Issuu on Google+

El

f rente Revista digital

N° 1 / AÑO 1 / Diciembre 2010

Valdivia – Chile

HISTORIA NO OFICIAL: Severino Di Giovanni “el idealista de la violencia” Detrás

de escena: la TELETÓN - CINE INDEPENDIENTE - Poesía Y CUENTOS

Estudios críticos: Represión y control social al pueblo Mapuche HISTORIA LOCAL: EL Llefi y el campamento Vietnam Heroico. Valdivia1973


EDITORIAL Las cosas no se van a poner así. Están así.

La presente revista fue creada por estudiantes universitarios y ciudadanos críticos, quienes consideramos este medio como una forma de expresión independiente, libre y sin fines de lucro. Con una postura crítica, social y laica abordamos la contingencia nacional, internacional, artística y cultural, tanto de nuestra historia y como realidad local. En la actualidad los medios de comunicación tradicionales son verdaderos monopolios centralizados de la información, que impiden conocer problemáticas locales o diferentes visiones frente a un mismo hecho. Por ello, valoramos cualquier medio de comunicación independiente que recalque la realidad local y ponga el debate en la mesa, como una auténtica forma de ejercer democracia. La Universidad, por su parte, se ha vuelto una burbuja, desconectada de la realidad social, tanto a nivel local como nacional, volviéndose un instrumento para el ascenso individual; una industria productora de ilustrados, que se cobijan en los pliegues del dinero. “El Frente” pretende romper esta burbuja, haciendo protagonistas a los pobladores, obreros, pueblos originarios, dueñas de casa, profesionales y todos los olvidados por el tiempo y la injusticia. Por la apatía que inunda amplios sectores de la sociedad y lo expuesto más arriba, “El Frente” pretende ser un canal de comunicación, debate y recepción de ideas.


índice  La mala reputación: Severino Di Giovanni, “el idealista de la violencia”  Detrás de escena: La Teletón  Cine independiente: “Pizza, birra, faso” y “Memorias del subdesarrollo”

 Quemando cuadernos: Poesía y cuentos  Sin coerción: declaración pública estudiantes Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales sobre la reforma educacional

 Más que palabras: movilizaciones contra la reforma educacional

 La columna: Represión y control social al pueblo Mapuche

 El museo de tierra: El Llefi, la toma y el campamento Vietnam Heroico. Valdivia 1973


LA MALA REPUTACIÓN

Severino di Giovanni: Una vida libertaria.

Encasillar

en un tópico a un personaje

peculiar estilo violento. Considerado a sí mismo como un hombre peligroso fue

siempre ha sido una práctica usual dentro de

la

Historia.

“terrorista”,

Términos

“asesino”,

como

“anarquista”

rápidamente se manosean entre la masa. La Historia Oficial siempre ha sido el vehículo más conveniente para trasmitir esos estereotipos. Pero no es un ejercicio opcional.

La

Historia

oficial

es

impositiva y normativa. Nos aplasta y no nos permite ver más allá de sus fronteras. Nosotros buscaremos sellar sus límites

protagonista

de

una

seguidilla

de

atentados públicos contra, lo que él denominaba el “enemigo”. Su política personal de combatir la violencia del poder con la violencia de abajo (“cara a cara con el enemigo” era su lema) le valió ser condenado por los medios trasandinos y por propios sectores anarquistas, siendo finalmente fusilado bajo el régimen de José Uriburu. Indagando en el recorrido del propio

como lo que es, sólo una narración más entre muchas.

Una visión, lejos del centro

“No busqué afirmación social, ni una vida acomodada, ni tampoco una vida tranquila. Para

poesías dedicadas a su amada, la

Por eso proponemos una visión

mí elegí la lucha. Vivir en monotonía las horas

joven América Scarfó. Una visión

renovada a la discusión, con

mohosas de lo adocenado, de los resignados, de

romántica

los acomodados, de las conveniencias, no es

anarquista italiano, que recaló en

otros enfoques e ideas que nutren un criterio más amplio y universal del tema. Ése es nuestro horizonte con Severino Di Giovanni, anarquista italiano

vivir, es solamente vegetar y transportar en forma ambulante una masa de carne y de huesos. A la vida es necesario brindarle la

condenado unánimemente y asesinado por el Estado Argentino en 1931 a sus jóvenes 29 años. Tratar de comprender, dentro

de

los

antecedentes,

sus

motivaciones, ideas y acciones. Su vocación y su consecuencia. Así, la labor de juzgar su vida será trabajo de cada uno de ustedes.

Antecedentes generales

personaje podemos apreciar cómo se fue formando el “genio” de su persona, su esencia como individuo. Por ejemplo, si bien el anarquista europeo fue destacado como una persona que siguió una línea de terrorismo y expropiaciones fue también un hombre de ideas, tipógrafo y editor

de

múltiples

anarquistas

(como

“Culmine”

donde

publicaciones su

periódico

reafirmaba

íntima

del

suelo sudamericano víctima del régimen

Severino, en su celda, reafirmando sus principios de vida.

las primeras décadas del siglo XX,

más

fascista

de

Benito

Mussolini en Italia.

elevación exquisita del brazo y de la mente.”

radicado en Argentina durante

y

El idealista de la violencia

Osvaldo Bayer, historiador, periodista y escritor

argentino

afirma

que

ésa

simbiosis entre un hombre de teoría y acción era la consecuencia del anarquista italiano.

Justamente,

Severino

es

sinónimo de ese compromiso, de esa convicción, de esa pasión fervorosa tan esquiva en nuestros mezquinos días.

su Esto no implica justificar las víctimas

compromiso por la revolución violenta). inocentes que perecieron junto a los Inclusive, en un plano más personal, es tiranos que fueron presa de sus ataques.

Establecido en Argentina, Di Giovanni no tardó en ser reconocido por su

autor de numerosas cartas de amor y

Sino tratar de puntualizar antecedentes


que no se soslayan en la figura del

Giovanni)

luego

activista, vulgarmente encasillado como

inocentes”

(…).

que Para

-“no mí

hay nada sino que se complacen en criticar hay y maldecir a aquellos que hacen”2.

un asesino y terrorista que desafiaba a las inocentes. Llegó un momento en que él autoridades desde la clandestinidad. Porque claro, Severino Di Giovanni representa la violencia de abajo, la de los pobres, la de los excluidos, la violencia que la historia oficial condena, margina y oculta.

Ésa

violencia

que

resulta

se emperra en la violencia, pero esas

Severino Di Giovanni nació en 1901 en la

muertes le pesan y llega a su propio

comunidad de Chieti, en el centro de Italia.

holocausto”. El activista recorre un

Iniciado desde joven en las ideas anarquistas,

camino turbulento, donde no hay vuelta

nombre

de

calles ni estatuas. En cambio, los monumentos para genocidas como Julio Argentino Roca rebozan las calles

Mussolini. Siendo maestro, decide exiliarle junto

violencia intransigente.

oportunidades, Argentina.

Un juicio justo

a su familia en la tierra de las

Sin perder tiempo, se pone en contacto rápidamente con los anarquistas que pisan

Estado. La violencia que no se tolera, no condecoraciones,

fue perseguido por el fascismo recalcitrante de

atrás, atrapado y preso de su propia

insultante para la clase gobernante y el

recibe

Vida, obra y acción

La compleja historia que expulsa el italiano es el hilo que encadena las

suelo trasandino. Son las primeras décadas del siglo XX, de la gran migración europea y de los emergentes movimientos obreros y sociales,

discusiones en torno a la “idea” de su

donde el anarquismo filtra sus ideas. En

persona.

Argentina, el movimiento era organizado y diverso, en una lucha constante y cancina.

argentinas. Pero está bien, no nos Decir que no tenemos prejuicio quizás

Existían los que buscaban la revolución social

alejemos. Porque, en justa medida,

mediante una lucha pacífica, informativa, de

sea nuestro peor prejuicio, surge el

asambleas y sindicalismo. Del otro lado, estaba

buscamos comprender a Di Giovanni en su complejidad. Severino es hijo de su tiempo, de una época particularmente

“De rosas, la sangre ése bello cuerpo cubre. / Mientras en los ojos ha naufragado el cielo/

hostil y violenta, de la gran emigración de italianos en América, del fascismo de Mussolini en Italia y de la dictadura

la férrea idea de combatir la violencia de arriba con la fiereza de los combatientes de abajo, de los pobres y marginados. Éste era el sitio de Severino.

un ruiseñor dulcemente canta/ y el alba se disuelve en tenue velo...”

Fabricando panfletos y editando periódicos en italiano financiados mediante expropiaciones, no tarda en aparecer en las páginas públicas.

militar de Uriburu en Argentina. De la

de la poetisa italiana Virginia D' Andrea

crisis de los años 30, del auge de los

al conocer la muerte de Severino.

Su primer acto fue en el célebre Teatro Colón, cuando en una fiesta conmemorativa de la

nacionalismos y de los movimientos

esfuerzo de comprender la totalidad del

Embajada Italiana, el joven europeo irrumpe

obreros y anarquistas. El propio Bayer

sujeto para obtener una visión íntegra.

con panfletos contra Mussolini y loas al

nos ilustra diciendo que Severino se

Alzar una discusión interna con él,

anarquismo.

sus bondades, su “pierde por su sensibilidad”1. La misma separando sensibilidad ante las injusticias, los consecuencia, su desprecio a la muerte y

Puesto

en

libertad

tras

su

detención, inició una incesante lucha por la liberación de Sacco y Vanzetti. Cuando fueron ejecutados, atentó con bombas el Monumento

su romanticismo libertario, sin por eso

a Washington y City Bank en Buenos Aires,

Pero no criticarlo represión que lo impulsa a no quedarse idealizarlo. en los libros y actuar, a medirse cara a desenfadadamente con los ojos del

pereciendo en el último ataque dos personas

cara con el enemigo hasta el último día

presente, desde la contemporaneidad,

intransigencia en la lucha contra la opresión,

de su vida bajo el estremecedor grito de

desde la comodidad de un sillón y de

fue catalogado por la prensa y juzgado por la

asesinatos arbitrarios, la impunidad y la

evviva l’Anarchia!.“En los atentados – una apatía placentera, sin entender la continúa el historiador- contra las coyuntura particularmente violenta que organizaciones caen inocentes, pocos, vivió. Porque como decía el propio

inocentes. Aferrados a éste trágico hecho, a sus

Susana Viau, en Pagina 12. En: http://www.pagina12.com.ar/1998/suple/libros/9 8-05/98-05-24/nota1.htm

pero no siento nada más que desprecio por esos que no sólo no quieren hacer

su

clandestinidad,

su

Historia como un asesino bestial, un enemigo al orden y el porvenir de la Patria. Pero hoy vemos que tarjar y sentenciar a un personaje, no asesina su vida, su obra y su acción.

pero con uno alcanza. -el responde (Di anarquista, “estimo a aquel que aprueba la conjuración y no conjura; 1

ideales,

Por FRANCISCO ALVARADO 2

Según Bayer en su artículo “América”, la nota fue encontrada en el escritorio de Di Giovanni, por parte de la policía.


Detrás de escena:

La Solidaridad. a propósito de la Teletón. Elegir un camino.

horario, sino una actitud de vida ante la vida, presente en las pequeñas cosas, en lo cotidiano, en la ayuda vecinal, en los

La solidaridad más que una palabra, es un concepto. Más movimientos sociales, en las grandes obras y dentro de cada que letras, es una acción. Toda idea conectada a la acción, persona. Una actitud con compromiso y acción, donde el conlleva compromiso y responsabilidad. De lo contrario, “otro” no es alguien ajeno y distante, sino que soy yo. Sin sólo estaríamos recitando consignas, rebuznando. Ésa fronteras, sin coerciones. Ahora, a avanzar. exquisita simbiosis donde las palabras van en contrato con Por eso, en tiempos de crisis humana, la

las acciones, donde las ideas recorren la mente para depositarse en el brazo,

solidaridad

es

sólo

letras

esa es la solidaridad, un compromiso

enajenadas, inertes, que forman

de vida, de por vida.

una palabra. De nosotros depende

¿Qué camino seguir?

que sea un concepto, un recorrido,

Resulta curioso los eventos hechos

un camino transitable. Así, como

para la solidaridad, que la interpelan,

inconfesable falta en sociedades

que la invocan. Más que fomentar la

capitalistas, como ola que no llega

solidaridad como un estilo de vida

a buen puerto, so pesar de la

aplicado desde las cosas simples del

realidad mezquina, la solidaridad

día a día hasta lo más general, se

debe nacer, renacer y perecer en la

alienta a la solidaridad organizada a

voluntad propia del hombre. Todo parte de uno, no de imposiciones.

bienes comunes y materiales. En una sociedad carcomida en lo más profundo de la hipocresía, de la mezquindad, del individualismo, de las competencias, la solidaridad se ha

El comercio del dolor.

supeditado para ciertos eventos puntuales. La solidaridad se reduce a donar 5 pesos en un supermercado para una

Recién pasamos el 3 y 4 de diciembre, cuando las pantallas nacionales se inundan sorpresivamente de un matiz

determinada institución benéfica, en una visión parcial,

solidario. Se juntan todos, no falta ninguno. Detrás, un país

conveniente, insuficiente y autoplacentera del hombre para

entero que sigue con emoción y efervescencia éstas 27

regocijarse y sentirse conforme de su buen actuar

horas de amor. Como en un cuento, todo marcha bien.

humanitario. O bien de las publicitadas Teletones que azotan

Pero las cosas caen por su propio peso. Las máscaras que

al país cada dos años, donde la multitud se remece de

cubren el disfraz no tardan en pudrirse y revelar su verdadera cara. No cuestiono ésa bella sonrisa de un/a

acciones caritativas en un stock de tiempo, desde la

niño/a y sus esfuerzos de rehabilitación, sino el juego

donación de un ilusionado niño de 7 años hasta la hipócrita

macabro de las figuras públicas y de los grandes

ayuda de los grandes empresarios (ver recuadro). Por eso,

empresarios como rostros de campaña y sus súper ofertas

más que sólo dinero, más que ayuda financiera, se necesita

con propósitos benéficos. Chile, con todo el corazón del

conciencia, compromiso y responsabilidad, donde la

dinero. e

solidaridad no sea un tópico restringido, con fecha, día y


CINEindependiente

Por FRANCISCOA.LVARADO

PIZZA, BIRRA, FASO (1998) DE LA CALLE, SE SABE

Narrar historias callejeras siempre es un riesgo. El caracterizar a esos anónimos errantes, ocupar sus espacios comunes o manejar el lenguaje de los marginales de la gran ciudad, supone un conocimiento y un trabajo previo para no caer en historias distantes, poco verosímiles, plagadas de clichés y caricaturas. Lo primero, es lo que maneja a la perfección Adrián Caetano quien, en conjunto con Stagnaro, nos ofrece “Pizza, birra, faso” de manera ágil, rápida y explosiva.

Una historia cotidiana de Buenos Aires, pero de contenidos complejos, con un lúcido guión realzado por diálogos protagonizados con naturalidad y cercanía, quebrando la barrera de verticalidad con los espectadores y acercándolos a éste cuento más de las calles bonaerenses.

MEMORIAS DEL SUBDESARROLLO (1968) VIVIR COMO EUROPEO, VIVIENDO EL SUBDESARROLLO

En una Cuba revolucionaria alzada por el triunfo del socialismo, Sergio (Sergio Corrieri) se siente solo, hastiado y desesperanzado. Los cauces del subdesarrollo han inundado con más ahínco al pueblo cubano. Su vida de europeo tropieza obligatoriamente con el subdesarrollo

de

sus

compatriotas.

Así se desarrolla una audaz crítica a la realidad social de Cuba posterior a la Revolución. Si bien resulta lenta y "lagunera", "Memorias del subdesarrollo" aborda, desde un caso particular, una temática compleja y vigente en Latinoamérica: el subdesarrollo. Pero no sólo en términos económicos, sino de ideas, de cultura, de pensamiento. Logra con éxito ilustrar las incoherencias que sustentan este subdesarrollo que abrigamos aún hasta nuestros días en Latinoamérica.


Quemando cuadernos POR J. L. MORALES

BAILOTEO EN LA COCINA

Viejo corazón de lana navegas en arroyuelos al madrugar los anzuelos un besito pa’ la Juana botas de niebla lejana capturan al gran recuerdo escamoso y un poco lerdo traen la fiesta marina bailoteo en la cocina pa' freir todo lo cuerdo. El visitante ilustrado EL SACRIFICIO Números digitales se queman en las pupilas zarpas crujientes mutilan los deseos regando de mujeres y monstruos las sábanas mientras se derrumba el silencio. Era engullido por la armadura de botones hecho un capullo de caricias elásticas con su escudo enfrentó los gruñidos humeantes cabalgando sobre neumáticos entre árboles de vidrio. Clavó este poema en el altar de piedra desenterrando los huesos del silencio. Cuando la sangre de sus versos envuelva el chuchillo ¡el silencio habrá resucitado!

1850 parió un ferrocarril sus cabellos humeantes viajaron por los campos derribando rukas y pajaritos. Encerrados en el último carro Camahueto, Trauko y Tué-tué se pudren con el lamento de las trutrucas, en su marcha se burla de los ponchos atrapa campesinos y los riega por la línea saciando el hambre de los aplausos, también visita palacios al ritmo del vals deambula en sombreros de vino pintándose un bigote cuando bebe jugo de salitre. Ahora, sus rieles de plástico se venden en pastillas para borrar la memoria.


Quemando cuadernos La mañana que no amaneció POR MAURICIO DÍAZ

Desperté súbitamente, estaba oscuro, casi no podía ver mis manos. Las calles sonaban inquietas y a lo lejos, las voces desconcertadas de hombres y mujeres interrogando al cielo, a las sombras, al universo. ¿Por qué no amanece?

  en

de

Desde la ventana de mi habitación pude apreciar la penumbra de la avenida y las sombras de cientos de personas que se proyectaban como estatuas en la noche. Amontonados como seres fantasmagóricos las esquinas y las escaleras. Inmóviles como árboles, levantaban la vista al cielo buscando un ápice de luz solar o un trozo color azul escondido tras alguna constelación.

Abrí la ventana y la brisa tibia de verano me golpeó la cara. Estaba cansado. El reloj marcaba las siete y media (en ciudad Blanca amanece a las cinco y media en la estación de verano). Sin embargo la profunda oscuridad no daba tregua y las estrellas gobernaban el espacio sobre nuestras cabezas. La luna estaba quieta, callada, opacada en un rincón, dibujando siluetas de grandes montañas a lo lejos. Mi habitación recién alquilada, estaba en el segundo piso, de un antiguo edificio de correos. Ubicado justo en la esquina central donde confluyen las Avenidas Salmanoni y Turquesa, a dos cuadras de la editorial en que trabajo. Todas las tardes después de cada jornada, me siento en el gran sillón de terciopelo púrpura y observó desde la ventana central el largo y rojizo atardecer de ciudad Blanca. El sol cae tan lento, que pareciera detenerse nostálgico sobre los tejados de sus largas y angostas casas. Y entonces justo cuando desaparece, todo se tiñe de rojo, como si un gran arrebol devorase el cielo de una bocanada. La luz decae y el último grito de un sol agonizante se pierde en el fulgor de las estrellas que una a una aparecen como puñaladas titilantes en la gran bóveda celeste. Entonces gobierna la noche. Todas las tardes la oscuridad se abalanzaba sobre las calles, los parques, los bosques y las habitaciones. Siempre la misma escena y el mismo desenlace, incluso en el último atardecer que vi en ciudad Blanca. No me animé a salir, estaba tranquilo. La vorágine de ruidos, voces y plegarias no logró arrebatar de mí, la quietud que me caracteriza. Sólo observaba y pensaba. Con el paso de las horas, el ruido cesó, las plegarias de ahogaron y los gritos se hicieron lejanos. Las sombras estáticas, comenzaron a moverse, lentas, inseguras y desorientadas, pero cada vez con mayor soltura. Todos regresaron a sus casas, como siluetas resignadas, perdiéndose una a una por los callejones y las esquinas. Nadie salió a trabajar aquella noche (día en realidad). Volví lento sobre mis pasos y me recosté en la cama. La ventana abierta capturaba aromas suaves, indescifrables y por sobre todo oscuros. Finalmente me dormí.


Al paso de unas semanas, las sombras comenzaron a aparecer. Por entre las esquinas, los callejones, en las avenidas, los habitantes de ciudad Blanca retomaron su rutina. La alcaldía decretó la normalización de actividades y todos, incluyéndome, tuvimos que volver a nuestros trabajos en medio de la noche. La gente comenzó poco a poco a olvidar tan peculiar suceso y muy pronto dejó de ser noticia a lo largo y ancho de la ciudad. Las explicaciones del hecho fueron muy variadas y curiosas. Iban desde un cambio en el eje terrestre y la distorsión de la rotación planetaria, hasta el castigo de Dios por los pecados de la ciudad. Lo cierto es que jamás se supo porque aquella mañana de febrero simplemente no amaneció en ciudad Blanca. Ahora las sombras tiene forma, caras y nombres. He tenido que acostumbrarme al igual que cada habitante de esta ciudad a vivir de noche. Desde entonces la gente conversa más y se toca a menudo para reconocerse. Los niños observan las estrellas y juegan a encontrar formas en las constelaciones, sobre todo después del colegio. Los ancianos duermen casi todo el tiempo y los poetas están más melancólicos y escriben toneladas de poemas en los bares que ahora funcionan las veinticuatro horas de la noche. Yo sin embargo, no dejo de extrañar ver el lento y rojizo atardecer sentado en el viejo sillón de terciopelo púrpura, escuchando desde mi ventana el último grito del sol antes de perderse para siempre en el algún lugar de ciudad Blanca.

Marc Chagall (1887-1985) Por MAURICIO DÍAZ B.

La obra de Chagall es sin duda una de las máximas expresiones del color. Considerado uno de los mayores exponentes de la pintura del S.XX, nos ha legado una impresionante colección que brilla por sí misma y no escatima en formas ni colores para sorprendernos. Cada pintura es una invitación a soñar, una búsqueda onírica que se proyecta desde lo más profundo del espíritu humano. El surrealismo adquiere forma y sentido, mostrándonos el reflejo de nuestros propios sueños, la última trinchera de nuestra naturaleza humana, divina y misteriosa, aquello que nos diferencia de las máquinas, que nos identifica con nuestra alma y no con números de identificación, estadísticas o cuentas bancarias


Quemando cuadernos

Crónica Terrestre Por MAURICIO DÍAZ

Amaru era su nombre. El último hombre vagaba sin destino por las remotas carreteras cubiertas de arena y metales retorcidos. Cargaba sobre la espalda una mochila y el peso de innumerables noches frías y silenciosas, cientos de días nublados, algunas tormentas radioactivas y unas cuantas auroras australes.

De pronto al final del camino una silueta. La última mujer vagando sin destino por las remotas carreteras cubiertas de arena y metales retorcidos.

Ese día, fue el último de la humanidad.


DECLARACIÓN PÚBLICA ESTUDIANTES DE PEDAGOGÍA EN HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALES UACH Ante la reforma curricular anunciada por el gobierno del Sr. Sebastián Piñera, específicamente sobre la reducción de una hora en el subsector de Historia, Geografía y Ciencias Sociales, nosotros los estudiantes de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile. Consideramos: 1- La medida concibe al conocimiento de forma pobre, jerárquica y positivista. Expone al lenguaje y las matemáticas como aquellos sectores que “tienen más efecto sobre el resto de los aprendizajes” descuidando la formación integral planteada por el mismo ministerio, favoreciendo asignaturas que resultan fáciles de medir cuantitativamente. 2- El aumento de horas es una reforma superficial que no transforma estructuralmente la educación, su carácter no es “revolucionario” como señaló el presidente. Creemos que una real superación de las deficiencias en educación debe atender a las necesidades de la población y no que esta se adecué a las decisiones del gobierno; la formación docente o las condiciones laborales son temas importantes a considerar en una reforma. 3- Las autoridades han banalizado la Historia, subordinándola a otras asignaturas y dejándola como una mera opción. La Historia no es sólo acontecimientos ordenados cronológicamente o personajes importantes, ella es una disciplina que permite la propia interpretación de mundo, concientiza la identificación con sujetos históricos capaces de transformar la realidad. Su conocimiento permite juzgar críticamente la construcción de la sociedad actual y las formas en que es legitimada, conociendo las injusticias y luchas que ha dado nuestro pueblo por sus derechos, no olvidemos que hace sólo 20 años atrás terminó una dictadura militar que configuró el plano político, económico, social y cultural del Chile actual, una reforma como esta baja el perfil a las atrocidades cometidas en ese período. Al reducir las horas, también se limita el tiempo designado a habilidades y actitudes como el pensamiento crítico, la reflexión, análisis e interpretación de fuentes documentales, entre otros. Esta es una disciplina que abarca otros saberes tales como la Geografía, Educación cívica, Economía, entre otras, de modo que los estudiantes verán aún más deteriorada su formación humanista. Recordemos que durante el gobierno de la concertación se redujeron horas a la asignatura de filosofía, otra disciplina que incita la comprensión y transformación de la sociedad. 4- La decisión del gobierno fue antidemocrática y atropella a todos los profesionales y estudiantes de la educación. No mencionan los criterios que sustentan la reforma y tampoco exponen los métodos de enseñanza que realizarán en las horas extras para lenguaje y matemática. 5- Esta reforma curricular continúa copiando políticas extranjeras, criterio que ha dado grandes fracasos a nuestro país ¿acaso no deberíamos construir un proyecto de mejora que considere las particularidades de la realidad chilena? 6- Esta situación acrecienta la desigualdad entre la educación pública y privada. Los establecimientos privados tienen la libertad de crear sus propios programas y administrar el tiempo dedicado a las asignaturas, pudiendo apaliar las posibles deficiencias que represente la disminución de horas en ellas, sin embargo, los establecimientos públicos una vez más tendrán que adecuarse a cambios arbitrarios que perjudica la formación de sus estudiantes. Finalmente observamos que estas medidas profundizan aún más la desigualdad entre educación pública y privada, enfatizando resultados cuantitativos a nivel de pruebas como PISA, PSU, SIMCE. Por lo anterior, rechazamos categóricamente la reforma curricular anunciada por el gobierno.


Más que palabras Las movilizaciones no tardaron en llegar. En la capital de la Región de los Ríos, los estudiantes de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales de la Universidad Austral de Chile (UACH) y la Universidad San Sebastián (USS) se han movilizado de forma permanente éstas últimas semanas conforme a los puntos expuestos en la declaración pública. Sin mayor respuesta por parte de otras pedagogías, los estudiantes han estrechado vínculos con sus colegas de otras universidades, intentando articular un movimiento de estudiantes del sur, desde Temuco hasta Puerto Montt. Cabe resaltar el carácter pacífico de las manifestaciones y la labor informativa hacia los ciudadanos, con la búsqueda incesante de romper el cerco comunicacional, que suprime y/o margina éste tipo de actividades.

Vía crucis por la educación y fusilamiento de la Historia El 15 de diciembre del presente, estudiantes de Pedagogía en Historia y Ciencias Sociales de la UACH y USS realizaron una marcha cultural. Esta consistió en un vía crucis donde se expusieron los momentos más significativos del avance privatizador en la educación, para luego terminar en la Plaza de Armas donde se fusiló simbólicamente la Historia y la quema de un muñeco crucificado que representaba al Ministro de Educación. Los estudiantes invitan la comunidad a un foro-debate sobre la Reforma Educacional con la participación del Seremi de Educación, profesores y estudiantes, la actividad se realizará el próximo lunes 20 a las 16:00 hrs. en el Auditorio 3 del edificio Nahamías en la UACH.


LA COLUMNA

REPRESIÓN Y CONTROL SOCIAL AL PUEBLO MAPUCHE Por J.L. MORALES

Cada sociedad tiene un conjunto de normas que forman parte de su cultura, estas son internalizadas pasivamente por sus integrantes, como también, pueden ser impuestas violentamente. El control social y la represión van de la mano, estos fueron evidentes durante la invasión europea al continente americano habitado desde hacía siglos por diversas culturas, entre ellas el pueblo Mapuche. Luego de la invasión al Wallmapu, durante el siglo XVI, los conquistadores ejercieron una dominación militar y en forma de trabajo compulsivo: la encomienda de servicio conocida como mita, consistía en tomar mapuches cautivos y obligarlos a trabajar en los lavaderos de oro para aumentar la riqueza de los españoles. La población mapuche fue diezmada. En las cercanías de San José de la Mariquina se encontraba el lavadero de “Madre de Dios”, donde se obligaba a trabajar tanto a mujeres como hombres. La instauración del cristianismo trajo un sincretismo: la cultura Mapuche se apropió, por medio de la imposición, de elementos externos representativos, produciéndose al mismo tiempo, una aculturación que negaba su historicidad como pueblo. Al internalizar el cristianismo debían aceptar las miserias de la vida terrenal y esperar la salvación en la existencia supraterrenal. Al acabar el reinado español en América, alrededor del siglo XIX, los pueblos indígenas fueron incorporados contra su voluntad a estructuras estatales políticas. En un comienzo, los cronistas españoles describen a los mapuches como admirables guerreros, sin embargo, el Estado chileno los trató de “bárbaros” y “bandidos sangrientos” que no debía tener tierras3. Con engaños se le quitaron estas, llegando la pobreza a las comunidades, nacía así la idea de que el “indio” era pobre por ser flojo y borracho, insistiéndose en que debía ser educado. Lo que trajo la educación fue un proceso de sociabilización a la cultura chilena, una internalización de pautas, normas y regulaciones que configuran la conducta, paralelo a la perdida de la cultura originaria. En la segunda mitad del siglo XIX, la represión más 3

Barrera, Aníbal, El grito Mapuche. (Una historia inconclusa), Editorial Grijalbo, Santiago de Chile, 2000. 8

cruda que vivió este pueblo, fue la llamada “Pacificación de la Araucanía”, campaña militar impulsada por los Estados chileno y argentino4 para ocupar sus tierras. La invasión a este territorio desconoció los tratados realizados por la corona española y sus dueños ancestrales. En un comienzo se realizaron diálogos, como el parlamento de Cañete, encabezado por el general Cornelio Saavedra5. No pasó mucho tiempo para que comenzaran los abusos y atropellos, iniciándose los conflictos. La consecuencia final fue la reducción territorial que transformó la Araucanía en propiedad fiscal. Luego de la violenta represión el control social se desarrolló de manera más silenciosa, en palabras de José Bengoa: “El guerrero debió transformarse en ciudadano y el pastor de ganado en campesino productor de subsistencia6”. La irrupción de un ejército preparado y profesional, alzado por victorias recientes en el norte (Guerra del Pacífico) materializaron la dominación chilena sobre el territorio ancestral Mapuche.

4

En Argentina se desarrolló la “campaña del desierto” que exterminó a los pueblos originarios de la pampa, incluidos los Mapuches que allí vivían. 5 Ibíd. 31 6 Bengoa, José, Historia del pueblo Mapuche, Editorial Sur, Santiago, 1996. 329


autocontrol de dichas normas, sino, un control formal realizado por el Estado y las autoridades que se encargan de persuadir o castigar a quienes no aceptan las regulaciones sociales7. En la actualidad, el crecimiento del sector forestal, como la instalación de centrales hidroeléctricas, continúan desarticulando tierras ancestrales, provocando nuevos conflictos. Desde hace un tiempo, la policía ha venido ejerciendo una represión directa para hacer cumplir las regulaciones sociales. Aparte de las penas legales, encontramos ciertas situaciones que nos muestran una diferente forma de ejercer el control social. En el documental “Wallmapu” se evidencia cómo la policía mantiene detenido a los comuneros sin buscar penas legales. Una especie de “detener y soltar constante”. Este ejemplo nos deja entrever los rasgos de la sociedad actual y sus formas de represión. Foucault concibe sociedades disciplinarias cuya principal técnica es el encierro, sin embargo, en la actualidad, la sociedad ha tomado otro rumbo; sociedades controladas pero cada día menos disciplinadas. Deleuze nos dice: “estamos entrando en sociedades de control, que ya no funcionan mediante el encierro sino mediante un control continuo y una comunicación instantánea8”. En este sentido, la idea es mantener vigilado y controlado al comunero mapuche, por medio de la policía local, siendo la estrategia de control, más importante que el encierro mismo, pues se logra intimidar y humillar. Al entrar en prisión, la policía local, pierde el control continuo. Cuando el detenido pasa del ministerio del interior al poder judicial, adquiere la ventaja de defenderse legalmente, por el contrario, al mantenerse en esta situación de detención continua queda desamparado al uso y amenaza de la fuerza. Así también, la cárcel tiene como objetivo “reeducar” al infractor, para que pueda introducirse a la sociedad. En el caso Mapuche es probable que tal “reeducación” no ocurra, pues, el comunero que es detenido, es un guerrero que sigue una “genealogía de combate” con firmes argumentos. La misma relación existente entre policía y comunero marca con mayor fuerza la concientización de pertenecer a una cultura diferente, la gran barrera para someter al pueblo Mapuche es su etnicidad, elemento bien presente en los comuneros, si se quiere “reeducar” entonces habría que acabar con la etnicidad de los mismos, por lo tanto la efectividad de “reeducar” al Mapuche en un centro penitenciario es prácticamente nula. Así tenemos que la forma más efectiva que ha encontrado el Estado para mantener disueltos a los comuneros, y detener sus movilizaciones es mediante el control continuo y la vigilancia local. El control social está presente en todas las sociedades, por medio de la cultura se establecen pautas y normas que son internalizadas en los ciclos vitales de la gente, esto mantiene en orden la sociedad y permite que los sistemas políticos, económicos y formas de poder no se vean amenazados. Sin embargo, hay ocasiones en que el control social surge como la imposición de una cultura sobre otra. Formas como el prejuicio, la burla, el desprecio o la acción violenta se vuelven estrategias de dominio. Ya van más de cinco siglos y las injusticias al pueblo Mapuche, como a otras culturas originarias continúan, el Estado por su parte, no expresa ninguna disposición de saldar las deudas históricas. En este dramático panorama sólo queda la acción crítica de los ciudadanos para movilizarse, denunciar y contrarrestar los atropellos del aparato estatal. Bibliografía: - Barrera, Aníbal, El grito Mapuche. (Una historia inconclusa), Editorial Grijalbo, Santiago de Chile, 2000. - Ceballos, Jorge G., Introducción a la sociología, LOM ediciones, Santiago de Chile, 1997. - Foucault, Michel, Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones, Alianza Editorial, Madrid, 2005. Otros: Wallmapu, documento audio-visual.

7 8

Ceballos, Jorge G., Introducción a la sociología, LOM ediciones, Santiago de Chile 1997. 200 Foucault, Michel, Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones, Alianza Editorial, Madrid, 2005. 17


EL MUSEO DE TIERRA

El Yefi, la toma, y el campamento Vietnam Heroico. Valdivia 1973 Por Rodrigo Conejeros y J.L. Morales José Bernardo Yefi Quezada nació en Panguipulli, hijo de un “caminero” vivió una infancia muy pobre en lo material, pero rica en experiencias de vida. Recorrió varios sectores cordilleranos acompañando su familia. Cuando niño conoció la vida del campo y las historias de su padre, quien fue perseguido por la “ley maldita” de Videla en los cincuenta9. Esta situación lo hizo trasladarse de un lugar a otro entre campos y montañas. Al comenzar la construcción de la carretera Panamericana, su padre logra conseguir un puesto en la obra, así comienza su recorrido hasta la ciudad de Valdivia, viviendo junto a su padre y estudiando mientras avanzaba la construcción de la ruta, radicándose finalmente en la ciudad. Pasó sus primeros años de juventud en Las Animas desde 1958 hasta 1973, aquí a la edad de 14 años deja la escuela y comienza su vida de trabajo desempeñándose junto a su padre y hermanos en labores de construcción. Sintiéndose “interpretado” por ideales políticos de izquierda comienza a introducirse paulatinamente en el área, su actividad política comienza con el Partido Comunista durante las elecciones de 1964, Yefi ayudaba con propaganda haciendo rayados en las calles. A finales de los sesenta, lee con su padre la declaración de principios del MIR, compartiendo los argumentos que este movimiento agitaba. En sus palabras: “estas eran verdades que nadie se había atrevido a decir”. Durante la campaña de Salvador Allende en 1969, participó activamente en los sindicatos de trabajadores en diferentes empresas y obras de construcción, más adelante tomó roles principales como dirigente sindical formándose 9

La ley por la “defensa de la democracia” o “ley maldita” fue dictada durante el gobierno de Gabriel Gonzales Videla con el fin de perseguir a comunistas y organizaciones de izquierda.

políticamente y siendo un reconocido líder entre sus pares. Su enrolamiento en el MIR fue debido a esta participación, compromiso y consecuencia como líder de la base trabajadora quienes exigían a sus dirigentes mayor compromiso con el momento histórico que se construía. Su rol fundamental era generar conciencia en los trabajadores, para lograrlo leía documentos en forma secreta con el fin de formar argumentos y articular grupos de trabajo para exigir de forma “rupturista”, según nos cuenta, los derechos laborales, activar marchas y huelgas, como también la toma de empresas. Su trabajo era activar las bases y presionar a dirigentes con el fin de ir más lejos en el proceso democrático durante el gobierno de Allende, para ello era necesario aglutinar más gente, en palabras de Yefi “estar con un píe en la calle y otro en la vereda, ya que al estar siempre en la vereda no generaba presiones para llevar a cabo los cambios sociales”. En ese momento existía un gran número de personas sin casa, con ello comenzaron los “comandos comunales”, integrados por obreros y pobladores. Si bien, habían formas de llegar a obtener una casa con el Estado, el procedimiento era altamente burocrático, el sistema de viviendas funcionaba a través del ahorro familiar donde el Estado subsidiaba parte de ella y la persona debía hacer el esfuerzo para conseguir un mínimo de dinero que avalara su inscripción, en base a estos méritos de responsabilidad y capacidad de ahorro se lograría obtener una vivienda. El proceso era muy lento para los pobladores, además de dificultoso, para el pobre mantener un ahorro estable por sistemas de cuotas era difícil, ya que con suerte sobrevivía en forma diaria. Este es uno de los tantos argumentos que los pobladores agitaban, mientras presionaban al gobierno tomando terrenos deshabitados. La estrategia consistía, en primera instancia, acabar las opciones que el gobierno les entregaba, por ello


era importante que la mayoría de los pobladores tuviese su libreta de ahorro para plantear que su acción no era premeditada, sino que respondía a la burocracia del sistema de viviendas.

Valdivia, cansados de esperar y con ello no ser dirigidos, ya sea por un partido político o por las instituciones que autorizaban las ocupaciones de terrenos expropiados, en algunos casos por el gobierno. Este mutuo acuerdo entre las autoridades y pobladores se rompía con el nacimiento del “Vietnam Heroico” y marcaba la diferencia de otros campamentos que se realizaron en la ciudad bajo el alero de grupos adherentes al gobierno de Allende. Otra estrategia de trabajo fue la creación de un equipo de futbol llamado “Deportivo Chorrillos”, en forma posterior al Golpe de Estado y que hasta la actualidad sigue funcionando, este daba las bases de reunión y concientización para jóvenes y pobladores en mantener el trabajo organizativo y activo de las diferentes acciones del campamento.

La estrategia de trabajo del comando comunal en que participó Yefi tenía el fin de obtener casa para los “sin casa” de entonces, en primera instancia se generó una “vanguardia” de trabajo los cuales dirigían al grupo mayoritario, este grupo de avanzada se caracterizaba por su liderazgo y militancia política. Una vez instaladas las bases de trabajo se debía convencer a un número alto de pobladores creando un comité, instruyendo a las personas y por sobre todo explicando el fin de la acción con la idea además de que se dejen los miedos de lado, ya que el temor a la represión era lo que más afectaba a los pobladores. Una vez lograda la concientización de un grupo importante de personas se decidía el lugar donde actuar, en este caso el comando comunal en que participó y dirigió Yefi decidió tomar el terreno aledaño a la “Escuela Nacional” en Av. Ramón Picarte, lugar que tenía las condiciones para sobrevivir10, y el apoyo del director de la escuela Nacional, quien era socialista.

Una idea fundamental de José Yefi sobre el gobierno y la forma de enfrentar este poder hegemónico, se expresa con la siguiente frase: “Si yo tengo una máquina y no me da resultado, y cambia de chofer cada cuatro o seis años como era antes. ¿Pero si la máquina es la misma?, entonces es la máquina la mala. Por ello nuestra idea era seguir avanzando para transformar y siempre pensando en la conquista del poder11”.

Con estas palabras José yefi entendía que no bastaba con tener a un presidente socialista en el poder, pues había que transformar toda la estructura de la sociedad o “la máquina” para lograr que esta “funcione bien”.

La coordinación del trabajo en los inicios de la toma fue de madrugada con un número cercano a 200 personas. Se realizó de forma sorpresiva, un grupo debía entrar a cercar el lugar, coordinar, embanderar, así como también apoyar la instalación de carpas, otros debían vigilar que no sean presa de la represión y desalojo, la idea era estar instalados en el amanecer del día, y con ello estar organizados y dispuestos a resistir en caso de que fueran desalojados por las autoridades o los dueños del terreno.

Durante la Dictadura Militar, yefi fue detenido y torturado por los agentes del régimen, una vez estando en libertad se enroló en la resistencia del MIR estando 11 años en clandestinidad.

Así se fundó el campamento “Vietnam Heroico” de Valdivia, fruto del trabajo mancomunado de pobladores movidos por la necesidad de tener un lugar donde vivir. Luego del Golpe Militar pasa a tomar el nombre de “Campamento Chorrillos”, el cual cambia nuevamente a “Pablo Neruda”. La importancia de este proceso fue que es el primer campamento organizado desde pobladores para pobladores en

*Fotografía extraída de la portada del periódico poblacional La Rotonda… Un espacio de Re-Encuentro edición N° 8, publicado en Julio del 2010.

11 10

que contara con un lugar de donde obtener agua

Entrevista a José Yefi Quezada realizada el 8 de Noviembre del 2010


Agradecemos a quienes participaron y leyeron El Frente. Esperamos haber contribuido en la reflexi贸n y visi贸n cr铆tica de nuestra sociedad. Aportes, sugerencias, cr铆ticas, o comentarios a revistaelfrente@gmail.com o

http://revistaelfrente.wordpress.com


Revista El Frente