__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

1


2


3

CartadelDirector

Diseño de portada Antonio Blanco Nº 2 JULIO 2020 Director Antonio Blanco Herranz contenidos@revistacriminalia.es Redes Sociales

@RCriminalia @revistacriminalia revista criminalia CRIMINALIA no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores. La opinión de esta publicación se refleja exclusivamente en la Carta del Director y en las informaciones firmadas por la propia revista. CRIMINOLOGÍA es una publicación gratuita online de caracter mensual que tiene por objeto la divulgación de contenido relacionado con la criminología sin ningún tipo de ánimo de lucro. La publicación de CRIMINALIA conlleva algúnos contenidos que pueden herir la sensibilidad del lector. Asímismo, nuestra vocación de servicio público, nos obliga a recordar al lector que si han sido testigos o tienen alguna información con los casos presentados en estas páginas, no duden en dar avido a las Autoridades Policiales.

Bienvenidos de nuevo a CRIMINALIA. Ante todo y sobre todo queríamos agradecer a todos los lectores, la cálida acogida que habéis dado a la revista en su primer número. Hemos recibido muy buenas críticas que nos animan y nos hacen seguir adelante en este apasionante proyecto. Pero como cualquier ayuda es poca, os quería pedir por aquí que si os gusta nuestro trabajo, podéis mostrarnos vuestro apoyo colaborando con una pequeña aportación económica que nos hará un poquito más grandes. En nuestra web está toda la información. ¡Gracias! Para este segundo número hemos preparado una serie de contenidos con los que esperamos estar a la altura. En nuestra portada, destacamos el mediático caso de Amanda Knox, la joven acusada de asesinar a Meredith Kercher, su compañera de piso. Ríos de tinta se han escrito sobre este extraño suceso que, a día de hoy, todavia sigue envuelto en el misterio y en la polémica. En nuestro reportaje central, intentamos dar todas las claves de este crimen. En nuestra sección de Crímenes sin resolver, rescatamos el caso de la joven Sheila Barrero, asesinada a sangre fría con un solo disparo en la nuca. A día de hoy, y a pesar de

que siempre se ha barajado un sospechoso, el caso sigue sin poder cerrarse. La sección Archivo del crimen nos trae en este número un caso ocurrido en 1910 con el asesinato de una cantante de opera. En Alerta Desaparecidos, traemos el caso de Sara Morales, una joven desaparecida hace ya 14 años en Canarias y de la que no se ha vuelto a saber nada. Continúa nuestras páginas dedicadas a los desaparecidos con una selección datos y fotografías de personas que actualmente no hay ni rastro de ellas y que siguen siendo casos activos para su búsqueda. Por último, recomendaros nuestras secciones de Actualidad Criminal, con las noticias más destacadas ocurridas el pasado mes, la Sala de Lectura, con títulos literarios enmarcados en el género que tratamos y nuestro particular espacio de Estudio de la Criminología donde desgranamos número a número la historia y particularidad de esta disciplina. Al igual que con el primero, esperamos que este número sea de vuestro agrado y que, ahora que comienza la temporada estival, disfrutéis de las siempre merecidas vacaciones. Nosotros seguimos trabajando para ofreceros nuevos e interesantes contenidos el próximo mes. Disfrutar del verano.

SUMARIO En portada. Reportaje: El misterio de Amanda Knox Actualidad Criminal Asesinos en serie: Aileen Wuornos Crímenes sin resolver: Sheila Barrero El Archivo del Crimen: El dentista asesino Alerta Desaparecidos: Sara Morales Alerta Desaparecidos: Casos Activos Sala de Lectura Estudio de la Criminología

4 14 18 24 30 34 38 40 42


4

EN PORTADA / EL CASO AMANDA KNOX

EL MISTERIO DE

AMANDA KNOX El asesinato de Meredith Kercher y el juicio mediático de Amanda Knox se convirtieron en uno de los sucesos más seguidos de los últimos años. En este número de CRIMINALIA, nos adentramos en las entrañas de este caso y proponemos al lector un recorrido por la historia de un suceso que todavía divide a la sociedad italiana y americana.


5


6

EN PORTADA / EL CASO AMANDA KNOX

L

legó a casa cansada después de la fiesta de Halloween. Se había vestido de vampiresa. La estudiante británica de 21 años Meredith Kercher, fue a su cuarto y se puso cómoda. No había nadie más; sus compañeras de piso habían salido. Hacia la madrugada, alguien entró en su habitación. Quizá fueran varias personas. Meredith fue violada y recibió 46 puñaladas. Una de ellas, mortal, en la garganta. Después, taparon su cuerpo con un edredón. Era la noche del 1 al 2 de noviembre de 2007. Y lo que pasó en esa habitación de Perugia, una pequeña ciudad italiana a tan solo dos horas de Roma, continúa siendo, a día de hoy, un misterio. ¿Quién o quiénes estuvieron con ella?

EXTRAÑO COMPORTAMIENTO Un documental de Netflix, "Amanda Knox", estrenado hace casi cuatro años y dirigido por Rod Blackhurst y Brian McGinn, retoma este caso desde el papel de la principal acusada: la estadounidense Amanda Knox, compañera de piso de la víctima. Y condenada a 26 años de cárcel junto a su novio, Raffaele Sollecito, y Rudy Guede, un pequeño traficante marfileño. Tras cuatro años en prisión, la pareja fue absuelta por falta de evidencias biológicas claras. No así Rudy, que sigue entre rejas y reclamando su inocencia. En todo este tiempo, Amanda Knox y su novio de la época, Raffaele Sollecito, no han dejado de ser sospechosos. Una conducta que la propia Knox potenció a lo largo de todo el proceso judicial: altiva y sonriente, se comportó durante muchos tramos de la investigación como si aquello no fuera con ella. O peor: como si supiera mucho más de lo que decía. Años después del suceso, sus ojos -de un azul gélido- siguen levantando todo tipo de conjeturas. El documental, de hecho, juega con esa ambigüedad. A veces, se tambalea y llora como una niña; otras, mira a la cámara con esa profunda -e inquietante- mirada. Y asume, a las claras, que tras esa cara de ángel pudo -o puede haber todavía- un reverso terrorífico. Como ella misma plantea en la cinta: "O soy una psicópata con piel de cordero, o soy como tú". No esperen, sin embargo, una respuesta a esa pregunta. El documental no aclara quién o quiénes mataron a Kercher. Simplemente, presenta a los diferentes protagonistas de lo que, en su día, fue calificado como "el juicio de la década" para regocijo de los tabloides sensacionalistas. La historia, desde luego, acompañaba: un presunto crimen sexual cometido por una chica mona de familia rica (Amanda Knox), con drogas de por medio. Se llegó a hablar, incluso, de un ritual satánico. Las rotativas salivaban tinta con la historia de la pobre Meredith y Amanda, unidas fatalmente por un programa Erasmus. Meredith Kercher era una estudiante británica de padres obreros que llegó en agosto de 2007 a la bella y tranquila ciudad de Perugia (166.667 habitantes).

En la foto superior, un primer plano de Meredith Kercher, la joven asesinada de 21 años. En la foto inferior, Amanda Knox (en el centro) junto a sus compañeras de piso Filomena Romanelli (izquierda) y Laura Mezzetti (Derecha).

Estudiaba Ciencias Políticas y venía de Leeds, una de las zonas con más comercios y tiendas del norte de Inglaterra. En la capital de Umbría alquiló un piso de cuatro habitaciones en el número 7 de la vía della Pergola; de lo más bucólico, con vistas a un pequeño valle. La convivencia con las otras chicas del apartamento era buena. Dos de ellas, Filomena Romanelli y Laura Mezzetti eran italianas y la otra, Amanda Knox, de 20 años, estadounidense. La relación entre Amanda y Meredith se empezó a deteriorar con el paso de las semanas. Meredith, más recatada, le reprochaba que se trajese a desconocidos a casa. Por los ruidos, más que nada. Y también le echaba en cara su desorden. Amanda había venido como Erasmus desde Seattle, una de las ciudades más pudientes de EE UU. Estudiaba italiano, alemán y escritura creativa en la Universidad para Extranjeros de Perugia. Y trabajaba como camarera en uno de los bares de moda: Le Chic. Una semana antes del terrible suceso, Amanda conoció a un chico italiano de 23 años en un recital de piezas de Schubert. Se llamaba Raffaele Sollecito y estudiaba Ingeniería Informática. El flechazo –coinciden ambos en el documental– fue instantáneo. A ella, ese aire de Harry Potter italiano que tenía él, le volvía loca. Y a él, mucho más tímido y retraído, le fascinaba su descaro. Raffaele vivía solo. Así que Amanda no dudó en mudarse a su piso. Esos cinco días que estuvieron


7

juntos apenas salieron de la cama. Si acaso para liarse algún porro o, en el caso de ella, para ir a trabajar. La noche de Halloween, Le Chic estaba a tope. Tanto que al día siguiente no había apenas clientela. La noche del 1 de noviembre, Amanda recibió un sms de su jefe, el congoleño Patrick Lumumba: no hacía falta que fuera a trabajar. Apenas unas horas después, su compañera de piso, Meredith, era brutalmente asesinada. Y en este punto es donde comienza la nebulosa de este caso.

DISTINTAS VERSIONES DE UNA MISMA HISTORIA Según la primera versión que dio Amanda a la policía, la pareja no se había separado en toda la noche. Vieron la película Amélie, fumaron porros y se acostaron. Al día siguiente, Amanda volvió a su casa para ducharse y cambiarse. La puerta de la entrada estaba entreabierta. Y en el baño había gotas de sangre. Pero pensó que alguien se habría cortado y no le dio mayor importancia. Al salir de la ducha, Knox se percató, ya sí, de algo que le hizo temblar: alguien había defecado

en el váter y no había tirado de la cadena. Un despiste que no era habitual en esa casa. Pensó que, tal vez, había alguien más dentro y se fue a buscar a su novio. Al volver, se dieron cuenta de que una de las ventanas estaba rota. Y el cuarto de Meredith, cerrado. "¡Meredith, Meredith!". Pero ella no contestaba. Llamaron a la policía. Y al derribar la puerta de su habitación, los agentes se encontraron con una escabechina. Había salpicaduras de sangre por todas partes. Y un pie asomando por debajo de un edredón ensangrentado. Todo esto, según la versión de Amanda Knox. El fiscal que terminaría asumiendo aquel caso como propio, el italiano Giuliano Mignini, llegó al lugar pasadas algunas horas. Aficionado a las novelas de Sherlock Holmes, cuenta que desde un primer momento supo que aquello no había sido un robo. No faltaban objetos de valor. Y además el asesino o asesinos habían tapado el cuerpo semidesnudo y degollado de la víctima: "Cuando la asesina es una mujer, tiende a cubrir el cuerpo de una víctima mujer. A un hombre nunca se le ocurriría". Aquello, por sí solo, no incriminaba a Amanda. Pero su comportamiento horas después sí

En la foto superior la casa donde ocurrió el asesinato. Sobre estas líneas, dos fotografías, dos jóvenes unidas por el destino: Amanda Knox (Arriba) y Meredith Kercher (Abajo).


8

EN PORTADA / EL CASO AMANDA KNOX

La infame fotografia de Amanda y Rafaelle en la mañana del 2 de noviembre frente a la escena del crimen.

sí llamó la atención: su compañera de piso había sido salvajemente asesinada y ella se estaba besando con su novio y haciéndose carantoñas delante de la escena del crimen. Tal vez por eso fue requerida dos días después –ella y no alguna de las dos chicas italianas que compartían también piso con Meredith- para que dijera si faltaba algún cuchillo en la cocina. Su respuesta fue taparse los oídos y empezar a gritar. Aquella fue la primera vez que se empezó a sospechar de Amanda Knox. Los agentes se percataron también de que el más débil de la pareja era Raffaele Sollecito, el novio de Amanda. Fue llamado a declarar. Y tras un interrogatorio muy insistente y agresivo, en palabras de Raffaele, cambió su versión. Hasta entonces había mantenido que la noche en que asesinaron a Meredith, Amanda y él estuvieron en la casa de Sollecito todo el tiempo. Pero en un momento dado, el novio de Amanda confesó: "Hasta ahora solo he contado mentiras porque es lo que ella me pidió. La verdad es que aquella noche estuve en casa. Amanda no estuvo conmigo y no volvió hasta la una". Knox estaba fuera esperando, relajada. Cuando le llegó su turno -y la policía le dijo que Raffaele le había traicionado- su pose cambió. "Estaba con él, estaba con él. No tenía que trabajar esa noche", se defendió. Y les enseñó el mensaje que ella le había mandado a su jefe, Patrick Lumumba, como contestación al suyo: "Certo. Ci vediamo piu tardi. Buona serata". Ese "ci vediamo piu tardi [nos vemos más tarde]" incrementó aún más las sospechas. "¡Eso es que tenías una cita con alguien, eso es que habías quedado con él y te olvidaste por lo traumático de la situación!", le espetó la policía a Amanda. La joven sostiene que sufrió malos tratos y que por eso, y porque estaba también estresada y con miedo,

acusó a su jefe de ser el asesino de Meredith. "Me vino a la mente la puerta de mi casa abierta, Patrick con su chaqueta de cuero marrón y Meredith gritando. Y pensé que eso significaba que yo estaba recordando que él la había matado". Esto no evitó, sin embargo, que fueran detenidos junto a Lumumba y encarcelados; ellos como cómplices. Pero, al cabo de tres semanas, se comprobó que su jefe tenía coartada y que aquella acusación era, por tanto, falsa. Y salió de prisión. "La manera de razonar de Amanda era extrañísima: alternaba entre el sueño y la realidad", recuerda Giuliano Mignini, el fiscal del caso. Entretanto, la hasta entonces tranquila e idílica ciudad de Perugia trataba de seguir con su vida. Algo casi imposible con ese ajetreo de cámaras y periodistas. Algunos de ellos como Nick Pisa, del Daily Mail –hoy en The Sun-, disfrutaron de lo lindo con aquel suceso. Como él mismo reconoce: "Fue una asesinato horrible: degollada, medio desnuda, sangre por todas partes. ¿Qué más se puede pedir en una historia? Lo único que falta, quizás, sea la familia real o el Papa".

UN TERCER SOSPECHOSO A la policía lo que le faltaba era el arma del delito. Se buscaba un cuchillo lo suficientemente grande como para coincidir con las características del asesinato. Y se halló en casa de Raffaele. Aquel cuchillo de unos 15 centímetros de hoja tenía el ADN de Amanda en la empuñadura. Y el ADN de Meredith en la punta. Todo empezaba a encajar. Porque tiempo después se encontraron también trazas del ADN de Sollecito en el enganche roto del sujetador que la víctima llevaba cuando fue asesinada. "Ahora ya no hay esperanza para esos dos", resumieron los agentes. Pero aún faltaba un tercer


9

implicado. La autopsia confirmó que Meredith había sido violada. En su cuerpo se halló el ADN de Rudy Guede, un traficante de 21 años de poca monta, procedente de Costa Marfil, cuyas huellas aparecieron también en la habitación. Y que, casualmente, estaba huido desde el día del crimen. Fue localizado en Alemania y extraditado a Italia. Según dijo, había conocido, "a la chica asesinada", el día antes del crimen. "Al día siguiente fui a su casa, pero no hicimos nada porque ninguno de los dos tenía condones. Así que fui al cuarto de baño. Después la oí gritar y salí corriendo. Vi a un tío. No le vi bien la cara porque estaba oscuro. Salió corriendo por la puerta principal. Vi a Meredith que estaba sangrando: tenía un corte en la garganta". Guede conocía a Knox y Sollecito de verse por el barrio y charlar de vez en cuando. Pero no les incriminó. Insistía en que no había podido verle la cara al asesino. El día de su juicio, separado del que iba a celebrarse contra la pareja, lo vio, sin embargo, más claro: "A través de la ventana, vi cómo se alejaba a lo lejos la silueta de Amanda Knox". Rudy Guede fue condenado a 30 años de cárcel por su participación en el asesinato. El "juicio de la década" se celebró un año y medio después del crimen. ¿Qué había pasado en esa habitación? El jurado, formado por dos jueces y seis ciudadanos, consideró válida la reconstrucción de los fiscales Giuliano Mignini y Manuela Comodi. La noche de autos, los tres condenados llegaron juntos a la casa de vía della Pergola. "Knox, Sollecito y Guede, bajo el efecto de estupefacientes y quizá del alcohol, decidieron llevar a cabo el proyecto de implicar a Meredith en un fuerte juego sexual". Pero ella se resistió y Guede la violó mientras Amanda y Raffaele la sujetaban. Después la apuñalaron hasta que Knox, fuera de sí, le asestó la cuchillada mortal en la garganta para "vengarse" de aque-

A la izquierda, Amanda Knox durante uno de los juicios por el asesinato de Meredith Kerche en 2011. A la derecha, una imagen actual en una entrevista que concedió en televisión.

lla "joven afectada, demasiado seria y morigerada para su gusto". En 2009, Amanda y su novio eran condenados a 26 25 años, respectivamente. Pero en 2011 -y tras apelarla pareja quedaba absuelta, básicamente porque la investigación de la policía científica italiana había sido una chapuza: no se respetaron los protocolos internacionales de recolección de pruebas y procesamiento. En el cuchillo había, en efecto, ADN de Knox. Pero la cantidad de supuesto ADN hallada en el filo "era demasiado escasa como para llegar a conclusiones definitivas", expusieron los profesores Stefano Conti y Carla Vecchiotti. Por otra parte, el análisis del sujetador de Meredith señaló que el hallazgo del ADN de Sollecito tampoco era concluyente. Conti y Vecchiotti advirtieron de que las técnicas de recogida y procesamiento utilizadas por la policía no permitían descartar una contaminación de la prueba. Junto con las de Sollecito, se detectaron también trazas del ADN de otros varones en ese enganche. Amanda y Raffaele quedaban libres. Y a Rudy, que también recurrió, se le redujo la condena a 16 años por cómplice de asesinato. Para entonces, el enredo era ya internacional. En EE UU se hablaba abiertamente de “antiamericanismo”. Ese que había condenado a una chica inocente de Seattle a pasar cuatro años entre rejas siendo inocente. La entonces secretaria de Estado Hillary Clinton se interesó por el caso. Y Donald Trump –en aquella época solo un magnate - pidió un boicot contra Italia. Tras su absolución, Amanda volvió a Seattle y mientras en su país le ofrecían sumas millonarias por relatar su calvario, en Italia la prensa se preguntaba si su belleza había influido en el veredicto que la sacó de la cárcel. Aceptó hablar para el programa italiano "Quarto Grado", de Mediaset: "Me condenaron a cau-


10

EN PORTADA / EL CASO AMANDA KNOX sa de una prensa sensacionalista. Obsesionada con el sexo y la violencia, malvada, manipuladora… Se vendió de mí esa imagen sin ninguna evidencia en mi contra. Si hubiese participado en una orgía y el acuchillamiento de una persona, habría alguna traza mía. Y no la hay. El tribunal de casación ha ignorado las pruebas de mi inocencia. No voy a volver a Italia. No tengo los recursos financieros para hacerlo, mi familia sacrificó todo para pagar mi defensa. Pero, sobre todo, porque me veo capaz de soportar un nuevo juicio. He estado en la cárcel cuatro años injustamente y no puedo ni soportar la idea de volver". La fiscalía de Perugia y la familia de Meredith Kercher recurrieron la absolución de Amanda Knox y de Raffaele Sollecito al considerar que el tribunal había ignorado el 70% de los elementos de prueba. Así, en 2013, el Tribunal Supremo anuló esa absolución. Y un año después, el Tribunal de Apelación de Florencia volvía a condenar a Knox y Sollecito, aunque la tesis de la orgía sexual fue sustituida por una discusión entre las compañeras de piso que derivó en una agresión sexual, por parte de Guede, que acabó en asesinato "porque la víctima iba a denunciar". En 2015, el Supremo confirmó, definitivamente, la absolución de la pareja. Amanda Knox fue condenada, eso sí, a tres años de cárcel por acusar de los hechos a Patrick Lumumba, su jefe en el bar Le Chic, aunque ya había cumplido esa pena durante su estancia en prisión preventiva. Rudy Guede está actualmente con regimen de semilibertad desde septiembre de 2019. En junio de ese mismo año, Amanda regresó a Italia por primera vez desde que fuera absuelta por el asesinato de Meredith Kercher. Knox participó en el Festival de la Justicia Penal de la ciudad de Módena y ofreció una ponencia bajo el título "El proceso mediático frente al error judicial". La joven llegó al aeropuerto de Milán Linate y fue recibida por numerosos medios que la fotografiaron escoltada por la policía, con el pelo recogido, una mochila a la espalda, chaqueta blanca, camiseta negra y acompañada por su madre, su novio y algunos colaboradores. "Regreso a Italia como una mujer libre", anunció en

Amanda Knox, en una fotografía de archivo.

su perfil de Twitter y optó por no conceder entrevistas. Knox ha escrito un libro sobre su experiencia, "Waiting to be heard: A Memoir" (2013). El 24 de enero de 2019 el Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a Italia a indemnizar con 18.400 euros a la estadounidense por diversas violaciones de sus derechos durante el proceso penal. Si Amanda y Raffaele no participaron en el crimen, ¿con quién más estaba Guede? ¿Le asestó él solo las 46 puñaladas, además de sujetar y abusar de Meredith Kercher? La autopsia también reveló que la joven había peleado con todas su fuerzas. ¿Quiénes más estaban en esa habitación? El caso es que tanto Amanda Knox como Raffaele Sollecito se vendieron como víctimas de un sistema judicial chapucero que les condenó de por vida a ser los culpables de un asesinato que, aseguran, no cometieron. Algunos creen que los ojos de Amanda sugieren, tal vez, otra cosa.

ESTUDIO CRIMINOLÓGICO Amanda a su llegada a Italia en julio del año pasado.

Los criminólogos, las autoridades y otros expertos se obsesionaron con la conducta de Knox. La joven estudiante regaló uno de los momentos más icónicos del caso: "Tenemos ese momento en el que Amanda y Raffaele se están besando, una escena que dio la vuelta al mundo, -explica Elizabeth Yardley, profesora de Criminología de la Universidad de Birmingham (Reino Unido)-. En Criminología manejamos el concepto de la víctima ideal. alguien que no ha hecho nada malo y que desde luego no se merecía lo que le pasó. Meredith es una víctima ideal. Y en su caso concreto también tienes -y esto que voy a decir no es un concepto científico ni nada parecido- al perpetrador ideal. Una persona con un comportamiento anómalo y que es percibida como una aberración. Alguien que no se comporta como debería, en definitiva. Es el caso de Amanda Knox casi desde el comienzo de la invesigación". Las idas y venidas de la joven durante los juicios que se celebraron han sido y siguen siendo objeto de estudio para los investigadores.


11 LA VÍCTIMA OLVIDADA Trece años después de su violenta muerte, la estudiante británica Meredith Kercher ha sido prácticamente olvidada por los medios de comunicación, que se han concentrado en el bello rostro de su compañera de piso, Amanda Knox. "Era una chica alegre y jovial, que llegó a Perugia para estudiar", afirmó el abogado de la familia Kercher, Francesco Maresca, ante el Tribunal de apelaciones italiano que lleva el caso. "Le cortaron la garganta como hace la mafia cuando has hecho algo mal". La familia de Meredith Kercher ha hecho pocas declaraciones desde el asesinato. Un puñado de comunicados la describen como una joven llena de amigos, con una personalidad cálida y amigable. "A Mez le gustaba bailar. Bajaba la escalera por las mañanas y comenzaba a bailar enfrente de todos. Nos hacía reír", afirmó su hermana Stephanie al tabloide inglés The Daily Mirror. "Era muy divertida y tenía un afilado sentido del humor". En otra entrevista, concedida hace unas semanas al programa italiano "Porta a Porta", la hermana de la víctima la describió como "una persona inteligente, amable y dulce". Giacomo Silenzi, un joven italiano que salía con Kercher poco antes de su asesinato y que vivía en el mismo edificio en Perugia, aseguró que la británica era "tranquila, dulce y tímida". En el momento de su muerte, Meredith estaba disfrutando de Italia, había hecho migas con las británicas que vivían en el pueblo y pasaba el tiempo practicando su italiano, ha recordado Arline, su madre, nacida en la India.

"Quiero que la gente recuerde a Meredith por todos los bellos recuerdos que dejó en Perugia, no solo su horrible final", afirmó Natalie Hayward, amiga de Kercher, al diario británico The Sunday Telegraph. "Yo la visité en Perugia cuando estaba deprimida. Recientemente había roto con el chico con el que pensaba me casaría. Meredith fue la única que no me juzgó".

Arriba, Meredith con su madre Arline y su hermana Stephanie. Debajo, la sepultura de la joven asesinada en 2007.


12

EN PORTADA / EL CASO AMANDA KNOX

UNA ESCENA DEL CRIMEN POCO FIABLE VENTANA ROTA

La ventana de la habitación de Filomena Romanelli estaba rota,. Pero cualquier intruso tendría que haber escalado casi cuatro metros de altura para entrar por ella. Además, las persienas estaban bajadas. Aunque la localización de la casa, y en este caso la habitación de Romanelli, invitan a descartar la opción de un intruso, tampoco es una teoría imposible de sostener.

HABITACIÓN DE AMANDA KNOX

HABITACIÓN DE MEREDITH KERCHER

HABITACIÓN DE FILOMENA ROMANELLI

LA CAUSA DE LA MUERTE

La acusación cambió varias veces su versión de cómo Knox, Guede y Sollecito habían matado a Meredith. Se habló de robo y también de un ritual satánico entre otras hipótesis. La acusación argumentó que las heridas presentadas en el cuerpo de Meredith ponían de manifiesto las ganas de dar un escarmiento y la tortura. Varios moratones y unos cuantos mechones de pelos arrancados parecían corroborar esta versión de los hechos. No obstante, las heridas se pueden analizar desde otra perspectiva: aquella que sostiene que Meredith estaba intentando defenderse de un intruso que, cansado de forcejear con ella, la mató de un corte en el cuello.

HABITACIÓN DE LAURA MEZZETTI


13 CUERPO

El cuerpo de Meredith apareció cubierto por una manta, lo que para el fiscal Giuliano Mignini significaba que una mujer había tomado parte en el asesinato. En su opinión, un hombre no habría actuado así. Hay muchas huellas de Rudy Guede en la habitación de Meredith y en todas sus pertenencias, incluyendo el bolso, que estaba sobre la cama. Si Knox y Sollecito hubiesen estado allí también, se hubieran encontrado más huellas de ambos.

BROCHE DEL SUJETADOR

Se encontró ADN de Raffaele Sollecito en el broche del sujetador de Meredith. La acusación declaró que esa prueba demostraba la presencia de Sollecito durante el asesinato. Es cierto que se encontró ADN del joven, pero 47 días después del asesinato. Y para entonces, la escena del crimen era un desastre, La muestra de ADN pudo llegar al broche de muchas maneras.

HUELLAS

Un examen con luminol demostró la existencia de huellas de Knox y Sollecito en el cuarto de Amanda y en el pasillo. Esto sugiere que ambos estuvieron en la casa durante el asesinato. El luminol no solo resalta la sangre, también puede destacar productos químicos que se encuentran en detergentes y demás. La acusación no pudo probar que hubiera ADN de Meredith en estas huellas.

HUELLA DEL BAÑO

La huella de un pie desnudo fue hallada en el suelo del cuarto de baño. La acusación sostuvo que pertenecía a Raffaele Sollecito porque tenía el pie más pequeño que Rudy Guede. Aunque Guede tenía los pies más grandes, los zapatos de ambos encajaban en la forma de la pisada. La cantidad de ADN de Guede encontrada en la estancia sugiere que la huella es suya.

¿EL ARMA HOMICIDA?

Se encontró un cuchillo en casa de Sollecito con ADN de Knox en el mango y de Meredith en la hoja. La acusación lo tenía claro, era el arma homicida. La defensa argumentó que el ADN de Knox se encuentra en el mango porque la joven había cocinado con ese cuchillo en anteriores ocasiones. El ADN de Meredith en la hoja era tan escaso que se podría tratar de una prueba contaminada.

Rudy Guede fue condenado a 30 años pero su sentencia fue reducida a 14. Es el único sospechoso en la cárcel.


14

ACTUALIDAD CRIMINAL

Una mujer aparece muerta en Sant Joan de Alicante y su pareja, en El Campello

U

na mujer apareció muerta en la tarde del sábado 6 de junio en su domicilio de la Rambla de Sant Joan d'Alacant. Posteriormente su pareja también apareció sin vida y con síntomas de suicidio, en un piso que tenían ambos en El Campello. Las fuerzas de seguridad investigan un posible crimen machista, aunque el cuerpo de la mujer no presentaba signos de violencia ni consta denuncia alguna de violencia. La pareja, Paquita y Pascual, convivía desde hacía años en el domicilio de Sant Joan donde se encontró ayer el cuerpo de la mujer. Los fallecidos rondaban los 70 años, no eran matrimonio y tenían varios hijos de anteriores relaciones. Probablemente el hecho de que ninguno de los dos diera señales en los últimos días puso en alerta a la familia y por ello las fuerzas de seguridad entraron al domicilio de la Rambla de Sant Joan. Al parecer, la mujer llevaba varios días sin vida. Los vecinos mostraron su impacto al recibir la noticia y aseguraron que eran habituales las discusiones, aunque jamás se imaginaron un posible crimen de violencia machista.

Según fuentes de la investigación, la Guardia Civil encontró al entrar a la casa una nota escrita por el hombre en la que avisaba a la administradora de fincas que había fundido alguna bombilla del edificio y le comunicaba que se iba unos días a El Campello. Se desconoce por el momento si el escrito lo hizo antes o después de que la mujer perdiera la vida. Los vecinos aseguraron ayer que llevaban un par de días sin ver a la fallecida, pero que con la situación atípica del confinamiento no le dieron más importancia. Además, reconocieron que era habitual que pasaran épocas en la casa de El Campello.

Mueren acuchillados en Úbeda una mujer y sus dos hijos

U

na mujer de 46 años y sus dos hijos de 13 y 17 años han sido al parecer víctimas de un triple asesinato machista perpetrado en la ciudad jiennense de Úbeda. A las 8,20 horas de la mañana del pasado 15 de junio, el servicio de coordinación de emergencias 112 recibió una llamada en la que se le informó de que una persona se había arrojado desde un edificio y de que otras estaban heridas en el interior del mismo. El cuerpo nacional de policía se personó en el lugar y halló en la vía pública el cuerpo sin vida de un varón que se había arrojado desde el cuarto piso de un bloque de viviendas. En el rellano del edificio se encontró a un joven malherido y en el interior del piso a un mujer fallecida con heridas de arma blanca y en una de las habitaciones a un chico menor de edad también fallecido por la misma causa. El herido ha falleció en el hospital.

La Policía Nacional activó el protocolo de violencia machista. No existían antecedentes ni denuncias por maltrato. El fallecido, de 52 años, era el marido de la mujer y el padre de los menores asesinados. La delegada del Gobierno, Catalina Madueño, le calificó de presunto autor del triple crimen y anunció que se procedió el levantamiento de los cadáveres y a la recopilación de la información sobre los asesinatos. Igualmente reclamó que la sociedad en su conjunto se conciencie de que hay que luchar para evitar que estos hechos vuelvan a pasar y pidió a familiares o vecinos que vean comportamientos de violencia machista en su entorno que lo denuncien lo antes posible para que se pueda poner toda la maquinaria de la administración al servicio de la víctima y evitar así terribles asesinatos como el ocurrido.


15 La policía británica identifica a un recluso alemán como sospechoso en el caso Madeleine McCann

L

as policías británica y alemana informaron el miércoles 3 de junio que tienen un nuevo sospechoso en la desaparición en 2007 de la pequeña Madeleine McCann, de tres años, y han solicitado información sobre un ciudadano alemán que actualmente está encarcelado en Alemania por un asunto no relacionado con este caso. El hombre, de 43 años, habría viajado a Portugal en una furgoneta en el periodo en el que se produjo la desaparición, según informa la BBC. McCann, de origen británico, desapareció de su habitación el 3 de mayo de 2007 durante unas vacaciones familiares en Portugal mientras sus padres cenaban con amigos cercanos en el complejo de Praia da Luz. Su destino sigue siendo un misterio a pesar de una búsqueda internacional masiva y una cobertura mediática que provocó avistamientos reportados de todo el mundo. El sospechoso fue condenado en varias ocasiones por crímenes sexuales, incluidos abusos a menores, según la Oficina Federal de la Policía Criminal (BKA). Según comunicó la policía alemana, el hombre vivió en el Algarve portugués entre 1995 y 2007, ocupando durante un tiempo una vivienda situada entre Lagos y Praia da Luz, cerca de donde desapareció Madeleine en 2007, que a la sazón tenía 3 años. La policía británica quiere hablar con cualquier persona que tenga información relevante sobre el hombre, llamado Christian Bruckner , o los movimientos de dos vehículos vinculados a él durante el período alrededor de la desaparición. Ambos coches, una camioneta Volkswagen y un Jaguar, ahora están en posesión de la policía alemana. También pidieron que alguien que estuviera familiarizado con dos números de teléfono portugueses se presentara. Se sabía que uno de los teléfonos era utilizado por el sospechoso, y recibió una llamada telefónica de 30 minutos del segundo número mientras estaba en el área de Praia da Luz la noche de la desaparición, poco antes de que McCann fuera vista por última vez. Pero un agente (que prefiere no dar su nombre) de la Policía Ju-

dicial portuguesa, al frente de las investigaciones durante más de una década con la contribución de diversos inspectores, dejó días después un testimonio no deja lugar a dudas: "Se habla ahora de sorpresa en el caso con la captura de este ciudadano alemán, pero para mí no es ninguna sorpresa… porque este individuo ya fue investigado hace unos cuatro años, pues venía siendo vigilado desde que salió a colación en 2012". "No hay indicios de que Bruckner esté implicado en la desaparición de la niña. Nunca se encontraron razones suficientemente fuertes para poder acusarlo", proclama con rotundidad una de las voces más autorizadas de Portugal sobre este espinoso asunto, convertido en toda una pesadilla internacional aderezada por una gran expectación mediática. Sus contundentes palabras, no obstante, conducen a una evidente incógnita (una más en este laberinto plagado de preguntas sin respuesta): entonces, ¿por qué se difunde ahora lo que se presenta como una nueva pista? Una cuestión que cobra más sentido si tenemos en cuenta que los agentes alemanes y británicos llevan años cooperando con los portugueses. Se da también la circunstancia de que, hace apenas tres años, otro varón germano había aportado información a Scotland Yard sobre Christian Bruckner y se consideró irrelevante. Cada vez hay más convencimiento de que la policía de Berlín persigue un objetivo al divulgar la identidad de este sospechoso: "En esta fase de las investigaciones, creo que lo han hecho porque lo creen necesario para remover el caso y atraer nuevos testimonios". El objetivo no sería otro que poner los puntos sobre las íes en la montaña de enigmas que se acumula sobre la mesa. "Ellos trabajan de manera estrecha con Portugal y ahora han querido dar un giro al asunto. No buscan resolverlo ya, porque eso es muy difícil con tantas aristas, lo que buscan es agitar el panorama", señala. Y, sí, lo han conseguido porque el caso había caído en un olvido relativo y, en consecuencia, apenas fluían últimamente pruebas realmente significativas. La Policía Judicial portuguesa también se ha incorporado a esta nueva fase de las indagaciones e intenta bucear en la comunidad extranjera de Lagos y alrededores, especialmente entre los que residen allí desde hace al menos dos décadas. No solo para tratar de arrojar luz sobre el posible papel de Christian Bruckner (quien moraba por allí con su novia de entonces, una joven de Kosovo), sino para localizar a otras personas que mantengan en su mente recuerdos de aquel fatídico día de mayo de 2007.


16

ACTUALIDAD CRIMINAL

Esclarecen el crimen de una mujer en 2009 que fue tiroteada cuando viajaba con sus hijos en el coche

L

a Policía Nacional ha esclarecido totalmente el crimen de una mujer en Madrid en 2009 que fue tiroteada en el coche que conducía y en el que viajaban sus dos hijos, con la detención en Cáceres de un hombre buscado desde hace 11 años y que es el hijo del primer arrestado meses después del homicidio. Según informa la Jefatura Superior de Policía de Madrid, el hombre se encontraba en paradero desconocido desde que se cometió el crimen el 7 de noviembre de 2009. Fue localizado en la ciudad de Cáceres, donde se refugiaba utilizando una identidad falsa. Se trata de la segunda detención relacionada con el homicidio, pues en 2010 fue arrestado uno de los implicados que se encuentra en prisión por estos hechos y que es padre del segundo detenido. El crimen se cometió en la carretera de Villaverde a Vallecas, donde el vehículo donde viajaba la mujer justo a sus dos hijos fue tiroteado. Al parecer, la fallecida fue asaltada tras salir de un garaje y el principal móvil que se maneja es un posible ajuste de cuentas.

En la investigación los agentes identificaron a los dos presuntos autores de los disparos, procediendo a la detención de uno de ellos en el mes de enero de 2010, que se encuentra en prisión. Respecto al segundo autor, los investigadores comprobaron que después de cometer el crimen abandonó la ciudad y se ocultó para evitar ser localizado. Los investigadores continuaron durante todos estos años. El individuo había permanecido huido utilizando un DNI falsificado y escondido en el domicilio de un familiar. Tras pasar a disposición judicial se decretó su ingreso en prisión.

Detenido un octogenario por robar y matar a una anciana en Madrid

Un joven de 25 años degüella a su padre tras una pelea en su casa

L

a Policía Nacional detuvo a un hombre de 82 años por ser el presunto autor de la muerte por varias puñaladas el año pasado de una vecina de 83 de Fuenlabrada (Madrid) con la que mantenía una relación de amistad ya que ambos coincidían en un bingo de la localidad. El presunto homicida tiene antecedentes de hace varios años por un robo. El cadáver de la víctima, que era viuda y llevaba unos siete años en el bajo del número 6 de la calle de los Ángeles de Fuenlabrada, fue descubierto el 22 de mayo del año pasado por unos vecinos que accedieron a su domicilio ya que no respondía a las llamadas de la asistenta social que la visitaba diariamente. Los agentes del Grupo VI de homicidios y del Grupo de Delitos Violentos de Policía Científica han llevado a cabo la investigación que permitió recoger distintos efectos y vestigios biológicos en el lugar del crimen. Además los investigadores pudieron comprobar que a la víctima le faltaban unos 7.000 euros así como una gran cantidad de joyas. El robo fue la principal hipótesis del crimen y se llevaron a cabo diversas investigaciones sobre varios sospechosos. Todas las pesquisas apuntaron como presunto autor del crimen a otro octogenario, amigo de la víctima, con el que solía coincidir en una sala de bingo de la localidad. El principal sospechoso acudió a ese establecimiento en días posteriores al crimen con grandes cantidades de dinero. En un registro practicado en el domicilio del arrestado los agentes intervinieron dos joyeros que podrían haber pertenecido a la víctima. El detenido ya ha pasado a disposición judicial.

L

a Policía Nacional detuvo a un joven de 25 años por matar a su padre, de 64, tras una discusión entre ambos en el domicilio de la víctima, en la calle de Gaztambide, 8 del barrio de Chamberí en Madrid el pasado 21 de junio. El presunto asesino, de nacionalidad española –la misma que su progenitor– fue ingresado en el Hospital Clínico San Carlos para su evaluación psiquiátrica. Fuentes policiales detallaron que los hechos tuvieron lugar sobre las 22.40 horas, cuando, durante la riña familiar el arrestado se abalanzó sobre su progenitor, al que atacó varias veces con un cuchillo y acabó degollándole con un corte en el cuello. Una vecina dio el aviso al 112 dado que por su ventana vio la pelea entre ambos e informó de que el asesinado había caído al suelo y no se levantaba. A la zona se dirigieron agentes de Policía Nacional y un indicativo del Summa 112. Ya en el domicilio, los sanitarios vieron que el hombre tendido en el suelo tenía diversas heridas incisas por arma blanca, varias de ellas en el cuello. Aún así estaba consciente. Realizaron tareas de reanimación ante su situación de parada cardiaca pero, sin éxito, solo pudieron confirmar el fallecimiento. Uno de los cortes era muy importante y que provocaba abundante sangrado al herido. Respecto al parricida, un hombre joven y corpulento, había bajado las escaleras ensangrentado, en calzoncillos, y había salido a la calle. Instantes después fue interceptado por la Policía a pocos metros del domicilio.


17 La desgarradora carta de la madre de Marta Calvo: «En España sale barato matar y violar»

M

ás de siete meses de angustia sin rastro de su hija. La madre de Marta Calvo, la joven de 25 años desaparecida desde el 7 de noviembre del pasado año en la localidad valenciana de Manuel y sobre la que Jorge Ignacio P., el único arrestado, ha reconocido que descuartizó tras una muerte accidental, ha lamentado que en España "sale barato matar y violar". La madre de la joven se ha pronunciado así en un escrito con el que ha querido agradecer la labor de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y manifestar cómo se siente cuando se cumplen siete meses de la desaparición de su hija. "Soy una madre abatida por el dolor y la desesperación", co-

El ADN confirma que los restos hallados en Arenas pertenecen a Dana Leonte

U

n año después de la desaparición de Dana Leonte, la joven desaparecida en Arenas (Málaga) y presuntamente asesinada y descuartizada por su pareja, el ADN confirma que los restos encontrados en múltiples batidas de la Guardia Civil pertenecen a ella. Los restos óseos cuyo ADN coincide con el de Dana Leonte pertenecen a extremidades o a la columna, pero ninguno permite determinar la causa de la muerte. El pasado otoño, la Guardia Civil encontró restos humanos en las inmediaciones del lugar en el que se buscaba a la joven rumana. Su pareja, Sergio R. G., pertenece en prisión desde que en septiembre apareciera un fémur que, tras los análisis pertinentes, resultó pertenecer a Dana Leonte. Dana, de 31 años, desapareció hace un año en el municipio de Arenas, en el que residía con su novio, que sostuvo que ella se había ido de forma voluntaria, agobiada por las deudas y dejando a cargo de él a la hija de ambos, de entonces siete meses, una versión de la que siempre había recelado la familia de la joven.

mienza diciendo en el escrito, en el que añade que también se siente "frustrada" por no poder hacer más de lo que hace. "Hay una niña con una vida truncada, una madre destrozada, una familia hundida por el dolor, un hermano que nunca más podrá disfrutar de su hermana, y unas leyes que poco ayudan", ha criticado. "Y ya no es que ayuden poco, es que nos tienen totalmente desprotegidos, vendidos, pues a los asesinos, violadores o maltratadores les sale barato en este país matar, violar, vejar o maltratar", opina. La madre de Marta Calvo se dirige a políticos y jueces para preguntarles si sabían que el único arrestado por estos hechos estaba en España con su permiso de residencia caducado, además de condenado por tráfico de drogas. "¿Conocían que se le puso en libertad con fianza hasta la celebración de su próximo juicio? Párense a pensar, si este señor no hubiese disfrutado de esa libertad bajo fianza, o hubiese sido deportado a su país por no estar sus papeles en regla cuando le caducaron, hoy Marta estaría conmigo". Y lamenta que lo tuvo de frente, después de que su hija le mandara la ubicación de la vivienda a la que se dirigía y de no saber de ella en varias horas, y le negó haber estado con ella, e incluso conocerla. Luego se entregó a la Guardia Civil. "A pesar de ello, arrestado y encarcelado, se acoge a su derecho a no declarar, y Marta sigue sin aparecer. ¿Es necesario todo este sufrimiento?", se ha preguntado: "¿De verdad que en este país vamos a seguir perdonando a esta clase de individuos con condenas irrisorias?; ¿Cuando van a cambiar las leyes?; ¿Por ejemplo la del derecho a no declarar?", se ha seguido interrogando en voz alta. A su entender, las leyes están obsoletas y no hacen justicia. "Prisión máxima con o sin cuerpo, obligación de declarar y declarar la verdad o más pena, y menos condescendencia con estos individuos que al final están más protegidos ellos en la cárcel que nosotros y nuestros hijos en la calle", ha apostillado. "A mi hija ya nadie me la va a devolver con vida, lucho por darle su descanso en paz y hacerle justicia como ella merece, pero voy a luchar porque las leyes cambien y en manos de los políticos hay mucha fuerza para que esto se consiga. Creo que ante leyes más duras, asesinos, violadores y delincuentes se lo pensarían un poco más, quizás hasta el punto de no hacerlo".


18

ASESINOS EN SERIE / AILEEN WUORNOS

LA CAZADORA DE HOMBRES S

Aileen Wuornos fotografiada en un momento del juicio.

i hay una película que marcó a la sociedad años atrás fue "Monster" , interpretada magistralmente por Charlize Theron y que narra la vida de la asesina en serie Aileen Carol Wuornos, bautizada por las autoridades como la "Mujer Araña" por su enfermiza aversión a los hombres y su gusto por vestir prendas de cuero negro. Sobre ella pesa la muerte de siete hombres. Se trataba de clientes con los que mantenía relaciones sexuales mientras ejercía la prostitución y a los que mató a tiros después de torturarlos. "Se lo merecía, lo siento por sus familiares, pero lo que hice fue defenderme", detalló sin dar muestras de arrepentimiento en el documental de 1992, "Aileen Wuornos: The Selling of a Serial Killer". Según parece, todo lo hizo en defensa propia y bajo mandato divino. Desde su nacimiento el 29 de febrero de 1956 en

Rochester (Michigan, Estados Unidos), la vida de Aileen Carol Pittman -su verdadero nombre- fue una auténtica pesadilla. Con quince años, su madre, Diane Wuornos, se casa con Leo Arthur Pittman, un presunto pederasta psicópata buscado por la policía. Durante los apenas dos años de matrimonio tienen dos hijos: Aileen y su hermano mayor Keith. Por suerte y poco antes de que la niña naciese, el padre los abandona. Sin embargo, Diane no puede hacerse cargo de los niños y decide dejárselos a sus padres. Los abuelos maternos, Lauri y Britta Wuornos, adoptan a los pequeños en 1960. Pero el soñado hogar que buscaban jamás llegó. Por un lado, tienen que soportar a una abuela alcohólica, violenta y estricta y, por otro, a un abuelo pedófilo que empieza a abusar sexualmente de Aileen. Discusiones, accidentes, peleas y palizas eran un continuo en el seno de una familia donde el cariño era nulo. Uno de aquellos episodios le dejó marcada la cara. Su abuela le había quemado la piel con un líquido inflamable. El único refugio que la pequeña Aileen encontró fueron los brazos de un hombre mucho mayor que ella y del que se quedó embarazada a la edad de quince años. Tras el parto el recién nacido fue entregado en adopción en un hogar de Detroit.


19 Poco tiempo después, los hermanos deciden abandonar la casa de sus abuelos. Aileen emprende una etapa de viajes por todo el país en busca de trabajo. Finalmente, acaba ejerciendo la prostitución y sufriendo los supuestos y frecuentes maltratos por parte de sus clientes. Aquella niña frágil y temerosa que huía de los altercados familiares acaba convirtiéndose en un ser salvaje, con mala conducta y muy violento. Algunos aseguran que fue víctima de su pasado, pero lo cierto es que, en 1974 y bajo el alias de Sandra Ketsch, Aileen fue detenida y encarcelada por conducir bajo los efectos del alcohol y disparar una pistola calibre 22 desde un coche en marcha. Desde ese momento, los arrestos fueron continuos y por motivos de lo más variopintos. En 1976 golpea la cabeza de un camarero con una bola de billar; en 1981 perpetra un robo a mano armada en una tienda de Edgewater (Florida) y la condenan a trece meses de prisión; en mayo de 1984 falsifica cheques e intenta cobrarlos en un banco de Key West. Sus entradas y salidas de la cárcel -por robo de vehículos, resistencia a la autoridad, obstrucción a la justicia, amenazas con arma de fuego, conducción sin carné, etcétera- eran constantes. Pero a finales de 1986 todo cambia para Aileen. Conoce al que sería el amor de su vida en un bar gay de Daytona. La joven Tyria Jolenne Moore se convierte en su amante y comienza así una relación tormentosa.

Imágenes de Aileen cuando era tan solo una niña.

UNA VIDA CRIMINAL El carácter autodestructivo de Aileen encontró su equilibro con Tyria. A pesar de su adicción a las drogas y al alcohol, la pareja emprendió una serie de andanzas delictivas que se fueron multiplicando con el paso del tiempo y siempre bajo nombres falsos. En 1989, la "Mujer Araña" estaba en su máximo apogeo en cuanto a carácter agresivo e irritable. Siempre acompañada de su compañera sentimental y con una pistola en el bolso, recorría moteles y bares de carretera frecuentados por camioneros. Cannonball, el dueño del bar The Last Resort, explicó sobre aquella

Aileen posa junto a su marido.

mujer: "Odiaba a los chicos. Aunque eso era asunto suyo. Tenía la boca terriblemente sucia, pero no le hacíamos caso". Aquella animadversión hacia el sexo masculino alcanzó su punto álgido el 30 de noviembre de ese mismo año cuando un electricista, Richard Mallory, de cincuenta y un años, aficionado al alcohol y a las prostitutas, desapareció. Su coche fue encontrado a la mañana siguiente con todos sus efectos personales, una botella de vodka vacía y varios condones. Unas horas después, unos jóvenes descubrieron su cadáver en los bosques cercanos a Daytona Beach envuelto en una alfombra. Le habían disparado tres veces en el pecho con una pistola calibre 22, la misma que siempre portaba Aileen en sus viajes. Pero sin pistas, no había investigación. El caso fue archivado hasta que un año más tarde, el 1 de junio de 1990, hallaron los restos de otro hombre asesinado de seis disparos. El cuerpo de David Spears apareció en los bosques del condado de Citrus y el arma del homicidio era del mismo calibre. Mientras los forenses efectuaban la identificación, se halló un tercer cadáver con nueve impactos. Era un varón de cuarenta años. Sólo habían transcurrido cinco días desde el segundo crimen. El cuarto asesinato se produjo el 4 de julio cuando Peter Siems, de sesenta y cinco años, desapareció durante un viaje de Florida a Arkansas. Algunos testigos aseguraron que subió a dos mujeres que estaban haciendo autostop, una rubia y otra de pelo castaño oscuro. La primera estaba herida y, cuando hallaron el coche un mes más tarde, lograron obtener sus huellas. Gracias a dichos testimonios se procedió a difundir los retratos robot. Sin embargo, nadie daba con las asesinas. Durante el siguiente año aparecieron seis víctimas más: hombres de mediana edad, tiroteados en el pecho y abandonados cerca de alguna carretera secundaria o camino. En las escenas de todos los crímenes siempre aparecía lo mismo: casquillos de una pistola de calibre 22, preservativos y señales claras de robo. Una nueva toma de declaraciones a los testigos hizo posible mejorar los retratos de esta pareja de asesinas hasta reconocerlas e identificarlas por sus verdaderos


20

ASESINOS EN SERIE / AILEEN WUORNOS

nombres. Las caras de Aileen y Tyria aparecieron en todos los medios de comunicación. Era cuestión de tiempo dar con ellas. Aunque sobre todo ayudó que estuviesen vendiendo varios objetos de valor de las víctimas en casas de empeño de todo el país. Esto provocó que en enero de 1991 la policía diese con las señas de Tyria y la acusase de robar un vehículo. Ante la presión policial, la joven prefirió entregar a su por aquel entonces examante (las continuas peleas derivaron en una fuerte disputa previa que terminó con la relación). Ésta confesó que fue coaccionada por su compañera para robar y matar a varios hombres. Así fue como dieron con el paradero de Aileen Wuornos. Durmiendo dentro de un coche, ebria, en el aparcamiento del famoso "The Last Resort". Tal era el grado de embriaguez de esta asesina que creyó que la estaban deteniendo por un delito cometido cinco años atrás.

Hizo una confesión completa el 16 de enero de ese mismo año. Wuornos declaró que el asesinato de Mallory fue en defensa propia, manteniendo que él la había violado. Fue condenada por sus asesinatos en enero de 1992 con la ayuda del testimonio de Moore. Cuando fue declarada culpable del asesinato de Mallory, Wuornos exclamó a los medios de comunicación: "Fui violada, fui torturada. Tenían el volante, tenían la imagen del volante con los arañazos, estaba roto. Esa es la prueba de que yo estaba atada al volante. No puedo creer que esto haya sucedido". Mientras tanto, Moore ha firmado varios libros y contratos cinematográficos vendiendo su historia. En noviembre de 1992, Michele Gillen, reportero de NBC, descubrió que Mallory había cumplido 10 años por violación en otro estado. El juez se negó a que esto fuera admitido como evidencia en los tribunales, y a Wuornos nunca le fue dado un nuevo juicio.

Sobre estas líneas, Aileen Wuornos poco después de ser detenida.

TENCIONES OCULTAS · INTENCIONES OCULTAS · INTENCIONES OCULTAS · INTENCIONES OCU

SERIE · LOS HOMBRES Y MUJERES EN TORNO A WUORNOS QUE DESDE SU CAPTURA LE DIERON FORMA A SU IMAGEN DE ASESINA EN SERIE · LOS HOM

LAS VÍCTIMAS

Aileen los encuentra en la autopista a lo largo de un año. Son hombres que se topan con esta chica en la carretera, quien en ocasiones los desnuda y les roba, pero siempre los mata. ¿Víctimas inocentes en el lugar equivocado o violadores callejeros que tienen lo que se merecían? Depende de como ella lo cuente...

LA MADRE ADOPTIVA

De baja estatura, morena y cristiana renacida, Arlene Pralle contacta con Aileen (porque se lo dice Jesucristo) después de ver su caso en TV. Intercambian cartas y Arlene adopta a la asesina como hija. Está convencida de que Aileen debe confesar sus pecados y "volver a Jesús" a través de la ejecución.

EL AUTOR DEL DOCUMENTAL

De origen británico, Nick Broomfield es el hombre del documental que intenta vender su película basada en la ética y en la investigación. Pregunta a la condenada a muerte si sabe que Arlene ha pedido más dinero por hablar de la ejecución inminente de su hija, pero ella le quita importancia al asunto.


21 Richard Mallory

13/12/89 Se le encontró vestido y con dos disparos. Fue su primer asesinato, como defensa ante una violación. Versión creíble dado que Mallory era un violador convicto.

LAS VÍCTIMAS

Charles Carskaddon

06/06/90 Trabajador de media jornada en rodeos, su cuerpo fue encontrado desnudo en el bosque. Le dispararon no menos de nueve veces con una pistola de pequeño calibre.

Troy Burress

04/08/90 Este repartidor desapareció el 31 de julio y fue encontrado vestido en un bosque cerca de la carretera estatal 19. Tenía dos heridas de bala.

David Spears

01/06/90 El cuerpo de este obrero de la construcción fue hallado desnudo, solo con una gorra de beisbol, en la autopista 19 de Florida. Recibió seis disparos.

Peter Siems

Walter Antonio

19/11/90 Su cuerpo fue encontrado desnudo, excepto por los calcetines. Había recibido cuatro dispros y su coche fue localizado cinco días después en el condado de Brevard.

El 31 de marzo de 1992, Wuornos invocó nolo contendere (término latino que hace referencia a una situación en la que, en un proceso judicial, la parte demandada no presenta un argumento o explicación que se pueda usar para probar que no es culpable o responsable de algo), por los asesinatos de Dick Humphreys, Troy Burress y David Spears, diciendo que quería "estar bien con Dios". Durante el juicio fue adoptada por Arlene Pralle después de haber tenido un sueño en el Jesucristo le dijo que "cuidara" de Wuornos. Según Pralle, Jesús le dijo que escribiera a Wuornos, y así lo hizo. Lo que Wuornos no sabía era que Pralle estaba pidiendo dinero por las entrevistas, incluso una con Nick Broomfield, quien le pagó 10.000 dólares. Parte del dinero fue para el abogado de Wuornos, Steven Glazer, contratado por Pralle. La apelación de Wuornos ante el Tribunal Supremo fue rechazada en 1996. La relación entre Wuornos y Pralle no duró; Wuornos empezó a sospechar que Pralle sólo estaba ahí por la publicidad y el dinero. Wuornos dijo a Broomfield en una entrevista que Pralle y Glazer incluso le indicaban formas de suicidarse en la cárcel. También le aconsejaron el "nolo contendere" porque Glazer, conocido antes del juicio

04/07/90 El cuerpo de este misionero nunca fue hallado, aunque sí su coche abandonado. Las huellas de Aileen Wuornos estaban en la maneta de la puerta.

Charles Humphreys

12/09/90 La viuda de este expolicía, Shirley, expresó en televisión que quería ver a Aileen en la silla eléctrica. Humphreys fue disparado seis veces.

de Wuornos como "Dr. Legal", era demasiado inexperto para manejar un juicio por asesinato múltiple. En su declaración ante el tribunal, ella dijo "quería confesarte que Richard Mallory me violó violentamente como le he dicho. Pero estos otros no". En junio de 1992 se declaró culpable de la muerte de Charles Carskaddon y en febrero de 1993 hizo lo mismo con Walter Gino Antonio siendo condenada de nuevo a muerte. No se formularon cargos en su contra por el asesinato de Peter Siems, ya que su cuerpo nunca se encontró. En total, recibió seis penas de muerte. Durante su estancia en una prisión de Florida a la espera de la ejecución, Aileen acusó a algunas celadoras de abusos físicos y sexuales y concedió polémicas entrevistas. El 9 de octubre de 2002 se procedió a la inyección letal y sus últimas palabras fueron: "Sólo quiero decir que estoy navegando en el Rock y que voy a volver con Jesús, el 6 de junio, como en la película Indepenence Day, en una enorme nave nodriza y todo eso. Volveré". Después de su ejecución, el cuerpo de Wuornos fue incinerado. Sus cenizas fueron enterradas en su ciudad natal de Rochester.

ULTAS · INTENCIONES OCULTAS · INTENCIONES OCULTAS · INTENCIONES OCULTAS · INTENCI

MBRES Y MUJERES EN TORNO A WUORNOS QUE DESDE SU CAPTURA LE DIERON FORMA A SU IMAGEN DE ASESINA EN SERIE · LOS HOMBRES Y MUJE

EL GOBERNADOR

Según Nick, Jeb Bush, hermano del presidente George Bush, está ya detrás de la silla de ejecución de Aileen como aval para su reelección. Aileen tiene miedo de que las autoridades carcelarias estén tratando de volverla loca para que nadie la crea cuando hable de los policías corruptos que venden su historia a Hollywood.

LA EXNOVIA DE AILEEN

Vivieron juntas en un motel durante años y Aileen afirma que Tyria Moore ("Ty" como la llamaba cariñosamente), la apremiaba para seguir haciendo "trucos" que aseguraran más dinero. La llamada telefónica de Tyria a Aileen fue la confesión que se utilizó para atraparla e incluirla en el acuerdo cinematográfico.

LOS POLICÍAS

Mientras algunos de los mejores policías de EE.UU son acusados por Aileen de espiarla durante años, el jefe del capitán Binegar, el sargento Munster y el mayor Dan Henry, emite una declaración diciendo que han sido hallados culpables de vender al mejor postor su participación en la historia de la asesina.


22

ASESINOS EN SERIE / AILEEN WUORNOS

LAS CONFESIONES DE AILEEN

Una conversación telefónica grabada entre Aileen y su exnovia Tyria es escuchada en el juicio. Planean como actuar. Tyria le dice a Ailen que asuma toda la responsabilidad de los asesinatos. Ella lo hace, se implica y describe a su pareja como una persona inocente. Es una Aileen muy diferente a la esperada, pero este rayo de redención es distorsionado y reutilizado para alimentar una narración diferente, la de la lesbiana canalla que odia a los hombres.

... ngas que hacer te e qu lo az h "Escucha, Escute encarcelen. e qu r ja de a y No vo haré" e confesar, lo qu o g n te si a, ch

La madre recién adoptada de Aileen la convenció de declararse culpable como una puesta en escena de devoción religiosa. La sinceridad de esta nueva fe es cuestionada. El mundo de Wuornos estaba hecho de salvadores y atormentados y, al aceptar este lenguaje de arrepentimiento y sacrificio, puede reinterpretarse a sí misma, no como una pecadora sino como una santa.

dido peri Señor y he pe m n co z pa la o así "He hech nsa terminara fe de to au i m e nsabilidón. Siento qu o toda la respo m u as o r pe , io en el juic lor que han ento todo el do Si s. to ac is m morir dad de oy dispuesta a st E . es on ci ac causado mis . si es necesario

entras todos ust ie m o el ci el que "Estaré en infierno... Yo sé el en en dr pu des se ás que un stedes no son m u y a ad ol vi i fu ria..." montón de esco

Se trata de una confesión directamente a la cámara de Broomfield tras 10 años en el corredor de la muerte, una agresiva provocación para que las autoridades de la prisión firmen su orden de ejecución. Es aún el mostruo de las noticias y titulares de periódicos y actua como se espera de ella.

Nick Broomfield, el autor del documental sobre Aileen, cree que ella esperaba cierta clemencia. Estaba indignada de que le aplicaran tantas sentencias de muerte y se puso tan furiosa como alguien injustamente perjudicado. El estallido llegó cuando acusó de abuso al juez y al jurado. Este hecho se convirtió en una mina de oro para los medios de comunicación y fue mostrado sin cesar para exhibir su carácter volátil y su vulgaridad de clase baja ante lo que ella cree una injusticia.

a mamaldita cámar la en ar tr en "Quiero pera de .. Estoy en es e. m ir e o m is m ar ñana instigan a mat e m lo so y ón mi ejecuci de nuevo"


23

AILEEN WUORNOS

Resumen del caso: Hay veces que la vida te devora, te maltrata y te hace cometer actos tan atroces que termina por marcarte. Tal es el caso de Aileen Wuornos, una mujer que tras ser violada, se convirtió en una de las asesinas en serie más brutales de los Estados Unidos.

LA RABIA JUSTIFICADA DE AILEEN WUORNOS HIZO DEL ASESINATO SU VENGANZA PARTICULAR CONTRA EL TRAUMA DE SU VIOLACIÓN. PRIMER CRIMEN: 13 DE DICIEMBRE DE 1989 NACIÓ EL 29 DE FEBRERO DE 1956

D

espués de su primera sentencia de muerte Wuornos a menudo dijo que quería "que todo acabara". En 2001 anunció que no solicitaría ninguna otra apelación contra su sentencia de muerte. Presentó una petición ante la Corte Suprema de Florida por el derecho a despedir a su abogado y detener todas las apelaciones, diciendo "maté a esos hombres, les robé tan fría como el hielo. Y también lo haría de nuevo. No hay ninguna oportunidad en mantenerme viva o algo así, porque mataría de nuevo. Tengo odio arrastrándose por mi organismo... Estoy tan harta de escuchar esa cosa de "está loca". He sido evaluada tantas veces. Soy competente, cuerda, y estoy tratando de decir la verdad. Soy alguien que odia en serio la vida humana y mataría de nuevo..." El gobernador de Florida, Jeb Bush, encargó a tres psiquiatras entrevistar a Wuornos durante 15 minutos. Los tres la juzgaron apta mentalmente para ser ejecutada. La prueba de la competencia requiere que el psiquiatra esté convencido de que el condenado entiende tanto que él o ella va a morir, como también los crímenes por los que él o ella será

VÍCTIMAS: 7

FINAL: EJECUTADA EL 9 DE OCTUBRE DE 2002 ejecutado. Más tarde Wuornos acusó a la supervisora de cárcel de abusar de ella. La acusó de manchar su comida, escupir sobre ella, servirle patatas cocidas en suciedad y llevarle alimentos con orina. También alegó escuchar conversaciones sobre "tratar de presionarme tanto que terminaría suicidándome antes de la ejecución" y "deseando violarme antes de la ejecución". También se quejó de los registros cuando estaba desnuda (strip search), siendo esposada tan fuerte que su muñeca estaba amoratada cada vez que dejaba su celda. Y de las frecuentes revisiones por parte de matronas, la baja presión de agua, el moho en su colchón... Wuornos amenazó con boicotear las duchas y bandejas de comida cuando determinados oficiales estaban de guardia. Su abogado declaró que "la Sra. Wuornos realmente sólo quiere tener un tratamiento adecuado, un trato humano hasta el día en que sea ejecutada". Durante las etapas finales del proceso de apelación dio una serie de entrevistas a Broomfield. En su última entrevista, poco antes de su

ejecución, la entrevistada afirmó que su mente estaba siendo controlada por "la presión sónica" para hacerla parecer loca y que sería sacada por ángeles en una nave espacial.​ Cuando Broomfield trató de que hablara de su anterior afirmación de haber matado a sus víctimas en defensa propia, Wuornos se enfureció, maldijo a Broomfield, y terminó la entrevista. Más tarde, Broomfield se reunió con Dawn Botkins, una amiga de la infancia de Wuornos, quien le dijo, "Ella lo lamenta, Nick. Lo hizo por los medios de comunicación, y luego por sus abogados. Ella sabía que si decía mucho más, podría haber una gran diferencia en su ejecución el día de mañana, por lo que decidió no hacerlo". El contenido de la última comida de Wuornos es incierta. Algunas fuentes afirman que rechazó la tradicional última comida, que podría haber sido cualquier cosa que pidiera por debajo de los 20 dólares, y en su lugar se le dio una taza de café.​ Sin embargo, el documental de Broomfield dijo que recibió una última comida de KFC pollo frito y patatas fritas.


24

CRÍMENES SIN RESOLVER / SHEILA BARRERO

UN DISPARO SIN

DUEÑO

E

l fin de semana del 24 y el 25 de enero de 2004 un intenso frío, húmedo, calaba hasta los huesos en el valle de Laciana, una comarca minera ahora en dificultades por la crisis en el sector. Villablino, el pueblo más importante de la zona, no era una excepción. Sheila Barrero, de 22 años, no había nacido allí, sino en Degaña (Asturias), situada a tan sólo unos kilómetros de Villablino, pero trabajaba en un pub de ese pueblo leonés, lo que la hacía ser muy conocida. La joven era la menor de cuatro hermanos. La "nena", como la llamaba cariñosamente su madre, se había diplomado en Turismo y trabajaba en una agencia de viajes en Gijón de lunes a viernes. El atractivo de un dinero extra la llevó a poner copas los sábados por la noche en ese conocido pub de Villablino. Era, por tanto, una joven normal, de su tiempo, no muy alta pero sí atractiva. El viernes 23 Sheila viajó desde Gijón a su casa de Degaña a bordo de su Peugeot 206. Esa misma noche trabajó en el pub. Al día siguiente, su padre la acompañó a un taller de Villablino para que realizaran una revisión al turismo. Luego, padre e hija regresaron a su casa. Sheila, pues, se había quedado sin coche para ir a trabajar. Por eso quedó con unos amigos para que la fueran a buscar a su casa a las diez y media de la noche. Así lo hicieron, y al llegar a Villablino, junto a un grupo de amigos y amigas, se dirigieron a un local a comer una hamburguesa. A medianoche ella se fue al pub, mientras el resto del grupo seguía la ronda. Pasadas las tres de la mañana se produjo un hecho anecdótico pero clave en el posterior desarrollo de los hechos. El hijo del dueño del taller llegó al local con su novia y al ver a Sheila le dijo que ya tenía arreglado el coche, que estaba estacionado fuera y además le dio las llaves. La joven, lógicamente, se lo agradeció porque ya no tenía que molestar a nadie para volver a su casa.

La joven Sheila Barrero. Su vida le fue arrebatada a los 22 años de edad.

Sobre las cuatro de la madrugada, los amigos de Sheila llegaron al pub donde ésta trabajaba y allí permanecieron hasta las siete de la mañana. Luego, para rematar la velada, se fueron a tomar otra copa, aunque ella sólo consumió coca-cola. El cansancio hacía ya mella y dijo que se volvía a casa. Dos de sus amigos se ofrecieron a llevarla en coche hasta donde ella tenía aparcado el suyo. Luego, los dos vehículos, uno detrás de otro, fueron hasta Caboalles de Abajo, donde por fin se separaron. Ellos enfilaron hacia el alto de Leitariegos; ella se dirigió hacia el puerto de La Collada. En ese momento, los chicos se dieron cuenta de que uno de los faros del Peugeot 206 de Sheila no funcionaba, así que se lo advirtieron y le pidieron además que les llamara al llegar a su casa para quedarse tranquilos. El alto de La Collada está a menos de diez minutos del cruce de Caboalles, sobre todo para una chica como Sheila a la que le gustaba pisar el acelerador. Además, conocía la carretera palmo a palmo, por lo que la llovizna y la escasa visibilidad -esa mañana no fue plena hasta las nueve menos veinticinco- tampoco le suponían una dificultad especial. Pero pasaban las horas y la joven no llegaba a su casa. El padre, en principio, no se preocupó porque pensó que se habría quedado a dormir en Villablino, con su hermano, ya que aún creía que no tenía coche. Cuando su madre le llamó para preguntar por Sheila, éste respondió que no estaba allí. La mujer, inquieta, telefoneó a su hija. No hubo respuesta. Ese día, como todos los domingos, la familia se juntaba a comer en Degaña. El hermano de Sheila, su cuñada y su sobrina pasaron por La Collada a las doce y media y él se percató de que un coche similar al de la joven estaba aparcado junto a una zona recreativa. Extrañado, dejó a su familia con sus padres y regresó al puerto para comprobar si era el turismo de su hermana y si ella estaba allí, quizá indispuesta. Poco después, al acercarse, vio que en efecto Sheila estaba dentro del coche, aparentemente bien sentada. Al abrir la puerta la movió y se dio cuenta de que su hermana estaba muerta… Salió corriendo a la carretera y paró el primer vehículo que pasó, que conducía un minero. Segundos después llamaron al 112. La Guardia Civil de Villablino recibió el aviso a la una y veinte de la tarde. La reconstrucción de lo sucedido que hizo la Guardia Civil concluyó que el asesino adelantó con su coche a la joven y frenó delante de ella, a mitad del trayecto entre Villablino y Degaña. Sheila lo tenía que conocer,


25

LAS CLAVES DEL CASO

EL CRIMEN

LA INVESTIGACIÓN

Sheila Barrero murió en la mañana del 25 de enero de 2004, en el alto de La Collada. Se dirigía a su casa en Degaña tras haber estado trabajando en un pub de Villablino esa madrugada. Su asesino le disparó un solo tiro en la nuca con una pistola del calibre 6,5 tras adelantarla y obligarla a detener el coche. El cadáver fue encontrado en el estacionamiento del área recreativa por el hermano de la víctima unas horas después.

La Guardia civil encontró un casquillo y una misteriosa bufanda en el interior del coche. Seis meses después detuvieron a Borja Vidal, un joven de 19 años que había salido brevemente con la víctima. Un informe determinó que había disparado un arma de cartuchería metálica. Incluso se encontraron coincidencias entre una chaqueta suya y una fibra hallada en la bufanda que había en el coche. El juez y el fiscal entendieron que eran pruebas insuficientes.

porque no intentó una maniobra de evasión, perfectamente posible dado que el ancho de la carretera lo permite. Luego, el desconocido bajó del turismo, y ella abrió la ventanilla. Entró en el coche, se sentó en los asientos de atrás y le disparó a bocajarro en la nuca con un arma de calibre muy pequeño. La bala, de 6,35 milímetros, le salió por la frente a la altura de la ceja. El asesino desplazó el cuerpo de Sheila al asiento del copiloto, se situó en el lugar del conductor y trasladó el vehículo hacia un lugar menos visible, unos 50 metros dentro del área de servicio. Una vez allí, colocó de nuevo el cadáver de Sheila en el lugar del conductor, con las plantas de los pies perfectamente asentadas sobre el suelo, con las manos cruzadas una encima de la otra y sobre su regazo, y con la vestimenta perfectamente alineada. Finalmente huyó en su vehículo. Nadie

A la izquierda, lugar donde se encontró el vehículo y la misteriosa bufanda.

lo vio. La falta de visibilidad, el mal tiempo y lo temprano de la hora de un día festivo fueron los mejores aliados del asesino. Tampoco había huellas significativas en el coche. No le habían robado nada. Lo único llamativo era una bufanda negra con un escudo bordado que, aunque la investigación concluyó que era de la joven, nadie de su entorno la reconoció como suya. Desde el primer día, la Policía Judicial de la Guardia Civil de Villablino y la Comandancia de Asturias se volcaron en el caso, al que luego se incorporó también la Unidad Central Operativa (UCO) del Instituto Armado. Lo primero que se hizo fue interrogar a todos los amigos de Sheila, a prácticamente todos los jóvenes de Villablino. La principal hipótesis de trabajo era entonces, y aún lo es hoy, la venganza. Luego se amplió el círculo a su entorno laboral y al familiar. Más tarde a


26

CRÍMENES SIN RESOLVER / SHEILA BARRERO

las personas que trabajaban cerca de la Collada o pasaban habitualmente por allí, ya fueran mineros, empleados de mantenimiento de carreteras, conductores profesionales… En total, más de 600 entrevistas. Incluso se analizaron todas las comunicaciones realizadas ese día en la zona. Fruto de esta investigación se convocó a diez varones para que se sometieran a una prueba para buscar residuos de disparos en sus manos y ropas. Entre ellos estaba Borja Vidal. El joven, de 19 años entonces, había mantenido con Sheila una relación calificada en el auto como "rollo de fin de semana" entre octubre y noviembre de 2003. Fue Borja, según declararon varias personas, quien puso fin a la relación y, aunque mantuvieron contacto telefónico hasta el 17 de diciembre de 2003 -un mes antes del asesinato-, en el escrito judicial se subraya que las llamadas y los SMS posteriores a la ruptura partieron siempre de Sheila "sin obtener respuesta de Borja, a excepción de un SMS que éste le envió el 8 de diciembre". Por otra parte, en la mañana del crimen, dos cazadores que se dirigían a una batida desde Villablino hacia la vertiente asturiana de Cerredo se encontraron con un coche estacionado en el medio de la carretera. El vehículo se encontraba a unos 30 metros de donde después aparecería el cuerpo sin vida de Sheila. Exactamente estaba a la altura del tercer palo de la curva más cerrada del Alto de Cerredo. Los dos hombres tuvieron que hacer una peligrosa maniobra para sorterar el vehículo parado en la calza-

da. Disminuyeron la velocidad bruscamente y lo pasaron por la izquierda en el estrecho margen de carretera que les dejaba el coche estacionado. Estos dos testigos nunca dijeron nada. Ni avisaron a la Guardia Civil para que retirara el vehículo ante la evidente temeridad que suponía ni mucho menos lo comentaron con nadie. Varios meses después, la Guardia Civil identificó a ambos cazadores y los llamó a declarar en calidad de testigos. Sus versiones son, en algunos detalles, muy confusas. Uno de ellos vio un coche blanco y el segundo lo vio oscuro. A pesar de reducir la velocidad y de pasar al ras del vehículo parado sostienen que no vieron absolutamente nada, y mucho menos algo que les hiciese sospechar de tan trágico final para la joven. El examen de los restos de pólvora se realizó 33 horas después del crimen. A juicio de los expertos, lo óptimo habría sido hacerlo en las primeras tres o cuatro horas tras el disparo.Se hallaron partículas compatibles con residuos de disparos en tres de los seis hombres analizados. Entre ellos, Borja, quien adujo que había estado cazando nueve días antes del asesinato. Se examinaron con especial ahínco dos partículas halladas en la mano derecha de Borja, cuya composición, a juicio de los peritos consultados durante la instrucción, coincidía con las detectadas en el casquillo de bala hallado en el coche y no eran habituales en armas de caza. Tras declarar, el titular del Juzgado de Instrucción de la localidad asturiana de Cangas del Narcea, dejó en libertad provisional al joven. Toda una contradicción,

Los padres de Sheila junto al monumento dedicado a la joven en el lugar donde se encontró el cadáver.


27 LA BUFANDA

ya que la prueba de la pólvora descartaba por completo que los restos encontrados en el joven correspondieran a una escopeta, "porque un disparo de escopeta dejaría los restos de pólvora en partes de la cara o los hombros, y a este chico se le localizaron en los dedos índice y pulgar, como se refleja en el sumario". Así mismo, se confirmó que los componentes químicos son diferentes a los de un arma de caza, y que además se corresponden con los del casquillo que fue localizado en el interior del vehículo de la joven. De igual manera, la investigación insistió en descartar que el joven hubiera estado acompañado por sus familiares durante todo ese fin de semana, tal y como habían testificado en reiteradas ocasiones sus propios allegados y se creía en que el chico durmió solo en casa esa noche, lo que por parte de la Guardia Civil se consideraría una prueba más a favor de las investigaciones realizadas. Por otra parte, José Luis Vega, el abogado de la familia del joven insistía en resaltar en una rueda de prensa celebrada en Villablino la inocencia de Borja Vidal, agradeciendo el apoyo de vecinos y allegados durante todo el proceso, y recriminando la actitud de determinados medios de comunicación. En septiembre de 2007, Borja Vidal tuvo que volver a declarar ante el juez instructor del caso en Cangas de Narcea, a petición de la acusación particular, quien solicitó un nuevo interrogatorio a raíz de los resultados de las pruebas realizadas en la bufanda hallada en el coche de la víctima. Tras hacerlo, quedó de nuevo en libertad al no existir pruebas concluyentes que lo acusasen directamente. Un mes después, El Juzgado de Primera Instancia decretó el sobreseimiento provisional de la causa contra Borja Vidal por el asesinato de Sheila Barrero, al entender que ninguna de las pruebas presentadas en el proceso de instrucción relacionan al joven con el caso. El auto judicial desgranaba en ocho folios varias de las causas que motivaron la decisión final del juez. El primero de ellos sería directamente la ausencia de un móvil claro, al entender que pese a haber mantenido una breve relación en el pasado, en el momento de los hechos no existía ningún tipo de vinculación entre ellos, ni siquiera una enemistad que pudiera ser proba-

Una hermana de Sheila durante uno de los actos realizados para que el caso no se olvide.

En 2007, los análisis realizados por laboratorios científicos de la Guardia Civil determinaron que una fibra de la bufanda encontrada en el coche de Sheila se correspondía con una cazadora del único imputado en el caso hasta el momento, el joven leonés Borja Vidal. La prenda formaba parte fundamental de la investigación policial. Todo apunta a que pertenece al asesino. Los familiares y amigos de Sheila habían venido reclamando ayuda ciudadana para descifrar la procedencia del escudo heráldico de dicha bufanda, en el que aparece una flor, un libro y una cabra colgada por un arnés. En la parte inferior del dibujo se lee la inscripción: «Artes y honor». El escudo podría pertenecer a una universidad, un municipio, un equipo de rugby o incluso una marca comercial. Los familiares de la joven nunca dudaron en afirmar que la bufanda podría tener la respuesta al horrible crimen, después de que los resultados de las pruebas del ADN encontrado en el lugar del crimen no aportasen datos concluyentes sobre la identidad del asesino de Sheila. Los códigos genéticos no se correspondían con ninguna de las diez personas del entorno de la joven que fueron investigadas. Un año después, en 2008, el abogado de Borja, el leonés Pedro González Álvarez, aseguró que este perfil genético había sido introducido en la Base de Datos de ADN de Interés Criminal, sin que se encontraran correspondencias con alguna persona o lugar. Al menos, eso es lo que señaló el informe que el departamento de biología del servicio de criminalística de la Guardia Civil presentó ante el Juzgado de instrucción de Cangas del Narcea. En la bufanda también se encontraron restos orgánicos de la propia Sheila Barrero, motivo por el que el juez considera que la prenda era en realidad propiedad de la joven o había sido utilizada alguna vez por ella. Sin embargo, ninguna de las personas que trataban a Sheila identificaron la prenda.

Imagen de la bufanda que la familia cree clave para resolver el crimen.


28

CRÍMENES SIN RESOLVER / SHEILA BARRERO da. El juez descartó la existencia de motivos sexuales en el crimen y consideró que la razón del homicidio "es una incógnita". Señaló además que las pruebas aportadas no permitían elaborar un relato riguroso de los hechos. La ausencia de testigos impidieron vincular igualmente a Borja con el crimen. De hecho, el joven pudo constatar durante el proceso de instrucción que el día de los hechos disputó dos partidos de fútbol en la provincia de León, tras los cuales cenó en casa de sus abuelos y fue finalmente a casa de sus padres a dormir. La defensa señaló en todo momento que el acusado no salió en todo el día del entorno de Villablino. Tampoco las pruebas físicas presentadas por los investigadores pudieron probar ninguna relación del hasta entonces imputado con el caso. El análisis de la bufanda demostraron la existencia de ADN de un varón, que sin embargo no es Borja. Fuentes próximas al caso señalaron que en el coche se encontraron muestras de cuatro o cinco perfiles genéticos anónimos. En la misma bufanda se encontró una fibra que pertenecía presuntamente a una chaqueta de la víctima. La defensa alegó que el joven sí había estado con anterioridad en el coche de Sheila y pudo caérsele entonces. En cualquier caso, el estudio de la chaqueta referida rechazó que en la misma existieran restos de partículas que necesariamente deberían haber quedado impregnadas en el tejido al efectuar un disparo a tan corta distancia y en el interior del vehículo. Meses después, la Audiencia Provincial desestimó el recurso de apelación que la familia de Sheila presentó contra la decisión del Juzgado de declarar el sobreseimiento provisional de las diligencias abiertas a raíz de la muerte de la joven. Tras ese estancamiento de la investigación, Julia Fernández, la madre de Sheila, decidió acampar frente a los juzgados de Oviedo en 2009 para pedir la reapertura del procedimiento, manteniendo su protesta durante 18 días. Mientras tanto, unas 150 personas entre amigos y familiares se concentraban delante del Ayuntamiento de Degaña en homenaje a la joven para pedir que se reabriera el caso y se esclarecieran los hechos.

Julia Fernández, la madre de Sheila, en un momento de la acampada que realizó como protesta ante los juzgados de Oviedo.

La madre y los hermanos de Sheila posan con su retrato en una fotografía antigua.

La Guardia Civil logró reabrir el procedimiento en 2018 alegando que los avances de las tecnologías forenses podrían aportar nuevas pruebas, siempre señalando a Borja Vidal como el presunto autor del crimen. En 2019, los químicos que trabajaban en la investigación consiguieron aislar una partícula de una de las muestras de la mano derecha de Borja. Esta coincidía de forma completa, con la muestra del casquillo que se encontraba en el lugar del crimen. Delia Losa, la Delegada del Gobierno en Asturias, señaló que el documento presentado por la Guardia Civil ya estaba en el juzgado de Cangas del Narcea, además de ser muy concluyente. La Delegada del Gobierno advirtió que, con independencia del avance del proceso en este caso concreto, "quien comete un delito debe tener claro que la Guardia Civil y la Policía Nacional nunca abandonan una investigación. Pueden pasar meses o años, pero los crímenes se acaban resolviendo". Pero en febrero de este mismo año, un nuevo revés sacudía a la familia de la joven. La justicia archivaba por segunda vez el caso al considerar que seguía sin haber indicios para acusar a Borja del crimen. Borja, el sospechoso número uno, siguió viviendo en el pueblo. Estuvo trabajando en distintos empleos, entre ellos uno de electromecánica. También en una empresa de electricidad. Ahora tiene su propio negocio como electricista. Todavía vive en Villablino, donde apareció el cuerpo sin vida de la joven. El crimen de Sheila sigue sumido en la lista de crímenes sin resolver. La joven tendría hoy 38 años. Pero su familia no se rinde, Sheila no se ha perdido en el olvido. Nunca lo hará, en realidad. De ello se ocupa su familia que, sumida en el dolor y en el pesar, recuerda cada día a su ser más querido.

Querido lector: lo que usted acaba de leer es la historia de un caso no resuelto. Si ha sido testigo, si sabe algo, cualquier dato que pueda aportar, por insignificante que le parezca, puede ser crucial para dar una solución a este crimen sin resolver.


29 DEGAÑA, EL PUEBLO MALDITO El teléfono quiebra el silencio que reina en casa de los Barrero. Y también el sosiego que se ha apoderado de Degaña, una parroquia asturiana en la que poco más de un centenar de vecinos convive al pie de las montañas. Los periodistas volvieron a ubicarlos en el mapa. ¿El motivo? La consecución de una tragedia inexplicable, el brutal asesinato de tres miembros de la familia de Silvia Brugos a manos de un ex marido resentido, reabrió una vieja herida que, en realidad, nunca cicatrizó. La familia Brugos tiene fe en la Justicia. Los Barrero no, pero siguen luchando. La familia Brugos puede señalar a su asesino. Los Barrero no, aunque creen conocerlo. Ambos hogares, a los que une una buena amistad, están ahora también hermanados por el dolor. El 25 de enero de 2004, una bala separó a Elías Barrero y Julia Fernández de su hija Sheila, de 22 años. Siete años después, un triple homicidio. Sólo hay que subir unas escaleras desde el hogar de los Barrero para presentarse en la puerta de los Brugos. "Esto acabó de matar al pueblo", dice Elías. "Era un pueblo alegre, tranquilo, ahora todo se desencaja. Sales y no ves a nadie. La gente va mirando el suelo. Antes, salí a la huerta y me pasé a otro camino para no cruzarme con nadie", confiesa. Eran las 20:00 horas de un lunes cuando Elías notó revuelo. Pasó la cinta de seguridad. "Algo le pasó a la chica de los Brugos", le dijo un guardia. "Vino un loco y hay dos o tres muertos", añadió. José Manuel Álvarez, de 42 años, se había presentado unas

Imagen del asesino José Manuel Álvarez. Fue condenado a 89 años de prisión en 2014.

dos horas antes. Destrozó el coche de la familia, incluso pinchó sus ruedas. Armado con un machete, se llevó por delante a Manuel Ángel Brugos, de 61 años, Roberto Brugos, de 33, y Jorge Marqués, de 38. Eran, respectivamente, el padre, el hermano y el novio de Silvia Brugos, concejala electa del PSOE en Degaña, y que se encontraba en trámites de divorcio de José Manuel tras dos años de separación. Ella era el objetivo, pero sobrevivió al ataque. Al igual que su madre, Isabel Rodríguez. Los niños estuvieron presentes. "¡Papá, pero qué haces!", gritaron. Su padre les había dejado horas antes en el lugar del crimen. Habían pasado con él el fin de semana. "Este desgraciado vino y nos acuchilló a todos". Éso fue lo que dijo Silvia cuando llamó a Vicky, secretaria general del PSOE en Degaña, sobre las 5:45. Y es que Silvia, elegida concejala en las pasadas elecciones municipales, es la sustituta de Vicky. Ésta dejaba el cargo y se lo propuso. Antes de aquella noche, Silvia había soportado mucha presión. Una vez, José Manuel los siguió en coche a ella y a su novio y les pinchó las ruedas. La concejala no quería salir sola de casa. La llamaba, la insultaba, y ella tragaba. Aguantó por sus hijos. "No te lo puedes ni creer", dice Elías. Pocos días antes, estuvo tomando una cerveza con Manuel Ángel. Habían sido compañeros en la mina de Cerredo. Compartían el mismo relevo y el cuarto de aseo. De hecho, "algunos hermanos suyos era como si fueran míos". Y también fue compañero del asesino. "Le tuve de vigilante durante 13 años. Hablando con un profesor suyo, me dijo: 'Nunca me gustó el carácter de ese rapaz'. Ya de pequeño era muy duro, muy seco, caía muy mal. Yo era su superior, y si le pedías algo, te miraba como diciendo: '¿quién eres tú?'". Hay que tener en cuenta que, salvo los comerciantes, la mayoría de habitantes del concejo han pasado por la mina. "¿Los mineros? Sé que tienen muy mala fama. Pero entre nosotros hay solidaridad. Se dice que, cuando uno se prejubila, se dedica a beber, a golfear. Pero cuando tienes un compañero minero, lo tienes mientras vivas". Esa etapa, la de la prejubilación, era la que le tocaba ahora a José Manuel, merced a un ERE. Económicamente no le iba a ir mal. "Un prejubilado gana más que trabajando. Iba a cobrar unos 3.000 euros al mes", calcula Elías. La mina era más dura cuando él era joven. La vida de los Brugos y los Barrero gira en torno a la Justicia. Así lo cree Isabel, madre de Silvia y superviviente del ataque: "La policía es la que tiene que resolver, y el juzgado, el que tiene que hablar. Es la justicia la que tiene que poner fin a esto", comenta al otro lado del teléfono. "Las heridas no duelen, duele todo lo demás" alcanza a añadir.


30

EL ARCHIVO DEL CRIMEN / EL DENTISTA ASESINO

UN CRIMEN SENSACIONAL

U

n crimen misterioso saltó a las páginas de los periódicos el viernes 15 de julio de 1910. La "Bella Elmore", una cupletista que había desaparecido repentinamente en febrero, había sido hallada muerta en el sótano de su casa en Londres, donde vivía con su marido, un dentista norteamericano llamado Harvey Hawley Crippen. "La Policía le busca, porque recaen sobre él graves sospechas", decía la primera de las más de 60 notas que se publicaron sobre el caso del doctor asesino. Crippen había llegado a Londres cinco años atrás y en poco tiempo había logrado reunir a una numerosa clientela en la clínica dental que abrió en Oxford Street, según se dijo entonces. En abril había hecho correr la noticia de que su mujer se había escapado a América con un conde extranjero y pasado un tiempo, ante las insistentes preguntas de sus amistades, afirmó que había fallecido en San Francisco (California). Al poco, instaló en su casa a su mecanógrafa, una joven inglesa llamada Ethel Le Neve, aunque él la presentó como francesa y como su nueva esposa. Sus vecinos y los amigos de la "Bella Elmore", que ya dudaban de él, sospecharon aún más, al observar que Le Neve

Imagen de Harvey Hawley Crippen, el dentista asesino.

lucía joyas de la anterior esposa, y sus peores temores se confirmaron cuando desde San Francisco llegaron noticias de que allí no se había registrado ninguna defunción de ninguna mujer que coincidiera con las características de la "Bella Elmore". El 9 de julio, el dentista Crippen desapareció con miss Le Neve y ocho días después la Policía encontró el cuerpo mutilado de la infeliz artista en el sótano del 39 de la calle de Hilldrop Crescent. Había sido envenenada y su cadáver descuartizado. "El cuerpo de la víctima, horriblemente mutilado, es más bien un amasijo de arcilla y cal, en el que de cuando en cuando aparece una piltrafa de carne o un diente", describían los periódicos. Una joven que había estado al servicio de Crippen, Valentina Lecoq, contó posteriormente que ella había bajado muchas veces al sótano donde se descubrió el cadáver y nunca advirtió nada extraño. Incluso un día bajó Crippen con ella para ayudarla a partir leña y en todo momento se mostró de buen humor. Valentina contó que el 8 de julio se presentaron en la casa dos detectives que solicitaron hablar con el doctor, pero al hallarse ausente, conversaron con miss Le Neve. Cuan-


31

do se marcharon, la mujer subió a acostarse diciendo que se sentía enferma y al día siguiente Valentina observó que había llorado mucho. Crippen se mostraba, sin embargo, impasible. Al día siguiente, ambos se ausentaron sin decir nada. A las siete y media de la tarde, Valentina recibió una carta de la señora. "No se alarme usted -le decíaVamos al teatro y no volveremos a casa hasta muy tarde". Nunca volvieron. Comenzó entonces una intensa búsqueda del dentista asesino en la que se involucraron voluntarios de toda índole y lugar. En Nueva York, cuatro señoras que conocían a Crippen y a su amante acordaron vengar la muerte de la "Bella Elmore" vigilando minuciosamente a todos los pasajeros que llegaban a la ciudad desde Europa. En la prensa se difundieron varios retratos de Crippen, tanto con bigote y barba, como afeitado, con o sin gafas, y también de la señorita Le Neve, así como autógrafos de ambos por si alguien los podía identificar. La Policía de Londres ofrecía una recompensa de 250 libras esterlinas (unas 6.750 pesetas de entonces) a quien descubriera el paradero de la pareja y lograra su captura. Se llegó a considerar la hipótesis de que el dentista norteamericano había pasado una noche en la localidad francesa de Vernet-les Bains y que desde allí "el sujeto en cuestión se trasladó a Villefrance, en donde tomó un billete para Cerbere, se cree que con el propósito de internarse en España", informaban los periódicos.

Se decía que se había hecho pasar por un tal Henry Brabant y que al ver un gendarme en Villefrance, "se inmutó de tal modo, que huyó y se marchó sin pagar". La noticia de que Crippen se hubiera refugiado aquí despertó gran interés. Scotland Yard envió una comunicación a la Jefatura Superior de Policía, como al resto de los países europeos, junto con imágenes de la pareja que se repartieron por todas las comisarías y que la prensa se encargó de difundir sin demora. "Mucha gente, al olor de las libras esterlinas ofrecidas por la Policía inglesa al que capture al dentista Crippen, asesino de la bella Elmore, se echó a buscarle por esas calles de Dios. Hoy publicamos el retrato del criminal fugitivo. Están divertidos todos los que tengan ojos saltones, usen lentes y se dejen el bigote", advertía la prensa de la época. Las supuestas pistas del paradero de Crippen se multiplicaban. Unos decían haberle visto en Canadá, otros que en Perpignán, otros apuntaban a que Le Neve se había suicidado en Bourges... El rastro más fiable llegó el 29 de julio desde el vapor Montrose. El capitán del barco comunicó a Scotland Yard que la pareja se hallaba a bordo por medio de un radiograma (o "marconigrama", como se llamaba entonces a los mensajes de la telegrafía sin hilos). Crippen se había afeitado el bigote y se había dejado crecer la barba. Decía ser el reverendo Robinson y viajaba con un acompañante del que no se separaba nunca, al que hacía pasar por su hijo al que llevaba a California por motivos de salud.

La fallida cantante de ópera Cora Crippen trabajó en los Music Halls como Belle Elmore.


32

EL ARCHIVO DEL CRIMEN / EL DENTISTA ASESINO El capitán Kendall sospechó de ellos al poco de zarpar desde Amberes, por el apasionado apretón de manos que el supuesto hijo le había dado a su padre en el puente. A Le Neve le sentaba bastante mal el traje de hombre y en el bolsillo de Crippen se advertía continuamente el bulto de un revólver. Además, en la nariz del doctor se observaba todavía la huella de haber usado gafas habitualmente y tardaba en responder cuando se le llamaba por el nombre de Robinson, como si olvidara su falsa identidad. Sin medio alguno de comunicación a bordo del barco, los sospechosos desconocían que su identidad había sido descubierta y el mundo entero conocía su paradero. Tampoco los pasajeros del Montrose sabían que viajaban con el presunto asesino y su amiga. Solo el capitán y algunos miembros de la tripulación estaban al tanto y vigilaban sus pasos. Mientras el barco navegaba lentamente siguiendo las órdenes recibidas, en Canadá se preparó el operativo para la captura de Crippen. El inspector Dew embarcaría en Father-Point junto con otros policías, haciéndose pasar por pasajeros particulares que se dirigían a Québec y una vez en el barco, tras darse a conocer al capitán, tratarían de confirmar si se trataba del dentista buscado. "Si Mr Robinson es en realidad el dentista Crippen, puede todo el mundo estar seguro de que el criminal entrará en Québec con sólidas esposas en las manos", aseguró el jefe de Policía a un corresponsal del Daily Telegraph. "El dentista estaba paseando sobre cubierta con el médico de la embarcación cuando vio tres personajes que no había visto durante la travesía. Sobre esto llamó la atención del médico, quien se desentendió de la pregunta. Los tres desconocidos personajes eran el detective Dew y dos oficiales de Policía. Dew se dirigió a Crippen y le dijo: 'Usted es la persona que busco'. El dentista se entregó sin protestar. Asimismo, la Policía notificó a miss Le Neve su detención, recibiendo esta la noticia con gran abatimiento". Eran las 6 de la tarde del 31 de julio. Crippen no estaba armado en ese momento y, según afirmó después, llevaba dos días convencido de que le capturarían al llegar a Canadá porque había oído el repiqueteo de los "marconigramas" y había advertido que le vigilaban. Los detenidos declararon ante un juez de Québec que no habían participado en el asesinato de la "Bella Elmore". Esa sería su línea de defensa desde entonces. La impresión general, incluso de la Policía, era que Le Neve no mentía. Había creído sinceramente en Crippen, quien a partir de entonces adoptó una actitud de afectada resignación. La pareja fue extraditada al Reino Unido a bordo del Megantic y juzgada en Londres, con gran expectación. A Crippen se le acusó de haber asesinado a su mujer, la "Bella Elmore", y a Ethel de haber sido cómplice del crimen. Mientras, en Londres, la captura de Crippen ocupaba las portadas de las ediciones especiales de los domi-

cales. Es quizá la primera vez que estas publicaciones lanzan una edición especial. Y esta edición especial no contiene más que estas dos palabras: "Crippen arrested", pero estas dos palabras resumen la historia de un crimen, de una atrocidad sin ejemplo, y contienen uno de los más profundos misterios de los anales de la criminalidad de los tiempos modernos. El periodista Albans Harmer se preguntaba hasta qué punto Crippen hubiera conseguido que su crimen quedase impune con la científica mutilación de su infortunada víctima si no hubiera sido por el empeño y la perseverancia de los amigos de la cantante. Y cómo la misma ciencia que había facilitado el crimen, también había servido para esclarecerlo. Durante el juicio se conoció que aunque Crippen siempre se mostró bueno y dulce con su extravagante esposa, llevaba tres años manteniendo relaciones con la joven Le Neve en secreto y tenía grandes apuros de dinero. "La muerte de ésta podía significar para él el recoger su dinero y sus alhajas", esgrimió la acusación. Los análisis confirmaron que la víctima había sido envenenada con hioscianina, que el dentista había adquirido unos días antes del crimen y que se le administró por vía oral. Según el doctor que examinó sus restos, la muerte debió de producirse dos horas después, tras padecer inconsciencia, parálisis completa y delirio furioso. Durante el proceso no faltaron incidentes, como cuando un jurado se puso enfermo y al preguntar el presidente de la sala si había algún doctor en la sala que pudiera atenderle, alguien gritó: "¡Crippen!", provo-

El caso fue seguido por periódicos de todo el mundo.


33 cando sonoras carcajadas. O cuando los ujieres invitaron a marcharse a una elegantísima dama que jugueteaba con una primorosa bombonera que resultó ser una cámara fotográfica. Le Neve fue finalmente absuelta y Crippen condenado a muerte. "Juzgamos al reo culpable del crimen de envenenamiento", dijo el juez antes de preguntarle al dentista si tenía algo que alegar en su defensa. "Soy inocente...", respondió Crippen tembloroso antes de que le pusieran el gorro negro de los sentenciados a la pena capital. "Horrible, espeluznante, su crimen, pero los que opinamos que la muerte es de Dios, y a Él solo cabe darla, salimos hondamente impresionados", escribió un periodista: "Dios tenga misericordia de su alma y permita que algún día los pueblos que se llaman civilizados substituyan con la cadena perpetua la pena de vida". Antes de ser ejecutado, Crippen escribió unas memorias en las que relató su vida, su primer matrimonio en Nueva York con Charlotte Bell, su boda fatal con la "Bella Elmore" y su encuentro con Le Neve. Nada contaba sobre el crimen. El relato saltaba a la fuga y su posterior detención. Su ejecución se vio aplazada ante falsas noticias de que la "Bella Elmore" había sido vista en Chicago o en Canadá, pero fue finalmente ahorcado en la prisión de Pentonville el 23 de noviembre de 1910. Antes de morir, se despidió con una carta en la que declaraba su amor por Ethel Le Neve e insistía: "Mi condena es un error judicial, debido principalmente al ruido sensacional que se hizo sobre mi fuga y mi detención". También Le Neve redactó unas memorias en las que describía su fuga de Inglaterra, pasando por Bruselas, y afirmaba: "Le he considerado y le considero todavía como un hombre excepcionalmente dulce y afectuoso. No he dejado un momento de pensar en él y creí morir cuando oí el terrible veredicto".

Crippen y Ethel Le Neve en su lectura de cargos

La policía registra la casa Crippen en Hilldrop Crescent

¿Culpable o inocente? El escritor Luis de Castresana volvía a escribir en 1971 sobre este caso, que "se convirtió en el prototipo literario de esos maridos escurridizos, calmosos, que con tanta frecuencia se nos sirven en la novela y en la cinematografía británica como asesinos. Ya saben ustedes: el cottage solitario, con la chimenea encendida, mientras fuera la niebla se pega a las ventanas; la esposa enamorada, un poco bobalicona, no muy bella, con una pequeña fortuna personal, que firma un seguro de vida a favor de su marido y fallece poco después... o es encontrada al cabo del tiempo enterrada en el jardín de la casa..." "Resulta chocante comprobar cómo abunda este tipo de marido asesino -aparentemente inofensivo, cachazudo y buena persona- en los argumentos policiales británicos", añadía el autor de "El otro árbol de Guernica". El doctor Crippen había resucitado a la actualidad por aquel entonces, en forma de libro y de película, suscitando de nuevo aquel viejo interrogante: ¿se cometió un tremendo error judicial, como afirmó el ajusticiado antes de morir?


34

ALERTA DESAPARECIDOS / SARA MORALES

UNA CITA EN EL CENTRO COMERCIAL

S

ara Morales Hernández, de catorce años de edad, vivía en Las Palmas de Gran Canaria con sus padres Sebastián Morales, que trabajaba de camarero en un restaurante, y María de las Nieves Hernández Castellano. Había nacido el 24 de Enero de 1992 y tenía cuatro hermanos: Patricia, de doce años; Pedro y Andrea, de diez y Alba, de ocho. El domingo 30 de julio de 2006, Sara desapareció sobre las cuatro y media de la tarde, cuando se dirigía desde su casa de la calle Ingeniero Ramírez Doreste, en Escaleritas, al Centro Comercial La Ballena, en la Carretera del Norte 112. Un recorrido de alrededor de kilómetro y medio, unos veinte minutos a pie. Había quedado con Johnny, un amigo del colegio. Sara se retrasaba. Su amigo Johnny la llamaba al móvil, pero ella no contestaba. Y siguió llamando hasta que saltó el buzón de voz. Sara nunca llegó a la cita. A las cinco y media, Johnny llamó a casa de Sara para contarles lo que pasaba. Nunca había desaparecido de casa antes y, si se retrasaba, llamaba para avisar. Como en tantos otros casos similares, la niña no llevaba dinero ni documentación. Sólo las llaves de casa.

Imagen de Sara Morales. Fue una de las dos fotografías que la familia eligió para los carteles de búsqueda.

Llevaba puesta una falda vaquera corta, una camiseta de tirantes amarilla, bambas plateadas y sus gafas, porque no veía nada sin ellas. La casa de Josefa Castellano, la abuela de la niña, se convirtió en una especie de cuartel general. Familiares, amigos y vecinos pasaban diariamente por allí para preguntar y recoger más carteles para pegar por todos los sitios y lugares posibles. El teléfono no estaba más de cinco minutos sin sonar. "Dicen que la han visto por la iglesia de Tamaraceite". Esta frase moviliza a uno de los tíos de Sara que, al momento, cogió las llaves del coche para dirigirse al lugar. Lupe Hernández, una de las tías de Sara, regresaba a casa desde Vegueta, donde alguien advirtió que la había visto. "Nada", decía desanimada. A la media hora escasa volvió a salir sin comer, esta vez de camino a la calle Murga. Otra llamada advertía de que la niña andaba por allí. "Por favor, que nadie llame si no está seguro. Y si la ven, que intenten seguirla, retenerla, hasta que nosotros lleguemos", pedía un familiar. Sebastián Morales, el padre de la joven, completamente destrozado, no tenía tiempo más que para pensar en su hija. No comía ni dormía y lo único que tomaba eran cafés. Se temía lo peor. Pensó en desplazarse a Lanzarote, para pedir una entrevista con José Luis Rodríguez Zapatero, el entonces presidente del Gobierno. Nieves, la madre, algo más entera, era la que mantenía algo la cordura en la familia, pidiéndole a su marido que no la dejara sola. Recuerda perfectamente ese fatídico día: "Fue un día normal y corriente, un día de verano que ella iba a ver a un niño que le gustaba, un niño de su misma edad. Me dijo 'mamá yo vengo a las siete' y ya han pasado más de 1.000 días, ya me parecía mucho un día sin ella, imagínate mil, es que cuando lo pienso me parece imposible que yo esté aquí sin mi hija. Se siente una impotencia sin poder hacer nada, he intentado muchas cosas, he hecho todo lo que yo he podido y he creído que estaba bien y no sé qué es lo que me falta por hacer". A la semana de desaparición de la niña, unas 200 personas acudieron al parque del canódromo, en Schamann, para pedir que apareciera. Nieves, su madre, iba abrazada a un cartel, sufriendo por su hija. El padre, Sebastián, ni siquiera pudo acudir. La convocatoria se había realizado para silenciar las falsas noticias de que Sara había aparecido muerta y violada. Los asistentes gritaban "Vuelve, Sara, vuelve, te queremos...", para ovacionar después a la familia. "Sara no está muerta, está viva, que la traigan...". El comisario jefe de la Brigada de Policía Judicial de Las Palmas, Ignacio Bádenas, aseguró que las líneas


35 de investigación partían del supuesto de la desaparición involuntaria de la niña. Se formó un grupo mixto de unas veinte personas de Canarias y diez de Madrid, con la colaboración de la sección de homicidios y desaparecidos de Madrid y una brigada de investigación de delitos tecnológicos, ya que Sara solía acudir a un cibercafé y tenía varios contactos en internet vía chat, detectándose más de trescientos correos electrónicos. Le encantaba comunicarse con su móvil y con el messenger. Las líneas de investigación no condujeron a ningún resultado. Se rastrearon minuciosamente barrancos y descampados, pozos y galerías, sin éxito. En enero de 2008, la policía investigó a Marcos J. Rodríguez Cabrera, de treinta y siete años, como posible sospechoso en el caso de la desaparición de Sara. Este individuo era un vecino de Las Palmas, que fue juzgado en 2009 por dos intentos de secuestro (el de la niña Sandra Domínguez -en La Garita- y el de una mujer de veinticinco años), coacciones a una adolescente de dieciséis y tenencia ilícita de armas. Fue condenado a seis años de cárcel por las dos detenciones ilegales, pero el Tribunal Supremo reconsideró su caso y le rebajó la pena en dos años de cárcel. Lo que era particularmente alarmante es que este sujeto tenía un crematorio de animales en una nave industrial del polígono de Salinetas, en el que, en caso de ser culpable, habría podido eliminar cualquier evidencia. Se analizó el contenido de la instalación, pero sólo se encontraron restos de animales y, por lo tanto, esta línea de investigación fue abandonada.

Entrada del centro comercial donde Sara se citó con un amigo el 30 de julio de 2006. Una cita a la que nunca acudió.

En octubre de ese mismo año fue detenido Miguel Ángel M. R., conocido como "el violador del furgón blanco", detenido el 11 de octubre de 2008 en la zona de Lomo Chinche de Las Palmas de Gran Canaria, con una larga lista de agresiones sexuales a sus espaldas. Miguel Ángel, de 47 años, estaba casado y tenía hijos y nietos. Fue acusado de 22 delitos: cuatro de agresión sexual, cuatro de detención ilegal, uno de tentativa de homicidio, cuatro de coacciones, cuatro de amenazas, cuatro contra la integridad moral y uno de robo. Se pensaba que podía ser culpable de más de cien casos de agresiones sexuales. Aunque había sido reconocido por una veintena de mujeres como su violador, nunca se declaró culpable. En enero de 2009, Miguel Ángel apareció ahorcado con una sábana en un baño de la cárcel. Su abogado, Cristóbal Díaz, declaró que de haberse quitado la vida, Miguel Ángel lo hubiera hecho en su celda, y no en las duchas durante las horas de patio. Un mes antes de su muerte, escribió una carta dirigida a la madre de Sara, aclarándole que no tenía nada que ver con la desaparición de su hija. El jueves 11 de marzo de 2010, tras la recepción de una llamada anónima por parte de la familia, agentes de la Policía Judicial y zapadores del Ejército de Tierra procedieron a la búsqueda del cuerpo de Sara en un solar de La Paterna, situado a unos doscientos metros del Centro Comercial La Ballena, el sitio al que se dirigía la joven el día que desapareció. No se encontró nada.


36

ALERTA DESAPARECIDOS / SARA MORALES

Nieves Hernández, la madre de la joven señaló que tanto ella como la Policía piensan que "alguien sabe algo" de lo que le ocurrió a su hija: "Tanto la Policía como nosotros siempre hemos pensado que alguien sabe algo y está calladito y bueno esas personas que, por lo menos, descansen su conciencia mandando una carta, una llamada anónima, cualquier cosa que nos valga para despejar este gran misterio que dura ya tantos años". Asimismo, afirmó continuar con esperanzas porque si las pierde, dijo, "es como si abandonara" a su hija. De todos modos, apuntó que durante estos años ha tenido altibajos aunque "no sé de donde saca una las fuerzas" para seguir buscándola. "Creo que ella tiene ese derecho de que la encuentre, por lo menos saber qué fue lo que le pasó". El 22 de marzo de 2010, la prensa informaba que agentes del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional habían encontrado restos de huesos en un pozo de Jinámar. Y que efectivos del Grupo de Operaciones de la Policía Nacional se habían introducido en el interior del pozo, de unos 30 metros de profundidad, para extraerlos, habiéndose tomado fotografías

previas con una cámara de rayos X. Un forense del Instituto de Medicina Legal, después de examinarlas, dijo que podían ser restos humanos de una persona joven. La policía acordonó el caserón abandonado en cuyo interior estaba el pozo, junto a la carretera GC-100. Sin embargo, días después se abandonó la búsqueda, al no encontrarse más que algunos restos y algún hueso de menor tamaño de lo esperado, que corresponderían a pequeños animales. El segundo jefe de la Jefatura de la Policía en Canarias, Luis Guillermo Carrión, afirmó que "desde la desaparición de Sara Morales se han establecido y culminado una serie de líneas de investigación a lo largo de estos años. No hemos parado a través de distintos indicios y declaraciones de personas". El misterio de la desaparición de Sara Morales es un puzzle que mantiene en vilo desde hace años a los agentes que investigan el suceso. Tanto es así que la Jefatura Superior de Policía en Canarias ha creado una unidad, el G.E.S. (Grupo Especial Sara), que desde las primeras horas de aquel 30 de julio de 2006 hasta la actualidad ha trabajado en 70 líneas distintas de investigación, tomado declaración a más de 600 personas e

La familia de Sara Morales, con varios carteles de la joven desaparecida en 2006.


37 indagado pistas incluso en Amsterdam, donde una pareja de turistas canarios creyó ver hace un tiempo a Sara con un señor de mediana edad, cenando en un restaurante. Parecía cierto, como otras tantas informaciones que han llegado en los últimos meses, pero resultó ser tan falsa como la estafadora que acudió a casa de los padres de Sara, con dos quesos de regalo, asegurando que había hablado con la niña en Tenerife. Este complejo y cruel rompecabezas se trata de ordenar en dos o tres despachos de la Supercomisaría, en Las Palmas de Gran Canaria, donde ordenadores, decenas de cajas, cientos de carpetas y muchos mapas dan fe de que, a día de hoy, Sara Morales sigue siendo una prioridad para los agentes. Allí, Sara sigue estando viva. Los investigadores reconocen abiertamente que "Sara es el caso que nos quita el sueño", y admiten, además, que "ha habido momentos de la investigación en que hemos estado seguros de estar muy cerca de conseguir resultados. Al final se trataba de una sospecha incorrecta, la línea de investigación se agotaba o el sospechoso no se encontraba en la Isla en aquellos días, por citar sólo algunas conclusiones. Recuerdo cómo uno de los días de mayor emoción cuando nos avisaron desde un centro de menores sobre una chica, muy parecida físicamente a Sara, que había llegado en estado de shock, no articulaba palabra y sin DNI. Pensábamos todos que era ella y al final nada". En la pantalla del ordenador muestran la foto de aquella presunta Sara, que tantas alegrías habría dado si se hubiera tratado de la verdadera. Otra jornada complicada de digerir, recuerdan ellos, fue cuando corrió como la pólvora que la niña estaba en la playa de Las Canteras. "Piensas '¡cómo va estar en la playa de Las Canteras!' Pero, de repente, llegamos y vemos que la chica era parecidísima… Nos sorprendió hasta a nosotros y también nos lo creímos". Al final, tampoco era la niña guapita, de sonrisa amable y dos trabas en el pelo que ha pasado a formar parte del día a día de todos los canarios, en especial de los habitantes de Gran Canaria,

Nieves, la madre de Sara, con un cartel de la búsqueda de su hija.

Sara Morales en la segunda fotografía elegida para su búsqueda.

presente siempre desde los carteles que inundan la isla. Unos carteles que han perdido ya el color. Han pasado 14 años y no existe ni una pista que aporte algo de fiabilidad al caso. La familia sigue hundida en un dolor irreparable. El grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Las Palmas continúa con la investigación: "A Sara Morales no se la va a dejar de buscar nunca. Ni porque tenga 18 ó porque tenga 28. Se trata de una desaparición, de una menor en el momento que se produjo y, posiblemente, sea también uno de los casos más complejos de los que se han investigado en esta comisaría, donde hubo un momento dado en que prácticamente todos los agentes estaban vinculados al caso. Precisamente por eso, no se va a abandonar jamás, hasta que sepamos dónde está la niña y pillemos a quien tengamos que detener. Ésa sí que es la realidad del caso Sara Morales: no pararemos". 14 largos y dolorosos años para una familia que cada día llora la ausencia de la joven. Hoy Sara sería toda una mujer de 28 años. Su madre Nieves recuerda que, convencida de que su hija aparecería más temprano que tarde, dormía en un sofá cerca de la puerta de entrada a la vivienda para "abrir si llegaba la niña". Así lo hizo durante mucho tiempo. Una noche entre sueños "vio" llegar a su hija con tal claridad que se levantó y la acostó: "Mañana hablamos", le dijo amorosa. Ese despertar, el dolor de verte sacudido por la realidad más terrible, comprobar que todo fue un sueño, debe de ser los momentos más duros de toda una vida. Ha transcurrido más de una década de uno de los casos que emocionó y emociona a un Archipiélago que aún sigue esperando una respuesta: "Estaremos en casa contigo y sin ti a la vez; pensando que donde estés, está nuestro corazón; viéndote a nuestro alrededor, aunque sea solo en foto y tu cara haya detenido el tiempo con tus 14 años de entonces, nombrándote como cada día y esperándote como siempre. Te quiero, mi hija". Menos de ocho meses después de la desaparición de Sara, el 10 de marzo de 2007, lo haría Yeremi Vargas Suárez, de Vecindario, una localidad situada al sur de Las Palmas de Gran Canaria -donde vivía Sara-, unida a la capital por la autovía GC-1.


38

ALERTA DESAPARECIDOS / CASOS ACTIVOS

SARA MORALES

• Fecha: 30 de julio de 2006 • Lugar: Las Palmas - Islas Canarias • Edad 14 años • Vestía falda vaquera, camiseta detirantes amarillas y bambas plateadas. Lleva gafas plateadas con montura metálica. • Si tienes alguna pista sobre Sara, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

NEREA AÑEL VÁZQUEZ

• Fecha: 20 de enero de 2020 • Lugar: Ourense (Galicia) • Edad 26 años • Mide 1'70 de estatura complexión delgada Pelo castaño, ojos verdes y tatuajes en ambos brazos • Si tienes alguna pista sobre Nerea, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

AZUCENA FERREDUELA SALAZAR

• Fecha: 07 de junio de 2020 • Lugar: Algemesí (Valencia) • Edad: 25 años • Mide 1.60 de estatura y pesa 80 kg. Tiene el pelo castaño y ojos azules. Vestía pantalón de deporte corto y camiseta color claro. Llevaba una bolsa con ropa. • Si tienes alguna pista sobre Azucena, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

DAVID CABRERA FERNÁNDEZ

• Fecha: 20 de enero de 2020 • Lugar: Fornalutx (Baleares) • Edad: 34 años • Mide 1.75 de estatura, pesa 65 kg. Tiene el pelo corto castaño y ojos marrones. Vestía escarpines negros, traje de neopreno verde. • Si tienes alguna pista sobre David, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

ANA MONTORO VALLE

• Fecha: 31 de enero de 2020 • Lugar: Barcelona • Edad: 40 años • Mide 1.55 de estatura y pesa 60 kg. Tiene el pelo rubio y largo y ojos castaños • Si tienes alguna pista sobre Ana, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

AMOS ALBERTO QUIJADA RAMIREZ

• Fecha: 03 de enero de 2020 • Lugar: Tenerife (Islas Canarias) • Edad: 57 años • Mide 1.70 de estatura, complexión delgada. Tiene el pelo castaño con canas. Se desconoce vestimenta. Última vez visto por las proximidades del Hospital de la Candelari. NECESITA MEDICACIÓN • Si tienes alguna pista sobre Amos Alberto, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.


39

GIONELA PAULINA NIETO ÁVILA

• Fecha: 03 de diciembre de 2019 • Lugar: Madrid • Edad 16 años • Mide 1.60 de estatura y pesa 55 kg. Tiene el pelo negro y ojos marrones Complexión delgada. • Si tienes alguna pista sobre Gionela, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

JORGE ALAMILLO MALAVE

• Fecha: 24 de mayo de 2020 • Lugar: Beas (Huelva) • Edad 41 años • Mide 1.85 de estatura y pesa 85 kg. Tiene el pelo castaño y ojos marrones Vestía pantalón corto negro, camiseta blanca con un dibujo de una montaña en el pecho y zapatillas de deporte. • Si tienes alguna pista sobre Jorge, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

SAMUEL BENJAMÍN DE VRIES

• Fecha: 26 de noviembre de 2018 • Lugar: Calviá (Baleares) • Edad: 5 años • Mide 1.30 de estatura y pesa 15 kg. Ojos azules, pelo rubio largo y ondulado. Vestía bermudas tipo chándal, camiseta gris con un Mickey Mouse color verde pistacho y sandalias color azul • Si tienes alguna pista sobre Samuel, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

DIEGO VARGAS ALGABA

• Fecha: 07 de junio de 2020 • Lugar: Algemesí (Valencia) • Edad: 30 años • Mide 1.80 de estatura y pesa 75 kg. Tiene el pelo castaño y ojos marrones. • Si tienes alguna pista sobre Diego, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

BRUNO MILESSI VENTURO

• Fecha: 21 de noviembre de 2015 • Lugar: Ibiza (Baleares) • Edad: 3 años • Secuestro Parental. • Pelo castaño oscuro. • Si tienes alguna pista sobre Bruno, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

FRANCISCO JOSÉ AGÜERA CLAVIJO

• Fecha: 28 de abril de 2020 • Lugar: Coín (Málaga) • Edad: 59 años • Mide 1.85 de estatura y pesa 70 kg. Tiene el pelo negro y largo, ojos azules y complexión delgada. • Si tienes alguna pista sobre Francisco José, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.


40

SALA DE LECTURA ASESINOS MÚLTIPLES Autor: Vicente Garrido Editorial: Ariel Los asesinos múltiples actúan creyendo firmemente que hacen lo correcto: "Debéis morir todos", gritó Anders Breivik mientras masacraba a 69 jóvenes en una isla noruega en el verano de 2011; "se lo merecen", escribió Elliot Rodger en el manifiesto que había redactado antes de acuchillar y tirotear a varias personas cerca de la Universidad de California en Santa Bárbara, en 2014. Con un estilo claro y ameno, Vicente Garrido, se aproxima en esta obra a la psicología y el modus operandi que caracterizan a los asesinos múltiples, criminales con perfiles muy diversos, que gozan además de una enorme repercusión en los medios de comunicación y las series televisivas más populares.

OLOR A MUERTE EN PIOZ Autor: Beatriz Osa Editorial: SinFicción ¿De dónde procedía ese hedor? ¿A qué se debía el silencio sepulcral que rodeaba el 594 de la calle Sauces, en Pioz? El 17 de septiembre del 2016, la Guardia Civil descubrió cuatro cadáveres de una familia metidos en seis bolsas de basura. ¿La obra de un sicario? ¿Una venganza? Nada encajaba. Así arrancó la investigación de uno de los crímenes más brutales de nuestra historia del que, aún hoy, el asesino no ha querido dar todos los detalles. Patrick Nogueira tenía diecinueve años cuando descuartizó a sus tíos, Marcos y Janaína, y asesinó a sus primos, David y Carolina, de uno y tres años. Hoy cumple prisión permanente revisable y sigue guardando secretos.

EL CRIMEN DE LOS GALINDOS Autor: Juan Mateo Fernández de Córdova Editorial: Sociedad Actual En un caluroso 22 de julio de 1975 en el Cortijo de Los Galindos, situado en Paradas, un pueblo de la campiña sevillana se cometió un terrible crimen en el que murieron cinco personas. Aquello supuso una verdadera conmoción para la España de la época. A pesar de decenas de años de investigación, el crimen jamás fue resuelto, dando pábulo a novelas, películas y a teorías disparatadas, donde casi siempre se acusaba a uno de los asesinados. Debido a la desastrosa investigación, hace ya más de 20 años que los crímenes prescribieron. Juan Mateo Fernández de Córdova, autor de este libro, es el hijo de los, ya fallecidos, marqueses de Grañina, propietarios del cortijo.

EL ASESINO DE ALCASSER Autor: Teresa Ortiz y Javier Cosnava Editorial: Independiente Antonio Anglés ha sido finalmente detenido. Gloria Goldar es una periodista de investigación ligada a asociaciones de víctimas que se oponen a la excarcelación de Anglés. De forma inesperada, recibe una extraña oferta del abogado del preso: Un contrato en el que se compromete a no pedir el tercer grado, a permanecer encerrado los cuatro años que le quedan y morir en prisión, ya que está gravemente enfermo. ¿Qué pide a cambio? Que Gloria investigue el caso de nuevo. Ella fue compañera de colegio de las tres niñas y es la única que puede descubrir la verdad, pues Antonio afirma que las violó pero no las mató.


41 ¡QUE NADIE TOQUE NADA! Autor: Blas Ruiz Grau Editorial: Oberon El mundo de la ficción se ha encargado de vendernos una imagen que quizá dista demasiado de lo real cuando hablamos de la investigación de un crimen. Series de televisión que muestran a criminalistas trajeados en un escenario no ayudan a que esa veracidad se muestre. ¿Te has preguntado alguna vez cuánto tarda un análisis de ADN? ¿De huellas? ¿Es necesario que investiguen a oscuras? ¿El cloroformo actúa en una víctima como se nos muestra? Así, como estos, hay infinitos mitos que Blas Ruiz, con un toque irónico trata de desmontar. Adéntrate en la realidad policial con el fruto de una rigurosa investigación de más de dos años y verás cómo la realidad, muchas veces, supera a la ficción.

LO QUE CUENTAN LOS MUERTOS Autor: Luis Frontela Editorial: Marban Luis Frontela Carreras, médico forense y Catedrático de Medicina Legal, ha intervenido en numerosos asuntos judiciales con ribetes de escándalo y sin esclarecer hasta pasar por sus manos. Casos como la reapertura de la investigación del crimen de los Galindos, el asesinato de las niñas de Alcásser o el brutal crimen de Sandra Palo son algunos de ellos. Lo que cuentan los muertos recrea casos reales en los que el autor actuó como forense. Los casos se van desgranando y lo que en principio se presenta como incuestionable en un sentido, concluye de forma sorprendente en sentido contrario.

CASOS POLICIALES REALES Autor: Santiago Fierro Escalante Editorial: Imagen Este libro basado en hechos reales contiene varios casos experimentados por la fuerza policial de varios países. Por ejemplo, ¿Qué fue lo que de verdad sucedió con uno de los comisarios acusados de participar en el secuestro del ahora presidente argentino Mauricio Macri? ¿Por qué al sobrino del narcotraficante Pablo Escobar Gaviria no lo dejaron entrar y tampoco radicarse en Argentina?

7 CRÍMENES CASI PERFECTOS Autor: Varios Editorial: DeBolsillo ¿Cómo actúan los criminales? ¿Qué piensan y qué les mueve? ¿Cómo logra la policía atraparles? Estas preguntas son fundamentales tanto para escribir una novela negra, como para seguir las series policíacas o para enfrentarse al periódico cada mañana. Para darles respuesta, Rafa Reig reunió a un extraordinario equipo de expertos que han centrado su atención en siete crímenes recientes que conmovieron a la sociedad española. Cada caso se abre con la narración de los hechos, prosigue con un análisis criminológico de la investigación, del perfil del criminal y de los errores que cometió, y concluye con la sentencia, es decir, los hechos probados y las consecuencias legales.


42

ESTUDIO DE LA CRIMINOLOGÍA

HISTORIA DE LA CRIMINOLOGÍA (I) La Criminología se define como disciplina científica a mediados del siglo XIX, pero antes de esa etapa se realizaron una serie de estudios, lo que se conoce con el nombre de etapa Pre-Científica. Pensamiento Utópico: Su representante principal es Tomas Moro, (siglos XV y XVI) y de él cabe destacar su teoría de la criminalidad. Para este autor el crimen es consecuencia de una pluralidad de factores como son la guerra, la falta de cultura y el ambiente social, señalando como factor determinante de la criminalidad, los factores socio-económicos. Filosofía Política de la Ilustración: Destaca en esta tendencia, Beccaria, autor del libro “Del delito y de las penas”, a través del cual criticó la irracionalidad de las leyes penales. Beccaria plantea reformar las leyes penales, desde la óptica de que la función del castigo no era la de intimidar, sino la de facilitar la convivencia, y justificaba la pena como medida de prevención de la comisión de delitos. También defendía el principio de legalidad en todas las leyes. Ilustración del Siglo XVIII: En esta etapa se destaca la figura de Montesquieu. En su obra “El espíritu de las Leyes”, defiende la división de poderes y la abolición de las penas desmedidas. Mantiene que las leyes tienen un doble objetivo, evitar el crimen y proteger al individuo. Voltaire, es partidario de restringir el arbitrio judicial, defensor por lo tanto del principio de legalidad, contrario a la pena de muerte, la pena de confiscación y la tortura. Rousseau, cuya obra principal fue “El contrato social”, mantiene que el hombre es bueno pornaturaleza y es la sociedad la que lo pervierte. Escuela Clásica: Esta corriente, se agrupo en un importante número de autores, que aunque no se cono-

En la imagen, Frances Glessner, "la madre de la ciencia forense y de la criminología". Revolucionó la criminalística fundando el departamento de medicina forense de Harvard, el primero en EEUU.

cían llegaron a compartir las mismas ideas. Howard, juez de un condado de Inglaterra y especialista en asuntos penitenciarios, se dedicó a recorrer las prisiones de su país, y escribió la obra “Estado de las prisiones en Inglaterra y Gales”. Este autor, descubrió que para que las cárceles funcionasen, debían de cumplirse las siguientes medidas: separar en los establecimientos penitenciarios a los reos por sexo y edad, procurar la existencia de trabajo para los reclusos y que debía existir una higiene y alimentación adecuadas. Bentham, discípulo de Howard, ideó un nuevo diseño para la arquitectura carcelaria, basado en su criterio de que los establecimientos penitenciarios debían ser circulares, con una torre de vigilancia en el centro. Bentham formuló una teoría sobre la pena, de la cual entendía que “Debe servir para intimidar y así evitar la comisión de delitos y también debe servir para que los delitos que se cometan sean menos graves”. También criticó y denunció la brutalidad de las penas impuestas en su época. Ciencias que intentan explicar las conductas delictivas: Fisionomía: Esta ciencia tiene por objeto el estudio de la apariencia externa del sujeto; Frenología: Esta disciplina mantiene que la causa del crimen son las malformaciones cerebrales; Psiquiatría: El médico francés Philippe Pinel fue considerado el padre de la psiquiatría, y fue el primero que comienza a distinguir entre delincuentes y enfermos mentales; Antropología: La aplicación de esta ciencia en el intento de explicar la conducta delicitva, termina por sostener que el delincuente pertenece a una subespecie humana inferior; Factores Climáticos: Llegó a la conclusión de que en invierno se cometen mayormente delitos contra el patrimonio, en verano se cometen delitos contra las personas, y en primavera se cometen delitos de carácter sexual; Sexo: Sostuvo que hay mucha más delincuencia masculina que femenina; Edad: Entendía que el hombre empieza más pronto que la mujer a cometer conductas delictivas, ya que concluyó que el hombre comienza a los 12 años y la mujer a los 16.


43


44

Profile for RevistaCriminalia

Criminalia - Número 2 - Julio 2020  

Advertisement
Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded