Page 29

29 En 2017, el DNP sostuvo que la cobertura de acueducto en Santa Marta alcanzaba el 83%, el alcantarillado sanitario el 76% y el pluvial 19%. Sin embargo, un agravamiento de estas cifras es el porcentaje de aguas perdidas, que alcanzaron el 58%, lo que posiblemente se deba a que ni el acueducto ni el alcantarillado cumplen con los requisitos mínimos de optimización y salubridad establecidos en el Plan de Ordenamiento Territorial vigente (Acuerdo 005 de 2000). Por otro lado, el estudio “La pobreza en Santa Marta: Los Estragos del Bien”, realizado por Meisel y Ricciulli (2018), concluye que “las inundaciones y los malos olores terminan afectando la calidad de vida de la población, así como la actividad turística del sector”. Lo anterior, debe analizarse con cautela debido a que el turismo es uno de los principales motores de la economía distrital. La actividad de hotelería y restaurantes representa una importante fuente de empleo formal, lo que permite entrever que este problema necesita de soluciones estructurales debido a que hasta nuestra economía magdalenense podría encontrarse en riesgo. Ahora bien, este asunto no es solo local. El Magdalena es el departamento con la mayor población con acceso a agua inviable (101.871 personas). Además de ello, es el segundo departamento, después del Tolima, con el número más alto de municipios que poseen agua no apta para el consumo humano (5 y 3 respectivamente). Como si fuera poco, el municipio de Sitionuevo registró en 2016 el mayor IRCA (Índice de Riesgo de Calidad de Agua), colocándolo como la población con peor agua en Colombia. Actualmente persiste esta catalogación. Con el anuncio del acueducto regional, el cual se encuentra incluido en el Plan Nacional de Desarrollo 2018-2022, los magdalenenses por fin notamos una luz al final del camino, cuyo principal propósito es ponerle fin a un problema que aquejamos y arrastramos desde hace mucho tiempo. Por el momento se ha definido que la modalidad de realización será una Alianza Público Privada (APP) para la construcción del Acueducto Regional, el cual llegará a Ciénaga, Pueblo Viejo y eventualmente a la Zona Bananera y Aracataca. La inversión será cercana a los $600 mil millones y permitirá obtener 1.500 litros de agua por segundo de los ríos Toribio y Córdoba para subsanar el déficit del vital elemento.

Profile for Revista El Congreso

Edición 220 Especial Mejores Administraciones II  

Edición 220 Especial Mejores Administraciones II

Edición 220 Especial Mejores Administraciones II  

Edición 220 Especial Mejores Administraciones II

Advertisement