Page 1


Comité editorial

Mabel Rosa Bellocchio. Rosa Azalea Canales García. Leobardo de Jesús Almonte. Oniel Díaz Jiménez.

Consejo editorial

Cecilia Cadena Inostroza. Cesáreo Gámez Garza. Eduardo Loría Díaz de Guzmán. Eugenio D´Medina Lora. Pablo Mejía Reyes. Fernando Antonio Noriega Ureña. Paolo Riguzzi de Mori. José Sosa López. Jorge M. Streb. Diego Valadés. Igor Vivero Ávila.

Explanans

Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, México. Campus Universitario Siglo XXI, México. Universidad Autónoma del Estado de México, México. Universidad de Guanajuato, Campus Guanajuato, México. El Colegio Mexiquense A. C., México. Universidad Autónoma de Nuevo León, México. Universidad Nacional Autónoma de México, México. Universidad Autónoma del Estado de México, México. Universidad Autónoma Metropolitana, México. El Colegio Mexiquense A. C., México. Instituto Nacional de Administración Pública, México. Universidad del CEMA, Argentina. Universidad Nacional Autónoma de México, México. Universidad Autónoma del Estado de México, México.

Sociales. Economía y Ciencia Política

Marlen Rocío Reyes Hernández. Directora editorial María de los Angeles Martínez Quiroz. Jefa de edición Laiza De la Torre Zepeda. Correctora de estilo Rodrigo Antonio Ávila Luna & Diseño de interiores y portada / Formación y Elisa Nares Espinoza Explanans, vol. 3, núm. 2, julio-diciembre de 2014, es una publicación semestral editada por Campus Universitario Siglo XXI, S.C. 5 de mayo No. 304, Centro Loreto, Zacatecas C.P. 98830. Tel (722) 2184102, correo electrónico explanans@cus21.edu.mx. Editora responsable: Marlen Rocío Reyes Hernández. Reserva de derechos al uso exclusivo del título 04-2016-110914335900-102 , ISSN 2007-6924, ambos expedidos por la Dirección de

CV “Creative Ctrl”, Circuito Metropolitano No 5 Interior 1, Col Bellavista www.c-ctrl.com. Tel + 52 (722) 1674999. Este número se terminó de imprimir el 20 de diciembre de 2016 con un tiraje de 300 ejemplares. Se autoriza la reproducción y/o utilización de los materiales haciendo mención de la fuente. La revista no asume ninguna responsabilidad por las opiniones expresadas en los textos firmados.


Explanans. Sociales, Economía y Ciencia Política Editada por Campus Universitario Siglo XXI, S.C. Explanans se publica dos veces al año (junio y diciembre) por Campus Universitario Siglo XXI, S.C. Explanans tiene como objetivo abrir espacios para la difusión de trabajos académicos relacionados con los fenómenos sociales de relevancia para el desarrollo de un país, abordados principalmente desde las perspectivas complementarias de la economía y la ciencia política. El Consejo Editorial con el apoyo de una cartera de árbitros, nacional e internacional, dictamina anónimamente los trabajos recibidos para evaluar su publicación. El resultado es inapelable en todos los casos. El contenido de los artículos y reseñas que aparecen en cada número es responsabilidad exclusiva de los autores y no compromete necesariamente la opinión de la institución editora. Los trabajos que se entreguen a Explanans para su publicación deberán ser inéditos, de carácter eminentemente académico y ajustarse de manera estricta a las normas editoriales que se indican en las instrucciones para colaboradores que se incluye en la revista. Para recibir todo tipo de correspondencia dirigirse a:

Explanans 5 de Mayo No. 304, Centro Loreto, Zacatecas C.P. 98830. Tel: (722) 2184102 Correo: explanans@cus21.edu.mx


Explanans. Sociales, EconomĂ­a y Ciencia PolĂ­tica Edited by Campus Universitario Siglo XXI, S.C. Explanans is an academic journal published twice a year, (June and December), by Campus Universitario Siglo XXI, S.C. Explanans seeks to provide new spaces for the dissemination of academic papers of the most current social phenomena relevant to the development of a country, mainly addressed to the complementary perspectives of the economics and politics science. The Editorial Council together with the support of several referees, national and international, dictates anonymously the papers received to evaluate their publication. The sole responsibility for the content of this publication lies institution. The contents could only be reproduced, either totally or partially, with the previous authorization of Explanans editorial coordination. The papers delivered to Explanans for publication must be unpublished and strictly academic according to the editorial standards listed in the instructions for collaborators that are included in the magazine. To receive all kinds of correspondence, please contact the journal:

Explanans 5 de Mayo No. 304, Centro Loreto, Zacatecas C.P. 98830. Tel: (722) 2184102 Correo: explanans@cus21.edu.mx


CONTENIDO

Vol. 3 núm. 2, julio-diciembre 2014

Artículos de investigación Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes De Moraes 11 Interesse e informação durante períodos eleitorais. Um estudo global (2004 – 2014) El interés de los ciudadanos y la información durante los periodos electorales. Un estudio global (2004 – 2014) Alejandra Chávez Ramírez José Guadalupe Vargas Hernández Miguel Hidalgo Gómez Ramírez Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo The Values within the Public Service from the New Manageralism Osvaldo U. Becerril-Torres Gabriela Munguía Vázquez Rosa Azalea Canales García

39

81

de México Mexico Juan Andrés Godínez Enciso Rosa Azalea Canales García 99 Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad Autónoma del Estado de México University Connection with the Productive Ambit: The Institutional Management of the Incubator within Universidad Autonoma del Estado de Mexico Reseña Marco Aurelio Almazán Reyes 129 Parques revolucionarios. Conservación, justicia social, y los Parques Nacionales de México, 1910-1940 Revolutionary Parks. Conservation, social justice, and Mexico’s National Parks, 1910-1940


ArtĂ­culos


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio - diciembre 2014, pp 11-38

Interesse e informação durante períodos eleitorais. Um estudo global (2004 – 2014) ROMER MOTTINHA SANTOS THIAGO PEREZ BERNARDES DE MORAES Resumo O objetivo deste trabalho é entender o interesse dos indivíduos em eleições e qual relação este interesse manifesto tem com as faixas de interesse em tópicos relativos aos assuntos públicos e tópicos de ideologia. Propomos duas hipóteses para essa questão: 1) há uma correlação entre o interesse eleitoral, o interesse em temas públicos e o interesse em ideologias; 2) dentre todos os tópicos elencados, opinião pública, é o que tem maior correlação com o interesse eleitoral vide a ascensão da importância das pesquisas de opinião. Para testar as hipóteses utilizamos o Google Trends, onde geramos três grupos de frequências, relativas ao interesse em eleições, assuntos públicos e ideologias políticas, compreendendo 212 países no período de janeiro de 2004 a abril de 2014. Os resultados mostram que as hipóteses são aderentes. Primeiro, em relação ao interesse por eleições, tanto a média relativa ao interesse por assuntos públicos (r= 0.349; p= <0.001), como a média relativa ao interesse por ideologias (r= 0.332; p= < 0.001) tiveram altíssimas correlações. Segundo, o tópico “opinion poll”, relativo ao interesse em opinião pública e consequentemente, em pesquisas de opinião, fora o que se mostrou mais correlacionado ao interesse por eleições, dentro todos os tópicos elencados (r= 0.773; p= < 0.001). Palavras-chave: Eleições, Google Trends, ideologia, opinião pública.

11


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

El interés de los ciudadanos y la información durante los periodos electorales. Un estudio global (2004 – 2014) Resumen El objetivo de este trabajo es entender cómo se determina el interés de los individuos por los procesos electorales y de qué forma dicho interés se relaciona con los temas vinculados a los asuntos públicos y a la ideología. Se proponen dos hipótesis para analizar esta cuestión: 1) la primera, que existe una correlación entre el interés electoral, el interés en asuntos públicos y en las ideologías; 2) la segunda, entre todos los aspectos posibles, la opinión pública, es la que tiene una mayor correlación con el interés electoral, debido a la creciente importancia de las encuestas de opinión. Para probar las hipótesis se utilizó Google Trends, donde se generaron tres grupos de frecuencias: sobre el interés en las elecciones, sobre los asuntos públicos y sobre las ideologías políticas, que comprende a 212 países, para el período entre enero de 2004 y abril de 2014. Los resultados demuestran que las hipótesis propuestas tienen una alta correlación. Primero, la conexión entre el interés en las elecciones y el interés en los asuntos públicos (r= 0.349; p= <0.001), por un lado, y entre el interés en las elecciones y el interés por las ideologías (r= 0.332; p= < 0.001), por el otro, arrojaron altos niveles de correlación. En segundo lugar, el tema tanto, en las encuestas de opinión resultó ser, entre los temas analizados, el más correlacionado con el interés en las elecciones (r= 0.773; p= < 0.001). Palabras clave: Elecciones, Google Trends, ideología, opinión pública.

12


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Introdução Nas modernas democracias representativas, os meios de comunicação desempenham um papel fundamental na manutenção da representação e também durante os períodos eleitorais. Por conta disso, a relação entre política e comunicação mantem uma extensa agenda de estudos dentro da ciência política e dentro da comunicação social. Neste diapasão, a proposta deste trabalho é estudar as faixas de interesse manifestas pelos indivíduos durante os períodos eleitorais. O objetivo é entender o interesse dos indivíduos em eleições e qual relação este interesse manifesto tem com as faixas de interesse em tópicos relativos a assuntos públicos e tópicos de ideologia. Levantamos duas grandes hipóteses: 1) há uma correlação entre o interesse eleitoral, o interesse em temas públicos e o interesse em ideologias; 2) dentre todos os tópicos elencados, opinião pública, é o que tem maior correlação com o interesse eleitoral vide a ascensão quando a importância que as pesquisas de opinião tiveram em praticamente todas as democracias do mundo. Para testar nossas hipóteses traçamos no Google Trends três grandes conjuntos frequências, sendo: 1) relativo ao interesse em eleições; 2) interesse em tópicos de interesse público; 3) interesse em tópicos de ideologia. O período abrangido neste estudo compreende desde janeiro de 2004 até abril de 2014, onde para do estudo compreende 212 países do mundo. Após organizar as frequências nós procuramos correlações entre o conjunto de interesse por eleição e os tópicos e médias totais dos grupos de interesse por ideologias e temas públicos. Nossos resultados mostram que as hipóteses tem alta aderência. Primeiro, em relação ao interesse por eleições, tanto a média relativa ao interesse por assuntos públicos (r= 0.349; p= <0.001), como a média relativa ao interesse por ideologias (r= 0.332; p= < 0.001) tiveram altíssimas correlações. Isso mostra que, em alguma medida, a forma com que que uma ampla gama de tópicos que elencamos são altamente correlacionados com o interesse eleitoral. Segundo, o tópico relativo ao interesse em opinião pública e consequentemente em pesquisas de opinião, fora o que se mostrou mais correlacionado ao interesse por eleições, dentro todos os tópicos elencados r= 0.773; p= a literatura (Biroli, Miguel & Mota, 2011; Echegaray, 2001), as pesquisas de opinião desempenham um papel de pivô nos processos eleitorais, mas propõe incorporada nos eleitores da maior parte das democracias do mundo.

13


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

I. Temas de interesse público e comportamento eleitoral A alegação que conecta a democracia e a representação é que na democracia os governos são representativos1 porque são eleitos: se as eleições2 são concorridas livremente, se a participação é ampla, e se os cidadãos desfrutam das liberdades políticas, então os governos agirão em favor do interesse da população. As eleições servem para selecionar boas políticas ou políticos que sustentam determinadas políticas (Manin, Przeworski & Stokes, 2006). As mudanças na cobertura midiática3 reordenam a consciência das pessoas e os opinião pública de modo que “do impacto jornalístico4 sobre o público advêm 5 ” (Rodrigues, 2002: 25). Os estudos sobre o processo de agendamento realizado pelos meios mostram que uma campanha, ao enfatizarem certos temas, em detrimento de outros. Os temas da campanha são apresentados ao público sob a forma de controvérsias, diante das quais os eleitores tomam suas decisões e a opinião pública adquire uma nova forma, em resposta a cada nova situação política criada. O pressuposto é que os cidadãos não possuem necessariamente um grupo coerente de preferências antes de fazerem uma escolha eleitoral: são os partidos que estabelecem os problemas, ou as controvérsias, sobre as quais se darão as escolhas, havendo uma forte relação entre a escolha de uma controvérsia e os resultados das eleições. A controvérsia constrói a opinião pública e é sobre ela que os atores 1 Representação é um tema de discussão porque os políticos têm objetivos, interesses e valores próprios, e eles sabem coisas e tomam decisões que os cidadãos não conseguem observar ou só podem monitorar com certo custo. E

Przeworski & Stokes, 2006:106). 2 Nas formas de governo representativo o voto constitui, em parte, uma reação dos eleitores aos termos a estes oferecidos. O voto ainda é uma expressão do eleitorado, que se apresenta como um público que reage aos termos propostos no palco da política. Por este motivo, denomina-se essa forma de governo representativo de “democracia de público” (Manin, 1995). Os políticos podem criar uma opinião que divide o eleitorado, mas é a eleição que, em último dos eleitores, o processo tende a criar uma convergência entre os termos da escolha eleitoral e as divisões de público. Na democracia de público, a convergência é estabelecida com o tempo por meio de um processo de ensaio e erro: o candidato tem a iniciativa de propor uma linha divisória durante a campanha, ou então pelas pesquisas de opinião. O

e interessado estimula os políticos a expor suas ideias diretamente ao público (Manin, 1995:19-27). 3 O campo jornalístico determina ao campo político uma hierarquia dos fatos que este último tende aceitar e reconhecer tanto mais que colabora também para a sua produção. Todavia, o poder da imprensa só age, como todo poder, dentro de certos limites na medida em que os jornalistas são os primeiros a saber que são manipuladores manipulados. Atualmente, os campos político e jornalístico mantêm relações de interdependência muito mais complexas do que antes (Champagne, 1996: 234). 4 Assim como o campo político e o campo econômico, o campo jornalístico está sujeito à submissão ao mercado, por meio da sanção, direta, da clientela ou, indireta do índice de audiência. E os jornalistas são mais propensos a usar o “critério do índice de audiência” na produção ou na avaliação dos produtos e mesmo dos produtores quanto ocupem 5 O estudo do impacto dos meios de comunicação na formação da opinião pública é uma questão central nos trabalhos

14

(Cervi, 2010: 45).


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

políticos serão avaliados (Soares, 2004). A imprensa desempenha um papel pertinente, em termos de informação e de comunicação, pois o alargamento do campo da política conferiu um papel central à informação e ao pluralismo. Entretanto o espaço público é caracterizado pelas pesquisas de opinião, que constroem uma representação da opinião pública (Soares, 2005). Por conta deste modus operandi simbiótico e interdependente entre público, política e meios de comunicação, julgamos que o padrão de interesse por temas durante a eleição, por parte do grande eleitorado, segue um padrão amplo e complexo. Tal complexidade reside no fato de que uma série de atores têm eleitoral, por exemplo, partidos políticos e institutos de pesquisas de opinião. Por conta disso, uma das hipóteses que guia este estudo é de que tanto as faixas de interesse em assuntos públicos, como a faixas de interesse em ideologia, são correlatas ao interesse em eleições. Todavia, nossa segunda hipótese é mais limitante, estabelecemos que, dentre todas as faixas de interesse possíveis neste estudo, opinião pública6, é o tema que mais têm correlação ao interesse em eleições, por conta da ascensão do papel das pesquisas de opinião nas democracias contemporâneas. As sondagens de opinião consistem em respostas dadas a perguntas formuladas as respostas dependem amplamente da forma pela qual as perguntas são formuladas, dependendo, portanto, de quem as formula, II - é que a própria pergunta por vezes concorre para ‘forçar’ uma resposta improvida naquele momento. Então perguntamos: será que isso diz de fato o que o povo pensa? das opiniões levantadas por esse tipo de sondagens pode ser: a) - fraca, não exprimindo opiniões intensas e realmente sentidas; b) volátil, podendo mudar no prazo de poucos dias; c) inventada eventualmente só para dizer alguma coisa, pois para muitos indivíduos responder ‘não sei’ é uma frustação e, Estas perguntas formuladas pelo entrevistador podem ser observadas de duas formas nas pesquisas de intenção de voto. Normalmente a aplicação de perguntas sobre intenção de voto são com uma questão espontânea, que pode forçar o entrevistado a uma resposta de improviso, e uma questão estimulada, que direciona o entrevistado a perguntas previamente formuladas.

6 Para o sociólogo Pierre Bourdieu a opinião pública ainda é uma forma de realidade com duplo sentido. A opinião pública é um sentimento sobre qualquer tema moldado pelas pessoas melhores informadas, inteligentes e autorizadas moralmente na comunidade (Bourdieu, 2012:14-15). Bourdieu (1983: 173) ainda critica as pesquisas de opinião colocando em dúvida a representatividade das amostras criando uma impossibilidade de conhecer a opinião pública. Para o autor há três postulados em que: qualquer pesquisa de opinião supõe que todos podem produzir uma opinião; que todas as opiniões têm valor; e como é inserida a mesma questão a todo mundo, é implícita a hipótese de que há consenso sobre o problema, uma concordância sobre questões que devem ser estabelecidas. As problemáticas que são propostas pelas pesquisas de opinião se sujeitam aos interesses políticos, pois a pesquisa de opinião é um instrumento de ação política.

15


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

A função mais pertinente, dadas às pesquisas de opinião7 consiste na probabilidade de impor a ilusão de que exista uma opinião pública que é uma soma de opiniões individuais (Bourdieu, 1983). As pesquisas não são um instrumento do poder democrático, mas, antes de qualquer coisa, são expressões do poder bloqueia decisões úteis e necessárias, ou induz a decisões erradas, sustentadas por ‘boatos’, ou seja, por opiniões fracas, deformadas, manipuladas, e muitas De toda forma, como sugerimos, o interesse público e a formação da opinião pública é algo, por assim dizer complexo. Isso por que, a opinião pública tem a capacidade de elaborar suas próprias preferências, mesmo que esteja sendo direcionada pelas elites, pois o poder não está na elite ou na massa e existe a dependência dos recursos a partir das estruturas e das instituições, como os meios de comunicação, por exemplo, onde ocorre o embate entre os atores (Cervi, 2010). Os meios de comunicação ampliam a esfera pública, todavia quando ampliada essa esfera perde o conteúdo político original para que possa se adaptar às novas condições sociais. Desta forma os produtos descartáveis dos meios de comunicação alteram a própria maneira de comunicação, trocando o público leitor pelo público consumidor (Cervi, 2010). II. Ideologia política e comportamento eleitoral Ideologia recentemente vem ressurgindo como um importante tema de em larga medida as atitudes sociais, as avaliações pessoais e os processos de A ideologia tem uma história estranha. Ela é inseparável da experiência política do mundo moderno, todavia poucos teóricos importantes no campo da ciência política a defendem. A ideologia para aqueles que a desaprovam é o oposto não atinge ou então pretextos para interesses individuais e coletivos. Dada a assim como ocorreu com tentativas similares de sepultar a história e a política, 7 A opinião pública se apresenta como uma situação, uma colocação, representando um conjunto de opiniões que se encontram na coletividade. A noção de opinião pública consiste também nas opiniões generalizadas do público, nas opiniões endógenas, as quais são do público no sentido em que o público é o sujeito das opiniões. Quanto mais uma

16

em massa ou do poder político, mais a opinião dos grupos sociais corre o risco de se tornar ‘hetero-dirigida’ (ou heterônima). Todavia, enquanto a opinião pública é formada de modo predominante pelos jornais, o equilíbrio entre a opinião autônoma e a opinião heterônima é assegurado pela existência de uma imprensa livre e múltipla, formada por várias vozes (Sartori, 2001, p. 52-54).


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

pelas principais tradições ideológicas. De fato, as ideologias são um recurso realidades políticas (Heywood, 2010). Todos nós pensamos politicamente. Tendo ou não consciência disso, as pessoas usam ideias e conceitos políticos sempre que expressam opiniões ou dizem o que de fato pensam. Nossa linguagem cotidiana está repleta de termos como liberdade, igualdade, justiça e direitos, e da mesma forma as pessoas costumam usar palavras como conservador, liberal, socialista, comunista e fascista para descrever o próprio ponto de vista ou o de outros indivíduos (Heywood, 2010). Nem todos os pensadores políticos acreditam que as ideias e ideologias tenham grande importância. Muitas vezes a política é considerada nada mais que uma pura luta pelo poder. Se isso é verdade, as ideias políticas são mera propaganda, um conjunto de palavras ou slogans com o propósito de ganhar votos ou atrair o apoio popular. As ideias e as ideologias são, portanto, simples vitrines usadas para ocultar as realidades profundas da vida política (Heywood, 2010). proporcionam uma perspectiva para compreensão e explicação do mundo. As pessoas não veem o mundo do jeito que ele é, mas apenas como esperam que ele seja: elas veem o mundo por meio de um véu de pressupostos, opiniões e crenças arraigadas. Conscientemente ou não, todos apoiam um conjunto de conduta (Heywood, 2010). Assim as ideias e ideologias políticas estabelecem metas que inspiram ação diferentes. Sem dúvida, todos os políticos querem poder e isso os forçam a serem pragmáticos, a adotar políticas e ideias que sejam populares perante o eleitorado ou a obter favores de grupos poderosos, como os empresários ou o exército (Heywood, 2010). O campo da política não pode ser descrito como apenas uma realidade voltada para a luta pelo poder. Na atividade política também estão envolvidos determinados valores e princípios que guiam esta atividade. Quando compartilhados por indivíduos, grupos ou organizações sociais e voltados para a ação pratica na sociedade, este ideais valores e princípios são chamados de ideologias políticas. Além da sua motiva a estudar as ideologias políticas. Ocorre que estas ideologias também estão (Sell, 2006). Então para os cientistas políticos a ideologia pode ser considerada um tema pertinente para o desenvolvimento de pesquisas. 17


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

III. Google Trends e estudos eleitorais O Google Trends é uma ferramenta gratuita que funciona tal qual um motor de busca reversa que fornece ao pesquisador uma frequência com o resultado relativo a buscar de um termo, ou um conjunto. Estes dados podem ser baixados de forma gratuita. Dentre estes dados estão séries temporais sobre o volume períodos distintos (Moraes e Santos, 2013, Moraes e Maia, 2014). Em relação aos métodos de pesquisa tradicional o Google Trends traz pelo menos três grandes vantagens: 1) em relação a pesquisas de opinião com a utilização de surveys e questionários, o Google Trends é muito mais econômico, e, além disso, os dados são atualizados semanalmente; 2) há países em que este tipo de pesquisa só é traçada esporadicamente e os dados, por vezes, são bastante duvidosos. O Google Trends oferece dados temporais em tempo real de praticamente todos os países do planeta; 3) o Google Trends permite que as series temporais para qualquer termo, em qualquer período, estejam disponíveis para download, sem nenhum custo ao pesquisador (Mellon, 2013). Apesar do grande valor heurístico do Google Trends, seu uso para pesquisas eleitorais ainda é incipiente. Um estudo visou mensurar se existe alguma relação entre a distribuição mundial de interesse por feminismo e a quantidade de mulheres que são eleitas para ocupar cadeiras em congressos nacionais. Os dados indicam que existe uma tendência para que as mulheres se elejam com mais facilidade onde o interesse por feminismo está mais disseminado, o que sinaliza uma possível interferência da ideologia na cultura politica (Moraes, Santos, Torrecillas e Leão, 2014). O pioneiro a utilizar a ferramenta para estudos eleitorais foi o economista Seth Stephens-Davidowitz. Ele buscou aferir se o preconceito racial, de alguma obteve menos votos e o candidato da oposição, John Kerry, obteve resultados mais satisfatórios (Stephens-Davidowitz, 2014). Ainda nos Estados Unidos buscou-se aferir se a morte de Osama Bin Laden (o “ponto alto” da guerra ao terror) afetou de alguma forma o resultado das eleições presidenciais de 2012. Com o Google Trends foram traçados mapas com os cluster de interesse pela obteve mais votos (e em contra partida Mitt Romney foi mais prejudicado) nos estados onde se evidenciou maior interesse na morte do ex-líder da Al-Qaeda. A evidência nesse sentido sugere que de alguma forma o evento da morte de Osama Bin Laden afetou a cognição dos eleitores estadunidenses, onde esses passaram em parte a associar o sucesso da operação as habilidades políticas de Barack Obama (Moraes & Santos).

18


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Um estudo recente avaliou o padrão de acesso dos motores de busca no Brasil, correlacionaram-se frequências de interesse relacionadas ao tema eleições a cinco grandes áreas das políticas públicas: I) educação, II) transporte, III) saúde, IV) economia, e V) segurança. Não se encontrou uma relação entre os períodos eleitorais e o interesse por esses temas, indicando que a maioria dos usuários brasileiros em períodos eleitorais segue um padrão econômico de distribuição de interesse, mais instrumental, preocupado com a burocracia a cumprir para poder votar e menos atento aos temas de política pública. (Moraes & Santos, 2014). Durante as eleições presidenciais de 2014, no Brasil, ocorreu um trágico evento: a morte do candidato á presidência da República Eduardo Campos (o que gerou grande enquadramento midiático e também comoção). Nesse sentido, utilizou-se a ferramenta Google Trends para aferir se o interesse pela morte de Eduardo Cunha de alguma forma transferiu votos para Marina Silva, sua vice na chapa e que assumiu o pleito em seu lugar. Ao traçar um comparativo entre o volume de votos (Marina Silva) e o interesse pela morte Marina Silva (2.437.594) podem ser explicados pelo fato “Eduardo Campos”. Logo, podemos dizer que Marina teve melhor desempenho eleitoral nas regiões onde a morte de Campos gerou maior repercussão (Moraes & Moraes, 2015). IV. Metodología Neste trabalho, nós usamos a ferramenta Google Trends para mensurar as possíveis correlações entre as faixas de interesse em eleições, em tópicos de interesse público e em tópicos de ideologia. Para tanto, nós traçamos três grandes grupos de frequência sendo uma relativa ao interesse em eleições, outra relativa ao interesse em assuntos públicos e outra relativa a temas de ideologia política. O período abrangido neste estudo compreende desde janeiro de 2004 até abril de 2014, onde para cada tópico, geramos uma frequência de 538 semanas. (representando todos os continentes). Para formar cada conjunto de frequências nós utilizamos apenas os termos que estão registrados no Google Trends como Beta, onde, o termo é considerado como um tópico, logo, ele colhe informações sobre entradas nos motores de busca do Google no mundo inteiro por termos diversos que são relativos a este tópico, mesmo que com algoritmos totalmente diferentes. Como a frequência do tipo Beta do Google Trends procura o termo como um “assunto”, podemos dizer que isso faz desta frequência um forte medidor de ideologia política e de outras expressões do interesse social (Moraes, Santos, Torrecillas & Leão, 2014). Para gerar o conjunto de frequência de interesse por eleições, consideramos o tópico cadastrado no Google Trends como “election”. Para formar o grupo de frequências de interesse relativos a tópicos de interesse 19


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

público, buscamos 15 tópicos Beta relacionados ao interesse em assuntos de interesse por ideologia nós procuramos os termos registrados como Beta relativos à ideologia política encontramos 14 tópicos, coletamos as frequências e traçamos a média total entre elas. Feito isso, após organizar as frequências nós procuramos correlações entre o conjunto de interesse por eleição e os tópicos e médias totais dos grupos de interesse por ideologias e temas públicos. V. Resultados

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

picos de interesse correspondem aos períodos eleitorais, onde o tema está mais fortemente inserido na agenda pública. Tabela 1 - Média de frequência mundial de interesse por eleições (2004 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

Na Tabela 1 ao analisarmos os valores mínimos e máximos correspondentes 2, provavelmente inserido fora do período eleitoral e o máximo é 100, inserido dentro do contexto eleitoral. A média total da frequência é 6.379, baixa, se 20


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

faz a média ser baixa é que o interesse maior está restrito a poucos períodos, aos períodos eleitorais, fora desses períodos, a faixa de interesse é bastante baixa. Abaixo na Tabela 2 elencamos 15 temas de interesse público e também uma faixa que se refere à média destes todos. O objetivo é comparar se há alguma correlação entre a faixa de interesse por eleições e a faixa de interesse por tais tópicos. Na Tabela 2 nós traçamos a média de cada um desses tópicos para melhor compreendermos a estrutura de cada uma delas. Tabela 2 - Médias de frequência mundial por tópicos de interesse público (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

É interessante notar que os tópicos economics, education e society foram os que obtiveram maior faixa de desvio padrão, o que indica uma grande elasticidade 21


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

se também que os tópicos society e education são os que têm a maior faixa explosiva a forma de manifestação de interesse nestes tópicos. Outro fato é que o tópico opinion poll, foi o que obteve a menor frequência entre os valores mínimos, 0 o que mostra que, provavelmente, a faixa de interesse por opinião pública é restrita a alguns poucos períodos, em outros, ela se aproxima de 0. (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

interesse por cada um dos assuntos públicos apresentados na Tabela 2. Nota-se que o tópico education, seguido respectivamente dos tópicos society e sports, expomos a frequência de interesse por eleições e as demais frequências de interesse público, comparadas mais fracas.

22


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

eleições (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

Na Tabela 3 nós expomos as correlações matemáticas observadas entre as faixas de interesse em assuntos públicos e a faixa de interesse em eleições. Todos os tópicos apresentaram alta correlação para com o tópico de interesse election, com exceção dos tópicos public transport e police onde não foram encontradas correlações. Os tópicos sports e social security apresentaram correlações para com o tópico election, todavia, correlações fracas. Mas, ao traçarmos a média de todos os tópicos e compararmos com a frequência por eleições, observamos uma alta correlação positiva, p=<0.001; r= 0.349, o que indica que, quando se eleva a faixa de interesse por eleições, eleva-se também, a faixa de interesse por assuntos públicos.

23


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

Tabela 3 - Correlações entre as faixas de interesse no Google Trends com o tópico “election”

8

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

O tópico relativo à opinião pública (opinion poll) foi o que obteve a correlação nossa hipótese de que opinião pública é o tópico com maior correlação com o interesse eleitoral. Há duas linhas pelo qual podemos interpretar o resultado quanto ao interesse por opinião pública e pesquisas de opinião. Numa primeira linha podemos considerar os argumentos que enfatizam o lado positivo das pesquisas, nos falam da sua contribuição para aproximar os interesses e opiniões de representados e decisões políticas das lideranças, a possibilidade de dar continuidade à voz pública dos cidadãos, além do período eleitoral, e a oportunidade de aumentar

24

8 os tópicos de interesse público que estudamos, ela fora a que se mostrou aderente ao interesse eleitoral.


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

a qualidade da informação sobre a qual são tomadas determinadas decisões de governo. Numa segunda linha, também podemos considerar o lado negativo, as pesquisas são vistas como distorcendo o espírito de representação das instituições democráticas ao tornar trivial o papel das eleições e promover uma liderança irresponsável. Elas são acusadas de ilustrar uma caricatura das preferências cidadãs já que ignoram a verdadeira dinâmica de formação dos grupos de interesses na construção de respostas por parte da população (Echegaray, 2001). Evidente que ambas as faces das pesquisas de opinião em períodos eleitorais, oportunidades para as democracias contemporâneas. Todavia, nosso resultado ilustra que dentre em grande variedade de temas altamente correlacionados com eleição, opinião pública e consequentemente pesquisa de opinião, é o tema democracias do mundo. Isso implica que não só os institutos de opinião têm muita responsabilidade em mão, mas também que cientistas políticos devem

frequência média de interesse por assuntos públicos. e por eleições (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores. 25


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

positiva entre as faixas de interesse por eleições e as faixas de interesse por

públicos e o tópico eleição (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

Nosso segundo objetivo é aferir se as faixas de interesse por ideologia política, em alguma medida apresentam padrões de correlação para com a faixa de interesse por eleições. Na Tabela 4 elencamos 14 tópicos relativos a ideologias políticas e também traçamos uma frequência média correspondente a todas as faixas juntas. Tabela 4 - Médias das frequências mundiais de interesse por ideologias políticas (2004 – 2014)

26


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

É interessante notar que os tópicos socialism e nazism são os que apresentam o maior desvio padrão, o que indica que entre essas faixas de interesse há um padrão altamente elástico, se compararmos com as demais frequências. É notável também que estes dois tópicos, e o tópico islamism, foram os que obtiveram a maior pontuação dentro das frequências máximas, o que indica que em alguns períodos o padrão de interesse por esses tópicos ocorre em um padrão explosivo. É importante notar também que a frequência islamism é a que apresenta o padrão mais discrepante, dentre as faixas de interesse, vide que é observável aqui não só a maior frequência máxima, 100, mas também a menor entre os mínimos deste grupo, 1, o que mostra que o padrão de interesse

27


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

políticas (2004 – 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

ideologias políticas, também expressos na Tabela 4. É visível que as faixas de interesse por socialismo e por nazism são hegemônicas em relação às demais, o que nos permite dizer que o interesse por essas ideologias é maior do que o encontrado entre as outras ideologias. Na Tabela 5 nós traçamos correlações entre as faixas de interesse por eleições e as faixas de interesse por ideologias políticas. É importante notar que entre as frequências encontraram-se correlações altas para com o interesse por eleições, com exceção dos tópicos islamism e zionism. De toda forma, ao compararmos a média de todos os tópicos e o interesse eleitoral, encontrou-se uma consistente correlação positiva p=<0.001; r= 0.349, o que indica que quando a faixa de interesse por eleições aumenta a frequência de interesse por ideologias também se eleva.

28


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Tabela 5 - Correlações entre as faixas de interesse por ideologia no Google Trends com o tópico eleição

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

ideologias políticas e a frequência e interesse por eleições.

29


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

eleições (2004 – 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

frequência média total relativa aos tópicos de ideologia política.

30


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

políticas e por eleições (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

padrão bastante consistente na correlação positiva encontrada entre as faixas de interesse em eleições e a faixa de interesse média relativa aos tópicos de ideologia política.

31


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

políticas e o tópico eleição (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

de ideologias políticas e os tópicos de interesse público. políticas e média de interesse em assuntos públicos (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

32


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Essas duas frequências relativas às médias na Tabela 6, nós traçamos uma correlação entre as médias totais dos tópicos relativos a ideologias políticas e relativas aos tópicos de interesse público. Observa-se entre estas médias uma consistente correlação positiva, r=0.83; p=<0.001, o que indica que elas têm um comportamento parecido, ou seja, elas aumentam e diminuem de forma mais ou menos concomitante, o que mostra que estas médias estão relacionadas não só com o interesse eleitoral, mas estão correlacionadas entre si, o que nos permite dizer quede fato é consistente a correlação dessas médias com o interesse eleitoral. Tabela 6 - Correlações entre as médias de interesse por assuntos públicos e por ideologia

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

ideologias políticas e a média total de interesse por assuntos de interesse público, a dispersão na forma como se apresenta deixa claro que a correlação entre as frequências é positiva e consistente. políticas e média de interesse em assuntos público (2004 - 2014)

Fonte: Google Trends, elaboração dos autores.

33


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

Nossos resultados mostram que as hipóteses tem aderência. Primeiro, em relação ao interesse por eleições tanto a média relativa ao interesse por assuntos públicos como a média relativa ao interesse por ideologias tiveram altíssimas correlações. Este resultado nos permite dizer que o eleitor tende a se informar durante as eleições com um relativo todo o processo democrático. Ao compararmos as médias entre as faixas de interesse em assuntos públicos e ideologias, constatamos também uma correlação, o que nos permite dizer que há uma interdependência na forma com que as faixas de interesse se manifestam o que realça o argumento de que as faixas e interesse em períodos eleitorais são complexas. Este resultado nos permite também realçarmos que mesmo que muitos autores não considerem seu peso, a ideologia se mostra presente como um elemento chave durante os períodos eleitorais, na maioria das democracias do mundo. Talvez, parte dessa faixa elemento ideologia de forma simbólica, e também o enquadramento midiático. Futuros estudos são necessários para se testar tais premissas. No que se refere a nossa segunda hipótese, o tópico “opinion poll”, relativo ao interesse em opinião pública, e consequentemente em pesquisas de opinião, fora o que se mostrou mais correlacionado ao interesse por eleições, dentro todos os tópicos elencados. Isso corrobora que as pesquisas de opinião desempenham um papel de pivô nos processos eleitorais, isso porque o interesse por pesquisas de opinião tende a crescer de forma consistente e de forma correlata ao interesse em eleições. busca se informar de alguma maneira. Para este resultado há duas possibilidades de interpretação: uma positiva, onde poderíamos ressaltar o incentivo a participação, e também a possibilidade de dar voz pública ao cidadão em períodos não eleitorais, mas fazendo das eleições algo trivial. Isso implica que não só os institutos de opinião têm muita responsabilidade em mão, mas também que cientistas políticos e os demais cientistas eleitorais. De toda forma, o estudo proposto não tem a pretensão de ser conclusivo, ao contrario, antes disso trata-se de um esforço exploratório. Neste ponto, parta ir além das generalizações que propomos é indispensável incorporar outros elementos vinculados ideológicos, meios de comunicação, cultura política dentre muitos outros. Mesmo assim, nosso trabalho é uma contribuição para o estudo das eleições através de dados sobre o uso da internet. 34


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Referências Biroli, F., L. Miguel y F. Mota (2011). “Mídia, eleições e pesquisas de opinião no Brasil (1989-2010): um mapeamento da presença das pesquisas na cobertura eleitoral”, Compolítica, núm. 1, vol. 1, pp. 67-90. Bourdieu, P. (1980). “A opinião pública não existe”, Questões de sociologia, 173. (1997). jogos olímpicos, Zahar, Rio de Janeiro. (2002). “A fábrica de opinião pública”, Le Monde Diplomatique Brasil, São Paulo, n. 54, jan. 2012. pp. 14-15. Sur l’État: cours au Collège de France, 1989-1992 [Sobre o Estado: curso no Collège de France, 19891992], Raisons d’Agir – Le Seuil, Paris. Cervi, E. (2010). Opinião Pública e comportamento político. Editora Ibpex, Brasil. Champagne, P. (1998). Formar a opinião: o novo jogo política. Vozes. Echegaray, F. (2001). “O papel das pesquisas de opinião pública na consolidação da democracia: a experiência latino-americana”, Opinião Pública, vol. 7, núm. 1, pp. 60-74. Heywood, A. (2010). Ideologias políticas: do liberalismo ao fascismo, Ártica, São Paulo. Jost, J., C. Federico y J. Napier (2009). “Political ideology: Its structure, Annual review of psychology, núm, 60, pp. 307-337. Manin, B. (1995). “As metamorfoses do governo representativo”, Revista Brasileira de Ciências Sociais, núm. 29, pp. 5-34. Manin, B., A. Przeworski y S. Stokes (2006). “Eleições e representação”, Lua Nova, núm. 67, pp. 105-138. Mellon, J. (2013). “Where and When Can We Use Google Trends to Measure Issue Salience?” PS: Political Science & Politics, vol. 46, núm. 2, pp. 280-290. Moraes, T. y S. Maia (2014). “Jornalismo na web e clonagem biológica: Um estudo sobre o tema clonagem nos cadernos de ciência online dos jornais O Estado de São Paulo e Folha de São Paulo”, Aurora. Revista de Arte, Mídia e Política, vol. 7, núm. 19, pp. 71-96. 35


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

Moraes, T. y R. Dos Santos (2015). “Caça ao terrorismo e corrida eleitoral. Um estudo sobre o impacto do interesse regional pela morte de Osama bin Laden e a relação com os votos nas eleições presidenciais de 2012 nos Estados Unidos”, Acta Scientiarum. Human and Social Sciences, vol. 37, núm. 1, pp. 13-20. (2013). “Os Protestos no Brasil. Um estudo sobre as pesquisas na web, e o caso da Primavera Brasileira”, Revista Internacional de Investigación en Ciencias Sociales, vol. 9, núm. 2, pp. 193-206. (2014). “Eleições no Brasil eo interesse dos eleitores por políticas públicas: um estudo empírico de janeiro de 2004 a dezembro de 2013”. Interesse Público, vol. 16, núm. 85, pp. 51-71. Moraes, T., R. Santos y G. Torrecillas e E. Leão (2014). “Mulheres, política e sub-representação. Um estudo sobre a correlação entre qualidade da democracia, ideologia e mulheres nos parlamentos”, Revista Derecho y cambio social, vol. 36, núm. XI, pp. 1-29. Moraes, T., Moraes, S. P. A. M. P. (2015). “Marina Silva como “terceira via” nas eleições de 2014: o “efeito” Eduardo Campos”, Revista Brasileira de Direito Eleitoral, vol. 7, núm. 13, pp. 201-217. Rodrigues, M. (2002). Imprensa e Congresso, ou, Como a mídia pauta a política, núm. 2, Câmara dos Deputados, Centro de Documentação e Informação, Coordenação de Publicações. Sartori, G. (2001). Homo videns, Laterza, Bari. Sell, C. (2006). Introdução à sociologia: política e sociedade na modernidade tardia, Vozes, Petrópilis. Soares, M. (2004). “Cenários de Representação da Política e campanhas presidenciais no Brasil”, XXVIII Encontro Anual da ANPOCS, São Paulo, ANPOCS. (2005). “Jornalismo e Democracia: enfrentando as antinomias”, XXIX Encontro Anual da ANPOCS, 2005, Caxambu. XXIX Encontro Anual da ANPOCS. São Paulo, ANPOCS. Stephens-Davidowitz, S. (2014). “The cost of racial animus on a black candidate: Evidence using Google search data”, Journal of Public Economics, núm. 118, pp.26-40. 36


Interesse e informação durante períodos eleitorais.Um pp. 11-38 estudo global (2004 – 2014)

Recibido: 06 de septiembre de 2014 Reenviado: 05 de febrero de 2016 Aceptado: 30 de marzo de 2016

37


Romer Mottinha Santos Thiago Perez Bernardes de Moraes

Romer Mottinha Santos. Es Maestro en Ciencia Política por la Universidade Federal do Paraná. Actualmente se encuentra adscrito a la Universidade Federal do Paraná, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Comunicación política e internet” y entre sus publicaciones como autor sobresalen: “Uma metodologia para os estudos da cobertura eleitoral de 2014 no Facebook” (2016). Em Debate, vol. 8, núm. 1, pp. 41-48; Jornal Impresso e Política: a cobertura eleitoral de 2010 no Paraná (2015). Novas Edições Acadêmicas, Saarbrücken; “Cobertura eleitoral e visibilidade dos candidatos no jornal Gazeta do Povo e as eleições de 2012 em Curitiba” (2015). Cadernos de Comunicação (UFSM), vol. 19, pp. 127-147 y como coautor: “Caza al terrorismo y corrida electoral? un análisis sobre el impacto del interés regional por la muerte de Osama bin Laden y su relación con los votos en las elecciones presidenciales de 2012 en Estados Unidos” (2015). Prisma.com, vol. 27, pp. 109-125. Correo electrónico: romermottinha@gmail.com Thiago Perez Bernardes de Moraes. Es Doctor en Psicología Social por la Universidad Argentina John Fitzgerald Kennedy. Actualmente se encuentra adscrito como profesor investigador en el Centro Universitário Campos de Andrade, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Comunicación política e internet” y entre sus publicaciones como autor sobresalen: Cada cabeza su sentencia. Pena de muerte, cognición y sociedade (2016). Editorial Académica Española, Saarbrücken; “Pena de morte nas páginas do The New York Times. Um estudo sobre a relação entre punição capital, eleições e opinião pública” (2015). Revista Internacional de Investigación en Ciencias Sociales, vol. 11, núm. 2, pp. 223-240 y como coautor: “A crise do governo Dilma Rousseff em 140 caracteres no Twitter: do #Impeachment ao #Foradilma” (2016). Em Debate, vol. 8, núm. 1, pp. 14-41; “Seeing is believing”, Opinião pública, enquadramento midiático do NYT e Política de audiência” (2016). Revista Andina de Estudios Políticos, vol. 6, núm. 1, pp. 121-141, Correo electrónico: thiagomoraessp@hotmail.com

38


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio - diciembre 2014, pp 39-80

Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo ALEJANDRA CHÁVEZ RAMÍREZ JOSÉ GUADALUPE VARGAS HERNÁNDEZ MIGUEL HIDALGO GÓMEZ RAMÍREZ1 Resumen Este trabajo se propone analizar críticamente las implicaciones que tiene el nuevo gerencialismo en el servicio público a través de los valores éticos, democráticos y profesionales. Se parte del supuesto de las contradicciones existentes entre los valores que el servicio público intenta promover bajo el modelo del gerencialismo y la realidad de su implementación. El método empleado es el analítico-descriptivo-normativo desde la perspectiva crítica de los desarrollos paralelos del gerencialismo y el servicio público. El marco teórico-metodológico que sirve como referencia para este análisis crítico es el proporcionado por las teorías de la economía organizacional y la elección pública. La discusión concluye en que hay un necesario conflicto entre los valores éticos, democráticos y profesionales de estas nuevas formas organizacionales promovidas por el gerencialismo a través de las teorías de la economía organizacional y la elección pública y los valores tradicionales de servicios públicos. Palabras clave: Economía organizacional, elección pública, gerencialismo, servicio público, valores.

1 Participó como adjunto de investigación.

39


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

The Values within the Public Service from the New Manageralism Abstract This paper aims to critically analyze the implications of the new managerialism in the public service through ethical, democratic and professional values. It assumes the contradictions between the values that seek to promote the public service under the model of managerialism and the reality of its implementation. The method used is analytical-descriptive-normative from the critical perspective of the parallel developments of managerialism and public service. The theoretical and methodological framework that serves as a reference for this critical analysis is provided by the theories of organizational economics between ethical, democratic and professional values of these new organizational forms promoted by managerialism through the theories of economics and organizational public choice and traditional values of public service. Keywords: Organizational economics, public choice, managerialism, public service, values.

40


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Introducción El nuevo gerencialismo El nuevo gerencialismo en las organizaciones del sector público es una perspectiva de la administración con acercamientos a la administración pública que revela que al menos tienen elementos en común. La perspectiva o gerencialismo como es popularmente conocido el término. La identidad ocupacional de la administración burocrática y profesional ha sido afectada en alguna forma por los efectos diferenciales del gerencialismo en las organizaciones contemporáneas. El gerencialismo ha sido usado en numerosas formas en la literatura de la administración pública y su origen es un debate abierto a pesar de que el término está estrechamente asociado con el libro de James Burnham (1941) que trata de la revolución de la admiración. Sin embargo, es incierto que Burnham haya usado este término. Fuera del origen misterioso del término, la cuestión que inmediatamente viene a la mente es qué es el gerencialismo. La reforma del aparato burocrático administrativo del Estado está orientada en el nuevo gerencialismo, procesos de democratización y hacia los consumidores que en mercados competitivos realizan elecciones racionales, lo que termina reduciendo al ciudadano en un consumidor. El nuevo gerencialismo incorpora instrumentos y prácticas gerenciales del sector empresarial que separan las funciones administrativas de las políticas, las actividades exclusivas del Estado y de otros agentes, introduce la metodología de la reingeniería de procesos, sistemas de desempeño atados a incentivos y formas de rendición de cuentas o accountability. El académico Británico Chistophe Pollit (1990) ha dado a esta cuestión un considerable estudio y análisis y ha hecho algunos trabajos valiosos que son especialmente instructivos para hacer una crítica del gerencialismo y su construye un argumento intrigante en torno al gerencialismo que necesita ser entendido como una ideología con algunas consecuencias concretas e inmediatas. En este trabajo se presenta la manera en que el nuevo gerencialismo genera de los servicios públicos a través de la incorporación de propuestas teóricas que son utilizadas en el ámbito empresarial.

41


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

I. Método El método empleado es el analítico-descriptivo-normativo desde la perspectiva crítica de los valores éticos, democráticos y profesionales como desarrollos paralelos del gerencialismo y el servicio público. El marco teóricometodológico que sirve como referencia para este análisis crítico de los valores éticos, democráticos y profesionales es el proporcionado por las teorías de la economía organizacional y la elección pública. La decisión de utilizar el método analítico-descrptivo-normativo se basa en la posibilidad de comprender que la condición de los valores éticos, democrácticos y profesionales en la actualidad son transformados a partir de los referentes de las teorías de la elección pública y de la economía organizacional, necesarias en la actualidad para el análisis desde el punto de vista del gerencialismo. En este sentido, la propuesta de este método aspira a evidenciar la manera en que se están sucitando cambios en el escenario democrático y político. Dichas propuestas teóricas permiten establecer principios rectores a manera de regulaciones específicas que insertan para el análisis un conjunto de elementos que permiten la interrelación dentro de un patrón mayor de interrelaciones, con lo cual se maximiza la posibilidad de recursos que se circunscriben en el marco de la interpretación. En este sentido, involucrar elementos éticos, democráticos y profesionales, cuya significación se ubica en el ámbito cualitativo y que desde referentes de responsabilidad se establecen como un marco de conocimiento interpretativo. Sin embargo, para la comprensión y elucidación de las diversas nociones de interrelaciones significativas, las teorías propuestas permiten establecer estándares y criterios específicos desde las cuales, una vez establecida la relación entre hechos, para el análisis crítico será necesario, primero, la concexión entre los dos posiciones, derivadas de las acciones que los hechos evidencias; dicha cuestión evidencia el marco descriptivo, interpretativo y, por tanto, explicativo, lo cual solo puede hacerse a partir de los elementos presentes en los hechos. El trabajo consta de tres apartados: en el primero se presenta la discusión teórico metodológico de las teorías de la economía organizacional y la elección pública, lo cual permite abordar el análisis desde la transdisciplinariedad, mostrando que la teoría económica neoclásica, la economía evolucionista y el denominado “realismo crítico” tienen limitaciones en un contexto neoliberal, razón por la cual la nueva economía organizacional es el referente teórico que permite estudiar la manera en que el servicio público se desempeña tomando en cuenta los valores éticos, democráticos y profesionales, de forma tal que existe un desarrollo paralelo del gerencialismo y el servicio público; en el segundo se expone que la práctica de lo político y administrativo, bajo la propuesta del gerencialismo, ha modificado su actuación, estableciendo relaciones distintas entre el gobierno y la sociedad civil; en el tercero se plantea el servicio público 42


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

como parte del rediseño de funciones y procesos bajo una perspectiva de nuevas formas de organización enfocadas en el gerencialismo; finalmente, se abordan los valores éticos, demócraticos y profesionales encaminados a fortalecer la eficiencia administrativa pública gerencial en pro de contribuir a las estrategias de las prácticas de la nueva gestión pública orientada desde el neoliberalismo por lo que la administración burocrática debe atender las demandas de la ciudadanía, en este contexto se requiere su participación, en donde el reclamo de la sociedad se centra en el empleo de mecanismos de rendición de cuentas y la transparencia, como ejes del desarrollo democrático. I.II Marco teórico conceptual: las teorías de la economía organizacional y la elección pública. La teoría de la elección racional y las teorías tradicionales de la psicología organizacional hacen enfásis en los análisis organizacionales, ignorando mucho acerca de la acción y la vida organizacional (Burrel and Morgan, 1979, Denhardt, 1981, Harmon and Mayer, 1986, White and Mcswain, 1990, Bailey, 1992). Sobre la teoría y la práctica en la administración pública los temas interorganizacionales se relacionan con la implementación de las políticas consistentes con el tema de la práctica analítica que evalúa las aplicaciones de la elección racional, específicamente la teoría de juegos. La nueva economía política en que se sustenta el gerencialismo evita el holísmo de la economía ortodoxa, para apreciar los fenómenos sociales en las instituciones, tales como la cultura corporativa, revisión de las políticas mediante análisis institucional comparativo, entre otros. Los dos pilares de la economía ortodoxa son la teoría neoclásica de la empresa y la teoría neoclásica de la conducta del consumidor; la primera de las mencionadas como una función de producción, es una construcción tecnológica en la cual se analizan los trabajos internos de la empresa, las formas y arreglos internos de la organización y su relación con el mercado. Es decir, no solamente se analizan los fenómenos internos sino también las relaciones contractuales con otras empresas. En tanto que la segunda, se basa en las preferencias y la restricción presupuestaria, por lo tanto, considera que el individuo interactúa en el mercado para aumentar su bienestar, escogiendo alternativas de consumo, teniendo en cuenta sus preferencias, que son externas a la teoría, es decir, se consideran como dadas. Los agentes económicos realizan transacciones mediante el uso de contratos, normas y procedimientos estandarizados para obtener economías de escala, reducir costos de transacción y una mayor eficiencia en las operaciones internacionales. Las críticas a la economía ortodoxa son, entre otras, que su enfoque es hacia lo colectivo más que a la acción individual, hay más preferencia por un acercamiento evolucionista más que mecánico a la economía y un énfasis en la observación empírica más que en el razonamiento deductivo (Klein, 1998). 43


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Este tipo de abordamiento conceptual y metodológico transdisciplinario se hace necesario en virtud de las limitaciones que los marcos teóricos existentes tienen, tales como la teoría de la economía neoclásica, la escuela de Frankfurt, la economía evolucionista y el denominado “realismo crítico”. Por otra parte, la teoría institucional ha sido criticada por darle mayor importancia a las explicaciones de la cultura, que de aquellas del poder y competencia de los mercados. Las instituciones se localizan en culturas y estructuras sociales, de ahí que las culturas son estructuras interpretativas, patrones de significados y sistemas de reglas, mientras tanto las estructuras sociales son expectativas que están atadas a las redes sociales, a los sistemas de roles y a las posiciones formales. En la nueva economía institucional, los aspectos políticos limitan los beneficios del comercio, como en las situaciones específicas de negociaciones asimétricas debido a que prevalecen intereses creados que originan conflictos distributivos. La economía institucional estudia la economía de los costos de transacción, la economía de los derechos de propiedad, la teoría del principal agente, los enfoques de economía constitucional y la elección pública. La economía de la organización se enfoca a los costos de coordinación y transacción de la actividad económica, bajo la tesis de que en condiciones de competencia perfecta, estos costos son cero, lo que permite usar al mercado como un modo de asignación de recursos, en el supuesto de que la información necesaria sea completa. La economía de la organización propone que las organizaciones son trascendentales y además susceptibles de análisis. El punto de vista neoclásico de cómo se comportan los mercados y como deben actuar las instituciones se fundamenta en la teoría de la elección racional (rational choice) de la economía organizacional. La teoría de la elección racional se sostiene en la hipótesis de que la conducta de elección de los individuos trata de maximizar sus propios niveles de satisfacción, supuesto que no puede afirmarse totalmente. Bajo el enfoque del rational choice propuesto por el neoinstitucionalismo, las instituciones tienen que diseñarse de tal forma que maximicen la racionalidad de los individuos, que maximicen el logro de beneficios y se reduzcan los costos de transacción de sus acciones sujetas a las relaciones del mercado. La economía organizacional se caracteriza por una coexistencia en un estado constante de tensión vigorosa pero creativa entre la intensa competencia de los mercados y las múltiples empresas2. A mayor competencia se generan estructuras de mercado más competitivas; por tanto, en un modelo competitivo, las organizaciones maximizan sus beneficios al contar con una tecnología que genere rendimientos constantes.

44

2 La interacción continua entre las empresas que se someten a una búsqueda incansable de nuevas formas que generan valor y los mercados que presionan a las empresas a rendir parte de este valor a otros.


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Los nuevos arreglos institucionales que dan origen a nuevas formas de gobernabilidad proporcionan beneficios que compensan ampliamente las inversiones que resuelven las relaciones contractuales-de acuerdo con la teoría de la agencia- entre el principal y el agente, mediante un conjunto de normas organizacionales e institucionales que determinan derechos y obligaciones de los empleados y reducen los comportamientos oportunistas a su mínima expresión. El problema principal de análisis en la economía de la organización es la adaptación, y para ello, se tiene el concepto de adaptación colaborativa como una forma consciente, deliberada y con propósito de trabajar a través de la administración. La adaptación involucra costos de transacción más bajos. La lógica de la adaptación autónoma y cooperativa conduce a una teoría predictiva de la economía organizacional (Barnard, 1938: 4; Williamson, 2000: 8-9). En la teoría de las decisiones colectivas de Coleman (1988) se integra lo micro y macro social sobre la base de la teoría de la elección racional considerando al capital social como recursos de los actores en forma de obligaciones y expectativas, capacidad de afluencia de información de la estructura social y sanciones de las normas. La teoría de la elección racional, de acuerdo con Coleman, es aquella en la cual cada actor3 tiene control sobre recursos4 e intereses en ciertos eventos. El nuevo gerencialismo da sustento a los acercamientos de la liberación administrativa y la administración centrada en el mercado de forma conservadora a través de la teoría de la elección pública. Se argumenta que quienes promueven estos dos tipos de administraciones aceptan los supuestos y principios conductuales que dan sustento a la teoría de la elección pública y la teoría económica organizacional en todos sus intentos y propósitos. A su vez, el diseño del Estado neoliberal y de la formulación de las políticas públicas, también se orientan y se ajustan a los fundamentos de las teorías de la elección racional y de la elección pública de la economía neoclásica. Los principios en que se sustenta el diseño del Estado definen la caracterización de sus estructuras burocráticas formalistas, procesos de toma de decisiones públicas altamente jerarquizados y centralizados, obsesión por la búsqueda de una racionalidad operativa que homologa los trámites administrativos y despersonaliza o trata por igual a los ciudadanos, la búsqueda afanosa de la calidad de los procesos que encarecen la entrega de servicios y bienes públicos sin que concurran los correspondientes beneficios, entre otros. La teoría de la elección pública explica el comportamiento económico y

3 Debiendo participar al menos dos actores. 4 El control de recursos es la base del sistema social.

45


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

político en función de la búsqueda de maximización de los beneficios de los individuos que realizan diferentes interacciones en un contexto institucional, el cual logra determinado equilibrio entre los principales agentes económicos y actores que realizan estrategias de negociación, competencia, formación de alianzas y coaliciones, entre otros. Esta concepción de la elección pública ha derivado en el fundamentalismo del mercado que considera que todo tipo de las interacciones humanas son reducibles a simples transacciones de mercado. March y Olsen (1995) critican este enfoque aduciendo que los intercambios ocurren entre actores desiguales en poder, por lo que no siempre son libres y buscan maximizar la utilidad, el sistema político basado en el intercambio económico tiene efectos morales perniciosos que debilitan los equilibrios de la gobernabilidad democrática como resultado de incentivar el beneficio egoísta5. De acuerdo con este enfoque de diseño del Estado, los individuos buscan la maximización de sus utilidades. La teoría de la elección pública se relaciona con el análisis de la administración del Estado moderno representado por el desempeño de los administradores y servidores públicos que persiguen la maximización de beneficios. Ello se basa en el nuevo gerencialismo6 que consiste en una mezcla compleja de la teoría de elecciones públicas y la economía organizacional, con la teoría de la agencia y la economía de los costos de transacción. Cabe indicar que las teorías de la economía organizacional y la elección pública están directamente comprometidas con una orientación del individualismo metodológico, debido a que se centra en el autointerés por encima de cualquier razonamiento que desestima los conceptos del interés público o bien público. En este sentido, el ejercicio directo de la autoridad en términos de costos de transacción es elevado, debido a que se monitorean sus responsabilidades con otros directivos; una acción típica que realizan las organizaciones para reducir sus costos es la realización de actividades de manera discrecional. Debido a esto, las teorías de la economía organizacional y de la elección pública asumen como supuestos que los administradores públicos están inclinados naturalmente y predispuestos para ser tramposos, mentirosos, y para engancharse en otros comportamientos oportunistas, porque buscan su propio beneficio. Estas teorías tienen en común valores y supuestos básicos sustentandos en que los seres humanos son actores económicos racionales, quienes buscan maximizar beneficios propios y se orientan por un autointerés competitivo. La teoría de la economía organizacional intenta determinar la vieja idea de que la eficiencia de la economía y la efectividad deben ser prioridades para la administración pública. Pollit (1990) asegura que el gerencialismo consiste enun conjunto de creencias, valores e ideas acerca del mundo y como debe ser. En

46

5 Desde el punto de vista del sistema político existe la responsabilidad por construir instituciones que incentiven su evolución positiva hacia mejores equilibrios entre el propio interés y el interés general. 6 Recordemos que se sustenta en la liberalización administrativa y la administración orientada por el mercado.


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

las organizaciones de alto desempeño, las personas tienen y mantienen valores7 que funcionan como guías o lineamientos para la realización de actividades en forma eficiente dentro de un medio ambiente cambiante. Se debe evaluar el desempeño organizacional, y al mismo tiempo definir si las organizaciones son lugares que permita trabajar en pos del fomento a los valores del servicio público y de la dedicación hacia el bien público. El Estado ha impulsado al mercado8 y no lo ha suplantado, ha promovido la coordinación de intereses privados, por lo que el desarrollo de una teoría que admita estas contribuciones importantes del Estado al desarrollo, sería más completa si trasciende los extremos de los postulados del desarrollo marxista que centra toda la importancia en el Estado, y de la teoría de la elección pública que considera al Estado como un predador o rentista. La sobrevivencia de las regulaciones pueden tener como explicación las teorías de la elección pública acerca de los grupos y la búsqueda de rentas. Así, las políticas elaboradas fuera de esta definición del Estado neoclásico son vistas como generadoras de rentas económicas que detonan corruptelas, las cuales son empleadas para recompensar a electores por el apoyo político. Por lo tanto, la racionalidad económica ha forzado a los Estado-nación a desmantelar instituciones y crear organismos regulatorios en un intento por alcanzar el concepto ideal de gobierno. Es decir, el concepto de un gobierno por el pueblo remite a preceptos y teorías de participación, de representación, de republicanismo cívico, de elección pública e incluso de campaña financiera, de un modelo mayoritario. El modelo mayoritario no es un problema para la democracia sino una consecuencia de la misma; las instituciones mayoritarias que sufren de las cargas de los procesos no tienen motivos para quejas cuando hacen mal uso del poder acordado por el sistema de la regla mayoritaria, aunque pareciera que esta regla es en sí misma no democrática, por lo que las decisiones vía las mayorías electorales no necesariamente son el camino para el buen gobierno, el cual se desarrolla mediante mecanismos que permiten a la sociedad su desarrollo socioeconómico. El reto está en identificar, definir e implementar algún tipo de obligación en el gobierno para aquellos que se ubican dentro de las minorías.

II. La redefinición de lo administrativo y lo político La administración de sistemas locales es capaz de conducir a una mayor eficiencia institucional, transparencia y rendición de cuentas en el desarrollo y entrega de servicios sociales. Los procesos de descentralización considerados como una estrategia de las prácticas de la nueva gestión pública con orientación 7 El estudio del papel que tienen los valores en el mejoramiento del desempeño organizacional no ha recibido la atención por parte de los administradores. 8 La teoría de la elección pública que considera al Estado como un predador o rentista.

47


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

neoliberal adapta la administración burocrática a las demandas de la ciudadanía, aumentan la participación política y el empleo de mecanismos de contraloría social y de accountability o rendición de cuentas. El ejercicio de redefinición necesariamente se rige por un acto de exposición de facultades y pretenciones, elementos que de forma subsecuente y relacionante van a embonar en contextualizar a través de características peculiares lo presente y ausente de dicho escenario, esta práctica bajo el talante de fundamental hacen del sistema político y administrativo dos referentes que ante la propuesta del gerencialismo se deben retomar como formas de cambio constante y operante, lo cual se contrapone a plateamiento de establecimiento definitivos e inamovibles. El binomio gobierno y sociedad civil deberá fortalecerse a partir de traducir sus acciones hacia el interés general democráticamente construido; al reconocer sus límites y cometidos especiales, y sus responsbilidades solidarias, lo que habrá de traducirse en la atención de la apertura de la administración pública, no a la manera racional de lo que los analistas de sistemas reconocen como interacciones formales con su medio ambiente, sino bajo la forma de democratizar su actuación, de transparentar sus procesos, de reconocer que hay otras instancias dignas de ser escuchadas y de que la propia administración no posee la verdad absoluta ni el derecho de imponerla a los demas actores sociales. También, la responsabilidad social de la administración de renovar sus formas de apropiación, ejercicio y control de los recursos que la sociedad le ha confiado y que, por tanto, son valiosos y estar dispuesta a sujetarse a la vigilancia y escrutinio sociales (Barrera, 2000). La necesidad de retomar el interés general de las sociedades deberá ser traducido como resultado del ejercicio gerencial dentro de la administración, por lo tanto, la falta de aplicación respecto de incentivar esfuerzos coordinados tendrá por resultado un desgaste considerable para el establecimiento de definición de ejes precisos que de forma estratégica van siendo referente hacedor de los individuos y, por ende, de las colectividades, por lo que el valor de conocimiento y apropiación van permitiendo el fortalecimiento de una acción inclusivarelacionante, misma que desde el enfoque gerencial incentiva al diálogo y la participación. Es entonces que la propuesta gerencial demanda para el sistema político su carácter receptivo y de apertura para nuevas influencias, mismas que desde una propuesta de carácter social demanda la revalorización de la democracia como forma viable para la toma de acuerdos y eficiencia del carácter de inclusión y participación de los diversos sectores sociales. Sin embargo, es entonces que el sitema político se debe asumir como referente receptivo de propuestas e influencias que se entretejen desde un debate de 48


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

esfera de opinión pública, sociedad civil y fuerzas al frente de grupos sociales; ejes que hacen de las vías de participación tanto de partidos políticos y de las elecciones como pautas de reconfiguración sugerente que bajo propuesta del gerencialismo se debata lo establecido y tenga por resultado acciones que asumen el talante incluyente-operante de los diversos sectores sociales. Es entonces la socialización de la información lo que faculta a las sociedades de una propuesta que forma, informa e incluye a los diversos miembros que participan dentro del colectivo social, de ahí que la necesidad de un redimensionamiento tanto facultativo como de orden, mismos que como efecto trascendente planteé la necesidad de ocupar nuevas propuestas que necesariamente demandan asumir riesgos que desestabilizan el confort conseguido por el equilibrio. Se revierte, por lo tanto, el sistema político como el ejercicio de un sector que asume su función bajo propuesta que ocupa la racionalidad de su ejercicio y el valor de aquello que se desempeña dentro de las estructuras con inminente cuota de poder que influye en el plano decisorio y, por consecuencia, va definiendo las características presentes en determinado espacio de desenvolvimiento. Es entonces que el efecto de racionalización de lo administrativo y lo político necesariamente expone la necesidad de abandonar el plano de la opinión, tomando resultados contundentes que reviertan a resultados positivos. III. El servicio público Una administración pública orientada por servir a lo público, al colectivo como origen de su desempeño obliga a repensar y a rediseñar sus funciones y procesos bajo nuevas formas de organización que propicien la transparencia y rendición de cuentas y tome en consideración las opiniones de los ciudadanos y los involucre en los procesos de toma de decisiones y formulación e implantación de las políticas públicas. Bajo el supuesto del “secuenciamiento”, para entrar a la reforma de la nueva gerencia que promueve una mayor flexibilidad en el empleo público, es necesario haber cubierto completamente la etapa de los servicios públicos que implica el servicio civil en los administradores de carrera. El establecimiento de un sistema de servicio civil de carrera contribuye aformar administradores profesionales más capacitados y entrenados que procuran hacer más eficiente la administración pública y a darle continuidad en sus programas. Una administración pública de más calidad, efectividad y estabilidad es sostenida por un sistema de servicio civil que dan mayor profesionalismo y coherencia a la continuidad de los programas de gestión gubernamental, a pesar de los cambios electorales y con ello las posiciones ideológicas. Por lo tanto, los procesos de la administración pública se sustraen de los manejos políticos que solo atienden a buscar los beneficios de grupos y facciones políticas en detrimento del beneficio colectivo. 49


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Los temas de servicio público han sido analizados con los principios de la vida democrática y se mira en tres temas importantes: las convenciones que rodean al anonimato del servicio público; los temas de rendición de cuentas que surgen de las nuevas formas de organización y entrega de los programas de gobierno y servicios, y pregunta acerca de la congruencia entre los valores políticos y el servicio público. Las organizaciones de servicio público se distinguen de otras organizaciones en que todas sus acciones son tomadas en cuenta por los requerimientos de la marca particular de la democracia. Estas son algunas de las características clave de las organizaciones que persiguen una misión y contratos de servicio público. Otros componentes de tal régimen que pueden ser considerados por inclusión son los siguientes: La evaluación del desempeño ético como las bases para nombrar y promover a todos los miembros del servicio público pero especialmente su liderazgo. En un sentido colectivo, las organizaciones administrativas ejercitan las influencias formativas. Esto es una falla para proveer liderazgo en el contexto de la institución profesional si se considera que el servicio público es más que una organización burocrática en este respecto crítico. Como parte de una misión principal de una organización que tenga por objeto preservar la herencia natural de una nación, la provisión de servicios públicos como el caso de estacionamientos, puede ser el principal vehículo organizacional, mayormente cuando se tiene lugar en un alto nivel de generalidad. Es difícil resolver problemas de conflictos jurisdiccionales entre agencias de servicios públicos simplemente distinguiendo entre centro y por tanto la periferia, ya sea sobre la base de la ordenación jerárquica de oficinas u organizaciones o sobre las bases de una distinción entre las responsabilidades para las políticas y para las operaciones. Se ilustra por el hecho de que muchas funciones de servicios públicos cuentan con el más grande impacto sobre las organizaciones con respecto al uso de la autoridad del Estado porque son desempeñados por aquellos en las líneas frontales de la profesión de servicio público. Esto es el proverbial burócrata a nivel de calle para entregar los servicios públicos y hacer exigibles las regulaciones. El acercamiento de gerencia pública ha enfatizado la importancia de administrar de abajo hacia arriba poniendo mucha atención en la calidad de la vida organizacional y el desempeño de la calidad en el servicio. Hay una necesidad por atención sostenida al estado de la ética del servicio público, lo que se necesita es ética por elección más que por eventualidad. El código del servicio público del Reino Unido9 por ejemplo, habla de la

50

9 Desde la década de los noventa en distintos países se realizaron conferencias que permitieron la discusión de puntos esenciales para instrumentar la ética en sus respectivas administraciones, Perú, Sudáfrica, República Checa, Corea del Sur. Fecha desde la que se ha legislado en torno a un código ético de los servidores públicos, entre ellos Francia, España, Estados Unidos de Norteamérica, Noruega, Holanda, Reino Unido, Australia, Nueva Zelanda, los Países Bajos, Finlandia, Dinamarca, Canadá, Inglaterra, Japón, Brasil, Venezuela, Argentina, México. (Bautista, Oscar Diego, s/f).


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

obligación de los servidores públicos para asistir a los gobiernos debidamente electos y constituidos con integridad, honestidad, imparcialidad y objetividad y para reconocer su rendición de cuentas al ministro. El Código de servicios del Reino Unido en vigencia en la década de los noventas empieza con la aserción de que el rol constitucional y práctico del servicio civil era asistir al gobierno debidamente constituido en la formulación de las políticas del gobierno y en llevar a cabo decisiones del gobierno y en administrar los servicios públicos. Similarmente el código de Servicio Público de Nueva Zelanda provee tempranamente que en términos amplios la primera prioridad para los servidores públicos es llevar a cabo las políticas del gobierno. Se argumenta que los servidores públicos deben servir a los intereses de la comunidad en general y de aquellos intereses que están determinados por los gobiernos electos debidamente. IV. Los valores del servicio público La racionalidad normativa muestra un movimiento de la organización a la institución, que legitiman las elecciones organizacionales en referencia a la misión y valores de la organización que sostiene la integridad organizacional. En un sistema democrático los servidores públicos necesitan que se les recuerde constantemente que no son políticos elegidos, sino nombrados servidores públicos, cuyos valores deben determinar lo que es en el interés público. El gobierno administra en función de los valores centrados en el mercado, eficiencia, resultados, iniciativa, flexibilidad, toma de riesgos, recompensas, más que los valores tradicionales de la administración, tales como estabilidad, equidad, eficacia, eficiencia legalidad, entre otros. Los valores son observados, al grado de que todos aquellos involucrados en las funciones definitorias de servicio público se oponen a la simple provisión de varios tipos de bienes y servicios, de tal manera que son inherentes a la profesión del servicio público. Por tanto, se reconoce que los valores del servicio público están invariablemente sujetos a la dinámica informal del comportamiento organizacional o la política de la oficina, y que estas dinámicas influyen en la adherencia a la administración del servicio público como una profesión.

51


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Tabla 1 - Valores de los códigos de conducta institucionales Estados Unidos Abstenerse de intereses personales Conservación del patrimonio Dedicación Denuncia de actitudes antiéticas Ejecutar sus deberes (responsabilidad) Evitar apariencias indebidas Honor y mérito Lealtad a la constitución No comerciar con el cargo No aceptar regalos ni sobornos No comprometer al gobierno No lucrarse (integridad) Imparcialidad Obediencia

Reino Unido

España

Desinterés Humildad Integridad Liderazgo Objetividad Responsabilidad Transparencia

Austeridad Accesibilidad Credibilidad Dedicación alservicio Ejemplaridad Honradez Igualdad de género Imparcialidad Integridad Neutralidad Objetividad Promoción cultural y medioambiental Responsabilidad Transparencia

México

Argentina

Bien común Entorno cultural y ecológico Generosidad Honradez Igualdad Imparcialidad Integridad Justicia Liderazgo Rendición de cuentas Respeto Transparencia

Aptitud Capacitación Colaboración Declaración patrimonial Decoro Denuncia de actitudes antiéticas Dignidad Discreción Ejercicio adecuado del cargo Equidad Equilibrio Evaluación Honor Idoneidad Igualdad de trato Independencia de criterio Justicia Legalidad Obediencia Probidad Prudencia Responsabilidad Templanza Tolerancia Transparencia Uso adecuados de los bienes Uso adecuado del tipo de trabajo Uso adecuado de la información Veracidad

Fuente: Bautista (2007). “Los códigos éticos en el marco de las administraciones públicas contemporáneas. Valores para un buen gobierno”.

referente de bien común lo que permite la prevalencia de disposiciones en cuanto que su propósito es de orientar la conducta del servidor público, lo cual a su vez

la dignidad del individuo y la responsabilidad de sus funciones como parte de asumir obligaciones y funciones. 52


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

La nueva gestión pública se orienta al cambio de las estructuras institucionales actores individuales. Una gestión pública de calidad alienta la sinergia social orientada a incrementar los servicios a la sociedad a través de profundos cambios en las estructuras institucionales del gobierno y del establecimiento de condicionantes como el establecimiento de una sociedad con un ambiente de legalidad, civilidad y cumplimiento de la ley, actualización constante de la normatividad de la administración pública para adecuarse a los cambios del entorno y los valores, de los movimientos sociales y de los nuevos procesos políticos, demandas sociales, tendencias en la participación y corresponsabilidad ciudadana, entre otros. La creación de capital institucional y social da sustento a los valores, normas y arreglos entre los diferentes agentes económicos y actores políticos y sociales. Los términos de valores y principios son con frecuencia usados intercambiablemente como ayuda en el desarrollo de un código de conducta de servicio, para considerar los principios como estándares básicos de conductas personales que pueden ser usados para conectar amplios valores a centrada en la referencia a los valores, y que es usada para el análisis de las que tienen determinados valores. la sociedad y del Estado nación para promover causas comunes y sobre la base de una comunidad de valores fundamentales y estándares de los grupos que forman la sociedad permite la expresión de la pluralidad de la sociedad y cuya meta se orienta a la abolición de las diferencias culturales. Los integracionistas demandan que todos los miembros de los grupos asentados en un territorio formen una comunidad mediante la internalización y conformidad de valores, sin dejar de reconocer el derecho de las minorías para expresar su propia cultura en los dominios intercambiables de lo público y privado. Un asociacionismo denso en un medio ambiente político y económico que propicie el respeto de los valores e intereses de todos los actores sociales, son las condiciones básicas de todo sistema liberal democrático. Las actividades de la sociedad civil consolidan la democracia a partir de formas asociacionistas código de conducta debe salir de las tres categorías de valores que necesitan ser incluidos: Valores éticos, valores democráticos y valores profesionales.

53


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

IV.I Valores éticos Los valores éticos pueden usualmente ser vistos como una fuente de la cual los principios y reglas son derivados. El compromiso para compartir los valores éticos es probable que sea fortalecido por la consagración en un documento formal, por ejemplo, en un código de conducta, código de ética o en una declaración de valores. Si existe una declaración de valores, incluyendo los valores éticos, ya sea como parte de un plan estratégico o como un documento separado, debe ser, por lo tanto, un código de ética o conducta ligado a la declaración de valor que establece los principios generales de la conducta ética. Un componente potencialmente valioso del marco de referencia de los servidores públicos es un código de conducta, en donde además cualquiera de las reglas para la ética del servicio público debe estar firmemente enraizada en los valores éticos, de tal forma que los servidores públicos entiendan los apuntalamientos de estas reglas. El contenido ético de un código de conducta debe considerar que la conducta de los servidores públicos debe estar basada en una clara declaración de las obligaciones éticas fundamentales de los servidores públicos. Estas obligaciones pueden ser expresadas en términos de los valores éticos fundamentales, centrales y de los valores que apuntalan los principios y reglas de conducta. Por ejemplo, los valores éticos de integridad y justicia subrayan el principio de los servidores públicos de que no deben usar sus oficinas públicas para la ganancia personal. Este principio en turno subraya reglas detalladas como aquellas que proveen que los servidores públicos no deben buscar servicios personales mediante la recepción de tratamientos personales. El énfasis en esta obligación alerta a los servidores públicos a la importancia de sus rendiciones de cuentas últimas al ejecutivo político, a la consideración crítica de toda la ciudadanía en todos los sistemas políticos. Mientras se pueda proveer un fundamento sólido para el discurso ético y la acción ética es solo una parte de un régimen de ética comprensible. Similarmente, las reglas detalladas contra la discriminación derivan del principio de que los servidores públicos deben tratar a todos los ciudadanos justamente, un principio que está basado en los valores éticos como el respeto y la justicia. Se argumenta la importancia de examinar el contenido ético del código de conducta del servicio público y la relación entre los valores éticos, principios y reglas. Más allá de un código de conducta amplio de servicio público, o declaración de principios que establecen los valores que son inherentes al concepto de servicio público, es un medio de ayuda pero insuficiente para promover y reforzar la conducta pública.

54


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

En el ejercicio del servicio público lleva implícita una dimensión ética importante, para ello las reformas de dicho servicio se orientan en el establecimiento de una ética la cual tiende a delinear los componentes, sugerentes de un marco de referencia que motive a preservar el orden de la acción pública. Las comunidades que comparten valores éticos son las formas organizacionales más efectivas, por lo que las personas que las forman pueden ser las más eficaces sin que renuncie a su comunidad. La política social debe fundamentarse en los valores éticos que definen los objetivos del desarrollo, la racionalidad económica que les sirve de base y los medios y capacidades para su logro. Finalmente, los valores éticos son el resultado de una expresión cultural, es una forma de dominio de la razón sobre el instinto, lo cual ha permitido establecer valores fundamentales tanto individuales como sociales. En este sentido, la consecución del bienestar social casi siempre exige restricciones al bienestar individual pero estas deben de tener un límite. IV.II Valores democráticos La globalización económica o apertura económica está relacionada con las prácticas de una economía capitalista basada en la liberalización del mercado mientras que la globalización política está referida a la práctica de los valores democráticos. El modelo de desarrollo neoliberal con su estrategia que favorece a los capitalistas, estimula la formación y funcionamiento de una sociedad civil motivada en los valores democráticos que se contraponga a las decisiones autoritarias del estado, reduzca sus funciones para dar más campo de acción al libre mercado de ello que se desprenda de este agente de acción participante, la necesidad de la formación del ciudadano como referente primordial de autodeterminación y gobierno, de ahí entonces que la propuesta del valor ético respecto de la democracia se desprenda como referente de responsabilidad por la tarea que se asume dentro del aparato ejecutor que promueve como máximo referente la justicia social en pro del establecimiento del orden social. Es entonces que de acuero con la propuesta de Parker (2005) indica que los valores democráticos son aquellos que las personas tienen en común junto a sus muchas diferencias. Los valores democráticos son valores generales. Surgen de ciertas circunstancias históricas y conflictos. Sin embargo, su repercusión o campo de incidencia varía de acuerdo con la pauta de significación y sentido respecto del individuo e inclusión como parte de los colectivos, por lo tanto el respeto a la diversidad pasa a ser un eje fundamental, pero a su vez un punto de inflexión debido a que establece lineamientos excluyentes que se definen a partir de una condensada propuesta precursora del ‘orden’ como referente conformador de las sociedades.

55


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Sin embargo, mientras que se promueven los valores democráticos se apoyan las dictaduras de poder de los estados, como órganos clienterales, los cuales reprimen movimientos democráticos para beneficiar a empresas y sus productos, de ahí que la cuestión valor democrático influye como agente de resguardo para depurar aquellos elementos surgidos como parte de una propuesta no deseada, la cual se avecina como contraria a lo establecido, la cuestión de adoctrinamiento y beneplácito serán elementos plausible e intermitentes dentro del valor supremo de la democracia, y sus repercusiones como ejes sine qua non los cuales funjen como puntos de medida inclusiva la particiáción de los individuos. Por valores democráticos se han de entencer por ejemplo, el compromiso al interés público, la lealtad a la justicia y la legalidad, rendición de cuentas, integridad y sinergia organizacional, confianza y formación de capital social, transparencia, responsabilidad, respeto por la ley y la rendición de cuentas. Cabe indicar que se retoman estos valores democráticos, de acuerdo con la repercusión de identificción e incidencia en el campo significativo del amplio contenido ético sustancial, lo cual permite fungir como pautas que atraen al interés individual y, por consecuencia, motivan a las colectividades. Por lo tanto, la importancia de hacer énfasis en ciertos valores es motivada por el hecho de que la propuesta es un principio contenedor e incluyente de transformación de los escenarios o en su defecto restablecimeinto del mismo. Es entonces que la propuesta de la administración pública respecto de la democracia y su implicación de valor como consecuencia de su ejercicio, hace viable la propuesta del gerencialismo abordado como conjunto de ideas y creencias, que tiene como valores más importantes: la administración en sí misma, el objetivo del incremento continúo de la productividad y la orientación al consumidor (Camou, 2001). En operación es que entonces el gerencialismo permite el desenvolvimiento y apropiación de una porpuesta que contrapone la imposición y sujeta la acciónoperante en un servicio público orientado, el cual se establece metas claras en favor de brindar referentes que contribuyan a la formación integra del ciudadano que bajo esta dinámica propositiva asume el papel de consumidor. Dicha dinámica de consumo le convierte en cliente, el cual al demandar servicios exige en efecto recíproco la satisfacción plena de sus demandas asumiendo la búsqueda de equilibrio entre la propuesta de lo que se quiere y lo que se necesita. El ciudadano por lo tanto, al ser atendido como cliente, facilita el proceso de medición de los resultados por lo que despierta y permite unificar vías de oportunidad que asumen riesgos y tiene, por consecuencia, el restablecimiento de nuevas alternativas que fomenta cambios y transformaciones que pueden tener los clientes al interior de las propias organizaciones o en cualquier otra parte del servicio público. 56


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

a) Lealtad a la justicia y la legalidad El compromiso al interés público como parte de la visión gerencial redunda en el individuo, en términos económicos, como un consumidor (o usuario) y en términos políticos como un ciudadano. He aquí que se atiende la propuesta como estrategia que supone la puesta en funcionamiento en una estructura administrativa reformada, la cual se va actualizando de forma constante, es entonces que la idea de lealtad redunda en una descentralización y delegación de autoridad, esto entonces establece la reconfiguración de un organizativoadministrativo, el cual resulta adecuado para cada uno de los sectores operativos. He aquí que entonces la justicia refiere a lo social como considerando que fomenta al incremento de las capacidades de la sociedad, lo cual por consecuencia exige reconocimiento de mayor autonomía y libre iniciativa, por lo que demanda también incrementar las capacidades del gobierno y su aceptación respecto de los miembros como miebros fundamentales para la construcción del escenario en el que se desenvuelven las colectividades. La gobernabilidad de la sociedad como objetivo de la democracia es entonces que asume riesgos dentro de los procesos de informalización de la política democrática, mismos que han modificado los vínculos de lealtad entre el Estado y la ciudadanía. La democracia representativa institucionalizada en el estado social del Derecho cumple con los requerimientos de la ética que convierte en inexcusable la lealtad de los decisores. Los incentivos morales que se debaten dentro de la dinámica interna de la administración pública y las organizaciones, su margen de influencia será menos efectiva a consecuencia de la repercusión e influencia de las decisiones mismas que se expanden de acuerdo con órdenes de relación o, en su caso, por la etiqueta de obediencia de la que se configura su atención. He aquí, que entonces se atenúa el sentido de responsabilidad personal, además que las organizaciones como colectivos representativos establecen sus propias normas de lealtad, lo cual tiene por espectro de influencia el que los individuos cambien sus criterios de toma de decisiones respecto de factores a largo plazo, tales como la lealtad de los grupos y el afecto a los partidos, por consideraciones que se construyen en el corto plazo de preferencias políticas, lo cual no les exime de evaluaciones de desempeño por parte de los colectivos sociales. Si bien el referente de colaboración en demasía es influenciado por el acceso que se tiene al poder dentro de la función pública, es decir, el compromiso entre dos grandes planos respecto de la función pública como lo son bajo proceso de elección popular o en su defecto por nombramiento para ocupar alguno de los cargos administrativos u operativos, entonces es que el referente de justicia y legalidad fortalcen a la propuesta de lealtad como forma responsable en la que se asumen funciones encaminadas a delindar responsabilidades. 57


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

El respeto desde un entramado democrático, por lo tanto, hacen de la justicia el valor más importante para organizar la vida pública de los colectivos (Vargas y Ortega, 2006), se asume entonces que la justicia es quien influye sobre la democracia y no de forma contraria, esta pauta es la que hace de la democracia una propuesta consolidada con fondo y forma bien establecidos, lo cual permiten ubicar de manera detallada los espacios de oportunidad que al ser atendidos van fortaleciendo una forma de organización viable por su significación para los miembros, y entonces es que el elemento de legalidad se asume no bajo la forma de imposición, sino de espacio de oportunidad que asegura al individuo su realización respecto de la propuesta de libre tránsito, determinación y acción. La pluralidad a los estilos de vida y su protección serán considerandos fundamentales ya que permiten a la democracia fortalecerse respecto de la influencia por el valor agregado de lo acontecido con la justicia y la legalidad, las cuales necesariamente ostentan propósitos diferenciados o contrapuestos y buscan consolidarse para asumir y representar la opción viable que al conjuntar cuotas de relación, representan poder y, en consecuencia, atiende a un referente de atención fundamental respecto del establecimiento de prioridades. He aquí que entonces la lealtad a la justicia y la legalidad desde la responsabilidad sobre la democracia demanda para la propuesta gerencialista asumir una postura de compromiso a la función pública desde el principio de servicio, lo cual obliga a establecer y atender códigos de conducta, que si bien describen roles y responsabilidades del servicio público, sin embargo, son aspectos fundamentales para el éxito o fracaso de tal o cual alternativa de propuesta. Es entonces que la obtención de la pretención esperada es resultado de pautas concretas que no deja a la deriva el hecho concreto que se vislumbra lograr. b) Rendición de cuentas En el aspecto político se mencionan avances en la democracia, la transparencia y rendición de cuentas de las instituciones de gobierno. La democratización del Estado y nueva gestión pública son procesos que se correlacionan y se adecuan dependiendo de las situaciones diversas de los estados nacionales. La idea de un gobierno del pueblo remite al precepto de la rendición de cuentas de los actores del gobierno. La gobernanza (governance) es un producto conformado por redes intra e interorganizacionales que implica los fenómenos de la co-dirección y la co-gestión desde mecanismos de responsabilidad, transparencia y rendición de cuentas instrumentadas mediante el diseño de estructuras de governance inclusivas y supervisadas por el gobierno. El control social es un instrumento para lograr una mayor rendición de cuentas que son prácticas incompatibles con las patrimoniales. La rendición de cuentas societal la delimita O’Donell (1999) como un “mecanismo no electoral, pero vertical, de control de autoridades políticas que 58


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

descansa en las acciones de un múltiple conjunto de asociaciones de ciudadanos y de movimientos y sobre los medios, acción que tiene como objetivo el exponer los errores gubernamentales, trayendo nuevas cuestiones a la agenda pública, o de activar el funcionamiento de agencias horizontales”. El autor distingue dos direcciones de rendición de cuentas horizontal, la transgresión ilegal por parte de una agencia estatal de la autoridad de otra y la corrupción que consiste en ventajas ilícitas que los funcionarios obtienen para sí mismos y/o sus asociados. Los efectos de estimulación de accountability horizontal y de inducción de accountability societal vertical son importantes para entender la dinámica de la política democrática. Los efectos que se encuentran en las interacciones de los diferentes tipos de accountability son los más importantes. Por lo tanto, es necesario identificar reglas, mecanismos de cumplimiento o normas de comportamiento que incapacitan o tornen costoso el uso del poder discrecional por el soberano (Nahallel, 2000). O’Donell (1999) define la rendición de cuentas horizontal. La existencia de agencias estatales que tienen autoridad legal y están fácticamente dispuestas y capacitadas (empowered) para emprender acciones que van desde el control rutinario hasta sanciones penales o incluso impeachment, en relación con actos u omisiones de otros agentes o agencias del Estado que pueden, en principio o presuntamente, ser calificadas como ilícitos. La rendición de cuentas horizontal de balance es la que ejercen los poderes ejecutivo, legislativo o judicial con apego a las disposiciones constitucionales. La rendición de cuentas asignada es la que se efectúa a través de agencias creadas para la eficaz supervisión, prevención y sanción en forma proactiva y continuada de acciones u omisiones ilegales de otras agencias del Estado. La rendición de cuentas es hacia arriba, a los miembros de la organización, hacia abajo en un sistema de democracia participativa y a los grupos de interés y consumidores. La rendición de cuentas del gobierno local se realiza en los niveles interno, en niveles externos, estatales y nacionales, en la sociedad y en otros organismos cooperantes, instituciones financieras y acreedoras, entre otros. La administración de sistemas locales es capaz de conducir a una mayor eficiencia institucional, transparencia y rendición de cuentas en el desarrollo y entrega de servicios sociales. Los procesos de descentralización considerados como una estrategia de las prácticas de la nueva gestión pública con orientación neoliberal adapta la administración burocrática a las demandas de la ciudadanía, aumentan la participación política y el empleo de mecanismos de contraloría social y de accountability o rendición de cuentas. Estos procesos de accountability involucran las formas tradicionales de rendición de cuentas, tales como las auditorias, las reglas procesales y la 59


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

revisión parlamentaria y de nuevas formas como el control social, contratos de gestión y de competencias. Un instrumento de las organizaciones de la sociedad civil para la construcción de la cultura de rendición de cuentas es la inclusión de mecanismos de monitoreo y auditoria social. La auditoría social que deben instrumentar el Estado y la sociedad integrada por componentes de usuarios y grupos sociales a través de los agentes responsables en una cadena de control que se inicia con la formulación y va más allá de la ejecución mediante mecanismos de exigencia de rendición de cuentas que es el Estado. La implementación de un sistema fortalecido en eficiencia administrativa pública gerencial que propicie una rendición de cuentas clave para contribuir al marco de legalidad, ello supone la existencia de un sistema democrático con reglas de ley operativas bien establecidas, hecho por el cual las desigualdades estructurales quedan expuestas haciendo vulnerable el contexto del espacio para el establecimiento de referentes precisos que de forma estratégica permiten monitorear cuanto acontece con la dinámica de los recursos tanto humanos como económicos y, en consecuencia, tomar decisiones precisas respecto de su accionar y subsecuentes resultados. La rendición de cuentas permite desde la propuesta gerencialista dotar de mayor control respecto de la socialización de la información por los altos directivos, lo cual hace diferencia respecto de las organizaciones burocráticas tradicionales que son más complejas a partir de una multiplicidad de funciones que afecta la organización y su forma de toma de decisiones dígase vertical u horizontal. La recuperación del poder por la sociedad consiste en dar a los procesos democráticos un sentido de gobernabilidad democrática que confiera al ciudadano participación en las decisiones y en la exigencia de la rendición de cuentas de las autoridades. Se argumenta que el mayor problema de la rendición de cuentas democrática en el nuevo acercamiento, es que constituye una relación cambiante entre los oficiales electos que tienen una autoridad de arriba hacia abajo sobre las burocracias públicas y los administradores en la nueva gerencia pública. Sin embargo, uno de los más grandes problemas de la nueva gestión pública es mantener y administrar el control de abajo hacia arriba de todos los oficiales y funcionarios, aquellos nombrados y contratados a través de contratos temporales de prestación de servicios, así como aquellos seleccionados para contratación definitiva. Las organizaciones del sector público, los departamentos tradicionales o nuevas agencias deben de respetar los valores más importantes que son exigibles en la rendición de cuentas por ellos. Debido a que la rendición de cuentas interna del servicio público está íntimamente conectado a la buena administración pública, el organismo encargado de la vigilancia debe servir para aconsejar al gobierno en temas centrales de servicio público y administración pública sobre las bases en las cuales se están implementando. 60


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Con respecto a la rendición de cuentas y las nuevas formas organizacionales, un ejemplo del nuevo ambiente para los valores del servicio público es el advenimiento de los modelos organizacionales alternativos para entregar programas y servicios, tales como servicios distintivos o los programas de entrega de las agencias. Por ejemplo, Hage and Finsterbusch (1987) identifica cuatro modelos organizacionales básicos y posteriormente dos más en sus trabajos para mejorar el desempeño burocrático en los países en desarrollo. De hecho, algunas sugerencias de investigación de rendición de cuentas pueden ser significativamente fortalecidas por tales arreglos organizacionales. El modelo emprendedor en la nueva gerencia pública es problemático cuando se implementa debido a que se apoya con argumentos persuasivos que tratan de demostrar el tema de la rendición de cuentas democrática. Desde la perspectiva de la nueva gerencia pública se pueden incrementar los controles para mejorar la rendición de cuentas de la entrega de bienes y servicios a la ciudadanía de una comunidad determinada. El modelo ejecutivo de rendición de cuentas de la organización pública debe ser con claras líneas de autoridad y rendición de cuentas (Moe y Gilmour, 1995). Puede ayudar a asegurar que los diseños organizacionales y las prácticas administrativas trabajan para una mayor claridad y precisión en la rendición de cuentas del servicio público. La rendición de cuentas de los oficiales públicos debe mantenerse responsable de sus acciones, lo cual involucra contabilidad y auditoría efectiva, descentralización, micro nivel rendición de cuentas a los consumidores y un papel de organizaciones no gubernamentales. Una administración pública orientada por servir a lo público, al colectivo como origen de su desempeño obliga a repensar y a rediseñar sus funciones y procesos bajo nuevas formas de organización que propicien la transparencia y rendición de cuentas y tome en consideración las opiniones de los ciudadanos y los involucre en los procesos de toma de decisiones y formulación e implantación de las políticas públicas. En la dimensión política, el gobierno no puede delegar la rendición de cuentas como lo hace con la previsión de los servicios porque debe responder directa o indirectamente como autoridad a la población. El gobierno puede delegar la provisión de los servicios pero no puede delegar la rendición de cuentas. Para que la governance sea efectiva debe considerar como requisitos el establecimiento de metas, la resolución de conflictos y juegos de suma diferente a cero, proceso ajustable, actividad diferenciada, y rendición de cuentas. Así la democracia es un valor institucionalizado que no cubre las expectativas de la ciudadanía la que se fomenta por la receptividad a las demandas de los electores, la rendición de cuentas y el derecho que tienen los electores a destituir a los gobernantes electos (Sartori, 1999). 61


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

c) Integridad y sinergia organizacional La integridad y sinergia organizacional tienen relación directa con los dilemas del desarrollo de las instituciones. Las relaciones de integridad interorganizacionales inducidas por los donadores y asesores en el campo trabajadores hacia el interior de las organizaciones. Sin embargo, los estados predatorios crean y desarrollan sus relaciones con los líderes empresariales para mantener sus propios intereses con niveles bajos de integridad y sinergia organizacionales. La tesis Weberiana de integridad organizacional usa la idea de sinergia, la cual burócratas del servicio público. La integridad organizacional en el concepto de Weber (1982, 1946) asocia las burocracias formales y el Estado de derecho universal con el desarrollo económico. En los inicios del siglo pasado, Max Weber (Weber, 1978) argumentó que el tipo puramente burocrático de La irresponsabilidad e indiferencia de las organizaciones para dar respuesta a las necesidades de los diferentes grupos de intereses da lugar a muy bajos niveles de integridad y sinergia organizacional. Una integridad organizacional sin que tenga sinergia resulta en bajos niveles de productividad. El exceso de burocracia en los aparatos administrativos del Estado y la ausencia de una sociedad civil ejemplo, una combinación de poca integridad y sinergia organizacionales contribuyen muy poco en los resultados de desarrollo, sobretodo tiende a reducir el promedio de los estándares de calidad de vida (Ver esquema 1). La emergencia de condiciones históricas que erosionan las relaciones de integración y desarrollo comunitario está en función de los bajos niveles de integridad y sinergia organizacional. Los estados predatorios son efectivos por su capacidad para llevar a cabo sus propias agendas estrechas, en parte porque mantienen el monopolio de la violencia, y por su miopía organizacional

62


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Esquema 1 - Integridad y sinergia organizacional

Fuente: Elaboración propia con base en Moyano Estrada (2001).

Para preservar cualquier característica individual, los administradores públicos deben ejercitar integridad. Los administradores públicos realizan las tareas requeridas para defender su agencia contra los ataques, para seguir las reglas escrupulosamente, para evitar cualquier ineptitud organizacional, corrupción, libertinaje o criminalidad. Igualmente, los administradores realizan tareas para prevenir los recursos de la agencia y la autoridad que puedan ser usados para propósitos inconstitucionales, ilegales, prohibidos o no sancionados e incluso para propósitos por los cuales la autorización no es patentemente explicita. Además adquieren especial relevancia las capacidades organizacionales y su acción política bajo el concepto de integridad organizacional. Las agencias de desarrollo de las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales que trabajan para transferir capacidades y recursos a las comunidades, necesitan cultivar la integridad y sinergia organizacional. De ahí que, sea la demanda de la dinámica social la que va referente de espacio con características meramente objetivas de acuerdo a la Las cambiantes prioridades son estratégias trascendentales dentro de las actividades organizacionales, puesto que hacen que las funciones y la efectividad de las agencias de desarrollo regional, constituyan un requerimiento 63


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

para ser investigadas, examinadas y monitoreadas, lo cual permite a través de un análisis ubicar las oportunidades y limitaciones que pueden ser atendidas, para con ello asumirlas como espacios de oportunidad que hacen de los efectos opuestos, referentes de flujo que potencializan la consecución de metas. Sin embargo, las agencias de desarrollo regional no son organizaciones unificadas en roles conductuales coherentes, por ello, existe la necesidad de enfatizar respecto de las prioridades y metas, teniendo por consecuencia la sincronización de esfuerzos orgánicos que por la operacionalización de las distintas fases, hacen de las áreas de trabajo espacios de innovación propositiva donde liderear solo cumple con la función de planificar los esfuerzos, y mantener atención despierta respecto de los resultados reflejados a partir de, las producciones o productividad del elemento planeado. d) Confianza y formación de capital social La participación ciudadana cumple con dos objetivos: permitir a los gobiernos avanzar en sus agendas de reformas neoliberales, a la vez que justifica el retiro del Estado en cuanto a responsabilidad social. En este sentido, podemos argumentar que uno de los ejes del modelo de desarrollo neoliberal es la formación de ciudadanos participativos, solidarios, organizados y con el suficiente capital humano que les permita hacerse cargo de sí mismos. Los estudios de Putnam sostienen que existe una estrecha relación entre capital social y desarrollo económico. El concepto de capital social ha cobrado una relevancia incuestionable en las últimas décadas (Durston, 2002; Portes, 1998; Ramírez, 2005; Putnam y Gross, 2003; Millán y Gordon, 2004). A pesar de ser controversial este concepto, tiene relevancia ya que las políticas públicas de desarrollo de las últimas décadas, en el ámbito global, lo han incluido como uno de sus componentes principales. Una evidencia de lo anterior es que el capital social se ha posicionado como eje transversal en los programas de intervención en grupos sociales marginados. Se parte de la idea de que es un recurso vital, y por tanto se hace necesario invertir en él para la conservación y fortalecimiento del desarrollo. A pesar de que la postura de Putnam ha sido ampliamente criticada, sirvió para poner de relieve la relación existente entre cultura, capital social y desarrollo (Portes, 1998; ver también Kliksberg, 1999). Si se analizan estas tendencias dentro del marco de la aplicación del modelo neoliberal, se observa que el concepto presenta una funcionalidad muy clara para este (Ramírez, 2005, Sisiiäinem, 2000, Ortiz, 2010). Con este modelo, se modifican las funciones del Estado ante los ciudadanos, estos últimos deben adquirir nuevas responsabilidades y prácticas que doten de funcionalidad a las políticas neoliberales. Se trata de modificar la visión que se tiene sobre el papel del Estado, el mercado y la sociedad. 64


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Con base en conceptos sociológicos y antropológicos se modificó la estrategia de desarrollo pasando de la inversión en recursos materiales (que buscaba resolver los problemas en lo inmediato) a la inversión en capital humano (que busca la resolución de los problemas a largo plazo y de una manera sostenida) (Montufar, 2001). Más tarde se incorporó el concepto de capital social, ya que el capital humano no garantizaba la sustentabilidad de un proyecto de desarrollo; dado que el neoliberalismo es un proyecto donde el componente cultural es importante. Otra característica de la propuesta de Coleman es que considera que el capital social es a la vez una propiedad individual y colectiva, a diferencia de Putnam, quien sostiene que es un bien colectivo (Millán y Gordon, 2004). El capital social como propiedad individual tiene que ver con el grado de integración social de una persona y con la capacidad para hacer una red de contactos sociales. Implica relaciones, expectativas de reciprocidad y comportamientos confiables, y mejora la eficacia privada. Es un bien colectivo si, por ejemplo, todos los miembros de un vecindario siguen normas tácitas de solidaridad con los demás y de no agresión, los niños podrán caminar a la escuela con seguridad y el capital social estará produciendo orden público (Coleman citado en Kliksberg, 1999: 87). El concepto teórico y empírico de capital social es significativo porque se considera un recurso que soluciona dilemas estáticos de acción colectiva de los grupos y organizaciones. El análisis de los dilemas del desarrollo de las organizaciones en las comunidades permite determinar la importancia de la función que tiene el nivel de capital social. Merton (1957) considera un sitio de investigación estratégica el análisis de los dilemas del desarrollo básico en las sociedades de privación, pobreza y de exclusión social que confirma una tarea de abajo hacia arriba y que permita acoplar a los requerimientos económicos de los grupos sociales. El capital social comprende un rango de dimensiones sociales para desplegar atributos clave para la resolución de dilemas organizacionales dinámicos mediante la influencia que la acción colectiva tiene en las relaciones sociales. Sin embargo, este enfoque no resuelve las consideraciones sobre los contenidos de las relaciones sociales, su infraestructura como medio para facilitar los mensajes inherentes a la formación de capital social. Los tipos de relaciones sociales que implican desconfianza y confianza, malicia y honestidad, orden y desorden, se implican más con las diferentes formas de capital social que con las formas organizacionales. Las diferentes combinaciones de capital social son estratégicamente requeridas para el desarrollo económico de las firmas con base en argumentos que sustentan que las relaciones entre el Estado y la sociedad son inherentemente una estrategia de juego suma cero. 65


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

El modelo de capital social de Portes y Sensenbrenner (1993) identifica los antecedentes y efectos así como las condiciones y aspectos positivos y negativos de las dinámicas de relaciones de capital social, dentro y entre los grupos particulares de las organizaciones y comunidades para facilitar dinámicas más complejas de intercambios económicos. El capital social se desarrolla en niveles micro y macro que se integra en formas distintas. Esquema 2 - Capital social ampliado

Fuente: Elaboración propia con base en Moyano Estrada (2001).

Una sociedad con altos niveles de capital social permiten el acceso de los miembros de grupos a mayores recursos y apoyo psicológico, al mismo tiempo que se reducen los costos de transacción. Por otra parte, un nivel de capital social negativo da lugar a altas demandas personales a los miembros con restricciones al uso libre de los recursos comunitarios, sobretodo mediante el uso de mecanismos coercitivos que no son de mercado para los grupos más marginados, sin que se les permita avanzar a través de su esfuerzo personal. 66


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

El capital social como emprendurismo étnico, las investigaciones de Portes y Sensenbrenner (1993) y Portes (1998) en las comunidades de inmigrantes de Estados Unidos concluyen que el capital social de diferentes grupos con distintas características culturales y fenotipos es alto. Esta situación da lugar a prejuicios en contra de estos grupos lo cual hace que se incrementen las confrontaciones con otros grupos, disminuyan sus probabilidades de entrada y salida y se les discrimine para tener acceso a mayores oportunidades económicas y recompensas. La formación positiva del capital social en las organizaciones y comunidades tiende a producir otras cualidades también positivas en el uso de los bienes públicos. En las organizaciones y comunidades donde no existe o está erosionado el capital social, se promueven los conflictos y la discriminación entre los miembros de los diferentes grupos. Si se resuelven o disipan estos aspectos negativos. e) Transparencia La calidad del ejercicio democrático del poder depende de la acción conjunta de dos elementos: por una parte, de la naturaleza de las instituciones del Estado, la responsabilidad y transparencia de los funcionarios estatales, y por la otra, de la naturaleza de la sociedad civil y su capacidad para ejercer control sobre el aparato del Estado (Unesco, 1997). El buen gobierno propicia beneficios que facilitan la participación ciudadana, mantienen la estabilidad política, garantizan la transparencia y la existencia de un estado de derecho que crea confianza entre los ciudadanos (Orozco, 2001). Los estados latinoamericanos se encuentran en procesos de transformación institucional bajo las premisas de que el mercado es mejor asignador de recursos de la economía y de que las funciones del Estado deben lograr una mayor eficiencia, transparencia y probidad en el uso de los recursos orientados a la promoción del crecimiento económico igualdad de oportunidades en la satisfacción de las necesidades y demandas sociales, fortalecer la participación de los ciudadanos y la defensa de sus derechos. No obstante, quienes promueven estas reformas, las instituciones financieras internacionales imponen los procesos de globalización mediante procedimientos antidemocráticos y carentes de transparencia. La reforma administrativa pretende ser democrática porque presupone el gobierno democrático, hace del control social por la sociedad civil una forma principal de accountability política, y requiere transparencia de las agencias públicas. En un ambiente de alta rivalidad y competitividad empresarial, las normas se convierten en instrumentos de poder que aumentan la credibilidad y transparencia en los mercados mundiales, dan orientación reducen los costos de transacción ahí donde hay limitaciones de información y en capacidad para 67


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

procesarla y crean seguridad de expectativas a largo plazo marcadas por las complejas interacciones de los agentes involucrados. Con respecto a la información y la transparencia, hay tres principales áreas de mejora: la información en la eficiencia económica, la transparencia como un medio de prevenir la corrupción y la información pública disponible para el análisis y debate de las políticas (ODA, Overseas Development Administration, 1993; World Bank, 1992). Siempre tendrán que lograr altos estándares de transparencia y procesos debidos conforme a los regímenes a los que se encuentran sujetas a fin de allanar cualquier temor de favoritismo, ya sea interno o externo. Por ejemplo, en situaciones donde dos o más proveedores de servicios sociales están disponibles, sin embargo, el criterio usado por las organizaciones y agencias de gobierno para la elección tendría que ser el impacto de la elección en la transparencia en el interés público y el bienestar social. El sentido formativo que tienen las agencias de gobierno se relaciona con los resultados mayormente de los procesos colectivos más que de la iniciativa individual que tenga cualquier administrador particular, líder organizacional o profesional técnico. Las respuestas que proporcione la administración pública con soluciones efectivas y de calidad a las demandas sociales deben además, estar caracterizadas por el interés público, honestidad y la transparencia, pero sobretodo alcanzar eficientemente los objetivos relacionados con la mejora del bienestar social, a pesar de las limitaciones impuestas por las condiciones macro ambientales, las disfuncionalidades del mercado y la práctica de técnicas de gestión pública. Es esencial que la democracia y la transparencia estén igualmente organizadas en el ámbito popular en los niveles locales afectados por las intervenciones de las Instituciones Financieras Internacionales. La incorporación de las organizaciones de la sociedad civil (OSC) en los procesos de formulación e implementación de las políticas públicas se establece mediante relaciones que son gobernadas por el “respeto a la independencia y autonomía de las OSC, por el reconocimiento de su identidad especial y por la transparencia y la imparcialidad en los tratos” según Martínez Nogueira (2001). IV.III Valores profesionales Con respecto a los valores profesionales por ejemplo, se enfatizan la excelencia, profesionalismo, equidad y efectividad. Si el servicio público debe ser considerado profesional estos valores de la administración interna deben asumirse. Las comunicaciones, el equipo de trabajo, respeto, confianza y discreción, en suma, la colegialidad, son las señales únicas de una organización profesional, incluso cuando una jerarquía de oficinas se requiere por propósitos constitucionales y administrativos. 68


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Las investigaciones de Clarke y Newman (1997) analizan la identidad ocupacional y los roles profesionales de quienes trabajan en las organizaciones del sector público de bienestar. Los autores enfatizan el incremento sustancial en el número de personas que trabajan en actividades administrativas y en híbridos de actividades administrativas y técnicas. Las comunicaciones, el trabajo en equipo, el respeto, la confianza y discreción, en corto, así como la colegialidad son las señas de identidad de la organización profesional. Por ejemplo, el sistema de planeación organizacional es un campo organizado que implica políticas, procesos de toma de decisiones y prácticas profesionales en las dimensiones espacial-territorial, procedimental, cultural, contextual, interrelaciones y sus repercusiones en las identidades y formas y estilos de vida, pensamientos, actitudes, entre otros. He aquí que lo profesional es reflejo en acto, respecto de la acción u intervención del individuo en un espacio determinado, lo cual demanda necesariamente la correspondencia entre el ser y el hacer, de ello que lo profesional se nutre a partir de asumir la independencia entre inclinaciones, propósitos, deseos e intereses; entonces es que el valor profesional asume el referente de logro u alcanze a metas que se plantean los individuos. Estos acercamientos pueden ser suplementados por otras medidas que son menos comunes o más controversiales que las mencionadas, una auditoría ética para evaluar las políticas organizacionales y procedimientos para preservar y nutrir la conducta ética, el surgimiento de las consideraciones éticas en una forma deliberada y regular en las reuniones y a través de otros medios de comunicación, tales como los boletines, la provisión de una línea confidencial de servidores públicos que pueden usar para discutir preocupaciones acerca de sus conductas éticas profesionales o aquella de otros, la inclusión de entrevistas de salida, entrevistas con empleados que salen de las organizaciones para preguntarles acerca de los puntos de vista de los empleados de la cultura ética de las organizaciones. De ahí que como resultado de la organización el valor profesional se establezca como aquellas actividades, en las que de forma institucionalizada y rigurosamente organizada, se ofrecen servicios por parte de un grupo de personas (Rodríguez, 2013). La inclinación al cambio y al mejoramiento de la situación reinante será el punto matricial para el fortalecimiento de la profesionalización y el área en que se desenvuelven los sujetos, de ahí entonces que se asume la cuestión del valor profesional como elemento de oportunidad y no como mero ejercicio que tiene por resultado la demeritación de lo conseguido, sino al contralio asume espacios de oportunidad que asumen nuevos retos. La maximización de los esfuerzos dentro del valor profesional demandan para todos los miembros un involucramiento que maximiza, no solo los servicios que se ofrecen (dígase al interior como al exterior de la organización), sino 69


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

también que va mas allá de una simple ocupación, se devela la esencia del quehacer profesional al reconocer que su verdadero valor radica en la forma como “contribuye a elevar el grado de humanización de la vida personal y social” (Fernández y Hortal, 1994). Se dota al quehacer profesional de sentido pleno dentro de la funcionalidad humana, sin embargo, esta situación hace que la formación contribuya al ejercicio de orientar el desempeño hacia acciones y ejecuciones, donde el talante de responsabilidad converge en una ética profesional que orienta el desempeño hacia acciones conjuntas que van agrupando a los colectivos en torno a metas u onjetivos bien definidos. La regulación de la conducta y el ejercicio hacen de las funciones profesionales un referente del quehacer cooperativo, mismo que de forma autónoma, de contribución, eficiencia y responsabilidad. La ética profesional entonces despierta una ética contenedora de bienes y virtudes; he aquí que esta dinámica despierta el detonante de satisfacción y beneficio para los colectivos sociales. a) Honestidad El cual engloba también a la honradez, puesto que define a un profesionista que posee moralidad e integridad, que actua apegado a la realidad y en función de la verdad, de ahí que este valor se pueda retomar como parte de un referente que se contrapone a la presencia de corrupción y, en consecuencia, viene a potencializar la persistencia de la búsqueda del bien común. De esta manera la contraposición del interés común se sobrepone al particular, por lo que la honestidad retoma el valor de justicia y responsabilidad para asumir las consecuencias de cuanto dicta y refiere. Su actuación se debate entre el empleo de los medios adecuados para lograr un fin propuesto, el cual aglutina los esfuerzos y las voluntades para que en asociación la unidad potencie los esfuerzos a partir de una visión compartida que enfile a la materialización de los mismos. La consecusión de las relaciones al dotar de sentido dan razón a la significación del apego a la coherencia de los individuos tanto en su ser, hacer y trascender, siendo este último referido a partir de la polarización de la caracterización de los espacios sobre los sujetos que dentro de ello se encuentran inmersos. La honestidad como elemento de identidad se fragua con el sujeto, dando como principios y valores que se adhieren al individuo en toda expresión de la palabra, sin embargo, la cuestión de atributo no viene a asegurar al sujeto como agente contenedor del valor, sino al contrario, pone en tela de juicio cuanto del valor de la honestidad se ha querido hacer, por ello, es que sale del plano de las expectativas para ser considerado a partir de la cuestión valor-acción. 70


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

b) Responsabilidad La responsabilidad es un concepto positivo que trabaja cada día en una forma quieta, positiva y en todos los niveles de una organización dentro del servicio público, así como para los secretarios de Estado. Los administradores públicos tienen la responsabilidad de liderar para articular sus propósitos de organizaciones y motivar a las personas para lograrlo. Un elemento de estas organizaciones de interés particular que aportan para la administración pública es la definición y asignación de responsabilidades a los ejecutivos y otros agentes en los roles administrativos. Sin lugar a dudas, los individuos en las organizaciones pueden influenciar los procesos colectivos de formación en función del carácter y la extensión de cómo los administradores definen sus reglas, roles y perspectivas que tienen sobre sus trabajos. Este valor hace encapie a que el profesionista anteponga los bienes intrínsecos de la profesión por encima de los bienes extrínsecos como son el dinero, el poder, el prestigio, el estatus, los cuales se adquieren también a través del ejercicio profesional (Ibarra, 2007). La condición de responsabilidad entonces es que se establece para el profesional, como elemento individual que se evoca a los colectivos bajo un considerando de protección y realización de la función encomendada propias de cada uno de los cargos. Los niveles de gobierno locales, especialmente los gobiernos municipales, tienen el potencial para definir los tipos y categorías de actividades, bienes y servicios administrativos, incluyendo las tradicionales con mayor responsabilidad para lograr resultados (Reichard, 1996). Los protagonistas y actores del desarrollo local y sus antagonistas entre las luchas locales de los que pagan impuestos a través de sus respectivas coaliciones y organizaciones para influenciar las políticas del gobierno local. Lamentablemente no siempre es así, por lo que los procesos de elección de los proveedores de servicios públicos se prestan a muchos actos de corrupción cometidos por los actores y agentes que tienen a su cargo y responsabilidad los procesos decisorios. Sin embargo, esta relación se disipa cuando las diferentes formas de relaciones entre el Estado y la sociedad tienen un impacto en los resultados del desarrollo en función de las combinaciones entre la capacidad organizacional del Estado y su involucramiento con su responsabilidad frente a la sociedad civil. Es importante mover a una mayor diversidad en las organizaciones de gobierno para tener un entendimiento común de lo que significa el asesoramiento que tiene responsabilidades que implican el ejercicio de la autoridad pública en cualquier establecimiento organizacional que sirvan. Con base en el modelo 71


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Westminster10 la responsabilidad ministerial es un elemento central de la ampliamente vista como un valor ético dominante. el referente primordial respecto de la responsabilidad como eje que se encarga de dar dirección a las actividades no solo en el plano individual sino desde una tesitura de los colectivos, el compromiso se asume como parte matricial respecto del proceder y en consecuencia se encarga de restringir los comportamientos. Las normas y los apegos serán dos considerandos detonantes de la convencionalidad y el establecimiento, en consecuencia, el quehacer del en demasía va referido a la humanización de la vida social y estructural de la vida profesional. La realización de los sujetos forzosamente se ha de debatir potencializa los espacios para el logro de los objetivos y los resultados esperados. individuales, asumiendo aquellas que tienen que ver con el las del bien común, la persistencia de la diversidad hace de la responsabilidad un estadio de oportunidad que fortalece a la unidad, el diálogo y la toma de acuerdos, es decir, la colaboración se traduce como regente que interactua ideas y propuestas para la toma de decisiones fundamentadas e informadas a la par de la cooperación y el mejoramiento de la situación prevaleciente. c) Excelencia Como parte de una visión de mejoramiento del rendimiento, la excelencia de la aplicación en la organización y la asimilación de responsabilidades que se determinan a partir de las funciones, de ello es que el desarrollo y la mejora van potencializando las cualidades del profesionista en pro de organizaciones determinadas. El alcance de recultados debe cumplir con una dinámica de satisfacción plena respecto de las organizaciones, a partir del gerencialismo es que se hace énfasis 10 centrales, previa depuración de los niveles jerárquicos innecesarios, son: a) aplicación de una estructura descentralizada autonomía cabal; c) las acciones de las unidades descentralizadas se enfocan en objetivos claros, precisos, singulares, con metas mesurables, así como a segmentos precisos de ciudadanos; d) las unidades elaboran sus presupuestos a la e) las unidades se responsabilizan de sus actuación y rinden cuentas de su desempeño, destacando la relación entre

72

medición del desempeño de las personas y unidades (Tapia, 2012).


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

en el valor de funcionalidad para el cliente, es decir, se asume un ejercicio de liderazgo con capacidad de visión que sirva como agente de participación e inclusión respecto de un referente coherente de toda organización que

que de ella se desprende, a partir de ellos se establecen valores y principios única, lo cual distingue a cada una de las organizaciones bajo el referente de construcción diferenciada lo cual estimula a la optimización del rendimiento y reconocimiento de los intereses como parte de una dinámica propositiva que denota coherencia a partir de la adaptación y reorientación de las formas de organización de las funciones. Por ejemplo, una de las cinco mayores secciones del código de ética de la Sociedad Americana Para la Administración Pública se encabeza con la lucha por la excelencia. De nuevo es notable que tales valores como la excelencia y el profesionalismo tengan contenido ético para la optimización de los resultados. Conclusiones Se hace notar en este trabajo que los emprendedores públicos que sugerencias conductuales originados en la elección pública y en la economía organizacional. Estos supuestos conductuales son incompletos y constituyen un distorsionado punto de vista sobre la naturaleza de los seres humanos. Sin embargo, los emprendedores públicos y la persuasión neogerencialista solamente exacerban los problemas de aplicación de los principios éticos, democráticos y profesionales, debido a que las teorías involucradas en el nuevo gerencialismo son incapaces de recrear cualquier noción del interés público. Se requiere entender los efectos potenciales de los modelos organizacionales sobre los valores de servicios públicos y el diseño de elementos que pueden apoyar o alentar los valores del servicio público. También se requiere una revisión y alineamiento de todos los sistemas de administración de las personas para apoyar los valores del servicio público y recompensar la conducta que la negocios públicos sea mejor avanzada desde los valores centrales del servicio público que son observados en las formas organizacionales que se usan, incluyendo aquellas como de brazos abiertos de los ministros o secretarios de Estado. El referente de innovación como regente del gerencialismo necesariamente vuelca hacia el análisis de la democratización, no solo de las estructuras de 73


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

poder, sino de la sociedad misma, ello condiciona a contrastar el enfoque tradicional que bajo el referente de implicación política y técnica permite la incorporación de experiencias e iniciativas que influyen tanto en las formas de organización así como de funcionalidad respecto de las estructuras, aunado a una propuesta del cumplimiento de metas u objetivos que hacen viable el factor de legalidad y transparencia respecto del ejercicio de funciones y recursos. La socialización de la información hacen de la participación y la eficiencia, elementos detonantes de una propuesta incluyente y participatica respecto de la cual el estado y sociedad interactúan para establecer los referentes de aplicación-acción, por ello, es que la propuesta gerencialista destaca el cambio principalmente en las formas de gestión, es decir, interactúan ONG, grupos organizados, comunidades, sector privado, entre otros. Todos estos grupos como parte de una configuración que magnifica a la participación ciudadana construye la ciudadanía y permite evaluar las políticas implementadas de acuerdo a resultados contundentes que atienden a una dinámica de articulación de esfuerzos, en pro de objetivos comunes. Los objetivos hacen de la gerencia pública un agente de cambio respecto de lo tradicional, sin embargo, la nueva gerencia pública enmarca un parteaguas en consonancia con el bien público, lo cual se define a partir de la rearticulación de las relaciones, las responsabilidades y las funciones, mismas que se encargan de restablecer la condición presente y, con ello, retomar otras alternativas resultado de la toma de decisiones, las cuales se asumen a partir de intereses equiparados en el plano de la definición de expectativas. La planificación del desarrollo exige la particiáción ciudadana, la concertación y el reconocimiento de los distintos actores entre sí, midiendo de igual forma sus respectivas capacidades de acuerdo con la incidencia de sus decisiones y subsecuentes relaciones. El reconocimiento es un elemento fundamental para el nuevo gerencialismo puesto que permite la identificación y significación en compaginación con la unidad de las decisiones, mismas que redundan en contribuir a la transformación de las relaciones sociales y a la construcción de la ciudadanía. La generación de condiciones de la mano de restricciones hacen del nuevo gerencialismo una visión de atención al fortalecimiento no de un anclage como la vieja visión gerencialista, sino al desarrollo de capacidades regidas por el principio de la diversificación, que asume como elemento prioritario el mejoramiento de la calidad de vida. La disminuciónd de la desigualdad y el mejoramiento de las oportunidades, como parte de una política de crecimiento económico incluyente, el cual a partir de un componente de flexibilidad fomenta el establecimiento de vínculos 74


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

de cooperación que permiten desde la nueva gerencia pública agrupar para dar respuesta a las problemáticas que se detonan al interior de las colectividades, lo cual bajo el motivo de su desatención van agravando los contextos fortaleciendo la presencia de las necesidades compartidas. He aquí entonces que la cooperación para la nueva gerencia pública es una característica inevitable que retoma el valor de la profesinalización como elemento de competitividad y fortalecimiento de las aportaciones de acuerdo con saberes mayormente especializados, su nivel de capacitación y profundización estriba por lo tanto, en el desarrollo de una capacidad capaz de tomar decisiones argumentadas sujetas a todo un proceso de discernimiento reflexivo. El plus de la reflexión argumentada hace del gerencialismo una herramienta viable para la consecusión de objetivos concretos, así como el dotar de mayo transparencia en los procesos de manejo de los recursos públicos, en consecuencia, el valor profesional exige asumir responsabilidades que comprometen el accionar de los individuos tanto organizacional así como de los pertenecientes al colectivo social. Las redes de comunicación al brindar atención despierta respecto de la operacionalización y la presentación de resultados hace de las estructuras ejes fundamentales para la materialización del bien común propuesto por la función pública. Por lo tanto, la competencia regulada, al margen de la legitimidad ha de permitir la complementariedad venida de esfuerzos comunes y la libre voluntad de hacer las cosas. De ahí que la discusión concluye en que hay un necesario conflicto entre los valores éticos, democráticos y profesionales de estas nuevas formas organizacionales promovidas por el gerencialismo a través de las teorías de la economía organizacional y la elección pública y los valores tradicionales de servicios públicos.

75


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Bibliografía Bailey, M. (1992). “Beyond rationality: Decisionmaking in an interconnected world, in Bailey, M., R. Mayer (eds.), Public management in an interconnected world. Essays in the Monnowbrook tradition. Barnard, Ch. (1938). The functions of the executive, Cambridge, Harvard University Press. Cambridge, Massachusettsand London, England. Barrera, R. (2000). “Política y administración pública: Valladares ante el nuevo gerencialismo”, Revista de Administración Pública, núm. 100, disponible en: http://www.juridicas.unam.mx/publica/librev/rev/rap/ cont/100/pr/pr8.pdf (20 de febrero de 2015). Bautista, O. (2007), “Los códigos éticos en el marco de las administraciones públicas contemporáneas. Valores para un buen gobierno”, Revista de las Cortes Generales, núm. 65, pp. 123-154, disponible en http://eprints. ucm.es/6971/1/art%C3%ADculo-cortes1.pdf (20 de febrero de 2015). *Burnham, J. (1941). The Managerial Revolution. (Bloomington, Ind., University of Indiana Press, Midland Books, 1960 reprintedition; originally published 1941). Burrel, G. y G. Morgan (1979). Sociological paradigms and organizational analysis. Portsmouth, NH: Heinemann Educational Books. Camou, A. (2001). Los desafíos de la gobernabilidad, Plaza y Valdés Editores, UNAM. México, disponible en: http://www.iapqroo.org.mx/website/ biblioteca/LOS%20DESAFIOS.pdf (20 de febrero de 2015). Clarke, J. y J. Newman, (1997). The managerial state, Sage, London. Coleman, J. (1988). “Social capital in the creation of human capital”, American Journal of Sociology, Supplement, vol. 95, pp. 95-120. *Denhardt R. (1981). Is the shadow of organization. Lawrence, KS. The Regents Press. Hage, J. y F. Finsterbusch (1987). Organizational change as a development strategy, Models & tactics for improving third world organizations. Boulder, CO.:L. Reinner Publishers. Harmon, M. y R. Mayer, (1986). Organizational Theory for Public Administration, Little, Brown, Boston. 76


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Ibarra, G. (2007). “Ética y valores profesionales”, Revista Reencuentro, núm. 49, pp. 48-50, disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/340/34004907. pdf (22 de febrero de 2015). Klein, P. (1998). “New Institutional Economics”, en Elgar, E. and the University of Ghent, Encyclopedia of Law and economics, Edward Elgar and the University of Ghent. March, J. y J. Olsen (1995). Democratic Governance, The Free Press, New York. Martínez, R. (2001). “Estado, sociedad civil y gestión pública. Parte I y II”, Magazine, núm. 25, Instituto Internacional de Gobernabilidad. Merton, R. (1957). “The Role Set: Problem in Sociological Theory”, British Journal of Sociology, vol. VIII, pp. 106-120. Moe, R., R. Gilmour (1995). “Rediscovering principles of public administration: The neglected principles of public law”, Public Administration Review, vol. 55, núm. 2, pp. 135-146. Moyano E. (2001). “El concepto de capital social y su utilidad para el análisis de las dinámicas del desarrollo”, Revista de Fomento Social, núm. 56, pp. 35-63. Commitment against monetary expansion”, Cornell International Law Journal, vol. 33, núm. 1, pp. 273. O’Donnell, G. (1999). “Horizontal accountability and new polyarchies”, en Schedler, A., et al., The Self-Restraining State: Power and accountability in New Democracies, Lynne Rienner, Boulder and London, pp. 29-52. OCDE, (1997). La ética en el servicio público Cuestiones y prácticas actuales. Ministerio de Administraciones Públicas. Instituto Nacional de Administración Pública, Madrid. ODA, (1993). “Overseas Development Administration”, Good government technical note, núm. 16, London. Orozco, M. (2001). “Democracia y participación ciudadana”, Magazine, núm. Parker, C. (2005). Social Studies in Elementary Education, Pearson Education, Inc., Nueva Jersey. 77


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

Pollitt, Ch. (1990). Managerialism and the public service. The Anglo-American experience, Oxford, Basil Blackwell. Portes, A. (1998). “Social Capital: Its Origins and Applications in Modern Sociology” Annual Review of Sociology, vol. 24, pp.1-24. Portes, A. y J. Sensenbrenner (1993). “Embeddedness and Immigration: Notes on the Social Determinants of Economic Action”, The American Journal of Sociology, vol. 98, num. 6, pp. 1320-1350. Reichard, S. (1996). “Ideology drives health care reforms in Chile”, Journal of Public Health Policy, vol. 17, num. 1, pp. 80-98. Rodríguez, J. (2013). El Servicio Público: una perspectiva ética profesional. . Disponible en: http://tmp.oegpr.net//wp-content/uploads/CDPE/STIC/ STIC-2013-08.pdf (22 de febrero de 2015). Sartori, G. (1999). “En defensa de la representación política”, Claves de razón práctica, núm. 91, pp. 2-6. Tapia, E. (2012). “Tendencias y modelos en diseño y rediseño organziacional en el sector público: análisis comparado de las reformas en ocho gobiernos centrales de América y Europa entre 2000-2010”, XVII Congreso Internacional del CLAD sobre la Reforma del Estado y de la Administración Pública, Cartagena, Colombia, disponible en: http://www.dgsc.go.cr/dgsc/documentos/cladxvii/tapiagon.pdf (22 de febrero de 2015). UNESCO, (1997). Nuestra diversidad creativa, Informe de la Comisión Mundial de Cultura y Desarrollo, México. Vargas, R. y M. Ortega (2006). “Democracia y justicia”, Eikasia, Revista de Filosofía pdf (22 de febrero de 2015). aplicada”, Revista Encuentros-multidisciplinares, vol. 13, núm. 39, pp. 19-28, dispinible en: http://www.encuentros-multidisciplinares. org/Revistan%BA39/Manuel_Villoria_Mendieta.pdf (20 de febrero de 2015). Weber, M. (1946). Bureaucracy, Oxford Press. 78


Los valores en el servicio público desde el nuevo gerencialismo pp. 39-80

Weber, M. (1978). Economy and society (G. Roth & C. Wittich, Eds.). Berkeley, University of California Press. Weber, M. (1982). “La política como vocación”, Escritos políticos, vol. II, Folios Ediciones, México, pp. 308-364. White, O. y C. Mcswain (1990). “The Phoenix project. Raising a new image of public administration from the ashes of the past”, Administration and Society vol. 12, num, 19, pp. 3-38. Williamson, O. (2000). “Why law, economics, and organization?”, Business and Public Policy Working Paper BPP-81, Institute of Management, Innovation and Organization, University of California, Berkeley. World Bank (1992). Governance and development, Washignton, D. C., World Bank.

Recibido: 03 de mayo de 2015 Reenviado: 07 de marzo de 2016 Aceptado: 29 de marzo de 2016

Alejandra Chávez Ramírez. Es candidata a Doctora en Ciencias Políticas por la Universidad de Colima. Actualmente se encuentra adscrita a la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales en la Universidad de Colima, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Sociedad y Política” y entre sus publicaciones como autora sobresalen: “Miedos urbanos y ciudades fragmentadas” (2008). Diálogos de saberes, Ediciones Temas Estratégicos, Elaleph.com, pp. 181-199 y en coautoría: “El papel de la Iglesia Católica –Política- en la construcción del Estado Mexicano. Diversos contextos entre 1810 y 1857” (2015). Revista Estudios sobre las culturas contemporáneas, núm. especial II, Volumen Ventanas rotas por la violencia y la exclusión, Ediciones Temas Estratégicos, Elaleph.com, pp. 137-160; Empresarias y políticas públicas. Los programas gubernamentales, Mujeres y empresa. Acercamiento multidisciplinario (2011). Universidad de Colima, pp. 197-243. Correo electrónico: a.chavez@ucol.mx, alesachavez@gmail.com 79


Alejandra Chávez Ramírez / José Guadalupe Vargas Hernández / Miguel Hidalgo Gómez Ramírez

José Guadalupe Vargas Hernández. Es Ph. D. in Organizational Economics and Ph. D. in Public Administration. Actualmente se encuentra adscrito al Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas, en la Universidad de Guadalajara, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Economía organizacional” y entre sus publicaciones como autor sobresalen: “The question of changing the concept, role and functions of State” (2016). JOURNAL of Humanities, Culture and Social Sciences, vol. 1, núm. 2 y en coautoría: “Organizational Intervention in a Sugarmill Located in the State of Veracruz” (2016). International Journal of Exclusive Global Research, vol. 1, pp. 1-11; “La resiliencia empresarial elemento clave en el cambio organizacional”, (2016). Revista Iberoamericana de Gobierno Local, núm. 10, pp. 2-15; “Proposal for research innovation capacity as a factor in the competitiveness of software industry of Jalisco” (2015). International Journal of advance and innovative research, volume 2, pp. 13-27. Correo electrónico: jvargas2006@gmail.com Miguel Hidalgo Gómez Ramírez. Es pasante de licenciatura en Administración Pública y Ciencia Política. Actualmente se encuentra adscrito a la Facultad de Ciencias políticas y Sociales en la Universidad de Colima, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Democracia, jóvenes y políticas publicas”, entre los seminarios y congresos en los que ha participado destacan: el 5° Congreso Nacional de Ciencias Sociales (2016). La agenda emergente de las ciencias sociales. Conocimiento crítica e intervención, sede Universidad de Guadalajara, presentando como coautor “La democracia y su significación en la dinámica de las sociedades contemporáneas”, IV Seminario Internacional sobre estudios de juventud en América Latina (2015). Políticas espacios y resistencias: nuevos retos, nuevas miradas, sede Universidad Autónoma del Estado de México, presentando como coautor “Definición de los jóvenes ante la realidad del siglo XXI. Una metodología emergente”. 3er Congreso Internacional de Ciencias Políticas (2015), presentando como coautor “Entre el ser y el deber ser de la democracia, sede Universidad de Guadalajara. Correo electrónico: m10hgr@gmail.com, mhgr_85@hotmail.com

80


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio - diciembre 2014, pp. 81-98

Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México OSVALDO U. BECERRIL-TORRES GABRIELA MUNGUÍA VÁZQUEZ ROSA AZALEA CANALES GARCÍA Resumen El objetivo de esta investigación es aportar información para el mejor entendimiento de la manera en la que se está llevando a cabo el uso de los factores productivos en las entidades federativas de México, y obtener la productividad total de los factores, el cambio técnico y el cambio en eficiencia de las entidades federativas del País. Para esto, es utilizada la metodología de análisis envolvente de datos e índice de Malmquist de cambio en productividad. El estudio permite identificar las disparidades existentes entre las entidades federativas y proponer medidas de política económica que permitan reducirlas. Palabras clave: Eficiencia técnica, productividad, índice de Malmquist, cambio técnico, cambio en eficiencia.

Multifactorial productivity, efficiency and technical changes of states of Mexico Abstract The aim of this research is to provide information for a understanding of the way in which is being carried out the use of the productive factors in federal entities in Mexico, and get the total factor productivity, technical change and the change in efficiency of the States of the Country. For this, we use the methodology of data envelopment analysis and the Malmquist index of change in productivity. The study allows to identify the disparities between the federal entities and proposing measures of economic policy that allow reducing them. Keywords: Technical efficiency, productivity, Malmquist index, technical change, efficiency change.

81


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Introducción En la época contemporánea, el estudio de la eficiencia y la productividad se promueve como una cuestión relevante para entender el desempeño del uso de los factores productivos en las actividades económicas. Esta idea se vincula con las expresiones de competitividad y eficiencia técnica total. Un indicador elevado de productividad contribuye a hacer más competitiva a una empresa, una industria, un sector, una región o un país y, en general, a la economía mundial. Por su parte, un indicador de eficiencia técnica alto hace más competitiva a la actividad económica, pero también permite apreciar si se está haciendo buen uso de los factores de la producción y, en el extremo, un uso óptimo. En este sentido, son innumerables los estudios que se han realizado en el mundo sobre la eficiencia y la productividad de los factores de la producción, sin embargo, en el contexto de la economía mexicana son limitados, lo que restringe el entendimiento sobre el comportamiento de estos indicadores y su incidencia sobre la actividad económica en diferentes ámbitos, desde lo microeconómico hasta lo agregado, es decir, hasta el análisis macroeconómico. Así, es de interés en esta investigación elaborar un documento que permita entender, en el contexto de las entidades federativas de México, la dinámica de la productividad total de los factores, el cambio técnico y el cambio en eficiencia, así como la propia eficiencia, es decir, la manera en que se hace uso de los factores de la producción. Para sustentar teóricamente la obtención de los indicadores sobre eficiencia y productividad, en el apartado dos se presentan los aspectos metodológicos relevantes que permiten su cálculo y poder caracterizar a las entidades federativas de México. Se centra la exposición en la técnica de Análisis Envolvente de Datos (DEA: Data Envelopment Analysis, por sus siglas en inglés) y en el índice de Malmquist de cambio en productividad. En la sección tres se informa sobre los datos y fuentes de información considerados; en el apartado cuatro se presentan los resultados y, en el cinco las principales conclusiones derivadas de este estudio, entre las que se encuentran que la mayoría de las entidades operan con eficiencias de escala y que su pérdida de productividad ha sido motivada principalmente por el estancamiento tecnológico, más que por uso de los factores. Así también se incorporan algunas propuestas de política económica que podrían contribuir a la mejora de la eficiencia y de la productividad, tanto de las entidades federativas en particular, como del país en su conjunto, entre ellas, la instrumentación de programas de innovación tanto del lado del sector privado como del público. 82


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

I. Fundamentos teórico-metodológicos En el estudio de la eficiencia, el análisis metodológico parte de la determinación del límite o frontera a partir del cual se podrán realizar diferentes contrastes. En la teoría microeconómica, este concepto de frontera se determina por la función de producción. Desde la perspectiva de Farrell (1957)1, se define la frontera de producción como el máximo output obtenible a partir de un conjunto de inputs dados, lo cual supone utilizar adecuadamente los factores de la producción, es decir, dados los factores, se busca obtener la combinación de ellos que permita obtener la máxima producción posible. En este sentido, las empresas que así operan son consideradas como técnicamente eficientes. Así, una empresa que se sitúa en la frontera se considera técnicamente eficiente, es decir, que obtiene la máxima cantidad de output posible dado su nivel de inputs empleado y una tecnología de producción específica. Pero esto no implica que opere en la escala o tamaño óptimo. Ante ello, una empresa eficiente técnicamente puede obtener una mayor productividad aprovechando su economía de escala, esto es, lograr un tamaño óptimo para la empresa, lo que le permita mejorar sus ingresos o su productividad mediante la mejor adecuación de su estructura productiva al volumen de producción. Las empresas situadas en la frontera y que operan con una escala óptima se consideran técnicamente eficientes y con eficiencia de escala o economía de escala2; de no ser así, se considera que, aun siendo técnicamente eficiente, presentan ineficiencia de escala o deseconomía de escala. En este documento se emplea la medida de eficiencia propuesta por Farrell (1957). Esta compara economías que utilizan los factores en la misma proporción. Los indicadores de ineficiencia se miden a través de las desviaciones respecto a la frontera de producción, lo cual permite a nivel empírico aproximar a la función de producción. Así, en esta investigación se analiza si es posible aumentar la producción en las entidades federativas sin alterar la cantidad de insumos en el proceso, así como la productividad. Para obtención de la productividad total de los factores se utiliza el índice de Malmquist de cambio en productividad. En la revisión de literatura sobre las aplicaciones empíricas de la medición de la eficiencia y productividad, son numerosas las investigaciones que se han 1 Entre los primeros estudios sobre el análisis de la eficiencia está el de Farrell (1957), quien define la eficiencia productiva de la empresa, proponiendo que está constituida por dos tipos de eficiencia: la técnica, la cual refleja su capacidad para obtener la máxima producción dado un conjunto de insumos, y la eficiencia en precios, la cual refleja su habilidad para usar los insumos óptimamente, dados sus respectivos precios. 2 La existencia de economías de escala es justificable por varias razones: cuando se incrementa el volumen de producción de la empresa puede aprovechar las ventajas de la especialización. En el caso de los trabajadores, estos pueden concentrar su actividad en una tarea específica, aumentando su eficiencia. Así también es común que a medida que crece la empresa ésta puede acceder al uso de mejor tecnología.

83


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

llevado a cabo a lo largo del tiempo en otros ámbitos y regiones del mundo, no así para México, desde el trabajo precursor de Farrell (1957) hasta la época contemporánea. Algunos de ellos han sido publicados por: Charnes, Cooper & Rhodes (1978). Battese, Coelli & Colby (1989), Zieschang (1984), Battese & Coelli (1988, 1992,1993, 1995), Kumbhakar, Ghosh & McGuckin (1991), Álvarez (2001), Delgado y Álvarez (2003), Álvarez y Becerril (2005). Los estudios realizados para México, no son abundantes, entre ellos se identifican el de Estache, González & Trujillo (2002); el de Hernández, Pagán & Paxton (2005); el de Paxton (2007); el de Jayasuriya & Wodon (2007); el de Vedenov, Houston & Cárdenas (2007) y el de Braun & Cullmann (2008). Para el caso de las entidades federativas de México se identifican los de Becerril, Álvarez y Vergara (2007) y Álvarez, Becerril, Del Moral y Vergara (2008)3. Asimismo, la identificación de literatura sobre eficiencia y productividad para las entidades federativas de México es aún más escasa, por lo que resulta importante contar con información sobre la manera en que están haciendo uso de sus factores productivos y determinar si se están realizando las mejores prácticas en las entidades federativas o es posible mejorar los niveles de producción, haciendo un mejor uso de los factores sin aumentar su cantidad. En este sentido, evidencia empírica existente permite reconocer que hay brechas entre la eficiencia técnica potencial y la observada en la realidad, derivadas de que no se están realizando las mejores prácticas en el proceso productivo. La evidencia empírica en la que se hace uso de cálculos frontera permite observar la existencia de ineficiencias en el uso de los factores productivos privados, como lo sugieren Beeson y Husted (1989), y Gumbau y Maudos (1996), entre otros. Respecto a los trabajos en ámbitos externos a México que se basan en técnicas no paramétricas se identifican los de Maudos, et al. (1998, 1999a, 1999b) y Salinas, et al. (2001), quienes analizan las regiones españolas. Asimismo, Lynde y Richmond (1999) analizan el Reino Unido, en tanto que Domazlicky y Weber (1997) y Boisso et al. (2000) se centran en la economía estadounidense. Por su parte, Peñaloza (2006) aplica la metodología al sistema de salud en Colombia. Finalmente, Mahallati & Hosseinzadek (2010) proponen un método de redes de análisis envolvente de datos para estimar la eficiencia en universidades. Sin embargo, se identifican escasos estudios para México que contribuyan a tener un mejor entendimiento en el ámbito sectorial, regional o de las entidades federativas del país sobre la eficiencia y productividad. Así, entre las últimas publicaciones, se encuentran la de Álvarez, et al. (2008), Tovar (2012), Herrera (2012) y Becerril et al. (2013). Otros trabajos que anteceden a estos son los de Brown y Domínguez, (1994, 2004).

84

3 En este trabajo se han delimitado las correspondientes fronteras de producción eficientes no paramétricas, siguiendo el Método Envolvente de Datos (DEA).


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Por ello, como se expresó, el objetivo de esta investigación es determinar la eficiencia así como la productividad total de los factores en el contexto de las entidades federativas de México, siguiendo la propuesta metodológica de DEA e índice de Malmquist. I.I Metodología a emplear El cálculo de la ineficiencia ha sido tema central para el estudio de las fronteras de producción. De ello, se han desarrollado dos principales vertientes en la construcción de estas: una de ellas tiene como base las técnicas de programación matemática, mientras que la otra utiliza los fundamentos de la econometría. La principal ventaja de la programación matemática, que se identifica como una aproximación “Data Envelopment Analysis” (DEA), radica en que no es necesario imponer una forma funcional explícita, aunque la frontera obtenida puede resultar deformada si esta se encuentran contaminada por ruido estadístico. Por su parte, la aproximación econométrica considera el ruido estadístico, pero impone una forma funcional que podría restringir la tecnología. Esta investigación se fundamenta en la vertiente no paramétrica. Desde esta perspectiva se consideran empíricamente las medidas de eficiencia propuestas por Farrell (1957) utilizando técnicas de programación lineal, conocidas como Análisis Envolvente de Datos (Data Envelopment Analysis, DEA por sus siglas en inglés). Farrell propuso que la eficiencia de una unidad de decisión (Decision Making Unit, DMU, por sus siglas en inglés4) está compuesta por dos componentes: la “eficiencia técnica”, que refleja la habilidad para obtener el máximo nivel de producción para un conjunto dado de insumos, y la “eficiencia en precios”, la cual refleja la habilidad de la DMU para usar los inputs en las proporciones óptimas, dados sus correspondientes precios. De manera particular, este documento centra la atención en las medidas de eficiencia output-orientadas, que se caracterizan por identificar cuánto se puede expandir el output sin alterar la cantidad de inputs necesaria5. El modelo DEA sobre el que se efectúa el cálculo de la eficiencia técnica y de escala es el propuesto por Seiford & Thrall (1990)6, el cual tiene como propósito construir una frontera de posibilidades de producción no-paramétrica que envuelva los datos. De ello, el programa para la razón de eficiencia será: Min vTx0/uTy0 u, v s. a. vTxj/uTyj ≥ 1 u≥0 v≥0

j = 1, 2, ..., N

4 Este es un término más amplio que el de firma, considerado por Farrell. 5 En contraparte, las medidas de eficiencia input-orientadas mantienen el nivel de output constante, permitiendo calcular en qué medida es posible reducir la cantidad de inputs. 6 Los modelos estándar de rendimientos constantes y variables a escala, que llevan a cabo el cálculo de eficiencias técnicas y de escala, se desarrollan en Färe, Grosskopf & Lovell (1994).

85


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Donde las variables son u y v, vectores columna de tamaño Sx1 y Mx1, respectivamente. De esta forma, se calculan los valores óptimos u* y v*, vinculados a los outputs e inputs. El modelo planteado supone rendimientos constantes a escala, en cuyo caso las medidas de eficiencia input-orientadas y output-orientadas son equivalentes, como lo argumentan Färe & Lovell (1978). Sin embargo –se argumenta–, cuando existen imperfecciones en el mercado, o restricciones financieras, entre otras, pueden provocar que una DMU deje de funcionar a escala óptima. Por ello, Banker, Charnes & Cooper (1984) hacen una extensión al modelo suponiendo rendimientos variables a escala, lo que permite calcular eficiencias de escala. I.II Cálculo del Cambio de la Productividad Total de los Factores y sus componentes Para llevar a cabo este análisis se dispone de un panel de datos, de manera que es posible calcular el índice de Malmquist, considerando la metodología propuesta por Färe, Grosskopf, Norris & Zhang (1994). Este índice descompone el cambio de la productividad en dos partes: cambios en la eficiencia técnica y en la tecnología o cambio técnico intertemporal. Como se mencionó, la medición de la eficiencia técnica puede orientarse al input (cuando, dado un nivel de output, se trata de minimizar las cantidades a consumir de los diferentes inputs) o al output (cuando, dado un nivel de inputs, interesa expandir el output lo máximo posible). Para la aplicación empírica en este documento se centrará la atención en el cálculo de la eficiencia técnica basado en una orientación output. En este documento se calcula el cambio en productividad como la media geométrica de dos índices de productividad de Malmquist. Para definir este, con base en el output, se supondrá que en cada período t=1,...T, la tecnología de producción St modela la transformación de inputs, Xt. St = {(Xt,Yt) : Xt puede producir Yt}

(1)

Por su parte, la función de distancia del output en t se define como: (2) Esta función se define como el recíproco de la máxima expansión proporcional del vector de output Yt, dados los inputs Xt, y caracteriza totalmente a la tecnología. En particular, si y solo si (Xt,Yt) ∈ St. Adicionalmente, t t si y solo si (X ,Y ) se ubica en la frontera tecnológica. En la terminología de Farrell (1957) eso sucede cuando la producción es técnicamente eficiente. 86


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Asimismo, Färe, Grosskopf, Norris & Zhang (1994) definen el índice de Malmquist de cambio en productividad basado en el output como la media geométrica de los índices de Malmquist: (3) O equivalentemente: (4) La expresión (10) permite dividir en dos componentes la evolución que sigue la productividad. El primer componente hace referencia al cambio en la eficiencia, cuyas mejoras se consideran evidencia de “catching-up”, es decir, de acercamiento de cada una de las DMU´s a la frontera eficiente. Por su parte, el segundo componente indica cómo varía el cambio técnico, es decir, cómo el desplazamiento de la frontera eficiente. Mejoras en el índice de Malmquist de cambio en productividad conducen a valores por encima de la unidad, lo mismo sucede con cada uno de sus componentes. Para analizar los cambios en las eficiencias de escala se calcularán también las funciones de distancia bajo rendimientos a escala variables7, incorporando a los modelos anteriores la siguiente restricción: . La eficiencia a escala en cada período se construye como el cociente entre la función de distancia con rendimientos constantes y la que satisface rendimientos variables. Por otra parte, el cambio técnico se calcula en relación con la tecnología con rendimientos constantes. II. Datos y fuentes de información Los datos de las entidades federativas considerados proceden de los Censos Económicos de México, correspondientes estos a los años 2004 y 2009. La variable de producción está representada por la Producción Bruta Total, PBT, que es el valor de los bienes y servicios producidos por la unidad económica, como resultado del ejercicio de sus actividades; la variable de inversión es incorporada mediante la Formación Bruta de Capital Fijo8, FBCF, que es el valor de los activos fijos comprados por la unidad económica, descontando el valor de las ventas de los activos fijos realizadas y, la variable del empleo es referida por el indicador de personal ocupado total9, PO, en las unidades económicas del sector privado y paraestatal. La fuente estadística de la que se han obtenido estas bases de datos corresponde a los Censos Económicos 2004 y 2009 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México, INEGI (2004, 2009). 7 Véase Banker, Charnes & Cooper (1984). 8 Se expresa en unidades monetarias. 9 Comprende el personal contratado directamente, con el ajeno, suministrado por otra razón social, que trabaja para la unidad económica, sujeto a su dirección y control, que cubrió como mínimo un tercio de su jornada laboral de la misma.

87


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

III. Resultados A partir de las propuestas de Seiford & Thrall (1990) y de Banker, Charnes & Cooper (1984), se calcula la eficiencia técnica suponiendo rendimientos constantes y rendimientos variables a escala, esta última, dado que en economías como la mexicana pueden existir restricciones de acceso al capital e imperfecciones del mercado. Así, en el cuadro 1 se observan los resultados del cálculo. En este se puede identificar la eficiencia de las entidades federativas. El comportamiento general del conjunto muestra que operan con eficiencias de escala, con excepción de Baja California Sur y Nayarit que lo hacen con ineficiencias de escala, en el segmento de rendimientos crecientes. Cuadro 1 - Eficiencia técnica con rendimientos a escala Entidad federativa Aguascalientes Baja California Baja California Sur Campeche Coahuila de Zaragoza Colima Chiapas Chihuahua Distrito Federal Durango Guanajuato Guerrero Hidalgo Jalisco México Michoacán de Ocampo Morelos Nayarit Nuevo León

88

crste 0.031 0.062 0.134 0.125 0.156 0.187 0.219 0.25 0.281 0.313 0.344 0.375 0.406 0.437 0.469 0.5 0.531 0.868 0.594

vrste 0.031 0.063 0.149 0.125 0.156 0.188 0.219 0.25 0.281 0.313 0.344 0.375 0.406 0.438 0.469 0.5 0.531 1 0.594

scale 1 1 0.896 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0.868 1

Segmento irs irs -


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Oaxaca Puebla Querétaro de Arteaga Quintana Roo San Luis Potosí Sinaloa Sonora Tabasco Tamaulipas Tlaxcala Veracruz Llave Yucatán Zacatecas

0.625 0.656 0.687 0.719 0.75 0.781 0.813 0.844 0.875 0.906 0.937 0.969 1

0.625 0.656 0.688 0.719 0.75 0.781 0.813 0.844 0.875 0.906 0.938 0.969 1

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Media geométrica

0.526

0.531

0.993

-

Fuente: Elaboración de los autores con datos de INEGI (2004, 2009) Nota: crste=por sus siglas en inglés: technical efficiency de CRS DEA vrste= por sus siglas en inglés: technical efficiency de VRS DEA scale=scale efficiency=eficiciencia de escala=crste/vrste.

Asimismo, como se observa en el cuadro 1, columna 3, la eficiencia media es de 0.53, por lo que 16 entidades se ubicaron por encima de ella. Siguiendo la metodología propuesta por Färe, Grosskopf, Norris & Zhang (1994), la cual permite calcular el índice de Malmquist de cambio en productividad output-orientada, que a su vez hace posible descomponer el crecimiento de la productividad en dos componentes: cambios en la eficiencia técnica y en la tecnología (cambio técnico) a lo largo del tiempo, se obtienen estos indicadores para las entidades federativas de México. El primer componente hace referencia al cambio en la eficiencia, cuyas mejoras se consideran evidencia de “catching-up”, es decir, de acercamiento de cada una de las DMU´s a la frontera eficiente, en este caso, las entidades federativas. Por su parte, el segundo componente indica cómo varía el cambio técnico, es decir, cómo el desplazamiento de la frontera eficiente hacia el input de cada Estado del país está generando una innovación en este último. Mejoras en productividad a través de la obtención del índice de Malmquist permiten obtener valores por encima de la unidad, al igual que sucede con cada uno de sus componentes. Así, como se puede observar en el cuadro 2, no ha habido mejoras en la productividad, por el contrario, ha habido pérdidas de productividad. Esto motivado por el cambio 89


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

técnico, el cual también ha sufrido retroceso en todos los estados del país, lo que indica que ha habido un estancamiento tecnológico en el país y de manera particular en las entidades federativas. En lo que se refiere al segundo componente del cambio en productividad -el cambio en eficiencia-, este en la mayoría de las entidades federativas ha permanecido inalterado al presentar un valor unitario, siendo únicamente el Estado de Colima el que ha logrado mejoras en el uso de sus factores productivos. Asimismo, los estados de Baja California Sur y Nayarit presentan perdidas de eficiencia, es decir, han empeorado en el uso de sus factores productivos. Derivado de lo anterior, la media geométrica del cambio en productividad fue de 0.52, influida por el cambio técnico. Por su parte, la media del cambio en eficiencia fue de 0.99, lo que indica que en general la eficiencia técnica se ha mantenido sin cambios en el año 2008 respecto al año 2003. Cuadro 2 - Índice de Malmquist de cambio en productividad y sus componentes Entidades federativas 01 Aguascalientes 02 Baja California 03 Baja California Sur 04 Campeche 05 Coahuila de Zaragoza 06 Colima 07 Chiapas 08 Chihuahua 09 Distrito Federal 10 Durango 11 Guanajuato 12 Guerrero 13 Hidalgo 14 Jalisco 15 México 16 Michoacán de Ocampo 17 Morelos 18 Nayarit 19 Nuevo León 20 Oaxaca 90

Cambio en Productividad Cambio en Cambio técnico Total de los Factores eficiencia

0.5 0.5 0.555 0.5 0.5 0.698 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.541 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.707 0.5 0.5

1 1 0.755 1 1 1.136 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0.936 1 1

0.5 0.5 0.734 0.5 0.5 0.614 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.541 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.755 0.5 0.5


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

21 Puebla 22 Querétaro de Arteaga 23 Quintana Roo 24 San Luis Potosí 25 Sinaloa 26 Sonora 27 Tabasco 28 Tamaulipas 29 Tlaxcala 30 Veracruz Llave 31 Yucatán 32 Zacatecas Media geométrica

0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.612 0.5 0.5 0.614 0.52

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 0.993

0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.5 0.612 0.5 0.5 0.614 0.524

Fuente: Elaboración de los autores con datos de los Censos Económicos de INEGI.

Al objeto de profundizar en el patrón de crecimiento de la productividad, el gráfico 1 muestra el índice de productividad de Malmquist de cada una de las entidades federativas, así como sus componentes: cambio técnico y cambio en eficiencia. Como se observa, aporta evidencia de que el cambio técnico está altamente correlacionado con la PTF, en tanto que el cambio en eficiencia presenta un grado de asociación menos intenso dado que al contar con valores unitarios, la implicación es que no contribuye al cambio en la PTF. Esto abre la posibilidad de inferir que la incorporación de mejoras tecnológicas principalmente, tendría fuerte incidencia en el desplazamiento de los estados del país hacia la frontera tecnológica. Gráfico 1 - Cambio en la PTF y de sus Componentes

Fuente: Elaboración de los autores con datos de INEGI. 91


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Así, a partir del análisis previo sobre los resultados obtenidos de los datos de la eficiencia y del cambio en productividad y sus componentes, para las entidades federativas, se obtiene un conjunto de conclusiones y propuestas de política económica, las cuales se presentan en el apartado siguiente, y que contribuyen al mejor entendimiento de la manera en que en México se hace uso de los factores de la producción así como en sus entidades federativas. Conclusiones Una vez mostrada la fundamentación teórica que ha permitido obtener los indicadores requeridos para el análisis y se han mostrado los antecedentes de utilización de esta metodología para diferentes ámbitos, se han realizado los cálculos correspondientes para las entidades federativas de México. Así, el análisis de los resultados obtenidos sobre el uso de los factores muestra que en conjunto, las entidades federativas operan con eficiencia de escala, con excepción de Baja California Sur y Nayarit que lo hacen con ineficiencias de escala, en el segmento de rendimientos crecientes. En lo que se refiere al cambio en productividad total de los factores, esta se ha reducido, motivada por la caída del cambio técnico, lo que indica un retroceso en la incorporación de la innovación en el aparato productivo de las entidades federativas del país. Por lo anterior, se propone buscar el desarrollo de programas más agresivos que fomenten la innovación al interior de las empresas y en las instituciones de educación superior orientadas al sector productivo, así como mayor desarrollo de programas de capacitación y adiestramiento para el trabajo, más acordes con los requerimientos contemporáneos del mercado laboral de México, en general y de las entidades federativas, en particular.

92


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Bibliografía Álvarez, R. (2001). “Modelos con Eficiencia Técnica Variante en el Tiempo” en Álvarez A. (Coord.), La Medición de la Eficiencia y la Productividad, Ediciones Pirámide, Madrid. Álvarez, I. y O. Becerril (2005). “Influencia del capital público y de la inversión en educación sobre la eficiencia técnica en las economías europeas y catch-up tecnológico, 1980-2001”, Quivera, vol. 7, núm. 1, pp. 134-169. Álvarez, I., O. Becerril y L. Del Moral, R. Vergara (2008). “Aplicación del data envelopment analisis a la delimitación de la frontera tecnológica en México (1970-2003)”, Enlaces: Revista del CES Felipe II, núm. 8, pp. 1-18, disponible en: https://dialnet.unirioja.es/ejemplar/187808 (27 de julio de 2012). Banker R., A. Charnes y W. Cooper (1984). “Some Models for Estimating Technical and Scale Inefficiencies in Data Envelopment Analysis”, Management Science, vol. 30. pp. 1078-1092.Battese, G. y T. Coelli (1988). “Prediction of firm-level technical efficiencies with a generalized frontier production function and panel data”, Journal of econometrics, vol. 38, pp. 387-399. (1992). “Frontier production functions, technical efficiency and panel data: with application to paddy farmers in India”. Journal of productivity analysis. vol. 3. pp. 153-169. (1993). A Stochastic Frontier Production Function incorporating a model for technical inefficiency effects, Working Paper in Econometrics and Applied Statistics 69/93, Department of Econometrics, University of New England. (1995). “A model for technical inefficiency effects in a stochastic frontier production function for panel data”, Empirical Economics, vol. 20, pp. 325-332. Battese, G., T. Coelli y T. Colby (1989). “Estimation of frontier production functions and the efficiencies of Indian farms using panel data from ICRISAT´S Village level studies”, Journal of Quantitative Economics, vol. 5, pp. 327-348. Becerril, O., I. Álvarez y R. Vergara (2007). “Disparidades en eficiencia técnica y convergencia en eficiencia en México: un análisis de frontera”, Quivera, vol. 9, núm. 2. pp. 131-154. 93


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Becerril, O., M. Díaz y L. Del Moral (2013). “Frontera tecnológica y productividad total de los Factores de las Regiones de México”, Región y Sociedad, vol. 25, núm. 57, pp. 5-26. Beeson, P. y S. Husted (1989). “Patterns and determinants of productive efficiency in state manufacturing”, Journal of Regional Science, vol. 29, núm. 1. pp. 15-28. Boisso, D., S. Grosskopf y K. Hayes (2000). “Productivity and Efficiency in the US: effects of business cycles and public capital”, Regional Science and Urban Economics, vol. 30, pp. 663-681. Braun, F. y A. Cullmann (2008). “Key Parameters and Efficiency of Mexican Manufacturing -Are There Still Differences between the North and the South: An Application of Nested and Stochastic Frontier Panel Data Models”, Discussion Papers 816, German Institute for Economic Research, Berlin. Brown, G. y L. Domínguez (1994). “The dimanics of productivity performance in mexican manufacturing 1984-90“, The Developing Economies, vol. 22, num. 3, pp. 279-298. (2004). “Evolución de la productividad de la industria mexicana: una aplicación con el método de Malmquist“. Investigación Económica, vol. 63, núm. 249, pp. 75-100. Charnes, A., W. Cooper y E. Rhodes (1978). “Measuring the efficiency of decision making units”, European journal of operational research, vol. 2, núm. 4, pp. 429 - 444. Delgado M. y I. Álvarez (2003). “Eficiencia técnica y convergencia en los sectores productivos regionales”, Investigaciones Regionales, núm. 3, pp. 116-125. Domazlicky, B. y L. William (1997). “Total Factor Productivity in the Contiguous United States, 1977–1986”, Journal of Regional Science, vol. 37, núm. 2, pp. 213–233. Estache A., M. González, y L. Trujillo (2002). Efficiency Gains from Port Reform and the Potential for Yardstick Competition: Lessons from Mexico ULB Institutional Repository 2013/43983, ULB -- Universite Libre de Bruxelles.

94


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Färe, R. y Lovell, C. (1978). “Measuring the Technical Efficiency of Production”, Journal of Economic Theory, vol. 19, pp. 150-162. Färe, R., S. Grosskopf y C. Lovell (1994). Production Frontiers, Cambridge University Press. Färe, R., S. Grosskopf, M. Norris y Z. Zhang (1994). “Productivity Growth, Technical Progress and Efficiency Changes in Industrialised Countries”, American Economic Review, vol. 84, num. 1, pp. 66-83. Farrell, M. (1957). “The Measurement of Productive Efficiency”, Journal of the Royal Statistical Society, vol. 120, núm. 3, pp. 253-290. Gumbau, M. y J. Maudos (1996). “Eficiencia productiva sectorial en las regiones españolas: una aproximación frontera”, Revista Española de Economía, vol. 13, núm. 2. pp. 239-260. (2002). “The determinants of efficiency: the case of the Spanish industry”, Applied Economics, vol. 34. pp. 1941-1948. Hernández-Trillo F., J. Pagán y J. Paxton (2005). “Start Up Capital and technical Efficiency in Microentreprises in Mexico”, Review of Development Economics, pp. 434-447. Herrera R. (2012). “Eficiencia técnica y empleo: criterios de elección de progreso técnico en el sector manufacturero de México”, Análisis Económico, vol. 37, núm. 66, pp. 149-196. INEGI (2004). Censos Económicos 2004. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. México. INEGI (2009). Censos Económicos 2009. Instituto Nacional de Estadística y Geografía. México. Jayasuriya, R. y Quentin W. (2007). “Efficiency in Improving Health and Education Outcomes: Provincial and State-Level Estimates for Argentina and Mexico”, Estudios Económicos, vol. 22, num. 1, pp. 5797. Kumbhakar, C., S. Ghosh y J. McGuckin (1991). “A Generalized Production Frontier Approach for Estimating Determinants of Inefficiency in U.S. Dairy Farms”, Journal of Business & Economic Statistics, American Statistical Association, vol. 9, núm. 3. pp. 279-86. 95


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Lucia, A. (2007). “Comparación de la eficiencia técnica de las universidades públicas en Argentina”, trabajo presentado en el II Congreso Nacional y I Encuentro Latinoamericano de Estudios Comparados en Educación, Buenos Aires, 14-16 de junio. Lynde, C. y J. Richmond (1999). “Productivity and efficiency in the UK: a time series application of DEA”, Economic Modelling, vol. 16, pp. 105-122. Mahallati, M. y F. Hosseinzadek (2010). “Network data envelopment analysis model for estimating efficiency and productivity in universities”, Journal of Computer Science, vol. 6, núm. 11. pp. 1235-1240. Maudos, J., J. Pastor y L. Serrano (1998). “Convergencia en las regiones españolas: cambio técnico, eficiencia y productividad”, Revista Española de Economía, vol. 15, núm. 2, pp. 235-264. (1999a). “Total factor productivity measurement and human capital in OECD countries”. Economic Letters, vol. 63. pp. 39-44. (1999b). “Convergencia en las regiones españolas: cambio técnico, eficiencia y productividad”, Revista Española de Economía, vol. 15, núm. 2, pp. 235-264. Paxton, J. (2007). “Technical Efficiency in a Semi-Formal Financial Sector: The Case of Mexico”, Oxford Bulletin of Economics and Statistics, vol. 69, núm. 1, pp. 57-74. Peñaloza-Ramos, M. (2006). “Evaluación de la eficiencia en instituciones hospitalarias públicas y privadas con Data Envelopment Analysis (DEA)”, Serie Archivos de Economía. Dirección de Estudios Económicos, Departamento Nacional de Planeación, República de Colombia, pp. 1-39. Salinas, M., F. Pedraja y J. Salinas (2001). Efectos del capital público y del capital humano sobre la Productividad Total de los Factores en las regiones españolas. Comunicación presentada en el II Encuentro de Economía Pública, Cáceres, España. Seiford, L. y R. Thrall (1990). “Recent Developments in DEA: The Mathematical Approach to Frontier Analysis”, Journal of Econometrics, vol. 45, pp. 7-38. Tovar, M. (2012). “El impacto de la apertura comercial en la eficiencia técnica de las manufacturas en México: Un Análisis por Entidad Federativa“. Economía, vol. 29, núm. 79, pp. 9-31. 96


Productividad multifactorial, cambios técnico y en eficiencia de los estados de México pp 81-98

Vedenov, D., V. Houston, y G. Cardenas (2007). Production Efficiency and Diversification in Mexican Coffee-Producing Districts. Journal of Agricultural and Applied Economics, vol. 39, num. 03, pp. 749-763. Zieschang, K. (1984). “An Extended Farrell Technical Efficiency Measure”. Journal of Economic Theory, vol. 33, pp. 387-396.

Recibido: 25 de agosto de 2015 Reenviado: 26 de febrero de 2016 Aceptado: 02 de marzo de 2016

97


Osvaldo U. Becerril Torres Gabriela Munguía Vázquez / Rosa Azalea Canales García

Osvaldo U. Becerril Torres. Es Doctor en Ciencias Económico Administrativas. Actualmente se encuentra adscrito a la Universidad Autónoma del Estado de convergencia” y entre sus publicaciones en coautoría sobresalen: “Intra-regional Mexico” (2014). Revista de Economía, vol. 31, núm. 82, pp. 77-112; “Uso de las tecnologías de la información y comunicación. Una contextualización desde el caso de las PYMEs mexicanas”, (2014). Global Conference on Business and Finance Proceedings, vol. 9, num. 1, pp. 1639-1650; “Es óptimo el uso de los factores productivos en México? Una respuesta a través del Análisis de Fronteras Estocásticas” (2014). Revista Investigación y Ciencia, núm. 62, pp. 42-48. Correo electrónico: obecerrilt@uaemex.mx Gabriela Munguía Vázquez. Es Doctora en Ciencias Económico Administrativas. Actualmente se encuentra adscrita a la Universidad Autónoma del Estado de México, asimismo, desarrolla la línea de investigación “Economia Internacional y Competitividad” y entre sus publicaciones en coautoría sobresalen: “La competitividad de los productos textiles mexicanos en el Revista de Estudios en Contaduría, Administración e informática, vol. 4, núm. 1; “Medición de la Competitividad de los productos textiles mexicanos en el Marco de la Alianza Monterrey; “Balanza comercial México Estados Unidos 2010-2013.2” (2013). Economía actual, vol. VI, núm. 2, pp. 8-12. Correo electrónico: gmunguia2000@hotmail.com Rosa Azalea Canales García. Es Doctora en Ciencias Económico Administrativas. Actualmente se encuentra adscrita a la Facultad de Economía, en la Universidad Autónoma del Estado de México, Asimismo, desarrolla las líneas “Incubadoras de empresas”, “Redes de conocimiento”, “Institucionalismo económico” y entre sus publicaciones como coautora sobresalen: “Propuesta metodológica para el estudio de incubadoras de empresas a partir de los enfoques Análisis de Redes Sociales (ARS) y redes de conocimiento: el caso de las incubadoras de la UAEMex” (2013). Revista Acta Universitaria, vol. 23, núm. 2, pp. 27-37; “Modelo Triple Hélice e incubadoras de empresas: una propuesta de evaluación, Vectores de Investigación” (2012). Vectores de investigación, vol. 4, núm. 4, pp. 93-110; “Presencia de las instituciones en los enfoques del institucionalismo económico: convergencias y divergencias” (2011), Revista CS, núm. 8, pp. 83-110. Correo electrónico: azalea_canales@hotmail.com, racanalesg@uaemex.mx 98


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio - diciembre 2014, pp. 99-126

Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad Autónoma del Estado de México JUAN ANDRÉS GODÍNEZ ENCISO ROSA AZALEA CANALES GARCÍA Resumen El objetivo de este trabajo consiste en analizar la incubación de empresas como forma de vinculación entre la universidad y su entorno. Para tal efecto, se examinan la estructura institucional que promueve esta actividad en la Universidad Autónoma del Estado de México, así como las diversas conexiones que guardan con otros actores, particularmente; la propia Universidad, el gobierno y el sector empresarial. El estudio es de carácter analítico descriptivo, realizado a través de la revisión de material documental e información proporcionada por los responsables de la incubación de empresas de la UAEMex. Los hallazgos señalan que la Universidad Autónoma del Estado de México, mediante programas de emprendimiento e incentivos a la incubación, ha tratado de articularse con su entorno social y económico, procurando agregar a sus funciones básicas, como lo es la investigación y la formación de recursos humanos, la orientación hacia una mayor vinculación efectiva con otros actores productivos y sociales “externos” tales como el entorno empresarial y gubernamental. Palabras clave: Instituciones, universidad-empresa-gobierno, incubadoras de empresas, UAEMex.

99


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

University Connection with the Productive Ambit: The Institutional Management of the Incubator within Universidad Autonoma del Estado de Mexico Abstract The aim of this paper consists in analyze business incubation as a way of linking the university and its environment. To this end, it examines the institutional structure that promotes thi activity at the Autonomous University of the State of Mexico, and the connections that keep with other actors, particularly the University itself, the government and the business sector. The study is descriptive analytical, conducted through the review of documentary material and information provided by those responsible for incubating business at of Mexico, through entrepreneurship programs and incentives incubation, has tried to link up with their social and economic environment, seeking to add to its basic functions, such as the research and training resources human, orientation towards more effective linkages with other productive and social “external” stakeholders such as business and government environment. Keywords: Institutions, university-industry - government, business incubators, UAEMex.

100


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Introducción En un mundo de competencia global se requiere de nuevas alternativas productivas y organizacionales, consecuencia de una mayor demanda por productos con alto valor agregado en términos tecnológicos y de innovación. Bajo estas circunstancias, la articulación entre agentes heterogéneos representa una forma cada vez más importante para allegarse de conocimiento y complementar recursos tangibles e intangibles. En particular, es trascendente la articulación e interacción entre los ámbitos universitario, productivo y gubernamental para promover la innovación y el desarrollo económico y social (Leydesdorff y Etzkowitz, 2000). A diferencia de otras vertientes, basadas en la empresa como eje central de la economía, se ha entendido que los procesos de mejoramiento en productos, procesos y organización, con mayor alcance productivo y social, son de carácter sistémico debido al componente central que es la generación y difusión de conocimiento compartido. En este sentido, se ha destacado la necesidad de articular, bajo diversas formas de colaboración, a los diferentes actores que participan: las empresas, la sociedad, la universidad y el gobierno (Furman, et al, 2001; Carlsson, Jacobsson, et al, 2002; Carayannis y Campbell, 2009). En particular, uno de los ejes sobre los cuales se ha dirigido la atención es el papel que está desempeñando el sector universitario en esta lógica. La función universitaria no es sólo la formación de recursos humanos especializados, debe asumir también un rol dinámico y estratégico para la innovación y el desarrollo de las regiones. En esta perspectiva, las universidades deben transitar de su papel tradicional, como formadoras de hacia una disposición más amplia y propositiva, adicionando a las funciones de docencia e investigación, por ejemplo, las labores de desarrollo y transferencia de tecnología o del emprendimiento empresarial, observadas, a través de modalidades como la incubación de empresas (Dooley y Kirk, 2007). Así, en la actualidad, el entorno universitario se halla en un proceso de transformación de un modo de enseñanza tradicional hacia un sistema educativo orientado también hacia a la práctica y la atención a problemáticas (Gulbrandsen y Slipersearter, 2007; Larsen, 2011)1. La explicación de tal modo 1 y modo 2 de generación y aplicación del conocimiento. El modo 1 se caracteriza por una manera “clásica” de enseñanza disciplinaria e institucionalizada, observada a 1 La representación de la tercera misión, en las funciones universitarias, tiene como uno de sus fundamentos centrales el vínculo que se puede establecer con potenciales usuarios de conocimiento, a través de transferencia de tecnología desde la academia (Etzkowitz, et al; 2000)

101


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

través de un esquema lineal que separa las actividades de enseñanza de aquellas vinculadas con las etapas de investigación básica y aplicación (Etzkowitz y Leydesdorff, 2000). El conocimiento producido bajo este esquema debe ser aceptados por el resto de la comunidad. En contraste, el modo 2 es de carácter interactivo y transdisciplinario cuyo objetivo radica en generar conocimiento útil socialmente e involucra la interacción con otros sectores no académicos como el gubernamental y el empresarial (Nowotny, Scott y Gibbons, 2003; Casas y Dettmer, 2008). fenómeno positivo y deseable, derivado de un grupo de relaciones existentes (o que deben existir) entre la universidad y la sociedad (Campos y Daza, 2005). Los modos 1 y 2 representan formas de producción y aplicación de conocimiento. académicas), en el modo 2, la orientación del conocimiento se dirige, además, a la resolución de problemas en el ámbito productivo y social, la cual es sancionada por productores de conocimiento (su viabilidad y penetración económica) y por los usuarios de ese conocimiento, es esta yuxtaposición, en las lógicas de creación de conocimiento (complementariedad y heterogeneidad entre actores de índole diversa) que detonan con mayor celeridad procesos de innovación. de conocimiento, desde la perspectiva de las instituciones de educación superior, en este caso, deben ser favorables a la formación de conocimiento, básico, experimental y aplicado, así como de aquel conocimiento orientado directamente a la atención de problemas productivos, sociales y ambientales (Campbell y Carayannis, 2013). En este escenario las instituciones de educación superior y centros de organización y de gobierno, los cuales logren no sólo canalizar el desarrollo de conocimiento ligado directamente a requerimientos productivos y sociales (en el modo 2 y 3), sino que además posibiliten regular y normar las actividades, sobre objetivos compartidos, entre entidades de gobierno (local/regional), organizaciones empresariales y sociedad en general. Las diferentes dimensiones de vinculación con los espacios productivos (como la colaboración en investigaciones, los contratos de investigación, las consultorías, licencias u otras formas de vinculación), tanto formal como informal, pueden conllevar transferencia de información, conocimiento o tecnología (Perkman y Walsh, 2008). En este ámbito, se encuentran las incubadoras de empresas, las cuales son una representación concreta de la articulación universidad-empresagobierno. 102


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

La incubación de empresas representa una forma de transmitir conocimiento a la comunidad a través de la utilización de infraestructura y capital humano especializado detonante de emprendimiento y creación de nuevos negocios. En el ámbito universitario, éstas simbolizan organizaciones en las que investigadores y alumnos tienen la posibilidad de explorar y explotar su conocimiento comercialmente mediante la gestación de empresas, dando lugar a su vez, a una nueva clase de personal universitario especializado en la incubación de negocios, de estudiante-inventor, lo que se ha denominado “emprendimiento académico” (Etzkowitz, 2008). Además de incentivar la vinculación entre investigadores y alumnos, las incubadoras de empresas tienen la capacidad de enlazar el ambiente universitario con sectores gubernamentales y empresariales. La conexión con el a infraestructura; en el contexto empresarial, la relevancia radica en que preparan futuros empresarios cuyos proyectos tienen la posibilidad de impactar positivamente sobre la innovación, el empleo, la inserción a cadenas productivas tecnológicas y el crecimiento económico local y regional. En México, la incubación de empresas ha sido impulsada recientemente desde diferentes espacios gubernamentales, organizaciones públicas y privadas, así como, por diversas universidades. Al respecto, la Universidad Autónoma del un sistema de incubación de empresas que cuenta con el mayor número de incubadoras a nivel nacional. Desde 1998, esta institución educativa estableció su primera incubadora conocida como Incubask ubicada en el Municipio de Tecámac, Estado de México, misma que contó con la participación del gobierno estatal y con la asesoría de especialistas provenientes del País Vasco. A partir de entonces, la Universidad ha ampliado su número de incubadoras contabilizándose: Incubask, Incubadora de empresas de Toluca, Incubadora C.U. Ecatepec, Incubadora C.U. Texcoco, Incubadora CAPYME (Facultad de Contaduría y Administración), Incubadora Geoespacial (Facultad de Geografía), Incubadora C.U. Valle de Chalco, Incubadora C.U. Valle de México (Atizapán), Incubadora UAEMex Tenancingo, Incubadora Tejupilco e Incubadora Nezahualcóyotl. Como se mencionó en el resumen, el objetivo de este trabajo es analizar la incubación de empresas como forma de vinculación entre la universidad y su entorno. Para tal efecto, se examina la estructura institucional para el desarrollo de incubadoras de empresas promovidas por la Universidad Autónoma del Estado de México, así como las diversas conexiones que guardan con otros actores; particularmente con otras áreas de la Universidad, los gobiernos y el sector empresarial. El estudio es de carácter analítico descriptivo realizado a través de la revisión de material documental e información proporcionada por los responsables de la incubación de empresas de la UAEMex. 103


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

El trabajo se compone de tres apartados. El primero, describe la conformación de los nexos entre la universidad, la empresa y el gobierno. El segundo, aborda puntualiza el caso particular de las incubadoras de empresas de la UAEMex y su relación con el entorno, mostrando sus principales características. Finalmente, se presenta un apartado que contiene una nota metodológica relativa al procedimiento de obtención de información para el análisis de las incubadoras de la UAEMex con su entorno. I. Instituciones en el entorno: universidad, gobierno, empresa Bajo los preceptos del mundo globalizado emergen nuevas dinámicas que obligan a los actores sociales a establecer relaciones entre diversos agentes la complementariedad de recursos físicos y cognitivos. En este entorno, las las normas de interacción social y limitan la conducta de los individuos en los ambientes políticos, económicos y sociales. Éstas asumen un carácter formal o informal, son formales cuando se hallan materializadas en leyes y reglamentos de cumplimiento obligatorio y coercitivo; mientras que son informales si que se acatan de manera voluntaria y autocumplida (North, 1990; Ayala, 2004). En el contexto económico, los cambios institucionales representan los únicos mecanismos de transformación de las sociedades, siendo aún más preponderantes el rumbo de la tecnología ya que altera los patrones de conducta posibilitadores de la innovación. Considerar al sistema institucional como el engranaje central de los marcos sociales y económicos, refuta la idea de crecimiento económico sustentado en la acumulación de factores productivos (capital y trabajo), por el contario, éste es resultado del desenvolvimiento institucional. Así, los países no solamente producen lo concedido por la dotación de recursos sino aquello que permiten sus instituciones sociales, políticas y económicas (Olsen, 2002). Desde el punto de vista institucional, una ruta para estimular el crecimiento radica en interactuar colectivamente con el objetivo de crear capacidades especializadas derivadas de un proceso de aprendizaje acumulativo que, desempeño de las sociedades a largo plazo. En consecuencia, el aprendizaje transformado en conocimiento es el centro de atención para la transformación social y económica: qué se aprende, cómo se comparte entre los miembros de 104


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

una sociedad y cómo incide sobre los cambios en el sistema de creencias y preferencias (North, 2005 y 1990). Al respecto el modelo Triple Hélice representa una aproximación adecuada para examinar la interacción entre las instituciones educativas, industriales y y el crecimiento económico. A diferencia de otros enfoques centrados en la empresa, el planteamiento triple hélice enfatiza en observar a las instituciones como un todo cuyas partes se complementan para crear un ambiente de innovación. En particular, alude a la interconexión entre industrias, gobierno y universidades. En este marco, la universidad asume dos papeles fundamentales. Por un lado, encarna la institución creadora de conocimiento mediante la formación de capital humano especializado y por otra parte, genera nuevas posibilidades de empleo y crecimiento a través del estímulo al emprendimiento, la creación gobierno simboliza el entorno oferente del marco regulador que posibilita la coordinación entre actores y al mismo tiempo, proporciona un esquema de fomento a la innovación materializado en la enunciación de políticas públicas. el conocimiento universitario y aprovechan los lineamientos gubernamentales con miras a detonar la innovación (Etzokwitz, 2008). Una peculiaridad relevante inherente al modelo tripartito radica en que trata de en objetivos comunes. De esta forma, el enfoque proporciona una alternativa explicativa referente a la complejidad que emerge de la vinculación y el ambiente en el que se desenvuelven las relaciones institucionales (Etzkowitz y Leydesdorff, 2000; Marchese e Ingrassia, 2010). Igualmente, la innovación no es consecuencia únicamente del actuar empresarial sino resultado de las diversas conexiones sociales. Concretamente, es factible puntualizar cuatro aspectos que engloban los principales preceptos del modelo triple hélice (Etzkowitz, 2008): 1) La innovación emerge de las redes y los acuerdos entre las instituciones participantes en la triple hélice. 2) A partir de la relación tripartita surgen nuevos actores, como las incubadoras de empresas, que encarnan una fuente de emprendimiento, intercambio de conocimiento e innovación. 105


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

3) La innovación y el crecimiento económico no pueden ser comprendidos desde el punto de vista individual de la empresa y los mercados, por el contrario, son consecuencia de la creación de nuevas formas de interacción social vinculadas con actividades generadoras de que las empresas se relacionan con las universidades y el gobierno. 4) Las universidades ostentan una posición cada vez más activa en el desarrollo económico, principalmente, a través de la incubación de empresas y el estímulo al emprendimiento. los niveles de interacción, el modelo sugiere tres esquemas (Etzkowitz y Leydesdorf 2000). El primero, alude a la relación entre los tres actores supeditada a las líneas trazadas por el gobierno quien dirige el sentido de la vinculación y regula los resultados de la innovación. El segundo, señala la delimitación de las fronteras entre los participantes de la hélice donde cada uno desempeña las tareas para las que fue concebido; la vinculación solamente debe llevarse a cabo para cumplir lineamientos previamente establecidos. El tercer nivel supone interacción dinámica y superposición de las funciones ejercidas por cada una de las esferas institucionales. Implica colaboración entre actores al asumir cada uno el papel de sus contrapartes y al mismo tiempo, originando en la interfaz

La trascendencia del nivel III radica en constituye el esquema medular de análisis del modelo trilateral. De éste proviene la denominación metafórica triple hélice en alusión a las cadenas polipeptídicas de la biología molecular. Asimismo, la innovación simboliza el aspecto clave, consecuencia de la convergencia entre las tres esferas y sus subsistemas. En particular, es palpable la función estratégica de las universidades y su cambio de orientación desde una postura tradicional basada únicamente en la enseñanza y la formación de capital humano hacia una posición que agrega actividades empresariales y de generación de conocimiento práctico encaminado a satisfacer las necesidades de la sociedad (González, 2009).

106


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Figura 1 - Nivel III de interacción Triple Hélice

Fuente: Etzkowitz y Leydesdorf (2000).

Por lo anterior, se plantea la reorientación del ambiente universitario con la de nuevos negocios, introducir el cambio de orientación de los académicos la enseñanza encaminada a formar estudiantes inventores e innovadores (Etzkowitz, 2002 y 2008). La sustancia explicativa de este nuevo concepto del quehacer universitario caracterizado por una forma clásica” de producción cognitiva disciplinaria e institucionalizada que delimita notablemente las actividades de enseñanza de aquellas relacionadas con las etapas de investigación básica y aplicación (Etzkowitz y Leydesdorff, 2000). En este modo, el conocimiento debe ser validado por un conjunto de especialistas mediante métodos y procedimientos rigurosidad metodológica (Casas y Dettmer, 2008; Acosta y Carreño, 2013). Contrariamente, el modo 2 es de carácter interactivo al describir que el conocimiento se origina de manera transdisciplinaria; involucra heterogeneidad de saberes e implica aquellos producidos en el ámbito académico pero igualmente, los generados fuera de los límites universitarios (Casas y Dettmer, 2008). Una particularidad de este modo demarca un contexto universitario en constante evolución encaminado a crear conocimiento para el presente pero que al mismo tiempo, obliga a elaborar estrategias futuras encauzadas a cubrir las 107


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

necesidades sociales. Ante tal escenario, la responsabilidad universitaria debe cumplir tres misiones: docencia, investigación y estrechamiento de relaciones con la sociedad (Bueno, 2007). En términos del modelo triple hélice, una forma de manifestar esta nueva panorámica es a través de las incubadoras de empresas que fungen como precursoras del conocimiento y la innovación y al mismo tiempo, facultan incentivar el emprendimiento y la inventiva universitaria. Tal situación es particularmente importante para las naciones en vías desarrollo ya que las incubadoras representan una alternativa para fomentar la creación de negocios y empleo (Etzokwitz, 2008). En suma, la incubación de empresas emergida a partir del contexto triple hélice constituye una adecuada perspectiva para formular, planificar y evaluar acciones de innovación en un ambiente dinámico trilateral; mostrando los beneficios de interactuar colectivamente bajo un entorno de equidad y transparencia. II. Incubadoras de empresas: definición y elementos centrales En términos generales, es inexistente un enfoque único relativo a la conceptualización y elementos centrales de las incubadoras de empresas, no obstante, es viable identificar dos vertientes: empresarial y universitaria. Desde el punto de vista empresarial, las incubadoras describen entidades cuyo objetivo radica en asesorar a los emprendedores en aspectos fundamentales (plan de negocios, mercadotecnia, producción, finanzas) para la inserción y permanencia exitosa de la naciente empresa en el mercado. Con ello, se pretende impactar positivamente sobre la comercialización de productos innovadores, los niveles de empleo y el desarrollo regional. En el ámbito universitario, la noción precedente es ampliada con la finalidad de agregar el potencial cognitivo de académicos y alumnos orientado a la creación de nuevos negocios. Originar empresas a partir de los recursos universitarios incentiva la participación de la universidad en el entorno, fomenta el emprendimiento entre la comunidad universitaria, disminuye el riesgo de mortandad de las empresas emergentes, estimula la creación de empleos, la generación de nuevas tecnologías y la transferencia de conocimiento de la universidad a la sociedad (Programa Columbus, 1996; Versino, 2000). Relativo a las fases de incubación, se distinguen tres grandes rubros2:

108

2 Las fases del proceso de incubación pueden variar dependiendo de la institución que presta el servicio, por ejemplo, la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) incluye cuatro fases: diagnóstico, gestación, incubación y liberación; en tanto, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) considera tres etapas: preincubación, incubación y post-incubación. Esta última categorización es también la establecida por el Instituto Mexiquense del Emprendedor del Estado de México. A pesar de la divergencia, las etapas preincubación, incubación y post-incubación representan una aproximación acertada dado que engloban las actividades que una incubadora desempeña.


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

preincubación, incubación y graduación o post-incubación (ITESM, 2013; IME, 2013; Soetanto, 2005). La primera etapa, pre-incubación, inicia con la transformación de una idea emprendedora en un plan de negocios detallado. Se trata de un diagnóstico que permite determinar la viabilidad del proyecto y garantizar que las empresas emergentes estén preparadas para desarrollarse en la fase de incubación. La segunda, incubación, proporciona al emprendedor a un costo accesible, infraestructura y asesoría especializada en diversas actividades dirigidas a la estructuración y organización empresarial. Esta etapa es fundamental ya que a través de los estudios de mercado, financiero, técnico y administrativo se otorgan herramientas a los emprendedores para poner en práctica el plan de negocios. La tercera, post-incubación, es la fase en que la empresa logra introducirse exitosamente en el mercado por lo que se halla en condiciones para sobrevivir por sus propios medios y migrar fuera de la incubadora (ITESM, 2013). En algunos casos, esta etapa abarca un proceso de seguimiento que incluye apoyo especializado, evaluación del desempeño de la empresa incubada y ampliar su red de contactos. Esquemáticamente, la figura 2. sintetiza las etapas y características esenciales del proceso de incubación. Figura 2 - Fases del proceso de incubación Fase

Fuente: ITESM (2013); IME (2013).

109


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

Los modelos de incubación retoman las fases antepuestas al referir desde diversos ángulos, los elementos implicados en el proceso de incubar. Al respecto, si bien existe una vasta pluralidad de enfoques, se consideran fundamentales la perspectiva de Smilor (1987), la vertiente input-output (2002) y la propuesta de incubación y ambiente externo (2011). La trascendencia de la panorámica presentada por Smilor (1987) radica en que constituye el modelo pionero para sistematizar los aspectos presentes en las incubadoras de empresas. En este punto de vista, la incubación simboliza un esquema cimentado en la confluencia de cuatro sistemas: emprendedores, sistemas de soporte, afiliación de la incubadora y empresas incubadas. El objetivo de esta propuesta es explicar la creación de empresas exitosas a partir de la acción conjunta de actores sociales, específicamente, industrias, gobiernos, universidades y comunidad en general. La perspectiva input-output (2002) planteada por la Comisión Europea plasma explícitamente los aspectos internos y externos a las incubadoras de empresas. Para ello, se sustenta en el análisis de dos dimensiones, regionales y operacional, que de forma conjunta tienen impacto sobre el medioambiente (figura 3).

110


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Figura 3 - Modelo input-output de la incubación

Fuente: Comisión Europea (2002:41).

Por su parte, Chandra y Chao (2011) proponen una representación denominada modelo de incubación y ambiente externo que focaliza sobre el flujo de recursos provistos por los interesados en fomentar la innovación quienes, a su vez, se vinculan estrechamente con las incubadoras de empresas. En específico, son descritos cuatro actores clave: gobierno, incubadoras de empresas, empresarios y universidades (figura 4). Las instituciones gubernamentales y universitarias estimulan la incubación de empresas con la expectativa de transferir tecnología y conocimiento, comercializar innovaciones, generar empleos e impulsar el crecimiento económico. El gobierno ofrece subvenciones y financiamiento a los proyectos en incubación con la finalidad de que en el futuro sean financieramente viables 111


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

y exitosos en el mercado. Esta circunstancia es conveniente para el sector gubernamental debido a la repercusión positiva sobre los niveles de empleo y la posibilidad de obtener recursos a través del pago de impuestos sufragados por los nuevos empresarios. La universidad mediante su capital humano transfiere conocimiento, crea innovaciones y ofrece a profesores y alumnos la oportunidad comercializar invenciones universitarias. Figura 4 - Modelo de incubación y ambiente externo

Fuente: Chandra y Chao (2011: 56). A diferencia de otros enfoques, la perspectiva modelo de incubación y ambiente externo añade tres aspectos trascendentales. El primero, refiere a la importancia del flujo de recursos (dinero, conocimiento) sobre la incubación. El segundo, señala que las incubadoras asumen una postura moderadora en el manejo de tales recursos; y tercero, la eficiencia y eficacia de las incubadoras está directamente relacionada con el monto de impuestos que el gobierno recauda a través de los negocios incubados y que devuelve en forma de apoyo a los emprendedores. En síntesis, a partir de la descripción relativa a la definición, proceso y modelos de incubación se pude inferir que, en efecto, este tipo de articulación constituye un mecanismo de estímulo empresarial que puede materializar la relación institucional entre universidades, industrias y gobierno. Además, representa una forma capaz de promover el potencial de transferir recursos financieros y cognitivos para la innovación y el crecimiento económico.

112


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

III. Dimensión institucional e incubadoras de empresas: el caso de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) Además de la incentivar la vinculación entre investigadores y alumnos, las incubadoras de empresas tienen la capacidad de enlazar el ambiente universitario con sectores gubernamentales y empresariales. En México, estas estructuras han sido impulsadas recientemente desde espacios gubernamentales, universitarios y organizaciones privadas. Desde esta panorámica, la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) ejemplifica un caso particularmente importante de vinculación mediante la conformación de la red de incubadoras más grande a nivel nacional. Debido a que ya se han revisado los antecedentes de los proyectos de incubación, no se ahondará demasiado en el tema. Sin embargo, conviene tener presente estos datos. Los orígenes de la incubación en esta institución educativa datan del año 1998 cuando estableció su primera incubadora conocida como Incubask ubicada en el Municipio de Tecámac, Estado de México, misma que contó con la participación del gobierno estatal y con la asesoría de especialistas provenientes del País Vasco. A partir de entonces, la Universidad ha ampliado su número de incubadoras distribuidas a lo largo del territorio mexiquense: Incubask, Incubadora de empresas de Toluca, Incubadora C.U. Ecatepec, Incubadora C.U. Texcoco, Incubadora CAPYME (Facultad de Contaduría y Administración), Incubadora Geoespacial (Facultad de Geografía), Incubadora C.U. Valle de Chalco, Incubadora C.U. Valle de México (Atizapán), Incubadora UAEMex Tenancingo, Incubadora Tejupilco e Incubadora Nezahualcóyotl (Dirección de Desarrollo Empresarial UAEMex, 2013). Los vínculos establecidos entre estas incubadoras y su entorno permiten indagar en términos prácticos la manera en que se lleva a cabo la conexión universidadindustria-gobierno que constituye el ámbito de interacción institucional para la creación de empresas.3 En el contexto universitario, las incubadoras de la UAEMex dependen de la Secretaría de Extensión y Vinculación que a su vez, encomienda a la Dirección de Desarrollo Empresarial4 la coordinación de las actividades encaminadas a verificar el cumplimiento de los modelos Incubask y SBDC5; promover la incubación entre la comunidad y gestionar fondos públicos y privados para 3 El término de institución que aquí es considerado se asocia a la estructura de organización y de funciones que procuran inducir y orientar las acciones, en este caso incubar empresas, de individuos y grupos en un contexto social y económico específico. Para una revisión sobre el diverso uso que se hace del concepto institución en las ciencias sociales y económicas ver Sampat y Nelson (2001). 4 La Dirección de Desarrollo Empresarial se apoya de los Departamentos de Fomento Empresarial, de Atención a la Red Universitaria de Incubadoras de Empresas y de Incubación de Empresas. 5 Además de la aplicación del modelo Incubask propio de la Universidad, diez de las doce incubadoras de la UAEMex se han certificado, durante el periodo comprendido entre diciembre 2011 y octubre 2013, bajo el esquema internacional SBDC (AMCDPE, 2013). El SBDC es un conjunto de normas, políticas y procedimientos de carácter internacional para el desarrollo de la incubación de empresas, en concordancia con los preceptos dictados por los Small Business Development Centers (Dirección de Desarrollo Empresarial UAEMex, 2013).

113


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

el desarrollo y consolidación de las incubadoras (Dirección de Desarrollo Empresarial UAEMex, 2013). Adicional a las tareas antepuestas, la Dirección amplía las fronteras de vinculación ofertando otros servicios no necesariamente relacionados con la creación de nuevos negocios pero que estimulan la cultura empresarial en la sociedad mexiquense. En este ámbito, es destacable la consultoría, los cursos sobre emprendimiento y la capacitación continua ofertada a empresarios. Realizar estas actividades requiere del estrechamiento de conexiones entre diferentes organizaciones de la misma Universidad ya que en la mayoría de los casos, se emplea la infraestructura y el capital humano de las Facultades de Antropología, Contaduría y Administración, Ciencias Agrícolas y del Centro Universitario UAEM Zumpango (Catálogo de productos y servicios universitarios UAEMex, 2013). En el ámbito gubernamental, la Secretaria de Economía del gobierno federal es el órgano rector de la incubación y el emprendimiento en México. Durante el año 2013, esta institución modificó los lineamientos operativos de las incubadoras de empresas con la finalidad de consolidar el esquema de incubación y al mismo tiempo, financiar incubadoras que ostenten resultados favorables en términos de empleo, aplicación de recursos en proyectos estratégicos, planes de sustentabilidad financiera, metodología para captar emprendedores e inserción de proyectos incubados a cadenas productivas6. Concretamente, las principales transformaciones radican en la creación del Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) y el establecimiento de una nueva tipología relativa a los modelos de incubación (Gascón, 2013). A partir de estos cambios, el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) asume la postura de organismo administrativo desconcentrado de la Secretaría de Economía, orientado a instrumentar, ejecutar y coordinar la política nacional en materia de apoyo al emprendedor e impulso a las micro, pequeñas y medianas empresas. Específicamente, las incubadoras de empresas son coordinadas por la Dirección General de Programas de Desarrollo Empresarial y la Dirección General de Programas de Emprendedores y Financiamiento. La Dirección General de Programas de Desarrollo Empresarial cataloga a las incubadoras y evalúa su desempeño periódicamente con el propósito de que éstas continúen ostentando un espacio dentro de la Vitrina de Incubadoras, Aceleradoras y Espacios de Vinculación del INADEM y garantizar con ello, que los servicios proporcionados al emprendedor sean de alta calidad. Asimismo, coordina el Programa de Incubación en Línea que proporciona a los futuros

114

6 Los cambios en los lineamientos de incubación fueron enunciados con la finalidad de subsanar las posibles deficiencias en las incubadoras. A inicios de 2013, operaban alrededor de 500 incubadoras; después de las modificaciones el número se redujo a 150 (Gascón, 2013).


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

empresarios la posibilidad de crear su negocio de forma virtual y acceder al financiamiento otorgado por el Fondo Nacional del Emprendedor. Por su parte, la Dirección General de Programas de Emprendedores y Financiamiento mediante el Sistema Nacional de Garantías impulsa novedosos esquemas que permiten a los proyectos egresados de la Red de Incubadoras Acreditadas por el INADEM, acceder a un crédito para poner en marcha el negocio (INADEM; 2013). Anterior a la constitución del INADEM, la Secretaría de Economía regulaba indirectamente el desempeño de las incubadoras a través de la organización no gubernamental denominada Fundación E que fungía como organismo intermedio entre el Sistema Nacional de Incubadoras de Empresas y la Secretaría de Economía para transparentar el acceso, comprobación y medición del impacto de los recursos públicos (Fundación E, 2012). Este sistema basado en emplear una organización intermediaria entre el gobierno federal y las incubadoras presentó ciertas limitaciones principalmente, triangulación de información y excesiva burocracia. Asimismo, los nuevos lineamientos implican modificar la clasificación de las incubadoras de empresas. Precedentemente, eran catalogadas en tradicionales, de tecnología intermedia y de alta tecnología7; en tanto, bajo las recientes modificaciones se categorizan en básicas y de alto impacto. Además, se agregan las aceleradoras y espacios de vinculación (INADEM, 2013). En esta clasificación, once de las incubadoras de empresas de la UAEMex ostentan la condición básica; mientras, Incubask es la única en el rubro de alto impacto. Igualmente, siete de ellas han sido reconocidas por el INADEM como miembros de la Vitrina de Incubadoras, Aceleradoras y Espacios de Vinculación. Respecto al gobierno estatal, el Instituto Mexiquense del Emprendedor (IME) es un organismo que entre otras funciones apoya a las incubadoras de empresas mediante convenios de colaboración y financiamiento; particularmente, a través de Sistema Estatal de Incubación de Empresas, el cual tiene como misión fomentar la creación, consolidación y promoción de las incubadoras en el Estado de México mediante la asignación de recursos, contacto directo y capacitación continua. Adicionalmente, estimula la comunicación entre las diferentes incubadoras mexiquenses con la finalidad de compartir experiencias y facultar el acceso a recursos financieros federales (IME, 2013). Para tal efecto, cuenta con un directorio de incubadoras para canalizar a los futuros empresarios hacia el empleo de estas estructuras de apoyo y posibilitar con ello, la capacitación necesaria para participar en el financiamiento otorgado por el propio Instituto o por el gobierno federal.

7 Las incubadoras tradicionales apoyaban empresas en sectores que no requerían infraestructura y capital humano especializado. Las de tecnología intermedia favorecían la constitución de negocios con demandas tecnológicas y de operación semi-especializadas; en tanto, las de alta tecnología estimulaban proyectos en sectores tecnológicamente avanzados (Secretaría de Economía, 2013).

115


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

Concerniente al entorno empresarial, en el caso concreto de la UAEMex se están llevando a cabo esfuerzos por parte de la Dirección de Desarrollo Empresarial para vincular a las empresas incubadas con el sector industrial mexiquense, sin embargo, esta relación se encuentra en una etapa incipiente. Al respecto, los coordinadores de las incubadoras refieren urgencia para establecer conexiones con el entorno industrial en atención a objetivos diversos: integrar a las empresas incubadas en cadenas de proveeduría regionales, comercializar los servicios y la tecnología que oferta la incubadora, así como fomentar enlaces cliente-proveedor entre las empresas graduadas y en proceso de incubación. Otro ángulo de la dimensión institucional inherente a la conexión incubadorassector empresarial puede observarse a través de la forma en que éstas captan emprendedores y el seguimiento otorgado a las empresas graduadas. Una particularidad de las incubadoras de la UAEMex versa en que la prestación de sus servicios no está acotada a las fronteras universitarias sino es incluyente de individuos no universitarios interesados en desarrollar un nuevo negocio o ampliar alguno ya existente. Para dar a conocer sus servicios y atraer emprendedores, las incubadoras de la UAEMex patrocinan eventos sobre emprendimiento8 y difunden sus actividades en medios de comunicación masivos. Una vez captados los emprendedores, la fase siguiente consiste seleccionar los proyectos con potencial de negocio. Para ello, se consideran las habilidades, la experiencia, el conocimiento y la capacidad empresarial del emprendedor, el carácter innovador del producto o servicio que se pretende incubar y los planes originados por el estudiantado universitario. Relativo a las empresas graduadas, las incubadoras de la UAEMex mantienen contacto vía telefónica, correo electrónico y mediante invitaciones a eventos de emprendedores. La frecuencia de la comunicación es variable, en algunos casos, ocurre de manera mensual, trimestral, semestral o anual. Asimismo, en ocasiones las incubadoras enlazan a las empresas graduadas con aquellas en proceso de incubación con fines de motivar a los emprendedores a través del intercambio de experiencias, signar convenios de soporte tecnológico y comercial, o bien, proporcionar a las empresas incubadas insumos a bajo costo; empero, esta conexión es escasamente habitual o nula (figura 5).

116

6 El Departamento de Desarrollo Empresarial se encarga de organizar y supervisar eventos como el “Concurso del Universitario Emprendedor”, “Expo Emprendedor”, “Foro Mexiquense PYME” y “Semana Nacional PYME”. Es de particular importancia el “Programa Emprendedor” que ofrece a la comunidad universitaria de la UAEMex pláticas sobre temas empresariales, el concurso “Universitario Emprendedor” y el “Club de Emprendedores” (Dirección de Desarrollo Empresarial UAEMex, 2013).


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Figura 5 - Articulación institucional de las incubadoras de empresas de la UAEMex de la UAEMex con su entorno

Fuente: Elaboración propia.

La descripción precedente permite inferir que el contexto institucional de las incubadoras de la UAEMex se halla ligado a los ámbitos universitario, gubernamental y empresarial; equiparables a los actores intervinientes en el modelo triple hélice. Concretamente, se manifiesta por el impulso a la incubación otorgado por la propia Universidad, la participación del gobierno federal y estatal a través de la Secretaría de Economía, el Instituto Nacional del Emprendedor y el Instituto Mexiquense del Emprendedor (figura 6).

117


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

Figura 6 - Modelo triple hélice y dimensión institucional en las incubadoras de empresas de la UAEMex

Fuente: Elaboración propia.

Esta relación institucional tripartita presenta ciertos inconvenientes que inciden negativamente sobre el desempeño de las incubadoras de la UAEMex. En el ámbito gubernamental, existen rígidos trámites burocráticos, recursos financieros restringidos, excesivo tiempo de respuesta y la configuración de otros esquemas de emprendimiento (crédito joven, incubación en línea a través de la página del INADEM). Además, la dificultad que implica adaptarse a los nuevos lineamientos establecidos por la Secretaría de Economía que modifican la trayectoria de operación de las incubadoras de empresas. En el ámbito universitario y empresarial afrontan dificultades esencialmente de desconocimiento y/o apatía de la comunidad universitaria y no universitaria acerca de la incubación. Igualmente, se presentan problemas concernientes a la falta de recursos para adquirir infraestructura, contratar consultores externos, personal de apoyo y recursos humanos especializados dedicados de tiempo completo a la incubación. Este último aspecto merece especial atención ya que generalmente, los profesores universitarios desempeñan funciones de asesoramiento a emprendedores como tarea adicional a su carga habitual de trabajo. 118


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Respecto a la vinculación de las incubadoras con el sector empresarial mexiquense; el análisis de la dimensión institucional señala que, aunque se considera preponderante la conexión con este sector, existe una articulación muy limitada con propuestas derivadas desde el tejido productivo local. Las incubadoras no implantan relaciones formales con empresas establecidas en la región y el sistema de incubación opera básicamente con proyectos que emanan desde iniciativas de emprendimiento académico (alumnos o investigadores) de la UAEMex. Conclusiones A partir de la inmersión de las economías al mundo globalizado, es significativa la búsqueda y aplicabilidad de nuevas alternativas productivas y organizacionales, consecuencia de una mayor demanda por productos con alto valor agregado en términos tecnológicos y de innovación. Ante esta panorámica, la articulación entre agentes heterogéneos representa una forma cada vez más importante para allegarse de conocimiento y complementar recursos tangibles e intangibles. En particular, es fundamental la interacción entre los ámbitos universitario, productivo y gubernamental para promover la innovación y el desarrollo económico; asumiendo la universidad un papel cada vez más activo en el crecimiento de las regiones. Así, es necesario visualizar los cambios institucionales como los únicos mecanismos de transformación de las sociedades, siendo aún más preponderantes que las modificaciones tecnológicas. El Modelo Triple Hélice simboliza un enfoque que analiza explícitamente las conexiones institucionales entre universidades, industrias y gobiernos. En éste, cada uno de los actores ostenta una posición activa dentro de la sociedad encaminada a la innovación y el crecimiento económico; siendo las incubadoras de empresas un esquema de apoyo empresarial emergido de tal relación tripartita. Las ideas plasmadas en la perspectiva en hélice son susceptibles de críticas. Los detractores manifiestan que el éxito de la incubación de empresas originado por la interacción trilateral no es un asunto inmediato sino es consecuencia de un proceso a largo plazo debido a la dificultad que implica converger en un objetivo común ante la naturaleza divergente de los actores. Además, señalan que desvirtúa la función principal de las universidades debido a que las actividades empresariales únicamente competen al sector industrial. En México el esquema de incubación es relativamente reciente, data de los años noventa, aunque cobra relevancia en la primera década del siglo XX cuando se enuncian por primera vez, lineamientos gubernamentales encaminados a la conformación del Sistema Nacional de Incubación de Empresas. 119


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

El análisis presentado en este trabajo mostró el caso particular de las incubadoras de empresas de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEMex) y su relación con el entorno. Esta configuración representa, sin duda, un avance de la lógica universitaria por incorporar nuevos objetivos a su función tradicional de formar recursos humanos y generar investigación básica y aplicada, construyendo, a través de su sistema de incubadoras, un canal de interconexión con el ámbito productivo y, el cual, se fue acoplando con políticas emanadas desde el gobierno estatal, particularmente al comienzo del siglo XXI. Esta articulación, avanzó, específicamente, en promover conductas emprendedoras y concretar, o mejorar, proyectos para su destino comercial. A pesar del crecimiento en el número de unidades de incubadoras (doce en 2013) y de proyectos sujetos a incubación (710 en 2013), éstos aún son limitados en cantidad y en el tipo de proyectos, casi siempre de consultoría técnica o en segmentos de muy bajo contenido tecnológico. Además, la integración tripartita mantiene diversas deficiencias en términos de la configuración del sistema: la afinación entre objetivos comunes de los participantes, infraestructura para hacer frente a proyectos de mayor intensidad tecnológica, dependencia financiera de recursos provenientes del gobierno estatal, límites al emprendimiento académico, laxos mecanismos de retribución monetaria y derechos de propiedad, así como falta de procedimientos de seguimiento y evaluación. Como parte de la agenda es indispensable realizar un diagnóstico más preciso sobre las bests practices y los obstáculos que presenta el sistema de incubadoras de la UAEMex, que lleve a proponer ajustes al diseño organizacional y las bases institucionales que permitan dar un nuevo impulso a la relación universidad-empresa-gobierno, en este y otros niveles de articulación económico y social. Lo precedente denota una limitación del entramado de relaciones que limita la capacidad de las incubadoras para configurar esquemas aproximados al entorno nivel III de triple hélice, por tanto, la propuesta trilateral señalada por Etzkowitz y Leydesdorff (2008) asume un carácter endeble en este contexto particular. En suma, a partir de las conexiones entre las incubadoras y su ambiente, es factible dilucidar limitaciones detonantes de vacíos en los procesos de articulación. Por un lado, es notable la falta apoyo gubernamental en cuestiones de financiamiento, infraestructura e incertidumbre respecto a las políticas públicas de incubación; y por otra parte, se manifiesta una escasa cultura universitaria relativa a los beneficios de la incubación de empresas. De manera conjunta, estas barreras interrumpen los flujos de intercambio previstos en el modelo insumo-producto de la incubación (Comisión Europea, 2002) y, al mismo tiempo, impiden la circulación progresiva y los resultados esperados de la articulación entre el gobierno, la universidad y las empresas locales, en lo que se refiere a: la obtención de fondos y capital de riesgo, la implantación de infraestructura, la creación de empresas y de empleo asociado, 120


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

la comercialización de productos mejorados o innovadores y la recaudación de impuestos u otros recursos (licencias, patentes, etc.), como lo plantean Chandra y Chao (2011). Nota metodológica El estudio de la vinculación universitaria a partir de las incubadoras de empresas de la UAEMex requirió de la utilización del método descriptivo– analítico basado en primera instancia, en una revisión documental y, en segundo lugar, mediante la aplicación de cuestionarios semiestructurados a los coordinadores de las incubadoras, respondidos entre julio 2012 y febrero 2013. En primera instancia, se pidió la participación de los 12 coordinadores, sin embargo, únicamente 10 respondieron a las preguntas contenidas en el cuestionario. La aplicación de este método se debe a que caracteriza un evento particular inserto en un ambiente determinado; y además se sustenta en la investigación del comportamiento de un objeto específico para entender aquellos elementos que no se muestran de manera explícita sino a través de la aplicación sistémica de la metodología. La naturaleza del estudio es de tipo transversal debido a que se enfoca en los vínculos de las incubadoras con su entorno en un momento específico. Dada esta circunstancia, no se examinan los cambios que pudieran suscitarse en la configuración de las conexiones a través del tiempo. A pesar de esta naturaleza estática, es factible describir el fenómeno en un instante determinado e identificar con ello, los elementos que inciden en las relaciones de las incubadoras de empresas de la UAEMex. Respecto al análisis de datos, consecuencia del estudio de un caso particular, la principal fuente fue primaria al obtener información directamente de donde se originó, esto es, de las incubadoras de empresas de la UAEMex. Sin embargo, fue necesario complementar los datos con fuentes secundarias, principalmente los Anuarios Estadísticos de la propia Universidad, así como, las páginas electrónicas del Instituto Mexiquense del Emprendedor (IME), el Instituto Nacional del Emprendedor (INADEM) y la Secretaría de Economía del gobierno federal. El conocimiento respecto a la articulación que se origina entre las incubadoras de empresas de la UAEMex, las instancias de la propia Universidad, el sector gubernamental y las empresas o emprendedores; fue obtenida en gran medida, a partir de los cuestionarios aplicados a los coordinadores de estas estructuras de apoyo empresarial. En éstos se establecieron preguntas concretas respecto al tipo de actor con que la incubadora particular se vincula y el objetivo de esta conexión. 121


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

Bibliografía Acosta, W. y Carreño, M. (2013). “Modo 3 de producción de conocimiento: implicaciones para la universidad de hoy”, Revista de la Universidad La Salle, núm. 61, pp. 67-87. AMCDPE, Asociación Mexicana de Centros para el Desarrollo de la Pequeña Empresa A.C, disponible en: http://www.amcdpe.org> (1 de octubre de 2013). Ayala, J. (2004). Instituciones y Economía: Una introducción al neoinstitucionalismo económico. Fondo de Cultura Económica, México. Bueno, E. (2007). “La tercera misión de la universidad: el reto de la transferencia del conocimiento”. Revista mi+d, núm. 47, disponible en: http://www. madrimasd.org/revista/revista41/tribuna/tribuna2.asp (10 de junio de 2010). Campos, G. y G. Daza (2005). “La vinculación universitaria: ese oscuro objeto del deseo”, Revista electrónica de Investigación Educativa, disponible en: http://redie.uabc.mx/vol7no2/contenido-campos.html (7 de mayo de 2010). Casas, R. y J. Dettmer (2008). “Sociedad del conocimiento, capital intelectual y organizaciones innovadoras”, en G. Valenti, M. Casalet y D. Avaro (coords.), Instituciones, sociedad del conocimiento y mundo de trabajo. FLACSO/PLAZA Y VALDES, México, pp. 21- 59. Catálogo de productos y servicios universitarios (2013). Secretaría de Extensión y Vinculación UAEMex, disponible en: http://www.uaemex.mx/SEyV/ Convenios/homecatalogops.html (29 de septiembre de 2013). Comisión Europea (2002). “Benchmarking of Business Incubators”. Centre for Strategy and Evaluation Service. Disponible en:http://www.cses.co.uk/ upl/File/Benchmarking-Business-Incubators-main-report-Part-1.pdf (20 de junio de 2011). Chandra, A. y A. Chao (2011). “Growth and Evolution of high technology business incubation in China”, Human Management System, vol. 30, pp. 55-69. Dirección de Desarrollo Empresarial UAEMex (2013). Red de incubadoras de empresas, disponible en: http://www.uaemex.mx/SEyV/Direcciones/ dde/dde.html (8 de octubre de 2013). 122


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Dooley, L. y D. Kirk (2007) “University-industry collaboration. Grafting the entrepreneurial paradigm onto academic structures”. Europe Journal of Innovation Manage, vol. 10, num. 3, pp. 316–332. Escabedo, P. (2013). “75% de las incubadoras se quedarán sin registro ante el Inadem”, Excelsior, disponible en: http://www.dineroenimagen. com/2013-07-09/22807 (8 de octubre de 2013). Secretaría de Economía (2015). Instituto Nacional del Emprendedor, disponible en: https://www.inadem.gob.mx/index.php/visita-sistema-emprendedor (8 de octubre de 2013) Reconocimiento INADEM (s/d). Instituto Nacional del emprendedor, disponible en: https://reconocimiento.inadem.gob.mx/resultados/index. php?e=15 (reconocimiento incubadoras), (15 de octubre de 2013). Etzkowitz, H. (2002). “Incubation of incubators: Innovation as a triple helix of university – industry – government networks”, Science and Public Policy, vol. 29, num. 2, pp. 115 – 128. (2008). “Networks of Innovations: Science, Technology and Development in the Triple Helix Era”, International Journal of Technology Management & Sustainable Development, vol. 1, num 1, pp. 7-20. Etzkowitz, H. y L. Leydesdorff (2000). “The dynamics of innovation: from national Systems and “Mode 2” to a Triple Helix of university – industry – government relations”, Research Policy, num. 29, pp. 109 – 123. Fundación E (2012). Fundación E: misión, visión, objetivos, disponible en: http://fundacióne.org (8 de noviembre de 2012). Furman, J., M. Porter y S. Stern (2001). “The Determinants of National Innovative Capacity”, Research Policy, vol. 31, num. 6, pp. 899-933. Gastón, V. (2013) “Depura Fondo Pyme a incubadoras”, Periódico Reforma, 23, disponible en: http://testigos.intelicast.com/2013/06Junio13, (13 de junio, 2013). González, T. (2009). “El Modelo de Triple Hélice de relaciones universidad, industria y gobierno: un análisis crítico”, ARBOR Ciencia, Pensamiento y Cultura, vol. 185, núm. 738, pp. 737 – 755. IME, Instituto Mexiquense del Emprendedor (2013). Incubadoras de empresas, disponible en: http://portal2.edomex.mx (10 de octubre de 2013). 123


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

ITESM (2013). Incubadoras de Empresas del ITESM, disponible en: http:// incubadoras.mty.itesm.mx (1 de octubre de 2013). INADEM (2013). Incubadoras de empresas, disponible em: https:// reconocimiento.inadem.gob.mx/resultados/index.php?e=15 (1 de octubre de 2013). Marchese, A. y R. Ingrassia (2010). “Gestión y Conocimiento Compartido. Características de cada Entorno” Decimoquintas Jornadas Investigaciones en la Facultad de Cs Económicas y estadística UNR. Rosario – Santa Fe – Argentina. North, D. (1990). Institutions, Institutional Change and Economic Performance. Cambridge University Press, Reino Unido. —— (2005). Understanding the process of economic change. Princeton University Press, Estados Unidos. Nowotny, H., P. Scott y M. Gibbons (2003). “Mode 2 revisited: the new production of knowledge”. Minerva, no. 4 pp. 179-194. Olsen, J. “Reforming European Institutions of Governance”, JCMS, vol. 40, num. 4, pp. 581-602. Perkmann, M. y K. Walsh (2008) “Engaging the scholar: three types of academic consulting and their impact on universities and industry”, Research Policy, num. 37, pp. 1884-1891. Programa Columbus (1996). Políticas de Innovación. La gestión de Incubadoras de Empresas de las Universidades, disponible en: http:// www.columbus-web.og/images/stories/publicaciones/Politicasinno.pdf (28 de septiembre de 2013). Secretaria de Economía, (2013). “Página electrónica”, disponible en: http:// economía.gob.mx (22 de junio de 2013). Nelson, R. y B. Sampat, B. (2001). “Las instituciones como factor que regula el desempeño económico”, Revista de Economía Institucional, vol. 3, núm. 5, pp. 17-51.

124


Vinculación universitaria con el ámbito productivo: la gestión institucional de incubadoras en la Universidad pp. 99-126 Autónoma del Estado de México

Soetanto, D. (2005). “A meta-analysis approach on the determinant factors of incubation performance”, International Journal of Innovation and Technology Management, vol. 2, num. 2, pp. 119 -134. Smilor, R. (1987). “Managing the Incubator System: Critical success factors to accelerate new Company Development”, IEEE Transactions on Engineering Management, vol. 34, num. 3, pp. 146-156. Tuunainen, J. (2004). “Hybrid practices: the dynamics of university research and emergence of a biotech company”. Research Reports, disponible en: http://ethesis.helsinki.fi/julkaisut/val/sosio/vk/tuunainen/hybridpr.pdf (3 de mayo de 2011). Versino, M. (2000). “Las incubadoras universitarias de empresas en La Argentina: Reflexiones a partir de experiencias recientes”, Redes, vol. 7, núm. 15, pp. 151 – 181. Vestergaard, J. (2007). “The Entrepreneurial University Revisited: Conflicts and the Importance of Role Separation”, Social Epistemology, vol. 21, núm.1, pp. 41 – 54.

Recibido: 04 de marzo de 2016 Reenviado: 09 de junio de 2016 Aceptado: 09 de agosto de 2016

125


Juan Andrés Godinez Enciso Rosa Azalea Canales García

Juan Andrés Godinez Enciso. Es Doctor en Política Económica. Actualmente se encuentra adscrito a la Universidad Autónoma Metropolitana-Azcapotzalco, asimismo, desarrolla las líneas de investigación “Economía de la innovación”, “Universidad-Empresa-Gobierno”, “Cadenas de Valor Global” y entre sus publicaciones como autor sobresalen: “Localización productiva global en la cadena de la computación: la búsqueda de activos de innovación y ventajas competitivas locales. Reflexiones sobre el caso mexicano” (2013), Revista Pymes, Innovación y Desarrollo, vol. 1, núm. 2, pp. 3–35 disponible en: (http:// www.redpymes.org.ar/pid/); Agrupamientos Productivos y Condiciones de Desarrollo: el agrupamiento industrial de Azcapotzalco y otros estudios de caso, (2010), UAM-A/EON. México, disponible en: (http://zaloamati.azc.uam. mx/browse?value=God%C3%ADnez+Enciso%2C+Juan+Andr%C3%A9s%2 C+Coordinador&type=author) y como coautor: Las condiciones competitivas e innovativas de las empresas del área industrial de Azcapotzalco, (2011), UAM-A/EON. México, disponible en: (http://zaloamati.azc.uam.mx/browse? value=God%C3%ADnez+Enciso%2C+Juan+Andr%C3%A9s&type=author). Correo electrónico: ja_genciso@hotmail.com Rosa Azalea Canales García. Es Doctora en Ciencias Económico Administrativas. Actualmente se encuentra adscrita a la Facultad de Economía, en la Universidad Autónoma del Estado de México. Asimismo, desarrolla las líneas “Incubadoras de empresas”, “Redes de conocimiento”, “Institucionalismo económico” y entre sus publicaciones como autora y coautora sobresalen: “Propuesta metodológica para el estudio de incubadoras de empresas a partir de los enfoques Análisis de Redes Sociales (ARS) y redes de conocimiento: el caso de las incubadoras de la UAEMex” (2013). Revista Acta Universitaria, vol. 23, núm. 2, pp. 27-37. “Modelo Triple Hélice e incubadoras de empresas: una propuesta de evaluación, Vectores de Investigación” (2012). Vectores de investigación, vol. 4, núm. 4, pp. 93-110, “Presencia de las instituciones en los enfoques del institucionalismo económico: convergencias y divergencias” (2011), Revista CS, núm. 8, pp. 83-110. Correo electrónico: azalea_canales@hotmail.com, racanalesg@uaemex.mx

126


Reseña


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio - diciembre 2014, pp. 129-132

Parques revolucionarios. Conservación, justicia social, y los Parques Nacionales de México, 1910-1940.

Revolutionary Parks. Conservation, social justice, and Mexico’s National Parks, 1910-1940. MARCO AURELIO ALMAZÁN REYES Wakild, Emily (2011). Revolutionary Parks. Conservation, social justice, and

Mexico’s National Parks, 1910-1940, The University of Arizona Press, Tucson, Estados Unidos de América, pp. 235, ISBN 978-0-8165-2957-5. Las interpretaciones de períodos de la historia de México con base en parámetros ambientales han sido escasas. Una de ellas es la que Emily Wakild desarrolló en su texto Revolutionary Parks. Conservation, social justice, and Mexico’s National Parks, 1910-1940, publicado en 2011. En éste, Wakild analizó la puesta en marcha de los parques nacionales en México durante el período presidencial de Lázaro Cárdenas del Río (1934-1940), programa al cual consideró de trascendencia no sólo para la historiografía sino como un referente para las acciones gubernamentales actuales relacionadas con el manejo de los recursos naturales y su conservación. El texto se compone de cinco capítulos, una breve presentación introductoria, conclusiones generales y un apartado de apéndices. Contiene tres ejes temáticos: los antecedentes técnicos, ideológicos e institucionales que sirvieron de base para la creación de los parques nacionales; las variadas características naturales, y administración de áreas de protección natural. Como objetivo central, trata de elucidar cómo y por qué un gobierno posrevolucionario mexicano, apenas en la cuarta década del siglo pasado, fue capaz de considerar a la conservación forestal y natural como una de sus políticas prioritarias ya que en tan solo seis años instituyó 40 parques nacionales en la parte céntrica del país.

y que tomó particular relevancia bajo la presidencia de Lázaro Cárdenas. Mientras en el primero de ellos la política forestal se dirigió a privilegiar a una élite técnica y económica que se consideraba –a sí misma- capaz de explotar y procurar la regeneración de los montes, en el Cardenismo se tomó como base a los campesinos, y a las poblaciones indígenas, como actores centrales y herederos de la justicia social emanada de la revolución. Por ello, en este último caso se contempló integrar las demandas de ese sector dentro del esquema de organización de los parques nacionales. 129


Marco Aurelio Almazán Reyes

Parque Nacional Lagunas de Zempoala; en los estados de Morelos y México; del Estado de México, Puebla y Morelos, así como el del volcán de la Malinche en Tlaxcala y Puebla.

en que se les designó como tales, un período importante en la construcción del Estado mexicano. Por ejemplo, en el hecho de que ciertos recursos naturales fueran convertidos en monumentos culturales y de identidad nacional, como sucedió en el Parque Nacional del Popocatépetl-Iztaccíhuatl, en el que sus volcanes fueron objeto de numerosas ilustraciones y expresiones artísticas, motivadas en parte por el interés gubernamental de ese período. sirvió a sus respectivos habitantes como argumento para defenderlo –al considerarlo también como su territorio- incluso en disputas que tuvieron lugar posterior a esos años. Los vecinos tepoztecos, por ejemplo, en el Estado de Morelos, lo hicieron exitosamente ante intereses empresariales en 1994, aludiendo a la importancia de sus recursos que otrora, en la década de 1930, habían merecido ser contemplados dentro de un Parque Nacional por decreto federal. Finalmente, el declive general de este programa en el cierre del período cardenista se debió principalmente a un cambio de paradigma en el proyecto nacional – la conservación natural no generaba ganancias económicas a diferencia de la la cual requería la adaptación del aparato público a las circunstancias de cada espacio denominado como parque. En el ámbito metodológico, Revolutionary Parks recoge una amplia diversidad de fuentes. Las primarias fueron obtenidas en galerías del Archivo General de la Nación, en archivos de algunos pueblos situados en los parques nacionales, así como en distintas fototecas. Algunos estudios de caso son completados con información obtenida de diarios de antropólogos que recorrieron algunos de esos espacios en otros períodos. A ello lo complementan fuentes secundarias –boletines y diarios-, y vasta historiografía. En una línea más del trabajo, Wakild demuestra que la investigación histórica puede incidir notablemente en la agenda pública contemporánea. La experiencia mexicana que se ilustra en Revolutionary Parks contrasta con el modelo de parques nacionales que se ha impuesto, por ejemplo, en Estados Unidos. Mientras en este país fueron establecidos en antiguos territorios indígenas, pero ya sin habitantes, en México el diseño de tales parques integró a la naturaleza 130


Parques revolucionarios. Conservación, justicia social, y los pp. 129-132 Parques Nacionales de México, 1910-1940.

con tradiciones y monumentos culturales –pirámides prehispánicas y conventos coloniales por ejemplo- así como con conocimientos ancestrales resguardados por los habitantes ahí asentados. De igual forma, la instauración de los parques de la biosfera, instrumentos neoliberales para resguardar biodiversidad – término también relativamente reciente-, que privilegia naturaleza considerada exótica por una perspectiva comúnmente externa a las comunidades. La principal diferencia de aquellos parques con este y otros instrumentos de fauna, fue la búsqueda, y en ocasiones el logro del consenso social en conjunto con un manejo responsable de la naturaleza.1 Aún más, propuestas y conceptos como ecoturismo, sustentabilidad y ecología no constituyen, necesariamente, aportaciones de los países industrializados, gestados en el último tercio del siglo XX, pues experiencias como la cardenista habrían incidido en su acuñación. En tal sentido, dichas experiencias pueden constituir un referente para repensar la administración actual de las áreas de conservación forestal y natural. En síntesis, para Wakild, el análisis de las dinámicas culturales de acceso a la naturaleza debe tener tanto peso, o más, que el que únicamente se enfoca en el ámbito natural –por ejemplo, exclusivamente desde la Biología- puesto que aquéllas han incidido en mayor medida en el entorno. Ciertamente, algunos puntos de la obra invitan al debate. Si bien los parques nacionales cardenistas no fueron diseñados para buscar un mayor control de quedara totalmente fuera de ese propósito. El hecho de que se hayan sobrepuesto el Estado posrevolucionario para el control de los campesinos en algún grado, hace necesario ubicar ejemplos que puedan elucidar el grado de sujeción del que ya eran objeto al momento del establecimiento de los parques y su posterior evolución. De igual forma, se puede debatir si la retórica de los habitantes de los pueblos que aceptación o, en realidad consistía en una estrategia de defensa de sus recursos e intereses, al menos en algunos casos. Es posible que tales actores actuaran acorde a una muy larga tradición local en la que el juego de palabras -dirigidas al gobierno les era funcional para salvaguardar y continuar con su acceso a tales recursos. 1 Estos referentes siguen pasando desapercibidos para quienes toman decisiones en ese ámbito. Así volvió a suceder Ésta fue emitida el 1º de octubre de 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto, quien eliminó esa categoría, para y disminuyendo considerablemente su extensión.

131


Marco Aurelio Almazán Reyes

Finalmente, esta investigación sugiere preguntarnos cómo se accedía a los recursos naturales durante el mismo período pero en espacios que no fueron designados como Parques Nacionales, por lo cual, son necesarios más estudios de caso que permitan contrastar los aquí observados. El legado cardenista en el ámbito de la conservación natural ha sido poco reconocido hasta ahora, y esta obra contribuye a rescatarlo. En tal sentido, y con el fin de incrementar el diálogo sobre estos tópicos, esperamos su pronta aparición en idioma español.

Recibido: 19 de diciembre de 2015 Aceptado: 06 abril de 2016

Marco Aurelio Almazán Reyes. Es Doctor en Antropología. Actualmente es postdoctorante CONACYT adscrito en el Colegio Mexiquense A.C., asimismo, desarrolla la línea de investigación “Acceso social a recursos naturales (tierras, aguas y bosques), durante el siglo XIX y el Porfiriato” y entre sus publicaciones como autor sobresalen: (en prensa) “Entre la Ley Lerdo y la desamortización. Las pugnas por los recursos naturales en el distrito de Teotitlán del Camino, Oaxaca, 1856-1890”, en Plata, J. y J. Maisterrena (coords.), Análisis de las territorialidades en México y Bolivia desde la etnografía, la historia y los imaginarios sociales, El Colegio de San Luis; “Entre el ideal y la contradicción. El impacto de la incipiente política forestal mexicana en los montes de los pueblos. El caso del Nevado de Toluca, 1861-1913”, en Antonio EscobarOhmstede y Martín Sánchez (coords.), La Desamortización civil desde perspectivas plurales, El Colegio de México, El Colegio de Michoacán, CIESAS; “Ocaso o subsistencia. El acceso al agua en la Cañada Baja, Oaxaca. El caso del ingenio de Ayotla” (2013). Sociedad, Medio Ambiente y Proyectos de Desarrollo, Dirección General de Población, Gobierno del estado de Oaxaca, año 13, no. 35, pp. 14-19, Imágenes y Recuerdos. Colección fotográfica de Santa María del Monte y textos sobre su historia ejidal y comunitaria (2006) PACMYC-CONACULTA. Correo electrónico: ctassarma@yahoo.com.mx

132


Requisitos para las colaboraciones

Requisitos para los colaboradores Los artículos enviados a la revista Explanans para su publicación pueden ser en inglés, portugués o en español y deben ser resultado de investigaciones académicas inéditas y no haber sido sometidos simultáneamente para su publicación en otro medio. Arbitraje. Todos los artículos recibidos, son sometidos a un proceso de dictamen imparcial y por pares con carácter anónimo llevado a cabo por los integrantes de nuestro cuerpo de árbitros. Los árbitros designados determinarán: •Publicar sin cambios •Publicación condicionada a cambios •Rechazar Para que el artículo sea aceptado para su publicación deberá contar con, al menos dos dictámenes positivos. En caso de que un artículo cuente con un dictamen positivo y otro negativo, será remitido a un tercer dictaminador quien definirá el resultado. Los resultados del proceso de dictamen académico serán inapelables en todos los casos. Los documentos serán reenviados a revisión por parte de los dictaminadores que así los soliciten. Se dará un plazo de treinta días para que el autor realice las correcciones indicadas. Autores. En la cubierta deben anotarse el(los) autor(es), la(s) institución(es) a la(s) que pertenece(n) y la dirección. Extensión. Los artículos deben tener una extensión máxima de 25, considerando cuadros, gráficas y referencias bibliográficas utilizadas. Las “Reseñas” no deberán superar las cinco cuartillas. En tamaño carta, con márgenes superior e inferior de 2.5 cm, e izquierdo y derecho de 3 cm. Con numeración de página, con caracteres “Times New Roman” 12, a espacio 1.5 líneas. Bibliografía. Sólo la necesaria y se ubica al final de cada artículo. Va ordenada alfabéticamente por el apellido del autor y debe contener: nombre del autor, año de edición (entre paréntesis), título del artículo (entrecomillado) y título del libro o revista (en cursivas), editorial, número, ciudad y número de páginas. 133


Requisitos para las colaboraciones

Ejemplos: •Richardson, H. (1975). Elementos de Economía Regional, Alianza editorial, Madrid. •Barro, Robert & X. Sala-i-Martin (1995). Economic Growth, McGrawHill, New York. •Dunn, E. (1960). “A Statistical and Analytical Technique for Regional Analysis”, Paper and Proceedings of the Regional Science Association, núm. 6, pp. 97-109. •Bueno, C. (2008). “Las estrategias de innovación de las corporaciones automotrices en la zona metropolitana de la ciudad de Toluca”, en P. Mejía, L. Del Moral y O. Rodríguez (coords.), Actividad Económica en el Estado de México, vol. I, Biblioteca Mexiquense del Bicentenario, Gobierno del Estado de México, Toluca, pp. 177-204. •Br given at Keele University, Disponible en: http://www.oft.gov.uk/html/ rsearch/sp-arch/spe5-99.htm, (February 3rd). Cursivas. Empleadas sólo para títulos de libros y para palabras en idiomas extranjeros. Para destacar palabras o frases usar negritas. Las citas y referencias en el texto deberán cumplir con el siguiente ordenamiento: a) Referencias: (apellido, fecha). b) Citas textuales: (apellido, fecha: página[s]). Si el artículo contiene citas textuales, éstas deben escribirse en un párrafo aparte, con sangría en todo el párrafo, sin comillas, en el mismo tamaño de letra y en espacio sencillo. Si la cita contiene agregados y omisiones del autor, éstos deberán ir entre corchetes. contenerlos sólo en color negro e incluirlos en el artículo, así como, en el formato original en el que fueron construidos (Excel, Word), debidamente numerados e indicando su lugar en el texto. Asimismo, cada elemento llevará título y, al pie, letras vayan también en Times New Roman, y sólo la primera en mayúscula. Notas. Se emplea el sistema automático y van con números pequeños, no con paréntesis, y su contenido se ubica a pie de página. En el texto y las notas, la bibliografía debe ir sólo mencionada con el primer apellido del autor, la fecha de la edición que se ha empleado y el número de página, precedido por dos puntos. Por ejemplo: “(Matsuyama, 1992: 124)”. 134


Requisitos para las colaboraciones

Subtítulos. Van en letra tamaño 12. No llevan número. Sólo la primera palabra va en mayúscula. Van centrados y con negrita. Se sugiere que no excedan de una línea. Títulos. Sugerimos que los títulos no excedan de 15 palabras. Este debe incluir su traducción al inglés. En el artículo van con tamaño 14 y negrita centrados, y en el mismo tamaño, y al costado derecho, va el nombre del o los autores, pero sin negrita, ubicados al costado derecho. Resúmenes. No deben tener más de 150 palabras y tres o cinco palabras claves, y un resumen en español e inglés que no supere las 120 palabras y que destaque las principales aportaciones y conclusiones del artículo. Comité Editorial Explanans. Calzada de Barbabosa No. 150, San Antonio Buenavista, Zinacantepec. C.P. 51350. Tel: (722) 2184102 Email: explanans@cus21.edu.mx

135


Requirements for collaborations

Requirements for collaborations Articles sent to the magazine Explanans for publication may be written in English, Portuguese or Spanish. These articles should be the result of an unpublished academic research and they do not have to be submitted simultaneously for publication by other media. Arbitration. All the articles received are subject to impartial opinion process and with anonymous nature by the members of our board of arbitrators. The arbitrators will determine: •Published without changes •Published once minor corrections have been made •Rejected For the article to be accepted for publication must have at least two positive opinions. In the case in which both results differ from each other, the article will be sent to a third referee, whose decision will determine the result of the refereeing process. In all cases, the results are unappealable The documents will be sent for review by the adjudicators so request. Be given thirty days for the author can make the corrections Authors. All material must contain the name of the author or authors in the cover as well as the name of the institution to which they belong, and their addresses. Extension. Articles must have a minimum of 15 pages and an extension maximum of 25, considering all tables, graphs and references used. The size, with inferior and superior margins of 2.5 cm, and left and right margins of 3 cm. Each page must be sequentially numbered, and “Times New Roman” style is required, with a 12-size letter and space of 1.5 between lines. Footnotes to 10. Bibliography. It has to be located at the end of each article, and only the and must contain: name of the author, year of Edition (in parentheses), title of the article (quoting) and title of the book or journal (in italics), Publisher, number, city and number of pages.

136


Requirements for collaborations

For example: •Richardson, H. (1975). Elementos de Economía Regional, Alianza editorial, Madrid. •Barro, Robert & X. Sala-i-Martin (1995). Economic Growth, McGrawHill, New York. •Dunn, E. (1960). “A Statistical and Analytical Technique for Regional Analysis”, Paper and Proceedings of the Regional Science Association, núm. 6, pp. 97-109. •Bueno, C. (2008). “Las estrategias de innovación de las corporaciones automotrices en la zona metropolitana de la ciudad de Toluca”, en P. Mejía, L. Del Moral y O. Rodríguez (coords.), Actividad Económica en el Estado de México, vol. I, Biblioteca Mexiquense del Bicentenario, Gobierno del Estado de México, Toluca, pp. 177-204. •Bridgem given at Keele University, online at: http://www.oft.gov.uk/html/rsearch/ sp-arch/spe5-99.htm, (February 3rd). Cursive. Used only for titles of books and words in foreign languages. To highlight words or phrases you have to use bolds. Citations and references: •References: (last name of author, date). •Textual citations (last name of author, date: page or pages). If the article contains textual citations, they should be written in a separate paragraph with indent in the entire paragraph, without quotation marks, in the same font size and spacing. When the textual citation contains additions and omissions of the author, they should be in enclosing brackets. Graphic designs. All tables and/or graphics have to be presented in their original format and as part of the article´s material. Each element will have to contain title and, at the foot, the sources (literature, documentary, e). It is uppercase. Notes. Uses the automatic system and go with small numbers, not with parentheses, and their content are located at bottom of the page. In the text and notes, the bibliography must be only mentioned with the last name of the author, the date it was edited and the page number, preceded by two points. For example: “(Matsuyama, 1992:124)”. 137


Requirements for collaborations

Subtitles. Range in font 12-size. These will not be numbered; only the first letter is capitalized. Loaded to the left, in bolds. It is suggested that they do not exceed a line. Title. It is suggested that the titles do not exceed 15 words. This should include his translation into English. In the article the type of font should be of 14-size and it has to be in bold and centered. To the right of the title goes the name or names of the authors in simple letters. Abstracts. Only from three to five keywords are needed and they must not be longer than 150 words. Each article should have either a Spanish and an English resume, highlighting the main contributions and conclusions of the article. Editorial Committee Explanans. Calzada de Barbabosa No. 150, San Antonio Buenavista, Zinacantepec. C.P. 51350. Tel: (722) 2184102 Email: explanans@cus21.edu.mx

138


Explanans, vol. 3, núm. 2, julio-diciembre de 2014, es una publicación semestral SA de CV “Creative Ctrl”, Circuito Metropolitano No 5 Interior 1, Col Bellavista www.c-ctrl. com. Tel +52 (722) 1674999. Este número se terminó de imprimir el 20 de diciembre de 2016 con un tiraje de 300 ejemplares. Fuente tipográfica: Times New Roman en todas sus versiones. Papel 100% reciclado.


explanans vol 3 num 2  

Explanans se publica dos veces al año (junio y diciembre) por Campus Universitario Siglo XXI, S.C. Explanans tiene como objetivo abrir espac...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you