Page 13

MEDIO AMBIENTE

VILLA EMILIANA Primera viña orgánica en certificar su huella

E

l sello diferenciador de la Viña Emiliana está en la producción orgánica de sus productos y en estar a la vanguardia en materia de sustentabilidad. Sin ir más lejos, en el 2012, se hace acreedora del premio a la “Compañía verde del año” el cual es otorgado por la revista inglesa The Drinks Bussiness. ¿Cómo surge el interés de esta empresa por la huella hídrica? “Considerando los escenarios de sequía y cambio climático como compañía no podíamos dejar de mirar este recurso y aumentar nuestra eficiencia en su uso, razón por la cual decidimos medir e identificar donde estaban nuestros puntos críticos”, responde Sebastían Tramón quien está a cargo del Departamento de Sustentabilidad de Emiliana.

Llevar a cabo la medición no fue una tarea fácil, pero a todas luces, gratificante. Tuvieron que acudir a estándares y metodologías que se utilizan a nivel mundial las cuales son propuestas por la Red Internacional de Huella Hídrica, apoyarse en casos de estudios, pruebas científicas, y datos meteorológicos para realizar el proceso de la forma más fidedigna. La Viña Emiliana se atrevió a medir los tres tipos de huellas que deja el proceso desde la producción de la uva hasta el embotellado del vino. El resultado fue que para producir sólo una botella de vino de 750 ml se necesitan 194 litros de huella azul más 575 de huella verde y 95 de huella gris, lo que da un total de ¡865 litros!. La primera conclusión que saltó a la vista, es la gran cantidad de agua que se utiliza en la fase agrícola, lo que permitió concluir la necesidad de hacer más eficiente los sistemas

de riego en los campos. Además, la urgencia por mejorar el sistema de información para desglosar de mejor manera los consumos. “Desde la fecha de la primera medición, la reducción en bodegas ha sido de 15 litros de agua por botella de vino” detalla Sebastián, quien destaca el compromiso de la personas de las empresas y su sensibilización respecto al tema: “Sin la participación, entendimiento y compromiso de todas los niveles de la empresa, desde gerencia hasta los operarios, las mejoras no serían posible. La huella hídrica ha sido un proceso de aprendizaje y de mejora en nuestro diario quehacer”, concluye. Sin duda, que la iniciativa pionero de la Viña Emiliana en la medición de la huella hídrica es un aporte y un incentivo a tomar conciencia sobre la responsabilidad en el uso eficiente del agua en la industria nacional.

11

CIUDAD VERDE MAGAZINE  
CIUDAD VERDE MAGAZINE  
Advertisement