Page 4

EDITORIAL

cuando un proyecto es serio

A

unque suene a eslogan, el título de esta editorial se refiere a los cambios que estamos llevando a cabo en el proyecto de la revista y que han tenido una primera clara cristalización en el nuevo diseño de la página web que estrenamos hace unos días, que prometemos hacer más ambiciosa, apuntalando el contacto con nuestros seguidores, la base por la que nos involucramos en este bonito desafío. Pero también se refiere a los cambios que necesita el deporte, algunos que se están produciendo y otros que se producirán. El ciclismo evoluciona de forma inexorable y adaptarse sin perder la esencia es su reto, que lo nuevo no arrolle a lo viejo que hizo genial nuestra pasión. Ejemplos hay en ambos sentidos, y que reine la cordura y se elija el camino correcto determinará el futuro éxito del ciclismo. Por ejemplo, parece desterrada la mala costumbre adquirida en la primera década de este siglo por las principales figuras de correr muy poco, centrándose en el Tour, despreciando el resto del calendario. Esa actitud, que para el ganador de la ronda francesa podía tener un pase pero que se extendía con facilidad al top ten sin justificación, ha quedado atrás y ahora es común doblar esfuerzos y buscar victorias en otros escenarios, permitiendo a estos corredores consolidar un palmarés amplio, variado y prestigioso. Sin embargo, es urgente modificar el reparto de los puntos UCI de las carreras, la diferente valoración entre victorias parciaFE DE ERRORES: en el anterior número se produjeron varios errores tipográficos en la fase de impresión, que os rogamos nos disculpéis con la

4

les y posiciones en la clasificación final de una carrera es aberrantemente amplia en favor de la segunda opción, puntuando hacer un puesto sobre el duodécimo, que con todos los respetos tiene un mérito reducido pues se puede lograr “sin aparecer en pantalla”, igual que ganar una etapa provoca que estas segundas se regalen, con fugas consentidas un día tras otro. Esto llega a ser sangrante en las etapas reinas, donde el desprecio a las principales cimas del ciclismo por parte de los favoritos afecta directamente a la épica, pilar clave de la concepción de este deporte. Otro cambio necesario es la reconsideración del fuera de control, inexistente en los últimos tiempos, y que de nuevo afecta al concepto heroico del ciclismo, aquel que otorgaba a cualquier ciclista la categoría de mito con sólo acabar algunas de las carreras que se guardan en la memoria colectiva. Tampoco es necesario imponer cortes estrictos, siempre ha habido casos en los que se ha levantado la mano clamorosamente, pero sí que rebajar un par de puntos los porcentajes o establecer un fuera de control global, que estime retrasos respecto al líder o a la suma de los tiempos de los vencedores de etapa ayudaría a retomar la senda correcta. Cambios sutiles, en definitiva, pero que sin asustar provocarían una revolución de la forma de correr, más atractiva para el espectador y más gratificante para el corredor.

s o e t a l e i M Dan

promesa de enmienda por nuestra parte, en busca del producto con la mejor calidad posible, la que nuestros lectores se merecen.

DLC

Desde la Cuneta nº 14  
Advertisement