Page 23

EL autor de este texte escribe una crónica personal, para dar testimonio de una situación de violencia extrapoladle a la condición general de violencia y luto que vive la región.

Entierro Julio Roberto Prado ■

Estoy en medio de un bosque inmenso en el que las gotas de llovizna muy fina no dejan de caer, conven­ ciéndolos de mis motivos para sacar el cadáver de un niño de la tierra.

ras una hora de camino, estoy en el sitio. Había quedado con los enterradores en el cementerio municipal. Era un espacio bien cuidado, con muchas tumbas en filas, como largos trozos de cemento en forma rectangular. Sin embar­ go, me notificaron que no podrían acompañarme. Estaban todos atareados. Ni uno libre. Aquello suponía un obstáculo. Sin ellos, tenía que buscar quién excavara. Tuve que arreglármelas, y antes de llegan hablé con los líderes de la comunidad donde estoy ahora; me dijeron que conseguirían a alguien. Es cerca del mediodía. Me tom ó cerca de una hora y veinte llegar desde la cabecera municipal. Incluyendo ese tramo de carretera en el que nos topamos con el cadáver de un caballo recién atropellado. La cabeza estaba descolocada del cuerpo, supongo que fue un camión. El color carmesí de su carne contras­ tando con el gris del asfalto, y su larga piel café cubriendo un cuerpo que se volvía rígido. Lo vivo del color de su sangre. La carne expuesta. Las montañas arboladas atestiguando ese espectáculo violento pero también hermoso, como cada muerte de una bestia que alguna vez fue feroz. Cae una llovizna sobre el camino, que es una mezcla de tierra gris y rocas. Primero es de asfalto, y luego el trecho más largo atraviesa las montañas, sobre una terracería cuidada que escala frente a las pocas casas que surgen entre las siembras. La llovizna hace que todo se enfríe. Es un bosque, sin señal de tener a la vista el cementerio, a pesar de que los hombres insisten en que llegamos. Estiro las piernas y salgo del auto. A mi lado, un trabajador del centro de salud toma la tarea de servir de intérprete a mi discurso. Me siento tan inútil al no hablar su idioma.

T

Revista Cultura n° 111  

Revista literaria centroamericana de la Secretaría de Cultura de la Presidencia de El Salvador.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you