Page 1

REVISTA ETCÉTERA

IES VALLE DE LEIVA

CURSO 2016/17


BIENVENIDA

De nuevo se publica otro número de la revista del IES Valle de Leiva, hecho con el trabajo y la dedicación de muchos, tanto alumnos como profesores, que nos regalan sus historias, sus experiencias e incluso sus obras artísticas. Entre la rutina de las clases y las prisas del inexorable calendario, hacemos un paréntesis y os mostramos una parte poco conocida o quizás inesperada de nosotros mismos. Queremos compartirla con todos aquellos que deseen dedicar un rato de su tiempo a ver el instituto con otros ojos. Os invitamos a leer, a observar, a aprender, y esperamos que lo disfrutéis.

Quisiera agradecer de un modo especial su colaboración a los siguientes alumnos: Alba Pagán Martínez, alumna de 1º B ESO, autora del diseño de la portada; Daniel López Cava, de 1º E ESO, por sus dibujos de robots y muñecos que aparecen repartidos a lo largo de la revista; y Victor Quiñonero García y Helena Valverde Montalbán, de 4º A ESO, que ilustran sus propios relatos.

Feliz viaje por estas páginas.

Mª Mercedes García Bolós Coordinadora de la revista

2


3


LA IMPORTANCIA DE LEER Leer, viajar… Nunca he conocido una gran diferencia entre estas dos palabras. Desde pequeño me han contado cuentos, historias de mundos fantásticos, personajes extraordinarios o tramas para aprender sobre algún tema. La gente me dice ahora que, para mi edad, he viajado mucho por el mundo, y yo no puedo quitarles la razón, pero mis viajes comenzaron con las historias que mi madre me contaba en la cama. Pronto, empecé yo a viajar por mi cuenta, cogí mi propio billete y llegué a lugares más lejanos aún, mundos más fríos, más cálidos, más acogedores, más crueles… Todos ellos los acabé pisando y, en cuanto me sentía incómodo en ellos, simplemente tenía que cerrar la tapa del libro para escapar. Por suerte, casi nunca he tenido que llegar a este extremo, aunque reconozco que he estado en planetas tan aburridos que con las primeras páginas tuve que coger mi nave para buscar algo más interesante. La lectura es básicamente esto: salir de casa en busca de aventuras, conocer gente más allá de nuestro limitado mundo cotidiano, experimentar, emocionarse, apasionarse, recomendar a la gente que visite los lugares a los que has llegado y escuchar los consejos que te dan otros lectores. Es un no parar que comienza abriendo la primera página de una historia y que no se detiene, porque una vez visitado un mundo, siempre querrás conocer otro. Todos los sitios que conozcas, por muy feos que lleguen a parecer, te enseñarán algo; te dejarán su pequeña marca y caminarás con ella durante toda tu vida. Lo bueno es que esta marca siempre será positiva, porque lo que se quede contigo, será algo que te haya ayudado, ya sea a conocer algo más, a quererte más a ti mismo o a hacer algo que nunca te atreviste. Hoy en día, el número de turistas ha reducido mucho, cada vez hay más personas que prefieren quedarse en casa; han olvidado lo fácil que es salir a conocer mundo y han preferido quedarse en su zona de confort. Estos países fantásticos de los que he hablado siguen con las puertas abiertas, más que nunca gracias a los avances como las películas o la publicidad. Pero algo está fallando; muchos se quedan mirando embelesados estos inventos y no llegan a conocer el elemento principal que es el libro, la historia en sí. Desde aquí queremos hacer una invitación a todos los que no hayan viajado mucho en su vida: cojan un libro que, por cualquier motivo les haya llamado la atención. Tras esto, abran la primera página y comiencen a leer… ¿se van a bajar ahora que su avión despegó? Para convencer un poco más hablaré de mi experiencia personal. Ya he dicho que desde pequeño he conocido con la lectura mundos extraordinarios e impensables para cualquiera que no haya salido de la vida cotidiana. Digo algo más; acabo de volver de un viaje en crucero (esta vez, un viaje real), y puedo decir que de las ciudades que he visto, la mayoría ya las conocía: Roma es idéntica a los relatos que me prestaron una vez unos amigos, aunque falten los curiosos villanos que adornaban sus historias; Florencia, tan maravillosa, no podía estar mejor descrita en las guías de viaje; o Nápoles, ¡tan parecida a la descrita en las memorias de tantos viajeros! No sólo he conocido estos sitios antes, también he tenido la suerte de conocer los países más tiranos donde han triunfado las mejores revoluciones, las zonas más pobres donde han llegado las almas más caritativas, o las casas más lujosas donde las familias tenían siempre una historia con la que entretener. ¿Qué me dicen ahora? ¿Se animan a viajar?

Alfonso Heredia Sevilla 1º A Bachillerato

4


LECTURAS RECOMENDADAS

En esta lista recojo algunas de mis novelas favoritas. He intentado elegirlas aportando un poco de variedad y diversidad de géneros e historias, aunque hay algunos géneros que se han quedado fuera como la novela histórica (aunque le encantan a mi padre, no me he puesto con ninguna todavía) y tengo predilección por la literatura fantástica, de ahí que sea el género predominante en la lista. Hay otras muchas novelas que he tenido en consideración, pero no quería hacer esto demasiado extenso, así que estas son las novelas que he elegido (sin orden alguno) para recomendar a todos aquellos que les apetezca leer algo. Las Aventuras de Tom Sawyer – Mark Twain Un clásico de la literatura universal. Por mi parte es una novela a la que le tengo especial cariño, por eso empezaré la lista con ella. Las aventuras de Tom Sawyer es una novela para todos los públicos, de aventuras (como su propio título indica). Nos traslada a un pueblecito a las orillas del río Mississipi en el siglo XIX, donde vive el personaje protagonista, Tom Sawyer: un niño travieso que lo único que quiere es divertirse, aunque eso signifique provocarle varios quebraderos de cabeza a su tía. Diligente e imaginativo, Tom Sawyer es todo lo que se nos viene a la cabeza cuando pensamos en un niño, y evoca ese sentimiento de felicidad y despreocupación, el tener la iniciativa para salir a vivir aventuras sin preocuparte de las consecuencias. Escrito con un estilo muy propio lleno de humor y nostalgia, Las Aventuras de Tom Sawyer es un libro que gustará tanto a niños como a adultos, y como mínimo os entretendrá. Una de mis novelas favoritas de todos los tiempos. “Había descubierto, sin darse cuenta, una de las principales leyes que rigen el comportamiento humano, a saber, que para hacer que un hombre o un muchacho codicie una cosa, sólo hay que hacerla difícil de conseguir. Si Tom hubiera sido un gran filósofo, como el autor de este libro, se hubiera dado cuenta de que el Trabajo consiste en lo que uno está obligado a hacer y de que el Juego consiste en lo que uno no está obligado a hacer.”

El Nombre del Viento - Patrick Rothfuss Siempre he tenido preferencia por las novelas de fantasía, y es porque todas a su modo dan una visión de la realidad pero de forma imaginativa. Algunas son historias que buscan la abstracción, que te pierdas en su mundo y lo hagas tuyo, y otras utilizan el elemento fantástico para hacer reflexionar, planteando una hipotética situación para hablar de un determinado tema o simplemente cambiando las reglas del mundo en el que vivimos para dar un toque poético. El Nombre del Viento es de las del primer tipo. En una posada en tierra de nadie, un hombre se dispone a relatar, por primera vez, la auténtica historia de su vida. Una historia que únicamente él conoce y que ha quedado diluida tras los rumores, las conjeturas y los cuentos de taberna que le han convertido en un personaje legendario a quien todos daban ya por muerto, Kvothe: músico, mendigo, ladrón, estudiante, mago, héroe y asesino. Una novela que engancha desde el principio, con una narración ágil y original que de seguro gustará tanto a los seguidores del género como a los que no suelen leer literatura fantástica. La pillé sin demasiadas expectativas y me sorprendió gratamente. “He robado princesas a reyes agónicos. Incendié la ciudad de Trebon. He pasado la noche con Felurian y he despertado vivo y cuerdo. Me expulsaron de la Universidad a una edad a la que a la mayoría todavía no los dejan

5


entrar. He recorrido de noche caminos de los que otros no se atreven a hablar ni siquiera de día. He hablado con dioses, he amado a mujeres y he escrito canciones que hacen llorar a los bardos. Me llamo Kvothe. Quizá hayas oído hablar de mí.” 1984 – George Orwell A menudo los autores de ciencia ficción no crean un mundo futurista que se aleja del actual, con razas alienígenas y tecnologías que desafían nuestra credibilidad e imaginación, sino que sitúan la acción de sus relatos en un momento del futuro próximo, conjeturando cómo podría ser la humanidad en unos años. Si el futuro que plantea el autor es incierto y hasta cierto punto aterrador, estamos hablando de una distopía. Basada en la crítica a los totalitarismos y a la opresión del poder y situada en 1984 en Londres, la novela presenta un gobierno autoritario en el que el simple hecho de pensar de manera diferente al que dictan los ideales del gobierno es considerado delito. George Orwell consigue con esta novela la construcción de un mundo terroríficamente real, que plantea una profunda reflexión sobre si nos puede ser completamente arrebatada la libertad. Puede resultar algo densa al principio, pero sus temas están tan bien planteados y son tan interesantes que recomiendo encarecidamente que le deis una oportunidad. Una de las novelas más interesantes que he leído. “Doblepensar es saber y no saber, hallarse consciente de lo que es realmente verdad mientras se dicen mentiras cuidadosamente elaboradas, sostener simultáneamente dos opiniones sabiendo que son contradictorias y creer sin embargo en ambas.” Misery – Stephen King Stephen King es una autor que domina el uso de la narración para crear tensión y ambientes agobiantes. Aunque ha escrito novelas de casi todos los géneros, es más conocido por sus novelas de terror y thriller, con títulos como El Resplandor, Carrie, It (Eso), Los Niños del Maíz, y la novela de la que voy a hablar a continuación: Misery. Misery consigue crear un ambiente terrorífico sin recurrir a demasiados artificios, gracias a una premisa brillante: Un escritor que sufre un grave accidente y recobra el conocimiento en una apartada casa en la que vive una misteriosa mujer corpulenta y de extraño carácter, que torturará al protagonista hasta que escriba una novela de un personaje de su principal serie de bestsellers con la que ya había acabado: Misery. Una novela agobiante, que una vez empezada estarás deseando terminar (en el buen sentido), porque mantiene la tensión a flor de piel en todas las páginas que dura la historia. Si lo que buscas es un buen thriller, merece la pena que le eches un vistazo. No te dejará indiferente. “El dolor —pensó—, se asemeja a una roca en la orilla de la playa. Mientras se está dormido, es como si hubiese subido la marea y hay algún alivio. Pero al despertar, la marea empezaba a bajar y pronto la roca volvía a hacerse visible, plagada de percebes incrustados, y estaría allí para siempre o hasta que Dios decidiese barrerla con las olas.”

La Casa Torcida - Agatha Christie Una de las autoras más conocidas y vendidas de novela negra. Sus historias siguen la estructura clásica de la investigación de un crimen que envuelve a una serie de personajes, en distintas situaciones y ambientes. Con docenas de títulos a sus espaldas, la prolífica autora consigue enganchar al lector con un estilo narrativo simple pero evocador, que siempre consigue mantener el misterio. La Casa Torcida es una de mis novelas de misterio favoritas porque consiguió mantenerme interesado hasta el final, y aunque ya había leído algunas novelas de la autora y creía conocer sus artimañas, tiene un desenlace que realmente me sorprendió. Os dejo una sinopsis extraída de internet:

6


La historia comienza cuando Charles y Sophia se conocen en El Cairo, durante la Segunda Guerra Mundial. El conflicto los obliga a separarse y pactar un reencuentro en Londres. Acabada la guerra, y una vez en la capital inglesa, donde le espera Sophia, Charles descubre en el periódico que el abuelo de su futura mujer, un millonario griego con el que vivía toda la familia, ha muerto envenenado. Al parecer, alguien ha introducido la sustancia letal en una de las ampollas de insulina que habitualmente le inyectaban. Y todos los parientes, a cual más peculiar, son sospechosos del crimen. “Quiero decir que la gente a veces le sorprende a uno de un modo horrible. Se forma a veces una idea de las personas y, algunas veces, esta idea es completamente equivocada.” Olvidado Rey Gudú – Ana María Matute Ana María Matute es una autora que me encanta leer, principalmente por cómo escribe. Es difícil de describir, pero tiene un estilo muy de cuento, y es de esas autoras con una voz propia, que cuando la lees sientes que te está hablando a ti de alguna forma. Olvidado Rey Gudú es una novela que utiliza la historia del origen y expansión del reino ficticio de Olar para hablar del comportamiento humano, los deseos y emociones por los cuales nos movemos, a la vez que reflexiona sobre las irremediables consecuencias del paso del tiempo. Es una novela llena de metáforas y personajes cargados de significado, que tarda un poco en arrancar pero que está tan bien escrita que eso no importa. Es una de esas novelas que siento que quizá haya muchas cosas que no me hayan llegado o haya interpretado mal (por falta de edad y perspectiva) pero disfruté leyéndola y cuando la terminé me invadió ese cosquilleo que te da cuando te llega algo, ya sea película, novela, canción o lo que sea. A día de hoy recuerdo la sensación que me causaba leerla (algunos pasajes y capítulos los recuerdo mejor que otros) y puedo decir que pocas novelas me han causado la misma sensación y han perdurado en mis recuerdos como ésta. “Ciertamente, no solo de osadía, astucia y valor se hace la historia de los hombres. A menudo el azar, las circunstancias propicias, la aparición de una misteriosa estrella, ayudan no poco a la consecución de sus empresas.” El Juego de Ender – Orson Scott Card Se podría decir que El Juego de Ender es la novela con la que me introduje a la narrativa de ciencia ficción. Es un género más amplio de lo que parece, con tópicos muy trillados (los robots y la inteligencia artificial, las razas alienígenas, los viajes en el tiempo, etc) pero que bien utilizados pueden dar lugar a muy buenas historias. El Juego de Ender se sitúa en un futuro en el que la tierra está superpoblada y la humanidad tiene que enfrentarse a una sangrienta (a la par que misteriosa) raza alienígena: los insectores. La primera batalla tuvo lugar hace unos años y supuso una victoria para la raza humana, aunque sufrieron importantes bajas y se sabe que habrá un próximo ataque insector en el que utilizarán todas sus fuerzas. Para enfrentarse a esta amenaza se crean las escuelas de batalla: destinadas educar a comandantes desde bien jóvenes para enfrentar a los insectores, en ellos se encuentran la élite, los niños más inteligentes de toda la tierra. Y Ender es uno de ellos. Con el típico planteamiento del elegido que deberá salvar la humanidad, El Juego de Ender resulta ser más interesante y compleja de lo que podría parecer en un principio. Tiene buenos personajes (un protagonista muy carismático) y un acercamiento a la violencia que me recuerda mucho al de El Señor de las Moscas (la famosa novela de William Golding). Además, tiene una continuación (La Voz de los Muertos) que me gustó más aún que ésta, aunque no recomiendo leerla sin haber leído ésta primero. “Puede que sea imposible disfrazarse con una identidad sin convertirse en lo que se finge ser.”

7


El Amor en los Tiempos del Cólera – Gabriel García Márquez Por regla general, no me gustan las historias de amor. Suelen ser predecibles y aburridas, además se tiende a idealizar el amor de una forma exagerada y pastosa. Digo por regla general, porque siempre hay excepciones: El Amor en los Tiempos del Cólera es una de ellas. García Márquez, como Ana María Matute, tiene una voz muy propia y una forma de escribir que aparte de conmover, consigue hacer cualquier cosa interesante. La historia de amor entre Florentino Ariza y Fermina Daza trasciende a los simples convencionalismos del romanticismo para ofrecer un relato del amor en todos sus aspectos y estados a los largo de la vida de los protagonistas, que crecen, viven y aprenden, todo de la mano de una narración reflexiva, que te involucra y te hace sentir lo que sienten los personajes. Cuando leo una novela de García Márquez me siento en compañía de una persona sabia, que conoce y juzga la vida con la experiencia de quien la ha vivido varias veces, por eso sus relatos consiguen calar hondo. De las novelas que he leído de él, es la que más me ha gustado. “Era todavía demasiado joven para saber que la memoria del corazón elimina los malos recuerdos y magnifica los buenos, y que gracias a ese artificio logramos sobrellevar el pasado.” ¡ZAS! – Terry Pratchett Para quien no la conozca, la saga del Mundodisco es un universo creado por el escritor inglés Terry Pratchett. En él se mezclan todo tipo de criaturas fantásticas y magic”as, habitantes de un mundo plano que reposa a las espaldas de cuatro elefantes de escala cósmica, que se encuentran encima de la gran tortuga estelar, la Gran A’Tuin, que camina eternamente por el gran mar de estrellas. En este mundo cargado de imaginación y disparate, Pratchett escribe todo tipo de historias con personajes a cuál más carismático y extraño, con un humor cargado de ironía y un espíritu crítico que juzga y ridiculiza la sociedad en que vivimos. Es difícil decidir por dónde empezar una saga sin un orden cronológico claro, y cuyos protagonistas cambian dependiendo de la novela. Pero realmente no importa, porque el estilo de este autor es tan divertido que enseguida engancha, y sus historias son auto conclusivas. Como no tengo ganas de hacer un resumen de la novela en cuestión, os dejo una sinopsis extraída de internet: En la batalla del valle de Koom los trolls tendieron una emboscada a los enanos, ¿o acaso fue al revés? Enanos y trolls de Ankh-Morpork están preparándose para celebrar el aniversario de la emboscada liándose a tortazos en plena calle. A eso se suma el misterioso asesinato de un enano integrista, que según los indicios ha muerto a manos de un troll. La posibilidad de que la espiral de violencia quede fuera de control obliga al comandante Sam Vimes a iniciar una investigación. Otra excelente novela del Mundodisco sobre la intolerancia racial, las guerras y lo necesario que es adoptar de vez en cuando el punto de vista del enemigo. “Se dijo que no debería estar haciendo esto al inspector, que era apenas un empleado, en el lugar equivocado, y probablemente no era un mal hombre. El problema es que los trolls arriba en la plaza probablemente no eran malos trolls y los enanos abajo en la plaza probablemente no eran malos enanos, tampoco. Gente que probablemente no era mala podía matarte.”

Diego Alfonso Marín Muñoz 2º B Bachillerato

8


9


LAS VOCES DE LOS ALUMNOS

10


PERFECTAMENTE IMPERFECTOS

Antes, los medios, los libros, todas las historias hablaban de la vida de forma demasiado ideal. Hablaban de encontrar una media naranja perfecta, un príncipe azul, alguien que nunca conoceríamos en la vida real ya que probablemente no existiere. Pero claro, ahora corren tiempos más modernos, y los medios reflejan el amor como algo más realista, reconociendo que no existe la persona perfecta, que el amor no es como el de los cuentos de hadas y que hay que aceptar los defectos del otro. Y aquí es donde entra el nuevo problema.

Si analizamos a los personajes de las historias, vemos que todos son "perfectamente imperfectos". Los autores buscan identificar al público, haciendo personajes realistas, pero que a la vez no lo son. Es un efecto extraño, el de forzar la imperfección para volverla atractiva. Se asemeja a dibujar una mancha; sí, una mancha, fácil de dibujar. Una mancha es desordenada, irregular. Y sin embargo, al dibujarla no lo harás en un trazo aleatorio, como sería natural, sino que tendrás cuidado con su figura e intentarás que, a pesar de desordenada e irregular, tenga una forma atractiva y bonita. Puede parecerte raro así explicado, pero seguro que has hecho esto más de una vez.

Estamos acostumbrados a verlo todo en una realidad que se muestra natural pero que en realidad está tan adornada como la primera que he mencionado, tan acostumbrados que no encontramos la felicidad. Pero, claro, conformarnos con lo que podemos alcanzar suena demasiado aburrido para los seres humanos, ¿no? Supongo que es nuestra propia culpa que seamos desgraciados.

Helena Valverde Montalbán 4ºA ESO

11


CRÓNICAS DEL FILÓSOFO CAMPESTRE: LA HIGUERA Antes de empezar, una pequeña aclaración… Sepa usted, querido lector, que esto que lee no es ni más ni menos que los pensamientos de un anciano y sabio hombre que volcó la mayor parte de su vida en las tareas agrícolas, y que como pasatiempo analizaba todo lo que veía de manera ética, así que no le sorprenda ver alguna que otra comparación con el campo en estas líneas; dicho esto, que disfrute de la lectura. Uno no se da cuenta del aterrador ingenio que tiene la higuera a simple vista, ya que es un árbol frutal bastante común; sus frutos, los higos, son de un color morado por fuera y verde por dentro, cuando están maduros son increíblemente jugosos y tienen una piel muy fina que, si no se tiene cuidado, se rompe e impregna al recolector con el jugo, que al secarse deja la mano molestamente pegajosa. Esto no es fruto de la casualidad, nunca mejor dicho, ya que es un mecanismo para que las aves detecten fácilmente el fruto, les resulte atractivo gastronómicamente y acaben degustándolo para más tarde excretar las semillas del árbol a una distancia más que considerable, con una desinteresada cantidad de abono para que crezca otra nueva higuera. Esto no debería pillarle por sorpresa a nadie, ya que otras plantas utilizan esta técnica de reproducción desde mucho antes de que hubiese seres humanos en este mundo. No, efectivamente no hay maldad ninguna en utilizar ese recurso para la propagación de la especie, no, ese es un derivado de lo siguiente. En su día, un servidor tuvo que desarraigar una higuera, por orden del patrón, porque estorbaba para construir un caño nuevo para el riego de un cultivo que sufría una extraña escasez de agua. Imagina la sorpresa de todos los trabajadores al descubrir que las raíces de dicha higuera se extendían en forma de una extraña y enmarañada red de madera a lo largo y a lo ancho de toda la plantación que sufría la falta de agua, lo que había hecho la higuera era robar el agua a los demás árboles de manera que nosotros no nos diésemos cuenta. Lo que había parecido que llevaría como mucho una semana resultó durar más de un mes, pues las raíces también habían crecido hacia abajo. Es por esto que la higuera necesita que los pájaros transporten sus semillas lejos, porque su acaparador sistema de arraigo perjudicaría a las semillas. Mucho tiempo ha pasado desde aquello y nunca he llegado a comprender del todo cómo hizo la higuera para saber dónde estaba la mayor masa de agua cercana, a la única conclusión a la que llegué fue que de alguna manera el árbol podía “oler” el agua, estirando sus delgados brazos por debajo de la superficie para absorber la mayor cantidad posible del liquido elemento. Es curioso que ahora, a mis años, esté volviendo a ver ahora esta inquietante, sinuosa y rastrera técnica. Muchos dicen que la naturaleza es sabia, yo no digo que no, pero podría haberse abstenido de ir soltando trucos tan endemoniadamente avaros a diestro y siniestro, porque ahora muchos hombres honrados sufren escasez debido a que unos cuantos egoístas han ido tejiendo sus siniestras redes bajos sus pies, absorbiendo gran parte de lo que les correspondía a los humildes. Pero han fallado en algo, la diferencia entre las plantas y las personas es que unas pueden pensar, y las otras no. No obstante, ahora parece que eso tampoco es así, pero dejemos esta cuestión para otra tarde.

Víctor Quiñonero García 4ºA ESO

12


13


SIEMPRE Estoy sola. Bueno, supongo que siempre lo he estado; aunque técnicamente ahora no. Me encuentro en una pequeña región cerca de la frontera con Rusia, escondida en una casa que destruyeron hace poco, tengo a mi hermanito en brazos, intentando calmarlo. Llevamos días en este lugar. Sin comer. Sin beber. Sin dormir. Esta mañana conseguí un pequeño trozo de pan que se le cayó a un hombre que andaba por las ruinas buscando supervivientes, por suerte, el pequeño y yo cupimos en una grieta donde pasamos desapercibidos para él; le di el trozo de pan a mi hermano y me asomé con cuidado de no ser vista, para confirmar que podíamos volver a salir. Como bien pensaba, no quedaba nadie allí, todo estaba desierto. Donde hace unos días había bonitos parques, fuentes, edificios... ya no quedaba nada. Todo destruido. No habíamos salido en años de nuestro país cuando de repente, mientras mi hermano y yo íbamos al parque que había enfrente de nuestro alojamiento y mirábamos inocentemente los aviones que pasaban, sin esperarlo éste estalló, todo estalló. Mi primer instinto fue ponerme encima de él cubriendo todo lo que podía de su cuerpo y ya pasamos a hace un momento. Después de ver que no había nadie decidimos salir. Corría tirando de mi hermano y de repente me paré en seco. Algo iba mal. Donde había colocado el pie se encontraba una mina anti-persona. El más mínimo movimiento acabaría con nosotros y no podía dejar que eso pasase. Besé la frente de mi hermano a la vez que una lágrima caía sobre mi embarrada mejilla izquierda y le hice marchar. No quería hacerlo, rehusaba irse sin mi, pero no quería decirle lo que realmente pasaba. Tragué saliva e intentando contener las ganas de romper a llorar deseando que esto jamás hubiese ocurrido: -Tienes que marcharte, estar aquí no es seguro, eres un chico fuerte y valiente, sé que sobrevivirás –dije con la voz lo menos temblorosa posible. -Pero tienes que venir conmigo... -dijo con una voz aún inocente. -Ve, Javier. Yo estaré contigo –le dije casi sin poder contenerme. -¿Lo prometes? -agarró con más fuerza mi mano. -Claro –sonreí lo mejor que pude– ahora ve, corre, yo los distraeré para ganar tiempo ¿sí? -Bien –soltó mi mano y dio un paso atrás desconfiado–, pero estarás conmigo ¿no? Tragué saliva y asentí rompiéndome por dentro mientras lo miraba a los ojos, esos ojos claros, profundos y sin maldad. Me dolía tanto todo. Lo vi marcharse desde mi posición, de vez en cuando se giraba hacia mí como dudando si debería volver, pero yo lo alentaba a seguir. Ya apenas lo veía. -Siempre estaré contigo –dejé caer todo mi peso y en cuestión de décimas de segundo ya volaba por los aires. Caí unos metros al este, la dirección en la que mi hermano había desaparecido. Me encontraba agonizando en el suelo, casi desmembrada por completo, ya mi vida estaba por terminar, y de repente escuché: -¡Laura! -mi hermano corría hacia mi– ¡¿Laura, qué ha ocurrido?! -dijo sollozando. -Siempre... -conseguí susurrar. Acto seguido cerré los parpados y sentí lentamente cómo la vida me iba abandonando cual suspiro, mientras percibía como mi hermanito me abrazaba sollozando.

Sara de San Nicolás Fuertes 4ºA ESO

14


EL RELOJ QUE PARABA EL TIEMPO Era dieciséis de marzo, un día muy especial para Laura, su cumpleaños. Todavía estaba durmiendo, hasta que empezó a sonar el despertador. Oyó como le cantaban desde el piso de abajo:

¡Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos cumpleaños feliz!

Se levantó de un salto, se puso la ropa y bajó corriendo a la cocina. Allí le esperaba su madre con un gran plato de patatas con beicon y queso y un zumo de naranja. Cuando hubo terminado de desayunar, su madre le dio su regalo de cumpleaños: un reloj. Ella se lo puso, y después se montó en el coche y se fue al colegio. Pero al entrar en clase, se dio cuenta de que su reloj nuevo iba adelantado. Entonces tocó un botón para cambiar la hora y… ¡PUM! ¡Se había parado el tiempo! Laura estaba muy contenta de poder parar el tiempo y lo hacía a todas horas: •

Si se le olvidaban los deberes, paraba el tiempo.

Si en el examen no había estudiado, paraba el tiempo y miraba el libro.

Si llegaba tarde, paraba el tiempo.

La vida era mejor para ella hasta que, un día, se rompió la línea del tiempo. El tiempo se había roto y no podía volver a seguir su curso. Y ella se sentía sola, ya que todo el mundo estaba congelado. De pronto apareció de la nada un espíritu que le dijo: -¡Hola! Soy el Hombre del Tiempo y me siento muy enfadado porque el tiempo es muy importante, no se puede jugar con él. Es muy necesario que me devuelvas el reloj y no le digas nada a nadie de lo que ha pasado, y así todo volverá a ser como antes. Laura se lo dio e instantáneamente el tiempo volvió. Desde entonces, Laura no ha vuelto a desaprovechar el tiempo nunca más.

Elena Serrano Mora 1ºB ESO

15


NORAH

A Michael y Sophie les parecía normal el comportamiento de su hija. La pequeña siempre había sido muy creativa e imaginativa, y con seis años era normal que una niña tuviera una amiga imaginaria. Hacía sólo unas semanas que Cassidy había bajado de su cuarto para cenar y les había notificado que tenía una nueva amiga: Norah. -Es de mi edad, mamá, ¡y es muy guapa, como una princesa! Tiene el pelo laaargo y liso de color negro, ¡y lleva un vestido rosa con un lazo muy bonito! Desde ese día, Cassie no paraba de hablar de ella. Parecía que su nueva amiga la seguía a todas partes, y la pequeña hablaba también a veces con ella. Guardaba algunos juguetes porque eran los favoritos de Norah, no te dejaba sentarte si Norah estaba ahí sentada, cogía galletas y las subía a su cuarto para Norah. Michael se había preocupado por su niña; no le parecía bueno que creara amigos en su cabeza en vez de intentar hacer amigos en la escuela. -Tranquilo, cariño -lo había tranquilizado una vez su mujer-. Ya sabes que a Cassie le cuesta más que a los otros niños relacionarse. Quiero verla feliz, y si lo es jugando sola, déjala. -Lo sé bien, pero no quiero que acabe sola... -Solo tiene seis años. Pronto pasará. Pero, tras dos meses, Cassidy seguía jugando con Norah. La niña había formado pataletas cuando sus padres habían intentado hablarle sobre su amiga imaginaria, llorando y corriendo a su cuarto. -¡Norah es mi amiga! ¡Es de verdad! ¡¡¡No es mi amiga imaginaria, Norah es real, ES REAL!!!--- había gritado a través de la puerta de su dormitorio. Al mes siguiente, la habían llevado a un psicólogo. Nada, Cassie seguía convencida; y lo que más preocupaba a sus padres era que siguiera hablando con Norah allá donde fuera, como si nada hubiera pasado. Incluso en las visitas al psicólogo, donde intentaba que la doctora hablara con su amiga. -Está enfadada, ¡porque no me creeis! -le había dicho frunciendo el ceño. Habían acabado por rendirse. La niña seguía jugando con su amiga imaginaria; cada vez que sus padres la veían hablando y jugando sola, un escalofrío los recorría. La preocupación no había desaparecido con el tiempo. Cambió una noche, cuatro meses después de que Norah apareciera, cuando al salir de la ducha Sophie vió con el rabillo del ojo el vuelo de un vestido rosa y una larga melena negra perderse por el pasillo que se reflejaba en el espejo del baño. Fue en ese momento cuando la preocupación pasó a ser miedo.

Helena Valverde Montalbán 4ºA ESO

16


17


¡LEVANTA!

23:57 p.m.

Se presenta una noche apacible, despejada, como cualquier otra de las 93 que llevamos en total. Mi compañero Michael, un tipo alto, robusto, de avanzada edad, con una cara un poco complicada, me acompaña. Estamos inquietos, nos esperamos cualquier sorpresa, como viene siendo habitual.

00:45 a.m.

Hasta el momento tan solo se ha disparado un sensor en el ala B, así que hemos decidido cambiarlo, por si puede ser debido a algún error. Dado que ni Michael ni yo queremos salir de la completa seguridad en la que nos encontramos, vamos a decidir quién va a cambiarlo como cualquier persona adulta haría, “a piedra, papel o tijera”. Michael está temblando, pálido como la nieve, las gotas de sudor le resbalan por las mejillas y le llegan hasta el cuello de la camisa. Yo también tiemblo, estoy helado como un témpano de hielo. Como viene siendo habitual, él saca “tijeras” y yo “piedra”; entonces grita – ¡al mejor de tres! – así que lo repetimos otras dos veces y sigo ganando yo.

01:19

Michael acaba de avisarme por mi vieja radio que se encuentra ya en el lugar pero, tiene una mala noticia, no hay ningún sensor que cambiar de sitio, todos han desaparecido. Me dispongo a abandonar mi entorno seguro para seguir los pasos de Michael, sin embargo, algo me impide abrir la puerta de la furgoneta, llamo a Michael por la radio, mas no obtengo respuesta.

03:56

Llevo casi tres horas sin noticia alguna de Michael, tan sólo capto sonidos aleatorios que, ni de lejos, se parecen a la voz de una persona. No consigo obtener señal del exterior y tampoco de la central así que, ahora mismo, me encuentro solo.

05:59

Después de toda la noche sin obtener ninguna palabra procedente de Michael, y sin poder abrir aquella gran puerta de metal que me separa de la poca seguridad que tenía en la furgoneta, vuelvo a llamar a Michael, y lo único que recib… -¡John, levanta, vas a llegar tarde al instituto!

Francisco Javier Ferre Fuertes 4ºA ESO

18


MY OWN ROMEO AND JULIET

When Romeo saw Juliet's lifeless body, he sank to his knees. Suddenly his vision had seemed to turn black and white and the world had started to fade out... They had talked the day before, they had planned to be happy together... And now, she was gone.

He got closer to his lover's dead body and slowly caressed her pale skin, that still conserved a bit of natural heat. Romeo felt a single tear running down his cheek – she still looked so beautiful... He noticed she was wearing the necklace he had given her because it matched her eyes. He took it carefully in his hand and opened it. When he had given it to her he had put inside a short but meaningful note: "I will always love you."

But that wasn't what he found inside.

"Sleeping potion. We will be together, Romeo." The young man's face lit up with sudden joy. He let the necklace fall and hugged tightly Juliet's dead – no, sleeping body. She wasn't dead but sleeping. Juliet was alive. Alive. Now, it was tears of joy what ran across his face.

Romeo left the room with a smile on his lips, feigning after that a sad expression in front of Juliet's family. Inside, he was the happiest man alive.

Little did he know Juliet had taken the wrong potion.

Helena Valverde Montalbán 4º A ESO

19


GENESIKE, EL HÉROE

La semana pasada me pidieron hacer un trabajo para la asignatura de Literatura en el que tendría que describir un héroe, sin importar el tipo o su buena acción. Tras pensar en muchas formas de hacerlo y tratando de imaginar cuál sería su hazaña, me acordé de una historia que de pequeño me contó mi abuelo que, según él, cualquiera que siguiera los pasos del protagonista, se podría convertir en el mayor héroe que la Historia hubiera conocido jamás.

Hace miles de años, un pequeño reino asiático llevaba en guerra más de doscientos años. El conflicto se desencadenó por una pelea que hubo entre los habitantes del norte y del sur del país, que intentaban establecer su forma de pensar y gobernar en toda la nación y con ella, un nuevo rey que asegurara que los nuevos ideales eran aceptados. Pese a su pequeñez, se trataba de un pueblo fuerte, pues la guerra se alargó mucho más de lo que cualquiera podría haber imaginado. Dos siglos desde que la batalla comenzó, y aún seguía la gente luchando. Numerosas generaciones habían pasado ya sin conocer lo que era la paz en el reino de Buntenasha, hasta tal punto que algunos habían comenzado a olvidar lo que significaba vivir de forma pacífica. Tanto era el tiempo que había pasado desde que la guerra empezó, que la gente había adoptado la lucha como una forma de vivir, independientemente de los motivos por los que se hiciera, ellos pensaban simplemente que la vida en sociedad consistía en ello. Los habitantes de Buntenasha habían olvidado por qué se inició la guerra, los que tenían más imaginación decían que el país llevaba en este estado desde que se creó, y los más radicales llegaban a defender la guerra como única forma de sobrevivir, afirmando que sólo los más fuertes eran los que se salvarían y esta era la única manera de continuar hacia delante. Sin cultura, sin educación y cada vez con más tendencia al odio, el reino de Buntenasha había comenzado a dar los primeros síntomas de debilidad a causa de los numerosos años de guerra que desde generaciones venían sufriendo. Ningún país desde hace doscientos años ha querido entrar al pequeño reino por miedo; de hecho, algunos ya habían olvidado su existencia. Fue entonces cuando una pequeña nave de comerciantes proveniente de un pueblo de China, desembarcó en las costas del país. No tardaron los guerreros del sur en echar a los navegantes bajo amenazas de muerte. El barco se alejó en seguida; todos habían huido. Todos, menos uno; el anciano Genesike. Sus únicas armas para defenderse eran una pluma, un poco de tinta, y un pergamino con el que pretendía dibujar los árboles que no conocía. Genesike era un sabio chino al que desde pequeño le enseñaron a vivir en armonía con la gente y a sentir un gran respeto y aceptación hacia todo lo que le rodeaba. Se interesó por la naturaleza desde su juventud y estudió todos los campos del saber que en esa época se conocían. Era anciano, aparentemente débil, en parte por su aspecto simple: una túnica verde de seda y una larga barba sobre la que se proyectaba siempre una gran sonrisa. Sin embargo, tenía un carácter y unos ideales muy fuertes que nadie nunca había derrocado. Desde hace años lo llamaban sabio por todo lo que había aprendido a lo largo de su vida y por su experiencia. Había viajado a las costas del reino de Buntenasha para apreciar antes de morir la naturaleza de otro territorio que no fuera el de China. En el viaje insistió en que lo llevaran a las orillas en las que tantas luces había y tantos árboles podría apreciar. Los marineros, asustados, le contaron que se trataba del terrible país de Buntenasha, que se encontraba en guerra desde hacía doscientos años, que las luces que veía, eran fuego de las batallas y que nadie se había atrevido a ir desde entonces. Genesike insistió, diciendo que si se había sentido atraído por ese sitio, por algo sería. Los navegantes obedecieron. Al llegar a las costas fue el primero en bajar, y

20


no le dio tiempo a subirse al barco cuando los soldados del ejército del sur se dispusieron a expulsarlos. Ahora Genesike se encontraba solo, pero no se sentía asustado, el violento país le seguía atrayendo.

Refugiado tras un arbusto, fue visto por una familia que desde hace décadas se refugiaba en la selva que se encontraba al lado de la playa. Esta familia era pacífica y, pese a ser numerosa, lo rescató antes de que nadie más lo viera y lo acogió en su casa. Una vez en el pequeño hogar, Genesike agradeció la buena acción de estas personas y les preguntó qué era lo que sucedía en ese hermoso país. Mientras cenaban lo poco que habían logrado encontrar en las proximidades de la cabaña en la que habitaban, le contaron todo lo que sabían sobre la guerra que sufrían y cómo la gente estaba comenzando a confundirse y a convertir el odio del pasado en más odio en el presente. Genesike estaba escandalizado; había que hacer algo, ¿pero cómo? A la hora de dormir, el anciano no se acostó hasta que halló una solución con la que tal vez podría poner fin a la guerra que el reino de Buntenasha sufría.

A la mañana siguiente, utilizando el poco material que tenía, enseñó a la familia a escribir, a leer y los conocimientos más básicos que debían tener sobre la naturaleza. Los miembros de la cabaña, admirados ante esas nuevas técnicas que, hasta entonces, nadie en el reino conocía, se interesaron por saber más. Genesike continuó sus lecciones hasta que la familia dominó totalmente la escritura y la lectura. Sus enseñanzas salieron fuera del hogar, los habitantes refugiados que más cerca estaban, buscaron al sabio para que los enseñara a manejar dichas técnicas. La gente aprendía rápido, incluso se entretenía y se divertía leyendo y, sobre todo, escribiendo; eran juegos divertidos que los sacaban de la amargura rutinaria en que vivían. Genesike comenzó con la lectura y la escritura, siguió con la naturaleza, las matemáticas, algo de historia, incluso enseñó a construir objetos y herramientas para trabajar la tierra.

Mucho éxito tuvo su idea, pues pronto se extendieron sus lecciones por todo el sur de la nación. Incluso los más rudos guerreros apartaron un poco las armas para dedicarse a estas nuevas formas de entretenimiento. Sin darse cuenta, las batallas estaban comenzando a desaparecer. Se formaron escuelas, zonas para trabajar, nacieron los primeros pueblos que se abstenían de luchar…

En el norte, la situación seguía siendo tensa, pero Genesike se atrevió a visitar las zonas más alteradas y, mediante el diálogo, muchos lograron interesarse por las extrañas alternativas de entretenimiento que el sabio ofrecía. La gente admiraba sus ideas, las intentaba imitar; hasta los más radicales luchadores comenzaron a despreciar sus antiguos instrumentos y los sustituyeron por utensilios para escribir y un formato para ello. Con el paso del tiempo, la guerra ya estaba prácticamente desaparecida. Genesike ideó con los habitantes del reino de Buntenasha una forma de gobierno con la que se pudieran evitar conflictos tan terribles como los que habían estado sufriendo durante siglos. Un grupo de personas cercanas a Genesike y bien formadas compartieron el poder y se valieron de las ideas del sabio para proyectar al país hacia un futuro pacífico e inclinado hacia el saber.

Habían pasado ya diez años desde que Genesike había llegado al país. El Reino de Buntenasha había conocido de nuevo la paz, había escapado del terror que hasta entonces veían como forma de sobrevivir. Recuperaron la esperanza y escribieron tan hermosa transición para recordarla por mucho tiempo. La guerra ya había acabado, un héroe sin más fin que salvarlos de aquella terrible situación. ¿Sus armas? Una pluma y un pergamino, paciencia y esperanza. Genesike había demostrado que no era importante el que ganaba un combate ni el que se imponía por su fuerza, pues el

21


conocimiento los hacía a todos ganadores y los guiaba a un destino de paz y armonía que las luchas y la violencia no conocen.

Los países volvieron a contactar con el Reino de Buntenasha, y los navegantes que huyeron sin Genesike, volvieron a por él. Cuando Genesike se disponía a subir al barco tras despedirse de su querido pueblo, los habitantes le dijeron que era el héroe de la nación. Genesike, sonriendo, les dijo:

-

Al héroe que venga a vosotros con un conocimiento y con armas que no destrocen sino construyan, llamadlo mejor, maestro.

Dicho esto, Genesike marchó, tras reconstruir con amor y saber una nación que cerca estuvo de desaparecer a causa de sus peores enemigos: el odio y la ignorancia.

Gracias a Genesike, el héroe intuitivo, paciente, sabio, amoroso y visionario, cuyas armas no eran más que un pergamino, tinta y una pluma, y que salvó a un pueblo de los peores males que le acechaban combatiendo con la razón, el saber y el amor; aprendí, que para ser un héroe, no hace falta un traje vistoso, ni superpoderes sobrenaturales, ni siquiera un nombre que no fuera diferente al mío. Simplemente hace falta tener esperanza en hacer algo bien, fe, amor y trabajar por el buen fin en el que crees y con el que, tal vez, salvarás a muchas personas de terribles enemigos tales como el odio, el desconocimiento, la crueldad, el rencor o de cualquier villano que intente atormentarlos; los ayudarás mucho, pues tú ya estás salvado al haber corregido esos errores en ti, lo que ya te convertirá en el héroe de tu propia vida.

Alfonso Heredia Sevilla 1º A Bachillerato

22


UNA REFLEXIÓN: HORÓSCOPO Ya seamos pájaros, leones, dragones de Komodo, boas constrictor o seres humanos, a todos nos mueve la lucha por nuestra supervivencia. Desde pequeños se nos ha enseñado que nacemos para alimentarnos, desarrollarnos, reproducirnos y asegurar la persistencia de nuestra especie. Por ello hacemos todo lo posible para vivir o en algunos casos, sobrevivir y cumplir con nuestra misión. Nos guiamos por nuestro instinto y actuamos de forma racional, pero más allá de lo establecido, hay a quienes les mueven otros motores, quienes luchan por otros motivos y quienes encuentran la base de su existencia en otras causas. En efecto, es necesario tener metas más complicadas, lejanas, extrañas o en algunas ocasiones, inalcanzables. Las personas necesitan tener sueños que las mantengan vivas, objetivos que las sitúen en guardia y la ilusión suficiente para no darse por vencidas. Por muy adversa que sea una situación, si un individuo tiene la capacidad de superación y la motivación conveniente, siempre saldrá adelante alentado por esa ilusión que le mueve por dentro y que le impide rendirse. Es por ello que en estos tiempos tan difíciles no perdamos la ilusión y seamos capaces de sobreponernos y ser felices con lo que tenemos o simplemente soñando con lo que nos gustaría conseguir en un futuro. En épocas de crisis también se puede triunfar y marcar la diferencia. Mejor dicho, es el mejor momento para hacerlo. Recordemos el Crack del 29, aquellos inversores que se atemorizaron por la quiebra bancaria lo perdieron todo; en cambio, los que tenían una perspectiva más positiva, analizaron la situación aprovechándola en su favor. Y si no, fijémonos en los especuladores inmobiliarios. Ellos encuentran sus mejores oportunidades en rachas de recesión económica. Nunca debemos dejar que lo malo nos supere. Tengamos coraje y afrontemos los problemas con valentía. Seamos felices como ese vagabundo que solamente se dedica a soñar. Para concluir, quisiera recordar la historia del, probablemente, mayor soñador de todos los tiempos: el director de cine Walt Disney. Rondaban los años 30 en Nueva York y el sector de la animación estaba en declive, a la gente no le interesaba ver muñequitos sin personalidad ni interés en los cines. Disney, al ser dibujante, fue despedido del estudio en el que trabajaba y se vio en la calle y sin ingresos, pero sin perder su ilusión de convertirse en un maestro del celuloide porque como bien decía: “Todos nuestros sueños pueden hacerse realidad, si tenemos el coraje de perseguirlos” y así fue. Casi al borde de la pobreza, creó a Mickey Mouse, que lo elevó al éxito y gracias a ello hoy en día todo el mundo ha visto alguna de sus películas o conoce los parques de atracciones Disneyland. Por lo tanto, sigamos el ejemplo del vagabundo y dejemos que la magia de vivir se apodere de nosotros para disfrutar cada momento por difícil que sea, superando cada obstáculo, cada barrera, cada bache y luchando por ser felices.

Salvador Guill Cerón 2º A Bachillerato

23


DENTRO Y FUERA DE LAS AULAS

24


THE NOBEL TEAMS

Saludos, soy Jorge Marín García, pertenezco a la clase de 2ºB ESO y quiero explicaros un proyecto que estamos realizando mi clase en la asignatura de Inglés y que así lo podáis entender. Nosotros, a principio de curso, fuimos informados por nuestra profesora de Inglés María de que íbamos a realizar un proyecto con gente de otros países. Pero bueno, tú, si estás leyendo esta revista y en concreto este artículo, te estarás preguntando de qué trata este proyecto y cómo se está llevando a cabo. Para la primera pregunta mi respuesta es esta: es un proyecto (en Inglés, obviamente) sobre los Premios Nobel (por eso se llama “THE NOBEL TEAMS”), tanto la historia de este premio como la de los galardonados con esta prestigiosa distinción. Y la segunda pregunta, aunque al principio pueda resultar compleja, la respuesta es muy fácil: funcionamos y trabajamos con una plataforma y sitio web llamada “eTwinning”. Al empezar este proyecto, nuestra profesora nos dio nuestras contraseñas en esta página web. A su vez, estos usuarios, cada uno diferente, estaban inscritos en una especie de foro, en el que estaban los cuatro profesores participantes y nosotros, además de los otros muchos alumnos que participaban en este proyecto. En este proyecto participamos alumnos de 3 países, pero de 4 ciudades distintas. Sé que resulta confuso, pero ahora lo explico. Participamos la clase de 2ºB del IES Valle de Leiva de Alhama de Murcia (es decir, nosotros), los alumnos del IES Felipe II de Mazarrón, del ISIS “Galilei” de Gorizia, Italia, y los alumnos del (preparad vuestra saliva) Zespół Szkół nr 12 im. Jana III Sobieskiego de Gorzów Wielkopolski, una ciudad de Polonia. En los foros los profesores ponen un tema de conversación, por así decirlo, y ya los alumnos hablamos sobre esto. Es divertido ver el punto de vista de los demás y así conoces a gente nueva, y obviamente hay que escribir en inglés. Además, cada vez que hay que decidir algo, tomamos la decisión en conjunto mediante votaciones. Una de las primeras votaciones que hicimos fue la de elegir un logo para nuestro proyecto. Varios alumnos diseñaron un logo y después votamos a nuestro favorito. Ganó el que diseñó Jaime, nuestro compañero de clase y aquí lo podéis ver:

Hemos hecho más votaciones, por ejemplo para elegir nuestros Premios Nobel favoritos para poder realizar un trabajo transnacional sobre ellos. Pero la parte importante de este proyecto son las videoconferencias. Cada cierto tiempo, cuando los profesores de los 4 institutos lo deciden, se realizan videoconferencias usando Skype entre alumnos de esos 4 institutos (por ejemplo, nuestra última videoconferencia fue con los alumnos de Italia), y cada uno se prepara unos temas, que posteriormente se van a hablar en la videoconferencia. Así practicamos el inglés, aprendemos cosas sobre su

25


país o ciudad, como tradiciones, datos y curiosidades, ganadores del Premio Nobel en ese país…etc. Y sobre todo conocemos a gente nueva, que siempre es divertido e interesante. En clase también hemos realizado trabajos sobre ganadores del Premio Nobel. Unos compañeros y yo, por ejemplo, lo hemos hecho de Marie Curie. Posteriormente de subirlos a un sitio web donde los alumnos podíamos subir nuestros trabajos (y ver los de los otros) realizamos unos “quizes” en una página web sobre nuestros trabajos, y los alumnos podíamos jugarlos (y subirlos). Por lo cual, me parece una actividad muy interesante en la que se aprende mucho, y además ayuda a que nosotros podamos relacionarnos con gente de otros países, y sobre todo, hablar en inglés. Me parece una muy buena idea y espero que en los próximos años se sigan realizando este tipo de proyectos. Éstas son algunas fotos en las que nos podéis ver a mi clase y a mí realizando diferentes actividades del Proyecto.

Videoconferencias con Polonia

Videoconferencia con Italia

26


Nuestra clase durante un Kahoot para ver cuánto sabíamos acerca de los Premios Nobel

Premios Nobel sobre los que hemos realizado una línea del tiempo y luego hemos preparado juegos sobre ellos.

27


Espero que hayas entendido lo que estamos haciendo en nuestra clase, así que… ¡muchas gracias por leerme y un saludo!

Jorge Marín García 2º B ESO

28


EXPOSICIÓN “DESCUBRIENDO CIENTÍFICAS”

Del 9 al 16 de febrero de 2016 el IES Valle de Leiva ha acogido la exposición “Descubriendo Científicas”, en colaboración con la Fundación Séneca-Agencia de Ciencia y Tecnología, con el objetivo de fomentar la cultura científica y tecnológica y fomentar vocaciones científicas entre nuestro alumnado. Los materiales pedagógicos de la exposición Descubriendo Científicas que hemos expuesto desde el Departamento de Orientación han constituido una gran oportunidad para que el alumnado de Educación Secundaria de nuestro centro: a)

Conozca la aportación de las mujeres a la Ciencia y la Técnica a través de la Historia, mostrando el trabajo y la vida de una serie de científicas e inventoras, que han sido pioneras en campos como las matemáticas, la física, la astronomía, la medicina, la psicología o la biología.

b) Tome decisiones huyendo de estereotipos y prejuicios sexistas a la hora de elegir profesión y mostrar que los trabajos no tienen género, además de fomentar vocaciones científicas en las jóvenes.

Durante una semana se expusieron en el pasillo central del Instituto treinta y ocho paneles informativos que recogían la biografía ilustrada de treinta y ocho mujeres científicas e inventoras a lo largo de la Historia a través de una mirada peculiar: la de los niños y niñas que participaron en un taller de ilustración dentro de la Semana de la Ciencia y la Tecnología de la Región de Murcia.

Mediante estos materiales pedagógicos nuestro alumnado ha podido conocer a Grace Murray Hopper, matemática inventora del primer ordenador electromecánico; Rita Levi Montalcini, científica que recibió el Premio Nobel por sus estudios sobre la multiplicación de las células; Melanie Klein, médica psiquiatra y psicoanalista infantil; Gertrude Bell Elion, química y profesora que estudió un remedio para el cáncer y obtuvo medicamentos para el tratamiento del SIDA y antibióticos; Virginia Apgar, profesora universitaria que inventó el test Apgar para examinar bebés; Mary Anderson, inventora del limpiaparabrisas; Ana Lluch Hernández, oncóloga investigadora sobre el cáncer de mama, Elizabeth Blackwell, la primera mujer médico, catedrática de ginecología y fundadora de una Universidad de Medicina para mujeres; Marion Donovan, arquitecta inventora de muchos inventos como el pañal desechable; Mary Phelps Jacob, inventora del sujetador que liberó a la mujer del corsé; Hedy Lamarr, ingeniera que inventó la técnica de salto en frecuencia, precursor del actual Wi-Fi; Bette Nesmith Graham, artista y secretaria que inventó el tipp-ex; Ángela Ruiz Robles, maestra española inventora de la primera enciclopedia electrónica y precursora de los e-books y las tabletas; Pilar Roig Picazo, “científica del arte”, conservadora y restauradora de bienes culturales; Beulah Henry, con un centenar de inventos y casi 50 patentes, inventó la fotocopiadora; Evelyn Berezin, la pionera del “Word”, conocida como la madre de los procesadores de texto; Marie Curie (física y matemática y Premio Nobel de Física por el descubrimiento de la radioactividad y Premio Nobel de Química por sus estudios sobre el radio) y su hija Irène JoliotCurie (física), investigadoras incansables; y Josephine Cochran, inventora del primer lavaplatos; entre otras muchas fascinantes mujeres científicas que no tuvieron un camino fácil para estudiar y desarrollar su profesión, y no todas tuvieron su merecido reconocimiento.

Los grupos de primero a cuarto curso de ESO del Instituto pudieron visitar esta exposición acompañados de su tutor/a y realizar actividades relacionadas con los contenidos de la misma, elegidas libremente por cada grupo, consensuadas con su tutor/a y con la ayuda del libro que acompañaba a la exposición. La actividad más generalizada que se ha realizado

29


ha sido la visita del alumnado a la exposición y el debate dirigido en grupo como forma de reconocimiento de la autoría y el papel de las mujeres en la Ciencia con sus aportaciones, a menudo oscurecidas o silenciadas a lo largo de la Historia por el hecho de ser mujer.

Tanto el profesorado como el alumnado han quedado muy satisfechos con la participación en esta actividad, principalmente por lo novedosa que ha sido la propuesta pedagógica, porque se ha realizado fuera del aula y ha permitido que el alumnado interaccione entre sí y desarrolle habilidades de análisis de información y expositivas en grupo, y porque la temática de la exposición nos ha parecido muy interesante y necesaria para tratar en tutoría como forma de reconocer y mostrar para hacer justicia a esa “otra mitad de la Ciencia”.

En las siguientes fotografías mostramos al alumnado del IES Valle de Leiva visitando la exposición. ¡Esperamos que os haya gustado!

Raquel Ruiz Serra Departamento de Orientación

30


31


SCOOTER MY LIFE

¿Qué son los scooter? Son patinetes con una rueda delante, otra detrás y un manillar, como el resto... pero los scooter freestyle son específicos para realizar saltos. Están fabricados con mayor robustez que otros patinetes, de tal manera que aguantan saltos de una vuelta entera, 180 grados y también se pueden utilizar para resbalar sobre esquinas de bancos y barandillas. Para 'grindar', como se dice en el mundillo del patinaje. Desde hace dos años, Lupi y Jesús practican este deporte, ''SCOOTER FREESTYLE'', se practica en skatepark y en calles que haya escalones, bancos, barandillas y muros. Se llama skatepark, skate park o skate-park a un parque o ambiente construido con propósitos recreativos, normalmente de madera (skateparks interiores) o comúnmente de hormigón, y que es usado para la práctica de deportes de inercia, lugar hecho para principiantes como skater de nivel avanzado, lugar comúnmente habilitado para "skaters", "bikers" y "scooter", como nosotros tenemos en Alhama de Murcia.

Ludwing Jeims Rojas Martínez y Jesús Sevilla Mellado 1º E ESO

32


33


RECETAS DE COCINA EN INGLÉS

Érika Gicela Narváez Macas 1º E ESO

34


Mª José Olivares Moreno 1º E ESO

35


Amal Daoudi 1ยบ E ESO

36


PRINCIPIO Y FIN

37


TODO EMPIEZA…

Para los alumnos de 1º ESO el mundo que rodea al Instituto parece más grande pero asequible. Cuanto más pasa el tiempo, más nos hacemos a estar aquí y que esa grandeza disminuya y se convierta en algo normal para nosotros. Al principio estábamos un poco perdidos y confusos porque en el colegio había otra forma de trabajar, claro está. El ambiente es distinto y puede confundir a veces. Hay más responsabilidades y muchas cosas distintas a como se hacían en el cole, como el cambio de clase a cada hora con música, ir siempre cargados con la mochila... Lo bueno para todos, supongo, es que hemos conocido nuevos amigos y eso resulta bastante agradable, porque siempre viene bien conocer nuevas personas. En mi caso, el cambio me ha gustado y me siento más llena que cuando estaba en primaria. En definitiva, la secundaria nos resulta más agobiante y difícil, pues aquí no sólo debes aprender, sino también prepararte para tu futuro, aunque a nosotros eso no nos importe demasiado ahora mismo.

María Irene Fuentes Martínez 1º A ESO

… Y ACABA

Era septiembre del año 2011. Andábamos hacia la que iba a ser nuestra segunda casa durante los siguientes seis años. Intentábamos hacer piña, cada cual con sus antiguos compañeros de colegio… que ya no eran compañeros de colegio. Ahora eran compañeros de instituto. Estábamos todos a las nueve de la mañana esperando en pequeños corros en la entrada del nuevo centro. Bueno, para nosotros era nuevo. El ambiente era un poco tenso: unos tenían ganas de empezar, otros andaban algo preocupados por lo que se iban a encontrar y la mayoría recordaba anécdotas del colegio y hablaba de sus antiguos maestros con añoranza. Poco a poco fuimos entrando al salón de actos, donde aquel señor que habíamos visto por primera vez en alguna charla del colegio nos iba recibiendo. Ahora no era un señor más; era nuestro director. Con el mejor de los tactos intentó calmarnos. Estábamos nerviosos. Íbamos a conocer a os que serían nuestros tutores ese año.

38


Comenzó el curso. Cada uno se acostumbraba lo mejor que podía y, poco a poco, se iban rompiendo esas pequeñas piñas formadas por antiguos compañeros de colegio y nos íbamos integrando en nuestra clase y haciendo vida en el centro. Si conocías a alguien mayor, era divertido hablar con él. Además, también era tranquilizador. Pasaban los días, las semanas, los trimestres… y pasaron los cursos. Hoy, seis cursos después, la mayoría de ese grupo de sesenta niños preocupados está a punto de acabar segundo de Bachillerato. Lo hacemos como la generación que apunta a ser la más preparada de la historia de este país. Y como nosotros cambiamos, nuestras preocupaciones también cambian. Ya no nos preocupa si hemos traído la agenda, o si ayer por la tarde deberíamos haber ido a comprar la cartulina para ese trabajo de Ciencias Naturales. Hoy, más bien, pensamos en si nos va a dar la nota para estudiar esa carrera que tanto queremos. Pensamos en cuántos exámenes vamos a tener la última semana de mayo, o de si mañana le volverán a cambiar el nombre a la PAU (anteriormente llamada reválida, ahora conocida como EBAU). Cuando piensas eso, te das cuenta de que el tiempo ha pasado. Ha pasado mientras nosotros estábamos en el instituto, por lo que podemos afirmar que hemos vivido una etapa de nuestras vidas entre esas paredes. En esas aulas. En ese patio. Salimos de aquí como jóvenes que tienen ganas de comerse el mundo, porque eso es lo que somos. A partir de ahora, cada uno de nosotros debe empezar a labrarse el mejor futuro que le sea posible. Este año se despiden de aquí futuros abogados, médicos, ingenieros, profesores, bomberos… y algún que otro periodista. Aquí, más que impartir unas simples asignaturas, nos han enseñado que hay que luchar por lo que nos gusta. Y eso es lo que vamos a hacer. Y al final del camino, acabemos donde acabemos, siempre podremos decir que hemos sido alumnos de este instituto. Que aquí hemos reído, nos hemos preocupado, alguna que otra vez hemos llorado, e incluso hemos tenido nuestro primer amor. En definitiva: que aquí hemos crecido.

Muchas gracias, IES Valle de Leiva.

Hasta siempre.

Mario Arroyo Muñoz 2º B Bachillerato

39


40

Profile for Revista Etcétera

Revista Etcétera IES Valle De Leiva  

Revista Etcétera IES Valle De Leiva  

Advertisement