Page 1

Mayo 2013 REVISTA DE LA FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE LOMAS DE ZAMORA

AÑO 5 - Nº29

Diez años después

El desendeudamiento, el empleo, la mejora salarial y los nuevos derechos, entre los puntos más altos de la década del kirchnerismo en el gobierno. ENTREVISTA OSVALDO BAYER

“No puede ser que aún haya jueces nombrados por la dictadura”

ENTREVISTA CARLOS TOMADA

Ministro de una década SALUD

EL RECUERDO DE TEATRO ABIERTO

El dilema de las raras enfermedades

El arte contra el terror

ADEMAS: A tres meses de las PASO I Tensión en Corea I Nuevas tecnologías: liberación o dependencia I Alejandra Gulla después del retiro I Rodrigo Abd, el Pulitzer argentino I Vicente Battista recomienda


Sumario

Publicación mensual de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora

Director: Daniel Miguez

Editorial Pag. 3

Consejo de Redacción: Jorge Benedetti Leonardo Castillo Adrián Figueroa Díaz Gustavo Naón Pablo Romano Eduardo Videla Martín Voogd

Escriben en este número: Jennifer Almendras Juan Pablo Álvarez Soledad Arréguez Manozzo Horacio Raúl Campos Santiago Coni Belén Escobar Germán Ferrari Yanina Fuggetta Ernesto Gaidolfi Alejandro Giuffrida Marina Pandolfi Martín Silles Leonardo Torresi Damián Urquiza Lais Vázquez

Diseño: Pamela Royo

Diez años, otro país

Pag. 4

Tomada, ministro desde el primer día Pag. 10 Fotos de una década

Pag. 14

Frases sobresalientes

Pag. 17

A tres meses de las PASO

Pag. 18

Entrevista a Osvaldo Bayer Pag. 22 Las dos Coreas, enemigos íntimos

Pag. 26

Enfermedades poco frecuentes Pag. 28 Nuevas tecnologías

Pag. 32

Entrevista a Alejandra Gulla

Pag. 34

Abd, el Pulitzer argentino

Pag. 36

Contratapa y retiración: Rubén Ortiz

Fotografía: Esteban Díaz Télam

Servicio periodístico: Agencia Universitaria de Noticias y Opinión www.auno.org.ar

Teatro abierto contra la dictadura Pag. 40

Contacto: elcruce@auno.org.ar TE: 4282-8172 /6006 Dirección: Camino de Cintura y Juan XXIII, Llavallol, provincia de Buenos Aires (CP: 1836) ISSN, en trámite Derechos de propiedad intelectual, en trámite.

Inmigración y literatura (Parte III)

Pag. 46

El lector insolvente

Pag. 48

Vicente Battista recomienda

Pag. 49

Otra historia

Pag. 50


EDITORIAL Por Daniel Miguez

Por algo los critican El aniversario de los diez años en el gobierno encuentra al kirchnerismo bajo una tremenda campaña en su contra, que no sólo pretende mostrarlo como una fuerza política corrupta –algunos los habrá, como en cualquier sector de la sociedad argentina- sino como una dictadura que no permite la libertad de expresión, acusación especialmente absurda desmentida por la absoluta libertad con que los medios opositores dicen lo que tienen ganas de decir, sean verdades o mentiras. Pero es lógico, y consecuente con la historia argentina, que esto ocurra. Siempre que algún líder se inclinó hacia el lado de la defensa de lo nacional y de las mayorías y trató de abolir privilegios se lo acusó de cuanta calamidad se les ocurriera a los que defendían intereses contrarios. Así fue que a Dorrego lo fusilaron, a San Martín no lo dejaron volver del exilio, y a Yrigoyen y Perón los derrocaron. En todos los casos hubo informaciones falsas e injuriosas de por medio. Cómo no va a estar bajo este descabellado fuego mediático un gobierno como el kirchnerista que en diez años produjo hechos como estos: - Comenzó un fuerte proceso de desendeudamiento externo sin antecedentes en el país, que llevó a reducir la deuda externa de un monto equivalente al 138,8% del PBI al 36,5%. - Estatizó los fondos de pensión, que en manos de las AFJP llevaba a la quiebra del sistema previsional. - Multiplicó por 400 la inversión en la red de agua potable y cloacas; la construcción de autopistas y pavimenta-

ción de rutas se extendió en 38.500 kilómetros, y se incorporaron 5.000 megavatios de generación eléctrica. -Reestatizó YPF revirtiendo la curva de desinversión. - Cambió planes de asistencia social por millones de puestos de empleo. - La desocupación pasó del 21,5% en 2003, a 6,9% en 2012. En ese periodo se crearon más de 200.000 nuevas empresas, un 64% más de las que había cuando asumió Kirchner. - La distribución del ingreso, que desde 1974 había descendido ininterrumpidamente hasta 2003, comenzó a revertirse en ese año con una mejora del 22% hasta alcanzar los mismos niveles de 1986. - Nunca reprimió violentamente las protestas sociales. - Todas sus leyes laborales fueron a favor de los intereses de los asalariados y reactivó las paritarias. - Unas 2.800.000 personas pudieron acceder a un haber jubilatorio a pesar de que no tenían los años de aportes suficientes y creó el sistema de movilidad jubilatoria. - Llevó el presupuesto educativo de 3,64% del PBI al 6,47%; incluyó a cientos de miles de chicos que estaban fuera del sistema escolar; dispuso la obligatoriedad del secundario y de la sala de 5 y la universalización de la sala de 4; garantizó el pago del salario docente en todas las provincias; aumentó el salario docente en un 518%; construyó 1.385 escuelas en 9 años, cuando en los anteriores 35 años se habían construido sólo 427; creó 9 universidades; y en 10 años multiplicó por 8 la inversión en la educación superior; reactivó

la educación técnica, casi desaparecida en 2003; se alfabetizaron 230.000 adultos y otros 400.000 terminaron sus estudios primarios y secundarios por el plan Fines. Con el plan Conectar- Igualdad se entregaron 2.300.000 netbooks a alumnos y docentes; entregó 54 millones de libros; y elevó a cuatro años la cursada de la carrera docente. - Alentó la investigación científica y el desarrollo tecnológico con una fuerte inversión. - Otorgó la Asignación Universal por Hijo. - La mortalidad infantil bajó del 16,5 por mil a 11,7 por mil. Las vacunas obligatorias pasaron de 8 a 16. - Proveyó de agua corriente y cloacas a 18 millones de personas en el Gran Buenos Aires. -La esperanza de vida en la Argentina pasó de 74.8 años a 75.4. -Sancionó leyes como la de matrimonio igualitario; la del voto para los jóvenes de entre 16 y 18 años, la de identidad de género y la de la “muerte digna”. - Propició el juzgamiento por crímenes de lesa humanidad y produjo una renovación de la Corte Suprema. - Impulsó una ley anti monopólica de medios de comunicación audiovisual. - Fortaleció los vínculos con los países de la región y dio un fuerte impulso a la creación de Unasur. - Motivó la participación política de muchísimas personas que se habían alejado de ella o que nunca antes se habían mostrado interesadas. Especialmente alentó la participación ciudadana de los jóvenes.


2003

25 de mayo

4 de junio

11 de junio

21 de agosto

21 de agosto

Kirchner asume la presidencia

Comienza el recambio de la Corte menemista.

Kirchner y Lula acuerdan una alianza estratĂŠgica.

Anulan las leyes de Punto Final y Obediencia Debida.

Lanzamiento del Programa 700 Escuelas


UNA DECADA DE GOBIERNO KIRCHNERISTA

En 10 años, otro país Por Alejandro Giuffrida

De la primera construcción de poder hasta el fortalecimiento de la juventud como el actor central de la política argentina. Desde el programa de desendeudamiento hasta las medidas para eludir la crisis económica internacional. Desde la emoción por el Bicentenario a la tristeza popular por la despedida de Néstor. Un repaso de los principales momentos de los 10 años del kirchnerismo en el Gobierno. Sus leyes centrales y las peleas políticas más profundas. Miércoles 4 de junio de 2003. Habían pasado exactamente 10 días del comienzo de la gestión presidencial de Néstor Kirchner. Ahora, él estaba junto a unos compañeros y colaboradores sentado en una mesa del Café Tortoni, charlando de política como siempre y analizando las repercusiones que la calle más inmediata le devolvían de la jugada que acababa de lanzar. Estaba sin custodia porque se había ido de la Casa Rosada sin custodia. Apenas unos minutos antes se había transmitido la cadena nacional que dio el puntapié inicial

4 de diciembre Ley de los 180 días de clase y garantía del salario docente.

para comenzar con el proceso de renovación de la Corte Suprema, para dejar atrás la tristemente célebre mayoría automática del menemismo. Y Kirchner volvía a su ritual del café, a escuchar las primeras repercusiones. Condensar en pocas páginas periodísticas la dimensión y la complejidad del movimiento kirchnerista y estos 10 años al frente del Gobierno nacional que acaban de cumplirse es una meta inalcanzable. ¿Cómo contar al kirchnerismo? ¿Con series comparativas respecto a gobiernos

2004

anteriores? ¿Con anécdotas y enumeraciones elípticas de los principales logros? Apenas en los primeros 10 días de gestión, Kirchner había viajado ya a Entre Ríos y San Juan para destrabar los conflictos docentes, había relevado la cúpula de Ejército, la Armada, la Fuerza Aérea y la Policía Federal, recibió a las Madres de Plaza de Mayo y a tres centrales sindicales y a organizaciones sociales; se metió de lleno en la renovación del PAMI y, además de todo eso, había lanzado una inusitada batalla contra la Corte de Julio Nazareno. El ritmo vertiginoso y prolífico fue desde el comienzo uno de los rasgos neurálgicos de la administración de Néstor Kirchner, que se mantuvo firmemente durante los siguientes gobiernos de Cristina Fernández de Kirchner. Fue la propia realidad económica y el desamparo de las calles de 2003 lo que marcó este paso constante en la gestión. Desde entonces, en una década la Argentina logró reducir en un 67% su tasa de desocupación, para llegar al actual 6,9%, atravesando incluso distintas crisis al interior de estos 10 años, como la de 2009 o incluso en 2012.

2 de marzo

24 de marzo

Derogación de la ley “Banelco” de flexibilización laboral.

Retiran los cuadros de Videla y Bignone del Colegio Militar y se inaugura el Museo de la Memoria en la ESMA.


Una de las columnas para avanzar en ese sentido fue la recuperación del entramado productivo, que para mayo de 2013 llevaba creadas ya 200.000 nuevas empresas entre industrias, comercios y firmas de servicios. Con mayores fuentes de trabajo y mermas en la desocupación, el salario mínimo fue aumentando, hasta lograr en 10 años un alza del 1.338%. La contracara fue la inflación (quizás el punto más delicado para el kirchnerismo), que también se fue incrementando, sobre todo desde 2007 en adelante y con un pico en 2012 del 11,5% anual, según el INDEC. El crecimiento de la industria fue bastante horizontal, es decir que no hubo un plan de focalización sobre sectores estratégicos, sino que el PBI industrial se duplicó en estos 10 años traccionado por sectores bastante diversos, que van desde la construcción hasta la automotriz, o desde la metalurgia a las ramas alimenticias. El fortalecimiento productivo se explicó en gran medida por el carácter estratégico que el kirchnerismo siempre otorgó al mercado interno, que fue el principal dinamizador de estos sectores. Y no sólo por el alza del salario o por la mayor ocupación, sino por una política social verdaderamente inclusiva, como el caso de las jubilaciones en el que se amplió el universo de personas con cobertura social de 3.158.000 en 2003 a 5.600.000 en 2013, o también con la Asignación Universal por Hijo que comenzó a otorgarse en octubre de 2009 y que hoy cubre a más de 3.500.000 de chicos y adolescentes (en 2011 se sumó además la asignación por embarazo).

2004

Pag. 6 -

A desendeudar Tanto Néstor como Cristina compartían que uno de los límites más severos en la soberanía política de la Argentina estaba constituido por el profundo endeudamiento en el que estaba hundido el país. Para 2002, tan solo la deuda pública en

poder del sector privado condenaba a cada argentino que nacía a cargar en sus espaldas con una déficit de 2.250 dólares. A mediados de julio de 2003, durante una primera gira por Europa, Néstor tuvo una reunión con una veintena de empresarios españoles que tenían compañías en la Argentina (muchos de ellos habían entrado convocados por la ola privatista) y que pretendían fijarle la agenda al nuevo gobierno, sobre todo en términos de tarifas y política monetaria. Sucedió entonces que reunidos en la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), los hombres de negocio comenzaron a leer un documento frío en el que le planteaban al Presidente que era necesario respetar la seguridad jurídica y toda esa retórica tan conocida de los dueños del capital, cuando a los dos o tres minutos de la conferencia, Néstor interrumpió la lectura y disparó: “Acá hay que hablar con absoluta claridad, porque hay una gran hipocresía cuando se protesta por la situación actual. Una parte de los empresarios fue cómplice de lo que pasó en los 90, incluso alguno de los que están aquí presentes”. La crónica del día siguiente dice que el silencio que se produjo pareció eterno. Néstor volvió a retomar la palabra: “Además, señores, a las empresas españolas les fue mejor que a los argentinos; muchas de las empresas de servicios públicos privatizados enviaban remesas de ganancias en dólares. Nosotros no estamos pidiendo dádivas; y no vamos a hacer paquetazos, ajustes ni blindajes, porque después de esas cosas siempre viene lo peor”. Evidentemente tocado, saltó de su silla José Ignacio Goirigolzarri, el banquero director del BBVA, e intentó frenar a Kirchner, alegando que algunas firmas habían empezado a invertir a partir de 1999, y entonces agregó: “No somos culpables de lo que pasó antes”. “¿Pero ustedes venían a la Argentina en esos años a hacer beneficencia?”, le replicó rápido Kirchner. “¿No sabían que ya

1 de junio

16 de diciembre

Propuesta de cancelación de deuda con una quita del 75%.

Permiten jubilarse a 2.800.000 personas que no podían hacerlo.

2005

había recesión?, porque salvo el FMI, todo el mundo sabía que el 1 a 1 era inviable”, les dijo. Y concluyó con una chicana simpática: “¿Quién los asesoraba?, porque yo envié el dinero de mi provincia afuera del país. Creo que algunos de ustedes deberían echar a quienes fueron sus asesores de inversión”. En rigor, ese cruce con el empresariado español escondía un concepto mucho más elaborado respecto del endeudamiento de la Argentina, que en buena medida va a desarrollar Néstor posteriormente en su famoso discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre 2003, donde la frase que quedó para el recuerdo fue: “Nunca se supo de nadie que pudiera cobrar deuda alguna a los que están muertos”. Pero, más allá de esa línea, hay otro párrafo que también es clave en el que el flamante Presidente sostuvo: “Nos hacemos cargo como país de haber adoptado políticas ajenas para llegar a tal punto de endeudamiento, pero reclamamos que aquellos organismos internacionales que al imponer esas políticas contribuyeron, alentaron y favorecieron el crecimiento de esa deuda, también asuman su cuota de responsabilidad. Resulta casi una obviedad señalar que cuando una deuda tiene tal magnitud la responsabilidad no es sólo del deudor sino también del acreedor”. Este fue, luego, el espíritu que primó en la década siguiente en todas las instancias de canjes y negociaciones por la deuda. La primera oferta de reestructuración se concretó recién un año y medio más tarde, en el verano de 2005, con una aceptación del canje superior al 75%. Y fue también ese mismo año, pero en diciembre (apenas dos semanas después de la salida de Roberto Lavagna del Ministerio de Economía), cuando Kirchner informó la cancelación total de la deuda con el Fondo Monetario. No se trataba de un monto tan sustancial o determinante para las cuentas nacionales, pero ese pago

23 de octubre

4 de noviembre

Cristina es electa senadora con el 45,8% de los votos.

Rechazo al ALCA en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata.


Pag. 7

único de los 9.810 millones de dólares contenía un ribete simbólico, que implicaba dejar atrás las famosas recetas del FMI y sacarse de encima el peso del control externo de las cuentas públicas nacionales. Hay que analizarlo en toda su dimensión histórica: Apenas cuatro años atrás el país se había derrumbado, ingresando en una quiebra de la que no se tenía registro, e inspirado centralmente por las “medicinas amargas” del Fondo. Posteriormente llegaría una segunda apertura del canje, en 2010, que también cosechó un nivel de aceptación bastaste amplio entre aquellos bonistas que no habían confiado en la primera reestructuración. Se logró así que el 93% de los acreedores defaulteados en 2002 ingresaran en la nueva ingeniería financiera propuesta por el kirchnerismo, lo que en términos concretos tendría que dar por terminada la discusión. Pero no. Como desde un comienzo, el minúsculo pero influyente grupo de fondos especulativos, los buitres de los paraísos fiscales, continuará intentando torcer el brazo de la Argentina, con embargos (como el de la Fragata Libertad) y acciones judiciales en Estados Unidos. Al menos al cierre de esta nota la situación aún no se había resuelto, pero la administración de Cristina volvió a mostrarse dispuesta a reabrir el canje para que ingresen estos jugadores que decidieron permanecer afuera.

Militancia y ley de medios En estos 10 años se ha escrito tanto sobre kirchnerismo y sin embargo aún no se logró conceptualizar en su dimensión absoluta la magnitud del proyecto político que este modelo implica. ¿Existe una ideología K? ¿Existirá? Una primera definición podría señalar que

se trata de un proyecto que cree profundamente en la militancia política como herramienta de cambio, de transformación de la realidad. No es un dato menor, porque trae en sí un modelo de democracia participativa doblemente enriquecedor: Primero, porque aquel sector social que aspira a un cambio legítimo se conforma como un actor político concreto, identificable y activo para “militar” por conseguir los consensos que respalden su propuesta. Y segundo porque dota de representatividad y legitimidad a las políticas que luego se van a aplicar –ya sean a partir de iniciativas parlamentarias o de determinaciones del Poder Ejecutivo. Y sobre este aspecto se liga otra de las características centrales del modelo del kirchnerismo, como lo es avanzar sobre poderes oscuros y encarnizados que siem-

15 de diciembre

21 de diciembre

Kirchner anuncia el pago anticipado de la deuda con el FMI.

Ley de Financiamiento Educativo que le destina el 6% del PBI.

2006

pre juegan desde las sombras eludiendo los canales democráticos. El circuito es bastante cíclico, o dialéctico si se quiere: para lograr enfrentar un grupo de poder que tenga gran capacidad de manipulación sobre la democracia es necesario crear las bases sociales que respalden esa decisión y que sea la propia participación del pueblo la garantía de gobernabilidad. El caso más expuesto es el del Grupo Clarín, que no sólo afectó al kirchnerismo. Todos los gobiernos desde 1983 en adelante padecieron estas maniobras, pero fue el kirchnerismo el que logró llevar la inquietud al seno de la sociedad y generar los consensos necesarios que le permitieron sancionar una de las leyes modelo de toda América Latina, a partir de un minucioso trabajo de militancia y participación que dotó al nuevo articula-

25 de mayo

14 de diciembre

Primera manifestación multitudinaria del kirchnerismo.

Nueva Ley de Educación: secundaria obligatoria y ciclos unificados.


los grandes grupos mediáticos tienen sobre la sociedad. Pero aquella noche en el Parlamento puede fecharse también como la conformación de uno de los hechos políticos más significativos de estos diez años: el nacimiento de una fuerza juvenil (que floreció en múltiples formas y agrupaciones) que será determinante para el respaldo de Cristina Fernández en los años de gestión que continúan. La juventud, naturalmente transgresora, había sido elegida por Néstor y Cristina como el nuevo actor central del mapa político, ganando espacios incluso sobre estructuras sindicales anquilosadas o punteros territoriales. No fue casualidad, entonces, que la CGT conducida por Hugo Moyano decidiera apurar una ruptura ineludible, generando su propio espacio partidario con resultados por lo pronto adversos (un viejo operador k solía decir en aquella oportunidad que “hasta ahora, ningún dirigente que se

salió del proyecto logró cosechar caudal político propio, y ésta tampoco parece ser la excepción”).

La 125 y después La sanción de la Ley de Medios en realidad fue parte de un paquete de iniciativas que el kirchnerismo va a impulsar luego de la derrota (que muchos creyeron definitiva) por la aplicación de las retenciones móviles a las exportaciones agrarias a mediados de 2008. Ese fue, sin lugar a dudas, el gran quiebre para el modelo K. Después del voto no positivo de Julio Cobos el 17 de julio de 2008 –que tuvo gravedad institucionalen los siguientes 15 meses el Gobierno de Cristina impulsó la reestatización de Aerolíneas Argentinas, sancionó la ley de Movilidad Jubilatoria, creó el Programa Becas del Bicentenario, estatizó el sistema previsional eliminando el régimen de AFJP, introdujo los directores estatales

Pag. 8 -

do del volumen social necesario para garantizar su sanción. Aquella Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual es un pilar de esta década. Se terminó de votar en el Senado el sábado 10 de octubre a las 6:12 de la mañana, tras casi un día entero de debate. Muchos jóvenes nos encontramos esa madrugada, frente al Congreso, emocionados por el resultado que arrojaban los números rojos de un tablero electrónico que hasta entonces nos era desconocido. De este capítulo se abren innumerables puntos de análisis y explicación del período. El poderío del Grupo Clarín para trabar la aplicación plena de la Ley puso a su vez en evidencia como se desenvuelven algunos actores de un sistema judicial poco transparente y que recién dos años y medio después se comenzaría a democratizar. Se puede desprender además un cuestionamiento sobre la política comunicativa del Gobierno como la contracara de una evidente capacidad de influencia que

2007

28 de octubre Cristina electa presidenta con el 45,29%. Lavagna obtiene el 23%.

2008

17 de julio

1 de octubre

El Senado rechaza la Resolución 125 con el voto en contra de Cobos.

Sanción de la Ley de Movilidad Jubilatoria.


Pag. 9

adentro de las grandes empresas del país, creó el estratégico Plan Argentina Trabaja (que para 2013 contiene 150 mil cooperativistas), lanzó el Fútbol para Todos y la Televisión Digital Abierta (TDA), puso en marcha la Asignación Universal por Hijo y -el 10 de octubre de 2009- promulgó la recién sancionada Ley de Medios. Todo eso en 15 meses después de la derrota parlamentaria (y centralmente política) de la Resolución 125. Si hasta entonces de la debilidad política se salía negociando (pactando) con los grandes grupos económicos y con las fuerzas más retrógradas de la Argentina, el kirchnerismo demostró que frente a la adversidad, la profundización de políticas estratégicas es un método posible. En otras palabras: de la crisis política también se puede salir hacia adelante.

Derechos humanos La ampliación de derechos y protecciones sociales (desde la AUH hasta el llamado “voto joven” que está próximo a debutar) se puede encuadrar dentro de una política de derechos humanos que marcó también esta década. Aunque ya en el discurso de asunción frente a la asamblea parlamentaria Néstor había sido bastante taxativo sobre la postura que su Gobierno iba a tomar al respecto, lo concreto es que posiblemente la imagen del 24 de marzo de 2004 cuando ordenó quitar los cuadros de Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone e inauguró el Museo de la Memoria en el predio de la ESMA sea el pilar simbólico que condensa esta política. Hay muchas otras fotos que entran en esta secuencia, pero la del 25 de mayo de 2006 cuando las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo les regalan a Néstor y Cristina sus pañuelos es, quizá, tan determinante como la de la baja de los cuadros de los represores. Para fines de 2012, de acuerdo al relevamiento de los organismos de derechos humanos, la Justicia registraba unos 1.950

20 de noviembre Reestatización de la administración de los fondos de pensión.

casos de personas acusadas por delitos de lesa humanidad, con algo menos de 80 juicios finalizados. Las Abuelas, en tanto, lograron restituir la identidad a 108 nietos apropiados durante la Dictadura. Pero dentro de esta secuencia también se enmarca la desaparición de Jorge Julio López, un testigo clave en los juicios, que desde el 18 de septiembre de 2006 permanece sin paradero, lo cual alertó sobre las fallas en el sistema de protección de testigos. Como cualquier otra columna básica del modelo kirchnerista, la temática de derechos humanos durante esta década podría extenderse en todo un artículo per sé. Sin embargo, en este breve apartado no puede omitirse la mención de casos profundamente dolorosos que se registraron durante estos 10 años, tales como el asesinato del maestro Carlos Fuentealba, la desaparición de Luciano Arruga, la represión en la comunidad La Primavera en Formosa y el crimen del joven militante Mariano Ferreyra.

Cristina sin Néstor El miércoles 27 de octubre de 2010 el día de un tremendo impacto para la Argentina. El país había amanecido en un feriado nacional por el Censo y de repente se desayunó con el fallecimiento de Néstor Kirchner, de un paro cardíaco, a los 60 años. Desempeñaba para ese entonces los cargos de diputado nacional, presidente del Consejo Nacional del PJ y secretario general de la UNASUR (había asumido el 4 de mayo). En el Congreso, la única ley que alcanzó a votar fue la de Matrimonio Igualitario, que en buena medida había sido impulsada por él, porque era un debate que venía empujando desde hacía unos años. Tras su fallecimiento, Néstor Kirchner acusaba en las encuestas una imagen positiva del 78%. Al día siguiente, el 28, a las 10 de la mañana comenzó la ceremonia pública en el Salón de los Patriotas de la Casa de Gobierno

2009

donde durante todo el día se acercó a despedirlo una incuantificable cantidad personas en llanto, muchos de ellos jóvenes y adolescentes. Ya la noche anterior se había producido una movilización impresionante en la Plaza de Mayo, mientras en El Calafate Cristina junto a toda la familia lo velaba en la intimidad de su hogar. La muerte de Néstor puso en evidencia el costado más macabro y repudiable de muchos actores de la dirigencia opositora que, como en toda esta década, no estuvieron ni cerca de la altura que la circunstancia obligaba. Así como tampoco habían sabido leer la masiva movilización que ese año, el 25 de mayo, se había dado en todo el país por los festejos del Bicentenario. Creyeron en algunos sectores políticos y empresariales que era el turno de torcerle el brazo al kirchnerismo. Ya sin Néstor, Cristina explorará en los años siguientes diferentes perfiles políticos, con mayor o menor éxito, pero sobre todo le tocará poner en evidencia su innegable capacidad de estadista para sortear una de las crisis económicas internacionales más fuertes de los últimos 80 años. A juzgar por el apoyo popular, el kirchnerismo supo nuevamente reacomodarse (aún a pesar de la muerte de su líder principal), lo cual quedó evidenciado en las elecciones del 23 de octubre de 2011, donde Cristina obtuvo el 54% de los votos. La imposibilidad de que Cristina vuelva a presentarse para un nuevo periodo necesariamente cierra una etapa. Pensar al kirchnerismo hoy en su dimensión histórica requiere reflexionar sobre la evidente transformación que generó, desde los 5 millones de puestos de trabajo que creó hasta la revalorización de la política como herramienta para mejorar la vida de la sociedad, desde la asignación de tantos nuevos derechos hasta llevar el presupuesto para educación al 6,5% del PBI. El resultado del balance de esta década ya le asegura al kirchnerismo su entrada a la historia grande la Argentina.

24 de enero

28 de junio

14 de agosto

Programa de subsidio a empresas para evitar despidos.

Kirchner pierde las elecciones legislativas bonaerenses.

Plan Argentina Trabaja, destinado a crear cien mil empleos.


ENTREVISTA A CARLOS TOMADA

“Nunca pensé que la profundidad de los cambios iba a ser tanta” Por Damián Urquiza y Ernesto Gaidolfi

Junto a Julio De Vido es uno de los dos ministros que están en el cargo desde el comienzo de la década kirchnerista. Asumió con un 25 % de desocupados y una década después el índice bajó a 6,7%. Recuerda que Kirchner le dijo en 2003: “Si vos hacés algo todos los días vamos a ver una Argentina mucho más parecida a la que soñamos”. Y frente a la crisis económica de 2009, Cristina le ordenó: “Con el trabajo no se jode, andá pensando algo porque nosotros

2009

vamos a bancar el empleo”.

Luego de la enorme crisis económica y social que padeció el país en diciembre de 2001 y en un contexto de descreimiento total por todo lo que rozase la práctica política, Néstor Kirchner asumió en 2003 la Presidencia de la Nación con un escaso 22 por ciento de los votos. Las reservas en dólares apenas llegaban a los 11 mil millones, mientras que la pobreza trepaba al 54, 7 % y la indigencia al 26,3 %. En ese contexto social, político y económico, con un 25 por ciento de desocupación, es decir 1 de cada 4 argentinos económicamente activos se encontraba sin empleo, Kirchner designó a Carlos Tomada al frente del Ministerio de Trabajo para intentar disminuir los altos índices de desempleo del país. Desde aquel 25 de mayo, Tomada sigue en su cargo de manera ininterrumpida y ese dato lo convierte en el primer titular de la cartera laboral en cumplir 10 años en esa función. También, lo tiene como uno de los dos integrantes del Gabinete que formó parte de la década kirchnerista, el otro es su colega de Planificación, Julio De Vido. Ambas condiciones, especialmente la última, lo transforman en un candidato natural para recordar a ese santacruceño que llegó a la Casa Rosada cuando muchos argentinos no lo conocían y para evaluar lo hecho en los diez años transcurridos. La sala de reuniones del piso 13 es el lugar indicado para el encuentro con El Cruce. Allí se desarrolla una charla en la cual Tomada no duda en lanzar la primera definición cuando se lo consulta por el ex presidente Kirchner. “Néstor era un gran compañero, un militante, un tipo común, un tipo que podía estar

20 de agosto

10 de octubre

29 de octubre

Lanzamiento de Futbol para Todos.

Sanción de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

Implementación de la Asignación Universal por Hijo.

2010

6 de abril Lanzamiento del plan Conectar Igualdad.


Pag. 11

en cualquier lado como uno más, con una capacidad de trabajo fenomenal. Yo aprendí mucho de él”, expresa emocionado para luego recordar algo que le quedó grabado de su primera charla con el mandatario a dos días de haber asumido la Presidencia: “Te voy a pedir una cosa, solamente una cosa, que todos los días, pero absolutamente todos los días, hagas algo, algo pequeño, algo más o menos grande, importante o no, pero todos los días. Si vos hacés algo todos los días, vas a ver que cuando pasen dos o tres años nos vamos a dar vuelta y vamos a ver una Argentina mucho más parecida a la que soñamos.”

-¿Cómo lo conoció a Néstor Kirchner y cómo fue convocado para participar de este proyecto político? -En realidad conozco primero a Cristina (Fernández de Kirchner), en 1998, cuando se conforma el Grupo Calafate, que era un grupo técnico, o político técnico, de especialistas y de militantes con alguna experiencia. En general lo que nos unía era un tono crítico a las políticas que estaban vigentes en ese momento, estábamos vinculados al peronismo, y ese grupo, precisamente por inspiración de Cristina tiene su primera reunión en El Calafate, de ahí el nombre. Y en esa reunión, Néstor que era gobernador, es decir como dueño de casa, apareció e intervino, y ahí fue cuando lo conocí. Desde ahí en adelante se mantuvo un vínculo. Yo había participado en la redacción de la plataforma electoral en los temas laborales, ese trabajo lo supervisó Cristina. Un día

me llama por teléfono Alberto Fernández, me dice que yo voy a ser el ministro de Trabajo y que Néstor me iba a llamar luego para hablar del tema. - Pero usted lo debía esperar… -Yo no lo podía creer, es como que se me había caído el cielo encima de la cabeza, no podía reaccionar, nunca pensé en la posibilidad de ser ministro de Trabajo. Sí quería formar parte del equipo de gobierno porque sentía que íbamos a hacer cosas diferentes de las que se venían haciendo hasta ese momento. Y digo diferentes porque nunca me imaginé que la profundidad iba a ser tanta. Largamente hemos superado en el campo de lo laboral, de lo sindical y en materia de empleo, lo que yo podía pensar que podía ocurrir. Nunca pensé que iba a ser diez años ministro de Trabajo, para la Argentina es un hecho inédito. Tampoco que iba a pasar de ser el ministro de Trabajo del 25 por ciento de desocupación a formar parte de un gobierno que colocara al desempleo en el 6,7 por ciento. Pude pensar que íbamos a restablecer la negociación colectiva porque yo tengo un compromiso y una convicción muy fuerte, que íbamos a tener el consejo del salario mínimo, durante diez años seguidos hemos tenido negociación colectiva sin que haya habido ninguna crisis, ni ningún periodo electoral, ni ninguna razón que haya sido usada como excusa para suspender esa negociación. Eso es inédito también. Hoy la negociación colectiva es un activo social, es algo que le pertenece a los actores, y son ellos los que

4 de mayo

25 de mayo

23 de junio

Kirchner jura como primer secretario general de la Unasur.

Millones de personas participan del festejo del Bicentenario.

Segundo canje de bonos de la deuda; la quita alcanza al 92,4%.

22 de julio Mediación de Kirchner en el conflicto entre Colombia y Venezuela.


la cuidan y tendrán que cuidarla. ¿Cuál es su recuerdo de Kirchner? -Soy medio flojo para esa pregunta. Me emociono mal, soy medio pelotudo. Néstor era un gran compañero, un militante, un tipo común, un tipo que podía estar en cualquier lado como uno más, con una capacidad de trabajo fenomenal. Yo aprendí mucho de él. Néstor decía: “Ustedes son hombres comunes con responsabilidades importantes”, y yo estoy convencido de eso, vivo como un hombre común y cuando llego acá, al laburo, sé que tengo responsabilidades importantes. Casi te diría que cuanto más pasa el tiempo, más me doy cuenta que hay más cosas que aprendí de él (…) nadie es igual después de una experiencia como esta. Yo arranqué negociando bolsones de comida acá en la puerta. Vengo de una experiencia del movimiento obrero, he sido abogado, consultor, o sea que venía acostumbrado a negociaciones salariales y de condiciones de trabajo. Pero cuando llegué acá, en los primeros tiempos negociábamos bolsones de comida, de pan y de carne, de ahí venimos. Sacaban turno para pasar acá, no siempre reclamando, sino solamente para que los viéramos. Eran miles y miles de

personas. Nos quedamos encerrados una noche bloqueados por una patrulla perdida de un grupo cualunque, lo tuvimos a (el dirigente Raúl) Castells viviendo una semana adentro del Ministerio de Trabajo, de ahí venimos. Uno siente que ha aprendido mucho, pero también siente que falta tanto, que no alcanza. Miren lo que es esa villa ¡Miren lo que es esa villa! (señalando un cuadro muy grande que cubre la pared de la oficina de reuniones que antecede a su despacho). -¿Eso es la parte sur de la Ciudad de Buenos Aires? -Villa 21-24, Barracas. Tremendo. -¿Y por qué está ahí la foto? -Por dos razones, la primera porque no me quiero olvidar que hay gente que vive ahí y segundo porque hay un programa interministerial de intervención en las villas para ver si podemos ir resolviendo algunas cosas trabajando varios ministerios juntos. En cada villa hay un ministerio responsable. Yo coordino a esta villa, pero hice que colgaran en esa foto. -La impronta de estar gestionando todo el tiempo parecía ser

2010

Pag. 12 -

Los derechos ganados Al hacer un repaso de los logros más importantes de los 10 años del kirchnerismo en materia de trabajo, el ministro Tomada destacó la modificación de dos leyes históricas, como son la del estatuto del peón rural y la que regula la actividad de las amas de casa. “Este Gobierno modificó dos leyes históricas, como son la ley del peón rural y la de trabajadoras en casas particulares. Estamos hablando de legislaciones cuya fuente anterior eran dos gobiernos dictatoriales”, destacó el titular de la cartera laboral. “El decreto que regulaba lo que en ese momento se llamaba el servicio doméstico era de 1956. Nunca nadie hizo nada para modificar eso. Y ahora el parlamento ha sancionado una ley que impulsó el Ejecutivo, a partir de la cual todas esas trabajadoras pasaron a tener los mismos derechos que cualquier otro empleado en relación de dependencia”, explicó y añadió: “La Ley de Peón Rural, que firmaron (José) Martínez de Hoz, (Jorge Rafael) Videla y (Albano) Harguindeguy ningún Gobierno de la democracia la había modificado. Nosotros logramos que los empleados rurales tuvieran los mismos derechos que tiene cualquier otro trabajador”. Otro de las medidas destacadas por el ministro fue la sanción de la ley que incorporó al trabajo infantil como un delito en el código penal. Antes sólo se sancionaba con multas a quien hi-

15 de julio

27 de octubre

Sanción de la Ley de Matrimonio Igualitario.

A los 60 años, Kirchner muere en El Calafate de un paro cardíaco.

ciera trabajar a menores, mientras que ahora existe una pena que va de uno a cuatro años de prisión. “Fue dura la lucha que hubo que dar para hacer entender que no se puede naturalizar el trabajo infantil. El chico que trabaja queda inhabilitado para un desarrollo sano o completo, la pérdida de los estímulos producto de la falta de estudio, de juego, cuando no se hacen a la edad adecuada genera daños irreversibles”, aseguró, y lamentó que “hay sectores que lo naturalizan, cuando dicen: ´Bueno, son cuestiones culturales´. No son culturales, son de costo de producción. A ver si van a hacer creer que es lo mismo que vaya una persona sola a levantar 10 kilos de yerba o que vayan cuatro, la mujer y los niños, para juntar más bolsas al precio de un solo trabajador”. Y completó: “Eso se llama de una sola manera en el mundo: ¡Hijo de puta explotador!”. Por último, Tomada subrayó el valor de la derogación de la ley de flexibilización laboral, conocida como Ley Banelco. “Fue nuestro propio acto simbólico, nuestra propia bajada de cuadros en el ámbito del trabajo. No sólo porque había tenido una aprobación dudosa en términos de procedimiento, sino que había sido el golpe, prácticamente final del proceso flexibilizador empezado en los ‘90, en realidad a partir del golpe de Estado de marzo de 1976”.

2011

14 de julio

14 de agosto

Inauguración de Tecnópolis.

Se celebran por primera vez las PASO.


Pag. 13

una característica de Kirchner. - Parece no, ese es el estilo de Néstor y de Cristina, también. A los pocos días de asumir, me llama Néstor Kirchner, a las 48 horas, para analizar lo que íbamos a hacer, las primeras acciones, qué rumbo íbamos a tomar, y cuando termina la reunión -el despacho presidencial es una oficina larga- empezamos a caminar hasta la puerta. En eso Néstor me agarra, me pone la mano en el hombro y me dice: “Mirá Carlos, yo te voy a pedir una cosa, solamente una cosa -me río porque esta anécdota la he contado 150 veces y además la cuento siempre igual porque a mí me marcó-. Te voy a pedir que todos los días, pero absolutamente todos los días, hagas algo, algo pequeño, algo más o menos grande, importante o no, pero todos los días. Si vos hacés algo todos los días, vas a ver que cuando pasen dos o tres años, nos vamos a encontrar, nos vamos a dar vuelta y vamos a ver una Argentina que se va a parecer seguramente mucho más a la Argentina que soñamos”. Creo que es un rasgo del estilo de gestión de Néstor Kirchner y de Cristina. Nosotros no somos muy mediáticos, pero yo tengo la tranquilidad de conciencia, de que puedo decir que todos los días repaso si he hecho algo para que nuestro pueblo viva mejor, y puedo decir que en la gran mayoría de ellos encuentro alguna cosita que de verdad está incidiendo en la transformación de la realidad. Eso es algo que Néstor me marcó mucho y Cristina, que tiene el mismo estilo, también. Tiene que ver con esta cuestión de estar muy encima de la gestión. - Para cerrar, ¿Qué considera que aprendió de su experiencia en la gestión y de su vínculo con Kirchner? -En los primeros tiempos me esmeraba mucho por acercarle soluciones de distintos temas que fueran redondas. Es decir, que

hubiera consenso, que los empresarios y sindicatos lo compartan y los riesgos sean mínimos. Tratar de tener en cuenta todos esos factores daba un resultado. Llevaba un paquete que cerraba por todos lados. A los dos años, Néstor me dice: “Mirá Carlos, yo valoro mucho lo que hacés, eso de tener en cuenta todos los factores de riesgo, pero, ¿ves que la mesa presidencial es muy grande? Lo que vos me traes entra en este cenicero que está acá y de lo que se trata en política es de hacer que el cenicero sea grande como la mesa. Hay que explorar y extender los límites. Será conflictivo, pero es necesario ampliar el horizonte. Extender lo que estamos pensando. Eso es la política, la distancia entre este cenicero y la mesa”. Siempre digo que he sido afortunado, porque el 50 por ciento de lo hecho fue porque tuve la suerte de ser el ministro del Trabajo de Néstor y Cristina. Dos presidentes, como ninguno de los que conocí, que se preocuparon más que nadie del empleo y del trabajo. Siempre cuento que en la crisis del 2008, un día a la mañana me llama Cristina y me dice: “Venite para Olivos”. En el viaje yo pensaba, como argentino que había visto las anteriores experiencias, que se había acabado lo que se daba, que había que pensar en despidos y en frenar las negociaciones colectivas. Esas eran siempre las respuestas que se daban a las crisis en la Argentina y con mi orgullo lo lamentaba profundamente. Ese día llego a Olivos, abro la puerta del despacho de la Presidenta y Cristina, que estaba parada, me cruza y me dice: “Carlos, con el trabajo no se jode, andá pensando algo porque nosotros vamos a bancar el empleo. No vamos a empezar con los despidos”. Creo que nunca hubo un ministro de Trabajo que reciba esas directivas.

28 de septiembre

23 de octubre

Entra en funcionamiento Atucha II, la tercera central nuclear.

21 de diciembre

21 de diciembre

Cristina reelecta con el 54,11%. Binner, segundo con el 16,81.

El Congreso aprueba el nuevo régimen del trabajador rural.

Limitación a la venta de tierras a capitales extranjeros.


Fotos de una de década

25 de mayo de 2003. Néstor Kirchner asume la presidencia.

Pag. 14 -

24 de marzo de 2004. Kirchner ordena quitar los cuadros de Videla y Bignone del Colegio Militar.

4 de noviembre de 2005. Los países de Sudamérica rechazan el ALCA en la Cumbre de las Américas en Mar del Plata.

15 de diciembre de 2005. Kirchner anuncia el pago anticipado de la deuda con el FMI.

2012

21 de marzo Reforma de la Carta Orgánica del Banco Central.

16 de abril YPF vuelve a pertenecer al Estado argentino.

11 de junio de 2003. Kirchner y el presidente de Brasil, Lula Da Silva, acuerdan una alianza estratégica.

25 de mayo de 2006. Primera manifestación multitudinaria del kirchnerismo.

28 de mayo

12 de junio

31 de octubre

La AFIP lanza el programa de restricción a la venta de dólares.

Lanzamiento del plan de viviendas Procrear.

Se extiende el derecho a votar a los jóvenes de 16 y 17 años.


Pag. 15

10 de diciembre de 2007. Cristina asume como la primera presidenta argentina por voto popular.

10 de octubre de 2009. El Congreso aprueba la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual.

20 de agosto de 2009. Cristina lanza Futbol para Todos.

29 de octubre de 2009. Cristina anuncia la Asignación Universal por Hijo.

14 de febrero de 2010. Primer acto masivo de Cris- 6 de abril de 2010. Cristina lanza el plan Conectar Igualdad. tina y Kirchner con la juventud en el Luna Park.

2013

5 de marzo

13 de marzo

9 de abril

Cristina participa de los funerales del presidente Hugo Chávez.

Bergoglio es elegido Papa y el 18 se reúne con Cristina.

Cristina envía al Congreso seis proyectos de reforma judicial.


25 de mayo de 2010. Millones de personas participan durante tres días de los festejos por el Bicentenario. 4 de mayo de 2010. Kirchner, primer secretario general de la Unasur.

Pag. 16 -

27 de octubre de 2010. Fallece Néstor Kirchner.

23 de octubre de 2011. Cristina es reelecta con un resultado histórico: 54,11% contra el 16,81, del segundo, Hermes Binner.

16 de abril de 2012: YPF vuelve a pertenecer al Estado argentino.

31 de octubre de 2012. Derecho al voto para los jóvenes de 16 y 17 años.


PRIMER DISCURSO DE NÉSTOR KIRCHNER COMO JEFE DEL ESTADO ANTE LA ASAMBLEA LEGISLATIVA. 25/05/2003.

“Por mandato popular, por comprensión histórica y por decisión política ésta es la oportunidad de la transformación, del cambio cultural y moral que demanda el ahora. Cambio es el nombre del futuro.” DISCURSO DE NÉSTOR KIRCHNER ANTE LA ONU. 25/09/2003.

“La defensa de los derechos humanos ocupa un lugar central en la nueva agenda de la República Argentina. Somos hijos de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo”. DISCURSO DE KIRCHNER AL CREAR EL ESPACIO PARA LA MEMORIA EN LA EX ESMA. 24/03/2004.

“Como presidente de Argentina, vengo a pedir perdón en nombre del Estado nacional por la vergüenza de haber callado durante 20 años de democracia tantas atrocidades.” DISCURSO DE CRISTINA AL ANUNCIAR LA FINALIZACIÓN DEL SISTEMA DE AFJP. 21/10/2008.

“Es muy importante esta decisión estratégica en defensa de nuestros jubilados, de nuestros pensionados, en definitiva, de nuestro futuro y lo hacemos con la convicción, pero con la profunda tranquilidad, de ser absolutamente coherentes en todas y cada una de las decisiones y cada una de las medidas que hemos tomado.” DISCURSO DE CRISTINA AL PRESENTAR EL PROYECTO DE LEY DE SERVICIOS DE COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL. 18/03/2009.

“(…)se trata realmente de un instrumento jurídico, que ha sido trabajado con una seriedad, con una profundidad que va a permitir precisamente, en un esquema como el que estamos proponiendo de foros regionales, a lo largo y a lo ancho del país, debatir sobre un tema que es central y que es la posibilidad de que todos los argentinos tengan derecho a la expresión y que todos los argentinos tengan derecho a aquellos bienes, de carácter social, que no pueden ser monopolizados por un sector, ni por una empresa, ni por nadie que crea en un mundo como el que estamos viviendo que puede ser dueño de la palabra, del pensamiento y de la expresión de todo un pueblo”. DISCURSO DE CRISTINA AL ANUNCIAR LA ASIGNACIÓN UNIVERSAL POR HIJO. 29/10/2009.

“Este es un acto de estricta reparación, pero será un acto de justicia cuando cada padre tenga un buen trabajo, un buen salario y una buena casa”. DISCURSO DE CRISTINA AL PRESENTAR EL PROGRAMA CONECTAR IGUALDAD. 6/04/2010.

Y me gustaría en todo caso si alguien alguna vez me recordara que lo hiciera como una persona que cuando estuvo en un lugar muy importante por cierto, tal vez el más importante que puede ocupar un argentino o una argentina, luchó denodadamente por la igualdad, por la redistribución del ingreso, porque todos los argentinos pudiéramos tener igualdad de posibilidades, que no significa que seamos iguales, es algo más sencillo, más humilde, que todos tengan las mismas oportunidades”. DISCURSO DE CRISTINA AL INAUGURAR LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE OESTE. 16/09/2011.

“Estas universidades implican una fuerte democratización de la educación superior, de la educación universitaria en la República Argentina, que tiene que ser uno de los puntales para recuperar ese país en donde los hijos de los trabajadores, como la que les habla, podían llegar a la universidad”.

Pag. 17

Palabras que hicieron historia


LAS ENCUESTAS A TRES MESES DE LAS PRIMARIAS

Una radiografía antes de votar Por Jennifer Almendras

A medida que se acerca la fecha de elecciones el ritmo de las encuestas va creciendo y empiezan a mostrar tendencias. Analía del Franco y Juan Germano analizan para El Cruce la evolución de los números: el crecimiento de la imagen del gobierno, que se mantiene después de diez años de gestión; la falta de consolidación de un líder opositor y la inseguridad como un factor importante en la opinión pública pero de

Pag. 18 -

relativa influencia a la hora de votar. Suenan varios teléfonos hogareños en todo el país, a las 11 de la mañana. ¿Cómo califica la imagen de Cristina Fernández?, indaga un encuestador desde un centro de llamadas a una mujer de 40 en San Salvador de Jujuy. Muy cerca de otra de las máquinas donde se carga el estudio, una encuestadora le pregunta a un hombre de 24 en Lomas de Zamora cómo evalúa la gestión de Daniel Scioli, mientras que a un metro otra inquiere a una mujer de 70 en Curuzú Cuatiá, Corrientes, cuál es el principal problema del país. Una misma encuesta que será realizada en varias ciu-

dades del país en todo el día. Todo el sector político será atravesado por los “rayos X” de las consultoras. Para conocer el pulso de la opinión pública a tres meses de las PASO El Cruce entrevistó a dos reconocidos expertos en la materia: Analía del Franco y Juan Germano. Del Franco es socióloga y, desde 1997, directora de Analogías, una empresa que realiza investigaciones de marketing, mercado y opinión pública. Germano es politólogo egresado del Instituto Di Tella y director de Isonomía Consultores. Ambos coinciden en la capacidad

de reinvención del kirchnerismo que le ha permitido tener el poder durante 10 años; en que la oposición no logra articular propuestas aglutinantes ni candidaturas fuertes, y en que Daniel Scioli y Sergio Massa son dirigentes que, por la imagen que mantienen sin ser opositores, pueden cambiar el tablero electoral. -¿Cómo ven la opinión pública la situación política del país? Del Franco: El posicionamiento de los políticos en general, tanto del oficialismo como de la oposición está de estable a descendente. En lo que tiene que ver con el gobierno nacional, teniendo en cuenta que este proyecto está desde hace casi diez años y que siempre van al fondo con las decisiones que toman, vemos que genera una tensión. Hay muchos temas en los que están dando batalla, uno es el de las elecciones 2013. El motivo es claro: es la puerta para el 2015 y la atomización del escenario de oposición que hace que se armen alianzas o se disgreguen. No es que hay dos o tres partidos medianamente constituidos con sus proyectos, sino que nos encontramos con montones de sectores o pequeños grupos donde todo es posible. Esta es la razón que hace tan polémico el escenario político.


Pag. 19

Germano: En 2012 hubo un fuerte cambio en las expectativas de la ciudadanía, de modo especial en lo económico. Se produjo una negativización del humor social, un factor que generó un cambio en la imagen de la Presidenta. Como principales virtudes, siguen siendo las mismas, no han cambiado del año 2012 al 2013. Evidentemente tampoco la ciudadanía encuentra en la oposición algún referente muy claro. Entonces hoy en día te encontrás en términos de opinión pública con una población que ve la realidad divida en dos. Por un lado, el rumbo del país, y por otro su rumbo personal. Cuando se habla del país, es evidente que hay algunas cuestiones que empiezan a hacer ruido y que lo hicieron el año pasado: cómo está el país, cómo va estar la cuestión económica. Ahora, cuando se pregunta cómo está la ciudadanía en su casa, dentro de sus cuatro paredes, en la situación más personal, la gente la percibe razonablemente positiva. Si bien la inflación es un problema, aproximadamente los sueldos se ajustan en base a la inflación. No hay una fuerte sensación de que el empleo se pueda llegar a perder. Entonces, con el empleo seguro y el sueldo medianamente ajustado a la inflación, la situación perso-

nal es positiva. Esto hace que la gente no mire para otro lado, sino que le siga dando una oportunidad que explica la pequeña suba de la Presidenta en estos meses. -¿De qué modo perciben a la Presidenta? Del Franco: Con un poco de tensión, porque hay muchas decisiones que no le gustan tanto. Uno es el tema del control de los dólares. La gente está muy de acuerdo con que se vaya a la pesificación, que pensemos en pesos con los que podamos adquirir una casa, pero hay una cuestión ríspida cuando se trata de decir que no tenemos que comprar dólares para tener. La tendencia de compra que registramos desde hace años es de un promedio de un 9 por ciento, en su mejor momento un 14 por ciento, con gente que dice que en los próximos 6 meses va a comprar la moneda estadounidense. Evaluándolo de modo general, Cristina Fernández tiene la mitad de la población a favor, con el estilo de que se hace cargo de todo. Germano: La verdad que la Presidenta ha tenido un año 2012 en el que ha sufrido una pérdida interesante en su imagen y su gestión. Luego a fines de ese año y hace cuatro meses consecutivos de este año, ha tenido una leve suba. Hoy medimos que la Presidenta tiene un 55 por ciento de

imagen positiva y 44 de imagen negativa. Nosotros evaluamos sin imagen regular, solo positiva o negativa, sino al compararlos tendría diferencias. -¿Y cómo se posiciona la gente respecto al kirchnerismo en estos 10 años de gobierno? Del Franco: Lo ve como un proyecto dinámico, de muchísima gestión. Son dos mandatos y una parte del tercero de variadas medidas, sin una posibilidad de aburrirse o decir que no hacen nada nuevo. Lo que le pasa a los gobiernos es que dejan de ser innovadores o dejan de generar expectativas. El kirchnerismo en ningún momento dejó que eso le pasara. Siempre hace algo que genera conflicto o agravios, o desagrado porque siempre están apostando a más de lo que el ciudadano común tiene. En ese sentido, resulta admirable para muchos sectores. Uno después puede estar de acuerdo o no con las cosas que se hacen. El poder de reinvención, de generar hechos y acciones de gobierno de este proyecto resulta único. Germano: La recuperación económica es el motor que uno encuentra para que un gobierno se mantenga 10 años. El principal motor de voto de la ciudadanía argentina ha sido y es el bolsillo. Hay problemas que


Pag. 20 -

siguen estando en el tope de la agenda, siguen siendo los principales, como por ejemplo la inseguridad, que siempre es el número uno. El tema es que la inseguridad no termina siendo un motor de voto. Sí lo es el bolsillo personal. Con respecto a estos diez años, el gobierno realizó políticas trascendentales que la opinión pública en grandes mayorías ve con buenos ojos: llamalo asignación universal, YPF e inclusive la estrategia llevada a cabo con respecto al tema Malvinas es visto por la población como mucho más positiva. El kirchnerismo tiene elementos muy claros para sostenerse y seguir dando pelea aun cuando tiene vaivenes de subidas y bajadas. El gobierno ha demostrado en varias ocasiones que tiene la capacidad de reinventarse. Mucho se hablaba con la 125 como el fin del kirchnerismo, pero quedó confirmado que no. Inclusive en el 2012, cuando hubo una caída muy fuerte en la imagen de la Presidenta, tenemos un comienzo de año donde la tendencia cambió. -¿Qué perspectivas tienen los candidatos opositores al Gobierno? Del Franco: En cuanto al PRO, el proyecto de centroderecha tiene algunas complicaciones porque su líder tiene algunos problemas tanto en la Ciudad de Buenos Aires y dentro de su rol mismo. A Mauricio Macri le cuesta mucho asumir su liderazgo y más como candidato presidencial, ya que en 2011 estuvo a punto de ser candidato y no lo fue. Inclusive ahora para el 2013 no se termina de definir. Esto también a la opinión pública le genera cierta incertidumbre, es por eso que hoy su imagen no es buena. Hoy la imagen del Jefe de Gobierno en la Capital Federal está por debajo de lo habitual, que es un 50 por cierto de positividad. Inclusive algunos espectros de su gobierno están altamente evaluados y de hecho su Jefe de Gabinete está mejor valorado que él. Por fuera de la Ciudad Macri había estado muy bien el año pasado cuando ganó, después bajo bastante a un 38 por ciento y hoy también está en estabilidad un 50 por ciento positivo y negativo. Además no hay una identidad propia del resto de los partidos políticos, por citar el caso del radicalismo, que sería el que más identidad tiene, se ve por dentro muy segmentado. Un caso similar es también el peronismo, pero como es el que está en el poder se ordena más

rápido. A pesar de ello, en el radicalismo hoy no hay un hilo conductor. Germano: El principal opositor que podría ser Mauricio Macri tiene un problema de instalación en su imagen con la mitad de imagen positiva y negativa. No es mala, no es una mala aprobación de la gestión en la Ciudad de Buenos Aires, pero nunca pudo capitalizar como opositor. En el 2012, con una baja importante en el oficialismo, no logró posicionarse como una alternativa. Uno de los problemas de Macri se encuentra allí. Otro inconveniente político es que no está haciendo peso en el Gran Buenos Aires. Para ser competitivo a nivel nacional, primero es obligatorio tener peso más que interesante en la Provincia. -¿Y en el caso de Hermes Binner, que quedó segundo en las elecciones presidenciales pasadas? Del Franco: Binner fue el que creció de a pasos muy pequeños durante todo este año, y la gente tiene más conocimiento de él. Es un señor que atrae ese voto anti k, que no es anti k totalmente sino solo en algunos aspectos, como a quien no le gusta el estilo, o algunas cuestiones muy peronistas del kirchnerismo, pero todavía tiene que dar un examen para volver a tener un nervio de candidato. Igual, para el 2015 falta mucho. Lo más próximo son las elecciones legislativas en los que tiene posibilidades en algunas provincias, desde ya en Santa Fe. En las legislativas, por lo que evaluamos, a la gente le gusta que haya políticos de diferentes partidos, como el socialismo. Germano: Binner tiene una buena imagen pero no puede trasladarla en votos. Tiene un problema de instalación de imagen a nivel nacional. Su imagen no es mala, tiene mayor porcentaje de aprobación, pero no puede mostrarse como una real fuerza generadora de gobernabilidad. Dentro de los dirigentes nacionales, que no son oposición aunque a veces sí lo son, uno encuentra a Scioli y a Massa con un potencial crecimiento sorprendente. -¿Cómo son vistos la UCR en general y Ricardo Alfonsín en particular? Del Franco: La opinión pública no los ve, porque no generan nada. Él es un candidato nuevo dentro del radicalismo que nunca hizo gestiones, solo lleva el apellido del padre. Incluso dentro del partido no lo ven con el liderazgo que se requiere.

No hay respeto y reconocimiento interno. Esto produce un mal impacto en la opinión pública que no lo reconoce como tal. Germano: Los radicales tienen el mismo problema que Binner: presentarse ante la ciudadanía como una opción real de gobernabilidad y con un proyecto determinado que la gente pueda elegir como alternativa. En cuanto a imagen, encontramos a Alfonsín con una imagen bastante buena, pero esto no se condice en votos. El problema del radicalismo sigue siendo el mismo y va a depender mucho su rendimiento electoral 2013 como termine cerrando algunas alianzas en la Ciudad o en la Provincia. -¿Y Elisa Carrió? Del Franco: Para el ocupar el Poder Ejecutivo está totalmente defenestrada. Para los que, en criollo, quieren hacer “bardo”, y desean que vaya al Congreso para que controle, tiene posibilidad. Inclusive, el año pasado salió una encuesta donde medíamos a Carrio. En Capital le daba un 15 por ciento de intención de voto. (Lo cuenta con asombro y casi descreimiento). Germano: Ella tiene 61 por ciento de imagen negativa. En opinión pública, es una situación difícil de revertir, sobre todo con una dirigente que está en 100 por ciento de conocimiento, ya que todos saben quién es Carrió. Sumado a que ha tenido desempeños electorales bastante malos. -Cuando se consulta sobre los problemas que ven en el país, el más indicado es la inseguridad. ¿Qué dice la opinión pública al respecto? Del Franco: Sí. Dicen que no se hace nada, lo mismo que hace muchos años atrás,. Ahora se agrega la cuestión de la Justicia. Hay algunas cuestiones relacionadas con la Metropolitana en la Ciudad de Buenos Aires, la Federal o Gendarmería en todo el país. Por un lado, la gente percibe que se trabaja pero no es suficiente, y por el otro, aparece la figura de la Justicia, que no ayuda. Nosotros hacemos un estudio sistemático en la Capital Federal sobre índice de victimización. Desde diciembre de 2011 hasta ahora se evidencia cómo se cruzan las curvas, es decir, cómo ven la seguridad en la Ciudad de Buenos Aires, y todos responden que es mala. Mientras que cuando le preguntamos si fue víctima de un delito en los últimos 6 meses nos dicen que fue menos. Entonces la gente


Pag. 21

ve cada vez que la Ciudad es más insegura pero no son asaltados. Esto no quiere decir que no haya inseguridad, pero por lo menos ven más Prefectura, aunque creen que no es suficiente. En las provincias la policía es muy bien vista, exceptuando cuando hay casos de corrupción. En la Provincia de Buenos Aires es más crítica que en Capital Federal. Aparte de la inseguridad otro de los problemas que señalan son los económicos. Uno de ellos es la inflación. No saben qué, pero ven que los problemas del país derivan de allí. En lo personal tienen expectativas altas. Son muy optimistas, no así en el país. Germano: No está en claro por qué cuando le preguntamos a la gente el principal problema del país dicen la inseguridad de forma espontánea, en un 50 por ciento y en ocasiones puede subir hasta 70 puntos. Sería imposible que coincida con un real sentido de clima. Lo que sí es cierto que la gente se percibe insegura pero eso a su vez no es el motor de la gente al votar. El principal problema del país en octubre de 2011 era la inseguridad y la Presidenta ganó con un 54 por ciento. -¿La gente tiene interés de participar activamente en algún partido? Del Franco: No, al menos en los sondeos de las encuestas no hay mucho interés de participar. Lo que sí se ve en los sectores medios son los deseos de protesta y la queja, que evaluándolo desde mi perspectiva es inconducente. Lo que sería interesante es que lo plasmaran en un partido político, pero no es fácil con los sectores que más tienen. Su participación se plasma en la queja, no veo mucho más. Lo que si se vislumbra en el ser argentino es el interés de hablar de política, que eso también es bueno, comparado con 10 años atrás. Germano: En términos numéricos no se ve. Sí es cierto que si uno mira la fortaleza del kirchnerismo dónde está, la encontramos al dividirlo por nivel educativo. Los sectores más bajos son más proclives a apoyar al gobierno. Si se lo mira por niveles etarios, se encuentra una pequeña diferencia en los jóvenes, siendo un poco más cercanos al kirchnerismo que en las edades más avanzadas. Además es verdad que hay sectores como La Cámpora, Kolina u otras agrupaciones que tal vez hacen más ruido que otros. De todas formas, no hay un cambio trascendental en la opinión pública.


ENTREVISTA A OSVALDO BAYER

“No puede ser que todavía tengamos jueces nombrados por la dictadura” Por Soledad Arréguez Manozzo

A los 86 años, el autor de Los vengadores de la Patagonia Trágica sigue luchando desde el periodismo por las causas que marcaron su vida: a favor de los derechos de los pueblos originarios y en contra de los privilegios en la sociedad capitalista. En diálogo con El Cruce, elogia las políticas del gobierno que desembocaron en los juicios a los represores pero lo cuestiona por las deudas que aún

Pag. 22 -

tiene con las comunidades aborígenes.

Centenares de libros se apilan sobre estantes abarrotados. Con combinaciones aleatorias de tamaño, los textos dibujan hexágonos en la biblioteca para sortear recortes de diarios, revistas, fotografías y premios. La galería presenta así un sinnúmero de historias que conviven en “El Tugurio”, refugio del historiador, escritor y periodista Osvaldo Bayer en el barrio de Belgrano. Cada una de ellas puede dar cuenta de sus investigaciones sobre la historia argentina, su lucha por los derechos de los pueblos originarios y su búsqueda por la democratización de la palabra en los medios de comunicación. “La información debe ser de derecho público”, insiste, en diálogo con El Cruce. Entre medio de libros, en el living de su casa, repasa algunas anécdotas de sus primeras publicaciones, en la década del ‘50, en la ciudad de Esquel, la que debió abandonar luego de ser acusado por llevar “inquietud” a esa zona fronteriza. “Contaba cómo eran explotados los indígenas y los trabajadores de la tierra. Empecé a hacer el verdadero periodismo libre y democrático. No estaban acostumbrados a eso. Me enfocaba en la realidad patagónica y tuve que irme”, explica. Cincuenta y cinco años después, fue declarado ciudadano ilustre de esa ciudad, ya con un largo camino recorrido como periodista y escritor. Comprometido con las luchas sociales, sus escritos le valieron amenazas e incluso, obras como Los vengadores de la Patagonia Trágica


Pag. 23

Foto: Esteban Díaz

lo llevaron a ser amenazado por la Triple A y tener que exiliarse en Berlín de 1975 a 1983. Ahora pasa seis meses en Alemania y otros tantos en su país natal, trabajando en diferentes proyectos en pos de una “verdadera democracia”. -Este año cumple 62 años en el periodismo, con un recorrido por varias redacciones. ¿Qué cambio nota en la tarea del periodista desde la década del ‘60 hasta la actualidad? -No cambió mucho, porque los diarios, salvo algunas cooperativas de periodistas, siempre fueron dependientes de capitalistas, son fortunas privadas. La democracia no hizo absolutamente nada por democratizar realmente la información en la Argentina. Siempre he defendido que la prensa, la televisión y la radio tienen que ser de derecho público, no de empresas privadas. Un ejemplo, es la primera década de la televisión alemana que vi durante el exilio. Era de derecho público y vi la mejor televisión de mi vida. Todas las noches se discutían los problemas de las diversas capas de la sociedad, se dedicaba a la cultura y las artes con gran calidad. Esa televisión no tenía avisos, era todo financiado por el Estado. Después fue privatizado todo y ahora se ve pornografía a las 2 de la tarde. -¿Cree que la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual

puede generar algún cambio en el esquema de medios? -He saludado la Ley de Medios que presentó el gobierno, porque es un paso adelante. En los medios deben estar representados todos los aspectos de nuestra democracia, y no pertenecer a un poder que va a defender siempre el ordenamiento capitalista. Así nunca se van a conocer las voces de los que están en contra del sistema, los que quieren un sistema humano y socialista. Esas organizaciones no tienen el dinero que tiene Clarín o La Nación, que además son ayudados por las grandes empresas. Todos deben hacer reconocer su voz. -¿Considera que la aplicación de la ley puede favorecer la emergencia de otros discursos mediáticos? -Lástima que fue frenada por la Justicia, creo que hubiera sido el gran debate. Hay que limitar a las empresas, no pueden ser dueñas de toda la información del país. La democracia tiene que llegar a eso. Me parece muy bien limitar el poder de las grandes empresas capitalistas --otra medida va a ser muy difícil de aplicar, porque la oposición apoya a los grandes diarios-- pero al mismo tiempo el gobierno tendría que favorecer a cooperativas de periodistas que estén obligadas a difundir toda la información pública, no sólo la del oficialismo o la de la oposición. Tenemos que conseguir un cambio del paradigma de la comunica-


ción. Es un objetivo muy difícil porque el poder del capitalismo es muy grande. -En pocas semanas se cumplen 10 años de la llegada de Néstor Kirchner a la Casa Rosada. ¿Cuáles considera que fueron los aciertos de los gobiernos kirchneristas? -He sufrido dictaduras militares y los golpistas y fusiladores murieron en sus camas, cobrando sueldos y hasta con monumentos. Reconozco que es la primera vez que los dictadores están en cárceles comunes y se les hace juicio. Ese es un paso adelante muy importante para nuestra democracia. También me pareció muy bien el proyecto de la Ley de Medios como principio de democratización de los medios, como también que el dinero de los jubilados sea administrado por el Estado y no por las empresas privadas. -¿Y qué medidas considera que faltan para mejorar el modelo? -Critico que no se ha hecho nada en reconocimiento a los pueblos originarios: no se les ha reconocido todavía sus tierras comunitarias, tal es así que en Formosa se les ha quitado tierras, han sido asesinados hombres de los Qom y el gobierno nacional no ha intervenido en eso. Se hace muy poco en el cuidado de la naturaleza y la ecología, por ejemplo, la destrucción de nuestros bosques para la plantación de soja en grandes extensiones. No se puede medir el cuidado de la naturaleza para las próximas generaciones en base a la marcha de la economía.

Pag. 24 -

-¿Cómo evalúa el proyecto de democratización de la Justicia, impulsado por el Poder Ejecutivo? -No puede ser que todavía tengamos jueces nombrados por la dictadura. Ahora son nombrados a dedo y quedan in eternum. No puede ser así, hay que buscar la mejor forma de elegirlos, tienen que ser conocedores de la Justicia, con larga práctica, con experiencia. Es discutible que la elección sea a partir del voto del pueblo, porque se va a elegir a los que aconsejen ciertos partidos políticos. Tiene que hacerlo una especie de Consejo de la Magistratura, basado en el conocimiento, en los trabajos que han realizado los abogados para aspirar a ser jueces. -Las últimas medidas del Gobierno despertaron críticas en ciertos sectores de la sociedad que desencadenaron marchas en diferentes ciudades. ¿Qué impresión tiene de los últimos cacerolazos como el denominado 18-A? -Son los de siempre, los que vive en barrios burgueses. En cambio en los barrios obreros no salieron con las cacerolas. Me acuerdo cuando brindaron en la calle para aplaudir los golpes militares. Los conocemos, es la clase media-alta y la clase alta, más alguno que se cree con derecho a hacerlo. No estoy en contra de que salgan a la calle. Defienden sus intereses, para que no le toquen todo lo que tienen. Son los que votaron a la Unión Democrática y ahora votaron a la oposición.

Pasajes de la Historia Su vocación por el periodismo convive con la de la investigación histórica, que lo llevó a escribir, entre 1972 y 1974, Los vengadores de la Patagonia Trágica, sobre el fusilamiento de obreros en 1921. “Es la absoluta verdad histórica, nadie se atrevió hacerme un juicio por injurias. Todo lo he demostrado con documentos históricos: los partes militares, las crónicas periodísticas, los testimonios de los sobrevivientes. Nada es inventado en esos cuatro tomos. Es el genocidio obrero más grande de la historia argentina, durante un gobierno elegido por el pueblo, el de Hipólito Yrigoyen, que tiene una calle principal en la Ciudad de Buenos Aires”, explica. Años después, llevó adelante la investigación para Awka Liwen (en voz mapuche ‘Rebelde Amanecer’), documental dirigido por Mariano Aiello y Kristina Hille, en base al libro Historia de la Crueldad Argentina. El film narra la distribución de la tierra en Argentina, a partir del despojo de su territorio a las comunidades de los pueblos originarios. -¿Qué revela la investigación de Awka Liwen? -En 1879, Julio A. Roca establece la esclavitud en la Argentina, que ya había sido eliminada en 1813. Se puede leer en los diarios de enero de 1879, los avisos oficiales: ‘Hoy entrega de indios´, ‘a toda familia que lo requiera se entregará un indio varón como peón, una china (con en ese término despectivo hacia la mujer india) como sirvienta y un chinito como mandadero’. Los indios eran repartidos en las plazas públicas, mientras los cronistas porteños estaban admirados que los salvajes sabían llorar. Eso hicieron los argentinos después del brillante mayo de 1810. El primer Martínez de Hoz que llegó a la Argentina fue traficante de esclavos, el segundo votó en el Cabildo Abierto de 1810 a favor del rey de España, otro fue el fundador de la Sociedad Rural Argentina en 1866, y la primera medida fue pedir al gobierno desalojar a los indios para quedarse con las tierras para producir. Lo que nunca se nos contó fue que la Campaña de Roca fue cofinanciada por la Sociedad Rural Argentina, la que hace hoy las exposiciones ganaderas. En esta investigación ponemos la verdad sobre lo que fue la Campaña del Desierto y el reparto de tierras. -Los tataranietos de Martínez de Hoz, el fundador de la Sociedad Rural, le iniciaron un juicio a usted porque consideran que la película daña la imagen de la familia. ¿En qué situación está el proceso judicial? -Estamos en primera instancia. Nos tocó un juez nombrado por la dictadura, sabemos que vamos a perder en esta etapa. Después confío en la Cámara y Corte Suprema. Si la Justicia les da la razón, sería una vergüenza. Lo que dijimos en la película es absolutamente verdad, lo podemos comprobar. Piden un millón de pesos, no piden que me metan preso. Lo único que tengo es esta casa. Si vienen y la rematan, para conseguir el dinero, me


Pag. 25

voy con un colchón a la plaza como protesta.

Andrés Zerneri) ya está casi terminada.

-A pesar de estas denuncias, sigue trabajando para cambiar el nombre de Julio A. Roca en las calles… -La campaña es un gran éxito. Ya 18 ciudades han cambiado el nombre. Incluso en Santa Rosa, La Pampa, se erigió el primer monumento al cacique Pincén, que defendió su tierra y terminó preso en la Isla Martín García.

-La sociedad también tiene que estar preparada para semejante cambio cultural, el homenaje a una mujer y encima indígena… -Sí. Si (el jefe de Gobierno Mauricio) Macri no acepta instalarla en Buenos Aires, en algún municipio de Buenos Aires se va a colocar. Macri ya nos contestó que “en historia hay que mirar hacia adelante”.

-Usted fue el mentor del Monumento a la Mujer Originaria. ¿Por qué reivindicar a la mujer y a la lucha indígena? -Por cómo sufrió esa mujer al llegar a Buenos Aires. Está en la crónica de los diarios y en los avisos oficiales, no es un invento. Les quitaban a los niños y no los veían más. Fue lo que pasó después con las mujeres desaparecidas durante la dictadura de Videla. Los militares hicieron lo mismo, siguieron el ejemplo de Roca. Uno no se explica tanta crueldad. Además, la mujer indígena fue la madre del criollo y el mestizo, que fue nuestro soldado de la independencia. La estatua (a cargo del escultor

A los 86 años, Bayer no se detiene. Con entusiasmo, posa para la foto con su último trofeo, la chapa que supo señalar la Avenida Roca, en Santa Rosa, que ya no lleva ese nombre. El escritor sigue trabajando en los recovecos de la historia, revelando pasajes y personajes, recorriendo ciudades de todo el país, con la campaña de reivindicación de los pueblos originarios, con el propósito de desterrar del espacio público al principal ejecutor de la Conquista del Desierto. “Me quedaría conforme con terminar con Roca. Sigue teniendo el monumento más grande de Buenos Aires, en el lugar más céntrico”, remarca.

Foto: Esteban Díaz


TENSION EN LEJANO ORIENTE

Enemigos íntimos Por Leonardo Castillo

Corea del Norte amenaza con desatar una guerra contra su vecino Corea del Sur y los EE.UU. ¿Existe el peligro bélico o es una estrategia de negociación de un régimen que necesita

Pag. 26 -

mostrar fortaleza en el plano internacional y cohesión interna? La ondulante línea que divide la península es una rémora del Siglo XX, un vestigio de la Guerra Fría. Es sin dudas la frontera más militarizada del mundo y divide desde hace 60 años a un mismo pueblo separado por dos estados, dos sistemas antitéticos que postergan con su enfrentamiento el anhelo de la reunificación. Es la realidad que vive Corea, dividida entre un Norte estalinista y dinástico, que replica los peores vicios supo tener el socialismo real, y un Sur capitalista tutelado por Estados Unidos, que conserva en esa porción del territorio un importante contingente militar. Una vez más, la posibilidad de una guerra se volvió a instalar en el montañoso país del extremo oriente asiático y el riesgo de una conflagración nuclear que arrastre a toda la región a una gran catástrofe parece, a juicio de varios analistas, una amenaza más que probable. ¿Pero es realmente así? ¿O se trata sólo de escarceos, bravatas calculadas para negociar desde una posición de fuerza? Preguntas que resuenan con fuerza en la coyuntura actual y que invitan a repasar los antecedentes de este prolongado conflicto. Situada al Noreste de China y a escasos kilómetros de la costas de Japón, Corea fue a

lo largo de siglos, una nación disputada y sometida por las dos grandes potencias del Asia, que se enfrentaron por la posesión de la península en una guerra que se desarrolló entre 1894-95 y que concluyó con la victoria del imperio nipón. Tras imponerse en el campo de batalla, los japoneses instalaron un reino títere y en 1905 ocuparon definitivamente el país para convertirlo en una colonia formal recién cinco años después. El imperio impuso una dominación brutal sobre Corea al dividirla en señoríos feudales con los que se aseguró la explotación de la tierra. Este sistema se prolongó hasta 1945, cuando Japón fue derrotado en la Segunda Guerra Mundial. Tras la rendición japonesa, el territorio quedó dividido en dos. Al Sur del paralelo 38 se desplegó el ejército estadounidense y al Norte, las tropas soviéticas. Aunque los Aliados declamaron que querían una Corea unificada, nunca se establecieron demasiadas precisiones al respecto. Los norteamericanos ocuparon el territorio que se les asignó con un remanente de efectivos japoneses y formaron una milicia local subordinada a sus designios. Al otro lado de la línea demarcatoria, los soviéticos entregaron el gobierno al Partido de los Trabajadores,

que había liderado la resistencia durante la Segunda Guerra. En 1948, se celebraron unas elecciones plagadas de irregularidades en el Sur, que dieron el triunfo a Syngman Rhee, un político nacionalista y conservador que eligió Seúl como la capital de una nación pretendidamente inspirada en los valores occidentales. En el Norte, Kim Il Sung, joven líder de los partisanos fue proclamado presidente de un estado socialista con sede en la ciudad de Pyongyang. El 25 de junio de 1950, y tras una serie de hechos armados en la frontera, Corea del Norte, con un ejército entrenado en la gimnasia de la insurgencia y equipado con armamento soviético, lanzó un ataque arrollador contra las fuerzas del Sur, que en cuestión de semanas quedaron acorraladas en el perímetro de Pusan. Desde allí, el gobierno de Rhee recibió el auxilio de Estados Unidos, que con el amparo de las Naciones Unidas y varios de sus aliados, lanzaron un contragolpe con el que rápidamente empujaron a las fuerzas del Norte contra la China revolucionaria. Con el apoyo del bloque soviético, Mao Tse Tung, el líder chino que había tomado el poder un año antes, socorrió a Norcorea con el envío de un millón de soldados. Se produjo, en consecuencia, un empate bélico en la península que se zanjó en 1953, con los acuerdos de Panmunjom. Se fijaron los límites de los dos países en función de las posiciones establecidas y se firmó un cese al fuego. Una zona desmilitarizada de cuatro kilómetros quedó establecida a ambos lados de la frontera, pero no pudo


Dos países, un territorio Tras el cese el fuego, ambas Coreas consolidaron proyectos muy diferenciados. En el Norte, Kim, inspirado por el dirigente soviético Josef Stalin, edificó un modelo de economía planificada y de férreo control político. El antiguo comandante guerrillero se convirtió en el “amado líder” de un pueblo disciplinado y espartano. Norcorea se alió fuertemente con el bloque soviético. En el Sur, Rhee, apoyado por la presencia de 40 mil soldados norteamericanos, se erigió en dictador al servicio de la economía de mercado. Gobernó con mano de hierro el país hasta los años 60’, cuando Park Chung Hee, un militar con buenos lazos con el Pentágono, asumió la presidencia y estableció mediante un modelo político autoritario, la bases para el desarrollo de la economía nacional. Se anularon los sindicatos y los partidos políticos. Recién en 1987 se llevaron a cabo elecciones y un año después, con la celebración de los Juegos Olímpicos de Seúl, el país exhibió al mundo su faceta exitosa de nación emergente y capitalista. Justo cuando el mundo socialista al cual estaba alineado el vecino entraba en decadencia. La implosión de la Unión Soviética significó un duro golpe para el régimen norcoreano. Los años ’90 fueron tiempos de penurias económicas. Kim murió en 1994 y dejó como heredero a su hijo Kim Jong Il, que debió afrontar una complicada situación. Tras una serie de inundaciones la agricultura quedó arruinada y cundió el hambre. Según datos oficiales, 250 mil personas murieron, pero algunas estimaciones indicaron que fueron cerca de dos millones de personas las que fallecieron. Ante la grave situación económica, el régimen se vio obligado a efectuar algunas aperturas. Se permitió la radicación de algunas empresas del Sur, que sacaron provecho del bajo costo de la mano de obra de los trabajadores locales con emprendimientos que oxigenaron las alicaídas finanzas del país. También se produjo en 1998 un acercamiento con el gobierno estadounidense de Bill Clinton, que levantó algunas sanciones a cambio de que Pyongyang suspendiera su programa atómico. En 2000, tuvo lugar una histórica cumbre entre los gobiernos de ambas Coreas, durante el cual

se estableció una agenda común de cooperación e intercambio comercial. Pero el clima de distensión terminó abruptamente con la llegada a la Casa Blanca de George W. Bush, que canceló cualquier tipo de acercamiento y colocó a Corea del Norte dentro del “Eje del Mal”, juntamente con el Irak de Saddam Hussein y la teocracia de Irán. Así, el gobierno norcoreano decidió reanudar su programa nuclear y en 2006 detonó una bomba atómica en un refugio subterráneo. Tres años después llevó a cabo una segunda prueba y en febrero de este año una tercera. De esta forma, se convirtió en el noveno país del mundo en tener armas nucleares. Una condición que le permite al régimen decirle al mundo que no será sencillo doblegar a un país que cuenta con un arsenal atómico y misiles que pueden alcanzar Seúl o Tokio en cuestión de minutos.

Una guerra que no le conviene a nadie Jong Il murió en diciembre de 2011 y lo sucedió su hijo Kim Jong Un, de 30 años recién cumplidos, educado en Suiza y nieto del fundador de una república socialista donde el poder popular se funda en un linaje de sangre. Como respuesta a las sanciones impuestas por la ONU -debido a los ensayos nucleares- y tras unos ejercicios militares conjuntos que los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur realizaron en marzo, Pyongyang decidió cancelar el alto el fuego firmado en 1953 y declaró el “estado de guerra y movilización”. Una decisión que alarmó a los países de la región y a la comunidad internacional. El gobierno de Barack Obama aseguró que tomaba en

serio la amenaza norcoreana y reforzó su presencia militar en la península. China le pidió moderación al aliado que auxilió en los ’50 y el gobierno de Japón emplazó proyectiles antimisiles Patriot en el centro de Tokio. Un escenario que parecía prefigurar una guerra inminente. ¿Qué busca en realidad Jong Un con su actitud belicista? En principio, afirmar su liderazgo ante el pueblo y el ejército, que ejerce una influencia decisiva en el andamiaje de poder que impera en Corea del Norte. Además, Corea del Sur tiene desde febrero pasado una presidenta, Park Geun Hye, y el joven mandatario estaría midiendo fuerzas con ella, con la intención de exhibirse como un líder firme y determinado. La estrategia de los norcoreanos pasaría por avanzar de forma gradual a una economía mixta, que reciba inversiones extranjeras conservando el sistema de partido único, tal como sucede en China. Para eso necesita que Occidente levante las sanciones y los capitales fluyan a través del vecino del Sur. Y para lograrlo utilizan el arsenal nuclear que disponen como un elemento de presión. Saben que Estados Unidos tiene una postura defensiva en Asia, que consiste en contener el creciente poderío de China. ¿Y qué ganaría con una guerra que ponga en riesgo la beneficiosa relación comercial que Washington mantiene con el gigante asiático? El régimen de Beijing es aún el principal comprador de los bonos de la deuda pública de los Estados Unidos ¿Vale la pena provocar a China con un ejército invasor en un país fronterizo? En este contexto, la guerra no sería más que una empresa absurda y delirante que no le convendría a nadie. Sobre todo si hay armas nucleares de por medio.

Pag. 27

rubricarse un armisticio ante la negativa de Corea del Sur. Por lo tanto, en forma oficial, la Guerra de Corea nunca terminó.


ENFERMEDADES POCO FRECUENTES

Un dilema para médicos y pacientes Pag. 28 -

Por Martín Silles


Pag. 29

Son cerca de ocho mil las extrañas patologías que afectan a una de cada dos mil personas. Pero pocas han sido investigadas y los médicos no suelen tener entrenamiento para detectarlas. Las obras sociales y prepagas muchas veces no las cubren, pese a que una ley las obliga a hacerlo

Las llamadas enfermedades raras o poco frecuentes afectan a una de cada dos mil personas, pero ese universo comprende “unas ocho mil patologías, de las cuales sólo 1300 han sido investigadas”, dice Ana María Rodríguez, presidente de Fadepof, la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes. Esa parece ser la razón por la cual los laboratorios o las entidades privadas de investigación no destinan recursos para investigarlas o lo hacen de manera limitada ya que recuperar la inversión, para ellos, resultaría difícil, en el caso de que obtengan resultados. Entre algunas de las patologías que integran este grupo se encuentran las enfermedades lisosomales, la fenilcetonuria, el linfedema, la miastenia gravis, la narcolepsia e hipersomnia (relacionada con dificultades del dormir),el síndrome de Cushing, el síndrome de Wiliams, el síndrome X Frágil y la enfermedad de Niemann Pick. En el país, son cerca de 3.200.000 los afectados por estos males, congénitos y crónicos. Muchas veces, estas personas tienen la dificultad de la falta de capacidad médica para lograr un diagnóstico preciso debido a la confusión de síntomas que

presentan algunas patologías. Sobre este tema, Hernán Amartino, neurólogo infantil del Hospital Universitario Austral, explicó a El Cruce que “muchas veces los primeros síntomas son comunes y se confunden con los de enfermedades conocidas. Rara vez tienen signos específicos”. Más allá de que hoy en día las posibilidades de diagnóstico, gracias a la tecnología, han avanzado mucho, algunas veces es el conocimiento médico el que puede detectar una patología. “Solamente se diagnostican las enfermedades que se sospechan y sólo se sospechan las que se conocen, dice un adagio médico; tenemos mucha tecnología diagnóstica, pero a veces nos falta sabiduría para aplicarla de manera oportuna”, dice Amartino. “No solo tenemos un problema con la formación general del médico para detectar la enfermedad de manera temprana, también cuando la detectamos se puede dificultar hacer un seguimiento por parte de un médico especializado en centros específicos debido a falta de comunicación, problemas de cobertura, o simplemente por soberbia médica; necesitamos más profesionales comprometidos de manera

vocacional con estas enfermedades”, reflexiona Amartino.

Del síntoma al diagnóstico El síndrome de Cushing es una enfermedad rara provocada por un exceso de la hormona cortisol, producida por la glándula suprarrenal, que se libera como respuesta a situaciones de estrés u otras situaciones. Algunos pacientes padecen síndrome de Cushing porque tienen un tumor en las glándulas suprarrenales, que hace que produzcan demasiado cortisol. Otros pacientes lo tienen porque generan demasiada hormona ACTH, que estimula a las suprarrenales para que produzcan cortisol. Este síndrome es bastante raro y es más frecuente en mujeres que en hombres. Patricia Rodríguez, quien se sometió a análisis para saber si tiene este síndrome, le contó a El Cruce: “Tengo síntomas hace años, pero no desarrollé las características físicas esperables como dolor de cabeza, atrofia muscular, debilidad o aumento de peso repentino y eso genera dudas en los médicos”. En Europa y Estados Unidos estas situa-


ciones de retardo de aparición de los síntomas son tenidas en cuenta como parte de la enfermedad y tratadas porque el diagnóstico se confirma mediante estudios bioquímicos. “En Argentina la confirmación puede tardar años, por inexperiencia médica porque, hay médicos que no ven un paciente con Cushing en toda su carrera”. Rodríguez hizo sus primeras consultas por síntomas como “como cansancio, necesidad de orinar muy frecuentemente y dolores en las articulaciones, sobre todo en columna lumbar. Además tenía embotamiento, dificultad para concentrarme, falta de apetito de día, salvo cuando descansaba un rato, y despertaba desesperada por comer”. Lo único que le detectaron fue resistencia a la insulina -se supo luego que en este caso es consecuencia directa del síndrome-, que luego se controló con medicación y dieta más allá de que los dolores y el cansancio continúan. Luego de consultar a varios urólogos y endocrinólogos, de casualidad, al buscar otra patología, “una endocrinóloga me solicitó varios análisis, entre ellos el de cortisol, que tenía alterado aunque no supo interpretarlo y me medicó para enuresis nocturna y la medicación me hizo sentir mucho peor”, explica Rodríguez. Un detalle que puede haber ayudado de manera particular en este caso es que Patricia estudió Medicina algunos años por lo que, según comenta, decidió “investigar un poco qué era eso de tener el cortisol alto, ya que hacía más de un año que visitaba médicos en busca de una explicación”. “Descubrí que este síndrome coincidía con muchas de las cosas que me pasaban, y busqué una nueva endocrinóloga que me reiteró la prueba, pero el resultado fue el mismo, y además continuaron los síntomas de manera más intensa”.

Pag. 30 -

Problemas de cobertura Otro de los problemas que presentan estas patologías es que, cuando tienen tratamientos, las obras sociales o empresas de medicina prepaga no siempre se hacen cargo de los terapias. Algo que puede generar buenas respuestas ante esta situación es la ley 26.689, que fue sancionada

el 29 de Junio de 2011 y promulgada un mes después. Su autor, el ex diputado Leonardo Gorbacz comenta a El Cruce que presentó el proyecto “después del caso de Alexia Tamara Godoy, una chiquita de Tierra del Fuego –la provincia por la que fue electo- a la que le diagnosticaron Pipufosinisos Tipo 2, una enfermedad neurológica y degenerativa que la llevó a la muerte; el objetivo era no solo ayudar a su familia, sino que también sirva para otras familias con problemas parecidos”. Sobre el tratamiento legislativo de su proyecto, Gorbacz señala que “se hizo con la participación de las entidades vinculadas con las personas que tienen las enfermedades y como esa ley está vigente tiene que ser la base de todo lo que se haga sobre el tema, aunque el Ministerio de Salud de la Nación tiene que reglamentarla para que se aplique por completo en todo el país”. En la actualidad, cuando se presenta un

recurso de amparo por algún tratamiento que una obra social o empresa de medicina prepaga no quiere realizar, la justicia está tomando como válida la ley. La norma obliga a las obras sociales y empresas de medicina prepagas a cubrir la atención de las enfermedades poco frecuentes, promueve la investigación y la creación de centros especializados de atención, una red pública de información, y un registro nacional de pacientes, entre otras medidas.

El caso de Juani Ana de 36 años y Sebastián de 41, son los papás de Delfina, de 10; Manuela, de 7; y Juan Ignacio, de 18 meses. Juan Ignacio nació el 15 de Agosto del 2011, después de un embarazo normal. Juani, como le dicen en la familia, nació por cesárea a las 36 semanas, por un error de cálculo, con 3,050 kilos. Como tuvo insuficiencia respi-


Pag. 31

ratoria ingresó a neonatología, le pusieron oxígeno para ayudarlo, al tercer día ya no lo necesitó. Pero según le contó Ana a El Cruce, “Juani tomó la teta, se durmió y luego de tres horas empezamos a tratar de despertarlo, succionaba dos veces, paraba y no lo podíamos despertar. Las enfermeras se lo llevaron para darle una mamadera. A las dos horas volvieron para decirme que estaba descompensado porque no había comido y había vuelto a Neo”. Más tarde Ana y Sebastián supieron que el bebé había llegado a neonatología con hipotermia y muy descompensado. Luego de eso les explicaron a los padres que Juani estaba en coma y que los profesionales trataban de descubrir qué era lo que le pasaba. “Juani nació un lunes y el sábado siguiente, como seguía en coma y sin respuestas trajimos a un consultor, jefe de Neonatología del Instituto del Diagnóstico”. El médico Marcelo Ar-

madans lo revisó, escuchó a los padres y les dijo que para él “la situación del bebé le parecía algo metabólico, que investigáramos por ese lado”, continúa la mamá de Juani. “Como era fin de semana largo, el martes, cuando abrió el Instituto Chamoles, dedicado a las investigaciones de enfermedades metabólicas, mandamos una muestras de sangre y de líquido de la médula. Esa misma tarde llegó la primera noticia del Instituto: le habían detectado en la sangre un dosaje de amonio de 2117 cuando lo normal es hasta 100”, comenta Ana. Los médicos les dijeron a los padres que era muy grave y que era imposible que viviera con esa cantidad de amonio en el cuerpo. “Luego se pusieron en contacto con los especialistas en Errores Congénitos del Metabolismo del Hospital Garraham y la primer respuesta fue que no había mucho por hacer, pero le pusieron un tratamiento con benzoato de sodio, glucosa y otras sustancias”, describe Ana. A las doce de la noche, luego de administrarle esas medicaciones y cuando los padres ingresaron a ver al bebé a terapia intensiva, Juani movió un pie.“Nos quedamos mirándolo, no lo podíamos creer, nos decían que era un reflejo pero antes no tenía ni reflejos, ni pestañaba, así que verlo mover el pie en ese momento fue divino. Al día siguiente movió un mano y fue `despertándose´ de a poco. El amonio bajó a 240 y siguió bajando”. Luego de eso, Hernán Eiroa, médico del Hospital Garrahan les dio el diagnóstico: acidemia propiónica. El profesional les explicó a los padres que la patología era un error congénito por el que el bebé no podía procesar las proteínas y que eso hacía que le subiera el ácido propiónico, el amonio y que el cuadro era muy grave pero tratable. A los dos meses de vida le dieron el alta en Neonatología y por fin pudieron ir a su casa con medicamentos y leche especial. Además, los padres tuvieron que hacer el curso de reanimación, aprender a poner sonda nasogástrica y algunas cosas más. Desde ese momento al bebé le hicieron controles de sangre todos los meses y un seguimiento en el Garrahan, además de ajustes de alimentación. Según la mamá de Juani “todo estaba tranquilo hasta que

cumplió 6 meses y volvió a tener dificultad respiratoria, una supuesta neumonía lo llevó a terapia intensiva del Garrahan, con un nivel de amonio de 600 y fue empeorando hasta terminar 14 días con respirador artificial y medicamentos: otra vez al borde de la muerte”, recuerda Ana. Al salir de la internación, después de un mes en terapia intensiva y 15 días en intermedia, Eiroa les dijo a los padres que, según su parecer, el bebé se estaba broncoaspirando debido a la hipotonía propia de la patología, por lo que desde ese momento a Juani lo alimentaron por sonda nasogástrica. Los casos de esta enfermedad son muy pocos a nivel mundial. Los padres de Juani saben que en el país hay solo cuatro detectados y en Estados Unidos, donde hay hasta una asociación de padres, hay solo 70. Hoy Juani tiene 18 meses y los padres ya perdieron la cuenta de las internaciones por broncoespasmos, por vómitos que hacen que se descompense. “Creo que pasamos más tiempo en el hospital que en casa pero no bajamos los brazos y seguimos tratando de llevar una vida normal cuando Juani no está internado”, reflexiona la madre. El panorama de estas familias se complica en su vida social y laboral, como lo cuenta Ana: “Para mí, porque dejé de trabajar y me dedico a cuidarlo tanto en casa como en el hospital; para las hermanas de Juani, porque no sólo nació un hermano nuevo sino que perdieron la atención de la madre”. “Para Sebastián, mi marido, que debe seguir trabajando y que además tiene que ocuparse de las luchas con la obra social, porque aunque sacamos el certificado de discapacidad cuando cumplió un año y dejó de estar cubierto por el plan materno, siempre nos hacen la vida difícil”, cuenta Ana. De todas maneras, la familia sigue adelante. “Juani nos da esa fuerza necesaria ya que él mismo nos demuestra, a pesar de caer tanto, que siempre se levanta. Ahora se está parando y sabemos que algún día va a caminar y si la ciencia nos ayuda, en unos años, se va a encontrar la cura para esta enfermedad. Mientras tanto seguimos peleando”.


ENTREVISTA A LA EX GOLEADORA DE LAS LEONAS Y LOMAS ATHLETIC

Alejandra Gulla

después del hockey, más hockey Por Santiago Coni

Luego de una exitosa carrera, ahora integra el cuerpo técnico del club lomense, donde pasó casi toda su vida. En una charla con El Cruce cuenta cómo elabora el retiro y el comienzo de esta nueva etapa. Y da su visión sobre la actualidad de Las Leonas, con la autoridad que le da de haber marcado 150 tantos con la

Pag. 32 -

camiseta de la selección. Luego de una exitosa carrera, ahora integra el cuerpo técnico del club lomense, donde pasó casi toda su vida. En una charla con El Cruce cuenta cómo elabora el retiro y el comienzo de esta nueva etapa. Y da su visión sobre la actualidad de Las Leonas, con la autoridad que le da de haber marcado 150 tantos con la camiseta de la selección. El bar del club Lomas Athletic es el lugar de encuentro. Allí, se siente tan cómoda como frente al arco, su hábitat natural hasta hace no mucho tiempo. En una de las mesas nos recibe con una sonrisa amplia, la misma que exhibió más de 400 veces en las canchas de hockey del país y el mundo cuando con alguna definición mandaba la bocha adentro. Alejandra Gulla, la histórica goleadora del seleccionado femenino mayor (con 150 tantos) y del campeonato Metropolitano (en el cual gritó 244 veces) atraviesa una etapa nueva en su vida. Sobre el final del año pasado, decidió dejar la actividad que realizó desde los 4 años (actualmente tiene 35), para abocarse de lleno a la tarea de formar y entrenar posibles nuevos talentos para ese deporte. Alejada de las cámaras y de la fama, la ex delantera se retiró de la actividad dejando una marca muy grande en todos los clubes donde jugó: sus inicios en la Sociedad Alemana de Gimnasia de Lomas de Zamora, Lomas Athletic donde jugó en Primera y se

retiró, y un paso por Deportivo Terrassa de Barcelona, España. En este nuevo momento de su vida fue elegida por el club del sur del Gran Buenos Aires para ocupar el puesto de asistente técnica del flamante entrenador del primer equipo de hockey femenino de las Conejas, Rodrigo Saliva. -¿Cómo estás elaborando tu retiro como jugadora de hockey? -Por ahora bien. Fue raro no arrancar a entrenar, pero estoy siempre en contacto, ayudando al nuevo entrenador del equipo femenino, sigo en el club con las menores y todavía no extraño. Claro que aún no comenzó el campeonato, así que veremos cuando empiecen los partidos por los puntos. Todo lo que es entrenamiento, el desgaste de estar desde las cinco de la tarde trabajando con las nenas y los sábados, que comienzo temprano, hace que por el momento no extrañe. Siento que me está pasando lo mismo que cuando me retiré del seleccionado (2010, luego de consagrarse campeona del mundo, en Rosario). Estoy muy conforme y contenta de haberme retirado en el momento justo y, por lo tanto, lo llevo bien. -Ahora que formás parte del cuerpo técnico que conduce a tus ex compañeras, ¿cuesta separar los roles? -No, aunque en algunos aspectos me es incómodo. De todas formas, sé muy bien que quiero lo mejor para el club, que todo lo que yo pueda decirles a las chicas saben que lo hago con la mayor buena voluntad. Aunque puedo ser par porque fueron mis compañeras, sé que no debo serlo. Por ejemplo, en el tradicional chat del equipo no estoy incluida ya que son cosas íntimas del plantel. -Contame sobre tu rol de entrenadora. -En Deportiva Francesa estoy hace dos años, tengo menores y estoy a cargo de todo lo que es técnica individual de área, básicamente lo que es definición. Además, tengo al equipo de Mamis. Estoy muy contenta, hay un lindo proyecto de organización, es un club muy nuevo en cuanto al hockey, puesto que siempre fue de rugby y hace 8 años que incluyeron éste deporte. -Recibiste el premio de oro de “Orgullo Lomas” que entregó la Municipalidad para distinguir a los deportistas, ¿qué significa para vos? -Fue un gran reconocimiento, fueron muchos años de representar a Lomas de Zamora. La verdad que me sorprendieron, estoy


muy contenta. Había deportistas de elite en todos los deportes y haber ganado en hockey y el de oro fue más que importante, sobre todo a nivel familiar. El apellido Gulla es muy conocido en la zona, así que lo siento como un reconocimiento a mis viejos que siempre estuvieron al lado mío. Mis padres hicieron que mi carrera sea más fácil de llevar. Sin ellos hubiese sido muy difícil. -¿Sos consciente de lo que representás a nivel nacional e internacional para el hockey? -Me cuesta darme cuenta, sinceramente. Sólo en algunas ocasiones especiales lo siento. Siempre estoy en el club y me conocen todos desde muy chica, las nenas que están empezando también me ven y ya saben quien soy. Me di cuenta del reconocimiento en Deportiva Francesa, que es un club nuevo en este deporte y siempre me hacen notar lo importante que es para ellas que una ex Leona esté entrenándolas y siendo parte del club. Me es más fácil estar dentro del anonimato y ser quien soy cuando estoy dentro de una cancha de hockey o, como ahora, del otro lado de la línea. -¿Cómo ves a Las Leonas? -Bien, después de los cuatro años del Chapa (Carlos Retegui) se necesitaba un cambio. Lo que él tiene es muy pasional, muy exigente y ese tiempo me parece que era el adecuado. Hizo un gran papel en todos los campeonatos que estuvo, pero ahora es tiempo de otra cosa, ya que hay jugadoras muy jóvenes. Por otra parte, está el tema de Lucha (Luciana Aymar), a mí me encantaría que juegue la mayor cantidad de partidos posibles, pero hay que saber llevarla, tiene 35 años y, más allá de que es una privilegiada en el deporte y en el físico, a esa edad el cuerpo ya te empieza a pasar factura. Por lo tanto, me parece bien que se elijan los encuentros en los que va a jugar, así no nos perdemos de contar con ella en los campeonato importantes. Quizás de esta manera tengamos la suerte de que llegue a jugar el Mundial de 2014 (en La Haya, Holanda). -¿Y a las camadas que están apareciendo en el seleccionado? -La verdad que muy bien. La primera diferencia que veo cuando nosotras teníamos esa edad (entre 17 y 20 años) es la parte física, ya que actualmente el estereotipo de la jugadora de hockey cambió. Ahora son aviones, físicamente son otra cosa, vienen de entrenamientos de alto rendimiento y sistemas con los que antes no contábamos. Nosotras practicábamos cuatro días a la semana cuando estábamos en el seleccionado mayor. Ahora estas chicas ya los están teniendo. Es algo que veo complicado. El hecho de tener jugadoras de 16 a 19 años entrenando a ese nivel, más allá que el deporte lo exige, es complejo. Estaría bueno que tengan el tiempo necesario para descansar, para que no se aburran del deporte y lleguen al plantel superior, que es lo que todas quieren. -¿En algún momento te gustaría dirigir o formar parte del cuerpo técnico del seleccionado? -La verdad que hoy no lo puedo pensar, lo veo muy distante y no me veo capacitada. Prefiero prepararme donde me sienta segura, que me cuiden como acá en el club, y a partir de ahí hacer carrera. Si se puede en Lomas mejor, porque es la institución que quiero, que me dio tanto en mi carrera. Pero sinceramente el tema de la Selección lo veo muy lejos. Yo jugaba al hockey sin pensar en llegar a Las Leonas y sin embargo se fue dando, así que si voy a ser entrenadora de la Selección se verá más adelante, por ahora trato de tener los pies sobre la tierra y tratar de crecer en lo que estoy haciendo que es lo que tanto me gusta y me llena.


NUEVAS TECNOLOGIAS

Liberación o dependencia Por Yanina Fuggetta

Las redes sociales y los equipos portátiles de comunicación inmediata constituyen herramientas para una interacción social sin precedentes. Pero a la vez pueden ser una fuente de dependencia y adicción y atentar contra la vida en sociedad.

Pag. 34 -

Algo así como estar cada vez más juntos, pero más solos. En apenas 140 caracteres, cualquiera que pulule por las redes sociales puede autodefinirse. Está el pesimista: “Cada día es lo mismo, la misma rutina, las mismas mierdas, las mismas caras, las mismas sonrisas falsas... todo me parece tan surrealista!”. El futbolero y profesional: “Contadora. Hincha de River. Amo hacer deporte. Tripolar”. La optimista: “Soñadora, demasiado sincera, melancólica, cambiante, y solitaria”. ¿Cómo se construye el “Yo” en menos de tres líneas? Simple: Desde su profesión, hasta la edad, los nombres verdaderos o apócrifos, los gustos personales y hasta el pin del celular, todo vale para que los internautas definan su identidad on line. En 1997, cuando Internet se consolidaba como una nueva plataforma de comunicación con el dial up y el Netscape, Sherry Turkle publicaba su libro “La vida en

la pantalla. La construcción de la identidad en la era de Internet”. No existían los smartphones, las tablets y las computadoras portátiles, y esta socióloga y psicóloga del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), auguraba a la red como una fuente de interacción social sin precedentes. Hoy, ¿La interacción es demasiada?: en mayo de 2013, la comunidad médica mundial, espera otra edición del DSM, el Manual de Diagnóstico y Estadística de los desórdenes mentales, donde bien podrían incluir la adicción a Internet. ¿Quién habría pensado que las tecnologías podían transformarse en una adicción? Clarisa D´Angelo, trabaja en la Fundación Manantiales. Una ONG que nació en 1993 de la iniciativa de vecinos, profesionales, voluntarios y de una parroquia de San Isidro. Creció tanto que

llegó a Brasil, Uruguay y España. El objetivo: tratar y enfrentar las adicciones como el alcohol, las drogas - las que más pacientes acaparan- y también el juego, las compras, y la más nueva, la tecnología. En el caso de los jóvenes y niños, los padres se acercan a esta institución, cuando ya no saben cómo hacer para que sus hijos pasen conectados menos horas. “El crecimiento más abrupto en las consultas ocurrió en 2010, con el boom de los teléfonos inteligentes, que tuvieron la novedad de que el tecnoadicto ya no necesitaba encerrarse en su casa para estar conectado. Las personas más susceptibles son las que presentan baja autoestima, sentimientos de insuficiencia y miedo a la desaprobación de los demás”, destaca D’Angelo. La especialista cuenta que el adicto a las nuevas tecnologías puede concurrir a en-


Pag. 35

cuentros sociales de manera virtual: su cuerpo está ahí, pero su mente en otro lugar, pantalla de por medio. Es que la identidad en la cultura digital no se limita únicamente a utilizar apodos falsos. Va más allá de eso. Si durante los ‘90 la vida en línea transcurría en comunidades, foros y salas de chat como MIRC, el usuario podía desconectarse. Había que usar el teléfono. “Ahora, los dispositivos tienen tanta fuerza psicológica que no sólo cambian lo que hacemos, sino lo que somos”, explicaba Turkle el año pasado, en una conferencia organizada por TED, una organización civil estadounidense sin fines de lucro, que debate sobre la tecnología, la ciencia y el diseño. Si el uso de las tecnologías móviles de comunicación y sus derivados son concientes y regulables, los resultados podrían ser fructíferos, sobre todo en el plano profesional. Así opina Manuel Moreno. Él es un periodista español y director editorial de Netmedia Europe, especializada en nuevas tecnologías, y TreceBits.com, una web sobre temáticas como Redes Sociales y Periodismo 2.0. En el ámbito laboral, Moreno resalta que muchas aplicaciones son útiles para trabajar, de acuerdo a sus necesidades. “HootSuite o TweetDeck resultan esenciales para controlar nuestra

presencia online, realizar seguimiento y una medición de los factores básicos a tener en cuenta en cada red social”, afirma. ¿Y qué ofrecen las redes sociales? “Las redes son un escaparate perfecto, idóneo, para mostrar al mundo nuestras capacidades, cómo somos, y cómo nos gustaría que nos perciban. Así las cosas, eso no significa que haya que fingir. Lo importante es utilizarlas siempre con sentido común. Como hacemos en la vida real, que tratamos de usarlas en espacios públicos, cuando llamamos por teléfono o cuando paseamos por la calle. Las redes sociales son un medio más, del que además, podemos sacar mucho beneficios”. Es que, que cada medio de comunicación es distinto: escribir en papel sirve para trabajar temáticas en forma más elaborada, e Internet recurrirá a la inmediatez y la comunicación a partir de infografías, opina Moreno. “Habría que aprovechar las posibilidades informativas que nos ofrecen ambos canales al máximo”, agrega. Pero, ¿cómo saber cuándo un hábito se vuelve una obsesión? ¿Y cómo prevenirlo? “Básicamente, cuando no nos deja disfrutar de otros placeres de los que sí disfrutábamos antes. Si estamos en una cena con amigos, por ejemplo, y no podemos dejar de utilizar el Smartphone porque nos

importa más qué sucede en la red que lo que sucede en la mesa, posiblemente tengamos un problema”, considera Manuel Moreno. “Lo primero que se debe hacer es prevenir –sostiene D’Angelo, por su parte-. Para ello es importante saber administrar el establecimiento de límites y normas de convivencia. Es muy importante saber escuchar, hablar con los hijos e incentivarlos a juntarse con amigos, hacer deporte y enseñarles a que hay un mundo afuera más rico, imprevisible e interesante que lo que puede suceder dentro de una pantalla. Cuando alguno de estos puntos no se puede trabajar y el problema empieza a salir a la luz, es cuando hay que pedir ayuda a un profesional”. La cultura on line posibilita buscar, compartir, difundir, archivar, autogestionar, educar, divertirse e informar. Y si una práctica cotidiana termina por afectar a quien la emplea, puede que, “nos estemos acostumbrando a una nueva manera de estar juntos en solitario”, señala Turkle. “Si nosotros nos apagamos, ellas (las tecnologías) no se descomponen”, decía el periodista Leonardo Tarifeño hace poco, en una charla sobre periodismo cultural e Internet, en el Centro Cultural Rojas. Usted, ¿puede apagarlas un rato?


ENTREVISTA A RODRIGO ABD, EL ARGENTINO GANADOR DEL PREMIO PULITZER

“Prefiero estar en Afganistán a cubrir la entrega de los Oscar” Por Marina Pandolfi


Pag. 37

Es uno de los cinco integrantes de la agencia Associated Press que el 15 de abril último ganaron el premio que otorga la Universidad de Columbia por su cobertura del conflicto en Siria. Pero no es su primer logro profesional. Desde Lima, donde vive, relató a El Cruce cómo fue su acercamiento al fotoperiodismo, cuáles son los aprendizajes que dejan las coberturas y cómo el trabajo cotidiano en permanente contacto con la muerte.

En Buenos Aires son las 9 de la noche y en Lima, dos horas menos. Pero vía skype, la diferencia horaria no se nota. El fotoperiodista Rodrigo Abd está en la redacción de la agencia estadounidense Associated Press (AP) de la capital peruana, con su mate al lado, un teléfono BlackBerry que no para de sonar y una amplia sonrisa. A los 37 años, ha recibido más de una veintena de premios y menciones por sus trabajos, entre los que se incluyen el de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, presidida por Gabriel García Márquez, los World Press Photo y el último, un Pullitzer que comparte con otros cuatro colegas de AP por su cobertura del conflicto en Siria. Aun así, a pesar de haber recibido tal reconocimiento, Abd siente que aún está lejos de haber llegado a l punto máximo en su carrera: se considera un eterno aprendiz de todas las experiencias que le han tocado vivir en estos diez años que lleva registrando imágenes por el mundo y se ríe humildemente cuando le recuerdan que su nombre aparece en la sección de “Alumnos Destacados” de la Asociación de Reporteros Gráficos de la República Argentina (ARGRA), su casa de estudios. Abd nació en Buenos Aires el 27 de octubre de 1976. Pasó su infancia y adolescencia en esa ciudad y concurrió a la escuela pública local. Cuando tenía veinte años, comenzó a interesarse por la fotografía a raíz de un viaje a Bolivia y Perú, como mochilero, que hizo con sus amigos. “Básicamente, yo quería ser periodista, estudiar comunicación. Una amiga me propuso ha-

cer un curso básico de fotografía. Me pareció que estaba bueno ir, para aprender lo básico. Hoy puedo decir que el lenguaje periodístico a través de la fotografía siempre me resultó más cómodo”, recuerda. Comenzó su carrera en 1999 como reportero gráfico de los diarios La Razón y La Nación hasta que, en 2003, la agencia AP lo convocó para trasladarse a Guatemala para trabajar en una de sus sedes. En 2006, se instaló en Kabul, Afganistán, para realizar la cobertura de la invasión de Estados Unidos a ese país. Desde entonces, además de cubrir festivales internacionales como el de Cannes o campañas electorales como la venezolana, en octubre pasado, se especializó –casi sin darse cuenta- en coberturas de conflictos bélicos, como fueron los casos de Siria y Libia. Desde hace seis meses vive en Lima, pero todavía no sabe si ese será su destino definitivo: “Hoy es esto, mañana puede ser otra cosa, como poder volver a Argentina. Pero salir del país me abrió mucho la cabeza: me dio la posibilidad de conocer culturas, personas e historias que no hubiese podido estando en Argentina”, concluye. - ¿Cómo se enteró de que había ganado el World Press Photo y el Pulitzer? - Ufff… Las dos fueron de sorpresa total. O sea, no esperaba nada porque no estaba pendiente de nada. Para el World Press, yo estaba en el sur de Chile haciendo un trabajo sobre


los mapuches y para el Pulitzer estaba acá en Lima, en la oficina de AP. Me hicieron todo un verso, que me querían hablar de no sé qué cosa. Me llamaron desde Nueva York para darme la noticia y justo había un compañero que estaba sacando fotos en ese momento, que me sacó con una con cara de sorpresa en la agencia.

que al Festival de Cannes o a la entrega de los Oscar o a una Copa América. Todo se fue dando. También cubro cosas políticas, pero por alguna razón también me ha tocado en estos diez años cubrir temas más enfocados en problemas sociales o socioeconómicos que pueden llevar, en algún punto, a un conflicto armado.

- ¿Cuál fue su primer acercamiento al fotoperiodismo? - Básicamente, yo quería ser periodista. Quería estudiar comunicación. Una amiga del colegio me propuso hacer un curso básico de fotografía. Me pareció que estaba bueno ir, para aprender lo básico y a partir de ahí me di cuenta, con el tiempo, que el lenguaje periodístico a través de la fotografía me resultaba más cómodo. Además, me gustaba mucho estar en la calle. Ahí confluyeron dos cosas que me gustaban y así empecé de a poco. Pero antes de eso, cuando tenía 20 años más o menos, hice un viaje de mochilero a Bolivia, Perú y Chile con mis amigos. Eso me abrió la cabeza. Empecé a sacar muchas fotos y me convertí en “el fotógrafo del viaje”. Cuando volví, empecé a profundizar en eso. Me compré una cámara, me anoté en un curso de fotografía, después en otro de reporteros gráficos, y así fue como empecé todo.

- ¿Cómo fue su relación con el Ejército sirio y con los rebeldes? - Nosotros fuimos potenciales víctimas del Ejército sirio. Es decir, no fuimos convocados por el gobierno sirio, sino que entramos como ilegales. No nos dieron visa de periodistas. Todo lo que puedo contar es siempre del lado de los rebeldes. Muchas veces éramos bienvenidos, nos ayudaban un montón porque nosotros teníamos que contar su historia, pero al mismo tiempo había miles por ahí que nos tenían desconfianza y pensaban que éramos espías del gobierno de Estados Unidos. Entonces, en medio de esa situación, nosotros intentábamos hacer el mejor trabajo posible, aunque no fue para nada fácil.

- ¿Cómo el es momento posterior a la foto, después de haber convivido con escenas de muerte? - Trato de hacer lo posible para seguir adelante, porque si uno se quema la cabeza, no puede seguir haciéndolo en un futuro. Entonces, trato de llegar a mi casa y hacer la vida “lo más normal” posible. Igual, siempre quedan aprendizajes. Y eso no hay forma de borrarlo. Aprendizajes de la vida, de lo vivido, de la gente que conocí, los momentos que me han tocado vivir para aprender que hay otras partes del mundo donde se vive distinto. Tener mi propia idea de lo que son los conflictos, de tener una opinión propia sobre lo que dicen los medios tradicionales y yo verlo en vivo y en directo. En ese sentido, creo que es muy bueno. Hay que intentar barrer por debajo de la alfombra esas cosas que te pueden traumar demasiado si las recordás cada cinco minutos.

Pag. 38 -

- Cuando fue a Siria, ¿cuál fue la reacción de su familia? -Tenían temor, lo cual me parece lógico, ¿no?. Pero yo intentaba siempre de estar informándolos, mandándoles correos. No dejaba mucho espacio para que tengan más miedo del que ya tenían. El temor está sí o sí. Y lo que miran en las noticias siempre es lo peor de lo peor. - También estuvo en lugares muy remotos y marginales como Afganistán, Haití, Siria… ¿Lo eligió usted o hubo algo de fortuito? - En, realidad, todos los lugares a los que he ido diría que caí casi de casualidad. En la agencia me necesitaban y creyeron que mi perfil iba con eso. Ellos entienden que a mí esos lugares me parecen interesantes, intensos, y me gusta ir más ahí

-¿Recibió presiones, amenazas o algún tipo de censura por parte del gobierno sirio? - Cuando volví, a los pocos días, me acuerdo que estaba en Guatemala y alguien me mandó un link de una página del gobierno sirio en donde decía “estos son los periodistas que estuvieron en nuestro país” y ponían mi página de internet y mis datos personales y decían que yo trabajaba, de alguna manera, para el gobierno estadounidense, cosas así. Parecía una cosa de detectives. Te asusta un poco si lo ves. No hubo amenazas pero sí se metieron a investigarme. - ¿Piensa que la fotografía periodística es una forma de denuncia, de mostrar a la gente qué es lo que pasa en otro lado? - Sí. Creo que esa es la idea y creo que esa es la función. Por eso hay tanto riesgo, tanto trabajo y tanta dedicación. Hay que estar convencido de lo que uno hace, convencido de que alguien, sentado en su computadora al otro lado del mundo, pueda entender determinados fenómenos, o pueda sensibilizarse o tener una idea más clara y cabal de lo que está pasando. Esa es la idea y es en lo que estamos trabajando todos los días. - ¿Qué cualidades debe tener un fotoperiodista? - Sobre todo, creo que tiene que ser curioso. Tiene que tener ganas de contar historias, ganas de relacionarse con gente completamente ajena a su círculo y, al mismo tiempo, tener la mente abierta para poder entender la vida de los demás. Porque a partir de entenderlo, te hace analizarlo y te da la sensibilidad para comunicarte con alguien, a pesar de que uno pueda estar de acuerdo o no, poder entender por qué esos tipos piensan de esa manera. Y a partir de ahí informar sobre determinadas cosas. Creo que eso es clave. Además, estar realmente decidido a perderte muchas cosas de la vida: trabajar fines de semana, los feriados, estar lejos de tu familia. Tener la vida, muchas veces, a


Pag. 39

contramano. Y eso hay que bancárselo.

de confianza.

-¿Cómo puede manejar eso? Estar lejos de su familia durante mucho tiempo y equilibrarlo con el trabajo… - Cuando uno vuelve, tiene que tratar de llenar esos huecos brindándote mucho a los demás, visitar a tu familia. Siempre hay tiempo, mientras que uno tenga ganas, de hacer el esfuerzo. Cuando uno no está, no está; pero cuando uno está, tiene que estar. Ahora también hay otras tecnologías como el Skype, el mail. Eso también acerca mucho.

- Usted dice que mientras estuvo en Siria aprendió un montón de cosas. ¿Cuál fue la mejor enseñanza que te han dejado esas experiencias? - Lo que hacen estas experiencias es poner en perspectiva tus principios. Lo que vos entendés que era un drama, por ahí no lo era. Por ahí llegaste tarde a algún lugar, te peleaste con alguien, discutiste feo y lo ves como un drama. Pero cuando vas a todos estos lugares, te das cuenta que a veces nos preocupamos demasiado por todo. Creo que eso es poner en perspectiva y es un gran aprendizaje. Entender que hay problemas humanos súper profundos todavía por resolver. Aprender que la vida que uno vivió y los principios de uno no son los que toda la gente comparte, que los intereses son distintos. Todo eso, creo, es la mayor enseñanza. Poder conocer un mundo diverso, un mundo complejo, que tiene miles de aristas que no son sólo a las que nos acostumbramos y que nos acostumbraron cuando éramos chiquitos sino que hay otras es un gran aprendizaje. Las experiencias en Argentina también son muy interesantes, pero acá son completamente distintas.

- ¿Alguna vez pensó en que lo iban a llamar desde Nueva York para decirle que ganó un Pulitzer? - No, nunca. ¡Ni siquiera ahora lo entiendo! (se ríe) Creo que es el destino, las cosas que vienen y las vueltas de la vida. A veces son lindas, a veces no tanto. Creo que tiene que ver con este trayecto bastante corto que tenemos en este mundo y que, en el medio, nos encontremos con cosas. Y si esto es el producto de mucho sacrificio, de mucho esfuerzo de dejar tantas cosas y es un reconocimiento, bueno, bienvenido sea. Esto es un buen empujón, está bueno para confirmar, reafirmar y darme más


TEATRO ABIERTO

Cuando la resistencia subió a escena Por Belén Escobar y Juan Pablo Álvarez

En pleno invierno dictatorial, un grupo de directores teatrales armó el primer proyecto cultural colectivo que desafió al autoritarismo: Teatro Abierto. El incendio del Teatro del Picadero, donde se montaban las obras, en 1981, no los amedrentó. Con un importante apoyo de la sociedad, el proyecto se fortaleció y fue creciendo hasta consolidarse.

Pag. 40 -

Se diluyó en democracia, cuando su misión estaba cumplida


Pag. 41

“Lo que no te mata, te hace más fuerte”, dice el refrán, en referencia a aquellas situaciones adversas que no llegan a ser fatales. Quienes formaron parte de Teatro Abierto, bien podrían utilizar estas palabras como mantra: algunas horas después de ver cómo se incendiaba el humilde reducto ubicado en el pasaje Rauch (hoy Enrique Santos Discépolo), donde podían demostrar su vigencia, se les presentaron más de diez posibilidades diferentes de mudarse a otro sitio. Instalados en una sala que duplicaba el número de butacas respecto del anterior, lograron que más personas pudieran asistir a los espectáculos y que, como consecuencia, el impacto social y político fuera mayor. El ataque, que tuvo un final feliz, sucedió el 6 de agosto de 1981. Esa noche, el Teatro del Picadero, en el cual se desarrollaba este festival compuesto por 21 obras de otros tantos autores argentinos -que en su mayoría formaban parte de “listas negras”- ardió en llamas. Ante la certeza de

que el incendio no había sido producto de la mala fortuna, debido a que los bomberos encontraron material explosivo en el subsuelo del lugar, las sospechas apuntaban a la dictadura cívico-militar que azotaba al país en ese entonces. “Le salió el tiro por la culata, porque a partir de ese incendio, Teatro Abierto tomó mayor impulso y empezamos a recibir apoyo de todos lados”, cuenta a El Cruce Ricardo Halac, uno de los dramaturgos fundadores. Lejos de dejarse amedrentar por las continuas amenazas y la violencia que imperaba por aquellos años, los organizadores reiniciaron este ciclo en un espacio que les era ajeno: El Tabarís, emblema del teatro de revistas de la calle Corrientes. Teatro Abierto comenzó en el ‘81 con una convocatoria realizada por Osvaldo Dragún, el creador de ese movimiento cultural. Bastó con algunas llamadas para que la primera reunión se llevara a cabo. “Chacho”, como lo llamaban sus amigos, de-

cidió construir los cimientos del proyecto junto con colegas de confianza, entre los cuales se encontraban Carlos Gorostiza, Ricardo Halac, Roberto “Tito” Cossa y Carlos Somigliana. Con la consigna de que no hubiera jefes a la cabeza, y con la apertura para escuchar las ideas de todos los que participaban, lograron consolidar un grupo en el cual todos tenían voz y voto por igual. El surgimiento de esta muestra colectiva se explica por el hartazgo que habían generado ciertas medidas que impactaban a los dramaturgos argentinos. Por un lado, las “listas negras” que les dificultaban (y en algunos casos impedían) el acceso al trabajo. Por otro, sus textos estaban excluidos de la programación de los teatros estatales. La paciencia se colmó cuando 1980 el director del Teatro San Martín, Kive Staiff, fue consultado acerca de la ausencia de obras escritas por autores argentinos en espacios oficiales. “¿Qué autores argentinos? Si no


hay autores argentinos”, fue su respuesta. Por otra parte, el Conservatorio de Arte Dramático había levantado de su programa la cátedra Teatro Argentino Contemporáneo. En diálogo con El Cruce, Tito Cossa menciona este último hecho como “la mecha que encendió todo”. “No podía ser que los actores se estuvieran formando en escuelas municipales sin conocer nuestras obras”, explica Cossa, y añade: “Teatro Abierto fue una forma de demostrar que sí existíamos”. Los primeros encuentros para charlar sobre el tema tenían lugar en una sala de Argentores, la Sociedad General de Autores de la Argentina (que engloba a los de cine, de radio, de teatro y de televisión), que les prestaba el espacio para que las ideas se pudieran comenzar a plasmar. Con el tiempo la convocatoria se extendió a otros autores, directores, actores, técnicos, vestuaristas y escenógrafos, que ya

habían trabajado con ellos. “Pensábamos que no íbamos a tener mucha convocatoria, pero la idea prendió y por eso llamamos a más personas. El entusiasmo empezó a crecer”, relata Halac. La idea de llevar a cabo Teatro Abierto lentamente tomaba una forma, que se consolidó cuando se realizó la primera asamblea en el Teatro del Picadero, un espacio que le pertenecía a la hija del fundador de Clarín, Guadalupe Noble, quien se lo cedía. Así fue como la austera sala de la cortada Rauch (una zona conocida en la ciudad porque décadas atrás funcionaban prostíbulos), se convirtió en la cuna de este movimiento cultural. En el transcurso de las reuniones los autores leían sus obras y recibían críticas de sus compañeros. De ese modo, se seleccionaron los 21 guiones, y se realizaron sorteos que designaron los directores de cada espectáculo.

Resurgir de las cenizas Llegó el 28 de julio de 1981, el día que se estrenó oficialmente ese espacio cultural que se convertiría en un emblema de libertad de expresión y de lucha contra las cadenas que intentaba poner el gobierno militar en determinadas expresiones artísticas. Lo que había sido sólo un proyecto repleto de ideas, aquel día se convirtió en algo concreto y exitoso. Las funciones se realizaban al atardecer para que los actores pudieran seguir con sus labores de noche, ya que algunos de los integrantes tenían otras obras en el circuito comercial. Pero todo eso que parecía marchar sobre rieles aceitados duró poco en el Picadero. Nueve días después, los artistas recibieron la noticia del incendio. “Yo estaba durmiendo. Me llamó Dragún por teléfono, y me dijo: ‘Goro están incendiando el Picadero’. En ese momento salté de la cama y con mi mujer nos fuimos para allá. Las llamas eran terribles. Encima llovía”, recuerda Carlos Gorostiza, en diálogo con El Cruce. Durante la madrugada del 6 de agosto, en la que parecía derrumbarse el sueño que habían construido sobre las tablas de esa sala, que para ese entonces ya era un símbolo, los fundadores de Teatro Abierto se juntaron en un café ubicado en Callao y Corrientes. “Nos abrazábamos y llorábamos. Pensábamos que nos habían ganado”, cuenta Gorostiza. Todos los elementos para trabajar se habían prendido fuego, sólo se rescató parte del vestuario y algunos cassettes. Pero las propuestas para trasladarse a otros lugares, y comenzar de nuevo no tardaron en llegar, lo que sorprendió a los artistas. “De repente, nos encontramos con que había 14 o 15 teatros que nos ofrecieron sus salas. Finalmente nos decidimos por El Tabarís y a la semana pudimos estrenar ahí”, cuenta Gorostiza.

Pag. 42 -

De la cortada a la avenida Corrientes Los propietarios de los principales teatros comerciales de Buenos Aires se comuni-


Pag. 43

caron con la troupe de Osvaldo Dragún para ofrecer sus salas. Personalidades de la cultura también dijeron presente: en la tarde siguiente al incendio, quinientas personas (y otras tantas que se quedaron afuera) se acercaron al Teatro Lasalle para presenciar la conferencia de prensa convocada por los miembros de Teatro Abierto. Entre ellos, el escritor Ernesto Sábato, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, el crítico y ensayista Edmundo Guibourg y el pintor Carlos Alonso. Llegaron por escrito adhesiones de Jorge Luis Borges, del ensayista Héctor Agosti y del neurocirujano Raúl Matera. Varios artistas plásticos donaron obras para reparar los daños ocasionados. También hubo solidaridad por parte de las agrupaciones gremiales relacionadas al espectáculo, tanto de la Argentina como del exterior. “Incluso la prensa, que había callado muchas de las atrocidades de aquella época, repudió el incendio”, recuerda “Tito” Cossa. Los organizadores de Teatro Abierto habían alcanzado una repercusión impensada en una primera instancia. “El incendio nos dio una pátina que hasta ahí no teníamos porque éramos un movimiento espontáneo. No teníamos promoción especial ni nada. Ellos mismos se encargaron de darle un nivel altísimo a nuestro teatro”, explica Pepe Soriano, protagonista junto a Luis Brandoni de “Gris de Ausencia” (escrita por Cossa). De las salas que había a disposición se eligió el Teatro Tabarís, cuyo aforo era de 700 butacas. Las entradas eran anticipadas y tenían un precio fijo y económico. Las funciones eran de tres obras cortas por día. Cossa recuerda que luego de que se quemara el Picadero se formó una comisión de espectadores: “nos ayudaban a vender las entradas para el Tabarís”. Las consecuencias no terminaron allí: Teatro Abierto se ramificó. En 1982, surgen en forma paralela Danza Abierta, Poesía Abierta y Cine Abierto.

El Tabarís: una sorpresa La palabra catarsis, de uso frecuente en la actualidad, nace en la Antigua Grecia. Por

Todos los fuegos El incendio del Picadero no es un caso aislado en la historia del teatro argentino. Ya sea por dolo o negligencia, numerosas salas han sido arrasadas o parcialmente destruidas por fuego. El primer episodio que se registra sucedió en 1792 en el Teatro de La Ranchería: desde un convento jesuítico lindero lanzaron un cohete que cayó en el techo de paja y devastó el lugar. Nunca se pudo comprobar si fue un caso intencional. A fines del siglo XIX, principalmente entre 1870 y 1890, sucedió una serie de incendios en teatros del centro de Buenos Aires, que llegaron a despertar la alarma en las autoridades, respecto del estado de las salas. En 1910 se produjo un ataque brutal y directo contra un artista: con motivo de la celebración del centenario de Argentina, la Comisión de festejos de aquella ocasión le otorgó dinero al reconocido clown británico Frank Brown para que instalara un circo en el Jardín Florida. Un grupo de jóvenes adinerados, incendiaron la carpa al grito de “viva la patria”. Lo hicieron porque temían que la zona se llenara de gente de clase baja, ya que Brown acostumbraba a dejar ingresar gratis a quien no tuviera dinero para pagar. En 1973, el Teatro Argentino de Buenos Aires fue incendiado antes de que se estrenara la obra Jesucristo Superstar. Le atribuyeron la responsabilidad del hecho a un grupo de fanáticos religiosos que querían impedir que se realizara la primera función. Los 42 integrantes del elenco y su productor, Alejandro Romay, presenciaron la tragedia que sucedió pocas horas antes del debut. Años más tarde se dio otro caso, esta vez en el Teatro Estrellas. Luego de un ensayo de “Las mil y una noches”, que era protagonizada por Nacha Guevara, estalló una bomba que mató a un operario del lugar. Durante la última dictadura, además del Picadero, fue también incendiado el Teatro Nacional, en 1982. Un grupo filonazi se adjudicó el hecho. El espacio ubicado en la calle Florida fue destruido casi en su totalidad y posteriormente se reconstruyó sobre la avenida Corrientes.

medio de este término, se definía al efecto purificador que generaba el arte escénico en el espectador. Por ello no sería metafórico, sino literal, decir que Teatro Abierto era un espacio de catarsis para buena parte de la sociedad. En diálogo con El Cruce, Cossa considera que el público que asistía a estos espectáculos “era gente que no solía ir al teatro y se acercaba porque quería salir a la calle”. El autor teatral define al movimiento como “un espacio de resistencia” y describe a los espectáculos como “canchas de fútbol, en las que el público no era espectador, sino que era una hinchada”. En el mismo sentido, Gorostiza recuerda que el día en que se inauguró la primera temporada, el actor Carlos Rivera López salió a escena para leer el manifiesto de “Teatro Abierto” y la reacción del público les hizo ver a todos que estaban frente a

un fenómeno que despertaba pasiones. “Teatro Abierto, Teatro Abierto, coreaba sin parar la gente”, rememora Gorostiza. Por otro lado, Soriano destaca que al finalizar la primera función de la obra en la que actuaba, el pianista Osvaldo Pugliese se acercó a saludarlo “con lágrimas de emoción”. Sin embargo, la euforia despertada en el público no sólo se plasmaba en fervor sino también en cantidad: la primera semana en que salieron a la venta, los abonos volaron de las boleterías. Soriano cuenta que días antes de la inauguración asistió a un programa de radio que conducía Orlando Marconi, y se refirió al movimiento que se estaba gestando. A las horas, le llegó el aviso que se había formado una cola enorme en el Picadero para adquirir entradas. “La verdad, nunca pude determinar si hubo una relación


directa entre lo que yo dije y la venta de entradas de aquel día. Lo cierto es que no teníamos ningún tipo de publicidad particular”. Con una difusión que se apoyaba básicamente en el boca a boca, algunos afiches pegados por la Ciudad (cuyo diseño estuvo a cargo del artista plástico Carlos Alonso), y precios por debajo que los que se acostumbran en el teatro comercial, en la primera semana de Teatro Abierto se llenó la sala.

“Teatro de barricada”

Pag. 44 -

Si bien Teatro Abierto produjo una serie de cambios al ser una propuesta diferente, en lo que refiere a cuestiones estéticonarrativas, Tito Cossa explica que no las hubo, ya que no era la intención. “No produjimos ningún cambio de ese tipo. Era un teatro de barricada. Se hizo con el poco tiempo que teníamos disponible. ‘Vamos, ensayamos como podemos y salimos’, era la propuesta. No hubo ninguna intención de marcar estilo ni nada de eso”, resume Cossa. Una prueba de ello es que su obra “Gris de Ausencia”, considerada por la gran mayoría como el punto más alto de la muestra, fue ensayada sólo 4 días antes del estreno. El común denominador entre los dramaturgos que formaban parte de Teatro Abierto era provenir del teatro independiente. Pese a que durante la década del ’60 y principios de los ’70, la prensa especializada marcaba un cierto antagonismo

entre autores realistas (como Ricardo Halac y Tito Cossa) y otros más vanguardistas o absurdistas (como era el caso de Griselda Gambaro o Tato Pavlovksy), lo cierto es que Teatro Abierto tuvo la confluencia de ambas vertientes. Los unía una procedencia similar y una necesidad de dejar en claro que existía una dramaturgia de carácter nacional. Si bien las obras no podían hacer menciones explícitas al régimen dictatorial que sufría el país, la lectura entre líneas dejaba entrever que los temas que se tocaban en todas ellas tenían un anclaje tácito en la realidad. En mayor o menor medida, las temáticas desarrolladas en aquella primera edición rondaban aspectos relacionados a la libertad y la identidad. Roberto Perinelli, uno de los autores de la primera etapa de este movimiento, explica a El Cruce que “si bien sobre el teatro no pesaba una censura tan fuerte como la que había en televisión -ya que la dirección de los canales estaba en manos de las fuerzas- y el cine, la única forma de expresar ciertas ideas era por medio de metáforas”.

El ocaso de Teatro Abierto En el año 1981 Teatro Abierto hizo una ebullición que impactó en la sociedad. Los medios y muchas figuras reconocidas brindaban su apoyo para que el movimiento pudiera seguir en vigencia. Las salas se llenaban y las entradas se vendían

con un mes de anticipación. En septiembre de ese año terminó el primer ciclo. Su segunda etapa comenzó al año siguiente. Los integrantes de este movimiento consideraron que era necesario un cambio. Dentro de las modificaciones que se realizaron se encontraba el modo de seleccionar piezas. En los comienzos este proceso era más sencillo debido a que la afluencia de personas que querían participar era menor, pero el equipo que formó Dragún en aquel entonces, se encontró con una masividad inesperada. Llegaron 400 originales a la propuesta de un concurso de piezas cortas que no podían tener más de sesenta minutos cada una. La necesidad de contratar dos salas fue el producto de este abundante material. Fueron 51 los estrenos en simultaneidad, dentro de los que participaron mil quinientos actores. Esta revolución en el modo de llevar a cabo el ciclo tuvo adhesión del público, pero el entusiasmo ya no era el mismo. La democracia se avecinaba y el 30 de octubre de 1983 regresó definitivamente a la Argentina de la mano del radicalismo. Alfonsín se había impuesto con el 51,7 por ciento de los votos frente al 40,1 del Partido Justicialista que tenía como candidato a Ítalo Lúder. Durante esa etapa la repercusión fue limitada. Los dramaturgos propusieron volver a ordenar Teatro Abierto y regresar a las funciones en una sola sala. Siete grupos


Pag. 45

de cuatro autores y cuatro directores. Cada uno de estos grupos preparó su espectáculo que se representaba uno por día. De esa forma se llevó a cabo la organización que finalizó su ciclo anual en noviembre con la idea de volver al año siguiente. El 84 marcó un antes y un después en Teatro Abierto, que ya languidecía. Mientras los militares estaban al mando, Teatro Abierto era una manera de opinar de la dictadura, pero con la vuelta a la democracia el rol no iba a ser el mismo, debido a que la diferencia entre ambas realidades era notable. A lo largo de ese período, los autores escribían sketches y tenían la idea de que se representaran una vez por semana en un ámbito diferente. Pero a la hora de leer los borradores en las asambleas se presentaron dudas en torno a la estética, entre otros aspectos, lo que llevó a que haya una pausa para reflexionar sobre las cuestiones que fueran necesarias. El final del ciclo estaba cada vez más cerca. En 1985, hubo nuevamente un reordenamiento. La consigna esa vez fue “Nuevos autores, nuevos directores”, como se denominó al ciclo en el último año. Aquel que quisiera participar, debería ser nuevo ya que la idea era que se incorporara gente que hasta ese entonces no había formado parte del movimiento. De allí,

surgieron nuevos talentos y propuestas diferentes. No obstante, Teatro Abierto, que había surgido en medio de una época fatídica de la historia argentina, de la que sobrevivió, y luego logró llegar a la cúspide, no pudo reencontrar su identidad con la vuelta de la democracia, lo que no significa que su final haya sido triste ni para aquellos que lo crearon, ni para quienes lo vieron crecer. De hecho, Mauricio Kartún, quien se inició en este movimiento a partir del 82, en un artículo narra: “Teatro Abierto terminó como suelen terminar las buenas cosas: con una fiesta, un estallido

de teatro que se llamó El Teatrazo. Se lo hizo en el ‘85, y con él finalizó también el último ciclo en el ‘86”. Y detalla: “El teatro ganó la calle, los clubes, las plazas. Cientos de elencos no profesionales de todo el país -de Uruguay, Chile y Puerto Rico-, comparsas, murgas, titiriteros, que a una misma hora, en cada lugar, lanzaron simultáneamente sus espectáculos durante tres ruidosos días de septiembre”. Aquello que comenzó a principios de la década de los 80 con una asamblea, terminó de una manera diferente a la que había comenzado. La gran respuesta del público, y el lugar que adquirió Teatro Abierto en la sociedad produjo que aquellos que conformaban este movimiento no pudieran manejarse como lo hicieron en un principio. Pepe Soriano opina que “Teatro Abierto nació como un movimiento inorgánico” y que “cuando lo quisieron ordenar, perdió espontaneidad y no fue tan bueno”. Este movimiento del que participaron actores reconocidos como Leonor Manso, Luis Brandoni, Patricio Contreras, Marta Bianchi y Alfredo Alcón, fue de menor a mayor, luego de mayor a menor, y se coronó como símbolo del teatro de resistencia. Aquel grupo se había enfrentado al poder de la dictadura, y a raíz del impacto que lograron tener, pudieron hacerle “pito catalán” a los móviles policiales que –como recuerda Gorostiza- pasaban por la puerta del Tabarís.

La carta de presentación Por Carlos Somigliana

“¿Por qué hacemos Teatro Abierto? Porque queremos demostrar la existencia y vitalidad del teatro argentino tantas veces negada; porque siendo el teatro un fenómeno cultural eminentemente social y comunitario, intentamos mediante la alta calidad de los espectáculos y el bajo precio de las localidades, recuperar a un público masivo; porque sentimos que todos juntos somos más que la suma de cada uno de nosotros; porque pretendemos ejercitar en forma adulta y responsable nuestro derecho a la libertad de opinión; porque necesitamos encontrar nuevas formas de expresión que nos liberen de esquemas chatamente mercantilistas; porque anhelamos que nuestra fraternal solidaridad sea más importante que nuestras individualidades competitivas; porque amamos dolorosamente a nuestro país y éste es el único homenaje que sabemos hacerle; y porque, por encima de todas las razones nos sentimos felices de estar juntos”.


INMIGRACION Y LITERATURA (III)

El reflejo del antisemitismo Por Horacio Raúl Campos

La oligarquía porteña trataba de animalizar a los inmigrantes. A fines del siglo XIX parte de la literatura refuerza la xenofobia cargando contra a comunidad judía como lo muestra la novela

Pag. 46 -

La Bolsa, de Julián Martel. “Una lluvia fina, un desmenuzamiento de agua helada, abundante y tupida como la niebla se descolgaba de un cielo de alabastro”. Así comienza la novela La Bolsa de Julián Martel. Un comienzo romanticón que ni por asomo nos haría sospechar que empezamos a leer un texto apasionadamente antisemita, en el contexto del predominio de la estética naturalista en la Argentina. Ese escrito fue publicado como folletín en el diario La Nación entre el 24 de agosto y el 4 de octubre de 1891, aunque lo había terminado de escribir el 30 de diciembre de 1890 y recién apareció como libro en 1898. Era uno de los tantos momentos de ‘plata dulce’ de la Argentina. Y Martel es el seudónimo que utilizó José María Miró, un apellido encumbrado de entonces aunque el escritor pertenecía a la rama venida a menos de la familia. Ocurre que en 1890 explota el modelo económico argentino, un desastre que conmueve al país y que queda registrado en la literatura por medio de La Bolsa y

otras novelas como Quilito (Carlos María Ocantos) y Horas de fiebre (Segundo Villafañe), ambas también de 1891. Una trilogía que más tarde la crítica denominó ‘el ciclo de la Bolsa’. Buenos Aires se había convertido en una casa de juegos, pero ello no exculpa a Martel. Después de ese comienzo y en el que el viento de una sudestada es el personaje que deambula con furia por edificios públicos, plazas, oficinas y la Bolsa de Buenos Aires, escribe: “A lo largo de la cuadra de la Bolsa y en la línea que la lluvia dejaba en seco se veían esos parásitos de nuestra riqueza que la inmigración trae a nuestras playas desde las comarcas más remotas”. Cuando Martel califica como “parásitos de nuestra riqueza” a los inmigrantes claramente nos señala que la riqueza a la que se refiere es la que posee la oligarquía en la Argentina pastoril. Un parásito es un animal o una planta que vive a expensas de otro organismo o dentro de él. Ante uno de los aluviones ‘zoológicos’ de

la historia de la Argentina, porque hubo varios, el poder oligárquico reacciona animalizando a los inmigrantes, aunque eso no es un invento de escritores de fines del siglo XIX. Refuerzan o reviven viejos argumentos que después conformaron nuevos discursos antiinmigrantes a partir de los primeros años del siglo siguiente. La palabra “parásito”, por otra parte, remite inmediatamente a enfermedad por la sencilla razón de que los virus y las bacterias también lo son. Así se comienza a amasar un discurso que derivará después hacia la eugenesia social con sus correspondientes espacios ampliados: la enfermedad la traen de afuera. El país, entonces, es el lugar de la salud, aunque internamente Buenos Aires es también el espacio de la enfermedad. Se empezará también a proponer la ‘selección’ de inmigrantes.

Invasores, mugrientos y serviles Después de esas líneas que encierran una totalizadora visión de mundo, Martel sigue con sus diatribas: “Turcos mugrientos, con sus feces rojos y sus babuchas astrosas, sus caras impávidas, charlatanes ambulantes (…)”. El escrito posee dos partes. En la primera se registra el siguiente diálogo entre Ernesto y Glow, dos de los personajes prin-


Pag. 47

cipales: -La verdad que da gusto ver cómo se gana el dinero en esta tierra de promisión- dijo Ernesto (…)”. -Lo que más gusto da es ganarlo –observó el doctor sonriendo. -¿Quién es el que no está hoy rico, si basta salir a la calle y caminar dos cuadras para que se le ofrezcan a uno mil negocios pingües? La pobreza es un mito, un verdadero mito entre nosotros, dice el doctor Glow. -Por eso los ingleses, que tan buen ojo tienen para descubrir filones están trayendo sus capitales con una confianza que nos honra. Los que me inspiran recelos son los judíos, que empiezan a invadirnos sordamente y que si nos descuidamos acabarán por monopolizarlo todo, añade el doctor. Los diálogos son muy parecidos al optimismo que despliega Carlos Teodoro Bonifatti, el personaje que plasma Federico Luppi, en La plata dulce (1982). No hay crítica a la Argentina controlada por los ingleses y aunque el narrador introduce irónicamente aquello de que aparecen “mil negocios pingües” y que “la pobreza es un mito”, las expresiones tienen una conexión con los tontos mitos de que este país se arregla con una cosecha o el que no quiere trabajar es porque no quiere.

Otro tema álgido de la literatura o el ensayo antiinmigración es el de la ‘selección’. Miguelín, otro de los personajes, dice: “Es cierto que la inmigración en general nos importa grandes beneficios, pero también lo es que todo lo que no tiene cabida en el viejo mundo viene a guarecerse y medrar entre nosotros. El Gobierno debería ocuparse de seleccionar (…)”. El escritor Samuel Tarnopolsky en Los prejuiciados de honrada conciencia (1971) analiza esa novela de Martel: “Ignoran la política, aunque la política venga envuelta en la literatura; aun cuando la novela sea el pretexto para una cruda y desvergonzada propaganda racista”. Otra muestra lamentable de la ideología de Martel es la siguiente: “(…) En aquel momento Ernesto Lillo dijo que tenía mucho que hacer y se separó de sus amigos. Miguelín no tardó en hacer otro tanto, y ya el doctor se preparaba a marcharse en pos de él, cuando oyó que alguien le llamaba. - ¿Avez vous vu monsieur Granulillo? (¿Ha visto usted al señor?) Glow se volvió. El que hablaba masticando las palabras francesas con dientes alemanes, y no de los más puros, por cierto, era un hombre pálido, rubio, linfático, de mediana estatura, y en cuya cara antipática y afeminada se observaba esa expresión de hipócrita humildad que la costumbre de un largo servilismo ha hecho como el sello típico de la raza judía. Tenía los ojos pequeños, estriados de filamentos rojos, que denuncian a los descendientes de la tribu de Zabulón, y la nariz encorvada propia de la tribu de Ephraim. Vestía con el lujo charro del judío, el cual nunca puede llegar a adquirir la noble distinción que caracteriza al hombre de raza aria, su antagonista. Llamábase Filiberto Mackser y tenía el título de barón que había comprado en Alemania creyendo que así daba importancia a su obscuro apellido”. El crítico o lector especializado si no lee lo evidente es un mediocre y si lo detecta y calla o pasa de largo es un cómplice político y cultural de las cuotas de racismo o discriminación que se pudieren hallar (y se hallan) en la literatura y el problema se

agrava si quien incurriere en ello goza de prestigio. Tarnopolsky se queja al asegurar que “los profesores señalan a sus alumnos los supuestos valores literarios de La Bolsa, que ni siquiera son indiscutibles, sino muy por el contrario”. “El antisemitismo de La Bolsa no es un breve incidente, una alusión al pasar: es el leit motiv, la moraleja, la tesis, el mensaje reiterado, machaconamente expuesto, en forma larga y contundente. Lo esencial del libro es una problemática que los profesores y los críticos eluden a sabiendas”. David Viñas, en Literatura argentina y realidad política (1994), destaca dos líneas: la influencia de cierto pensamiento europeo y una segunda reacción frente al proceso inmigratorio. “La inmigración se sentía como invasión y en la confluencia de esas dos líneas es donde se debe colocar a La Bolsa”. “A lo largo de todo el libro se suceden las ofensas, insultos y calumnias más desagradables a los judíos. Martel introduce de ese modo una corriente de antisemitismo que va a seguir siendo característica de mucho de los escritores nacionalistas posteriores”, asegura Diana Guerrero. Todos los escritores que emprendieron textos de esa índole, sean quienes fueren los sujetos sociales a demonizar, dejaron una lamentable tradición que el sistema educativo argentino nunca jamás examinó críticamente. La importancia de esa novela, cuyo subtítulo es Estudio social, radica en que casi todos los críticos de su contenido la señalan como el inicio de la judeofobia en la Argentina.

Bibliografía -Tarnopolsky, Samuel, Los prejuiciados de honrada conciencia, Buenos Aires, Candelabro, 1971. -Viñas, David, Literatura argentina y realidad política, Buenos Aires, Ceal, 1994. Primera edición, 1964. -Julián Martel, La Bolsa, Buenos Aires, Huemul, 1993. Introducción, notas y vocabularios de Diana Guerrero.


El lector insolvente

Por leotorresi

Pag. 48 -

Monstruos sin salir de la mente Lo más barato es comprarse clásicos; lo más barato de todo, lo mejor de todo. Mejor es barato; mejor es lo mejor entre lo que hay ¡Esta sección se llama El lector insolvente! Bueno, en cualquier mesa de saldo, en todas, hay muchos y de los buenos libros de la Biblioteca de Literatura Universal de la editorial Astri, Barcelona, esos libritos de un verde empapelado. Y este es Viaje a través del cristal, de George Sand. Empieza que el cristal estaba en el negocio del señor Hartz, un comerciante que “hacía tranquilamente su negocio vendiéndole colecciones, minerales, insectos o plantas a los aficionados”. Una geoda sin valor de venta, pero “¿Quién no está curioso por ver el interior de un geoda?”, pregunta el señor Hartz. Y de golpe vamos de la materialidad de la piedra hasta las orgías de muerte en los abismos escarpados de Groenlandia: un viaje con monstruos sin salir de la mente. George Sand. Una mujer llamada George y de apellido Sand, por un marido Sandeau, nacida Aurore Dupin, en 1804. Dicen, y quizá no dicen del todo bien, no son justos, que más conocida por su atuendo masculino que por sus obras, entre ellas ¡140 novelas! Espada de las luchas de género y una amante libre. Bárbaro, lo que tuvo con Chopin fue extenso. Pero raro, excepcional, más de cuidarse, o de cuidarlo a Chopin, que era el flojo de salud. Anticlerical, y por eso le dijeron de todo; allá George con las cosas de la política, bajo riesgo permanente de desilusión. Suplemento de turismo: En el centro de Francia, cerca de La Chatre, al sudeste

de Chateauroux (todo esto no dice nada de nada, lo sé) queda Nohant-Vic,que son dos pueblos juntos. Lo que hay para pasear en Nohant-Vic es la casa de George Sand. Es del siglo 17 (ese año expresado en números romanos desmotivaría la lectura) y en el siglo 18 la compró el abuelo de Aurore (digámosle así a la George que fue nieta). Ahí, un castillete, vivió Aurore y escribió George Sand, y cuando golpeaban la puerta, además de Chopin podía ser Liszt, o Balzac, o el mismo Flaubert, o Delacroix. La cocina era el centro vital de la casa. Quedaron para uso de museo sus recetas escritas a mano; sus recetas y las de su abuela, de su madre, su nuera, y otras mujeres más, unas 1500 recetas. Pero los invitados pasaban al comedor. Parece que la bohemia en la casa de George Sand era a las cinco de la tarde, cuando llamaban a la mesa, a le cena en horario europeo. George Sand murió en esa casa, a los 72 años, y ahí sigue, enterrada. Cuando quiso, George Sand volvió a Nohant, Francia, su pueblo de crianza, dicen que lindo. Volvió a escribir. Y acá un poquito de lo que había adentro del cristal que vendía el señor que quedó allá adelante en esta nota, el comerciante Hartz: “De cerca fue mucho peor. Lo que nos ha-

bía parecido brillante en esos negros muros lo era en efecto, ya que ese cinturón compacto estaba formado por turmalina en gruesos cristales, algunos de los cuales alcanzaban el volumen de nuestras torres más grandes, pero en lugar de presentar en alguna parte bases horizontales donde se hubiera podido hallar una depresión dispuesta en gradas naturales, esas extrañas rocas estaban plantadas como púas de erizo y sus puntas vueltas hacia el mar semejaban boca de cañones de una fortaleza de gigantes”:


*Por Vicente Battista Los libros que estoy leyendo son de dos autores argentinos. Uno es político y otro no. El primero es “La Anomalía Kirchnerista” de Ricardo Forster, que se presentó en la última feria del libro y que me parece una lectura muy sabia sobre este fenómeno. Ricardo analiza punto por punto las diferentes aproximaciones a la política kirchnerista y todo lo que significa en este momento del país. El relato está dividido en cinco partes. Habla del fantasma del populismo, ese miedo que hay desde la actitud catedrática a lo que pueden ser las masas populares, y después hace un recorrido histórico, porque no nacimos de un repollo, todo está en función de algo. Es una lectura muy amplia de esta década, a mi criterio, positiva para el país y para la política en general, en donde se replantean hechos no solamente argentinos sino de todo el contexto latinoamericano. Incluso aborda lo inmediato, tanto el asesinato del militante Mariano Ferreyra como el modo en que la derecha se rearma. Creo que es un libro muy importante en este momento. Ricardo además tiene una prosa muy clara y rica. Te lleva a leerlo, anotarlo y aprenderlo con toda alegría. El otro no es un libro nuevo, pero es nuevo para mí. Me lo envío Guillermo Martínez, que además de ser un excelente escritor, es un renombrado matemático. Se llama “Borges y la matemática”. Guillermo realizó una serie de charlas en el Malba y después tuvo la buena idea de recopilarlas en este libro. Explica el cuento como sistema lógico, a Euclides y la estética de la razón matemática, los gemelos pitagóricos, entre otros temas. En este volumen es esencial el lenguaje coloquial. El autor habla de matemática y de Borges,

Libros Libros

figuras no para todo el mundo según dicen las malas lenguas, y demuestra que es muy posible acceder a ellos y ver como se relacionan. Se lee como quien escucha una charla, dirigida para el profano, no para el matemático. *Escritor. Reconocido por sus numerosos cuentos y novelas policiales. Autor de “Ojos que no ven”, “Cuaderno del ausente”, “Sucesos argentinos”, entre otros libros. Actualmente es columnista del suplemento literario de Télam.

Teatro Teatro

Música Música

El telo de papá Florencia Werchowsky

Un interesante relato que mezcla en forma ingeniosa ficción y memorias sobre el motel Cu-Cu, un hotel alojamiento de Centenario, una pequeña localidad de las afueras de Neuquén capital. La novela, con un lenguaje simple y desenfadado, está atravesada por las historias personales y por el pronunciado declive social y económico que vivió la Argentina durante la década del 90. Todo desde la mirada, no tan inocente, de una niña.

Le prenóm (El nombre)

Noite Luzidia

Matthieu Delaporte y Alexandre de La Patellière

Maria Bethânia

Una comedia que versa sobre la hipocresía y la mezquindad humana. La obra, dirigida por Arturo Puig, cuenta con las actuaciones de Germán Palacios, Carlos Belloso, Jorgelina Aruzzi, Peto Menahem y Mercedes Funes, que interpretan un grupo de amigos que pasan de una charla liviana a una feroz discusión, que saca a flote prejuicios, rencores y desprecios. Se exhibe de miércoles a domingo en el Multiteatro.

Grabado en 2001, este show histórico celebró los 35 años de carrera de Maria Bethânia, con sus mejores y más recordados temas y las participaciones de invitados ilustres de la música popular brasileña como Caetano Veloso, Gilberto Gil, Chico Buarque, Edu Lobo, Milton Nascimento, Adriana Calcanhoto, Arnaldo Antunes, Vanessa da Mata y Lenine, entre otros.

Pag. 49 - Cultura

Del fenómeno kirchnerista a Borges y la matemática


OTRA HISTORIA

Por Germán Ferrari

Pag. 50 -

El más pequeño de todos Recuerdos de la guerra civil en España: un cartucho de antiaéreo, un trozo de metralla, varias cartas firmadas por Amparo Mom y un muñequito de propaganda republicana. 1937. La valija del poeta y periodista Raúl González Tuñón tiene poca ropa y mucho sentimiento. En su viaje anterior a la tierra de sus padres, dos años antes, había acomodado en su equipaje una bota de vino, libros, “cacharros” y un títere que perteneció a una compañía ambulante. Ese fue su regalo preferido. Esta vez, queda fascinado con “El más pequeño de todos” (o en catalán, “el més petit de tots”), nombre tomado de un verso de la canción popular “Els tres tambors”. El gobierno de Cataluña le había encomendado al escultor Miquel Paredes realizar una estatuilla que simbolizara la resistencia contra el fascismo. Al poeta Pere Quart, la adaptación de la letra de “Els tres tambors” y a la escritora e ilustradora Lola Anglada, la creación de un cuento infantil inspirado en ese personaje. González Tuñón se encandila con ese niño vestido de overol y gorro frigio, que en su mano derecha lleva la “senyera” (bandera catalana) –también había con insignias republicanas– y levanta su puño izquierdo. Esa figura tierna y de incitación a la lucha despierta en el poeta-periodista un relato que incluye en su libro Las puertas del fuego. La relación entrañable con la mascota le permite reflexionar sobre distintas situaciones de la contienda, en las que los protagonistas son niños. “El más pequeño de todos es el que, vivo o muerto, me ha impresionado más en España”, confiesa. “En Barcelona sólo quedó en el muro de la casa un bodegón, un cuadro de colores chillones, en el que fuera humilde comedor del último departamento. Detrás del cuadro

hallaron noventa céntimos en una cajetilla. El niño de la casa, el más pequeño de todos, los había ido reuniendo, perra por perra. Quise ir al entierro del niño, pero ya era tarde”. Y cuenta otra anécdota: “Después del último bombardeo de Valencia, en la Covachita, una taberna que frecuentábamos, el pequeño hijo del dueño, el más pequeño de todos, le dijo a una muchacha amiga que solía besarlo cada vez que entraba: –¿Cuándo vas a llevarme a la plaza de Castelar? –Un día de estos –contestó la muchacha. –¿Y también a tu casa? –No, a mi casa no. –Ah –dijo entonces el niño, el más pe-

queño de todos– tu casa... ¿está rota? Él ya había visto una casa rota cerca de la suya”. El dibujante Miguel Prieto, aquel que le había regalado uno de los títeres de “La Tarumba”, tiene un hijo pequeño que quedó impactado por los bombardeos desplegados por las fuerzas de Francisco Franco. Cuando la familia se muda a Madrid, para alejarse de las zonas de conflicto, el chico juega al grito de “¡Aviación! ¡Aviación!” e imita el rugir de las sirenas de alarma. Me hubiera gustado contemplar el rostro emocionado del autor de La calle del Agujero en la Media al abrir aquella valija, sacar a “El más pequeño de todos” y contarle a su amada Amparo esas historias mínimas de la guerra.


Revista El Cruce - Mayo 2013  

Sociedad, Política, Cultura, Entrevistas

Revista El Cruce - Mayo 2013  

Sociedad, Política, Cultura, Entrevistas

Advertisement