Page 117

117

EC

Gestión Opinión

jeras urbanas y el bloqueo de vías interdepartamentales. El Gobierno Nacional es el regente de la política energética y por el simple hecho de haberse privatizado la prestación del servicio de energía, no tiene excusa alguna para evadir responsabilidades y mucho menos dejar expuestos a más de ocho millones de habitantes a un problema tan grave. Desde el año 2009, el grupo español Gas Natural Fenosa es el dueño del 85 % de las acciones de Electricaribe y el 15 % restante es de la Nación, es decir, es propiedad pública. Constitucionalmente, el Estado tiene la función sagrada de velar por la prestación eficiente de los servicios públicos en términos de cobertura y calidad, luego es de su responsabilidad eliminar los elementos distorsivos. Lo cual no ocurre con Electricaribe. Ha habido exceso de anuncios y permisividad. Tan responsable es Electricaribe de la crisis como lo es el Gobierno Nacional. Los españoles han revelado que Electricaribe acumula facturas

impagadas por 1.295 millones de dólares, plata que en su gran mayoría es del servicio cubierto vía subsidios en estratos de bajos ingresos y del que se presta a departamentos, alcaldías, colegios y hospitales públicos. Esos recursos son responsabilidad del Gobierno y si no se entregan hacen mella en el operador y el efecto se traslada a la mala calidad del servicio. En consecuencia, es urgente que el Gobierno Nacional pague lo que debe, que gobernaciones y alcaldías hagan lo suyo y se le ponga punto final a la tesis de que a los despachos públicos, asistenciales y educativos no se les puede cortar la energía eléctrica, porque vamos a seguir amparando conductas de unos pocos que afectan a 2.4 millones de usuarios en el Caribe. Hay que pagar y extremar las medidas contra el fraude, para que todos quedemos contentos. He sido partidario de contemplar la opción de la intervención de Electricaribe, pero creo que la Superintendencia de Servicios Públicos no

ha sabido formarse en la materia y hoy podría ser peor el remedio que la enfermedad si no se identifica cuál sería el objeto de esa intervención, con qué fines, con qué agente interventor y con qué personal y por cuánto tiempo. La crisis ha tocado fondo. A Gas Natural Fenosa podría interesarle la intervención porque ellos empacan sus maletas y se van, pero demandan al Estado y terminan ganándole a Colombia como ha pasado con todo lo que ha ido a los estrados internacionales. Hay que esperar los resultados de la reunión de alto nivel con el nuevo Presidente de Gas Natural Fenosa, muy amigo del Rey de España, que estará en el país en Bogotá el 11 de noviembre próximo para acordar con el equipo de gobierno los pasos a seguir, que no deben ser distintos a lo que cada quien tiene que pagar para garantizarle a la población del Caribe que tendrá un servicio eléctrico impecable. No caben más excusas. Nadie más puede lavarse las manos.

C

Profile for Revista El Congreso

Edición 197 Especial 125 años Policía Nacional  

Edición 197 Especial 125 años Policía Nacional

Edición 197 Especial 125 años Policía Nacional  

Edición 197 Especial 125 años Policía Nacional