Issuu on Google+


01cargando... nº4 septiembre2013 Colaboradores/as de este número: Esther Martín Felipe P.G. Gaspar M.B. Nerea Villoria Daphne B.S. Nacho Pillonetto Francisca Aleñar Victor Gutiérrez Carlos Blanca Sara de la Pinta Diego Valverde Irene Villegas Fotografía: Carlos Blanca Nerea Villoria Diseño y maquetación: Esther Martín Felipe P.G. Gaspar M.B Edición digital: http://revistaexarchia. wordpress.com Exarchia es una revista de pensamiento crítico, culturas y ciencias sociales. Nace con la pretensión de establecer un diálogo entre el mundo estudiantil-académico, la realidad social y las luchas populares. Contacto: facebook.com/RevistaExarchia twitter: @revistaexarchia email: revistaexarchia@ gmail.com Este número ha sido maquetado bajo el ritmo de `El Diablo Cojuelo´, de La Musgaña. Dep. Legal: DL VA 630-2013

gracias a quienes en el número anterior aportasteis la cuota solidaria con los represaliados del 9m. En breve tendremos noticias.

Fotografía de portada: Nerea Villoria

01 cargando... 02 la historia no se hace sola 03 SISTEMA-MUNDO 03 guía de viaje por una revolución

Defender el patrimonio. Ilustración: Sara de la Pinta

15 fishman: arauca 19: la suiza de américa

27 TIEMPOS (POSt) MODERNOS 21 sos núcleos ru27 la palabra es rales: privatización un arma: ideoloy saqueo a golpe de gía, un concepto ley polémico

07 acercamiento a los falansterios 24 CULTURA(S) 09 medios libres: las otras voces 11 entrevista: feminismo en ecuador

25 las piedras merecen un respeto

24 la contracrónica: autopsia del periodismo español

29 animales territoriales


02cargando...

LA HISTORIA HISTORIA NO NO SE SE HACE HACE SOLA SOLA LA Como ya contábamos en números anteriores de Exarchia si para algo está sirviendo la situación de crisis que está atravesando el capitalismo en la actualidad es para acelerar la pérdida de derechos y los procesos de privatización, algo de lo que no se libran ni las grandes ni las pequeñas poblaciones. Si hace unos meses lo que estaba en peligro era el mantenimiento de los servicios de urgencias en los pueblos, ahora es su patrimonio. A través de la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, el nuevo proyecto del gobierno del Partido Popular, los municipios ven como desaparecen sus competencias en beneficio del Estado central, pasando a ser este el propietario de sus bienes y pudiendo venderlos sin contar con el vecindario. De nuevo, los pequeños pueblos son los afectados por el hambre privatizador y pasan desapercibidos. En esta ocasión, los intereses económicos se camuflan en el discurso del ahorro, de evitar “duplicidades innecesarias”, llevando a la ruina al olvidado mundo rural y haciendo cada vez más insostenible la vida allí. Hace tiempo que dejamos de preocuparnos por conservar nuestro propio patrimonio, nuestra historia, y que empezamos a medir todo en variables monetarias: si no es rentable, no interesa conservarlo. Así, estamos asistiendo a un expolio de nuestros bienes que difícilmente podremos recuperar. No debemos dejar de lado, asimismo, la relación que tiene la riqueza cultural, ecológica, aquitectónica... con la creación de comunidades, del sentimiento de pertenecer a un proyecto, una forma de organización peligrosa para algunos, dado que está

alejada del individualismo que tanto interesa en los tiempos que corren. En Arauca (Colombia) lo saben bien. Hace treinta años se descubrieron allí reservas de petróleo y los intereses de las multinacionales favorecidos por el gobierno ha provocado que se violen derechos humanos de manera constante. No en vano desde algunos medios de comunicación y formaciones se criminaliza tanto la movilización social, porque cuando una comunidad se une para defender una biblioteca, se organiza para que el conocimiento no esté en manos de unos pocos. Cuando lucha por mantener abierto un hospital público, está asegurando que todos los vecinos puedan acceder a una sanidad de calidad. Este tipo de acciones siempre tienen detrás el objetivo de avanzar hacia una justicia social verdadera y por ello tenemos que ver detrás de cada lucha, el potencial de cambio que tiene a su espalda. Un ejemplo de esto fueron las protestas que se vivieron en Turquía hace unos meses a raíz de la intención de demoler el parque Gezi. Las manifestaciones comenzaron por la oposición a destruir un entorno natural para construir un centro comercial, pero pronto diferentes movimientos sociales (ecologistas, feministas, colectivos LGTB o partidos políticos) se echaron a las calles para rechazar la política represora de Erdogan y pusieron encima de la mesa el debate sobre el cambio social. Desde Exarchia estaremos atentos y apoyaremos cualquier lucha que tenga un horizonte transformador Septiembre 2013 Redacción Exarchia

historiasdepueblo.com


03sistema-mundo

Guía de viaje por una revolución TEXTO Y FOTOS: VÍCTOR GUTIÉRREZ

Las recientes protestas sociales que se han originado en Estambul han sido analizadas de muchas maneras. Hay quienes dicen que son una más de esas revoluciones que componen las primaveras árabes. Otros, interpretan que están más cerca de los “indignados” europeos. ¿Es cierto alguno de estos análisis? A Estambul se puede llegar por dos aeropuertos. El más grande y desde donde operan casi todas las empresas es el de Ataturk, situado en la parte europea; en cambio, si se vuela con una compañía de bajo coste lo más normal es que se aterrice en Sabiha Gökcen. Esta terminal se encuentra ubicada en la parte asiática, a unos cincuenta kilómetros del centro histórico, por lo que el viajero que no se quiera dejar un dineral en el trasporte directo o en taxis tendrá que hacer varios trasbordos. Primero, se toma el autobús E3 que recorre una autopista donde se conduce, por decirlo de alguna manera, desde otro punto de vista. Los embotellamientos son normales (se debe tener en cuenta que entre la ciudad y el área metropolitana viven unos 20 millones de personas). Por esta razón, es normal observar cómo muchas veces el chófer de la línea regular que lleva a la ciudad rebasa por los arcenes de la autopista sin ningún problema. No obs-

tante, hay que matizar que no se pasa ningún miedo si se va dentro, porque, aunque no lo parezca, su manera de circular es un caos perfectamente organizado bajo los avisos del claxon que nunca dejan de sonar. Tras el viaje en autobús, se llega a 4.Levent, la última parada de metro de la línea verde. Aquí ya se toma el primer contacto real con la ciudad. El billete de metro cuesta 3 liras turcas (aproximadamente, 1,20 euros) y,

pese a que parece barato, uno se dará cuenta de que tiene trampa porque cada vez que se cambia de línea es necesario salir de la estación para luego volver a entrar (lo que implica un nuevo pago al pasar otra vez por el torno). Consecuentemente, si no se tiene mucha prisa y no se va excesivamente cargado, es recomendable bajarse en la plaza Taksim para después ir andando hasta donde tengamos nuestra cama.

El corazón de Estambul, que no del turismo

La plaza Taksim, aunque muy visitada, tampoco es un lugar excesivamente bello si se compara con otros monumentos de la ciudad. No obstante, tiene su encanto. Rodeada de las calles más comerciales, este centro neurálgico situado al oeste del Estrecho del Bósforo (es decir, en Europa) es uno de los pocos sitios “naturales” y sin excesivo tu-

Crónica de las revueltas turcas El autoritarismo del gobierno de Erdogan era la pólvora; la intención de construir un centro comercial en el parque Gezi (una de las pocas zonas verdes que existen en el centro de Estambul) la mecha. Desde que en 2011 el Partido para la Justicia y el Desarrollo

(AKP) lograra refrendar su mayoría absoluta se han sucedido los conflictos políticos. Una de las leyes más polémicas fue la eliminación de las restricciones contra el uso del velo que supuso un claro giro hacia el islamismo moderado. La otra fue la limitación de la ley de pro-

moción del consumo de alcohol. Ambas medidas han sido calificados como “pasos atrás retrógrados” por la oposición. Esta dirección política islamista sumada al cambio de discurso del primer ministro han creado un clima de tensión que ha terminado por saltar por

los aires en las últimas semanas. La represión contra los manifestantes de la policía avalada por el Gobierno han mostrado ante todo el mundo que Erdogan, el gran adalid de Estados Unidos y la Unión Europea en Oriente Próximo y el Norte de África, no era quien parecía.


04sistema-mundo “¿No apoya usted el movimiento?”. A lo que responde con ímpetu: “Ni mucho menos, son solo una minoría de violentos”.

rismo que aún se conservan en esta zona de la ciudad. Al salir del metro lo primero que se ve es una gran extensión de pavimento. Si se ha tomado la salida principal (la que se marca como Taksim Meydani), cuando se abandona el submundo al viajero le queda a la derecha el parque Gezi y enfrente la calle Istiklal. Durante todo junio y parte de julio, la zona arbolada y con algunas sombras más que necesarias (según que fechas) ha estado acordonada y rodeada por centenares de policías. Estos se agrupan bajo tenderetes provisionales, junto a sus enormes camiones blancos blindados en cuya parte

alta, como una bandera de su idiosincrasia, se eleva una manguera de agua a presión. Lo más probable es que todo el mundo sepa la razón de esta militarización de la plaza. No obstante, como somos turistas, siempre es posible hacerse el tonto para tratar de saltarse el cordón policial que rodea el parque. “Not enter!”, será lo primero que escuches nada más tocar el precinto. Un policía que hasta entonces habrá estado sentado tomando té se levantará asustado, con las dos manos sobre un arma enorme, más que innecesaria para su labor, pero que tiene un poder de persuasión bastante grande. Nosotros nos

podemos seguir haciendo los despistados, al fin y al cabo, somos extranjeros. “Why?”, preguntamos. Y la respuesta es tan sencilla, tan manipuladora, tan real, que no se olvidará en todo lo que quede de viaje: “Porque es peligroso”.

Tras el infructuoso intento de asaltar el parque Gezi, lo mejor es dejar el equipaje y volver a eso de las seis de la tarde, porque según nos ha explicado un joven sonriente que ha visto la escena, “a esa hora es cuando comienza a moverse la gente. Los que trabajan ya han terminado

sus turnos, las clases se han acabado, y hace menos calor para que lo puedan aguantar mayores y niños”. Por lo tanto, echamos la mochila a la espalda y comenzamos a caminar en busca del hospedaje. En el camino, es fácil percatarse de que algo raro ha debido de ocurrir con las paredes de toda la periferia de la Plaza Taksim. Una de dos: o los turcos no tienen mucha habilidad pintando; o las decenas de operarios que emborronan con tinta gris los muros están tratando de ocultar algo. Nosotros creemos saber cuál de las dos opciones es la correcta, pero lo mejor es preguntar para asegurarse. “Son las pintadas de los manifestantes, las borran porque son ofensivas y quedan muy mal de cara al turismo”, explica un vendedor de mazorcas de maíz. Como el tono de sus palabras denota rechazo lo mejor es seguir preguntando: “¿No apoya usted el movimiento?”. A lo que responde con ímpetu: “Ni mucho menos, son solo una minoría de violentos”. Ante este argumento tan internacional lo mejor es asen-

Del 1 al 15 de junio: miles de manifestantes se concentran en el Parque Gezi para impedir que comenzaran las obras que pretendían destruir la zona verde para construir un gran centro comercial. En un principio las protestas son pilotadas por los verdes, pero poco después toda la oposición

se suma en bloque contra el proyecto urbanístico.

17 de junio: tras las miles de detenciones que se habían producido en las protestas, los sindicatos turcos convocan una huelga general en el país como muestra de solidaridad. 19 de junio: Berlín bloquea el proceso de adhesión de Turquía a la Unión Europea hasta que no se

solucionen los conflictos. 3 de julio: dos sentencias dan la razón a los manifestantes. La primera del Tribunal de Estambul rechaza el recurso que había hecho el Ministerio de Cultura y Turismo sobre una decisión jurídica previa que obligaba a detener las obras en el parque. La segunda, paraliza

Tayyip Istifa; Erdogan dimisión


05sistema-mundo

“El más grande es el Partido Republicano del Pueblo (CHP), luego están los comunistas (TKP), el Partido Paz y Democracia (BDP) y otros más novedosos como el Partido de la voz del pueblo (HAS)”

Al llegar a la Plaza Taksim a las seis de la tarde lo primero que se nota es que hay algo grande en marcha. Miles de personas se agrupan frente a centenares de

policías mientras turistas y curiosos observan el espectáculo. “El motivo de las manifestaciones de hoy es, principalmente, la petición de igualdad de derechos para las personas homosexuales”, comenta Bünyamìn, estudiante de arquitectura. La verdad es que no era algo difícil de deducir porque toda la calle está repleta de banderas multicolores. Cuando comienza la manifestación que sale de la Plaza Taksim para dirigirse hacia la Torre Gálata por la calle Istlikal, lo primero que se observa es que no se trata de un solo grupo homogéneo, sino que es un conglomerado político unido contra la política represora de Erdogan y que en conjunto se expresan todos bajo el lema #occupygezi. Bünyamìn nos guía entra la larga fila de ma-

todo el proceso de reurbanización en la Plaza Taksim. 8 de julio: se reabre brevemente el parque Gezi, por lo que es tomado de nuevo por los manifestantes. La policía turca vuelve a cargar con violencia. Gezi se vuelve a acordonar mientras se suceden día tras día las manifestaciones.

9 de julio: se reabre el Parque Gezi aunque la presencia policial sigue siendo enorme. 10 de julio: medio centenar de detenidos que aún permanecen en la cárcel comienzan una huelga de hambre. Saldo final: Cinco manifestantes y un policía han

muerto y un joven sigue en estado crítico tras ser alcanzado por un bote de gas lacrimógeno, según informa el periódico Hürriyet. Se calcula que hay más de 5.000 detenidos. Las obras del Parque Gezi han sido paralizadas y el Gobierno Turco ha terminado rectificando.

tir y tomar nota mental. Si se sigue andando por en la calle Istlikal nos encontraremos con una librería. Este es uno de los pocos establecimientos que no ha sido embadurnado con la pintura gris y donde es fácil leer en tinta roja “Tayyip Istifa”, justo al lado de una bandera multicolor que corona el escaparate. Al pedir una traducción al vendedor, este responde con una sonrisa de oreja a oreja: “Tayyip Erdogan es nuestro presidente, pero aquí se le conoce como Tayyip. Istifa significa dimisión”. Conglomerado político

nifestantes y nos va citando uno tras otro los partidos políticos que salen al paso: “El más grande es el Partido Republicano del Pueblo (CHP), luego están los comunistas (TKP), el Partido Paz y Democracia (BDP) y otros más novedosos como el Partido de la voz del pueblo (HAS)”. La participación política de la oposición en el movimiento no les asusta. Ellos son conscientes que en Europa se ha seguido otra dinámica a través de las asambleas horizontales, pero piensan que en Turquía, hoy por hoy ,eso es casi im-

posible. “Yo no recuerdo nada parecido en todo lo que llevo de vida, los partidos son necesarios porque nos sustentan. Además, siempre que exista pluralismo no veo el lado negativo”, comenta Memet a voz en grito para hacerse oír entre la algarabía. Mientras, por el margen izquierdo la manifestación se sucede y se puede observar a un transexual alzado en zancos que no deja de gritar observado por una mujer vestida con burka. Memet también niega rotundamente que estas revueltas tengan algún pa-


06sistema-mundo “¡Esta es la ley de la Plaza Taksim!”, gritan y repiten sintiéndose fuertes. La participación política de la oposición en el movimiento no les asusta. recido con las primaveras árabes. “¡Turquía es un país laico!”, exclama. “En Túnez, Egipto y Libia se derrocaron regímenes totalitarios. Aquí protestamos porque nuestro estado democrático no se convierta en una dictadura”, comenta de manera enfática. Al seguir el camino acompañando a la manifestación, es fácil notar el carácter festivo, casi eufórico, que se respira. Todo el mundo canta, sonríe y disfruta con las ocurrencias del otro, y cuando parece que se calma la situación se percibe un murmullo que avanza de manera amenazadora hasta tu posición. Primero leve, luego un poco más alto hasta que al final se convierte en un grito que se estampa contra los cascos de los antidisturbios que custodian los laterales: “¡Esta es la ley de la Plaza Taksim!”, gritan y repiten sintiéndose fuertes. Antes de despedirme de Memet, uno no puede resistirse a contarle lo que pasó horas antes con el vendedor de mazorcas de maíz. “¿Una minoría? Pues puede ser que lo seamos, pero lo cierto es que estamos aquí y ellos no; por lo tanto, debemos de ser un grupo ínfimo pero muy activo”, comenta con ironía. La noche cae sobre Estambul poco antes de las nueve de la tarde, las cervezas comienzan a circular entre los manifestantes y el cansancio hace mella. Lo mejor será tomar la línea de Tranvía 1 para seguir otro día.

ANÁLISIS Los tertulianos españoles, durante el pasado mes, han gastado tiempo y saliva tratando de argumentar en qué movimiento se puede enmarcar las protestas turcas. Hay quienes aseguran que se trata de una continuación de las primaveras árabes. Otros, creen que es algo más cercano al 15 M español y medios de relevancia internacional como El País no han dudado en llamarles “los indignados turcos”. Ambas posturas pueden ser efectistas, pero a su vez tienen una sustentación teórica muy endeble. Si se analiza la problemática turca es fácil llegar a una conclusión: ni lo uno, ni lo otro. Las primaveras árabes que se sucedieron por países del Norte de África compone un movimiento heterogéneo de revueltas sociales que han tenido muchas variantes entre el 2010 y el 2013. El simple hecho de agrupar todas estas protestas bajo un epígrafe puede ser bastante discutible. No obstante, siguiendo un criterio de simplificación se puede aceptar como concepto esta denominación. Los conflictos más importantes fueron los de Túnez (donde se derrocó a Ben Ali), Egipto (que acabó con Mubarak) y Libia (que vio cómo se terminaba con Gadafi). En Siria, el levantamiento ha sido mucho más complejo ya que ha devenido en una cruenta guerra civil de una dimensión política complejísima; mientras que en Egipto un reciente Golpe de Estado acaba de terminar con el régimen democrático de Mursi. Pese a las enormes diferencias entre todos estos sucesos, una característica común sí que se puede de-

ducir: en todos estos países había en un principio gobiernos no democráticos. En cuanto al movimiento español del 15M que luego ha desarrollado réplicas por todo el mundo, poco más se puede añadir a lo ya dicho en numerosas publicaciones. Quizás, en lo que respecta a este artículo, cabe resaltar el sistema de organización asambleario que ha articulado todas las protestas. En el caso de Turquía no se da ni lo uno ni lo otro, por lo que es necesario que se realice un análisis desde una perspectiva completamente distinta. Por un lado, Erdogan es un presidente democrático y su giro autoritario en la política no es muy lejano al que se produce en otros países (muy cercanos) donde gobiernan partidos en mayoría absoluta. Por otro lado, las manifestaciones de #occupygezi han estado organizadas (sin ningún tipo de máscaras) por los partidos de la oposición. Entonces, ¿cuál es la peculiaridad de las protestas turcas? Sin lugar a dudas, la religión es algo subyacente a todo lo vivido. El reciente giro islamista de Erdogan ha amenazado el laicismo impuesto por Ataturk y esto ha alarmado a la izquierda turca. La intromisión del credo en la vida pública ha sido tomada como una barrera infranqueable por la oposición y, en cierta medida, esta defensa de los valores laicos ha sido la gasolina de la revuelta. Mientras tanto, desde Europa se mira a Turquía por encima del hombro. Craso error cuando lo que hay enfrente, en muchos aspectos, es un espejo.


07sistema-mundo

ACERCAMIENTO A LOS FALANSTERIOS POR DAPHNE B.S

A mediados del s.XIX en varios puntos del estado español, así como de otros estados, se llevaron a cabo experiencias de vida comunal basadas en los falansterios. Charles Fourier, socialista utópico francés que vivió de 1772 a 1837, desarrolló una doctrina en la que proponía la creación de falansterios: pequeñas comunidades agrario-industriales formadas por no más de 1.600 trabajadores libremente asociados -ricos y pobres, capitalistas y obreros-, que vivirían de manera comunal en una serie de unidades de producción y consumo basadas en un cooperativismo integral y autosuficiente. Alojados en edificios especialmente diseñados, toda la comunidad viviría y garantizaría los servicios generales trabajando en función de su capacidad. Con una concepción del trabajo libre – cada miembro podría elegir libremente su función e ir rotando para no aburrirse – como fuente de placer, según la ley que denomina de “atracción pasional”, los trabajos se transformarían en placeres, ya que cada cual podría dedicarse a aquella actividad que más se acomodara a sus disposiciones naturales, realizando al mismo tiempo su felicidad y siendo útil al resto de sus semejantes. Por el contrario, Fourier afirmaba que la civilización burguesa rechazaba esas normas fundamentales de la vida social, concretadas en los instintos y pasiones, reprimiéndolas y generando infelicidad y tensión social. Esta forma de organiza-

ción social se basaba en tres elementos: capital, trabajo y talento. Como forma de financiamiento se proponía la inversión del capital por parte de los empresarios, que sería devuelto sin intereses, y repartidos los beneficios entre las trabajadoras en función de la necesidad, utilidad y agrado de la labor realizada así como en proporción de los tres elementos base. Fourier, junto con Ricard Owen y Saint-Simon, forma parte de la generación de predecesores del socialismo. Con su nueva organización económico social, basándose en la asociación voluntaria, en la que quedaría abolido el régimen del asalariado y su visión del

Esta forma de organización social se basaba en tres elementos: capital, trabajo y talento trabajo como un “juego” se le considera, sin duda, uno de los padres del cooperativismo, anticipando así los posteriores consejos obreros, comunas autónomas... De la teoría a la práctica

En la práctica encontramos varios ejemplos de experiencias basadas en los falansterios, aunque no demasiado exitosas. Fourier trató de impulsar la creación de un falansterio en Francia, pero nunca consiguió convencer a los inversores capitalistas para que aporta-

ran los recursos necesarios. En España destaca la influencia de Joaquín de Abreu y Orta, diputado en las Cortes y posteriormente exiliado tras la caída del régimen liberal. Durante su estancia en Francia conoció a Fourier, introduciendo así las ideas de éste a su vuelta a Cádiz tras la muerte de Fernando VII. Una vez asentado entró en relaciones con el propietario Manuel Sagrario de Veloy para organizar un falansterio en Jeréz, que no pudo ser llevado a cabo debido a la prohibición de Espartero. Años más tarde, en 1841,


08sistema-mundo Manuel Sagrario intentó formar en Tempul un falansterio con su dinero y el de otros afines, consiguiendo el apoyo económico necesario, pero no así el apoyo público que necesitaba para que el proyecto pudiera llevarse a cabo. En Valladolid se tiene constancia de que durante 1864 y 1867, tras los levantamientos protesta por la desamortización de Mendizábal, entre Medina del Campo y Pozal de Gallinas se llevó a cabo un proyecto de falansterio fourierista denominado “La República de los Pobres”. Sin embargo, salvando la constancia de esta existencia, no se encuentran documentos de la época que ahonden en la experiencia, ya que, se supone, fueron destruidos. Sin embargo, en Estados Unidos la repercusión de las ideas de Fourier tuvo mayor calado, basándose las posteriores comunas hippies en su idea de vida comunitaria. Además de la existencia de algunos proyectos más específicos, como fue el de la Granja Brooks. Iniciado en 1841, la granja no era inicialmente un falansterio en sí mismo – Fourier se encargó de dar unas instrucciones demasiado escrupulosas de como deberían ser y funcionar exactamente los falansterios - aunque sí aplicaba una filosofía bastante fourierista, intentando integrar al individuo como trabajador y pensador en un entorno libre de instituciones. Se basaba en el balance entre el trabajo, intelectualidad y placer mientras se trabajaba por el beneficio de la comunidad, cada miembro podría trabajar en lo que considerara más atractivo y eran retribuidos de igual manera. El mayor punto de ingresos de la

granja era el colegio, donde se impartía desde preescolar hasta la preparatoria para la Universidad. Sin embargo, la no estabilidad económica, un brote de viruela que mermó más la producción y un incendio que destrozó la construcción de la estructura del Falansterio se encargaron de acabar lentamente con esta experiencia. Entre las principales críticas que se hicieron al proyecto de Fourier desde los entornos socialistas se encuentra la conservación de la propiedad privada y la sociedad de clases. Consciente del antagonismo de las clases, Fourier pretende cambiar el modelo de civilización de forma gradual y pacífica reconociendo el papel de los capitalistas en la sociedad, intentando convencer y persuadir a los explotadores para llegar a una unidad de intereses entre oprimidos y opresores. Salvo las ganas de cambio, se considera que esta teoría enmascara la dominación y aleja al proletariado de un compromiso real con la causa revolucionaria, considerándolo una clase pasiva sin ningún tipo de iniciativa histórica ni capaz de tener un movimiento político propio a la que hay que tu-

Cartel del documental de ficción de Basilio Martín Patino, Paraísos

telar y resolver su situación. En la actualidad podemos encontrar ejemplos claros basados en los falansterios, como son las cooperativas integrales. Estas cooperativas pretenden construir un entramado de relaciones y mecanismos sociales y económicos que permitan prescindir lo más posible de las estructuras estatales y capitalistas. El concepto “integral” quiere decir que no se limita al ámbito labo-

Bibliografía 1. El Falansterio - Charles Fourier 2. La España del siglo XIX – Manuel Tuñón de Lara 3. Tierra de Horizontes. Viajando por la Provincia de Valladolid - Ernesto Escapa 4. Falansterio “República de los Pobres”, en Pozal de Gallinas - Grupo Memoria Libertaria Valladolid

ral o de consumo, sino que abarca todo tipo de ámbitos, como la autogestión de la formación, la salud... De manera similar a lo que preconizaba Fourier con sus falansterios, se pretende utilizar las cooperativas para construir nuevas relaciones lo más al margen posible de las reglas del mercado y del control del estado, y que sirva como un tránsito a largo plazo hacia un nuevo modelo de sociedad.

6. Los inicios del pensamiento socialista: El socialismo utópico (II) – Regeneración Libertaria 7. Cooperativas integrales – Rebelaos! Filmografía Paraísos – Basilio Martín Patino (documental de ficción)


09sistema-mundo

MEDIOS LIBRES: LAS OTRAS VOCES POR ESTHER M.P

La relación entre los medios de comunicación alternativos y los movimientos sociales es muy estrecha. Los medios comunitarios -sobre todo las radios libres-, en su mayoría, nacieron al calor de nuevas reivindicaciones sociales que no tenían cabida dentro del espacio público, donde el modelo que predomina es el de la comunicación como negocio. De este modo, corrientes como el feminismo, el ecologismo o el propio movimiento obrero han comprendido la importancia de lanzar su propio mensaje sin intermediarios y se han valido de estos instrumentos para hacerlo. Los medios comunitarios, o también llamados del Tercer Sector, han supuesto a lo largo de toda su historia un contrapeso importante a los tradicionales, debido a que cuestionan el concepto de libertad de prensa, construyen una agenda alternativa donde los contenidos no responden necesariamente a la actualidad marcada por las grandes corporaciones o poderes económicos y construyen comunidades en torno a unas inquietudes favoreciendo la autoorganización. De este modo, resulta casi obligatorio mirar hacia América Latina, un continente que tiene a sus espaldas una larga tradición. Colombia es uno de los países donde más se ha desarrollado este fenómeno, entre otros motivos, debido al conflicto existente que ha avivado la necesidad de que los campesinos cuenten con unos canales propios de comunicación frente a los que trasladan el mensaje del Gobierno. Pero tampoco podemos olvidar el fuerte desarrollo que han tenido en Ve-

Los medios libres cuestionan la libertad de prensa, construyen una agenda alternativa y fomentan la autorganización

Medios libres -Radio Kras -Radio Almenara -LaTele -TeleK -Onda Expansiva -Ona Lliure

nezuela bajo los gobiernos chavistas que han fomentado de manera muy inteligente emisoras y televisiones que han equilibrado el espacio público, dado que en su mayoría, los medios comerciales pertenecen a empresarios afines a la oposición. Dificultades

¿Pero a qué obstáculos se enfrentan este tipo de medios? No hay que olvidar que no son empresas profesionales, donde la plantilla se dedica de manera exclusiva a este trabajo, sino que depende de la disponibilidad y la voluntad de sus militantes, un factor que disminuye su eficacia y que repercute en el resultado y en su alcance. Aunque, sin duda, si hay un impedimento que supera al resto es la falta de finan-

ciación. Existen ejemplos, donde son las propias comunidades las que sustentan los equipos necesarios para emitir sus programas como ya hicieran desde el pasado siglo las radios mineras de Bolivia, radios sindicales que se financiaban gracias a parte del salario de sus trabajadores. Sin embargo, también hay casos en los que se opta bien por acudir a las subvenciones -en el caso de que las hubiera-, bien por algunas instituciones. De hecho, estas últimas han sabido ver la utilidad y han instrumentalizado estos medios para intereses propios. Un ejemplo es Radio Sutatenza, que nació en una localidad colombiana del mismo nombre, donde el padre José Joaquín Salcedo utilizó su pasión por la radio para erradicar el analfabe-

tismo existente a través de programas donde enseñaba a leer, escribir o matemáticas, pero que también la empleaba para difundir las enseñanzas de la religión católica. El caso español

Desde que surgieran estos medios y se extendieran a lo largo y ancho del mundo, la aceptación por parte de la sociedad y, sobre todo, por parte de los estados ha sido diferente. Mientras que en países como Francia o Argentina está reservado un tercio del espacio radioeléctrico a las radios comunitarias, en el Estado español las emisoras han estado en una situación precaria que continúa hoy en día. A pesar de que existían radios asociativas que emitían durante la dictadura


10sistema-mundo público como el espacio radioeléctrico acaparándolo en pocas manos, porque entonces es este el que estaría violando los principios fundamentales. Asimismo, el Parlamento europeo lanzó la Resolución sobre los medios del Tercer Sector en 2008 donde animaba a los estados a favorecer las licencias a estos medios y a garantizar su supervivencia. Internet

franquista, es a partir de 1975 cuando comienzan a visibilizarse más. Cuatro años más tarde, bajo el gobierno de la UCD, se recogía la existencia de emisoras culturales y educativas sin ánimo de lucro. Pero este decreto encareció aún más los requisitos y favoreció la formación de oligopolios comunicativos. Aún así, en los 80, con la llegada de la FM, surge una explosión del movimiento que pone en evidencia la falta de libertad y de iniciativas críticas. Felipe González siguió la senda de ignorar a los medios asociativos y sacó adelante una ley donde no se hacía distinción entre explotación comercial y no lucrativa, por lo que ambas competían por las concesiones en desigualdad de condiciones. Durante los años 90 se acaban los cierres y multas de la década anterior y hay una cierta permisividad, pero sin ningún tipo de reconocimiento. La historia de la televisión es más tardía y compleja. Durante los 80 y principios de los 90, la televisión quedó sin regular y las iniciativas surgidas no duraban mucho sin ser cerradas, por

lo que fueron forzadas a convertirse en comerciales o municipales para sostenerse. En 2010 se publicó la Ley General de la Comunicación Audiovisual (Ley 07/2010), donde por primera vez se hizo mención estos los servicios. La Ley afirma que “La Administración General del Estado debe garantizar en todo caso la disponibilidad del dominio público radioeléctrico necesario para la prestación de estos servicios.” En el punto siguiente añade que es un requisito indispensable obtener licencia para emitir. A pesar de que puede parecer un avance, esta ley limita su presupuesto y no garantiza la supervivencia de las emisoras, es más, les pide los mismos requisitos que a las radios comerciales que, con una clara ventaja, terminan obteniendo todas las licencias. Esto es mucho más claro si se analizan los datos y es que de las más de 100 emisoras libres que hay, tan solo una, Radio Klara, tiene permiso. Las televisiones tuvieron “más suerte” y esta ley permitió a 15 de ellas -que como condición tenían que haber emitido al menos des-

de 1995- la transición digital. Esta legislación contraviene a los organismos internacionales que se han posicionado a favor de este tipo de iniciativas. Un ejemplo son las declaraciones del relator especial para la Libertad de Expresión de la UNESCO que afirmó en 2010(1) que los medios comunitarios deben tener prioridad para las concesiones de licencias por parte de los estados. Además se preguntaba si los estados pueden considerar delito la existencia de medios de comunitarios sin licencia, dado que en muchos países no se ha legislado para permitir esa existencia regularizada, y, sobre todo, si los estados han gestionado un bien

Pero, sin duda, frente a todas las piedras que los medios libres han encontrado en el camino, la llegada de Internet ha supuesto un impulso para su proliferación. Las múltiples vías de comunicación que ofrece la Red han provocado que los medios asociativos no tengan que depender necesariamente de los permisos estatales, más aún cuando es la Administración la que pone trabas para cumplir el artículo 20 de la constitución que hace referencia a la libertad de expresión. Es ahora cuando en medio de un resurgir de los movimientos sociales, Internet supone una herramienta fundamental para que estos lancen su propio mensaje y se comuniquen con la sociedad sin intermediarios que editen sus palabras.

Notas (1) Más voces: relator de la Onu apoya medios comunitarios Más información 1. Red de medios comunitarios 2.Reportaje la 2 noticias “En el limbo del dial 8 de febrero de 2010” 3. Radios y televisiones del tercer sector de la comunicación en la historia de la legislación española: ¿un proceso reversible?


11sistema-mundo ENTREVISTA// LIS COBA Y ANDREA AGUIRRE MOVIMIENTO FEMINISTA DE ECUADOR

“CORREA GOBIERNA EN LO MORAL, EN LO ÉTICO, CON MANO DERECHA.” ENTREVISTA Y FOTOS: CARLOS BLANCA

Ecuador es un país que ha adquirido un nuevo protagonismo en el nuevo escenario latinoamericano, donde el ascenso al poder político por la vía electoral de partidos y opciones progresistas o revolucionarias en numerosos países, coloca al continente en una nueva perspectiva internacional, después de décadas de regímenes dictatoriales o falsamente democráticos. En ese nuevo contexto continental, el gobierno de Rafael Correa, quien no ha dudado en alinearse con las posiciones bolivarianas ¿Podríais hacer una radiografía sobre los feminismos en América Latina? Andrea.- En términos generales ha habido dos tendencias encontradas y en debate permanente, dentro

lideradas por Venezuela, incorporándose al ALBA, goza de un importante apoyo popular. Su gobierno, bajo el lema “Revolución ciudadana” basa su acción transformadora en impulsar reformas democráticas cuyos pilares son la mejora radical de un sistema educativo que históricamente servía a los intereses de las clases dominantes, y la reforma sanitaria, urgente y necesaria para mejorar las condiciones de vida de una inmensa mayoría de ecuatorianos y ecuatorianas. Pero en esa “revolución

ciudadana” hay amplios sectores populares muy críticos con el gobierno de Correa. La explotación de nuevos yacimientos petrolíferos en zonas protegidas de la cuenca amazónica, el desplazamiento de comunidades indígenas, la batalla por los recursos hídricos, y el autoritarismo con el que se maneja el presidente, son el caballo de batalla y la fuente de no pocos conflictos sociales y políticos en el país. Aprovechando una visita al país andino, Exarchia ha podido palpar esa realidad de luchas sociales en

un país que vive, sin duda, un momento histórico. De entre esas luchas, destaca la del movimiento feminista, como uno de los más dinámicos y críticos con el presidente Correa. Desde la redacción de Exarchia mantuvimos un encuentro con dos de sus representantes, quienes tuvieron la amabilidad y la paciencia de responder nuestras preguntas. Andrea Aguirre y Lis Coba nos dieron una visión del movimiento feminista en Ecuador y en América Latina.

de las cuales hay también debates internos, que serían como una tendencia en el feminismo más institucional y un feminismo que se ha llamado a sí mismo autónomo. Digamos un feminismo

institucional que se levanta sobre cierto realismo, desde la posibilidad, desde dentro del Estado, desde los organismos internacionales, para tipificar derechos para las mujeres, y que se construye

desde las ONG, la participación en las instituciones del Estado, desde la institucionalización del feminismo, etc. Y otra línea, en algunos momentos, muy encontrada con este feminismo institu-


12sistema-mundo Extracción de Yuca, alimento base, junto al arroz, para la mayoría de los Pueblos amazónicos. Generalmente son las mujeres las que se dedican a los cultivos. Muchos hombres han abandonado las comunidades indígenas para trabajar en las extracciones petrolíferas más cercanas, en Lago Agrio.

cional, es lo que se ha llamado feminismo autónomo, digamos un feminismo crítico hacia la institucionalización de las propuestas feministas, y que construye más a pie de calle y, a nuestro juicio, que construye desde lugares más diversos. Ahí podemos encontrar por ejemplo posturas del feminismo lésbico, feminismo afro, o feminismo indígena, etc., que construyen desde esa perspectiva crítica con la institucionalidad. Dentro de esa línea hay toda una perspectiva que trata de recuperar un feminismo desde la diferencia étnica. Por ejemplo, las feministas que trabajan desde lo afro, las feministas comunitarias que hay por ejemplo en Bolivia, tratando de tejer alianzas con otros movimientos en América Latina, vinculadas con el feminismo lésbico, más radical. Ese sería un panorama muy general, a mi juicio, de lo que han sido las tensiones y los debates en el feminismo latinoamericano. ¿Dentro de esas diferentes expresiones que planteáis, cuál de ellas, si es que podemos hablar en estos términos, predomina, dentro del movimiento feminista continental? Andrea.- No me atrevería

a decir cuál es la que predomina… Lo que está claro es que lo que llamamos feminismo institucional ha logrado transformaciones radicales de la estructura del Estado. Se han generado, por ejemplo, secretarías de la mujer específicas en la mayor parte de los países, se ha logrado la paridad en términos de representación política, es decir, este feminismo ha logrado institucionalizar la participación de las mujeres y la tipificación de los derechos. Piensa por ejemplo en las comisarías contra la violencia de género, las campañas del Estado contra esa violencia, etc. Sin embargo, el feminismo autónomo ha generado experiencias intensas, brillantes, que sin haber logrado tal institucionalización ni tanta influencia en el “sentido común”, como más general, ha logrado crear perspectivas que, a mi juicio, el feminismo institucional no ha logrado. Pienso en el feminismo comunitario, el de las mujeres negras, en el feminismo lésbico, que sin haber logrado permear en la conciencia común, digamos de América Latina, sí han conseguido remover ciertas conciencias. Por ello no me atrevería a decir cuál de

ellos ha primado, sino que creo que son lugares distintos desde los que el feminismo produce posibilidades de transformación y que generan posibilidades distintas. Hay un feminismo que trabaja más en la línea de “los derechos de las mujeres” y otro feminismo que nace más desde el pensamiento autónomo, como una experiencia contracultural, un feminismo andino que ha logrado decir: hablamos desde este lugar de América. Nosotras estamos más en esa línea del feminismo autónomo, más creador, y que no escapa a las diferencias entre mujeres, que reconoce la diversidad y las tensiones entre las diferentes expresiones del movimiento feminista. Lis Coba.- Las fronteras son porosas. Yo estaba leyendo hace poco sobre el Foro social mundial, el que se realizó en Brasil. Ellas hablaban sobre la necesidad de que los derechos de las mujeres impacten sobre el Estado, porque estamos hablando de nuestras necesidades cotidianas. Pero también vimos como a partir de este Foro, las mujeres empezaban a organizarse de maneras distintas. En América Latina emergen una serie de feminismos impensados has-

ta ahora, por ejemplo el feminismo autónomo en Bolivia o el feminismo indígena en Ecuador, como mujeres que no necesariamente hacen sus reivindicaciones desde el “feminismo”. En las últimas décadas se están produciendo cambios políticos en el continente, con gobiernos de tinte antiimperialista, progresistas… ¿Cómo afectan estos cambios a los movimientos feministas? ¿Hay un mayor cuestionamiento del patriarcado desde los feminismos? Lis Coba.- Afectan al movimiento feminista. Hay muchas feministas que se han institucionalizado. Por ejemplo, nosotras necesitamos la despenalización de aborto y en el Ecuador, en la ley, está tipificado el aborto como delito y tú para abortar necesitas ser “idiota” y ser violada para que te puedan permitir un aborto. Al gobierno no le interesa esto, a los gobiernos que se suponen de izquierda no les interesa eso. Al gobierno no le interesa la despenalización del aborto. Nosotras estamos reivindicando los derechos integrales de las mujeres, el derecho al aborto y el respeto a nuestros contextos de vida, la gestión de nuestra vida y la defensa de los recursos de la naturaleza. ¿Dentro de la revolución ciudadana que impulsa Rafael Correa, qué papel juega el movimiento feminista? ¿Hay una buena sintonía? ¿Qué cambios se han producido desde su llegada al gobierno? Andrea.- Dentro del Ecuador hay diversas expresiones del movimiento feminista. Las perspectivas del feminismo institucional han atravesado la revolución ciudadana y son como un elemento central del gobierno. Piensa


13sistema-mundo y la legalización del aborto sin ninguna restricción. Sin embargo hay posturas distintas entre el movimiento sobre el cómo alcanzar esa nen transformar desde den- meta. Pero es un tema pretro y otras que se colocan sente en la agenda de todo en franquísima oposición. el movimiento feminista. La Con el neoliberalismo cuestión es cómo afrontar agrupaciones de mujeres esa lucha, esa reivindicadentro de la CONAIE- ción. En este momento en MUPNOMovimiento el Ecuador está legalizado el plurinacional Pachakutik aborto terapéutico, en caso Nuevo País o la FENOCIN de riesgo en la vida de la -Partido Socialista tuvieron madre y el aborto eugenésiun papel importante de de- co, es decir, una mujer que nuncia y resistencia contra es “demente o idiota” o que las políticas neoliberales. es violada, como comentaba ¿Ahora cuál es su papel?  Lis. Sin embargo, la postura Lis Coba.- El movimiento del gobierno es absolutaindígena está muy escindi- mente clara en la negativa do, igual que todos los mo- al aborto en cualquiera de vimientos sociales. Esta es las condiciones. De hecho, una época muy, muy com- la Constitución ecuatoriapleja. Dentro del feminismo, na defiende la vida desde la dentro de los movimientos concepción. Claro que hasociales en general. En rea- bría que preguntarse de la lidad no sé lo que va a pasar, vida de quién, si del feto, de pero sí sé que las diferencias la madre… Especialmente entre mujeres son muy pro- la figura de Correa, en esta fundas. No es lo mismo – y especie de autocracia que yo estoy hablando desde una vivimos, tiene una postura mujer de clase media ur- bastante cercana a la Iglebana-, porque hay mujeres sia. De hecho en lo político indígenas que están en el La Constitución ecuagobierno y hay mujeres indígenas que ven amenazados toriana defiende la sus territorios y que a través vida desde la concepde la amenaza a sus territo- ción. Claro que habría rios no necesariamente están que preguntarse de con el gobierno. Pachakutik la vida de quién, si del está francamente dividido entre quienes apoyan al go- feto, de la madre… bierno de Correa y quienes están defendiendo territorios y en lo económico parece indígenas frente a la exploque gobierna con la mano iztación petrolífera o minera. quierda, pero en lo moral, en La despenalización del lo ético, con la derecha. Coaborto es un tema que rrea ha hecho explícitamencontinúa generando conte una defensa de la familia troversias en todo el muntradicional en consonancia do. En Ecuador, ¿hay con las posiciones de la Igleunidad feminista con ressia católica ecuatoriana. pecto a este tema? ¿Cuál En cualquier caso, el goes la posición del gobierno? bierno de Correa, y esto lo ha Andrea.- En el movimiendicho bien claro, no va a sacar to feminista hay unidad en el aborto del código penal. relación con la despenalizaExiste una experiencia ción, que plantean algunas,

Algo que sí ha hecho la experiencia de la llamada revolución ciudadana es fraccionar a los movimientos sociales. por ejemplo en la presidencia y vicepresidencia de la Asamblea Nacional y vas a ver que hay mujeres, que el 50% de la representación son mujeres y hay campañas masivas en contra de la violencia contra las mujeres. En el caso concreto del Ecuador, no sólo el movimiento feminista, sino todos los movimientos sociales se han visto atravesados por la coyuntura del Estado. Porque el gobierno de Correa ha abierto posibilidades de transformación en muy distintos aspectos y paradójicamente, a la vez, los ha impedido. Mucha gente se ha visto en la encrucijada de incorporarse a la estructura del Estado o quedarse fuera. Mucha gente entró como funcionarios del Estado, mucha gente nos quedamos fuera y eso generó tensiones entre los movimientos sociales. Algo que sí ha hecho la experiencia de la llamada revolución ciudadana es fraccionar a los movimientos sociales. A unos los ha desestructurado, como es el caso del movimiento indígena. Los ha sumido en una crisis, que ya venía gestándose, pero que ahora es una crisis radical. Y a otros como el movimiento feminista nos ha fraccionado. Hay algunas compañeras que están en el Estado y son feministas que vienen desde los años 80, algunas de ellas construyendo desde el feminismo digamos como mejor pueden. Pero hay otras, sobre todo más jóvenes, que construyen desde una perspectiva más radical, desde una perspectiva más de izquierda. Hay experiencias del movimiento feminista que se propo-

Pachakutik está francamente dividido entre quienes apoyan al gobierno de Correa y quienes están defendiendo territorios indígenas frente a la explotación petrolífera o minera. puesta en marcha por colectivos feministas que apoyan a la mujer con asesoramiento telefónico sobre temas de anticoncepción, o cómo afrontar un embarazo no deseado, etc., pero, de hecho, están siendo perseguidas por el gobierno y su accionar es a través de la propaganda callejera, sin ningún tipo de ayuda oficial. Esta es una iniciativa de las feministas más jóvenes y vinculadas al feminismo autónomo, que están resistiendo los embates de los colectivos pro vida, muy activos y organizados. ¿Y qué hay acerca de la violencia patriarcal y el feminicidio?  Lis Coba- En la actualidad, 6 de cada 10 mujeres es violentada en el Ecuador. Las estadísticas aumentan cuando hablamos de mujeres afroecuatorianas e indígenas, mientras hay una pequeña disminución entre las mujeres mestizas de “clase media”. Ahora mismo se está debatiendo en la Asamblea nacional el tema de la violencia contra las mujeres, una verdadera lacra social. Todo esto tiene que ver con la situación en la que viven amplios sectores de la sociedad, con una pobreza estructural que genera situaciones de violencia contra los más débiles. ¿Cuáles son los proyectos en los que estáis trabajando? ¿De qué tipo de estructura organizativa os dotáis para desarrollarlos?


14sistema-mundo

Andrea.- Nosotras venimos de diferentes experiencias, pero siempre hemos tratado de construir diálogos entre mujeres que nosotras llamamos diversas y desiguales. Una muy particular se dio en la cárcel de mujeres, donde participamos en construir el feminismo entre mujeres diversas, que en ese momento estaban presas. Ahí la idea es articular elementos de educación popular de las mujeres en prisión. Otra proyecto es la Asamblea de Mujeres populares y diversas del Ecuador, que es una experiencia de mujeres de todo el país, una federación de colectivos a nivel provincial. Es ahí donde se reconoce la diversidad de las mujeres, de su sexualidad, de sus modos de vida, de su extracción social. La realidad de las mujeres en el Ecuador es muy diversa. Piensa en las diferencias entre la mujer en el ámbito urbano y aquellas que viven en el entorno rural, o incluso en zonas selváticas. Ahí hay que destacar a las mujeres que están desarrollando una lucha contra el extractivismo, contra la mi-

nería que amenaza sus modos de vida. Ahí se ha desarrollado lo que llamamos el eco feminismo, un movimiento muy enriquecedor. Ecuador es una país con gran diversidad cultural, ¿cómo se plasma este factor en la lucha global de las mujeres por su liberación? Lis Coba.- Nosotras venimos de experiencias muy duras, con trabajo con mujeres que eran pequeñas traficantes de estupefacientes y eran mujeres fundamentalmente urbanas. Sin embargo, ahora estamos asistiendo a un desplazamiento de las luchas, no solo de las mujeres, sino de los movimientos sociales en general al área rural y también en la Amazonía. Hay muchas mujeres que hoy están en primera fila de la lucha por su entorno natural, por la defensa del agua frente a las compañías mineras, o contra las explotaciones petrolíferas, mujeres muy ligadas a su etnia particular que ven amenazado su estilo de vida comunitaria. Las mujeres urbanas, somos mujeres del consumo, y las mujeres de los bosques y de los sectores rura-

les son mujeres productoras. El desafío es cómo articularnos entre mujeres diversas de diferentes ámbitos. Yo pienso en el ejemplo del colectivo Mujeres creando, de Bolivia, que interrelaciona el feminismo con factores como la economía comunitaria de las diferentes etnias. No se trata de buscar una igualdad ficticia, se trata de cómo desde esa diversidad, se establece un diálogo entre mujeres. El Ecuador es un país tremendamente complejo, con diferentes etnias, y el feminismo necesariamente refleja esa diversidad. ¿Cual es el futuro a medio y largo plazo del movimiento feminista en el Ecuador? Andrea.- Este es un momento de recomposición del feminismo. No me atrevo a aventurar cuál será el futuro del movimiento feminista. El gobierno de Correa, y su “revolución ciudadana” ha provocado muchas tensiones no sólo en el movimiento feminista, sino en todos los movimientos sociales. Unos trabajando desde la férrea oposición y otros inmersos, dentro del Estado con ese “realismo” al que

hacíamos referencia antes. Lo que sí está claro es que el movimiento feminista, con su diversidad, con su riqueza, será capaz de establecer diálogos entre sí. Desde esa perspectiva creo que la Asamblea de mujeres populares y diversas del Ecuador, que trata de aunar las experiencias de las mujeres campesinas, indígenas y urbanas precarizadas tiene una amplia proyección. Incluso también nuevas experiencias como el movimiento transgénero, que tiene también relación con las instituciones pero con una fuerte tendencia autónoma, está desarrollando iniciativas que tienen que ver con el reconocimiento de que en la cédula de identificación figure el género y no el sexo. También está surgiendo, este sí de último cuño, un movimiento feminista lésbico, con mucha frescura de ideas... Lis.- Tampoco me atrevo a aventurar el futuro. Lo que sí veo es que estos movimientos y gobiernos de izquierdas en Latinoamérica (y no me atrevo a decir de falsa izquierda, pero con muchas contradicciones) tienen muchas ansias de civilización, de occidentalización, de desarrollismo a cualquier precio. En esa perspectiva, los indígenas, y las mujeres, quedan completamente relegados. Andrea.- Siempre se dice aquello de que hay que luchar ahora para un futuro luminoso... Nosotras pensamos más bien que el presente es nuestro, y es desde donde estamos construyendo. A las feministas se nos ha dicho: hasta que el “Pueblo” consiga sus reivindicaciones, hay que saber esperar vuestro momento... Nosotras luchamos hoy, por el presente y por supuesto, por el futuro.


17sistema-mundo

La Suiza de América

POR IRENE VILLEGAS

Durante la primera mitad del S.XX, el Uruguay, fue conocido como “La Suiza de América”, apelativo que hacía referencia a la favorable situación política y económica del país en aquella época. Aunque era toda una excepción dentro del contexto latinoamericano, también existían graves desigualdades sociales dentro de Uruguay, sobre todo con respecto a la situación socioeconómica de los trabajadores de los arrozales en el nordeste del país o de la caña de azúcar en el norte. Estos trabajadores estaban tremendamente aislados, no tenían conocimiento alguno de sus derechos y carecían de sindicatos. Con el paso del tiempo, esto se convertirá en el germen que escriba unos de los capítulos más apasionantes de la historia de Uruguay. Todo comienza en los años cincuenta, cuando la crisis era la indiscutible protagonista del panorama nacional uruguayo. Ante la dramática situación que vivía el país, los movimientos sindicales de la época comienzan a contemplar la posibilidad de unificar fuerzas. Este anhelo de unidad va a materializarse en “El Congreso del Pueblo”, un encuentro en el que participaron las fuerzas sociales más afectadas por la crisis: obreros sindicalizados, profesionales universitarios y estudiantes. Por otro lado, ya en los 60, tuvo lugar la aparición del MLN-T (Movimiento de Liberación Nacional-Tupa-

maros) que sería, sin duda alguna, uno de los actores más importantes en el paisaje político uruguayo. Los Tupamaros, se convirtieron inmediatamente en el centro de todas las miradas al instaurar un movimiento de lucha armada en un país donde parecía no haber lugar para una revuelta de este tipo. Para muchos observadores políticos, el surgimiento de grupos revolucionarios era inimaginable. Incluso el propio Che Guevara, en su visita a Montevideo tras el triunfo de la Revolución Cubana de 1959, manifestó que en Uruguay no había “condiciones para la lucha guerrillera”. El Frente Amplio, coalición política que se conformaría algún tiempo después, tiene sus raíces aquella primitiva idea de alianza sindical, materializada en “El Congreso del Pueblo”. Así, quienes formaran parte de los dos partidos políticos tradicionales de Uruguay, Zelmar Michelini y Francisco Rodríguez Camusso, van a realizar un llamamiento a todas las fuerzas políticas que “aspiran a construir un Frente Amplio para arrancar al país de la crisis, de la dependencia externa y de la protección oligárquica”. El objetivo común de aquella nueva formación no era otro que acabar con la situación económica que torturaba al país y lograr un cambio de rumbo de cara a las elecciones presidenciales. Las ideas políticas de El Frente Amplio bebían de una concepción nacional progresista, democrática, popular, antio-

ligárquica y antiimperialista. El Frente Amplio se crea oficialmente el 5 de febrero de 1971, albergando un gran número de formaciones políticas siempre dentro del campo de la izquierda: los históricos partidos Socialista, Comunista y Demócrata Cristiano, los sectores progresistas que se separan de los partidos Colorado y Nacional (sectores de Michelini y de Rodríguez Camusso) y también los sectores independientes de izquierda o ciudadanos no sectorizados como el general retirado Líber Seregni. Sin duda, uno de los logros más importantes que trajo consigo la creación del Frente Amplio, fue la unificación de las tendencias de izquierda. El Frente Amplio fue concebido como una coalición política donde, a pesar de la pluralidad de ideologías existentes, sus miembros compartían una serie de principios que focalizaban en la persecución de objetivos concretos. Las primeras elecciones presidenciales a las que se presenta el Frente Amplio tuvieron lugar el 28 de noviembre de 1971. Fueron las últimas antes del golpe de Estado uruguayo, que pondría fin al funcionamiento de las instituciones democráticas durante un período de casi 12 años. Aunque el Frente Amplio no ganó las elecciones, su crecimiento fue notable ya que la izquierda triplicó su fuerza política (pasó del 6% -la suma de todos

Los Tupamaros, se convirtieron inmediatamente en el centro de todas las miradas al instaurar un movimiento de lucha armada en un país donde parecía no haber lugar para una revuelta de este tipo.


18sistema-mundo los sectores de izquierda al presentarse por separado- a más del 18%). En aquel momento, muchos consideraron que las elecciones habían sido manipuladas, pero no se investigó para demostrarlo. Los resultados electorales llegaron con dos meses de retraso, para proclamar al candidato del Partido Colorado, Juan María Bordaberry, como el nuevo presidente electo de la nación con 41% de los votos, contra 40% del Partido Nacional. Hoy sabemos que efectivamente estas elecciones fueron fraudulentas. En un archivo del ex presidente estadounidense Richard Nixon, éste declara que

“Brasil ayudó a manipular las elecciones de Uruguay”. La amenaza de la llegada de la izquierda al gobierno uruguayo era una realidad inconcebible para Estados Unidos y para los vecinos Brasil y Argentina, que no querían otra situación similar a la que se estaba dando en Chile. El gobierno estadounidense vio con preocupación como la coalición frenteamplista no paraba de ganar el apoyo de una población cada vez más desilusionada con la realidad del país. La represión y la violencia de las Fuerzas Armadas fue en aumento, especialmente contra el movimiento de liberación nacional Tupama-

ro, que recibió los golpes más duros durante abril del 72. Todas las medidas opresoras del Estado desembocaron en el golpe dictatorial de junio de 1973, donde se disolvieron las cámaras de senadores y representantes. En esta época, tanto Uruguay como muchos de sus vecinos latinoamericanos buscaron atraer inversiones extranjeras. Para ello, aplicaron rigurosamente el Consenso de Washington de 1973 con el apoyo de Ronald Reagan, el FMI y el Banco Mundial, acentuándose aun más las políticas neoliberales dentro de estos países. Algunos de los postulados de este Consenso comprendían la reducción de la deuda externa y la disminución del rol del Estado, perdiendo casi por completo la responsabilidad en los problemas sociales que estaban supeditados a los intereses del mercado. Además de esto, se produjeron privatizaciones masivas así como la liberalización y la desregulación del mercado laboral. El caso más claro fue el de Argentina que durante muchos años fue el “alumno modelo” de las instituciones internacionales.

La represión y la violencia de las Fuerzas Armadas fue en aumento, especialmente contra el movimiento de liberación nacional Tupamaro, que recibió los golpes más duros durante abril del 72. Todas las medidas opresoras del Estado desembocaron en el golpe dictatorial de junio de 1973

Tras el golpe de Estado del 73, el Frente Amplio fue proscripto y perseguido, incluyendo a todas las fuerzas políticas que lo conformaban. Durante los más de once años que duró la dictadura, las militancias se organizaban desde el exilio europeo o desde la clandestinidad. El final de la dictadura comienza con el contundente rechazo popular a la propuesta de reforma constitucional plebiscitada en noviembre de 1980 por los militares. La disyuntiva que se les planteaba a los uruguayos era contundente: Sí o No al gobierno militar. La participación en las urnas fue masiva, y el No ganó con un 57% de los sufragios. Sin embargo, la democracia no se formalizaría hasta las elecciones de noviembre de 1984. En estas primeras elecciones el Frente Amplio se presenta bajo el lema Partido Demócrata Cristiano, ya que muchos sectores y dirigentes de la coalición seguían proscriptos y estaban aún presos o en el exilio. Julio María Sanguinetti, candidato del Partido Colorado, fue elegido como nuevo presidente de Uruguay con el 30,67% de los votos, mientras que el Frente Amplio obtuvo 21,26%, siendo el único partido que creció. Una de las primeras leyes aprobadas por el Parlamento fue la ley de amnistía, por la cual se concedía la libertad a todos los presos políticos. Las elecciones de 1989 marcan definitivamente el fin del bipartidismo en Uruguay, ya que por primera vez el Frente Amplio va a presidir un gobierno.


21sistema-mundo

San Pedro Castañero (León). Foto: Raquel Sarmiento

SOS NÚCLEOS RURALES:

Privatización y saqueo a golpe de ley POR NEREA VILLORIA

La reforma local presentada por el Gobierno vacía de competencias a los ayuntamientos en favor de las Diputaciones y condena a las entidades menores para apropiarse, de forma encubierta, de sus bienes comunales.

Si este otoño escuchan hablar de una ley que busca la “modernización de los ayuntamientos, así como un mejor reparto de competencias”, sepan que tras esos fines se esconde una privatización de servicios públicos en el ámbito rural y un expolio de bienes comunales. En pleno verano, el pasado 26 de julio, el Consejo de Ministros aprobó el proyecto de la llamada “Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local”. Su votación, el trámite parlamentario en las Cortes Generales, se producirá a lo largo de las próximas semanas. La intención del Ejecutivo es que entre en vigor el 1 de enero de 2014. A grandes rasgos esta es la cronología de una futura ley que cuenta con una amplia oposición política y, sobre todo, de la sociedad

rural. El disfraz que lleva su nombre no impide analizar el contenido y comprobar que se trata de una medida histórica contra los pueblos. ¿La excusa? Económica, claro: el supuesto ahorro de 8.024 millones de euros para el periodo 2013-2019. ¿Lo realmente previsible? El recorte en democracia municipal, en beneficio de la centralización del Estado y la apropiación de lo público. El poder, para las Diputaciones

Inspirada en el principio “una Administración, una competencia”, la ley de reforma local tiene como objetivo “evitar duplicidades”, es decir, reordenar las funciones de las administraciones para eliminar las “competencias impropias” de los ayuntamientos, un total de 8.116 en todo el Estado.

Se potenciaría el papel de las Diputaciones para administrar servicios en municipios de menos de 20.000 habitantes En la práctica, significaría la pérdida por parte de los consistorios de la gestión de determinados servicios públicos, a riesgo de ser privatizados por manos ajenas. En esta dirección, y en base a la “eficiencia y equilibrio presupuestario”, se potenciaría el papel de las Diputaciones Provinciales en los municipios de menos de 20.000 habitantes (mayoría aplastante en Castilla y León, donde sólo 15 superan dicha cantidad). El cometido sería administrar los servicios mínimos obligatorios, considerados “no

rentables” debido al elevado coste que supone su prestación a núcleos pequeños de población, lejos del sistema de economía de escala. La ley pretendía imponer también el concepto de “coste estándar”, pero la polémica generada por querer prefijar el precio de los servicios sin contemplar las características de cada territorio ha provocado su salida del último borrador del texto. Lo sustituye el “coste efectivo”, sobre el que deberán informar públicamente los Ayuntamientos y que debe ser menor que el propuesto por las Diputaciones pues, de lo contrario, perderían la competencia y sería asumida por éstas. No menos importante sería la capacidad de las Diputaciones para gestionar también la recaudación en materia de tasas e impues-


22sistema-mundo tos de los ayuntamientos más pequeños. Esta suma de competencias y presupuesto supondría dotar de poder a la institución provincial para gestionar servicios de proximidad sin estar presente en el día a día ni conocer las necesidades reales de cada pueblo. La reforma local desprecia su voz y voto directo y apuesta, en cambio, por la gestión desde la capital de provincia, por “servicios eficientes” y también por medidas liberalizadoras: el ejercicio de actividades no se sometería a la obtención de licencia, salvo en casos justificados, mientras que podrían desaparecer miles de entes públicos locales.

Vistas de Noceda del Bierzo (León)Foto: Raquel Sarmiento

La reforma local apuesta por ‘servicios eficientes’ y medidas liberalizadoras El afán privatizador que arrebata a los ayuntamientos sus servicios sociales no tiene en cuenta el coste económico. La previsión de ahorro que vende el Gobierno no es tal si las Diputaciones, para gestionar nuevas competencias, necesitan aumentar sus medios materiales y humanos, bien sea prestando directamente el servicio o subcontratando una empresa privada. El gasto puede multiplicarse y lo pagarán los mismos ciudadanos a los que les eliminan la asistencia directa. El coste social sería incalculable. Municipios y entidades de ámbito inferior

Una de las claves de la nueva regulación es el incentivo a las fusiones voluntarias de municipios que sean colindantes y estén dentro de la misma provincia. El nuevo municipio fusionado re-

Fachada en Urueña (Valladolid). Foto: Nerea Villoria

cibiría más financiación per cápita, entre otros privilegios con los que no contarían quienes decidan mantener su autonomía. Además, los que presenten déficit presupuestario deberán aprobar un plan económico-financiero a cinco años que incluya una propuesta de fusión con otro. La ley culmina esta intención de reducir el número de municipios pequeños con mayores trabas para la creación de nuevos y la escisión de los ya existentes. Por su parte, los entes locales de ámbito inferior al municipio sufrirán una grave penalización por el retraso en la presentación de cuentas ante el Estado y Comunidades Autónomas: si no la rea-

lizan en el plazo de tres meses desde la entrada en vigor de la ley, quedarían disueltas y se integrarían en los Ayuntamientos de los que dependan, carentes de capacidad legal. Tampoco se permite la creación de nuevas entidades locales menores. Sólo las que ya existan (y presenten sus cuentas) y las que iniciaron su proceso de constitución antes del 1 de enero de 2013 mantendrán su personalidad jurídica propia. Traducido lo anterior: la ley amenaza con su desaparición a 3.720 Entidades Locales Menores (2.212, sólo en Castilla y León), que no estaban obligadas a rendir cuentas ya que la ley las exime de la tarea

por los ridículos fondos que poseen, cuya gestión y transparencia comprueban directamente los propios vecinos. Ahora la nueva imposición viene marcada por un plazo imposible de cumplir para muchas de ellas. ¿Cuál es el motivo para esta persecución? Aparte de sostenibles, estas organizaciones son ejemplo de sociedad civil, realizan trabajos en beneficio de la comunidad tales como: arreglo y vigilancia de caminos rurales y carreteras, ejecución de obras, conservación y reparación de fuentes, administración del patrimonio y regulación del aprovechamiento de los bienes comunales de su término.


23sistema-mundo Presumiblemente, esta propiedad comunal es el “botín” codiciado por quienes promueven la ley. El esquema es sencillo: que los recursos naturales sean transferidos primero al ayuntamiento del término municipal al que pertenecen y terminen en manos de una Diputación. A partir de esta desamortización de los núcleos rurales, no sería nada nuevo que tanto políticos, como grandes empresas del sector agrario, del turismo o extraccionistas hicieran negocio y se lucraran con la explotación de bienes comunales.

Peligran 3.720 Entidades Locales Menores (2.212, sólo en Castilla y León) Rechazo general y particular en León

La provincia de León cuenta con el mayor número de Entidades Locales Menores de todo el Estado, 1.232 en total, seguida de Burgos con 644 y Palencia con 224. En suelo leonés la movilización popular contra el proyecto de ley presentado por el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas ya ha comenzado. El Frente en Defensa de las Juntas Vecinales denuncia “el robo del 55% de la provincia” que supondría la reforma local. Por su parte, la Plataforma de Omaña para la Defensa de las Juntas Vecinales y el 15-M han lanzado la campaña “Stop al expolio de los bienes comunales: son nuestros”. Recuerdan que las juntas vecinales y los concejos gestionan y mantienen un patrimonio consistente en pastos, montes, ríos, praderas, iglesias, cementerios o escuelas, así como algunos servicios básicos para los

pueblos como puede ser el agua, todo ello “sin coste alguno para el erario público y sin que los alcaldes y alcaldesas pedáneos cobren un euro por su trabajo”. A nivel nacional, desde ciertos sectores políticos y sociales se plantea la posibilidad de llevar la ley al Tribunal Constitucional al considerar que una reducción de la autonomía rural contradice el artículo 150, sobre el principio de Autonomía para la Administración Local, así como también vulnera la Carta Europea de Autonomía Local, que en su artículo 4 mantiene que “el ejercicio de las competencias públicas debe, de modo general, incumbir preferentemente a las autoridades más cercanas a los ciudadanos”. La organización Ecologistas en Acción, que la denomina “Ley del saqueo del Medio Rural”, advierte de que “la desaparición de las Entidades Locales Menores puede ser una catástrofe de dimensiones históricas para la sociedad española, supo-

El patrimonio comunal es el ‘botín’ codiciado por quienes promueven la ley Antes de ser debatido en las Cortes, ya se habla de la inconstitucionalidad del texto niendo el acta de defunción de las zonas rurales más despobladas y envejecidas: aquellas que más necesitan los servicios públicos”. En este sentido, “la transferencia de las propiedades comunales (12% del territorio) y rentas generadas desde las Entidades Locales Menores a los Ayuntamientos puede suponer la antesala de la privatización de estos bienes para financiar la deuda del Estado”. Medidas populares como la limitación y publicación de los sueldos de cargos públicos para evitar, por

ejemplo, que ciertos personajes caciquiles cobren más como alcaldes que el presidente del Gobierno, no deben desviar la mirada sobre el fondo dañino de la “ley Montoro”. Aunque el 22% de la población viva en zonas rurales (según datos de 2012), este medio importa poco a nivel general y, precisamente por su condición de olvidado, cualquier ataque contra los pueblos supone un nulo escándalo y una mínima repercusión mediática. Cierto es que aún está por ver el alcance real de la reforma tras su tramitación en las Cortes Generales. Pero de no variar de forma sustancial, no es alarmismo infundado, sino grave preocupación el resultado de pensar en qué medida quedarán garantizados los derechos sociales de quienes habitan nuestros pueblos y qué sucederá con el patrimonio afectado, a la libre disposición de quienes nunca hicieron ni harán nada por conservarlo.

Más información 1. [La Moncloa 26/07/13] Aprobado el Proyecto de Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local. 2. Carta Europea de Autonomía Local. 3. Los bienes y los aprovechamientos comunales en Castilla y León. Informe del Procurador del Común (2011). 4. [Vídeo] Stop al expolio de bienes comunales: son nuestros. 5. [Infobierzo 09/08/13]Las Juntas Vecinales creen que la reforma de la Administración local supone “el robo del 55% de la provincia de León”

6. Plataforma para la defensa de las juntas vecinales de Omaña. 7. [Ecologistas en acción 26/07/13] Aprobada la Ley del saqueo del Medio Rural. 8. [Voces de Pradillo 15/04/13] Pequeños municipios condenados a muerte. 9. [Astorga redacción 06/08/13] Valentín Cabero, catedrático de Geografía de la Universidad de Salamanca: “Las nuevas leyes mantienen la filosofía política tecnocrática y neoliberal que amenaza al sentido social y territorial de lo público”


24cultura(s) Sobre la mesa del forense se encuentran los cadáveres de cuatro medios de comunicación: El País, Público, La Vanguardia y El Mundo. Parece que todavía respira alguno de ellos, pero no es más que una ilusión porque hace años que se desangran y solo gracias a las generosas donaciones de sangre de diferentes instituciones pueden mantenerse sus órganos vitales en funcionamiento. Se abre la puerta y entra una revista pequeña llamada Mongolia. Lleva bata blanca y un bisturí en la mano por lo que se puede deducir que ejerce de doctor. Sin ningún pudor y delante de todo aquel que lo desee, prende el objeto afilado y abre en canal los cuatro cuerpos inertes. Para leer el resultado de la autopsia hay que hacerse con Papel Mojado (Debate, 2013). La revista Mongolia lleva meses manchándose las manos de tinta en una labor de análisis casi científico sobre la mesa del quirófano. En su sección, ‘Reality News’ este equipo de irreverentes periodistas ha publicado aquello que han ignorado el resto de medios de comunicación en una especia de pacto tácito de no agresión. ¿Qué ha pasado en El País donde pese a que su plantilla ha sufrido un ERE salvaje su consejero delegado Cebrián ha embolsado 12 millones de euros? ¿Por qué El Mundo ha publicado día tras día capítulos de una conspiranoia editorial? ¿Quién fue el culpable de la desaparición de Público? ¿Y a quién sirve La Vanguardia en la partida de ajedrez nacionalista? Todas estas preguntas que nunca fueron resueltas en las grandes cabeceras ahora son respondidas con datos.

Un nuevo punto de vista en el debate

Durante años, en las universidades, redacciones y medios de comunicación se ha abierto un debate sobre el futuro del periodismo y de los medios de comunicación (que no es lo mismo). Al final, tras múltiples argumentaciones muchos han concluido lo siguiente: primero, Internet es culpable de las enormes pérdidas; segundo, la prensa impresa está abocada a su desapari-

ción y solo quedarán medios digitales o especializados; y tercero, el periodismo tiene futuro pero aún no se ha hallado una idea de negocio que pueda hacer sostenible esta profesión en los nuevos tiempos que corren. Mongolia en el libro Papel Mojado dice que esta realidad no es del todo cierta. “Si la crisis fuera cíclica – comenta en un artículo Pere Rusiñol – solo habría que afianzar el modelo de nego-

La contracrónica POR VICTOR GUTIÉRREZ

autopsia del periodismo español

cio y adaptarlo a la revolución tecnológica. Pero este cuento de hadas no tendrá un final feliz. Si alguna vez se reactiva de nuevo la economía, el mundo de los medios habrá cambiado igualmente sin posibilidad de marcha atrás y no por culpa de Internet”. ¿La razón? Hay que buscarla antes de la crisis. La financiarización de la prensa

Durante todos los textos que componen el libro se explica de una manera u otra el porqué aunque se consiga capear la recesión económica el periodismo nunca será lo mismo. La financiarización de los medios de comunicación es una realidad aunque los periodistas hayan mirado convenientemente hacia otro lado mientras grandes tiburones financieros destripaban las empresas donde trabajaban. Por ejemplo, en El País “han entrado los fondos de Wall Street agrupados en el vehículo Liberty Acquisitions Holdings y de tres grandes bancos – Banco Santander, CaixaBank y HSBC – que se han hecho con el control accionarial desplazando a la familia Polanco”. Es decir, que en el contexto periodístico aunque muy poca gente hable de ello se ha producido un cambio mucho más radical que el nuevo paradigma tecnológico creado tras la llegada de Internet. “Donde había empresas de propiedad de editores de periódicos hay ahora empresas propiedad del sector financiero”, una realidad incuestionable y que condicionará de manera directa la información que se publique en España durante las próximas décadas.


25cultura(s) La intención del presente artículo es hablar sobre patrimonio, y de cómo existen numerosos ejemplos que suponen un verdadero riesgo para la pervivencia del mismo, por mor de unas políticas inadecuadas y carentes de sensibilidad, especialmente en un entorno de crisis como es el nuestro. Antes de nada debemos definir el concepto clave. En palabras de DeCarli, patrimonio es el conjunto de bienes culturales y naturales, tangibles e intangibles, generados localmente, y que una generación hereda y transmite a la siguiente con el propósito de preservar, continuar y acrecentar dicha herencia. Dejando a un lado el aspecto más teórico del patrimonio, debiéramos analizar la situación del mismo en un contexto como el actual. En España sabemos que son las Comunidades Autónomas quienes asumen las competencias para la gestión del patrimonio histórico, artístico, monumental, arqueológico y científico, y casi todas ellas han redactado su propia legislación para su protección. Lo que hace que a veces, resulte extraordinariamente farragoso encontrar información, también porque a través de las comunidades autonómicas puede haber variaciones sobre el tratamiento del patrimonio. Ciertamente, a través de cada una de estas legislaciones autonómicas se inserta una serie de ideas que serán implantadas en la población en torno al patrimonio, y eso generará o no identidad. Esta idea también pudiera ser extrapolable a nivel nacional, sobre todo cuando surge la cuestión tan polémica de la identidad nacional. Tampoco debemos olvidar

Opinión

POR DIEGO VALVERDE

LAS PIEDRAS MERECEN UN RESPETO

Debemos de ser capaces de comprender que patrimonio no es algo atrapado en el tiempo, es algo que está vivo, que interactúa con la realidad y el contexto en que vivimos. que patrimonio va mas allá de simplemente ser una herencia, supone también apropiarse en sí de ese conjunto de elementos materiales o no, y que para ello deben existir códigos de identificación. La identificación es la que generara cohesión en la población, algo que precisamente es lo que menos buscan quienes toman las decisiones políticas, o al menos eso parece. Por ello a veces resulta extraordinariamente complicado exigirle a la población que considere algo patrimonio cuando no se sienten identificados con él. Debemos de ser capaces de comprender que patrimonio no es algo atrapado en el tiempo, es algo que está vivo, que interactúa con la realidad y el contexto en que vivimos. El patrimonio no está aislado, no se encuentra abstraído de nuestra realidad como a veces parecen hacernos ver. Ello es consecuencia

recientemente hemos podido comprobar el riesgo que corre el patrimonio cuando éste es olvidado y menospreciado[...] En Perú según el Decreto Supremo 054-2013 todo vestigio arqueológico que las empresas encuentren a su paso quedará prácticamente desprotegido, sino destruido. de un largo proceso estratégico para borrar la memoria histórica y que hace que las generaciones futuras sean más manipulables. Arqueólogos e historiadores deben ser conscientes de que su labor principal es darle las herramientas a las generaciones venideras para que generen ese sentido crítico ante su historia y romper con ese concepto tan lineal, pues el patrimonio es la muestra objetiva de que aún puede reflejar los cambios que se gestaron en el pasado. En España, donde el azote de la crisis se nota con especial virulencia, la realidad la protagoniza el recorte de

fondos para la conservación del patrimonio, un recorte en el sector cultural con una enorme responsabilidad tanto en el plano educativo como económico. Ejemplos no faltan para mostrar que las partidas destinadas a patrimonio y cultura han sufrido enormes recortes. Curioso y paradójico es que desde 1999 y 2000 Mariano Rajoy ocupase el cargo de ministro de Educación y Cultura. Sin embargo, desde que es Presidente del Gobierno, el apoyo del Estado al sector cultural ha ido reduciéndose en los presupuestos generales. A esto hay que añadir la subida del IVA cultural, que pasó del 8% al 21%. Lo cierto es que las ayudas para la conservación de los bienes declarados patrimonio mundial caen a menos de la mitad con respecto al año pasado, dejando en un claro riesgo el futuro de los mismos. Curiosamente entre los países más afectados por la crisis y los recortes se encuentran las cunas de la historia y el arte en Occidente: Italia, Grecia y España, países que poseen el 13% del patrimonio mundial protegido, 122 lugares declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Italia es el país con el mayor número de lugares protegidos, 47, y un ejemplo también del recorte feroz en los presupuestos de Cultura. España tiene 44 lugares protegidos, un patrimonio que no está cuidado como cabría esperar, pues no olvidemos que los mayores daños han venido de proyectos urbanísticos como campos de golf o edificios debidos a la especulación, la fiebre del ladrillo se ha encargado de destrozar parte de nuestro patrimonio. El hecho de que el patrimonio se des-


26cultura(s) troce muchas veces depende del valor del suelo en el mercado. A pesar del destrozo recibido, España sigue siendo un país extraordinariamente rico en patrimonio histórico. Como dijimos anteriormente, es competencia de las comunidades autónomas la conservación y enriquecimiento del patrimonio, quienes aportan también recursos destinados a ese fin. Pero quien responde ante la Unesco es el Estado, con lo que en ocasiones hay diferencias entre administraciones. En un contexto de recortes, las instituciones tienen menos recursos para gestionar, invertir y proteger patrimonio. Lo cierto es que mientras no se sienten las bases de una política a largo plazo que realmente valore el patrimonio histórico, el riesgo y el peligro de su destrucción serán constantes. Saliendo de nuestro país y de Europa, recientemente hemos podido comprobar el riesgo que corre el patrimonio cuando éste es olvidado y menospreciado por las ad-

ministraciones. Parece que muchas veces al poder no le interesa en absoluto el pasado y el patrimonio, especialmente cuando no ve en él un producto más de consumo turístico. En Perú según el Decreto Supremo 054-2013 todo vestigio arqueológico que las empresas encuentren a su paso quedará prácticamente desprotegido, sino destruido. Recordemos que resulta extremadamente contraproducente hacer valer un decreto y que éste pase por encima de la Ley General de Patrimonio Cultural del Perú (ley 28296). A partir de ahora la burocracia y el “silencio administrativo” pondrán en peligro cualquier resto que pueda permitir el estudio de la historia, la identidad y la cultura de Perú. En virtud de esta medida, la cultura considerada como fuente de desarrollo, queda relegada a un segundo plano. Destruir el legado arqueológico nos limita, no nos permite reconstruir las piezas de nuestro pasado, se elimina la posibilidad de una

gestión adecuada de la riqueza arqueológica de un país y de una sociedad, la cual también tiene un valor económico evidente si se sabe invertir y gestionar de manera sostenible. El problema está, en que quienes deben tomar las medidas políticas adecuadas, muchas veces se encuentran tan alejados de los problemas reales, que no tienen noción de lo que es patrimonio, de su importancia para la colectividad humana, y lo que implica la gestión de este mismo, vendiéndose por migajas a cualquier empresa que pueda comprarlos. Esta medida que se ha tomado en Perú, sin lugar a dudas, representa un gravísimo retroceso y riesgo para la subsistencia y protección legal del patrimonio arqueológico peruano, porque transgrede el deber de todo Estado de proteger su patrimonio cultural. Ha sido como suele decirse, la gota que ha colmado el vaso. Desde hace tiempo existen movilizaciones que exigen la conservación y gestión racional del patrimonio cul-

Movilizaciones en Perú en defensa del Patrimonio histórico Foto de www.reporterodelahistoria.com

tural como uno de los pilares del desarrollo sostenible y fuente de crecimiento en valores, de inclusión social, y de generación de recursos económicos. El ICOMOS de Perú, los Centros de Estudiantes de Arqueología de las universidades de Lima y otros colectivos ya han materializado sus protestas en contra de un decreto que permite la destrucción de sitios arqueológicos sin la posibilidad de haber sido debidamente registrados y calibrado su potencial como fuente de conocimiento del pasado. La clave siempre está en la educación, en educar en unos valores adecuados para no acabar por justificar el mandar al diablo los restos del pasado porque se piense que no sirven para nada, que de eso no se vive. La ciudadanía necesita saber qué es patrimonio, conocer cuanto le rodea y sobretodo necesita ser consciente de la estrategia llevada a cabo por algunos para eliminar nuestro sentido crítico del pasado y más aun nuestro sentido de identidad. Porque aunque no lo creamos, las piedras merecen un respeto.

La ciudadanía necesita saber qué es patrimonio, conocer cuanto le rodea y sobretodo necesita ser consciente de la estrategia llevada a cabo por algunos para eliminar nuestro sentido crítico del pasado y más aun nuestro sentido de identidad.


27tiempos (post)modernos “Sostener en una conversación normal que alguien habla de forma ideológica, es seguramente mantener que está juzgando un tema particular según algún rígido armazón o mediante ideas preconcebidas que deforman su comprensión. Yo veo las cosas tal y como son; usted las ve distorsionadas a través del corsé impuesto por algún extraño sistema doctrinario.” Ideología. Una introducción. T. Eagleton

La cita del profesor inglés Terry Eagleton que encabeza este artículo expresa de forma genial el sentido coloquial que damos al concepto de ideología, como conjunto de ideas o creencias adscritas a una doctrina política. Visto de este modo, aquel que adhiere a una ideología construiría sus opiniones a partir de ideas preconcebidas, rígidas, alejándose de una visión más realista y pragmática a la hora de pronunciarse sobre según que asuntos. Así, no es raro encontrar que, frente a quienes asumimos y no renegamos de tener ideología, son legión los que orgullosamente dicen guiarse por “su propio criterio”. De hecho la mayoría de nuestros vecinos, amigos o familiares no reconocerían sino a regañadientes que sus opiniones, sus valores y su “forma de ver las cosas” estarían mediados irremediablemente por algún tipo de ideología como veremos. Pues como bien señala Eagleton en su libro Ideología. Una introducción “la medida en que se está dispuesto a utilizar el término ideología en relación con las propias ideas políticas es un índice fiable de la naturaleza política de uno.” Pero, ¿qué entendemos por ideología? Este artículo viene a cuestionar el sentido estrecho y

La palabra es un arma POR FELIPE P.G.

IDEOLOGÍA, UN CONCEPTO POLÉMICO originalmente ideología aludía al estudio científico de las ideas humanas. [...]Fue más tarde que ideología pasó a significar los propios sistemas de ideas. reduccionista que confunde ideología con ideología política, que conduce a creer que pensar ideológicamente es algo exclusivo de aquellas personas que se identifican con una doctrina política. Pero ¿por qué reflexionar sobre un concepto en apariencia viejo y roído como el de ideología? Bueno, parece lógico pensar que a pesar de que allá por la década de los 60 el sociólogo neoconservador Daniel Bell decretó el agotamiento o el “fin” de las ideologías (1), y de que otros autores como Habermas consideraron que la dominación ideológica desapareció para dar paso a una dominación puramente tecnocrática del capitalismo tardío, “la difusión de valores y creencias dominantes

entre los grupos oprimidos de la sociedad desempeña algún papel en la reproducción del sistema” como reconoce Terry Eagleton. En este sentido pensar la ideología es pensar la dominación política, cultural, etc. y a su vez inmunizarnos contra su asimilación inconsciente. Origen del término

Tradicionalmente se atribuye el origen del término ideología a los ilustrados franceses (2) del s.XVIII, concretamente a Destutt de Tracy, quien en su obra Elementos de la ideología la define, en sentido positivo y empirista, como el estudio de las ideas que derivan de las sensaciones. Es decir, originalmente ideología aludía al estudio científico

de las ideas humanas. Un ideólogo era un filósofo que “pretendía revelar la base material de nuestro pensamiento”, era de hecho un crítico de la ideología entendida ésta como sistema de creencias dogmáticas. Fue más tarde que ideología pasó a significar los propios sistemas de ideas. Fruto de la actividad de estos intelectuales vinculados a la Revolución francesa, que en principio apoyaron la figura de Napoleón y más tarde acabarían enfrentándose al general francés es que éste se referirá peyorativamente a ellos como “ideólogos”, imprimiendo al término una carácter despectivo: “El ideólogo es aquel que no conoce cómo es la realidad, sino que tiene una visión necesariamente deformada de cómo es la realidad”. (3) Posteriormente multitud de autores de diversas corrientes de pensamiento recogerán el término dando lugar a muchas otras concepciones, pero aquí, únicamente nos referiremos al enfoque sociológico del filósofo italiano Antonio Gramsci que nos sirve para exponer hasta que punto es limitada esa idea que postula que hay pensamientos ideológicos y otros que no y por tanto que quienes reniegan de una filiación política definida estarían libres del pecado ideológico. Ideología y sentido común

Gramsci en sus Cuadernos de la cárcel retomará una acepción de ideología de las muchas que se encontrarían contenidas en la obras de Marx y la enriquecerá adoptando un sentido más complejo. Para exponer su concepción, Gramsci parte del problema de la hegemonía, refiriéndose al modo en que en las sociedades capitalistas


28tiempos (post)modernos contemporáneas las clases dominantes mantienen su poder y privilegios mediante la sumisión de los grupos sociales dominados, ya no tanto por la fuerza y la coerción, sino fundamentalmente mediante la persuasión y el consentimiento que generan toda una serie de instituciones ideológicas, culturales, políticas y económicas que conforman la sociedad civil. Es decir, la hegemonía no se refiere sólo a la ideología política que pueda mantener la clase gobernante, sino también a lo cultural. No abarca sólo la ideología que funciona abiertamente a través de los discursos políticos -a los que hoy casi nadie toma en serio-, sino también y sobretodo a las dimensiones inconscientes que se expresan en el lenguaje, las tradición y los valores que se nos presentan aparentemente como neutrales. Para exponer como opera la hegemonía sobre los grupos sociales dominados, Gramsci recurre a dos conceptos clave: sentido común y buen sentido. Gramsci considera que todos tomamos parte, seamos conscientes de ello o no, de una “filosofía espontánea”(4) contenida en el lenguaje(5) y en todo un sistema de creencias y supersticiones compartidos que se encuentran permeados por múltiples influencias culturales, religiosas, etc. que variarían según el grupo social, la tradición e historia de cada pueblo. El sentido común gramsciano sería “una concepción del mundo absorbida acríticamente por los diversos ambientes sociales y culturales en los que se desarrolla la individualidad moral del hombre medio.” Se trataría de una “concepción disgregada, incoherente, inconsecuente” del mundo del que somos

parte que estaría formada por múltiples partículas de distintas ideologías entre las que convivirían contradictoriamente elementos populares derivados de la experiencia social y otros valores propios de las clases gobernantes. Así, el sentido común condiciona fuertemente no sólo nuestra forma de pensar, sino nuestros comportamientos. Dicho de otro modo, guía nuestra forma de ver y vivir la vida. Esta noción de sentido común nos permite acceder a comprender toda la complejidad de creencias, valores, éticas, hábitos que se entrelazan caóticamente en la mentalidad popular de un pueblo formando un mosaico ideológico que a menudo se nos presenta indescifrable. Así, cuando uno se pre-

como la sustracción de material escolar realizado por un grupo de jornaleros andaluces en un conocido supermercado dirigido a las familias sin recursos, estamos asistiendo en directo a un genial ejemplo del papel que juegan en nuestro sentido común las nociones contradictorias de entender la justicia y la ética que se enfrentan en nuestra conciencia. Del mismo modo podemos advertir sin mucha dificultad como el patriarcado -imbricado en una religión como la católica, fuertemente enraizada en la mentalidad popular- interviene en nuestra manera de entender el modelo de familia y las relaciones entre sus miembros. Asimismo el eurocentrismo -que chorrea por todos los poros del pensamiento

la ideología se restringe a aquellos asuntos cruzados por los sistemas de creencias y que tienen que ver con relaciones de poder gunta cómo se explica que un trabajador -que vive de su salario, paga sus impuestos y ve como el paro afecta a sus allegados- confíe el voto a partidos que dictan reformas que empeoran las condiciones laborales, se está interrogando, quizás sin saberlo, sobre estas cosas de la hegemonía y el sentido común. O cuando asistimos a reacciones fuertemente encontradas -a favor o en contra- al hablar de noticias candentes

moderno- modula nuestra forma de vernos como europeos en el mundo desde una pretendida superioridad histórica de progreso y desarrollo frente a otros pueblos. Todos estos son ejemplos de como algunas ideologías que no responden al concepto estrecho de ideología política toman parte de nuestro sentido común inconscientemente, condicionando nuestras opiniones y nuestra conducta a menudo

Notas: (1)BELL, DANIEL. Las contradicciones culturales del capitalismo. (2)Otros autores remontan los antecedentes del origen del concepto al empirista inglés Francis Bacon o a El príncipe de Maquiavelo. (3)KOHAN, N. El Capital: historia y método. (4) GRAMSCI, A. Introducción al estudio de la filosofía. Editorial Crítica. (5) Existen diversas teorías semióticas de la ideología que analizan las relaciones de poder en el lenguaje. (6) EAGLETON, T. Ideología. Una introducción. Ediciones Paidos.

en un sentido que refuerza la dominación contra nuestros propios intereses como individuos y colectividad. En contraposición y como superación de ese sentido común, Gramsci desarrolla el concepto del buen sentido que sólo puede nacer de la determinación individual y colectiva de dejar de participar de una concepción del mundo impuesta por el ambiente externo (hegemonía de la clase dominante) para elaborar una concepción del mundo consciente y crítica propia de un grupo o grupos sociales, construyendo, a partir de los elementos potencialmente emancipadores que se confunden en el sentido común popular una nueva cultura, una ética, unos valores, y unos hábitos o pautas de vida coherentes con el mundo que nos proponemos construir. De este modo aparece claro que lo cultural, lo ético, lo cívico es constitutivo y está determinado a su vez por lo ideológico. Entonces, ¿todo es ideología? ¿no hay discurso que no sea ideológico? Eagleton reconoce que “no hay nada semejante a un pensamiento sin presuposiciones, y en este sentido podría decirse que todo nuestro pensamiento es ideológico”, sin embargo matiza que ciertamente la ideología se restringe a aquellos asuntos cruzados por los sistemas de creencias y que tienen que ver con relaciones de poder, pues “a la hora del desayuno, una pelea entre marido y mujer sobre quién dejó que se churruscara la tostada no es necesariamente un asunto ideológico, pero se convierte en tal cuando, por ejemplo, empiezan a entablar cuestiones relativas al poder sexual, opiniones en relación con el papel de los sexos”.(6)


29tiempos (post)modernos

Animales territoriales POR GASPAR M. B.

Uno de los temas más indiscutiblemente polémicos de nuestra época es la llamada “cuestión nacional”. Como se pretende explicar en este artículo el enfoque con que se tratan estas polémicas por la mayoría de los actores políticos, sociales y mediáticos son sesgados e interesados desde los supuestos más básicos, queriendo responder a preguntas mal planteadas. En lo sucesivo se hablará del territorio como la vinculación que se desarrolla entre un espacio físico y las comunidades humanas que lo habitan a lo largo de la Historia. Esto servirá para contraponer territorio a pueblo, comunidad humana conformada a lo largo de la Historia, y también a nación, entidad política vinculada al territorio a partir del la Revolución Francesa. Genealogía.

La relación entre los pueblos y los territorios en los que se desarrollaban ha llenado infinidad de libros y es el contenido de distintas disciplinas académicas. No se pretende hacer aquí un estudio exhaustivo de estas relaciones sino un repaso por encima de los hitos más importantes y centrados en el caso europeo. El repaso comienza en la llamada Edad Media, con una economía feudal en la que la población estaba muy ligada al territorio en que vivían. El territorio se concebía como una propiedad privada, parcelas bajo la autoridad de un propietario que controlaba tanto el medio como los pueblos vinculados a él. Dentro de estas “parcelas” hubo ciudades que sig-

nificaban una singularidad en el territorio: no solo formaban comunidades humanas mucho más densas sino que se salían de la propiedad unipersonal del territorio al contar con cartas magnas o fueros que las concedían un cierto grado de autonomía y autogobierno. A medida que la Historia fue avanzando los cambios en la composición de las comunidades humanas y sus sistemas de dominación fueron abriendo paso a lo que varios siglos después serían los estados modernos. Los estados modernos suponen el siguiente paradigma sobre la visión del territorio puesto que, si bien se mantiene la visión metageográfica en la que el territorio se divide como una tarta, cambian la relación que los pueblos tendrían con los territorios en los que se desenvuelven. A partir de la teorización de las ideas de la Ilustración y de su puesta en práctica con la Revolución Francesa aparece en Europa la idea de Nación y su consiguiente movimiento partidario, el nacionalismo. Como se definía antes, la nación sería la entidad política que un pueblo construye sobre un territorio. Eso significaba unas relaciones distintas entre pueblos y territorios, nuevas relaciones formalizadas en naciones que pudieran dar sustento ideológico a la creación de un estado moderno que a la vez diera capacidad de autogobernarse a cada pueblo. Esta nueva visión del territorio generalizó, casi siempre desde las estructuras de poder, una visión del territorio propia del nacionalismo. Esta visión

parte de unos conceptos abstractos e ideológicos como la frontera o la homogeneidad del territorio en lo cultural, lo histórico, lo ambiental, lo lingüístico, lo económico, lo político… A lo largo de los 2 siglos de nacionalismos han aparecido muchos tipos de sistemas nacionales. Destaca la concepción del imperialismo en que la nación quedaba dividida entre metrópolis y colonia y que ha sido especialmente relevante en el desarrollo de los estados. Frente a esto, las corrientes de pensamiento de los socialismos introdujeron conceptos novedosos. Parte de estas corrientes partían de los conceptos nacionalistas a

Esto da pie a una nueva cosmovisión territorial que rompe con gran parte de los presupuestos de lo nacional la hora de elaborar teóricamente el socialismo, mientras que otras se distanciaron e introdujeron conceptos innovadores como sería el federalismo y, de acuerdo con él, conceptos con más repercusión posterior como el derecho de autodeterminación y secesión. Estos conceptos nacen desde corrientes que proponían la estructuración del territorio en “comunas” descentralizadas y autóno-


30tiempos (post)modernos

El territorio parcelado (municipios) frente al territorio red (carreteras)

mas, donde el federalismo era plenamente coherente al no estar sometido a las necesidades estatales. Sin embargo el federalismo es rápidamente asumido por parte de distintas corrientes políticas que lo integran con la cosmovisión nacionalista, como posteriormente ocurre también con el concepto de autodeterminación. Estos aportes son importantes porque son los que facilitan la generalización mundial del sistema de estados nacionales mediante los Movimientos de Liberación Nacional y que además generan constantemente contradicciones dentro de la lógica nacionalista. Hoy nos encontramos con un visión mayoritaria con respecto al territorio heredada de todo este proceso histórico y muy marcada por la época reciente en la que el territorio se parcela y

con ello se parcelan también las comunidades que en él se desarrollan. Y no solo a nivel mundial, esta concepción ha tenido su recorrido también a nivel local, donde se han seguido los mismos criterios a la hora de relacionarse con el territorio. Hoy.

En el siglo XXI y ya en un periodo de post-globalización hay que señalar la nueva cosmovisión hegemónica sobre el territorio para entender las contradicciones de esta época. El desarrollo de las telecomunicaciones y el desarrollismo urbanizador y post-industrial ha roto con la lógica del territorio como una sucesión de parcelas y ha introducido en la práctica un territorio que se divide en 2 categorías: centros y periferias. Los centros son la

red mundial de megápolis y la periferia sería todo lo que queda fuera. Las megápolis no son las grandes ciudades y las relaciones que se dan en ella sino que son la parte tecnificada del territorio, la parte del territorio dependiente de las materias de la periferia y en la que se desarrolla la vida social y económica de las comunidades. Por otra parte las periferias serían las zonas del territorio dejadas en segundo plano y que son la reserva de suelo, materiales y población trabajadora para la megápolis. Esta nueva concepción podría asimilarse al antiguo imperialismo, pero añadiéndole la descentralización que actualmente se permite a las metrópolis y la ruptura con la concepción idealista del nacionalismo que se sustituye por “la aldea global”, la “multiculturalidad” y otros conceptos de la época de la globalización. Esta contradicción entre la teoría política nacionalista y la práctica económica ha introducido en el vocabulario político el concepto de las identidades. Las identidades son en la antropología la condición psíquica que une a una comunidad humana, lo cual llevado a la política se interpreta como la argamasa de los pueblos y por tanto, como la semilla original de las naciones. En esta era en la que las fronteras y la homogeneidad interna en ellas ya son abstracciones inservibles en la mayoría de los casos, una nueva teoría basada en las identidades colectivas está sirviendo para explicar los procesos que se dan en

las megápolis actuales, donde se superponen distintas identidades colectivas resultado de flujos migratorios y de rupturas generacionales. Esto da pie a una nueva cosmovisión territorial que rompe con gran parte de los presupuestos de lo nacional. Historia viva.

El desarrollo de la Historia es un hecho de plena actualidad y la relación de la humanidad con el territorio es un aspecto fundamental en ella. Ante el nuevo paradigma territorial al que nos ha llevado el desarrollo están surgiendo distintas posiciones que hay que entender no como ideas recién aparecidas sino como el fruto de un proceso dialéctico. Un ejemplo se puede ver en Europa ahora que se están intentado restaurar nacionalismos de inspiración nazi-fascista como reacción a los conflictos entre identidades en las megápolis y cuya solución es la implantación de una territorialidad en la que el pensamiento nacionalista sea hegemónico, para lo cual se idealizan momentos del pasado y en algunos casos ciertas experiencias históricas concretas. Otro ejemplo se presenta en los distintos colectivos ecologistas, decrecentistas y antidesarrollistas que proponen y practican una descentralización del territorio independientemente de las identidades, regenerando el mundo rural tradicional que en algunos casos se toma como referente de territorialidad.

Bases conceptuales: Nacionalismo y relación con los pueblos: Nacionalismo y cultura. 1936. Rudolf Rocker. Disponible en es.theanarchistlibrary.org/library/rudolf-rocker-nacionalismo-y-cultura

Capitalismo industrial y relación con el territorio: Perspectivas antidesarrollistas. 2011. Miguel Amoros. Disponible en http://editorialgerminal.files.wordpress.com/2012/07/amorc3b3s.pdf


Centro Social Okupado en Frankfurt am Main| Gaspar M.B.

EXARCHIA nยบ4 sep2013

facebook.com/RevistaExarchia twitter: @revistaexarchia revistaexarchia@gmail.com

Estรก obra estรก sujeta a la licencia Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported de Creative Commons. Para ver una copia de esta licencia, visite: http:// creativecommons.org/licenses/by-ncnd/3.0/.


Revista Exarchia Nº4