Page 53

www.revistaelementos.com

Me da miedo operarme la nariz

Una de las cirugías estéticas más solicitadas es la Rinoseptoplastía, es decir, una operación para corregir o modificar la forma y la función de la nariz. Este último concepto es de suma importancia, porque con frecuencia, la función es dejada en segundo término con tal de conseguir un buen resultado cosmético. Incluso se puede escuchar decir a algunos pacientes que no les importa quedar con la nariz tapada, siempre y cuando sea hermosa. Esto es un grave error, la forma y la función pueden y deben conseguirse en una sola operación. Esta puede aumentar o disminuir el tamaño de la nariz, cambiar la forma de la punta o el dorso, estrechar los orificios nasales o modificar el ángulo entre la nariz y el labio superior.

¿Quién puede operarse de la nariz? Un buen candidato es aquella persona con un buen estado general de salud y que es realista en sus expectativas. No debes llegar al consultorio con una foto de Megan Fox o de Chris Evans y preguntar: ¿Oiga Doctor, podría dejarme así? La respuesta obviamente es, no. Las características individuales son las que marcarán la pauta para hacer las modificaciones. El miedo al dolor es una de las objeciones más comunes. Contrario a lo que te imaginas, la cirugía nasal es poco o nada dolorosa. Los moretones o hematomas, así como la hinchazón, son cada vez menos frecuentes debido a una cuidadosa y depurada técnica quirúrgica, y en manos de un otorrino experto, el paciente podrá reintegrarse a sus actividades en un corto período de tiempo.

¿Cómo se hace? Esta operación se realiza siempre en quirófano, puede ser bajo anestesia general (paciente totalmente dormi-

do) o con anestesia local y sedación ligera. Dura aproximadamente 2 horas, pero depende de la complejidad del caso. El trabajo puede hacerse a través de las fosas nasales o combinadas con pequeñas incisiones en lugares estratégicos que no dejarán cicatriz. Uno de los temores más frecuentes del paciente es el uso de los tapones nasales en el post-operatorio. En la actualidad existe una tendencia a usar materiales muy suaves y de corta duración que reducen al mínimo las molestias. Después de haber modelado los huesos y cartílagos, es necesario colocar una pequeña férula de un plástico especial sobre la nariz, que servirá para mantenerlos en la posición correcta durante algunos días. Debes recordar que el resultado final de una Rinoseptoplastía, en realidad se aprecia entre 3 a 6 meses después de la cirugía.

¿Hay garantía de que voy a quedar bien? Esta pregunta, tan común en los pacientes que se van a operar, tiene un mal fundamento. Garantía, según el diccionario, es la acción de asegurar el buen funcionamiento de algo que se vende y de repararlo en caso de avería. Lógicamente esto no puede ser aplicado en el área de la medicina. Esta operación, como tantas otras, puede presentar complicaciones como una hemorragia, infección, problemas con la anestesia y sobre todo insatisfacción con el resultado estético, aunque son poco frecuentes. Esto puede evitarse con una buena comunicación con el médico, poniendo de relieve, lo que el paciente desea y lo que realmente se puede obtener. Actualmente la mayoría de los otorrinos cuentan con programas computarizados que pueden dar una idea bastante certera de lo que se puede modificar. Para terminar debo decir que la Rinoseptoplastía es una operación que no sólo modifica la forma y función de la nariz, sino que tiene gran efecto en la autoestima del paciente. Anímate a operarte y acude con tu especialista de confianza.

Fotografía: google.com

Dr. Patricio Hernández Valdez Otorrinolaringólogo. Cirujano de cabeza y Cuello Centro Médico Nacional Siglo XXI Ced. Prof 1451249 / Cel. Esp. 3340875 Clínica Barcelona Calle Seguro Social #29 Col. Modelo Citas: 210.36.91 & (662) 268.77.66

53

ELEMENTOS - Guía para una vida saludable  

Junio - Julio 2015 Edición Luzco #6