Issuu on Google+

FOTOGRAFÍA PINTURA MÚSICA EXPRESIÓN LITERATURA SUSTENTABILIDAD RESEÑA

2448-5438-02-02-0

II AÑO

NO. 2 P IN TUR A : PERVI VI R D E É XOD O ROJA S

COSTO: $25.00 ISSN 2448-5438

SEPTIEMBRE OCTUBRE 2016 1


EDITORIAL Los acontecimientos de la vida son azarosos, impredecibles. ¿Quién habría dicho que aquella revista que alguna vez amamos tanto dejaría de publicarse? Por desgracia, todo llega a su final. Lástima por aquel trozo de alma que perdemos cuando la vida acontece, impredecible. ¿Quién habría dicho que esta revista, que alguna vez dio tumbos fatídicos, que es muy joven e inocente, seguiría aferrada a la existencia? Por fortuna, nuestro final no ha llegado. Y ojalá podamos algún día ser de alguien ese trozo de alma que habrá de desprenderse eventualmente. Hoy tenemos, por doble fortuna, colaboraciones de primera línea: el fotógrafo y maestro Armando Parvool Nuño vuelve después de presentar en nuestro No. 3 (I año) su trabajo abstracto, esta vez, con imágenes del municipio de Sayula, Jalisco, la tierra de Juan Rulfo; entrevistamos al pintor jalisciense Carlos Vargas Pons, cuya exposición Pasión es passio estará en el Museo de las Artes (Guadalajara, Jalisco) hasta el 30 de octubre de este año; los pintores Scarlett Lizeth Regalado Fernández y Éxodo Rojas nos muestran varios de sus trazos predilectos, aquella en sus inicios plásticos y este con obras expuestas en diecinueve ocasiones a nivel estatal; reproducimos dos textos que fueron expuestos en el primer Congreso nacional de historia y ciencias sociales en Tlalpujahua, Michoacán: de José Enrique Atilano Gutiérrez y de Juan Jesús Rodríguez Ramírez, este último ya publicado parcialmente en el número anterior; los encumbrados literatos Elizabeth Vivero y Febronio Zatarain nos comparten textos muy amenos, un cuento y un poema respectivamente; debutamos la sección Sustentabilidad; y, reseñamos dos libros publicados en Guadalajara en los últimos meses. Esperamos que todo el contenido sea de su agrado. Y aunque los acontecimientos de la vida sean azarosos, nosotros siempre procuraremos promover la cultura y qué mejor que de la mano de grandes artistas y amigos. ENGARCE, Año 2, No. 2, septiembre-octubre de 2016, es una publicación bimestral editada y publicada por José Andrés Guzmán Díaz, Av. Torremolinos 474 Int. Torremolinos Sur 254, Condominio Francisco Villa 3, C. P. 45130, Zapopan, Jal., Tel. 33-1637-6650, correo electrónico: <guzmandiaz_23@yahoo.com.mx>. Reservas de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2015071717374200-102, ISSN 2448-5438, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor, Licitud de Título y Contenido en trámite. Impresa por Impresiones Empresariales, Calle Pino Suárez 1379, Col. El vigía, C. P. 45140, Zapopan, Jal., Tel. 1077-2686. Este número se terminó de imprimir el día 10 de septiembre de 2016 con un tiraje de 100 ejemplares. Las opiniones expresadas por los autores no están basadas en las posturas del editor ni de la revista. Se permite el uso del material incluido, y reproducir su contenido para trabajos académicos o de otra índole, siempre y cuando se cite la fuente.

2


CONTENIDO

03 FOTOGRAFÍA

04 PINTURA

09 PINTURA

ARMANDO PARVOOL NUÑO

ENTREVISTA A CARLOS VARGAS PONS

SCARLETT LIZETH REGALADO FERNÁNDEZ

12

16

18

PINTURA

EXPRESIÓN

MÚSICA

ENTREVISTA: GERARDO OCHOA

22 EXPRESIÓN

ÉXODO ROJAS

27 LITERATURA

EL CUERPO Y LA ESCRITURA

32 LITERATURA

LA REPRESIÓN COMO EXPRESIÓN DEL DISCURSO CORPORAL

LA TRAGICOMEDIA DE LA MASCOTITA DEL DIABLO Y LA ANGELITA

DE VISITA AL CIELO

37

40

42

SUSTENTABILIDAD CÓMO SE CONVIERTE UN CEPILLO DENTAL EN UNA RUTA SUSTENTABLE

RESEÑA

AÑO PROFUNDO

RESEÑA

LA FORMA DE LA RABIA

3


editorial

EQUIPO EDITORIAL codirección engarce.drc@gmail.com Andrés Guzmán Díaz Germán Robles Pérez Maria Griselda Mayagoitia Cueva finanzas y publicidad engarce.fnz@gmail.com Susana Gabriela Ochoa Villarreal

Andrés Guzmán Díaz Nacido en Guadalajara, Jalisco. Estudiante del diplomado en Cultura jalisciense en el Colegio de Jalisco y de la licenciatura en Letras hispánicas en la Benemérita Universidad de Guadalajara; egresado de la Preparatoria No. 7 de la misma casa de estudios. Cofundador de la revista Engarce en 2013. Miembro del consejo editorial y escritor de la revista trimestral digital Ágora 127. Participa en el proyecto de investigación “Raíces con tinta. Antología de escritoras jaliscienses del siglo XIX”.

corrección y estilo lenadebarthiz@gmail.com Beth Guzmán

Germán Robles Pérez Estudiante de Letras por convicción (Universidad de Guadalajara) y rapero de alma. Miembro del consejo editorial de Himen, reportero de Manhattan project.

edición engarce.revista@gmail.com Andrés Guzmán Díaz diseño y maquetación Galilea Torres dibujos Javier Ochoa Villarreal fotografías Oswaldo Hernández consejo editorial Corinna Ramírez Germán Robles Pérez Lourdes Cano Vázquez Mariana Dome Margarita Ortega Rodríguez Viana Flores

2

Beth Guzmán Nació en Tepatitlán de Morelos, Jalisco, el 17 de julio de 1995. Estudia séptimo semestre de la licenciatura en Letras hispánicas de la Universidad de Guadalajara. Tiene varios textos publicados (online y en físico) en diferentes revistas, como Luvina, Ahuehuete y la propia Engarce. Apasionada por la investigación, tanto literaria como lingüística. Corinna Ramírez Originaria del Distrito Federal. Estudia la licenciatura en Letras hispánicas en la Universidad de Guadalajara. Lourdes Cano Vázquez Politóloga y estudiante de la licenciatura en Derecho de la Universidad de Guadalajara. Viana Flores Nacida el 2 de diciembre de 1994 en Zapopan, Jalisco. Egresada de la Preparatoria No. 7. Estudiante de la licenciatura en ingeniería en Alimentos y biotecnología en el Centro Universitario de Ciencias Exactas e Ingenierías de la Universidad de Guadalajara. Procura cada semestre presentar proyectos modulares especializantes.


fotografía

ARMANDO PARVOOL NUÑO SAYULA, JALISCO, MÉXICO.

3


pintura

E DE T N E S Y PRE CIENSE. O R U FUT OR JALIS LOS T R N I A P C N U ISTA A NS. V E R T EN S ePrnOández A G R A V aldo H Osw

Introducción Hay una larga tradición pictórica jalisciense. En el siglo XVIII, Diego de Cuentas y Alancaster dirigía un afamado obrador (taller); José María Uriarte, alumno del Instituto de Ciencias del Estado fundado en 1826 durante el gobierno de Prisciliano Sánchez, representó la entrada del romanticismo; José María Estrada fue reconocido por sus retratos de personajes provenientes de diversos estratos sociales; qué decir de la escuela de Félix Bernardelli, el Centro Bohemio y el muralismo cuyo precursor fue Gerardo Murillo Dr. Atl, y cuyos buenos representantes en Jalisco fueron Carlos Orozco Romero, Amado de la Cueva, José Clemente Orozco, por mencionar algunos. Hoy toca hablar del pintor Carlos Vargas Pons, de quien Guillermo Ramírez Godoy en 1996 ya auguraba buenas obras. Vargas Pons nació en Guadalajara, Jalisco, en 1968. Su vasta obra ha sido expuesta en diferentes localidades de México y el mundo. Ha sido galardonado en varias ocasiones por su quehacer artístico. Pasión es passio, que estará en el Museo de las Artes (MUSA, Av. Juárez 975, Guadalajara) hasta el 30 de octubre de este año, es una exposición individual retrospectiva que muestra diferentes facetas y técnicas del autor desde 1993, algunas de las cuales fueron realizadas durante su periodo como becario del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca). Andrés Guzmán Díaz 15 de agosto de 2016

4


pintura Entrevista ¿Qué le llevó a decidir dedicarse a las artes plásticas? El gozo experimentado al dibujar y pintar jornadas enteras por largas temporadas, así como la satisfacción en el estudio de la historia de la pintura. ¿Cuáles han sido sus mayores influencias? En el arte, y principalmente en la pintura, son muchas. Por mencionar algunas, Velázquez, Goya, Giotto, Sorolla, Vermeer, Rembrandt, Renoir, Monet, Manet, Tápies, Picasso, Orozco, Bonnard, Degas, Voillard, Tamayo, Gabriel Orozco, Lichtenstein, Chavannes...

Respecto de las cinco series que ha presentado desde 1992: “Bañistas”, “Santos”, “Arquitectura contemporánea”, “Premoniciones” y “Los deportistas” y las exposiciones que van desde 1993 hasta la fecha, con su manera tan fantástica de colocar en planos distintos a los personajes, tan auténticos y coloridos, en una sola atmósfera, creando una realidad con referencias a grandes pintores, escenas fílmicas, santos, elementos tan simbólicos como el agua, los deportes, el uso de los colores y mezclando diversas corrientes y estilos: ¿cómo ha sido y cómo ha vivido el proceso de creación desde sus inicios hasta el día de hoy? Como un sinnúmero de acciones dentro de un gran laboratorio de estudio. Con muchos episodios de prueba y error. Con mucha obra tirada a la basura y muchos momentos en los que también he pensado no continuar más en el arte como mi profesión principal.

¿Cuál es su concepto de arte? Aquello que identificamos como el producto de acciones materiales, intelectuales y espirituales con los que el hombre trata de trascender su estado, y entenderse a sí mismo como parte del Universo perceptible y también imperceptible, pero ¿Cómo ha evolucionado su pensaimaginable y razonablemente po- miento y la forma de ver el arte? El camino en este sentido se ha sible. dirigido más a comprender las Recibió a temprana edad dos pri- manifestaciones artísticas, como meros premios de adquisición medios o canales de información consecutivos (1990 y 1991) en el sumamente complejos que en el Encuentro Nacional de Arte Joven. fondo proyectan y proponen pers¿Cuál fue su reacción ante el he- pectivas del mundo, perspectivas cho de haber sido ganador en dos que pueden erigirse como profundas sugerencias hacia la vida y la años seguidos? De gran sorpresa. Me sentí tan santidad, o como propuestas que afortunado como comprometido a invitan al ser humano a la oscuriseguir adelante con mayor empe- dad y la autodestrucción. ño aún.

5


pintura La mayoría de los artistas tienen inquietudes, siempre están en busca de algo: repuestas, ideas, sueños, nuevas visiones, etcétera. ¿Diría que a lo largo de su carrera ha encontrado lo que busca? Aún no. No totalmente. Creo que me encuentro concluyendo el primer círculo básico de conocimiento técnico y conceptual que puede llevarme a iniciar la creación de obra que me convenza en grado suficiente. ¿Tiene alguna pintura en especial con la que se identifique? No. Respecto de la serie “Bañistas”, dentro de la composición hay cambios en el agua, colocaciones diversas de luz, deformación de los cuerpos bajo este elemento y personajes en la superficie o sumergidos en ella: ¿dónde surgió la idea de plasmarlos de esta manera? De la necesidad de plantearme un reto técnico y compositivo mayor al que en su momento ya dominaba. Es decir, del deseo de ir más allá del dominio del realismo en composiciones relativamente básicas, como al que había llegado en mi serie de personajes dormidos, que es el primer grupo de obra en mi producción al que pudiéramos llamar “serie”. Esta temática, la de los dormidos, me fue sugerida por uno de mis tres maestros principales, el artista José Fors, como una herramienta conceptual para de-

6

limitar temáticas y resoluciones, y poder formar de ese modo, un grupo de obra lo suficientemente unificado para poder exponerse en una muestra individual. Con referencia a la serie “Santos”. Conociendo el mundo en que vivimos, con tantas creencias, costumbres, ideologías y culturas, sabiendo que muchas personas no profesan el cristianismo y sus derivaciones: ¿por qué integrar santos en su trabajo, como San Francisco de Asís, Santo Toribio Romo, y San Maximiliano Kolbe? Por ser los grandes artífices en la verdad y la vida. Los santos son la prueba palpable y verificable de que podemos transformarnos para un beneficio duradero y para todos. Nuestro país y el mundo en general, han caído en una espiral de violencia y oscuridad como nunca antes. Sólo una transformación profunda del corazón humano puede detener esto. No puedo alinearme ni en el agnosticismo ni en el relativismo que están aniquilando a nuestra sociedad. Sé con certeza que Cristo es el Camino y que es quien ha dejado claros los mejores medios para cambiar el espíritu humano en la medida en que se necesita. Los santos han sido sus mejores alumnos, y muchos de ellos se han levantado literalmente del fango de una existencia de muerte hasta la luz de una vida completamente plena, dichosa y fructífera. Sus biografías son los mejores y


pintura más interesantes documentos. Sus actos van desde las más bellas y sencillas acciones poéticas, hasta los más extraordinarios hechos sobrenaturales. Son artistas de un nivel superior. Hablando de la serie “Arquitectura contemporánea” y la visión que plasma en sus pinturas: ¿cómo considera que es conocer el arte a través del tiempo? ¿Qué opina del arte en la actualidad? Sólo el estudio de las diferentes manifestaciones artísticas y su evolución en el tiempo y las sociedades, pueden llevarnos a una comprensión, al menos básica, de lo que llamamos arte. La arquitectura es uno de los campos dentro de los cuales el resto de las artes han encontrado desde siempre inspiración e infinidad de imágenes y elementos para incorporar a sus territorios. Tiene un vínculo connatural con la pintura y la escultura y con todos los nuevos medios de expresión pictórica. Del arte en la actualidad es difícil hablar. Primeramente porque se ha diversificado en una medida inabarcable. Los medios a través de los cuales podemos conocerlo se han multiplicado exponencialmente. Se puede encontrar una muy alta calidad de propuestas en prácticamente todos las corrientes plásticas, desde las más tradicionales hasta las más novedosas. Pero en nuestros tiempos la influencia materialista, comercial y relativista de nuestras sociedades y sistemas económicos

se ha filtrado como nunca antes en la intención y producción del artista, y su desafortunada presencia es notoriamente mayor y más poderosa. Estos tres aspectos minan peligrosamente la creatividad y el espíritu natural y de franqueza que el artista debe tener con respecto a su trabajo. En la serie “Premoniciones”, hay un hombre sosteniendo un paraguas, imagen repetida en varios cuadros que conforman la serie, quizá un personaje de Gustave Caillebotte (París, un día lluvioso). ¿Qué encuentra en ese personaje al que usted reinventa en sus pinturas? Podría considerarse “Premoniciones” como un oráculo vagando por el aire en tiempo y forma, pero ¿cómo describiría esta serie? Como un ejercicio de divertimento en el que hago convivir elementos extraídos de muy diversas obras maestras de la pintura, como esta pieza de Caillebotte, que acertadamente menciona. Este maestro impresionista es de una calidad extraordinaria, y sin embargo no es de los más conocidos. Dicha serie toca además, de forma no muy evidente, el tema del calentamiento global, y este personaje encarna la figura del ser humano preparándose para afrontar los cambios augurados. Su equivalente femenino lo representa la mujer en vestido y sombrero blanco pintado por el gran Joaquín Sorolla.

7


pintura ¿Alguna de estas “premoniciones” ocurrieron de verdad? Es una serie que comencé ya hace varios años... quizá sí llegué a tener algún sueño creado con imágenes similares a las que pueden verse en las obras de esta tercer sala del recorrido en el MUSA.

¿Planea retomar alguna temática de las series anteriores? Sí, me siento a gusto con las líneas estilísticas de las cuales el espectador puede ver ejemplos en esta exposición, además de otras, como mi serie de la Bañista Mexicana, de la cuál he creado también bastantes Respecto de la serie “Los depor- piezas. Son campos en los que puetistas” (aunque no es exclusivo de do explorar aún bastante. esta): ¿por qué colocar a sus personajes en planos y realidades Algo que quiera agregar a esta entan diferentes? Como un medio de acrecentar el trevista: impacto visual y conceptual de la Bueno... una última cuestión: ¿qué obra precisamente a través del tan pertinente se ha vuelto hablar recurso del contraste. de arte, o de política o ciencia en nuestro tiempo, en y del modo tra¿Qué considera sobre el hecho de dicional, cuando no pasan dos seque algunas personas no valoren manas sin que uno se entere de un o no den importancia al arte en secuestro, un homicidio, un robo general? Es un síntoma de la clara deficien- con violencia o una bestialidad secia educativa, cultural y espiritual mejante cada vez más cerca a nuesde nuestras sociedades. tros círculos personales? Cuando una sociedad saca a ¿Qué proyectos tiene a futuro? Dios de sus planes, de sus expreContinuar por supuesto con la elasiones artísticas, de sus estructuboración de mis óleos. Además me encuentro trabajando en una ras más fundamentales, no puede serie de campos escultóricos y fo- sorprenderse de que cada año que pase, su panorama sea cada vez tografías. más desesperanzador.

8


pintura

SCARLETT LIZETH REGALADO FERNÁNDEZ

Título: Fantasía

Autora: Scarlett Lizeth Regalado Fernández nació el 27 de febrero de 1999 en Zapopan, Jalisco, México. Es estudiante de la Preparatoria Número 7 de la Universidad de Guadalajara. Optó por Diseño gráfico y fotografía como Trayectoria de Aprendizaje Especializante (TAE). Desde una edad muy temprana, presentó un gran interés hacia el área artística y, por ende, asistió a clases de pintura desde pequeña. Ha trabajado con diferentes técnicas: en un principio, con acrílico; después, continuó practicando con gises pasteles, lápices de colores, acuarelas y —la técnica que se convirtió en su favorita— el óleo. La primera exhibición de Scarlett tuvo lugar en el Centro de la Amistad del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) en Guadalajara (antes Centro de la Amistad Internacional), donde asiste a clases actualmente. Dicha exposición constaba de una serie de obras, algunas de las cuales se presentaron en un auditorio de su plantel educativo. Continuó sus estudios de pintura en el programa educacional “Fin de Arte” del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara. Como parte del programa, participó en una exposición el día 6 de junio de 2016 en el Café André Bretón (Centro Histórico, Guadalajara). Fue invitada a participar en la realización de un mural artístico que formaba parte del proyecto “Restorecoral” para el cuidado y concientización de los corales, el cual se encuentra ubicado en la Academia Municipal “José Clemente Orozco”. Fue inaugurado el 17 de junio de 2016. Varias de sus obras son alusivas a un majestuoso mamífero: el elefante, ya que ella considera que es un animal muy simbólico y significativo. Esto se puede apreciar claramente en el mural artístico que realizó recientemente en la Preparatoria Número 7, que pertenece al proyecto “Por amor al arte”. Dicha obra consta de la cara de un elefante africano con tonos cálidos de fondo, cuyo propósito es concientizar a las personas de lo magnífico que son, que necesitan de un lugar apropiado en libertad, sin circos, sin zoológicos, sin explotación, sin maltrato y sin indiferencia. Una de las razones por las cuales se dedica al arte es porque considera que mediante él, encuentra una manera de plasmar lo que ve y percibe, buscando que tenga un impacto en los demás.

9


pintura

TĂ­tulo: Frida

10

TĂ­tulo: Serenidad


MÚSICA música

RDO A R E G ICO T ISTA: V N E É R T T EN AU L E O LA OCHOA MISO CON ) RO MA COMP (PARTE IV Y ÚLTI A MÚSIC

Fotografía: E. R. Villeda

ly

a llarre oa Vi Díaz h c O r n Javie s Guzmá é r d n A

(Continúa del número anterior)

¿Qué consejos les daría a los jóvenes que quieren iniciar en la música? El primer consejo, básico, es que sean auténticos. Tú no puedes estar por moda. Porque a lo mejor gusta o porque por ahí va la inercia, vender o falsear tu quehacer musical. En letras, en armonía… Está muy de moda —me caga en la madre que se puso de moda— el ukulele. Y ahora todo el mundo toca el pinche ukulele. ¿Sí me explico con el ejemplo? Se

12


MÚSICA música

MÚSICA

oye horrible esa madre, espantoso. Si no eres hawaiano no lo toques. Primero, tienes que ser auténtico. Yo, al chavo de acá [entrevistador anterior] le ponía un ejemplo de la autenticidad —y a mí no me disgusta ningún tipo de música—: estos chavos de Intocable que uno dice “pues norteños”; sí, así son ellos. Tú los ves en el escenario y los ves abajo, y así son. Nacieron allí: son texanos. El valor de ellos es la autenticidad. Te guste o no el estilo de música, tienes que valorar la autenticidad. Ese es el primer consejo, [aunque quizá] yo no soy nadie para dar consejos, pero yo lo pensaría así: primero, no pierdas tu autenticidad. Todo el mundo tiene un origen, una identidad. Tú, yo, todos. ¿De dónde eres, de Guadalajara? Tu identidad es tapatía. ¿Qué se escucha aquí? Soles, mariachi y rock. Guadalajara es bien roquera. Es tu identidad, no la pierdas. [Además] puedes fusionarlo. Porque si no, te vas a oír tan falso como Paulina Rubio cuando canta banda o como Lucero cantando rancheras. Se oyen falsas, pero [lo hicieron] porque pega, porque les dijeron que ahorita está la onda de la banda. “Pues haz un pinche disco de banda, Lucero”. No mames, cabrón,

13


música no es auténtico. [También hay] roqueros que graban cosas gruperas, por comercio; no es auténtico. Primero, la autenticidad. Segundo, el respeto al trabajo, al profesionalismo. Yo creo que esos dos van de la mano. Si eres auténtico y haces lo que realmente quieres hacer, lo demás te llega solito. Pero no le puedes perder el respeto al escenario, a tu desarrollo musical. Quienes estudian van perfecto, pero muchos no estudian nada y ya quieren ser [profesionales]. [Por ejemplo], hay una chava en mi Facebook que se la da cantante y la chingada. No toca guitarra, nomás canta así a capella todo. Tiene cien mil likes la morra porque está bien buena —sobraba decirlo— y canta covers de banda, de… Pero te apuesto que no sabe dar un puto acorde. Pero ya les vale madre. Si acaso aprenden la guitarra y ya. No, tienes que estudiar. Ahora también, si no tienes lana, [debes] preocuparte por hacerte de tus cositas chidas, profesionales. Si eres guitarrista, preocúpate por tener la guitarra más chingona que puedas comprar, ya después vendrá otra [incluso] más chingona, y otra… La guitarra, el micrófono, tus amplificadores deben ser los más chingones que puedas tener. Porque la cuestión técnica también influye un chingo. No es lo mismo usar una consola Steren que una Mackie. Ese es otro consejo y mucho se lo pasan por alto. ¿Por qué? “No, pues es que es caro”, dicen. No, haz el pinche esfuerzo. Además, cuida tus

14

cosas como si fueran tu vida. No dejes cosas en el carro. Acaban de robar a un güey porque deja las cosas en el carro, en la cajuela; pues se las roban. Tenle respeto a tus instrumentos de trabajo. Nunca desprecies buenas marcas. Que no te duela el codo. Eso yo lo entendí hace un chingo. No vayas a comprar una guitarra porque es más barata —si no puedes pues sí, pero—, sino la mejor que puedas comprar con el dinero que traigas. Y si puedes endeudarte un año o dos, endéudate, vale la pena. Porque no es lo mismo tocar con una pinche guitarra microfoneada de Paracho [Michoacán] —aunque hay unas chingonas de Paracho—, a que tengas una guitarra chingona, electro-acústica, con sus sonidos, que se escuche clarito lo que estás tocando… La cuestión técnica te ayuda un chingo. Si tú eres cantante tienes que traer un micrófono chingón, no nomás a esperar a que en los lugares te pongan quién-sabe-qué-te-vana-poner. Y luego dices “oiga, no tiene efectos”. “No, aquí no tenemos efectos”. “Oiga, pero yo necesito”. “No, aquí no hay”. Entonces vas a cantar seco. Se oye feo un micrófono sin reverberación. Y hay lugares donde les vale madre, no tienen el equipo ni las cuestiones técnicas. Ese es otro consejo: si eres cantante, [ten] tu micrófono chingón y tu módulo de efectos para cantar chingón, que sea [conforme] a tu voz. Hay efectos que tú diseñas, mezclados, con reverb, con chorus, con delay, todo para tu voz. Tráelo


música para todos lados, como si fuera tu instrumento. Te vas a oír chingón y la gente lo va a notar y lo va a agradecer. Entonces para la otra vez que te vuelvan a oír van a decir “este güey canta bien chido”. Bueno, muchas veces no es el micrófono [por sí sólo], pero si tú eres Pavarotti y cantas con un pinche megáfono, ¿cómo se va a escuchar? Feo, aunque sea él. Yo llegué a no cantar [sin buen micrófono]. Cuando yo era chavo no tenía claro ese asunto. Llegué a decir “¿sabes qué? Mejor no”. Me veía bien mamón, cabrón, pero si no está chido no toco. Hasta la puta silla en donde te ibas a sentar. Si no estás cómodo, no estás cómodo. Tienes que estar cómodo; te la debes creer — es consejo básico—, que eres chingón. Eso les falla mucho. Dicen “Bueno, así [como sea]”. Está mal. Tampoco desvalores un lugar, pero créetela que te lo mereces. “Que no hay monitor”, dicen. “Pues sin monitor no puedo cantar”. Entonces cómprate tú tu monitor y lo pones. Eso les falla, aunque no sé si a todos. Ahora ya con las tablets puedes poner tus letras y tus acordes ahí; de memoria está cabrón. No tiene nada de malo. Alejandro Fernández, los de U2, traen telepronters con las letras. Está más feo que estés acá [cantando] y se te vaya el pedo. Está peor. Mejor pon tu tabletilla y hasta chido se ve a veces. Es más, hay unos pedalitos que se comunica [mediante] bluetooth con la tablet y cambia la hoja [con la letra o la partitura]. Estás leyendo y para no dejar de tocar le pisas y te cambia la hoja. Yo la letra trato de aprendérmela, pero de refilón ahí la tengo. Se ve más mala onda o menos pro —lo que hablábamos— que se te vaya el pedo en medio de la canción. No pasa nada. Luis Miguel traía su libro en un atril, ahora ponen una pantalla con las letras y un güey nomás está dedicado a pasarle la letra. No sólo aquí, gente cabrona: los Rolling Stones… traen sus telepronters. No se ven porque están ocultos; la gente no lo ve. El consejo: cualquier cosa que pueda mejorar tu trabajo, hazlo. No pases por alto nada. Le digo al chavo [el entrevistador anterior]: yo puse el equipo con el que toqué ese día [en el Colegio de Jalisco]. Todo es mío, el equipo chiquito. Puse luces LED. ¿Un concierto de trova con luces? Está raro porque si acaso ponen ahí un pinche foco. Se ve chingón; no está peleado. A mí me hubiera gustado ponerle más, pero era un evento de poco presupuesto. Pero sí se veía chido, aunque básico. Otro consejo: todo lo que te pueda ayudar para verte pro, hazlo. Eso se va a reflejar.

15


PINTURA pintura

A R U PINT ÉXODO ROJAS SERIE “ELEVACIÓN ANTAGÓNICA”

Avenidas, calles y asfalto. Muros de concreto, acero en formas de cualquier cosa, máquinas y monumentos industriales, cables que vienen y van, recorriendo una perspectiva infinita y perdiéndose en el horizonte. Escenografías nocturnas que deslumbran luz lumínica, misterio y ficción evoca al peatón tapatío en algún túnel de esta ciudad. Atardeceres que se llevan un recuerdo y nos dejan la melancolía. Guadalajara…, la musa ideal, Mi musa.

16

En portada: Serie: PETRA Título: Pervivir Técnica: Óleo sobre madera Formato: 140 x 120 cm


pintura

Título: Contraportada Citadina Técnica: Óleo sobre tela Formato: 90 x 120 cm Año: 2014

Título: Frágil Técnica: Óleo sobre madera Formato: 91 x 86 cm

Autor: Roberto Zárate Rojas “Éxodo Rojas” es un artista plástico egresado de Artes plásticas del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Guadalajara. Es un artista urbano proveniente del graffiti. Sus composiciones son volumétricas y arquitectónicas, en ella refleja calles, muros, postes, cables, edificios y monumentos industriales como un reflejo actual de la sociedad. Sus obras transmiten la luz y la sombra de los ambientes como la acción del momento. En sus obras podremos encontrar los paisajes nocturnos de la ciudad iluminados por las luces de las fábricas citadinas y atardeceres que evocan estados de ánimo. La calle es su musa ideal, donde “los sentidos y la percepción se manifiestan de forma inevitable”. La obra de Éxodo Rojas mantiene a los personajes en el anonimato, su obra no está limitada a un realismo total, sino que trata sobre el paisaje de arquitectura, el cual a veces pasa desapercibido. “La apreciación y la observación de leer una pared y contemplar su tiempo, hace referencia a dónde estamos y qué ha pasado”. Éxodo Rojas ha expuesto ya en distintos puntos de Guadalajara, Jalisco: Primera Exposición de Arte y Pintura y Fotografía en la Universidad del Valle de México de Bachillerato, Muestra Multidisciplinaria Exconvento del Carmen, Sexta Muestra Arte Grupo Reforma, Galería de Arte Estación Juárez del Sistema de Tren Eléctrico Urbano. Su obra también ha salido de la ciudad: “Dejando huella”, una exposición de perros y gatos, en la isla del río Cuale, Puerto Vallarta, entre otros lugares. Si quieres admirar más del trabajo de este talentoso artista, visita su página en: <www.facebook.com/exodo.rojas.arte>.

17


expresión

Fotografía: Armando Parvool Nuño. Sayula, Jalisco, México.

¿Qué tipo de relación es la que existe entre el cuerpo y la escritura? ¿Es similar a la que podemos observar cuando nos miramos en un espejo? ¿Ese reflejo que el instrumento-lugar me arroja es lo que realmente soy? ¿Entonces por qué está alrevesado? ¿La culpa es de mi reflejo o soy yo el que no está bien posicionado? Sé que estoy allí, pero también sé que eso que se proyecta no es un lugar en sí, ni una imagen verdadera de lo que yo podría ser en realidad. En el caso de la escritura sucede algo similar: se dice que los cuerpos y personas que ahora

18

LA Y O P R EL CUE A: VIDA Y UR ESCRIT DEL SABER E MUERT ÓRICO HIST rrez utié

ano G

José

Atil rique

En

pertenecen a la sintaxis del lenguaje hicieron algo, pero no se sabe a ciencia cierta de qué manera es que lo llevaron a cabo. Aquellos cuerpos históricos se convierten en enunciados en los cuales lo únicamente humano que se resiste a desaparecer (aunque no está exento de las malas interpretaciones o del olvido mismo) es el nombre. Pronunciar el nombre es evocar el recuerdo de la presencia humana. Existen tradiciones en las que el nombre es el principio y el fin de las cosas mismas y se está


expresión en la eterna espera de la resurrección de la carne y el cuerpo (judeo-cristianismo). Muchas de las ocasiones, aquello que se nombra y se enuncia por medio de la escritura ya no existe. Espejo y muerte son las principales características que envuelven la relación escritura-cuerpo.1 Hablar del cuerpo no es únicamente tratar de delimitar y hacer comprensible las acciones humanas. Foucault lo expresa de la siguiente manera: “nada en el mundo —ni siquiera su cuerpo— es lo suficientemente fijo como para comprender a los demás hombres y reconocerse en ellos” (Foucault, 2008: 46). Siempre en constante movimiento y transformación, el cuerpo, en cuanto agente productor de conocimiento, sabe que no puede ocupar una sola figura, una sola forma o tan siquiera pensarse como un ser completo, mucho menos, decir que se conoce a sí mismo. ¿Qué es el cuerpo entonces si no una constante reformulación de la existencia misma? Heráclito tenía la razón: el río y los hombres no son los mismos siempre. Lo que vemos y nos engaña a decir lo que pensamos que somos, aunque parezca semejante, produce su propia diferencia y soporta la alteridad de otros. No existen dos cuerpos iguales, así como no existen dos caligrafías 1  “Es gracias a ellos, es gracias al espejo y al cadáver por lo que nuestro cuerpo no es lisa y llana utopía” (Foucault, 2009: 17).

similares; existen coincidencias, cierto desciframiento, pero jamás una total comprensión de lo que está allí plasmado. La escritura intenta imitar a la muerte en lo que al tratamiento de lo humano se refiere, aunque de manera inversa. Si en la muerte el cuerpo encuentra su eterno descanso, en la escritura veremos la constante recreación de las acciones que aquel cuerpo (ahora muerto) seguirá ejecutando. Aquel que escribe (en este caso el historiador) debe “imitar la muerte para entrar en el reino de los muertos, adquirir una cuasiexistencia sin nombre y sin rostro” (Foucault, 2008: 58). Debe de despojarse de toda esencia y singularidad. Será en la escritura donde pasemos a formar parte de aquella legión de seres demoníacos que poseen al cuerpo inocente de la hoja en blanco. Será la escritura del cuerpo lo que haga de la historia algo efectivo.2 Aceptar al cuerpo dentro del circuito de producción de conocimiento es aceptarlo con todo y sus desventajas: cuerpos marchitos, demacrados, ancianos, demasiado jóvenes, cansados, enfermos, locos; todos tienen algo que aportar al crecimiento del conocimiento de sí. Caso interesante el que aquí se presenta: la escritura es selección y orden, mientras que el cuerpo es “caos, o abismo o lo sin fondo” 2  “La historia efectiva, por el contrario, dirige sus miradas hacia lo más próximo, —al cuerpo, al sistema nervioso, a los alimentos, a la digestión, a las energías—; indaga las decadencias…” (Foucault, 2008: 51).

19


expresión (Castoriadis, 1994: 64). Son elementos que constantemente están en pugna por saber quién es el que mejor plasma lo acontecido en la sociedad occidental: cicatrices versus letras. Ambos están en una constante carrera contra el tiempo, y así, evitar el olvido; destino que envuelve su propia existencia desde el momento en el que emergen. Sin embargo, el olvido no debe ser entendido tal y como normalmente lo hacemos. Para Michel Foucault: Este olvido, sin embargo, no hay que confundirlo ni con la disipación de la distracción, ni con el sueño en que se adormecería la vigilancia; está hecho de una vigilia tan despierta, tan lúcida, tan madrugadora que es más bien holganza de la noche y pura abertura a un día que no ha llegado todavía. En este sentido el olvido es la atención más extremada —tan extremada que hace desparecer cualquier rostro singular que pudiera ofrecérsele […] (Foucault, 1997: 78).

Olvido entendido como atención. Vigilia constante de aquello que aún no ha llegado, que aún no ha sido. La escritura se convierte, así, en un constante olvido vigilia de los cuerpos por venir. Esta relación (cuerpo-escritura) no es más que la espera,3 la emergencia genealógica del saber.4 ¿Qué tipo de cuerpo es el que produce tal escritura? Extraña pregunta. Siguiendo a Foucault podríamos decir: “Tal vez, para mí [y para todos], la hoja de papel sea el cuerpo de los demás” (Foucault, 2012: 42). Un cuerpo blanco, abierto, definido y siempre en constante reformulación. Esa palidez y blancura se verá invadida por cicatrices negras tipificadas y ordenadas que, como tatuajes, irán recorriendo toda la extensión de este pliegue. Dicha blancura tiende a ser comprendida como la textura que la muerte brinda a los cuerpos muertos. Si esto es cierto, entonces, escribir “es tener que tratar con la muerte de los otros [cuerpos] en gran medida, pero esencialmente es tratar con los demás en la medida en que ya están muertos” (Foucault, 2012: 43-44). Entonces, si la escritura no es más que una práctica de la rememoración de la muerte, ¿quién es el que escribe? ¿Cuál es su posicionamiento al momento

3  “Es en el olvido donde la espera se mantiene como una espera: atención aguda a aquello que sería radicalmente nuevo, sin punto de comparación ni de continuidad con nada (novedad de la espera fuera de sí y libre de todo pasado) y atención a aquello que sería lo más profundamente viejo (puesto que en las profundidades de sí misma la espera no ha dejado de esperar)” (Foucault, 1997: 79). Las cursivas son mías. 4  “[…] la emergencia designa un lugar de enfrentamiento; aun así, hay que evitar imaginárselo como un campo cerrado en el que se desarrollaría una lucha, un plano en el que los adversarios estarían en igualdad; más bien es —el ejemplo de los buenos y los malos lo prueba— un ‘no-lugar’, una pura distancia, el hecho de que los adversarios no pertenezcan al mismo espacio” (Foucault, 2008: 37-38). Las cursivas son mías.

20


expresión de tratar con los muertos? Para Foucault, aquel que escribe se ve como un anatomista: Al hablar de ellos [de los cuerpos escriturísticos], me encuentro en el lugar del anatomista que hace una autopsia. Con mi escritura, recorro el cuerpo de los demás, le hago una incisión, levanto los tegumentos y las pieles, trato de descubrir los órganos y, al dejar los órganos al descubierto, de hacer que aparezca por fin ese foco de lesión, ese foco de mal, ese algo que ha caracterizado su vida, su pensamiento y que, en su negatividad, ha sido. Ese corazón venenoso de las cosas y de hombres, eso es lo que siempre he tratado de sacar a la luz (Foucault, 2012: 44).5

Este tipo de relación cuerpo/muerto-escritura/autopsia es interesante. Todo lo que a partir de aquí se produce para nada tiene que ver con un comportamiento de respeto y de memoria. Es todo lo contrario. Dicho tipo de escritura es agresiva y con ciertos tintes de condena (Foucault, 2012: 44). En ocasiones, esos cuerpos por los cuales la pluma aún siguen vivos, aún se quejan y retuercen sus carnes al momento de ser diseccionados. Incluso así, la actitud que se debe de tener es la de pensar que todo lo que posibilita el acto de la escritura es la muerte dada.6 Lo que se desea es dejar de pensar al acto de la escritura como aquella práctica sagrada y mística que únicamente enunciaba los grandes logros y las pericias de los grandes hombres (Foucault, 2012: 31). Bibliografía CASTORIADIS, Cornelius (1994). Los dominios del hombre: las encrucijadas del laberinto. Barcelona: Gedisa. FOUCAULT, Michel (1997). El pensamiento del afuera. Valencia: Pretextos. ― (2008). Nietzsche, la genealogía, la historia. Madrid: Pre-textos. ― (2009). El cuerpo utópico. Las heterotopías. Buenos Aires: Nueva visión. ― (2012). Un peligro que seduce. Entrevista con Claude Bonne-Foy. Valladolid: Cuatro ediciones. Autor: José Enrique Atilano Gutiérrez es licenciado en Historia por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) y pasante de maestría en la Universidad Iberoamericana (UIA). Es coordinador editorial de la revista Historia y grafía (UIA) y profesor de la materia Historiografía greco-latina y medieval (ENAH).

5  Las cursivas son mías. 6  “Si puedo escribir es porque los otros están muertos […]” (Foucault, 2012: 46).

21


expresión

LA REPRESIÓN COMO EXPRESIÓN DEL DISCURSO CORPORAL. UNA MIRADA DESDE LA MASCULINIDAD (PARTE II Y ÚLTIMA) Juan Jesús Rodríguez Ramírez

(Continúa del número anterior) Entre las etapas del desarrollo humano del nacimiento a la adolescencia, se encuentran los momentos en que las emociones son reprimidas y sepultadas bajo la tumba de los prejuicios y señalamientos de las sociedades dedicadas a separar, en vez de unir, a las personas. Digo lo anterior porque se ha usado el progreso y la globalización como elementos generadores de conflictos. Un claro ejemplo es lo que se hace actualmente en las empresas: el desarrollo por competencias. No es que competir sea perjudicial, sino que se ha modificado su sentido real que era el de motivar a crecer a cierto sector (en el ejemplo, al sector productivo). No se trata de enredarnos en luchas de egos y narcisismos que sólo dividen en vez de unir. Ya que hablé de competir; su contraparte es cooperar, algo que también —lamentablemente— se ha desvirtuado, pues si se tiene la intención de colaborar en acciones que marquen diferencia a nivel social, el estereotipo usado de manera negativa aparece. “Las emociones son estados funcionales de todo el organismo que implican a la vez procesos fisiológicos (orgánicos) y psicológicos (mentales)” (Bloch, 2007). Con esta definición, Susana Bloch muestra que las emociones no son algo tan sencillo de entender (y vivir) como se cree. Menciona fundamentalmente dos aspectos: lo biológico y lo psicológico como un todo que nos lleva a “funcionar de manera adecuada”, es decir, nos lleva a saber que estamos vivos, independientemente de lo que se sienta (en el sentido de bienestar o malestar). Pareciera que somos conscientes de tales momentos, pero la verdad es que no, pues si así fuera, nos permitiríamos experimentar tales procesos. Hablando de procesos, puedo decir que lo que interviene para identificar las emociones son la sensación, la percepción, la memoria y el recuerdo; un conjunto de elementos que determinan nuestra interpretación de la realidad en todo momento. Le Breton dice:

22


expresión que él está dispuesto a dar crédito”; nos refleja Le Breton (2012). Ciertamente, actuamos y mostramos lo que nos queda de toda esta fragmentación, de esas pequeñas partes del ser. El cuerpo aparece como el escenario de la represión y la expresión, el alfa y el omega de nuestro espíritu, la única posesión real con la que contamos y que nos Es un acto que se desarrolla acompaña desde el principio de bajo la mirada del otro, en el le- nuestra vida hasta el último aliengítimo encuentro, en la profunda to que emitimos. Si nos detenemos comunicación de todo aquello que a observar nuestro hoy notaremos se necesita decir, pero que los preque la tendencia y la moda actual juicios y demás creencias nos imson negar la belleza del cuerpo y posibilitan compartir. necesitar la perfección para saRecuerdo aquellos años en bernos parte de un mundo en el los que el juego y la alegría se que lo correcto y lo reconocido son percibían en el ambiente; no había las máximas leyes a las que aspimayor preocupación —en algunos ramos para así validar y justificar casos— que la vida escolar y la diversión. La inocencia y la convi- cada uno de nuestros actos. Si el vencia iban de la mano. Eran bellas error aparece hay que borrar su las maneras de crear e imaginar huella. Nos creemos tan perfectos los escenarios en los que se desa- que caemos en la imperfección y rrollaban historias, cuentos, frag- volvemos a contactar con nuesmentos de lo que descubríamos tra naturaleza y condición humaen cada encuentro con los otros nas. Esta espiral descendente nos niños, nuestros amigos —reales o desalienta y el cuerpo sufre por incluso imaginarios— y compañe- estar y vivir en la incomprensión ros de esta parte de nuestra his- y, de esta manera, lo cambiamos toria. Ahora, en el presente, eso se por los placeres fugaces que nos ha perdido en gran proporción; ya oferta nuestra visión consumista no se emplea la creatividad, no nos y superficial. El cuerpo, ese amigo inspira un atardecer lluvioso, no fiel y leal que nos fue regalado y nos hace gracia estar rodeados de que es, como lo mencioné antegente, nos absorbe la tecnología, riormente, nuestra única herencia nos negamos. “Como en la vida real de la perfección de nuestra real, la sinceridad es solamente especie. Desde una perspectiva de géun artificio de puesta en escena, un arte de presentarse creíble al nero, el mundo masculino “se venjuicio del otro, dejándole ver lo de” como el poder, la dominación, La emoción es a la vez interpretación, expresión, significación, relación, regulación de un intercambio; se modifica de acuerdo con el público, el contexto, se diferencia en su intensidad, e incluso en sus manifestaciones, de acuerdo a la singularidad de cada persona (Le Breton, 2012).

23


expresión la sabiduría, el perfeccionismo. El mundo femenino es la sumisión, la tolerancia, la ternura, lo ínfimo y no valorado. La represión también es ese momento en el que no aceptamos que nuestras diferencias se convierten en coincidencias y reflejos de lo que también somos muy en lo profundo. La represión entonces se convierte en ese discurso en el que queremos, pero no queremos; amamos, pero no nos entregamos; lloramos, pero nos escondemos; pedimos, pero no damos. Es en tal juego de poder en el que la ambigüedad tira sus cartas y presenta una incongruencia notoria al querer una cosa, hacer otra y pedir una diferente. Tal pareciera que estamos fragmentados y que comunicamos fantasías y deseos de otros(as), menos de nosotros(as) mismos(as). Obedecemos sin cuestionar y creemos sin razonar. El cuerpo entonces se convierte en un símbolo de comercialización y de disputa. El placer se torna en algo comercial. Constructos como el amor, el bienestar, el cariño y la felicidad se vuelven moneda de cambio y compramos, en vez de que compartamos nuestra vida misma. Imaginemos al cuerpo como una semilla que necesita cuidados, del agua, el sol, cariño y amor. Al nacer se le da todo eso por parte de nuestros cuidadores primarios, pasan los años y la responsabilidad recae sobre nosotros. Si aprendimos adecuadamente podemos sin problema continuar cultivando esta semilla, si no aprendimos entonces dependeremos del mundo para validar o negar las necesidades con las que contamos. “El cuerpo, la mente y el exterior se relacionan para que podamos tener experiencias. Somos un cuerpo, no lo poseemos… ¿O acaso nuestro cuerpo será un objeto para nosotros?” (Ortega y Ramírez, 2011: 28). El discurso se torna entonces lleno de sufrimiento y nos mostramos como “víctimas” de las circunstancias y del destino. Renegamos de lo que somos y caemos en el círculo vicioso del desamor y la desconexión de la realidad. Inventamos realidades más digeribles y en este andar nuevamente pregonamos nuestros lamentos sin claridad con el objetivo de que alguien repare en nosotros y en la miseria y pobreza en las que vivimos sin tener o conocer otra opción. Repetimos la violencia y la agresión como viejas fórmulas para problemas nuevos y enterramos al cuerpo vivo, habitado por almas viejas y espíritus decadentes. Lamentable y triste es la postura que asumimos al negar por soberbia o ignorancia lo que sí podemos hacer: romper esquemas y tirar barreras que edificamos con el afán de sobresalir ante todos y demostrarle a los demás lo que no necesitan ver ni escuchar. Cegamos al cuerpo y le creamos “corazas”, tan estudiadas por W. Reich, que van reforzando esta declinación hacia el sufrir y reprimirnos. Reich dice que una de las emociones que hace aparecer tales corazas es el temor, el cual impide el movimiento sano y captura la energía hasta lograr que no haya algo más que la aparición de enfermedades

24


expresión que, al no ser atendidas por tal represión, se agudizan y deterioran nuestra calidad de vida. De igual manera, la ambigüedad en la que vivimos necesita ser cambiada por claridad y congruencia entre lo que decimos, sentimos y hacemos en los diversos escenarios en los que actuamos cotidianamente. Como dice Paul Watzlawick al hablar de los axiomas de la comunicación: “Es imposible no comunicar” (1985: 78). De la manera que sea lo hacemos, así que atrevámonos a hacerlo del mejor modo posible, no con el afán de seguir a la horda, pero sí de seguir nuestros deseos y necesidades más profundas. No hagamos de este fragmento de nuestra existencia un momento para el olvido. Por el contrario, trascendamos lo que somos hoy en lo mejor que hay en nuestro interior. La propuesta es que integremos el sentir, el emocionar, la experiencia plena del amor y la percepción a nuestra vida cotidiana. Que seamos valientes para observar y atender nuestras necesidades personales, que no agrademos a los demás a costa de nuestros deseos, que se abra nuestra visión a experimentar y romper nuestras creencias limitantes en la búsqueda de nuestra identidad propia y colectiva, que aprendamos a colaborar en vez de competir. Existe una propuesta que se fundamenta en la idea —romántica para algunos e irreal para otros— de poder generar bienestar (entiéndase salud, calidad de vida y desarrollo humano)

con la práctica del amor. Etimológicamente, el amor es “todo aquello que no muere”. Lo concebían los griegos de tres maneras: Eros (amor físico, carnal), Filetés (amistad, amor entre padres e hijos) y Agapaó (amor por los demás, la humanidad). Para acceder al amor es necesario validar la voz interna del corazón para que su melodía inunde los sentidos y nos permita reconectarnos con las sensaciones y las emociones, hasta llegar a desear conocer más acerca del misterio de vivir. La realidad entonces se tornará en una experiencia transformadora del presente, el lugar donde se puede comenzar a desarrollar todo (partiendo de nuestro ser). Lo anterior se da indudablemente en la familia, pues es nuestro primer contacto con el exterior en las primeras etapas del crecimiento. Es una labor un tanto complicada si partimos de hacer lo mismo que siempre hacemos: negar nuestra condición humana. Será más sencillo si ejercitamos la escucha y nos aliamos a la ambigüedad y la represión dándoles una connotación práctica y las ponemos a nuestro servicio. Desde el género que hayamos elegido para estar en la vida, lo que se requiere es apropiarnos de él y dignificar el sentido de vida de lo que, más allá de sexo y género, somos: seres humanos. Parafraseando a Humberto Maturana recordemos que sólo el amor genera bienestar.

25


expresión Bibliografía (2011) Diccionario latín-español. Barcelona: Vox. ARISTÓTELES (2015). Metafísica (edición trilingüe realizada por Valentín García Yebra). Madrid: Gredos. BATESON, G., E. Goffman, E. Hall, P. Watzlawick et al. (1990). La nueva comunicación, selección e introducción de Yves Winkin. Barcelona: Kairós. BEAUVOIR, S. (1966). El segundo sexo. Buenos Aires: Siglo XXI. BISQUERRA, R. (2000). Educación emocional y bienestar. Barcelona: Praxis. BLOCH, S. (2009). Al alba de las emociones. Lima: Viento nuevo. CORSI, J. (1995). Violencia masculina en la pareja. Barcelona: Paidós. FOUCAULT, M. (1981). Historia de la sexualidad I. México: Siglo XXI. GOLEMAN, D. (1996). Inteligencia emocional. Barcelona: Kairós. LAMAS, Marta (Comp.) (1996). El género y la construcción de la diferencia sexual. México: UNAM, Programa Universitario de Estudios de Género. LE BRETÓN, D. (1995). Antropología del cuerpo y modernidad. Buenos Aires: Nueva Visión. ― (2011). Adiós al cuerpo, una teoría del cuerpo en el extremo contemporáneo. Argentina: La cifra editorial. ― (2012). “Por una antropología de las emociones” en Revista latinoamericana de estudios sobre cuerpos, emociones y sociedad (RELACES), Año 4, No. 10. Córdoba. MATURANA, H. (2002). Emociones y lenguaje en educación y política. España: Océano. ― (2002). Transformación en la convivencia. España: Océano. PERLS, Fritz (2005). Yo, hambre y agresión. México: FCE. PLAUTO (2010). Asinaria. Barcelona: Gredos. SALAMA, H. y C. Castanedo (2002). Manual de diagnóstico, intervención y supervisión para psicoterapeutas. México: Manual Moderno. WATZLAWICK, Paul et al. (1985). Teoría de la comunicación humana. Interacciones, patologías y paradojas. Barcelona: Herder. Autor: Juan Jesús Rodríguez Ramírez es psicólogo y miembro del Programa Institucional de Estudios de Género Iztacala de la facultad de Estudios Superiores Iztacala.

26


literatura

DE LA A I D E GICOM L DIABLO A R T A L ITA DE T O C S MA

Y

ITA L E G N LA A in onio Febr

Dibujo: Javier Ochoa Villarreal

a Zatar

zuña uña uña pezuña Qué le pasó a la angelita de alas de nieve cálida Creyó que civilizar a la mascotita del diablo era cosa de un Ya o de un Así Si el mismo Jung cuando la tuvo en sus manos no supo ubicar los arquetipos de los que procedía ni dilucidar nítidamente los símbolos que emanaban de su [comportamiento

27


literatura se auxilió de exorcistas y de gurús y no pudo concluir nada que se acercase a la verdad la hipótesis menos desorbitada fue la de un monje tibetano converso Señaló que el energúmeno era descendiente directo de Caín y de Judas [Iscariote y consideró que una cruz de ceniza en la frente lo libraría de Belcebú Procedieron y de inmediato la bestia pegó un aullido maullido relincho gruñido rebuzno y le creció en un santiamén una barba de erizo más larga que la de [Moisés y los hombros los brazos las piernas se le llenaron de cerdas y los pies y las manos se le volvieron pezuñas y el primer pezuñazo fue directo a la frente de Jung y los místicos desde el suelo atestiguaron el vuelo de esa bestia sin alas que se estrelló contra un ventanal atravesándolo y dejando el eco de un [berrido hecho de las lenguas de los animales de pezuña y garra Y la mascotita anduvo errando en el mundo y pasaba desapercibida porque las pezuñas y las cerdas le surgían en los días fértiles que le corresponderían a la madre de Jesús Y llegó a tierras árabes y en un área desértica que los beduinos llamaban Dubai encontró restos [de Babel y en la profundidad de los cimientos halló una galería infinita repleta de [imágenes que registraban el transcurrir del Tiempo En cada milenio nace sólo una mascotita del diablo él había nacido a finales de 1666 como ya había recorrido todo su milenio valiéndose de otras puertas al [Tiempo optó por internarse en la primera década del tercero No quería batallar mucho y de las lenguas originadas en esa antigua torre eligió para sí la más rústica la que ahora se conoce como la lengua de Cervantes la conoció de pe a pa y en la región más modernizada de la Tierra le fue muy fácil conseguir trabajo enseñándola Las pezuñas no representaron ningún problema la transformación le acontecía cada cuatro domingos Lo que nunca pudo controlar fue la compulsión de sus actividades [fisiológicas y como toda verdadera bestia no tenía principios ni llenadera

28


literatura En uno de los lugares donde enseñaba conoció a la angelita quien debido a la devoción que sentía por su papá apodado por su madre de la infancia el inalfabeta y ahora padecía [Alzheimer se obsesionó por las clases de la mascotita que la llenaban de gratos recuerdos No está por demás decir que la angelita era una psicóloga de éxito y se dio el lujo de contratarlo para clases particulares Una noche cuando en la sesión la mascotita se disponía a descorchar la segunda [botella de vino ella le rozó el brazo tenuemente con sus yemas de plumas la mascotita volteó y frente a él tenía los labios carnosos de psicoanalista y como toda bestia los lamió y los mordió Vamos a la cama dijo la mascotita Por qué ella preguntó Porque así son las cosas Al transcurrir el tiempo la angelita descubrió lo que la mascotita [intentaba ocultar que procedía del infierno y que su conducta correspondía a la que seguramente tuvo ese espécimen llamado el eslabón perdido Notó también en él la ausencia de reglas de manera absoluta Creciste sin superyó actúas en función de tus instintos Se empinaba todo alcohol se zampaba toda comida y se echaba a toda mujer o muchacho que lo parecía Era un caso único para estudiar y tal vez con el tiempo civilizar Y en eso estaba la angelita cuando en la madrugada de año nuevo por debajo de los ronquidos de [la bestia se alcanzó a sentir la vibración del iphone de la mascotita Ella tuvo el presentimiento que era una de esas epsilonas arrastradas que se cautivaban ante los encantos salvajes de la bestia Tomó el aparato y leyó el número y no pudo dejar de hurgar se metió a los textos y el más reciente era de su mascotita para esa [epsilona Le deseaba año nuevo y la angelita no se encabronó Pero al leer la segunda frase de telenovela de cuarta categoría Amor del alma Le dieron ganas de dejar a su bestia dormida para siempre

29


literatura Y mientras su dedo índice recorría en la pantalla un mi vida un cariño [un mi cielo La psicóloga no comprendía ese furor que la invadía que le hacía bullir el corazón como un iphone silente en el que entra una [llamada Cómo si yo ya sé que esta asquerosidad se mete con lo que se le ponga enfrente Por qué lloras estúpida dijo la angelita racional y objetiva Deja los sentimentalismo para Univisión y Telemundo tu propósito es científico civilizar al eslabón perdido que logró viajar a través del tiempo Mas sus sentimientos desmoronaban su razón y no le importó el Nobel [ni nada En cuanto despierte este cínico degenerado lo pongo de pezuñas en la [calle Y ya no pudo pegar los ojos el iphone enterrado debajo de su seno izquierdo vibraba y vibraba Por fin la bestia se estiró como despertándose y ella se puso a roncar [ligeramente Él se levantó y aplastó botoncito tras botoncito en la base de la cafetera hasta que se encendió un foquito rojo Cuando el gorgoteo indicó que el café estaba listo ella se puso una bata cosa que nunca hacía y salió de la recámara y se encontró un simio desnudo gacho cenizo meditabundo La mascotita tomó su café su agua su vino pócimas fundamentales para su ritual de las cochinadas y se acomodó en la cama en actitud de espera La angelita en bata se recostó y sobre el hombro bestial inició un sollozo Qué te pasa Algo terrible sucedió esta madrugada Tal vez el inalfabeta ya pasó a mejor vida pensó la bestia Cuando dijo el motivo de su llanto él le reclamó por fisgonear sus cosas Fue la primera y la última porque no volverás a meterte en esta cama La mascotita no entendía el melodrama del cual él era el galán Trató de abrazarla de besarla pero fue inútil La angelita tenía un ala muy herida La bestia se empinó el café se vistió salió de la recámara se sirvió más [café Es para despertarme Ella lo acompañó al ascensor

30


literatura pasó su llave electrónica por el teclado y presionó la palabra lobby Se corrieron las dos hojas y por vez primera la mascotita viajó solo en [ese cubo

Autor: Febronio Zatarain nació en Sinaloa en 1958. Luego de vivir 14 años en Guadalajara, emigró a Chicago, donde se ha dedicado a la promoción cultural y a la creación de revistas literarias. Actualmente coordina el taller de la revista Contratiempo. Sus más recientes libros, En Guadalajara fue (novela), Veinte canciones en desamor y un poema sosegado y Febrónimos (microtextos) fueron publicados bajo el sello de La Zonámbula. En 2015 fue galardonado con el Premio Latinoamericano de Poesía Transgresora organizado por la editorial Verso Destierro.

31


literatura

A T I S I V DE LO E I C L A eth lizab

E

o Viver

Fuimos de visita a El Cielo y, cuando íbamos a mitad del camino, nos preguntamos si estaría Dios en casa o habría salido de compras. Y es que Dios tiene que surtir una enorme despensa para no tener que bajar cada semana. Por ello, tal como nosotros mismos atestiguamos con nuestros propios ojos, su alacena es tan grande que ocupa una habitación entera. Pero, puesto que ya estábamos ahí, decidimos no dar marcha atrás y continuar nuestro viaje a la cima. Venimos a visitar a Dios, le señalamos al guardia de la entrada que sacó una gran libreta para anotar nuestros nombres y registrarnos. Nosotros nos miramos un poco incrédulos ante el procedimiento que tomó varios minutos, pues no sólo escribió aquello sino que, además,

32


literatura

Dibujo: Javier Ochoa Villarreal

nos tomó foto a cada uno. Suban, dijo al fin, Dios está hasta arriba de todos, tomen esta vereda que los conducirá directamente a él, no se desvíen, nos sugirió al entregarnos una identificación de visitantes. Le agradecimos el consejo y tomamos el camino indicado con la esperanza de encontrar a Dios, pero, sobre todo, de hablar con él a solas. Dios, por lo general, tiene mucha gente a su alrededor y eso dificulta conversar con intimidad. Durante el trayecto, Alguien dijo que si Dios no nos recibía, por cualquier motivo, sería bueno dar un paseo por los alrededores para conocer el lugar. Total, ya estábamos en El Cielo y de seguro encontraríamos hermosos jardines y terrazas. La idea nos pareció muy tentadora, por

33


literatura lo que estuvimos a punto de dar la vuelta para realizar dicho paseo, aun cuando el guardia ya nos había advertido no desviarnos. Mas a punto de hacer la maniobra, recordamos que si no veíamos a Dios ese día, lo más seguro es que ya no podríamos regresar después. Ni modo, suspiramos con resignación, tendremos que seguir hacia arriba y esperar que Dios esté en casa. ¿Oigan y si en lugar de Dios, está su hijo? Todos nos conmovimos al recordar que al pobre de Dios le habían secuestrado a su vástago hacía varios años, por lo que era preferible no tocar el tema ante su presencia. El hijo, quien a veces resultaba molesto con tanta pregunta inquisidora, nos caía bien a secas, ya que además que se la pasaba cuestione y cuestione a la gente, en ocasiones pedía que lo ayudáramos a hacer cosas que resultaban fatigosas en extremo. Sí, creo que acordamos en silencio, nos regresaríamos sin dudar en caso de que el hijo sólo estuviera allá. El resto del trayecto lo hicimos en silencio, quizá por lo largo que era o por el cansancio de tantas curvas que parecían ir y venir sin terminar nunca. El caso es que ninguno habló ya, nadie volvió a pronunciar palabra alguna o a sugerir un cambio de último momento. Por lo que subimos y subimos, dimos vueltas y más vueltas, esperando ver la casa de Dios en la punta del monte. Después de mucho, por fin

34

apareció la dicha casa ante nuestros ojos, maravillados por el esplendor y grandiosidad de la fachada. Imagínense. Alguien rompió la quietud, cómo será la casa de Dios por dentro si desde afuera resulta espectacular. Aunque nos molestó que Alguien nos hubiera regresado a la inmediatez, estuvimos de acuerdo en que nos esperaría una gran sorpresa en el interior si Dios estaba y nos abría la puerta para que entráramos. Así que, expectantes por lo que veríamos adentro, descendimos del vehículo con un poco de miedo. Nunca antes habíamos llegado hasta ahí, a pesar de las frecuentes invitaciones que recibíamos de Dios ya fuera a través de otras personas, ya de manera directa por diferentes medios. Pero ninguno de nosotros había respondido, al encontrarnos, siempre, ocupados en múltiples ocupaciones. Así que ese día, libre por completo de trabajos y preocupaciones, habíamos decidido ir a verlo, aunque lo hicimos sin avisarle antes. ¿Disculpe, se encuentra Dios? Preguntamos al interfono colocado a un lado de la puerta principal y tras tocar el timbre. ¿Quién lo busca?, preguntó la mujer que estaba al otro lado del aparato y cuya voz nos pareció familiar, aunque no ubicamos el rostro desde donde emanaban esas palabras. Nosotros, dijimos con firmeza y hasta con cierto orgullo. Habíamos aprendido, con el paso de los años, a presentarnos de manera sencilla y directa. Así las cosas resultaban


literatura mucho más claras para todos. Permítanme, ahorita les abro, pronunció la voz y nos quedamos contemplando las dos enormes líneas de vitrales que adornaban ambos lados de la puerta. Eso, y la finura de la madera tallada con motivos y detalles minimalistas, nos hicieron comprender que veríamos riquezas exquisitas en cuanto se abriera la hoja. Hemos de decir que la mujer nos sorprendió aún inmersos en aquella contemplación, pues los goznes no emitieron ruido alguno que nos indicara que ya se encontraba frente a nosotros, con la puerta abierta. Pasen, Dios los estaba esperando. La frase de la mujer fue sorpresiva. ¿Cómo que Dios nos estaba esperando, desde cuándo? Es verdad que sus invitaciones habían sido múltiples y variadas, como hemos dicho, pero nunca imaginamos que aún estuviera a nuestra espera. La mujer, gentil en su trato, nos indicó con un movimiento de su brazo el lugar de la casa al que debíamos dirigirnos. Así lo hicimos y nos sentamos en una increíble sala desde donde se podía observar la cocina y su grandiosa alacena. Enseguida viene, no tarda, fue la despedida de la mujer que nos dejó solos mientras continuábamos mirando con asombro aquel interior: la fachada, en efecto, no era sino el preámbulo de la belleza de esos techos altísimos y de aquellos muros que se adornaban, por aquí y por allá, con maderas finas, mármoles de distintos colores y hasta cantera. Las combinaciones, exquisitamente escogidas, lograban armonizar de tal manera que todo aquello parecía un delicado rompecabezas al que no le faltaba ni sobraba pieza alguna. Bienvenidos, fue la entrada de Dios a la sala. Con una sonrisa sincera, se acercó a nosotros y nos abrazó con entusiasmo. Los estaba esperando, añadió. Junto a él estaba el hijo que nos miraba inexpresivo. Dios volteó a verlo y el hijo, comprendiendo la señal, nos saludó con un movimiento afirmativo de cabeza. En ese instante comprendimos que el hijo ya no nos haría preguntas de ningún tipo ni nos pediría ayuda. Habíamos llegado a la casa de Dios en una excelente época del año en la que nada se requería reparar. Tomen asiento, tomen asiento, cuéntenme su viaje, continuó Dios hablándonos de manera amigable. Todos nos sentamos en los sillones colocados en semicírculo, por lo que Dios y su hijo parecían prescindir la reunión. La mujer, por su parte, reapareció tras el saludo y se sentó en el primer lugar del sillón derecho, al lado del hijo. Cuéntenme, cuéntenme, nos volvió a insistir Dios y nosotros iniciamos el relato de nuestra travesía, iniciada desde mucho tiempo atrás. Con suma atención, con auténtica preocupación, Dios nos escuchaba. Alguien narró algunos de los graves problemas que tuvimos en ciertos momentos, los cuales estuvieron a punto de hacernos emigrar a tierras lejanas y bastante exóticas, en todos los sentidos. Dios, al escuchar el relato, de verdad se entristeció y fue cuando nos ofreció unos dulces tan suaves que se deshacían en la boca con delicadeza, aumentando

35


literatura la intensidad de su sabor exquisito conforme los saboreábamos. Hijo, tráeles un poco de agua refrescante, le solicitó Dios y el hijo se levantó de inmediato a ejecutar la petición. Nos sorprendimos mucho ante la reacción de aquél, pues creímos que su cautiverio lo habría transformado en alguien receloso, pero no era así. Al contrario, el hijo nos resultaba mucho más amable y hasta nos pareció compadecido por nuestras fatigas y no ensimismado en las suyas propias. El agua, como los dulces, tenían un sabor tan agradable al paladar que preguntamos dónde compraban sus provisiones. De todas partes, dijo Dios, en realidad no tenemos un lugar específico, así que cuando bajo, busco lo mejor del mundo y lo traigo aquí, y señaló la alacena que sólo tenía unas pequeñas repisas cerradas en una de las esquinas. El resto podía apreciarse sin dificultad. Allí, agregó Dios al ver que nos llamaba la atención ese detalle, resguardamos lo más sensible: unos algodones multicolores que nadie quiere y abandona sin más. Yo suelo ir personalmente por ellos y los pongo a resguardo, pues son tan finos que necesitan un lugar acondicionado para ellos. Adentro de esa repisa, los algodones tienen su propio universo. Aquella revelación de Dios nos alegró bastante, pues nos compartió uno de sus secretos mayor guardados. La conversación con Dios, su hijo y, de vez en cuando, la mujer, fue larga. Tan larga que tardamos en descender varios meses, quizás años y décadas. Nadie tenía prisa por dar por concluida esa visita, ni siquiera Alguien que parecía haber olvidado ya los jardines y las terrazas. Pero al final, a pesar de nuestro deseo de seguir en la casa de Dios, tuvimos que bajar de nuevo y regresar. Con aquella desazón instalada, con aquel desconcierto que nos causó despedirnos de Dios y su familia, retomamos el camino. No nos despedimos del guardia, ¿para qué? Lo más probable es que ésa sería la primera y la última vez que veríamos a Dios en El Cielo, pues ninguno de nosotros pertenecía a dicho mundo. Y eso todos, incluyendo Alguien, lo sabíamos muy bien. Sólo que ninguno de nosotros lloró tanto como él hasta quedarse dormido sin que tengamos ya corazón para despertarlo ahora que hemos vuelto a casa. Por lo que Alguien sigue durmiendo, mientras nosotros no dejamos de pensar en qué haremos después de haber visto a Dios y su alacena.

36


sustentabilidad

E UN T R E I V E CON L VIEJO S O M CÓ DENTA O L L I A CEP A RUT N U N E ABLE T N E T SUS

Juntos en el Camino de la Esperanza A. C. (Aguascalientes)

Jardín de Niños Josefa Ortiz de Domínguez (Huejuquilla El Alto, Jalisco)

La Asociación Dental Americana recomienda sustituir el cepillo de dientes cada tres o cuatro meses. Esa es una buena idea en lo que se refiere a la salud dental, pero es una mala noticia para el medio ambiente. El cepillo de dientes estándar está hecho de un mango de plástico duro y un conjunto de cerdas de nylon suave. La mayoría viene en envases de plástico. Estos productos derivados del petróleo no son biodegradables, liberan sustancias químicas tóxicas si son incinerados y de esa forma absorben combustibles fósiles valiosos.

37


sustentabilidad

Instituto de Estudios Superiores de Saltillo (Saltillo, Coahuila)

Hay algunos fabricantes de cepillos de dientes que han encontrado maneras de fabricar sus cepillos dentales de materiales reciclados, convirtiendo los viejos cepillos en nuevos al finalizar su vida útil. En México existen programas que se encargan de la recolección y reciclaje de estos instrumentos en donde cualquier persona puede hacer su aportación en beneficio de nuestro planeta. Colgate® en alianza con TerraCycle han decidido implementar un programa de recolección y reciclaje donde se recibe cepillos de dientes, tubos dentales e incluso sus respectivos empaques. Para reciclar los cepillos de dientes y artículos relacionados, todo lo que tiene que hacer es ingresar a la página web de TerraCycle siguiendo las instrucciones de la misma. Sin embargo, para ganar puntos con TerraCycle (que se pueden canjear por donaciones a la escuela o asociaciones sin fines de lucro de nuestra elección) la empresa requiere que usted colecte una cantidad determinada de piezas antes de poner un paquete en el correo (envío que no tiene costo). Este programa de recolección no discrimina ninguna marca por lo que si sus amigos o vecinos utilizan productos de higiene bucal de cualquier otra marca podrán seguir participar en la colecta, estos programas son gratis y al alcance de su computadora. El programa de Reciclaje de Cuidado Bucal, ha logrado recolectar 700 000 productos entre tubos de pasta dental, cepillos de dientes y empaques. Además los recolectores de este programa han logrado donar $168 328 pesos a distintas causas sociales. Algunos de los beneficiados los distintos programas de TerraCycle son la fundación APANICAL (Asociación de Padres de Niños con Cáncer y Leucemia) ubicada en ciudad

38


sustentabilidad Juárez, Chihuahua, La Escuela Francisco I. Madero en Mezquitic, Jalisco y la Organización Operación Sonrisa en Zapopan, Jalisco. Esta última ha utilizado el dinero donado para realizar operaciones quirúrgicas a niños con labios y paladar hendido. Este año han decidido arrancar con un programa de seguimiento multidisplinaro para que los niños tengan una atención y terapia de lenguaje adecuado después de la operación. Actualmente TerraCycle México, maneja distintos programas de recolección logrando reciclar; envolturas de jabón, bolsas de pan, empaques de galletas, bolsas de botana y envolturas de pan dulce.

Escuela Josefa Ortiz (San José Iturbide, Guanajuato)

39


reseña

Año profundo. Reseña de Transformación. Micropoemas estacionales de un invierno que no acaba de Elizabeth Vivero Andrés Guzmán Díaz El preludio del libro plantea qué es un año. Durante un año suceden muchas cosas, pero no es objetivo de la autora narrar las cosas que acontecen en la vida, sino la vida que acontece en el sentimiento. Se trata de un estar o varios estares como petrificados en un lugar, sólo fluctuante en el tiempo imparable. Digo un lugar porque, aunque el escenario geográfico cambie, nos encontramos dentro del narrador, de nosotros mismos, si se quiere. Por lo tanto, no es posible escapar. A lo largo de los cincuentaidós micropoemas, la transformación parece acontecer de manera muy lenta, como si tuviera uno que pasar dos veces por un mismo lugar: la experiencia vivida se vuelve un recuerdo persistente, acosador, y el presente es un futuro incierto que crea mucha ansiedad, puesto que lo desconocido aterra. A través de las cuatro estaciones: primavera desteñida, verano ácido, otoño abismal e invierno pétreo, uno puede sentir el verdadero invierno perpetuo que nos refiere el título. Las estaciones son, pues, algo necesariamente superficial para sobrellevar la carga del sentimiento que no termina, un sentimiento que quizá tiene un mismo origen, pero diferentes matices y desarrollos. Un libro recomendado para aquellos que disfrutan de lecturas breves, aunque profundas. Les aseguro que tendrán que ir página por página, semana por semana, para dar con el final de un invierno que tal vez ustedes en algún momento vivirán, si no es que ya han vivido. 40


reseña

Título: Transformación. Micropoemas estacionales de un invierno que no acaba Autora: Elizabeth Vivero Publicación: Guadalajara, México, abril de 2016 Editorial: Effictio editores Precio (aprox.): $120.00

41


reseña

La forma de la rabia. Reseña de Los Evangelios de la rabia de Rafael Medina Germán Robles Pérez Siempre que comienzo a redactar una reseña se me suelta la mano. No tengo la costumbre de escribir textos relajados de un tiempo para acá, y cuando lo hago sale esto. Una disculpa de antemano. Sigo disertando sobre la naturaleza de la reseña, porque aunque no ha tenido un auge como el ensayo en tierras mexicanas, siempre ha existido. En ella, el redactor escribe a voluntad, por lo cual, me siento en confianza. Los tres temas en Los Evangelios de la rabia que despertaron mucho interés en mí fueron: (1) los ángulos con que se aborda la religión a lo largo del volumen de narraciones; (2) el lenguaje que el autor eligió; y (3) la relación de la religión con las emociones. Cada uno da para un análisis de cierta profundidad, no obstante sólo los abordaré de manera ligera y ágil. El tono del autor está lejos de denostar enojo, incluso es laxo, sin perder el objetivo principal. Así, página tras página hace críticas acertadas a severos aspectos de la religión católica, y a otras devociones en menor medida. Revive el fervor que más de uno tenemos cuando argumentamos alrededor de las instituciones de poder, en este caso la Iglesia. Es divertida la lectura. En el texto “Acoso”, una madre de familia tiene que rechazar el milagro que la Virgen de Guadalupe le ofrece (salir de su situación precaria), por no faltar a una promesa que le hizo a Jesucristo previamente, la de mejorar su condición sin ayuda externa. La madre termina loca. Si es que ver a la Virgen no es locura. Ah, no, no lo es; todos eran testigos de la comunicación entre la santa y la humana. Todo sazonado con ironías. La diversión que mencioné reposa en el lenguaje que es sumamente sencillo, directo en gran parte de la obra, pero carismático. Sobre esto, una suposición: su carisma está en la simplicidad y el natural carácter mexicano de tomarse a la ligera cuestiones tan pesadas, a veces incluso bromear con ello. Resultaría difícil decidir de qué parte del país es la variante léxica, pero no dudamos de su mexicanidad. Para finalizar en la mayor brevedad posible, reflexioné sobre el carácter emocional que implica la religión: es ajeno a la institución y al misticismo que la rodea. Se ha vuelto parte de la gesticulación de la humanidad desde hace milenios porque tiene una profunda función psicológica y se vuelve parte íntegra de la población, y, bueno, es interesante unir los puntos de relación entre la religión y la gente. Dice mucho de todos.

42


reseña

Título: Los Evangelios de la rabia Autor: Rafael Medina Publicación: Guadalajara, México, noviembre de 2015 Editorial: Paraíso perdido Precio (aprox.): $100.00

43


CÓMO CONSEGUIR UN EJEMPLAR DE ESTA REVISTA Impresa (compra): •

Con integrantes del equipo editorial en CUCSH, CUCEA, CUCEI, Preparatorias No. 5 y 7 de la Universidad de Guadalajara.

Puesto de periódicos y revistas a un costado de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” (cruce Galeana y Pedro Moreno, Guadalajara).

Centro de cultura y café “La casa del mezquite” (Aldama 22, Col. Atemajac del valle, Zapopan).

Café “Negrita mía” (Morelos 1049, esquina Prado, Guadalajara).

Cafetería-cervecería-sandwichería “El gato café” (Madero 833, Guadalajara).

Página web de Kichink! <www.kichink.com/stores/revista-engarce>.

Impresa (consulta): •

En la Biblioteca Pública del Estado Jalisco “Juan José Arreola” (Periférico Norte Manuel Gómez Morín 1695, Zapopan).

En la Biblioteca de la Preparatoria No. 7 “Juan Rulfo” (Av. Tesistán y Papayo, Zapopan).

Digital (compra): •

Página web de Kichink! <www.kichink.com/stores/revista-engarce>.

Digital (consulta): •

En la página web de Issuu <issuu.com/revistaengarce>.


RECOMENDAMOS

Revista Ágora 127 www.agora127.com

Revista Clarimonda www.clarimonda.mx

El gato café Madero 833 (Gdl)

Negrita mía café Morelos 1049 (Gdl)

La casa del mezquite Aldama 22 (Zap)

Fé de erratas en el número anterior: P. 4, título. Léase “vista” en lugar de “Vista”


Convocatoria ¿Eres artista? ¿Quieres expresarte? ¡Engárzate! Manda un mensaje electrónico con tu propuesta (texto, fotografía, dibujo, pintura...) artística, cultural, social, filosófica, deportiva o científica a la dirección siguiente: engarce.revista@gmail.com Se reciben correos hasta el día 5 de octubre de 2016. Formato general para escritos: fuente arial 12, interlineado 1.5, desde 1 hasta 4 páginas tamaño carta (de preferencia), citas en formato APA. Es opcional incluir semblanza. Se aceptan opiniones acerca del presente número o la revista en la misma dirección. Puede consultar los lineamientos para la participación en la sección “Notas” en la cuenta de Facebook.

Comprar en línea: www.kichink.com/stores/ revista-engarce

Seguir: www.facebook.com/ RevistaEngarce

Leer en digital: www.issuu.com/ revistaengarce


II año - número 2: septiembre-octubre 2016