Page 60

C EC 60

Opinión

¡La esperanza de una Paz Completa!

Por, Ángela María Robledo Gómez Representante a la Cámara y CoPresidenta de la Comisión de Paz del Congreso

H

ace más de un año un grupo de habitantes del “Arauca vibrador”, como lo dice la canción, nos invitó a algunos integrantes del Frente Amplio por la Paz a visitar la Vereda del Oasis, un lugar emblemático de este bello departamento colombiano, en el cual hace algunos años se habían enfrentado las guerrillas de las Farc-Ep y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), combate que dejó un saldo lamentable, como siempre, de muchas muertes, dolor y resentimientos. Allí llegamos después de recorrer kilómetros y kilómetros y viajar al lado de la rivera del Río Arauca, el cual más que frontera aparece como vecindad de nuestros hermanos venezolanos. En esta ocasión fuimos recibidos en Arauquita y en la Vereda del Oasis por sus habitantes en medio de banderas blancas y vivas hacia la paz. La exigencia de quienes asistieron a este encuentro fue que el proceso de cese unilateral al fuego decretado por las Farc, y que a su vez iba a significar la suspensión de bombardeos y de acciones ofensivas de las fuerzas militares, se profundizara y que el ELN formalizara pronto la mesa de negociación con el Gobierno Nacional, es decir, que se protegiera la vida. Y como suele ocurrir cuando salimos a las regiones a escuchar a las

“Aquí nos estamos jugando la posibilidad de vivir juntos en medio de las diferencias y de crecer como país, en donde la vida de la gente sea de verdad sagrada y donde se hagan los cambios estructurales que exige la convivencia pacífica, la justicia social y la verdadera democracia”. comunidades, y a quienes viven en carne viva el conflicto armado, estas exigencias fueron formuladas en medio de denuncias, de inmenso dolor, de la indignación de las víctimas, pero también, como lo expresaba el profesor Fals Borda, emerge “la otra cara”, la que expresa la indomable fuerza del pueblo colombiano en sus canciones, sus coplas y en las narrativas en las que se mezclan la muerte y al mismo tiempo la fuerza descomunal de la vida de quienes habitan en nuestra Colombia Profunda. En medio de mucha algarabía, y también mucha tristeza, regresamos a la Bogotá donde cientos de sus habitantes no quieren reconocer aún que vivimos una guerra entre

hermanos desde hace más de sesenta años y que es necesario, urgente y esperanzador, terminarla. Por eso, vemos con mucha ilusión este inicio de una nueva mesa de diálogo entre el Gobierno Nacional y la guerrilla del ELN para darle salida política a la guerra que nos tiene sumidos en el atraso, la pobreza, el abandono, la exclusión, la corrupción y la impunidad a todo nivel, entre muchos males que padecemos los colombianos, sobre todo en la zonas más alejadas del país. Sabemos que el fin de la guerra no será la paz completa, pero estoy segura que significará un paso muy importante para enfocarnos en otros problemas que la guerra oculta y minimiza.

Profile for Revista El Congreso

Edición 192. Especial Mujeres de Exito I  

Edición 192. Especial Mujeres de Exito I

Edición 192. Especial Mujeres de Exito I  

Edición 192. Especial Mujeres de Exito I

Advertisement