Page 1




Editorial Revista Digital

Con gratitud en nuestro corazón y deseando para nuestros lectores un bendecido año 2021 nos permitimos compartir el volumen número 84 de la revista. A la vez informarles que durante el presente año las publicaciones se harán con frecuencia bimestral, siempre con el objetivo de que el contenido que se comparta sea útil en Lic. Julio Abel García Alvarado su diario hacer; por lo que en el primer Contador Público y Auditor artículo denominado: “LA NOTIFICACIÓN Socio Defensa Fiscal Buró de Auditores “De León De ELECTRÓNICA COMO PARTE DE LA León & Asociados” MODERNA FISCALIZACIÓN TRIBUTARIA”, se hace un análisis de la forma actual de las notificaciones que forman parte del procedimiento administrativo tributario y se analiza cómo se visualizan las notificaciones en virtud de la evolución tecnológica que está obligando a las Administraciones Tributarias a modernizarse, haciendo uso de las herramientas electrónicas necesarias para que los procedimientos administrativos tributarios sean eficientes, claros y sencillos, concluyendo que no sería una exageración pensar que en un futuro cercano tanto en Guatemala como en otros países, todas las notificaciones del Procedimiento Administrativo Tributario sean efectuadas por la vía electrónica. En el segundo artículo se comparte un análisis del contenido del libro: “Una sensata cantidad de delito”, del autor Nils Christie, desde la óptica de los ilícitos tributarios reconocidos en Guatemala, con énfasis en la Defraudación Tributaria tipificada en el artículo 358 “A” del Código Penal guatemalteco; reflexiones presentadas por el Dr. Bayron De León, autor del mismo, quien concluye que los tribunales y fiscalías especializadas en materia tributaria, deben entrar a una permanente actualización electrónica tributaria, y que la revolución electrónica no ha creado una justicia igualitaria, sino una piramidal.

¡Bendecido año 2021! Emilio Chuc Revista digital Buró “el sentido formal y material de los tributos”


6 12



REVISTA DIGITAL BURÓ

La Notificación Electrónica como Parte de la Moderna Fiscalización Tributaria

7

Introducción En Guatemala, de conformidad con lo regulado en el Artículo 121 del Código Tributario, el Proceso Administrativo Tributario, es impulsado de oficio, el cual

deberá ser notificado al contribuyente como parte del mismo. Dentro de las clases de notificaciones se establecen las personales. En la actualidad, diversos países del mundo han observado la necesidad de hacer uso de la tecnología para eficientar el procedimiento administrativo, dentro de estas herramientas tecnológicas se encuentran las notificaciones electrónicas.

Notificaciones La notificación en materia tributaria es el medio por el cual la Superintendencia de Administración Tributaria le da a conocer al contribuyente, un proceso al cual está siendo sujeto. Dentro del proceso se encuentra el procedimiento administrativo tributario, que en Guatemala, está compuesto por diferentes etapas en las cuales se debe velar porque tanto el ente fiscalizador como el contribuyente sean objeto de la observancia del debido proceso y garantías constitucionales que resguardan el mismo. El artículo 127 del

Código Tributario de Guatemala, Decreto 6-91, establece: “Obligaciones

notificar.

de

Toda audiencia, opinión, dictamen o resolución, debe hacerse saber a los interesados en la forma legal y sin ello no quedan obligados, ni se les puede afectar en sus derechos. También se notificará a las otras personas a quienes la resolución se refiera.”

Notificaciones Electrónicas en Guatemala Existen algunas leyes que regulan la comunicación electrónica, dentro de las cuales se contempla a las notificaciones, por ejemplo: a. El Decreto 47-2008, Ley para el Reconocimiento de las Comunicaciones y Firmas Electrónicas, el cual es aplicable a toda comunicación electrónica en el territorio nacional guatemalteco; en su Artículo 1 establece en la parte conducente: “La presente ley será aplicable a todo tipo de comunicación electrónica, transacción o acto jurídico, público o privado…”. b. Asimismo, el Decreto 15-2011, Ley Reguladora de las Notificaciones por medios Electrónicos en el Organismo Judicial, la cual regula las notificaciones electrónicas para este organismo. c. En ma-


REVISTA DIGITAL BURÓ 8

teria tributaria únicamente encontramos en el artículo 130 del Código Tributario, las regulaciones sobre las notificaciones personales, las cuales pueden ser para determinar tributos, intereses, sanciones, entre otros; sin detallar que sean electrónicas. Sin embargo el artículo 133 del citado código, reformado por el artículo 53 del Decreto Número 4-2012 del Congreso de la República, establece: “La Administración Tributaria podrá, para aquellos contribuyentes que así lo soliciten, notificar en las direcciones electrónicas que para tal propósito informen los contribuyentes o responsables, lo que se acredita con el aviso o constancia de recepción o entrega que demuestre que la notificación fue recibida o entregada en la dirección electrónica del contribuyente o responsable. Una

vez recibido ese aviso o constancia por medios electrónicos, el empleado de la Administración Tributaria a cuyo cargo esté la notificación, debe imprimirlo en papel y agregarlo al expediente correspondiente, lo que servirá de prueba de que la notificación fue efectuada.” De lo anterior se resalta que en la legislación guatemalteca, las notificaciones electrónicas deben comunicarse por correo electrónico para aquellos contribuyentes que así lo soliciten y hubieren es-

tablecido la dirección electrónica

para el efecto, por lo que si no se solicita, la Administración Tributaria no podrá hacer uso de la notificación electrónica.


A diferencia de Guatemala, en algunos países la notificación electrónica no es a solicitud de parte, y ha sido un elemento esencial en la efectividad del procedimiento administrativo tributario. Por lo que se cita a continuación como ejemplo:

Nicaragua:

El Código Tributario nicaragüense establece en el Art. 84 en el numerales 1 y 5: “La notificación es requisito necesario para que el contribuyente se dé por enterado de los actos que emanan de la Administración Tributaria, cuando estos produzcan efectos individuales. (…). Los contribuyentes y/o responsables serán formalmente notificados cuando la administración tributaria cumpla con alguna de las siguientes formas de notificación: 1. Personalmente, entregándola contra recibo al interesado o representante. Se tendrá también por notificado personalmente, el interesado o representante que realice cualquier actuación mediante la cual, se evidencie el conocimiento inequívoco del acto de la Administración; (…) 5. Por medio de sistemas de telecomunicación ordinaria, por computación, electrónicos y similares, siempre que los mismos permitan confirmar la recepción.”

México:

Juan Francisco Redondo Sánchez, en su documento “Sistema de Notificaciones Electrónicas”, menciona que en México: “Desde 2014 en la normativa vigente se prevé la existencia de un “Buzón Tributario” que permite la comunicación entre el SAT y los contribuyentes quienes pueden realizar trámites, presentar solicitudes, depositar información o documentación, atender requerimientos y obtener respuestas a sus dudas… El contribuyente recibirá un aviso electrónico enviado por el SAT, mediante un correo electrónico que el contribuyente le ha proporcionado previamente. En este aviso se le indica que hay un nuevo documento pendiente de notificar en el buzón tributario por lo que deberá ingresar a su buzón a efecto de que se le notifique el documento digital que haya emitido la autoridad fiscal y tendrá tres días para abrir el documento, contados a partir del siguiente a aquél en que se le envió el aviso. En caso de que no sea consultado el buzón las notificaciones se entenderán realizadas al cuarto día o antes, cuando se genere el acuse de recibo electrónico en el que constará la fecha y hora en que el contribuyente se autenticó para abrir el documento a notificar.”

REVISTA DIGITAL BURÓ

Notificaciones Electrónicas en ámbito internacional

9


REVISTA DIGITAL BURÓ 10

Argentina: El modelo de la notificación

electrónica en Argentina es más riguroso; Redondo Sánchez comenta: “A efectos de la constitución del domicilio fiscal, los contribuyentes deberán adherirse obligatoriamente vía Internet. A tal fin, se debe ingresar al servicio, “Domicilio Fiscal Electrónico” y poseer la clave fiscal que otorga la Administración Federal, para lo cual previamente deberán haber informado una dirección de correo electrónico y un número de teléfono celular -móvil- , a través del servicio “Sistema Registral”, menú “Registro Tributario”, opciones “Administración de e-mails” y “Administración de teléfonos”. La constitución del domicilio fiscal electrónico se perfecciona con la transferencia electrónica de la fórmula de adhesión indicada anteriormente, efectuada por el contribuyente, responsable o persona debidamente autorizada al efecto. A modo de aceptación de la misma, el sistema remitirá una comunicación informática categorizada como de “Importancia alta”, dirigida al domicilio fiscal electrónico constituido por el contribuyente. Para constancia el sistema posibilita la impresión de esta comunicación.” Tanto en Nicaragua, como en México y Argentina, la Administración Tributaria está facultada para enviar de forma electrónica las notificaciones a los contribuyentes, sin ser necesario su solicitud.

CON CLU SIÓN La evolución tecnológica está obligando a las Administraciones Tributarias a modernizarse, haciendo uso de las herramientas electrónicas necesarias para que los procedimientos administrativos tributarios sean eficientes, claros y sencillos, lo que a su vez obliga a los legisladores a reformar las leyes para que tales herramientas dentro de ellas, las notificaciones electrónicas, sean implementadas en observancia al principio de legalidad, por lo que no sería una exageración pensar que en un futuro cercano tanto en Guatemala como en otros países, todas las notificaciones del Procedimiento Administrativo Tributario sean efectuadas por la vía electrónica.



12

REVISTA DIGITAL BURÓ


Presentación De la lectura del libro intitulado: “Una sensata cantidad de delito”, del autor Nils Christie, se comparte el presente ensayo desde la óptica de los ilícitos tributarios reconocidos en Guatemala, con énfasis en la Defraudación Tributaria tipificada en el artículo 358 “A” del Código Penal guatemalteco.

Cantidad limitada de conocimiento tributario A pesar que no se puede alegar ignorancia ante la ley, es evidente que en Guatemala los contribuyentes en su mayoría desconocen la aplicación segura de las leyes tributarias,

REVISTA DIGITAL BURÓ

¿Los Ilícitos Tributarios se han incrementado?

13 adicional que se está rodeado de una inseguridad jurídica tributaria de espanto. Es por ello que, una cantidad limitada de conocimiento tributario, dentro de un sistema tributario como el nuestro, lleva a la posibilidad de darle a muchos actos el

significado de delito.

En igual sentido, muchas de las actividades económicas generan delitos por su mera existencia (proveedores de proveedores del Estado, por ejemplo), ante ellas, todo lo que la Superintendencia de Administración Tributaria -SAT- toca, se convierte en delito y delincuentes. La práctica demuestra que muchas de las actividades de proveeduría del Estado, aparte de ser actividades de supervivencia están ligeramente fuera de la zona legalmente aceptada, se ven orillados a delinquir o tomar la decisión de estar fuera del mercado. Por ello se dice que los actos no son, se construyen; la gente no es, se hace. Esa amplia red


REVISTA DIGITAL BURÓ 14

empresarial con lazos en todas direcciones crea por lo menos incerteza sobre qué es delito y también sobre quiénes son delincuentes.

Comportamientos ilícitos Parece ser que hoy por hoy, los contribuyentes se comportan de formas que según la ley podrían ser consideradas como delito. Más de un contribuyente se apropia indebidamente de tributos y no se le procesa penalmente por la falta de descubrimiento ¿Por eso dejará de ser delito? Y casualmente es un contribuyente generoso, cuida a su prójimo, realiza actos nobles y sociales. Una

etiqueta de aplicación del Código Penal por ilícitos tributarios simplemente no se le pegaría. Los acontecimientos son

internos y mientras no se descubran fuera de ellos, no habrá batalla por pelear. Lo que para algunos es delito, para otros no lo será; depende del ojo con que se vea y en el ámbito tributario mucho más, pues la SAT todo lo verá con verbos delictivos (simulación, ardid, maniobra, engaño y otras formas), y para el contribuyente, una visión diferente. Desde una óptica neutral, no se puede negar que el concepto de delito tributario en algunas situaciones y por algunos motivos, no se tenga derecho a ser aplicado. Y más cuando existe desigualdad entre las partes.

Ante posibles comportamientos, se debiera de analizar con profundidad la verdadera llevanza o diligenciamiento de los expedientes creados a ciertos contribuyentes; en otras palabras analizar profundamente qué tan conveniente es diligenciar las causas tributarias por la vía penal, llegar a saludables conclusiones sobre si la materia tributaria debe ser discutida en sede judicial o realmente son causas administrativas que se solucionan pagando los adeudos descubiertos. En las páginas 14 y 15 del libro que inspira el presente ensayo, se narra el siguiente episodio, el cual me permito copiar de forma literal: “En mis días de escuela, un episodio se repetía una y otra vez. Lugar: el patio de la escuela. Tiempo: el recreo largo al mediodía, cuando el patio estaba lleno de niños. Episodio: Se formaban algunos pequeños círculos de niños. En segundos se multiplicaban. En medio de cada uno de ellos uno podía observar, si se acercaba lo suficiente, a dos niños furiosos en fiera batalla. Pero no duraba mucho. El profesor pasaba por estos círculos, tomaba a los niños de las orejas o del cuello, y luego los llevaba a un supuesto destino terrible junto al director del colegio”…un viejo director legal del sistema escolar sueco sostuvo: “No hay ningún requerimiento legal de denunciar a la policía los incidentes ocurridos…La autoridad escolar no recomienda denunciar tales situaciones.


Llevando al mundo tributario ese episodio; será común que la SAT en sus investigaciones, verificaciones y fiscalizaciones, se encuentre con panoramas grises, que le hacen pensar sobre la presunción de ilícitos tributarios, pues nuestro Código Tributario alerta en su artículo 70 que las denuncias al ente investigador se dan por simple presunción de la comisión de algún ilícito tributario; por tanto, han existido en Guatemala momentos en que la judicialización de las causas tributarias se ha vuelto un común denominador, en otras palabras, todos los casos se ventilan por la vía judicial y eso ha provocado fuerte incremento de las denuncias y por ende convirtiendo a la jurisdicción judicial como la encargada de ejercer la presión recaudatoria que legalmente corresponde a la SAT en vía administrativa. Por tanto, muchos de los casos tributarios que se discuten en vía penal, nunca debieron haber llegado a esas instancias; pues la SAT con la autoridad administrativa que goza y las múltiples y amplias facultades legales

que puede desarrollar, considero desde mi particular punto de vista, que debiera de actuar como actuó en el episodio narrado el director viejo, en otras palabras, solucionar el conflicto tributario en sede administrativa,1 al fin de cuentas la función es recaudar y no tener en prisión a empresarios que a la postre por su falta de conocimiento tributario cometen errores, y que la solución es pagar los mismos. La experiencia en diversidad de casos analizados, nos permite concluir que muchos de esos ellos no se deben ventilar en vía judicial y alcanzar una solución en vía administrativa, pero eso depende lamentablemente de la forma en la que el director (analogía, me refiero al Superintendente) de la SAT ve la situación.

La persecución penal tributaria en Guatemala Los procedimientos y procesos tributarios en muchas ocasiones son severos, normalmente ocurre en casos de los llamados peces (contribuyentes) chicos, casos de persecución simple, fácilmente procesables en un sistema judicial sobrecargado. Los peces grandes son para otros tiempos (casos prescritos, nunca investigados), éstos casos llevan mucho tiempo de preparación. Además que se requiere la intervención de un gran número de profesionales calificados para dar con ellos (cuestión que es limitada). Otra limitante es que estos peces grandes, están rodeados de expertos élites en materia tributaria, respetables tributaristas de clase media y alta. Eso hace que de los grandes

1. Artículo 145 “A” del Código Tributario.

REVISTA DIGITAL BURÓ

Es mejor que, en la medida de lo posible, los problemas sean resueltos sobre la base de las relaciones más personales propias de la escuela. La escuela, después de todo, carga con una gran responsabilidad por sus alumnos”. Y luego el nuevo director: “Cuando algo ocurre, debe ser denunciado inmediatamente. Uno no debe primero decidir si el hecho constituye un delito o no. Ése es un problema de la policía”.

15


REVISTA DIGITAL BURÓ 16

peces sea difícil ver sus actos como delitos y a sus actores como delincuentes. Sumado que se acercan tanto a los jueces, que ya no podrán verles como defraudadores. El delito

tributario es por tanto un producto cultural, social y mental.

Contribuyentes con comportamientos diferentes En Guatemala se estima que el 80% o más de empresarios operan en la informalidad, eso complica la vida empresarial en forma, se requiere de amor al prójimo profundo en aquellos empresarios que saben que la formalidad les restará riqueza, crecimiento económico, y que los llevará a la pérdida de tiempo en el cumplimiento de diversas medidas instituidas por el Estado, y adicional que la formalidad será la razón de fondo para ser objetos de persecución tributaria, llegando en ciertos casos a convertirse en terrorismo fiscal; estos contribuyentes son diferentes, a pesar de los pesares quieren ser regidos por la ley y el derecho, yo les podría llamar “contribuyentes extraordinarios”, no son comunes, procuran vivir en armonía con la ley, a pesar que su entorno es sumamente lesivo para ello. Por lo general esos contribuyentes extraordinarios, son los que han roto una conexión entre trabajo y dinero, en otras palabras, trabajan y trabajan, pero no tienen como prioridad que el dinero sea su recompensa, son contribuyentes apasionados, dispuestos a todo por su comunidad y colaborativos de acuerdo con las necesidades.

El problema real de esos contribuyentes comunes o diferentes, los que no quieren vivir en armonía con la ley, es que han visto por décadas, cómo esa bolsa común llamada presupuesto, es saqueada, lesionada, y la base para convertir a políticos comunes en políticos ricos, ese desgaste corruptivo del Estado, orilla a muchos buenos contribuyentes a la informalidad, al punto de llevar a interminables peleas sobre cómo se debe utilizar el dinero de todos.

La moralidad de los Contribuyentes se ve fomentada, por la forma en que el Estado se encuentra organizado, al punto de promover modos espartanos de vida.

Nacemos como creadores Miremos a los pequeños construyendo una casa en un árbol. O imaginemos esta situación si no hay niños alrededor. Estos niños pueden seguir jugando desde temprano en la mañana hasta bien tarde en la noche, arrastrar tablones al lugar, serruchos, martillos, clavar clavos y lastimarse los dedos. Esto pues seguir durante días y semanas, hasta que la construcción esté terminada y de a poco surjan planes para un nuevo proyecto. Así es el emprendedor, nace siendo un creador, pero esa creatividad se puede escapar si no se comprende que una alícuota de lo que se produce es del Estado. Esa falta de cuidado tributario puede desviar la atención del emprendedor y convertir su actividad en


Sin espacio para el delito Siempre hay un paraíso sobre la tierra, con exenciones impositivas, con beneficios fiscales e incentivos de gran magnitud; si el Estado no actúa de forma correcta, lo más seguro es que perderá la posibilidad del establecimiento de diversos tipos de capitales (grandes y chicos). Me pongo a pensar ¿Qué sería de este año si la recaudación tributaria no se hubiera transformado en Guatemala? ¿Qué pasaría si en vez de una Administración Tributaria siguiéramos con Rentas Internas?, aquellos años del 98 hacia atrás, donde no imperaba la tecnología, donde todo era manual, donde las declaraciones se llenaban a mano, donde los reportes tenían que ser llenados por auténticos tenedores de libros, cuyo requisito básico, más que saber contabilidad era tener una letra espectacular. Recuerdo mi época en la escuela de comercio, tenía tan mala letra que me hicieron en un año llenar más de 15 cuadernos de caligrafía; en igual sentido recuerdo aquel 06 de febrero de 1998 cuando ingresé a las aulas universitarias, abrí mi mochila y saqué mi frasco de tinta

y mi pluma, ¿Pueden ustedes imaginarse ese momento glorioso? Ahora ese recuerdo me causa gracia, nunca imaginé que en 6 meses de universidad hubiese perdido lo que había alcanzado con más de 15 cuadernos para mejorar mi letra; esa letra era la que distinguía a un buen contador. Los tiempos han cambiado, los avances tecnológicos son cada día más espectaculares, en el campo tributario la Administración Tributaria le ha apostado a la era electrónica y digital, cada día está más cerca del contribuyente, lo controla más, conoce sus movimientos y todo ello ha reducido el espacio para el delito. Pero a pesar de ese uso masivo de herramientas electrónicas, sigue sin la capacidad de controlar a las grandes transnacionales, las que dejan de pagar muchos miles de impuestos, gracias a sus tecnologías de mayor peso. Ahora bien, la Administración Tributaria si bien es cierto ha reducido las brechas de la comisión de delitos mediante una aplicación lesiva de la ley, también lo es que ha descuidado a sus contribuyentes, le falta interés por éstos, no existen las unidades pertinentes que brinden apoyo real a los contribuyentes; en los últimos años la Administración Tributaria ha estado más interesada en la política tributaria criminal, que en prestar interés en sus buenos contribuyentes. Una comunidad

tributaria libre de penas debiera de ser el objetivo del Estado por medio de la Administración Tributaria.

REVISTA DIGITAL BURÓ

un medio para conseguir algo fuera de la ley y se empieza a remover algo más; se empieza a creer que los impuestos que pagamos son inmerecidos, y deben ser satisfechos por los ricos y nadie más, perdemos atención y adicional esa calidad de creadores con la que hemos nacido, cambia nuestro enfoque y a fuerza nos queremos apropiar de algo que por ley le pertenece al Estado, algo que se llama impuestos.

17


REVISTA DIGITAL BURÓ 18

Débil posición judicial Si bien es cierto, en Guatemala a partir del año 2016 existen tribunales especializados en materia tributaria, al presente año (2021), todavía existe debilidad judicial debido al escaso conocimiento tributario, en otras palabras, nuestros fiscales y jueces que operan en los juzgados especializados en materia tributaria, carecen justamente de eso, de la especialización en la materia y eso hace que el sistema judicial tributario aún sea débil. En varios casos se ha visto cómo la Administración Tributaria hace un uso abusivo de la confianza judicial, en otras palabras, la SAT conoce de la debilidad judicial y abusa de ella, provocando con eso que las resoluciones o sentencias salgan favorables al fisco y en perjuicio de los contribuyentes. Los casos más comunes son los procesos por resistencia a la acción fiscalizadora; normalmente en las providencias de urgencia la SAT miente al órgano jurisdiccional, pues en más de un caso se ha observado cómo la SAT le informa que el contribuyente no ha presentado el 100% de información y documentación requerida, cuando la verdad es que el contribuyente ha presentado todos los elementos de fiscalización y es probable que no haya presentado algún elemento que legalmente no es obligatorio; pero la SAT, abusa de la confianza judicial y hace ver como que el contribuyente no ha presentado nada y los jueces normalmente dan trámite a lo pretendido por la SAT, sin pedir los antecedentes del procedimiento completo que les permita definir si es viable la pretensión de la SAT o no, éstas son muestras de la debilidad judicial existente en Guatemala y del abuso de parte de la SAT ante el órgano jurisdiccional.

Es necesario que exista un equilibrio y que no se vea vulnerada la debilidad judicial tributaria existente. Esa debilidad judicial es un indicador del tipo de sociedad en la que se vive, es necesario que existan cambios de fondo, que los fiscales y jueces sean verdaderos semidioses de lo tributario y con ello recobrar esa confianza judicial tributaria que todo contribuyente anhela, pues por el momento, la jurisdicción judicial es muy utilizada por la SAT como su principal medio para recaudar, ya que esa falta de conocimiento tributario material, hace vulnerable el sistema.


Es evidente que existen muchos países sumamente desarrollados en materia tributaria, hasta en ello son países de primer mundo, cuentan con Jueces y Fiscales verdaderos semidioses de lo tributario, sus Administraciones Tributarias están compuestas por profesionales altamente calificados y preparados en la materia. Tuve la oportunidad de realizar unos estudios en la Universidad Austral en Argentina y en una de las clases se discutía que en la Argentina cuando los ajustes de la Agencia Federal de Ingresos Públicos -AFIP-, no superaban los cuatrocientos mil pesos argentinos, los casos no se podían seguir discutiendo en la vía jurisdiccional, los mismos quedaban firmes y debían de ser pagados. Uno de los participantes preguntó: ¿Acaso la justicia es solo para ricos?, y recuerdo que el titular de la ponencia respondió que los encargados de emitir resoluciones administrativas eran profesionales altamente reconocidos y doctos en la materia y que las mismas gozaban de confianza legal alta, que por ley sería materialmente imposible que las resoluciones emitidas se les diera vuelta, en otras palabras que se cambiara el sentido, la consideración, argumentación y fundamentación de las mismas. En sí, la confianza está basada en la alta preparación de los que resuelven, y cuando uno hace un comparativo con su jurisdicción tercermundista o en vías de desarrollo, los que normalmente resuelven son mortales de lo tributario, algunos que no llegan ni a aprendices de ello, eso hace que el sistema sea débil.

Guatemala no debe descartar la posibilidad de preparación de sus jueces y fiscales, así como los funcionarios y empleados de la misma Administración Tributaria, se debe observar qué ocurre en otros países y tenerlo como relevante para el nuestro.

Nos debemos de apartar de la miseria en el conocimiento tributario; se debe profundizar más y más en está brillante y cambiante ciencia. En síntesis, en otras jurisdicciones el avance en la ciencia de lo tributario es abundante y material, mientras que en nuestra jurisdicción sigue predominando el miedo, la arrogancia, la amenaza, la desconfianza, la falta de calculabilidad y otros verbos como los medios para alcanzar algo que hace que muchos se mantengan en sus puestos: “recaudar”.

REVISTA DIGITAL BURÓ

¿Qué pasa en otros Estados?

19


REVISTA DIGITAL BURÓ

Castigo

20 Todos los contribuyentes son parte de un procedimiento o proceso, no debe importar las ropas que se ponen, no debe importar la condición social y de familia a la que pertenecen, no debe importar el nivel de inteligencia que se ostenta, todos deben ser tratados con igualdad ante la ley, debe existir justicia y

equidad horizontal.

No deben existir desigualdades de trato, entre procedimientos similares o iguales; no se pueden seguir evaluando de forma diferente los actos de la Administración Tributaria. En la práctica es común validar, cómo la SAT en sus distintas regionales encargadas de investigar y fiscalizar, aplican criterios diferentes a casos iguales, entiéndase entre esas regionales a: la central, norte, sur y occidente, y agregadas a ellas las gerencias que tienen jurisdicción nacional, las gerencias de Contribuyentes especiales grandes y medianos. Los castigos que buscan y persiguen son medidos con distinta vara, no existe unanimidad de criterios, no existe justicia transparente dentro de la misma Administración Tributaria. Las cuestiones de relevancia no se discuten en las regionales, esas se centralizan, por lo tanto son manejadas de modos radicalmente diferentes; esa relevancia es definida por el procedimiento o proceso mismo. Lo triste de ello es que lo relevante, es lo que

los profesionales que investigan consideran relevante. El código tributario

trata la relevancia con montos, por ejemplo si el adeudo es menor a Q.5,000.00 se debe declarar incobrable, por razones de costo-beneficio, ahora bien, si existen grados mínimos de consenso sobre lo que se considera relevante entre todas las partes interesadas, no se sabe cuáles son, pues las mismas nunca han sido públicas.

Los castigos tributarios en Guatemala, normalmente son disfuncionales. Esa situación de debilidad judicial tributaria existente, hace que la ley penal tributaria pueda ser aplicada con gran facilidad. Por ende en contra del contribuyente; pues como dijo en una ocasión un fiscal, si el caso viene de la SAT quiere decir que así es, pues se supone que ellos son los que saben de tributario. El castigo desde la perspectiva de la SAT, debe ser un dolor intencional.


REVISTA DIGITAL BURÓ

CON CLU SIÓN

21

Los tribunales y fiscalías especializadas en materia tributaria, deben entrar a una permanente actualización electrónica tributaria, la revolución

electrónica no ha creado una justicia igualitaria, sino una piramidal. Respondiendo a la interrogante inicial: ¿Los ilícitos tributarios se han incrementado?

¡No lo sé! y lo más importante ¡Nunca lo sabré!


22

REVISTA DIGITAL BURÓ



BurodeAuditores Revista Digital

(+502) 4556-8013 PBX

(+502) 7790-2828

YouTube Buró de Auditores “De León De León & Asociados” Página Web www.deleonasociados.com.gt


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.