Page 1

REVISTA ENCUENTROS

REVISTA

ENCUENTROS EDICIÓN NO.2

Conversaciones cruzadas: “El amor ha de ponerse más en las obrasque en las palabras” Una conversación con Jorge Giraldo.


REVISTA ENCUENTROS

COMITÉ DE COMUNICACIONES

CENTRO PASTORAL SAN FRANCISCO JAVIER

Moises Peña

Robby Ospina Moises Peña S.J. Brian Camilo Lara M. Moises Peña S.J. Moises Peña S.J. Moises Peña S.J. Carlos Felipe Prieto Martha Milena Bautista Mitchel Nicolas Zuluaga Q. Natalia Aranzazu Moises Peña S.J. Theo Gonzalez

¡Gracias a las personas que le dieron vida a estas pal ¡Gracias a las personas que le dieron vida a estas palabras! a las personas¡Gracias que le dieron vida a estas a las personas quepalabras! le dieron vida a estas palabras!

cias a las personas que le dieron vida a estas palabras!


REVISTA ENCUENTROS


REVISTA ENCUENTROS

a no rendirnos ante la realidad. Al hacerlo vamos a darnos cuenta que aún existen niños que alguna vez hicieron este salto, y es por eso que entre estas páginas se les abre un espacio, para que nos cuenten cómo fue el ascenso y el descenso, qué sintieron al caer al suelo o al agua o al césped. Esta experiencia son todas las experiencias reunidas, las de los antiguos y las de los nuevos, o también es válido decir: las de los abuelos y las de los niños: los que salen a un encuentro y los que nos encontramos. Y los textos que, aquí, se ponen ante, usted, viajero, son todos Encuentros de gente que gusta de seguir jugando como niño, que gusta de saltar; que espera, con ansias, que cada Encuentro sea puerta a un futuro Re-Encuentro.

Aquí se reúnen pensamientos diversos sobre el salto. Palabras constructoras de caminos y personas, de árboles, montañas y ríos; palabras que ponen techo y pared a los Encuentros maravillosos que vivimos fuera de casa. Que vivimos ausentes de la navidad en familia. Saltando, de un lado a otro. Como cuando niños saltábamos esquivando charcos, evitando pisar la línea del bloque de cemento sobre el pavimento, o arrojándonos al agua mientras nos preguntábamos por qué habíamos saltado. Pero siempre con el gusto de haberlo hecho. Porque nuestros Encuentros, los que vivimos aquí en estas páginas y en esos pocos días que salimos a jugar a cambiar al mundo, son Encuentros de niños; tan serios que no pueden ser interrumpidos por nadie, que deben llevarse hasta el final antes que anochezca y debamos volver a casa y esperar el día para salir de nuevo a jugar; tan serios que no existe nada más en el mundo cuando estamos en ellos, como en cualquier juego, no importan los raspones, o las torceduras de tobillo, o los disgustos con los compañeros de equipo, o el hambre y el calor y el frio; jugar lo es todo. Por eso, las palabras que hemos recogido en estas páginas, son todas invitaciones al salto, a jugar como niños, a asumir la seriedad del juego. Invitaciones a hacer parte del viaje que es Misión País Colombia, volver siendo otros y seguirlo siendo aun cuando ya hayamos regresado. Redescubriendo la navidad, viviéndola en medio del salto, siendo consciente que no es más feliz o más triste, sino distinta. Porque volver del viaje no significa acabar con el viaje; siendo niños podemos crear categorías: crear, por ejemplo, una donde la sensación del viajero, o del que se aventura a saltar, sea permanente, y volvamos del Pacifico, o del Magdalena Medio, del Cauca, de los barrios de la ciudades, de las selvas del sur, e igual nos sigamos sintiendo allá; o una categoría donde hagamos eternos los olores, y sigamos sintiendo el viento de la montaña cada mañana, el calor del trópico cada noche, o el frio de las calles en las tardes, y podamos vivir la alegría de sus días o el dolor de sus noches más oscuras. Hay que crear esas categorías que nos permiten seguir siendo misioneros aun cuando la misión haya acabado, ese impulso

EDI

CIÓ

N N o. 2

EDITORIAL

S

altar es como viajar. Un desplazamiento de un punto a otro; no habrá quien salte y caiga en el mismo lugar y siga siendo la misma persona. Si es así, entonces, el salto habrá sido en vano. Porque lo lindo del salto es la caída y lo que queda después de ella; si el salto es corto, habrá una especie de conmoción interior apenas perceptible durante el descenso, pero que se sentirá justo al tocar el suelo y volver al mundo; si es largo el salto, y difícil, lleno de algún riesgo que hace expandir los músculos y los brazos, como si saludáramos a alguien, y la caída se hace de kilómetros, entonces, en alguna parte de nuestro cuerpo, las emociones se harán confusas y nos llenará el miedo, la rabia, la tristeza, la incertidumbre, el placer, la alegría de sentirnos vivos. Plenos y vivos. Como en el viaje.

5


17

18

19

MEMORIAS DE UN SUEÑO

16 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

15

MEMORIAS DE UN SUEÑO

HISTORIA DE VIAJE

14

UNA NAVIDAD EN FONTIBÓN

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

33

34

35

Llegamos un domingo, así que no era mucho lo que podíamos hacer, nos organizamos en la fundación “Gotas de Misericordia” en la que nos quedaríamos, conocimos a la señora Fanny quien está a cargo de ella y fuimos a la iglesia, lugar en el que tuvimos el primer contacto con la comunidad y ella con nosotros, pues el padre no paraba de mencionar nuestra presencia durante la misa. Al salir de la iglesia decidimos recorrer el barrio y para nuestra sorpresa “Diart” —grupo que se había creado en misiones pasadas— tenía un evento en el que mostraban su arte y estuvimos en una “pelea de

REENCUENTROS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

32

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

el que se empiezan las reuniones con el grupo misionero. Se aprende a conocer nuevas personas, a no juzgar, tolerar, participar y hasta querer y dar amor cada día un poco más.

31 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

‘Algún misionero dijo: “a veces llegan más felices las personas que se quedan en Bogotá que las que salen” y ahora entiendo el porqué.’

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

oficial: Fontibón aquí en Bogotá; sería este el lugar en el que pasaría esos 10 increíbles días. Cuando Ana María, mi coordinadora, dijo mi nombre, no pude recordar aquello que algún misionero dijo en las formaciones: “a veces llegan más felices las personas que se quedan en Bogotá que las que salen”, y ahora entiendo el porqué. Posteriormente, seguirían las planeaciones en donde todo mi grupo de misioneros junto a la coordinadora y el guía espiritual, haríamos propuestas de diferentes actividades para realizar con la comunidad, esto basándonos en la información recibida de misiones anteriores. En mi opinión, en Misión no solo se aprende cuando se llega a la zona sino desde el momento en

30

REENCUENTROS

Todo empezó con la inscripción a Misión País Colombia —programa del cual sabía realmente muy poco—, vinieron las primeras formaciones y todo empezó a cambiar, no solo mi conocimiento del programa aumentó, sino que mis ganas y el querer saber mi zona y las ganas de irme ya, también.

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

ue mi primera misión y mi primera navidad fuera de casa, ayudando y viendo la felicidad de muchas personas diferentes a mí.

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

F

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

13 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

26fue 27 24 21Fue así22 23los días 25de zonas como pasaron y la entrega

11

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

12

20

10

HISTORIA DE VIAJE

9

7 HISTORIA DE VIAJE

8

6


REVISTA ENCUENTROS 6

HISTORIA DE VIAJE

nuevo con niños diferentes, de diferentes edades y llenos de amor por dar y recibir. Cantábamos, jugábamos, corríamos, nos cansábamos, pintábamos, rezábamos la novena y aprendíamos todo aquello que se pudiera aprender; ellos llegaban cada día a contarnos sus historias de vida, abriendo sus corazones y regalándonos una sonrisa a pesar de los problemas que tuvieran; esto, era para mí lo más valioso. Lo planeado no resultó como esperábamos, pues siempre hay inconvenientes con los que es necesario lidiar, sin embargo, las actividades fueron bastante exitosas con el pasar de los días.

MEMORIAS DE UN SUEÑO

del grupo y amigos. En el momento en el que tuvieron a sus “contrincantes” empezaron la pelea de gallos: un gran encuentro de jóvenes que improvisaban, mostrando todo su talento a la comunidad. El primer día de actividades fue duro y un poco triste pues hasta ahora la gente sabía de nuestra presencia, a pesar de esto fue divertido y muy lindo estar con los niños que ya se conocían, y nosotros empezamos a ser niños con ellos y a formarnos como grupo. En cuanto a los niños, cada día teníamos más y más, y cada día era uno

Por otro lado, con los jóvenes era más difícil, pues el grupo “Diart” estaba constituido por jóvenes que trabajaban, Y aún más durante la navidad. Decidimos replantearlo todo, teníamos que buscar nuevos jóvenes con quienes poder trabajar en la tarde y con “Diart” trabajaríamos en las noches acomodándonos a su tiempo pero sin dejarlos de lado. En Fontibón conseguir jóvenes dispuestos a trabajar con otros era bastante complicado, más si esos otros son unos extraños que se les acercan para hacerlos participar en actividades diversas; difícil pero no imposible. Con el pasar de los días, saliendo a invitar a todos y a cada uno de los jóvenes que veíamos en el parque y en las canchas, fueron llegando de a uno en uno, de a poquitos.

Terminamos trabajando con varios grupos de jóvenes: unos que iban al comedor y estuvieron dispuestos a hacerlo y otros del coro de la iglesia que jugaban básquet, y fue por medio del deporte que también nos pudimos acercar a ellos. Finalmente, logramos tener en una fogata dos grupos totalmente diferente de jóvenes, pero a pesar de esto, dos grupos que se divirtieron y se abrieron allí al mundo. Fue uno de

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

’Era un ambiente en el que querían mostrar que son jóvenes buenos que buscan, por medio del arte, transformar 20 e inspirar’

HISTORIA DE VIAJE

gallos”, mi primera pelea a decir verdad. Era un ambiente en el que querían mostrar que son jóvenes buenos que buscan, por medio del arte, transformar e inspirar y antes de empezar la pelea de gallos dieron demostraciones de improvisación y de break dance liderados por Alex y Emmanuel y apoyados por todos los otros integrantes

7


14

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

27

30

“hasta luego” y una que otra lágrima de algunos misioneros, agradecimientos tanto de la señora Fanny como de los jóvenes, sus papas y los niños que nos acompañaron en todo este proceso. En este momento todo valía la pena, el cansancio que sentíamos no importaba, sus despedidas nos habían indicado que habíamos logrado algo con nuestra presencia allí. Sin duda una de las mejores experiencias de mi vida, una que repetiré siempre que pueda y la mejor Misión en uno de los lugares más lindos de Bogotá. Solo me queda decir, gracias Misión País Colombia, gracias a mis misioneros y gracias, muchísimas gracias Fontibón.

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

19

una bicicleta en la misa de Florencia —barrio pegado a nuestro barrio de trabajo—, Eveling, que era una de las niñas que nos acompañaba estaba participando y todos hacíamos fuerza y deseábamos que fuera la ganadora, y así fue; en ese momento no pudimos más que gritar de la felicidad, pues como lo pensamos y expresamos todos, esa bicicleta era toda su navidad, un momento bastante emotivo para todos que se hizo más especial con su enorme sonrisa llena de felicidad. Pasaron los días y llegó navidad, una de las mejores que he tenido: tuve una segunda familia con la que pude compartir esta fecha, pues en Misión todos resultamos siendo eso: una familia, una que a medida que pasan los días se conoce y se quiere más. Fue una noche llena de abrazos sinceros y cariño tanto de los misioneros como de los niños que llegaron a desearnos el “feliz navidad” a las 12. Y con la llegada de la navidad, llegaba nuestra partida.

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

18

último día34 fue lleno de abrazos, muchos 32 el33 31 Finalmente, 35 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

CONVERSACIONES CRUZADAS

17

MEMORIAS DE UN SUEÑO

26

16

HISTORIA DE VIAJE

25

Durante nuestros 10 días en Fontibón fueron muchas las personas que conocimos, de las que aprendimos, con las que compartimos y seguiremos compartiendo. Grandes personas que cada día nos dan de su amor y hospitalidad; en una de las misas el obispo de la diócesis de Fontibón tenía toda la razón, “a veces las personas que menos tienen son las que más nos dan”. Poco a poco nos fuimos enamorando de nuestra labor en este sitio y de su comunidad, en cada novena, en cada juego, en absolutamente todo lo que se hizo en este lugar. Otro momento de absoluta felicidad fue la rifa de

HISTORIA DE VIAJE

24

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

23

El trabajo con “Diart” terminó siendo bastante bueno, en muchas charlas sostenidas con argumentos diferentes por parte y parte, finalizó en que seguirían con su trabajo de transmitir e inspirar por medio del arte, apoyándose cada uno como un grupo. Así, otro momento de nuestra misión fue acompañarlos en la realización de un grafiti como otra muestra de lo que hacían; en esta, Miguel Ángel y Cristian, conocido como Parku, lideraron la actividad, llena de pintura y parkour. También fue una actividad para no olvidar, una en las que pensé: “de esto se trata Misión País Colombia”, los jóvenes ya no podían pintar porque los niños eran quienes les pedían los pinceles para hacerlo

15

MEMORIAS DE UN SUEÑO

13

REENCUENTROS

12

HISTORIA DE VIAJE

11

los momentos más lindos de la misión, estábamos ahí sentados, misioneros, jóvenes de la iglesia, jóvenes del grupo de “Diart” y algunos niños, cantando y comiendo masmelos; un recuerdo para no olvidar.

22 MEMORIAS DE UN SUEÑO

10

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

9

HISTORIA DE VIAJE

8

Daniela Nieto Rodríguez Psicología


8 6 REVISTA7ENCUENTROS HISTORIA DE VIAJE

22

23

Fue un día caluroso, muy caluroso. Al llegar a esta ciudad, después de 10 horas de viaje y una amena conversación, sentimientos encontrados se adueñaron de mí. Luego, fue Restrepo. Durante este recorrido y en medio de un paisaje asombroso, de montañas, de caña y el gran Lago Calima, rondaron en mí mil preguntas que César, nuestro acompañante quien ama esta tierra, las respondía todas. En ese momento, notar que sus palabras respecto a San Salvador nacían del corazón, me hacían sentir cada vez más que quería estar de inmediato allí. Ese lugar desconocido, ese lugar en el que viviría por

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

HISTORIA DE VIAJE

21

MEMORIAS DE UN SUEÑO

HISTORIA DE VIAJE

Un gran trayecto espera cuando uno va a San Salvador. Recuerdo que la primera misión allá me fijé mucho en el recorrido. Nuestra primera parada era Buga.

20

MEMORIAS DE UN SUEÑO

R

epetir misión en San Salvador es mejor de lo que imaginé. Estas dos veces, en medio de una mezcla de incertidumbre, miedo, alegría, impaciencia y euforia, han sido para mí unas de las más grandes y mejores experiencias de mi vida. El encuentro con una tierra que, por medio de su gente, me enseñó las dos veces lo que es el amor, ese amor por el otro, el amor por una tierra, el amor por los suyos.

HISTORIA DE VIAJE

Mi lindo San Salvador, Mi Valle del Cauca

9


30

31

32

En junio y en diciembre, tuvimos largas jornadas, con mucha entrega, con mucha dedicación y sobre todo

con mucho amor. Trabajamos con los niños que así como San Salvador irradia alegría en sus paisajes, sus niños irradian felicidad… ¡Vida! También con jóvenes que aunque sentíamos mucha ansiedad por el trabajo con ellos, nos abrieron las puertas de su corazón y de sus vidas para lograr momentos de alegría, de risas y lo más importante una bonita amistad. Ellos nos mostraron el amor infinito por su tierra, por sus familias, por la ¡panela! No puedo olvidar esos días en la escuela con ellos, quienes nos revelaron lo extraordinario de esos corazones San Salvadoreños, lo valioso de sus sueños, lo valioso de sus palabras y de sus actos.

REENCUENTROS

hermanos Tino, Elmer y Jhon Jairo, quienes pertenecen a la Asociación de paneleros ASOPASS. En ese breve encuentro, me di cuenta que el trabajo allí sería maravilloso y que, sin duda alguna, marcaría por mucho tiempo mi vida.

19

En medio de esas jornadas, la vida nos dio el gran privilegio de conocer a mujeres sorprendentes. La señora Amparito, quien nos cuidó como mamá. Claudita, su hija, fuerte y 34 35 33 valiente. Doña Nena, alegre y calurosa. Podría mencionar a cada una de las personas de San Salvador que nos permitieron estar en sus vidas y hacer parte de esta gran familia. PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

27

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

26 CONVERSACIONES CRUZADAS

25

18 MEMORIAS DE UN SUEÑO

Con maletas, mercado y mucho cansancio, conocimos a Julio, uno de los profesores de San Salvador. Convertimos el lugar en el que viviríamos en un hogar. César me presentó a la Señora Doris y a sus

17

REENCUENTROS

16 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

15

MEMORIAS DE UN SUEÑO

HISTORIA DE VIAJE

14

10 días en cada misión junto con un grupo de personas desconocidas en ese momento, pero que más adelante se convertirían en mis amigos, en mi familia, en parte de mi vida. Después nos subimos al jeep que nos llevarían a San Salvador. El camino dejó de ser esa carretera pavimentada y amplia para convertirse en una trocha. Eso dejaba de importar, nos rodeaba maravillosa naturaleza. Después de una hora de recorrido, allí estábamos…Habíamos llegado a San Salvador – Valle del Cauca.

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

13

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

24

12

HISTORIA DE VIAJE

11

HISTORIA DE VIAJE

10

Fue así como transcurrieron 10 días cada misión de amor, de entrega, de pasión por el servir, 10 días que construyeron en nosotros mucho más de lo que éramos, 10 días que fortalecieron lazos y nos mostraron lo bello de esa gran comunidad, 10 días que nos convirtieron en una verdadera familia. En la misión de diciembre, recuerdo cuando llegó a San Salvador un nuevo grupo, fue una nueva gran experiencia, un reencuentro con la felicidad y el amor de esas maravillosas personas. Desde antes, en las reuniones que tenía con el grupo, reflejaba esa alegría al decirles que tanta magia no parece cierta, que ese paraíso perdido


HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Silvia Chaparro Africano Enfermera y voluntaria profesional del programa de liderazgo AUSJAL

25 CONVERSACIONES CRUZADAS

A la vida infinitas gracias por haberme permitido conocer este maravilloso lugar… ¡Mi lindo San Salvador! A esas 20 personas que dieron todo de ellos durante ambas misiones por que el trabajo allí dejara una huella, y por permitir que esta tierra dejara una huella en sus corazones…Theito, Vivi, Male, Gina, Angie Lucia, Angie R, Juan Manuel, Juan Sebastián, Nilson S.J, Federico, Osquitar, Dani, Cami, Pamela, Cathe, Liz, Paula, Daniel, Robenson S.J y Santi…Linda familia ¡gracias!

11 HISTORIA DE VIAJE

MEMORIAS DE UN SUEÑO

No quiero terminar sin dejar de mencionar la navidad con nuestra hermosa familia San Salvadoreña, una navidad llena de mucho corre, corre. Una navidad llena de tristeza, de nostalgia por estar lejos de los nuestros, pero una navidad que nos hizo sentir en familia. Primero tuvimos nuestro último día de novena en la capilla, ese

día llegaron muchas personas, todos llegaron muy bellos, muy alegres, sonrientes y así dimos inicio con el pesebre en vivo en el que niños y jóvenes habían trabajado días atrás. Continuamos con las oraciones y finalizamos con nuestra despedida y agradecimiento por tan maravillosos días. Luego, continuamos con 22Gloria23 24 una cena 20 en la casa 21 de la Señora y la Señora Amparito. Por último, después de nuestra entrega de regalos, abrazos y besos por la navidad que ya había llegado, llegó el momento de la gran celebración en la caseta comunal, en la que ya estaba todo dispuesto para una noche llena de mucha alegría, baile y sonrisas, una noche que disfrutamos en todo momento, una noche en familia, una noche que estará en mi corazón para siempre. MEMORIAS DE UN SUEÑO

De nuevo, jóvenes, niños y adultos nos abrieron las puertas de sus corazones, de sus hogares y de sus trapiches, esta nueva misión también estuvo llena de momentos increíbles, de momentos en los que aunque a veces el cansancio podía un poco más, ese gran grupo de misión nunca se rindió para trabajar con la comunidad, nunca, así existieran largas distancias para poder llegar a una casa a realizar una visita, así no tuviéramos agua para bañarnos, así los caminos fueran difíciles por el lodo que nos habían dejado la lluvia, así existiera dolor en sus cuerpos, nunca dejaron de trabajar con la comunidad, nunca perdieron el amor por San Salvador y por el servicio.

8REVISTA9ENCUENTROS 10 HISTORIA DE VIAJE

Ellos nos mostraron el amor infinito por su tierra, por sus familias y por la panela.’

7 HISTORIA DE VIAJE

quizá no sería tan extraordinario como yo lo hacía ver, pero cuando lo tenían ante sus ojos, se dieron cuenta que tanta belleza sí era cierta, yo no estaba mintiendo.

6


17

18

19 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

16 HISTORIA DE VIAJE PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

HISTORIA DE VIAJE PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

C

HISTORIA DE VIAJE

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

SUEÑOS DE UN NAVEGANTE

REENCUENTROS

‘Pensaba en un pueblo lejano y pequeño, teñido de viento y de polvo. Algo así como un caramelo que en principio no sabes bien degustar.’ El sueño ha vuelto a mí a lo largo de los años. Ha sido un compañero fiel, entre los tantos que me acompañan. A veces cuando estoy triste, o cuando la alegría me sobrecoge, el río vuelve a mi cuerpo para lavar bien mis heridas. A ratos lo siento firme, a ratos lo siento en calma. Me cuenta que arriba la luna, en su silencio, trasnocha sus noches e inspira sus cantos. A veces se esconde y a veces sonríe. Y entonces entiendo que la vida es un viaje, en el que navegamos los ciclos que al mar nos han de llevar. Todo pasa pasito a pasito. Todo igual ha de llegar. Cuando escuché el nombre de Puerto Wilches por primera vez, no fue mucho lo que pude imaginarme. Pensaba en un pueblo lejano y pequeño, teñido de

REENCUENTROS

uando estaba pequeño, solía soñar que navegaba por las aguas de un río majestuoso, bajo la luz de las estrellas. Era casi siempre una noche despejada, en donde a lo lejos las sombras y los sonidos de la tierra se entremezclaban. En mi sueño, metía las manos dentro del agua, y sin saber bien cómo, las manos del río me acariciaban con dulzura. Arrullaban todo mi cuerpo, me abrazaban con ternura. En ocasiones, dejaba a un lado la piragua en la que viajaba, y me sumergía enterito en las aguas apacibles. ¡Era maravilloso! Nadaba al ritmo del amanecer, que ya en la distancia se anunciaba. A lo lejos se veían las mariposas y las aves despertando, volviendo a volar 34 27 la vida.30 Asimismo, yo me 33 sumía en un sueño 35 31también32 profundo dentro del sueño, y luego despertaba. CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

15 HISTORIA DE VIAJE

26

14

13 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

12

viento y de polvo. Algo así como un caramelo que en principio no sabes bien degustar. Pronuncié su nombre bajito varias veces, acostumbrando mi boca a sus letras. Saboreándolo. Puer-to-Wil-ches. Es difícil pensar en algo que no conoces, en algo que nunca has visto. Y más difícil pensar que allá, en ese lugar indescifrable, has de pasar los días de navidad, alejado de tu familia.


HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

25

26 CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

sin miedo a perder sus piernas. En un país donde las niñas y mujeres no sean botín de guerra y presas de la violencia sexual. En un país donde nuestros jóvenes puedan decidir qué quieren y qué no quieren hacer. En un país donde nuestros campesinos puedan cultivar sus tierras en paz. En un país donde nuestros doctores y educadores tengan derecho a una vida digna y reciban el reconocimiento que merecen. En un país donde las minorías no sean víctimas del poder, de la discriminación y del desplazamiento. En un país donde los pueblos indígenas puedan conservar sus tradiciones. En un país donde nuestros viejos y viejas no tengan que hacer fila para morir en un ancianato. En un país donde los animales y la naturaleza tengan derecho a la vida y al respeto. En un país donde los pequeños no pregunten “mami, ¿cuándo volverá papá?”. En un país donde cambiemos los fusiles por abrazos y los rencores por perdones. En un país

27 CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

24

13 HISTORIA DE VIAJE

23

12 10REVISTA 11ENCUENTROS HISTORIA DE VIAJE

Después vino la chalupa y el alegre recibimiento. Da alegría descubrir parajes nuevos, horizontes maravillosos sobre los cuales desplegar nuestras esperanzas. Es

22

MEMORIAS DE UN SUEÑO

‘En un país donde los pequeños no pregunten “mami, ¿cuándo volverá papá?”.‘

21

9

hermoso sentir que todos somos fruto de la misma semilla, y que más allá de leves diferencias, las sonrisas siguen siendo una enfermedad contagiosa. Soñar entre todos que podemos vivir en un país más compasivo, más equitativo y más amoroso. En un país donde los niños puedan correr y jugar tranquilos,

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Decía alguien que toda aventura inicia al salir de casa. Bien lo sabían algunas comunidades indígenas, para quienes el aprendizaje y el viaje son dos experiencias inseparables. En el viaje 20 aprendemos de la gente, de los niños, de los paisajes y de los sueños. En el viaje nos encontramos y nos desencontramos. Derretimos nuestra arcilla para volver a moldearnos de nuevo. Y así fueron mis días en Puerto Wilches, bajo la sombra de un sol inclemente, anestésico. Llegamos el 15 de diciembre en el albor del amanecer. Después de 8 horas desde Bogotá y de un insomnio y de un sueño inquieto, ahí estaba: el río. Desfilando sus pliegues infinitos y sus curvas momentáneas. Imponente. Con su ritmo siempre el mismo y su cómplice murmullo. Como la sangre en nuestras venas, como las nubes en el cielo, como la tierra siempre coqueta, girando alrededor del sol.

8

HISTORIA DE VIAJE

Primero se siente extrañeza, algo así como el vacío que sientes antes de dar un primer beso. El alma vacila en la indecisión y el corazón no decide aún cómo ha de sentirse. Todo tu cuerpo palpita, ansioso en la expectativa. De pronto lo escuchas: Puerto Wilches es un municipio de Santander, de las orillas del río Magdalena. O-rillas. Sientes un calorcito que de extremo a extremo te recorre. Te gusta y te alegras frente a una nueva aventura.

7 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

6


donde aprendamos a tolerarnos y a convivir en la diferencia. En un país donde podamos enamorarnos, festejar la vida y compartirla con los demás. ¿Qué más puedo contarles de mi experiencia en Puerto Wilches? Puedo contarles que después de dormir en sus orillas durante diez días nunca volví a ser el mismo. Que volví a ser niño junto a los niños del Arenal, pueblo de pescadores. Que me bañé en el río con la inocencia de mis viejos sueños. Que conocí a un hombre increíble, Abraham Cisneros, poeta, pescador e historiador que sólo hasta los 52 años recibió su cartón de bachiller. Que después de sumergirme en sus ojos azules y de escuchar sus pícaras melodías nunca volveré a enamorarme como antes. Que pasé noches en vela, deshilando mis sentimientos a la luz de los recuerdos. Que hubo amaneceres preciosos, que nos acobijaron con su calma. Que conocí a unos jóvenes maravillosos, que se dedican a sembrar su pueblo de frases poéticas y a regalar abrazos a cambio de una sonrisa. Que volví

a descubrir que la vida es bella y que nuestra gente merece una vida mejor. Que la alegría no sabe de colores ni de acentos ni de estratos. Que compartí mis días y mis noches junto a personas maravillosas, que más allá de los percances, dejaron en mi alma la semilla de muchos recuerdos. Que espero volver pronto para devolver un poco de lo que he recibido. Que siempre podemos aprender más, que nunca lo sabremos todo. Que tantos queremos hacer tanto pero no sabemos cómo. Que entre todos podemos tejer los sueños de un futuro mejor. Que para cambiar el mundo primero debemos cambiarnos a nosotros mismos. Que diez días pueden, a fin de cuentas y sin esperarlo siquiera, darle una vuelta a tu vida. .

Luis Miguel Montes Vásquez Literatura - Historia


HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

Día 1 Llegamos a las 7:30 de la mañana y ninguno de nosotros sabía dónde quedaba la Iglesia. El conductor del bus nos había dejado en la carretera principal. Ahí, pensábamos, en algún lugar, se suponía quedaba Cisneros. No veíamos la Iglesia (algunos misioneros ya estaban ansiosos). Nos sentimos perdidos hasta que el padre contestó el teléfono. Colgué y les dije que teníamos que subir un poco más. Sentí tanta alegría de llegar a un lugar que no sabía dónde quedaba. Camino a la Iglesia experimenté otro temor: ¿cómo sería el Padre? Apenas se presentó y de golpe nos dijo el trabajo que teníamos por delante. Reconozco que nada de lo que nos comentó se había hablado en la formación de Bogotá. Las cosas habían cambiado: debíamos dividirnos en parejas y cada una tenía que trabajar una vereda completa. El trabajo consistía en hacer la novena, realizar las actividades de los jóvenes y niños, además de asistir al Padre durante la misa diaria.

31 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

Sin embargo, puedo decir que pasan historias, experiencias, personas. También movimientos internos que me enriquecen en cada uno de los diez días, que me permiten crecer como persona, entender un poco cómo soy, qué quiero, hacia dónde voy. Les contaré ahora algunos de mis días en una de las24 zonas más lindas del26 país: Cisneros, 30 27 Valle 23 25 del Cauca. Lugar que se convirtió en el escenario de infinidad de aventuras que aún recuerdo con mucha alegría. CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

amás podría describir sólo con palabras lo que cada misión me brinda.

15 HISTORIA DE VIAJE

J MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

REVISTA ENCUENTROS 12 14 13

HISTORIA DE VIAJE

22

11 HISTORIA DE VIAJE

21

10

Cinco días que fueron diez HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

20

9

CONVERSACIONES CRUZADAS

8 HISTORIA DE VIAJE

7

HISTORIA DE VIAJE

6


MEMORIAS DE UN SUEÑO

Nos asustamos ante las cifras, pues cada pareja tendría que hacerse cargo de 100 niños por vereda y de vuelta a Cineros todos harían actividades con 100 más. Sólo les dije a los misioneros que dieran todo de cada uno y que empezáramos a buscar la mejor forma para trabajar en esas condiciones. Así fue.

REENCUENTROS

REENCUENTROS

Día 2 Llegó el día de ir a las veredas y de espantar los miedos propios. Luego del desayuno surgió el primer reto: conseguir el transporte. Logramos movilizarnos en un Jeep que en Cisneros se conoce como Carpati. Nos tomó tiempo acertar el nombre de ese Jeep que, más allá de las ganas y del optimismo, lucía poco seguro. Vimos que no tenía puerta trasera y el conductor nos exigía especie de tubo que salía del techo 34de una35 33cogernos para no ir a parar al camino. PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

19 MEMORIAS DE UN SUEÑO

32

18

17 HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

16

El Carpati (recorridos que no olvidaré) no condujo a Delfina, una vereda a 15 minutos en Jeep desde la cabecera municipal. Pase allí la mañana junto con Pilar, las dos hicimos las actividades para niños y jóvenes y doblamos las campanas de la Iglesia. El trabajo fue duro, pero reconfortante. Debo decir que el momento más lindo fue el almuerzo con la Señora Fanny. Ella nos abrió su hogar y nos confió (ya confiaba en nosotras en tan poco tiempo) parte de su vida.

Ese fue el comienzo de los mejores almuerzos que haya podido comer. Día 3 Abro lo ojos. Mi primea sensación, cansancio. Miró a los muchachos, también parecen agotados. No sé por qué estamos así, apenas van dos días de Misión. Mi digo, “esto apenas está empezando, no quiero imaginarme lo que vendrá”. Siento miedo, pero también ganas de darles a los otros misioneros energía. De llenarlos de ganas. Ese día conocí la vereda Invasiones (a la que volvería varias veces). Queda más o menos a 25 minutos desde Cisneros. Está vez fui con Angélica, quien había conocido la población un día antes. Cuando entré a la casa en la que se iba a realizar la novena había dos señoritas. Pensé, “no tendrán más de 30 años y son las que reciben a todos los niños y niñas de la vereda”. Una vez se presentaron supe que se llamaban Lady (a quién yo le diría La Mona) y Cindy. Con ellas vino la alegría y mi segundo almuerzo. De nuevo el sabor de la Costa Pacífica y la dulce compañía. Luego el trabajo con los niños y recorrer la vereda. Anotación: con La Mona tuve una relación muy cercana. La visité tres días y me lleve un pedacito de su historia y de la de Cindy. Estas dos mujeres dan todo por sus hijos y en general por los niños de Invasiones. Día 4 Entre los misioneros se construyen algo así como mitos. Esta vez el chisme – mito fue que la vereda más difícil de trabajar era Triana. Cuando fui supe que más que mito era verdad. En Triana los niños fueron violentos, cada cosa que cogían fue para hacerse daño. ¿Por qué? No lo sé con certeza, pero me di cuenta que se calmaban cuando les daban abrazos en lugar de regaños. Bueno, también necesitaban un poco de disciplina. Luego de la novena con los niños, llegó mi hora favorita del día. Estábamos a punto de conocer otra casa y esta vez nos recibió Doña Diana. Otra cocinera experta. Amé su comida, pero tuve miedo del agua, pues algunos misioneros se habían enfermado después de beber agua en Triana. No me importó y decidí olvidar el temor y


31

Angie Buitrago Medina Ciencia política

HISTORIA DE VIAJE

32 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

HISTORIA DE VIAJE PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

30

17

33 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Tanto queda por contar. .. Sin embargo, sólo puedo agradecer por que aprendí y por lo que se me brindó. Espero volver a tener la oportunidad de ver el paisaje del Pacífico y sentir ese sabor y color que acá en Bogotá tanto me hace falta.

27

ENCUENTROS 14REVISTA 16 15

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Bogotá: de vuelta a casa Sé que la experiencia en Cisneros fueron las veredas y el propio pueblo que nos acercó a los jóvenes del Valle del Cauca y a sus costumbres. A bailar salsa y a darse la mano cuando fue necesario, pues en el caos de entregar los regalos del 24 ellos estuvieron con nosotros y no dejaron que la Noche Buena se convirtiera en un desastre.

26

13

CONVERSACIONES CRUZADAS

Luego de comer ellos nos llevaron a un puente de madera que de sólo verlo te asustaba. Daba miedo imaginarte pasándolo. La curiosidad pudo más y yo y otros cuatro misioneros nos aventuramos. De pronto el río parecía más ancho y tenías la sensación de que todo se movía y que de repente te caerías al abismo.

25 CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Día 9 No había tenido la oportunidad de conocer la vereda más lejana de todas, llegó la hora de saber cómo era Bendiciones. Fui con Natalia y nos sentimos sin energía cuando no encontramos a ningún niño. Además, no había sitio para las actividades, tuvimos que hacerlas en un billar. Ante la ausencia de los niños, Natalia y yo recorrimos la vereda anunciando la novena e invitando a los pequeñitos. 20 nos 21dimos22 Mientras caminábamos cuenta 23 que esta24 población era quizá la más humilde que conocíamos: casas de madera a media hacer, sin piso de material. Finalmente, dimos con unos cuantos y cantamos Ven, ven, ven y las demás canciones de Navidad. Almorzamos rodeadas de niños.

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

‘Me di cuenta que se calmaban cuando les daban abrazos en lugar de regaños‘

12

CONVERSACIONES CRUZADAS

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

sólo disfrutar de la compañía. Conocí el biche, bailé bachata y me hicieron trenzas.

11

HISTORIA DE VIAJE

10

HISTORIA DE VIAJE

9

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

8

HISTORIA DE VIAJE

7

HISTORIA DE VIAJE

6


Pinceles

V

alles acariciando la neblina eterna como vastos nevados en el cinturón de Amagá. Ámbar luz que comprendes amplias vistas de las calles de cemento: orquídeas, aluminio, tigres de felpa impresos en toallas, colgados en barandales color verde profundo. Mis pies son pinceles, mis témperas: niños surcando el listón húmedo de los platanales 35 que hacen arco al camino; puertas astrales que ven campesinos de otros mundos.

A María José Bermúdez Martínez

Por Gianni Arde

REENCUENTROS

REENCUENTROS

34

19 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

18

No comprendo estos crucifijos azul claro siendo el lienzo del rojizo ornamental de las achiras. Mis piernas el túnel de perros manchados por sus ascendencias. El tesoro son estos tonos opiáceos de Camilo cambiantes en horas del día, reflexivos en el espejo de alas de mariposa sobrevolando plásticos hoyados, envases de gas Diesel, alquitrán, caucho en cenizas, pastos, leños, donde empieza tu estrecho camino, Camilo.

Nota del autor: Este es el tercero de un diario de cinco poemas llamado “Montañas de Antioquia”. Inspirado en su misión en Amagá.

Juan Sebastián Lozada Sepúlveda Psicología y comunicación


11

12

14

15

ENCUENTROS 18 16REVISTA 17

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Deviantart

Nicolás Cadena Perdomo Ciencia política

34

35

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

al pasar de las horas dejando en el sendero las adversidades que tanto han de agobiar. Pues es allí, en reír Cuando se pueda Y llorar si es necesario… donde está el secreto de la felicidad Pero aquella felicidad es también el vivir Con aquellos que han de constituir mí alrededor Por ello30 para ser31 misionero tenéis33 32 27 que hallar la felicidad en lo pequeño en la persona dejando lo minúsculo y lo material a un lado.

19 MEMORIAS DE UN SUEÑO

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HACE MUCHO TIEMPO

ace mucho tiempo he tenido un sueño Pero no un sueño solo o individualista, ¡No! Mi sueño es con aquellos que conmigo han de formarse, Con los cuales he de convivir olvidando los prejuicios Con aquello que han de pensar pues es allí En esa diferencia matutina 22 23 24 25 26 20donde 21 ha de crecer la persona espiritual Qué mejor que convivir sacándonos sonrisas MEMORIAS DE UN SUEÑO

13

MEMORIAS DE UN SUEÑO

10

REENCUENTROS

9

HISTORIA DE VIAJE

H

8

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

HISTORIA DE VIAJE

7

HISTORIA DE VIAJE

6


25

26

27

30

31

32 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

34

35

Que no daría por quedarme aquí Por quedarme en la selva y ser feliz. ¿Sería muy egoísta querer la plenitud para vivir? ¿Será muy egoísta caer en el olvido y ser feliz?

Deviantart

Y en esta selva ajena, de frutas, animales, Tikunas y pesca He aprendido que el mundo se cambia compartiendo lo que me ha dicho la selva. Tal vez solo necesitamos escuchar lo que dice esta tierra de riqueza eterna.

REENCUENTROS

Santiago Hernández Relaciones Internacionales

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Para ellos la vida está en lo que nosotros ni vemos. Y acá es donde me pregunto: ¿Por qué comprar sino podemos vivir? ¿Por qué trabajar sino podemos compartir?

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

ierras de memorias ajenas Tierra de recuerdo y olvido ¿Qué tanto esperamos de la selva? ¿Qué tanto esperamos de esta tierra ajena? Son nativos con sueños eternos

CONVERSACIONES CRUZADAS

El amazonas

33

REENCUENTROS

24

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

T

23

CONVERSACIONES CRUZADAS

22 MEMORIAS DE UN SUEÑO

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

20


EN mi maleta

E

ntre el desespero y la angustia, la velocidad de la ciudad, las mil tareas por hacer, los planes del mañana y los arrepentimientos del pasado, escucho mil voces a mí alrededor. ¿Ya empacaste todo? ¿Qué te falta? ¿Dejaste los papeles listos? ¿Inscribiste materias? Te vamos a extrañar en navidad. ¿Estás segura de que esto es lo que quieres? Un día antes de irme. ¡Qué nervios! Me perdí de la despedida de soltero de mi primo, pero, bueno no importa. No puedo dormir. Revisemos todo para ver si empaqué bien. Ropa: listo; la pinta del 24 la voy a dejar al fondo de la maleta. Repelente: si, listo. Bloqueador solar, toalla, pijama, el termito que me dieron en la misa de envío, el carné de vacunación, el cepillo de dientes: listo. Y Dios, ¿dónde está Dios? No puedo irme a misionar y a trabajar en una comunidad si no llevo a Dios en alguna parte. Bueno, debe estar por ahí, mañana fijo lo encuentro. Mi mamá no me pudo haber empacado en una maleta más grande. Y eso que sólo son 10 días. ¡Ayy ya que estrés! que este taxi ande rápido. Maldita sea, trancón en la 39, a la gente no se le pudo ocurrir otro día para salir a ver lucecitas sino precisamente hoy. Maldita gente, maldita ciudad; menos mal me voy. Me va a dejar el bus de misión, fijo voy a ser la última. Señor, ande rápido por favor. ¡Qué frio hace en este bus! Voy a sacar la cobijita. Ay no, se me olvidó empacar a Dios. Ni modo, se lo pediré a

alguien prestado o de pronto lo encuentro en la caja de materiales. Por andar pensando en pendejadas, ¿viste? Se te quedó algo súper importante. Bueno, a ver qué película van a dar aunque seguro me voy a quedar dormi… Por fin llegamos, ¡qué delicia de calor! Qué bonito paisaje, una fotografía hermosa del río y las lanchitas durmiendo tranquilas en la orilla. Huele a pescado. Me acabo de bajar del bus y ya me picaron los zancudos. ¿A dónde iremos ahora? ¿Cómo será nuestra parroquia? ¿Cómo nos irá en la misión? El taxi nos dejó a la entrada de la parroquia. Se ve lindísima. Quisiera Por Sagitarius tomarme una foto pero me da pena pedirle el favor a alguien porque no los conozco. Nos hicieron entrar a la parroquia, la gente aquí es muy amable, te sonríe todo el tiempo. Ahora nos aplauden. ¡Qué vergüenza!, ellos esperando nuestra llegada y a mí se me olvidó traer a Dios entre mis cosas. ¿No será que mi mamá me lo puede mandar por Servientrega o algo así? Yo no quiero desilusionar a nadie y siento que acá esperan mucho de nosotros. Tengo nervios, ojalá todo salga bien. No sé si es por el cansancio, pero las mil voces que escuchaba se han apaciguado. Solo escucho mi propia voz en la cabeza agradeciendo el día que vivo, llena de expectativas: ¿a quién haré reír hoy? ¿De quién conoceré la historia de vida? ¿Qué aprenderé? ¿Qué enseñaré? Es curioso pensar que llevas sólo dos días

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

cuento

MEMORIAS DE UN SUEÑO

REVISTA ENCUENTROS 20


25

26

27

30 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

33

34

35

REENCUENTROS

Debí haberlo entendido desde un principio. Hoy vi a Dios en las paredes del templo mientras se elevaba el canto de los villancicos. Hoy vi a Dios en el sudor de los jóvenes que pintaban una paloma de la paz

32

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

En la noche estrellada más hermosa de mi vida me doy cuenta que ya no soy la misma. Algo dentro de mí late con fuerza. Es la primera vez que tengo consciencia sobre mi corazón. Hay algo aquí que me hace estremecer. No tengo hambre, no tengo calor, no tengo sed, no tengo más cansancio. Siento exactamente lo que es amar y servir. Yo siento que realmente estoy cambiando el mundo, desde que les entrego colores a los niños para que pinten el árbol de navidad, desde que doy lápices a los jóvenes para que escriban sus sueños, hasta el momento en que hablo con el anciano que me cuenta cómo su barrio ha cambiado en tantos años. Acá existe la esperanza y el mañana es mucho más prometedor.

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

compartiendo tu cuarto con desconocidos y sentir un inmenso aprecio por ellos. Saber que aunque este muy cansada por la jornada, tengo con quien compartir mis pensamientos y sentimientos y saber que ellos también lo sienten. Es curioso llegar con 10 personas a un lugar que no conoces y en dos días compartir sueños, charlas, deseos y oraciones. Acá los días pasan lento, sin tanto afán. Acá se respeta el tiempo de Dios, que es divino, que tiene el propósito de construirte de a poquitos.

31

REENCUENTROS

24

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

23 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

22

Por Pete Kohut

en un muro. Ayer vi a Dios en la cara de sueño de los misioneros que empacaban regalos con tanta dedicación pese a su extremo agotamiento. Antes de ayer vi a Dios en las disculpas de un niño por pegarle al otro. He visto a Dios durante toda mi vida y lo he sentido más en ésta misión. No tenía por qué empacarlo, porque a donde quiera que vaya, llevo algo de él. Cuando más lo sentí fue en Navidad, mi primera navidad lejos de casa. No me importó la ropa y aunque extrañé a mi familia, disfruté de la alegría y amistad de 10 soñadores como yo. Son las 12; estoy envuelta en la magia de una noche en donde sucia, sudada y pintada de azul, abrazo a mis amigos y les deseo con todo el amor del mundo una feliz navidad. Adiós al miedo, a la angustia y el desespero. Estoy llena de comunidad. Ahora voy a escuchar más mi voz, para recordar quién soy y qué quiero hacer. Bendita gente, bendita ciudad. Estoy llena de Dios, que siempre estuvo en mi maleta.

Angélica María Torres Alarcón Comunicación Social

Por D3fixhi


REVISTA ENCUENTROS

Sintiendo y Viviendo Husitó

V

erde claro de sexys montañas, Dayhana Rodríguez Díaz Barro suave, botas y ratas. Ingenieria industrial - Antropología Revolución ansiada de letras y armas, Un hoy renovado en el ayer. Inocencia entre “matas que matan”, Discurso trasnochado, oscuro y nublado como tus calles que cantan, Una nueva luz que enverdece la mirada. Realidades que hoy se anclan al verde de las montañas.


26

25

27

30

31

32

33

34

35

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

CONVERSACIONES CRUZADAS

“El amor ha de ponerse en las

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

24

obras MÁS que en las palabras”

Una conversación con el líder comunitario Jorge Giraldo

J

orge E. Giraldo Moreno, es el contacto principal que tiene el programa con Huisitó, corregimiento del municipio del Tambo en el Cauca. Desde muy temprano se dio cuenta que el trabajo directo con las comunidades es lo que le interesaba, y a esto, ha dedicado su vida entera. Actualmente trabaja en la Fundación Instituto Mayor Campesino (IMCA), obra social dirigida por la Compañía de Jesús en Buga (Valle del Cauca), con el cargo de promotor social; su función es acompañar a las comunidades campesinas del centro del Valle del Cauca en los procesos de construcción de sostenibilidad local y regional que la misma fundación, junto con otros actores sociales e institucionales, viene impulsando en la región. Además de esto, hace parte activa de la Asociación de Cacaoteros de la Región del Río Huisitó (ASOHUISITO), una de los principales proyectos que actualmente se implementan en la zona.

Revista Encuentros: Jorge, antes que nada quisiéramos agradecerle por darle este espacio a la Revista Encuentros de Misión País Colombia (MPC) Para aquellos que lo conocemos, se nos hace difícil pensar en alguien cuyo trabajo de vida se encamina hacia la construcción de una comunidad, y no traer su imagen desde algún lugar de la memoria. Se debe saber que el trabajo que se ha propuesto por Huisitó se hace aún más valioso si se tiene en cuenta que no lo hace, exclusivamente, desde la comunidad misma. Por lo tanto: Tenemos entendido que, usted, no nació en Huisitó. ¿Podría contarnos, brevemente, cómo llego a la zona? ¿Qué fue eso que lo enamoró? Jorge Giraldo: Gracias, Brian, por darme la oportunidad de dialogar con ustedes a través de la Revista Encuentros, espacio vital para compartir y difundir la experiencia de trabajo del Programa Misión País Colombia. Yo nací en Puerto Tejada, departamento del Cauca.


20

Revista Encuentros: ¿Cómo aplica a la comunidad, todo lo que ha aprendido en su formación académica y laboral? Jorge Giraldo: Inicialmente, te quiero decir que la experiencia de trabajo con las comunidades campesinas del centro del Valle del Cauca, durante casi 25 años que llevo en el IMCA, ha sido para mí la mejor escuela, porque aunque la universidad te brinda una serie de conocimientos que son fundamentales para tu profesión, el trabajo directo con los campesinos te acerca a una realidad que muchas veces es ignorada o desconocida por el conjunto de la sociedad; te enriquece con nuevos conocimientos y experiencias que surgen de la práctica, y quizás lo más importante, te sensibiliza sobre la realidad de este sector de la sociedad, que aunque

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

En este momento estamos en una coyuntura muy importante en el país porque a partir de ese nuevo despertar del campesinado, el Estado y la sociedad en su conjunto empiezan a reconocer públicamente la gran deuda social que se tiene con el campo colombiano que es el que ha tenido que afrontar de forma directa los múltiples factores conexos con el abandono y el conflicto armado. Los cambios esperados solamente serán posibles si el campesinado se organiza y mantiene su unidad como grupo social. Con relación a mi experiencia de trabajo y acompañamiento directo con la comunidad de Huisitó, éste se inició después de la erradicación manual de los cultivos de coca realizada por el gobierno nacional a principios del 2010, cuando un grupo de pobladores se planteó la necesidad de buscar alternativas económicas frente a la crisis generada por

“Otro aspecto que me parece importante es aprovechar el perfil de los estudiantes para acciones concretas durante la misión.” esta situación; una de las alternativas planteadas fue la de retomar el cultivo del cacao, que en épocas pasadas tuvo importancia en la región; algunos amigos me comentaron la iniciativa y solicitaron mi colaboración; es así como realicé los primeros contactos con la oficina de FEDECACAO en Puerto Tejada, lo que posibilitó la realización de tres giras a la Granja Tierradura, en Miranda, con varios campesinos interesados en el tema, proceso que dio inició de nuevo a la siembra de cacao en la región incorporando nuevas tecnologías, llegando hoy día

25 CONVERSACIONES CRUZADAS

Jorge Giraldo: Después de casi 40 años de mantener un contacto permanente con la región y su gente, muchos de sus habitantes, especialmente los que son considerados nativos de la zona, te consideran un amigo y poblador más, pese a no vivir de forma permanente en ella, por lo que asumen la responsabilidad de tu presencia y del trabajo que realizas, siendo ésta la mejor garantía para moverse sin dificultad ni trabas. Otro elemento fundamental en estas condiciones es la prudencia y la responsabilidad frente a lo que se hace y dice.

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Revista Encuentros: Sabemos que en zonas donde está presente el conflicto armado y hay grupos al margen del Estado, se hace difícil y delicada la entrada de personas externas ¿Qué ha hecho, usted, a lo largo de los años para ganarse una entrada permanente en la zona?

REVISTA ENCUENTROS 22 24 23

muchos no lo quieran reconocer, es fundamental para nuestro país pues produce una parte muy importante de los alimentos básicos que consume la población colombiana, además de bienes y servicios ambientales. MEMORIAS DE UN SUEÑO

A Huisitó llegué en 1974, cuando cursaba cuarto de bachillerato, invitado por el sacerdote español Jesús Rodríguez Álvarez, quien era párroco en el municipio de El Tambo, Cauca, e hizo un apoyo pastoral en Puerto Tejada, donde lo conocí a través de la parroquia, en la que yo colaboraba. Ese primer contacto directo con la ruralidad, y su gente solidaria y amable, en una región como Huisitó, con su vida sencilla y tranquila, me marcó para siempre, y desde ese momento sentí una atracción profunda por la vida en el campo y todo lo que ésta encierra, tanto que nunca he perdido contacto con la región y su gente. Esta experiencia fue la que de alguna manera me motivó a estudiar una carrera relacionada con el campo en la Universidad Nacional, sede Palmira.

21


27

30

31

32

33

34 REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Fruto de todo este proceso surgió en la zona la Asociación de Cacaoteros de la Región del Río Huisitó –ASOHUISITO. Es importante resaltar el esfuerzo que implicó constituir una organización en una región que no tenía experiencias organizativas significativas distintas a las juntas de acción comunal, que juegan un papel muy importante en la autogestión y vida comunitaria; adicionalmente, el tema de los cultivos ilícitos y el conflicto armado son situaciones que inciden fuertemente en las dinámicas organizativas de las comunidades rurales, por lo que iniciativas como la de ASOHUISITÓ generan muchas expectativas y suspicacias. Personalmente, este proceso y la experiencia vivida han sido muy enriquecedoras y te llevan a asumir compromisos donde tus principios, opciones personales y creencias se reafirman y fortalecen. Revista Encuentros: ¿Cuál es su papel dentro de la construcción comunitaria de la zona, teniendo en cuenta que trabaja desde una ciudad apartada de ella? Jorge Giraldo: Realmente, si es un poco apartada la región, pues desde Buga a Huisitó son 290 kilómetros, pero cuando uno siente que lo que hace tiene sentido y un propósito no importan las distancias ni los sacrificios que haya que hacer. Con relación a tu pregunta considero que mi papel es de apoyo y acompañamiento, tratando de fortalecer liderazgos locales. Sé que no es un proceso fácil, pero poco a poco se han ido derribando barreras y vamos avanzando hacia la meta… hacia el sueño; hoy, ya varios de los asociados empiezan a cosechar las primeras mazorcas de cacao de los árboles que se sembraron a mediados y finales del 2010, y eso es muy satisfactorio para uno y la propia comunidad, pues son los primeros frutos de un esfuerzo que creemos tiene futuro pese a las múltiples dificultades.

35

“Pero cuando uno siente que lo que hace tiene sentido y un propósito no importan las distancias ni los sacrificios que haya que hacer.”

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

a tener más de 50 hectáreas de cacao sembradas con recursos propios. Paralelo a esta iniciativa, se empezó un trabajo de reflexión sobre la necesidad de organizarse y proyectar desde esta propuesta un horizonte de futuro, el cual plantea hacer de Huisitó la región cacaotera por excelencia del departamento del Cauca.

CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

26

Revista Encuentros: Desde la primera vez que fue a la zona, hasta el día de hoy ¿La ha visto crecer y mejorar? ¿Si es así, en qué se evidencia ese crecimiento y mejora? Jorge Giraldo: Como es natural, si hay mejoras, especialmente en términos de infraestructura; por ejemplo la carretera llegó a Huisitó hace casi 18 años; antes llegaba sólo hasta el 20 de Julio, de donde había que caminar más de 4 horas para llegar al pueblo; se cuenta con un polideportivo cubierto; la institución educativa tiene hasta grado 10 (en esa época sólo tenía la primaria), aunque aún hay problemas de infraestructura y dotación, y de falta de algunos docentes; hay presencia de misión médica de lunes a miércoles que atiende en el puesto de salud que se tiene proyectado reconstruir; la energía eléctrica llegó a Huisitó hace 5 o 6 años, y en los últimos dos años las redes se han extendido a las veredas vecinas; la población, como es lógico, ha aumentado. Como se ve en estos ejemplos hay mejoras sustanciales en muchos aspectos que son fundamentales para el buen vivir; pero también hay aspectos negativos que inciden sobre la calidad de vida, entre los cuales vale la pena mencionar la dependencia económica, en términos productivos, de los cultivos ilícitos, que ha afectado la producción local de alimentos, contaminado las aguas, destruido áreas boscosas, etc.; el manejo inadecuado de las basuras que contaminan el río; el inadecuado manejo de las aguas servidas. Pese a lo anterior, Huisitó sigue siendo, como lo han podido comprobar los estudiantes de Misión País Colombia que han estado en la región, tierra de gente solidaria, amable y trabajadora que busca, a través de la autogestión liderada por las juntas de acción comunal, y el trabajo de organizaciones como ASOHUISITO y ACAAM, mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Revista Encuentros: ¿Cómo ve el impacto que ha tenido Misión País Colombia en Huisitó? ¿Cree que este se evidencia solamente durante los días que dura la misión o, a lo largo del año logra sentirse la presencia del programa e, inclusive, de los misioneros?


CONVERSACIONES CRUZADAS

trascendentales en sus vidas estarán determinadas por esta experiencia. CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

REVISTA ENCUENTROS 26 24 25

Para mí, un elemento fundamental de la misión es el impacto que ésta genera en la mayoría de los estudiantes al enfrentarse éstos a una realidad que normalmente desconocen, y que por las dimensiones de la misma difícilmente pueden cambiar en un plazo tan corto; pero es allí donde precisamente está el meollo del asunto, porque en muchos casos los estudiantes si pueden ayudar con tareas concretas como expliqué en la pregunta anterior, o con iniciativas propias que surgen de la vivencia durante la misión. Otro aspecto que me parece importante es aprovechar, en los casos que sea posible y viable, el perfil de los estudiantes para acciones concretas durante la misión, sin que estas afecten la filosofía de la misma. Finalmente, el día de mañana, muchos de los misioneros, ya como profesionales, ocuparán cargos desde los cuales, y dependiendo de que tanto fueron “tocados” por esta experiencia en lo personal, podrán ayudar a mejorar con sus acciones o decisiones la vida de miles de colombianos que aún viven al margen de la sociedad, y para mí esto sería hacer mucho, porque estarían ayudando a la transformación de una realidad que un día los “tocó”, y que sintieron que en ese momento no podían cambiar. Revista Encuentros: Jorge, muchas gracias por este tiempo que se hace valioso a través de las palabras dichas. Jorge Giraldo: Con mucho gusto, Brian, y no olviden que lo que Misión País Colombia está haciendo da sentido a lo que expresaba San Ignacio de Loyola en su frase “El amor se ha de poner más en las obras que en las palabras”. Hasta una próxima ocasión.

Brian Lara Merchán Literatura - Administración

27 CONVERSACIONES CRUZADAS

Jorge Giraldo: Creo que está pregunta tiene mucha relación con la anterior; los impactos de esta intervención no son tangibles en el corto plazo, pero en la medida que se desarrollan las distintas misiones en un determinado territorio y lapso de tiempo, se van afianzando una serie de impresiones en cada una de las personas participantes, especialmente en los jóvenes y niños, las que seguramente nunca olvidarán; quizás en muchos de estos casos, decisiones

23

CONVERSACIONES CRUZADAS

Revista Encuentros: Esta revista es leída, sobretodo, por los estudiantes que hacen Misión País Colombia; y una de las principales preocupaciones que se hacen presentes al volver de alguna misión, es sentir que en diez días no se logra hacer nada, y es un sentimiento que se agranda al darnos cuenta que es poco lo que podemos hacer desde nuestra ciudad, lo que lleva, en algunos casos, a la renuncia. Por lo tanto, desde su experiencia ¿qué estrategias podría darnos para seguir trabajando desde la ciudad, y de esa manera no renunciar y seguir construyendo un país donde podamos sentarnos todos en la misma mesa?

22

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Jorge Giraldo: Es claro que los resultados de las intervenciones sociales, como es el caso de Misión País Colombia, no se logran ver de la noche a la mañana, pero la presencia de los estudiantes, y del trabajo desarrollado impactan e inciden en personas concretas de la comunidad, e inclusive en los propios estudiantes misioneros, dejando en todos ellos huellas indelebles que seguramente tendrán incidencia en muchos momentos y decisiones de su vida futura. Adicionalmente, muchas de las acciones o propuestas van más allá de la presencia física de los misioneros como es el apoyo personal que algunos de ellos continúan haciendo a la comunidad a partir de solicitudes concretas como fue el caso del apoyo para solicitar la apertura del grado 10 a través de un derecho de petición, la capacitación en primeros auxilios a un grupo de trabajadores rurales, el diseño del parque del pueblo, la iniciativa de establecer el centro cultural al servicio de la niñez y juventud que se espera concretar a futuro , etc.

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

20


REVISTA ENCUENTROS


PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

MEMORIAS DE UN SUEÑO

REVISTA ENCUENTROS 26 30 27

Los transportadores paran A pie hay que caminar Y el gobierno les pregunta ¿por qué tienen que parar?

Le suben a la gasolina y los repuestos ni hablar Quieren que los carros viejos Por nuevos tengan que cambiar La vaina si está jodida Se lo digo con razón Pobrecitos nuestros hijos ¿a dónde irá nuestra nación? La salud está parada Enferma se encuentra y grave Necesita una inyección De vitamina contable

CONVERSACIONES CRUZADAS

Y de traslados ni se diga Que nos quieren parrandiar, Después el Ministro pregunta ¿Por qué tienen qué parar?

CONVERSACIONES CRUZADAS

¿Por qué tenemos que parar?

?

El Ministro sale en televisión Y no se cansa de hablar, “Si yo estoy llamando a arreglo ¿Por qué tienen que parar?”

25

El Presidente se da la gran vida Por todos los continentes Y en Colombia no hay medicina Para tratar a las gentes. Plata si hay para los viajes Pero plata no hay para pagar Y así el gobierno pregunta ¿por qué tienen que parar?

Los empleados públicos paran Lo hacen por necesidad Es que ya casi les toca Vivir de la caridad El Gobierno en su ajuste fiscal A los trabajadores da mal trato Porque los vota del cargo Y a los ricos les da el contrato Los que quedan sin empleo No son los niños con plata Somos los trabajadores Que el pan hoy se nos arrebata

Venga y le digo Compadre Por qué tienen que parar Es que a los trabajadores quieren Sus derechos arrebatar

Hace meses no les pagan Ni les dan con que tratar Y el Ministro les pregunta ¿por qué tienen que parar?

El Ministro se inventó algo, Eso no es más que un abuso Quieren una mala educación Quieren un pueblo iluso

No tienen con qué comer Porque aún no les han pagado Por eso es que permanecen En la actividad parados

Va de arriba para abajo Mirando todo desde su avión La platica de la enseñanza Se ha invertido en corrupción

Abraham Cisneros Poeta, pescador e historiador de Puerto Wilches, Santander

La clase trabajadora Se tiene que preparar Y enfrentar a este gobierno Que no nos deja trabajar Viva el primero de Mayo Día Internacional del Trabajo Que la humillación se vaya Se vaya… ¡para el carajo!

31 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Los maestros están parados Hace ya algunos días Con el Ministro discuten Y no hay arreglo todavía

24

CONVERSACIONES CRUZADAS

Si quiere venga y le cuento Cómo está la situación Hay paro por todas partes Sin ninguna excepción

23

CONVERSACIONES CRUZADAS

El gobierno está apretando Ya no deja respirar Por eso a la clase obrera Hoy nos llevan a parar

22

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Y es que conseguir trabajo Eso sí que es un proceso Uno gana tan poquito Que ya no se come ni queso

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

C

ompadre, estamos muy mal La vaina si está jodida Ya ni trabajando se gana Ni siquiera pa’ la comida

MEMORIAS DE UN SUEÑO

20


34

35

CENTRO CULTURAL METÄRE REENCUENTROS

REENCUENTROS

33 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

32

UN ESPACIO DE ENCUENTRO DE ALEGRÍAS

Con sonrisas, abrazos, saludos calurosos y grandes expectativas nos recibieron de nuevo en este espacio en el que confluyen una gran diversidad de saberes, experiencias, tradiciones y multiculturalidad, en diciembre de 2013. Y con la misma emoción y expectativas llegamos nosotros a dejar parte del alma, en un espacio que puede llegar a ser mágico e inolvidable. Para esta nueva experiencia, nuestra meta y mayor motivación era continuar el proyecto del Centro Cultural Metäre, inaugurado en junio de 2013 y el cuál, luego de la formación de dos grupos juveniles, Ticuna Fusión y Amanecer Ticuna, y de materializar los esfuerzos de la comunidad en un sencillo mueble que expondría a todos sus visitantes, cientos de páginas llenas de dibujos, poemas, cuentos, fotos y, sobretodo un apoyo académico y educativo, que para ellos como pueblos indígenas, han expresado que se sienten vulnerados y olvidados.

Recuerdo con alegría cuando abrí nuevamente con mis manos las puertas del Centro Cultural. Lo primero que vi fue un espacio lleno de colores de un lado a otro, de frases de bienvenida, de pesebres hechos por las mamás, y seguramente de recuerdos ya vividos por una comunidad que lucha por mantener su historia y tradiciones culturales intactas. Hablando con Alex Damancio, quien es responsable de mantener este espacio como un lugar intimo entre sus visitantes y las motivaciones de estos, a través de la lectura, la danza y la música, nos contaba alegremente que la biblioteca estaba siendo utilizada por la mayoría de niños y jóvenes de la comunidad, y que además, en ciertas ocasiones, la curiosidad de los adultos los conducían hasta allí. Parte de los nuevos aprendizajes, de los encuentros juveniles, del compartir de saberes también entre las diferentes comunidades de Puerto Nariño, es gracias al esfuerzo del programa con sus misioneros


marcarlos y a llamarles la atención, por medio del curso taller de liderazgo que se comenzó en esta misión y que tendrá dos fases más. Y por último, tuvimos el gusto de escuchar a los abuelos compartir con nosotros y para toda la comunidad, las palabras que les han permitido permanecer como etnia a través de la noche del cuento Ticuna. Por mi parte, como una persona más que ha podido tener la fortuna de compartir alegremente con ellos, doy gracias a la comunidad por permitir que el programa de Misión País Colombia pueda llegar a esos rincones del país para poder ver sonrisas, escuchar palabras cálidas y caminar juntos.

Mitchel Nicolás Zuluaga Q. Ecología

33 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

REVISTA ENCUENTROS 32 30 31 PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

27

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Los círculos de lectura con los niños y niñas de la comunidad fueron de gran satisfacción ya que evidenciamos el gusto por la lectura por parte de ellos, por esa curiosidad que los caracteriza y por esos sueños que rondan en sus pensamientos. Para los jóvenes, el liderazgo ignaciano fue algo que comenzó a

26

CONVERSACIONES CRUZADAS

Luego de la planeación con el grupo de misioneros, en la que diseñaron actividades a partir de los tres componentes del proyecto (Círculos de lectura, artes y recuperación de saberes y tradiciones culturales), los misioneros vieron por primera vez un espacio lleno de sonrisas, de cantos, de bailes y encuentros de saberes y también de la participación comunitaria entre los líderes y la comunidad.

25 CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

por la creación de espacios, por el compromiso y empoderamiento de San Francisco de Loretoyacu, además de las donaciones hechas, en las que se han conseguidos más de mil libros, guitarras y un teclado.

24

CONVERSACIONES CRUZADAS

23

CONVERSACIONES CRUZADAS

22 MEMORIAS DE UN SUEÑO

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

20


35

REENCUENTROS

REENCUENTROS

34

Cuando el puerto nos cambió el corazón A Carmelo, Lorenzo, Pipe, Falson, Majo, La mona. Junto a ustedes soñando aún.

H

oy, al calor de una de las cada vez menos constantes conversaciones que podemos sostener, nos hemos puesto cita con los recuerdos para traer a nuestra memoria aquellos tiempos en los que, durante nuestra época como estudiantes, dedicábamos una considerable parte de nuestro tiempo en la Universidad a Misión País Colombia. Aunque eran otros tiempos, no eran tan diferentes a los de ahora. La polarización y la violencia siguen permanentes en el tiempo de una sociedad que sigue dividida por un color, un partido político, un equipo de fútbol, una ideología, y un largo etcétera. Pero, sin lugar a dudas, algo que sí ha cambiado en los jóvenes de hoy en día radica en la mayor consciencia sobre la realidad que han ido adquiriendo, algo que en nuestra época empezaba a emerger. En medio de aquellos caminos plagados de búsquedas por hacer algo que valiera la pena en medio de esta realidad de la que tanto discutíamos con pasión, conocimos Misión País Colombia, el

nuevo nombre que recibía Misión Javeriana, de la que Javier había participado en el 2005. Este era un proyecto construido por un grupo de estudiantes, Carlos Corredor (agente Pastoral de aquella época) y el padre Antonio José Sarmiento, que trajeron después de participar en Misión País Chile. Así pues, decidimos participar de las formaciones que eran en las noches, a partir de las cuales nuestra amistad se fortaleció y, posteriormente, se enriqueció con miles de experiencias en diferentes partes del país. Ya no era únicamente la filosofía de la que tanto hablábamos y estudiábamos la que nos unía, sino algo más fuerte y apasionante: el conocer a través del servicio otras realidades del país. Ese camino comenzó en junio de 2007 cuando participamos en la misión piloto que se llevó a cabo en Cachipay (Cundinamarca), de la que resultamos elegidos como coordinadores: Ramón como coordinador de comunidad y Javier como coordinador de talleres. En esa época habían varios tipos de coordinadores en una zona de misión: coordinador de zona, coordinador de comunidad, coordinador de talleres, coordinador logístico y coordinador de liturgia. Este es el modelo que aún se usa en Chile.


31

REVISTA ENCUENTROS 34 32 33

Qué hacer cuando la tierra grita muerte y mi libertad sucumbe en el grito del fusil. La añoranza se hace latente cada vez que contemplo el atardecer y me fijo en aquello que no conozco, pero siento como mío. Me han desterrado desde antes de abrir los ojos y me han dejado frente al infinito sin ancestros, sin memoria con un suspiro de libertad. Soy negro y mi tierra está lejana, mis selvas se la pelean animales blancos que destilan mi conciencia, matan mis dioses, castran mis sueños, no entienden mis ritmos, abusan de mis mujeres, ensordecen a mis niños. Entonces descubro que soy un paria (negro) envuelto en disputas que llevan siglos, a la cual no me preguntaron si quería estar, simplemente me desgarraron y me apresaron; convirtiéndome en esclavo atendiendo sus perversiones construyendo sus altares, quitándome la conciencia, sirviéndole sus venenos. Pero a pesar de que me dejaron muerto mi conciencia siempre gritaba libertad y decidí sumergirme en esta tierra nueva que se asemejaba a mi selva, a mis mares, a mis bosques. Descubrí nuevos ritmos, inventé una nueva lengua, me reproduje, hice aparecer la risa que llevaba siglos castrada, mis dioses tuvieron de nuevo sus altares y mis mujeres volvieron a cantar sus cantos. Gracias madre tierra, por ti mis palabras no se pierden, encuentran nuevo eco y mi melancolía se vuelve perpetua. “Tierra Nueva” Ramón Estévez

35

REENCUENTROS

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Buenaventura: “Tierra nueva”

REENCUENTROS

30

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

Todos esperábamos la fecha de apertura e inscripción de las zonas. Nos mataba la curiosidad por saber cuáles eran los nuevos destinos y cuál escogeríamos, ya que en aquellos tiempos se podían escoger. Era evidente que las más “apetecidas” se llenarían rápidamente y, efectivamente, lugares como Cartagena o Cachipay se quedaron sin cupos muy pronto, mientras que otras zonas estaban literalmente “vacías”. Fue así como decidimos inscribirnos a Buenaventura, una de las zonas “vacías”, a la que casualmente se inscribieron muchas de las personas con las que teníamos fuertes lasos de amistad. Esta fue la misión que nos marcó para siempre:

27 CONVERSACIONES CRUZADAS

CONVERSACIONES CRUZADAS

MEMORIAS DE UN SUEÑO

Pasaron dos misiones hasta que llegó la preparación de la misión de diciembre de 2008. Para ese entonces Misión trabajaba en pocos lugares (Cachipay, Acacías (Meta) y Zipaquirá (Cundinamarca)), que además eran cercanos a Bogotá. En el segundo semestre de aquel año Misión dio un giro radical: se abrieron muchas nuevas zonas, algunas bien lejanas y para muchos “peligrosas”; se cambió el estilo de organización de los coordinadores, similar al modelo actual, y se amplió la misión hasta el 25 de diciembre, ya que antes se hacían hasta el 22 de diciembre.

26

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

25

PARTICIPACIÓN COMUNITARIA

24

CONVERSACIONES CRUZADAS

23

CONVERSACIONES CRUZADAS

22 MEMORIAS DE UN SUEÑO

21 MEMORIAS DE UN SUEÑO

MEMORIAS DE UN SUEÑO

20


Sin lugar a dudas fue una nueva etapa, ya que logramos conocer de primera mano otras realidades, encontrar el país contado por aquellos que no aparecen en los noticieros, ver la alegría, la tristeza, el conflicto armado, la muerte, la pobreza y el olvido en el que viven muchos colombianos. Pero, por encima de todas esas cosas, fue ver cómo aún en estos lugares como Buenaventura existen personas que luchan por un país en paz y mantienen una fe inquebrantable en Dios que les da el aliento para seguir luchando. Es de admirar como una especie de fuerza sobrenatural los motiva a levantarse con una sonrisa y seguir luchando en medio de la cruda realidad que afrontan diariamente. Ya no es lo mismo cuando en las noticias oímos hablar de Buenaventura, pues ver a través de la “cajita mágica” sus calles, sus personas o sus paisajes, nos evocan olores y experiencias que aún se conservan en nuestros corazones. Es sentir el dolor al conocer cómo ese bello lugar sigue teniendo uno de los índices de violencia más altos del país, ante el cual oramos y motivamos diariamente a esas personas que desde su cotidianidad, y de manera anónima, luchan por la paz. Así nos imaginamos que otros viven experiencias similares en diferentes lugares en los que Misión hace presencia.

43

44

45

46 ENTRETENIMIENTO

42

OPINIÓN

41

OPINIÓN

REENCUENTROS

REENCUENTROS

40

ENTRETENIMIENTO

REENCUENTROS

39

OPINIÓN

REENCUENTROS

38

REENCUENTROS

37

REENCUENTROS

36

Hoy desde otra posición, pues la vida trae otros rumbos y responsabilidades, cada vez que vemos cómo ha crecido Misión sentimos una gran esperanza al saber que cada vez son más los jóvenes que vibran y se unen por algo que, en nuestro caso, nos unió desde hace ocho años. Nos satisface saber que hicimos parte de su historia; que en Misión hemos dejado una parte de nuestro corazón y que aún hoy, así como esa fuerza sobrenatural que levanta a muchas personas en aquellas zonas lejanas, tenemos la motivación para seguir trabajando fuertemente por un mejor país. Cuando evocamos esas tres palabras, Misión País Colombia, recordamos nuestra vieja casa. Ese espacio donde encontramos los amigos de toda la vida, donde vivimos infinidad de experiencias y desde donde zarparon nuevos sueños. La tarde ha terminado y nuestras conversaciones, junto con nuestros recuerdos, han decidido apaciguarse para tener una nueva oportunidad en la que nos volvamos a encontrar y decidamos hablar de nuevo cómo Buenaventura, el puerto del pacífico, nos cambió la vida para siempre.

Ramón Estévez Filósofo, antiguo coordinador de Misión País Colombia. Actualmente trabaja en la Pastoral de Fe y Alegría.

Javier Hernández Licenciado en filosofía, antiguo coordinador de Misión País Colombia. Actualmente es agente del Centro Pastoral San Francisco Javier.


REVISTA5 ENCUENTROS 36

Foto: Felipe Aranzazu

E

l nirvana

Un lugar sin lugar para grandes centros comerciales con almacenes de ropa, relojes, accesorios, zapatos europeos, modas gringas y restaurantes glamorosos; no hacen falta monstruosos edificios con ascensores y oficinas sofocantes de gente produciendo dinero presionadas por jefes de corbata oscura y camisa clara; estorbarían las calles asfaltadas y en ellas automóviles haciendo trancón, produciendo exosto que ahueca la atmósfera; sería llenar de agrieras la cabeza, tatuar el alma con heridas pensar que allí podría haber metros y buses llenos; avenidas, calles y carreras; circos, casinos, bancos, juzgados, salas de espera. Las películas de hadas desdibujan los colores de la realidad mientras ignoramos la tristeza de un pueblo que llora en silencio. El paraíso conoce el lado oscuro del mundo pero el oscuro mundo no conoce el paraíso. ··La avalancha del oro La avalancha de semana santa de 2006 en la vía Bogotá — Buenaventura trajo la iniciativa presidencial de construir la doble calzada; 38 personas muertas y cuarenta y siete desaparecidas. Con los veinte mil metros cúbicos de lodo, con ese “armero chiquito”, como lo describió el entonces

alcalde Saulo Quiñónez, conocimos la maldición que ha hecho de la reserva natural de San Cipriano el único nirvana que ya nadie quiere conocer. Después de ver la lesión de la economía nacional y exportadora por el bloqueo de la vía, empezó la construcción de la doble calzada por parte del Instituto Nacional de Vías (INVÍAS); entonces, don Antonio Sinisterra, cuyos años se desconocen porque allí responden que “pasan de quince” cuando se les pregunta por la edad; calvo y de barba canosa, notó que el río Dagua estaba plagado de oro, lo cual fue posible por su trabajo en la reconstrucción de la vía. Como don Antonio, Wilmar se empleaba allí, pero decidió dejar este trabajo para empezar a trabajar “barequeando”. El destino de muchos. “Esa mina es pasajera” afirma mirando hacia el techo mientras se pone la mano derecha en el hombro izquierdo. Las más de 250 retroexcavadoras “hacen cúbicos de cuatro a diez metros de profundidad, a simple vista parecen cortinas” dice, desde el cielo se ven como la palma de la mano. “Uno va por necesidad, ¿usted se imagina el día de mañana, si el río vuelva a

REENCUENTROS

REENCUENTROS

EDITORIAL

Un paraíso desahuciado

37


43

44

Gracias a esta avalancha de oro ya no entran a San Cipriano los tres mil turistas que en un principio, cuando en 1980 la CVC lo declaró reserva ecológica y la entrada costaba doscientos pesos, mantenían la economía del pueblo los fines de semana. El conflicto civil que se presenta y los grupos guerrilleros que rondan la región por el control del territorio ha detenido a los errantes, a las familias, y hasta a los estudiantes; algunos misioneros aún se arriesgan. ··· Una maloca de árboles y agua Sus montañas están llenas de tigrillos; guaguas, que parecen perros y se comen; guatines que se parecen a la guagua pero son más pequeños; venados; pericos que son monos con pelo amarillo y trepan palos; perdices; paletones; iguanas; pájaros; y culebras xl. Flora y fauna que no se permite retirar de la reserva, según la Corporación autónoma regional del Valle del Cauca (CVC). Solamente se puede pescar en el río Dagua, ahora los pescados que no se aíslan por el ACPM de las máquinas, se mueren por la misma causa.

‘Esta alfombra de pasto y baldosa está en una montaña, lejos de lo cotidiano, cercada por una única especie de planta de dos metros de alto; del color de la muerte’ Este cuadro es anunciado desde el inicio del camino que se emprende en Córdoba; para ello es necesario montar en una motobrujita. Están hechas de las bancas típicas de los pueblos colombianos, de dos metros de largo y a cincuenta centímetros despegadas del suelo. Estas bancas se ponen sobre una tabla que es empujada por una moto, la llanta delantera está sobre dicha tabla y la trasera se desliza sobre el riel del tren. Su

ENTRETENIMIENTO

OPINIÓN

REENCUENTROS

coger el cauce que tenía antes? El agua tiene mucha fuerza, es muy poderosa ¡Qué Dios me perdone!” En caso de que esto suceda, no solamente devasta las cortinas de tierra que se han levantado, también se llevaría las quince mil personas que han visto en la explotación de oro un ingreso adicional, hasta el punto de exponerse sin cavilar en la muerte durante los días festivos.

45

46 ENTRETENIMIENTO

42

OPINIÓN

41

OPINIÓN

40 REENCUENTROS

39

REENCUENTROS

REENCUENTROS

38

nombre se debe a que los cincuenta kilómetros por hora de velocidad además de andar muy rápido, si se tiene en cuenta que no hay de dónde cogerse, produce un ruido parecido a las latas arrastradas por los carros de los esposos recién casados, lo que no permite escuchar los sonidos selváticos. Antes de que llegaran las motos a San Cipriano, este transporte selvático era movido por niños con palos de escoba y frenado con sus chancletas, por eso el diminutivo. Pero esos niños ahora son jóvenes, Pirulito, por ejemplo, pasa el tiempo transportando a los turistas o a quienes van a Zaragoza o al Río Dagua a explotar el oro. Cobra “tres quini” el transporte. Cada día, en medio de zapatillas Adidas, camisetas Lacoste y Jeans Levi’s, saca su MP3 con la música de 50 Cent y trabaja desde las siete de la mañana “hasta que se cansa”, a eso de las seis o siete de la noche. Así como no hay dos nombres iguales, lo que hace posible que todos se distingan, tampoco hay dos apodos que generen confusión: Evaristo, Tuti, Dj, Catón. Son ellos quienes se encargan de avecinar la aventura desde las


REENCUENTROS

REENCUENTROS

EDITORIAL

Pero la savia en San Cipriano no para, entre plagas y riquezas sobrevive. Ya no gracias a los veintiséis mil pesos generalizados de la estadía en cualquier hotel, de los quince que hay. O al encocado de muchillá que cuesta lo mismo que la estadía, sobrevive solo. Con sus oriundos y el conflicto por la fortuna. La jornada escolar de San Cipriano empieza a las ocho de la mañana porque a las profesoras las distancian cincuenta minutos y doce kilómetros. Vienen desde Buenaventura. Salen cuando terminan las labores con sus alumnos, aunque el reglamento diga que la salida es a las doce.

‘Los hombres tan marcados por el trabajo del campo, facciones impresas con exactitud y su piel completamente lisa los hace únicos.’

Foto: experienciacolombia.com

motobrujitas. En algunos tramos del recorrido para llegar a San Cipriano, las montañas forman las paredes de un túnel oscuro y las copas de los árboles que se unen forman el techo. Si está lloviendo, las gotas queman la cara, pegan como si estuviesen clavando puntillas. Los perros le hacen competencia a las motobrujitas, algunos las esperan y cuando tienen la oportunidad, saltan con la destreza suficiente y logran subirse con todo el éxito. Lo único que se ve parecido a un carro es el chasís de un lada modelo setenta y tres que está oxidado a la orilla del riel del tren. Cerca de este, hay todo tipo de negocios, a lo largo del camino: empanadas hechas de atún; papa china —sazonadas con guiso de cebolla ajo y tomate—; menudencias; tatai —gallina—; chontaduro; sorbetes de guanábana, borojó, fresa, banano, endulzados con cinco cucharadas de azúcar por cada vaso de leche. Tanto en el camino como en San Cipriano, se confunden los sonidos de la marimba con el de la lluvia y la bachata; porque nunca falta la música. Ni los modernos electrodomésticos. ¡Tanta riqueza material!

En San Cipriano, la ropa puede permanecer húmeda durante varios días en las escaleras que rodean las casas o los hoteles. Los niños juegan mientras llueve. No se enferman. Resulta común verlos descamisados, en pantaloneta y descalzos jugando al tapón. Hacen huecos en la tierra y se distancian un metro haciendo una raya para marcar el punto de lanzamiento de las monedas, no hay ganador ni perdedor, simplemente juegan a quien más monedas meta en los hoyos. Las mujeres de San Cipriano tienen las medidas de la mujer ideal según el imperialismo, los hombres tan marcados por el trabajo del campo, sus facciones impresas con exactitud y su piel completamente lisa los hace únicos. Todos son bellos y saludables. El clima además de ser exigente resulta ser un energizante. Es húmedo a pesar de los 29º C “Hay que cruzar los dedos para que escampe” como dice Camilo, el pescador más apuesto de la región. 1,83 m. de estatura, delgado, calvo, erguido, estudiante de séptimo grado y de diecinueve años. El poco viento que hace solamente sirve para ayudar a la lluvia y el sudor a pegar la ropa al cuerpo.

39

REENCUENTROS

REVISTA ENCUENTROS 38 36 37

REENCUENTROS

5


44

45

46

ENTRETENIMIENTO

OPINIÓN

ENTRETENIMIENTO

43

OPINIÓN

42 OPINIÓN

41

REENCUENTROS

REENCUENTROS

40

“Un día llovió durante dos semanas sin parar” contaba riéndose Wilmar, claro, se burlaba de los dos franceses que se perdieron de camino al refugio del amor, yendo a la venteadora, una de las cascadas de la reserva. “Eso sí, se perdieron por tercos o porque querían”. Dos días se tardaron los guardabosques en encontrarlos. Se alimentaron de cuatro emparedados, hojas de árboles y de agua, mucha agua”. El refugio del amor es un camino que por escaleras tiene las raíces de los árboles, siempre resbalosas. Conduce a La Venteadora, una de las cascadas de los charcos: es como el amor mismo, “chiquito pero profundo” “es toda romántica la cascada” afirma Magaly. Estos pozos son el resultado de la unión de los ríos Escalarete y San Cipriano: La Platina, Los Sábalos, Charco Oscuro, La tortuga, La Trompa del Diablo. Peña Azul. La Balastrera y dos más que aun no tienen nombre. La Platina, por ejemplo, tiene doce metros de profundidad. En estos que superan la estatura humana siempre hay salvavidas, pero ¿qué vidas salvan si los ciprianenses han crecido entre agua y saben nadar? Todos los charcos son similares, unos más grandes y hondos que otros. Están conectados por el mismo río, lo cual permite montarse en un neumático y atravesarlos hasta llegar al primero: la Balastrera. Una diversión sana y tranquila. Magaly, como muchos, vivía del turismo. Es amiga de Wilmar, quien le estaba ayudando a construir su casa. Es enfermera y no ha podido trabajar en San Cipriano porque solamente permiten un promotor en el puesto de salud aunque nunca esté. A pesar de la buena salud que en sus cuerpos se evidencia, resulta necesaria la atención médica, en lo que confiaban al elegir al último alcalde de Buenaventura, pero según comenta Mayesty “solamente ven a la alcaldía en épocas de elecciones”. Con un uy prolongado que hace las veces de si, explica que su hijo se aburrió de la situación y como otros dos jóvenes, se fue de Colombia. A Mayesty le quedó su hotel Doña Mayesty; Wilmar, que es su ayudante; y una artrosis intravenosa que no puede ser atendida regularmente, por la ausencia médica en el pueblo.

······ ¿Existen los milagros?

‘San Cipriano sin turismo. San Cipriano sin presencia Estatal. San Cipriano sin soluciones. San Cipriano en conflicto. San Cipriano sin educación. San Cipriano incomunicado. San Cipriano lleno de riqueza material. San Cipriano enfermo. ¡San Cipriano, San Cipriano! ¿A dónde vas San Cipriano?’ Los actos de violencia, de intimidación, de hostigamiento en contra de la comunidad hacen que crezca el desencanto por el nirvana. Quienes se quedan lo hacen cegados por ese insospechado de traje dorado. Están dejando de ser los gnomos del tesoro para ser los villanos. Las mariposas están volando cada vez más lejos. Los plátanos del desayuno se endurecieron. El sancocho de pescado se está secando en las ollas. A las cocadas las rondan los mosquitos; El arrechón emborracha solo con olerlo; el encocado de Muchillá huele a camiseta de fútbol sin lavar. El pan podría clavar puntillas. Es esta la historia que se está construyendo en el paraíso. Una avalancha de oro convertida en la enfermedad que ha dejado desahuciado un domo de 8564 hectáreas. Un desahucio pavoroso que no diagnostica cuánto más durarán los síntomas del sufrimiento ni tampoco la fecha de su muerte. Frente a esto, Más allá de la esperanza queda una duda ¿Existen los milagros?

Luisa Cortés Ruiz Becaria de la Fundacion Gilnerto Alzate Avendaño. Diplomados escritura creativa. Termina Ciencia política y Comunicación


REVISTA ENCUENTROS


44

45

46 ENTRETENIMIENTO

R

ENTRETENIMIENTO

La puerta de entrada OPINIÓN

43

OPINIÓN

OPINIÓN

42

eflexionar sobre cualquier aspecto de nuestras vidas resulta difícil. Es lógico: es un encuentro de emociones, una evaluación personal… Al fin de cuentas, un revivir de experiencias. Sin embargo, pensar acerca de Misión País Colombia es aún más difícil, pues el recuerdo trae consigo la sensación y la emoción a flor de piel.

Diría que el alcance de este programa ocurre en tres niveles: en lo personal, te construyes como sujeto (en todo el sentido de la palabra): un ser humano que se deja tocar por la situación a veces difícil de su país y que al mismo tiempo actúa y lo hace desde el momento en que entra a MPC y acepta ir a compartir en zona; a nivel grupal, aprendes a trabajar con más personas y terminas por formar una unidad de muchos: te sientes pieza de un rompecabezas que es único, al que no le puedes faltar tú ni ningún otro misionero; a nivel profesional, te fortaleces interdisciplinarmente: vas más allá de ese círculo de confort y entonces aprendes de matemáticos, ingenieros, científicos y todo lo que puedes imaginar.

A este punto quisiera recordar lo que Rigoberta Menchú, Nobel de Paz en 1992, dijo: “este mundo no va a cambiar Misión no es la puerta de entrada a un mundo nuevo, a menos que estemos dispuestos a cambiar nosotros sino a una realidad desconocida mismos”. No lo hago para adornar esta pero que sí existe. Cuando viajas “Es hora de dejarse columna, sino para insistir en que no basta por primera vez con el programa críticos ante una realidad que nos tocar: de cruzar el ser es un ir a ciegas: no sabes lo que resulta despreciable, pues ese mundo vas a encontrar, no sabes si te límite entre el miedo no cambiará a menos que individuos va a gustar o no. Incluso, puede como tú y como yo decidan actuar. y lo desconocido.” que la realidad desconocida sea en ocasiones peor de lo La historia está llena de ejemplos de que imaginabas. Eso te impacta y cuesta aceptarlo. personas que actuaron y lograron el cambio. Mencionaré Quizá logres o no entender lo que ves, lo algunos: Nelson Mandela, Gandhi y Muhammad Yunus. No que sí es seguro es que vas a sorprenderte. digo que en 10 días logres mejorar un país, pero dejarás ¿Por qué? La respuesta no es sencilla y solo la encuentras cuando vas, pues cada persona vive la misión y se sorprende a su manera. Aquí no hay fórmulas ni verdades. Yo la entendí así: logre vivir en cuerpo propio la teoría sobre la pobreza, el conflicto y la ausencia del gobierno en una realidad que no transcurre en los libros de texto sino en vivo y en directo. Hice parte de ella. Luego viene la sorpresa: la otra cara de la moneda. Ese país que tiene niños y jóvenes por los que quiero trabajar: ellos al igual que tú están dispuestos a esforzarse y alcanzar sueños: ahí, una esperanza que te impulsa a actuar. A eso lo llamó la ventana de oportunidad de MPC: ¡aprovéchala!

algo de ti y te llevarás algo también. Es hora de dejarse tocar: de cruzar el límite entre el miedo y lo desconocido. Solo tengo agradecimientos para MPC (y con el correo que alguna vez me llegó y que me invitaba al programa), pues abrió una puerta que no quiero cerrar. Estoy segura que aprendí más de lo que di y de que no regrese siendo la misma persona. Por eso te digo: ¡Guarda la llave de Misión País Colombia: es tu pase de entrada! ¡Te abrirá la primera puerta!

Nicolle Olsen Rojas Ciencia política


36

37

38

39

REVISTA ENCUENTROS 42 40 41

REENCUENTROS

REENCUENTROS

REENCUENTROS

se reconoce la vida en cada persona, en rostros concretos, en la espontaneidad de los niños, en los ideales y los proyectos de los jóvenes, en la sabiduría de los ancianos, en las conversaciones cotidianas, en los espacios de preparación de actividades, en los momentos espirituales y comunitarios de oración (disposición para comenzar el día) o de pausa ignaciana (recoger y examen de lo acontecido en el transcurrir de los días), en el compartir de las historias de vida. En fin…

as dificultades hacen parte de Misión País Colombia. Lo que suele ocurrir: inconformidad por el destino asignado, cambio repentino del lugar de misión (incluso una De cada una de estas experiencias emerge la pluralidad. noche antes del viaje), irse en Navidad (que es un momento Aquello que posibilita que cada misionero de su toque que no se podrá compartir en familia), grupos de misioneros particular y único a la misión. Es lo que permite que que se ven obligados a separarse en zona (y cada misión sea diferente, así se trabajar, por ejemplo, en diferentes veredas), vaya, muchas veces, a una misma falta de materiales para las actividades, “Se abren caminos, zona. manjares extraños que no deben rechazarse se tejen lazos, (dada la inexperiencia del acompañante Al finalizar cada misión se llega con se aprende, se un cierto gozo por lo que se pudo espiritual en la cocina), el calor del mediodía en una zona arrocera de Norte de Santander, da a conocer la hacer y como escribió uno de los acompañado de zancudos mientras se visita perspectiva de un misioneros en la primera edición a una familia, despertarse a la madrugada de esta revista: “en diez días no jesuita joven.” (4:00 a.m.) para acompañar a la comunidad se hace mucho, pero se hace algo”. en sus actividades navideñas, en una zona Por lo menos, para un compañero fría y montañosa cerca de Bogotá y la lista continúa… Hasta completarse con las dificultades que cada espiritual, en esos diez días se abren caminos, se misionero pueda reconocer durante el tiempo de servicio y tejen lazos de confianza, se aprende muchísimo de las personas con las que se comparte esta experiencia, formación. Todo eso hace parte de MPC. se da a conocer la perspectiva de un jesuita joven. La A pesar de ello… Mejor: gracias a cada una de estas dificultades- visión de un religioso con el que quizá se comparten en oportunidades surge en cada misionero la creatividad, las la cotidianidad de la vida estudiantil lugares comunes ganas de aprender, el espíritu aventurero, la capacidad de en la Universidad (biblioteca, cafeterías, incluso liderazgo en el servicio, la alegría, la disposición, la puesta en salones de clase) común de lo que cual aporta desde sus estudios, desde su forma de comprender el porqué de su vida en el mundo, en el país, en el lugar y en la zona en la que está. Por cierto, estoy recordando en este breve artículo de un acompañante espiritual (más que acompañante: compañero), que es muy valioso encontrar y compartir las diversas maneras de relacionarse con la trascendencia, con Dios, con la naturaleza, con la interioridad personal, con la espiritualidad que cada uno posee. En otras palabras: la manera en la que

Por último, está la pregunta que solo pude responder cada misionero desde lo que ha vivido: ¿qué queda después de misión?, ¿recuerdos, anhelos, frustraciones, expectativas, amigos, proyectos? No lo sé (la repuesta varía de persona en persona). Pero es algo que merece pensarse, junto con: ¿qué significa Misión País? Cada uno buscará la manera de responder a esto y lo irá reconociendo una vez vuelva a casa.

Mario Vargas S.J. Acompañante espiritual

43

OPINIÓN

REENCUENTROS

REENCUENTROS

L

REENCUENTROS

EDITORIAL

¿Qué queda después de Misión

OPINIÓN

5


45

46

L

ENTRETENIMIENTO

Los regalos y la lógica moral ENTRETENIMIENTO

OPINIÓN

44

os marranos llegaron de meses a Arroyo de Piedra. El Ministro del Agro había dado la orden de llevar 100 crías para el engorde y la venta. La

gente del pueblo no supo qué hacer con tantos cerdos juntos y con el tiempo los empezó a tratar como perros.

cuantos animales. Alguien dirá que un Estado no regala nada sino que cumple, lo que es cierto en aquellos casos en lo que la política se acuerda y no se impone. Detrás del arte de hacer regalos se oculta la lógica moral. A primera vista dar objetos parece un valor en sí mismo, pero si uno se fija bien esa idea pierde peso y entonces uno entiende que un regalo es un medio (a veces de moral inferior) y no un fin. Las acciones morales (esas que tienen la intención de dignificar la propia humanidad o la ajena) se pueden combinar de cuatro formas, aquellas que emplean: 1. medios y fines superiores, 2. medios inferiores y fines superiores, 3. medios superiores y fines inferiores y, por último, 4. medios y fines inferiores.

Un medio moralmente superior es aquel que se Los condenaron al hambre que era una condena levanta sobre principios morales intrínsecos; piénsese que pesaba hacía rato en el pueblo. El regalo del en el respeto, el reconocimiento y la participación. Ministro (pues los mandó como quién Y un fin superior es toda intención de da y no pregunta) en vez de llenar dignificar al individuo (por ejemplo, el “La gente del pueblo estómagos aumentó el malestar y adiós a la pobreza). Lo que lleva a decir no supo qué hacer el hambre. Los cerdos estaban tan que la forma 1 es la acción virtuosa, 2 desnutridos que en diciembre nadie con tantos cerdos y 3 acciones viciosas y 4 acción amoral. se atrevió a imaginárselos de cena. juntos y con el

tiempo los empezó a La mayoría de individuos actúan de Vi esos marranos en la mañana tratar como perros.” las formas 2 y 3 y tales conductas de la Noche Buena de 2011 traen efectos negativos a largo plazo. y me costó tres años y medio Esa es la historia de los marranos en entender por qué un regalo a Arroyo de Piedra y a veces de la Navidad (cuando veces trae consigo más necesidad y más deseo. se llega al extremo de confundir regalo y fin). John Steinbeck a modo de broma distinguió dos La experiencia en Misión País Colombia me dio la principios del arte de regalar: a) los regalos no deben certeza de que la Navidad puede ser una acción requerir regalos posteriores y b) “es pecaminoso virtuosa, pues ciertos regalos cumplen con la Ley hacer regalos de mucho valor, porque pueden excitar de Steinbeck (y por tanto son medios superiores)… la codicia”. En el caso de Arroyo de Piedra los Pienso en las mojarras de San Ignacio del Opón y en las marranos no llegaron con manual de instrucciones y la manos que trabajan de un jornalero que está de paso. gente ignoraba la sabiduría de la crianza y el engorde. La codicia es exclusiva del Ministro que pensó solucionar los problemas de un pueblo con unos

Robby Ospina Rodríguez Comunicación - Ciencia política


41

REVISTA ENCUENTROS 42 44 43

R O T I S I U H Q R E F F A O L I L L E I U Y T L E W J D L A P O O Y U C O C L O E A A K R J H G F R D I S D M V U O S T R A D F A S I R R L G J H U E E N O U O L A E A A Ñ F A L M C U H T E R B S C E E C T U I M C L N E A N O S A N N Ñ S R P B C G C A M M B O V C N X E Z I N N S P N B M I C E U R P O A A O Ñ O L A U G R H I C A S R Z X O T O D N O C S K R L R Q W I L Y I U S F U A Ñ O A S E H C L I W O T R E U P B O C S I C N A R F N A S Y I E J E R A T O M F G R R L S S A H T I I E O M F L L A C Ñ O L B A P N A S F E E B S A W O C O L J E D C L A E P A N E R A C A M A L A R Y J N R T B L R J P I C V G H Y

OPINIÓN

REENCUENTROS

REENCUENTROS

SOPA DE LETRAS

40

OPINIÓN

REENCUENTROS

REENCUENTROS

39

REENCUENTROS

EDITORIAL

38

Encuentra en la sopa de letras las siguientes zonas de Misión de junio de 2014: Barrancabermeja La Permietral Cisneros Mocagua Cocuyo Obonuco Condoto Paccelli El Silencio Puerto Wilches Flor del campo San Francisco Fontibón San Gerardo Huisitó San Pablo La Macarena San Salvador

45 ENTRETENIMIENTO

37

OPINIÓN

36

REENCUENTROS

5


ENTRETENIMIENTO

46

1 2

3

4 5

1 ._________________ 2. _________________ 3. _________________ 4. _________________ 5. _________________ 6. _________________ 7. _________________ 8. _________________ 9. _________________

6

7

8

9 10 13

11 12

14 17

15

16 18

10. ._________________ 11. _________________ 12. _________________ 13. _________________ 14. _________________ 15. _________________ 16. _________________ 17. _________________ 18. _________________ 19. _________________ 20. _________________

19

20

COORDENADAS MISIONERAS

Seg煤n la ubicaci贸n en el mapa de Colombia, identifica las 20 zonas de MPC para junio de 2014


REVISTA ENCUENTROS

GRUPOS MPC Misión País Colombia está convencido que las comunidades merecen lo mejor que el programa les puede ofrecer, por este motivo ha buscado en los últimos años mejorar día a día para brindar el mejor acompañamiento. Este semestre se conformaron dos nuevos equipos

ACOMPAÑANTES COMUNITARIOS

ADMINISTRADORES

Recibieron formación por los integrantes de este parte del profesor Esteban Nina equipo son personas que se en diagnostico social y generación destacaron en las misiones en las de proyectos sociales, insumos que han asistido y quieren continuar fundamentales para el camino que está en el proceso de formación en tomando MPC de dialogo comunitario liderazgo ignaciano acompañando para generar propuestas de trabajo a los coordinadores, en total concretas. En total son nueve son 18 misioneros que Acompañantes Comunitarios conforman el futuro de que visitarán las 20 zonas MPC. de misión. COMUNICACIÓN Grupo conformado por seis integrantes. Nació con el objetivo de generar un espacio de construcción de iniciativas dirigidas a mostrar a la comunidad javeriana la esencia de MPC. En esta línea el grupo transformó la presencia del programa en las redes sociales; construyó la segunda edición de la Revista Encuentros y diseñó la página web del programa. El grupo sigue trabajando y tiene una sorpresa en la misa de envío con otro producto que será muy útil para toda la comunidad MPC.


“La

pregunta

más

urgente en la vida es: ¿Qué estás haciendo por los demás?” Martin Luther King

Pontificia Universidad Javeriana Vicerrectoría del Medio Universitario Centro pastoral San Francisco Javier Misión País Colombia cra 7 # 40 - 62 Edif. 45 Pablo V I (57 1) 3208320 ext. 2230 - 2212

www.misionpaiscolombia.com SÍGUENOS misionpaiscolombia Misión País Colombia

@MPColombia https://www.youtube.com/channel/UC-

5c4Ai7EX9BYczZ49jZyMDg


Revista Encuentros ed. 2  

Segunda edición de la Revista Encuentros del programa Misión País Colombia,

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you