicar el juego erótico y así acentuar su carácter de representación” , que nos anuncia que no toda la felicidad proviene de la naturaleza ni todo goce del cumplimiento del deseo. Lo importante no es la ingenua imitación sino su construcción metafórica que nos encaballa con el otro. La metáfora de la ritualidad, que nos lleva al encuentro con el otro, se cumple desde la palabra misma. Meta significa más allá, pero también, entre o por; fora, viene de pherein, llevar, trasladar, transportar. Así, textualmente, Octavio Paz inicia la ceremonia diciendo: “Voy por tu cuerpo como por el mundo” Ese voy por ti establece la regla de un juego de puentes, que nos llevan por el otro, hacia el otro. El erotismo es un punctum ciego: simples siluetas que se tocan, sombras animales ataviadas de animales. Imitar para mirarse y deleitarse, imaginarse en el otro. Sin el otro


no hay erotismo porque no hay espejo, es un asunto de miradas, de cruces, de traslados, de traslación. Es una manifestación social que se teje como ritual cerrado, no como espectáculo público. En las culturas orientales, por ejemplo, en el taoísmo sexual de China o en el tantrismo de la India, nos encontramos con una ars erótica que envuelve al placer en el secreto y que transforma al que recibe sus privilegios dotándolo, “del dominio absoluto del cuerpo, del goce único, del olvido del tiempo y de los límites, del elixir de larga vida, del exilio de la muerte y de sus amenazas.” Pero Occidente, al no poseer una ars erótica, respondió con una scientia sexualis que persigue la producción de la verdad del sexo por medio de la confesión. El erotismo quedó entonces expuesto al implacable mirar, ya no a las miradas; subió desnudo al estrado para declarar su verdad, para revelar todos sus secretos, y su confesión brutal lo transformó en espectáculo pornográfico; entonces fue señalado, acusado y sentenciado. La regla del juego se convirtió en ley, y, con ella se formó “el signo discursivo de una instancia legal, de una verdad oculta, que siempre instaura la prohibición, la represión, y en consecuencia la división entre un discurso manifiesto y un discurso latente.” Las visiones pornográficas “refrendan el fin,

marcándolo por exceso, hipertrofia, proliferación y reacción en cadena; alcanzan la masa crítica, excedida la fecha límite, a través de la potencialidad y exponencialidad.” La pornografía deviene como éxtasis del sexo y se vuelve más sexual que él mismo. “La verdad del sexo ha llegado a ser algo esencial, útil y peligroso, precioso o temible.” El deseo en la pornografía es premura por conocer el destino, es generador activo que pone en movimiento a los cuerpos y a las sensaciones. Y su realidad no es metafórica, todo es visible e inmediato, los signos son evidencias sin secreto, el viaje ha sido anulado. No encontramos ecos ni resonancias literarias. La escena desaparece, en la ausencia de ley que ha sido superada, los cuerpos se presentan en la blanca obscenidad hipervisible; no hay ritual y ni ceremonia, sólo realidad. La historia no ha terminado, aún en occidente el erotismo ha encontrado lugares donde refugiarse y fundarse; donde reinstaurar el juego. La palabra es símbolo y la literatura en su hechura de metáfora está en posibilidad de ofrecer una sexualidad erotizada por las imágenes de letras. El juego recomienza: Ada se disfraza de flor para que Van libe en ella cuando Nabokov escribe:


“En el calor implacable de las tardes de julio, Ada gustaba de sentarse en el salón de música, en una banqueta de piano con incrustaciones de marfil y deliciosamente fresca, que ella colocaba ante una mesa cubierta de hule blanco, y copiar en colores, sobre papel, tal o cual flor extraña cuyo modelo encontraba en su atlas favorito, abierto ante sus ojos. Podía escoger una de esas orquídeas de forma de insecto que sabía ampliar con notable habilidad, o cambiar una especie con otra, (desconocida, pero no imposible), introduciendo de su cosecha ciertas pequeñas transformaciones, ciertas alteraciones insólitas que podían parecer mórbidas en una chica tan joven y tan sucintamente vestida. Un rayo de luz oblicua pasaba por la rendija de la contraventana y proyectaba su fuego sobre el vaso tallado lleno de agua coloreada y sobre el esmalte de la caja de colores. Ada trazaba con pincel delicado un ocelo o el lóbulo de un pétalo, y en el éxtasis de la concentración, la punta de su lengua se retorcía, en la comisura de sus labios, y, bajo la mirada del sol, la fantástica niña de cabellos negro-azul-castaños parecía a su vez convertirse en la reproducción de una orquídea espejo-de-Venus.”

 

<<Labios>> <<Miembro que lame>> <<Cada uno de los dos pliegues carnosos que rodean una abertura. Los dos bordes de una herida simple>>. (Es que con nuestras heridas hablamos; por nuestras heridas tenemos hijos)


El ritual ha comenzado, las reglas están puestas. Todo es juego, pero no se juega a jugar, se juega jugando. Las palabras no son palabras, son imágenes que se recrean en las pequeñas transformaciones, en las ciertas alteraciones insólitas. Mórbidas, es la regla. El placer del juego está en jugar. El diccionario dice: Lóbulo: “Porción redondeada y saliente de un órgano cualquiera.” Pezón. Lengua. En la fotografía de Nobuyoshi Araki el deseo aflora en una lengua que se extiende como pétalo de alguna flor carnívora hacia un lóbulo, el pezón que se le ofrece; no hay distancia entre ellos, no hay escena ni premura ni desenlace; todo queda congelado, en blanco y negro, en el instante del gozo de un encuentro que se muestra, pero no demuestra nada. Volvamos a Ada, a la flor. Abierto el atlas, los pétalos invitan a beber, la flor exige ser probada, como el agua de colores en el vaso instiga al pincel. Semejantes son el vaso y la rosa de Mallarmé, ellos también convocan al deseo desde la memoria: Ta lèvre contre le cristal Gorgée a gorgée y compose Le souvenir pourpre et vital De la moins éphémère rose.

La rosa inmortal es apenas un botón, una rosebud que nos recuerda la mirada de Hearst sobre el clítoris de Marion Davis. Y de la misma manera opera la lente de Araki, que nos lleva más allá, pero no como la nostalgia del trineo Rosebud del “Ciudadano Kane” que nos conduciría de vuelta, en la dirección contraria de más allá. No, ahora es una travesía pospornográfica que no nos regresa a la representación erótica con todos sus signos y reglas, “sino a una desconstrucción del dispositivo pornográfico tal como lo conocemos.” Araki recompone la escena, hay un antes y un después; la flor ahora es distinta, inversa; no es botón pasivo que promete abrirse, que seduce; es flor activa que desea, se arrastra sedienta para libar. La flor se trasplanta, literalmente, en toda su literalidad. Es metáfora metapornografía que estetiza y abstrae. El juego recomienza, las reglas son nuevas, no revitalizadas. Un más allá de la cartografía corporal, y floral, que la lente mira, y, entonces, desvela una desnudez que no se deja atrapar en el placer textual del erotismo ni en la visibilidad total de la pornografía, se ha convertido en algo “suculento por su novedad.” “Es un delicioso ziggourat”.


1 NABOKOV Vladimir, “Ada o el ardor”, España, Anagrama, 2000 94 p 2 ARAKI, Nobuyoshi, “Sin título”, de la serie: Erotos, Gelatin silver print,

BAUDRLLARD. Jean, De la seducción, Madrid, Cátedra, 1981, Pp.173

57,5 x 38 cm, 1993. 3 PAZ Octavio, “Metáforas” en Las ideas y costumbres II. Usos y símbolos, México, Fondo de Cultura Económica, 2004, 43 p

BAUDRILLARD, Jean, La ilusión vital, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2000

4 Idem 46 p. 5 PAZ Octavio, “Piedra de sol” en Poesía Mexicana II 1915 - 1975,. México, Promexa, 1979, 271 p. 6 FOUCAULT, Michel, “Scientia sexualis” en Historia de la sexualidad I. La

FOUCAULT, Michel, “Scientia sexualis” en Historia de la sexualidad I. La voluntad de saber, México, Siglo Veintiuno, 1989, Pp.65-92

voluntad de saber, México, Siglo Veintiuno, 1989, 71 p 7 BAUDRLLARD Jean, De la seducción Madrid, Cátedra, 1981, Pp.173, 123 p. 8 BAUDRILLARD Jean, La ilusión vital, Buenos Aires, Siglo Veintiuno, 2000, 40 p.

GIMÉNEZ GATTO, Fabián, “Pospornografía”, Estudios Visuales, Madrid, CENEDEAC, Nº 5, diciembre 2007, Pp. 96-105

9 FOUCAULT, Op.Cit.73 p. 10 NABOKOV, Op. Cit. 91, 92 Pp. 11 MAPPLETHORPE, Robert, Orchid, 1985.

NABOKOV, Vladimir, “Ada o el ardor”, España, Anagrama, 2000

12 Diccionario de la Real Academia de la Lengua consultado en http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=l%C3%B3bulo 13 MALLARMÉ, Stèphane, Verre d’eau, Tu labio contra el cristal/ sorbo a

NABOKOV, Vladimir, “Mira los arlequines”, España, Anagrama, 2001

sorbo allí compone/ la memoria púrpura y vital/ de la menos efímera rosa. 14 ORSON, Wells, El ciudadano Kane , RKO Pictures, 1941 15 GIMÉNEZ GATTO, Fabián, Pospornografía, Estudios Visuales, Madrid, CENEDEAC, Nº 5, diciembre 2007, 104 p.

PAZ, Octavio, “Metáforas” en Las ideas y costumbres II. Usos y símbolos, México, Fondo de Cultura Económica, 2004

16 Idem.,98 p. 17 NABOKOV, Vladimir, Mira los arlequines, ,España, Anagrama, 2001, 87

PAZ, Octavio, “Piedra de sol” en Poesía Mexicana II, 1915 – 1975, México, Promexa, 1979

“Todo es juego, pero no se juega a jugar, se juega jugando.”


ACROSS THE

UNIVERSE Paula Montoya Rodrigo Torres Querétaro, México.


paula 1 foto gde


Todo comienza con un beat. Luego otro y así sucesivamente las secuencias. Uno, dos, tres y comienzan los sintetizadores, las baterías se unen a la melodía. Repetición, repetición y repetición hasta que comienza el coro plástico taladrando We decided that we like you en nuestros oídos. Así es Ro.Ki Dreams, el grupo queretano conformado por Mara, Andrea y Moskar. Una mezcla de elementos del rock y la electrónica a la que ellos mismo denominan indietrónica. Ro.Ki Dreams surgió de manera natural. Bastaron unos amigos en común y unos cuantos cables que movió el destino para juntar a los integrantes: Moskar creando las secuencias y Mara componiendo las letras y cantándolas. Tiempo después se les une Andrea en la batería y percusiones. Aunque, ya en el proceso de creación todos le entran a todo. Los tres, con sus experiencias musicales alternas, han podido mimetizar sus gustos y así crear Ro.Ki Dreams. Pero, ¿qué es Ro.Ki Dreams? En palabras de ellos, el nombre proviene de la unificación de la expresión robot killer dreams, y eso es a lo que suenan. A un montón de sueños, alucinaciones y pirotecnias de algún matón de robots. Les ha bastado momentos de inspiración para crear canciones llenas de un sonido electrónico-vanguardista y muy hacia el pensamiento y las temáticas contemporáneas. Es vendible, incluso su sonido puede catalogarse como pop, pero no ese pop burdo que se oye

derrochar a diario de las radiodifusoras. Más bien, ese pop estéticamente cuidado y desarrollado que se puede escuchar en algún bar Europeo. No es de sorprenderse que dentro de sus principales influencias se encuentren grupos como The Crystal Method, Metric, The Gossip, Daft Punk, Chromeo y demás íconos de la escena del rock y la electrónica postmoderna. En la actualidad Ro.Ki dreams está próximo a lanzar su EP. La producción entera del mismo ha sido totalmente independiente. Fue cuestión de sentarse en estudios caseros para crear las mezclas de canciones y grabar los diferentes instrumentos. Mientras, mediante su perfil de myspace han empezado a darse a conocer en el medio. Mara, Andrea y Moskar nos invitan a pisar las pistas de baile, a descerebrarnos y dejarnos llevar por el momento. Sólo hay que soltar un poquito los pies y disfrutar del viaje que nos tienen preparados. Hay que dejar que decidan si les gustamos y nos dejen unir a su fiesta llena de programadores electrónicos, voces distorsionadas y beats alocados. Así, poco a poco echarle fuego a la pista y convertirnos en zombies que disfrutan de conocer nuevas tendencias dentro de la música electrónica alternativa. Siempre hay días en que uno se levanta queriendo ser robot. Visita su myspace para conocerlos mejor: www.myspace.com/rokidreams.


ESTUDIO DE UNA

EXPLOSIÓN Alma Villareal

22 años. Querétaro, México.

Entre humo y alcohol la vida pasa. La explosión de una oscuridad que todo inunda; es la vida de miseria y conflicto emocional, de entender los misterios que no se desean conocer. Sin preguntarte, cederte de una sensibilidad hambrienta de sangre que consume tu vida, casi tan rápido como se consumen las pinturas acrílicas al lado de esa calavera cenicero. Un trapo tieso en la pared, un espacio para ser, simplemente ser; el verdadero dolor transformado por manos capaces, desde el momento que fueron creadas, de destrozar muñecas para crear con ellas un mundo oscuro. Aceptarte violento, vulnerable, sumergido en un vaso con hielos y whisky para después encontrarte en aquel oscuro vacío de juguetes que se han convertido en piezas. La silla gira y gira hasta que golpea con el piano. ¿Por qué me dejas hacerlo? pregunto siempre, pero no hay repuesta, Mono. Esa es una sinrazón cristalizada en miradas confusas, en espacios de silencio donde las tragedias se reproducen en miniatura condenadas a un eterno sufrimiento; a explotar una y otra vez, a colapsar, a chocar y a destruirse con una continuidad espelúznate. Casi se puede sentir la continuidad de un tiempo-espacio irreal donde pinceles, pinturas y la pipa del cajón conviven; espacio en sí designado a la creación. La música de los altavoces explicas una y otra vez cómo las piezas que se recrean nuevamente son músicos reales, ideas inconexas. Nuevamente la guitarra cae al suelo y de nuevo domina el silencio. Me recargo en ti, cuando estás presente y cuando estás ausente. Siempre, Mono me dices entre palabras que sólo se entienden cuando las oyes lo suficiente. Yo sé que no nos entendemos, que nos perdemos en océanos diferentes, que lo intentamos y algunas veces lo logramos. Paciente aquel que leyó mis cartas por tantos años, que convirtió mis tragedias en palabras de alguien más. Retuerces mi mente, la llevas a los extremos. Me haces explotar como un tanquecito, para construir con mis cachos un cuerno de chivo que descansa sobre el piano. Pocas palabras llenan demasiado los espacios. Manos dotadas de arte, de creación y destrucción, pero que crean y destruyen. Encerradas entre el amor y el coraje por tener lo que no se pide, por dar lo que no se tiene, por hablar cuando no se puede. Agotamiento mental y físico que se resuelve con truquitos. Las tuyas son manos que poseen la magia de la creación.


Eder Medina y Karina Caudillo nos traen un poco del bosque crudo y bizarro a través de su marca Antler Forest’s Crafts; la cual se enfoca principalmente en la creación de accesorios y productos de decoración rodeados de la misma temática verde y llena de elementos propios del diseño gráfico. A primera vista, tomando en cuenta la idea de lugares comunes, una línea de productos inspirados en el bosque puede remontar a cuentos de hadas y pastizales que desbordan flores y felicidad. Afortunadamente, Antler Forest’s Crafts se aleja completamente del estereotipo y nos trae un bosque lleno de crudeza y realismo. Es así que nos encontramos con un concepto de marca plagado de elementos místicos, bizarros y llenos de personajes propios de los bosques. Dentro de sus creaciones se encuentran los plushies de impresión abstracta. Las siluetas de las cabezas de cuatro animales del bosque, depredadores y presas, se vislumbran entre figuras geométricas. Su estructura acolchonada viene acompañada, y en su defecto decorada, con botones rojos que crean la metáfora de sangre animal. Al continuar observando la línea podemos encontrarnos con patas de conejo convertidas en llaveros y pequeños venados albi-

ANTLER - Forest’s Crafts Cel. 449 223 67 96 Aguascalientes. FB: ANTLER-forests-crafts


nos que sirven de iluminación ambiental. También existe la línea de accesorios donde se pueden apreciar collares que incluyen texturas de hongos, zetas, telarañas y hojas secas. Dentro de los objetivos de Antler Forest’s Crafts, que encuentra su hogar en la ciudad de Aguascalientes, también existe la idea de mostrar un lado natural de productos que respeten al medio ambiente. Para estos propósitos se han creado las biomacetas, las cuales consisten en el diseño de insectos del bosque que al ser regados con regularidad harán crecer plantas sobre el producto creando una maceta original y llena de texturas verdes que serán del gusto de aquellos que buscan diseño y funcionalidad ecológica. Artículos económicos, ecológicos y minimalistas se consagran como los principales

conceptos que maneja la marca. Como se pude observar en una de sus más creativas propuestas: el venado de pared. Este objeto se crea como un rediseño alternativo de las cabezas de venado disecadas, propias de una cabaña de cazadores. Cualquier espacio puede verse influenciado por el bosque y la naturaleza con esta estructura geométrica de papel y cartón que recuerda a la papiroflexia. Antler Forest’s Crafts busca llevar un poco del bosque, reinterpretado por Eder y Karina, a cada espacio y persona que compre uno de sus productos. Es hora de cambiar las lámparas viejas de tu abuela por unos cuernos de venado y pedazos de sangre abotonada en las fauces de lobos depredadores.


Mónica Méndez 22 años. Querétaro, México.

FANTASMA

Lloraba sentada en una esquina. Sus besos no eran más que recuerdos rotos y amargos de lo que alguna vez inició. Sus pasos eran ecos de la alegría que transportaba al llegar, molestos zumbidos que se clavan en su oído al escucharlo entrar. Los gritos de coraje y celos no tenían similitud alguna con las risas y palabras dichas al envolverse en abrazos. Sus grandes ojos ocre ya no brillan de felicidad, el brillo que irradian es solo una reacción de ira y ansiedad por él. Todo es por él. Siempre será por él; y también por ella que no cierra la puerta y deja afuera los pasos, los gritos, y los besos.

NUIT

Es tu cuerpo desnudo el que dejó la marca en mi colchón. Son tus besos húmedos que partieron mis labios en dos. Fue tu galantería la que me enamoró, y luego la misma que me engañó. Cierra una a una las persianas de mi habitación. No quiero extrañarte más pero deja entro en tus pensamientos sólo una noche. Quiero estar presente en cada una de tus conversaciones, en cada una de tus risas y llantos. Permíteme una noche, una noche de entrega como cualquier otra. Deja pinto miles de estrellas en tus ojos con cada acercamiento, acercamientos poblados de besos. Mantén despiertas estas noches de insomnio en donde no sueño más que con tus ojos que revientan en mis recuerdos como aquéllos sofocos de pasión de madrugada. Quiero ver temblar tus manos por mí, y que luego pueda darte la espalda y dejarte ir. Permíteme sólo una noche, una noche de caricias cansadas. Necesito un ocaso de conversaciones fallidas que ganan victoria en una sola caricia. Exijo una sombra que separe mis pensamientos de ti, que construya una pared entre tus ganas y las mías. Quita las marcas de este colchón y posterga tu lejanía para que las sábanas no huelan tu ausencia. Abre las persianas una a una ya que hayas marcado tu distancia febril. No incites a que mi inquietud te grite que regreses por mí.


FEATURE recomienda... Octaedro

de Julio Cortázar (Libro)

Publicado originalmente en 1974, Octaedro de Julio Cortázar es una colección de ocho cuentos. Cada uno nos muestra el peculiar universo cortaziano de situaciones inverosímiles y paradójicas. Los relatos que juegan entre lo real y lo irreal nos adentran al mundo que Cortázar crea con cuentos como Liliana Llorando, Verano y Las Fases de Severo (en memoria de Remedios Varo). Cada parte del libro es independiente pero juntos conforman el poliedro de ocho caras. La estructura octagonal perfecta de un relato que son muchos relatos en diferentes espacios geométricos y metafóricos.

Lemonade

CocoRosie (Video)

Místico, barroco y lleno de la nostalgia infantil. Las hermanas Casady, con su última producción discográfica “Grey Oceans”, han creado uno de los proyectos visuales de su primer sencillo más representativos de su estilo y persona. La melancolía de la niñez perdida y el recuerdo de ésta en la vejez y viceversa se vuelve tema central. Un video que sin lugar a dudas mueve y nos adentra en las memorias personales de Bianca y Sierra con su padre.

Get Some

Lykke Li (Canción)

La voz consentida del Indie sueco nos trae, después de un larga espera, su nuevo sencillo que sirve de probadita para su segundo álbum de estudio. Los beats desenfrenados y el pop vivaz se hacen presentes en la nueva melodíaa mientras una Lykke Li juguetona y sensual nos canta al oído I’m your prostitute, you gon’ get some. Animada, divertida, sexy y llena de ese power que queríamos tanto de regreso.


La Musique

Yelle (Canción)

Yelle vuelve. Después de su exitoso álbum debut regresa para llenarnos de sintetizados y electricidad francesa. “La Musique” se desprende de su EP que nos da un adelanto de los nuevos horizontes electrónicos en los que se ha sumergido. Beats elegantes, delicados e influenciados por las nuevas tendencias de la escena parisina te harán prender en fuego la pista de baile.

The Runaways

Floria Sigismondi (Película) Después de dirigir videos para Fiona Apple, The White Stripes, Incubus y demás bandas de la escena musical, Floria Sigismondi nos trae su debut de largometraje con la historia biográfica del primer grupo de rock femenino. Con el estilo característico fotográfico de Floria la película viaja por una introspección hacia la juventud de los 70s. Actuaciones principales de Dakota Fanning como Cherie Currie y Kristen Stewart como la desenfrenada Joan Jett.

Room in Rome

de Julio Medem (Película)

El galardonado director español, Julio Medem, nos trae su octavo largometraje. La historia gira alrededor de dos mujers, Alba y Natasha que se encuentran por las casualidades en Roma. Filmada dentro del espacio delimitado e íntimo de una habitación, las dos mujeres se embarcan en una aventura amorosa y erótica que gira alrededor de un día. La sensualidad, la libertad de amar y la naturaleza de dejarse llevar y corromper por la atracción primaria de un primer encuentro. Room in Rome nos transporta al universo minúsculo que dos amantes abrazan hasta el último instante en el que deben regresar a sus respectivas vidas.


GIVE US A HAND

!FEATURE te busca! Si te gusta el diseño grafico, el diseño editorial, la literatura y demás; forma parte de nuestro equipo para la siguiente publicación dentro del diseño de la página, la redacción de textos y correción de estilo. Realiza prácticas y ayúdanos a sacar adelante el proyecto con tus ideas. Mándanos un correo a contacto@revistafeature.com con tus datos (nombre, ocupación, ciudad, currículum y una breve explicación de por qué quieres echarle una mano a FEATURE). Visita www.revistafeature.com para más información.


Feature 1