Page 1

4


Sumario María Claudia Falcone

Carta a María Claudia  Por Javier Giliberti*

4

EMM 7 DE 9 Silvina Mendoca Dirección Pablo Aguirre Vice dirección -----0000---Marí a Laura Carduza Coordinadora Ciclo orientado

María Claudia Falcone 1960 - ?  Por Romina Córdova

Mirá Claudia…!  Por Romina Córdova

Un colegio con nombre propio Consejo editor Alumnos de 5° 4° Profesora Grisel El Jaber

6

 Por Romina Córdova

Jorge “Chiqui” Falcone Entrevista

7

8

9

Dieño interior Lara Manchini

Galería Docente Diseño y armado Jetsabel Beltrami

 Por Ana Solari y Sol Ruidías

4

11


De nosotros para ustedes

¡Nos animamos! Con motivo de la conmemoración de los 25 años de nuestra escuela, los alumnos de 5to. 4ta. nos propusimos el desafío de inmortalizar este aniversario mediante fotografías, anécdotas, testimonios y entrevistas, para que conozcamos un poquito más sobre quienes conforman la Falcone y su identidad. A lo largo del proyecto, encontramos un denominador común: la lucha estudiantil. Esta es la bandera de María Claudia que seguimos flameando todas las personas que pasamos por esta institución que nos marcó para siempre.

 5°4°, AÑO 2016, TRABAJANDO EN LA REVISTA "EL GRITO", POR JUAN MANGO

Esperamos que disfruten leerla, tanto como fue para nosotros realizarla

4


Carta a María Claudia  Por Javier Giliberti* que da vida. Y es que a los dieciséis la vida es todo: ideas, música, sexo; una hermosa danza caótica donde todo es posible, infinito, abierto, libre. A los dieciséis todo es Vida, flaca. Brava, piba, hermana mía, te metiste a hacer Villa así chiquita porque ahí también está la vida, cuando a mí me tomó casi el doble de tiempo. Igual te pude seguir y sé que entendimos que a la humanidad hay que mirarla a la cara y de frente. Para actuar sobre la realidad hay que aprender y enseñar, no hay pobreza cuando hay educación, cuando pueden darse las herramientas para poder pensar por uno y ser conscientes que siendo diferentes somos todos iguales.

Querida Claudia: No sabes cuántas veces pensé en vos. Y no te lo dije antes porque soy más bien lento, porque a mí me toma más tiempo hacer las cosas de lo que a vos te tomó. Mirá que eras firme, flaca, de labia y de acciones, mientras lo mío siempre fue mucho más “flu-flú”, para qué te voy a mentir.

Te quiero imaginar avispada, así te veo: delegada de curso, rápida para mostrar qué camino hay que tomar. Porque no cabe mucha reflexión cuando te golpean y sabes que tenés que devolver el golpe. Que hay que estar alerta, que los días son grises, pero se respira la esperanza de los ideales, el aparato completo de un mundo que se adivina mejor.

Me gusta pensar que quizás a mis dieciséis te hubiera invitado un café en Varela Varelita, o una cerveza y un porrito en una de esas esquinas intrincadas de La Plata y te me habrías puesto a hablar de la revolución permanente, de Marx y del Che. Yo te tiraría un Lipovetsky o alguna idea volada de filosofía antigua (materias que apenas manejaba), hubiéramos sí hablado largo y tendido de los muralistas mejicanos. Estoy seguro que entre los Rollings y Nirvana te hubiera enchufado un beso largo y metido una mano torpe, buscando una teta y el insondable y misterioso sexo

Pero después no está mejor y, hermanita, caes una noche para girar en la oscuridad de esos que quieren meterte en la ignominia. Porque tu voz se escuchó, porque gritaste fuerte. ¿Y cómo no ibas a gritar fuerte? Porque peroncha y zurdita, aspirante a montonera, te pusiste a pedir un boleto. ¡Un boleto, carajo! Un boleto para que todos puedan viajar a

4


estudiar. Y no era el boleto, ni el zurdaje, sino el dolor y el silencio, la necesidad de ponerle forma definida, espacio y sentido a que esa chica escarmentara, que todo se callara y no quisiera nunca más nadie pedir nada. Se me estruja el corazón cuando veo que te llevan.

conoces, y a pesar de que fuiste y viniste de Palermo a Caballito y vuelta a Palermo, nunca ese grupo dejó de sacar camadas que vivieron eso interno que te llevó a gritar el derecho a la educación. Hoy tengo 35 años y mirando para atrás veo “todo lo que no desaparece”. De vos me llevé hermanos y amigos, y además, por si fuera poco, el descubrimiento de mi vocación. Hoy vivo con una mujer brillante con la cual puedo llorar y reírme, y dos niñas perfectas que me llenan cuando gritan “Papá” al verme. Doy clases, muchas horas, por suerte, de Lengua y Literatura y de alguna manera repito aquello que aprendí cuando estuve en vos.

A los dieciséis todo es Nada, hermana. Clau, vos que podrías ser mi hija, te dejaron en nada. Quiero verte y te busco el 16 de septiembre de 1976 en El Campito en la calle 137 esquina 640, por tus pagos; quiero verte el 23 de septiembre en El Pozo de Banfield en las calles Siciliano y Vernet. Pero ya no puedo verte. Entraste en esa noche de lápices. Pero no te pudieron borrar. No te veo pero te recuerdo, te recordamos.

A vos, que siempre vas a tener dieciséis recién cumplidos y que estás cumpliendo 25, me gustaría decirte que ya ganamos, que logramos nuestras metas, pero me sabe amargo mentirte, porque las cosas ahora están poniéndose otra vez duras, y parece que nosotros también nos tenemos que endurecer. Y la vamos a pelear igual, no te preocupes que acá no nos rendimos, nunca se pierden las esperanzas, nunca.

Claudia, Clau, Claudita, flaca-pibanena-brava, zurdita montonera, mujer que no pariste pero ahora contenés a tantos hijos. Mamá Claudia. Mamá escuela: te nombramos y renombramos: te conocemos como La Falcone. Querida amiga, entré al “Emem N° 7” en el año 1995 y me egresé como Bachiller de “La Falcone” en 1999, y eso fue lindo, para qué te voy a mentir. En esos cinco años viví todo lo que se puede vivir, fueron tiempos de menemismo crudo, de carpa blanca, de tomas de escuelas y corte de calles. Fueron tiempos de leer a Walsh, de hacer radio y tele, de armar un Centro de Estudiantes, de salir, de ir y venir con documento, de perderse con los amigos, de pelearse y amigarse. Fueron buenos tiempos donde un grupo humano de profesores impulsaron una forma de ver que se leía con la memoria como un papel de calcar sobre la realidad. Los nombres los sabemos todos. Claudia, vos también los

No sabes cuantas veces pensé en vos, en decirte estas cosas. Pensé en encontrarte y poder contarte que no fue en vano, que la huella está, que dejaste un camino, no ya de revolución permanente, sino de lucha permanente, de defensa de lo que ganamos y pelea por lo que nos falta. Míranos Claudita, sentite orgullosa, estás Presente. *Javier Giliberti es exalumno de la escuela y docente.

5 4 5


María Claudia Falcone 1960 - ?  Por Romina Córdova

María Claudia Falcone, nació el 16 de agosto de 1960 en la ciudad de La Plata. Realizó sus estudios primarios en la entonces Escuela Normal Nº 3 "Francisco Aberra". En 1974 ingresó al bachillerato del Bellas Artes, situada a una cuadra y media de su casa. Fue elegida como delegada de su curso. Militó en la Unión de Estudiantes Secundarios y participó en tareas de educación en villas miserias. En 1975 luchó junto a otros estudiantes por el boleto estudiantil. Ella no lo necesitaba, pero lo hacía por solidaridad hacia quienes no poseían los recursos necesarios. Después de numerosas asambleas, petitorios, repartir volantes y de una manifestación frente al Ministerio de Obras Públicas -en la que se juntaron colegios secundarios de La Plata y en la cual fueron reprimidos por fuerzas

de seguridad- se logró obtener el Boleto Estudiantil.

 FOTOGRAFÍA ESCOLAR DE MARÍA CLAUDIA FALCONE, POR LARA MANCHINI

6 4

Con el golpe de Estado que provocó la dictadura militar el 24 de marzo de 1976, una madrugada del 16 de septiembre del mismo año, a un mes de haber cumplido 16 años, María Claudia fue secuestrada de la casa de su tía abuela, junto a su amiga María Clara Ciocchini. Esa misma noche también fueron secuestrados Horacio Úngaro, Daniel Receto, Francisco López Muntaner y Claudio De Acha, todos ellos entre 16 y 18 años, quienes habían participado en la manifestación por el Boleto Estudiantil y eran amigos de María Claudia. Este episodio es recordado como la Noche de los Lápices. María Claudia fue trasladada a un centro clandestino llamado Pozo de Arana en La Plata. El 23 de septiembre fue trasladada al Pozo de Banfield, otro centro clandestino de detención. María Claudia Falcone, como otros cientos de adolescentes, fueron secuestrados y continúan desaparecidos. Fue vista por última vez el 28 de diciembre del mismo año, por Pablo Díaz en Banfield. A partir de entonces su destino es desconocido, pero algo que hoy sabemos, es que su nombre no ha desaparecido y que sin estarlo, continúa presente en cada lucha que de educación se trata.


Pero las cosas no son como las queremos, y por eso hoy nos encontramos aquí, poniendo la cara para seguir, con lo que creemos, era un legado, en el cual sabemos, tenemos que seguir adelante, tu legado Claudia.

Mirá Claudia…!  Por Romina Córdova

Tal vez aún haya mucho por hacer, pero mira todo lo que lograste, mira lo que una chica de 16 años logró, ahora los estudiante somos más y podemos más.

A ver, cómo nos explicas que a pesar de no haberte conocido y de que no nos conocieras, es que se siente como si fuéramos conocidos de toda la vida, qué dilema ¿no? Y nosotros que comenzamos el secundario pensando en el día en que nos graduásemos y pudiéramos olvidarnos de todo, pero ahora, a pesar de recién conocerte (aunque en verdad no te conozcamos), pensamos en que queremos que esta etapa de nuestras vidas se alargue.

En ocasiones es difícil no preguntarse, ¿qué tan diferente hubieran sido las cosas si no hubieran pasado como pasaron? Y sabes algo, creo que por un lado hubiera sido maravilloso, te tendríamos aquí, quizás maldiciendo alos cuatro vientos al nuevo gobierno, tal vez ya te habrías jubilado después de años de ser maestra, pero por otro lado sería aún más triste, porque si no hubieras participado en las marchas, reuniones o asambleas, no serías vos, la Claudia que conocemos no existiría, quién sabe, tal vez hoy estaríamos pagando el boleto a 6 pesos, tal vez los estudiantes seríamos únicamente un montón de adolescentes sin ganas de nada, definitivamente este colegio no sería lo que es ahora.

Vos que sabes lo que es remarla para lograr lo que querés y nosotros aquí, tratando de seguir tus pasos, pero mirá que no sabemos si vamos a poder igualarte, porque para hacer lo que hiciste hay que tener ovarios y no cualquiera los tiene, vos nena, que no sabemos cómo pudiste fumarte tremendo quilombo y nosotros aquí que no sabemos que hacer el fin de semana. ¿Sabes qué?, pienso que si nos hubiéramos conocido, quizás este fin de semana estaríamos yendo a un boliche del centro en el cual nos vetaran, a vos por ser muy grande y a nosotros por ser pendejos y terminaríamos puteando al boliche y de una que otra manera terminaríamos hablando de política, quizás conociéramos a tus hijos o nietos, esos que nunca tuviste, o nos llenarías la cabeza de todo lo que hicieron tus amigos y vos, hasta el punto en el que te pidiéramos que te callaras y vos contestaras “cállense y escuchen”.

Así que, Claudia, mejor nadie explique nada, que la respuesta está en nuestras narices, no hay que dramatizar más las cosas, si sos así de importante es porque así te lo mereces, pero mirá que aquí nada es gratis, y por ello, ahora sabemos que tu ausencia no impide tu grandeza, ni tu compañía, porque sabemos que siempre estas, en cada reunión, asamblea, en todas las marchas. Claudia, mira todo esto, esta es tu lucha, nuestra lucha. Sentite orgullosa, estás presente

74


Un colegio con nombre propio  Por Romina Córdova profesores del colegio, realizaron un proyecto titulado “Una escuela con nombre propio”, en la cual se invitaba a la comunidad, no solo de la escuela, sino también a las familias y vecinos para que propusieran nombres. Este proyecto recién tuvo lugar en 1998. Entre los nombres que se propusieron, se preseleccionaron tres, Xul Solar, un pintor argentino, Oliverio Girondo, un poeta y María Claudia Falcone. Para elegir el nombre, se realizó, durante una semana, una votación democrática, en la cual todos podían dar su voto y colocarlo en una urna. Al concluir la votación, el nombre de María Claudia Falcone ganó con 250 votos. Al día siguiente el 18 de noviembre de 1998, el diario Página12, publicó en la tapa un artículo que titulaba “El día de los lápices”, en el cual se hablaba de la votación por el nombre de la escuela. Para lograr que la escuela llevara el nombre legalmente, se tuvieron que hacer trámites y una asamblea pública, en la cual se contó con la presencia de Nelva Alicia Méndez de Falcone, y Jorge Falcone, madre y hermano de María Claudia. Nadie objetó en contra del nombre, más bien hubo mucho apoyo y es así como a fines de 1999 salió la ley que le brindaba el nombre a la escuela, María Claudia Falcone.

El colegio María Claudia Falcone, lleva el nombre de una estudiante secuestrada en el último golpe de Estado, en la llamada La Noche de los Lápices y que, en la actualidad, continúa desaparecida. Creada en 1991, como la EMEM N°7, se situó (y se sitúa actualmente) en Malabia 2148. El colegio debía compartir edificio con la escuela primaria Blas Parera, la cual funcionaba por las mañanas, es decir, la escuela solo tenía el turno tarde.

 ESTRELLA PIOVANI, POR ENZO RAMIREZ No solo se tuvo que el  compartir OTENZA. edificio, sino que también afrontar los problemas del mismo, debido a que no estaba en buen estado y no contaba con las necesidades que una escuela secundaria demanda. En 1995, con el objetivo de que la escuela no sea solo un número más, Estrella Pavioni y Ariel Sevilla, ex 6

84


Entrevista a

Jorge “Chiqui” Falcone  Por Lautaro Torena

“Cuando el reclamo que propone la lucha estudiantil encuentra eco en la familia y el resto de la comunidad educativa, resulta difí cil para cualquier gobierno ignorarlo’’ Jorge ‘’Chiqui’’ Falcone es un poeta, periodista, ensayista y comunicador audiovisual nacido en La Plata, provincia de Buenos Aires, el 22 de noviembre de 1953. Hijo de un médico y una maestra, nieto del poeta popular Delfor B. Méndez y hermano de María Claudia Falcone. Cursó sus estudios secundarios en la Escuela Superior de Bellas Artes. Sufrió persecución por resistir contra el Proceso Militar de la última dictadura, donde perdió también a su ejemplar hermana. Es profesor de la Universidad de Palermo en el Departamento Audiovisual y en el de Investigación y Producción de la Facultad de Diseño y Comunicación. Realizador cinematográfico especializado en Animación desde 1992 (IDAC) es escritor y documentalista y fue director de RRPP de la Sociedad Argentina de Escritores y jurado en muchos concursos literarios y festivales de cine.

 TOMA POR EL NUEVO EDIFICIO, POR SALOMÉ TREMOULET

¿Cómo la recordás a tu hermana María Claudia? ¿Qué te dejó como persona? Cuando evoco a María Claudia me da por pensar que al humor bizarro no lo inventaron ni el gordo Casero ni Capussoto, sino nosotros. Qué otra cosa puedo pensar si paso revista - por ejemplo - a las historietas que pergeñábamos juntos: "La Revolución fallida de dos Mulatos Mulé" (que, como el Coyote con el Correcaminos, siempre fracasaban en su intento de emanciparse del yugo del

49


tirano Anastasio Garrastazú Rojas), "Milton El Uruguayo" (un desterrado que no hallaba cabida en ningún país de la región), o "Santa Rosetta dil Culo" (una mujer canonizada por no haber entregado el marrón a los beduinos del desierto). En lo personal, atesoro su infinita sensibilidad social. Aquella capacidad casi crítica de sentir al prójimo en carne propia. Siempre repito que, en el marco de su lucha por la liberación nacional, se sacrificó por un Boleto Estudiantil Secundario que no necesitaba.

condiciones dignas de estudio. Durante el siglo pasado, Argentina llegó a contar con un importantísimo movimiento estudiantil -en el que corre ha dado ejemplo reciente el movimiento de los Pingûinos chilenos – y ahora en nuestro país vuelve a ganar las calles revitalizado por la causa del Boleto Educativo. Cuando su reclamo encuentra eco en la familia y el resto de la comunidad educativa, resulta difícil para cualquier gobierno ignorarlo.

¿Cómo es tu militancia dentro de esta lucha? Si bien, también soy docente, en tanto trabajador de la cultura, adscribo al Movimiento de Documentalistas, desde donde produzco audiovisuales autogestivos destinados a promover el pensamiento crítico, que a mi entender es el desaparecido 30.001. Y además estoy participando del Espacio Resistir y Luchar (https://www.facebook.com/resistiryluc har/?fref=ts), confluencia de diversas tradiciones de lucha con predominio del nacionalismo revolucionario.

¿Pensás que es necesaria la lucha estudiantil en estos tiempos? Si es así, ¿cómo crees que influye en cuanto a las decisiones políticas de los gobiernos? Entiendo que se trata de una lucha imprescindible para defender la educación pública, gratuita e igualitaria, y conquistar el derecho a

¿Como ves la educación en Argentina? Muy atrasada. Creo que, desde la demagógica distribución de netbooks en escuelas de frontera sin luz eléctrica a la escasísima formación docente para afrontar un aula con los nuevos desafíos que demanda una generación de nativos digitales, hace años que está para atrás. Y si a eso le sumamos la ausencia de un Proyecto Nacional que vuelva a dar sentido a la vieja idea de que la educación es un factor de progreso social, concluyo que la situación es delicada y demanda un urgente y profundo debate.

 BANDERA DEL CENTRO DE ESTUDIANTES EN UNA MARCHA, POR SALOMÉ TREMOULET

10 4


Galería Docente  Por Ana Solari y Sol Ruidías

 PROF. CARDUZA, POR A. SOLARI

 PROF. BESTEIRO, POR A. SOLARI

 PROF. RODRIGUEZ, POR A. SOLARI

 ALBERTO MANCUSO, POR A. SOLARI

 PROF. MARTIN, POR A. SOLARI

 PROF. EL JABER, POR S. RUIDÍAS

 PROF. FORAY, POR A. SOLARI

 PROF. ZELTZER, POR A. SOLARI

 PROF. VEITIA, POR A. SOLARI

 PABLO AGUIRRE, POR A. SOLARI

 ADRIÁN FIGUEROA, POR A. SOLARI  JUAN PABLO BERMUDEZ, POR A. SOLARI

4


la lucha estudiantil es la bandera de MarĂ­ a Claudia que seguimos flameando todas las personas que pasamos por esta escuela

4

El grito 25 Años Falcone  

Edición 25 aniversario

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you