__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

1


2


3

CartadelDirector

Diseño de portada Antonio Blanco Nº 1 JUNIO 2020 Director Antonio Blanco Herranz contenidos@revistacriminalia.es Redes Sociales

@RCriminalia @revistacriminalia revista criminalia CRIMINALIA no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores. La opinión de esta publicación se refleja exclusivamente en la Carta del Director y en las informaciones firmadas por la propia revista. CRIMINOLOGÍA es una publicación gratuita online de caracter mensual que tiene por objeto la divulgación de contenido relacionado con la criminología sin ningún tipo de ánimo de lucro. La publicación de CRIMINALIA conlleva algúnos contenidos que pueden herir la sensibilidad del lector. Asímismo, nuestra vocación de servicio público, nos obliga a recordar al lector que si han sido testigos o tienen alguna información con los casos presentados en estas páginas, no duden en dar avido a las Autoridades Policiales.

¡Bienvenidos! Con una España y el mundo en general todavía sumidos en la pandemia del Covid-19, iniciamos nuestra andadura en este apasionante proyecto que acabas de empezar a leer. Tras mucho tiempo preparando todos los detalles, tienes en tu poder el primer número de CRIMINALIA, una nueva revista online y completamente gratuita cuyo contenido versa en los sucesos, la investigación criminal y, en una palabra, la Criminología en todo lo que el propio término abarca. Hemos preparado una serie de secciones donde cada mes, proporcionaremos multitud de información de los crímenes más impactantes de los últimos tiempos. Así, en cada número, estará nuestro reportaje central que será destacado En Portada y que está dedicado a aquellos casos ya resueltos donde contaremos con todo lujo de detalles como fue la investigación para dar con el responsable y dar por cerrado el caso. En la sección Asesinos en Serie, nos adentraremos en la historia de los peores individuos a los que hace alusión el término. Viajaremos a los lugares de sus macabros crímenes y también lo haremos al fondo de su mente. En este primer número, Ted Bundy es nuestro protagonista.

Crímenes sin resolver es otra de las secciones que encontrarás y que esta dedicada a, como su propio nombre indica, recuperar aquellos casos en los que aún no se ha detenido al culpable. Este mes nos ocupamos del crimen de Leticia Temiño. La sección Archivo del Crimen nos trae aquellos casos antiguos que han quedado en la memoria criminológica. Los detalles del ocurrido en 1916 en Fuente del Berro, Madrid, seran los que podrán leer en este número. CRIMINALIA también incluirá todos los meses una sección dedicada a los desaparecidos. Una parte de esta sección se centra en casos activos, presentando datos y fotografías de personas de las que actualmente no hay ni rastro de ellas y la otra parte en la presentación de un caso cuya persona sigue desaparecida y no hay ni cuerpo ni responsables. Este mes presentamos el caso de Cristina Bergua. Y por último dos secciones complementarán cada número, una dedicada a los libros del sector que hay a la venta y otra al estudio de la Criminología en sí misma. Esperamos disfruten de este primer número y nos acompañen a partir de ahora en esta nueva y apasionante aventura.

SUMARIO En portada. Reportaje: Asesinos en serie Actualidad Criminal Asesinos en serie: Ted Bundy Crímenes sin resolver: Leticia Temiño El Archivo del Crimen: Fuente del Berro Alerta Desaparecidos: Cristina Bergua Alerta Desaparecidos: Casos Activos Sala de Lectura Estudio de la Criminología

4 12 18 24 28 32 36 38 40


4

EN PORTADA / REPORTAJE

En nuestro primer número, queríamos llevar a portada este tipo de psicópatas que se estudian dentro de una rama de la criminología que se llama perfilación criminal y así realizar además una suerte de introducción a la serie dedicada a estos criminales que comienza en este mismo número y que podréis encontrar unas páginas más adelante. Por el momento, nos introducimos en la historia y significado de este término, cuyos protagonistas han mantenido en jaque a las autoridades desde hace muchos años.


5

asesinos en serie


6

EN PORTADA / REPORTAJE

E

l término asesino en serie (serial killer) fue presumiblemente acuñado por el agente Robert Ressler en el año 1970, aunque ya había sido descrito muchos años antes. Se tiene constancia de que el inspector policial alemán Ernst Gennat utilizaba ya este concepto en 1930. La expresión asesino en serie entró al lenguaje popular en gran parte debido a la publicidad que se dio a los crímenes de Ted Bundy (Contamos su historia en este número) y David Berkowitz ("El hijo de Sam"), a mediados de esa década. Aunque una de las primeras veces que se usó ese concepto fue con el «asesino de los torsos» de Cleveland. El término permite a los criminalistas y criminólogos distinguir a aquellos delincuentes, que matan a varias personas a través de un largo período de tiempo, a aquellos que asesinan a mucha gente en un solo evento (asesinos multiples).

PSICOLOGÍA Y DESARROLLO Los asesinos en serie son personas que matan por lo menos en tres ocasiones con un intervalo entre cada asesinato y que están específicamente motivados por una multiplicidad de impulsos psicológicos, sobre todo por ansias de poder y compulsión sexual. Con frecuencia tienen sentimientos de inadaptabilidad e inutilidad, algunas veces debido a humillación y abusos en la infancia, compensándolo con sus crímenes y otorgándoles una sensación de potencia y frecuentemente venganza, durante y después de cometer los delitos. El conocimiento de sus acciones aterroriza a comunidades enteras y con frecuencia confunden a la policía, consecuencias que son incentivo de su sensación de poder. Este aspecto motivacional los desliga de los asesinos a sueldo y otros asesinos múltiples, quienes están motivados por el lucro. Por ejemplo, en Escocia durante la década de 1820, William Burke y William Hare asesinaron personas en lo que se conoció como el "Caso del ladrón de cadáveres". Ellos no figuran como asesinos en serie en la mayoría de las definiciones de criminólogos, porque sus motivos fueron principalmente económicos. Los asesinos en serie frecuentemente tienen impulsos extremadamente sádicos. Estos anulan la capacidad de sentir empatía por el sufrimiento de otros, de esta manera, son frecuentemente llamados psicópatas o sociópatas, términos que han sido renombrados por psicólogos como trastorno de personalidad antisocial. El elemento de fantasía en su desarrollo es extremadamente importante. A menudo fantasean acerca de asesinar durante y aún después de la adolescencia. Sueñan despiertos de manera compulsiva sobre dominación, sometimiento y asesinato, usualmente con elementos muy específicos de sus fantasías que después aparecen en sus crímenes reales. Otros disfrutan leyendo historias de sadismo, llenos de violación, tortura y homicidio. En otros casos, estos rasgos no están presentes.

En la foto superior, el agente Robert Ressler, quién acuñó el término asesino en serie en 1970. Sobre estas líneas, William Burke y William Hare, conocidos en 1820 como "los ladrones de cadáveres".

Algunos asesinos en serie, presentan uno o más signos de alerta en su niñez de lo que se conoce como el "Conjunto McDonald" o "Tríada psicopática". Estos son: piromanía (comenzar incendios invariablemente sólo por la emoción de destruir cosas), crueldad hacia los animales (Muchos niños pueden tener comportamientos crueles con los animales, como por ejemplo cortarle las patas a las arañas, pero los futuros asesinos en serie con frecuencia matan animales más grandes, como perros y gatos, y comúnmente para su propio deleite, más aún de sólo impresionar a sus amigos) y enuresis (micciones incontroladas más allá de la edad en que los niños normalmente superan tal comportamiento). Cabría hacer una aclaración, esta tríada, desarrollada en 1963, ha sido recientemente cuestionada por otros investigadores. Muchos expertos han afirmado que una vez que el asesino en serie comienza con sus actos delictivos no puede parar (o solo en contadas veces). Algunos sostienen la opinión de que aquellos que no son capaces de controlar sus impulsos homicidas son más fáciles de atrapar. Ha habido informes contradictorios hasta cierto punto sobre el asesinato múltiple. El FBI aseguró en los años 80, que en alguna época en particular, existieron apenas 35 asesinos en serie en actividad en los Estados Unidos, dando a entender que los asesinos multiples en


7

en cuestión, habían cometido sus primeros crímenes pero que aún no habían sido aprehendidos o detenidos por otras causas (por ejemplo, suicidio, parálisis o muerte natural). Esta cifra ha sido frecuentemente exagerada. En su libro "Serial Killers: The Growing Menace", Joel Norris afirma que hubo quinientos asesinos en serie en activo en algún momento en Estados Unidos, responsables de cinco mil víctimas al año, lo que sería aproximadamente un cuarto de la totalidad de homicidios conocidos en el país.

EL ASESINATO MÚLTIPLE ANTES DE 1900 A pesar de que el fenómeno de los asesinos múltiples es generalmente considerado un hecho contemporáneo, puede ser detectado en la historia, no obstante con cierto límite de precisión. En el siglo XV, uno de los nobles más ricos en Francia, Gilles de Rais, secuestró, violó y asesinó al menos un centenar de niños y muchachos. La aristócrata hún-

gara Elizabeth Báthory, fue arrestada en 1610 y subsecuentemente acusada de torturar y matar hasta 600 jovencitas. Ella constató en su diario todos sus asesinatos. Aunque ambos, De Rais y Báthory fueron supuestamente sádicos y adictos a matar, difieren de los asesinos en serie de hoy en día, en que este par eran ricos y poderosos. Basándose sobre la falta de una fuerza policial establecida y medios de información activos durante aquellos siglos, puede muy bien ser que hubiese otros tantos asesinos múltiples en aquel entonces, quienes no fueron identificados o no fue bien difundida su existencia. Thug Behram, líder de la banda. Thuggee en la India, frecuentemente ha sido nombrado el asesino en serie más prolífico del mundo. Según numerosas fuentes, se estima que asesinó a 931 personas por estrangulación mediante una tela ceremonial (o rumal, que en idioma Hindi significa pañuelo), usado por su culto entre 1790 y 1830, de esta manera, posee el registro de más asesinatos cometidos por una sola persona en la historia. En total, los secuaces de manera general habrían sido responsables de aproximadamente dos millones de muertes, de acuerdo con el Libro Guinness

En la foto superior la caravana donde vivía el presunto responsable del asesinato de cinco personas sin hogar en Barcelona el pasado mes de marzo. Sobre estas líneas, retrato en pintura de la aristócrata húngara Elizabeth Báthory.


8

EN PORTADA / REPORTAJE

DIFERENCIAS ENTRE ASESINO EN SERIE Y ASESINO MULTIPLE

¿Q

uién de nosotros no ha escuchado alguna vez el término asesino múltiple? La respuesta a esta cuestión resulta obvia. Ahora bien, ¿realmente sabemos a qué hace referencia el concepto? En este sentido, podemos afirmar que tanto el público en general como los medios de comunicación hacen un uso indiscriminado del vocablo. Así, se suele equiparar erróneamente al asesino múltiple con el asesino en serie, siendo éste último uno de los tres tipos de asesinos a los que alude el término, pero no el único. Un asesino en serie, es una persona que asesina a tres o más personas. en un lapso de más de treinta días, dejando un periodo de «enfriamiento» entre cada asesinato, y cuya motivación se basa en la gratificación psicologica que le proporciona dicho acto.Los asesinos en serie están específicamente motivados por una multiplicidad de impulsos psicológicos, sobre todo por ansias de poder y compulsión sexual. Los crímenes suelen ser llevados a cabo de una forma similar y las víctimas a menudo comparten alguna característica (p. ej. ocupación, raza, apariencia, sexo o edad). El asesino multiple comete su crimen en un tiempo y un espacio muy delimitado. No hay un tramo espacio-temporal fijo, pero en general no suele pasar de 24 horas y en un radio muy acotado. No es un psicópata, como sí lo es el asesino en serie. Al múltiple lo mueve corregir una afrenta, vengarse de una ofensa del pasado, etc. Son individuos narcisistas, personas que tienen un sentimiento muy elevado de sí mismas. En este tipo de asesino, el sentimiento de ultraje, de humillación, tiene un efecto mucho más poderoso, mucho más dañino para la autoestima que en otras personas. Hay un tercer tipo de asesino, que es conocido como "spree killer" o “asesino relámpago“. Son individuos que se dedican a cometer múltiples asesinaos en un corto período y en distintos lugares. El Departamento de Justicia de los EE.UU. define un “spree killing” como asesinatos en dos o más lugares sin un gran intervalo de tiempo entre ellos. Un asesino en serie se diferencia en que este si deja pasar un período de descanso en inactividad, mientras que un asesino masivo normalmente actúa solo en un mismo lugar.

Retrato de Manuel Blanco Romasanta, un hombre acusado de matar a 9 personas y condenado a muerte en 1853.

En España, Manuel Blanco Romasanta fue condenado a muerte en 1853 tras la confesión de 9 asesinatos, aunque la pena le fue conmutada por considerarle un caso de licantropía clínica. En su famoso libro Psychopathia Sexualis, Richard von Krafft-Ebing registra el caso de un asesino en serie ocurrido alrededor del año 1870, un italiano llamado Eusebius Pieydagnelle quien tenía una obsesión sexual con la sangre y confesó haber asesinado a 6 personas. En Vitoria, España, Juan Díaz de Garayo fue detenido en 1880 y condenado a muerte por 6 asesinatos tras su confesión. Aunque no asesinó sólo prostitutas, y tuvo varios intentos fallidos, intentó justificar los asesinatos alegando que las prostitutas le querían cobrar demasiado. En México existió un asesino en serie de mujeres en 1880 llamado Francisco Guerrero Pérez "El Chalequero". Mató a 20 mujeres después de violarlas para luego decapitarlas tirando sus restos en los alrededores de Río Consulado en la Ciudad de México. El caso de Guerrero, podría situarse en el apartado de asesino misionero; ya que argumentó que mataba a las mujeres para evitar que fueran infieles. Fue apresado en 1888, saliendo en libertad en 1904, donde volvió a matar a una anciana. Fue sentenciado a muerte aunque murió en 1910 de tuberculosis.


9 El popular asesino anónimo Jack el Destripador degolló y destripó varias prostitutas en Londres en 1888 (el número exacto de víctimas se desconoce - como mínimo cuatro, probablemente seis). Estos crímenes brutales lograron obtener enorme atención de la prensa debido a que Londres, en aquel momento, era la capital y centro de la superpotencia económica más importante del mundo. Joseph Vacher fue ejecutado en la Francia de 1898 después de confesar el asesinato y mutilación de 11 mujeres y niños, mientras que el asesino en serie estadounidense H. H. Holmes fue ahorcado en Filadelfia en 1896 después de confesar 27 asesinatos.

LAS FASES DE SU PROCESO MENTAL La captura y puesta en prisión de un elevado número de asesinos en serie psicópatas le ha permitido a los psicólogos y psiquiatras forenses analizar de primera mano el desviado comportamiento que éstos exhiben. Aunque no predomina una opinión uniforme acerca de cómo funciona el mecanismo psíquico que conduce a un individuo común a transformarse en un homicida en cadena, se han formulado, no obstante, planteos altamente fundamentados y sugerentes. Por ejemplo, ha sido muy difundido el esquema postulado por el psicólogo e investigador policial norteamericano Dr. Joel Norris quien, después de entrevistar a muchos homicidas en serie, desarrolló su teoría consistente en que durante el proceso cerebral por el cual atraviesa esta clase de delincuentes necesariamente se presentan varias etapas o fases mentales que dirigen sus acciones hasta desembocar en un desenlace fatal.

Al primero de estos estadios se le llama “fase de aura” y en el mismo se visualiza un pasmoso grado de confusión en el pensamiento exteriorizado por el individuo, el cual va dejando entrever signos delatores de una psicopatía que llegará rápidamente a convertirse en una auténtica obsesión. El asesino psicópata experimenta con tan virulenta lucidez sus fantasías que éstas se van mezclando de manera crecientemente peligrosa con la realidad, alcanzando un extremo donde el sujeto afectado no logrará diferenciar entre ambas. El individuo torna a depender de modo progresivo de estas fantasías, hasta un punto donde aquellas comienzan a gobernarlo por completo. Lo que inicialmente se traducía en inofensivos juegos oníricos pasa a ocupar un tiempo y un espacio cada vez más esencial dentro de su vida consciente. La segunda etapa de esta funesta retahíla mereció el nombre de “fase de búsqueda”. Aquí el maníaco toma la irrevocable decisión de perpetrar el crimen, y comprende que para ello debe hallar una víctima adecuada a sus particulares necesidades. Hay psicópatas que al arribar a este grado se dan por satisfechos con reafirmar sus fantasías e imaginan que consuman el delito, pero no avanzan más allá. Pero si la resolución de asesinar para cumplir con su morbo deviene más poderosa se entra de plano en la “fase de seducción”, que es aquella en la cual el futuro asesino establece contacto con posibles objetos de agresión desplegando su magnetismo individual y su dialéctica. Comienza a disfrutar con su actuación y busca hacer bajar la guardia a su oponente preparando el camino para un ataque de improviso. Algunos perturbados pueden contenerse al arribar a esta etapa y se conforman con haber establecido ese contacto con eventuales víctimas, y luego retroceden.

Escena de uno de los asesinatos de Jack el Destripador, posiblemente el asesino en serie más conocido de la historia.


10

EN PORTADA / REPORTAJE

En la fotografía, Jeffrey Dahmer, conocido como "el carnicero de Milwaukee", asesinó a 17 personas entre 1978 y 1991.

Sin embargo, la mayoría ya no son capaces de reprimirse ni detenerse y ascienden al siguiente escalón dentro de esta neurosis conocido como “fase de caza”. En la etapa de cacería se avanza abruptamente de la cautelosa pasividad a una febril actividad. El victimario ya ha escogido el tipo de presa humana que considera "apropiado” y se apresta a entrar en contacto decisivo con ella. Dependiendo de la personalidad del agresor, éste empleará su encanto y atractivo personal –si los tuviere- en pos de inducir a la víctima a caer en una trampa, o bien llevará a cabo una sucesión de encuentros inspirados en el propósito de ganarse su confianza previamente a acometerla. El tiempo que insume este estadio de su proceso mental puede prolongarse durante semanas o meses, o bien durar apenas unos instantes. Lo cierto es que esta etapa inevitablemente se cumple siempre antes de entrar en la denominada “fase de captura”. Esta fase comporta el quinto hito dentro de la anómala conducta psíquica del criminal. Aquí es cuando el asesino –literalmente hablando- se despoja de su máscara, y hace uso de la fuerza a fin de retener a su presa o para conducirla a donde quiere. Se trata de un punto de no retorno. La sorprendida víctima cobra consciencia por primera vez de las intenciones letales que animaban a su contraparte y, debido a ello, ahora el matador ya no podrá echarse atrás. Seguidamente se instala la “fase de asesinato”, propiamente dicha, la cual cristaliza y da culminación a las precedentes imaginerías sádicas o de dominación. Acá es cuando el ultimador pierde absolutamente cualquier atisbo de percepción de la realidad y se embarca de lleno en la realización a cualquier precio de sus planes y deseos. Ha desembocado en la fase que justifica la existencia de todas las etapas anteriores. Se trata de la razón de ser de la totalidad del proceso mental precedente, y el ejecutor –imbuido de enfermizo éxtasis- no vacila en llevar a término el crimen soñado con todos sus tétricos añadidos.

A la última de las instancias de este patológico impulso cerebral se la designa “fase de depresión”. A ella únicamente se ingresa una vez consumada efectivamente la agresión física. La excitación despertada por el acto de asesinar ha alcanzado su paroxismo. Posteriormente, el maníaco queda abrumado bajo una intensa depresión y abulia, lo cual no quiere decir que sea capaz de reconocer la maldad de sus actos y, mucho menos aún, que pueda sentir remordimiento. Comprende, eso sí, que el placer esperado no fue tan deleitoso como imaginó, y hasta puede calibrar que los riesgos son demasiado grandes en comparación con el relativamente magro fruto cosechado. Sin embargo, en caso de que en verdad estemos en presencia de un psicópata homicida, esta fase no dura mucho y, tiempo más tarde, vuelve a transitar de manera sistemática por el antedicho proceso, el que nada más se detiene si el ultimador se enferma o incapacita, o si es capturado o muere. El asesino, en definitiva, no hace sino llevar a cabo una fantasía de carácter ritual. No obstante, una vez sacrificada la persona agredida, se esfuma la identidad que la misma conservaba dentro del imaginario del criminal. La víctima ya no representa lo que el victimario suponía al principio, a saber: la novia que lo rechazó, la voz retumbante de la madre odiada, o la aplastante lejanía provocada por el padre ausente. Todos estos fantasmas permanecen grabados de la forma más vívida en la psique del ejecutor luego de perpetrado del crimen, y éste no ha logrado ahuyentarlos de su interior. Por el contrario, su intangible presencia se torna cada vez más opresiva y ominosa y, metafóricamente, lo obliga a repetir el enfermizo ciclo que lo empuja a volver a matar. El desastre cometido no borra ni cambia el pasado, porque el asesino en serie termina por odiar más. De ahí el carácter adictivo de su mecanismo mental y la imposibilidad de detenerse. El clímax obtenido instantes atrás tan sólo resulta un espejismo que no logra compensar esos sentimientos contradictorios, y tampoco llena su hondo vacío ni le sacia la febril ansiedad que lo agobia.


11 TIPOS DE ASESINOS EN SERIE El FBI, sin demasiada precisión, ha categorizado a los asesinos en serie dentro de dos tipos diferentes: organizados y desorganizados: Asesinos organizados: Usualmente son poseedores de un coeficiente intelectual superior a la media (110 en adelante) planifican sus crímenes muy metódicamente por lo cual pueden tardar años en realizar un asesinato. A veces realizan sus asesinatos por despecho o debido a trastornos y, para encubrirse, pueden intentar involucrar a otras personas en su planificación. Por lo común, secuestran a las víctimas, después de ganar su confianza, matándolas en un lugar y deshaciéndose de ellas en otro. A veces, este tipo de persona busca entre su pasado a personas que formaron parte de su vida y que la marcaron de alguna manera. Actúan engañando de muchas maneras y, si hay personas extrañas en medio de su objetivo, las estudian y llegan a crear toda una cantidad de circunstancias para volverlas en contra de su objetivo. A veces, pueden tardar años en separar a su objetivo de su obstáculo. Una vez realizado este propósito se acercan de forma pasiva y con muchas mentiras y engaños a la persona de su pasado. Así, por fin, consigue alcanzar su meta, que es hacer daño a la persona que seleccionó como víctima, y su manera de actuar puede ser: (A) matar a su víctima o provocarle sufrimiento, como hacerle daño físico a un ser querido o amado, a su entorno ya sea familia directa del objetivo o ser querido actual; (B) ensañarse con su objetivo inicial. Estos tipos de asesinos, tienen un alto grado de control sobre la escena del crimen, y generalmente conocen bien la ciencia forense que los habilita para cubrir sus huellas, tal como enterrar el cuerpo o cargarlo hasta un río para hundirlo. Además, ellos siguen escrupulosamente sus crímenes en los medios de comunicación, y muchas veces se enorgullecen de sus acciones, como si fuesen grandiosos proyectos. El asesino organizado es habitualmente muy sociable y tiene amigos y amantes, muy a menudo hasta esposa e hijos. Son el tipo de persona que cuando son capturados, son descritos por los conocidos como "un tipo agradable que no sería capaz de hacer daño a una mosca". Algunos asesinos en serie se esfuerzan por hacer que sus crímenes resulten difíciles de descubrir, como por ejemplo falsificando notas de suicidio; este es el caso de Harold Shipman, un médico británico, cuya posición social y ocupación eran tales que le permitía simular las muertes de sus víctimas, considerando que morían por causas naturales: entre 1971 y 1998, mató así por lo menos a 250 de sus pacientes, y hasta muy poco antes de ser descubierto aún no se sospechaba que ninguno de sus crímenes hubiera sido premedirado.

Francisco García Escalero, conocido como "el matamendigos", un asesino en serie que practicaba la necrofilia y el canibalismo.

Asesinos desorganizados: Con un IQ bajo/mediocre 10​(entre 80 y 95), cometen sus crímenes impulsivamente. Mientras que el asesino organizado saldrá específicamente a cazar a la víctima, el desorganizado matará a alguien cuando quiera que surja la oportunidad, y contadas veces se molestará en deshacerse del cuerpo, dejándolo en el mismo lugar en que encontró a la víctima. Usualmente llevan a cabo ataques "sorpresa", asaltando a sus víctimas sin previo aviso, y típicamente ejecutarán rituales que creen necesarios llevar a cabo, una vez que la víctima se encuentre muerta (por ejemplo; necrofilia, mutilación, canibalismo, etc.). A menudo son personas insociables, teniendo pocos amigos, y pueden tener un historial de problemas mentales y ser descritos por sus conocidos como excéntricos o incluso como "un poco extraños o raros". Tienen poca consciencia sobre sus crímenes y puede que bloqueen los recuerdos de sus asesinatos. Uno de los casos recientes más conocidos que encajan con este perfil es el de Francisco García Escalero, "el matamendigos". Un número significativo de asesinos en serie muestran simultáneamente ciertos aspectos de los dos tipos mencionados, aunque las características de un tipo dominan. El comportamiento de algunos asesinos declina de ser organizado a desorganizado, según sus homicidios continúan. Complementan cuidadosa y metódicamente los asesinatos al principio, pero conforme su compulsión se sale de control, dejan de dominarse volviéndose descuidados e impulsivos. Algunos asesinos sufren de personalidad múltiple (Trastorno de identidad disociativo) lo que los lleva a cometer asesinatos tanto organizados como desorganizados. Aunque varios psicólogos han citado a la personalidad múltiple como una de las mayores causas de asesinatos, está comprobado que solo la minoría de los asesinos en serie sufren este trauma.


12

ACTUALIDAD CRIMINAL

Prisión para un acusado de quemar un piso con su ex pareja y su hijo de 14 meses dentro

L

os Mossos d’Esquadra detuvieron el pasado 20 de abril a un vecino de Amposta (Tarragona) de 30 años por provocar un incendio en el domicilio en el que residía su ex pareja y su hijo en la calle Felipe II de la misma localidad. Los agentes le atribuyen un delito de intento de homicidio por lo que el juzgado de guardia ordenó su prisión provisional. Sobre las siete de la tarde del lunes se originó un incendio en un tercer piso en el que residían una pareja con un niño de 14 meses. Los tres consiguieron salir al balcón hasta que los Bomberos los rescataron. Además en el lugar se personaron patrullas de Policía Local d’Amposta y Mossos d’Esquadra para atender a las víctimas y ayudar con las tareas de extinción. La mujer y el niño resultaron ilesos pero el hombre tuvo que ser trasladado al hospital por inhalación de humo, pero el caso no era grave. Las llamas afectaron a la puerta de entrada y al recibidor. Una vez apagadas, los agentes localizaron diversos indicios que apuntaban a que el incendio fue provocado con el uso de combustible. En la escalera se encontraron botellas de plástico

quemadas con restos de gasolina y unos guantes que presuntamente tiraría el autor. Horas más tarde los policías detuvieron a la ex pareja de la mujer como responsable de los hechos. Comprobaron que el sospechoso tenía quemaduras en una mano. En el registro de su casa encontraron botellas de plástico similares a las encontradas en la escalera del incendio, una sudadera con los puños quemados y gasolina. El acusado, que tiene antecedentes policiales, pasó a disposición judicial y el juzgado ordenó su ingreso en prisión.

Se revisa la prisión permanente revisable del asesino de Pioz

L

a Sala II del Tribunal Supremo ha condenado a tres penas de prisión permanente revisable y una cuarta de 25 años de prisión a François Patrick Nogueira por el conocido como crimen de Pioz, los asesinatos de su tío, la esposa de éste, y los dos hijos de ambos –un niño de 18 meses y una niña de 3 años y 10 meses–, cometidos entre el 17 y el 18 de agosto de 2016 en la vivienda donde residían las víctimas en la localidad de Pioz (Guadalajara). De esta forma el Supremo estima el recurso de la acusación particular, que fue apoyado por la Fiscalía, en relación a la condena de los asesinatos de los niños, y eleva la de 25 años de prisión por cada uno de ellos que estableció el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha a sendas penas de prisión permanente revisable, atendiendo a la hiperagravación derivada de la especial vulnerabilidad de estas dos víctimas. La sentencia, recogida por Europa Press de la que ha sido ponente el presidente de la Sala, Manuel Marchena, desestima

íntegramente el recurso del acusado, que defendía entre otros puntos que, en caso de confirmarse la calificación jurídica de asesinatos alevosos, debía imponerse una sola pena de prisión permanente revisable que englobara los cuatro crímenes, argumentando que por el último de los perpetrados cronológicamente se le había aplicado esa pena precisamente por haber cometido los 3 asesinatos previos. El Supremo contesta que “carecería de sentido que la muerte de tres o más personas fuera castigada con la misma pena que la muerte de una persona susceptible de ser calificada conforme al artículo 140 del Código Penal”, y “que ese desenlace fuera el resultado de una extravagante regla de consunción aplicada en gravísimos delitos contra la vida”. Por otro lado, la Sala acuerda que la progresión a tercer grado del condenado requerirá del cumplimiento de un mínimo de 22 años de prisión y que la suspensión de la ejecución del resto de la penas requerirá de un mínimo de 30 años de prisión, en aplicación del artículo 78 bis del Código Penal para penados por varios delitos y dos o más de ellos estén castigados con una pena de prisión permanente revisable, o bien uno de ellos esté castigado con una pena de prisión permanente revisable y el resto de penas impuestas sumen un total de veinticinco años o más. En un próximo número de CRIMINALIA, trataremos este oscuro suceso en un reportaje especial en el que analizaremos todos los aspectos del crimen y su posterior investigación.


13 El Chicle recurre la condena a prisión permanente revisable y carga contra la UCO: "Ha mentido"

"L

a UCO ha mentido". Así de contundente se ha mostrado José Enrique Abuín Gey, El Chicle, a la hora de cuestionar la investigación de la Guardia Civil y la posterior sentencia que le condenó a prisión permanente revisable por el asesinato con alevosía de Diana Quer y por un delito contra la libertad sexual de la víctima. El Chicle recurrió la sentencia dictada por la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, en base al veredicto unánime del tribunal de jurado que le juzgó, y este martes el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) acogió la vista de apelación.

Por las restricciones de la pandemia del coronavirus, el condenado no estuvo presente en la sala, sino que siguió la sesión por videoconferencia desde la prisión de Mansilla de las Mulas, en León, pero sí tuvo derecho a la última palabra y aprovechó para cargar contra la Unidad Centro Operativa de la Guardia Civil que lideró la investigación del caso Diana Quer junto con la Policía Judicial de A Coruña. Fernanda Álvarez, abogada defensora de Abuín Gey por el turno de oficio, defendió en su exposición del recurso que su cliente "no tuvo un juicio imparcial, garantista ni limpio", sino que "el juicio nació, se desarrolló y resolvió contaminado por la presión mediática" y, además, "el juez no fue imparcial, ni el forense, ni los agentes de la Guardia Civil". Tras dos horas y media de vista oral, y una vez que escuchó a todas las partes, el condenado quiso tomar la palabra y ahondar en las palabras de su abogada. Tanto la acusación particular que ejerce la familia de Diana Quer como la Fiscalía defendieron tanto la investigación policial como el trabajo del jurado y la sentencia, pero él lo ha vuelto a cuestionar insistiendo en varias "mentiras" que atribuye a los agentes de la UCO. Abuín Gey fue muy duro con los guardias civiles y aseguró que "se puede demostrar que han mentido" en cuestiones como que en octubre de 2016, 14 meses antes de que él llevase a los investigadores hasta el lugar en el que tenía escondido el cadáver de Diana Quer, registraron sus dos coches "y eso no aparece en

ningún sitio". También argumentó que faltaron a la verdad al intentar desmontar su versión de los hechos en la madrugada del 22 de agosto de 2016 en que mató a Diana. Él sostiene que acudió a A Pobra do Caramiñal para robar gasóleo y, cuando la chica le sorprendió, la mató sin tener intención de hacerlo y luego la llevó en el asiento trasero del coche hasta la nave de Asados donde permaneció su cuerpo 500 días en un pozo. Los agentes niegan esta versión porque a los feriantes no les faltaba combustible y aseguran que la trasladó viva en el maletero, pero este martes, ante el tribunal, aseguró que él puede sacar varias garrafas de gasóleo de un camión de 200 litros "y el camionero no se va a dar ni cuenta". El Chicle sostuvo también que los agentes mintieron sobre el lugar donde estaban aparcados esa noche los feriantes y al atribuirle la violación de su cuñada, hermana gemela de su ex mujer, cuando era menor de edad, y aseguró que existe una grabación en la que su ex esposa revela que su gemela "le dijo a ella que era mentira". Además, atribuye a la Guardia Civil ocultaciones en esta causa. "¿Por qué no se hace referencia a todo? Solo se hace referencia a cuatro cosas", sostiene, y aseguró que a él ya le detuvieron el 29 de diciembre de 2017 acusándole de la muerte y desaparición de Diana Quer cuando ni siquiera él había dicho dónde estaba el cuerpo y sentenció: "No oculté nada". Estas palabras se expresan en la misma línea que las de su abogada, que fue muy dura con todos los implicados de alguna forma en este proceso judicial por su imparcialidad. "El tribunal no fue capaz de desprenderse del prejuicio de culpabilidad sembrado insistentemente por los medios de comunicación", cuestiona, convencida de que "se ha condenado a una persona por hechos indeterminados". La vista oral, celebrada tras un minuto de silencio "en recuerdo de las víctimas españolas del coronavirus" a petición del presiente del tribunal, Pablo Ángel Sande, se celebró entre estrictas medidas de seguridad sanitaria y permitió a la abogada de Abuín Gey ahondar en unos argumentos que ya expuso en un recurso de apelación en el que sostiene que no se preservó la presunción de inocencia de su defendido y que "se le ha condenado sin pruebas en base a suposiciones".


14

ACTUALIDAD CRIMINAL

La crisis del coronavirus no logra frenar el aumento de asesinatos y violaciones el primer trimestre del año

L

a crisis del coronavirus ha provocado un descenso de la delincuencia de un 8,9 por ciento en el primer trimestre del año, pero hay dos excepciones muy llamativas. En ese mismo periodo los homicidios dolosos y asesinatos consumados aumentaron un 10,5 por ciento, con ocho casos más, y las agresiones sexuales con penetración lo hicieron un 13,8 por ciento. Un primer análisis de los datos facilitados por el Ministerio del Interior revela que hasta la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, la criminalidad en España aumentaba de forma significativa, un 8 por ciento si se tienen en cuenta sólo los datos de las Fuerzas de Seguridad del Estado. A partir de ese momento hay una caída brusca, más acusada en la demarcación de la Policía Nacional, que en conjunto llega a un 73 por ciento. Los datos facilitados hoy por Interior recogen ya la información aportada no solo por las Fuerzas de Seguridad del Estado, sino también por las policías autonómicas y algunas locales. En total, en el primer trimestre de 2020 se produjeron 481.872 hechos, mientras que en el mismo periodo del año anterior hubo

529.066, casi 50.000 más en números redondos. En cuanto a la fuerte subida de las agresiones sexuales con penetración, un 13,8 por ciento más, desde Interior se vuelve a justificar la cifra por el hecho de que ahora se denuncia más. Sin embargo, es una tendencia que se va manteniendo en el tiempo y, además, las violaciones siempre han sido los delitos sexuales en los que menos casos ocultos hay. Hay que precisar, en cualquier caso, que el conjunto de los ataques contra la indemnidad sexual han descendido un 6 por ciento, lo que hace aún más llamativa la cifra anterior.

Viola a una menor de 14 años en Cieza y lo retransmite por Instagram

Una mujer sobrevive a las 36 puñaladas de su pareja en Tenerife

L

a Policía Local de Cieza (Murcia), atendió el pasado viernes a una menor de 14 años después de que se presentara en la comisaría para denunciar que había sido violada por un adulto tras volver a casa de una fiesta ilegal. Además, se sospecha que él retransmitió la agresión sexual por la red social Instagram. La menor explicó que los hechos se produjeron tras acudir a una fiesta ilegal en una vivienda del municipio murciano en la que no faltó el alcohol a pesar del estado de alarma por el Covid-19 y el obligado confinamiento. La mayoría de los asistentes eran adultos. El presunto autor, detenido poco después, es un vecino del pueblo al que conoce de vista si bien no son ni amigos ni pareja, aclaró la víctima. Este sujeto se ofreció a llevarla a casa cuando ella se iba a agredirla sexualmente a pesar de su resistencia y su negativa a mantener relaciones sexuales. La menor alegó que no se acordaba de muchos detalles porque estaba ebria. Así lo recoge el diario La Opinión de Murcia. Era cuestión de tiempo apresarle. Por si esto fuera poco, un segundo individuo, amigo del arrestado, grababa, supuestamente, la violación que fue restransmitida por Instagram y la vieron buena parte de los residentes en el municipio La Policía Local activó el protocolo a seguir en estos casos y la adolescente fue trasladada al Hospital Virgen de la Arrixaca, donde fue examinada por un forense del Instituto de Medicina Legal de Murcia.

L

a Policía Local de Santa Cruz de Tenerife ha detenido a un varón de nacionalidad nigeriana de 45 años como autor confeso de un delito de violencia de género, al apuñalar y herir gravemente a su pareja, una mujer de nacionalidad española de 36 años, según han informado fuentes del Cuerpo. Acorde a fuentes cercanas al hospital, la mujer presentaba 36 heridas por arma blanca de bastante gravedad y fue trasladada al Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, donde fue intervenida de inmediato. Una vez acabada la operación, ya en planta, se le presentaron complicaciones en un pulmón que obligaron a la víctima a pasar una segunda vez por el quirófano para poder salvar su vida.


15 Detenido un joven de 18 años en Bilbao por violar a una conocida

L

a Ertzaintza ha detenido esta madrugada en Bilbao a un joven de 18 años acusado de violar a una conocida, de una edad similar, que no quiso mantener relaciones sexuales con él. Los hechos se produjeron en una lonja utilizada por la víctima como residencia habitual en el barrio bilbaíno de Otxarkoaga. Al parecer, la chica salió a dar un paseo con el perro y se encontró con un conocido con el que, tras una conversación, se fue a su local. Tras mantener una conversación, él le propuso mantener relaciones sexuales y, ante la negativa de ésta, la tiró contra la cama obligándola contra su voluntad. La víctima denunció los hechos ocurridos y la Ertzaintza consiguió detener al presunto agresor y ponerlo a disposición judicial.

Detenido tras asestar tres puñaladas a un joven a las puertas de un comercio de Burgos

A

gentes de la Policía Nacional detuvieron a un hombre, cuyas iniciales son M.E.B., de 29 años de edad y vecino de Burgos, como presunto autor de un delito de tentativa de homicidio, tras agredir a otro varón con un cuchillo hasta en tres ocasiones. Los hechos ocurrieron en el barrio de Gamonal, cuando un varón trató de entrar en un establecimiento público para intentar vender un blíster de jamón a los clientes que se encontraban en el mismo. Ante la insistencia del sujeto, los clientes que se encontraban en el lugar le pidieron que se marchara, ya que no estaban interesados en la adquisición del producto de dudosa procedencia. Cuando el sujeto abandonaba el local, dirigió a su propietario amenazas de muerte. Un tiempo después regresó acompañado por tres personas. El presunto agresor comenzó a discutir de manera agresiva con uno de los clientes, golpeándole con el puño en la cara y asestando al joven tres cuchilladas (una en el pecho y dos en el hombro). En el transcurso de la pelea la Policía Nacional fue requerida y detuvo al agresor.

Crimen de Ciudad Lineal: el sospechoso ya fue detenido por otro homicidio en 2008

E

l pasado 29 de abril, nn hombre corpulento disparaba por la espalda en la sien a Esther Escobar Ríos, una mujer de origen paraguayo y 40 años, mientras caminaba hacia su casa en el número 6 de la calle Virgen de los Reyes del barrio madrileño de la Concepción, ubicado en el distrito de Ciudad Lineal. La Policía Nacional comenzó una investigación para dar con el paradero del individuo, que huyó a toda prisa del lugar del crimen. Tal era la presión policial que, el hombre al que seguían la pista, de 56 años y nacionalidad española, se entregó en la madrugada del lunes en una comisaría de Albacete. Allí se negó a contestar a las preguntas del interrogatorio y este martes pasará a disposición judicial. Durante un registro realizado en su vehículo se encontraron dos armas de fuego, por lo que se investiga si alguna de ellas fue utilizada para cometer el crimen. El entorno sostiene que la mujer fallecida no era prostituta, que ella tenía una pareja actualmente y que podría haber conocido al detenido por internet. El presunto autor del crimen tiene antecedentes por lesiones y fue detenido por un homicidio doloso en 2008.


16

ACTUALIDAD CRIMINAL

Detenido un joven de 23 años por ma- Un asesino y 16 escenas del peor crimen tar a golpes a su novia con una pesa de la historia de Canadá en México

U

n joven ha asesinado a su pareja golpeándola en la cara con una pesa en México. Los hechos tuvieron lugar este domingo en una vivienda ubicada en el municipio de Tecámac, según informan varios medios locales. Corrían las dos de la mañana cuando Verónica (37) y Gustavo (23) se enzarzaron en una fuerte discusión. Tras intercambiar gritos y empujones, el joven perdió el control y comenzó a golpear a la víctima en la cara con una pesa con la que solía hacer deporte. El sujeto fue detenido y trasladado a la Fiscalía de Homicidios del municipio de Ecatepec, donde las autoridades investigan lo ocurrido.

E

Un hombre mata a su mujer y a su hija en Abanto Zierbena

L

a Ertzaintza ha detenido en Portugalete al marido de la mujer asesinada junto a su hija en una vivienda de la localidad vizcaína de Abanto, como presunto autor del doble crimen. El arrestado, de 60 años, localizado en unos trasteros de Portugalete, ha sido trasladado a un centro sanitario en esta semiinconsciente, ya que al parecer ha ingerido un número indeterminado de pastillas, según han informado fuentes del Departamento vasco de Seguridad. Dos mujeres, madre (54 años) e hija (24), han sido localizadas muertas este miércoles por la mañana en Abanto con heridas de arma blanca. Alrededor de las 14:15 horas, se ha recibido el aviso de que se había encontrado a las dos víctimas fallecidas dentro de una vivienda. La Ertzaintza trabajaba con la hipótesis de que había sido el marido y padre de las víctimas el que ha cometido el crimen y ha tratado de localizarle por varias calles de Santurtzi y finalmente lo ha encontrado en Portugalete.ma El Alto Tribunal confirma el resto de penas establecidas por la sentencia de apelación, que eran de 25 años de prisión por el asesinato alevoso de la mujer, y prisión permanente revisable por el asesinato alevoso del hombre, por ser el último de los perpetrados cronológicamente.

l tiroteo más sangriento de la historia de Canadá ha ido sumando muertos y cuenta ya con 23 víctimas en 16 escenarios distintos. El crimen, que ocurrió en la provincia de Nueva Escocia, en la costa Atlántica, y se prolongó durante más de 12 horas, ha conmocionado a todo el país. El suceso sucedió en el mes de abril cuando Gabriel Wortman, un técnico dental de 51 años, vestido con uniforme de la Real Policía Montada de Canadá, emprendió en el pueblo costero de Portapique un fatídico viaje por varias localidades, armado con un fusil de asalto. La violencia perpetrada por Wortman se extendió hasta que este murió en un enfrentamiento con la policía en una gasolinera situada a casi 100 kilómetros de distancia del lugar donde empezó el ataque. El motivo de la masacre sigue siendo una incógnita, pero las autoridades creen que pudo comenzar con un objetivo y que a medida que fue pasando el tiempo los asesinatos se convirtieron en aleatorios

Un hombre mata a una mujer en Castellón delante de sus dos hijos menores de edad

L

a Guardia Civil investiga un caso de violencia machista ocurrido en la localidad castellonense de Almassora, después de que un hombre asesinara a una mujer de 35 años delante de los dos hijos menores de edad de estos en su domicilio, situado en la zona costera de este municipio. Según han confirmado fuentes del Ayuntamiento de Almassora a EFE, los hechos ocurrieron en el domicilio familiar situado en el camino Om Blanc (cercano al Polígono del Serrallo) y, tras acabar con la vida de la pareja, el hombre se entregó a la Guardia Civil. Fuentes de la investigación informan de que no constan antecedentes de esta pareja en el sistema integral de seguimiento de casos de Violencia de Género del Ministerio del Interior (VioGen). El número de mujeres asesinadas por violencia de género ascendería a 17 en 2020 en el Estado español.


17 Ordenan repetir el juicio del "crimen de los tirantes" contra el antisistema Rodrigo Lanza

E

l Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha declarado nulo el juicio del "crimen de los tirantes", lo que obligará a repetir la vista contra el antisistema Rodrigo Lanza. Queda así invalidada la sentencia que lo condenó a cinco años de cárcel por un crimen para el que la Fiscalía y las acusaciones pedían 25 de prisión. La polémica sentencia dictada en noviembre por la Audiencia de Zaragoza no tipificó el crimen como asesinato sino como una muerte por imprudencia. En concreto, lo sentenció como delito de lesiones dolosas en concurso con homicidio imprudente. Rodrigo Lanza mató a golpes y patadas a Víctor Laínez, un

hombre con el que se cruzó en un bar de Zaragoza el 9 de diciembre de 2017 y que acostumbraba a llevar tirantes con los colores de la bandera de España. Le atacó por la espalda, lo tiró al suelo tras propinarle un golpe fatal en la base del cráneo, le propinó una retahíla de patadas y golpes cuando estaba en el suelo y lo abandonó en estado agonizante en la calle. La autopsia certificó la brutalidad con la que fue atacado y las lesiones mortales que el antisistema propinó a su víctima, que quedó en coma y falleció poco después en un hospital. La sentencia ahora anulada fue dictada por José Ruiz Ramo, magistrado y presidente de la sección tercera de la Audiencia de Zaragoza, que presidió el tribunal del jurado que juzgó a Rodrigo Lanza. Ahora, los magistrados de la Sala Civil y Penal del TSJA han declarado nulo aquel juicio. Invalidan plenamente el veredicto del jurado por falta de motivación. La causa es devuelta ahora a la Audiencia Provincial de Zaragoza para que se celebre un nuevo juicio con otro magistrado y ante otro tribunal del jurado. El TSJA da la razón a la Fiscalía y a las acusaciones, que solicitaron la nulidad de aquella sentencia. Por ello, declaran nulo aquel juicio, su veredicto y la sentencia del magistrado Ruiz Ramo, que será sustituido por otro para el nuevo juicio. Recuerda el TSJ de Aragón que se infringieron elementos esenciales en aquel juicio. Nieto de un alto mando de la dictadura chilena del general Pinochet, Rodrigo Lanza se ha prodigado desde su juventud como activista de ultraizquierda y antisistema. Se afincó en Zaragoza tras salir de la cárcel por haber dejado tetrapléjico a un policía local de Barcelona durante unos disturbios cuando vivía en la capital catalana.

El presunto asesino de Piedralaves mató su compañero de piso a golpes con un hacha

E

l confinamiento se convirtió el pasado mes en una trampa mortal para un vecino de la localidad abulense de Piedralves. En el interior de su hogar, la calma se rompió cuando su compañero de piso acabó con su vida tras propinarle numeros golpes en la cabeza, posiblemente con un hacha. La Guardia Civil recibió un aviso, porque al parecer, se había producido una grave agresión en un domicilio de la localidad de Piedralaves. Dos patrullas se acercaron al lugar. Una vez allí conversaron con un inquilino, en el que este cayó en contradicciones y tenía la ropa con manchas que parecían ser de sangre, informaron desde la Benemérita. Estos hechos hicieron despertar todas las sospechas de los agentes, que «se vieron en la obligación de acceder al domicilio». En su interior, y más concretamente al cuarto de baño, se localizó en la bañera oculto el cuerpo desnudo y sin vida de un varón que poseía numerosos cortes tanto en el cuello como en la cabeza. Se procedió entonces a la detención del presunto autor material de los hechos quien presentó en todo momento una actitud muy poco colaborativa y se activó el protocolo judicial para estos

casos. En la casa que detenido y víctima compartían se encontraron numerosos utensilios de corte, lejía y otros efectos relacionados con el hecho delictivo, pudiendo deducirse que el presunto autor, con numerosos antecedentes policiales, pretendía deshacerse del cadáver. El detenido fue puesto a disposición de la Titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arenas de San Pedro, que dictó su ingreso directo a prisión.


18

ASESINOS EN SERIE / TED BUNDY

EL ASESINO DE LAS UNIVERSITARIAS E

Ted Bundy, fotografíado hacia 1978. Su comportamiento y manipulación de todos los que le rodeaban se convirtieron en parte de su siniestro misterio.

l cine ha forjado cruentas y dramáticas historias basadas, en muchos casos, en la realidad. Una de las cintas más sobrecogedoras que descubrimos años atrás fue "American Psycho", en la que un prestigioso broker de Wall Street torturaba y asesinaba a jovencitas a las que seducía previamente. El éxito de la película se debió a su protagonista, encarnado por Christian Bale, ya que describía parte de la vida de Ted Bundy, el afamado violador y asesino en serie de estudiantes. En él basaron unos crímenes que aunque tienen parte de invención dejan entrever la enrevesada personalidad del verdadero psicópata. Las cifras oficiales apuntan a treinta y seis víctimas pero los investigadores subrayan que fueron en torno a cien. El motivo: una ruptura sentimental y su adicción a la pornografía. El hogar familiar ya predispuso a Bundy a tomar unos derroteros criminales, rasgo crucial para desatar

el asesino en serie que llevaba dentro. El especial odio que profesaba hacia su supuesta madre -su infancia fue un cúmulo de mentiras- llevó a un jovencito Ted a reprimir su personalidad y a ir forjando un fuerte poder de seducción. Dicho poder de seducción fue lo único que ocultó sus verdaderas intenciones y su diabólica mente. Podemos decir que nos encontramos ante el “Casanova del crimen”. Ya desde su nacimiento el 24 de noviembre de 1946 en Burlington (Vermont, Estados Unidos), Ted no fue un niño corriente. Después de que su padre, un veterano de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos, los abandonara, Louise, su madre, se hizo pasar por la hermana mayor del pequeño y le hizo creer que sus padres eran sus abuelos. Bundy descubrió la verdad durante la adolescencia y aquello lo traumatizó, haciendo que el germen del odio empezara a brotar. Además, la tensión en el domicilio familiar era insoportable. Antes de que se mudaran a casa de otros parientes en Tacoma (Washington), madre e hijo tuvieron que soportar los maltratos físicos a los que el abuelo sometía a la abuela. La violencia era la tónica habitual, así que Louise decidió marcharse junto con Ted y poner tierra de por medio. Se trasladó a Tacoma y conoció al que sería su marido y con quien tendría cuatro hijos


19 más, Johnnie Culpepper Bundy, cocinero del ejército del que Ted adoptó el apellido (su verdadero nombre era Theodore Robert Cowell, ya que le pusieron el apellido de la madre), pero con quien nunca mantuvo una buena relación. Las secuelas de su infancia eran cada vez más patentes. Todos los traumas brotaron durante la adolescencia. Ted se mostraba como un chico reservado, extremadamente tímido e introvertido, infantil en algunos momentos, y con tendencia a estar solo. Prefería la soledad a la compañía. Por eso sus compañeros le trataban como un bicho raro. No tenía amigos ni pretendía tenerlos. Entendemos que esa etapa de aislamiento sumada al ferviente rencor hacia su madre, le condujo a encontrar una siniestra válvula de escape. Se dedicaba a mutilar y asesinar a cualquier animal que encontraba en su camino. Ése era su divertido hobby del que nadie supo hasta que los psicólogos analizaron su perfil en la cárcel. Aunque su carácter introvertido le impedía relacionarse con los demás, cuando empezó sus estudios de derecho, su actitud cambió por completo. Su entorno estudiantil le consideraba un chico afable y con buenos modales. Era muy buen estudiante, activo y seductor con las chicas -aunque fuera de las aulas no mantenía ningún tipo de relación íntima con ellas-. “Un hombre guapo, elegante, romántico, encantador...”, decían de él aquellos que le conocieron. Pasó de la timidez a la

D

CRONOLOGÍA DE LOS HECHOS

urante la primavera y verano de 1974 desaparecieron varias universitarias y madres jóvenes. Se calcula que fueron ocho víctimas a las que atacó de noche, hasta que comenzó a hacerlo de día. La policía había iniciado una investigación y contaba con descripciones acerca de un hombre que solicitaba ayuda a chicas que jamás volvían a ser vistas.

Ted Bundy fotografíado durante un juicio en 1979. Más abajo, El Volkswagen que solía utilizar Bundy para secuestrar a sus víctimas.

El 9 de febrero de 1974, Carol Valenzuela, de 20 años, desapareció de Vancouver (Canadá). Su cadáver no fue descubierto hasta el mes de octubre junto a otro cuerpo sin identificar. El 11 de febrero de 1974 desapareció Nancy Wilcox, de 16 años. Su cuerpo nunca fue hallado. El 12 de marzo de 1974, Donna Manson, de 19 años, fue vista por última vez mientras iba a un concierto de jazz a la universidad en la que estudiaba. El 17 de abril de ese mismo año, Susan Rancourt, de 18 años, caminaba por los jardines del Central Washington State College cuando desapareció. Un mes más tarde desapareció Roberta Parks, de 20 años, quien había quedado con unas amigas para tomar café. Nunca llegó. Jamás fue vista de nuevo. El 1 de junio de 1974, Brenda Ball, de 22 años, salió de la Taberna Flame en Burien (Washington) después de comentar a sus amigos que iba a buscar a alguien que la llevara a Sun City (California). Diecinueve días más tarde se descubrió que Ball nunca llegó a su destino. El 11 de junio de 1974, Georgann Hawkins, de 18 años, desapareció después de despedirse de su novio e ir a buscar unos libros para un examen de castellano. Su compañera de habitación y la encargada del dormitorio denunciaron su desaparición a la mañana siguiente. El 14 de julio del mismo año, la universitaria Janice Ott dejó una nota a su compañera de habitación avisándole que se iba en bicicleta al parque del lago Sammamish. Días después volvió al mismo parque y secuestró a Denise Naslund, la cual pasaba el día con su novio y amigos. Los restos de Janice y Denise fueron encontrados en agosto de 1974 en el mismo lago Sammamish. El 18 de octubre de 1974 asesinó a Melissa Smith, la hija del sheriff local. La secuestró mientras ella iba a pasar la noche en casa de una amiga. Su cadáver fue encontrado nueve días después en Summit Park. El 30 de octubre de ese año, desapareció Laura Aimee, de 17 años, cuando volvía de una fiesta de Halloween. Su cadáver fue encontrado en los montes Wasatch mostrando signos de haber sido golpeada en la cabeza con una cuña de metal y violada.


20

ASESINOS EN SERIE / TED BUNDY

seguridad, a tener un carácter dominante, de liderazgo. Si durante la adolescencia ya cometía pequeños delitos como hurtos de objetos de lujo, en esta etapa los actos delictivos pasaron al robo de coches y allanamiento de morada. Jamás le detuvieron por cometerlos. Pero incluso el más fiero asesino tiene pareja o se ha casado alguna vez. Y Ted no podía ser menos. En la primavera de 1967 se enamoró perdidamente de Stephanie Brooks, una joven estudiante de psicología -por aquel entonces, Bundy había dejado momentáneamente la carrera de derecho- muy guapa, inteligente y de una buena familia de San Francisco. Aquel romance cambió para siempre a este criminal, ya que encontró en Stephanie lo que tanto ansiaba en una mujer. Su utopía se había hecho carne. Tras dos años de relación, ella decidió ponerle fin. No le convencía la sombría personalidad de Ted ni lo extraño de su comportamiento. Mientras que Stephanie tenía muy claro cuál era su camino, su novio andaba perdido y sin rumbo. Eso hizo que se desencantara del apuesto Bundy, que no superó la ruptura y se obsesionó con ella. No podía soportar que le dejase y empezó a escribirle cartas para que cambiara de opinión. Regresó a los estudios de derecho haciendo méritos ante los profesores. Parecía un hombre brillante. Se echó incluso una nueva novia, Meg Anders, mujer recién divorciada y con un niño pequeño con la que estuvo varios años. Una vez que Bundy fue arrestado por la policía, ésta publicó un libro bajo el pseudónimo de Elizabeth Kendall, en el que explicaba su relación

con el asesino. A lo largo de sus páginas, narraba cómo en el momento de mantener relaciones sexuales y para llegar al orgasmo, Ted le pedía que se quedase completamente quieta, que fingiese estar muerta. Ésa era la única manera que tenía de alcanzar el clímax. Durante su graduación en la Facultad de Derecho, Bundy llegó a decir: “Veo en la abogacía una respuesta a la búsqueda del orden”. Como descubriremos ahora, esto sería un sinsentido porque en su vida jamás cumplió ni cumpliría una sola ley. Hasta formó parte de la campaña republicana para reelegir al gobernador de Washington. La tapadera estaba asegurada. Sin embargo, fue una casualidad lo que despertó el instinto asesino del joven. Durante un viaje a California en 1973 se reencontró con su antigua novia Stephanie. Ella volvió a caer enamorada, pero cuando parecía que todo volvía a la normalidad, Ted decidió poner punto y final a la historia. Acababa de consumar la venganza que tanto tiempo había planificado. Aquel suceso despertó al “asesino de estudiantes” que inicia su delictivo periplo en enero de 1974. Su primera víctima fue la joven Joni Lenz, de dieciocho años, a quien asaltó en la habitación de su residencia. La golpeó brutalmente con un objeto metálico y la penetró con un trozo de madera que había arrancado de la cama. Logró sobrevivir pero con daños cerebrales irreversibles. No transcurrió un mes del primer crimen cuando en el mismo campus secuestraron a otra joven. Aunque en

Sobre estas líneas, algunas de las víctimas de Ted Bundy. En la fila superior, de izquierda a derecha, Lynda Healy, Donna Manson y Susan Rancourt. En la fila inferior, de izquierda a derecha, Roberta Parks, Brenda Ball y Georgann Hawkins.


21 la habitación hay signos visibles de sangre, sus restos aparecen descuartizados un año después en un bosque cercano. En su declaración Bundy describe en tercera persona -como si el asunto no fuera con él- qué le habría sucedido presumiblemente a Lynda Ann Healy, de veintiún años, aquella noche. “Probablemente la colocaría en el asiento trasero del coche y la taparía con algo [...]. Le mandaría que se desnudase y con esa parte de sí mismo satisfecha, se vería en una situación en la que se daría cuenta de que no podía dejarla marchar. En ese punto la mataría y dejaría su cuerpo donde lo había cogido”. Durante los meses siguientes, multitud de chicas continuaron desapareciendo sin dejar rastro. Siempre jóvenes universitarias, de piel blanca, atractivas, de cabello negro y peinadas con raya en medio. Eran un calco de su exnovia.

TODO UN CAMALEÓN La técnica que empleaba era simple: valiéndose de su carisma y atractivo físico, se colocaba el brazo en cabestrillo y se paseaba alrededor de alguna de sus víctimas, sujetando con el otro brazo una pila de libros que intencionadamente dejaba caer. Entonces, las chicas no dudaban en ayudarle a recogerlos e introducirlos en su vehículo. Agradecido, él les pedía que lo acompañasen a tomar algo para “recompensarlas”. La mayoría cayó en su trampa, incluso hubo alguna que condujo su coche; pocas salieron corriendo. Con el fin de cometer un crimen que no asociaran con sus otros crímenes, explicaban los escritores Stephen Michaud y Hugh Aynesworth en su libro "The Only Living Witness: the true story of serial sex killer Ted Bundy", el asesino decidió cambiar los escenarios y viajar a través de Estados Unidos. De esa manera recorrió Washington, Utah, Colorado y Florida, dejando atrás multitud de raptos y asesinatos. El modus operandi empleado por el asesino siempre era el mismo: secuestraba a sus víctimas, las llevaba a un lugar seguro para no correr riesgos, las estrangulaba hasta que fallecían y, una vez muertas, las sodomizaba con algún objeto contundente o incluso con su propio pene mien-

Imagen de la investigación policial para localizar y detener a Ted Bundy.

Fotografía en la que Ted Bundy, ya detenido, parece posar ante las cámaras con una sonrisa burlona que no perdió nunca mientras era juzgado.

tras mordisqueaba sus cuerpos. La policía comenzó a relacionar todos los asesinatos. Algunos testigos describieron el físico de Ted, pero se hacía imposible encontrarle, ya que cambiaba de aspecto continuamente. Modificaba su peinado, se dejaba barba o se afeitaba; además, sus rasgos físicos no llamaban demasiado la atención por lo que no levantaba sospecha alguna. Por otra parte, las investigaciones revelaron que en todos los crímenes se había utilizado el mismo coche, un Volkswagen de color blanco. Pero fue el retrato robot elaborado entre los oficiales de Utah y de Washington lo que puso en el buen camino a la policía. Una amiga de la novia de Ted, Meg Anders, identificó dicha imagen con la del asesino. El parecido del retrato robot con él era asombroso y se comprobó que muchos de los detalles del caso también apuntaban a él. La novia se percató que tanto el hombre buscado como Ted conducían el mismo coche y que en su casa él tenía muletas y escayola. Así que llamó de forma anónima a la policía contándoles lo sucedido. Sin embargo, a pesar de contrastar toda la información, cuando los testigos vieron su foto, dudaron de que Bundy fuese el verdadero criminal. La policía había estado a un paso de capturarlo, pero prefirió seguir otras pistas. Curiosamente, su primer arresto ocurre el 16 de agosto de 1974 en Utah, después de que una mujer lo identifique como su posible secuestrador. Le condenan a un año de cárcel en la prisión de Colorado, pero consigue fugarse antes de llegar y desaparece durante varios meses. En este tiempo siguió consumando más crímenes y empezó a cometer errores. Se volvió descuidado porque ya no asaltaba a sus víctimas al caer el sol, sino también durante el día. De hecho, su poder de seducción cayó en picado y muchas de ellas salían corriendo al ver su extraño comportamiento. Algunas sirvieron como testigos relevantes durante el juicio. El 8 de noviembre de 1974 todo cambió para Ted Bundy cuando tras elegir en una tienda de libros a su próxima víctima, Carol DaRonch, se hizo pasar por un oficial de policía. La persuadió para que se subiera al coche con la excusa de que habían intentado robarle y durante el trayecto inició un forcejeo con ella. El ase-


22

ASESINOS EN SERIE / TED BUNDY

sino intentó esposarla, pero la muchacha logró deshacerse de él y saltó del coche. Bundy bajó del automóvil, pero la joven le propinó una fuerte patada en los genitales y salió corriendo salvando su vida. Tal era su sed de sangre que unas horas más tarde Ted decidió buscar otra víctima. No encontraron el cadáver, pero sí las llaves de las esposas que previamente había utilizado con Carol. El círculo se estrechaba. La pista del coche y el testimonio de la superviviente resultaron determinantes.

Carol DaRonch durante su declaración en el primer juicio de Bundy.

UN DRÁSTICO GIRO Pero tuvieron que pasar casi nueve meses hasta que el 16 de agosto de 1975 un guarda de seguridad parase a Bundy mientras merodeaba por una zona residencial. Durante el registro del coche encontró unas esposas, una piqueta, una media, un pasamontañas, varios metros de cuerda y trozos de una sábana blanca. La policía acababa de dar con el agresor de Carol. En los siguientes tres meses las autoridades investigaron en profundidad la vida de Bundy y tomaron declaración a varios de los testigos, incluida su expareja Elizabeth Kendall. Tras su arresto, el 23 de febrero de 1976 comienza el juicio contra Ted por intento de secuestro con agravantes. Él creyó que se iba a librar. Pero cuando Carol DaRonch explicó lo acaecido aquella tarde mientras lo señalaba como el único culpable, Bundy rompió a llorar negando todos los cargos. El juez lo sentenció a quince años de cárcel con posibilidad de libertad condicional y una vez en prisión pasó una serie de pruebas psicológicas. El resultado de los informes fue que no estaba loco, ni era psicótico, ni un desviado sexual. Su único problema era la fuerte dependencia que tenía de las mujeres y su temor a ser humillado por ellas. Por no mencionar su adicción a la pornografía que confesó en una de sus últimas entrevistas en televisión. En abril de 1977 Bundy se prepara para un nuevo

Un periódico de la época recoge la noticia de la fuga de Ted Bundy.

proceso y lo trasladan al condado de Garfield, donde decide defenderse a sí mismo. Su verdadera estrategia era escapar. Y así lo hizo. Durante varios días estuvo desaparecido, pero lograron capturarlo. Sin embargo, volvió a fugarse, esta vez a Florida. Mientras tanto las autoridades intentaban encontrarlo y relacionar todas las pruebas descubiertas en su vehículo con las pruebas recogidas en las escenas de los crímenes. Podía haber pasado desapercibido, pero su impulso asesino hizo que volviese a las andadas en otro colegio mayor femenino, Chi Omega. Siete mujeres fueron atacadas y asesinadas en los seis meses que Bundy estuvo desaparecido. Entre ellas una niña de tan sólo doce años, a la que violó vaginal y analmente, estranguló y degolló. Todo el condado de Florida estaba aterrado por la sucesión de crímenes. La pesadilla acabó la noche del 14 al 15 de febrero de 1978 cuando un policía mandó parar su coche al percatarse de que conducía de forma extraña. Le identificó y fue detenido ipso facto. Las pruebas que se aportaron durante el primer juicio fueron determinantes. En especial una, el molde que un odontólogo hizo de los mordiscos de las víctimas y que coincidía con la dentadura del presunto criminal. A pesar de que Bundy se defendía a sí mismo, los moldes, las fotografías, los indicios y los testimonios le relacionaban con los casos de asesinatos ocurridos en varios condados. Tras varias horas de deliberación, el jurado lo encontró culpable de los asesinatos de Lisa Levy y Margaret Bowman el 23 de julio de 1978. El juez sugirió que lo condenaran a la silla eléctrica. El segundo juicio, esta vez por el asesinato de Kimberly Leach, se celebró el 7 de enero de 1980 en Orlando (Florida). El 24 de enero de 1989 fue la fecha elegida para su ejecución. Hasta entonces, Ted lo había intentado todo para salvarse y, tras fracasar, decidió confesar todos sus crímenes. “Nosotros los asesinos en serie somos vuestros hijos, somos vuestros maridos, estamos en todas partes. Y morirán más hijos vuestros mañana”. Su última voluntad fue ir al baño para evitar hacerse sus necesidades encima y ver a un sacerdote. Tras su muerte, los medios de comunicación titularon la noticia: “Murió el Animal”.


23

TED BUNDY

Resumen del caso: Sus crímenes tuvieron lugar por todo Estados Unidos, desde Seattle a Florida. El encantador estudiante de psicología cometió su primer asesinato a finales de los 60, pero su primera víctima documentada fue en 1974. 36 mujeres perdieron la vida.

IMPULSADO A MATAR ... POR LA PORNOGRAFÍA ANTISOCIAL Y MANIPULADOR ECHABA LA CULPA DE SUS CRÍMENES A TODO PERO NO A SÍ MISMO. PRIMER CRIMEN: 4 DE ENERO DE 1974 NACIÓ EL 24 DE NOVIEMBRE DE 1946

C

uando fue atrapado, todos querían entrevistar al hombre que había violado y asesinado a 36 mujeres. En diciembre de 1987, Bundy fue examinado durante siete horas por la doctora Dorothy Otnow Lewis, psiquiatría de Yale University. Lewis lo diagnosticó como un maníaco-depresivo cuyos delitos ocurrían normalmente durante los episodios depresivos, retractándose después para afirmar que sufría un trastorno de personalidad múltiple, la doctora Lewis finalmente concluyó que la sociedad se encontraba ante un psicópata. Otros profesionales que estudiaron a Bundy, lo consideraron un caso especial, era sádico, necrófilo, carente de sentimiento de culpa y con la necesidad de hacer daño a otros para obtener placer sexual. Bundy le explicó con detalle su infancia, en especial su relación con sus abuelos maternos, Samuel y Eleanor Cowell. Según Bundy, su abuelo Samuel era un diácono de su iglesia. La descripción estableció a su abuelo como un tirano abusador, Bundy lo describió como un racista que odiaba a los negros, los italianos, los católicos y los judíos. Además, declaró que su abuelo torturaba animales, golpeando al perro de la familia y maltratando a los gatos de los vecinos. También le dijo a Lewis que su

VÍCTIMAS: 36 FINAL: EJECUTADO EL 24 DE ENERO DE 1989

abuelo mantenía una gran colección de pornografía en su invernadero, donde, según sus familiares, Bundy y un primo se colaban a mirar durante horas. También dijo que Samuel Cowell montaba en rabia violenta cuando el tema del padre del muchacho era tocado por familiares que solían expresar escepticismo ante la historia que daba.​ Bundy describió a su abuela como una mujer tímida y obediente, quien ingresaba de forma esporádica a los hospitales para someterse a tratamiento por depresión.​Hacia el final de su vida, Bundy dijo que se convirtió en agorafóbica. Julia, la tía de Bundy, recordó un incidente perturbador que tuvo con su joven sobrino. Después de recostarse para tomar una siesta, Julia se despertó rodeada de cuchillos de cocina de la familia Cowell. El pequeño Ted, de tres años de edad, estaba al pie de la cama sonriéndole. El 17 de enero de 1989 obtuvo la fecha definitiva: iba a ser ejecutado una semana después. Bundy no había terminado su lucha para evitar la muerte y trató de mantener sus confesiones como cebo para, así, obtener más tiempo. Él y sus abogados pidieron una prórroga de tres años para que confesara los demás asesinatos. También trató de coaccionar a los familiares de sus vícti-

mas para que solicitaran a la corte que le otorgaran más tiempo para poder confesar. A pesar de no conocerse el paradero de muchas de las víctimas, todas las familias se negaron. Llegó al colmo de proponer ayudar a las autoridades a detener a otros asesinos en serie, aprovechando que por aquel entonces hacía estragos el llamado "caso de los crímenes del Río Verde", otra secuencia de muertes violentas que tuvo por objeto a prostitutas. Considerando esta actitud, aquellos que estudiaron la personalidad delictiva de este homicida destacaron que se trataba de un mentiroso compulsivo que intentaba retrasar su ejecución lo máximo posible intentando engañar a la policía y al FBI. Bundy fue entrevistado por James Dobson una tarde antes de su ejecución. En la entrevista, Bundy dijo que la pornografía violenta desempeñó un importante papel en sus crímenes sexuales. Algunos investigadores creen que la permanente insistencia de Bundy en afirmar que la pornografía fue un factor contribuyente en sus crímenes, fue otro intento de manipulación. Una vana esperanza de impedir su ejecución diciéndole a Dobson lo que quería oír. En su último día llamó a su madre y rechazó su última comida.


24

CRÍMENES SIN RESOLVER / LETICIA TEMIÑO

LA VERDAD QUE “E

HUYE

l tiempo que pasa es la verdad que huye”. La cita del criminalista Edmond Locard, uno de los pioneros de esta ciencia, encaja como un guante en el caso de la joven Leticia Temiño, violada y asesinada en enero de 1995. El notable criminalista advierte que según va pasando el tiempo, las huellas se borran, la escena del crimen se modifica, los testigos e investigadores se olvidan, jubilan e incluso fallecen. En definitiva, que el transcurso del tiempo juega en contra del esclarecimiento del hecho. La trágica historia de Leticia Temiño comenzó la víspera de la festividad de reyes de 1995. Era una noche fría y lluviosa en la que esta vecina de 18 años de Portugalete (País Vasco) decidió salir con sus amigas. A sus 18 años, la joven estudiaba primer curso de Ingeniería de Minas en Barakaldo, aunque no era su verdadera vocación, y aún estaba de vacaciones de Navidad. "Hacía una noche de perros: frío, granizo...", recuerdan los padres, Lucía Chapinal y José María Temiño. La joven no solía trasnochar. "No la dejaron vivir, no tuvo tiempo de malearse", se duele la madre. De hecho, dos días antes había sido el día que más tarde llegó, a la una y media de la madrugada. "A las doce, me asomé a la ventana y caía una emorme tromba de agua", continúa Lucía, que para entonces ya empezó a intuir que algo no iba bien. "Algo gordo le ha tenido que pasar -pensaba-, pero no esto ¿eh?". Tras disfrutar de un tiempo con sus amigas se despidió de ellas minutos antes de la medianoche para volver a su domicilio. Pero eso nunca ocurriría. A las siete de la mañana del día siguiente, una patrulla de la Guardia Civil vio algo raro en su recorrido diario por la carretera N-634 a su paso por El Pontarrón de Guriezo (Cantabria), y se paró. En una cuneta hallaron el cuerpo sin vida de la joven. Su asesino o asesinos se habían ensañado con ella. Leticia murió estrangulada, recibió una paliza y fue violada. Además, presentaba un cuerpo extraño en la vagina. El asesinato de la joven tenía un claro movil sexual. La joven apareció desnuda, con la excepción de unos calcetines de lana marrones, dos anillos, una pulsera y un colgante. Su asesino no se llevó nada de valor. El retrato de la escena del crimen conduce a pensar que nos encontramos ante un violador sádico, cuyo objetivo es el de representar mediante la violación sus fantasías sexuales y agresivas, infligiendo dolor físico y psicológico a sus víctimas. Este tipo de violadores suelen tener una personalidad antisocial y son muy agresivos en su vida cotidiana debido a un bajo nivel de frustración y crítica. Indivi-

Leticia Temiño, de 18 años. en una fotografía de poca calidad, la única imagen que se distribuyó de la joven.

duos que en un momento de su infancia asociaron agresión con satisfacción sexual. Su personalidad es compulsiva y se aprecia tanto en su apariencia personal como en el coche que conducen, casi siempre ordenado, limpio y en perfecto estado de conservación. Suelen estar casados y llevar una vida ejemplar, obviamente sin antecedente policial ninguno. La edad mas frecuente de esta clase de violadores oscila entre los 30 y 39 años. Y su modus operandi es el de utilizar sus vehículos para seleccionar a las víctimas. Todo ello con mucha precaución para no ser vistos. Esta clase de violadores no buscan el control de sus víctimas, sino causarles daño. Y si no es detenido, lo lógico es que acaben matando. Este punto es importante resaltarlo, ya que si se tratase de un violador sádico el que terminó con la vida de la joven Leticia, lo más seguro es que hubiese llevado a cabo alguna que otra violación con anterioridad, posiblemente cerca de su residencia o lugar de trabajo. Otro hecho a tener en cuenta es que esta clase de depredadores suelen buscar información sobre técnicas de investigación policial, por lo que planifican sus actos para no ser fácilmente identificados, motivo que podría explicar su decisión de llevarse toda la ropa de Leticia.


25 "Lo más triste es no saber, haberlo intentado todo sin conseguir nada", lamentan Lucía y José María, los padres de Leticia.

Dos testigos afirmaron meses después del crimen que habían visto esa noche a pocos metros de su casa a la chica charlando con un "hombre alto, fuerte, que vestía una chamarra de cuero negra", aunque no acertaron a verle la cara porque estaba de espaldas. Ella gesticulaba. "¿Quién era esa persona que estaba hablando con mi hija?", se preguntan los padres. Nunca se supo. Desde entonces, nadie más volvió a verla con vida. "Alguien la cogió". Durante la instrucción también apareció un misterioso coche parado en la calle por donde la joven subía a su casa, pero era de noche y no se pudo ver a nadie dentro. Lucía y José María asumen que en la muerte de su hija "todo son incógnitas" y lo achacan en parte a errores en la investigación. Prueba de ello, es el escenario del crimen, estaba contaminado, no fue acordonado en un primer momento, lo que permitió que fuera pisado por varias personas, y probablemente se perdieron pruebas. Además, aquella noche había llovido y granizado copiosamente.

podría explicar su decisión de llevarse toda la ropa de Leticia. Dos testigos afirmaron meses después del crimen que habían visto esa noche a pocos metros de su casa a la chica charlando con un "hombre alto, fuerte, que vestía una chamarra de cuero negra", aunque no acertaron a verle la cara porque estaba de espaldas. Ella gesticulaba. "¿Quién era esa persona que estaba hablando con mi hija?", se preguntan los padres. Nunca se supo. Desde entonces, nadie más volvió a verla con vida. "Alguien la cogió". Durante la instrucción también apareció un misterioso coche parado en la calle por donde la joven subía a su casa, pero era de noche y no se pudo ver a nadie dentro. Lucía y José María asumen que en la muerte de su hija "todo son incógnitas" y lo achacan en parte a errores en la investigación. Prueba de ello, es el escenario del crimen, estaba contaminado, no fue acordonado en un primer momento, lo que permitió que fuera pisado por varias personas, y probablemente se perdieron pruebas. Además, aquella noche había llovido y granizado copiosamente. Otro aspecto que hay que tener en cuenta del lugar donde apareció el cadáver de la joven es que el cuerpo apareció a unos 35 kilometros de su casa, concretamente en la cuneta de una carretera a su paso por la localidad cántabra de El Pontarrón de Guriezo, cerca de Turtzioz, pudiéndose obtener algunas posibles conclusiones. La violación y asesinato de Leticia debió producirse en un escenario distinto al lugar de donde se encontró el cuerpo. Otro apunte es que el asesino hubiera posido vivir en alguno o entre alguno de los dos puntos entre los que ocurrió la captura de la joven y su posterior aparición. Mapa de los 35 kilometros de trayecto que el asesino realizó transportando el cuerpo de Leticia.


26

CRÍMENES SIN RESOLVER / LETICIA TEMIÑO

Así mismo, el lugar donde dejo el cuerpo invita a pensar que se trata de un único asesino, ya que posiblemente si hubiese habido más, estos habrían escondido o arrastrado el cadáver a una zona donde fuese más complicado hallarlo. Los padres de Leticia saben ahora, y se lo han advertido a familiares de otras víctimas, que la autopsia es fundamental para esclarecer los hechos. Según el informe forense, el cadáver fue depositado allí y la muerte se produjo entre las doce y media y las siete y media de la mañana. La primera línea de investigación apuntó, como en la mayoría de los homicidios, al círculo cercano a la víctima. La Guardia Civil y la Ertzaintza, encargadas del caso, sospechaban que la joven podía conocer a la persona que la mató. "No creo que nadie que la quisiera, la hubiera hecho eso", insiste Lucía. La incertidumbre, la falta de información empujó a la familia Temiño a tomar la inciativa, casi a "hacer de policías". Habilitaron una línea 900 y ofrecieron una importante recompensa, de hasta 15 millones de las antiguas pesetas, a quien pudiera aportar algún dato. La propia Lucía atendía el teléfono desde su casa; recibió infinidad de llamadas, pero ninguna aportó luz al caso. Lo último que supieron es que la Policía autónoma destinó a dos agentes nuevos, que no sabían nada del homicidio, y por tanto no estaban condicionados, para que revisaran el sumario desde el principio. Pero no han vuelto a tener noticias. "En 25 años no ha habido nadie en el punto de mira

del que se haya podido demostrar su implicación", afirma el abogado de la familia. "Si fue una sola persona el responsable, se lo llevará a la tumba, pero si hubo alguien más implicado, le rogamos que hable para terminar de una vez por todas con la pesadilla que está pasando la familia". Los padres de Leticia Temiño confiesan que, después de tantos años, han perdido la esperanza de que el crimen de su hija se resuelva algún día. Sin embargo, si se deciden a volver a hablar del caso a un medio de comunicación es únicamente con la ilusión de ablandar corazones y remover conciencias para que "quien sabe y calla, lo cuente". Parece increíble que la oscuridad de aquella noche infernal y el paso del tiempo haya podido ocultar tanta huella necesaria para la resolución de este caso. Quizás la persona responsable de este crimen haya fallecido ya o quizás, esté en algún lugar viviendo todavía una vida que no le pertenece y que quitó a una joven de 18 años con todo el futuro por delante. Hoy hace más de 25 años que un asesino anda suelto. Hoy, la verdad ha huido un poco más.

Querido lector: lo que usted acaba de leer es la historia de un caso no resuelto. Si ha sido testigo, si sabe algo, cualquier dato que pueda aportar, por insignificante que le parezca, puede ser crucial para dar una solución a este crimen sin resolver.

La carretera N-634, llegando a la localidad cántabra de El Pontarrón de Guriezo en Cantabria, lugar donde apareció el cuerpo sin vida de la joven Leticia Temiño.


27 OTROS CASOS OCURRIDOS EN LA ZONA El calendario desafiante no ha podido espantar el recuerdo. El reportaje que acaban de leer ha sido determinante para que, desde la redacción de CRIMINALIA, hayamos tirado del hilo y rescatar del olvido otros dos casos que siguen sin resolverse en Vizcaya. Son el de Olga Casas, de 19 años, acaecido en Portugalete en 1990, y el de Laura Orue, de 21, en la localidad de Zeberio, el 5 de septiembre de 1999. Las dos se desvanecieron sin dejar rastro, sin testigos. Sus asesinos todavía andan sueltos. Al parecer, las coincidencias son casuales porque la investigación policial sospecha que los crímenes no tienen nada que ver entre sí. "Todos los datos de que disponemos permiten decir que son casos diferentes. Sólo tienen en común la edad. Pensamos que no se trata de un asesino en serie sino de autores con perfiles distintos", afirmaba en su tiempo el que jefe territorial de la Ertzaintza en Vizcaya, Jorge Aldekoa. "La Justicia necesita tener un hilo del que tirar para poder investigar y en el caso de mi hija se rompió demasiado pronto", se queja Lucía, madre de Leticia Temiño. A Leticia le precedió en la tragedia Olga Casas, de 19 años. El 4 de noviembre de 1990 un jardinero encontró su cadáver entre helechos en el patio de un colegio, a 30 metros de su domicilio, también en Portugalete. La autopsia indicó que la muerte se debió a “asfixia mecánica por estrangulación a lazo”, que a Olga le se-

El cuerpo de Laura Orue, joven estudiante de magisterio, fue encontrado sin vida hace 21 años.

Olga casas, la joven de 19 años, fue asesinada hace 30 años. Su crimen sin resolver está envuelto en un halo de misterio.

ccionaron la yugular con una puñalada en el lado izquierdo de su cuello cuando ya estaba muerta, y que no había habido agresión sexual. Los forenses determinaron también que la hora del fallecimiento se situaba entre las dos y las seis de la madrugada, y que la mujer fue asesinada en un lugar distinto a donde apareció el cadáver. Civil detuvo a tres individuos en enero de 1995 pero después de dos semanas en prisión fueron puestos en libertad. El juez de instrucción número 2 de Barakaldo que investigó el caso no encontró indicios de criminalidad y pidió que se sobreseyera el sumario. La Audiencia Provincial de Vizcaya rechazó su archivo. Por su parte, la muerte de Laura Orue hace 21 años se ha convertido en una de las espinas por sacar de los investigadores más avezados de distintos cuerpos policiales en Euskadi. La joven estudiante de Magisterio de 21 años, vecina de Zeberio, desapareció el 29 de agosto de 1999 cuando acudía a una cita con sus amigas en las fiestas de Llodio. Una semana después, tras una intensa búsqueda, su cuerpo fue encontrado enterrado en una fosa al pie de un pinar, en una zona rastreada en varias ocasiones, cerca de su casa. Un voluntario, al que llamó la atención la tierra removida, se acercó y descubrió los cabellos color caoba de la muchacha. La autopsia descartó que hubiera sufrido una agresión sexual y no se apreciaron signos evidentes de violencia. Finalmente, los forenses concluyeron que la joven había muerto por "sofocación o asfixia" provocada por algún plástico o similar que nunca ha sido localizado. El o los autores de la muerte, trataron de ocultar el cadáver cubriéndolo con tierra y helechos en una fosa de 50 centímetros de profundidad en una zona próxima a su domicilio, un caserío del barrio Zaldarian de Zeberio. En próximos números de CRIMINALIA, trataremos con detalle estos dos casos aún sin resolver.


28

EL ARCHIVO DEL CRIMEN / FUENTE DEL BERRO

UN CRIMEN IMPERFECTO

E

l 6 de junio de 1916 tres individuos entraron a media mañana en un hotelito de la calle Lanuza, en la colonia de Fuente del Berro de Madrid. El mayor de ellos, Manuel Ferrero, vestía un traje oscuro de grueso paño, camisa blanca y botas negras. Le acompañaba Nilo Saiz, traje oscuro, sombrero de paja, cojeando y apoyado en un bastón y su hijo Federico, de 17 años, incipiente bigote, delgado y cejijunto. A Nilo y Manuel les unía una larga relación profesional. - Acabo de alquilar este chalecito –explicó Nilopara abrir un despachito. Los hijos van para arriba, don Manuel, y con su ayuda el negocio irá prosperando. - Muy bien, don Nilo. Que ayuden. Podrían empezar por arreglar el jardín – rió Ferrero mientras miraba al tímido Federico. Entraron en la alcoba principal, reconvertida en despacho. Una mesa y seis sillas era todo el mobiliario. El suelo, de madera, crujió a su paso. Ferrero se sentó de espaldas a la puerta y se quitó el sombrero. Estaba sacando los documentos del bolsillo interior de su chaqueta cuando sintió un golpe terrible en la cabeza. Aunque no murió, perdió toda consciencia. Otros nueve golpes terribles terminaron por destrozarle el cráneo

La casa de la calle Lanuza donde fue asesinado Manuel Ferrero. En el círculo, el agente Federico García Gómez.

Sesos, esquirlas de hueso y cuero cabelludo se esparcieron por toda la habitación. Federico temblaba y miraba a su padre que tranquilamente se sacudió las manos. - Vamos –dijo- no hay tiempo que perder. Se acercó a su hijo, que sollozaba. Le dio una bofetada y le pidió que trajese las "cosas" de la cocina: un bidón de ácido sulfúrico, algodón, telas y una pala. Se quitaron las ropas ensangrentadas y arrastraron el cuerpo del infeliz hasta la carbonera. Nilo le cubrió el rostro con un saco de arpillera. Comenzaron entonces a excavar en el suelo de la habitación. Cuando estaba lo bastante profundo, introdujeron el cadáver boca abajo. Echaron en un saco los trapos utilizados en la limpieza. Después rociaron el cuerpo con abundante ácido sulfúrico. Taparon el agujero con tierra que aprisionaron. Los listones de madera los colocaron como pudieron. Dejaron las ventanas abiertas para que se airease bien. Anochecía cuando padre e hijo abandonaron la casa. A principios de junio el industrial Manuel Ferrero había llegado a Madrid, procedente de Pozuelo de Tabara, Zamora, con la intención de comprar un molino de aceite y ocho vagones de abono mineral. Se alojó en la posada del León de Oro, en la Cava Baja. Nilo


29

Aurelio Saiz de Miguel, procurador del Sindicato Nacional Agrícola, con quien había quedado para acordar los negocios, denunció su desaparición el 7 de junio. La familia de Ferrero en Madrid también lo hizo. Habían quedado en verse y, además, le guardaban la correspondencia cuando pasaba por la capital. Un cuñado se acercó a la posada y le dijeron que la última vez que le vieron había sido acompañado de un hombre de poblada barba negra que cojeaba ostensiblemente. Un rico industrial, dinero de por medio y una desaparición. No era demasiado extraño en aquellos tiempos, pero la prensa de la época se ocupó del caso y salieron a la luz la última correspondencia de Ferrer con Nilo Saiz, que publicó algún periódico. En las cartas, Nilo le pedía a Ferrero que además del molino se planteara los vagones de abono. E insistía en que viniera a Madrid con dinero para la compra. El agente Federico García Gómez leyó la noticia y enseguida identificó al individuo. Su nombre era lo suficientemente extraño como para no olvidarlo. Recordó que conocía a un hijo suyo, de nombre curioso también, con el que coincidía algunas veces en el café de Oriente y en un local de la Sociedad Gimnástica, donde hacían ejercicio. Lo segundo que le llamó la atención fue la conversación escuchada en el tranvía 4, Sol-Ventas, acerca de unos tipos algo extraños que habían alquilado un hotelito por los arrabales de Madrid. Y escuchó "Los dos tenían una pinta algo rara. El mayor cojeaba". Empezó a investigar por los arrabales de Ventas, que era el final de la línea 4 de tranvías. Averiguó, al

cabo de numerosas pesquisas, que en Fuente del Berro, en la calle Lanuza, se había alquilado un hotelito al que los inquilinos no habían apenas acudido. Habían hecho unas obras, cambiando el suelo de madera de una habitación por loza, pero luego no habían vuelto. En ese momento decidió hablar con su jefe de la brigada de barrios, Patricio Gil. Le pidió este que le acompañara para hablar con el inspector general, Carlos Blanco, y luego con el director de Seguridad, Manuel de La Barrera, que llevaba menos de un año en el cargo. Este, al terminar de escuchar el relato se atusó el bigote, miró fijamente a Federico García Gómez y decidió hacer una llamada. - Comisario. Va a ir a verle un agente de la brigada de barrios. Escúchele y ate todos los cabos. Cuando el agente García Gómez entró en el despacho del comisario Fernández-Luna en la sede de la Brigada de Investigación Criminal cumplió uno de sus sueños. Hacía muchos años que quería ser policía y no había ninguno al que admirase más que con el que estaba a punto de hablar. - Siéntese agente, ahora estoy con usted. Repitió por cuarta vez la historia. Fernández-Luna tomaba notas en su libreta. Al terminar el relato de los hechos, el comisario le miró fijamente. El agente se sintió incomodo hasta que comenzó a contestar las preguntas que le hacía el comisario, pidiéndole detalles que ninguno había solicitado antes, obligándole a un gran ejercicio de memoria. "Lleve siempre un cuadernito y anote todo lo que vea. Aunque tiene que trabajar

Algunas de las herramientas con las que se realizó el crimen.


30

EL ARCHIVO DEL CRIMEN / FUENTE DEL BERRO la memoria, no confíe a ella todo", fue el consejo de Fernández-Luna a Federico García Gómez. No lo olvidaría nunca. El comisario acompañó al agente García Gómez a Fuente del Berro. Hablaron con el casero, Cristóbal Romero, que les aportó el contrato de arrendamiento. Anotaron bien la descripción del arrendador y de su hijo. En el contrato figuraba como domicilio en Madrid la calle Preciados 52. Fotografiaron el documento. Estaba a nombre de Miguel Saiz. No era muy original pues Nilo se apellidaba Saiz de Miguel. Más tarde comprobaron que éste se alojaba normalmente en Madrid en esa dirección. Contactaron también con el maestro de obras, que les confirmó que se había cambiado el suelo de madera por otro de loza. Continuaron las pesquisas y encontraron que desde una droguería de la calle Alcalá 88 se había llevado a la casa de Lanuza un bidón de ácido sulfúrico, trapos y otros útiles de limpieza. En ese momento se decidió poner todas las pruebas a disposición del juez de instrucción del distrito de Hospital, Oppelt. Al entrar en la vivienda, se comprobó que sólo estaba amueblada, y con una mesa y seis sillas, una de las habitaciones. En la cocina se encontró una gran cantidad de ácido sulfúrico, algodón y un hacha de grandes dimensiones. En el jardín había también un pico, una azada y un mazo de apisonar. Se reconocieron las paredes, y en la habitación amueblada, junto al suelo, en una de las paredes laterales, había una pequeña mancha de sangre, así como en una de las sillas y en el hacha encontrada en la cocina.

En esa habitación se había echado cemento portland y luego se había colocado la loza. Comenzaron excavando en el jardín, pero no encontraron nada. Fernández-Luna volvió a entrar en la habitación y le pidió al agente García Gómez que le acompañase. Aunque el juez había ordenado empezar por el jardín, al comisario sabía que el cuerpo estaba bajo ese suelo nuevo. El mazo de apisonar había servido para compactar la tierra; el cemento portland para evitar que los vapores de la descomposición pudieran ser detectados. Habrían empezado por el lugar en el que la sangre hubiese manchado las tablas, imaginó Fernández-Luna. Y comenzó a romper el suelo con una maza. Pero avanzaba el día y la casa no tenía iluminación de ninguna clase. Al día siguiente levantaron todo el solado y terminaron dando con una bota del finado tras excavar más de medio metro. Ferrero había sido enterrado boca abajo. Se encontraba encogido, con el chaleco desabrochado, la boca entreabierta y en la camisa y pecho unas manchas que parecían de sangre. La cabeza la tenía envuelta en una arpillera y como si en el momento de ocurrir el crimen hubiera sido rociado copiosamente con ácido sulfúrico para evitar que arrojara sangre. Fernández-Luna le había pedido a la esposa de Ferrero un trozo de tela del traje de su marido para poder utilizarlo en la identificación. El comisario sacó la lupa que siempre le acompañaba y comprobó que la tela era la misma. A pesar de lo desfigurado del rostro, tenía un exacto parecido con la fotografía de Ferrero que llevaba Fernández-Luna. El olor era insoportable. El comisario le dio al agente García un trozo de romero.

Nilo Saiz llega detenido a la estación del Mediodía.


31

"Frótelo bien y muérdalo. Le ayudará a mitigar el olor". Mandó a otro de los agentes a la droguería próxima a comprar ácido fénico para mitigar el olor. Además mandó tomar fotografías del interior de la casa y del exterior. El juez ordenó el traslado del cadáver al Depósito Judicial. Nilo Aurelio Saiz de Miguel fue detenido en Logroño. Había llegado acompañado de su hijo Restituto, abogado, que le recomendó entregarse para intentar mitigar la pena. Su padre estaba muy nervioso, apenas dormía y comenzaba a tener alguna de las crisis histéricas que padecía cada vez con más frecuencia. El otro hijo, Federico, fue detenido en el domicilio familiar de Miranda de Ebro. Nilo Saiz tuvo que ser trasladado a una institución mental pues su comportamiento era muy extraño. No dormía, gritaba, hablaba de manera inconexa y se mostraba agresivo con frecuencia. Contestaba a los interrogatorios absolutamente ido. Pero en los momentos de lucidez exculpaba a sus dos hijos, Restituto sospechoso de encubridor y Federico, de cómplice. Afirmaba que el muchacho que le había ayudado era un mozo de cuerda, que nunca pudo ser identificado. Al cabo de un tiempo, los hijos fueron puestos en libertad con cargos. El juicio, con jurado y muy mediático, se celebró

Fosa donde fue enterrado el cadáver de Manuel Ferrero Gallego.

entre el 11 y el 14 de junio de 1918. Nilo había sido re nos. El único acusado era su hijo Federico Crescencio Saiz Andrés, acusado de cómplice y coautor del crimen. Su hermano Restituto actuó como segundo abogado. La estrategia de la defensa consistió en culpar a Nilo Saiz del asesinato de Manuel Ferrero, causado por un ataque de locura. Los testimonios se sucedieron. El veredicto final dejó en libertad a Federico Saiz, al no considerarse probado que fuese él quien hubiese ayudado a Nilo en la comisión del delito. Nilo Aurelio Saiz de Miguel murió al poco tiempo en la institución mental donde estaba recluido, sin llegar nunca a ser juzgado. Fernández-Luna salió del juicio acompañado del agente Federico García Gómez. Ambos cabeceaban. Sabían que los culpables habían quedado impunes. Las pruebas parecían incuestionables, pero al jurado le conmovió la historia de un pobre chaval condenado a convivir con un padre demente. -Acostúmbrese, don Federico. Nosotros hacemos nuestro trabajo y luego es la justicia la que decide. Por eso es más importante prevenir el delito. Recuérdelo. Federico García Gómez, que llegó a ser comisario principal de la Brigada de Investigación Criminal, lo recordó. Como tantas otras lecciones que recibió del mejor policía que jamás conoció.


32

ALERTA DESAPARECIDOS / CRISTINA BERGUA

UNA AUSENCIA QUE HA DEJADO HUELLA

"C

ristina Bergua Vera, de 16 años, falta de su domicilio desde la noche del domingo 9 de marzo de 1997. Mide 1,60 de estatura, es delgada, tiene el cabello castaño liso y largo, los ojos castaños y en el momento de su desaparición vestía una chaqueta de piel negra. La última persona que la vio fue un amigo, que se separó de ella en la carretera de Esplugues de Llobregat, cerca de la discoteca Batikano, de Cornellá..." Con este artículo, publicado en "La Vanguardia", el jueves 13 de marzo de 1997, la prensa se hacía eco, por primera vez, de la desaparición de Cristina. El programa de Paco Lobatón "¿Quién sabe dónde?" también dio la noticia. Han pasado más de 8.400 días. 23 años de impotencia y de angustia. La incertidumbre es muchísimo peor que la muerte. Cuando se tiene a un familiar o ser querido que fallece, se sabe donde ir a rezarle o a ponerle flores. Los padres de Cristina llevan 23 años buscando a su hija y no saben si desde el primer día que desapareción, ella está muerta. Un dolor que, por mucho tiempo que pase, nunca desaparece.

Cristina Bergua en una fotografía que dio la vuelta a España, tras ser elegida para su utilización en los carteles de búsqueda.

En la tarde de aquel 9 de marzo, Cristina, que estudiaba 2º de BUP, comió en casa con sus padres, Luisa y Juan Manuel, que después salieron. Hacía buen día y se fueron a jugar a la petanca. "¿Pitu, no sales?", le dijo su madre antes de irse. Cristina estaba tocando la guitarra. Esperaría a que salieran para arreglarse con más tranquilidad y luego iría a ver a Javier, su novio. Se llevó mil quinientas pesetas, las llaves de casa y su DNI. Javier Román, de 26 años -su novio desde hacía tres- era el joven que la prensa citaba como el amigo que la acompañó hasta la carretera, a la altura de la casa de su tía y muy cerca de la suya. Afirmó que había estado en su casa con Cristina hasta las nueve de la noche, cuando la joven dijo que tenía que marcharse a casa para cenar con sus padres y una prima. Los padres de Cristina negaron que existiese tal cena. Las amigas de Cristina afirmaban que había ido a verle para comunicarle su intención de romper con él. Luisa y Juan Manuel se alarmaron, porque su hija tenía la costumbre de llamar si se retrasaba. A las diez y cuarto de la noche, Juan Manuel fue a denunciar su desaparición pero, como de costumbre, y cuando se sabe que las primeras horas tras una desaparición son críticas, se encontró con que no se la admitían hasta el día siguiente. Germán, el hermano de Cristina fue dos veces a hablar con Javier aquella noche, la primera a las once menos veinte. Javier no se inmutó y se enrocó en la versión de que su novia había estado en la casa hasta las nueve de la noche y luego la había acompañado hasta la puerta del domicilio de su tía. La madre de Javier corroboró sus palabras. Germán, Luisa y Juan se pasaron la noche buscando a Cristina por todas partes... Javier no colaboró. No lo hizo aquella noche y nunca movería un dedo por encontrar a su novia. La familia de Cristina regresó a las cuatro de la mañana. Su padre volvió a la comisaría y, por fin, le permitieron poner la denuncia. Juan describió a su hija como de "complexión delgada, 1,60 de estatura, pelo largo de color castaño, ojos marrones y una peca en la frente". La policía interrogó a Javier Román en varias ocasiones pero, aunque incurrió en ligeras contradicciones, no se pudo probar su implicación en la desaparición de su novia. También rastrearon las cloacas y colectores de la ciudad, que desembocan en el Llobregat, así como las riberas de dicho río, en búsqueda del cuerpo de la adolescente, pero sin éxito. Dado que la fuga voluntaria tampoco se contemplaba como posible, las perspectivas eran desalentadoras.


33

Las declaraciones de Javier Román no acabaron de convencer a la familia ni al pueblo de Cornellà, pese a que nunca se pudo demostrar que estuviera implicado en la desaparición de Cristina. Román, tiempo después, sería condenado y encarcelado por otro delito de tráfico de drogas al intentar introducir en España más de 3 kilos y medio de cocaína. La familia de Cristina repartió 30.000 carteles con su foto por Cornellá y parte del Baix Llobregat. Más tarde se confeccionarían 10.000 pegatinas para que los vecinos de Cornellá las pegaran en sus automóviles du-

Luisa y Juan, los padres de Cristina, nunca han dejado de luchar para saber donde está su hija.

rante las vacaciones de verano. Incluso hubo una asociación de radioaficionados que se pusieron en contacto con colegas de otros países de Europa para alertar de la desaparición y buscar pistas para localizarla. A los cuatro meses de desaparecer Cristina y sin pruebas aparentes llegó una carta anónima a la Policía Nacional con la primera pista: el cuerpo de Cristina podría haber sido depositado en un contenedor de Cornellà. Al haber pasado tanto tiempo, la búsqueda tenía que efectuarse en el vertedero del Garraf, a caballo entre Gavà y Begues, a donde iba a parar toda la basura del área metropolitana de Barcelona. “No estamos contentos con el trabajo que se realizó, porque desde que se recibió la carta hasta que empezaron a buscar pasaron 11 meses”, lamenta el padre de Cristina ante la poca implicación, especialmente de la Generalitat, que ordenó paralizar la búsqueda a los 30 días por “su alto coste”. Luisa y Juan no pararon en su lucha para hallar a Cristina y, tras hablar con Núria Gispert, consellera de Justicia por aquel entonces, se plantearon hacer una huelga de hambre indefinida en la plaza Sant Jaume. Pero entonces llegó el milagro: la titular del juzgado 3 Extracto de un diario de la época donde se detalla el trabajo en el vertedero en busca de Cristina.

UNA OPERACIÓN COMPLEJA Y LABORIOSA Las máquinas excavadoras hunden la pala entre los desechos. Previamente, la empresa ha delimitado el perímetro en el que se calcula que se almacena la basura recogida en marzo de 1997.

La excavadora da marcha atrás mientras la pala deja caer lentamente los desechos recogidos, que son cribados manualmente por los operarios de la empresa. En la operación participan tres máquinas excavadoras y dos camiones.

El vertedero del Garraf acoge el 67% de la basura que se genera en el área metropolitana de Barcelona, 32 municipios. Sólo en 1996 trató 833.747 toneladas de desechos. En el vertedero se recogen todo tipo de residuos.


34

ALERTA DESAPARECIDOS / CRISTINA BERGUA

de Cornellà, María Sanahuja, ordenó seguir registrando bajo su responsabilidad el vertedero. Era la única pista que había en ese momento, pero no hubo suerte y el caso fue sobreseído. El caso de la desaparición de Cristina Bergua pasó de la Policía Nacional a los Mossos d’Esquadra. De hecho, Luisa y Juan, a través de InterSOS, fundación creada en parte por ellos para apoyar a las familias de personas desaparecidas sin causa aparente, pidieron en el Parlament que se creara una unidad especial de búsqueda para este tipo de casos. Fue votada por unanimidad en la cámara catalana, pero no fue hasta 2008, cuando los Mossos se desplegaron, que fue efectiva. Un año antes de la puesta en marcha de esa unidad especial, en 2007, el caso fue reabierto a petición de la familia. Los agentes de Mossos volvieron a interrogar a familiares y amigos de Cristina. Este hecho, según asegura el padre de la desaparecida, se llevó a cabo porque “las niñas ya eran mujeres” y querían saber si algún tipo de información que omitieron en su momento podía salir a la luz y ayudarles a encontrar a su hija. Pero no se consiguieron nuevas pistas entre las declaraciones de los afectados por la desaparición de la chica.

En una década la ciencia y la tecnología avanzan, y así lo pensaron los padres de Cristina. Por este motivo, se analizó la carta anónima para encontrar restos de ADN, a partir de la saliva del sello pegado en el sobre. Sin embargo, los investigadores no pudieron hallar coincidencias significativas para inculpar a nadie y hallar algo de luz a un caso con muchos interrogantes. También se contactó con Javier Román. Tras un tiempo viviendo en la República Dominicana, el joven regresó a España y se trasladó a Zaragoza. Cuando los Mossos quisieron hablar con él cumplía una condena por un delito de tráfico de drogas en una cárcel zaragozana. En uno de los permisos penitenciarios, Javier Román aceptó trasladarse hasta la comisaría de Cornellà y entrevistarse de manera informal con el sargento Pere Sánchez. Su actitud fue la misma que ya empleó en su día con la Policía Nacional. Colaborar y responder a todas las preguntas que se le formularon. Sereno y frío. Imperturbable. "Dudo que tuviera más de 30 pulsaciones por minuto. No tenemos absolutamente nada contra él. Lo sabe y se siente confiado", describe el sargento. Se volvieron a recorrer todos los itinerarios que hi-

Juan Bergua, el padre de la joven, ante el monolito de Cornellà que recuerda a su hija y a los desaparecidos sin causa aparente.


35 zo Cristina aquella tarde. Se repasaron las coartadas de todas las personas del entorno de la víctima. Y como le ocurrió en su día a la Policía Nacional los Mossos no encontraron ni una sola línea de investigación más que la que señalaba al novio como principal y único sospechoso. Pero, a pesar de los años, no hallaron ni un solo indicio nuevo para imputarlo. En febrero de 2015, la Unidad Central de Desaparecidos de los Mossos d’Esquadra avivó el caso a partir de un anónimo dirigido a los padres y que recibió la presidenta de la Asociación de Familiares de Personas Desaparecidas, Inter-SOS, Flor Bellver. La misiva, a la que ha tenido acceso La Vanguardia, decía así: "Busquen a Cristina en Gavà, en la riera de Sant Climent y Laguna del Remolar, que hay entre los cámpings antiguos, el Toro Bravo y el Tres Estrellas. Así, de esta manera se acabará este dolor que llevan durante todo este tiempo. Espero que para el próximo aniversario de su desaparición acabe todo lo que nunca tuvo que empezar". "Se investigó, como se miran absolutamente todos los datos que nos llegan de este caso desde que lo heredamos de la Policía Nacional, en el 2008", explica el inspector de los Mossos d’Esquadra Jordi Domènech. La zona que señalaba el anónimo era extensa y había sufrido varias inundaciones en estos últimos 18 años. Se fotografió el lugar y se buscaron imágenes de entonces para compararlas. Se buscaron pozos y escondrijos. Mientras, otro grupo de investigadores de delitos tecnológicos se dedicó a rehacer el trayecto inverso del e-mail para tratar de identificar al autor. El anónimo llegó al correo de la web de Inter-SOS, que tiene su servidor en una empresa de Alemania. Un juez de Cornellà autorizó a los Mossos solicitar a los alemanes el IP del ordenador desde el que se había enviado el mensaje. La solicitud se tramitó a través de Interpol y dos policías alemanes fueron en persona hasta la empresa para recibir la información en mano, porque los requeridos se negaron a enviar los datos por correo electrónico.

Los padres de Cristina en la habitación de la joven desaparecida.

Imagen de archivo de Cristina Bergua.

Ya con el IP se iniciaron los trámites para localizar el ordenador. Y se encontró en un locutorio del barrio de la Verneda, en Barcelona, en el número 43 de la calle de Ca n’Oliva. Muy amablemente, el dueño del locutorio, Mohamed Umer, contó a los investigadores que nunca anotaba la identidad de los clientes de su establecimiento, que tampoco tenía cámaras de seguridad, y que era imposible saber quién pudo escribir ese anónimo que envió el 18 de febrero, a las 11.30 horas de la mañana. Además, habían pasado cuatro meses hasta que los trámites permitieron a los Mossos llegar hasta el local. El correo se envió desde la cuenta popeye20@hotmail.es. "No hemos podido seguir con esta línea de investigación porque ya no ha dado más de si. Pero si el autor de ese mensaje realmente tiene información sobre el paradero de Cristina Bergua o lo que pudo pasar el día de su desaparición es el momento de que lo cuente", pide el sargento Pere Sánchez, responsable de la Unidad Central de Desaparecidos. Los casos no mueren en las carpetas, ni sucumben en el olvido. Los casos siguen abiertos. Y en el suceso de Cristina Bergua, al no haber cadáver, ni sospechoso de su desaparición, no hay tiempo de descuento, ni riesgo de que la responsabilidad penal del responsable prescriba. Aquí no hay cuenta atrás. La única presión es la de la incertidumbre con la que sobreviven sus padres. La lucha de los padres por encontrar a su hija Cristina marcó un antes y un después en la búsqueda de personas desaparecidas. Tanto es así, que el Congreso aprobó por unanimidad en 2010 elegir como el Día Nacional de las Personas Desaparecidas Sin Causa Aparente el 9 de marzo, el día en que se le perdió la pista a Cristina. Ese reconocimiento, además, permitió que el Ministerio del Interior comenzara a dar datos desde ese mismo año de las personas desaparecidas en toda España. Los Mossos d’Esquadra no tiran la toalla, pese a la complejidad de este caso en el que hay ausencia de cadáver. Ya han habido condenas por asesinato sin cuerpo, y sospechosos encarcelados mientras los investigadores siguen buscando a la víctima. Es el sistema de trabajo de esta Unidad Central de Desaparecidos.


36

ALERTA DESAPARECIDOS / CASOS ACTIVOS

CRISTINA BERGUA VERA

MARTINA BARRUETABEÑA OSTOLAZA

ANTHONY JOHN DALTON

• Fecha: 9 de marzo de 1997 • Lugar: Cornellá de Llobregat (Barcelona) • Edad 17 años • Complexión delgada, 1.60 de estatura, pelo largo castaño, ojos marrones y peca en la frente. Salió con sus amigos a pasear, el último que la vio fue su novio • Si tienes alguna pista sobre Cristina, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 24 de octubre de 2018 • Lugar: Eibar (Guipúzcoa) • Edad: 84 años • Salio de su casa a tirar la basura y desde entonces no se sabe de ella • Si tienes alguna pista sobre Martina, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 22 de agosto de 2017 • Lugar: Garafia (La Palma) • Edad: 68 años • Nacionalidad británica. Es delgado, de piel blanca, pelo liso corto y canoso con alopecia parcial, nariz aguileña y mentón saliente • Si tienes alguna pista sobre Anthony, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

JUAN ANDRÉS BARRANCO

JOSÉ EMILIO LEO PUMARES

MARGARITA ISABAL IBARZ

• Fecha: 21 de febrero de 2020 • Lugar: Adra (Almería) • Edad: 40 años • Mide 1.55 de estatura, ojos marrones y complexión delgada. Vestia pantalón deportivo de color negro y chaqueta de cuero NECESITA MEDICACIÓN • Si tienes alguna pista sobre Juan Andrés, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 18 de febrero de 2020 • Lugar: Fuenlabrada (Madrid) • Edad: 52 años • Mide 1.65 de estatura, pesa 50 kg. Tiene el pelo corto moreno y liso, ojos de color negro y complexión delgada • Si tienes alguna pista sobre José Emilio, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 18 de febrero de 2020 • Lugar: Zaidín (Huesca) • Edad: 67 años • Mide 1.50 de estatura, complexión delgada, ojos castaños Camina con dificultad. Podría llevar ropa oscura. • Si tienes alguna pista sobre Margarita, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.


37

ADELA GARCÍA ESCOBEDO

LUCAS STOCKERT ALONSO

SIMONA CAMELIA MELU

Fecha: 9 de enero de 2020 Lugar: Brea de Tajo (Madrid) Edad: 16 años Mide 1.65 de estatura, 60 kg., pelo castaño corto, ojos azules. Vestía sudadera negra, pantalón gris y deportivas. • Si tienes alguna pista sobre Lucas, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 9 de julio de 2019 • Lugar: Tordesillas (Valladolid) • Edad: 15 años • Mide 1.65 de estatura y pesa 55 Kg. Tiene el pelo liso castaño y ojos marrones. Vestía pantalón vaquero negro, chaqueta negra con tira rosa fluorescente y zapatillas. • Si tienes alguna pista sobre Simona, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

CARLOS REVILLA GOMEZ

ALFREDO RODRÍGUEZ VÁZQUEZ

MIREYA BORJA VARGAS

• Fecha: 17 de febrero de 2020 • Lugar: Villaescusa - Cantabria • Edad: 46 años • Mide 1.80 de estatura, pesa 70 kg. Vestía jersey azul, pantalón vaquero, cazadora vaquera azul, gorro de lana verde y zapatillas deportivas. • Si tienes alguna pista sobre Carlos, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 13 de noviembre de 2017 • Lugar: Taboada (Lugo) • Edad: 86 años • Ultima vez visto en A Torre, en la parroquia de San Mamede. Vestía chaqueta color verde y pantalón beige. PADECE ALZHEIMER • Si tienes alguna pista sobre Alfredo, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 8 de enero de 2020 • Lugar: Fuenlabrada (Madrid) • Edad: 14 años • Mide 1.60 y pesa 65 kg. La última vez que se la vio vestía chandal blanco y chaqueta con capucha de color rosa, zapatillas marca Nike de color negro. • Si tienes alguna pista sobre Mireya, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• Fecha: 26 de febrero de 2020 • Lugar: Villanueva del Arzobispo (Jaén) • Edad: 17 años • Mide 1.60 de estatura, 60 kg., pelo moreno largo, ojos marrones. Vestía vaqueros azules, sudadera blanca y zapatillas deportivas blancas. • Si tienes alguna pista sobre Adela, por favor, ponte en contacto con Policía (091), GC (062) o 112.

• • • •


38

SALA DE LECTURA ASESINOS EN SERIE Autor: Robert K. Ressler Editorial: Ariel Robert Ressler ahonda en el perfil psicológico de los criminales, sus motivaciones, su organización, su falta de empatía, la inseguridad, su familia, la influencia del entorno, el castigo y la reinserción. Asesinos en serie es la obra de referencia en el estudio de esos criminales resueltos a convertirse en cazadores de su propia especie. Cómo combatirles, qué grado de responsabilidad tienen sobre sus acciones y qué castigo merecen por sus abominable actos. No buscan bienes ajenos, no existe animadversión, sólo el deseo de cercenar una vida.

ASESINOS EN SERIO Autor: Blas Ruiz Grau Editorial: Oberon A inicios de 1989, tres adolescentes de entre 14 y 15 años de edad, se disponen a pasar unos días en la población valenciana de Catadau. Sus nombres son Valeriano, Rosario y Pilar. La última vez que se les ve con vida es el 15 de enero del mismo año. En los días y meses siguientes, sus cuerpos van apareciendo uno a uno en extrañas circunstancias y en diferentes escenarios. Tres décadas después, los criminólogos Félix Ríos y Amós Vanacloig revisan el caso y presentan este volumen, fruto de cinco años de investigación, en el que desvelan todas las claves de este triple crimen olvidado.

LA MENTE CRIMINAL Autor: Vicente Garrido Editorial: Booket ¿Cómo actúan los asesinos en serie? ¿Para qué sirve el análisis del perfil genético (ADN)? ¿Qué es el modus operandi y la firma de un asesino? ¿Cuáles son los métodos de investigación de la Policía? Los interesados en las ciencias sociales y criminológicas y los estudiantes y profesionales de las diferentes policías encontrarán en La mente criminal nociones esenciales de criminología forense aplicadas a casos criminales que conmovieron a una sociedad entera e incluso al mundo. Vicente Garrido proporciona al lector unos conocimientos sobre cómo éstos crean su propia realidad y las formas peculiares en que llevan a la práctica sus terribles fantasías.

¿QUÉ PASÓ EN MACASTRE? Autor: Felix Rios y Amós Vanacloig Editorial: Círculo Rojo A inicios de 1989, tres adolescentes de entre 14 y 15 años de edad, se disponen a pasar unos días en la población valenciana de Catadau. Sus nombres son Valeriano, Rosario y Pilar. La última vez que se les ve con vida es el 15 de enero del mismo año. En los días y meses siguientes, sus cuerpos van apareciendo uno a uno en extrañas circunstancias y en diferentes escenarios. Tres décadas después, los criminólogos Félix Ríos y Amós Vanacloig revisan el caso y presentan este volumen, fruto de cinco años de investigación, en el que desvelan todas las claves de este triple crimen olvidado.


39 CRIMINALMENTE Autor: Paz Velasco de la Fuente Editorial: Ariel En este apasionante libro, la autora, criminóloga y abogada, nos invita a adentrarnos en el desconocido mundo de la criminología, la ciencia forense y la psicología criminal. ¿Cuáles son los métodos que siguen los profesionales de la investigación criminal? ¿Cómo se elabora un perfil criminológico completo? ¿Qué relación existe entre la biología y la conducta criminal? ¿Cuáles han sido los asesinos en serie que conforman la particular historia negra de España? ¿Qué lleva a algunas mujeres a enamorarse de los peores criminales? Y por encima de todas estas preguntas, tal vez la más importante y la que desconcierta, asusta y a la vez atrae a todos los amantes de la criminología: ¿por qué el ser humano mata?

VIVIR CON UN PSICOPÁTA Autor: María José García-Tomé Editorial: Caligrama Una mujer madura, psicóloga de profesión, con dos hijos adultos, se reencuentra con un antiguo amor de juventud. Después de treinta años sin saber nada el uno del otro, el destino los pone frente a frente en el último tramo de sus vidas. El deseo de escribir el final de una historia no vivida, que a menudo queda latente en ese primer amor, les empuja a dar rienda suelta a esa segunda oportunidad que disipe sus frustraciones. La protagonista viene de un desierto emocional de largo recorrido deseosa de reivindicar su condición de mujer, y sin apenas darse cuenta se va dejando atrapar por la tela de araña tejida por un psicópata que la maneja con habilidad.

SIN CONCIENCIA Autor: Robert D. Hare Editorial: Paidós Con su flagrante violación de las normas sociales, los asesinos en serie se hallan entre los ejemplos más espectaculares del universo de la psicopatía. Los individuos que poseen este trastorno de la personalidad se dan cuenta de las consecuencias de sus actos y conocen la diferencia entre el bien y el mal, pero son personas carentes de remordimientos e incapaces de preocuparse por los sentimientos de los demás. Quizá lo más espeluznante sea que, muchas veces, para sus víctimas son sujetos completamente normales. Este retrato de esos seres está basado en veinticinco años de investigación científica y describe con todo detalle un mundo de estafadores, violadores y demás criminales.

MINDHUNTER Autor: John Douglas Editorial: Crítica Es la historia, contada por él mismo, de John Douglas, el hombre que revolucionó las técnicas para estudiar las mentes de los criminales en serie. Durante veinticinco años como agente especial del FBI, Douglas contribuyó a resolver los casos más difíciles, con aciertos asombrosos, como el que le llevó a anticipar la personalidad de un asesino de niños en Atlanta, contradiciendo las opiniones de la mayoría. Este libro no es sólo el relato de su carrera, sino una escalofriante exploración de las mentes de los asesinos en serie, basada en sus interrogatorios a personajes como David Berkowitz, «el hijo de Sam»; Charles Manson; Edmund Kemper, que comenzó su carrera criminal a los catorce años; Thomas Vanda…


40

ESTUDIO DE LA CRIMINOLOGÍA

¿QUÉ ES LA CRIMINOLOGÍA? El actual concepto que hoy tenemos de la Criminología, ha evolucionado a través de la historia. En cuanto a su etimología, la palabra Criminología deriva del latín "criminis" y del griego "logos", y su significado es el siguiente: El tratado o estudio del crimen. La definición de esta ciencia, ha ido cambiando y sobre todo evolucionando de acuerdo a los distintos autores y lugar geográfico en el que aparece, según los distintos puntos de vista y enfoques teóricos con los que fue estudiada, como así también de acuerdo a la época en la que ha sido concebida. Debemos decir que el término "Criminología" es expresado por primera vez por el antropólogo Francés Pablo Topinnard (1883), y que según Rafael Garófalo (1885), la Criminología es la ciencia del delito. Este autor la definió como la ciencia general de la criminalidad y de las penas, y se destaca especialmente en su trabajo, la edición de un libro dedicado a esta ciencia, al que ha bautizado justamente con el nombre de Criminología. Tanto Vont Liszt como Mezger, han definido a la Criminología, como la ciencia que tiene por objeto de indagación y estudio, la etiología criminal, y Quintanilla Saldaña en el año 1929, definió a la Criminología como la ciencia del crimen o estudio científico de la criminalidad, sus causas y medios para combatirla. En el año 1916 José Ingenieros define a la Criminología como la ciencia multidisciplinaria que estudia la conducta humana peligrosa, constituya delito o no, tanto de los casos en forma individual como de los fenómenos de masa. En el año 1940 David Abrahamsen expresó que la Criminología es la investigación que, a través de la etiología del delito, y la filosofía del delito, busca tratar

La Criminología trata y estudia el crimen, aunque su propia definición ha ido cambiando de acuerdo a los distintos autores y lugares geográficos.

o curar al delincuente y prevenir las conductas delictivas, y Stephan Hurwitz en el año 1945 señaló que la Criminología designa aquella parte de la ciencia criminal, que pone de relieve los factores de la criminalidad mediante la investigación empírica, es decir, los factores individuales y sociales que fundamentan la conducta criminal individual como de los fenómenos de masa. Constacio Bernaldo de Quiros (1957), sostiene que la Criminología es "la ciencia del crimen o estudio científico de la criminalidad, sus causas y medios para combatirla" y Rene Resten (1963), entiende que la Criminología consiste en la aplicación de la Antropología diferencial al estudio de los factores criminógenos de origen biológico, fisiológico, psicológico y sociológico, y en la búsqueda de sus bases racionales en que apoyar la profilaxis del crimen y la regeneración del criminal. En el año 1970 Olivera Diaz define a la Criminología como la disciplina que, a la vez que explica y estudia las causas de la conducta delictiva y peligrosa, estudia también la persona del delincuente y en 1975 Hans Göppinger expresa que la Criminología es la ciencia empírica e interdisciplinar que se ocupa de las circunstancias de la esfera humana y social, relacionadas con el surgimiento, la comisión y la evitación del crimen, así como del tratamiento de los violadores de la Ley. Rodríguez Manzanera (1979) sostuvo que la Criminología es la ciencia sintética, causal, explicativa, natural y cultural de las conductas antisociales, y Luis Marcó Del Pont señaló que la Criminología es un poderoso instrumento para la prevención de los delitos y de las conductas desviadas dentro de un adecuado marco político criminal. En el año 1988 García Pablos de Molina, define a la Criminología como la ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa del crimen, del delincuente, la víctima y del control social del comportamiento desviado y Gunther Kaiser indica que la Criminología es la ciencia que estudia al delito.


41


42

Profile for RevistaCriminalia

Criminalia - Número 1 - Junio 2020  

La revista especializada en sucesos e investigación criminal. Puedes visitar nuestra página web: www.revistacriminalia.es

Criminalia - Número 1 - Junio 2020  

La revista especializada en sucesos e investigación criminal. Puedes visitar nuestra página web: www.revistacriminalia.es

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded