Page 1


La estrategia de Dios para recuperar lo suyo inicia en El. Es el quien tiene que dar el primer paso y lo hace desprendiéndose de lo que más ama: su unico Hijo. Luego, Jesús da el siguiente paso, despojándose de Su gloria y viniendo a padecer entre nosotros. Después, el Espíritu Santo da el siguiente paso estando dispuesto a venir a vivir con y en nosotros.

1. EL DUEÑO HA DADO A CONOCER SU VOLUNTAD EN SU TESTAMENTO. El dueño ha dejado a los mayordomos un manual en el que está expresada claramente Su voluntad. A este manual le llamamos la Biblia. En este manual encontramos todo lo que necesitamos saber para hacer la obra que el dueño nos ha encomendado. Y como si esto fuera poco, el dueño ha provisto a sus mayordomos de una línea privada, llamada oración mediante la cual le pueden hablar a cualquier hora del día y son atendidos por el mismo dueño.

Esta maravillosa estrategia que empieza en el cielo ahora toca tierra: los encargados de realizar la obra no son ángeles; son hombres y mujeres como tú y como yo: son sus mayordomos.

2. EL DUEÑO HA PROVISTO DE ENTRENAMIENTO PARA SUS MAYORDOMOS.

EL MAYORDOMO ES EL BRAZO EJECUTOR DE LA ESTRATEGIA DIVINA

El dueño ha establecido una institución maravillosa que es hogar, universidad, taller y cuartel a la vez. También ha provisto de maestros capacitados por el mismo para entrenar a Su ejército. El entrenamiento cubre todas las áreas requeridas para que sus mayordomos se conviertan en soldados equipados y preparados para ganar.

“Entonces Jesús les dijo otra vez: paz a vosotros. Como me envió el padre, así también yo os envío”. Juan 20:21 Las grandes batallas las planean los generales, pero las combaten las tropas. Dios, que tiene un ejército poderoso en el cielo, decidió pelear esta guerra a través de su débil ejército en la tierra. Aunque la idea es de Dios, la planeación estratégica es de Dios, el poder es de Dios, y la batalla decisiva la ganó nuestro general; a nosotros, los mayordomos, nos corresponde ser el brazo ejecutor de la estrategia divina. No lo haremos solos (no podríamos hacerlo), pero, en la estrategia divina hay asignaciones dadas a los mayordomos que nadie más hará, solamente nosotros, porque así lo ha querido nuestro glorioso general.

3. EL DUEÑO HA PROVISTO DE TODO LO NECESARIO PARA LA RECONQUISTA. No hay un solo detalle que se le haya escapado al dueño. Ha provisto:

EL MAYORDOMO DEBE CONOCER LA ESTRATEGIA DEL DUEÑO “Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación”. 2 Corintios 5: 18

6

1.

Estrategia

El plan para ganar

2.

Armadura

Las armas poderosas para vencer

3.

Entrenamiento

La preparación total para luchar

4.

Poder

La fuerza para derrotar al enemigo

5.

Dirección

La guia para alcanzar el triunfo.


EL MAYORDOMO DEBE UNIRSE AL EJÉRCITO DE RECONQUISTA

3. LA TAREA ES ENTRENAR A NUEVOS RECLUTAS E INCORPORARLOS AL EJÉRCITO.

“Lo que has oído de mí ante muchos testigos, esto encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros”. 2 Tim. 2:2

Las personas que creen la Palabra deben ser enseñadas, bautizadas e incorporadas a la iglesia; ellos serán los nuevos soldados que se incorporan al ejército de Dios. Es nuestra responsabilidad enseñarles y entrenarles a fin de que muy pronto sean mayordomos fieles y soldados preparados, unidos al ejército de Dios y comprometidos con Su obra.

1. EL EJÉRCITO DE DIOS ES LA IGLESIA.

b

La iglesia es el regimiento de Dios. Durante mucho tiempo la gente ha creído que la iglesia es algo así como un oasis a donde se debe acudir en busca de paz y tranquilidad. Jesús no la diseñó así; él no pensó en místicos que pasaran días enteros en meditación contemplativa. La iglesia debe ser un cuartel donde hay acción y movimiento en todas partes. Un cuartel en una guerra no es el sitio apropiado para descansar. La paz y el descanso los da el Señor, aún en medio de la guerra más difícil.

EL MAYORDOMO DARÁ CUENTAS A SU DUEÑO DEL TRABAJO QUE HAYA HECHO “He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra”. Ap. 22:12 En Mateo 25: 14-30, Jesús nos relata la historia de un hombre que debe viajar y llama a tres de sus empleados para confiarles la administración de sus bienes. A uno le dio cinco talentos, a otro le dio tres talentos, y al otro le dio solamente uno. La importancia de esta breve historia sucedida en un país lejano, es que Jesús nos dice que es un ejemplo de lo que sucederá en el reino de Dios. Viéndolo así, la historia es muy importante para nosotros:

2. UN SOLDADO SIN EJÉRCITO NO PUEDE PELEAR LA GUERRA. El cristianismo jamás ha sido para solitarios. La figura de la iglesia como un cuerpo nos muestra la vital necesidad de estar unidos al resto de nuestros hermanos. Los cristianos que dicen que pueden serlo sin necesidad de congregarse, son como el soldado que dice que puede serlo sin necesidad de ir al cuartel o integrarse a su batallón.

A. LOS PERSONAJES: El dueño de la propiedad es Dios. Los empleados o mayordomos nosotros. Los talentos o bienes asignados son el Evangelio.

3. UNIRSE AL EJÉRCITO DEMANDA ESFUERZO DEL SOLDADO.

B. LA VISIÓN: ¿Con qué propósito les entregó el dueño aquellos talentos a sus mayordomos? ¿Para multiplicarlos o para conservarlos? Dos de los mayordomos pensaron que era para multiplicarlos. El otro mayordomo creyó que era para conservarlo. ¿Quién acertó? Los mayordomos que pensaron que eran para multiplicarlos.

“Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado”. 2 Timoteo 2:4 Un soldado debe cumplir con estos requisitos:

C. LA ESTRATEGIA: ¿Qué estrategia tomaron los mayordomos que decidieron multiplicar los talentos que su dueño les había entregado? Los invirtieron. ¿Cuál fue la estrategia que adoptó el mayordomo que decidió conservar el talento que el dueño le había confiado? Lo enterró. ¿Fueron efectivas sus estrategias? ¿Qué fue lo incorrecto en una? Si fueron efectivas, pero una de las decisiones era incorrecta.

*Disciplina *Obediencia *Armas adecuadas * Preparación * Valor EL MAYORDOMO ES EL ENVIADO QUE TRABAJA PARA RECUPERAR LO QUE ES DE SU DUEÑO

D. LOS RESULTADOS: Después de mucho tiempo regresó el dueño y pidió cuentas a sus empleados de los talentos que les había encargado. Fue el momento de saber quién acertó en su decisión y quién se equivocó:

“… a fin de presentar perfecto en Cristo Jesús a todo hombre; para lo cual también trabajo, luchando según la potencia de él, la cual actúa poderosamente en mí”. Col. 1:28-29

¿Qué resultados le presentaron los mayordomos que decidieron multiplicar los talentos y los invirtieron? Multiplicaron los talentos. ¿Cuál fue la reacción del dueño? Los felicitó y los premió. ¿Qué resultados le presentó el mayordomo que decidió conservar el talento y lo enterró? Presentó el talento como lo había recibido. ¿Cuál fue la reacción del dueño? Se enojó y lo castigó. ¿Cuál es la enseñanza para nosotros en esta historia?

1. LA TAREA ES PROCLAMAR EL REINO DE DIOS A LA COMUNIDAD. Este mundo se ha dejado seducir por el Dios de este siglo y ha sustituido los mandatos de Dios por sus propios deseos. Ya que el mundo ignora los mandatos del dueño, le corresponde a la iglesia proclamarlos, denunciando al pecado y a la maldad, y anunciando las buenas nuevas de salvación a la comunidad.

Dios nos ha confiado algo más valioso que dinero: Su Evangelio. Debemos administrarlo en la visión del dueño, no en la nuestra. Nuestra administración traerá felicitación o reproche.

2. LA TAREA ES EVANGELIZAR Y DISCIPULAR A LAS PERSONAS.

¿Podrías dibujar un círculo en el que se muestre el proceso de lo que el dueño espera de un mayordomo? ¿En cuál de estas fases te encuentras ahora? ¿Cuándo llegarás a la próxima fase?

La proclamación de la palabra de Dios se da en diferentes niveles. Jesús predicó a grandes multitudes, pero también tuvo tiempo para compartir el Evangelio con un hombre importante que lo buscó de noche, o con una mujer a quien encontró en el camino. La iglesia debe evangelizar a personas y discipularlas en la palabra de Dios.

7


La conducta de una persona puede verse afectada porque desde niño, sus padres no supieron cumplir ese requerimiento y, sin quererlo, debilitaban su autoestima con frases como: “nunca haces nada bien”, “¿cuando vas a sacar buenas calificaciones como tu hermano?”, “ni lo intentes, no vas a poder”, “siempre lo mismo”. Ese tipo de sentencias atan a la persona a un pobre concepto de autoestima que le afectara toda la vida …… hasta que comprenda que puede ser libre.

VIDA MATRIMONIAL

¿QUE ES AUTOESTIMA? Autoestima es el concepto que alguien tiene de sí mismo. En la familia los padres son los responsables de la buena autoestima de los hijos; en la pareja cada uno es responsable del otro. Esto se logra haciendo sentir al otro valioso, amado, respetado y admirado. Vamos a analizar el caso de Gedeón y aprendamos el trabajo que Dios hizo con él para elevar su autoestima. 1. GEDEÓN TUVO UNA POBRE AUTOESTIMA HASTA QUE ENTENDIÓ LA FORMA EN QUE DIOS LO VEÍA * Gedeón estaba escondiendo el trigo para que no se lo robaran los madianitas (Jueces 6:11). * El ángel de Jehová lo reconoció como un varón esforzado y valiente (Jueces 6:12). * Gedeón mostraba su baja autoestima y su desesperanza, se consideraba inferior a los demás (Jueces 6:13). * Gedeón desconocía la capacidad que Dios había puesto en él (Jueces 6:14).

mados hermanos en Cristo, es común que las diferencias de ideas, patrones o conductas se presenten en el matrimonio, esto de alguna manera es normal. Sin embargo, estas diferencias deben ser atendidas y corregidas para mantener una mejor relación con nuestro cónyuge así como con nuestros hijos. Para entender el comportamiento de su cónyuge y de sus hijos debemos conocer claramente cuáles son sus necesidades. Todas las personas quieren sentirse valiosas.

2.

ALGUNAS CAUSAS AUTOESTIMA

DE

UNA

BAJA

* El sentido de autoestima depende mucho de lo que se le repite a una persona y la forma en que es tratado. * Al vivir en un ambiente negativo las persona tienden a bajar su autoestima (Jueces 6:1). * La constante opresión causa frustración y baja autoestima (Jueces 6:2). * Los fracasos causan baja autoestima.

8


3. CONSTRUIR UNA AUTOESTIMA SANA Nosotros tenemos este mandamiento de él: el que ama a Dios, ame también a su hermano. 1ª Juan 4:21

* Darnos cuenta quienes somos (1ª Pedro 2:9 -10). * Haga una lista de las cosas que Dios le ha dado y otra de las que no tiene (Salmos 103:1-5). * Tenga cuidado de las compañías y/o amistades (Salmos 133). * Cuidado con lo que permite que entre en su mente a través de sus ojos y oídos (Fil 4:8 y 9) (Rom. 10:17). * Acostumbre a decir palabras positivas a su cónyuge (Números 6:22-27). No olvidemos, que el lugar más parecido al cielo en la tierra, es nuestro hogar. Así que evitemos durante un conflicto o diferencia recurrir al atropello emocional. Recuerde que mediante las palabras o las acciones que realice usted rechaza, “aplasta” y hace sentirse a la otra persona inferior o inadecuada. La Biblia ordena a la víctima o al afectado perdonar y orar por el ofensor, y advierte a los que atropellan a otros, el pago de su agresión y lo que deben hacer. Veamos las siguientes lecturas:

Más yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo; no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de los otros. Filipenses 2:3-4 Todas las recomendaciones ya mencionadas no darán resultado alguno hasta que usted las practique. Debe tomar la firme decisión de aplicar esta palabra en su vida para ver cambios sustanciales. Recuerde, que su cónyuge y sus hijos… se lo agradecerán.

No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará. Gálatas 6:7

Moisés Noguerón Contreras

9


Esta vida es como un embarazo, donde se sufren molestias físicas y emocionales, pero quienes nos mantenemos fieles a Dios, durante ese camino por recorrer, tenemos la certeza de que a la hora del "parto", llegará la felicidad a raudales y volveremos a casa, a una casa mejor que la que tuvimos en nuestra vida terrenal, a una casa preparada especialmente para cada quien en particular. Allí, jamás sufriremos, jamás lloraremos, no volveremos a sentir dolor ni angustia. En esa morada celestial veremos nuestras esperanzas hechas realidad y viviremos en eterno gozo.

Muchas mujeres piensan que por el hecho de ser mujer han venido al mundo a sufrir. Para algunas mujeres la vanidad ha sido motivo de sufrimiento, desde niñas, como por ejemplo, cuando sus mamás les hacían esas colitas que les estiraban tanto el cabello, que dolía. Luego en la adolescencia, aparte de empezar a sufrir de cólicos y cambios de humor en "esos días", hay que empezar a depilarse las cejas, axilas y piernas...¡eso duele! Llegan a la edad de tener novio y sufren si éste las deja. Cuando piensan que ya deben casarse, sufren si aún no hay un candidato. Cuando aparece el candidato, se casan, se embarazan y ahí empiezan los sufrimientos de embarazada, los mareos, las náuseas, las piernas hinchadas, etc. Y después de haber tenido varios hijos, quieren verse jóvenes y delgadas y recurren a dietas con las que sufren de nuevo y si no ven resultados, van al cirujano plástico y a sufrir de nuevo con la operación. Piensan que si no lo hacen, el esposo las puede dejar por otra ¡Como se sufre por ser mujer! Así ven la vida muchas mujeres, como un sufrimiento contínuo. Son mujeres quejumbrosas, que no saben disfrutar de la vida, que ven solo lo negativo. Pero ese no es el plan de Dios para la mujer.

Así que no te quejes mujer, vive tu vida con alegría, disfrútala, agradece a Dios cada día de tu vida porque te dio el privilegio de ser mujer y agradécele por tener una vida como la que tienes, porque otras mujeres no corrieron con esa suerte. Hay mujeres en ciertos lugares del mundo que de veras sufren por el hecho de ser mujeres, son discriminadas, maltratadas, pisoteadas, consideradas peor que animales, no tienen libertad alguna, no pueden tomar decisiones ni siquiera en su vestimenta, tienen que ocultar sus rostros, ni siquiera merecen ser vistas, según el sistema religioso y político de sus países. Su vida es muy desgraciada, pero lo peor es que estas mujeres, no han tenido la oportunidad de conocer al verdadero Dios ni a Su Hijo Jesucristo, que vino para salvarlas. Y si algunas llegan a saber de El y quieren seguir su camino, son perseguidas y asesinadas. Ellas sí conocen el sufrimiento, un sufrimiento sin esperanza.

Dios le ha dado a la mujer un privilegio invaluable, el de dar vida a otro ser humano. Ese es el orgullo más grande de ser mujer. El embarazo y el parto es comparable a lo que Dios tiene reservado para nosotros. Cuando vamos a tener un hijo sufrimos, sí, pero sabemos que al final, todo ese sufrimiento se verá recompensado de tal manera que hasta lo olvidaremos. No existe nada en este mundo que se compare con la dicha de tener a nuestro bebé en los brazos. El dolor físico más atroz no puede ser capaz de superar esa felicidad tan grande. Igualmente, en nuestro paso por este mundo, sufrimos por quienes nos hacen daño, nos lastiman, hieren nuestros sentimientos. A veces somos víctimas de la injusticia, de la infidelidad, somos agredidas, insultadas, humilladas, etc. Sufrimos enfermedades, accidentes, caídas, golpes, preocupaciones, temores, angustias, estrés, en fin, estamos expuestas a todas estas cosas, mientras estamos aquí, pero debemos aprender a sobrellevar cualquier aflicción, tomadas de la mano de Dios, porque sabemos que al final del camino, El nos recibirá en Sus brazos. Si hacemos esto, no tenemos nada que temer y cualquier sufrimiento se minimiza.

Alabemos al Señor porque nos hizo mujeres y nos puso en el lugar donde estamos. Agradezcamos su infinita misericordia para con nosotros, porque nos trajo a Su Hijo, que es el camino hacia la salvación, con la que acabará todo sufrimiento y gozaremos de la vida eterna junto a El. "Pues tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son comparables con la gloria venidera que en nosotros ha de manifestarse." Romanos 8:18 RV

Día Internacional de la Mujer: 8 de Marzo, ¡FELICIDADES A TODAS LAS MUJERES!

11


a un doctor, señora... - ¿Y quién crees que va a pagar eso, niña?- Carmencita estaba muy afligida y esa mujer parecía no tener compasión. En esos momentos se acercó un hombre, que venía por la calle y dijo: - ¿Qué pasa aquí? - Mi papá se desmayó y no sé lo que tiene- Exclamó Carmencita. - Yo soy doctor- dijo el hombre y se puso de rodillas para examinar al hombre. La mujer que estaba con la niña se alejó sin decir nada, no quería involucrarse. El doctor hizo una llamada y pronto llegó una ambulancia, que los llevó a un hospital. Carmencita se quedó esperando, mientras el doctor y otras personas estaban revisando a su papá en una habitación. Mientras esperaba, pensaba en su mamá, que estaría preocupada, pero no había forma de comunicarse con ella. Estaba afligida por su papá y también por su mamá.

Carmencita es una niña que vive en el campo. A sus cortos ocho años, ella sabe hacer el trabajo que hacen los mayores. A Carmencita le gusta acompañar a su papá cuando va a la ciudad, a vender sus verduras y frutas. Una tarde, cuando iban de regreso a su casa, después de la venta, su papá se notaba muy cansado y caminaba despacio. Faltaba un largo trecho aun para llegar y si no se apuraban, se haría de noche. - ¡Papá, papá, apurémosnos porque se hará de noche y me da miedo caminar en el campo de noche! - Sí, hija, trato de apurarme, pero estoy tan fatigado... - ¡Ay papito, haz un esfuerzo, piensa que al llegar podremos descansar y mamá nos tendrá la comida lista, para reponer fuerzas!. El hombre sonrió, pero cada vez le costaba más dar un paso. Se había estado sintiendo mal desde hacía unas semanas, pero no se lo había dicho a nadie. Ahora esa larga caminata estaba acabando con la poca energía que le quedaba. Al doblar una esquina, sintió que las rodillas se le doblaban y todo a su alrededor se oscurecía y se desvaneció. Carmencita se asustó mucho y empezó a gritar por ayuda. Algunas personas pasaban cerca de allí, pero apuraban el paso y se alejaban. A una le oyó murmurar a su acompañante: "Esta gente no haya como llamar la atención, para que uno les dé dinero". Carmencita se enojó mucho y gritó:

Unos minutos después se abrió la puerta de la habitación. Apareció el doctor que con tanta amabilidad la había ayudado a llevar a su padre al hospital - Tu papá está descansando hijita, necesito hablar con algún adulto de la familia, tu mamá ¿dónde está? ¿cómo nos podemos comunicar con ella? - En nuestra casa en el campo, señor... pero no tenemos teléfono... El doctor permaneció un momento en silencio, pensando.

- ¡Yo no quiero su cochino dinero, quiero que ayude a mi papá! La persona que había hecho ese comentario, una señora bien vestida y con peinado de salón, volteó a ver a la niña con más atención y le dijo: - ¿Qué tiene tu papá, niña? - No lo sé, íbamos caminando y de pronto se cayó... - Ha de ser de borracho- dijo riendo la mujer. - ¡Mi papá no se emborracha!- Exclamó enojada la niña. - ¿Entonces qué le pasa? ¿Qué quieres que yo haga? - Usted me podría ayudar, llamando a una ambulancia o

- Si yo te llevo a tu casa en mi auto, tú sabrías dirigirme? - Sí señor, yo sé como llegar a mi casa- Entonces el buen médico la llevó a su casa y en el camino, Carmencita iba haciéndole preguntas sobre su papá. - Lo que tiene tu papá no es de gravedad, pero necesita descansar, su presión arterial está muy alta... - ¿Qué es eso?- preguntó Carmencita.

14


- Mmmm no lo entenderías, pero debes saber que si no se cuida, puede ponerse grave, ¿él trabaja mucho? - Sí señor, todos los días, en el campo y dos días viene a la ciudad a vender la verdura. ¿No descansa un solo día? - No señor, los domingos también trabaja... - Mmm, eso no está bien, se debe descansar un día a la semana. Nuestro cuerpo y nuestra mente lo necesita - En es momento llegaron a la casa y Carmencita corrió a abrazar a su mamá, que miró asustada al señor que venía con ella. El médico le explicó lo sucedido y le dio las indicaciones del caso. La mujer lloró de angustia, ella no tenía como pagar ese hospital. - No llore señora, no se preocupe, no tendrá que pagar nada, la cuenta del hospital está saldada. Entonces la mujer dio muestras de gran agradecimiento al doctor y él se ofreció a llevar a ambas al hospital para que vieran a su esposo y padre. Días después, el papá de Carmencita salió del hospital, bastante recuperado. El buen médico ofreció estar al tanto de su salud sin pedir nada a cambio y así lo hizo por años. Pero no solo se ocupó de su salud física, sino que también de la espiritual, pues el buen médico era también un buen cristiano.

Nuestro Dios habita en medio de la alabanza. Salmo 22:3 Los que dirigen la Alabanza tienen una labor muy importante en nuestras iglesias, por eso deben ser personas con el llamado de Dios. El rey David, a quien la Biblia llama el ungido de Dios y el dulce cantor de Israel (2 Samuel 23:1), tenía dos cualidades: LOS DONES MUSICALES Y POÉTICOS NOTABLES, escribió muchos de los salmos y tocaba el arpa. A todos nos gusta cantar y a otros hasta tocar, pero no es suficiente saber hacerlo sino hacerlo muy bien para dirigir al pueblo de Dios en la alabanza. Nuestro Dios es digno de excelencia, merece más que improvisaciones y buenas intenciones. Recuerda que son muchos los dones que Dios da a sus hijos, y estos son los que definen el ministerio en el cual debes servirle. Si quienes dirigen tienen talento y entrenamiento, la alabanza será fluida sin obstáculos.

Carmencita nunca ha olvidado esa noche en que se encontró sola en una necesidad tan grande y el buen médico le tendió la mano y no solo eso, sino que les siguió ayudando. Siempre pensó en él, como un ángel enviado por Dios y es que así es como los hijos de Dios deben parecer a los demás, por sus actos de bondad. Carmencita nunca olvidó tampoco a esa señora, que envuelta en pieles, pensó que su papá era un borracho y no quiso ayudarla y aun después de que se diera cuenta de que estaba equivocada, no lo quiso hacer. Recordaba como al acercarse a socorrerla el buen doctor, ella se alejó sigilosamente desentendiéndose del asunto. Conoció a mucha gente así a lo largo de su vida, pero cuando se decepcionaba de alguien, pensaba que si bien había mucha gente insensible y egoísta en el mundo, también habían muchas personas como aquel buen cristiano que había acudido en su ayuda, así que no valía la pena ponerse triste ni enojarse por esas personas, solo había que pedirle a Dios que tocara sus corazones.

ERA UN ADORADOR, tenía un corazón dispuesto para alabarle a cualquier hora y en todo lugar, porque sabía quién y cómo era Su Dios (Sal. 57:710). Así que definitivamente no es suficiente tener talento, se necesita conocer y amar al que nos llamó. Cuando Dios impacta nuestra vida con Su llamado, la pasión por Dios te consume, le consagras tu talento y no te limitas a los ensayos y a los servicios de alabanza, porque tu corazón está dispuesto para Dios las 24 horas del día y puedes alabarlo en cualquier lugar. Te conviertes en un adorador, que puede guiar a otros en la adoración.

Por lo tanto, quienes forman parte de un Ministerio de Alabanza o quieren hacerlo, necesitan reunir esas dos características, para ser usados por Dios y guiado por el Espíritu Santo para bendición de su congregación.

"Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso? Así también la fe por sí sola, si no tiene obras, está muerta." Santiago 2:15-17

15


REVISTA COMUNION  

Revista cristiana de la Iglesia Metodista San Pablo

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you